Subido por ajaen

CÓDIGO DE TRABAJO

Anuncio
CÓDIGO DE TRABAJO
DE LA REPÚBLICA DE PANAMÁ
Decreto de Gabinete N° 252
De 30 de diciembre de 1971
Publicado en la Gaceta Oficial 17.040 de 18 de febrero de 1972.
ÍNDICE GENERAL
TÍTULO PRELIMINAR
Principios Generales Art. 1 al Art. 16
LIBRO I
RELACIONES INDIVIDUALES
TÍTULO I
Art. 61
Normas Generales de Protección del Trabajo Art. 17 al
Capítulo I
Protección del Trabajo de los Nacionales Art. 17 al Art. 20
Capítulo II Colocación de los Trabajadores y Servicio de Empleo Art. 21 al
Art. 29
Capítulo III Jornada de trabajo Art. 30 al Art. 38
Capítulo IV Descansos obligatorios Art. 39 al Art. 61
Sección Primera
Descanso entre jornadas Art. 39
Sección Segunda
Descanso semanal y en día de fiesta o duelo
nacional Art. 40 al Art. 51
Sección Tercera
Vacaciones Art. 52 al Art. 61
TÍTULO II Contrato de Trabajo Art. 62 al Art. 97
Capítulo I
Formación y prueba Art. 62 al Art. 72
Capítulo II Duración Art. 73 al Art. 81
Capítulo III Las Partes Art. 82 al Art. 97
Sección Primera
Los trabajadores Art. 82 al Art. 86
Sección Segunda
Los empleadores Art. 87 al Art. 97
TÍTULO III Normas Especiales de Protección del Trabajo Art. 98 al
Art. 125
Capítulo I
Contratación de panameños para trabajar fuera del
territorio nacional Art. 98 al Art. 103
Capítulo II Trabajo de las mujeres y menores Art. 104 al Art. 125
Sección Primera
Trabajo de mujeres Art. 104 al Art. 116
Sección Segunda
Trabajo de menores Art. 117 al Art. 124
Sección Tercera
Disposiciones comunes Art. 125
TÍTULO IV Derechos y Obligaciones de los Trabajadores y
Empleadores Art. 126 al Art. 196
Capítulo I
Obligaciones de los trabajadores Art. 126 al Art. 127
Capítulo II Obligaciones de los empleadores Art. 128 al Art. 139
Capítulo III Salario y normas protectoras Art. 140 al Art. 180
Sección Primera
Salario Art. 140 al Art. 149
Sección Segunda
171
Normas protectoras del salario Art. 150 al Art.
Sección Tercera
Salario Mínimo Art. 172 al Art. 180
Capítulo IV Reglamento Interno de trabajo y Comité de Empresa Art. 181 al
Art. 192
Capítulo V Invenciones durante la Relación de Trabajo Art. 193-al Art. 196
TÍTULO V Alteración y Suspensión Art. 197 al Art. 209
Capítulo I
Alteración de las condiciones de trabajo Art. 197 al Art. 197-A
Capítulo II Suspensión de los efectos del contrato Art. 198 al Art. 209
TÍTULO VI Terminación de las Relaciones de Trabajo Art. 210 al Art. 229-N
Capítulo I
Causas de terminación Art. 210 al Art. 223
Capítulo II Indemnizaciones Art. 224 al Art. 229
Capítulo III Fondo de cesantía Art. 229-A al Art. 229-N
TÍTULO VIIContratos Especiales Art. 230 al Art. 281
Capítulo I
Trabajadores domésticos Art. 230 al Art. 231
Capítulo II Trabajadores a domicilio Art. 232 al Art. 233
Capítulo III Trabajadores del campo Art. 234 al Art. 235
Capítulo IV Maestros y profesores Art. 236 al Art. 237
Capítulo V
Agentes, vendedores del comercio y trabajadores similares Art.
238 al Art. 242
Capítulo VI Artistas, actores, músicos y locutores Art. 243 al Art. 244
Capítulo VII
Trabajo de autotransporte Art. 245 al Art. 250
Capítulo VIII
Art. 278
Trabajo en el mar y en las vías navegables Art. 251 al
Capítulo IX Contrato de la construcción Art. 279 al Art. 280
Capítulo X Contrato de aprendizaje Art. 281
LIBRO II
RIESGOS PROFESIONALES
TÍTULO I
Higiene y Seguridad en el Trabajo Art. 282 al Art. 290
TÍTULO II Riesgos Profesionales Art. 291 al Art. 325
Capítulo I
Disposiciones generales Art. 291 al Art. 299
Capítulo II Responsabilidad en materia de riesgos profesionales Art. 300 al
Art. 303
Capítulo III Prestaciones Art. 304 al Art. 325
TÍTULO III Reposición de los Trabajadores Art. 326-al Art.328
TÍTULO IV Excepciones y Sanciones Art. 329-al Art. 330
LIBRO III
RELACIONES COLECTIVAS
TÍTULO PRELIMINAR Disposiciones Preliminares Art. 331 al Art. 333
TÍTULO I
Derecho de Asociación Sindical Art. 334 al Art. 397
Capítulo I
Disposiciones Generales Art. 334 al Art. 340
Capítulo II Requisitos para la Formación de las Organizaciones Sociales
Art. 341 al Art. 350
Capítulo III Constitución de las Organizaciones Sociales Art. 351 al Art. 356
Capítulo IV Régimen Interno Art. 357 al Art. 375
Capítulo V Obligaciones de las Organizaciones Sociales Art. 376 al Art.
378
Capítulo VI Medidas de Protección al Sindicalismo Art. 379 al Art. 389
Sección Primera
Medidas Generales Art. 379 al Art. 380
Sección Segunda
Fuero Sindical Art. 381 al Art. 387
Sección tercera
389
Sanciones por prácticas desleales Art. 388 al Art.
Capítulo VII
Sanciones e impugnaciones Art. 390 al Art. 394
Capítulo VIII
Fusión, disolución y liquidación de organizaciones
sindicales Art. 395 al Art. 397
TÍTULO II Convención Colectiva de Trabajo Art. 398 al Art. 416
Capítulo I
Disposiciones Generales Art. 398 al Art. 403
Capítulo II Efectos de la Convención Colectiva Art. 404 al Art. 409
Capítulo III Duración Art. 410 al Art. 416
TÍTULO III Conflictos Colectivos Art. 417 al Art. 474
Capítulo I
Clasificaciones de los Conflictos Colectivos Art. 417 al Art. 422
Capítulo II Trato y Arreglo Directo Art. 423 al Art. 425
Capítulo III Pliego de peticiones Art. 426 al Art. 431
Capítulo IV Procedimiento de Conciliación Art. 432 al Art. 447
Capítulo V Declaratoria Previa de Legalidad Art. 448 al Art. 451
Capítulo VI Arbitraje Art. 452 al Art. 474
TÍTULO IV Derecho de Huelga Art. 475 al Art. 519
Capítulo I
Disposiciones Generales Art. 475 al Art. 482
Capítulo II Huelga por Solidaridad Art. 483 al Art. 484
Capítulo III Huelga en los Servicios Públicos Art. 485 al Art. 488
Capítulo IV Declaratoria y Actuación de la Huelga Art. 489 al Art. 492
Capítulo V Efectos de la Huelga Art. 493 al Art. 497
Capítulo VI Huelga Ilegal Art. 498 al Art. 509
Capítulo VII Huelga Imputable al Empleador Art. 510 al Art. 515
Capítulo VIII
Normas Especiales y Sanciones Art. 516 al Art. 519
LIBRO IV
NORMAS PROCESALES
TÍTULO PRELIMINAR Reglas generales Art. 520 al Art. 552
Capítulo I
Principios Art. 520 al Art. 535
Capítulo II
Disposiciones Generales sobre Gestión y Actuación Art.
536 al Art. 552
TÍTULO I
Objeto del Proceso Art. 553-al Art. 578
Capítulo I
Demanda / Contestación Art. 553 al Art. 573
Capítulo II
Corrección Art. 574
Capítulo III Excepciones Art. 575 al Art. 577
Capítulo IV Saneamiento Art. 578
TÍTULO II Las Partes Art. 579 al Art. 592
Capítulo I
Representación Judicial Art. 579 al Art. 590
Capítulo II
Litisconsorcio Art. 591
Sección Primera
Litisconsorcio Facultativo Art. 591
Capítulo III Llamamiento al Proceso Art. 592
TÍTULO III Actuación Art. 593 al Art. 627
Capítulo I
Formación del Expediente Art. 593 al Art. 594
Capítulo II
Pérdida y Reposición del Expediente Art. 595 al
Art. 598
Capítulo III Términos Art. 599 al Art. 616
Capítulo IV Cauciones Art. 617 al Art. 618
Capítulo V
Diligencia de Allanamiento Art. 619 al Art. 625
Capítulo VI Desglose Art. 626 al Art. 627
TÍTULO IV Incidencias Art. 628 al Art. 695
Capítulo I
Incidentes Art. 628 al Art. 632
Capítulo II
Conflictos de Competencia entre Jueces de
Trabajo Art. 633 al Art. 635
Capítulo III
Acumulación de Procesos Art. 636 al Art. 645
Capítulo IV
Impedimentos / Recusaciones Art. 646 al Art.
672
Capítulo V
Nulidades Art. 673 al Art. 695
TÍTULO V Medidas Cautelares Art. 696 al Art. 729
Capítulo I
Normas Generales Art. 696
Capítulo II
Secuestro Art. 697 al Art. 715
Capítulo III Medidas Conservatorias o de Protección en General Art. 716
Capítulo IV Aseguramiento de Pruebas Art. 717 al Art. 729
Sección Primera
Normas Generales Art. 717
Sección Segunda
726
Acción Exhibitoria Art. 718 al Art.
Sección Tercera
Inspección Judicial Art. 727
Sección Cuarta
Sección Quinta
Reconocimiento de Documentos
Privados Art. 728
Testimonios Prejudiciales Art. 729
TÍTULO VI Pruebas Art. 730 al Art.867
Capítulo I
Normas Generales Art. 730 al Art. 748
Capítulo II
Documentos Art. 749 al Art. 794
Sección Primera
Disposiciones Generales Art. 749 al
Art. 750
Sección Segunda
Documentos Públicos Art. 751 al
Art. 763
Sección Tercera
Documentos Privados Art. 764 al
Art. 779
Sección Cuarta
Documentos Procedentes
Extranjero Art. 780
Sección Quinta
Tachas de Documentos Art. 781 al
Art. 786
Sección Sexta
Disposiciones Comunes Art. 787
al Art. 794
del
Capítulo III Informes Art. 795
Capítulo IV Declaración de Parte Art. 796 al Art. 799
Capítulo V
Testimonio Art. 800 al Art. 840
Capítulo VI
Inspección Judicial y Reconstrucción Art. 841 al
Art. 851
Capítulo VII Prueba Pericial Art. 852 al Art. 867
Sección Primera
Procedencia y Práctica del Peritaje
Art. 852 al Art. 863
Sección Segunda
Art.864
Valor
Sección Tercera
Indicios Art. 865 al Art. 867
del
Dictamen
Pericial
TÍTULO VIIResoluciones Art. 868 al Art. 906
Capítulo I
Normas Generales Art. 868 al Art. 876
Capítulo II
Notificaciones Art. 877 al Art. 889
Capítulo III Costas Art. 890 al Art. 892
Capítulo IV Ejecución de Sentencias Art. 893 al Art. 904
Capítulo V
TÍTULO VIII
Procedimiento Complementario a la Ejecución
Art. 905 al Art. 906
Medios de Impugnación Art. 907 al Art. 940
Capítulo I
Normas Generales Art. 907 al Art. 910
Capítulo II
Recurso de Reconsideración Art. 911 al Art. 913
Capítulo III Recurso de Apelación Art. 914 al Art. 923
Capítulo IV Recurso de Casación Art. 924 al Art. 931
Capítulo V
Recurso de Hecho Art. 932 al Art. 937
Capítulo VI Consulta Art. 938 al Art. 939
Capítulo VII Saneamiento en la Apelación y en la Consulta Art.
940
TÍTULO IX Medios Excepcionales de Terminación de los Procesos Art. 941
al Art. 955
Capítulo I
Desistimiento del Actor Art. 941 al Art. 944
Capítulo II
Caducidad de la Instancia Art. 945 al Art. 952
Capítulo III Allanamiento a la Pretensión Art. 953 al Art. 955
TÍTULO X Procesos de Conocimiento Art. 956 al Art. 993
Capítulo I
Procesos Comunes Art. 956 al Art. 977
Sección Primera
Normas Generales Art. 956
Sección Segunda
971
Primera Instancia Art. 957 al Art.
Sección Tercera
977
Segunda Instancia Art. 972 al Art.
Capítulo II
Proceso de Reintegro Art. 978 al Art. 983
Capítulo III Proceso de Nulidad Art. 984 al Art. 990
Capítulo IV Proceso Abreviado Art. 991
Capítulo V
Deberes de los Jueces en los Procesos de Conocimiento Art. 992
Capítulo VI Cosa Juzgada Art. 993
TÍTULO XI Proceso Ejecutivo Art. 994 al Art. 1040
Capítulo I
Normas Generales Art. 994 al Art. 1000
Capítulo II
1007
Notificación del Auto Ejecutivo Art. 1001 al Art.
Capítulo III Excepciones Art. 1008 al Art. 1015
Capítulo IV Remate Art. 1016 al Art. 1040
TÍTULO XIIProceso de Juzgamiento de Faltas Art. 1041 al Art. 1061
TÍTULO XIII
Desacato Art. 1062
TÍTULO XIV
Normas Especiales Art. 1063
LIBRO V
DISPOSICIONES FINALES
Disposiciones Finales Art. 1064 al Art. 1067
COMPLEMENTO LEGAL
Ley Nº 67 de 11 de noviembre de 1947, publicada en la Gaceta
Oficial N° 10.459 de 26 de noviembre de 1947, por la cual se
establece la Jurisdicción Especial de Trabajo.
Decreto de Gabinete Nº 249 de 16 de julio de 1970, publicado en la
Gaceta Oficial N° 16.655 de 27 de julio de 1970, por el cual se dicta
la Ley Orgánica del Ministerio de Trabajo y Bienestar Social.
Ley Nº 7 de 25 de febrero de 1975, publicada en la Gaceta Oficial
N° 17.801 de 18 de marzo de 1975, por medio de la cual se crean
dentro de la Jurisdicción Especial de Trabajo las Juntas de
Conciliación y Decisión.
Ley Nº 53 de 28 de agosto de 1975, publicada en la Gaceta Oficial
N° 17.928 de 17 de septiembre de 1975, por medio de la cual se
atribuye competencia al Ministerio de Trabajo y Bienestar Social para
conocer de reclamaciones laborales y se toman otras medidas.
Ley Nº 64 de 18 de diciembre de 1961, publicada en la Gaceta
Oficial N° 14.534 de 19 de diciembre de 1961. Por la cual se
suspenden unos descuentos durante el mes de diciembre
Decreto Ejecutivo Nº 1 de 20 de enero de 1993, publicado en la
Gaceta Oficial N° 22.216 de 1 de febrero de 1993. Por el cual se
reglamenta la Ley 7 de 25 de febrero de 1975, modificada por la Ley
40 de 1º de agosto de 1975, Ley 8 de 30 de abril de 1981 y la Ley 1
de 17 de marzo de 1986.
Decreto Ejecutivo N° 32 de 10 de agosto de 1994, publicado en la
Gaceta Oficial N° 22.606 de 23 de agosto de 1994. Por el cual se
reglamentan los artículos 487, 493 y 495 del Código de Trabajo.
Resolución Nº D.M. 40/95 de 27 de Noviembre de 1995, publicada
en la Gaceta Oficial N° 22.930 de 14 de diciembre de 1995. Por la
cual se reorganizan, de manera provisional, las labores, estructura y
funciones de las Juntas de Conciliación y Decisión de todo el
territorio de la República.
