guardamar, el pueblo más bonito del reino (1829)

advertisement
GUARDAMAR, EL PUEBLO MÁS BONITO DEL REINO (1829)
CANALES MARTÍNEZ, G.: “Guardamar, el pueblo más bonito del
reino (1829)”, en VV.AA.: Guardamar del Segura. Arqueología y museo,
Alicante, Fundación MARQ, Diputación de Alicante, Ayuntamiento de
Guardamar del Segura, 2010, pp. 212-229, I.S.B.N.: 978-84-614-5275-0.
212
GUARDAMAR, EL PUEBLO MÁS BONITO DEL REINO (1829)
Gregorio Canales Martínez
Instituto Interuniversitario de Geografía
Universidad de Alicante
Vista aérea de la trama
urbana de Guardamar
en 1930 cien años
después de su
reconstrucción por José
Agustín de Larramendi.
La fotografía muestra el
espacio dunar existente
entre el núcleo urbano
y el mar, donde se
aprecian los efectos de
la repoblación forestal
realizada a principios
de siglo para fijar los
montículos de arenas
móviles que por esas
fechas amenazaban con
sepultar el pueblo.
Con la expresión “Guardamar va a ser el pueblo más bonito del Reino”, José Agustín de Larramendi consideraba, en
el informe enviado a Fernando VII y fechado en Orihuela el 9 de junio de 1829, el modelo urbano con el que se iba
a reedificar la nueva población de Guardamar, una de las cuatro poblaciones asoladas totalmente por los terremotos
acaecidos ese mismo año, según se desprende de la descripción que realiza el ingeniero civil de la zona siniestrada
y del proyecto de reconstrucción. El texto remitido a la corona especifica que “Guardamar se planteará apartado del
antiguo, entre éste y el molino de viento, en una ladera de suave pendiente y agradables vistas al mar, con la regularidad y
forma prolongada según permita la naturaleza”. La incidencia destructiva que tuvieron esos sismos en las poblaciones del
Bajo Segura obligó a poner en práctica unas propuestas urbanísticas que ya se habían utilizado en épocas anteriores, y
cuyo precedente inmediato fue el ambicioso plan de colonización interior que el reformismo borbónico de Carlos III
emprendió en la repoblación de Sierra Morena, donde se fundaron más de cuarenta poblaciones. Larramendi diseñó
para todas ellas trazados urbanos ortogonales, con inmuebles de una sola planta, dispuestos en calles regulares y muy
espaciosas; si bien, en Guardamar, ideó como singularidad dos pequeñas plazas circulares equidistantes de la plaza central cuadrada, para romper así la monotonía del damero. La originalidad que introduce en el plano hipodámico justifica
el calificativo con el que define a la nueva villa de Guardamar del Segura.
La catástrofe sísmica de 1829 generó un colapso generalizado en el Bajo Segura, ya que también destruyó infraestructuras básicas, entre ellas cabe citar las de defensa contra inundaciones en el propio río, que tuvo como consecuencia el debilitamiento de las motas y propició riadas, como las que se registraron ese mismo año y los dos siguientes. La
prensa tanto nacional como internacional se hizo eco de la tragedia, lo que generó un sentimiento de solidaridad hacia
los pueblos damnificados, que se plasmó en un primer momento en el envío de alimentos y enseres; y, posteriormente,
ayudas en metálico conforme los medios de comunicación difundieron la situación de precariedad por la que pasaba
la población. El propio monarca aportó los primeros socorros en favor de los afectados al disponer “He mandado que
de mi bolsillo secreto y el de la Reina, mi augusta Esposa, se suministre inmediatamente 1.500 reales… Asimismo he venido en
decretar, que de los granos de rentas decimales pertenecientes a mi Corona, se apliquen con el mismo destino 20.000 fanegas
de trigo”. No había transcurrido un mes del terremoto, cuando el 5 de abril del referido año se publicó un decreto
dirigido a todas las corporaciones y habitantes del país con un llamamiento de unánime solidaridad para que, siguiendo
el ejemplo del rey, contribuyeran con sus donativos a una cuestación, abriéndose a tal fin una suscripción nacional en
la que colaboraron también españoles residentes en Europa y América.
213
Detalle de los efectos causados
por el terremoto de 1829
en la población y término de la
villa de Guardamar del Segura.
214
Los sucesivos partes que remitió Manuel Blanco, encargado de policía de Guardamar del Segura, a sus superiores en Orihuela, nos permiten conocer de primera mano
la gravedad del suceso y hacer un seguimiento de cómo
los terremotos incidieron en la localidad, hasta el punto de
impedir la entrada del vecindario y quedar desalojada por
ruina total. Dos días después del fuerte temblor del 21 de
marzo de 1829 describía sus efectos, que calificaba “de tan
orrosos castigos; quedando arruinados todos los edificios, y hasta
los de los campos y huertas; pero aunque se cuentan mas de
200 casas que han quedado solo con sus cimientos; están para
lo mismo las restantes por manera que todos los vecinos se hayan acampados y sufriendo la intemperie fuera de los que han
podido fabricar con mucho travajo algunas chozas”. Las cartas
enviadas con posterioridad manifiestan la sucesión de réplicas, así el día 27 especifica que con relación al comunicado
anterior “todos los días se an observado fuertes terremotos”,
que tuvieron continuidad hasta la misiva del día 30 señalando “veinte terremotos y de ellos, nueve con bastante violencia,
causando maior quebranto a los edificios que han quedado en
pie”; finalmente, el 3 de marzo escribe que “desde el 30 del
mes anterior, en el que di el ultimo parte a V.S. hasta esta ora
que, son las 8 de la mañana, se han experimentado diez y seis
terremotos, y algunos de ellos, particularmente desde las nueve y
media de la noche pasada, han sido con violencia extraordinaria
por manera que se prohibe con maior rigor la entrada de todo
vecino en el pueblo”.
