La Ética como Administración de Valores No

advertisement
La Ética como Administración de Valores No Financieros
Por Juan Diego Castrillón
Profesor de la Facultad de Humanidades
Universidad Autónoma de Occidente
La educación universitaria debe contribuir a realizar la esperanza de la mayoría de
los jóvenes en América Latina: lograr un mayor bienestar personal ligado a un
mejoramiento de las condiciones sociales, económicas y políticas a través del
despliegue de a propia existencia en el servicio idóneo, técnico y profesional, en un
ambiente sostenible.
En este propósito es posible aplicar la reflexión ética, con un lenguaje que
desarrolle competencias y se acerque desde su gravedad metafísica a las
expectativas de los estudiantes.
Por ello he diseñado y desarrollo el curso de “Ética para Hacerse Rico” en la
Universidad Autónoma de Occidente en Cali . Requirió un discernimiento de los
contenidos y propuestas metodológicas que motivaran a los estudiantes
la
aplicación de habilidades y competencias, que se concretaran en el uso del propio
criterio en el diseño de estrategias concretas para comandar la propia vida.
Como un punto de partida el curso debía caracterizarse con unos fundamentos de
ética general: Qué es ética, diferencia entre ética y moral, cuál es la importancia
que podemos atribuirle a las costumbres y las normas como base de la ética,
diferenciación de actos humanos y actos del hombre, cuáles son las
macrotendencias en la historia de la ética que tengan que ver con la búsqueda de la
felicidad y de la riqueza.
Una primera alternativa que pensé fue facilitarle a los muchachos instrumentos
para que planearan y aprendieran a medir la búsqueda del bienestar mediante el
discernimiento de los medios apropiados, utilizando indicadores financieros,
similares a los aprendidos en el M.B.A (Master of Business Administration) que
terminé en Estados Unidos y en Colombia (Tulane University y Universidad ICESI).
Era propicio este enfoque considerando el sentido lato de administración como administrare, servir con una intencionalidad deliberada desde una racionalidad en el
uso de los recursos.
Sin embargo el bienestar concebido desde la administración no es garantía de
satisfacción personal ni social ni de realización ética.1
Otra opción era ofrecerles en el curso unos talleres de crecimiento personal y de
autosuperación, considerando mi carrera de 9 años en el mundo de la espiritualidad
que me llevó a Roma (Pontificio Antoniano), y me trajo de vuelta para
reencontrarme con escrito de filosofía budista, zen y krishna, y con autores como
Antonio Merino, Ignacio Larrañaga, Carlo Carreto, Deepak Chopra y Louise Hay.
El problema que ofrecían era que reforzaran la idea de que el bienestar y la
felicidad dependieran no de una fundamentación teórica y vivencial sino de la
aplicación mecánica de una serie de técnicas de respiración, de oración, de
relajación, de meditación.
1
SCITOVSKY, Tiber, Frustraciones de la riqueza. La satisfacción humana y la insatisfacción del
consumidor. BCUAO. 658.84. S419F.
¿Desde cuáles fundamentos vivir y administrar los valores?
Hicimos la siguiente revisión de propuestas con los estudiantes, a manera de
constructores que exploran y explotan diferentes canteras para levantar un edificio,
“para toda la vida”, con fundamentos sólidos. El punto de partida fue el enfoque
ético. Con orientación bibliográfica los estudiantes expusieron por grupos y
presentaron relatorías de todas las exposiciones:









El hedonismo (búsqueda del placer mediante el control de las pasiones).
El estoicismo (eliminación de las pasiones hasta llegar a la apatía).
El ascetismo (privación de placeres y realización de ejercicios permanentes
que respondan a un ideal de perfeccionamiento)
El cristianismo (la vida fraterna en el amor basada en la fe en Cristo con un
ideal trascendente).
El agnosticismo (abstenerse de referir a Dios en la construcción de logros
personales y de una justicia social).
El existencialismo (darle prioridad a la existencia misma como fundamento
de toda ética antes que al pensamiento heterónomo considerado correcto).
El socialismo, (darle prioridad a los intereses generales antes que a los
intereses particulares).
El utilitarismo (valorar el bien ético en función de la utilidad y la elusión del
dolor)
El imperativo moral. (El deber por el deber, desde el ejercicio autónomo de
mi libertad, como si la acción realizada obedeciera a una Ley Universal).
De esta revisión, a cada estudiante con sentido crítico correspondió valorar su
opción de vida, que condujo a reconocer en todos los escritos de los estudiantes en
la persona su talante espiritual o intelectual y no sólo entenderla en un curso de
ética para hacerse rico como alguien en búsqueda de dinero. Una visita a un
convento franciscano para hacer lectura de la edificación como símbolo de moral
heterónoma consolidada por siglos, sirvió para considerar que palabras como
pobreza y riqueza son polisémicas, es decir, tienen múltiples significados y
corresponde a cada uno encontrar el sentido apropiado.