Decreto Ley Nº 8 de 26 de febrero de 1998, publicado en la Gaceta
Oficial N° 23.490-A de 28 de febrero de 1998. Por la cual se
reglamenta el trabajo en el mar y las vías navegables y se dictan otras
disposiciones.
Ley N° 60 de 29 de diciembre de 1999, publicada en la Gaceta
Oficial N° 23.960 de 3 de enero del 2000. Delito de Retención
Indebida.
Ley N° 3 de 5 de enero de 2000, publicada en la Gaceta Oficial N°
23.964 de 7 de enero del 2000. Sobre las Infecciones de Transmisión
Sexual, el Virus de la Inmunodeficiencia Humana y el Sida.
Decreto Ejecutivo N° 59 de 19 de julio de 2000, publicado en la
Gaceta Oficial N° 24.101 de 21 de Julio de 2000. Por medio del
cual se fijan las nuevas tasas de Salario Mínimo, vigentes en todo
el territorio nacional.
TÍTULO PRELIMINAR
PRINCIPIOS GENERALES
Artículo 1. El presente Código regula las relaciones entre el capital y el trabajo, sobre
la base de justicia social concretada en la Constitución Política de la República,
fijando la protección estatal en beneficio de los trabajadores. El Estado intervendrá
para promover el pleno empleo, crear las condiciones necesarias que aseguren a todo
trabajador una existencia decorosa y procurar al capital una compensación equitativa
por su inversión, en el marco de un clima armonioso de las relaciones laborales que
permita el permanente crecimiento de la productividad.
Este Artículo fue Modificado por el Artículo 1 de la Ley N° 44 de 12 de
agosto de 1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto de
1995.
Artículo 2. Las disposiciones de este Código son de orden público, y obligan a todas
las personas, naturales o jurídicas, empresas, explotaciones y establecimientos que se
encuentren o se establezcan en el territorio nacional. Los empleados públicos se
regirán por las normas de la carrera administrativa, salvo en los casos en que
expresamente se determine para ellos la aplicación de algún precepto de este Código.
Artículo 3. Las empresas cooperativas agrícolas o agroindustriales, en proceso
de formación o una vez formadas, se regirán por el estatuto especial que al efecto
se dicte.
Se recomienda la lectura de la Ley N° 38 de 22 de octubre de 1980,
publicada en la Gaceta Oficial N° 19.187 de 29 de octubre de 1980. "Por la
cual se crea el Régimen Legal de las Asociaciones Cooperativas.
Artículo 4. Las disposiciones de este Código tienen efecto inmediato, y se aplican a
todas las relaciones de trabajo existentes a la fecha en que entre a regir, salvo norma
expresa en contrario.
Artículo 5. Los casos no previstos en este Código ni en las disposiciones legales
complementarias, se resolverán de acuerdo con los principios generales del derecho
del trabajo, las normas de este Código que regulen casos o materias semejantes, la
equidad y la costumbre.
Artículo 6. En caso de conflicto o duda sobre la aplicación o interpretación de las
disposiciones de trabajo legales, convencionales o reglamentarias,
Prevalecerá la disposición o la interpretación más favorable al trabajador.
Artículo 7. Para todos los efectos laborales, se entiende por fuerza mayor o caso
fortuito el imprevisto a que no es posible resistir.
Artículo 8. Son nulas y no obligan a los contratantes, aunque se expresen en un
convenio de trabajo o en otro pacto cualquiera, las estipulaciones, actos o
declaraciones que impliquen disminución, adulteración, dejación o renuncia de los
derechos reconocidos a favor del trabajador.
Artículo 9. No causarán impuesto, derecho o tasa, de ninguna especie, los actos,
gestiones o actuaciones que se relacionen con la aplicación de las normas de trabajo.
Artículo 10. Se garantiza el principio de igualdad de salario. A trabajo igual al
servicio del mismo empleador, desempeñado en puesto, jornada, condiciones de
eficiencia y tiempo de servicio iguales, corresponde igual salario, comprendido en éste
los pagos ordinarios y extraordinarios, las percepciones, gratificaciones,
bonificaciones, servicios y cualesquiera sumas o bienes que se dieren a un trabajador
por razón de la relación de trabajo.
Artículo 11. En ninguna empresa, lugar o centro de trabajo podrá darse a los
trabajadores de habla hispana órdenes, instrucciones o disposiciones relativas al
trabajo en idioma distinto al español.
Artículo 12. La prescripción se regirá por las siguientes reglas:
Prescriben en un año las acciones que tengan señalado plazo especial de prescripción.
Las acciones derivadas de un riesgo profesional, prescriben en dos años. Sin embargo,
prescribirán en tres años cuando el trabajador no asegurado contra el riesgo
profesional continúe prestando servicios a órdenes del mismo empleador, sin
haber reclamado la indemnización correspondiente, o cuando el empleador
continúe reconociendo el total o parte del salario a la víctima o a sus
causahabientes.
La acción del trabajador para solicitar el reintegro prescribirá en tres meses. Lo
dispuesto en este ordinal es sin perjuicio de las reglas sobre prescripción de las
demás acciones derivadas de la terminación de la relación de trabajo.
La acción para solicitar autorización de despido prescribe en el plazo de dos meses.
La prescripción corre a partir de la fecha del despido o de la terminación de la relación
laboral, salvo cuando se trate de riesgo profesional, caso en el cual correrá desde
que ocurrió el riesgo o se agravaron sus consecuencias.
Tratándose de acción para solicitar autorización de despido, la prescripción correrá
desde que ocurrieron los hechos que configuran la respectiva causal, salvo cuando
se trate de hechos delictivos. En este último caso la prescripción correrá desde
que se conozca el hecho, pero sin que en ningún caso el plazo de prescripción
pueda exceder en total de dos años.
La prescripción se interrumpe por el reconocimiento de la obligación, el reclamo
extrajudicial o en la vía administrativa, y por la sola presentación de la demanda.
No obstante, tratándose de acciones que competan al empleador, la prescripción
sólo se interrumpe por la presentación de la demanda.
La acción para solicitar la declaratoria de imputabilidad de la huelga prescribirá a los
tres meses, contados desde el día siguiente a la fecha de su terminación.
Este numeral fue Adicionado por el Artículo 2 de la Ley N° 44 de 12 de
agosto de 1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto de
1995.
Artículo 12-A. La acción para solicitar el pago de jornadas extraordinarias prescribe a
los cinco años, contados a partir de la fecha en que se causó el derecho. Tratándose de
trabajadores de confianza, la acción para solicitar el pago de jornadas extraordinarias
prescribirá a los tres meses, contados a partir de la fecha en que se causó el derecho.
Este Artículo fue Adicionado por el Artículo 18 de la Ley N° 8 de 30 de abril
de 1981, publicada en la Gaceta Oficial N° 19.310 de 5 de mayo de 1981.
Artículo 13. Caduca en el plazo de dos meses el derecho de despedir a un trabajador o
para imponerle alguna sanción disciplinaria, o para que el trabajador abandone
justificadamente el empleo.
Este plazo comenzará a contarse desde que ocurrieron los hechos, o, cuando éstos
constituyan delito, desde que el empleador o el trabajador tengan conocimiento de los
mismos, sin que en ningún caso el plazo de caducidad pueda exceder del término de
prescripción de la respectiva acción penal. Si se tratare de autorización para despedir,
el plazo de caducidad se contará desde la ejecutoria de la sentencia respectiva.
La imposición de una sanción disciplinaria al trabajador excluye la posibilidad de
despedirlo o solicitar autorización de despido, con base en el mismo hecho.
Artículo 14. Toda alteración en la estructura jurídica o económica de la empresa, o la
sustitución del empleador, se regirá por las siguientes reglas:
La alteración o la sustitución no afectarán las relaciones de trabajo existentes, en
perjuicio de los trabajadores.
Sin perjuicio de la responsabilidad legal entre ambos, conforme el derecho común, en
todo caso el empleador sustituido será solidariamente responsable con el nuevo
empleador, por las obligaciones derivadas de los contratos o de la ley, nacidas
antes de la fecha de la sustitución y hasta por el término de un año, contados a
partir de la fecha de notificación a que se refiere el ordinal siguiente. Concluido
este plazo, la responsabilidad subsistirá únicamente para el nuevo empleador.
La sustitución debe notificarse por escrito a los trabajadores y a los sindicatos
respectivos, a más tardar dentro de los quince días siguientes a la fecha de la
sustitución.
La inexistencia de la notificación mantendrá la responsabilidad solidaria de los
empleadores hasta tanto se haga por la notificación correspondiente.
En ningún caso afectarán los derechos y acciones de los trabajadores, ni alterarán la
unidad del empleador, el fraccionamiento económico de la empresa en la que
presten sus servicios, ni los contratos, arreglos o combinaciones comerciales que
tiendan a disminuir o distribuir las responsabilidades del empleador.
Cuando el patrimonio de una empresa haya sido transferido a un tercero por acto
arbitrario, judicial o de otra naturaleza, que haya sido posteriormente declarado
ilegal o inconstitucional, no se causará continuidad de empresa, ni sustitución del
empleador y el beneficiario de dicho acto será el único responsable por las
consecuencias jurídicas derivadas de los actos, contratos, o de la ley, que tuvieron
lugar entre la fecha en que se transfirió el patrimonio y la fecha que éste haya sido
restituido a su legítimo dueño, salvo en caso de simulación o fraude en beneficio
de quien traspasó dicho patrimonio.
Este numeral fue Adicionado por el Artículo 5 de la Ley N° 27 de 24 de
diciembre de 1990, publicada en la Gaceta Oficial N° 21.694 de 28 de diciembre
de 1990.
El beneficiario del acto arbitrario responderá a la satisfacción de los pasivos causados
durante el período correspondiente con él patrimonio por él adquirido o producidos
luego del inicio de su gestión y con los de sus accionistas y directores, si los hubiere,
solidariamente.
Este artículo es de orden público e interés social y tiene carácter retroactivo y deroga o
modifica cualquier disposición que le sea contraria.
Artículo 15. El trabajador que goce de un crédito laboral podrá reclamar directamente
su pago en contra del adquirente de bienes propios del establecimiento, negocio o
empresa; si el traspaso se efectuó mediante actos simulados o fraudulentos. El término
para el ejercicio de esta acción prescribe en un año a partir de la entrega física.
Artículo 16. Si existieren contratos simulados o fraudulentos de arrendamiento de un
establecimiento o negocio, el arrendador responderá solidariamente con el
arrendatario por todas las obligaciones laborales surgidas durante la vigencia del
arrendamiento, sin perjuicio de la aplicación de las normas sobre sustitución del
empleador en lo que fueren más favorables a los trabajadores.
Se presumen como simulados o fraudulentos los contratos de arrendamiento cuando
traen como consecuencia el incumplimiento de las prestaciones laborales.
LIBRO I
RELACIONES INDIVIDUALES
TÍTULO I
NORMAS GENERALES DE PROTECCIÓN DEL TRABAJO
CAPÍTULO I
PROTECCIÓN DEL TRABAJO DE LOS NACIONALES
Artículo 17. Todo empleador mantendrá trabajadores panameños, o extranjeros de
cónyuge panameño o con diez años de residencia en el país, en proporción no inferior
al 90 por ciento del personal de trabajadores ordinarios, y podrá mantener personal
extranjero especializado o técnico que no exceda del quince por ciento del total de los
trabajadores.
En ningún caso los porcentajes de salarios o asignaciones en conjunto y por categoría,
podrán ser menores que los fijados en el párrafo anterior.
No obstante lo anterior, se podrá permitir una proporción mayor de especialistas o
técnicos extranjeros por tiempo definido, previa recomendación del Ministerio
respectivo y aprobación del Ministerio de Trabajo y Bienestar Social.
Los empleadores que necesiten ocupar trabajadores extranjeros obtendrán una
autorización que expedirá el Ministerio de Trabajo y Bienestar Social, previa
comprobación de que no se alteran los porcentajes de nacionales exigidos en este
artículo, que el personal calificado reúne la respectiva calidad y que desempeñará las
funciones inherentes a su especialidad.
Esta autorización se expedirá hasta por el término de un año, prorrogable por un
máximo de cinco años.
También se exceptúan del porcentaje anterior los trabajadores de confianza de
empresas que en la República se dediquen exclusivamente a mantener oficinas con el
fin de dirigir transacciones que se perfeccionen, consuman o surtan sus efectos en el
exterior, previa autorización de las autoridades de trabajo.
No obstante lo anterior, y en virtud de los compromisos internacionales adquiridos por
la República
El último párrafo fue Adicionado por el Artículo 287 de la Ley N° 23 de 15
de julio de 1997, publicada en la Gaceta Oficial N° 23.340 de 26 de julio de
1997.
Por medio de la Ley N° 42 de 19 de noviembre de 1997, publicada en la
Gaceta Oficial N° 23.424 de 24 de noviembre de 1997, en su Artículo 28 se
establece que para todos los efectos de las disposiciones legales y
reglamentarias vigentes el Ministerio de Trabajo y Bienestar Social se
denominará “Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral”.
Artículo 18. Los empleadores que fueren autorizados por el Ministerio de Trabajo y
Bienestar Social para contratar los servicios de trabajadores extranjeros
especializados o técnicos, conforme el artículo anterior, tendrán la obligación de
sustituir al trabajador especializado extranjero por uno panameño en un término
máximo de cinco años, a partir de la fecha en que sea extendida la autorización a que
se refiere esta norma.
Artículo 19. El Órgano Ejecutivo queda facultado para aumentar la proporción de
panameños señalado en el artículo 17, de acuerdo con las condiciones económicas del
país.
Artículo 20. Las infracciones a los artículos precedentes, así como las informaciones
inexcusablemente equivocadas, serán sancionadas con multas de 50 a 500 balboas
fijadas por la respectiva autoridad del Ministerio de Trabajo y Bienestar Social, sin
perjuicio del inmediato despido del personal extranjero no autorizado.
CAPÍTULO II
COLOCACIÓN DE LOS TRABAJADORES Y SERVICIO DE EMPLEO
Artículo 21. El Estado tiene el deber de desarrollar una política nacional de empleo,
interviniendo en la colocación de toda persona que desee emplearse, procurando la
conservación de los empleos y creando las fuentes de ocupación que fuesen
requeridas.
El servicio de empleo como dependencia del Ministerio de Trabajo y Bienestar
Social tendrá como atribución, conjuntamente con las otras entidades creadas para
este fin por el Estado o los municipios, la colocación de todos los trabajadores que
deseen emplearse.
Artículo 22. Se permite la constitución y funcionamiento de agencias privadas de
colocación de empleados, con o sin fines de lucro, siempre que no le cobren
emolumento alguno al trabajador que solicita sus servicios.
El Órgano Ejecutivo reglamentará el funcionamiento de estas agencias, tomando en
consideración los convenios de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).
Las universidades, los colegios profesionales y técnicos, al igual que la Fundación del
Trabajo, podrán crear, sin fines de lucro, bolsas de colocación que fomenten el empleo
de futuros profesionales. Estas bolsas tendrán especial atención en la colocación de
graduandos, para facilitarles la práctica profesional y técnica.
Este Artículo fue Modificado por el Artículo 3 de la Ley N° 44 de 12 de
agosto de 1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto de
1995.
Artículo 23. El servicio de empleo tendrá las siguientes atribuciones:
Llevar un registro de las personas que se encuentren desocupadas y soliciten empleo,
y de los empleadores que manifiesten tener vacantes;
Proveer empleo a los peticionarios inscritos en sus registros, en atención a su
preparación, capacidad, aptitudes y condiciones de necesidad, de acuerdo con las
plazas existentes y fuentes de trabajo que se produzcan en sus respectivas áreas de
población;
Practicar investigaciones para determinar las causas del desempleo y formular
informes que contengan las bases para una política de pleno empleo;
Solicitar toda clase de informes y estudios de las instituciones oficiales, y las de
particulares que se ocupen de problemas económicos, tales como los institutos de
investigaciones sociales y económicas, las organizaciones sindicales, las cámaras de
comercio, las de industria y otras instituciones semejantes.