Rasgos generales de la catástrofe
A lo largo del periodo comprendido entre septiembre
de 1828 y el mismo mes de 1829, se manifiesta en el sur de
la provincia de Alicante una prolongada serie sísmica que
culmina en el terremoto del día 21 de marzo de 1829, cuya
intensidad epicentral se ha estimado en grado X. Sin embargo, los importantes daños que se produjeron en la comarca parecen corresponderse con la secuencia completa
de sismos más que con el evento más intenso pues, durante
ese periodo prolongado, se manifestaron tanto fenómenos
de intensidad elevada y efectos destructivos directos como
otros de intensidad moderada, los cuales contribuyeron
a acabar de destruir todo lo que había quedado en malas
condiciones tras los temblores principales del 21 y 23 de
marzo, así como del 18 de abril.
Son numerosas las fuentes de información disponibles,
incluso de carácter literario, referentes a la gran crisis del
GUARDAMAR, EL PUEBLO MÁS BONITO DEL REINO (1829)
215
21 de marzo, que dan el nombre de “Terremoto de Torrevieja”
al conjunto de la serie. Entre ellas varios trabajos recopilatorios de información que ponen de relieve el carácter
descriptivo y escasamente cuantificador de los documentos
publicados de inmediato tras la catástrofe, con la excepción
de los aportados por el ingeniero José Agustín de Larramendi, que habría de encargarse de planificar la reconstrucción
posterior. En el inventario de daños de este autor expresados en la Memoria y relación circunstanciada de los estragos
que la terrible catástrofe de los terremotos de 21 de marzo y
siguientes, principalmente el del Sábado Santo 18 de abril hasta
el presente día, han causado en Torrevieja y demás pueblos de
la Gobernación de Orihuela y sus inmediaciones, en la ciudad de
Murcia y algunos pueblos de la provincia de este nombre, que
remitió a Fernando VII tras el reconocimiento unos meses
después de la zona afectada, figuran los estragos que el seísmo originó en el Bajo Segura, territorio donde su intensidad
resultó más dañina, aunque es de señalar que en localidades
relativamente alejadas del área, como Elche o Murcia, también se notó su incidencia con carácter menos grave.
Los hechos citados en la Memoria, en síntesis ponen de
manifiesto, entre otros: la destrucción prácticamente total
de 5 núcleos urbanos, las localidades de Almoradí, Benejúzar, Guardamar, Torrevieja y Rojales, además del caserío
de Torrelamata, si bien para estos dos últimos casos no se
contempló una reconstrucción de nueva planta; así como
daños de diversa consideración en las 21 poblaciones restantes de la comarca, entre las que destacan Formentera,
Benifójar, San Fulgencio y los partidos rurales de Orihuela;
la existencia de 2.965 casas asoladas, además de 2.396 quebrantadas; el derribo de 157 construcciones fundamentales
para la asistencia espiritual (iglesias y ermitas), la actividad
económica (molinos harineros y almazaras) y las comunicaciones (puentes); el número de muertos y heridos, que se
elevaron a 389 y 375 respectivamente.
Grabado de la zona afectada
por el terremoto de 21 de
marzo de 1829, donde se
muestra la destrucción total
de las cuatro poblaciones
mandadas reconstruir por
Fernando VII. Asimismo,
recoge la incidencia que el
sismo tuvo en Murcia, Elche
y Orihuela, poblaciones
próximas de mayor
relevancia. La lámina va
acompañada de una nota
para explicar el alcance del
mismo. (Colección de Javier
Sánchez Portas).
Restos de la población fortificada
de Guardamar a principios del
siglo XX, vestigio de la concepción
defensiva de la ciudad medieval
destruida por el sismo de 1829.
y 9% respectivamente; mientras que para Guardamar el total de heridos se elevó a 14 (el 3,7%), muy por debajo de
otras localidades afectadas parcialmente.
216
Del conjunto de núcleos de población destruidos el más
importante era el de Almoradí, que contaba en la fecha con
2.976 habitantes, seguido de Guardamar (2.800), Torrevieja
(2.455), Rojales (2.363) y Benejúzar con 1.701. Las localidades parcialmente afectadas ofrecen censos de población
más dispares, así San Fulgencio contaba con 904 habitantes, mientras que Formentera y Benijófar reunían 552 y
181 habitantes respectivamente; sin embargo no tenemos
documentada la población perjudicada que residía en los
partidos rurales de Orihuela, sólo hay constancia del total
municipal que ascendía a 19.981 habitantes. En cuanto a las
defunciones causadas por el terremoto, el 50% de las víctimas pertenecían a la localidad de Almoradí, siguiéndole a
mayor distancia Benejúzar, Torrevieja y Rojales con porcentajes del 21, 8 y 7,7 respectivamente; sin embargo, a pesar
de la gran destrucción de inmuebles ocasionados en Guardamar, el balance de muertos fue de tan solo 8 (el 2,6% del
total). Larramendi señala que en Almoradí perecieron mayor número de personas por contar con calles estrechas y
edificios de varios pisos, por ello en el trazado de las nuevas
poblaciones que diseñó contempló calles de gran anchura.
Los mayores números de heridos se registraron igualmente
en los núcleos anteriores, a la cabeza Almoradí, con un 40%,
siguiéndole Torrevieja, Benejúzar y Rojales con un 18%, 13%
Para el conjunto del sector donde se manifestó con
mayor intensidad el proceso sísmico, es decir en el valle
del río Segura desde la localidad de Orihuela hasta el mar,
la población total puede estimarse en aquellas fechas en
32.211 habitantes, de manera que la catástrofe provocó la
muerte de un 1,2 por ciento de la población total de la
comarca, alcanzando la proporción de víctimas en diverso
grado el 2,4 por ciento. La distribución de la población que
pereció o sufrió heridas fue muy desigual, siendo lógicamente elevada en los núcleos urbanos, entre los que destaca el
caso de Almoradí, donde el porcentaje alcanza el 11,5 por
ciento, a mayor distancia Benejúzar y Torrevieja con un 8 y
4 por ciento respectivamente; para el caso de Guardamar
esta proporción no alcanza el 1 por ciento. La asistencia
sanitaria a los heridos se derivó en los pueblos costeros
hacia Alicante y Cartagena, donde fueron trasladados por
barcos, mientras que los del interior se llevó a Orihuela,
con la ayuda de carros, donde el obispo de la diócesis había
improvisado un hospital.
