Castellano

Anuncio
Sumario
3
4
Crónica de Jose Luis Abaunz
Aquellos Maravillosos Años...
ULMA se consolida como grupo cooperativo.
Entrevista con ...
Charlamos con Angel Iturbe, Alcalde de Oñati
en los años noventa.
6
Cronología de la Década
8
14
16
Un recorrido por los hitos más importantes
ocurridos en las cooperativas del Grupo ULMA,
así como en su entorno más cercano, Oñati.
Mesa Redonda
José Luis Madinagoitia, Txomin García, José Mª
Loiti, Fran Etxaniz, Armin Isasti, Antonio Cancelo y
Fernando Recalde nos cuentan sus experiencias y
vivencias de aquellos años.
Actividad Empresarial
La consolidación del Grupo ULMA y la de sus
diferentes Negocios marca la actividad empresarial
de la época.
10
El Valor de lo Social
17
18
Entrevista a...
Hemeroteca
20
2
El profesor oñatiarra analiza el contexto
socio-económico en el que se desenvuelve
el Grupo ULMA durante los años 90.
Encuesta
El incremento de recursos económicos durante la
década permite ofrecer un mayor apoyo a las
actividades culturales, deportivas y sociales.
Elías Elorza y Rafa Anduaga, de ULMA Hormigón
Polímero, nos recuerdan los inicios de la cooperativa.
Amplia presencia del Grupo ULMA en la prensa
de la época.
Preguntamos sobre la repercusión que tuvo en
Oñati el Grupo ULMA durante la década de los 90.
Nuestra Historia
los 90
Crónica de José
Luis Abaunz
Profesor de MU
Oñati en la década de los 90
No fueron fáciles los primeros años de la década de los 90, inmersos todavía en la crisis económica iniciada a mediados de los 80,
pero gracias al espíritu emprendedor que ha caracterizado al tejido empresarial oñatiarra, la situación se fue recuperando hasta
llegar a alcanzar, a finales de los años 90, unas cotas de empleo y
bienestar nunca conocidas con anterioridad en Oñati.
También los años 90 han sido reconocidos como los de
la transición de la Sociedad Industrial a la Sociedad del
Conocimiento. Se comienza a producir un cambio de
paradigma y términos como globalización, internacionalización, innovación, tecnología... pasan a formar
parte del vocabulario habitual de nuestra sociedad.
Asimismo, nos adentramos en la llamada sociedad de la
información con la expansión de las telecomunicaciones y la informática. Como ejemplo ilustrativo, basta recordar que en 1992 no existía Internet. Han pasado
unos pocos años y se nos hace difícil concebir una sociedad sin la existencia de Internet.
En el ámbito educativo, destacamos el nacimiento en
1997 de Mondragon Unibertsitatea, que ha supuesto
para Oñati la consolidación de una oferta de estudios
superiores de formación universitaria. Esto, unido al
desarrollo del Instituto Internacional de Sociología
Jurídica, ha colocado a nuestra villa con una oferta formativa de nivel superior impensable años atrás, recuperando la tradición universitaria de finales del siglo XIX.
Es destacable también el impulso realizado para incrementar el uso del euskara. En Oñati se crea la asociación
Laixan que cumple con éxito la función de socializar el
euskara y buscar el compromiso de los oñatiarras en su
desarrollo. En esta década se produce la normalización
del euskara en el ámbito educativo y se comienzan a
desarrollar los primeros planes piloto para promover el
uso del euskara en el ámbito laboral.
En el ámbito deportivo, y fundamentalmente a través de
las distintas secciones del Aloña Mendi, se produjo un incremento tanto cuantitativo cómo cualitativo en la práctica del deporte, con la irrupción de disciplinas que hasta la
fecha no se habían conocido en Oñati. Por destacar un
hito concreto, recordamos el histórico ascenso del Aloña
a Tercera División en 1994 y como colofón la celebración
de las bodas de oro de la fundación del club (1949-1999).
El ámbito cultural presenta seguramente luces y sombras. Si por una parte, durante esta década, hemos tenido la mejor oferta y acceso a actos culturales de todo
tipo que hayamos conocido nunca en Oñati, sin embargo, y en términos generales la participación en estos actos ha sido muy desigual y en conjunto ha ido
decreciendo año a año. Resulta bastante contradictorio
que a medida que va aumentando la cultura del ocio en
nuestra sociedad, disminuye en cambio nuestro interés
hacia las actividades culturales ofertadas.
Dentro del ámbito cultural, destacar la importante labor
desarrollada por Musika Eskola, y la creación en 1994 del
grupo Oñatiko Ganbara Abesbatza, coral formada por
una veintena de jóvenes oñatiarras que ha alcanzado un
importante reconocimiento dentro y fuera de Oñati.
También hay que destacar el impulso recibido por el turismo. Podemos decir que tras muchos años en los que
Oñati se ha mirado especialmente hacia adentro, en esta
década, Oñati “se abre al mundo” y comienza a explotar
sus potencialidades en este campo.
No me gustaría terminar estas líneas sin realizar una pequeña reflexión. Decíamos antes que los ciudadanos oñatiarras hemos incrementado nuestro estado de bienestar
de manera muy importante. Pero al mismo tiempo se ha
producido la pérdida de determinados valores como la
participación ciudadana, el voluntariado..., que han sido
tan característicos en las décadas anteriores.
No podemos más que sentir una sana envidia por las
iniciativas que los oñatiarras han tenido durante los últimos cuarenta años, y que no cabe duda han contribuido en gran medida a que contemos con un pueblo
ejemplo en muchos ámbitos (empresa, cultura, educación, euskara, deporte...). Pero no hay mayor enemigo
que la autocomplacencia, debemos recuperar ese espíritu y esos valores para que seamos capaces de proyectar el futuro de Oñati en las próximas décadas.
Movilizar la sociedad local, contar con una ciudadanía
activa, algo aletargada los últimos años, será clave para
nuestro bienestar y el de nuestros hijos.
“Los oñatiarras hemos incrementado
nuestro estado de bienestar de manera
muy importante, pero al mismo tiempo se
ha producido la pérdida de determinados
valores como la participación ciudadana”
José Luis Abaunz
3
Años ...
Aquellos
Ma
Aquellos Maravillosos
LA
ÚLTIMA DÉCADA DEL PASADO SIGLO ESTÁ MARCADA POR LA VOLUNTAD DE CONSOLIDAR
COMO UN POTENTE
G RUPO E MPRESARIAL ,
ULMA
CON LOS VALORES COOPERATIVOS COMO LA CLAVE PARA EL
DESARROLLO DE UN SÓLIDO PROYECTO EMPRESARIAL .
A comienzos de los 90 todo parecía posible: el final
de la guerra fría con la desaparición de los bloques, la
reunificación alemana, la consolidación de la Unión
Europea, convertida en el nuevo y dinámico mercado
natural de las empresas. Mientras, en el ámbito deportivo seguíamos, desde nuestras casas, las hazañas de
Miguel Indurain y nos asombrábamos con las
Olimpiadas de Barcelona, también “visitábamos” la
Exposición Universal de Sevilla.
Sin embargo los medios de comunicación, cada vez
más presentes como signo cotidiano del desarrollo
tecnológico de nuestra sociedad, nos enseñaban la
otra cara de estos años: la Guerra del Golfo, la desmembración de Yugoslavia o la inestabilidad de
unos mercados que se resentían cuando nuestra economía empezaba a remontar el vuelo tras los duros
años de la reconversión industrial sufrida en los
ochenta.
