Discurso del Ministro Ricardo Ehrlich en UNESCO

Anuncio
Ricardo Ehrlich
Conferencia General de la UNESCO
Noviembre 2013
Ponencia en el debate de política general
Vengo de un pequeño país. Con el siglo XXI instalado y marcando las tendencias por las
que transcurrirán las próximas décadas, con las enseñanzas del siglo XX aún frescas,
quiero compartir con Uds. una serie de miradas sobre lo que esperamos de la UNESCO.
Nuestro presidente decía hace poco en las Naciones Unidas que: ”debemos entender
que los indigentes del mundo no son de África o de América Latina, son de la
humanidad toda, y esta debe como tal, propender a empeñarse en su desarrollo, en
que puedan vivir con decencia por si mismos. Los recursos necesarios existen, están en
ese depredador despilfarro de nuestra civilización.”
Como nunca, nuestra suerte en cada lugar del planeta está ligada a la de los otros, no
es posible desvincular nuestros destinos. Por eso, como nunca, la consigna de la hora
es vivir juntos, aprender a vivir juntos. Estas palabras suenan un poco huecas a la luz
de las sombras del contexto mundial actual, pero entendemos que es la consigna
central del Siglo XXI.
Como nunca, el desarrollo del conocimiento del ser humano y de la naturaleza se
acompaña de las más grandes promesas, sin embargo el acceso a ese conocimiento se
ha convertido en factor de acrecentamiento de distancias entre regiones, países y
personas.
La conciencia de la igualdad en derechos, del valor de la diversidad, de la preservación
de la naturaleza para las generaciones futuras y de la significación de la cultura de paz
y los esfuerzos internacionales en esa dirección, no logran evitar el afianzamiento de
una cultura que valora el consumo como sinónimo de bienestar y objetivo de vida, de
una cultura que continúa afirmando valores de intolerancia y de rumbos civilizatorios
que acrecientan la concentración de riqueza y la profundización de desigualdades.
Tampoco se logran afirmar las bases de un desarrollo económico que se proyecte al
futuro de manera sostenible. Los valores supremos de solidaridad y dignidad, propios
de la naturaleza humana, cargados de enseñanzas milenarias, fecundados por la
promesa del conocimiento, continuamente son postergados por la política de lo real,
por los valores de la cara oscura de la misma naturaleza humana.
Aprender a vivir juntos implica apostar a construir un mundo de cultura, educación y
conocimiento para todos, implica concebir la sostenibilidad del desarrollo apoyado en
una cultura de paz, apoyado en una cultura que permita que el ser humano valga por
lo que es y no por lo que consume, implica sentir cada afrenta contra la dignidad del
ser humano como un dolor y una pérdida para toda la humanidad, implica combatir
permanentemente la intolerancia bajo todas sus formas, significa considerar nuestra
formidable diversidad como nuestra mayor riqueza.
Las nuevas generaciones que comienzan a hacerse un lugar sobre el planeta hacen
escuchar hoy su voz con indignación, afirmando principios éticos de todos los tiempos.
Desde nuestro continente la voces de la tierra se hacen oir, por ejemplo en guaraní:
Tekó Porã, en quechua: Sumak Kawsay y en aymara: Sumaq Qamaña, afirmando el
referente ético del buen vivir.
En ese contexto, la misión de la UNESCO es más necesaria que nunca. Son tiempos de
UNESCO. Sin embargo, la mirada sobre el planeta y sobre los resultados de los grandes
emprendimientos internacionales, como los Objetivos del Milenio o Educación para
Todos, nos llevan a afirmar con fuerza que lo que hacemos es insuficiente. No se trata
del destino de comunidades y pueblos postergados, se trata de nuestro destino
común.
Debemos entonces redoblar los esfuerzos:
-
-
Por la cultura como constructora de cohesión humana, cohesión social y
convivencia, como base del sentido de pertenencia y del arraigo, como un
elemento fundamental del desarrollo sostenible y pilar de la dimensión ética
de la vida.
Por una educación de calidad para todos, centrada en el aprender a aprender y
aprender a vivir juntos.
Por sociedades de acceso democrático al conocimiento y a su creación
Por el fortalecimiento de contextos internacionales crecientemente solidarios
Por un compromiso irrestricto con la valores de tolerancia y la paz.
Sabemos que el camino que tenemos por delante sigue siendo largo, pero debemos
asumir sin descanso el desafío de aprender a vivir juntos y volver a enarbolar aquélla
bandera levantada hace muchos años en un combate por la igualdad en derechos: UN
MUNDO, UNA ESPERANZA.
El Uruguay renueva una vez más su firme compromiso con la UNESCO, sus valores y su
misión.
Descargar
Fichas aleatorios
Explore flashcards