En casos de que la persona inscrita en el servicio de empleo, no concurra o rehúse el
empleo ofrecido, sin justa causa, se le cancelará su inscripción y no podrá renovarla en
el término de tres meses.
Artículo 24. El servicio de empleo dedicará especial atención al trabajador
parcialmente incapacitado y a los menores, buscándoles adecuada ocupación.
Para atender los pedidos de los empleadores, los desocupados serán considerados
según el orden de su inscripción en el servicio.
Artículo 25. Todo empleador notificará a las oficinas del servicio de empleo que
opere en la ciudad de su domicilio, a más tardar dentro del mes de producirse, la
existencia de vacantes y la contratación de trabajadores en su personal, con indicación
de las características de la función respectiva, para los fines de este capítulo, de la
estadística y el estudio de la movilidad de la mano de obra, bajo las sanciones
previstas en este Código.
Artículo 26. Las empresas de servicio público y las que ejecuten obras por contrato
con el Estado, o sus dependencias, preferirán, en lo posible, y mediando igualdad de
condiciones, a las personas que integren las ternas que les someta el servicio de
empleo.
Artículo 27. Al empleador y al trabajador le es permitido celebrar contratos de trabajo
sin intervención del servicio de empleo.
Artículo 28. Las disposiciones de este capítulo se aplicarán sin perjuicio de las
cláusulas de la Convención Colectiva referente a la intervención del sindicato en la
contratación de trabajadores.
Artículo 29. Las infracciones de las disposiciones de este capítulo, relativas a las
agencias de colocación, se sancionarán con multas sucesivas y progresivas de
cincuenta balboas en adelante, hasta lograr el cumplimiento de la orden o disposición.
Estas multas las impondrá el jefe del departamento de mano de obra.
Lo dispuesto en este artículo es sin perjuicio de que en su lugar el funcionario opte por
imponer desacato en cualquier momento.
CAPÍTULO III
JORNADA DE TRABAJO
Artículo 30. El día se divide en los siguientes períodos de trabajo:
Diurno: de 6 a.m. a 6 p.m.,
Nocturno: de 6 p.m. a 6 a.m.
Son jornadas diurnas y nocturnas las comprendidas dentro de los respectivos períodos
de trabajo. Será nocturna la jornada que comprenda más de tres horas dentro del
período nocturno de trabajo.
Es jornada mixta la que comprende horas de distintos períodos de trabajo, siempre
que no abarque más de tres horas dentro del período nocturno.
Artículo 31. La jornada máxima diurna es de ocho horas, y la semana laborable
correspondiente hasta de cuarenta y ocho horas.
La jornada máxima nocturna es de siete horas, y la semana laborable correspondiente
hasta de cuarenta y dos horas.
La duración máxima de la jornada mixta es de siete horas y media, y la semana
laborable respectiva hasta de cuarenta y cinco horas.
El trabajo en siete horas nocturnas y en siete horas y media de la jornada mixta, se
remunerará como ocho horas de trabajo diurno, para los efectos del cálculo del salario
mínimo legal o convencional, o de los salarios que se paguen en una empresa con
turno de trabajo en varios períodos.
Por medio de la Ley N° 8 de 30 de abril de 1981, publicada en la Gaceta Oficial
N° 19.310 de 5 de mayo de 1981, se establece que el trabajador que labore
menos de veinte horas semanales percibirá un recargo de diez centésimos de
balboa (B/.0.10) por hora, sobre el salario mínimo.
Artículo 32. Cuando un trabajador deba prestar servicios en turnos rotativos que
comprendan distintas jornadas de trabajo, deberá recibir un salario uniforme,
independientemente de las variaciones en el número de horas trabajadas por razón de
los cambios de jornadas de trabajo.
Artículo 33. Jornada de trabajo es todo el tiempo que el trabajador no pueda utilizar
libremente por estar a disponibilidad del empleador.
El tiempo de trabajo que exceda de los límites señalados en el artículo anterior, o de
límites contractuales o reglamentarios inferiores, constituye la jornada extraordinaria y
será remunerado así:
Con un veinticinco por ciento de recargo sobre el salario cuando se efectúe en el
período diurno;
Con un cincuenta por ciento de recargo sobre el salario cuando se efectúe en el
período nocturno o cuando fuere prolongación de la jornada mixta iniciada en el
período diurno;
Con un setenta y cinco por ciento de recargo sobre el salario cuando la jornada de
extraordinario sea prolongación de la nocturna o de la jornada mixta iniciada en el
período nocturno.
Por medio de la Ley N° 1 de 17 de marzo de 1986, publicada en la Gaceta Oficial
N° 20.513 de 17 de marzo de 1986, se modifica este artículo al establecer que
para las pequeñas empresas la jornada extraordinaria será renumerada con un
recargo único del veinticinco por ciento (25%) sobre el salario.
Artículo 34. Se computa en la jornada, como tiempo de trabajo sujeto a salario:
El tiempo durante el cual el trabajador esté a disposición exclusiva de su empleador;
El tiempo que un trabajador permanece inactivo dentro de la jornada, cuando la
inactividad sea extraña a su voluntad a las causas legales de suspensión del contrato de
trabajo; y
El tiempo requerido para su alimentación dentro de la jornada, cuando por la
naturaleza del trabajo se haga necesaria la permanencia del trabajador en el local o
lugar donde realiza su labor.
Artículo 35. Los trabajadores no están obligados a trabajar horas o jornadas
extraordinarias, salvo en los siguientes casos:
Cuando por siniestro ocurrido o riesgo inminente se encuentren en peligro la vida
de las personas, la existencia misma de la empresa o centros de trabajo, u obra
objeto del contrato, caso en el cual la jornada de trabajo podrá prolongarse hasta
por el tiempo estrictamente necesario para remediar impedir o combatir esos males;
y
Cuando en una Convención Colectiva se hubiere pactado que todos o algunos
trabajadores, dentro de los límites legales, deban prestar servicios durante jornadas
extraordinarias, siempre que el respectivo trabajador contraiga esa obligación a
través de la contratación individual.
Se exceptúan de este artículo las jornadas ordinarias que presten los trabajadores
en día domingo o de fiesta o duelo nacional, cuando se trate de trabajadores
especialmente contratados para laborar en esos días, o que lo hagan en virtud de
turnos rotativos de trabajo, en las empresas a que se refiere el artículo 42 sujetas
siempre al pago de los recargos previstos en este Código.
Tratándose de las explotaciones agropecuarias, pequeñas empresas e industrias
dedicadas a la exportación ciento por ciento, los trabajadores deberán laborar
horas o jornadas extraordinarias, en aquellos casos en que la naturaleza de la
actividad así lo exija y exclusivamente en el período en que ello se requiera.
El trabajo que se efectúe en estos casos no podrá exceder de los límites fijados por
la ley.
Por medio de la Sentencia de 6 de mayo de 1987, el Pleno de la Corte Suprema
de Justicia declara que este Artículo es Inconstitucional. Aparece en el Registro
Judicial de mayo de 1987.
Artículo 36. Se establecen las siguientes limitaciones al trabajo en jornadas
extraordinarias:
En los trabajos que por su propia naturaleza sean peligrosos o insalubres, no se
permitirá la jornada extraordinaria;
Los menores de dieciséis años no pueden trabajar en jornadas extraordinarias;
El empleador está obligado a ocupar tantos equipos formados por diferentes
trabajadores como sea necesario para realizar el trabajo en jornadas que no excedan de
los límites ordinarios que fija este capítulo; y
No se pueden trabajar más de tres horas extraordinarias en un día, ni más de nueve en
una semana.
Cuando por cualquier circunstancia el trabajador preste servicios en jornada
extraordinaria en exceso de los límites que señala el ordinal cuarto de este artículo, el
excedente será remunerado con un setenta y cinco por ciento de recargo adicional, sin
perjuicio de las sanciones que corresponda imponer al empleador.
Artículo 37. El pago del salario debe comprender el que corresponda a las horas
extraordinarias trabajadas hasta cinco días laborables anteriores al día de pago del
respectivo período.
Artículo 38. Las infracciones a este capítulo se sancionarán con multa al empleador,
de cincuenta a quinientos balboas que impondrán el Ministerio de Trabajo y
Bienestar Social o los Tribunales de Trabajo.
CAPÍTULO IV
DESCANSOS OBLIGATORIOS
Sección Primera
Descanso entre jornadas
Artículo 39. Todo empleador está obligado a conceder a sus trabajadores el período
de descanso normal que necesiten para reponer sus fuerzas, de conformidad con las
siguientes reglas:
La jornada de trabajo tendrá un período de descanso, no menor de media hora ni
mayor de dos horas. Sin embargo, en caso de jornadas nocturnas o mixtas, el
empleador y el trabajador pueden convenir en distribuir dichos descansos, sin exceder
los límites de la jornada correspondiente, de manera que no interrumpa la producción.
Este numeral fue Modificado por el Artículo 4 de la Ley N° 44 de 12 de agosto de
1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto de 1995.
Las jornadas y los turnos se fijaran de modo que causen variaciones indebidas en el
número de horas destinadas por los trabajadores al descanso, comidas y vida familiar.
Si con motivo de turnos rotativos, o por cualquiera otra razón prevista en la ley,
hubiese necesidad de que un trabajador preste servicios durante las jornadas diurna y
nocturna consecutivas, el empleador está obligado a hacer los arreglos necesarios, de
modo que el trabajador disponga al menos de doce horas continuas para retirarse a
descansar.
Sección Segunda
Descanso semanal y en día de fiesta o duelo nacional
Artículo 40. El día de descanso semanal es un derecho y un deber del trabajador.
Artículo 41. El descanso semanal obligatorio debe darse de preferencia los domingos.
No obstante, cuando se tratare de alguno de los supuestos descritos en el artículo
siguiente, puede estipularse entre empleador y trabajador un período íntegro de
veinticuatro horas consecutivas de descanso, en día distinto, a cambio del descanso
dominical.
Cuando un trabajador preste servicios en su día de descanso, tendrá derecho a que
como compensación se le conceda otro día de descanso.
Artículo 42. Las empresas y establecimientos permanecerán cerrados los domingos, y
días de fiesta o duelo nacional, con las siguiente excepciones:
Establecimientos de servicios públicos;
Explotaciones agrícolas y pecuarias;
Las farmacias, hoteles, restaurantes y refresquerías;
Los de diversión y esparcimiento público;
Los dedicados a la venta de víveres al por menor;
Los establecimientos comerciales de lugares no poblados que por su ubicación
funcionen como centros o servicios de zonas agrícolas; y
Los que, en atención a su naturaleza, la interrupción de los trabajos durante esos días,
puede ocasionar graves perjuicios al interés o a la salud pública o a la economía
nacional, previa autorización de la Dirección General o Regional de Trabajo.
Lo dispuesto en este artículo es sin perjuicio de que puedan funcionar los
departamentos o secciones que por razones técnicas, de vigilancia, seguridad o
mantenimiento deban operar.
Artículo 43. Cuando se trate de establecimientos mixtos, sólo podrá mantenerse
abierta la parte del establecimiento incluida en alguno de los supuestos previstos en el
artículo anterior. Si el establecimiento no tuviera separada sus distintas actividades,
deberá cerrarse en su totalidad. Estas mismas reglas se aplicarán en cualquier caso en
que la ley obligue al cierre de las empresas y establecimientos en determinados días u
horas.
Artículo 44. El Órgano Ejecutivo, con la aprobación unánime del Consejo de
Gabinete, por duelo nacional, podrá ordenar el cierre de las empresas y
establecimientos con excepción de los contemplados en los ordinales 1, 2, 3, 4, 5 y 6
del artículo 42.
Artículo 45. El descanso en días de fiesta o duelo nacional; y de duelo nacional
decretado por el Órgano Ejecutivo, se remunerará como jornada ordinaria de trabajo.
Por medio de la Ley N° 101 de 30 de diciembre de 1974, publicada en la Gaceta
Oficial N° 17.772 de 31 de enero de 1975, en la cual se dictan disposiciones
relacionadas con las primas de producción en la actividad de la construcción. En
el artículo N° 7 se establece que "El descanso en los días de fiesta o duelo
nacional se pagará conforme al promedio de salario obtenidos por el trabajador
en la respectiva semana.
Cuando el día de fiesta o de duelo nacional coincidiere con un día no laborable o
parcialmente laborable, distinto del día de descanso semanal obligatorio, se
remunerará con ocho (8) horas de salario básico pactado".
Artículo 46. Son días de descanso obligatorio por fiesta nacional:
El 1 de Enero.
El Martes de Carnaval.
El 1 de Mayo.
El 3 de Noviembre.
El 10 y 28 de Noviembre.
El 8 y 25 de Diciembre.
El día que tome posesión el Presidente electo o la Presidenta electa de la República.
Por duelo nacional
El 9 de Enero
El Viernes Santo.
Este Artículo fue Modificado por el Artículo 2 de la Ley N° 51 de 30 de octubre
de 1999, publicada en la Gaceta Oficial N° 23.921 de 1 de noviembre de 1999.
Artículo 47. Cuando un día de fiesta o duelo nacional, previamente fijado en la ley,
coincida con un día domingo, el lunes siguiente se habilitará como día de descanso
semanal obligatorio. Si el día de fiesta o duelo nacional coincide con cualquier otro
día de descanso semanal obligatorio de un trabajador, éste tendrá derecho a que se le
conceda cualquier otro día de la semana correspondiente como compensación.
Artículo 48. El trabajo en día domingo o en cualquier otro día de descanso semanal
obligatorio se remunerará con un recargo del cincuenta por ciento sobre la jornada
ordinaria de trabajo, sin perjuicio del derecho del trabajador a disfrutar de otro día de
descanso.
El trabajo en el día que deba darse como compensación al trabajador por haber
trabajado el domingo o en su día de descanso semanal obligatorio, se remunerará con
un cincuenta por ciento de recargo sobre la jornada ordinaria.
Artículo 49. El trabajo en día de fiesta o duelo nacional se pagará con un recargo del
ciento cincuenta por ciento sobre el salario de la jornada ordinaria de trabajo, sin
perjuicio del derecho del trabajador a que se le conceda como compensación cualquier
otro día de descanso a la semana. El recargo del ciento cincuenta por ciento incluye la
remuneración del día de descanso.
Cuando el trabajador prestare servicios en el día que debe dársele libre por haber
laborado en día de fiesta o duelo nacional, se le remunerará con un
recargo del cincuenta por ciento sobre la jornada ordinaria de trabajo.
Se pagará con un cincuenta por ciento de recargo por trabajo prestado en los días
libres del trabajador por razón de jornadas semanales inferiores a seis días, si el trabajo
se realiza en la jornada diurna, y con 75 por ciento de recargo si ocurre en la jornada
mixta o nocturna.
En los casos previstos en el artículo 47, el recargo por trabajo en el día de fiesta o
duelo nacional se regirá por el recargo dispuesto en el párrafo primero de este artículo,
y el recargo por el trabajo en el lunes siguiente o en el día que se conceda como
compensación será de un 50 por ciento sobre el salario de la jornada ordinaria.
Artículo 50. Cuando el trabajo en los días domingos, de fiesta o de duelo nacional se
hiciere en exceso de los límites legales, para el cálculo de los recargos, primero se
aplicará al salario el recargo por trabajo en domingo, día de fiesta o duelo nacional, y
al resultado se agregará entonces el recargo que corresponda por las horas excedentes.