La reacción ante la catástrofe
Cuando aún no había finalizado la serie sísmica, en abril
de 1829, el gobierno de la Nación envía al ingeniero José
Agustín de Larramendi para reconocer el territorio y ver
cómo se podía socorrer a las poblaciones afectadas. La correspondencia de éste, básicamente con distintos miembros
de gobierno de Fernando VII y con el obispo de Orihuela en
su condición de “superintendente” de las obras de recons-
GUARDAMAR, EL PUEBLO MÁS BONITO DEL REINO (1829)
Cuatro meses después del
terremoto, los medios de
comunicación se hicieron eco
de la aparición de una novela
de autor anónimo que situaba
geográfica y cronológicamente el
argumento en el sismo. La historia
literaria relata el amor truncado
de dos jóvenes por el terremoto,
acorde con la corriente romántica
de la época.
El interés ciudadano que despertó la
desgracia causada por el seísmo en el Bajo
Segura motivó que, tanto la prensa escrita
como pequeñas imprentas locales, divulgaran
el suceso imprimiendo noticias alusivas al
mismo. Tal es el caso de la información que
publicó en Orihuela la imprenta de Berruezo el
11 de abril de 1829.
217
nismo más adaptado a evitar daños y, por último, establecer
normas de edificación que proporcionen mayores cotas de
solidez y seguridad a los espacios de nueva construcción.
trucción, así como la Memoria ya citada permiten conocer
sus impresiones e ideas a propósito de la elaboración y ejecución de los proyectos de reconstrucción, que se decide
abordar de inmediato.
En un ámbito de poblamiento consolidado y alto interés
económico por su condición de espacio en riego, la opción
que se muestra más adecuada es la reconstrucción de los
elementos destruidos, pero ahora buscando un nuevo diseño capaz de aumentar su seguridad en el futuro. Los planteamientos básicos esbozados por Larramendi son: elegir
emplazamientos urbanos adecuados, crear un nuevo urba-
Finalmente, las localidades de Almoradí, Benejúzar, Guardamar y Torrevieja, que habían sido las más afectadas, fueron
proyectadas de nuevo en tanto que en el resto tan solo se
realizaron las reparaciones necesarias. La reedificación de
estos cuatro núcleos contemplaba el cambio de emplazamiento de dos de ellos, Benejúzar y Guardamar, con el fin
de dotarlos de un emplazamiento con mejores condiciones.
En el caso del primero el objetivo era alejarlo del riesgo de
inundación que propiciaba su emplazamiento sobre la margen izquierda del río Segura, trasladándolo a la otra margen
en terreno más elevado; en el caso de Guardamar pesaron
más los criterios de seguridad sísmica, abandonando la cumbre del cerro fortificado para situarlo ladera abajo, donde la
pendiente se suaviza y resulta más fácil el desarrollo urbano
previsto.
Los restantes núcleos reconstruidos se alzaron sobre
el mismo suelo que ocupaba el anterior casco urbano y
en todos los casos se construyeron el mismo número de
viviendas que existían antes del terremoto excepto en Torrevieja, donde se destinaron viviendas fundamentalmente
“Planta de la nueva población
de Guardamar”, elaborada por
José Agustín de Larramendi
y firmada en Orihuela el 6 de
junio de 1829. Es de destacar la
novedosa introducción de dos
plaza circulares equidistantes de
la central cuadrada en el trazado
simétrico que planteó.
Directrices de la actuación de Larramendi
Una vez finalizado el reconocimiento global del territorio, con fecha 12 de mayo el ingeniero civil remitió una
carta al secretario de Estado en la que expuso las líneas
maestras de su pensamiento sobre la nueva ordenación territorial que debía primar en la recuperación urbanística de
la comarca. Del escrito se desprenden las cuatro grandes
propuestas plasmadas en su proyecto inicial, que son las siguientes:
218
para aquellos que trabajaban en la explotación de las salinas,
en un vano intento de expulsar al nutrido grupo de contrabandistas que, al parecer, residían en este núcleo portuario.
El nuevo plano de Torrevieja es, por tanto, más reducido que
el original y las propuestas de trasladarlo hacia el sur, a un
espacio considerado más seguro por haber sufrido escasos daños durante la crisis, fracasaron ante las condiciones
portuarias de un emplazamiento que había sido elegido un
cuarto de siglo antes.
En conjunto la labor de reconstrucción inmediata arroja
el saldo en 1832 de 3.108 viviendas construidas, de las cuales 1.329 corresponden a las poblaciones trazadas ex novo,
en tanto que en el resto del territorio se levantaron 1.025
en diversos núcleos de población y 754 diseminadas en la
huerta. Tanto en su plano como en sus edificios las nuevas
poblaciones muestran un fuerte contraste con la situación
anterior, donde predominaban los trazados irregulares esclavos de la topografía, los viarios tortuosos y estrechos
y las edificaciones hacinadas y preferentemente de adobe,
naturalmente con la excepción citada de Torrevieja dada su
reciente fundación.
Informe remitido por José
Agustín de Larramendi
a Fernando VII, dando a
conocer los daños que
originaron los terremotos
de 1829 y las soluciones
que propone para la
reconstrucción de las
poblaciones derruidas en
el Bajo Segura. Documento
que el monarca mandó
editar en la imprenta
real para difundir el
compromiso de la corona
con los ciudadanos ante la
dimensión de la catástrofe.
GUARDAMAR, EL PUEBLO MÁS BONITO DEL REINO (1829)
Guardamar a principios del siglo XX,
donde todavía se observa la marcada
horizontalidad del núcleo urbano
postsísmico al reconstruirse el caserío
formado por viviendas de una sola planta,
en el que destaca el edificio parroquial.
a) Acometer cuanto antes las labores de reconstrucción
de las viviendas destruidas ante el elevado gasto que se está
produciendo en levantar efímeras barracas, pese a los consejos que le llegan desde el gobierno de esperar a que cesen
los temblores para iniciar las obras de edificación.
b) Mantener la ubicación de la mayor parte de los núcleos urbanos y caseríos deshechos. Para defender esta
idea se apoya en razonamientos de tipo económico puesto
que los habitantes se ganaban la vida gracias a la agricultura
intensiva de regadío practicada en sus inmediaciones. Este
sentimiento generalizado de apego al medio queda claramente reflejado en la misiva de Larramendi cuando pregunta “¿Se han de abandonar por eso los pueblos y caseríos de
campo de este territorio tan bello y rico, y buscar sus moradores
domicilio y subsistencia en otras partes? Ninguno piensa en tal
cosa; los campos apenas han sufrido, están hermosísimos; la cosecha está próxima y los labradores en el día puede decirse
que piensan y discurren mas donde han de recoger sus mieses,
granos y demás productos de la agricultura que en los males
pasados y en los venideros”.