Esta conclusión sobre el talante espiritual a la que llegaron los jóvenes desde su
percepción vital coincide además con trajinadas perspectivas teóricas
contemporáneas:
Desde enfoques de gestión de recursos humanos suele advertirse cómo es un
suicidio para las empresas pensar en construir valor sólo por indicadores
financieros. También la teoría clásica de la economía lo ha advertido en su teoría
sobre el valor, definido básicamente como bienes y servicios, no como el medio
circulante, el dinero, el billete en banca, como pudiera pensarse.
El segundo momento del curso fue de proponer el diseño de una visión integral de
la persona con derechos a una calidad de vida digna, y de una misión relacionada
con procurar el bienestar integral personal y social.
En esta perspectiva que estamos desarrollando encontramos que es fundamental
tener en cuenta que se trata de promover un pensamiento estratégico.
Cuando se han de definir estrategias corresponde atender tres necesidades:
1. Partir de una misión y visión a largo plazo. En esta prospectiva es donde
caben las consideraciones éticas, principios y valores fundamentales. Qué
somos, de dónde venimos y para dónde vamos.
2. Definir una estrategia. Establecer una secuencia de hechos antecedentes y
los efectos esperados. Significa precisar cuándo, cómo y dónde vamos a
pasar de una situación diagnosticada a una situación mejorada.
3. Realizar todas las actividades, proyectos
y procesos previstos en la
estrategia.
Desde el inicio de la Revolución Industrial, la vigilancia del uso productivo del
capital el ánimo de obtener rendimientos económicos, el control financiero, a través
del rendimiento del capital empleado, de la relación entre activos y pasivos, de la
medición del de retorno de la inversión (ROI), del EVA (Valor de Ganancias
Agregadas) y del Flujo de Caja (Cash – flow).
Todo el énfasis en la implementación de estrategias se encontraba en hacer
corresponder los ingresos con los gastos, cumplir con un presupuesto, y privilegiar
el seguimiento de los factores e indicadores financieros, para asegurar el logro de
las metas.
Algunas personas y algunas empresas están ancladas en el pasado y aún hoy
siguen utilizando y priorizando estos indicadores. Los indicadores financieros están
anclados en un modelo de contabilidad que ya tiene varios siglos y fueron pensados
para sociedades que valoraban los activos físicos, no los intangibles.
¿Por qué los valores financieros no son suficientes para medir la riqueza en
términos de sostenibilidad?
Cuando estudiaba Administración, uno de los profesores venidos de New Orleáns
que se hospedaba por un fin de semana en el Hotel Pacífico Royal de Cali, comentó
su sorpresa al regresar a su habitación no sólo la habían dejado limpia y ordenada
como era de esperarse sino que le habían puesto un arreglo floral con orquídeas.
El análisis que el profesor hacía era que muy difícil establecer una frontera entre lo
tangible y o intangible en un ramo de orquídeas, y de lo que se trataba era de una
situación que se escapaba de los parámetros tradicionales de medir las cosas de
indicadores financieros. ¿Se trataba de un bien o de un servicio? ¿Se evaluaría
cualitativa o cuantitativamente por su costo en dinero?
Los indicadores financieros son necesarios, sin embargo son insuficientes. Se
trataría de establecer otros indicadores de valor no financieros, que ofrezcan
sostenibilidad o al menos un ciclo de vida con calidad, competitividad y compromiso
con el macroambiente, como:
 La creación de relaciones afectivas, de pertenencia, de identidad, de
solidaridad.
 La capacitación medida por las habilidades y competencias adquiridas (que
suele llamarse “crear valor del capital intelectual). Estos logros no podrían
detectarse si pensáramos sólo en indicadores financieros como por ejemplo
el valor hora / hombre utilizada en un aprendizaje
 La comprensión de las expectativas y la búsqueda de la satisfacción en el
otro, que motive a una relación de fidelidad (que las empresas llaman hoy
“Crear valor para los clientes”).
 El interés puesto en la excelencia en el desempeño (los procesos, la
tecnología, la innovación) para mejorar la calidad de las relaciones (que en
el caso del encuentro interpersonal como en la vida empresarial pueden
expresarse en términos de prestación de mutuos servicios).
