soporte pedagogico_BEBE POLIGLOTA

advertisement
Y PARA LOS QUE
QUEREMOS MÁS…
¡Mi hijo es políglota!
Esta frase puede ser repetida por cualquiera de nosotros.
Todos los niños y niñas son potenciales lingüísticos. De los actos intelectuales más complejos
para nosotros los adultos es el hecho de aprender un idioma extranjero, y mucho más intentar
hablarlo o escribirlo de manera fluida. Pero podemos plantearlo de esta manera: para un recién
nacido si el español es su lengua materna, igual es un idioma nuevo para conocer y apropiar. En
esta medida, ¿qué tan difícil es que nuestros hijos aprendan de igual manera idiomas como el
inglés, francés, alemán o chino?
Podemos multiplicar la inteligencia lingüística de nuestros niños y niñas desde muy temprana
edad. Por ejemplo, si nuestro hijo desde que nace convive con personas que hablan tres
idiomas diferentes, sus capacidades de aprendizaje son mucho más rápidas que la de
cualquier otro. ¡qué tal si fueran siete personas con siete idiomas diferentes! Es posible y está
científicamente comprobado que domine todas estas lenguas, con la ayuda y el método
adecuado.
Sembrando genialidad:
otro reto de ser padre
Recordemos, por ejemplo, al gran compositor Wolfang Amadeus Mozart, su niñez y
juventud llenas de genialidad provinieron de un ser que lo apoyó y creyó en sus
capacidades: su padre, Leopold Mozart (autor de la Sinfonía de los juguetes), quien
cuando el niño contaba con la edad de ocho meses, acomodó el piano a su tamaño y le
permitió desarrollar sus habilidades. Pensemos por un instante si nuestro joven
compositor habría llegado a ser ese genio creativo sin la opción de su padre de darle la
oportunidad de estimularlo y haberle brindado las herramientas necesarias.
Eso mismo puede pasar con nuestro hijos e hijas, porque UN GENIO NO NACE, SINO SE
HACE.
A palabras claras,
ideas claras
Partimos de las ideas sobre educación precoz planteadas por científicos, psicólogos,
pedagogos y psicolingüístas. Nuestra principal asesora en asuntos de este tipo de aprendizaje
es la doctora Magdalena Granés Morales, fundadora del Método de Enseñanza Precoz en
Colombia hace 33 años, quien nos acompaña en nuestra propuesta. A continuación brindamos
algunos de sus planteamientos:
Todo proceso de aprendizaje va acompañado de un cambio en el cerebro debido a que el
conocimiento lo modela, haciendo que conexiones poco usadas desaparezcan y las activas se
consoliden. Las asociaciones entre neuronas son mayores en la infancia y aunque el ser
humano nunca deja de aprender, después de la adolescencia el “diagrama” de las conexiones
neuronales queda ya, por decirlo así, estabilizado, de tal manera que cualquier progreso
posterior se realiza sobre ciertas bases que en buena medida ya se encuentran establecidas,
es como si se hubieran construido los senderos por donde caminará el conocimiento.
Si todo proceso de aprendizaje va acompañado de un cambio en el cerebro y el este lo
modela ¿qué debemos hacer para que las conexiones más activas se consoliden y evitar
que las menos usadas desaparezcan?
En el marco científico, se inscribe la educación precoz como una tendencia que permite a los
niños acceder, desde temprana edad, al manejo adecuado de la lectoescritura en diferentes
idiomas como un instrumento básico y esencial que les facilitará todos sus procesos de
aprendizaje futuros en diferentes áreas. En el proceso se pone en juego “cabeza, corazón y
manos” como decía Pestalozzi. De ahí la importancia del estímulo positivo (eres un campeón,
tú siempre puedes) en cada logro de nuestros hijos y de la interacción que establezcamos con
ellos.
La cuna del políglota
Los conceptos científicos aprendidos desde una edad temprana se convierten en conceptos
espontáneos que el niño se forma en su desarrollo natural. Bebé Políglota nos ofrece una
información desde una edad cero, para que podamos fortalecer los senderos neuronales de los
idiomas. “La instrucción es una de las fuentes principales de los conceptos de su evolución mental
(1)
completa” .
