Subido por Luisa Fernanda Garzòn Silva

CICLO BIOLOGICO DE PHOEBIS PHILEA Y MORPHO PELEIDES

Anuncio
% .
/% !
%
%
!34
IZTACALA
!
"
#
$% &
'
(
*
!
,
-
+
%
.
#* / )!
2
0
)
%
)*
$
+ %01
!34
0
5667
!
#$
%
"
&
&
'
%
$
('
AGRADECIMIENTOS Y DEDICATORIAS
A Dios, por mi existencia y por brindarme el don del pensamiento y terminar mis metas, entre ellas
la carrera.
A mi Mama Yaya, se que donde quiera que se encuentre siempre estará orgullosa de mi. Por esos
recuerdos tan bellos, por sus manos hábiles y llenas de cariño para mi y su sufrimiento callado.
Quiero decirle que este triunfo va por usted. La extraño mucho.
Tengo una gracia que me dejo antes de partir, por la fuerza que encontré en mi interior, por el
llanto y la expiación de mi culpa, por sus vivencias y enseñanzas Gracias Papa Ipe.
A mi madre, que me corresponde secar cada una de tus lagrimas con mis triunfos, acabar una
eternidad de sacrificios por aferrarte a tus sueños y ahora te hago realidad uno de ellos, no me
cansare de dar gracias a Dios por ser tu mi madre. Te quiero mucho.
Desde una caricia y un grito, se ve en tus ojos cansados, todo el amor tan inmenso que tienes para
tus sobrinos, y sobre todo a ese tiempo que dedicaste a la formación de mis hermanos y a la mía.
Gracias, te quiero Tía Toña.
A la Dra. Raquel, siempre has sido mi ejemplo a seguir, admiro tu empeño profesionalismo, y sobre
todo tu generosidad. Gracias por siempre tener palabras para mí aunque duras muy ciertas,
también por todo el gran apoyo durante mi carrera. Te quiero mucho.
A mis hermanos.
Arq. Enrique aunque lejos siempre permanecemos juntos por que existe una unión de gran amor
de hermano mayor, sigue con tu entusiasmo y lo más importante nunca pierdas la fe en ti, gracias
por ser mi hermano, te quiero muchísimo.
Dr. Fernando, todo tiene un principio y un fin, y claro que duele crecer. Espero que te sientas muy
orgulloso de mí, así como yo me siento de ti. Gracias por ser mi mejor amigo, mi confidente, mi
cómplice y sobre todo mi hermano. Te quiero muchísimo.
A mis cuñadas.
Psi. Erika solo te diré que estoy muy contenta que seas la esposa de Fer, gracias por tu gran
ayuda con mi abuelo, y por el apoyo moral y psicológico. Sigue con tu humanismo que la vida se
encargara de compensarte. Te quiero mucho amiga.
CP. Nancy que bueno que el destino te cruzo con Enrique así ahora somos amigas, gracias por lo
que has hecho por él y por tu apoyo en esos momentos difíciles. Te quiero amiga.
A la Maestra Marcela, principalmente por ser mi asesora, por la gran paciencia que me tuvo, por
todas sus enseñanzas y también por saber que cuento con usted. No encuentro palabras para
agradecerle todo lo que ha hecho por mí. Gracias la quiero mucho.
A el Maestro Sergio Stanford, por su apoyo, consejos valiosos, regaños y por hacerme sonreír
cuando lo necesitaba. Gracias por todo.
A mis amigas.
Alejandra, fuiste la primera persona que le hable el primer día de la carrera, ahora aprovecho para
decirte que desde ese día nació una bella amistad; gracias por compartir los relajos, los estudios y
muchos secretos, te deseo lo mejor en compañía de Xadani y Luis, y te doy gracias por tu valiosa
amistad. Te quiero amiga.
Liliana, quiero agradecerte por estar junto a mí en el momento justo, quisiera que te des cuenta de
cuanto es lo que vales y de todo lo que eres capaz de hacer, no dejes que nadie te vuelva a
lastimar. Mati, algún día llegara esa señal y si no, pues será en otra vida. Te quiero mucho amiga.
Hilda, como olvidar todo lo que hemos pasado, bueno o malo, hemos estado ahí apoyándonos,
sigue luchando por lo que quieres siempre ha sido así. Gracias te quiero mucho amiga.
Sandra me dio mucho gusto compartir el trabajo de campo contigo pasamos cosas muy bonitas.
Sabes que siempre estaré cuando me necesites aunque sea para intercambiar libros o música.
Gracias por tu gran apoyo y a veces complicidad eres una gran persona y amiga.
Jesús, tu apoyo visible en todo momento, me hacían sentir que cuento con un amigo como tú,
gracias por las bonitas vivencias en campo y por tu alegría que siempre transmites, nunca cambies
concha.
Juan, no siempre con palabras se entiende la gente. Gracias por tus consejos y tus comentarios en
los momentos precisos.
A las Señoritas de Toluca.
Josefina, gracias por tener siempre una sonrisa para mi, nunca cambies sigue siendo esa niña tan
optimista.
Karina las apariencias engañan, espero que todas la gente descubran que eres una persona muy
linda y noble.
Rocio hay momentos en los que sabes con quien contar, y se que estaremos ahi, lucha por lo que
quieres.
Gracias por su amistad, confianza y convivencia en campo, nunca las olvidare amigas.
Diana y Arnulfo no recuerdo ni un momento triste conviviendo con ustedes siempre tienen algo que
decir. Dianis gracias por tu amistad y tu apoyo; los dos hacen muy bonita pareja. Gracias por
todo.
Angélica por ser una niña tierna que siempre me apoyaste y me ayudaste a caminar cuando
desvanecía, se que cuento con tu amistad valiosa. Gracias amiga
Saharay por tu confianza, y por hacer que viera las cosas desde otra perspectiva. Tienes un gran
tesoro, cuida mucho a Belén. Gracias amiga.
Nelly por sembrar nuestra amistad desde el principio y hacer tu retorno menos dificil. Gracias
amiga.
A Luis por tu sincera amistad y por darme tu hombro para recargarme y seguir adelante. Gracias
amigo.
A la familia Espinosa López, principalmente a mi tía Jacqueline y a Zuleyka, por el inmenso apoyo
para mi mama y para mí. Gracias.
A mi tío José de Jesús por que siempre conté contigo, tu gran apoyo incondicional y por tu cariño.
A mi tío Antonio por el apoyo durante mi carrera.
A mi Tío Juan y Tía Carlota, a Verónica, Blanca y Felipe.
A Sandra Espinosa y a Karla.
A mis amigas y amigos de la prepa.
Al Lic. Guillermo Castro, "si nos cubren el cielo con aviones, pelearemos a las sombras" siempre
que tenga memoria me acordare de ti y de todo lo que vivimos juntos. Lo importante de un regalo
es lo de adentro, y tú eres muy importante para mí. Gracias por todo lo que me has dado y
enseñado.
Adolfo, estudiar en Iztacala, en parte te lo debo a ti. Formaste algo muy especial para mí.
Stephany, Rosalia, Erika, gracias por ser mis consejeras, y mejores amigas, estar conmigo en mis
mejores y peores momentos desde la prepa hasta ahora aunque el destino nos haya encaminado
por diferentes senderos. Las quiero mucho amigas. A Erikita, Mayra, Ivan, Jorge, Edgar, Eloir y
Armando.
A Alfonso Corraleño por sus comentarios y consejos y sobre todo la paciencia y apoyo. Gracias.
Al Dr. Guillermo Franco, por preocuparse por nosotros y por todas sus amables atenciones.
A Roberto por ser un buen compañero y amigo, Guillermo por tu compañerismo. Y a, Lupita, Paty y
Pilar.
A todos mis cuates que conocí durante la carrera: Miguel, Edgar, Santiago, Ángel, Fabiola,
Jessenia, Jorge, Lupita, Tania, Nicte, Elisa (Mayeli), Alfredo, Arturo, Alberto, Mauricio, Raúl, Irwin,
Benjamín, Ricardo, Claudia. Adrián Elier gracias por todo tu apoyo y amistad. Ya todas demás
personas que estuvieron junto a mi. A Eduardo por todo lo bueno que pasamos durante la carrera.
A todas las personas de Guanajuato.
Fr. Ernesto, por su apoyo y amistad. Sra. Luz Maria Mares, por compartir con mi familia esos
momentos difíciles y bonitos, y por la gran amistad con nosotros. A Dra. Berenice, Dr. Ernesto, Dra.
Reyna, Dr. Salvador, por compartir su amistad conmigo. Dr. Salomón, me da mucho gusto que
hayas encontrado tu felicidad con Josefina. A Pedro, Sandro, Chuy, Gil, Roberto y Elga Fabiola. A
la Diseñadora Marcela por ser mi amiga y siempre hacerme sonreír, tienes una forma de ser muy
especial, nunca cambies. Y al Arq. Juan Carlos Cano. A todos ellos Gracias.
A la Familia Díaz, principalmente a los señores, a Leonor y Javier y a sus hijos, muchas gracias.
Ala familia Morales, a Gaby, Chabe y Norma.
A todos mis profesores que me educaron académicamente. A Los maestros: Jorge Padilla, Marcial
y Antonio Cisneros, por su apoyo. A El Maestro Alberto y su esposa Andrea, por su apoyo siempre
palpable. Gracias!!
