Subido por mjpaya

Elaboración aceite oliva virgen.

Anuncio
La elaboración del aceite de oliva virgen Apuntes elaborados por María José Payá 1. Introducción La oliva es un fruto, un fruto muy especial. Podemos hacer zumo con él, como con
cualquier otro fruto, pero este zumo no contiene azúcar y sí una importante
cantidad de aceite. Cuando este zumo se deja en reposo el aceite flota encima del
agua y se puede separar de ella. La parte acuosa del zumo, la que queda abajo, no
se aprovecha para alimentación y es descartada. Es el llamado alpechín,
subproducto de la elaboración del aceite.
La proporción de los diferentes componentes en la oliva es, aproximadamente,
esta:
En esta figura el aceite representa un
25% del peso, pero a veces es menos.
Depende del grado de madurez, de la
variedad, del contenido en agua...
El rendimiento en aceite de la oliva
cuando esta llega a la almazara oscila
entre el 15% y el 25%.
Este rendimiento está medido en peso,
es decir, en kg de aceite por kg de
oliva. A veces algunas almazaras dan
el rendimiento en litros de aceite por
kg de oliva.
La primera cosa que hay que decir es
que un rendimiento es una medida
adimensional (que resulta de dividir
dos cifras dadas en la misma unidad, como kg/kg, o €/€, etc.), mientras que si
dividimos litros/kg lo que obtenemos no puede denominarse rendimiento. Pero hay
otra consideración: como el aceite pesa menos que el agua, el rendimiento dado en
litros/kg siempre será superior al expresado en kg/kg.
En la siguiente tabla puede verse claramente: kg aceite Litros aceite kg aceituna rendimiento en kg/kg rendimiento en litros/kg 15 16,4 100 15,0% 16,4% 18 19,6 100 18,0% 19,6% 20 21,8 100 20,0% 21,8% 22 24,0 100 22,0% 24,0% 25 27,3 100 25,0% 27,3% El “rendimiento” en litros/kg siempre da valores superiores, aproximadamente en 2
puntos, al rendimiento real, en kg/kg. Como el agricultor busca rendimiento queda
muy contento con estos puntos de más, y así dirá que en tal almazara dan más
rendimiento que en tal otra, sin preguntar en qué unidades están dándole el
rendimiento.
2. La elaboración del aceite en la historia Prácticamente desde los comienzos de la agricultura los pueblos de la cuenca
mediterránea han elaborado aceite de oliva. Al principio se hacía de forma muy
simple, machacando las olivas, que debían de estar muy maduras, y dejando
reposar el zumo que salía para separar después el aceite sobrenadante. El acto de
machacar las aceitunas se podía hacer ayudándose de piedras u otros utensilios,
como muestran estas imágenes1:
También se podía extraer el zumo de las olivas poniéndolas en sacos y aplastando
el saco, como se puede ver aquí abajo. El zumo salía del saco y el orujo quedaba
dentro:
En el dibujo de la derecha podemos ver una innovación: un hombre está echando
agua caliente encima del saco donde están las olivas. Esta agua caliente ayudará a
extraer la mayor cantidad de grasa posible .
1 Gracias a la empresa Pieralisi por dejarnos utilitzar los dibuixos que aparecen en estos apuntes. Como curiosidad diremos que la etimología de la palabra trullo, sinónimo de
almazara, deriva del latín vulgar torclum que significa exprimir retorciendo, puesto
que desde tiempo del antiguo Egipto se había obtenido aceite de oliva retorciendo
manualmente la masa de olivas aplastadas dentro de una tela y recogiendo el
zumo.
Los romanos, muy aficionados al aceite de oliva, mejoraron el sistema de
elaboración. Lo primero que hicieron fue separar el proceso en dos partes: primero
machacar la oliva y después extraer el aceite de la pasta.
Primero molturaban la oliva en un molino de piedra y después prensaban la pasta
resultante para extraer el zumo, que decantaban en pilas o en cántaros.
Aquí arriba tenemos dos prensas sencillas, una que funciona con vigas que pueden
moverse arriba o abajo y que son separadas a la fuerza mediante cuñas y otra que
funciona gracias a la fuerza ejercida por una palanca. Todo máquinas simples.
El proceso fue perfeccionándose y aparecieron los molinos con muela cónica y otros
tipos de prensas como las que emplean poleas y tornillos.
Para poder ser prensada, la pasta obtenida en el molino era puesta en un tipo de
capazos de esparto llamados capachos o esportines, que se colocaban formando
una pila.
En este molino la oliva es vertida primero en una tolva,
desde la que cae despacio a la solera. Algunas prensas eran realmente ingeniosas, como la de viga y quintal, que
reproducimos a continuación con la explicación de su funcionamiento:
La elaboración del aceite fue prácticamente igual durante siglos. Aquí podéis ver un
