Intervenciones en
reclusos y exreclusos
Dra. Gemma I. San
Narciso Izquierdo
Antes del siglo XIX las formas de castigo eran físicas y solían
hacerse en público
Los reformadores comenzaron a oponerse a las formas
tradicionales de castigo y se consideró la privación de libertad
como forma más eficaz de enfrentarse a la delincuencia
1
El sistema penitenciario fue creado para reemplazar, con
finalidad humanitaria, a la pena capital, el exilio, los castigos
corporales... la pena de prisión es hoy el eje del sistema
represivo en todos los países
Al ser la cárcel un instrumento coercitivo dependiente
directamente de la Administración estatal, su actividad viene
regulada por el Derecho. Esta situación origina con frecuencia
que la función que se le otorga en el seno de las relaciones y
estructuras sociales se construya desde un enfoque
estrictamente jurídico
La situación de las prisiones se encuentra con tres
problemas: hacinamiento, inactividad y drogodependencia
Muchos son consumidores de drogas y mantienen su
consumo como mecanismo de adaptación y superviviencia en
la cárcel
Algo menos de la mitad de las personas presas se
encuentran en cárceles ubicadas fuera de la provincia del
domicilio familiar. Circunstancia que tiene su influencia directa
en las comunicaciones familiares y en la génesis del
desarraigo y de la exclusión
2
El consumo de drogas en la cárcel esta propiciado por una
serie de factores que no crean un ambiente de tratamiento:
– Demanda de presos adictos que asumen cualquier riesgo
para consumir
– La situación de institución cerrada, controladora y
prohibitiva propicia opciones de huida que alteran el
comportamiento y la percepción para trasgredir lo
normativo y la realidad del encierro
– Proceso de marginación
– Carencias estructurales y superpoblación de los
establecimientos
Entre las consecuencias del internamiento penitenciario están
las consecuencias psicosociales entre las que destacan:
– Prisionización y anormalización
– Alienación
– Ruptura afectiva
– Falta de responsabilidad
– Etiquetamiento social
– Alteraciones de la sexualidad
3
– Prisionalización y anormalización: hace referencia a la
influencia de la prisión en el individuo que esta sometido a
ella y a la socialización alternativa que se produce en la
cárcel
– Alienación: situación que incapacita para captar la
gravedad de la situación, caracterizada por un fuerte
sentimiento fatalista, imposibilidad real de predecir el
propio futuro, aislamiento total...
– Ruptura afectiva: el encarcelamiento produce una ruptura
con toda la vida afectiva y social que el sujeto pudiera
mantener
– Falta de responsabilidad: el recluso depende totalmente
del régimen de la institución ya que ésta dirige todas sus
actividades
– Etiquetamiento social: las personas que han estado
presas suelen ser etiquetadas de delincuente
– Alteraciones de la sexualidad: la homosexualidad
“obligada”
y
la
masturbación
exagerada
son
compensaciones habituales en los centros penitenciarios
4
La prisión puede asumirse como una institución de ayuda
educativa frente a la idea punitiva o la rehabilitadora, basada
en enseñar al delincuente las habilidades para actuar de
forma socialmente competente
Se puede favorecer la lectura y la educación en general, la
intervención socioeducativa, la formación reglada y la
educación permanente
La mayoría de las experiencias descritas sobre la intervención
en prisiones se plantean cambiar el sistema de conducta
existente en los presos por un sistema más socializado o más
adaptativo a la realidad exterior; a veces este es el objetivo
final, encontrándonos con otros objetivos que se basan en
incrementar las actividades que se realizan en el centro,
fomentar los hábitos de higiene y autocuidado, aumentar las
habilidades sociales entre otros
5
Se proponen programas dirigidos a aspectos específicos del
comportamiento que se desean cambiar: programas para la
deshabituación de drogodependientes y programas para
disminuir el riesgo de SIDA
Las personas menos rechazadas, institucionalmente, son las
que se ofrecen como voluntarios
Uno de los grupos con mayor accesibilidad a las prisiones son
los denominados de pastoral penitenciaria, que además de
realizar actividades propias de su especificidad católica
realizan otras que bien pueden pertenecer o acercarse al
ámbito psicosocial: contacto con familias de presos, actos
culturales, lúdicos y deportivos, acompañamiento y
seguimiento personal, actividades lúdico-educativas con hijos
de presas...
6
El voluntario debe estar formado, aunque no actuará desde
su profesión: y más necesaria aún es la formación de los
profesionales de las instituciones penitenciarias y su
motivación para trabajar con las personas presas así como la
expectativa de que es posible el cambio en presos y en la
institución
La cárcel es una institución compuesta por personas que en
su mayoría pertenecen a los sectores marginados de la
sociedad, con niveles socioeconómicos bajos, pobres
culturalmente y que además suelen tener largas carreras
delictivas (aproximadamente el 70% son reincidentes) y de
consumo de drogas, a lo que se añade un gran porcentaje de
infectados por VIH
La detención y su consiguiente reclusión no sanan por sí
mismos, simplemente facilitan la ocasión para establecer una
actuación, es ahí donde tiene su lugar la intervención
psicosocial
7
Descargar

Intervenciones en personas presas [Modo de compatibilidad]