ANALISIS FINANCIERO Diagnostico de la Empresa La empresa

advertisement
ANALISIS FINANCIERO
Diagnostico de la Empresa
La empresa que se escogió para realizar el análisis financiero, fue Cementos
del Valle S.A. El sector industrial de esta empresa no se encuentra tan mal
financieramente, en la mayoría de los aspectos, como una gran parte de los
otros sectores de la industria colombiana.
A continuación se diagnosticará la empresa teniendo en cuenta aspectos
como la liquidez, la rentabilidad, la eficiencia y el endeudamiento.
La liquidez de la empresa no es buena, los pasivos corrientes superan a los
activos corrientes en varios miles de millones de pesos (Capital de trabajo
negativo), y esta diferencia se incrementó en más del 50% en el último año
(pasando de 36 mil millones en el 97 a 54 mil millones de pesos en el 99),
esta tendencia indica que Cementos del Valle, no es capaz de atender las
obligaciones bancarias a corto plazo.
También se puede observar que los activos corrientes llegan a ser la mitad
de los pasivos corrientes (una razón corriente de aprox. 0.58 en el 97, 0.57
en el 98 y 0.50 en el 99) esta diferencia (entre activos y pasivos corrientes)
que aumenta en los tres años, se debe a que se mantiene o se aumenta en
un nivel muy bajo los activos corrientes y se aumentan demasiado los
pasivos corrientes, que son en su mayoría obligaciones financieras a corto
plazo.
La eficiencia de la empresa puede decirse que es regular, como se puede
observar en los índices financieros de la empresa, aunque el número de días
promedio de cobro han disminuido un poco (de 72 a 65 días) a través de los
tres años, esto se debe a que se ha mantenido casi el mismo nivel (en
valores) de las ventas (sólo ha aumentado un 1% cada año, cuando por lo
menos debería haber aumentado de un 10 a un 15% cada año por la
inflación, para mantener el mismo nivel de ventas en cantidades), y se han
disminuido las cuentas por cobrar en un 10% del 97 al 98 y aumentaron sólo
un 5% del 98 al 99. Estas tendencias en estos valores nos indican que la
eficiencia en el cobro de las deudas ha mejorado un poco pero debe
aumentarse el nivel de ventas en valores, para no descuidar la rentabilidad
de la empresa.
En cuanto a la eficiencia en el inventario la empresa no ha mejorado, en el
año 98 respecto al 97, disminuyeron los días promedio en inventario, pero
esto se debió a que aumentaron los costos venta (en un 15%) y se
mantuvieron casi los mismos niveles de inventario, esto sería un buen
síntoma si las ventas también hubieran aumentado en el mismo porcentaje,
pero como se dijo anteriormente sólo aumentaron en un 1%. En el año 99 los
días promedio en inventario aumentan demasiado (de 64 a 113 días)
reforzando la tendencia de una baja eficiencia en inventario, este aumento se
debe a que los costos de ventas disminuyen (manteniendo aprox. el mismo
nivel de ventas en valores) a casi el mismo valor del año 97, pero se
aumenta el valor de inventarios en un 60%.
La rotación de activos fijos y totales de la empresa indica también la falta de
eficiencia, los niveles de los activos (fijos y totales) son muy altos
(disminuyen en el año 98 y aumentan de nuevo en el 99) en comparación
con las ventas (sólo aumentan un 1% en valores cada año), lo que da como
resultado una baja rotación de activos.
El endeudamiento de la empresa (a corto y largo plazo) ha aumentado en
los últimos años. En el corto plazo, la empresa en el 98 disminuyó sus
obligaciones bancarias en un 18% con respecto al 97, pero estas
aumentaron en el 99 en un 75% con respecto al 98. En el largo plazo la
empresa se ha ido endeudando cada vez más, pasando de 10 mil a 50 mil
millones en sus obligaciones bancarias. Este aumento progresivo en el
endeudamiento (que ocasiona un aumento en los pasivos corrientes, y más
aún en los pasivos no corrientes) de la empresa, combinado con una
disminución en los activos totales de la empresa, hace que la razón de deuda
y el multiplicador de patrimonio (índices financieros de endeudamiento)
aumenten año tras año, indicando un nivel de endeudamiento peligroso para
la empresa, ya que como se vió anteriormente, la liquidez de la empresa no
da para cubrir las obligaciones financieras a corto plazo. El endeudamiento a
largo plazo indica un apalancamiento financiero negativo, ya que la empresa
no muestra un crecimiento, ni un aumento en la rentabilidad en los últimos
años.
La rentabilidad de la empresa podría decirse que es buena, ya que el
margen neto en los tres años, llega a ser más del 30% de las ventas, el
margen bruto y operativo tienen un nivel aceptable en los tres años (sólo en
el 98 se tiene un M.O. bajo) y la rotación de activos y patrimonio es buena.
Pero se debe tener en cuenta que las ganancias de la empresa son en su
mayoría por ingresos no operacionales (más del 50% de las ganancias), lo
normal es que una empresa obtenga ganancias por sus operaciones y no por
otro medio; además las ventas (en pesos) registradas por la empresa no se
incrementan año tras año, sólo se mantienen lo cual nos indica que la
empresa no está generando valor.
Podemos concluir que la empresa ha optado en los últimos años por obtener
una rentabilidad alta, arriesgando su liquidez y su eficiencia y adquiriendo un
gran endeudamiento a corto y a largo plazo.
Descargar