A la Universidad Nacional Autónoma de México, por la gran oportunidad de formarme en sus
muros. A la Escuela Nacional Preparatoria # 8, a mis maestros y compañeros. A la Facultad de
Estudios Superiores Iztacala, por formarme en ella y concluir mi licenciatura
A la Naturaleza por permitirme estudiarla y conocer todo lo maravilloso de la vida.
Y no por estar al final es menos importante… A ese amor platónico, que un día mi corazón le
confeso un gran secreto. Gracias por haberlo conocido y pintar mi mundo de colores con su
sonrisa.
INDICE
Resumen………………………………………………………………..……………...1
Introducción…….………………………………………………………..……………2
Antecedentes………….……………………………………………….........…………9
Objetivo General…….…………………………………………………….………...12
-Objetivos Particulares……………………………………………………………....12
Área de Estudio……………………………………………………………………...13
-
Mapa FES Iztacala……………………………………………………………..14
Mapa Sierra Norte de Puebla…………………………………… ……….…..18
Metodología…………………………………………………………….……………20
Resultados y Discusión…………………………...………………………….………24
-
Phoebis phillea………………………………...………………………..………26
o Plantas hospederas ………………………………………………..…….35
Morpho peleides……………………..…………………………………………37
o Plantas hospederas……………………………………………………....41
Conclusiones………………………………………………………………………..... 43
Literatura Citada……………………………………………………………………..44
Apéndice I…………………………….. ……………………………………………...49
RESUMEN
Phoebis philea es una especie de lepidóptero que tiene una distribución
amplia en América, incluyendo el Valle de México; por otro lado Morpho peleides
es una especie tropical habitante de la vertiente del Golfo, desde Tamaulipas
hasta Chiapas. El ciclo de vida de ambas especies ya esta estudiado, sin
embargo, no se tienen datos de su comportamiento y abundancia en el municipio
de Tlalnepantla. El presente trabajo tiene la finalidad de estandarizar técnicas para
su cría, describir aspectos etológicos particulares para la zona, conocer plantas
hospederas y nutricias para obtener un pie de cría para su introducción en un
mariposario. Para P. philea se realizaron muestreos semanales durante abril de
2002 a marzo 2003 en las instalaciones de la FES-I, Tlalnepantla, estado de
México. En caso de M. peleides los muestreos fueron mensuales de febrero del
2002 a febrero 2003, en dos zonas de la Sierra Norte de Puebla. Se recolectaron
los ejemplares por medio de red aérea, pinzas entomológicas y manualmente. Se
obtuvieron 109 huevos, 58 larvas, 50 pupas y 60 adultos de P. philea. Dentro de
las técnicas el mejor dispositivo en huevos y larvas fue el uso de vasos de plástico
y para las pupas las cajas de cría. La principal planta hospedera en la FES para
esta especie fue Senna didymotrya. Para M. peleides se recolectaron 85
organismos en etapa de adulto; no se obtuvo el ciclo de vida completo y se
observó en campo que su hospedera fue Mucuna pruriens.
1
INTRODUCCIÓN
Las mariposas son insectos terrestres que presentan una metamorfosis
completa. El Orden Lepidoptera, es uno de los grupos más numerosos dentro de
la Clase Insecta, asciende a más de 180,000 especies en el mundo y en nuestro
país existen 2 000 descritas. Se agrupan como: macrolepidópteros que son las
mariposas diurnas y algunas nocturnas de gran tamaño y los microlepidópteros
que son nocturnas y pequeñas. En la clasificación los lepidópteros diurnos pueden
agruparse como ropalóceros y los nocturnos como heteróceros (Zahradnik y
Chvala, 1990).
Las mariposas diurnas son altamente especializadas, se reconocen por sus
colores brillantes, antenas en forma de maza y la posición de sus alas es de forma
unida y vertical al cuerpo; la base de las posteriores es fuerte y ancha y se
acoplan con las anteriores durante el vuelo.
Las mariposas nocturnas son conocidas como polillas, poseen colores
apagados, aunque algunos tienen colores brillantes parecidos a las diurnas; no
obstante suelen distinguirse por la forma de las antenas plumosas o filamentosas.
Se posan con las alas plegadas sobre el dorso como un techo. (Carter, 1993)
Evolutivamente las mariposas poseen cierto parentesco con los tricópteros,
debido a que los lepidópteros primitivos tienen parecido sobre todo en el aparato
bucal, las nervaduras y la unión de las alas. Ciertos tricópteros presentan sedas
que se ensanchan en forma de escamas, lo que permite pensar que estos son
antepasados de las mariposas o bien, descienden ambos de un antecesor en
común (Stanék, 1991).
El ciclo de vida de estos insectos consta de las siguientes etapas: huevo,
oruga o larva, prepupa, crisálida o pupa y finalmente imago o adulto. En la primera
fase, se lleva a cabo el desarrollo embriológico del organismo, siendo uno de los
estadios mas vulnerables; muchas orugas al eclosionar suelen comerse el
2
cascaron vació para sobrevivir hasta localizar su planta hospedera.
La fase alimentaría por excelencia, es la de oruga, primordialmente para
que pueda crecer, mudando varias veces; generalmente es eruciforme, con
aparato bucal masticador, tiene trece metámeros corporales, los tres primeros
comprenden el tórax, cada uno lleva un par de apéndices terminados en uñas
simples y los restantes conforman el abdomen donde tienen propatas del sexto al
noveno metámeros (Carter, 1992).
Las orugas presentan criptosis con su entorno o algún objeto; algunas están
recubiertas de sedas o espinas que generalmente son venenosas, convirtiéndolas
en un desagradable bocado para las aves y mamíferos.
Luego de encontrar un lugar apropiado, la oruga en fase de prepupa hila
seda de la cual se adhiere por la parte caudal, teje una faja de seda alrededor de
ella fijándose algún tallo, posteriormente muda por última vez formando la
crisálida.
En esta etapa, el organismo sufre un proceso de histolisis y fagocitosis, las
células disminuyen de tamaño siguiendo la desaparición de órganos larvarios
como son las glándulas de seda y modificando otros como el aparato bucal. En
esta etapa también se forman las antenas, las alas y se le desarrollan los
apéndices. Finalmente el adulto emerge y segrega un líquido denominado
meconium, este contiene desechos acumulados durante la fase de pupa. (Grassé,
1982).
El adulto posee una cabeza hipognata, su aparato bucal es de tipo sifón y el
tórax contiene apéndices largos y delgados y dos pares de alas membranosas
(Fig.1) con venación transversal muy reducida, recubiertas por escamas
imbricadas que no son sino sedas planas de diferentes colores, a lo que se le
atribuye el nombre del orden (Lepidos-escamas, pteron-ala) y que crean
formaciones, manchas e imágenes distintivas según su especie. (De la Fuente,
1994).
En la superfamilia Papilionoidea, se ubica la familia Pieridae, son
lepidópteros conocidos comúnmente como mariposas blancas y amarillas. Los
piéridos son de tamaño pequeño a medio; el primer par de apéndices ambulatorios
3
está bien desarrollado pero carece de epífisis en la tibia. Las uñas tarsales son
bífidas. Esta es la única familia del Orden que no presenta preespiráculo cerrado
en la base del abdomen. Las larvas son delgadas, lisas, cilíndricas, de color verde
con rayas longitudinales obscuras y los ganchos de las propatas están colocados
en una hilera (Ehrlich y Ehrlich, 1961).
APENDICES
PROBOCIS
PALPOS
CABEZA
ANTENAS
TORAX
ADBOMEN
ESTIGMAS
VALVAS
ALAS POSTERIORES
ALAS ANTERIORES
Fig. 1 Morfología general (De la Maza, 1987).
Phoebis philea es un piérido colinino, representante ideal de las mariposas
diurnas ya que exhibe todos los rasgos típicos de este insecto. En Estados Unidos
es conocida como “colias gigante de listas anaranjadas” ó “gran mariposa
anaranjada”. Tiene alas grandes de color amarillo brillante con antenas filiformes,
palpos, tórax y abdomen amarillo tenue, el tórax esta provisto de largas sedas en
el dorso y tiene una envergadura alar de 68 a 75 mm. (Carter Haergreaues 1987).
Existe un marcado dimorfismo sexual, donde el macho posee una mancha
anaranjada rectangular que atraviesa la célula discal en las alas anteriores, el
borde costal es negro cerca del ápice, lo mismo en la terminación de cada vena en
el margen externo. Las alas posteriores son amarillas con anaranjado en la mayor
parte del borde externo; ventralmente son de color amarillo cremoso y con
manchas pardas en la terminación de la célula discal en ambos pares de alas
(Beutelspacher, 1980).
4
En la hembra el color de las alas anteriores es amarillo rosáceo con un
margen obscuro y una serie submarginal de manchas obscuras quebradas; en la
terminación de la célula discal posee una mancha negra; en las alas posteriores
presentan únicamente la serie submarginal de puntos negros. La cara inferior es
de color variable, con matices violáceos y rosa salmón (Fig. 2).
a
b
Fig. 2. Dimorfismo sexual de Phoebis philea (a) Macho, (b) Hembra
Esta especie reside en el continente Americano, desde el norte de Brasil
hasta el sur de Florida. En México se distribuye ampliamente con excepciones de
algunas regiones del norte y noroeste del país. Sus hábitats principales son
espacios abiertos como praderas, parques y jardines urbanos (Strutmann, 2003).