Euskadi
La década de los 90 se inicia con un Gobierno Vasco
ya consolidado y con la entrada en la Unión Europea
como una realidad cotidiana para nuestras empresas
y ciudadanos que pueden viajar e intercambiar sus
ideas con una Europa hacia la que se ha vivido de espaldas durante muchos años.
Vista aérea de Oñati en los 90.
4
Aranzazu, nevado e imponente.
Esta década es también la de la constatación de una
dura realidad: hay que ser competitivos a un nivel
cada vez más global, y para ello es necesario ser punteros. Es momento de apostar por la transformación,
no sólo a nivel empresarial, fomentando las nuevas
tecnologías y la internacionalización de nuestros negocios, sino impulsando también el acceso de la sociedad en general a la revolución tecnológica y
cambiando la cara de nuestros pueblos y ciudades -el
ejemplo es la transformación de Bilbao, reconocido a
nivel mundial, con el Museo Guggenheim como exponente más importante del cambio-.
Guipúzcoa
En Gipuzkoa, los 90 traerán el desarrollo económico
con una manera propia y tranquila de hacer las cosas.
El modelo guipuzcoano, sin ser tan estridente como el
de nuestros vecinos, resultó muy efectivo, como lo
demostraron los indicadores económicos y sociales.
Proliferan las empresas pequeñas y medianas, y se
producen importantes agrupaciones empresariales, se
consolidan los parques tecnológicos y centros de investigación. Mientras, la Diputación se enfrenta al esfuerzo de transformar una red viaria obsoleta y
saturada. La situación de Gipuzkoa exige un nuevo
reto estratégico para una sociedad que habita en un
territorio pequeño y complicado orográficamente al
que tiene que aprender a respetar sin perder el tren
Nuestra Historia
aravillosos Años ...
los 90
La consolidación del
Grupo ULMA
del desarrollo para seguir ejerciendo su función de eje
y enlace entre el País Vasco y Europa.
Oñati, mientras tanto, tratará de mantener su situación
de “excepción” guipuzcoana, con su carácter de villa
aislada y diferente pero abierta al mundo como centro
de estudios internacional, como importante enclave
turístico, y con una potente industria. Oñati se convierte en un modelo de referencia para quienes quieren abordar el futuro de manera competitiva.
ULMA
Esta etapa coincide con el esfuerzo realizado por las
cooperativas que conforman ULMA para consolidar
el Grupo, cimentado en diferentes Negocios y en
unos valores que a lo largo de la historia han hecho
únicas a estas cooperativas.
La estrategia del Grupo ULMA a comienzos de la década pasa entonces por adoptar una nueva y única
Imagen Corporativa para todos los Negocios en base
a una nueva Marca-Logo, y por la apuesta por un modelo cooperativo propio, sustentado en un marco común asumido por todos los miembros de las
cooperativas que lo integran.
Vista aérea del valle en la segunda mitad
de la década.
El camino escogido por el Grupo ULMA implicará,
con la aprobación del Proyecto Organizativo del
Grupo ULMA (POGU), la decisión en 1993 de no incorporarse a MCC, respondiendo al deseo de consolidar un proyecto cooperativo y corporativo propio.
El Grupo ULMA mantendrá un crecimiento armónico
y sostenido durante toda la década –exceptuando los
años 92 y 93, de crisis generalizada– y vivirá el nacimiento de una nueva cooperativa en su seno; ULMA
Hormigón Polímero, nacida como promoción del
Grupo ULMA dentro del Negocio de ULMA
Construcción, dedicada a la fabricación de prefabricados para la construcción.
Planta de fabricación de los negocios de Construcción y
Packaging en la década de los 90.
En los 90
De esta manera, son ya siete los Negocios, agrupados
en torno a cuatro cooperativas, los que conforman el
Grupo ULMA, con una identidad y valores afianzados,
trabajando unidos para su desarrollo y el de su entorno.
Se consolida el Grupo ULMA, cimentado sobre sólidos
valores empresariales y humanos que le confieren
personalidad propia.
5
Entrevista a
“LOS 90
FUERON AÑOS DE
REVITALIZACIÓN Y EXPANSIÓN
ECONÓMICA QUE VIVIMOS
CON MUCHA ILUSIÓN”
Como Alcalde de Oñati en los
años 90, ¿Cómo recuerdas el
contexto socio-económico de la
localidad en esa época?
Lo que recuerdo es que se dieron dos situaciones diferentes,
comparando la primera con la
última parte de la década, tanto
a nivel de Ayuntamiento como a
nivel de pueblo.
A nivel de Ayuntamiento se acometen fuertes inversiones como
la compra a Unión Cerrajera de
Mondragón el año 1989 de las
antiguas centrales hidroeléctricas, hoy llamadas “Oñatiko Ur
Jauziak”. El Ayuntamiento participó en esta sociedad con el
66,66% del capital social de la
empresa, lo que supuso un fuerte endeudamiento debido al crédito de 850 millones de pesetas
que fueron necesarias para hacerse con el patrimonio de
Saltos de Olate, S.A., pero el esfuerzo mereció la pena, pues el
pueblo de Oñati no podía dejar
escapar aquella ocasión única
para hacerse con el control de
los manantiales y realizar inversiones en activos productivos,
que generan importantes rendimientos para mejorar la calidad
de vida de los oñatiarras.
En cuanto a la situación del pueblo, había de todo, desde empresas muy competitivas a nivel
6
Angel Iturbe
Angel
internacional, que estaban funcionando con absoluta normalidad, hasta empresas con
problemas laborales, incluso
con necesidad de reducir sus
plantillas. En ese momento había un paro del orden del 10%
sobre la población activa, lo que
obligó al Ayuntamiento, aparte
de hacer un seguimiento muy
cercano a los problemas del día
a día, a organizar cursillos de
formación según las necesidades
del mercado laboral y promocionar pabellones a precios
competitivos, dentro de los programas de Industrialdeas.
Desde el Ayuntamiento abordamos también el problema de la
vivienda constituyendo una sociedad, Oñatiko Etxegintza,
S.A., en la que el Ayuntamiento
participó con el 51% del capital,
junto a otras tres empresas constructoras locales.
Fueron años de revitalización y
expansión económica… ¿Cómo
se vivió esta etapa en Oñati?
Efectivamente, fueron años
de revitalización y expansión
económica que vivimos con
mucha ilusión tanto a nivel del
Ayuntamiento, como a nivel
general. En el Ayuntamiento reducimos el nivel de endeudamiento hasta llegar a ratios
normales, por debajo incluso
de otras poblaciones.
En cuanto a la sociedad
Oñatiko Ur Jauziak, a lo largo
de la década de los noventa el
Ayuntamiento fue comprando
acciones a su socio, en función
de los beneficios que generaba
Nuestra Historia
Iturbe
dicha sociedad, hasta dejar establecida en 89,95% su participación en el capital social de la
empresa.
En cuanto a la situación general
del pueblo, esta etapa la vivimos
con fuertes y acertadas inversiones por parte de las empresas,
tanto las cooperativas como las
privadas, lo que les permitió ser
más competitivas tanto en el
mercado nacional como internacional, reduciendo la tasa de
paro en un 50% sobre la población activa.
Imaginamos que vivirías de
cerca el desarrollo de las cooperativas que en esa época se
agruparon en torno al Grupo
ULMA. ¿Cómo recuerdas a estas
empresas en aquellos años 90?;
¿Cómo era la relación del
Ayuntamiento con el Grupo
ULMA?
En un pueblo de las características de Oñati y con las dimensiones del Grupo ULMA, viví
muy de cerca la evolución de
todos los negocios, con una relación e información fluida de
los proyectos, el desarrollo y los
resultados de los mismos.
¿Cómo crees que contribuyeron las cooperativas al desarrollo de la localidad en esta
década?
