433 carta está redactada en primera persona

advertisement
ABR-SEPT 98
RESEÑAS
433
c a r t a e s t á redactada en p r i m e r a persona del p l u r a l . El autor habla en n o m b r e de
los franceses ( i ) , y t e r m i n a c o n una frase que me parece francamente lamentable:
" A y ú d e n o s , pues, S e ñ o r Presidente, a defendernos de nosotros mismos".
C L A U D I A MALDONADO T R U J I L L O
GIOVANNI SARTORI, Homo videns. La sociedad teledirigida, t r a d u c c i ó n de A n a Díaz
Soler, M a d r i d , Taurus, 1998.
D i c e Ortega, en La rebelión de las masas, que "lo c a r a c t e r í s t i c o del m o m e n t o es que
el alma vulgar, s a b i é n d o s e vulgar, tiene el denuedo de a f i r m a r el derecho de la
v u l g a r i d a d y l o i m p o n e dondequiera". Dicha a s e v e r a c i ó n , escrita a finales de la
d é c a d a de los veinte, se ratificaba a mediados del siglo, cuando a p a r e c í a el aparato creador y recreador, p o r excelencia, de las masas: la t e l e v i s i ó n .
A p a r t i r de ese hecho, G i o v a n n i Sartori advierte: u n m u n d o concentrado
s ó l o en el hecho de ver es u n m u n d o e s t ú p i d o . E l homo sapiens, u n ser caracterizad o p o r la r e f l e x i ó n , p o r su capacidad para generar abstracciones, se e s t á convirt i e n d o en u n homo videns, una c r i a t u r a que m i r a pero que n o piensa, que ve pero
que n o entiende.
El proceso comienza desde la infancia. L a t e l e v i s i ó n es la p r i m e r a escuela del
n i ñ o , en donde se educa c o n base en i m á g e n e s que le e n s e ñ a n que l o que ve es l o
ú n i c o que cuenta. Así, la f u n c i ó n s i m b ó l i c a de la palabra queda relegada frente a
la r e p r e s e n t a c i ó n visual. E l n i ñ o aprende de la t e l e v i s i ó n antes que de los libros:
se f o r m a v i e n d o y ya n o lee. Dicha f o r m a c i ó n va atrofiando su capacidad para
c o m p r e n d e r , pues su mente crece ajena al concepto - q u e se f o r m a y desarrolla
m e d i a n t e la c u l t u r a escrita y el lenguaje v e r b a l - . De esta manera, "los e s t í m u l o s
ante los cuales responde cuando es adulto son casi exclusivamente audiovisuales".
Dejando a u n lado la f u n c i ó n de entretenimiento que la televisión tiene, Sartori
se concentra en su labor formativa. N o es el homo ludens el que le interesa, sino el
homo videns. Si el n i ñ o crece j u n t o al televisor, su c o n c e p c i ó n d e l m u n d o se vuelve
u n a caricatura; conoce la r e a l i d a d p o r m e d i o de sus i m á g e n e s y la reduce a é s t a s .
Su capacidad de a d m i n i s t r a r los acontecimientos que lo rodean e s t á c o n d i c i o n a d a
a l o visible: su capacidad de a b s t r a c c i ó n (de trascender, p o r decirlo de a l g ú n m o d o ,
lo q u e le dicta el ojo) es sumamente pobre, "no s ó l o en cuanto a palabras, sino
sobre todo en cuanto a la riqueza de significado". L a imagen n o tiene c o n t e n i d o
cognoscitivo, es p r á c t i c a m e n t e i n i n t e l i g i b l e . E l acto de ver anula, en este caso, el
de pensar. E l concepto queda sumergido entre colores, formas, secuencias y r u i dos de fondo. En tanto que la a s i m i l a c i ó n de una palabra requiere d e l conocim i e n t o de u n lenguaje y de una lengua, la imagen, p o r su parte, se procesa autom á t i c a m e n t e : se ve, y c o n eso es suficiente.
Por supuesto, S a r t o r i n o i g n o r a las repercusiones p o l í t i c a s que acarrea el
s u r g i m i e n t o del homo videns. Si es cierto que la democracia es e l g o b i e r n o de la
o p i n i ó n , y que los medios (especialmente la t e l e v i s i ó n ) son, en g r a n m e d i d a ,
434
RESEÑAS
Í7XXXVIII-2-3
formadores y transmisores de la misma, entonces la importancia que adquieren
c o m o instrumentos de y del poder es enorme.
E n el m u n d o del homo videns n o hay m á s a u t o r i d a d que la de la pantalla:
el i n d i v i d u o sólo cree en lo que ve (o en l o que cree ver). Sin embargo, la imagen
t a m b i é n miente; puede falsear los hechos c o n la misma facilidad que cualquier
o t r o m e d i o de c o m u n i c a c i ó n , con la diferencia de que, "la fuerza de la veracidad
inherente a la imagen hace la m e n t i r a m á s eficaz y, por tanto, m á s peligrosa".