La cópula se lleva a cabo en pleno vuelo; después de la fecundación la
hembra busca plantas específicas para depositar los huevecillos, los coloca en
diferentes niveles de la hospedera preferentemente en el ápice de la flor. Los
huevos son amarillos y blancos y su desarrollo es continuo dependiendo de las
diferentes estaciones. Las larvas, al emerger miden unos cuantos milímetros,
están densamente cubiertas de sedas cortas, son verde-amarillentas, con arrugas
transversales y una franja negra de cada lado, llegan a medir hasta 10 cm. de
largo y de inmediato comienzan a alimentarse de las hojas; el color amarillo lo
adquieren por los pigmentos de las flores de la planta hospedera. En el último
estadio se les forman parches negros por todo el cuerpo que es distintivo de este
piérido lo que indica, que la oruga va a empezar a transformarse en crisálida. En el
capullo sufre una metamorfosis a estado adulto y finalmente maduran
sexualmente (De la Fuente, 1994).
5
Por su parte, en la familia Nymphalidae existen lepidópteros de gran
tamaño conocidos como pañuelos voladores o “morfos”. Dorsalmente su color es
muy llamativo, desde azul metálico, blanco, violeta, gris y café; ventralmente el
patrón de coloración es críptico y poseen un número variable de dibujos circulares
llamados ocelos. La forma de las alas es rectangular con los ápices redondeados.
Existe dimorfismo sexual, el macho se distingue por menor tamaño y
abdomen esbelto y la hembra lo presenta más robusto. En México existen cuatro
especies: Morpho peleides, M. theseus, M. luna y M. polyphemus.
Morpho
peleides
habita
principalmente
en
selva
perennifolia
y
subperennifolia, especialmente se les puede observar en los meses de mayor
precipitación (mayo a octubre), es conocida como morfo común (Fig.3). El macho
posee en la parte dorsal más azul que la hembra; parte ventral tiene un motivo
distintivo conspicuo de ocelos cercados de amarillo y negro sobre un fondo
marrón. Tienen envergadura alar de 9.5 a 12 cm.
Fig. 3. Adulto de Morpho peleides.
Tras la cópula, los huevos de forma ovalada, son depositados aisladamente
en el envés de las hojas, las larvas están cubiertas de sedas marrón rojizo y
blanco que forman mechones en el dorso, se alimentan de hojas de leguminosas
como Machaerium seemanii y Lonchocarpus sp. La pupa que es de forma
cilíndrica se fija de las hojas o ramas por la parte posterior y después emerge el
adulto.
6
Esta especie es atraída por fruta en fermentación, secreciones de árboles y
excrementos de aves y mamíferos. En caso de verse amenazadas producen una
secreción de olor desagradable. Su vuelo es activo cuando la temperatura del día
es alta y se posan en los árboles o zonas bajas de la vegetación (De la Maza,
1987).
Junto con los coleópteros, los lepidópteros son de los más ricos en
especies, siendo muy codiciados por los coleccionistas. Sus colores y dibujos, la
diversidad de sus formas y la facilidad con que algunas especies se crían, explican
el interés que suscitan entre muchos aficionados (Zahradnik y Chvala, 1990).
Uno de los modos de contribuir a la conservación de las especies es la
creación de mariposarios los cuales son sitios donde se crían mariposas, siendo
sus objetivos el mantenimiento de lepidópteros en cautiverio para la observación
de su comportamiento, de sus colores y diversidad, con fines de investigación y
difusión, así, alberga los recursos naturales sin dañarlos y representa una opción
para proteger especies en peligro de extinción. (Olivares, 2000).
En condiciones naturales, de cada cien mariposas de cualquier especie que
nacen solo una llega a la etapa adulta, debido a que mueren por sus
depredadores, enfermedades, por efecto de insecticidas o simplemente por la
escasez de alimento. Sin embargo, cuando se crían con ciertos cuidados se
pueden obtener casi el 100% de los adultos.
Para la realización de un mariposario se requiere del estudio y
reconocimiento de las especies que están en el entorno, al igual que las plantas
hospederas y nutricias. La crianza de estas tiene varias exigencias, por ejemplo, el
control de las condiciones ambientales, la alimentación de acuerdo a cada
especie, el control y calidad de las plantas nutricias, la regulación del tamaño
poblacional y la cantidad de especies (Olivares, 2000).
Estos insectos requieren de áreas con buena iluminación solar, protegidas
del viento y con suficientes plantas con que alimentarse para poner sus huevos.
Como la mayoría se sustentan del néctar de flores, en un mariposario deben
incluirse plantas que tengan florecimiento en diferentes épocas del año. En caso
de no tener flores se utilizarán alimentos artificiales, como mezclas de azúcar ó
7
miel con agua ó frutas fermentadas con cerveza.
Entre los mariposarios turísticos en nuestro país podemos citar el de
Guadalajara, X-Caret en Quintana Roo (con fama mundial por sus dimensiones y
por la cantidad de especies nativas que alberga) y el de Africam Safari en Puebla
y con fines de producción de estos individuos se encuentran los de en Chiapas, D. F. y
Puebla (Anónimo 2001).
8
ANTECEDENTES
Las mariposas diurnas han sido muy trabajadas en nuestro país,
especialmente en el Valle de México; se conoce que: los aztecas para distinguir la
variedad de formas de mariposas les asignaron nombres con base a sus mitos y
religión. A las orugas les llamaban ocuilpapalotl que significa gusano de mariposa;
los capullos cochipilotlque, dormir colgado y cospapalotl Mariposa amarilla de la
especie Phoebis philea (Beutelspecher, 1999).
Kattain y Vázquez, (1973) hicieron un estudio con algunas observaciones
taxonómicas y biológicas de los ropa loceros de una zona del Pedregal en la
ciudad de México, dentro de la cual reportaron a P. philea
Beutelspacher, (1980) registró para todo el Valle de México diez familias de
lepidópteros con 111 géneros y 163 especies; posteriormente, en 1981, el mismo
autor, inventarió mariposas diurnas de Chamela, Jalisco reportando un total de
150 especies, 22 de ellas de la familia Pieridae. En ambos estudios se incluye a P.
philea y en particular en Jalisco esta presente durante todo el año.
Llorente, (1988) realizó un listado de los papilionideos del Valle de México,
recolectando 4121 organismos catalogados en 65 especies, 52 géneros y 4
familias entre ellas se reporta Phoebis philea. De estas especies 4 fueron nuevos
registros para el Valle de México entre ellas Phoebis argate
Llorente, et al., (1996) elaboraron un inventario lepidofaunístico de los
papilionoideos en la Sierra de Manatlán, Jalisco y áreas continuas del estado de
Colima produciendo una lista preliminar de 608 especies para Jalisco y 520 para
Colima y en ambos estados se cita a Phoebis philea.
Struttmann (2003) menciona que Phoebis philea también se distribuye al
norte de México, en los Estados de Baja California Sur, Durango, Chihuahua,
Sonora, Tamaulipas y Nuevo León.
1
Franco et. al., (1988) efectuaron la crianza de orugas de piéridos en
cautiverio con el fin de seguir el ciclo de vida y determinar el posible periodo de
diapausa. Encontrando tres fases metamórficas, con una duración de huevo de
dos a cinco días, sus larvas de 12 a 30 y las pupas de 12 a 33 días.
Montesinos, (2002) maneja el monitoreo, conocimiento y principalmente la
cría de las mariposas, mencionado entre ellas, a Phoebis philea y sus plantas
hospederas. Sugiere cajas de madera y de petri para la crianza de las orugas
Con relación a los mórfidos, De la Maza (1978) estudio el ciclo biológico de
M. peleides reportando que están constituido por 5 estadios, encontrando que
Arachis hypogaca, Mucuna urens, y Macharom seemanii, son sus plantas
hospederas. Mencionando también que se encuentra durante todo el año en los
estados de Veracruz, Tabasco, Oaxaca y Chiapas.
González (1996) elaboró un listado fáustico de los papiliónidos del Estado
de Puebla, con especial referencia a la zona de la barranca de Patla, y reportó que
ocupa el quinto lugar de riqueza especifica en el país. Sin embargo, no registró la
especie de Morpho peleides; pero Phoebis phiela si se encuentra.
Wright, (1990) identificó a Pterocorpus hayesii como una planta hospedera
de Morpho peleides y describió cada una de las etapas de su ciclo de vida (citado
en Belice Hank, 2003).
En cuanto a trabajos realizados sobre la cría de lepidópteros, Enríquez en
1996, evaluó algunos aspectos que influyen en el crecimiento del gusano blanco
de maguey (Lepidoptera: Megathymidae) en cautiverio dando una buena opción
para su consumo. Además, reportó un alto índice de mortalidad determinada por
parásitos naturales
Con respecto a la producción de mariposas en sitios cerrados, Cruz, et al.,
(2001) propagaron plantas hospederas y nectaríferas para alimento de larvas y
adultos de mariposas en el parque Ecoarqueológico X-Caret; observaron que
Senna sp. (leguminosa) es la hospedera del género Phoebis y Baliña divariaba y
B. jenningsii para Morpho peleides. A su vez se formalizó un registro de la
abundancia de todas las mariposas en el parque: obteniendo una representación
2
escasa de Phoebis philea en 1995 y en el año 1999 poco abundante. Mientras que
Morpho peleides en 1995 fue considerada como una especie abundante.