c) Desarrollar una serie de normas básicas que se deberían aplicar en el proceso de reedificación para que los
resultados fuesen los óptimos, con la puesta en práctica de
todas las medidas sismorresistentes que estuviesen a su alcance. Por ello diseñó un plan mediante el cual se buscó el
emplazamiento más idóneo para las poblaciones que hubiera que rehacer, incluso con el cambio de ubicación en
los casos que se considerase imprescindible; así como implantar modelos de trama urbana y de vivienda que mejor
se adaptasen al peligro existente de riesgo sísmico. En la
instrucción puntualiza sus aspiraciones: “lo mejor que puede
hacerse es determinar la situación mas ventajosa de los pueblos
arruinados, trazarlos de nueva planta con la forma y regularidad
que corresponde y empezar su restablecimiento y construcción
de casas con la espaciosidad, género de construcción y demás
precauciones que convienen a los pueblos que están sujetos a
los terribles efectos de los terremotos. Trazadas que estén las
calles, á cada uno se le señala el terreno correspondiente y se
le auxilia para que construya su casa con sujeción a la forma,
dimensiones y modo de construcción que se le prescribirá. Este
orden parece el más adecuado para sacar un resultado positivo
de las considerables sumas que se han gastado para socorro de
estos desgraciados. De esta manera en poco tiempo en lugar de
ruinas se verán pueblos más hermosos y más cómodos que los
antiguos, y se satisfarán completamente los paternales deseos
de S. M.”.
d) Para completar la reconstitución del territorio arruinado planteó la obligación de recomponer las vías de comunicación, sobre todo las infraestructuras precisas para
salvar el obstáculo físico que representa el río Segura. En
este sentido sugiere el restablecimiento de tres puentes,
levantar uno nuevo y otras obras de primera necesidad.
El rey contempló con satisfacción las alternativas de Larramendi. El 20 de mayo el secretario de Estado le comunicaba la aprobación real y le dio autorización para que iniciase cuanto antes las labores de planificación. Quince días
más tarde el ingeniero remitió los planos a Madrid para so-
219
El Bajo Segura sufrió en
el siglo XIX las dos peores
catástrofes de su historia: el
terremoto de 21 de marzo
de 1829 y la inundación de
14-15 de octubre de 1879.
Los efectos devastadores
del primero, en los sectores
litoral y prelitoral de la
comarca, quedan reflejados
en este mapa del arquitecto
José Agustín de Larramendi,
responsable de los trazados y
soluciones constructivas para
atenuar impactos sísmicos
en los núcleos reedificados.
La cartografía muestra con
punto rojo los pueblos a
medio arruinar, y con punto
rojo y círculo las poblaciones
enteramente arruinadas.
(Biblioteca Nacional, R. 12.577)
220
meterlos a la consideración de la corona. El informe además
de la planimetría, contenía un extenso estudio justificativo
de las características del diseño acomodado a la renovación
urbana. Dicho documento sirvió de base para el tratado
explicativo que el día 9 de junio expedía a la corte y que fue
impreso por mandato del monarca.
Las conclusiones a las que llegó Larramendi después de
analizar el territorio y las consecuencias del siniestro le llevaron a plantear una serie de pautas urbanísticas con las
que mejorar la defensa de las ciudades y de sus habitantes
ante futuras sacudidas. Larramendi esboza una panorámica
común de las acciones a desarrollar, siempre acordes a las
particularidades de cada núcleo. Ante la total desaparición
de cinco pueblos y un caserío, el ingeniero propuso la reconstrucción absoluta de sus edificaciones al manifestar:
“Torrevieja, Almoradí, Rojales, Guardamar y Benejúzar por estar
del todo arruinados deben construirse enteramente de nuevo.
Torrelamata también lo está; pero tiene pocas casas, y se puede
reconstruir sin guardar en su planta sujeción respecto de otras, a
voluntad de cada propietario”. Este último núcleo ya fue asolado en los seísmos de 1802, lo que motivó el traslado de la
administración de las salinas a Torrevieja, hecho que repercutió en su crecimiento urbano. A pesar de lo manifestado
para Rojales y de aportar incluso el plano de la nueva planta
para la reedificación, ésta no se llevó a término tal y como
él propuso, pues, al parecer, una buena parte de las casas del
callejero fueron quebrantadas y no asoladas; medida igualmente aplicada a los pueblos parcialmente desmoronados
(Formentera, Benijófar, Rafal, Dolores y San Fulgencio), para
los que formuló se aprovechara la parte que se salvó del
terremoto y se actuara solamente sobre la que sucumbió
por los efectos de los sismos.
Uno de los grandes avances que aportó Larramendi al
urbanismo fueron los preceptos antisísmicos que puso en
GUARDAMAR, EL PUEBLO MÁS BONITO DEL REINO (1829)
221
práctica en el Bajo Segura. La normativa que aplicó a su
proyecto se basa en unas calles amplias, la reducción de
la altura de los edificios, la creación de espacios abiertos
(patios y corrales) en el interior de la vivienda que sirviesen de refugio a los habitantes y el empleo de materiales
y estructuras arquitectónicas más sólidas, que expresó de
la siguiente manera: “En la construcción se empleará mucha
enmaderación, muy trabada entre sí, y con la fábrica de mampostería a fin de que sea más difícil el desprendimiento de sus
partes en cualquier movimiento”.
Sus diligencias van más allá de la mera adaptación de
los planteamientos constructivos y profundizan también en
aspectos importantes de la ordenación del territorio. Así
contempla la necesidad de levantar los puentes sobre río
Segura en los términos municipales de Guardamar, Rojales
y Almoradí, además de la fabricación de uno nuevo en Benejúzar. Pero sobre todo, es de resaltar la disertación que
realizó de cada núcleo para determinar el emplazamiento
más idóneo. En Torrevieja y Almoradí primaron razones
económicas para conservar su ubicación, en el primer caso
la importancia de las salinas y del embarcadero, y en segundo la riqueza del regadío. En Benejúzar y Guardamar se
optó por desplazar la edificación a otra parte. En la primera
de ellas en atención a la necesidad de salvaguardar el núcleo
habitado de las inundaciones del río, y en la segunda para
buscar una superficie más llana que permitiese un adecuado
desarrollo del plano hipodámico.
