Bota de compresión neumática para presoterapia EK-B
Tamaño: Larga – mediana
Conexión: Enchufe múltiple de 3 vías
Bota de compresión neumática para presoterapia
Contenido: 1 par
Marca: Electromedik SA
Colocación de las botas inflables
1
3
Abra la bota y deslícela
por debajo de la pierna
del paciente.
Haga coincidir la abertura
con la parte posterior de
la rodilla
Arrolle, sin efectuar
presión, el lateral restante
fijando la bota.
Las mangueras deberán
quedar de la parte
externa.
Arrolle, sobre la
pierna, el lateral que
contiene las tiras de
abrojo suaves
2
Realice la conexión
del enchufe múltiple a
la manguera de la
unidad de presión.
4
No cierre la bota con excesiva presión sobre la pierna. Mantenga un espacio libre entre la bota y
la pierna del paciente de aproximadamente 2 dedos
Indicaciones
Este par de botas ha sido diseñado para aplicar compresión neumática intermitente en los miembros inferiores para ayudar a
aumentar el flujo sanguíneo venoso en pacientes de riesgo, con el fin de ayudar a prevenir la trombosis venosa profunda
mediante la compresión de las extremidades. Las botas contienen tres cámaras para generar un gradiente de compresión
secuencial.
Precauciones
Utilizar con precaución en extremidades infectadas o insensibles y en pacientes con diabetes o enfermedad vascular requiere
una evaluación frecuente de la piel. Controlar la adecuada colocación de las botas, mangueras y conectores a fin de evitar
generar puntos de presión sobre las extremidades. Controlar que las conexiones entre el controlador y las botas estén
aseguradas. No doblar, enroscar u obstruir las mangueras ya que podrían interferir con el correcto funcionamiento de la
unidad. Si el paciente manifiesta adormecimiento, cosquilleo o dolor en la pierna suspenda el tratamiento y retire las botas.
Contraindicaciones
El sistema de compresión neumática no está recomendado para pacientes con las siguientes características:
• Cualquier condición local en la (o las) pierna(s) donde las botas pueden interferir, tales como: dermatitis, postoperatorio
inmediato de ligaduras venosas, gangrena, injerto reciente de piel, etc.
• Arteriosclerosis grave u otra enfermedad vascular isquémica.
• Edema masivo de las piernas o edema pulmonar producto de falla cardíaca.
• Malformación extrema de la pierna.
• Si hay sospecha de trombosis venosa profunda preexistente
Si encuentra algún defecto, inconveniente o desea efectuar cualquier consulta o sugerencia, por favor
no dude en comunicarse, para nosotros su colaboración es una oportunidad de mejora y necesitamos
recibir sus opiniones.
Agradecemos su confianza.
Electromedik SA - Industria Argentina
Conozca el mecanismo por el que las botas de compresión neumática previenen la aparición de
complicaciones vasculares graves en los pacientes inmovilizados
Causas de la trombosis venosa profunda (TVP) Las venas son los vasos sanguíneos que retornan la sangre desde
los tejidos del cuerpo hasta el corazón. Muy adentro del cuerpo, alejadas de la superficie de la piel, se encuentran
venas profundas. El término “TVP” se refiere con mayor frecuencia a los coágulos de sangre (o trombos) que se
forman en las venas profundas de las piernas, aunque se pueden formar coágulos en la pelvis y en otras partes del
cuerpo. La coagulación es un proceso normal que ayuda a detener una hemorragia, como cuando se corta la piel. Un
coágulo también se puede formar si el flujo de sangre es demasiado lento, o el revestimiento de una vena está
lesionado, o si hay un problema en la sangre que facilita su coagulación Cuando se forma un coágulo en una vena
profunda, se retarda el flujo de sangre a través de ella, y por consiguiente, la vena se hincha. Si una porción de un
coágulo se desprende y traslada por los vasos sanguíneos hacia los pulmones, se puede producir una situación muy
grave. Esta afección, que se denomina embolia pulmonar, puede ser mortal. Casi un tercio de las personas con TVP
tiene una embolia pulmonar. Es importante prevenir, detectar y tratar la TVP para evitar que ocurra una embolia
pulmonar.
¿Porqué utilizar botas de compresión neumática? En un paciente inmovilizado durante un largo período se pueden
prescribir botas de compresión neumática para prevenir la trombosis venosa profunda (TVP). Unidas a una bomba y
aplicadas a una o a ambas piernas, los botas son envolturas de tejido que contienen cavidades internas que se
hinchan de manera intermitente para comprimir las piernas e impulsar la sangre hacia adelante. Existen diferentes
modelos para la pantorrilla, el muslo o ambos.
¿De qué manera la compresión de las piernas impide la TVP? La compresión intermitente fuerza la sangre desde
los vasos sanguíneos de menor calibre hasta los más profundos y hacia las venas femorales. La facilitación del flujo
sanguíneo disminuye el estancamiento venoso y la congestión, dispersa los factores de la coagulación activados
localmente y facilita la fibrinólisis. Además, la compresión disminuye la distensión de los vasos, lo que reduce el riesgo
de lesión de la capa endotelial. Debe tenerse presente que el sistema de compresión intermitente de los miembros
inferiores mediante botas neumáticas es un método complementario para las medidas ya existentes de prevención de
TVP y que no los reemplaza.
¿Quién corre peligro? Personas que permanecen prolongados tiempos en cama o inmovilizados tras una cirugía o
fracturas. Los procedimientos quirúrgicos desencadenan múltiples mecanismos biológicos que predisponen a las
trombosis venosas.
Aunque cualquier persona puede tener TVP, hay algunos factores que aumentan su riesgo de presentarla. Tener más
de un factor de riesgo aumenta aun más ese riesgo.
Los embarazos también son un factor de riesgo importante. Los cambios que ocurren en la sangre durante el
embarazo facilitan la formación de coágulos. El riesgo de tener TVP es casi 10 veces mayor durante el embarazo. Este
riesgo permanece alto de 4 a 6 semanas después de dar a luz.
Las mujeres que toman píldoras anticonceptivas enfrentan riesgos mayores de TVP que las que no las usan. Este
riesgo también aumenta en las mujeres que usan terapia hormonal después de la menopausia. Fumar y la edad
también aumenta el riesgo.
Factores de riesgo para la TVP Entre los sucesos o las situaciones que pueden aumentar el riesgo de presentar TVP
están los siguientes: Cirugía, Traumatismo, Períodos extensos sin movimientos (mantenerse en cama, sentado, en
viajes extensos), Cáncer y tratamiento para el cáncer, historial previo de TVP, edad avanzada, embarazo y el período
de 4 a 6 semanas después del parto, fármacos anticonceptivos que contienen estrógeno o terapia hormonal para
síntomas de menopausia, Ciertas enfermedades, como insuficiencia cardíaca, enfermedad inflamatoria del colon y
algunos trastornos de los riñones. Obesidad, tabaquismo, venas varicosas, catéteres endovenosos, trombofilia, etc.