La contribución de las cooperativas del Grupo ULMA ha
sido muy importante en el
desarrollo de Oñati desde cualquier punto de vista. Ha contribuido a la creación de puestos
de trabajo estables, tanto en
los 90
Alcalde de Oñati de 1991 a 2002
mano de obra directa como indirecta, dando una estabilidad
económica y social a todos los
niveles.
el patrimonio histórico, ecológico, y urbanístico y sensible a las
necesidades sociales y al progreso cultural de sus vecinos.
Hablando de contribución y
desarrollo, yo destacaría como
fruto del buen entendimiento
entre el Ayuntamiento y el Grupo
ULMA la creación de la sociedad
OUTHSA (Oñati, Ciudad Universitaria y Tecnológica) con la
participación por parte del
Ayuntamiento del 51% de esta
nueva sociedad. Gracias a este
proyecto Oñati contará con un
centro de investigación y desarrollo de nuevas actividades,
con nuevos productos de la más
alta tecnología, por lo que podemos confiar en un futuro prometedor para las próximas
décadas.
Planteamos que la industria
constituiría la principal fuente
de riqueza, apostando por el
mantenimiento dinámico de la
actual industria y por un crecimiento sostenido y equilibrado
de la misma.
¿Qué retos estratégicos se
marcaba Oñati en esos años?;
¿Cómo evolucionó la localidad
a lo largo de la década?
En la década de los 90 decidimos afrontar los retos estratégicos como un proyecto del
municipio de Oñati, definiéndolos a lo largo del proceso de reflexión estratégica, en la que
consideramos las actividades industrial, agrícola, comercio y turismo como las principales
fuentes de riqueza, tanto desde
una perspectiva histórica como
actual y de futuro.
El municipio de Oñati se planteó como misión y tarea de futuro mejorar la calidad de vida de
sus habitantes, mediante un
desarrollo económico dinámico
y diversificado, respetuoso con
Con la perspectiva que da el
paso de los años, ¿cómo observa Angel Iturbe hoy los logros
de entonces?
Aparte del sector industrial,
también se analizaron otras unidades estratégicas, tal como hemos apuntado en el apartado
anterior. El Ayuntamiento está
trabajando en cada una de ellas,
dentro de una planificación, en
función de sus recursos, hasta
conseguir los objetivos marcados en su día, lo cual permite
observar con satisfacción los logros que se han conseguido.
También con algunas preocupaciones, tras observar como en la
década de los 90 el índice de juventud ha bajado considerablemente, mientras que el índice
de personas mayores se ha duplicado, con las consecuencias
lógicas que se derivan de este
desequilibrio en todos los órdenes, especialmente en el sector
de los servicios sociales.
Por último, ¿Cuál sería la reflexión final de Ángel Iturbe sobre la evolución y trayectoria
del Grupo ULMA desde aquellos años hasta la actualidad?
Como reflexión final, creo
que la trayectoria del Grupo
ULMA en la historia de Oñati
es muy positiva y sin precedentes gracias a las distintas
actividades que lo componen,
creando puestos de trabajo estables, riqueza económica
para el pueblo, colaboración
en distintas actividades sociales, educativas, culturales,
económicas y con importantes
proyectos de futuro, que garantizan la estabilidad y el
bienestar del pueblo.
“La contribución de
las cooperativas del
Grupo ULMA
ha sido muy
importante en el
desarrollo de Oñati
desde cualquier
punto de vista”.
Angel Iturbe
ALCALDE DE OÑATI DE 1991 A 2002
7
Cronolo
Cronología de la Década
OÑATI
ULMA
ULMA HORMIGÓN
MANUTENCIÓN
POLIMERO
ULMA FORJA
ULMA C y E
1990
8
1991
Incendio en las oficinas de fabricación de
ULMA Construcción
en Garibai.
1992
Se adopta la denominación de ULMA
C y E, S. Coop. tras
la implantación del
proyecto de Identidad Corporativa
del Grupo ULMA.
Adquisición de la
P-4000 (1).
Se desarrollan las
matrices del nuevo
proceso de forja
multi-estación con
tránsfer automático.
Se adopta la denominación de ULMA
Forja, S. Coop. como
razón social de la
cooperativa (antes
ENARA).
ULMA instala el primer almacén automático en FAGOR.
Se instala un nuevo
almacén automático para la empresa
NIESSEN.
Se adopta la denominación de ULMA
Manutención como
razón social de la
cooperativa (antes
Oinakar).
Adquisición de local
en Basauri para ubicación de la Delegación de Bizkaia.
1993
1994
ULMA Construcción
obtiene el certificado
de Empresa Registrada ISO 9001.
Aprobación del Proyecto Organizativo
Grupo ULMA y no
entrada en MCC.
Se logra la certificación ISO 9001.
Adquisición de la
P-8000 Tm.
Se adoptan las nuevas denominaciones
de los Negocios de
la cooperativa: Carretillas Elevadoras y
Sistemas.
Implementación del
nuevo sistema informático Geminix.
Se decide el lanzamiento del nuevo
negocio, dependiendo de ULMA Construcción. Se realiza
el proyecto sobre la
inversión necesaria
para la producción.
A finales de año se
remodela la planta
de Paseo Otaduy.
Se montan las instalaciones productivas
y se empiezan a fabricar las primeras
piezas. El material
“Hormigón Polímero” era un gran desconocido en nuestro
país hasta el año 93.
Tras la Exposición
Universal y las
Olimpiadas, el sector de la Construcción entra en una
profunda crisis que
durará hasta el año
94, lo que frena el
impulso del nuevo
negocio.
Del primer “mineral
colado”, se pasó a
traducir el nombre
Polymer Concrete en
Inglés pasando a ser
“Hormigón Polímero”. Se empezaba a
conocer nuestro material.
Los modelos de pieza complejos que había que producir,
junto con la carestía
de la materia prima,
no permitían que el
precio fuera competitivo en relación al
Hormigón Tradicional.
Se inaugura la primera Oficina de
Turismo en Oñati,
con el objetivo de
fomentar el turismo
en la localidad.
Nace Oñati Irratia, la
primera emisora municipal de Gipuzkoa.
Angel Iturbe es elegido Alcalde.
Se celebra el 25 aniversario de Txantxiku Ikastola.
El 23 de junio la
villa sufre fuertes
inundaciones.
El padrón registra
10.469 habitantes y
un índice de paro del
9%, algo menor que
en el resto de la comarca.
Concluye la rehabilitación de la Universidad,
iniciada dos años antes
en su 450 aniversario,
y con un coste de 200
millones de pesetas.
1990
1991
1992
1993
1994
Nuestra Historia
ogía de una Década
los 90
Repasamos los principales hitos de la década
1995
Se aprueban los nuevos Estatutos Sociales
de la cooperativa.
1996
1997
Se constituye la Filial
Holandesa “ULMA
Steigers B. V.”
Se consolida el proyecto de internacionalización del Negocio
de ULMA Construcción.
Nace el proyecto
"Forjando Futuro".
Parada definitiva del
martillo de caída de
8000 Kgm.
El Negocio es homologado por Lloyd's
Register Quality Assurance con la certificación ISO 9002.
Estructuración interna
con la creación de
Lantegis Operativos
(Forja y mecanizado)
y resto de Lantegis de
Apoyo.
Se apuesta por el impulso de la gestión
del conocimiento en
la organización.
Los productos de
ULMA Forja se venden en 42 países por
todo el mundo.
Adquisición de nuevos
locales
en
Zamudio para la ubicación de la Delegación de Bizkaia de
ULMA Carretillas Elevadoras, tras la venta
del local de Basauri,
y apertura de la
Delegación Centro
en San Fernando de
Henares.