Finalmente, De la Maza (1987) hizo un listado de todas las mariposas de
México, registrando 651 especies, siendo las más representativas para el Valle de
México Leptophobia aripa, Nymphalis antiopa, Pterourus multicaudata y Phoebis
philea; así mismo, reportó a Morpho peleides en la barranca de Patla y Villa
Juárez, Puebla, durante los meses de mayo a octubre, sitio de donde se
obtuvieron los ejemplares de morfos; además, la reporta para los estados de
Veracruz, Oaxaca y Chiapas.
A pesar de que Tlalnepantla, es un municipio muy contaminado, algunas
mariposas se han establecido dentro de las áreas verdes de la Facultad de
Estudios Superiores Iztacala, siendo una de las mas representativas la especie
Phoebis philea.
Por otro lado, Morpho peleides es uno de los lepidópteros tropicales más
bellos. Por ello se busco introducir a ambas especies en condiciones de cautiverio
bajo este ambiente, para que la población en general pueda llegar a conocer a
estos organismos.
3
OBJETIVO GENERAL
Conocer el ciclo biológico en cautiverio de Phoebis philea y Morpho
peleides
OBJETIVOS PARTICULARES
•
Estandarizar técnicas para la cría bajo condiciones de laboratorio de
Phoebis philea y Morpho peleides.
•
Describir aspectos etológicos de Phoebis philea y Morpho peleides en
laboratorio.
•
Conocer
posibles
plantas
hospederas
para
su
alimentación
y
ovoposición.
•
Obtener un pie de cría de estas especies para su posible introducción en
un mariposario.
4
ÁREAS DE ESTUDIO
La primera zona de trabajo en donde se recolectó la especie Phoebis philea
fue la Facultad de Estudios Superiores Iztacala, de la UNAM, la cual se ubica en
Tlalnepantla de Baz, Estado de México. Este municipio se sitúa en la porción
noreste del Estado, junto al límite norte del Distrito Federal. Cuenta con 83.477
Km2, lo que representa el 0.38% del total de la superficie del territorio estatal
(Gobierno del Estado de México 2003).
La facultad se encuentra entre las coordenadas 19°31’ 35” y 19º31’33” latitud N y
99º11’11” y 99º11’12” de longitud O, con una altitud de 2250 a 2300 m snm.
(INEGI, 1997) (Mapa 1).
FISIOGRAFIA
El municipio se ubica dentro de la provincia fisiográfica del eje neovolcánico
y se encuentra constituida por afloramiento de material de origen ígneo
representados por rocas de tipo lavas, brechas, tobas, basaltos, riolitas y
andesitas. y también de origen sedimentario, dentro de la cuales las rocas están
representadas por dos clases: rocas clásticas en un 20%, y tobas y materiales
detríticos en un 10%, así también por depósitos lacustres y aluviales; además, de
existir fracturas y fallas regionales, asociadas a los fenómenos de vulcanismo y
mineralización. (Gobierno del Estado de México 2003).
5
Mapa 1. Ubicación de la FES-I en el Municipio de Tlalnepantla de Baz Estado de México (Maps of
México, 2003).
6
TOPOGRAFÍA
Tlalnepantla de Baz se encuentra ubicada dentro de la provincia terrestre
del eje neovolcánico, que a su vez ocupa la subprovincia de los lagos y volcanes
de Anáhuac. En la región del vaso lacustre se observan lomeríos que integran
pequeños valles, que corresponden a la subregión denominada Valle de México,
cuya forma es la propia de un amplio valle con áreas de lomeríos y montañas
aisladas, con la característica de presentar como génesis una planicie lacustre.
Así también, se puede observar la presencia de pequeños conos volcánicos
cineríticos altamente erosionados; esta subregión ocupa una extensión de 4,056
km2, con intervalos de altitud que van de 1,800 a 2,750 m snm. (Gobierno del
Estado de México 2003).
EDAFOLOGÍA
La distribución de tipos de suelo se sitúa con relación al tipo de geología,
topografía y procesos de transporte: en la zona plana se presenta un tipo de suelo
regosol, que son claros y se parecen a las rocas que les dieron origen,
acompañados de litosoles y de afloramiento de rocas de tepetate. Estos últimos se
caracterizan por presentar capas homogéneas en concordancia con las rocas que
los subyacen.
Los suelos se asocian a un feozem calcárico de textura media en fase lítica,
que presentan cal en sus horizontes; además, se presenta un tipo de suelo litosol.
(Gobierno del Estado de México 2003).
HIDROLOGÍA
Se encuentra en la región hidrológica número 26 del Alto Pánuco. Las tres
principales corrientes que cruzan el municipio son los ríos Tlalnepantla, San
Javier, y los Remedios; este último inicia su trayectoria a partir del "Vaso de
Cristo", cuerpo de agua que comparte con el municipio de Naucalpan. (Gobierno
del Estado de México 2003).
7
CLIMA
El clima al oeste de Tlalnepantla corresponde al grupo templado, subgrupo
templado, humedad intermedia. El porcentaje de precipitación invernal es menor
de 5, el grado de humedad con cociente entre precipitación y temperatura tiene un
rango de 43.2 a 55.0, y se identifica como C(w1)(w), de acuerdo con García,
(1973).
El clima predominante se encuentra en la mayor parte de la zona poniente y
en la totalidad de la oriente de Tlalnepantla, correspondiente a un grupo templado,
subgrupo templado, humedad baja, precipitación invernal menor de 5, el más seco
de los subhúmedos; el cociente entre precipitación y temperatura es menor a 43.2
y se identifica como C(w0)(w), de acuerdo con García (1973).
VEGETACIÓN
En el Municipio se encuentran reportadas las siguientes especies: Schinus
molle (pirúl), Eucaliptus camandulensis (eucalipto), Eucaliptus globulus (alcanfor),
Ficus venjamina (ficus), Ficus elastica, (hule) Cupressus benatmi, (ciprés)
Casuarina
equisetifolia,
(casuarina)
Jacaranda
mimosaefolia
(jacaranda),
Cupressus lindley (cedro) y Pinus spp. (pinos)
En la ribera de los ríos abundan los álamos canadienses Populus deltoides
y es posible observar capulín Prunus capulli, durazno Prunus persa, tejocote
Crataegus mexicana y en menor frecuencia sauce llorón Salix babilonica
(Gobierno del Estado de México 2003).
Respecto a la especie Morpho peleides se recolectó al noroeste del Estado
de Puebla, en la cuenca hidrológica del Rio Necaxa, en un macizo montañoso que
se desprende de la Sierra Madre Oriental y colinda con la llanura Costera del
Golfo, incluyendo parte de los municipios de Zihuateutla, Xicotepec de Juárez y
Pantepec. Encontrándose situados entre los 20°11’06” y los 20°17 23” de latitud N
y los 97°52’23” y los 97°57’32” de longitud O en un rango altitudinal aproximado
que varió de los 350 a los 1300 m snm (INEGI, 2002). En el año de 2002 la
Cuenca Hidrólogica fue decretada como en el Área de Protección de Recursos
8
Naturales (Diario Oficial de la Federación, 2002) (Mapa 2).
FISIOGRAFIA
Pertenece a las provincias Sierra Madre Oriental y Llanura Costera del
Golfo (Subprovincia de Llanuras y Lomeríos) (INEGI 1987).
HIDROLOGIA
La zona pertenece a la Región Tuxpan-Nautla, representada por partes de
las cuencas de los ríos Tecolutla, Cazones y Tuxpan. El afluente del río Tecolutla
en esta zona es el río Necaxa, que se ubica al sur. Al oeste está el afluente del río
Cazones, y el río San Marcos (INEGI 1996).
EDAFOLOGIA
El tipo de suelo predominante es el luvisol, que abarca los municipios de
Xicotepec y Zihuateutla. Existen dos tipos de suelos que colindan muy cerca de la
zona, estos son los Regosoles y los Cambisoles estos últimos presentes en el
Municipio de Pantepec (INEGI 1996).
9
Mapa 2. Ubicación de la Sierra Norte de Puebla (Maps of México, 2003).
10
CLIMA
La zona tiene un clima (A)C(fm) semicálido húmedo con lluvias todo el año,
el cual abarca tres zonas: en el norte se encuentra en forma de una franja
orientada noroeste-sureste con una precipitación media anual de 2946. 4 mm y
una temperatura media anual varía entre los 22° y 26°C. (INEGI 2002).
En los terrenos del norte se localiza la estación metereológica Xicotepec de
Juárez (antes Villa Juárez); la cual es la estación más cercana al área de estudio.
Donde se reporta que la temperatura media anual más baja registrada es de
18.3°C, la temperatura media del mes más cálido es de 21.8°C y pertenece a
mayo, mientras que enero es el mes más frío con 13.5°C. (INEGI, 2002).
