Descargar ficha dios_mio_peroquetehemoshecho

advertisement
¿PERO QUÉ TE HEMOS HECHO?
(Qu’est-ce qu’on a fait au Bon Dieu?)
Dir. Philippe de Chauveron
Sinopsis
Los Verneuil son un elegante matrimonio de provincias, tradicional, de los de toda la vida… Las bodas de
sus primeras tres hijas no han sido como sus padres soñaban. El señor Verneuil nunca imaginó tener un yerno
musulmán, uno judío y otro chino. Los sufridos padres
esperan que su hermosa hija menor por lo menos se
case por la Iglesia.
Ficha artística
Claude Verneuil ........................... CHRISTIAN CLAVIER
Marie Verneuil ................................. CHANTAL LAUBY
David Benichou ..................................... ARY ABITTAN
Rachid Benassem ................................. MEDI SADOUN
Chao Ling .......................................... FRÉDÉRIC CHAU
Laure Verneuil .................................... ELODIE FONTAN
Isabelle Verneuil ............................ FRÉDÉRIQUE BEL
Odile Verneuil ........................................ JULIA PIATON
Ficha técnica
Dirección ......................... PHILIPPE DE CHAUVERON
Guión ............................... PHILIPPE DE CHAUVERON
................................................................ GUY LAURENT
Producción .................................... ROMAIN ROJTMAN
Director de fotografía ..................... VINCENT MATHIAS
Montaje ........................................... SANDRO LAVEZZI
Sonido ............................................... MICHEL KHARAT,
................................................... SERGE ROUQUAIROL,
........................................................... ERIC TISSERAND
Vestuario ................................. EVE-MARIE ARNAULT
Diseño de producción ......... FRANÇOIS EMMANUELLI
Música .......................................... MARC CHOUARAIN
Distribuidora ......................................... Acontracorriente
Aspect ratio ............................................................. 1:1,85
Idiomas ........................ Francés subtitulado en castellano
Duración ............................................................... 97 min.
Nacionalidad ....................................................... Francia
Año de producción .................................................... 2014
El director
Philippe de Chauveron (15 de noviembre de 1965) es un director y guionista francés. Acabó su licenciatura de Estudios Cinematográficos en 1986.
Filmografía seleccionada
2014 DIOS MÍO, ¿PERO QUÉ TE HEMOS HECHO?
Qu’est-ce qu’on a fait au Bon Dieu?
2012
LES VACANCES DE DUCOBU
2011
L’ÉLÈVE DUCOBU
2005
L’AMOUR AUX TROUSSES
1999
LES PARASITES
1989GROS
Entrevista al director: Philippe de Chauveron
¿Cómo nació la originalísima idea de la película?
El día en que me di cuenta, estadísticas en mano, de que los
franceses son los campeones del mundo de las bodas mixtas.
Diferentes estudios afirman que aproximadamente el 20% de
las uniones que se celebran en nuestro país se hacen entre personas de orígenes y confesiones distintas. En el caso de nuestros vecinos europeos, la cifra ronda el 3%.
Pero eso de las parejas mixtas ¿es algo que usted haya conocido, de cerca o de lejos?
Yo pertenezco a una familia católica y burguesa, así que sí,
he visto qué clase de problemas puede provocar una pareja
mixta en un ambiente como el mío, ¡y eso que éramos más
modernos que los Verneuil! Mi hermano estuvo casado con
una mujer de origen magrebí y yo viví con una mujer africana.
Y, por deformación de mi alma de guionista, empecé a imaginar cómo viviría algo así una familia que se viera obligada a
aceptar ¡cuatro bodas mixtas seguidas!
(Continúa al dorso)
PROYECCIÓN EN ALTA DEFINICIÓN: 2.000.000 DE PÍXELS, CROMA 2000:1
CINES VERDI MADRID 5 SALAS (C/. BRAVO MURILLO, 28). TEL. 91 447 39 30 - METRO CANAL Y QUEVEDO - 28015 MADRID - www.cines-verdi.com
CINEMES VERDI 5 SALES (C/. VERDI, 32) - VERDI PARK 4 SALES (C/. TORRIJOS, 49). TEL. 93 238 79 90 - METRO FONTANA - 08012 BARCELONA - www.cines-verdi.com
DIOS MIO,
Pero su visión no es maniquea.