Igual principio regirá en cualquier otro caso donde proceda la aplicación de varios
recargos.
Artículo 51. Las infracciones a las disposiciones de este capítulo serán sancionadas
con multas de veinticinco a doscientos balboas, según la gravedad de la infracción,
que impondrán las autoridades administrativas de trabajo o los Tribunales de Trabajo.
Sección Tercera
Vacaciones
Artículo 52. Todo trabajador tiene derecho a un descanso anual remunerado.
Artículo 53. El derecho a vacaciones existe aunque el contrato no exija trabajar todas
las horas del las jornadas ordinarias o todos los días de la semana.
Artículo 54. La duración y la remuneración de las vacaciones se regirán por las
siguientes normas:
Treinta días por cada once meses continuos de trabajo, a razón de un día por cada
once días al servicio de su empleador;
Pago de un mes de salario cuando la remuneración se hubiere convenido por mes, y
de cuatro semanas y un tercio, cuando se hubiere pactado por semana.
En estos casos, si el salario incluye primas, comisiones u otras sumas variables, o el
trabajador hubiere recibido aumento de salario, se pagará el promedio de salarios
ordinarios y extraordinarios devengados durante los últimos once meses, o el último
salario base, según resulte más favorable para el trabajador;
Cuando se trate de trabajadores pagados por hora o por día se dividirá el total de la
remuneración ordinaria y extraordinaria, que hubiera recibido el trabajador en los
últimos once meses de servicio por el número de jornadas ordinarias servidas, o
tiempo menor servido si se trata de vacaciones proporcionales, y este cociente se
multiplicará por el número de días de descanso anual que le correspondan. Si el
salario base devengado durante el último mes fuere superior al promedio, las
vacaciones se pagarán conforme aquél.
Para los efectos del cómputo del tiempo servido que da derechos a vacaciones, se
contará la duración de los descansos semanales, días de fiesta o duelo nacional,
licencias por enfermedad dentro de los límites señalados en el artículo 200, los casos
descritos en el artículo 208 u otras interrupciones expresamente autorizadas por el
empleador;
Las sumas que deba recibir el trabajador le serán liquidadas y pagadas con tres días de
anticipación respecto de la fecha en que comience a disfrutar el descanso anual;
Al trabajador cuya relación termina antes de tener derecho al período completo de
descanso de que trata este artículo, se le pagarán en efectivo los días de vacaciones
proporcionales a que tenga derecho a razón de un día por cada once días de trabajo; y
Cumplido el período de vacaciones el trabajador tiene derecho a que se le reincorpore
en su puesto.
Artículo 54-A. Cuando el trabajador reciba parte de su salario en especies de acuerdo
con lo señalado en el artículo 144, a la remuneración de las vacaciones en dinero debe
adicionarse el pago en especies o su equivalente en dinero, según lo establecido en el
artículo citado.
Si el salario del trabajador consiste sólo en dinero, la remuneración de las vacaciones
se pagará en dinero, conforme a lo dispuesto en el artículo 54 de este Código.
Este Artículo fue Adicionado por el Artículo 5 de la Ley N° 44 de 12 de agosto de
1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto de 1995.
Artículo 55. Si el trabajador se hospitalizare por enfermedad o accidente, durante el
tiempo en que disfruta de vacaciones, el lapso que dure dicha hospitalización y la
incapacidad posterior no se considerará parte de las vacaciones y se imputará a la
licencia por enfermedad inculpable de que trata el artículo 200, posponiéndose la
fecha de cese de las vacaciones por el tiempo de duración de la hospitalización. Para
los efectos de este artículo debe notificarse al empleador el hecho de la
hospitalización, dentro de los cinco días siguientes a la fecha en que ocurrió. La
dilación en el aviso hará que sólo se aplique el beneficio que concede este artículo
desde el día siguiente al de la notificación.
Artículo 56. Los trabajadores deben gozar, sin interrupciones, de su período de
vacaciones. Estas solamente se podrán dividir en dos fracciones iguales como
máximo, cuando así se permite en una Convención Colectiva de trabajo y previo
acuerdo con el trabajador en cada ocasión.
Se recomienda la lectura de la Ley N° 25 de 30 de noviembre de 1992, publicada
en la Gaceta Oficial N° 22.175 de 2 de diciembre de 1992, en la cual se establece
un Régimen Especial, Integral y Simplificado para la Creación y
Funcionamiento de Zonas Procesadoras para la Exportación.
Artículo 57. El empleador señalará, con dos meses de antelación, la época en que el
trabajador iniciará el disfrute de sus vacaciones, consultándo lo mejor posible los
intereses de la empresa y los del trabajador; pero no podrá sino por mediación de los
funcionarios de trabajo competentes y con anuencia expresa del trabajador, señalar el
goce de las vacaciones en una fecha que sea en más de tres meses posteriores a
aquella en que el interesado adquirió su derecho a las mismas.
Artículo 58. Cuando trabajen en una empresa dos miembros de una familia, el
empleador procurará, en lo posible, a petición de parte, señalarles la época del goce de
sus vacaciones en un mismo período.
Artículo 59. Las vacaciones se conceden para que el trabajador disfrute de descanso,
y no se permitirá su renuncia a cambio de una remuneración o compensación.
No obstante lo dispuesto en el párrafo anterior, las vacaciones serán acumulables hasta
por dos períodos, mediante acuerdo entre el empleador y el trabajador que será
notificado a la autoridad de trabajo. Dentro de los veinte días siguientes al recibo de la
notificación, la autoridad de trabajo podrá, cuando lo estime perjudicial a los intereses
del trabajador, prohibir la acumulación.
La acumulación por períodos mayores a los que permite este artículo, impide exigir el
descanso por los períodos acumulados en exceso, sin perjuicio del derecho del
trabajador a que le sea pagado el importe correspondiente, y de las sanciones que
deban imponerse al empleador.
En caso de acumulación de las vacaciones, el trabajador tendrá un descanso mínimo
de quince días remunerados en primer período, y acumulará los otros días para el
segundo período.
El último párrafo fue Adicionado por el Artículo 6 de la Ley N° 44 de 22 de
agosto de 1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto de 1995.
Artículo 60. Bajo pena de nulidad, el empleador no podrá, durante el tiempo en que el
trabajador permanezca incapacitado o disfrutando de sus vacaciones, iniciar, adoptar,
ni comunicarle ninguna de las medidas, sanciones y acciones previstas en este Código.
Para tales efectos, durante estos períodos, quedan suspendidos los términos de
caducidad y prescripción.
Este Artículo fue Modificado por el Artículo 7 de la Ley N° 44 de 12 de agosto de
1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto de 1995.
Artículo 61. La violación de cualquier disposición de este capítulo dará lugar a que se
imponga al empleador una multa de veinticinco a doscientos cincuenta balboas.
Esta sanción será impuesta por las autoridades administrativas o por los Tribunales de
Trabajo.
TÍTULO II
CONTRATO DE TRABAJO
CAPÍTULO I
FORMACIÓN Y PRUEBA
Artículo 62. Se entiende por contrato individual de trabajo, cualquiera que sea su
denominación, el convenio verbal o escrito mediante el cual una persona se obliga a
prestar sus servicios o ejecutar una obra a favor de otra, bajo la subordinación o
dependencia de ésta.
Se entiende por relación de trabajo, cualquiera sea el acto que le dé origen, la
prestación de un trabajo personal en condiciones de subordinación jurídica o de
dependencia económica.
La prestación de un trabajo a que se refiere el párrafo anterior y el contrato celebrado
producen los mismos efectos.
La existencia de la relación de trabajo determina la obligación de pagar el salario.
Artículo 63. Para la determinación de la relación de trabajo, o de los sujetos de la
misma, se prescindirá de los actos y contratos simulados, de la participación de
interpuestas personas como supuestos empleadores, y de la constitución u operación
simulada de una persona jurídica en calidad de empleador.
Artículo 64. La subordinación jurídica consiste en la dirección ejercida o susceptible
de ejercerse, por el empleador o sus representantes, en lo que se refiere a la ejecución
del trabajo.
Artículo 65. Existe dependencia económica en cualquiera de los siguientes casos:
Cuando las sumas que percibe la persona natural que preste el servicio o ejecute la
obra constituyen la única o principal fuente de sus ingresos;
Cuando las sumas a que se refiere el ordinal anterior provienen directa o
indirectamente de una persona o empresa, o como consecuencia de su actividad;
Cuando la persona natural que presta el servicio o ejecuta la obra no goza de
autonomía económica, y se encuentra vinculada económicamente al giro de actividad
que desarrolla la persona o empresa que pueda considerarse como empleador.
En caso de duda sobre la existencia de una relación de trabajo, la prueba de la
dependencia económica determina que se califique como tal la relación existente.
Artículo 66. Se presume la existencia del contrato y de la relación de trabajo entre
quien presta personalmente un servicio o ejecuta una obra, y la persona que recibe
aquél o éstas.
Artículo 67. El contrato de trabajo constará por escrito; se firmará al inicio de la
relación de trabajo en tres ejemplares, uno por cada parte. La empresa conservará el
suyo, al trabajador se le entregará su ejemplar al momento de la firma y el otro se
remitirá a la Dirección General de Trabajo, o a las direcciones regionales del
Ministerio de Trabajo y Bienestar Social, que llevará un registro diario de los
contratos presentados.
Se exceptúan los contratos referentes a:
Labores agrícolas o ganaderas;
Servicio doméstico;
Trabajos accidentales u ocasionales que no excedan de tres meses;
Obras determinadas cuyo valor no exceda de doscientos balboas;
Servicios y obras que se contraten en poblaciones no mayores de mil quinientos
habitantes, salvo que se trate de obras con un valor mayor de cinco mil balboas o de
empleadores que ocupen permanentemente más de diez trabajadores.
En el caso previsto en el ordinal 9 del artículo siguiente, se requerirá el contrato
escrito. La Dirección General o Regional de Trabajo tendrá la facultad para realizar
visitas a los establecimientos y centro de trabajo, con el objeto de verificar esta norma
y de aplicar sanciones que oscilen de cincuenta balboas a doscientos balboas por su
incumplimiento reiterado.
Este Artículo fue Modificado por el Artículo 8 de la Ley N° 44 de 12 de agosto de
1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto de 1995.
Artículo 68. El contrato escrito de trabajo contendrá:
Nombre, nacionalidad, edad, sexo, estado civil, domicilio y número de cédula de las
partes. Cuando el empleador sea persona jurídica, deberá constar su nombre o razón
social, su domicilio, el nombre de su representante legal, y los datos de inscripción en
el Registro Público;
Nombre de las personas que viven con el trabajador y de las que dependen de él;
Determinación especifica de la obra o servicios convenidos y de las modalidades
referentes a los mismos, acordados para su ejecución;
Lugar o lugares donde deberá prestarse el servicio;
Duración del contrato si es por tiempo fijo o la declaración correspondiente si es por
tiempo indefinido, o para obra determinada;
Duración y división regular de la jornada de trabajo;
El salario, forma, día y lugar de pago.
Lugar y fecha de celebración; y
Firma de las partes si pudieren hacerlo, o la impresión de su huella digital en presencia
de testigos que firmen a ruego, y constancia de aprobación oficial del contrato en los
casos exigidos por este Código.
Artículo 69. A falta de contrato escrito se presumirán ciertos los hechos o
circunstancias alegadas por el trabajador que debían constar en dicho contrato. Esta
presunción podrá destruirse mediante prueba que no admita duda razonable.
Artículo 70. Además de lo estipulado en la ley, el contrato de trabajo obliga a lo
expresamente pactado y a las consecuencias que sean conforme aquélla, la buena fe,
la equidad, y la costumbre o el uso favorable al trabajador.
Por medio de la Ley N° 1 de 17 de marzo de 1986, publicada en la Gaceta Oficial
N° 20.513 de 17 de marzo de 1986, se establece que para los efectos de los
artículos 70 y 197 del Código de Trabajo, las bonificaciones, gratificaciones, las
mejoras del Décimo Tercer Mes, las primas de producción las donaciones y la
participación en las utilidades no se considerarán como costumbres o usos, ni
como condiciones de trabajo.
Artículo 71. Los incapaces conforme a las leyes civiles y especiales no podrán
obligarse mediante contratos de trabajo, sino con las limitaciones que dichas leyes
dispongan.
Los menores de edad gozan de capacidad para obligarse como trabajadores mediante
contratos de trabajo, con sujeción a las limitaciones establecidas en el Capítulo II del
Título III.
Se recomienda la lectura de la Ley N° 42 de 27 de agosto de 1999, publicada en la
Gaceta Oficial N° 23.876 de 31 de agosto de 1999, en la cual se establece la
equiparación de oportunidades para personas con discapacidad.
Artículo 72. La facultad de obligarse mediante contrato de trabajo implica la de
reclamar en nombre propio las prestaciones o derechos derivados del mismo y los
beneficios que la ley establece.
CAPÍTULO II
DURACIÓN
Artículo 73. Los contratos de trabajo podrán celebrarse por tiempo indefinido, por
tiempo definido o por obra determinada.
Artículo 74. El contrato de trabajo por tiempo definido deberá constar siempre por
escrito, y el plazo de su duración no podrá ser mayor de un año.
Tratándose de servicios que requieran preparación técnica especial, el término del
contrato podrá estipularse hasta un máximo de tres años. No obstante, el contrato con
los trabajadores cuyos servicios requieran preparación técnica especial, y ésta fuese
costeada por el empleador, es susceptible de un máximo de dos prórrogas, y en tal
caso no se aplicara lo previsto en el artículo 77.
Las estipulaciones contrarias al contenido de esta norma, son ineficaces, pero dicha
ineficacia sólo podrá invocarse, reconocerse o hacerse valer en beneficio del
trabajador.
Por medio de la Sentencia de 30 de abril de 1991, el Pleno de la Corte Suprema
de Justicia declara que este artículo es Constitucional. Aparece en el Registro
Judicial de abril de 1991.
Artículo 75. La cláusula de duración de un contrato por tiempo definido, no podrá ser
utilizada con el objeto de cubrir de una manera temporal un puesto de naturaleza
permanente, salvo en los casos exceptuados en este Código.
La duración definida sólo será válida si consta expresamente en el contrato escrito,
excepto en los casos señalados en el artículo 67 y en cualquiera de las siguientes
circunstancias:
Cuando lo permita la naturaleza del trabajo que constituye el objeto de la prestación;
Si tiene por objeto sustituir provisionalmente a un trabajador en uso de licencia,
vacaciones o por cualquier otro impedimento temporal;
En los demás casos previstos en este Código.
La violación de este artículo determina que, de pleno derecho, la relación de trabajo
sea de carácter indefinido.
Este Artículo fue Modificado por el Artículo 9 de la Ley N° 44 de 12 de agosto de
1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto de 1995.
Artículo 76. Sólo será válida la cláusula por la cual el contrato se celebre para la
ejecución de una obra determinada, cuando dicha cláusula conste expresamente por
escrito, salvo que se trate de alguna las excepciones previstas en el artículo 67, y lo
permita la naturaleza de la obra. El contrato durará hasta la terminación de la obra.
No obstante lo anterior, el contrato por obra determinada es susceptible de una
prórroga si se dan las circunstancias contempladas en el artículo 75 anterior, en cuyo
caso el contrato durará hasta la terminación de la prórroga o el cese de las
circunstancias que la motivaron.
El segundo párrafo fue Adicionado por el Artículo 10 de la Ley N° 44 de 12 de
agosto de 1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto de 1995.
Artículo 77. La relación de trabajo se considerará por tiempo indefinido:
Si vencido el término de un contrato por tiempo definido, el trabajador continúa
prestando servicios;
Cuando se trate de un contrato para la ejecución de una obra determinada, si el
trabajador continúa prestando las mismas tareas, luego de concluida la obra; y
Cuando se celebren sucesivos contratos por tiempo definido o para obra determinada,
o no se ajuste el pacto a la naturaleza del servicio, o si se desprende, por razón de la
cantidad y duración total de los contratos, que existe la intención de encubrir una
relación indefinida.
