sobre tres casos de angioma de uretra

advertisement
Hospital Alvear. Servicio de Urología
Jefe: Prof. Dr. Armando Trabucco.
SOBRE TRES CASOS DE ANGIOMA
DE URETRA
Por los Dres. ARMANDO TRABUCCO y NATALIO CARTELLI
Criamos de interés traer al seno de esta Sociedad por su rareza y a título
de casuística en lo que a tumores benignos de uretra se refiere, la presentación de
tres enfermos portadores de neoformaciones uretrales, que p o r sus características
los hemos calificado como angiomas; quizás no sea que ellos no existan en una
proporción mayor de los que en realidad se encuentran, dado que, generalmente
asintomáticos, su descubrimiento es un hallazgo casual puesto a luz al practicar
una uretroscopía o cuando su ruptura provoca una hemouretrorragia.
D e los tres casos o b s e r v a d o s ,
medad
comienza
hace 5 a ñ o s ,
c u a l q u i e r m o m e n t o del d i a .
hemouretrorragias
13 a ñ o s , cuya
q u e se p r e s e n t a b a n
Estas pérdidas sanguíneas no
e s t a n d o espaciadas p o r p e r í o d o s
logia
u n o pertenece a un n i ñ o J . C . A . de
con
tenían
relación
c o n el
en
movimiento,
m á s o m e n o s largos, en d o n d e n o se m a n i f e s t a b a
sintomato-
alguna.
E s t a d o a c t u a l : A la inspección del g l a n d e , se percibe en cara i z q u i e r d a ,
raciones l i g e r a m e n t e
salientes,
redondeadas
lisa, b r i l l a n t e y de consistencia
glande, puede notarse u n a
de s u p e r f i c i e i r r e g u l a r ,
la
enfer-
expontáneamente
salida
de
sangre
ligeramente
tumoración
f i j a en
por
d
v
del
el c u e r p o
meato
de
cuyas
una
Estas
bien
la u r e t r a
avellana,
en c o n j u n t o
de p a l p a c i ó n
provocan
p u d i e n d o percibir en el s i t i o p r e m e d i t a d o y s i t u a d o a 2 cms. del m e a t o u r e t r a l ,
en
zona
del
se
el
de
una
que
con
indurada,
el P a n e n d o s c o p i o
de la u r e t r a ,
revelan
tumo
superficie
de
izquierda
nos
de
de consistencia
maniobras
características
3 pequeñas
limitadas,
trata
A f i n de i n v e s t i g a r la f a z u r e t r a l de dicha
la p a r t e
Palpando
de
esponjoso.
uretral,
azulado,
indurada.
tamaño
sangre de c o l o r r o j o claro, m u y f l u i d a y q u e n o
McCarthy
color
coagula.
tumoracion,
tamaño
de u n
colocamos
poroto,
de s u p e r f i c i e y
bordes
f e s t o n e a d o s y regulares, de c o l o r a z u l , b r i l l a n t e a la l u z , r o d e a d o p o r u n a m u c o s a s a n a .
Esta
tumoración
ede-
es saliente,
m a t o s a . de p e q u e ñ o
cupuliforme:
tamaño.
tiene en u n
punto
una
manifestación
inflamatoria,
390
REVISTA
El
examen
radiológico
de
la
ARGENTINA
uretra
llena
DE
con
UROLOGÍA
substancia
a p r e c i a r el t a m a ñ o y f o r m a , así c o m o el s i t i o e x a c t o de la
Para
de
su
tratamiento
1500 U.P. durante
uretrorragias,
decidimos
3 0 días.
el a b l a n d a m i e n t o
ensayar
la
opaca
de
radioterapia
profunda
que
V i s t o el e n f e r m o al m e s c o m p r o b a m o s
de la t u m o r a c i ó n ,
y desde
contraste,
permitió
tumoración.
el p u n t o
se
hizo
la a u s e n c i a
de v i s t a
a
uretrorcópico.
a d a i a m i e n t o de la i m a g e n q u e parece t e n e r t e n d e n c i a a a s e m e j a r s e al c o l o r de la u r e t r a
a u n q u e t o d a v í a se p u e d e d e t e r m i n a r
L o s otros dos pacientes,
la z o n a
adultos,
forma
miembro,
muy
molesto
d o s e l o c o n sellos a l c a l i n o s ,
1
a veces,
por
p i l d o r a s de a z u l
cuyo
motivo
de m e t i l e n o ,
s i ó n , d e s p u é s del c o i t o p e r c i b e al r a t o u n a s e n s a c i ó n
y muelos,
notándose dichas partes,
sin
u n c o s q u i l l e o en la p a r t e
consultó
repetidas
ningún
resultado.
de c a l o r y h u m e d e c i m i e n t o
veces,
En
Consulta
urgentemente
antetratán-
una
en s u s
i n t e n s a m e n t e b a ñ a d a s en s a n g r e , l o m i s m o q u e las
y la salida de s a n g r e p o r el m e a t o u r e t r a l .
p a ñ o s f r í o s en el
manchó
alarmante.
