LOS CONSEJOS DE COORDINACIÓN LOCAL: UN BALANCE PARCIAL
Por: Mario Zolezzi Chocano
Los procesos sociales que se desatan siempre traen novedades que no han sido
previstas por quienes los promueven. Un ejemplo de esto es lo que está
aconteciendo con los CCL o Consejos de Coordinación Local, creados en el marco
de la nueva Ley Orgánica de Municipalidades 27972.
Si bien la ley establece al menos seis modalidades de participación de los
ciudadanos en el gobierno local, hoy destaca claramente una de ellas como la de
mayor trascendencia por los cambios que empieza a promover: el
funcionamiento orgánico de los CCL.1
Aunque también es cierto que esto no esta sucediendo de la misma manera en
los más de 1,800 municipios del país, hacía buen tiempo que en nuestra patria
no ocurría algo parecido: el surgimiento de un proceso de participación social
institucionalizado y con posibilidades de ampliar la democracia y mejorar la
gobernabilidad local.
Un proceso inédito en curso
Los CCL que se han constituido en municipios provinciales y distritales conforman
un número importante de espacios de concertación local que aparecen como
experiencias nuevas en nuestro país. Más allá de que estén funcionando
desigualmente y que las limitadas experiencias de gestión local democrática y
eficiente bordeen según los más optimistas un 30% de los municipios estamos
ante un proceso inédito de participación.
Ante un contexto nacional de crisis evidente de gobernabilidad, particularmente
en lo que toca al Poder Ejecutivo, los CCL han aparecido como un nuevo espacio
que posibilita la participación de la sociedad civil y oxigena la democracia, al
crear espacios legitimados de concertación.
Es cierto que esto no está ocurriendo en todas partes y que en muchos casos las
propias autoridades municipales hacen lo imposible por debilitar o impedir el
correcto funcionamiento de este nuevo aparato institucional de concertación
democrática. Aunque suene absurdo, los representantes políticos, la clase política
de la sociedad democrática representativa, en muchos municipios se opone y
hasta boicotea este proceso de apertura hacia una democracia mayor y más
participativa que contempla la concertación con la sociedad civil organizada. No
están dispuestos a compartir el poder delegado por el voto ciudadano con el
poder real de los representantes elegidos de la sociedad civil organizada.
1
Esta reflexión personal se hizo a partir del trabajo conjunto en un Taller de las contrapartes urbanas de Misereor
en Lima, realizado el 30 de junio del 2004.
1
Pero también es cierto que las experiencias exitosas de concertación de los CCL
empiezan a divulgarse de boca en boca. Progresivamente la ciudadanía se va
contagiando de estas experiencias y la formalidad inicial de cumplir con la ley se
transforma, en el proceso, en una demanda novedosa para abrir espacios de
democracia participativa en las plazas locales, en los municipios distritales y
provinciales. Cada vez son más los que exigen, aunque parezca tautológico que
la democracia sea más democrática.
Por eso, lo más destacado de esta experiencia de los Consejos de Coordinación
Local es el proceso través del cual los ciudadanos de carne y hueso van
descubriendo que pueden decidir sobre las inversiones municipales en su
localidad y que estas decisiones van de la mano con los acuerdos y la
concertación respecto a la planificación del futuro, es decir la definición de
objetivos de desarrollo para su provincia o distrito. Así, las prioridades de
inversión en obras o actividades que contribuyan a un mejoramiento de la calidad
de vida de los vecinos se convierten en un tema colectivo y dejan de ser
decisiones cerradas y poco transparentes en manos de los alcaldes y regidores.
La nueva agenda municipal exige ampliar la democracia
Hoy las organizaciones sociales que se han enganchado con este proceso, que
forma parte del esfuerzo histórico por descentralizar nuestro país, han
descubierto una nueva agenda de trabajo que revitaliza el accionar de sus
instituciones con los nuevos compromisos y retos del desarrollo económico, social
y político para la superación de la pobreza.
Día a día la planificación del desarrollo local y las inversiones locales se
constituyen en un tema que envuelve a más y más organizaciones. Ya no es más
un tema exclusivamente municipal, para entendidos y políticos tradicionales.
Ahora se despliega como un tema de la sociedad organizada y de quienes se
vayan sumando en el proceso.
Es cierto que el 80% de los CCL todavía están operando sin un reglamento de
funcionamiento aprobado por Ordenanza Municipal, pero también es cierto que
hoy contamos con gran cantidad de dirigentes locales interesados en la marcha
de este proceso de concertación para la definición del presupuesto municipal
anual, en actual ejecución, y para la formulación del correspondiente al año
2005.
Aunque en muchos casos, sobre todo en las zonas rurales, el desarrollo de
capacidades locales es bastante limitado, también es cierto que ésta es una
oportunidad de aprendizaje para construir democracia participativa, contar con
una agenda local de temas para el debate y la concertación y por cierto para el
desarrollo de inéditas experiencias y mecanismos de gestión local. Esto significa
que silenciosamente, porque no hay un liderazgo nacional que le haya otorgado
el peso que está adquiriendo casi naturalmente, los CCL empiezan a funcionar y
se produce un aprendizaje social en el proceso de definir obras y actividades del
presupuesto participativo municipal que la ley ha consagrado.
2
Un proceso masivo a pesar de los partidos políticos
Hasta ahora los partidos políticos no le han prestado atención a este proceso.
Esto es, hasta cierto punto, lógico: se trata de la incorporación de la sociedad
civil organizada -que no está necesariamente militando en los partidos- a la
esfera de decisiones sobre el Plan de Desarrollo Concertado de los municipios y la
formulación de los Presupuestos Participativos anuales que permitan el
cumplimiento de este Plan. La gran mayoría de los líderes y militantes locales (y
nacionales) de los partidos se aferran al modelo clásico de democracia
representativa, sin sopesar la conveniencia de este nuevo proceso, que ha
abierto la participación a miles de ciudadanos que responden a organizaciones
realmente existentes distintas a los partidos.
Y lo que es más significativo: se trata de un proceso legal que anualmente, y de
manera masiva e institucional, está en curso. Es un nuevo compromiso social en
todo el país con tareas importantes del desarrollo, para definir inversiones locales
y procurar más eficiencia en el manejo de los escasos recursos municipales. El
proceso del CCL obliga hacer transparente las gestiones de gobierno, conocer y
aprender el funcionamiento interno del gobierno municipal. Es decir, permite al
ciudadano organizado apropiarse progresivamente de un Estado que siempre le
fue ajeno, distante y manejado en función de los intereses de las clases
dominantes y los grupos tradicionales de poder local.
Algunas experiencias para vislumbrar el futuro
Para terminar esta reflexión, a continuación se indican unos pocos ejemplos de
experiencias de CCL en curso que plantean sopesar mejor lo que ya esta
ocurriendo.
En diversos distritos urbanos la asamblea conformada por líderes de las
organizaciones sociales, que se inscribieron para elegir a los representantes de la
sociedad civil ante el Consejo de Coordinación Local, se congregan formalmente
con regularidad y así le otorgan un peso significativo al accionar de sus
representantes. En San Juan de Lurigancho por ejemplo, son los dirigentes
varones y mujeres de más de 450 organizaciones los que siguen el proceso
municipal del Presupuesto Participativo y no solamente las personas elegidas
como representantes ante el CCL.
En San Martín de Porres, Independencia y en San Juan de Miraflores, también
distritos populosos de Lima, los miembros electos de la sociedad civil ante el CCL
distrital se han reunido autónomamente con los representantes de decenas de
organizaciones para dar cuenta de su trabajo, particularmente del proceso
municipal en curso para aprobar el presupuesto participativo del año 2005.
En Chancay los representantes del CCL fueron elegidos en una asamblea masiva
que contó con la participación de todos los miembros de base las organizaciones
sociales reconocidas, legitimando ampliamente a sus delegados.
3
En El Agustino, Lima, los miembros electos el año pasado como representantes
de la sociedad civil al CCL han renunciado, luego de evaluar que fueron elegidos
solamente entre 11 organizaciones inscritas y ahora convocan a una nueva
elección de representantes al CCL en la que participarán decenas de
organizaciones sociales aumentando así la legitimidad y el peso político de los
representantes que salgan elegidos.
En muchos municipios distritales del país, en los que jamás se consultaron las
obras municipales que debían hacerse, hoy cuentan con un listado de criterios
para priorizar los compromisos municipales distritales y provinciales, incluyendo
demandas al gobierno regional y nacional para que se respeten estas prioridades
en las inversiones que éstos realicen. En otros con más experiencia como Villa El
Salvador, estos criterios forman parte de Ordenanzas Municipales sobre
Presupuesto Participativo.
Como puede constatarse cada vez en más municipios, hay un importante proceso
en marcha que el establishment político, incluyendo los medios masivos de
comunicación, que se guían por éste o se entrampan en sus dinámicas, no han
descubierto aún. Les esperan sorpresas cuando estas experiencias sigan
madurando. En todo caso, la contienda por ensanchar la participación y la
democracia local va a ser dura en muchos lugares. Esperamos que quienes
apuestan en esta dirección sean cada vez más y que la democracia participativa
se arraigue en nuestro país.
4
Descargar

