11.3.- FERNADO VII: ABSOLUTISMO Y LIBERALISMO. LA

advertisement
11.3.- FERNADO VII: ABSOLUTISMO Y LIBERALISMO. LA EMANCIPACIÓN DE LA
AMÉRICA ESPAÑOLA.
1.- El golpe de Estado y la represión.
Fernando regresó a España el 14 de marzo de 1814. Volvía dispuesto a no aceptar el sistema liberal
establecido por las Cortes, pero no sabía hasta que punto podía enfrentarse al gobierno que llevaba
dirigiendo el país varios años. Su primer incumplimiento fue no respetar el itinerario establecido y en
lugar de venir a Madrid viaja a Valencia.
Allí recibe el llamado Manifiesto de los Persas (12/IV/1814). Documento en el que 69 diputados le
piden la vuelta al absolutismo, el mantenimiento de la sociedad estamental y la llamada alianza del
Altar y el Trono. El rey, que había sido recibido con un gran entusiasmo popular allí por donde había
pasado, se decide a dar un golpe de Estado, que se concreta en el llamado Decreto de Valencia
(4/V/1814). Por medio del cual abolió la Constitución del 12 y todos los decretos dados por la
Cortes, declarando reos de lesa majestad a todos los que trataran de restaurarlos. En Madrid fueron
detenidos algunos liberales que ocupaban importantes cargos políticos (diputados, ministros y
miembros del Consejo de Regencia). El golpe se completó el 10 de mayo cuando el rey regresó a
Madrid y disolvió las Cortes. El Golpe de Estado fue seguido de una dura represión contra los
liberales (y también contra los afrancesados), una parte de ellos se exilió.
Fernando contó con firmes apoyos en este proceso involucionista, con él estuvieron: la nobleza, el
clero reaccionario, una parte del ejército y la mayoría del pueblo llano. Se restituyó la autoridad de
las instituciones del Antiguo Régimen, así como el sistema señorial; se otorgaban de nuevo los
privilegios de la sociedad estamental a la nobleza y el clero; también se reinstauraron la Inquisición y
la Mesta.
La restauración absolutista en España hay que enmarcarla dentro de un proceso general europeo de
restauración absolutista, que se concreta en el Congreso de Viena, en el que las potencias absolutistas
firman un acuerdo para evitar y combatir todo intento de implantar un régimen liberal.
2.- El sexenio absolutista (1814-1820)
Los primeros años del reinado de Fernando VII, conocidos como el Sexenio absolutista, se
caracterizaron por una permanente inestabilidad política, con un continuo cambio de ministros y una
gran influencia de un pequeño grupo de personas cercanas al rey: “La camarilla”.
La situación económica era desastrosa, con una caída de precios agrícolas, que empeoró la situación
de los campesinos; la producción industrial estaba hundida y el comercio paralizado. A esto había
que sumar la quiebra financiera del Estado, con unos gastos mayores que los ingresos y el
incremento de los intereses de la deuda. El envió de tropas a América para combatir a los
secesionistas agrava el problema de la hacienda pública. La falta de dinero impide que se pueda
reconstruir el país. El mayor problema hacendístico era que los mayores propietarios no pagaban
impuestos.
La situación provocaba un gran malestar social. Los campesinos habían visto empeorar su situación
no solo por la caída de los precios, la reinstauración del régimen señorial había devuelto bienes y
privilegios a la nobleza. En las ciudades el paro, producto de la crisis industrial, y la represión
política generaban descontento entre la burguesía y los trabajadores manuales. También en el ejército
había descontento, las condiciones de vida de los militares en los cuarteles era mísera y en muchas
Historia de España. Tema 11.3 [Escribir texto]
Página 1
ocasiones el pago de la soldada se retrasaba mucho tiempo, el envío de tropas a América incremento
el malestar.
La oposición liberal se reorganizó en la clandestinidad, fundamentalmente en las principales
ciudades. Muchos eran militares jóvenes en contacto con exiliados. La acción política más destacada
era el Pronunciamiento, método por el que intentaban restaurar el sistema liberal. Hubo 7 intentos
(Espoz y Mina, Lacy, Díaz Porlier,..), todos fracasados.
3.- El Trienio Liberal (1820-1823)
El éxito del pronunciamiento del comandante Riego (1/I/1820) en Cabezas de San Juan a comienzos
de 1820 cambió la situación. Fernando se vio forzado a restablecer la Constitución de 1812
(9/III/1820). Esto implicó la celebración de elecciones a Cortes y la vuelta de los exiliados.
Los liberales sufren una división en 2 grupos: moderados y exaltados.
Los Moderados o doceañistas eran partidarios de un gobierno fuerte y de la participación del rey en
el poder legislativo, también defendían que la libertad de prensa fuera limitada y el sufragio
censitario. Formaban parte de este grupo miembros de la burguesía urbana y exiliados. Fueron
minoritarios
Los Exaltados o veinteañistas propugnaban el control parlamentario del gobierno, el sufragio
universal la libertad de opinión. Lo componían miembros de las capas populares urbanas (abogados,
intelectuales, militares). Fueron el grupo mayoritario.
Durante todo el Trienio el rey mantuvo una actitud involucionista
.
3.1- Las reformas del Trienio Liberal:
En el Trienio Liberal se realizó una gran labor reformista que buscaba continuar el trabajo
modernizador de las Cortes de Cádiz. Tomaron medidas encaminadas a realizar una reforma agraria
como la supresión de las vinculaciones, la desamortización de tierras de la iglesia y de los bienes de
propios y baldíos y la libre circulación de productos agrarios.