A d e m á s , la propia naturaleza del espacio televisivo tiende, irremediablemente, a
descontextualizar las i m á g e n e s que transmite, pues mientras se ocupa de las últimas noticias y de las i m á g e n e s m á s escandalosas, margina otros aspectos que aunque pueden ser m á s importantes que los que se ven, n o son, p l á s t i c a m e n t e , tan
atractivos. L o inquietante es, pues, que el poder de la evidencia visible es contundente, é s t a siempre dice l o que tiene que decir: su veredicto es irrefutable.
Asimismo, el hecho de que la t e l e v i s i ó n lo convierta todo en e s p e c t á c u l o ,
atrepella la p o s i b i l i d a d del d i á l o g o : la pantalla, simplemente, no tiene interlocutores. L a imagen no discute, decreta; es, al mismo t i e m p o , j u i c i o y sentencia. L o
cual es a ú n m á s grave si se piensa que la t e l e v i s i ó n tiene, p o r lo mismo, cierta
preferencia por el ataque y la agresividad, pues pueden ser, en sí, visuales; en
tanto que la defensa o la inteligencia requieren, por su parte, de un d i s c u r s ó que
para el ojo desnudo es a b u r r i d o e indescifrable. Q u i e n es acusado por los medios,
es, en la mente del p ú b l i c o , culpable inmediatamente.
Las elecciones se vuelven, p o r su parte, una competencia en donde son los
hombres, y no los programas de gobierno n i el respaldo partidista, los que se graban en la mente del elector. " L a t e l e v i s i ó n nos p r o p o n e personas en lugar de
discursos [...] El v i d e o - l í d e r m á s que t r a n s m i t i r mensajes es el mensaje." L a p o l í t i ca, p o r t e l e v i s i ó n , requiere de personajes, se fundamenta en la e x h i b i c i ó n de rostros. N o obstante, ello v a r í a s e g ú n el sistema p o l í t i c o en c u e s t i ó n : si el voto es p o r
lista o p o r candidato, si es en distritos u n i n o m i n a l e s o p l u r i n o m i n a l e s , si los partidos son d é b i l e s o e s t á n institucionalizados, si se trata de u n sistema presidencial o parlamentario. L a tendencia, sin embargo, persiste en mayor o m e n o r grado: la imagen televisiva personaliza la p o l í t i c a .
C u a n d o Ortega sentenciaba "el hombre-masa no atiende a razones", su j u i c i o
era exacto. A h o r a , la t e l e v i s i ó n a c e n t ú a ese f e n ó m e n o en el homo videns: p r o m u e ve la e m o t i v i d a d y la e x c i t a c i ó n , muestra i m á g e n e s que conmocionan y encienden
pasiones en el televidente, sin que éste tenga que comprender lo que m i r a ; sus pasiones l o d e t e r m i n a n sin sesgos racionales.
E n la era global, la t e l e v i s i ó n fortalece el localismo, aldeaniza. " E l m u n d o
visto en i m á g e n e s es necesariamente u n m u n d o de primeros planos: algunas caras, u n g r u p o , una calle, una casa. Por tanto, la u n i d a d foto-aprehensible es, al
m á x i m o , la aldea, el c o n g l o m e r a d o h u m a n o m í n i m o . " La realidad se percibe p o r
m e d i o de estampas, de tomas y cortes que, en definitiva, reducen la c o m p l e j i d a d
de los hechos y del planeta para hacerlo video-interesante. De t a l suerte, la televisión se convierte en u n agente perverso de la g l o b a l i z a c i ó n . Mientras que p o r u n
lado homogeneiza mediante la e x p l o t a c i ó n de la sensibilidad del p ú b l i c o (¿o de-
ABR-SEPT 98
RESEÑAS
435
b e r í a decir sensiblería?); p o r el otro, fragmenta, mostrando recortes d e l m u n d o
q u e i m p i d e n una c o m p r e n s i ó n i n t e g r a l de éste. Muestra i m á g e n e s de aldeas dispersas y distintas, pero que provocan l o mismo.