Comienza el proceso de internacionalización en ULMA
Handling Systems.
Adquisición del local de Usurbil para
la Delegación de
Gipuzkoa de ULMA
Carretillas
Elevadoras.
Nace ULMA Hormigón Polímero.
A finales de año, se
instala una nueva línea de modelo automatizada más actual.
Se consigue la 1ª
operación importante de ventas con
el Aeropuerto de
Madrid- Barajas.
Y se consolida una
Red Comercial con
Delegados propios.
Se gana cuota de
mercado y se continúa con el posicionamiento
comercial
gestado en los años
91-95: “Material con
mejores propiedades,
mejor acabado estético, más ligero y duradero, impermeable y
a precio ajustado.”
El proceso de Reflexión
Estratégica identifica la
necesidad de construir
una nueva planta.
Además se proyecta el
lanzamiento de una nueva promoción de negocio- Fachadas Ventiladas.
Se decide invertir en una
segunda línea de moldeo
especializada en canales
de drenaje. Se inicia una
nueva estrategia de gestión basada en la Mejora
Continua -Hobekuntza.
Un incendio quema
50 hectáreas de
monte en Oñati.
Se pone en marcha el
proyecto Langai y el
Plan Estratégico para
modernizar la industria local. La cifra de
paro se reduce al
5,7%. La X edición
de la Korrika arranca
en Arantzazu.
Se inaugura el Monumento al Pastor
Vasco, obra de
Nestor Basterretxea.
Se crea la Agencia
de Desarrollo de
Oñati para impulsar
el desarrollo local.
Inauguración
del
nuevo ambulatorio.
Se inicia el proyecto
para solicitar la Declaración de Parque
Natural para Aitzgorri.
1996
1997
1998
1999
Se celebran los 150
años de adhesión voluntaria de Oñati a
Gipuzkoa. Angel Iturbe
es reelegido Alcalde.
1995
1999
Implantación de
Equipos Autogestionados en Forja.
Se jubilan las primeras personas en la
cooperativa: Pedro
Ayastuy y Ramón
Rezabal.
El cambio de materias primas junto
con los nuevos desarrollos de productos más económicos
fue el revulsivo importante, y se logró
conseguir un posicionamiento competitivo en el mercado.
1998
Se inaugura la nueva planta productiva
de ULMA Packaging
en el barrio Garibai
(Oñati), con una superficie de 25.000
m2 y las más modernas infraestructuras.
9
mesa Redon
Mesa Redonda
CHARLAMOS SOBRE LOS AÑOS 90, UNA DÉCADA EN LA QUE EL GRUPO ULMA SE
CONSOLIDA Y DEFINE SU FUTURO.
Participantes
Hablamos de una época: los 90.
TXOMIN GARCÍA (T.G.)
Director General Grupo ULMA.
JOSÉ LUIS MADINAGOITIA (J.L.M.)
Presidente Grupo ULMA.
FRAN ETXANIZ (F.E.)
Ex-Presidente Grupo ULMA
ARMÍN ISASTI (A.I.)
Director de Saiolan
JOSÉ Mª LOITI (J.M.L.)
Ex-Gerente de ULMA Manutención
ANTONIO CANCELO (A.C.)
Ex-Presidente de MCC
FERNANDO RECALDE (F.R.)
Ex-Gerente ULMA Forja
10
En los primeros años de la década de
los 90 se produce una fuerte consolidación empresarial y social del Grupo
ULMA. ¿Cómo y por qué creéis que se
dio esta rápida integración de cooperativas tan diversas y tan distintas en un
mismo Grupo?
T.G.: Cuando en la segunda mitad de la
década de los 80 se produce la salida de
la crisis que se había vivido en los primeros años se produce un efecto positivo por
el que tiene lugar la consolidación del
Grupo de forma tan rápida. Entonces ya
se hablaba mucho de valores, de solidaridad, de cooperación y se creía en el proyecto empresarial. La consolidación se
consigue, sin duda, porque los Negocios
del Grupo adquieren una identidad, un
proyecto compartido en el Grupo. En
aquella época hablábamos mucho más
de valores y de proyecto empresarial de
futuro que de los problemas que podíamos estar arrastrando, y eso se debe a esas
ganas de hacer cosas y alejarnos de una
situación difícil.
J.L.M.: El tema viene de los años 80
cuando en el Grupo Cooperativo de
Mondragón ya era normal hablar de los
grupos comarcales. Llegó un momento,
después de la crisis, en que se replanteó
la posibilidad de formar el Grupo de
Oñati, lo que fue Oñalan. Fue de los úlNuestra Historia
timos grupos comarcales en articularse.
Esto junto con la crisis de ULMA y los
buenos años de ULMA Forja, luego sería al revés, nos hace ver la necesidad
de apoyarnos los unos en los otros. Tras
la crisis del 84 la situación de ULMA
era tan mala que estábamos al límite de
lo que nos daba Caja Laboral. Entramos
en los 90 con el convencimiento de que
hacer Grupo era un tema interesante,
anteriormente no habíamos llegado a
ello, a pesar de que Caja Laboral nos
había animado a ello, por las reticencias de los fundadores que aún quedaban en las empresas a juntar los
proyectos
F.E.: Yo estaba entonces en ENARA.
Creo que una parte importante de esa crisis se superó gracias a los mecanismos de
intercooperación y colaboración que se
pusieron en marcha, y que funcionaban
con transparencia y fluidez. En el 91 se
llegó al 100% de reconversión y se superaron desconfianzas, llegando a consensuar formas de trabajo, alcanzando
posturas equilibradas y ofreciendo al exterior una imagen de unidad y grupo. Fue
una suma de pequeños ingredientes que
fueron, poco a poco, enriqueciendo esa
forma de sentir ULMA, y a quienes les
tocó en aquellos momentos trabajar en
esa línea tuvieron las ganas y el deseo de
ser ULMA. Aun siendo los últimos como
da
grupo comarcal fuimos de los que más
avanzamos en ese espíritu ULMA, en una
línea más comarcal y menos sectorial.
A.I.: Yo creo que ha sido un aprender
viendo la vida. Lo que estaba rodeando
en ese momento a Oñati y a ULMA.
Otro aspecto por el que a mí me ha tocado relacionarme es el sentido de fraternidad y creo que ante las dificultades
de aquel momento se apostó por una
esperanza, en el riesgo hay esperanza.
Hay mucha comunicación con el entorno, con todo lo que ha rodeado a
ULMA, la Escuela, Fagor, y algo se nos
ha impregnado sin querer…
J.M.L.: A mí me tocó vivir la crisis de
forma plena. Nosotros aparecemos en
Oñati por “imposición” de Caja Laboral
para, por lo menos, sustituir los puestos
de trabajo que desaparecían en
Chocolates Loyola. Entonces vino la crisis
más profunda que se pudo imaginar. Se
formó un Grupo importante por necesidad y no había más remedio que hacerlo
comarcal, había que hacer algo.
A.I.: Las necesidades unen…
A.C.: Yo creo que sí, que las necesidades unen, pero no sólo es eso. Sería una
explicación inconcreta que concluyéramos que como había un estado de necesidad se genera la respuesta de la
creación de ULMA. Ese mismo estado
inicial existía en muchos sitios y no se decidió la creación de un Grupo, la puesta
en común, luego algo más tenía que haber. Algunos liderazgos tenían que existir,
que fueron los que plantearon la idea, la
defendieron, la llevaron a los socios y
acabaron recibiendo su apoyo. La clave
es la persona. Existían necesidades que
ayudaron a la creación del Grupo pero
hay que pensar que hubo personas clave
que en ese momento jugaron un papel
fundamental en esa puesta en común.