Junto a los principios técnicos incorporó uno de vital
importancia por los condicionantes climáticos de la zona,
como es la plantación de arbolado en las amplias calles diseñadas, con los que amortiguaba el efecto de las tórridas
temperaturas estivales y mejoraba la estética del conjunto
habitado. También en esto Larramendi fue un adelantado
a su tiempo, puesto que coincidió con lo que más tarde
plantearía Fernando Parra, quien señaló que el árbol es un
elemento amable que suaviza la dureza de la trama urbana,
y mejora la calidad ambiental.
Para evitar las dificultades que podían derivarse de la
expropiación de los terrenos destinados a levantar las nuevas poblaciones se recurrió a la figura de utilidad pública
aplicada a la reconstrucción, con el fin de que no se obstaculizaran los trabajos que con tanta urgencia se estaban
llevando a cabo. Para agilizar más las gestiones se designó al
obispo de Orihuela como superintendende de la operación,
quien tenía como principal misión controlar que el reparto
de fondos se hiciese con la mayor equidad, además de su-
En los albores del siglo XX,
un nuevo riesgo natural se
ceñía sobre la reconstruida
población de Guardamar
del Segura: dado que el
avance de las dunas móviles
del litoral amenazaba con
sepultar el caserío levantado
por Larramendi (fotografía
del Ingeniero Francisco Mira,
1901).
Imagen que muestra el contraste de
planimetría entre el trazado antiguo de
Guardamar, según la cartografía de
mediados del siglo XVIII; y el moderno
callejero hipodámico introducido por
Larramendi, a partir de la fotografía aérea
tomada en 1930.
Normativa para la reconstrucción
El día 17 de marzo, casi un año después de la tremenda
catástrofe que arruinó gran parte de las poblaciones del
Bajo Segura, el entonces ministro de Gracia y Justicia, Francisco Tadeo de Calomarde, comunicaba al secretario de Estado y al cardenal arzobispo de Toledo, presidente de la Junta Suprema, la aprobación de la Real Orden definitiva para la
refundación de los pueblos devastados por el terremoto. El
escrito recoge en nueve apartados las reglas que se debían
usar para arreglar las poblaciones que los seísmos destruyeron. Los criterios que se emplearon fueron los siguientes:
222
pervisar las obras. En este apartado contó con el inestimable apoyo de Eugenio Fourdinier, amigo personal y hombre
de confianza de Larramendi.
El día 10 de junio el rey aprobó los planos y el criterio
de urbanización. Pero el regreso de Larramendi a Madrid,
junto a cambios políticos y problemas económicos, paralizan la rapidez con la que hasta entones se habían realizado
los trámites. Esta ralentización propició que las labores de
reposición se demorasen un año. A pesar de la marcha y del
alejamiento del arquitecto, su celo tuvo una gran trascendencia en el periodo de espera hasta el inicio de los trabajos, pues desempeño el papel de interlocutor del obispo de
Orihuela ante las altas instancias ministeriales, con el fin de
adelantar el programa de actuaciones.
a) Las obras se realizarán con arreglo a los planos enviados por José Agustín de Larramendi, bajo el control y
dirección de las personas que había propuesto, que eran Félix Herrero Valverde, obispo de Orihuela, como superintendente general con amplias facultades, y Eugenio Fourdinier,
ingeniero y compañero suyo, como director de las mismas.
b) Se faculta a los directores de la empresa para que
puedan adquirir tanto los terrenos como las canteras que
sean necesarias para llevar a cabo los trabajos, siempre
atendiendo a las tasaciones de los peritos e intentando reducir los costes.
c) El reparto de los fondos aportados por el rey y los
particulares a raíz de la suscripción popular, se debía ajustar
a la distribución de partidas contempladas en el presupuesto. En el caso de no alcanzar la cifra estipulada de 5.345.000
reales de vellón, lo recaudado se prorratearía con relación a
lo previsto en cada actuación “aunque en él queden por ahora
sin construir algunas de las obras proyectadas”.
d) Para conceder las ayudas se dividen los damnificados
GUARDAMAR, EL PUEBLO MÁS BONITO DEL REINO (1829)
en tres categorías: en la primera estaban los pobres que no
disponían de recursos para levantar su vivienda, por lo que
la construcción de la casa corría a cargo de la compañía; la
segunda la componían aquellos que tenían recursos, pero
que habían experimentado pérdidas cuantiosas, a estos se
les señalaba en la manzana su ubicación, para que ellos mismos la edificasen con aportaciones económicas entregadas
por los responsables según avanzase la obra; y en tercer
lugar las personas acomodadas a quienes se les señaló sitio
y extensión para que ellos mismos se encargasen de fabricarla con sus propios recursos.
En esta cláusula se recoge además que el solar de la
vivienda estaría en consonancia con la categoría social de
cada vecino y en relación a la superficie que ocupaba antes
de la destrucción. Asimismo señala que la inversión realizada en cada manzana no podría exceder el coste presupuestado para cada una de las unidades. Por último apoya
la reutilización de los escombros y define que “cada vecino
será dueño exclusivamente de los materiales correspondientes
a su antigua casa arruinada, y los podrá aplica á la nueva. Los
demás materiales y escombros amontonados podrán emplearse
indistintamente donde convenga en las casas de los pobres”.
e) Una vez trazadas las manzanas, las primeras obras a
realizar son las fachadas y el resto de muros perimetrales
de la casa, con el fin de techar la morada. La distribución
interior sería libre para las familias de la segunda y tercera
categoría. Estos últimos podrían mejorar la imagen exterior
de la vivienda, siempre que respetasen la alineación de los
bloques y la altura aconsejada.