VEGETACION
La vegetación dominante presente es la selva alta perennifolia (con
vegetación secundaria) y el bosque mesófilo de montaña, que se desarrollan en la
regiones con relieve accidentado y en laderas con pendiente pronunciada. Entre
las diferentes comunidades que lo integran, están: Liquidambar y Quercus
(Rendowski, 1978). La zona presenta diferentes grados de perturbación, esto
debido a la gran cantidad de áreas de cultivo, principalmente cafetales, pastizales
inducidos para la ganadería; además por la extracción de madera, lo que
determina en gran medida la fisonomía de las localidades incluidas dentro de la
zona.
11
METODOLOGÍA
Trabajo en campo
Se realizaron 41 muestreos semanales de abril de 2002 a marzo de 2003
en la FES-Iztacala,(FESI) y en la Sierra Norte de Puebla fueron mensuales
durante el ciclo de febrero de 2002 al febrero de 2003.
Primeramente se hizo un estudio prospectivo para conocer las especies que
habitan en la FESI, y se optó por trabajar con Phoebis philea por su presencia
constante y lo llamativo de sus colores.
La recolecta fue una vez a la semana en diferentes horarios contemplando
un rango de las 10:00 a.m. hasta las 16:00 p.m. para conocer la actividad y sus
hábitos de conducta durante el día.
Por otra parte, se realizaron observaciones de las plantas existentes en la
FESI, para reconocer de cuales se alimentaban los adultos y en las que se
encontraban huevos y orugas. De esta forma se determinaron aquellas que fueron
nutricias y hospederas.
Los muestreos en la Sierra Norte de Puebla, fueron dirigidos hacia Morpho
peleides, en cualquiera de sus fases. Estos se iniciaron de 10:00 a.m. a 16:00 p.m.
En este sitio se localizaron las plantas hospederas y nutricias para
recolectar los huevos, larvas y pupas que se encontraran en ellas. Esto se realizó
de forma manual y con la manta de golpeo de Bignell.
Para el caso de los adultos se colocaron trampas de cilindro Van SomerenRydon (Llorente, 1990) con diferentes cebos para atraerlas, las cuales se
capturaron y se transportaron posteriormente al laboratorio. Estos cebos
consistieron de una mezcla espesa formada por cerveza negra, cáscara de
plátano en fermentación; piña y su cáscara, guayaba y papaya. Así mismo, en las
trampas se colocaron mariposas de cartón azul forradas con papel celofán o
1
metálico de color azul colgadas dentro y fuera de las mismas, ya que se sabe que
esta especie es atraída por objetos de este color.
En ambas zonas, la recolección de huevos se realizó con mucho cuidado
debido a que son muy frágiles; se colocaron en frascos y bolsas de plástico
transparentes de manera manual ó con pinzas entomológicas; para el caso de P.
philea además, se utilizaron cajas de petri, con el fin de evitar el maltrato de los
organismos durante su transporte al laboratorio.
Las orugas se localizaron y se colocaron en frascos y bolsas de plástico
introduciendo en estas, hojas de la planta hospedera donde se encontraron, para
transportarlas hasta el laboratorio.
Además, se cortaron hojas de estas plantas con las cuales se alimentaron a
las orugas en laboratorio; para conservarlas frescas y se envolvieron en papel
revolución guardándolas en bolsas de plástico.
Por otro, lado los adultos de las dos especies trabajadas se recolectaron
con redes entomológicas. Para su transporte al laboratorio se introdujeron en
bolsas de papel glassine y se liberaron dentro un espacio cerrado acondicionado
con malla para la observación de su comportamiento y conocer otras plantas de su
preferencia para alimentarse.
Los adultos de M. peleides recolectados en campo fueron puestos en una
hielera con la finalidad de bajar el metabolismo; lo que aumento la posibilidad de
que continuarán vivas durante el transporte al el laboratorio.
Trabajo en laboratorio
Para el cuidado de los huevos se utilizaron recipientes diferentes, como
bolsas de plástico, vasos, frascos de vidrio, cajas de petri con una cubierta
húmeda, (Montesinos 2002) y cajas de plástico grandes (Figs. 5 6 y 7).
A medida que las orugas eclosionaron, se trasladaron con un pincel fino a
los recipientes antes mencionados, se les alimento con las hojas de la planta
hospedera y se les limpio diariamente con una franela seca.
Una vez que las orugas maduraron al último estadio se instalaron en cajas
de cría, para que ahí puparan y el adulto al emerger llevase a cabo la cópula.
2
Cabe mencionar que cada especie se dispuso por separado.
Fig. 5 Vasos de plástico donde se mantuvieron a los organismos en cautiverio.
El acoplamiento de las parejas se efectuó de dos maneras: natural y
manual. En el primer caso se colocó a solo un macho con una o dos hembras en
un espacio cerrado o en una caja de cría y se observó su comportamiento para el
este proceso. En el segundo se sujetaron a los organismos por las alas
(plegadas), se frotaron las antenas del macho contra el abdomen de la hembra
hasta que el macho excitado habría completamente las valvas del abdomen,
seguidamente se juntaron por la parte posterior hasta que el macho cerró las
valvas. (com. pers. Coraleño 2002)
Los adultos muertos se colocaron en bolsas de papel glassine dentro de
una cámara húmeda para ablandarlos y facilitar el montaje en seco; para el cual
se utilizaron restiradores (Baez, 1995). Las mariposas montadas se etiquetaron y
se colocaron en cajas entomológicas para ingresarlas a la colección didáctica de
la FESI.
3
6
7
Figs. 6 y 7 Cajas de plástico con tapa otro dispositivo en las que se mantuvieron en cautiverio
a los organismos.
4
RESULTADOS Y DISCUSION
De acuerdo con la metodología, se realizó un inventario de las mariposas
existentes en la FESI, con el propósito de conocer las que habitan en esta zona,
sus plantas hospederas y en que mes se encontraron. (Apéndice I (Tablas 1 y 2)).
Se observó que las mariposas de la familia Pieridae fueron las más
frecuentes entre las cuales se halló a Phoebis philea; por tal motivo se trabajo con
esta especie y se obtuvo lo siguiente:
Estandarización de técnicas de cría.
HUEVOS
En las bolsas se concentró mas el calor; provocando con esto que se
agilizara su desarrollo por un día; no obstante la humedad también aumento, lo
que causó la proliferación de hongos y la muerte de algunos de los organismos.
En los vasos el desarrollo de los huevos de P. philea se extedió por dos
días mas de lo habitual, es decir, la duración normal en esta etapa es de 5 días,
en este dispositivo duro de 6 a 7 días pero murieron menos organismos.
En las cajas de petri los huevos no lograron su desarrollo y cambiaron su
morfología deshidratándose.
En las cajas de plástico, la maduración de estos si se completo, sin
embargo, cuando las orugas eclosionaron, no se alimentaron y murieron, ya que el
espacio fue muy grande en relación a su tamaño.
Cabe mencionar que para el caso de M. peleides no se recolectaron
organismos en esta etapa.
1
ORUGAS
El cuidado de las orugas en las bolsas de plástico, fue adecuado y se
mantuvieron satisfactoriamente siempre y cuando no se concentrara el calor; ya
que en este caso, la humedad que se formó por la transpiración de las plantas,
provoco que las orugas contrajeran algún hongo no identificado y con ello la
muerte.
En el caso de los vasos de plástico se puso una oruga por cada uno, ya que
si se colocaban 2 o 3 organismos, solo pupaba uno de ellos.
En las cajas de plástico se dispusieron de 5 a 6 orugas, las cuales se
desarrollaron adecuadamente y se tuvo el cuidado de no introducir alguna de ellas
con parasitodides o infectada por algún hongo o bacteria ya que podría contagiar a
las demás.
CRISALIDAS
Cuando las orugas llegaron a esta etapa, en algunos casos hubo un cambio
de coloración y deshidratación de las mismas. Para evitar esto, se retiraron y se
colocaron en cajas de cría para que cuando los organismos emergieran no se
escaparan.
A pesar de que la muerte de las larvas fue alta en las bolsas, las que
lograron pupar fue gracias a que se les colocaron dentro de las bolsas, pequeños
trozos de madera para que ahí se fijaran y no quedaran adheridas al plástico ya
que así al emerger los adultos no podían extender sus alas y morian.
Una vez alcanzada la etapa de pupa el cuidado fue menos intensivo, bastó
con sujetarlas en un sustrato (ramas o palos de madera) dentro de una caja de
cría.
2
Causas de principales de muerte en los organismos
Las orugas infectadas por patógenos mostraron cambios en su coloración y
comportamiento, su cuerpo se volvió flácido y la cutícula se rompió generalmente
por la parte ventral.
Esencialmente disminuyeron su tamaño y se deshidrataron hasta su
muerte.
Una manifestación común fue no comer y el vómito de material. Algo similar
ocurrió cuando se les molestaba y se sentían agredidas, pues arrojaron un líquido
verde por la boca, considerándose esto como un mecanismo de defensa.
Abundancia y etología de Phoebis philea
HUEVOS
Se obtuvieron 109 huevos de esta especie durante todos los muestreos en
la FESI de los cuales eclosionaron el 51% (Grafica 1). Esto muestra que hay una
mortandad del 49% de la población; de los huevos eclosionados solo el 29%
llegaron a fase de pupa y el 20% a la fase adulta (Apéndice I (Tabla 5)).