Los colectivos jamás se ponen en común
si no tienen alguien a quien mirar. Yo en
los 90 estaba implicado en la fundación
del Grupo EROSKI, y también en una reflexión que conduce a un giro de los grupos comarcales a los sectoriales, tarea
complicada, que venía gestándose hacía
años, con intensos debates. Javier
Mongelos jugó un papel fundamental, y
tuvo una tarea difícil, ya que un modelo
diferente hubiera creado también conflictos. Se produce la consolidación del
Grupo ULMA paralelamente a la divergencia de ese nuevo modelo. Hay algo
que no encaja, y una cultura que se va
implantando en ULMA y que adquiere
carta de naturaleza lleva a decidir seguir
por su vía, lo que debió ser también una
etapa muy dura. La reincorporación después también es apasionante…
los 90
F.R.: Me incorporé a ENARA el 15 de
julio de 1993, y no viví la consolidación
del Grupo ULMA como grupo comarcal,
pero sí me llamaron terriblemente la
atención las jornadas que tuvimos desde
el 15 de julio hasta el 22 de diciembre.
Si decíamos que no entrábamos en
MCC… ¿Dónde estábamos? ¿Que íbamos a hacer?... Creo que esa es la clave
de la consolidación del Grupo ULMA; la
crisis hace que el grupo comarcal tenga
que ayudarse y el punto de inflexión es
el día 22 de diciembre de 1993, porque
ahí se toma la decisión de decir sí al
Grupo ULMA.
Habéis comentado ya una de las decisiones más importantes de la década,
que fue la no incorporación de ULMA a
MCC. ¿Cómo valoráis, desde la perspectiva que ofrece el tiempo, este hecho?
¿A qué creéis que fue debida esta decisión?
F.R.: Hay dos hechos importantes que
hay que unir: la no entrada, y la entrada.
Los dos son de los años 90. Al principio
no entramos en la nueva organización
de MCC porque no satisfacía lo que el
Grupo ULMA necesitaba. Sin embargo,
en 2001 se da el paso contrario y se entra, se resuelve el problema del 93. No
sólo es la crisis, hay algo más: querer ser
el Grupo ULMA, personas convencidas
de que tienen un proyecto en común.
Antonio Cancelo
“El futuro será cooperativo y de
compromiso”
A.C.: ULMA no se incorpora porque
quiere mantener el grupo comarcal, que
le ha costado mucho consolidar, y que
cuando tiene poso hay que desmembrar,
algo que tampoco estaba muy justificado. No había una tendencia sectorial
clara. El cambio de grupo comarcal a
sectorial es un debate muy largo y tampoco las voluntades estaban claramente
orientadas en una decisión. Pero si entonces se hubieran atendido las aspiraciones de ULMA algunos otros grupos
hubieran querido lo mismo. Las cosas se
podían haber hecho mejor, de otra forma. Había una coincidencia de fondo y
divergencias de forma. Para mí, a titulo
personal, viví la salida de ULMA como
una sangría…
Armín Isasti
“La gente de ULMA ha tenido
capacidad para dar forma concreta a las ideas”
J.M.L.: Nunca se dijo no, se dijo no en
este momento y no de esta forma.
Podemos garantizar con seguridad que
de haber entrado de aquella manera el
desarrollo de ULMA hubiera sido totalmente distinto. Hormigón Polímero no
hubiera salido. Las velocidades eran distintas. El proceso de integración sectorial es muy largo, y con el esfuerzo
realizado era muy complicado decir que
sí en esas condiciones. En la mente de
todos estaba que había que hacer las cosas bien y había que demostrar que el
modelo de MCC no era el más correcto
para el Grupo ULMA; teníamos más ganas de tirar hacia delante. Oñati no hubiese sido lo mismo.
A.I.: La pregunta al final sería: ¿estuvo
bien o estuvo mal? Es sólo un modelo de
enfocar las cosas de otra manera… De
todas formas, jugasteis con ventaja…
F.E.: Estábamos todas las cooperativas
de ULMA en agrupaciones de bajas sinergias y entonces… ¿por qué romper
algo que funciona y empezar de cero? El
Grupo ULMA presentó diversas propuestas pero se rechazaron todas. No
había comunicación entre el Grupo y la
corporación, y eso pesó mucho a la
hora de valorar…Todo aquello dejó
poso en ULMA. También pesó mucho la
idea extendida de que ENARA solo perviviría dentro del Grupo ULMA. Por
nuestra parte había algunos miedos de
qué iba a pasar con Caja laboral, con
Lagun-Aro, etc.
J.L.M.: La valoración, pasado el tiempo
es francamente positiva, aunque también
soy crítico y opino que nunca debimos
llegar a la situación a la que llegamos. La
propuesta del proyecto para las cooperativas de Grupo ULMA era una propuesta
muy dura; negocios de la misma cooperativa se dividían incluso en distintas divisiones,
no
había
sinergias,
quedábamos totalmente perdidos. Una
situación distinta al Grupo FAGOR, que
pasaba a liderar distintas divisiones. El
trato fue poco equitativo. Una vez tomada la decisión se apostó por estar
11
Mesa Redonda
Fran Etxaniz
“Quienes trabajaron en la línea
de hacer Grupo tuvieron las ganas y el deseo de ser ULMA”
cerca de Caja Laboral, Lagun Aro,
Ikerlan… Cuando nosotros tomamos
la decisión en asamblea en 1993 todas
las cooperativas de ULMA perdíamos
dinero. Una vez tomada la decisión a
nivel de órganos de Grupo se optó por
estar cerca de las entidades de supraestructura.
A.C.: En el 25 aniversario de Lagun
Aro me encontré con gente de ULMA,
me acerqué, y como en aquel momento
se acababa de hacer el plan estratégico
de MCC les ofrecí conocerlo: objetivos,
estrategias… Después recibí una llamada y nos reunimos. Luego me invitasteis
a una inauguración y se empezaron a limar asperezas… fueron los primeros pasos para retomar una convivencia que
nunca debió romperse.
T.G.: ULMA no dice no a MCC, dice
sí al Grupo ULMA y se agarra a la base
de nuestra experiencia, valores…
Creemos que hay más formas de contribuir a un objetivo común, hacer más
fuerte el cooperativismo. Habíamos
conseguido arrancar nuevas promociones y pocas cosas creo que unen más y
dan más sentimiento de pertenencia entre las cooperativas que crear nuevas actividades, y en aquel momento
estábamos poniendo cosas muy importantes en marcha. Estábamos incluso en
un proceso de convergencia con LANA,
con el pragmatismo de viabilidad de un
proyecto socio-empresarial, de compromiso con el entorno. El factor emocional, de vinculación de las personas con
un proyecto es clave…
esto no se puede olvidar que fue una década de profundo desarrollo dentro del
conjunto de MCC. En pocos años, pasamos de 28.000 a 60.000 personas y eso
no es fruto del azar, sino de tener los valores bien asumidos y hacer que la gente
confluya en esa dirección. Es más que
economía o marketing, es compromiso.
J.M.L: Nuestra reflexión fue que estábamos mejor en casa, en ULMA, que
con las agrupaciones que nos habían
adjudicado, que incluso algunas de ellas
estaban desapareciendo.
Al hilo de lo que comentáis, ¿Cuáles
creéis que fueron los factores que, a finales de la década, llevaron a retomar
las relaciones con MCC?
T.G.: Todos éramos conscientes de que
estábamos en vías de encuentro y faltaba
encontrar el momento. Desaparecen limitaciones, estábamos en el mismo barco y con naturalidad se fueron acercando
posturas porque teníamos los mismos objetivos.