Sí, porque en la película todos los personajes tienen sus defectos, sus debilidades...
Y queríamos poder reírnos de ello, sin segundas intenciones. La primera versión del
guión se la di a leer a amigos de distintas
comunidades.
¿Y el resultado fue...?
Que enseguida vi que les divertía y que
la cosa funcionaba. Y sobre todo que estábamos en lo cierto. Y más aún después
de las pequeñas contribuciones que todos
hicieron, que me permitieron enriquecer el
tema y hacerlo más auténtico.
Desde Las locas aventuras de Rabbi Jacob, muchas de las comedias
que exploran las diferencias de raza o religión han dado lugar a
buenas comedias.
Me halaga que la compare con esa gran película de Gérard Oury... A
título personal, creo que la presencia en Francia de tantas comunidades
diversas supone una riqueza tremenda, aunque no nos beneficiemos de
ello necesariamente.
Chantal Lauby interpreta a una mujer muy tradicional, y también
muy creyente. ¿Le recuerda a alguien
A mi madre, aunque ella era menos estricta. Daba clases de catecismo. Yo era más bien refractario al tema, hasta huí de hacer la comunión. Pero entonces, mi madre, preocupada por este rechazo, ¡me
envió al psicólogo!
Los cuatro yernos, todos de origen extranjero, tienen un punto en
común. ¡Todos se consideran cien por cien franceses!
Muchos hijos de inmigrantes me decían que les dolía que la gente no
les considerara cien por cien franceses. La escena de La Marsellesa
me permite ilustrar este aspecto. El padre, el señor Verneuil (Christian Clavier), que anda a la greña con el personaje de Medi Sadoun,
pero también con los demás, alucina cuando les oye cantar el himno
nacional. De repente les mira con otros ojos y les dice: “Me habéis
emocionado”.
Otra escena de culto, la de la cogorza entre los dos padres. Han
desaparecido, todos se temen lo peor, pero no...
La escena de la cogorza es patrimonial en cierto modo. El cine francés está jalonado de escenas de borrachera clásicas, desde Gangsters a
la fuerza (Les tontons flingueurs, Georges Lautner; 1963) hasta Bien-
venidos al norte (Bienvenue chez les Ch’tis,
Dany Boon; 2008).
¿De qué clase de cine se alimenta usted?
Soy fan de las comedias de humor adolescente de los hermanos Farrelly, como Algo
pasa con Mary (There’s Something About
Mary, 1998). También soy un gran admirador de la comedia social italiana, sobre
todo la de Dino Risi. Y de las películas del
grupo Splendid. Los bronceados (Les bronzés, Patrice Leconte) la vi por primera vez
cuando se estrenó, en 1978. Tenía 11 años
y Christian Clavier, 25. Él aún tiene muchas
anécdotas divertidas. Todavía recuerda, con
regocijo no disimulado, que en la época [el periódico] France Soir dijo:
«Después de esta película, no volverán ustedes a oír hablar de estos
actores».
¿Christian Clavier y Chantal Lauby fueron su primera opción para
los papeles de los padres?
Sí, completamente. Con [el grupo] Les Nuls dinamitó la idea que
teníamos del humor televisivo, con esa forma tan seria que tenía de
decir cosas horrendas. Hay que recordar que antes de ellos, el colmo
de la transgresión en ese terreno era Stéphane Collaro. De Christian me
gusta su forma de interpretar personajes odiosos. El guión le entusiasmó desde el primer momento. Es un actor muy preciso, muy hábil. Se
conformó con añadir algún toque personal aquí y allá.
¿Hubo algo especial que le sorprendiera de Clavier?
Varias cosas. Pero sobre todo el hecho de que se sabía los diálogos
de memoria. Los de todos. Estuvo al lado de todo el mundo, dando la
réplica en los contraplanos, siempre disponible para todos. Los ayudó
muchísimo, dando consejitos sobre las cosas más nimias y manteniendo el buen humor.
Él dice que ya no se divierte “tanto como antes”, pero a mí me parece que es todo lo contrario. Aún se divierte. Lo veo en su manera
de practicar la provocación en todo momento. Sigue siendo bastante
gamberro. Sobre todo, su forma de bromear sin alterar el gesto es única. La gente que le rodea no sabe nunca cómo interpretar lo que dice.
Aún le veo cruzando el plató el primer día, un poco seco, suspirando y
mascullando: «Pff, qué flojo parece este equipo».