3
PUPAS
29%
ADULTOS
20%
HUEVOS
ECLOSIONADOS
51%
Grafica 1. Porcentajes de organismos que llegaron a diferentes etapas desde los huevos
recolectados.
Los huevos en su mayoría fueron de color amarillo; presentaron estrías
verticales y se observó que el desarrollo embrionario dentro del huevo duró 5 días
después de que la hembra lo colocó. Cuando la larva iba eclosionar el huevo
cambió de color pasando de amarillo a naranja.
La mayor cantidad de huevos se encontró en abril con 37 seguido por el
mes de septiembre con 25; en este lapso la cantidad recolectada fue de 5 a 15
huevos sobre las hospederas siendo casi igual, en los dos meses (Grafica 2,
Apéndice I (Tabla 5)).
4
40
35
30
25
20
15
10
5
40
37
34
31
28
25
22
19
16
13
10
7
4
1
0
MUESTREOS
Grafica 2. Abundancia de huevos de P. philea
ORUGAS
Al eclosionar las orugas, estas rompieron el huevo por la parte apical y
salieron poco a poco por a los movimientos del cuerpo; ya afuera, buscaron las
hoja y comenzaron a comer.
Conforme fueron creciendo, las orugas de P. philea se alimentaron por
completo de las hojas, al terminarlas emigran sobre la planta a otras hojas; sin
embargo, el daño que estas provocan no es drástico ya que no consumen toda la
planta, solo desfolian una parte. Sus heces fecales fueron sólidas, pequeñas,
cilíndricas y de color negro.
Cabe mencionar que la coloración de las orugas durante su desarrollo
(constituido por 5 estadios), dependió de lo que consumieron de la planta, su
coloración fue verde cuando consumían hojas, anaranjado cuando se alimentaban
de flores y también fue verde cuando comian frutos e independientemente de lo
que ingirieron presentaron las arrugas transversales de color negro en todo el
cuerpo. Esta etapa completa duró de 5 a 6 días.
5
La abundancia de orugas fue mayor en el mes de Junio (Gráfica 3
Apéndice I (Tabla 3)). Se recolectaron 58 orugas, de las cuales solo 17.2 %
llegaron a fase de crisálida y de estas solo 8 adultos emergieron, es decir el 13.7%
alcanzó esta etapa desde oruga. (Grafica 4).
25
20
15
10
5
MUESTREOS
Grafica 3. Abundancia de organismos en etapa de oruga de P. philea
6
40
37
34
31
28
25
22
19
16
13
10
7
4
0
1
ABUNDANCIA DE ORUGAS
30
CRISALIDAS
17.2%
ADULTOS
13.7%
ORUGAS
69.1%
Gráfica 4. Porcentajes de organismos que llegaron a crisálidas y adultos desde las orugas
recolectadas.
CRISÁLIDAS
En esta fase se notó que las orugas pasaron por dos procesos: prepupa y
pupa.
Prepupa
Las orugas en esta etapa, cambiaron de color amarillo obscuro a cristalino y
seleccionaron los lugares donde empezaron a pupar, se observó que prefirieron
hacerlo en los tallos de la planta, tejieron un tipo de almohada a la cual se
adhirieron por la parte caudal,y rodearon su cuerpo con un hilo de seda, para su
protección; posterior a esto, mudaron por última vez y se transformaron en
crisálida. El período de prepupa duro un día.
7
Pupa
Existe un dimorfismo sexual en esta fase, los machos emergieron de las
pupas de color verde, similar al de las hojas de la retama; y las crisálidas de las
hembras mostraron una coloración de verde con lila.
Se recolectaron 50 pupas durante los muestreos y se encontró mayor
abundancia en los meses de julio y septiembre. (Gráfica 5, Apéndice I (Tabla 3)).
Cabe mencionar que de estos organismos recolectados, al ser trasladados al
laboratorio 40 cambiaron a color café que al tocarlas se rompieron y salió un
líquido con olor desagradable, emergiendo de estas solo 10 adultos.
Cabe mencionar, que de los 109 huevos solo un total de 19 organismos
llegaron a esta etapa, es decir, un 29% del de las orugas eclosionadas. (Gráfica 1,
Apéndice I (Tabla 5)).
5
4
3
2
MUESTREOS
Grafica 5. Abundancia de organismos en etapa de crisálida de P. philea.
8
40
37
34
31
28
25
22
19
16
13
10
7
0
4
1
1
ABUNDANCIA DE CRISALIDAS
6
ADULTOS
La actividad de los adultos comenzó alrededor de las 10:00 a.m. Vuelan por
las áreas verdes a una altura de 2 metros en general o de la planta hospedera, y
se descubrió que estas mariposas se inquietan fácilmente.
Durante los muestreos se encontraron en todos los jardines de la FESI una
cantidad superior de machos, mientras que la mayoría de las hembras se
localizaron solo en su planta hospedera, que son los sitios óptimos de oviposición.
(Grafica 6, Apéndice I (Tabla 4)).
Principalmente los machos de esta especie, se persiguen entre ellos o a
otras especies de mariposas. Esto fue especialmente cuando volaban sobre
alguna flor o se encontraban alimentando o cortejando.
Los machos buscaron a las hembras recién emergidas por lo tanto vírgenes.
Para el cortejo el macho voló alrededor de la hembra, mientras ésta levanto el
abdomen, desplegó ambos pares alas y comenzó a temblar, este comportamiento
duró media hora repitiéndose varias veces al día hasta que ocurrió la copula. En
cuanto al pie de cría, de esta especie solo se obtuvieron dos huevos, los cuales
no concluyeron su desarrollo.
La abundancia fue notable durante todos los muestreos, encontrando 24%
del total de esta especie en sus diferentes estadios (Grafica 7 y 8).
9
36
35
34
33
32
31
30
29
28
MACHOS
HEMBRAS
Grafica 6. Total de adultos recolectados de P. philea.
5
4
3
2
1
MUESTREOS
Grafica 7. Abundancia de organismos en la etapa de adulto de P.philea.
10
41
39
37
35
33
31
29
27
25
23
21
19
17
15
13
11
9
7
5
3
0
1
ABUNDANCIA DE ORGANISMOS
6
ADULTOS
24%
HUEVOS
38%
PUPAS
18%
ORUGAS
20%
Grafica 8. Porcentajes de las etapas de desarrollo de P. philea recolectados.
La mayor abundancia de los adultos de esta especie se encontró en los
meses que no se presentó precipitación (Gráfica 9)
Esto es notorio ya que en la época de lluvia se incrementó el follaje en las
plantas y las florescencias, por lo tanto, existió una mayor oportunidad de alimento
para estas mariposas.
300
14
250
12
200
10
8
150
6
100
4
50
2
IO
JU
LI
O
AG
O
S
SE
TO
PT
IE
M
B
R
O
E
C
TU
B
N
RE
O
VI
EM
B
R
D
E
IC
IE
M
BR
EN E
E
R
O
FE
BR
E
R
O
M
A
RZ
O
JU
N
M
A
R
AB
YO
0
IL
0
PRECIPITACIÓN (mm)
ABUNDANCIA DE ADULTOS
16
ORGANISMOS
PRECIPITACIÓN
MESES
Grafica 9. Abundancia de adultos de P. philea con respecto a la precipitación.
11
PLANTAS HOSPEDERAS Y NUTRICIAS
Se conoció el genero Senna sp. para P. philea (Cruz, et. al., 2001) y se
encontró que la principal planta hospedera en la FESI para especie, fue Senna
didymotrya conocida como retama africana de la familia Fabacea (Fig. 8)
(Martínez, 1979).
Los adultos tuvieron preferencia en oviponer sobre los renuevos o en hojas
tiernas de Senna didymotria, en cuanto a la alimentación de estos se observó la
predilección en la floración de esta planta, ya que esta presenta recurrieron
frecuentemente, fue Lantana camera (Fig. 9 y 10) conocida como asclepia
(Martínez, 1979). Se les suministró alimento en el laboratorio lográndose una
mezcla de agua y miel junto con frutas fermentadas guayabas, naranjas y
manzanas.
Fig. 7 Retama africana Senna didymotrya
12
9
10
Fig. 9 y 10 Asclepia Lantana camara
13
Abundancia y etología de Morpho peleides
Durante la realización de este proyecto no se halló Morpho peleides durante
los meses de diciembre del 2002, enero, febrero y marzo del 2003, esto pudo
deberse a que en esa temporada se presentaron temperaturas muy bajas en la
zona.
La presencia de esta especie fue mas abundante durante agosto, pues se
alcanzó la cifra de 26 organismos (Gráficas 10 y 11); esto coincide con la época en
que las plantas hospederas tuvieron flores y hojas.
HUEVOS
Los huevos de M. peleides se sabe son redondos blancos de 1.5 mm
(Wright, 1990, Belize Hank 99-03). Para este estudio no se obtuvieron huevos en
el campo.
ORUGAS
Se observó que las orugas provocaron esqueletonización en las hojas, es
decir, comieron el parénquima solo dejando las venaciones principales. Cuando
las orugas estuvieron en los primeros estadios sobre la hoja donde se alimentaron,
formaron túneles con seda y excrementos (de coloración café claro) y se
introdujeron dentro de ellos.