J.L.M.: Nos estábamos relacionando
constantemente con Caja Laboral,
Lagun Aro, Ikerlan, Eskola… ULMA
tuvo en la década un crecimiento importante y desde MCC se producen
contactos. Las cosas habían cambiado.
Posiblemente si las condiciones del
2001 se hubieran dado en 1993 no hubiéramos salido.
F.E.: Éramos conscientes de que era positivo, pero también hubo por parte de
ULMA una defensa clara de los mínimos
a los que no íbamos a renunciar, queríamos presencia en los órganos de dirección y decisión. Una vez conseguido ese
acuerdo hubo que vender el proyecto al
Grupo ULMA, votarlo en asamblea, etc.
A.I.: La fuerza impulsora de la corporación tiene en este momento la misma
dirección que la fuerza impulsora del
Grupo ULMA.
J.M.L.: Yo creo que se entra dentro de
la dinámica por dos motivos: Respecto a
A.I. Yo viví con ilusión el arranque de
la actividad de Termoformado. No tenían ni idea y fueron a Carrefour a buscar
los primeros alimentos envasados. Digo
esto porque esa ilusión que había aquí
no se daba en otros entornos.
A.C.: Eso no tiene que ver con entornos ni personas, sino con los modelos de
gestión y con la transversalidad, salirse de
lo que haces habitualmente… Yo soy un
enamorado de las organizaciones que
tienen capacidad para aprender. Dicho
12
José Mª Loiti
“Evitemos que una nueva figura social pueda sustituir al cooperativismo”
Nuestra Historia
la división sectorial, desgraciadamente
para el Grupo MCC los sectores no se
desarrollan y no se ve a nivel de MCC
ninguna necesidad de ruptura del Grupo
ULMA. No hay necesidad de que ULMA
rompa su propio proyecto. A esto hay
que añadir el cambio de personas y que
no hubo ruptura de la comunicación.
Aun estando fuera, hablábamos como si
estuviésemos dentro.
A.C.: A mí la cuestión se me plantea
como un intento de recuperar entidades
que tienen unos elementos de convergencia muy altos, aunque también elementos divergentes, con características
diferentes. ULMA había desarrollado un
concepto cooperativo que nos parecía
Txomin García
“La consolidación del Grupo se
consigue porque los Negocios
adquieren una identidad”
modélico en grado de solidaridad, reconversión, un montón de variables,
casi como punta de lanza… Su reincorporación, planteada en la Comisión
Permanente de MCC, recibe un apoyo
unánime. A veces creemos que la democracia funciona de forma espontánea y
no es así, requiere trabajo. Yo os expresaba una frase que era que MCC ganaba
si vosotros estabais dentro.
F.R.: Las formas de volver hubieran
sido distintas si el Grupo ULMA no se
hubiera consolidado.
Durante los 90 –exceptuando los
primeros años- el Grupo ULMA vive
un importante desarrollo empresarial y
social. ¿Cuáles creen que son las claves de este éxito? ¿Cómo creen que
esto influye en el entorno socio-económico más próximo?
T.G.: Las coyunturas en las que te desenvuelves ayudan a la consolidación de
ULMA y los Negocios. El problema de hoy
para crecer es que estamos en un entorno
de pleno empleo, no hay personas para
traccionar. Es una década en la que en
nuestros Negocios se descubren los mercados internacionales como otro elemento
dinamizador. Pasamos de gestionar negocios a gestionar oportunidades de negocio.
Ésta es la clave. La energía que generó la
los 90
aprobación del POGU fue tremendamente creativa con un impulso de dinámicas
de gestión extraordinario.
A.C.: Sí, de acuerdo pero con un poco
de prudencia ya que detrás de esa afirmación parece que solamente pueden darse
proyectos de calado fuera de MCC.
J.L.M.: Las claves creo que son las
mismas, y me da igual en qué época
nos encontremos: personas y productos.
La promoción y la motivación, el compromiso y la innovación. Los 90 fueron
buenos años, pero ahora estamos en la
mejor época, eso lo digo siempre.
Todos los momentos son los mejores,
porque son los que nos toca vivir, y hay
que adecuar los modelos, las estrategias, invertir más en innovación, etc. no
sólo en función de la tarea, sino del
desarrollo personal. Se nos abren los
ojos a la internacionalización. Se ha cimentado una buena posición y hay que
aprovechar esto para el futuro.
T.G.: Para mí la clave es dar con personas singulares que cogen la mochila y
arrastran al resto. Como descansemos
solamente en Modelos de Negocios lo
tenemos difícil, tenemos que apoyarnos en personas que tengan la capacidad de transformar… Luego hace falta
gente que se suba al carro, que se comprometa…
A.C.: Si me permitís yo quisiera comentaros un descubrimiento que he hecho esta tarde, y es que tenéis un valor
clave; tenéis una cultura, tenéis terminología propia, tenéis POGU´s y eso es
una cultura propia.
Grupo ULMA. ¿Cuáles son los grandes
retos para el XXI?
T.G.: En este momento hay que olvidarse de hablar de internacionalización y
globalización y ver el mercado en términos globales, con lo que implica para
todo. Hay que trabajar para crear entornos donde la creatividad se convierta en
productos vendibles, y los productos vendibles representen una innovación para
la empresa que sólo se identifica si genera flujos de caja positivos.
A.C.: No te contradigo si digo que si
con un 5% retribuimos al capital y retribuimos a las personas, el resto debe ser
para pensar en el futuro.
J.L.M.: Es necesario que las personas
que se van integrando sepan y conozcan la esencia del cooperativismo. Hay
que trabajar para que la gente esté convencida, y podemos tener ventajas competitivas enormes. Hay que adaptarse y
trabajar la integración de nuestras filiales y personas fuera de Oñati.
F.E.: Capacidad de adaptación y en la
medida de lo posible anticipación en todo
lo que pueda suponer cambios organizativos, apertura a nuevas oportunidades de
negocio, innovación y desarrollo de nuevos productos. Esa es la parte más importante, incluso a pesar de nuestra figura
cooperativa, que en algunos casos puede
ser ventajosa, pero en la medida que creces, que tienes una importante difusión
geográfica y muchas más personas, empieza a complicar la toma de decisiones y
nos puede hacer perder ventajas.
F.E.: Los 90 sirven para crear imagen,
formar personas y pensar que tienes que
salir al exterior, con el apoyo del Grupo.
Tenemos capacidad de formación, compromiso, gestión… y esto hay que mantenerlo.
A.I.: Para mí un elemento clave es
que la gente de ULMA ha tenido capacidad para dar forma concreta a las ideas.
Hablamos de innovación, pero ese compromiso de materializar las ideas no
suele ser fácil. Y saber enfocar bien tres
aspectos: producto, mercado y tecnología. Y no detenerse en los resultados,
sino continuar, hay un saber hacer desde la cooperación. Más que valores y liderazgo, importa el compromiso.
A.C.: Creo que no hay contradicción
entre liderazgo y compromiso. Yo resaltaría que tenéis una cultura propia.
Este año se celebra el 50 aniversario
de MCC y en pocos años será el del
Fernando Recalde
"Las cooperativas tenemos la
ventaja de ser una sociedad de
personas y nuestro futuro es
prometedor"
A.I.: Hay que cazar el instante y seguir. Se está difuminando lo que hemos
vivido, lo que te da la forma de ser, y eso
se lo van a perder la juventud y las nuevas generaciones.
J.M.L.: Evitemos que una nueva figura
social pueda sustituir al cooperativismo,
en función de que las necesidades actuales son totalmente diferentes a las que había cuando se creó el cooperativismo.