E l o t r o e n f e r m o , de 2 8 año;:, s e n t í a desde c i e r t o t i e m p o ,
del
sintomatología
en p l e n o s u e ñ o y q u e , al decir del e n f e r m o ,
Figura
rior
el
normal,
lesión.
u n o de 5 0 a ñ o s , p r e s e n t a b a c o m o ú n i c a
v antecedentes u n a gran h e m o u r e t r o r r a g i a
s u s s á b a n a s en
de la
razón
de h e i n o -
ocabolsas
sábanas
y se le p r e s c r i b e r e p o s o
y
miembro.
E n a m b o s p a c i e n t e s se c o m p r o b ó p o r el e x a m e n u r e t r o s c ó p i c o , t r a t a r s e de p e q u e ñ o s
tumo-
res del t a m a ñ o de u n a a r v e j a , c o n las m i s m a s c a r a c t e r í s t i c a s q u e el d e s c r i t o en el p r i m e r caco y
s i t u a d o s en a m b o s a u n o s 3 c m s . del m e a t o
Como
tratamiento
hemos
en
uretral.
de
electro-
c o a g u l a c i ó n , q u e d i ó salida a cierta c a n t i d a d de s a n g r e y t o q u e s c o n á c i d o acético glacial.
Obser-
vados n u e v a m e n t e a los 2 0
empleado
estos
dos
d í a s se n o t a la d e s a p a r i c i ó n
su l u g a r u n a z o n a de c o l o r a c i ó n o s c u r a , p l a n a , n o
últimos
casos,
de a m b a s
sangrante.
aplicaciones
tumoraciones,
quedando
en
391 R E V I S T A
ARGENTINA
DE
UROLOGÍA
CONSIDERACIONES
El angioma de la uretra es una afección sumamente rara, ya que los casos
publicados hasta la fecha alcanzan a unos 20.
Se presentan como pequeños tumores situados en la uretra anterior, haciendo
relieve en la luz de la misma, a distinta distancia del meato uretral (en nuestros
casos a unos 3 cms. del meato ) tumores de superficie lisa, cuando son pequeños
y de aspecto cerebriforme cuando son voluminosos; de coloración azul, o azul
violácea, irreductibles, a veces con fenómenos de trombosis.
Generalmente
asíntomáticos, a excepción de alguna sensación de hormigueo (como en u n o de
nuestros casos) ; se manifiestan por hemouretrorragias que pueden ser de intensidad variable; desde pequeñas gotas de sangre que fluyen del meato uretral
hasta la salida de sangre en f o r m a alarmante y que es independiente del acto
de la micción, exteriorizándose en cualquier m o m e n t o del día o de la noche.
Dada su elasticidad, no ocasionan modificaciones del chorro de la orina, siendo
la micción normal.
Histológicamente se hallan constituidos por un tejido cavernoso. El
estudio histológico es de una gran importancia, pues nos permite diferenciarla
con seguridad de las várices y de los prolapsos angiomatoídes de la uretra.
El diagnóstico se hace a expensas del interrogatorio que revela la salida de
sangre por el meato. La inspección puede mostrarnos la presencia de un angioma
que sale p o r el meato uretral; la palpación, la presencia de un n o d u l o en íntima
relación con la uretra (como en u n o de nuestros casos) la exploración con el
explorador a bola, una ligera estenosis en el p u n t o correspondiente a la implantación. La uretrografía puede mostrarnos la falta de relleno en una porción
de la uretra (primer caso de los presentados, al cual se le practicó dicho examen)
d á n d o n o s dicha imagen su situación exacta y su extensión. Pero es el examen
uretroscópíco el que en realidad nos orienta hacia el buen diagnóstico, mostrándonos la tumoración con los caracteres descriptos anteriormente.
El diagnóstico deferencial debemos hacerlos con las várices uretrales ( t a m bién raras) que se presentan como formaciones vasculares r o j o azuladas, t o r t u o sas, con el hematoma submucoso, cuyo antecedente traumático nos orienta; con
el pólipo uretral y con el prolapso de la mucosa uretral.
Para su tratamiento, algunos autores han empleado la exérsis, otros la
electrocoagulación o las cauterizaciones con galvano-cauterio b a j o el control de
la vista, la radioterapia p r o f u n d a y el radium, colocado dentro de una sonda
que se deja a permanencia en la uretra d u r a n t e 24 horas.
E n el primer caso hemos a d o p t a d o como t r a t a m i e n t o la Roentgenoterapia
p r o f u n d a , puesto que ni la exéresis ni la electrocoagulación nos satisfacía como
392
REVISTA
ARGENTINA
DE
UROLOGÍA
intervención terapéutica; la exéresis porque obligaba a la amputación de medio
pene, y la electrocoagulación porque el t u m o r angiomatoso era de tal t a m a ñ o
que no nos hubiera permitido controlar la hemorragia secundaria si ésta se
hubiese presentado. E n cambio, la Roentgenoterapia p r o f u n d a , estaba exenta
de estos inconvenientes y si bien no curó completamente el tumor, éste se achicó
considerablemente, desapareciendo la sintomatología
h e m o r r a g i a " que este
enfermo presentaba desde hacia 5 años. En cambio, en los otros dos casos se
prefirió la electrocoagulación como tratamiento radical destructivo, porque los
tumores estaban limitados exclusivamente a la parte mucosa de la uretra y
permitían suponer que con la destrucción de este medio se podrá conseguir la
eliminación total de dichas manifestaciones.
Descargar