La política religiosa se concretó en medidas anticlericales: disolución de todos los conventos y
amortización de sus bienes (para pagar la deuda) y supresión de la Inquisición
Con su política militar buscaron mejorar la situación del ejército (instrucción / salarios / sistema
ascensos). El objetivo fundamental era lograr el sometimiento del ejército al poder civil y su
acatamiento del orden constitucional.
Llevaron a cabo una reforma educativa con la secularización de la enseñanza y organización en 3
niveles: primaria, secundaria y superior.
La política económica intentó resolver el problema de la Hacienda. Para ello llevaron a cabo una
devaluación de la moneda, redujeron gastos, solicitaron crédito al extranjero y elaboraron un
proyecto reforma fiscal, que no llegó a entrar en vigor.
El régimen liberal sufría permanentemente la contrarrevolución. Hubo varios intentos de acabar con
él y volver al absolutismo: insurrección Guardia Real, constitución de la Regencia de Urgel. La Santa
Historia de España. Tema 11.3 [Escribir texto]
Página 2
Alianza en el Congreso de Verona decidió que hubiese una intervención internacional para reponer a
Fernando como monarca absoluto (Los Cien Mil Hijos de San Luis, abril – octubre 1823).
4.- La Década Ominosa (1823-1833)
Con el Decreto de 1 de octubre de 1823 Fernando anuló toda la legislación del Trienio Liberal, salvo
la abolición de la Inquisición. Reanudó la represión contra los liberales, que sufrieron fusilamientos y
encarcelamientos, de nuevo una parte de ello se marchó al exilio.
Pese a haberse convertido de nuevo en un monarca absoluto Fernando VII ante la gravedad de la
situación comenzó a aplicar algunas tímidas reformas como la creación del Consejo de Ministros o la
elaboración de un presupuesto, la pésima situación de la hacienda le obligó a un recorte de gastos.
Estos pequeños cambios dieron lugar a la aparición de los absolutistas radicales (Realistas o
Apostólicos), que dirigidos por el Infante don Carlos reclaman el absolutismo pleno y más tarde el
trono para Carlos, llegando incluso a provocar insurrecciones armadas. Por su parte los liberales
continuaban con las conspiraciones.
4.1.- El problema sucesorio.
Fernando, tras varios matrimonios, había llegado a ser muy mayor sin haber tenido descendencia. A
comienzos de 1830 la reina estaba embarazada y el rey firmó la Pragmática Sanción (marzo 1830)
que eliminaba la Ley Sálica (prohibición de la sucesión femenina), con lo que el sexo de la criatura
era indiferente, en cualquier caso heredaría la corona. En octubre nace su hija Isabel.
Los partidarios de Carlos rechazaban la Pragmática. Mediante presiones consiguieron que el rey,
enfermo, la anulara (Sucesos de la Granja - septiembre 1832). Este movimiento supuso la aparición
del Carlismo. Cuando el rey se recuperó reimplantó la Pragmática Sanción. El enfrentamiento con los
carlistas provoca un acercamiento a los liberales moderados, a los que conceden una primera y
limitada amnistía, utilizando para ello a Cea Bermúdez, absolutista moderado que aceptaba la
necesidad de algunos cambios. A la muerte de Fernando VII asumió la regencia la reina María
Cristina.
5.- La emancipación de la América española.
5.1.- Las causas.
La independencia de la América española tuvo una pluralidad de causas La más importante fue que
los intereses de los criollos (minoría dominante de origen europeo), estaban insatisfechos, por un lado
los económicos, ya que se sentían perjudicados por el monopolio español del comercio y por otro los
políticos, ya que peninsulares ocupan los principales cargos También tuvieron influencia las ideas
liberales y el ejemplo de la independencia estadounidense. Por último, fue el vacío de poder en la
metrópoli desde mayo de 1808, lo que permitió la formación de Juntas, que rechazan cualquier otra
autoridad y algunas de ellas incluso proclamaron la independencia.
5.2.- El proceso.
Fue un proceso complejo, liderado por las élites criollas urbanas. Se divide en 3 fases.
Historia de España. Tema 11.3 [Escribir texto]
Página 3
1ª Fase (1808-1814) → Formación de Juntas que declaran la independencia. Ejército realista
reconquista todo menos Paraguay. El movimiento independentista fracaso por: divisiones internas y
falta de proyecto definido.
2ª Fase (1814-1820) → Se independiza gran parte de América del Sur. Argentina (1816.
Congreso de Tucumán), Chile (1818. Victoria de San Martín en Chacabuco), República de la Gran
Colombia – Colombia y Venezuela – (Congreso de Angostura y Victoria de Bolívar en Boyaca).
3ª Fase (1820-1828) → Se produce un debilitamiento del ejército colonial por la revuelta
liberal. San Martín y Bolívar independizan Perú (1821) y Ecuador un año más tarde. Tras la victoria
de Ayacucho lo hizo Bolivia. Méjico se independiza mediante el Plan de Iguala (1821) del general
Iturbe. Tras la finalización de este proceso solo Cuba y Puerto Rico permanecen bajo el dominio
español.
5.3.- Balance
.
Hubo un fracaso del modelo unificador, vencen las tendencias disgregadoras, con lo que
Hispanoamérica se dividió en multitud de repúblicas.
Se estableció el predominio político, social y económico de los criollos, con la marginación de la
mayoría de la población, india, negra y mestiza,
Las nuevas repúblicas contaron con el apoyo inglés por intereses comerciales y rechazaron el
absolutismo de Fernando.
La Doctrina Monroe: “América para los americanos” hará que los EEUU consideren Hispanoamérica
como una zona natural de dominio económico y político.
Historia de España. Tema 11.3 [Escribir texto]
Página 4
Descargar