José Luis Madinagoitia
“En la relación con MCC hubo
coincidencias de fondo y divergencias de forma”
Entre las cosas que ayudaron al crecimiento fue que había una dejación empresarial en el entorno del Alto Deba. No
vaya a ser que nos ocurra lo mismo a
nosotros. Hay que crear personas capaces de ofrecer un servicio, considerando
que la especialización en cada caso te
puede llevar a triunfar o no triunfar.
A.C.: Creo que hay que entender los
mensajes que nos lanza el entorno. La
globalización es un fenómeno que nos
afecta; estamos ante mercados globales
que nos definen. El elemento clave es la
diferenciación que ofertamos al mercado.
Tenemos que estar en un proceso de recreación permanente de nuestras actividades, hay que aceptar que todo tiene
que estar puesto en cuestión. Repetir la
historia no conduce al éxito sino al fracaso. La innovación no se produce sólo en
producto, sino en maneras de actuar, de
pensar, de relacionarse, de comunicar…
Hay espacios para el futuro, siempre que
creamos que es abierto. En el ámbito cooperativo hay que apostar por la pasión.
Tenemos la juventud mejor formada, y
hay que prepararla, necesitamos personas que crean y transmitan los valores cooperativos. El tiempo que vamos a
construir va a ser mejor: si tenemos una
juventud que no va a ser capaz de tomar
el relevo estamos fallando en todo el proyecto, porque resulta que no creemos en
las personas y eso es la base. Yo no tengo
ninguna duda de que el futuro será cooperativo y de compromiso, elaborado en
función de la libertad de las personas y
del principio de una persona un voto.
Tenemos que utilizar la intuición, entender los mensajes del futuro, aprender a
usar el hemisferio izquierdo, y captar cosas que no se pueden demostrar, dominar
la capacidad de anticipación. También
cultivar el amor por el detalle, hacer las
cosas bien.
F.R.: Una de las claves del futuro próximo va a estar en el desarrollo profesional y personal de las personas y hacer
todo lo posible para que el entorno de
nuestras empresas propicie la innovación. Las cooperativas tenemos la ventaja de ser una sociedad de personas y
creo que nuestro futuro es prometedor.
13
Actividad
Empresarial
Actividad
E
ESTRUCTURACIÓN POR NEGOCIOS
La estrategia empresarial de Grupo ULMA en la
década de los 90 se orienta hacia la definición de
la Actividad Empresarial en base a Negocios di-
versificados y autónomos en su gestión que
comparten y asumen una Misión y unos valores
comunes.
MODELO ORGANIZATIVO DEL GRUPO ULMA EN LOS 90
Cooperativa de
2º grado
Cooperativas
de 1º grado
GRUPO ULMA
ULMA C y E
S. COOP.
ULMA
Agrícola
ULMA FORJA
S. COOP.
ULMA
MANUTENCIÓN
S. COOP.
ULMA
Construcción
Es una de las primeras actividades de ULMA. Durante
esta década se consolida en
el mercado introduciendo
nuevos modelos y gamas en
base al conocido TÚNEL y
al novedoso MULTICAPILLA. Ello le permite al
Negocio abordar en los 90
la comercialización de invernaderos para un cada vez
mayor número de sectores.
Es, sin duda, el Negocio que
aporta mayor crecimiento al
Grupo en los años 90.
Aquellos años fueron para
ULMA Construcción una década de constitución de
toda una red propia de filiales que se extendió por todo
el
mundo
(Holanda,
Portugal, Francia, Argentina,
Brasil, Chile, EE.UU., etc.)
14
Nuestra Historia
ULMA HORMIGÓN
POLÍMERO
S. COOP.
ULMA
Packaging
Heredero de la División de
Maquinaria pasa a denominarse, en la primera parte de
la década, ULMA Envase y
Embalaje. Este Negocio centró su actividad en los 90 en
el diseño, fabricación y
mantenimiento de maquinaria avanzada para el embalaje. A mediados de la
década y como resultado de
la reflexión estratégica emprendida por la cooperativa
se apuesta con fuerza por la
internacionalización como
valor diferencial. A finales
de 1998 y ya como ULMA
Packaging se inaugura su
nueva planta productiva.
Empresarial
los 90
ULMA Forja
La antigua ENARA es, en la década de los 90 la cooperativa más exportadora del Grupo. Sus Bridas están presentes
en casi todos los rincones del mundo. Cuenta con el reconocimiento y aval de las más importantes firmas mundiales del sector de la energía y la industria del petróleo.
Fue la primera cooperativa del Grupo ULMA en obtener la
certificación ISO 9002 en el año 1993.
ULMA
Carretillas
Elevadoras
Este Negocio, nacido a mediados de los ochenta, se
consolida a lo largo de la
década de los 90 dentro de
ULMA Manutención. La
comercialización de carretillas con nuevas marcas,
además de la de MITSUBISHI, le permite continuar
con fuerza la actividad empresarial iniciada con la
creación de la cooperativa
OINAKAR S. Coop.
ULMA
Hormigón
Polímero
Es el Negocio más reciente
del Grupo ULMA. Comienza
a gestarse en 1990 dentro del
Negocio de Construcción y
pasará a constituirse como
cooperativa propia en 1996.
Este Negocio es una buena
muestra
de
cómo
la
Promoción Empresarial desarrollada en ULMA ha dado
sus frutos. La segunda mitad
de la década estuvo caracterizada por el esfuerzo y sacrificio de un colectivo dispuesto
a consolidar el Negocio en el
sector de la construcción.
ULMA
Handling
Systems
Este Negocio, nacido como
línea de actividad dentro
OINAKAR S. Coop. en
1987, conocerá durante la
década de los años 90 una
importante expansión de su
actividad, centrada en la
automatización de almacenes automáticos con tecnología japonesa.
15
El Valor de lo Social
El Valor de lo Social
Nos hacemos eco de los aspectos más solidarios del Grupo
La solidaridad a través de la Labor Social
Contribución al entorno
Es en la década de los 90 cuando los resultados
empresariales crecen lo suficiente para permitir ir
destinando una mayor cantidad de recursos –a través de los FEPCS– a acciones de carácter social,
cultural y deportivo, así como a otras áreas de acción social como ONG's, etc., materializándose
de esta manera el espíritu social del Grupo en una
mayor contribución al entorno y al bien común.
ULMA patrocina, en 1992, el inicio del Tour de Francia
en San Sebastián.
Compromiso con el deporte y la cultura
Asamblea de ULMA en los 90 en el Instituto de Oñati.
Durante los años 90 se consolida de manera especialmente visible el compromiso del Grupo
ULMA con el deporte, plasmado a través de colaboraciones con distintos equipos de ciclismo y
llegando incluso a patrocinar dos de los más importantes acontecimientos que se dieron en
Gipuzkoa: el inicio del Tour de Francia en 1992,
que comienza por primera vez en su historia en
San Sebastián, y los Campeonatos del Mundo,
celebrados en 1997 también en la capital guipuzcoana.
La cultura con mayúsculas es otra de las grandes
apuestas del Grupo ULMA, compromiso que queda reflejado mediante la esponsorización del
Guggenheim, el Orfeón Donostiarra, y un gran respaldo a la cultura vasca.
El Grupo ULMA también estuvo presente en los
Campeonatos del Mundo de Ciclismo celebrados en
1997. En la imagen un “joven seguidor de ULMA”
en el stand.
16
“En los 90 los buenos
resultados permiten
una mayor contribución
al bien común”
Nuestra Historia
los 90
ULMA
Hormigón
Polímero
ULMA
Hormigón
Polímero
Elias Elorza y Rafa Anduaga
“Queríamos generar puestos de trabajo, impulsar
nuevas actividades de negocio y ayudar al crecimiento
socioeconómico de nuestro entorno”
¿Cómo recordáis el contexto socioeconómico en el momento
del nacimiento de Hormigón
Polímero?