El cerebro humano es el único recipiente al que entre más le depositemos información, más espacio
va creando para recibirla…
Para nosotros, el cerebro puede ser esa cuna en la que guardamos cada vez más regalos
para el verdadero aprendizaje lingüístico de nuestros bebés que, con nuestra ayuda,
podrán transformarse en políglotas.
Nuestras rutas pedagógicas
Un buen método debe estar sustentado en bases teóricas reales y que en sus preceptos nos
lleven a una verdadera práctica. Además de guiarnos por las consignas de la enseñanza
precoz, El Método Bebé Políglota tiene los siguientes enfoques conceptuales, los cuales se
acompañan unos a otros para lograr la integralidad que nos caracteriza:
• Estimulación precoz: En los últimos años las ciencias neurológicas han demostrado que todo
proceso de aprendizaje va acompañado de un cambio en el cerebro. Por esta razón, el
conocimiento de los cambios neurobiológicos que ocurren en el cerebro cuando se dan
distintos procesos de aprendizaje puede ayudar a determinar qué clase de procesos didácticos
pueden ser más eficaces para aprender determinadas habilidades o conocimientos. La
neurobiología podría ser considerada entonces como uno de los fundamentos de la didáctica.
Algunos autores hablan desde ya de la “neurodidáctica” . Los investigadores del cerebro
estiman en el orden de los cien mil millones (1011) el número de células nerviosas del ser
humano al nacer y en más de cien billones (1014) el número de conexiones sinápticas entre las
células para formar redes locales. Al comienzo estas conexiones están uniformemente
distribuidas, pero procesos de aprendizaje que conllevan sensaciones o acciones asociadas
refuerzan las sinapsis que se activan durante el proceso y las mantienen a largo plazo. El
aprendizaje modela el cerebro: las conexiones poco utilizadas desaparecen y, por el contrario,
se refuerzan y consolidan las conexiones más activas. Desde esta perspectiva, una cuestión
importante para los investigadores de la neurología y para los profesionales de la educación es
la de cuáles actividades son las que, en los diferentes momentos de los procesos de
aprendizaje, estimulan de la mejor manera la formación de conexiones neuronales estables. En
un proceso de percepción muy sencillo -por ejemplo el que se pone en juego al tomarse una
taza de chocolate-, se asocian percepciones visuales, olfatias, de temperatura, de sabor; entre
otras, que presumiblemente activan determinados circuitos cerebrales.
• Estimulación temprana: Conjunto de estímulos, cuidados y atenciones que podemos ofrecer
a nuestros niños y niñas durante su primera infancia para que desarrolle de una manera
estupenda y precisa todo su potencial. Nos preocupamos por el desarrollo neurológico, motriz y
lingüístico de nuestros pequeños ofreciendo las propuestas más adecuadas para aportar
estrategias de formación en las primeras etapas de crecimiento.
• Bits de inteligencia: Los bits son unidades mínimas de información. Nuestro método de Bits
de inteligencia es adaptado para Bebé Políglota aplicando las experiencias de Glenn Doman
fundador de los Institutos para el Logro del Potencial Humano. El juego de los Bits es mágico
sólo si las imágenes representan algo novedoso para los niños, si son grandes, hermosas,
simples, esto es, con un solo estímulo: una flor, un personaje, un instrumento, un animal. Dura
sólo unos segundos y hay que tener los ojos bien abiertos. Le anunciamos la categoría a
nuestros bebés y les mostramos las imágenes velozmente una tras otra diciendo con
entusiasmo el nombre correspondiente que está escrito en el reverso de la lámina.
Entre sus características están la precisión, la claridad y la novedad.
• Método Suzuki: El Método Suzuki lleva el nombre de su creador Shinichi Suzuki, violinista y
maestro japonés (1898-1998). Él desarrolló su teoría con la convicción de que así como todos
los niños aprenden a hablar su lengua materna también pueden aprender a tocar un
instrumento si se los rodea del ambiente adecuado.
