Seguridad contraciudadana
Hay algunos aspectos de este anteproyecto de ley que son especialmente preocupantes. Por
un lado se convierten algunas faltas y los nuevos métodos de protesta en infracciones
administrativas. Esto que podría parecer una acción despenalizadora del Gobierno no lo es
tanto, en realidad se busca castigar administrativamente lo que los jueces no están castigando
por vía penal, de hecho hasta verano de este año ninguno de los 447 detenidos en
movilizaciones del 15M en Madrid había sido condenado. Con esta medida se busca pasar de
un procedimiento penal, en el que se tiene que demostrar que el acusado cometió un delito
tipificado, a un procedimiento contencioso-administrativo, en el que el ya multado tiene que
demostrar que la administración le ha impuesto una sanción injustamente, a lo que hay que
sumar que el sancionado tiene que pagar las tasas para acceder al procedimiento.
En segundo lugar se elimina el concepto de falta para convertir algunas de ellas en delitos
leves. Aunque podrían no variar las sanciones impuestas, las faltas no contaban como
antecedentes penales, pero ahora convertidas en delito sí. Con esta medida queda clara la
intención del Gobierno de que activistas sociales pasen temporadas en la cárcel por
acumulación de lo que antes de este anteproyecto de ley eran meras faltas; y estamos
hablando de un país con uno de los índices de criminalidad más bajos y con una de las
poblaciones penitenciarias mayores respecto a los países de su entorno.
Con todo, lo más preocupante es la indefinición de algunas tipificaciones penales como la de
'ofensa' a España o el uso de términos como 'peligrosos'. En un Estado de Derecho, el
principio de legalidad consiste en someter toda actuación judicial en materia penal a la
preexistencia de una norma que defina claramente el delito, lo que da garantías al acusado
frente a la posible arbitrariedad del poder. Sin embargo, con este nuevo Código Penal lo que
se busca es prevenir la comisión de delitos criminalizando a todos aquellos que osen levantar
la voz en la calle, lo que es más propio de derechos penales totalitarios.
Cuando al ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, se le pregunta en rueda de prensa qué
considera él como ofensa a España y no sabe responder, no es que esté haciendo el ridículo,
es que se está buscando precisamente esta indefinición. Esto abre una gran libertad de
interpretación al juez que hace de él un instrumento político de régimen.
'Problemática"', 'autoritaria', 'camino a una dictadura', 'amenaza a la democracia' son algunos
de los términos empleados en la prensa europea para definir este borrador de ley; hasta el
comisario europeo de derechos humanos, Nils Muiznieks, lo considera 'altamente
problemático', a lo que Fernández Díaz ha respondido con el enfrentamiento. Claro, ¿qué se
puede esperar de aquellos que una noche se acostaron franquistas y a la mañana siguiente
se levantaron demócratas? Efectivamente, que cambiasen en apariencia para no cambiar en
la realidad.
Y es que a estos 'demócratas' lo que les va es lo retro, lo anterior a la mal llamada transición.
1/2
Seguridad contraciudadana
(Artículo publicado en diario La Opinión de Murcia el 14/12/2013:
http://www.laopiniondemurcia.es/opinion/2013/12/14/seguridad-contraciudadana/521146.html)
2/2
Descargar

Hay algunos aspectos de este anteproyecto de ley que... un lado se convierten algunas faltas y los nuevos...