consejos de coordinación local: un balance parcial

EL DEPORTE

EL DEPORTE

Energía y deuda de oxígenoFuerza y resistenciaDeporte

Derechos Humanos y Ciudadanía

Derechos Humanos y Ciudadanía

Voto femeninoOrigen de los partidos políticosLibertad de expresiónDemocracia: directa, representativaEugenesiaArgentinaDerecho a la informaciónCiencias socialesDiscriminación

Poderes del Estado colombiano

Poderes del Estado colombiano

LegislativoOrganización gubernamental colombianaGobiernoPrincipales actividades económicasJueces

POLITICA PARA AMADOR Autor: Savater, Fernando.

POLITICA PARA AMADOR Autor: Savater, Fernando.

Convivencia socialJuventudFilosofía española contemporáneaFilósofos españolesIdeas políticasDemocracia y sociedad

Democracia colombiana

Democracia colombiana

RepresentantesSistemas de gobiernoDemocracia de ColombiaSeparación de poderesSoberanía popular

CUESTIONARIO DE ÉTICA Página 52. Ejercicio 4:

CUESTIONARIO DE ÉTICA Página 52. Ejercicio 4:

Violencia de géneroDrogodependenciaDemocraciaMoralConsumo de alcoholViolenciaDerechos humanosÉtica

Democracia en Colombia

Democracia en Colombia

Política democrática colombianaGobernantesGobernadosDisputas entre partidosRazón

QUE ES DEMOCRACIA CARLOS H. HINCAPIE Materia: Historia De Colombia MEDELLIN

QUE ES DEMOCRACIA CARLOS H. HINCAPIE Materia: Historia De Colombia MEDELLIN

Reglas y prácticas democráticasIgualdad económica y culturalÉtica social horizontal