f) Debido a la acusada horizontalidad de las edificaciones y ante la considerable anchura prevista de las calles, los
vecinos quedaban obligados a plantar y mantener delante
de sus frontispicios, en los lugares previstos, los árboles que
les corresponda en el proyecto. De manera que estos pueblos, como señala su arquitecto “vendrán a estar en unas
hermosas alamedas... y ofrecerán una comodidad y delicia que
nada habrá que sea comparable en España”.
g) Con el fin de evitar que quedaran solares sin edificar
en las manzanas, el superintendente tenía facultad para llegar a acuerdos con aquellas personas más acaudaladas que
no dispusiesen en aquel momento de medios para erigir los
muros y techar la vivienda, con la condición de recuperar
después el dinero invertido.
h) En las poblaciones se designó un facultativo apoyado
por el equipo preciso, todos ellos coordinados por Fourdinier. Con el fin de ajustar los costes, en cada localidad
se construyó una manzanas destinada al colectivo menos
pudiente, al objeto de definir el presupuesto real de ejecución y de esta manera se fijó el baremo para contratar la
edificación de las restantes.
i) El superintendente tenía la facultad de distribuir el
dinero recaudado y de señalar la ubicación y extensión de
todas las viviendas.
Con esta escueta normativa y con la Memoria remitida
por Larramendi al rey fue posible reponer las viviendas de
la comarca, tanto en los núcleos de población como en el
hábitat disperso, de una forma ordenada y coherente. La
claridad de las exposiciones y el hecho de que no se dejase ninguna cuestión al azar, unida a la fidelidad con la que
fueron ejecutadas las propuestas resultaron claves para rescatar el caserío.
223
Planimetría urbana de
Guardamar hacia 1980, donde
se han sombreado en negro
las manzanas levantadas en
1829, y con rayado oblicuo
el sector edificado según la
fotografía aérea de 1956.
más regular. Este arrabal en el siglo XIX ya ocupaba una
extensión mayor que el núcleo murado.
224
El plano hipodámico de Guardamar del Segura
Guardamar, al igual que Benejúzar, gozó de un nuevo
emplazamiento postsísmico y, como en los restantes núcleos reconstruidos por Larramendi, aplicó el modelo hipodámico. Antes del terremoto se alzaba en la cima de un
monte próximo a la desembocadura del río Segura, donde
se erigía el castillo y villa amurallada para el control y defensa de esta importante vía de comunicación del territorio.
Junto a la antigua ciudadela fortificada creció un arrabal a
partir del siglo XIV que siguió desarrollándose hasta principios del XIX; todo este conjunto urbano quedó totalmente
destruido por el seísmo de 1829. La estructura primitiva de
la población, según se desprende de un plano de 1757 del
ingeniero Nicolás Bodín, muestra dos sectores bien diferenciados: uno dentro del área amurallada y otro extramuros. El primero se organiza en torno a un eje director que
finaliza en el cuartel del caballería, situado en la parte más
elevada de la meseta, de él parten calles y callejones irregulares a ambos lados que conducen a la vía perimetral de la
muralla. Junto a la puerta estaba la iglesia, el ayuntamiento
se encontraba en la calle central frente a una pequeña plaza
en el corazón del recinto defensivo. El segundo se desarrolla
a lo largo del camino de acceso a la entrada principal, con
una zona de crecimiento lineal y otra planificada de forma
Es de precisar que José Agustín de Larramendi, tras el
sismo, decidió ubicar la nueva Guardamar en las inmediaciones del cerro donde se encontraba la anterior, en la ladera
de Levante. Para la reedificación buscó una localización menos abrupta donde pudiera desarrollar el plano hipodámico
por él trazado, y optó por un área de suave pendiente que
se extendía entre el monte coronado por la destruida ciudadela fortificada (hoy reconstruida en parte) y el mar. La
situación considerada idónea en el momento del traslado
resultó perjudicial con posterioridad cuando se desestabilizó el sistema dunar, convirtiéndose en un nuevo peligro: el
avance de las dunas invadió las áreas de cultivo y amenazó
la supervivencia de los habitantes, ya que el desplazamiento
de arenas llegó a sepultar unas 30 casas a finales del siglo
XIX en la parte del caserío que mira al mar, y amenazó con
cubrir a la población si no se hubiera planteado su fijación.
El fenómeno debió de acelerarse a mediados de centuria,
pues resulta muy extraño que un observador tan cualificado como Larramendi, al planificar la posición del núcleo
urbano no hubiera tenido en cuenta esta circunstancia si se
hubiese tratado de un proceso entonces ya destacado. De
hecho, la representación gráfica que tenemos de la población de Guardamar y su entorno a mediados del siglo XVIII,
conservada en el Archivo General de Simancas, evidencia
en la perspectiva tomada desde la costa, cómo el parcelario
agrícola se prolongaba hasta la base de la colina sin observarse ninguna evidencia de médanos de arena.
Larramendi realizó en Guardamar la mayor labor constructiva al programar 540 viviendas agrupadas en 34 manzanas similares a las de Almoradí, con unas dimensiones de
GUARDAMAR, EL PUEBLO MÁS BONITO DEL REINO (1829)
La necesidad de suelo urbano al convertirse
Guardamar del Segura en un destacado núcleo
turístico indujo su expansión hacia el sur
buscando la línea de costa, al quedar acotado
el núcleo reconstruido en 1829 entre el campo
dunar litoral, fijado mediante repoblación forestal
en los primeros años del siglo XX, y el cerro
donde se ubicaba la antigua población medieval
que resultó totalmente asolada.
180 metros de frente y con unos fondos que variaban entre
27, 30 y 40 metros. El plano se conformó de forma rectangular sobre cinco calles cortadas por seis perpendiculares.
La iglesia se alzó en medio de una amplia plaza de 168 metros de largo y 81 de ancho, frente al ayuntamiento. En los
extremos, antes de las últimas manzanas y en el eje viario
longitudinal, se abrieron dos plazas circulares, lo que supuso
una novedad muy llamativa, por cuanto en todas las localidades se respetó el trazado cartesiano. Esta ruptura con la
rigidez hipodámica llevó al arquitecto que las había diseñado
a escribir al rey que Guardamar iba “a ser el pueblo más bonito del Reino”. Habrían de transcurrir tres años para hacer
realidad este deseo, tiempo necesario para llevar a cabo la
reconstrucción de las poblaciones en la zona siniestrada.