Este Artículo fue Modificado por el Artículo 11 de la Ley N° 44 de 12 de agosto
de 1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto de 1995.
Artículo 77-A. No se considerará que existe una sucesión de contratos en los
siguientes casos:
Cuando se trate de ocupaciones o plazas permanentes requeridas para el desarrollo de
una nueva actividad en la empresa;
Cuando se trate de contrataciones durante el primer año de actividad del empleador,
de la empresa o explotación; y
Cuando se trate de modalidades de trabajo aprobadas por el Ministerio de Trabajo y
Bienestar Social o pactadas por el sindicato.
En estos casos, si la sucesión de contratos se prosigue por más de dos años, se
entiende que el contrato es indefinido desde el primero de ellos.
Este Artículo fue Adicionado por el Artículo 12 de la Ley N° 44 de 12 de agosto
de 1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto de 1995.
Artículo 78. Cuando la prestación de un servicio exija cierta habilidad o destreza
especial, será válida la cláusula que fije un período probatorio hasta por el término de
tres meses, siempre que conste expresamente en el contrato escrito de trabajo. Durante
dicho período, cualquiera de las partes podrá dar por terminada la relación de trabajo,
sin responsabilidad alguna.
No será válido el pacto de prueba, cuando se contrate al trabajador para desempeñar
una posición que haya ocupado anteriormente en la misma empresa.
Este Artículo fue Modificado por el Artículo 13 de la Ley N° 44 de 12 de agosto
de 1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto de 1995.
Artículo 79. Trabajo permanente, efectivo o de planta es aquel que constituye una
ocupación o función de necesidad permanente en la empresa o establecimiento y que
tiene por objeto actividades normales y uniformes del empleador, y corresponde al
contrato por tiempo indefinido.
Trabajo de temporada es aquel que se ejecuta en una determinada época todos los
años, en ciertas ramas de la actividad, formando parte del giro normal y uniforme de
las actividades del empleador, y constituye una modalidad del contrato por tiempo
indefinido. Se reconoce el régimen de estabilidad, para los efectos de la temporada,
cuando se hubieren trabajado dos temporadas completas consecutivas.
Por medio de la Ley 1 de 17 de marzo de 1986, publicada en la Gaceta Oficial N°
22.847 de 14 de agosto de 1995, se establece que en las relaciones de los
trabajadores del campo no se considerará como contrato por tiempo indefinido,
el trabajo en dos o más temporadas.
Artículo 80. Este Artículo fue derogado por el Artículo 70 de la Ley N° 44 de 12
de agosto de 1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto de
1995.
Artículo 81. Este Artículo fue derogado por el Artículo 70 de la Ley N° 44 de 12
de agosto de 1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto de
1995.
CAPÍTULO III
LAS PARTES
Sección Primera
Los trabajadores
Artículo 82. Son trabajadores todas las personas naturales que se obliguen mediante
un contrato de trabajo verbal o escrito, individual o de grupo, expreso o presunto, a
prestar un servicio o ejecutar una obra bajo la subordinación o dependencia de una
persona.
Por medio de la Ley N° 1 de 17 de marzo de 1986, publicada en la Gaceta Oficial
N° 20.513 de 17 de marzo de 1986, se establece que no se considerará como
trabajador a quien ejecute una tarea en virtud de un convenio mediante el cual
una persona le vende o entrega materias primas u objetos para que los
transforme o confecciones en su domicilio o en otro sitio libremente elegido por
aquél, sin ningún tipo de vigilancia o dirección en cuanto a la actividad de que se
trate.
Esta disposición se aplicará también aquellos casos en que la persona contratada
para la prestación del servicio esté obligada a vender el resultado de la
transformación o confección al suministrar de las materias primas u objetos o a
un tercero designado por él.
Artículo 83. Toda persona que haya cumplido catorce años de edad puede obligarse
como trabajador, con las limitaciones establecidas en este Código.
Artículo 84. La condición de trabajador de confianza depende exclusivamente de la
naturaleza de la prestación del servicio que se ejecuta.
Se entiende por trabajador de confianza, el que ejecuta servicio de dirección,
fiscalización o representación del empleador, cuando sean de carácter general dentro
del giro normal de las actividades del empleador o cuando así se disponga en la
Convención Colectiva.
Artículo 85. En los casos en que el trabajador asocie a su labor a un ayudante o
auxiliar remunerado, con la aceptación expresa o tácita del empleador, el ayudante o
auxiliar será también considerado como trabajador del empleador, para todos los
efectos de este Código.
Artículo 86. Los miembros de un grupo o equipo de trabajadores que presten
servicios o ejecuten una obra para un empleador, tendrán frente a éste los derechos y
deberes fijados en este Código.
Si un trabajador dejase el grupo o equipo, éste deberá sustituirlo por otro, proponiendo
inmediatamente al designado para la aceptación del empleador. Si no lo hiciere, podrá
el empleador proponer un sustituto al representante de los trabajadores.
Si el empleador colocare auxiliares o ayudantes a disposición del grupo, éstos no
tendrán la calidad de miembros del mismo.
Sección Segunda
Los empleadores
Artículo 87. Empleador es la persona natural o jurídica que recibe del trabajador la
prestación de servicios o la ejecución de la obra.
Artículo 88. Son representantes del empleador, y le obligan en sus relaciones con los
trabajadores, además de quienes tuvieren ese carácter conforme a las convenciones de
trabajo y los reglamentos internos, las siguientes personas:
Los administradores y gerentes;
Los intermediarios; y
Cualquier otra persona que realice actos de dirección o administración con la
aquiescencia expresa o tácita del empleador, por orden administrativa o resolución
judicial.
Artículo 89. Intermediario es toda persona que contrata o interviene en la contratación
de los servicios de otra u otras para ejecutar algún trabajo en beneficio de un
empleador.
No serán considerados como intermediarios, sino como empleadores, los contratistas,
subcontratistas y demás empresas establecidas que contraten los servicios de
trabajadores para la ejecución de trabajos, en beneficio directo de terceros, con capital,
equipo, dirección y elementos propios. No obstante, el beneficiario directo de los
trabajos prestados u obra ejecutada será solidariamente responsable con el contratista,
el subcontratista y demás empresas establecidas, del cumplimiento de las obligaciones
pendientes a favor de los trabajadores, cuando se trate de trabajos u obras inherentes,
relacionados o conexos con el giro de las actividades del beneficiario, aún cuando el
subcontrato fuere expresamente prohibido en el negocio jurídico celebrado entre
beneficiarios y contratistas.
En todo caso el contratista será solidariamente responsable con todos los
subcontratistas de las obligaciones que éstos tuvieren pendientes con los trabajadores.
Artículo 90. Tratándose de empresas que ejecuten trabajos de manera exclusiva o
principal para el beneficio de otra empresa, ésta y no aquélla será reputada como
empleador de todos los trabajadores que presten sus servicios a la primera, pero ambas
serán solidariamente responsables por todas las prestaciones e indemnizaciones a que
tengan derecho los trabajadores.
Artículo 91. Se considerará también como empleador a la persona que de modo
periódico venda o en cualquier forma entregue artículos, materiales, efectos, o
cualquier clase de bienes, a una persona natural carente de organización propia,
encargándose esta última de revenderlos o distribuirlos, siempre que la reventa o
distribución se realice conforme a determinadas rutas, horarios, normas o dirección, o
que se derive de dicha actividad el medio principal de sostenimiento.
Artículo 92. Cuando por actos simulados o fraudulentos y a través de la creación u
operación de la persona jurídica se elude el cumplimiento de las obligaciones
laborales de una persona jurídica, el trabajador de dicha persona jurídica podrá,
además, reclamar sus créditos laborales a los accionistas, socios o miembros.
Artículo 93. La participación simulada de una persona jurídica en la prestación del
servicio o en la ejecución de la obra no impide que la persona física correspondiente
sea considerada como trabajador. La acción correspondiente se tramitará ante la
jurisdicción de trabajo con audiencia de la persona jurídica y del empleador.
Artículo 94. Se prohíben los arreglos, contratos y combinaciones mediante los cuales
una persona o empresa proporcione a otra una parte o todos los trabajadores que
necesite para su funcionamiento, manteniendo la primera su condición de empleador.
En caso de violación de esta norma se aplicará lo dispuesto en el artículo 90, sin
perjuicio de la sanción que corresponda.
Artículo 95. No obstante lo dispuesto en el artículo anterior, previa autorización del
Ministerio de Trabajo y Bienestar Social, se permitirá el funcionamiento de
empresas que se dediquen a proporcionar a sus propios trabajadores para que presten
servicios a las empresas que tengan necesidad de utilizarlos temporalmente, por
períodos que no excedan de dos meses, bajo su inmediata dirección, y de conformidad
con las siguientes reglas:
El salario mínimo que deban recibir los trabajadores será el más alto fijado en el
distrito respectivo;
Las empresas que utilicen los servicios de los trabajadores serán solidariamente
responsables, con la empresa empleadora, por los salarios, prestaciones e
indemnizaciones correspondientes al período en que, en cada ocasión, utilicen sus
servicios;
Los actos de la persona o empresa beneficiaria del servicio, en perjuicio del
trabajador, se reputarán como actos propios del empleador, para todos los efectos
legales.
El Ministerio de Trabajo y Bienestar Social queda facultado para reglamentar esta
disposición, y velará por que a través de estas empresas no se eludan las disposiciones
sobre colocación de los trabajadores.
Artículo 96. Cuando varias personas o empresas laboren o funcionen en un mismo
local, o como unidad económica y utilicen indistinta o simultáneamente los servicios
de un trabajador, se considerarán como un solo empleador y responderán
solidariamente por todas las obligaciones derivadas de la relación de trabajo,
independientemente de quien figure como empleador en el contrato.
Cuando varias personas o empresas contraten conjuntamente a un mismo trabajador,
fuera del caso previsto en el párrafo precedente, para utilizar simultánea o
indistintamente sus servicios, todas se considerarán como un solo empleador y
responderán solidariamente por todas las prestaciones e indemnizaciones derivadas de
la relación de trabajo. Esta disposición se aplicará aún cuando la contratación se
hubiere celebrado a través de una o algunas de las personas o empresas beneficiarias
del servicio.
Artículo 97. Para los efectos de las normas de trabajo, se entiende por empresa la
organización de actividades y medios que constituyen una unidad económica en la
extracción, producción o distribución de bienes o servicios con o sin ánimo de lucro; y
por establecimiento, la unidad técnica que sea parte integrante y contribuya a la
realización de los fines de la empresa, ya fuere como sucursal, agencia y otra forma
semejante.
Por medio de la Ley N° 1 de 17 de marzo de 1986, publicada en la Gaceta Oficial
N° 20.513 de 17 de marzo de 1986, se establece que se considerarán pequeñas
empresas, para los efectos de la aplicación de la Ley Laboral, las que tengan diez
(10) o menos trabajadores permanentes o de planta, si se trata de empresas
agrícolas, pecuarias o de servicio o ventas al por menor; quince (15) o menos si se
trata de empresas manufactureras y veinte (20) o menos si se trata de empresas
agroindustriales.
No se considerarán pequeñas empresas los establecimientos de ventas de
servicios bancarios, financieros, de ahorro y crédito, de póliza de seguros y
reaseguros; de bienes raíces y administración de inmuebles, de informática, de
publicidad, lo mismo que las dedicadas a la venta de mercancías al por mayor.
TÍTULO III
NORMAS ESPECIALES DE PROTECCIÓN DEL TRABAJO
CAPÍTULO I
CONTRATACIÓN DE PANAMEÑOS PARA TRABAJAR FUERA
DEL TERRITORIO NACIONAL
Artículo 98. Se prohíbe la celebración de contratos de trabajo con trabajadores
panameños para la prestación de servicios o ejecución de obras fuera del territorio
nacional, si no se obtiene previamente resuelto del Ministerio de Trabajo y
Bienestar Social, fundado en informe favorable del respectivo Departamento
Técnico, conforme a las siguientes condiciones:
La persona o la empresa para quien el agente contrata comprobará legalmente que
tiene representante permanente domiciliado en territorio sometido a la jurisdicción
panameña, y con poder suficiente para atender y arreglar cualquier reclamo de los
trabajadores contratados o de sus familiares, en relación con el contrato de trabajo
celebrado por el referido agente para dicha empresa;
La parte interesada entregará al Ministerio un pliego donde se especifique el lugar a
donde serán llevados los trabajadores; el género de labores que van a desempeñar; el
número de horas obligatorias de trabajo diario; la duración del contrato; el salario que
se pagará; la alimentación; el alojamiento y el servicio médico que se les brindará; la
manera de transportarlos y la forma y condiciones en que se les repatriará;
Depósito en el Banco Nacional de Panamá por la suma que el Ministerio considere
conveniente, en cada caso, para responder por los reclamos que pudieran surgir contra
el agente o la empresa; y
Entregar al Ministerio la constancia de que alguna institución de reconocida solvencia
en la República de Panamá se obliga solidariamente con el agente o con la empresa
empleadora a costear la repatriación de los trabajadores y sus familiares, que hubieren
salido con ellos del país, hasta llevarlos al lugar de su procedencia. Esta garantía será
cancelada tan pronto se establezca que el obligado ha cubierto los gastos
correspondientes o que el trabajador o sus familiares se nieguen a regresar al país, por
haberse domiciliado legalmente en otro.
Los contratos con los trabajadores a que refiere el presente artículo deberán celebrarse
por escrito en todos los casos y dos copias auténticas de ellos serán entregadas por el
agente o la empresa al Ministerio de Trabajo y Bienestar Social.
Artículo 99. El Ministerio de Trabajo y Bienestar Social comisionará al Cónsul de
Panamá más cercano al lugar donde vayan a prestar sus servicios los trabajadores, o al
Cónsul de una nación amiga, para que ejerza la mayor vigilancia posible respecto al
cumplimiento de estos contratos, de los cuales se le remitirá copias autenticadas.
Artículo 100. En estos contratos se entenderán incorporadas las siguientes cláusulas:
El pago de los gastos de transporte, ida y retorno, y alimentación del trabajador y sus
familiares;
El costo por el paso de fronteras y cumplimiento de las disposiciones sobre migración
u otro concepto semejante, serán de cuenta exclusiva del empleador o de su agente; y
El trabajador percibirá íntegramente el salario convenido y no podrá descontársele
cantidad alguna por razón de gastos o los relacionados con las gestiones a que se
refiere este artículo y el artículo 98.
Artículo 101. No pueden ser contratados para trabajar en el exterior:
Los menores hasta de dieciocho años que no hayan sido expresamente autorizados
para contratar por la persona o institución facultada para hacerlo;
Los de más de dieciocho años, no emancipados ni habilitados de edad, si su
representante legal se opone a la contratación;
Los individuos de quienes dependan legalmente terceras personas que hayan de
permanecer en el país, si aquellos no han garantizado previamente, a satisfacción del
Ministerio de Trabajo y Bienestar Social, el cumplimiento de sus obligaciones de
carácter económico y social, respecto a las personas dependientes, por todo el tiempo
que hubiere de durar su ausencia; y
Las personas condenadas administrativa o judicialmente a suministrar pensiones
alimenticias, si el cumplimiento de esa obligación no se hubiere garantizado
previamente en el contrato de trabajo respectivo.
Artículo 102. No obstante lo previsto en las disposiciones precedentes el Ministerio
de Trabajo y Bienestar Social tendrá facultad para negar el permiso y la autorización
de los contratos referidos, siempre que considere que su celebración puede causar
perjuicio a las condiciones económicas del país.