Sobre la posibilidad del g o b i e r n o del pueblo en la é p o c a del homo videns,
S a r t o r i cita a G h i t a Ionescu: "El hecho de que la i n f o r m a c i ó n y la e d u c a c i ó n polít i c a e s t é n en manos de la t e l e v i s i ó n [...] representa serios problemas para la dem o c r a c i a . E n lugar de disfrutar de una democracia directa, el demos e s t á dirigido
p o r los medios de c o m u n i c a c i ó n " . Éstos no son el espejo de la o p i n i ó n p ú b l i c a ,
s i n o la pantalla que recoge el eco que viene de regreso. De acuerdo c o n Sartori,
n o reflejan los cambios que o c u r r e n , sino las transformaciones que, a la larga,
p r o m u e v e n . L a abundancia de i n f o r m a c i ó n no garantiza la c o m p r e n s i ó n de los
f e n ó m e n o s : "se puede estar i n f o r m a d í s i m o de muchas cuestiones, y a pesar de
e l l o n o comprenderlas". L a t e l e v i s i ó n produce u n demos cuyo c r i t e r i o somete a sí
m i s m a . N o es una m u l t i t u d que cree o p i n i ó n , es u n p ú b l i c o que la demanda. Y
así, se genera u n grave p r o b l e m a de autoconsistencia: la referencia del p ú b l i c o es
la o p i n i ó n que los medios transmiten, de manera que el productor produce a sus
consumidores y éstos, a su vez, se vuelven adictos al producto. U n homo videns que
h a p e r d i d o la capacidad de disentir se vuelve, entonces, u n elector teledirigido. "En
estas condiciones, el que apela y promueve u n demos que se autogobierne es u n es¬
tafador sin e s c r ú p u l o s , o u n simple irresponsable, u n i n c r e í b l e inconsciente."
La difusión de encuestas que pretenden retratar a ese desconocido llamado
o p i n i ó n pública, degenera en u n gobierno de los sondeos. Sin embargo, éstos no
constituyen, de manera alguna, u n instrumento del poder de los ciudadanos; p o r
el c o n t r a r i o , son "una e x p r e s i ó n del poder de los medios de c o m u n i c a c i ó n sobre el
p u e b l o " . La consistencia de las opiniones expresadas e s t a d í s t i c a m e n t e es nula: su
a r g u m e n t a c i ó n es pobre, su p r o f u n d i d a d inexistente. Es tal el margen que existe
p a r a provocar una respuesta, m a n i p u l a n d o la pregunta, que la o p i n i ó n que se recoge n o es, necesariamente, la del encuestado, sino, por lo general, la que el encuest a d o r persigue. Y en ese caso quien gobierna no es el pueblo, sino los medios.
Finalmente, y frente a u n escenario tan poco alentador ¿cuál es la salida?
S a r t o r i , b i e n a bien, n o l o sabe. S e ñ a l a , sin embargo, las respuestas equivocadas.
E n p r i m e r lugar, argumenta que la competencia no es una s o l u c i ó n , pues lejos de
i n c r e m e n t a r la calidad de los medios, la disminuye para cautivar a u n p ú b l i c o
acostumbrado a la basura m e d i á t i c a . Rivalizando en c o n f o r m i s m o , la competencia entre los medios no acarrea sino u n d e t e r i o r o de su contenido: el sensacional i s m o se vuelve m á s pagadero p o r q u e llama m á s la a t e n c i ó n , es m á s emotivo y n o
r e q u i e r e de r e f l e x i ó n p r o f u n d a . Por si fuera poco, la l i b e r t a d de e x p r e s i ó n presenta u n o b s t á c u l o que c o m p l i c a sobremanera la c u e s t i ó n : intentar alterar las transmisiones televisivas p o d r í a interpretarse (no sin cierta r a z ó n ) como una f o r m a de
censura. L o ú n i c o que queda, pues, es defender al l i b r o : la c u l t u r a escrita c o n t r a
la r e v o l u c i ó n visual. ¿ P e r o c ó m o ?
Homo videns es m á s una r e f l e x i ó n que u n estudio. Se distingue de los d e m á s
trabajos de Sartori, especialmente, en cuanto a la p r o f u n d i d a d del texto: n o es u n
t e m a que el autor d o m i n e , es, m á s b i e n , una asunto que le preocupa. Está lejos de
436
RESEÑAS
MXXXVIII-2-3
ser un libro especializado (como, por ejemplo, Ingeniería constitucional comparada): el rigor a c a d é m i c o de otros trabajos no es tan evidente. Incluso su aparato
crítico está mucho menos nutrido. Empero, su agudeza y suspicacia siguen resaltando. A l final, y a diferencia de algunas otras de sus obras, lo que pretende es
generar preguntas, no ofrecer respuestas. Desde el inicio, avisa sobre sus intenciones: "la m í a quiere ser una profecía que se autodestruye, lo suficientemente
pesimista como para asustar e inducir a la cautela". Propone el tema del imperio
de la imagen, poniendo énfasis en sus peligros y esperando, así, detener el florecimiento y la e x p a n s i ó n del homo videns.
C A R L O S BRAVO R E G I D O R
Descargar