El coste de edificación de Guardamar se elevó a 1.808.692
reales, que representa el 30% del total invertido en la reposición de viviendas tras el terremoto.
El balance de lo gastado y las ayudas distribuidas a los
vecinos tuvo una amplia repercusión en los medios de comunicación de la época, que reprodujeron la carta que el
obispo de Orihuela, el 18 de junio de 1832, presentaba en la
secretaría de Estado y el despacho de Gracia y Justicia, relacionando las cuentas generales de lo gastado en la reedificación, como encargado que fue por el rey de la administración de los 8.470.854 reales de vellón; fondos recaudados
en las Juntas de Socorro. Las cantidades se distribuyeron
de la siguiente manera: 6.035.880 reales empleados en la
construcción de 3.108 viviendas en las cuatro nuevas poblaciones, así como en la huerta y pueblos afectados; 1.332.132
reales dados a los habitantes de estas casas como ayuda
en metálico, aparte de entregas gratuitas de trigo y diversos enseres; 139.778 reales en concepto de salarios a los
225
empleados en las obras y 682.960 reales que se invirtieron
en la construcción de cuatro parroquias provisionales, en
la recomposición de otras trece y en las obras de las tres
nuevas parroquias que se estaban levantando en Guardamar,
Almoradí y Benejúzar. La suma de todas estas partidas hacía
un total gastado de 8.190.759 reales, hasta la fecha de referencia; quedaban todavía en tesorería 280.103 reales, de los
que 250.000 se emplearían en la terminación de las iglesias
empezadas y 30.103 reales en ayudas a los huérfanos del
terremoto, según la difusión que hizo la Gaceta de Madrid
número 94, publicada el 7 de agosto de ese año.
La planimetría de las nuevas construcciones se efectuó
considerando tres elementos esenciales: las plazas, las calles
y los solares, componiéndose de esta manera las relaciones
zona edificable-zona no edificable y espacio público-espacio
privado, todo ello formado por un trazado de líneas perpendiculares y paralelas dentro de una trama ortogonal,
base del modelo urbanístico utilizado, en la que destaca la
plaza mayor alrededor de la cual se desarrolla el conjunto
urbano. Además de centro geográfico la plaza constituye
el centro simbólico de la población, al situarse en ella los
principales edificios públicos, administrativos y religiosos,
convirtiéndose asimismo en el centro comercial, por ser
el lugar de mayor accesibilidad y de intersección de las calles principales y donde aún hoy día destaca como espacio
cívico-social más valorado.
226
El modelo urbano empleado en estas poblaciones del
Bajo Segura tiene su antecedente en la experiencia universal
de fundación de ciudades siguiendo la cuadrícula, remontándose a las ciudades hipodámicas de la civilización griega, a
los castros romanos y a las bastidas francesas. Nuestro país
cuenta con una gran tradición en el empleo de la cuadrícula
como base de la planimetría de las ciudades, sistema que ya
se utilizó en la época medieval, durante la reconquista. Es
el caso de las villas creadas por los reyes de la monarquía
aragonesa-catalana en las fértiles huertas valencianas, tales
como Castellón, Nules y Villareal, entre otras, que abandonan sus antiguos emplazamientos en lugares enriscados
para formarse en los llanos y con unas características urbanas muy similares al caso que nos ocupa, aunque éstas sin
murallas.
El método fue implantado por los españoles en el Nuevo Mundo y su antecedente más inmediato en España fue la
fundación por los Reyes Católicos de la ciudad de Santa Fe,
para la toma de Granada, en 1491. Al igual que la polis constituyó en Grecia el elemento catalizador del desarrollo de
la cultura de la civilización helénica, la ciudad representa un
componente esencial de la colonización y del dominio de
los españoles en las nuevas tierras. Este modelo de ciudad
se desarrolla en América desde el siglo XVI hasta la época
de las independencias nacionales de principios de siglo XIX,
extendiéndose desde el sur de EE.UU. hasta el sur de Chile y Argentina, de acuerdo con las disposiciones emanadas
por la corona y que, posteriormente, fueron compendiadas
en las ordenanzas dadas por Felipe II en 1573. Idéntica estructura se siguió en los poblados levantados en el siglo
XVIII en Andalucía para proteger la primera ruta comercial
del país, la carretera de Madrid a Cádiz. Localidades como
La Carolina, La Carlota, Carbonera, Santa Elena y Luisiana, entre otras, muestran su trazado ortogonal con plazas
hexagonales, o de más lados, incluso casi circulares, siendo
ésta la única variante típica de las mismas, de donde tomó
inspiración Larramendi para Guardamar.
También, en el siglo XIX y al margen de las poblaciones
reconstruidas que se citan en este capítulo, se llevó a cabo
la reedificación de otros núcleos arrasados igualmente por
terremotos y cuyos trazados son muy similares al empleado
en el Bajo Segura. En este sentido hay que citar la labor realizada en algunos pueblos de Andalucía (Alhama, Arenas del
Rey,Albuñuelas y Güevejar, entre otros) como consecuencia
del terremoto del día de Navidad de 1884. La urbanización
bajo el trazado en cuadrícula llegó a generalizarse siendo
utilizada en los ensanches de las grandes ciudades, Madrid y
Barcelona en 1860, San Sebastián en 1864, Bilbao en 1876 y
Zaragoza en 1894.
Conclusiones
Después del terremoto es evidente que se introdujeron
en la comarca del Bajo Segura unas pautas urbanísticas que
se pueden calificar de nuevas, aunque contaban con los precedentes de las Pías Fundaciones, levantadas por el Cardenal Belluga en el primer tercio del siglo XVIII, y de Torrevieja
a comienzos del XIX, por cuanto, con ocasión del seísmo,
todas las poblaciones que se reedificaron se dispusieron se-
GUARDAMAR, EL PUEBLO MÁS BONITO DEL REINO (1829)
La imagen muestra
cómo el crecimiento
urbano de Guardamar
en las últimas décadas
del siglo XX ha roto
la simetría del plano
ortogonal diseñado por
Larramendi.
227
gún una trama ortogonal de planta cuadrada o rectangular.