Artículo 103. El agente o empresa que practique actos contrarios a lo fijado en este
capítulo será sancionado con multa de cincuenta a quinientos balboas impuesta por la
autoridad administrativa o jurisdiccional de trabajo, según la gravedad de la
infracción, la cual podrá ser duplicada en caso de reincidencia, sin perjuicio de
imponer la prohibición de seguir operando tal actividad en el territorio de la
República.
CAPÍTULO II
TRABAJO DE LAS MUJERES Y MENORES
Sección Primera
Trabajo de mujeres
Artículo 104. Está prohibido el trabajo de la mujer en:
Los subterráneos, minas subsuelo, canteras y actividades manuales de construcción
civil; y
Las actividades insalubres determinadas por el Ministerio de Trabajo y Bienestar
Social.
Por medio de la Sentencia de 29 de abril de 1994, el Pleno de la Corte Suprema
de Justicia declara que este Artículo es Inconstitucional. Aparece en el Registro
Judicial de abril de 1994.
Artículo 105. La protección de la maternidad de la trabajadora es un deber del Estado.
Artículo 106. La mujer que se encuentre en estado de gravidez sólo podrá ser
despedida de su empleo por causa justificada, y previa autorización judicial.
Cuando el empleador quiera despedir a una trabajadora que se encuentre en estado de
gravidez, por haber incurrido en causa justificada de despido, solicitará previamente
autorización a la autoridad jurisdiccional de trabajo correspondiente, ante la cual
deberá comprobarse fehacientemente que existe causa justificada de despido.
La autorización se tramitará como proceso abreviado de trabajo.
En cualquier caso en que una trabajadora en estado de gravidez reciba notificación de
despido o de terminación de su relación de trabajo, sin que medie la autorización
previa de la autoridad judicial competente, la trabajadora deberá presentar al
empleador o a cualquier autoridad de trabajo un certificado médico sobre su gravidez,
dentro de los veinte días siguientes al de la notificación mencionada. Si así lo hiciere,
la trabajadora tiene derecho a ser reintegrada inmediatamente a su empleo y al pago
de sus remuneraciones a partir de la fecha del despido. Vencido el plazo de veinte días
de que trata esta norma, y hasta por el término de los tres meses siguientes, la
trabajadora podrá exigir el reintegro pero con derecho a percibir salarios caídos
solamente desde la presentación del certificado médico correspondiente. En caso de
renuencia del empleador, la trabajadora podrá solicitar el reintegro, mediante los
trámites del proceso correspondiente.
Artículo 107. Toda trabajadora en estado de gravidez gozará de descanso forzoso
retribuido del mismo modo que su trabajo, durante las seis semanas que precedan al
parto y las ocho que le sigan. En ningún caso el período de descanso total será inferior
a catorce semanas, pero si hubiese retraso en el parto, la trabajadora tendrá derecho a
que se le concedan, como descanso remunerado, las ocho semanas siguientes al
mismo.
El empleador cubrirá la diferencia entre el subsidio económico que otorga la Caja de
Seguro Social por maternidad y la retribución que, conforme a este artículo,
corresponde a la trabajadora en estado de gravidez. Cuando la Caja de Seguro Social
no esté obligada a cubrir el subsidio de maternidad, la obligación que señala este
artículo correrá íntegramente a cargo del empleador.
El Órgano Ejecutivo queda facultado para expedir reglamentos en desarrollo de este
artículo,
estableciendo períodos de licencia mayores que los aquí previstos, en actividades y
oficios que por su naturaleza así lo requieran. En estos casos también se aplicará lo
dispuesto en los dos párrafos anteriores.
Durante el período de licencia señalado en este artículo, bajo pena de nulidad, el
empleador no podrá iniciar, adoptar ni comunicarle a la trabajadora ninguna de las
medidas, sanciones y acciones previstas en este Código. Para estos efectos, durante este
período se suspenden los términos de caducidad y prescripción establecidos a favor del
empleador.
Este Artículo fue Modificado por el Artículo 14 de la Ley N° 44 de 12 de agosto
de 1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto de 1995.
Artículo 108. Para determinar la fecha de iniciación del descanso forzoso retribuido,
la trabajadora presentará al empleador un certificado médico en el cual conste la fecha
probable del parto. Cualquier médico que esté al servicio remunerado del Estado, o de
alguna de sus instituciones, deberá expedir gratuitamente este certificado. Si por
alguna circunstancia la trabajadora en estado de gravidez presta servicios dentro del
período de descanso anterior al parto, el empleador queda obligado a pagarle la
remuneración correspondiente, más una suma igual en concepto de indemnización, sin
perjuicio de las sanciones legales que corresponda imponerle.
Artículo 109. La trabajadora en uso de licencia por gravidez no podrá prestar
servicios por cuenta ajena.
Artículo 110. Si durante los períodos de descanso a que se refiere la norma anterior,
se produjera enfermedad como consecuencia del embarazo o del parto, la trabajadora
tendrá derecho a que los descansos le sean prorrogados por el término que compruebe
mediante certificado médico.
El período que resulte de la prórroga de los descansos, será satisfecho íntegramente a
la trabajadora mediante subsidio de la Caja de Seguro Social, siempre que estuviere
afiliada a ésta. Si la Caja de Seguro Social no tuviere obligación se aplicará la regla
dispuesta en el artículo 107.
Artículo 111. La retribución del descanso forzoso se fijará de acuerdo con el último
salario, o el promedio de salarios devengados durante los últimos ciento ochenta días,
si éste es mayor que aquél.
Artículo 112. Si se trata de aborto, de parto no viable, o de cualquier otro caso
anormal de parto, el descanso forzoso retribuido se fijará de acuerdo con las
exigencias de la salud de la interesada, según resulte del certificado médico y de las
prescripciones del facultativo que la atienda.
Artículo 113. Desde el momento en que la trabajadora se reintegra a su empleo
después de dar a luz y hasta por el término de tres meses, el empleador sólo podrá
despedirla por causa justificada y autorización previa, conforme al procedimiento
establecido en el artículo 106.
Por medio de la Sentencia de 16 de noviembre de 1973, el Pleno de la Corte
Suprema de Justicia declara que este Artículo es Inconstitucional. Aparece en el
Registro Judicial de noviembre de 1973.
Artículo 114. Toda madre cuando esté lactando dispondrá en los lugares donde
trabaja de un intervalo de quince minutos cada tres horas, o, si lo prefiere, de media
hora dos veces al día durante sus labores, con el objeto de alimentar a su hijo. El
empleador le procurará algún medio de descanso dentro de las posibilidades de sus
labores y mantendrá en número suficiente sillas o asientos a disposición de las
trabajadoras. El tiempo empleado para tal fin, deberá computarse para el efecto de la
remuneración de la trabajadora, como tiempo de trabajo efectivo, al igual que los
intervalos antes mencionados.
Todo empleador que ocupe en el local o lugar de trabajo más de veinte mujeres,
quedará obligado a acondicionar un local para que las madres alimenten sin peligro a
sus hijos. Este acondicionamiento se hará dentro de las posibilidades económicas del
empleador, a juicio y con el visto bueno de la Dirección General o Regional de
Trabajo.
Artículo 115. El Órgano Ejecutivo y la Caja de Seguro Social, dentro del plazo de un
año a partir de la vigencia de este Código, establecerá guarderías y centros infantiles
ubicados en sectores industriales o comerciales, donde existe concentración de
trabajadoras. En tales centros, la madre trabajadora podrá dejar a sus hijos hasta la
edad escolar y allí recibirán atención médica, dietética, y de recreación necesarias.
Artículo 116. La mujer en estado de gravidez no podrá trabajar jornadas
extraordinarias. Si la trabajadora tuviere turnos rotativos en varios períodos, el
empleador está obligado a hacer los arreglos necesarios para que la trabajadora no
tenga que prestar servicios en las jornadas nocturna y mixta. El turno que se le señale
para estos efectos será fijo y no estará sujeta a rotaciones.
El empleador hará también los arreglos necesarios con el objeto de que la trabajadora
en estado de gravidez no efectúe tareas inadecuadas o perjudiciales a su estado.
Sección Segunda
Trabajo de menores
Artículo 117. Es prohibido el trabajo:
De los menores que no hayan cumplido catorce años; y1[1]
De menores hasta de quince años que no hayan completado la instrucción primaria.
Artículo 118. Queda prohibido a los que tengan menos de dieciocho años los trabajos
que, por su naturaleza o por las condiciones en que se efectúen, sean peligrosos para la
vida, salud o moralidad de las personas que los desempeñan, especialmente los
siguientes:
Trabajos en clubes, cantinas y demás lugares donde se expendan al por menor
bebidas alcohólicas;
Transporte de pasajeros y mercancías por carretera, ferrocarriles, aeronavegación, vías
de agua interior y trabajos en muelles, embarcaderos y almacenes de depósitos;
Trabajos relacionados con la generación, transformación y transmisión de
energía eléctrica;
Manejo de sustancias explosivas o inflamables.
Trabajos subterráneos en minas, canteras, túneles o cloacas;
Manejo de sustancias, dispositivos o aparatos que lo exponga a los efectos de la
radioactividad.
Lo dispuesto en los ordinales 2, 3, 4 y 5 de este artículo no se aplicará al trabajo de
menores de escuelas vocacionales, a condición de que dicho trabajo sea aprobado y
vigilado por las autoridades competentes.
Artículo 119. En las explotaciones agropecuarias, los menores de doce a quince años
podrán ser empleados solamente en trabajos livianos y fuera de las horas señaladas
para la enseñanza escolar.
Artículo 120. Igualmente se prohíbe el trabajo a los que tengan menos de dieciocho
años:
En período nocturno, entre las seis de la noche y las ocho de la mañana; y
Las jornadas extraordinarias o durante los días domingo o de fiesta
o duelo nacional.
En el Código de la Familia en el Artículo 508 al Artículo 513 que trata sobre los
menores trabajadores se describen los trabajos prohibidos a los menores de 18
años.
Artículo 121. Los contratos relativos al trabajo de los tengan menos de dieciocho
años, deberán celebrarse con la intervención del padre o representante legal de los
mismos. Si aquellos no existieran, los contratos serán celebrados directamente por los
menores interesados con la aprobación de la autoridad administrativa de trabajo.
Artículo 122. Para la fijación de la jornada de trabajo, se tendrá en consideración las
necesidades escolares del menor, y la jornada no podrá exceder de:
Seis horas por día y treinta y seis por semana, con respecto a los que tengan menos de
dieciséis años; y
Siete horas por día y cuarenta y dos por semana, con respecto a los que tengan menos
de dieciocho años.
Artículo 123. Al menor con más de doce años le es permitido el trabajo en calidad
de empleado doméstico, en trabajos livianos, previa autorización del Ministerio de
Trabajo y Bienestar Social y siempre que se cumpla lo dispuesto en el artículo 119
en lo que concierne a su instrucción.
Es obligatorio para el empleador que tenga a su servicio a un menor de edad escolar
enviarlo a un establecimiento de enseñanza por lo menos, hasta completar la escuela
primaria.
El primer párrafo fue Derogado por los Artículos 510, 512, 716, y 838 de la Ley
N° 3 de 27 de abril de 1994, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.591 del 1 de
agosto de 1994, por la cual se aprobó el Código de la Familia.
Artículo 124. Todo empleador que utilice los servicios de trabajadores con menos de
dieciocho años llevará un registro especial en el que conste con respecto a cada
menor:
Nombre y apellido y el de sus padres, tutores o guardadores si los tuviere;
Fecha de nacimiento;
Residencia;
Clase de trabajo a que se dedica;
Especificación del número de horas de trabajo;
Horario de trabajo;
Salario que perciba; y
Grado de instrucción recibida.
Sección Tercera
Disposiciones comunes
Artículo 125. El empleador que infrinja las disposiciones contenidas en este Capítulo
será sancionado con multas, a favor del tesoro nacional, de cincuenta a setecientos
balboas, impuesta por la autoridad administrativa o jurisdiccional de trabajo.
TÍTULO IV
DERECHOS Y
EMPLEADORES
OBLIGACIONES
DE
CAPÍTULO I
OBLIGACIONES DE LOS TRABAJADORES
Artículo 126. Son obligaciones de los trabajadores:
LOS
TRABAJADORES
Y
Realizar personalmente el trabajo convenido con la intensidad, cuidado y eficiencia,
que sean compatibles con sus fuerzas, aptitudes, preparación y destreza, en el tiempo y
lugar estipulado;
Acatar las órdenes e instrucciones del empleador, o de su representante, de acuerdo
con las estipulaciones del contrato;
Abstenerse de revelar a terceros, salvo autorización expresa, los secretos técnicos,
comerciales y de fabricación de los productos a cuya elaboración concurran directa o
indirectamente, o de los cuales tengan conocimiento por razón del trabajo que
desempeñan, así como los de los asuntos administrativos reservados, cuya divulgación
pueda causar perjuicio a la empresa;
Presentarse al trabajo siempre en aceptables condiciones mentales y físicas para
ejecutar las labores propias de su contrato de trabajo;
Observar buenas costumbres durante la presentación del servicio;
Conservar en buen estado los instrumentos y útiles que se les hubieren entregado para
trabajar, no siendo responsables por el deterioro de estos objetos originado por el uso,
desgaste natural, caso fortuito, fuerza mayor, mala calidad o defectuosa construcción;
Prestar los servicios requeridos cuando por siniestro o riesgo inminente peligren las
personas, sus compañeros de trabajo, o el establecimiento donde preste el servicio;
Observar las disposiciones del reglamento interno de trabajo, así como las medidas
preventivas e higiénicas adoptadas por las autoridades competentes y las que indique
el empleador, conforme a la ley, el reglamento interno y la Convención Colectiva,
para la seguridad y protección personal de los trabajadores;
Someterse, al solicitar su ingreso en el trabajo o durante éste, si así lo ordena el
empleador o la autoridad competente, a un reconocimiento médico para comprobar
que no consume drogas prohibidas por la ley, ni sufre trastorno psíquicos que
pudieran poner en peligro la seguridad de sus compañeros, los equipos o las
instalaciones del empleador;
Este numeral fue Modificado por el Artículo 50 de la Ley N° 3 de 5 de enero de
2000, publicada en la Gaceta Oficial N° 23.964 de 7 de enero de 2000.
Dar aviso inmediato al empleador o a sus representantes, de cualquier hecho o
circunstancia que puede causar daño o perjuicio a la seguridad de sus compañeros o a
los equipos e instalaciones del empleador;
Desocupar totalmente las casas o habitaciones que les haya proporcionado el
empleador con motivo de la relación de trabajo, a más tardar treinta días después de
terminada ésta, salvo lo que se disponga para el caso de riesgos profesionales.
Tratándose de trabajadores contratados por tiempo indefinido, con más de dos años de
servicio, la autoridad administrativa de trabajo podrá extender este plazo hasta por seis
meses, teniendo en cuenta la antigüedad, las condiciones familiares y las necesidades
de las partes; y
Acudir a los centros de rehabilitación que, de común acuerdo, les indiquen el
empleador y el sindicato para ser atendidos por enfermedades transmisibles o
contagiosas, o por las adicciones comprendidas en el numeral 9 anterior.
Cuando no existiere la organización sindical, se procurará tratar los problemas de la
enfermedad de contagio o la adicción, con el pariente más cercano del trabajador.
Igualmente, estarán obligados a someterse a pruebas para determinar el consumo de
drogas causantes de dependencia química prohibidas por la ley.
Los numerales 6, 8, 9, 10, 11 y 12 fueron Modificados por la Ley N° 11 de 12 de
agosto de 1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto de 1995.