14
8
ABUNDANCIA DE
ORGANISMOS
7
6
5
4
HEMBRAS
3
MACHOS
2
1
0
MES
18
16
14
12
10
8
6
4
2
0
M
AR
ZO
FE
BR
ER
O
EN
ER
O
ST
SE
O
PT
IE
M
BR
E
O
C
TU
BR
E
N
O
VI
EM
BR
E
D
IC
IE
M
BR
E
JU
LI
O
AG
O
JU
N
IO
M
AY
O
AB
R
IL
HEMBRAS
MACHOS
M
AR
ZO
FE
BR
ER
O
ABUNDANCIA DE
ORGANISMOS
Grafica 10. Total de organismos por sexo recolectados de M. peleides en Patla.
MES
Grafica 11. Organismos por sexo recolectados de Morpho peleides en El Pozo.
15
CRISÁLIDAS
Las pupas se encontraron en el envés de las hojas. Estas son pequeñas, de
aproximadamente 3 cm color verde claro y se le puede observar las venaciones de
las alas dobladas. Cuando los adultos no emergieron y muerieron las pupas,
cambiaron de coloración a café obscuro.
ADULTOS
Los adultos en su ambiente natural, comenzaron su actividad visible
aproximadamente a las 9:00 a.m. (Horario Invierno),y no se les encontró cuando
estaba nublado o había neblina.
En campo su vuelo fue lento, a una altura de 1 a 2 metros y se observó que
siguieron
una
misma
trayectoria
en
intervalos
de
5
a
10
minutos
aproximadamente. Cuando se les perturbó el vuelo fue más rápido y a mayor
altura. Hay que señalar que en el momento de huir, trazaron nuevas vías y que las
mariposas que posterioremente pasaban continuaron éstas, probablemente se
deba a un rastro de olor dejado por las precedentes.
En cautiverio vivieron de 2 a 6 días y durante este periodo no se llevó a
cabo la copulación.
Los adultos fueron mas abundantes en El Pozo (Gráficas 10 y 11, Apéndice
I (Tablas 6 y 7)). En ambas zonas, tanto en El Pozo como en Patla, se encontró
una cantidad mayor de hembras; 59% con relación a los machos y principalmente
en El Pozo se recolectaron más en comparación a Patla (Graficas 13 y 14.
Apéndice I (Tablas 6 y 7)).
Los meses en que se presentó un incremento de la precipitación fueron
junio a julio y un decremento notable se dio en agosto que fue el mes en el que se
recolectaron más mariposas de esta especie. Septiembre fue en el que hubo
mayor precipitación y se tuvo una cantidad similar de organismos que en mayo
que fue cuando empezaron a incrementar las lluvias.
16
900
800
25
700
20
600
500
15
400
10
300
200
5
PRECIPITACIÓN (mm)
ABUNDANCIA DE ORGANISMOS
30
100
0
FE
BR
ER
M O
AR
ZO
AB
R
IL
M
AY
O
JU
N
IO
JU
L
A
I
SE GO O
PT ST
IE O
M
O BR
C
E
N TU
O
B
VI
R
E
E
D MB
IC
R
E
IE
M
BR
EN E
FE ER
BR O
ER
M O
AR
ZO
0
MESES
ABUNDANCIA DE
ORGANISMOS
PRECIPITACION
(m m )
Grafica 12. Abundancia de mariposas de M. peleides con respecto a la precipitación del año de
colecta.
44%
HEMBRAS
MACHOS
56%
Grafica 13. Porcentaje por sexo de M. peleides en El Pozo.
17
MACHOS
34%
HEMBRAS
66%
Grafica 14. Porcentajes por sexo de M. peleides en Patla.
PLANTAS HOSPEDERAS Y NUTRICIAS
Su hospedera fue una leguminosa conocida en la zona como “pica pica”,
(Mucuna pruriens); (Martínez, 1979), es una planta trepadora con hojas pinadas
(compuestas), su flor es blanquecina con azul pálido, su fruto es de tipo seco
deshiscente común en la familia Fabacea (Tejero, 1998), tiene forma de vaina, y
poseen muchos pelitos sumamente urticantes que llegan a causar comezón e
inflamación en el humano.
Sin embargo, otros autores mencionan a Baliña divarida, B. Jenningsii (Cruz
et. al. 2001) Pterocurpus hayesii (Wright 1990) Arachis hypogaca, Mucuna urens,
y Macharom seemanii (De la Maza, 1978), como las plantas hospederas de esta
mariposa. Cabe mencionar que todas estas plantas son leguminosas.
La alimentación de los adultos, en campo fue a base de Impatiens
balsamina conocida como belén y pertenecen a la Familia Balsaminaceae
(Martínez, 1979). Esta flores son abundantes en la zona donde se muestreo y
también se alimentaron de las florecencias de M. pruriens (Fig. 11). Ninguna de
ambas plantas se ha reportadocomo alimento para esta mariposa.
18
Fig. 11 Impatiens balsamina (Belén) planta nutricia de Morpho peleides.
También se utilizaron los frutos en proceso de descomposición y
fermentados para su captura, las mariposas se acercaron a alimentarse a los
cebos de piña y plátano con cerveza que fueron utilizados en las trampas Van
Someren-Rydon, sin embargo, ninguno de estos organismos fueron recolectados
por este método. Los lugareños comentaron la preferencia de esta mariposa por la
naranja y se confirmo ya que en cautiverio se le alimento de este fruto
encontrando mayor preferencia que a los cebos antes mencionados (Fig. 12).
Fig. 12 Morpho peleides alimentándose de fruta en descomposición.
19
CONCLUSIONES
Dentro de las técnicas que se utilizaron en este estudio, para el cultivo de
Phoebis philea y Morpho peleides, los vasos de plástico fueron el mejor
dispositivo para el cuidado de huevos y larvas.
En el caso de las pupas el mejor dispositivo fue la caja de cría en donde
después pudieron emerger como adultos y además se reprodujeron.
De ambas especies la mas factible para mantenerse en cautiverio fue
Phoebis philea debido a la aclimatación que ya presentan en la zona; la falta
de humedad y sombra evitaron el desarrollo adecuado de Morpho peleides.
El ciclo biológico de P. philea tuvo una duración de entre 20 y 22 días, en
total. Los huevos eclosionaron de 5 a 6 días, las orugas presentaron 5
estadios. En la fase de crisálida se notó que manifiestan dos períodos, el de
prepupa y el de pupa, toda la fase duró de 5 a 6 días.
Se recolectaron 108 larvas, 50 pupas y 67 adultos para formar el pie de cría.
Se observó un dimorfismo sexual durante el período de crisálida y finalmente
la etapa de adulto duró de 5 a 6 días.
No se logro obtener el ciclo de vida para Morpho peleides, sin embargo, se
observó la conducta de las orugas y se conoció el comportamiento de los
adultos en campo.
Las mejores condiciones para la copulación de Phoebis philea; fueron que la
hembra tuviera máximo 24 horas de haber emergido y el macho más de un
día.
La planta hospedera de P. philea fue Senna didymotrya y la nutricia fue la
Lantana camera. La forma optima de alimentarlas en laboratorio fue agua con
miel o fermentos de frutas.
La planta hospedera de M. peleides fue Mucuna pruriens y la nutricia
Impatiens balsamina. los mejores cebos en campo fueron de frutas
1
fermentadas y cerveza con los que se alimnetaron en el laboratorio.
2
LITERATURA CITADA
Báez, I. 1995. Equipo para colectar y montar mariposas diurnas. Dugesiana 2:2
Belize
Hank.
1999-2003.
Breeding
Blue
Morpho
Butterflies.
http/www.belizehank.com/
Beutelspacher, C. 1980. Mariposas diurnas del Valle de México. Ediciones
Científicas LPMM. México DF. 134 pp.
Beutelspacher, C. 1981.Lepidopteros de Chamela Jalisco México Rhopalocera.
Anales del Instituto de Biología. 52. Serie Zoología (1):1-506. UNAM.
México.
Beutelspacher, C. 1999. Las mariposas entre los antiguos mexicanos. Ed. Fondo
de Cultura Económica. 102 pp.
Carter, D. 1992. Manual de identificación de mariposas diurnas y nocturnas. Ed.
Omega. Barcelona, España. 304 pp.
Carter, D. y Haergreaues, B. 1987. Guía de campo de orugas y mariposas. Ed.
Omega. Barcelona, España. 309 pp.
Cruz, M. D., Conde, G., Rosales, R. y Barbolla, A. 2001. Reforestación de plantas
hospederas de mariposas en el parque ecoarqueológico X-Caret. Boletín de
la Sociedad Mexicana de Entomología. No. 16. México. 15-21 p.
1
Cruz, M. D., Conde, G., Rosales, R. y Barbolla, A. 2001. Listado de 46 especies de
mariposas con su respectiva planta hospedera factibles de reproducción
intensiva en el parque ecoarqueológico X-Caret. Boletín de la Sociedad
Mexicana de Entomología. No. 17. México. 5-7 p.
Daccordi, M. Triberti, P. l987.Guía de mariposas. Ed. Grijalbo. Barcelona, España.
384 pp.
De la Fuente, J. A. 1994. Zoología de artrópodos. Ed. Mcgraw-Hill. España. 805
pp.
