Cuando No Puedo Caminar por Estar Debìl

Anuncio
28 de Marzo
Cuando No Puedo Caminar por Estar Debìl
When I’m Too Weak to Walk
Tan compasivo es el Señor con los que le temen como lo es un padre con sus hijos. Él conoce
nuestra condición; sabe que somos de barro. Salmos 103-13-14
En uno de sus libros Phillip Yancey pregunta, ¿Donde está Dios cuando estoy sufriendo? Si
usted en alguna ocasión se ha hecho esa pregunta, tome aliento, solo quiere entender su
dolor en relación a su creencia en un Dios que le ama.
El hecho es que vivimos en un mundo imperfecto en el que tanto el justo como el
injusto van a sufrir las consecuencias de estar viviendo en un mundo caído. Una de las tareas
mas difíciles que va a enfrentar es la de aferrarse a lo que sabe es verdad a pesar que sus
emociones le están diciendo que debe abandonar esas convicciones porque no son
verdaderas.
¿Ha leído las ilustraciones que Dios nos provee en las escrituras sobre el amor de Dios
por sus criaturas- como por ejemplo la imagen de un padre que cuida a sus hijos, o de un
pastor que carga a una oveja sobre sus hombros para ayudarla a cruzar un río?
Cuando Moisés estaba llegando al fin de su vida, él sabía que tenía que preparar al
pueblo de Israel para lo que les venía. Les recordó de aquella ocasión en la que mandó a los
doce espías para averiguar lo que iban a enfrentar y ellos reportaron que habían serias
dificultades. La gente se quejó, "¿Qué vamos a hacer? Pero Moisés les dijo, "No tengan miedo
de lo que hay por delante."
En Salmos 28:9 vemos la ilustración de un pastor que carga a una oveja, y el Salmista
aplica ese ejemplo a nosotros en situaciones cuando estamos demasiado débiles o
desalentados para seguir adelante. En Deuteronomio 33:27 leemos que Dios es nuestro
refugio, algo que nos da aliento en los momentos de mayor dificultad.
También podemos ver en Éxodo 19:4 y Deuteronomio 33:27 un ejemplo del águila
que lleva a su pichón cuando éste no tiene fuerza para poder volar por su cuenta. Pero tal
vez usted dice que éstas son solo ilustraciones. ¿Cómo puedo saber que Dios va estar
presente en mi hora de mayor crisis?
Recuerde lo que Jesús prometió cuando dijo, "Nunca te dejare, ni te abandonaré”.
Algún día va a reflexionar y verá cómo la mano de Dios lo sostuvo cuando no pensaba que
estaba allí, y sabrá que en realidad Dios caminó con usted durante las horas obscuras al
cruzar los valles de la vida. Aprenda a controlar las emociones y aferrarse a la verdad.
Basado en Deuteronomio 1
The preceding material was written and produced by Dr. Harold Sala. All rights reserved ©. Reproduction for
sale or financial profit is prohibited. Permission to reprint may be obtained by contacting Guidelines
International Ministries, Box G, Laguna Hills, CA 92654 USA. Email at [email protected]
Descargar