grabado del siglo XVII2 y, a continuación, otro del siglo XIX. Las únicas diferencias
son que en el del siglo XVII la prensa es de tornillo y en el del siglo XIX de viga.
2 Grabado de Joan Stradamus Ygalle, primera mitad del S.XVII. Imagen extraida de “Un jardín entre olivos”, de Juan Eslava Galán. Otra diferencia es que, aunque no se ve en el grabado, en el siglo XIX ya no se
decantaba el aceite en jarras de barro sino en piletas comunicadas por la parte de
arriba. El líquido menos denso, el aceite, iba pasando de una a la otra, mientras el
agua quedaba debajo3.
3 Piletas de decantación de la almazara de Ocón, en La Rioja. Imagen extraida de www.elvalledeocon.org. 3. La elaboración tradicional del aceite de oliva De forma tradicional el aceite se elaboraba con olivas muy maduras. Las olivas que
llegaban a la almazara eran dejadas en montones, por un lado porque la almazara
no tenía bastante capacidad para moler todas las olivas que llegaban diariamente, y
por otra parte porque molino y prensas funcionaban mejor con olivas un poco
fermentadas. A pesar de que la recolección de las aceitunas se hacía entre
diciembre y finales de febrero, la temporada de elaboración de aceite podía
alargarse hasta mayo.
Las olivas eran molidas en el molino y puestas en los capachos, que se apilaban
formando lo que se denominaba una carga. La prensa, accionada hidráulicamente,
iba ejerciendo presión sobre los capachos, provocando la salida del líquido, que
resbalaba hasta la base o cazuela desde donde era conducido hacia las pilas de
decantación.
La carga era prensada hasta que no salía más zumo. Entonces era desmontada,
deshecha de nuevo la pasta con ganchos y agua caliente, y vuelta a montar para
repetir el proceso, buscando obtener más aceite gracias a la utilización de calor.
Este aceite tenía una calidad inferior, debido a que el agua hirviendo deteriora el
aceite y le hace perder aromas. De aquí proviene la expresión “primera presión en
frío”, que era identificada con aceite de calidad en contraposición al aceite de
segunda presión, donde se empleaba calor.
4. La elaboración moderna del aceite La elaboración tradicional del aceite, con el molino de piedra, la prensa de capachos
y las pilas de decantación, tiene dos inconvenientes principales. El primero es que
se trata de un proceso muy laborioso y largo, lo cual encarece bastante el
producto. El segundo inconveniente es la dificultad de mantener una limpieza
óptima, con el peligro de que los capachos, que van acumulando restos de pasta de
oliva, comuniquen olores desagradables al aceite.
En la segunda mitad del siglo XX empezó a utilizarse el sistema de elaboración de
aceite en continuo. Este sistema permite solucionar los problemas mencionados
más arriba, porque es rápido y porque permite una fácil limpieza de los
componentes, que son de acero inoxidable.
El proceso es así:
Las olivas llegan a la almazara (normalmente en tractor) y son derramadas en una
tolva que hay en el patio, a veces a ras del suelo, desde dónde son elevadas hasta
la aventadora, donde se separa, gracias a un gran ventilador, la oliva de la hoja. De
allí son llevadas a la lavadora4, donde se lavan las olivas para eliminar el polvo que
puedan llevar y cualquier piedrecita que hubiera junto con ellas. De la lavadora las
olivas son llevadas a la báscula, que las pesa, y, finalmente, a la tolva de
almacenamiento, donde esperarán hasta que les llegue el momento de ser molidas.
Todos estos traslados son hechos en cintas transportadoras y controlados desde la
caseta de control situada en el patio.
4 Este paso por la lavadora es opcional. Tan solo se hace si las aceitunas están sucias, y puede obviarse haciendo pasar las olivas por un by-­‐pass. Las olivas son molidas
en un molino de
martillos. Se trata de
un eje con tres o
cuatro martillos que
giran dentro de una
jaula o criba. Las
olivas entran allí y son
machacadas hasta
que tienen un tamaño
suficientemente
pequeño cómo para
poder pasar por la
criba. Esta criba
puede ser cambiada a
lo largo de la
campaña por otra con
agujeros más o
menos grandes,
según las
características de las olivas a moler.
Del molino, la pasta es llevada, con una bomba de masa, hasta la batidora, que es
un recipiente en forma de bañera donde unas aspas giran lentamente trabajando la
masa y ayudando a las pequeñas gotas de aceite, microscópicas, a unirse las unas
a las otras formando gotas más grandes. La batidora tiene una camisa o doble
pared por la cual
circula agua caliente
que ayuda a
mantener la
temperatura de la
pasta lo
suficientemente alta
cómo para que el
aceite no se cuaje y