La plaza se configura en el centro geográfico del cual parten las calles principales en ambas direcciones con anchura
obligatoria entre 14 y 17 metros, que incluyen otras plazas
más pequeñas equidistantes de la central, si así lo exigen las
dimensiones urbanas; tal es el caso de las poblaciones de
Guardamar y Torrevieja, destacándose la primera por las ya
comentadas plazas laterales circulares. Dicho rasgo planimétrico ha resultado ser el elemento más persistente en el
paisaje urbano, pues durante bastantes años se respetó el
diseño original y sirvió de guía para el futuro crecimiento,
prolongando la dirección de las calles. Mientras las otras
novedades introducidas por Larramendi han ido perdiéndose con el paso del tiempo, como son las viviendas de planta
baja, los amplios espacios abiertos en el interior de las manzanas como zona de seguridad contra sismos, la decoración
de las fachadas para evitar posibles desprendimientos y los
grandes vanos de las ventanas que casi llegan a tocar el suelo para contemplar otras posibles vías de evacuación.
Se toma como ideal el plano ortogonal entre otras razones por su facilidad de ejecución al tratarse de un área llana, lo que condiciona el futuro crecimiento de la población,
teóricamente sin limitación alguna, en la dirección señalada
en la trama inicial. Esto se ha cumplido sin dificultad en la
mayoría de las poblaciones, excepto en algún caso, como es
el de Benejúzar, que, en el plano actual, refleja en algunas
áreas un trazado irregular, debido a que la población se reedificó entre dos caseríos preexistentes (de más de 60 casas cada uno) y que, con el tiempo, quedaron incorporados
con su trama anárquica dentro del perímetro urbano. La
impronta de la planta ortogonal introducida por Larramendi
se proyecto como patrón para el resto de núcleos que fueron asolados parcialmente y que aglutinaban unos caseríos
muy reducidos por el carácter eminentemente rural.
El propio ingeniero recoge en la carta dirigida al rey
que “los demás pueblos medio arruinados… se reedificarán
aprovechando la parte sana de los edificios actuales, levantando de nuevo las casas enteramente arruinadas, y haciendo las
construcciones según las reglas adoptadas como más ventajosas para las nuevas poblaciones”. Ese mismo año el monarca
mandó publicar dicho escrito en la imprenta real; motivado,
tal vez, por la demanda de noticias oficiales sobre la catástrofe o por la necesidad propagandística de dar a conocer
la futura actuación que la corona se había comprometido
llevar a cabo. La influencia del modelo se deja ver tanto en
la planimetría urbana como en el tipo de vivienda que van a
ir incorporando los restantes municipios.
228
Novedad también es la importancia que a partir de entonces va a cobrar el arbolado en estas poblaciones, elemento que en aquellas fechas fue incorporado a la fisionomía de calles y plazas. El árbol, que anteriormente estaba
excluido del espacio público y reservado para la intimidad
de las fincas particulares, pasa a ser una componente característica de estas localidades; por la función estética, al
suavizar la dureza del trazado urbano, y por proporcionar
sombra en la época estival, amén del aprovechamiento que
de él se puede obtener. Esta idea ya fue introducida y puesta
en práctica por el ingeniero urbanista quién manifestó “en
un país tan ardiente como este, siendo las casas bajas y anchas
las calles, sería intolerable el sol en el verano; por esta razón en
todas las calles se han de plantar árboles, los cuales, además
de la sombra, darán seguridad, producirán leña y madera, y los
pueblos vendrán a estar en unas hermosas alamedas; porque
los árboles aquí son muy frondosos y ofrecerán una comodidad
y delicia que nada habrá que sea comparable en España”. De
su texto se desprende el uso termorregulador que debía
cumplir el arbolado, sin olvidar las otras finalidades económicas, aunque no precisa qué variedades debían plantarse. Si
bien, cita como arbolado predominante en la zona agrícola
la morera y el olivo. La primera puede cumplir esa función
por su condición caducifolia, muy apropiada tanto para el
verano, debido a su frondosidad, por la buena protección
que ofrece frentes a los rigores del sol, como para el invierno, al no obstaculizar la presencia en la calle de los rayos
solares cuando más se requieren.
En las localidades ex novo la plaza o “paseo”, como se
conoce popularmente, ha constituido, hasta bien entrado
el siglo XX, el único espacio verde existente en el entramado urbano, convirtiéndose en la imagen de referencia al
desarrollarse en ella la vida ciudadana, emplazarse allí las
principales instituciones del municipio y ser el lugar social
más valorado al desarrollarse en ellas los principales actos
públicos de la localidad. No obstante, en las últimas décadas,
se han creado otros espacios ajardinados al amparo de la
nueva legislación sobre urbanismo; si bien, no han restado
protagonismo a la plaza central, que sigue otorgando personalidad a los núcleos urbanos. A diferencia de las otras
poblaciones, en el caso de Guardamar, la construcción de un
parking subterráneo ha originado una remodelación urbana
que ha desvirtuado por completo el uso de recreación y
encuentro que tradicionalmente ésta cumplía.
Por último, es de destacar la larga pervivencia del diseño
general urbano postsismo, como se observa en la fotografía
aérea de Guardamar de 1930, que muestra un siglo después
cómo el plano original se mantenía prácticamente intacto. El
fenómeno turístico de las últimas décadas ha producido las
mayores alteraciones: el relieve abrupto y el campo dunar
fijado mediante repoblación forestal en los primeros años
del siglo XX impiden su crecimiento hacia el norte, de manera que la expansión urbana se produjo de forma rápida a
partir de núcleo primitivo hacia el sur, buscando el mar; la
consecuencia de todo esto es que la villa reconstruida queda totalmente excéntrica en el callejero actual. Además, de
que las propias remodelaciones del caserío difuminan hoy
algunos elementos del elegante plano que en su día trazara
Larramendi, ya que las plazas redondas están deformadas
por la introducción de chaflanes, fachadas con balcones en
diente de sierra orientados al sol y miradores circulares
opuestos a la curvatura de la plaza, de manera que su único
vestigio son las isletas que ocupan su centro.
GUARDAMAR, EL PUEBLO MÁS BONITO DEL REINO (1829)
229
Fotografía aérea de
Guardamar en 1930.
Transcurrido un siglo
del sismo destructor el
callejero mantiene la
belleza, proporciones y
dimensiones del trazado
ideado por Larramendi.
Descargar