¿Cuál es el principal problema cuando se tienen tantos personajes?
Que todos existan, que todos tengan su momento, su “solo”. Espero
haber conseguido que así sea.
Entrevista a Christian Clavier
Descríbanos a su personaje.
En primer lugar es un hombre de mi edad, con las certezas de un
hombre de mi edad. Un personaje con defectos, conservador, pero salvado por una ironía mordaz. Me gustan sus debilidades. Si hubiera
sentido el más mínimo desprecio por él, no lo habría sabido interpretar.
De hecho, lo que de inmediato se me vino a la cabeza fue el personaje
de Robert De Niro en Los padres de ella (Meet the Parents, Jay Roach;
2000); aunque su forma de ser me recuerda al Louis de Funès de Las
locas aventuras de Rabbi Jacob. El que se cae de las nubes cuando
descubre: «Salomon, ¿es usted judío?».
Claude Verneuil vive una problemática real de padre, pero todo está
tratado con humor, a la manera de Philippe de Chauveron, cuya escritura rebosa empatía por sus personajes en general y por el mío en particular. Como actor está la posibilidad de divertirse, de desahogarse, de
explotar incluso en algunas escenas sin caer en la caricatura.
¿Sus padres eran tan estrictos?
Yo, como toda la generación del 68, crecí con muchas ansias de libertad, en una Francia próspera y timorata, que era precisamente la de
mis padres. Gente normal, pero con prejuicios. En mi casa el choque
generacional se produjo a nivel cultural: no escuchábamos la misma
música, eso desde luego.
Usted es muy popular entre los treintañeros que le rodean. Aunque
les impresione…
Al principio es verdad que estaban un poco asustados, ¡pero eso
también ayudó a conseguir lo que buscábamos! Verme convertido en
“relevo” entre generaciones, después de haber sido el jovencito que
intentaba hacerse un hueco entre gente como Jean
Cines
Verdi
Premio
al Mejor
Cine Europeo
del año 2002
Europa
Cinemas
Rochefort, Philippe Noiret, Lino Ventura, Michel Serrault, Jean Poiret,
Pierre Mondy… La primera vez que trabajé con Mondy ya no era tan
joven, pero a su lado era un niño. Con ellos aprendí muchísimo, sobre
interpretación, sobre dirección. Puede que sea el mejor recuerdo de mi
carrera.
Philippe de Chauveron nos ha descubierto la parte invisible de
improvisación que hay en el trabajo que hace usted en la película.
Cuéntenos.
Me gusta improvisar dentro de la situación, cuando el contexto es el
adecuado. Es algo constante. Pero no siempre funciona. Da resultado
cuando el contexto se presta a ello, porque si no, la improvisación resulta impostada.
¿Quiere decir que una situación no se puede salvar sólo con el talento de un improvisador?
No, no se puede. Y no sólo eso: se pierde el gusto de hacerlo, porque
ya ni tú mismo eres capaz de hacer reír. El actor que trabaja al servicio
de una comedia (sobre todo, de una tan bien urdida como ésta) no está
ahí para hacer el ganso, sino para desentrañar las intenciones del autor.
Usted tiene fama de ser muy profesional, y de saber muy bien lo que
quiere artísticamente.
Tuve una buena escuela. Le aseguro que cuando se tiene delante a
gente como Noiret o Poiret, y lejos de mí la idea de compararme con
ellos, había que llegar “armado”, porque no iban a perder el tiempo con
alguien que no había hecho su parte del trabajo.
¿Si tuviera que quedarse con una sola idea de esta película?
La idea es que mientras hay amor hay esperanza.
La crítica opina
Obtuvo un enorme éxito de taquilla en Francia,
que con más de 12 millones de espectadores la convirtió en la película con mayor recaudación del
país galo en el 2014, y el film francés con mayor
recaudación en su país desde Intocable (2011).
Philippe De Chauveron y su cinta Dios mío, ¿pero qué te hemos
hecho?, merece ser visionada con atención, y compararla con las últimas joyas de la comedia francesa, del estilo de: Intocable, La cena de
los idiotas, Bienvenidos al Norte, Pequeñas mentiras sin importancia,
¡Guillaume y los niños ¡a la mesa!...
–Filmaffinity–
Josep Lluís Mestres –elcineenlasombra.com–
Descargar