sea posible su
extracción.
Si esta temperatura
es demasiado alta,
el aceite perderá
aroma, se
deteriorará y tendrá
poca calidad.
Si queremos
preservar todas las calidades del aceite mantendremos la temperatura de batido
por debajo de los 28ºC. Si lo hacemos así podremos poner en el envase que se
trata de aceite “elaborado en frío” .
Por el contrario, si las olivas que tenemos están en malas condiciones y vamos a
obtener de todas formas un aceite de baja calidad, podemos aplicar una
temperatura alta para extraer una mayor cantidad de aceite.
De la batidora la pasta
pasa a la centrífuga
horizontal, también
llamada decánter
horizontal, donde será
sometida a
centrifugación. Como
la pasta no es
homogénea, la fuerza
centrífuga provocará
una decantación
forzada de forma que
el orujo y el agua de
vegetación quedan en
la parte más exterior,
mientras que el aceite
forma un anillo en la
parte más interna.
Sección de una centrífuga horizontal
El diseño de la centrífuga permite que cada una de las fases salga por un lugar.
Este proceso es denominado “de dos fases”, porque los productos son dos: aceite y
orujo húmedo. Hasta hace unos cuantos años las centrífugas necesitaban de la
adición de agua (hasta un litro por cada kilogramo de aceitunas) y se denominaban
“de tres fases”, porque los productos resultantes eran tres: aceite, orujo y alpechín.
El alpechín, que es el agua de vegetación de la oliva mezclada con el agua añadida
en el proceso, es un subproducto con poca utilidad y que creaba muchos
problemas. Normalmente se almacenaba en grandes balsas de evaporación, dando
problemas de olores y de posibles filtraciones hacia el subsuelo. Actualmente, con
el sistema de dos fases, se ha eliminado la necesidad de estas balsas. De hecho ya
no hay alpechín, sino que el agua de vegetación sale mezclada con el orujo en un
tipo de orujo húmedo y pastoso al que se ha venido a llamar alperujo.
Volviendo al sistema de tres fases, el orujo y el agua, que denominaremos alperujo,
van directamente al patio, donde son almacenados en una tolva. El aceite pasa a la
centrífuga vertical para continuar el proceso.
La centrífuga vertical o de platos tiene por misión acabar de eliminar el agua y la
pulpa que puedan quedar mezcladas con el aceite. A tal fin se añade un poco de
agua, que es la única agua que entra en el proceso de elaboración del aceite, y se
separan las dos fases.
El aceite es almacenado en depósitos, preservado de la luz y del aire, y allí acabará
de decantar la pulpa y el agua que todavía le puedan quedar. Más adelante, antes
de envasarlo, el aceite es filtrado para dejarlo libre de cualquier impureza.
A veces el aceite se envasa acabado de hacer, sin filtrar, turbio, y se denomina
“aceite en rama”. Este aceite, que tiene una imagen más natural, es apreciado por
los amantes del aceite, pero tiene el peligro de que, si no es consumido
inmediatamente, va decantando hasta formar un velo negro al fondo, formado por
pulpa y agua, que le da un aspecto desagradable.
El alperujo puede ser vendido a una orujera (extractora de aceite de orujo) o puede
ser valorizado extrayéndole el hueso para calefacción y compostando la pasta
resultante para aplicarla de nuevo a los campos como abono.
5. Los diferentes tipos de aceite Todo el aceite que se elabora en la almazara es aceite virgen. Esta denominación
quiere decir que sólo se han empleado medios físicos y mecánicos en la obtención
del producto, y que no ha participado ningún proceso químico. Pero el aceite virgen
puede ser muy bueno, bueno, o malo. Obtendremos un aceite bueno o muy bueno
si trabajamos con olivas frescas y sanas, no demasiado maduras, molturadas en las
primeras 24 horas después de y elaboradas, en frío, en unas instalaciones limpias
con las adecuadas condiciones higiénicas. Pero no siempre es así. A veces las olivas
no están en condiciones, bien porque tienen algún tipo de defecto (oliva
agusanada, oliva helada...) bien porque se han cosechado demasiado maduras o se
han recogido del suelo. Otras veces lo que ocurre es que las olivas son
almacenadas durante mucho tiempo antes de ser molturadas y llegan a fermentar o
a desarrollar hongos. También puede ocurrir que las instalaciones no estén muy
limpias y el aceite coja sabores u olores desagradables. Y también puede ocurrir
que el aceite, una vez elaborado, se almacene en contacto con el aire y se
enrancie.
Son muchos los motivos que pueden hacer que el aceite no tenga la calidad
deseada. Para determinar la calidad de un aceite virgen se hacen análisis químicos
y también se lo hace pasar por un panel de cata, donde catadores profesionales