Así fue como aplicó los principios básicos de la adquisición del lenguaje para el aprendizaje de
la música. Suzuki basó su filosofía en la creencia de que el talento musical no es innato, sino
una habilidad que puede ser desarrollada. Es por eso que al Método Suzuki también se lo
llama “Método de la lengua materna” o de la “Educación del talento”.
Compartimos con Suzuki, el uso de la estimulación sensorial, que son estímulos sonoros y
visuales que el niño puede asimilar, divirtiéndose y a la vez, aprendiendo por medio de una
repetición, con enfoque, ideada para lograr un objetivo especifico y además muy lúdico. Vemos
al niño como un caudal de posibilidades y tenemos claro que los primeros años del niño son los
más importantes para su aprendizaje y como el niño sea estimulado en esta etapa depende
totalmente su desarrollo intelectual futuro.
• Efecto Mozart: La expresión se refiere a los efectos a nivel cognitivo que produce escuchar
las melodías de W. A. Mozart, ya que su música mejora la concentración, la memoria y la
habilidad para expresarse. Logra que el niño forje hábitos de estudio, comprenda lo que lee,
memorice con más facilidad y entienda conceptos matemáticos.
El efecto Mozart favorece el desarrollo motriz y con esto se logrará mayor seguridad y agilidad
en el momento de gatear, caminar, correr y saltar; además, Mozart tiene un efecto energético
diferente a la de otros compositores.
• Programación neurolingüística (PNL) : Es una escuela de pensamiento creada por John
Grinder y Richard Bandler, que sostiene que toda conducta humana se desarrolla sobre una
“estructura” o “plantilla de pensamiento” aprendida, la cual puede ser detectada para ser
modelada (copiada) por otras personas y obtener con ello similares resultados.
Estudia cómo nos comunicamos con nosotros mismos (comunicación intrapersonal) y por ende
cómo nos comunicamos con otros (comunicación interpersonal), Define tres elementos como
constituyentes claves de la conducta humana: el sistema nervioso (el soporte neurológico); el
lenguaje, que sirve para la comunicación externa e interna (con uno mismo) es verbal y no
verbal; y la conducta, que se puede aprender.
Hasta hoy ser políglota era casi imposible
“A un viejo sabio una joven madre le pregunta: ¿a qué edad debo empezar a educar
a mi hijo? ¿Qué edad tiene tu hijo? Inquiere el viejo. Ella responde:- un año-. -Pues
llevas un año perdido- , le dice el sabio”
Si el cerebro de nuestros bebés y niños no se estimula durante el periodo decisivo de su
desarrollo (0 a 7 años) la oportunidad se pierde para siempre. Les ofrecemos el beneficio de
usar esta maravillosa herramienta llamada Bebé Políglota para brindar un verdadero futuro a
nuestros hijos.
Nuestros niños y niñas deben aprender en consonancia con sus dotes y sus talentos. No debe
ser el plan de estudios el que decide lo que hay que aprender sino las capacidades
personales de los niños, que deberían ser detectadas desde temprana edad. Cada niño
posee su propio repertorio de desarrollo que viene dado genéticamente pero que sólo puede
actualizarse a través de la experiencia y del contacto con el entorno. “Así como cada niño tiene
su huella, cada niño tiene un ritmo de aprendizaje diferente”(2) .
Consideramos desde Colombia que nuestros niños y niñas merecen recibir una
adecuada estimulación tan pronto como sea posible, ya que en estas etapas es adecuado
adquirir las habilidades básicas y muchas otras más, por ejemplo, el aprendizaje de otros
idiomas, que más adelante sería difícil dominar. Como padres y educadores, podemos aportar
muchísimo y elevar nuestras expectativas de desarrollo, a la vez que podemos generar un
ambiente más agradable para el aprendizaje de nuestros hijos.
El hecho de inculcar conocimientos en edades tempranas no solamente vamos a desarrollar
inteligencia y lucidez, sino generosidad, organización, atención y sociabilidad… Está en
nuestras manos hacer la diferencia…
Aprender significa seguir caminos propios, ¡eso es lo que queremos que nuestros niños logren
cuando sean jóvenes! Debemos enseñarles que soñar en las estrellas debe ser
irrenunciable”(3) .
Descargar