-e la Maza, R. 1979. Las mariposas y sus estilizaciones en las culturas
Teotihuacana (200 a 750 D.C.) y Azteca (1325 a 1521 D.C.). Revista de la
Sociedad Mexicana de Lepidopterología. 1:1.
De la Maza, R. 1987. Mariposas Mexicanas. Ed. Fondo de Cultura Económica.
México. 302 pp.
Diario Oficial de la Nación.2002. tomo DLXXXVII. Num. 6. Septiembre. Secretaria
de Gobernación. México, D. F. 3 p
Ehrlich, P.R., Ehrlich, A. H. 1961. The Butterflies. Brown Company Publishers.
Japan. 262 pp.
Enríquez, G.1996. Evaluación de algunos aspectos que influyen en el crecimiento
del gusano de maguey. Tesis de licenciatura. Escuela Nacional de Estudios
Profesionales Iztacala. UNAM 81 pp
2
Franco-Gaona, A., Llorente-Bousques, J. y Aspira, M.1988. Abundancia relativa de
Ortogenia rapae, Prontia protedice y Leptophobia aripa elodia (Lepidoptera:
Pieridae) evaluada mediante el metodo Moore. Mexico D.F. Folia
Entomologica Mexicana. 76:107 México.
García, 1973. Modificaciones al sistema de clasificacion climático de Kopëen.
Instituto de Geografia. UNAM. 246 pp.
Gobierno del estado de México. 2003. Municipio del Tlalnepantla de Baz.
http/www.edoméxico.gob.mx/se/tlanediag.htm
González, M. E. 1996. Listado fáustico de los papilionidea del Estado de Puebla
con especial referencia a la zona de Barranca de Patla. Tesis de
Licenciatura. Facultad de Ciencias. UNAM. 165 pp
Grasse, P. 1982. Manual de Zoología. Ed. Toray-Masson. Barcelona, España. 414
pp.
Howell, J., Doyer, J. y Ehrlich, P. 1978. Introduction to insect biology and diversity.
Ed. McGraw Hill. USA. 432 pp.
INEGI.1987. Síntesis Geográfica, Nomenclatura y anexo cartográfico del Estado
de Puebla. Instituto Nacional De Estadística Geográfica E Informática.
México. 56 pp.
INEGI.1996. Anuncio Estadístico del Estado de Puebla. Instituto Nacional De
Estadística Geográfica E Informática. México. 520 pp.
INEGI. 1997. Carta Topográfica Cuautitlán. 1: 50000. E14A29.
INEGI.2002. Síntesis Geográfica, y anexo cartográfico del Estado de Puebla.
3
Instituto Nacional De Estadística Geográfica E Informática. México. 45 pp.
Catan, D. y Vázquez, L. 1973. Algunas observaciones taxonómicas y biológicas de
Rhopalocera (Lepidoptera) de una zona del Pedregal. Folia Entomológica
Mexicana. 25-26. México.
Llorente, A. Martínez, C. 1988. Mariposa del Valle de México: Introducción e
Historia I. Distribución y Localización de los Papilionoideos de la Cañada de
los Dinamos, Magdalena Contreras, D.F. México 78:85-198.
Llorente. J., Warner, D., Vargas. y Martínez. L. 1996. Mariposas diurnas de
Jalisco. Dugesiana 3:2.
Maps of México. S.A. http/www.mapsofmexico.com/
Martínez, M., 1979. Catalogo de nombres comunes y científicos de plantas
mexicanas. Ed. Fondo de Cultura Económica. México. 1247 pp
Montesinos. P. 2002. Introducción al conocimiento y monitoreo de mariposas.
Gobierno del Distrito Federal. 81 pp.
Olivares, J. 2000 Mariposas. http/www.biociencias.com/odisea/mariposa/indexhtml
Rzendowski, 1978. La Vegetación de México. Ed. Limusa. México. 432 pp.
Stanêk,
V.
J.
1991.Pequeña Enciclopedia de Mariposas. Ed. Susaeta.
Checoslovaquia. 351 pp.
Struttmann, J. S. A. Butterflies of North America. Butterflies of North Mexico
4
http/www.npwrc.usgs.gov/resource/distr/lepid/bflyusa/mx/757.htm
Tejero, D. D y Granillo, M. P. 1998 Plantae. Escuela Nacional de Estudios
Profesionales Iztacala. UNAM. México. 303 pp.
Vázquez, L. 1964. Zoología del Phyllum Arthopoda. UNAM. México. 889 pp.
Warner, D., Llorente. J., Vargas. I. y Martínez. L. 1996. Mariposas diurnas de
Colima. Dugesiana. 3:1.
Wilkinson, J. l981. Pequeño manual de mariposas diurnas y nocturnas de Europa.
Ed.Omega. Barcelona, España. 126 pp.
Zahradnik, J., Chvala, M. 1990. La gran enciclopedia de los insectos. Ed. Susaeta
España. 511 pp.
5
APENDICE
PLANTAS HOSPEDERAS NOMBRE COMUN
Senna didymobotrya
Retama
Herbaceas en general
Herbaceas en general
ESPECIE
Phoebis philea L.
Eurema salome
Leptophobia aripa elodia Bsdv.
Salix babylonica,
Nymphalis antiopa L.
Cualquier tipo de
vegetación
Quercus laeta
Persea gratissima, Citrus
limon
Pleioblastus simonii
Cassias y Leguminosas*
Fraxinus sp.
Quercus laeta*
*
Cortaderia sp
Sauce, Pastos
(prados)
Cyntia virginiensis Dru.
Encino
Aguacate, Limòn
Pterourus multicaudata Kirby.
Pterourus garamas Hbn.
Bambú
Rothsahildea orizaba
Ascalapha odorata Linnaeus.
Fresno
Encino
Dione moneta poeyii
Catocala amatrix Linnaeus.
Drudula phaestosa L.
Hepialus sp.
Pastos
Tabla 1. Listado de plantas hospederas de las mariposas en la FES-I
ESPECIE
Phoebis philea L.
Eurema salome
Leptophobia aripa elodia Bsdv.
Nymphalis antiopa L.
Cyntia virginiensis Dru.
Pterourus multicaudata Kirby.
Pterourus garamas Hbn.
Rothsahilddea orizaba
Ascalapha odorata Linnaeus.
Dione moneta poeyii
Catocala amatrix Linnaeus.
Drudula phaestosa L.
Hepialus sp.
MESES
Julio-Febrero
Julio-Febrero
Julio-Febrero
Julio –Enero
Septiembre
Julio-Febrero
Julio-Diciembre
Julio
Septiembre-Noviembre
Agosto
Septiembre
Septiembre
Julio
Tabla 2 Meses en los que se encontraron los organismos en la FES-I.
1
FECHA
ABRIL-AGOSTO
SEPTIEMBRENOVIEMBRE
ENERO-MARZO
HUEVOS ORUGAS
75
34
17
30
3
7
109
58
PUPAS ADULTOS
20
36
24
6
50
22
9
67
Tabla 3. Total de organismos colectados de Phoebis philea durante el tiempo de
muestreo
FECHA
ABRIL-AGOSTO
SEPTIEMBRE-NOVIEMBRE
ENERO-MARZO
MACHO
22
8
6
36
HEMBRA
14
16
1
31
TOTAL
36
24
7
67
Tabla 4. Numero total de organismos adultos colectados de Phoebis philea.
MUESTREO
1º
3º
4º
7º
10º
11º
16º
17º
19º
23º
29º
31º
32º
41º
HUEVOS
37
2
5
6
15
6
2
2
4
25
1
1
1
2
ECLOSIONADOS
6
1
2
4
7
6
2
2
4
13
1
1
1
1
1º
6
1
2
4
7
4
6
2
4
4
1
1
1
1
2
2
1
2
4
5
4
6
2
3º
4º
5º
PUPA ADULTO
3
5
4
6
5
4
6
5
4
6
5
4
6
4
4
6
4 4
4
4
4
4
1
Tabla 5. Seguimiento de organismos de Phoebis philea desde huevo a adulto.
2
MES
MACHOS
HEMBRAS
TOTAL
FEBRERO
0
0
0
MARZO
0
0
0
ABRIL
0
1
3
MAYO
1
2
3
JUNIO
1
1
2
JULIO
1
3
4
AGOSTO
3
5
8
SEPTIEMBRE
3
4
7
OCTUBRE
0
3
3
NOVIEMRE
0
2
2
DICIEMBRE
2
0
2
ENERO
0
0
0
FEBRERO
0
0
0
MARZO
0
0
0
Tabla 6. Cantidad de Morpho peleides recolectadas en la zona de muestreo
Patla.
MES
FEBRERO
MARZO
ABRIL
MAYO
JUNIO
JULIO
AGOSTO
SEPTIEMBRE
OCTUBRE
NOVIEMBRE
DICIEMBRE
ENERO
FEBRERO
MARZO
MACHOS
0
2
1
2
1
3
7
2
3
2
0
0
0
0
HEMBRAS
0
3
1
4
2
1
11
2
1
2
2
0
0
0
Tabla 7. Total de Morpho peleides en la zona de El Pozo.
3
TOTAL
0
5
2
6
3
4
18
4
4
4
2
0
0
0
Descargar