Artículo 127. Se prohíbe a los trabajadores:
Ejecutar actos que pongan en peligro la seguridad propia, la de sus compañeros de
trabajo, o de terceras personas, así como la de los establecimientos, locales, talleres, o
lugares donde trabajen;
Faltar al trabajo sin justa causa o sin permiso del empleador;
Tomar de los talleres, fábricas o de sus dependencias, materiales, artículos de
programación informática, útiles de trabajo, materias primas o elaboradas, equipos u
otras propiedades del empleador, sin la autorización de éste o sus representantes;
Presentarse al trabajo en estado de ebriedad o bajo la influencia de drogas prohibidas
por la ley;
Presentarse al lugar de trabajo sin informarle al empleador sobre el uso de
medicamentos, recetados por un facultativo, con la advertencia de que puedan
producir somnolencia o afectar su coordinación motora;
Emplear el equipo que se le hubiere encomendado en usos que no sean del servicio de
la empresa u objeto distinto de aquel a que están destinados;
Portar armas durante las horas de trabajo. Se exceptúan las punzantes o punzó
cortantes que formen parte de las herramientas o útiles autorizados por el empleador y
las que porten los trabajadores encargados de la seguridad, para quienes sus
respectivos empleadores hayan obtenido permiso especial de las autoridades
competentes;
Efectuar colectas no autorizadas por el empleador y promover o vender boletos de
rifas y loterías dentro del establecimiento, local o lugar de trabajo y en horas
laborables;
Suspender sus labores sin causa justificada o sin permiso del empleador, aun cuando
permanezca en su puesto, siempre que tal suspensión no se deba a huelga;
Alterar, trastocar o dañar, en cualesquiera forma, los datos artículos de programación
informática, los archivos de soporte, los ordenadores o accesorios de informática;
Laborar para otro empleador durante las vacaciones, períodos de incapacidad, o
cualquier licencia remunerada.
Realizar actos de acoso sexual;
Los numerales 3, 4, 5, 7 y 8 fueron Modificados por el Artículo 16 de la Ley N°
44 de 12 de agosto de 1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de
agosto de 1995.
Los numerales 9, 10, 11 y 12 fueron Adicionados por el Artículo 16 de la Ley N°
44 de 12 de agosto de 1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de
agosto de 1995.
CAPÍTULO II
OBLIGACIONES DE LOS EMPLEADORES
Artículo 128. Son obligaciones de los empleadores, además de las que surjan
especialmente del contrato, las siguientes:
Darle ocupación efectiva al trabajador conforme a las condiciones convenidas.
Pagar a los trabajadores los salarios, prestaciones e indemnizaciones
correspondientes, de conformidad con las normas de este Código;
Proporcionar oportunamente a los trabajadores los útiles, instrumentos y materiales
necesarios para ejecutar el trabajo convenido, los cuales serán de buena calidad e
idóneos para el trabajo y los repondrá tan pronto como dejen de ser eficientes;
Proporcionar local seguro para guardar los objetos del trabajador que deban
necesariamente permanecer en el lugar donde preste el servicio;
Permitir y facilitar la inspección y vigilancia de las autoridades administrativas y
judiciales del trabajo, que se deban practicar en la empresa, establecimiento o negocio;
Guardar a los trabajadores la debida consideración, absteniéndose de maltratarlos de
palabra o de obra y de cometer en su contra actos que pudieran afectar su dignidad;
Adoptar las medidas higiénicas y de seguridad y cualesquiera otras que prescriban las
autoridades competentes en la instalación y operación de las fábricas, talleres, oficinas
y demás lugares donde deban ejecutarse los trabajos;
Tomar las medidas indispensables y las prescritas por las autoridades para prevenir
accidentes en el uso de maquinarias, instrumentos o materiales de trabajo y
enfermedades profesionales y mantener una provisión de medicinas útiles
indispensables para la atención inmediata de los accidentes que ocurran;
Proveer el número suficiente de sillas o similares para los trabajadores, de acuerdo con
la naturaleza del trabajo;
Fijar en lugar visible del establecimiento, empresa, taller, negocio, u oficina, el horario
de trabajo, la división de la jornada, los turnos y los días de descanso semanal y los
nombres de los trabajadores en uso de vacaciones;
Llevar un registro en que consten: el nombre, la edad, el sexo, la nacionalidad, el
salario, las horas de trabajo, especificándose las horas extraordinarias trabajadas y las
fechas de los períodos de vacaciones y la remuneración percibida, de cada trabajador.
Este registro estará sujeto a la inspección, en cualquier tiempo, de las autoridades del
Ministerio de Trabajo y Bienestar Social;
Suministrar al trabajador habitación higiénica y alimentación sana y suficiente en el
caso de que se haya obligado a hospedarle y alimentarle. En los establecimientos
agrícolas, avícolas y ganaderos que contraten más de diez trabajadores, por temporada
o permanentes, para labores que se deban realizar en un lugar distante más de cinco
kilómetros de la residencia habitual de cualesquiera de los trabajadores, el empleador
estará obligado a suministrarle gratuitamente habitación higiénica, salvo que el
empleador opte por sufragar los gastos de transporte en los casos previstos en el
artículo 129 de este Código. Se entiende por habitación higiénica la que se ajusta a las
normas y condiciones señaladas por las autoridades de trabajo y que se refiere a:
Los materiales de construcción que se utilicen;
El tamaño mínimo del alojamiento, su forma, su ventilación, la superficie, altura y
pisos; y
La superficie para la cocina, lavandería, despensa y condiciones de aprovechamiento
de agua e instalaciones sanitarias;
Preferir, en igualdad de circunstancias, de eficiencia e idoneidad, a los trabajadores de
mayor antigüedad, a los panameños respecto de quienes no lo sean, y a los
sindicalizados respecto de quienes no lo estén. Esta norma se aplicará en todo caso de
vacantes permanentes o transitorias o de ascensos, en la empresa y se
entenderá sin perjuicio de lo pactado en una Convención Colectiva;.
Expedir en papel común y gratuitamente al trabajador, cuantas veces tenga necesidad,
durante y a la terminación de la relación, un certificado en que conste el tiempo de
servicio, la clase de trabajo o servicios prestados y el salario percibido;
Acordar con los representantes del sindicato o con las directivas de las organizaciones
sociales, y con el Comité de Empresa donde éste funcione, según sea el caso, el
procedimiento de formalización de quejas por parte de los trabajadores;
Conceder a los trabajadores licencias no remuneradas para el desempeño de una
comisión o cargo público por un término no menor de seis meses ni mayor de dos
años, conservando el derecho al reintegro dentro del plazo fijado, con todos los
derechos derivados de sus respectivos contratos.
Parágrafo. En los casos de cargos públicos de elección popular la licencia será por el
término que dure el cargo;
El parágrafo fue Adicionado por el Artículo 1 de la Ley N° 19 de 15 de
noviembre de 1993, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.416 de 18 de noviembre
de 1993.
Conceder a los directivos y a los funcionarios de las organizaciones sociales licencias
no remuneradas para el desempeño de una comisión sindical hasta por un término de
cinco años, conservando también el derecho de reintegro, dentro del plazo fijado, con
todos los derechos derivados de sus respectivos contratos;
Respetar las organizaciones sociales de trabajadores;
Proporcionar sin costo a las organizaciones sociales de trabajadores, si los solicitasen,
en los centros de trabajo situados a una distancia mayor de diez kilómetros de una
población, un local adecuado para la instalación de las oficinas de la respectiva
organización.
Efectuar los descuentos de los salarios, ordenados o permitidos por la ley;
Proporcionar al trabajador una relación detallada que le permita verificar la exactitud
de los cálculos y los pagos que se efectúen, cuando el salario se integre en parte con
comisiones sobre las ventas o cobros, o ambos, con recargos, con primas por tareas,
plazas, incentivos a la producción o rendimiento, o con cualquier otra forma de
incentivo;
Cubrir las vacantes producidas en la empresa debido a causas diferentes a la
eliminación del puesto por razón de reducción del trabajo, en atención a sus
necesidades;
Facilitar, según las circunstancias de la prestación de servicio y sin menoscabo de la
ejecución del trabajo, actividades en favor de las organizaciones sociales de los
trabajadores en los locales de trabajo, siempre que sea de carácter sindicalista;
Dar protección material a la persona y bienes del trabajador;
Proporcionar a los trabajadores adecuadas condiciones de trabajo de acuerdo con las
prácticas locales, los adelantos técnicos, y las posibilidades económicas de las
empresas;
Permitir a los trabajadores faltar a sus labores por graves calamidades domésticas
debidamente comprobadas, para desempeñar cualquier comisión sindical, o para
asistir al entierro de sus compañeros que fallezcan, siempre que avisen con la debida
oportunidad al patrono o a su representante, y siempre que, en los dos últimos casos,
el número de los que se ausenten no sea tal que perjudique o suspenda la marcha del
establecimiento.
En el reglamento interno de trabajo, aprobado por las autoridades del ramo, podrá el
empleador limitar el número de los que deban ausentarse en estos casos, prescribir los
requisitos del aviso que haya de dársele y organizar en detalle sus ausencias
temporales.
Salvo convención en contrario, el tiempo perdido podrá descontarse al trabajador o
compensarse con un tiempo igual de trabajo efectivo en horas distintas de su turno
ordinario, a opción del empleador;
Permitir que las contribuciones sindicales se recauden por los representantes
sindicales autorizados para ello, en el lugar y hora de pago;
Establecer un procedimiento equitativo, confiable y práctico para investigar los
reclamos presentados en relación con el acoso sexual y la aplicación de las sanciones
correspondientes;
Desarrollar, conjuntamente con la organización de los trabajadores, o con los
trabajadores donde ésta no existiera, medidas tendientes a prevenir el consumo de
drogas prohibidas por la ley y el alcoholismo; y
Conceder permiso remunerado por jornada parcial al trabajador que, mediante aviso
previo y comprobación posterior, tenga necesidad de atender citas de control médico
para su cuidado personal o para la atención de sus hijos menores de dos años.
Los numerales 2, 9, 14, 15, 21, y 22 fueron Modificados por el Artículo 17 de la
Ley N° 44 de 12 de agosto de 1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de
14 de agosto de 1995.
Los numerales 27, 28, 29 y 30 fueron Adicionados por el Artículo 17 de la Ley N°
44 de 12 de agosto de 1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de
agosto de 1995.
Artículo 129. Si se contrata al trabajador para labores que deben realizarse en lugar
distante más de diez kilómetros de su residencia habitual en el momento de celebrarse
el contrato, el empleador sufragará los gastos razonables de ida y regreso del
trabajador o le proporcionará los medios de transporte necesarios.
Asimismo las empresas que ocupen más de veinticinco trabajadores cuyos lugares o
sitios de trabajo estén distantes en más de cinco kilómetros del principal centro de
población respectivo, deberán proporcionar medios de transporte a sus trabajadores o,
sufragarles los gastos correspondientes.
Artículo 130. El Ministerio de Trabajo y Bienestar Social tiene facultad para exigir
a las empresas de transporte, tarifas reducidas para los trabajadores que
periódicamente hayan de trasladarse de su residencia a lugares de trabajo distantes
hasta diez kilómetros.
Artículo 131. Si por razón de la celebración del contrato, o de su ejecución, se
exigiere al trabajador que cambie su residencia a otro lugar dentro del territorio de la
República, los gastos de transporte serán de cargo del empleador, así como los de los
dependientes que vivan con él, y estuvieren a su amparo al momento de celebrarse el
contrato.
Quedan igualmente a cargo del empleador los gastos de transporte mencionados en el
párrafo anterior, cuando el trabajador tenga necesidad de retornar a su antigua
residencia por haberse terminado la relación de trabajo.
Artículo 132. Todo empleador tiene el deber de estimular en los trabajadores el mejor
cumplimiento de sus obligaciones, y, correlativamente, la facultad de sancionar el
incumplimiento de éstas.
En este último caso, las sanciones disciplinarias que se impongan deben estar
previstas en la ley o en el respectivo reglamento interno de trabajo.
Artículo 133. Los empleadores que celebren contratos de incentivos a la industria con
el Estado, están obligados a conceder becas para sus trabajadores, o para hijos de
éstos, de conformidad con sus contratos respectivos y las disposiciones legales
vigentes.
Artículo 134. El empleador está obligado a suministrar gratuitamente a los
trabajadores los accesorios que necesiten para el mejor desempeño de sus labores,
como botas, cascos, guantes, vestimentas especiales u otros implementos similares
cuando así lo exijan las órdenes de servicio, y las disposiciones, reglamentos e
instrucciones sobre higiene, sanidad y seguridad en el trabajo.
Cuando por la naturaleza de las labores los trabajadores necesiten uniformes
especiales a fin de evitar el deterioro o desgaste de sus vestidos, el empleador deberá
suministrarlos gratuitamente.
En cualquier otro caso en que la empresa exija a los trabajadores el uso de un
uniforme deberá suministrarlos y renovarlos gratuitamente, en cantidad adecuada.
Artículo 135. Si durante la prestación del servicio y sin culpa de su parte, el
trabajador sufriere un daño en sus vestidos, elementos personales de uso corriente en
el trabajo, o aparatos de prótesis indispensables, el empleador deberá pagar el valor
del daño.
Artículo 136. Todo trabajador tiene derecho de ascenso dentro de la empresa. Para
estos efectos, y en igualdad de condiciones de eficiencia e idoneidad, el trabajador de
planta tendrá preferencia para llenar las vacantes que ocurren en la empresa, respecto
de trabajadores que no formen parte de la empresa.
Lo dispuesto en esta norma es sin perjuicio de lo dispuesto en el numeral 13 del
artículo 128.
Artículo 137. El empleador está obligado a reconocer a sus trabajadores aumentos de
salario con base en su antigüedad y eficiencia.
Artículo 138. Queda prohibido a los empleadores:
Despedir a sus trabajadores o tomar cualquier otra represalia contra ellos, con el
propósito de impedirles o como consecuencia de demandar el auxilio de las
autoridades encargadas de velar por el cumplimiento y aplicación de las leyes
laborales;
Inducir o exigir a sus trabajadores la adquisición de artículos y la utilización de
servicios determinados, establecimientos o personas; Exigir o aceptar dinero, especie
o víveres de los trabajadores, como gratificación para que se les admita en el trabajo o
por cualquier otra concesión o privilegio que se relacione con las condiciones de
trabajo en general;
Obligar a los trabajadores, ya sea por coacción o por cualquier otro medio, o
constreñirlos, para que se afilien o no a un determinado sindicato o influir en sus
decisiones políticas o convicciones religiosas;
Obligar a los trabajadores, por cualquier medio, a retirarse del sindicato u
organización social a que pertenezcan o a que voten por determinada candidatura en
las elecciones de directivos sindicales;
Retener, por su sola voluntad, las herramientas u objetos del trabajador, ya sea como
indemnización, garantía o a cualquier otro título.
Hacer colectas o suscripciones entre los trabajadores;
Portar armas en los lugares de trabajo, excepto en los casos en que estén facultados
para portarlas por la autoridad competente;
Dirigir los trabajos en estado de embriaguez o bajo influencia de drogas prohibidas
por la ley;
Ejecutar cualquier acto que restrinja los derechos del trabajador;
Imponer a los trabajadores sanciones que no estén previstas en la ley o los
reglamentos internos de trabajo vigentes;
Establecer listas negras, índices o prácticas que puedan restringir las posibilidades de
colocación a los trabajadores o afectar su reputación;
Exigir la realización de trabajos que pongan en peligro la salud o la vida de los
trabajadores;
Deducir del salario de sus trabajadores alguna parte para beneficio propio o para
cubrir el pago de vacaciones o cualquier otra prestación o efectuar cualquier otra
deducción no autorizada; y,
Realizar actos de acoso sexual.
Los numerales 8, 9, 11 y 14 fueron Modificados por el Artículo 18 de la ley N° 44
de 12 de agosto de 1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto
de 1995.
El numeral 15 fue Adicionado por el Artículo 18 de la ley N° 44 de 12 de agosto
de 1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto de 1995.