Estando inmersos en el siglo XXI tenemos claro la existencia de unos valores
intangibles, no financieros, que hoy es necesario diferenciarlos y medirlos y
proyectarlos en el ciclo de vida. Proyectar los valores significa sacarlos del nivel de
las intenciones, avanzar de las intenciones a los hechos. Si la pobreza es un mal
nuestro, la ética debiera estar del lado de la construcción de riqueza. En mi país
hay un dicho que tiene un asidero práctico “al pobre todo se le va en deseos”. “El
camino al infierno está lleno de buenas intenciones”.
La Ética está más por el lado de la búsqueda y del logro que de la intención. La
intención es sólo un comienzo, sería síntoma probable de que puede comenzar una
búsqueda. En cambio la búsqueda se plasma en el camino: "in-vestigare", "ir en los
vestigios", “tras las huellas”, se trata del "in-quirire" en "andar tras lo que se
quiere", en "intus-ire, intuir", "adentrarse en la cosa contemplada para aprehender
la verdad", “intus-legere”, inteligir "leer en el interior".
La ética se concreta de parte de una persona que no es sólo racional, sino que
investiga en la práctica, intuye, que es emocional, compleja, cuya parábola como
existencia es siempre el siendo, el yendo, el haciendo, el teniendo, una búsqueda
incesante nunca terminada.
“Intangibles” es una manera de aproximarse a la comprensión de los valores no
financieros. Otra manera es retomando algunas percepciones generales y luego
reconsiderar el marco teórico de la ética.
“Valor” 2es una cualidad que motiva el interés, la voluntad, el querer, la búsqueda y
el disfrute y que corresponde a un ideal de excelencia. Genera vínculos afectivos,
sentido de identidad y de pertenencia (Max Scheller). Como cualidad por la que se
desean o estiman las cosas, tiene una dimensión ideal, objetiva y subjetiva.
De los valores se pueden enumerar las siguientes características:
1.- Los valores son relacionales. Surgen de relaciones. Algo (una cosa, una
acción) o alguien tiene valor en la medida en que despierta afecto, interés (Interesse, del latín, que significa relativo o en medio de los seres), promete utilidad,
satisfacción o bienestar.
2.- Los valores son observables. En general corresponden a la cualidad o
conjunto de cualidades que hacen apreciables tanto a las personas como a las
acciones como a las cosas, a través de un acto de preferencia entre dos o más
posibilidades. Tienen un componente objetivo (referidos a objetos) pues
comprometen conductas o manifestaciones que podemos diferenciar. Además
tienen un componente subjetivo (en relación con el ámbito de una persona o de un
grupo social).
3.- Los valores se presentan en jerarquías, mediante los cuales unos valores
son incluyentes (unos implican los demás o son considerados más fundamentales, y
caracterizan de un modo especial a cada individuo.
4.- Los valores poseen bipolaridad. Frente a ellos la neutralidad es imposible.
Suponen la existencia de polos opuestos diferenciados (valor y contra-valor ó valor
y disvalor). Por su carácter objetivo y subjetivo enunciado antes (ver el numeral 2)
tienen una repercusión objetiva (generan una conducta concreta del sujeto que los
elige y realiza) y un efecto subjetivo (dan origen a afectos, sentimientos, deseos,
etc.).
Actualmente, una de las claves para lograr el éxito se encuentra en ampliar las
perspectivas, identificando los nuevos indicadores del futuro3 que le permitan
2
Del latìn, valor,is, estar vigoroso o sano, ser màs fuerte, en griego, axios, merecedor, digno, que posee
valor, de donde proceden términos como axiología, axiomático, etc.
Es crucial el tema del futuro en la construcción de un futuro sostenible. En el año 2004, el 11 de
octubre, se anunció el premio Nobel en Economía a EDWARD C. PRESCOTT y FINN E. KYDLAND
por sus contribuciones a la dinámica macroeconómica: la consistencia del tiempo en la política
macroeconómica
y
las
fuerzas
que
regulan
los
ciclos
económicos".
Ver
3
evaluar el comportamiento orientador (perfomance drivers), que son los que hacen
posible saber en forma anticipada si se va en camino a lograr los resultados que se
imaginaron al diseñar la estrategia, en relación con valores que son intangibles.
Conocerse a sí mismo de manera financiera es muy útil, pero no tiene sentido si no
se comprende de donde surgen esos resultados, si no se sabe por qué razón se
obtuvieron los resultados, o lo que es peor, porque no se logran.
http://minneapolisfed.org/research/prescott/papers.html#business. Para una teoría unificada de aumento
del ingreso, de Prescott, ver http://minneapolisfed.org/research/prescott/papers/Unified_Theory.pdf
La pagina web de KYDLAND en la Carnegie-Mellon:
http://web.gsia.cmu.edu/display_faculty.aspx?id=85
Descargar