valorarán sus cualidades organolépticas.
El principal parámetro químico que se mide en el aceite es la acidez, que es la
cantidad de ácidos grasos libres medida en porcentaje de ácido oleico. La grasa
biológicamente sintetizada es neutra, así que la acidez debería de ser cero, pero
cuando el fruto está en mal estado, es conservado en malas condiciones o es
elaborado de manera incorrecta el número de ácidos grasos libres se incrementa y
la acidez aumenta. Otro parámetro químico importante es el contenido en
peróxidos, que mide el grado de oxidación que tiene el aceite y el deterioro que
hayan podido sufrido los antioxidantes naturales, los polifenoles y ciertos
componentes de interés nutritivo, como por ejemplo la vitamina E o los tocoferoles.
Es un control de la buena praxis en la elaboración del aceite de oliva virgen.
También se analiza el aceite por espectrometría UV (absorbancia - absorción de
ultravioleta) para medir la absorbancia de un aceite de oliva a diferentes longitudes
de olas determinadas (K270, K232...). Proporciona indicaciones sobre la calidad de
un aceite y su estado de conservación, así como sobre posibles adulteraciones con
otros tipos de aceites.
El panel de cata valora las calidades organolépticas del aceite. Los atributos pueden
ser positivos o negativos:
- Los atributos positivos son el frutado, que puede ser verde o maduro, el amargo y
el picante.
- Los atributos negativos son todos ellos olores derivados de unas olivas en mal
estado o de un mal proceso de elaboración o de conservación: olor a olivas
amontonadas, a avinado, a borras, a rancio, a moho, a oliva helada, etc.
El aceite será denominado virgen extra si tiene una acidez inferior a 0,8º y
excelentes calidades organolépticas (además de cumplir con el resto de parámetros
químicos). Si la acidez supera los 0,8º (sin llegar a los 2º) o bien tiene algún
defecto organoléptico leve, es calificado como aceite virgen. Por último, si supera
los 2º de acidez, o bien tiene graves defectos organolépticos, el aceite es calificado
como aceite virgen lampante5 y no es apto para el consumo humano.
El aceite lampante se trata en una planta de refinado de aceites para neutralizarlo
(quitarle la acidez), decolorarlo y desodorizarlo. Para hacer esto lo calientan a altas
temperaturas, con la consecuente pérdida de aroma y de propiedades, además de
realizarle otros procesos químicos. El aceite de oliva refinado no tiene olor, color ni
sabor. Para hacerlo mínimamente atractivo y agradable se le añade una pequeña
parte de aceite virgen o virgen extra, que le da un poco de aroma, color y sabor.
Este aceite es etiquetado como aceite de oliva. Observemos que ya no hablamos de
aceite virgen, porque ha sufrido un proceso industrial. Tampoco tiene las
propiedades del aceite virgen. Se trata de un producto diferente que no viene de
una almazara sino de una fábrica.
Mención aparte merece el aceite de orujo de oliva, que es obtenido del orujo
mediante disolventes y refinado después, añadiéndole tambiéń un poco de aceite
virgen. Su calidad es muy inferior.
5 Este nombre proviene de que este aceite de inferior calidad era antiguamente utilizado para la iluminación, en las típicas lámparas de aceite. Para evitar confusiones en el consumidor, desde 2002 no está permitido poner en el
envase la acidez si no va junto con el resto de parámetros de calidad. La razón es
que incluso el aceite más malo tiene baja acidez una vez refinado, lo cual puede
confundir a quien haya oído decir que una menor acidez quiere decir una mayor
calidad. Lo que hay que buscar en la botella de aceite no es la acidez sino la
denominación “aceite de oliva virgen extra”, o bien “aceite de oliva virgen”.
Bibliografía Carpio Dueñas, Anunciación; De Torres Carpio, Daniel. “Elaboración ecológica de aceites de oliva”. Cuadernos Técnicos SEAE. Serie Industria Ecológica. Año 2011. Civantos, Luis. “Obtención del aceite de oliva virgen”. Editorial Agrícola Española S. A. Año 1999. Junta de Andalucía. “Manual de Gestión Ambiental. Sector del Olivar. Almazaras”. Rams Folch, Pere; Pérez Suñé, Josep M.; Sunyer Sunyer, Miquel. “Els molins d’oli amb tecnologia de premsa de biga i lliura a la Terra Alta”. RDEC Recerca i Difusió de l’Etnologia catalana. Octubre de 2007. 
Descargar
Fichas aleatorios
test cards set

10 Tarjetas Антон piter

tarjeta del programa pfizer norvasc

0 Tarjetas joseyepezsumino

tarjeta del programa pfizer norvasc

0 Tarjetas joseyepezsumino

notas de enfermeria

0 Tarjetas Karen LCHB

free fire garena

1 Tarjetas Rene Jonathan Ramos Reyes

Crear fichas