Era un momento difícil, tras la
profunda crisis vivida en los
años 80 existía la necesidad de
generar nuevos puestos de trabajo, de impulsar nuevas actividades de negocio, para poder
así ayudar al crecimiento socioeconómico de nuestro entorno y poder remontar de la
grave crisis vivida entre los
años 83-88.
¿Cómo se crea la cooperativa?
¿Cuáles fueron las motivaciones de su fundación?
Nacimos en el seno de ULMA
Construcción, y en el año 96 se
impulsó la independización
como negocio definido. Las motivaciones eran las mencionadas
anteriormente, la necesidad de
generar nuevos puestos de trabajo y diversificar las actividades
de negocio dentro del Grupo.
Debemos resaltar las facilidades
que el Grupo ULMA dio a los
socios fundadores, definiendo
una serie de compromisos grupales de seguridad retributiva
para fomentar la materialización
de la escisión.
¿Qué repercusión tuvo en
Oñati la creación de una nueva
cooperativa de estas características dentro del Grupo ULMA?
Al nacer al amparo de ULMA
Construcción, el crecimiento
se fue realizando paulatinamente, de una forma fluida.
No se produjeron cambios
bruscos, ni consecuencias inmediatas. El nacimiento y posterior
crecimiento
fue
progresivo y natural dentro de
nuestro entorno social.
"El nacimiento
y crecimiento
fue progresivo
y natural
dentro de
nuestro
entorno social"
¿Cuál sería vuestra reflexión sobre la evolución y trayectoria
de ULMA Hormigón Polímero
en la década de los noventa?
Debido por una parte al buen
posicionamiento del producto, así como a la buena aceptación en el mercado de
nuestra oferta de soluciones,
en la década de los 90 podemos resaltar el fuerte crecimiento experimentado. No
debemos olvidar, sino recordar con orgullo que este creci-
miento viene en buena parte
generado por el gran esfuerzo
colectivo que se realizó en
aquellos años, además del impulso proporcionado tanto por
la Dirección General del
Grupo como por la Dirección
de ULMA Construcción.
¿Cómo se presenta el futuro
para un Negocio como
Hormigón Polímero, cuyo mercado está en el sector de la
construcción?
El futuro se presenta esperanzador. Nuestras 3 líneas de
negocio se encuentran en distintos estadios, podemos decir
que tanto los sistemas de drenaje como de edificación están en una fase de mercado
madura, mientras que la línea
de fachadas está en pleno crecimiento y desarrollo. No debemos tampoco olvidar que
cada vez contamos con más
competidores que empiezan a
dominar el proceso productivo, por lo tanto tenemos que
estar preparados y anticiparnos, dando soluciones diferenciadoras y competitivas al
mercado. Un campo al que tenemos que prestar más atención es el segmento de la
Rehabilitación. El crecimiento
del Sector de la Construcción,
aunque sigue en aumento, se
está ralentizando, por lo que
siempre tenemos que estar
dispuestos a adaptarnos, anticiparnos y ser flexibles.
17
Hemeroteca
Hemeroteca
El TU se hace eco de la visita del
ministro siberiano de Construcción
al Grupo ULMA en los noventa.
La inauguración de la
nueva planta de Packaging
sirve para dar a conocer
los logros de ULMA.
El Diario Vasco, 1998.
La inauguración de la
nueva planta, todo un
hito para Oñati y Grupo
ULMA, recogido en El
Diario Vasco.
ULMA participa en la construcción de la presa de
Arriarán en Beasain, obra
emblemática coronada por la
escultura Ur-Bide, de
Nestor Basterretxea.
18
Nuestra Historia
Ya a principios de los 90,
el Grupo ULMA presentaba
informes anuales. TU, 1992.
los 90
La llegada a Oñati de una
prensa de 4.000 toneladas
adquirida por el Grupo ULMA es
noticia en el TU de
los noventa.
El Diario Vasco recoge que
ULMA patrocinará, junto a
Cegasa, un equipo local
ciclista de aficionados.
El Grupo ULMA instala un
almacén automático en
Niessen, S.A. TU, años 90.
La prensa en los noventa recoge
la contribución de ULMA al
descenso del desempleo en Oñati.
El TU destaca que el Grupo
ULMA patrocina la salida del
Tour de Francia de San
Sebastián en 1992.
Inauguración de la nueva
planta de Packaging. Deia, 1998.
19
Encuesta
Encuesta
¿Cuál crees que ha sido la repercusión social del Grupo ULMA en Oñati
a lo largo de la década de los noventa?
Jon Odriozola
Andoni Zendoia
Alberto Elorza
Director del Equipo
Ciclista Orbea
Director de
Txantxiku Ikastola
Cocinero Restaurante
Zelai-Zabal
La riqueza de Oñati va en consonancia a la consolidación de
ULMA como gran empresa. Eso ha
traído mucho trabajo a la zona, y
la vinculación de todo el pueblo
con ULMA y MCC hace de Oñati
un municipio de un nivel de vida
muy alto. Esto ha permitido también una gran mejora de las infraestructuras. La referencia para
mí como deportista también es clara, alardeas de tener una cooperativa en el pueblo, algo que no se
entiende fuera de aquí. Es otra filosofía de entender el trabajo, que
hace más fuerte la unión de todo el
pueblo. Es también un referente el
apoyo al deporte, y también al ciclismo, sobre todo a la base. En el
futuro sería bonito hacer algo juntos, desde mi posición y con el
apoyo de una gran entidad como
ULMA se podría trabajar y crear un
equipo de primer nivel. Tengo muchos amigos y familiares en
ULMA, es como una gran familia.
Considero que el Grupo ULMA se
consolidó definitivamente en los
años 90 y que desde entonces su
expansión ha sido imparable hasta
la fecha. La continua creación de
puestos de trabajo propios y en la
industria auxiliar del entorno, ha
supuesto un impulso muy importante al movimiento cooperativo y
ha contribuido de forma especial
a que Oñati sea actualmente una
zona privilegiada por su bajo índice de paro.
La mayor satisfacción de esta vida
es poder aportar nuestro granito de
arena a la comunidad.
20
También ha destacado por su apoyo al sector de la educación con
ayudas económicas, importantes y
muy necesarias, y con su buena disposición hacia los/as alumnos/as en
las visitas que realizamos a las empresas del Grupo. En ellas les muestran lo que es una empresa, lo que
demanda el mundo laboral y esto
ayuda a que los jóvenes, futuros trabajadores, comiencen a definir su
vocación profesional.
Me gustaría terminar citando que
Txantxiku Ikastola, cooperativa integral de enseñanza, asume su responsabilidad en la educación de las
nuevas generaciones, para que
nuestros alumnos desarrollen sus
competencias y sean capaces de
hacer frente a los retos que se les
presenten en el futuro. En esta tarea
estoy convencido de que la colaboración entre el Grupo ULMA y
Txantxiku Ikastola seguirá creciendo día a día.
Nuestra Historia
A lo largo de cuarenta años ULMA
ha estado estrechamente ligada al
desarrollo de Oñati. Numerosas familias han crecido al amparo de
esta cooperativa. Y muchas de
ellas han comido en nuestra casa y
han llegado a ser nuestros amigos.
Como oñatiarra me siento orgulloso de esta gran empresa, de su crecimiento y expansión y deseo que
futuras generaciones sean testigos
de la continuidad de ULMA.
Descargar
Fichas aleatorios
Explore flashcards