Artículo 139. Las infracciones a las disposiciones de este capítulo se sancionarán
con multas de veinticinco a doscientos balboas, impuestas por la autoridad
competente.
CAPÍTULO III
SALARIO Y NORMAS PROTECTORAS
Sección Primera
Salario
Artículo 140. Salario es la retribución que el empleador debe pagar al trabajador con
motivo de la relación de trabajo, y comprende no sólo lo pagado en dinero y especie,
sino también las gratificaciones, percepciones, bonificaciones, primas, comisiones,
participación en las utilidades y todo ingreso o beneficio que el trabajador reciba por
razón del trabajo o como consecuencia de éste.
Artículo 141. El salario estipulado debe ser proporcionado a la cantidad y calidad del
trabajo y no podrá ser inferior al que se fije como mínimo, de acuerdo con las
prescripciones de este Código.
Artículo 142. El salario solamente podrá fijarse por unidad de tiempo (mes, quincena,
semana, día u hora) y por tareas o piezas.
Cuando el salario fuere pactado por unidad de tiempo, las partes podrán acordar, en
adición del mismo, primas complementarias, comisiones y participación en las
utilidades. El salario base en ningún caso será inferior al mínimo legal o convencional.
El salario por tareas o piezas se fijará en atención a las obras ejecutadas, siempre que
se garantice un mínimo al trabajador por una jornada diaria de trabajo que no exceda
de ocho horas, o período menor, independientemente del resultado obtenido. El
mínimo que debe garantizarse no será inferior al salario mínimo que corresponda.
El empleador y el trabajador podrán convenir y modificar las condiciones del salario
por tareas, piezas, comisiones o primas complementarias. Las fluctuaciones periódicas
del ingreso del trabajador, debidas a oscilaciones en la producción, las ventas o el
rendimiento, no se entenderá como aumento o reducción del salario para los efectos
del artículo 159 de este Código, salvo que ambos contratantes expresamente
convengan lo contrario.
Los pagos que el empleador haga al trabajador en concepto de primas de producción,
bonificaciones y gratificaciones, se considerarán como salario únicamente para
efectos del cálculos de vacaciones, licencia por maternidad y de la prima de
antigüedad a que tenga derecho el trabajador. Las primas de producción estarán
exentas del seguro educativo y las cotizaciones del régimen de seguridad social.
Dichas excepciones también se aplicarán a la prima de antigüedad, a la indemnización
por despido injustificado y a los casos en que haya bonificación o aguinaldo de
Navidad.
Sin perjuicio de lo anterior, no se consideran como salario, sean permanentes u
ocasionales, los pagos que efectúe el empleador al trabajador en concepto de mejoras
al decimotercer mes, bonificaciones, gratificaciones, primas de producción,
donaciones y participación en las utilidades, aun cuando tal participación se realice en
forma de suscripción o tenencia de acciones y aun cuando sólo beneficie a uno o
varios trabajadores de la empresa. Para los efectos de lo dispuesto en los artículos 70 y
197 de este Código, estas bonificaciones, gratificaciones, las mejoras al decimotercer
mes, las primas de producción, las donaciones y la participación en las utilidades, no
se considerarán como costumbres o usos, ni como condiciones de trabajo.
En cualquier caso, las primas de producción y las donaciones no podrán exceder del
cincuenta por ciento del salario básico.
Este Artículo fue Modificado por el Artículo 19 de la Ley N° 44 de 12 de agosto
de 1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto de 1995.
El Párrafo 3 fue modificado por el Artículo 5 de la Ley N° 1 de 17 de marzo de
1986, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.513 de 17 de marzo de 1986.
Artículo 143. El salario podrá adicionarse con primas por rendimiento, tareas, piezas,
incentivos cuantitativos a la producción o cualquier otra forma de incentivo, pero
queda prohibido hacerlo en las actividades de construcción de vehículos, minas,
túneles, trabajados de altura, con materiales tóxicos, explosivos, inflamables o
radioactivos y cualquier otra que por su naturaleza se repute como peligrosa, lo que se
reglamentará por las autoridades administrativas de trabajo y de salud.
Este Artículo fue Modificado por el Artículo 20 de la Ley N° 44 de 12 de agosto
de 1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto de 1995.
Artículo 144. Por salario en especie se entiende únicamente la parte que recibe el
trabajador o su familia en alimentos, habitación y vestidos que se destinan a su
consumo personal inmediato.
No se computarán como salario en especie los suministros de carácter gratuito que
otorgue el empleador al trabajador, los cuales no podrán ser reducidos del salario en
dinero.
Para los efectos legales, mientras no se determine en cada caso concreto el valor de la
remuneración en especie, se estimará éste como
equivalente al veinte por ciento del total del salario que recibe el trabajador. En ningún
caso el salario en especie pactado podrá ser mayor del veinte por ciento del salario
total.
Artículo 145. En los casos de violación del principio de igualdad del salario o en los
de actividades para las cuales no se ha señalado un salario mínimo, o cuando la
remuneración sea notoriamente inequitativa en comparación con el salario promedio
existente en la industria o actividad de que se trate, el trabajador afectado podrá
reclamar, mediante el proceso abreviado, la fijación del salario que corresponda. El
salario que se fije se hará efectivo a partir de la ejecutoria de la sentencia.
Por medio de la Sentencia de 24 de octubre de 1991, el Pleno de la Corte
Suprema de Justicia declara que este Artículo es Constitucional. Aparece en el
Registro Judicial de octubre de 1991.
Artículo 146. En las actividades agropecuarias no se considerará como remuneración
el uso del terreno que el propietario ceda al trabajador para que los siembre y
aproveche sus productos.
Artículo 147. No constituyen salario las sumas de dinero que de modo ocasional
reciba el trabajador del empleador para el desempeño de sus funciones, como gastos
de representación, medios de transporte, elementos de trabajo, y otros semejantes.
Los viáticos no constituyen salario en la parte destinada a proporcionar al trabajador
gastos extraordinarios de manutención y alojamiento, ni tampoco en la que sólo tenga
por finalidad proporcionar los medios de transporte. Los gastos de representación que
se reconozcan al trabajador como asignaciones permanentes constituyen salario.
Artículo 148. El salario debe pagarse completo en cada período de pago. Para este
efecto se entiende por salario completo el percibido durante las jornadas ordinarias y
extraordinarias. Cualquiera que sea la forma de pagarse el salario, no podrá pagarse en
plazos que excedan de una quincena.
Cuando el salario fuere integrado en parte con primas de producción o rendimiento, o
comisiones, éstas se liquidarán completamente en cada período de pago, salvo que las
partes convengan, por la naturaleza o modalidades de la prestación, liquidar el importe
de las primas o comisiones al final de cada mes, caso en el cual deben pagarse a más
tardar en el período de pago siguiente.
Tratándose de primas por rendimiento colectivo o participación en las utilidades,
podrán pagarse por períodos que no excedan de un año.
Cuando se trate de trabajadores cuyo salario esté integrado en parte con comisiones o
primas, los recargos legales por razón de servicios prestados en horas o días sujetos a
recargo, se determinarán mediante el cómputo del salario, promedio obtenido durante
el período respectivo de pago.
Artículo 149. Para la determinación del monto de las indemnizaciones y cualesquiera
otras prestaciones que deban pagarse a los trabajadores, se entenderá por salario el
promedio percibido durante las jornadas ordinarias y extraordinarias efectivamente
trabajadas durante los seis meses o treinta días anteriores a la fecha de la exigibilidad
del derecho, según sea más favorable al trabajador.
Sección Segunda
Normas protectoras del salario
Artículo 150. Todo trabajador tiene derecho a la libre disposición de su salario.
Cualquier disposición o pacto que contraríe esta norma será nulo.
Se exceptúan las retenciones autorizadas en este Código.
Artículo 151. El salario deberá pagarse en dinero de curso legal en la parte estipulada
en dinero, que por lo menos deberá corresponder íntegramente al mínimo fijado por la
ley. Queda prohibido hacer los pagos en mercancías o en vales, fichas, cupones o
cualquier signo representativo, con que se pretende sustituir la moneda.
Sin embargo, se podrá pagar el salario mediante cheque en cualquiera de los
siguientes casos:
Tratándose del personal de oficina, siempre que el cheque se entregue en horas en que
el respectivo banco se encuentre abierto y se den facilidades para cambiarlo dentro de
la jornada de trabajo;
Cuando así se acuerde en una Convención Colectiva.
Artículo 152. El empleador deberá consignar en sus registros de salarios o planillas,
por separado, lo que a cada uno de sus trabajadores corresponda en concepto de
trabajo ordinario, trabajo extraordinario y en concepto de primas o comisiones.
A falta de consignaciones expresas en las planillas de pago, lo consignado
corresponderá al salario ordinario.
El Ministerio de Trabajo y Bienestar Social reglamentará la forma de la apertura de
los libros de planillas y su contenido.
Artículo 153. Los salarios, prestaciones e indemnizaciones a que tiene derecho el
trabajador se pagarán en el lugar donde preste servicios y durante las horas de
trabajo.
Artículo 154. El salario se pagará directamente al trabajador o, en caso de
incapacidad o ausencia, a la persona de su familia que él autorice por escrito, una
vez hechas las deducciones y retenciones autorizadas por este Código.
El pago, o las deducciones no autorizadas, realizadas en contravención de esta
norma, no libera al empleador de su obligación, y el trabajador tendrá derecho a
reclamar el pago como si no se hubiere hecho.
Artículo 155. En caso de muerte del trabajador, los salarios que éste hubiere
devengado, las vacaciones completas o proporcionales que hubiere acumulado, y las
demás prestaciones derivadas del contrato a que tuviere derecho, serán remitidos por
el empleador al Juez seccional de trabajo competente, o le podrán ser exigidos, a
petición del interesado, para que el Juez haga entrega de la suma de dinero
correspondiente, si su importe fuere menor a mil quinientos balboas y sin necesidad
de juicio de sucesión, a los hijos menores, por conducto de quien o quienes los
representen y, en su defecto, al cónyuge o al conviviente, que al momento del
fallecimiento del trabajador convivía permanentemente con él.
En defecto de éstos, el importe de los salarios y vacaciones serán entregados a la
madre o al padre del trabajador. Cualquier incidente o controversia que surja en la
aplicación de esta norma, lo resolverá el Juez competente sumariamente, conforme a
la equidad, sin fórmula de juicio, con fundamento en las pruebas aportadas y según su
criterio.
Si el importe de lo devengado por el trabajador fallecido, en concepto de salarios,
vacaciones completas o proporcionales u otras prestaciones laborales, fuere superior a
mil quinientos balboas el Juez entregará la suma correspondiente del modo señalado
en el párrafo anterior, previa comprobación de que las pruebas fueren suficientes y la
publicación de un edicto donde se ordena la comparecencia a estar en derecho dentro
del proceso a todos los interesados dentro del término de cinco días, a partir de la
publicación del último edicto, aplicando, en cuanto fuere compatible, el trámite de
incidente. En este último caso, el Juez suplirá los vacíos de acuerdo con su prudente
arbitrio.
Dentro de los procedimientos señalados en los párrafos precedentes, el Juez
competente podrá ordenar pagos provisionales a los peticionarios cuando las pruebas
aportadas fueren suficientes, a su juicio, y si las circunstancias lo justificaren. Contra
las resoluciones que pongan término a estos procedimientos en primera instancia, sólo
se admitirá el recurso de apelación en el efecto suspensivo.
A falta de las personas señaladas en los párrafos anteriores, el Juez de trabajo hará
entrega de la suma de dinero a la persona o las personas que tengan derecho según el
Código Civil en materia sucesoria, pero sin someterla al proceso de sucesión.
Este Artículo fue Modificado por el Artículo 21 de la Ley N° 44 de 12 de agosto
de 1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto de 1995.
Por medio de la Sentencia de 31 de mayo de 1993, el Pleno de la Corte Suprema
de Justicia declara que este artículo es Constitucional
Artículo 156. Los beneficiarios del trabajador fallecido, descritos en el artículo
anterior, podrán ejercitar las acciones y continuar los procesos pendientes derivados
de la relación de trabajo de su causante, sin necesidad de proceso de sucesión.
Artículo 157. Es nula la cesión total o parcial del salario en favor de terceras
personas, ya sea que se haga por medio de recibos para su cobro o mediante cualquier
otra forma, salvo las expresamente autorizadas en este Código.
Artículo 158. Las autoridades administrativas no podrán exigir al empleador las
constancias escritas del pago de salarios cuando hayan transcurrido cinco años de la
fecha en que éste se efectuó.
Artículo 159. El salario pactado no podrá ser reducido por ninguna circunstancia, ni
aún mediante el consentimiento del trabajador.
En los casos en que por razones de crisis económica grave de carácter nacional, caso
fortuito o fuerza mayor, debidamente comprobados por las autoridades
administrativas de trabajo, se ponga en peligro la existencia de la fuente de trabajo, se
podrá, de manera temporal, modificar o reducir los horarios o la semana de trabajo,
correspondiente, con el consentimiento de la organización sindical, o de los
trabajadores donde no exista ésta, siempre que se acuerden los métodos para lograr la
recuperación gradual de la jornada de trabajo a los niveles existentes antes de la crisis.
En tales situaciones el Estado aunará esfuerzos con los trabajadores y empleadores, a
fin de disminuir los efectos de la crisis.
Este Artículo fue Modificado por el Artículo 22 de la Ley N° 44 de 12 de agosto
de 1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto de 1995.
Artículo 160. Todo trabajador al servicio del Estado o de empleadores particulares
que fuere designado para representar al país, o a sus respectivas organizaciones
sociales en congresos, conferencias, actividades de adiestramiento, seminarios o
competencias nacionales e internacionales relacionadas con el trabajo o con el
deporte, aprobados por los ministerios o instituciones autónomas respectivas, tendrá
derecho a seguir devengando su salario durante el tiempo que requiera la
representación correspondiente.
El salario devengado de acuerdo con este artículo no podrá ser descontado de las
vacaciones a que tiene derecho el trabajador.
En el caso de representación en el interior, el período no excederá de tres semanas, y
en el exterior, podrá ser hasta de dos meses.
Los ministerios o instituciones autónomas tendrán la obligación de notificar las
licencias al empleador respectivo, con cinco días hábiles de anticipación. El número
de trabajadores que se seleccione por empresa no habrá de recargar las licencias en
determinados departamentos o secciones de la empresa, a efecto de no entorpecer su
normal funcionamiento.
El último párrafo fue Adicionado por el Artículo 23 de la Ley N° 44 de 12 de
agosto de 1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto de 1995.
Artículo 161. Solamente podrán realizarse las siguientes retenciones y descuentos:
El importe del impuesto sobre la renta ;
La cuota del seguro social, en la parte que debe abonar el trabajador;
El pago de las deudas que el trabajador contraiga con el empleador en concepto de
anticipos de salarios o pagos hechos en exceso. Estas obligaciones serán amortizadas
por el trabajador durante la vigencia del contrato, según mutuo acuerdo, pero en
ningún caso los descuentos en este concepto, podrán ser superiores al quince por
ciento del salario devengado en el respectivo período de pago;
El pago de las cuotas mensuales por la compra de casas habitaciones a la entidad
vendedora o a una institución crediticia, hasta el treinta por ciento de salario;
El pago de cuotas para asociaciones cooperativas, de ahorros y bancos obreros;
El pago de pensiones alimenticias a favor de quienes tuvieran derecho a exigir
alimentos, siempre que el descuento fuere decretado y ordenado por autoridad
competente;
El excedente de las cuantías inembargables del salario, será embargable hasta en un
quince por ciento;
El pago de las cuotas sindicales ordinarias y extraordinarias;
Las sumas que el trabajador deba pagar en concepto de arrendamiento de su vivienda
hasta un treinta por ciento de su salario, cuando el arrendador sea una institución
oficial o un particular sujeto a la fijación de cánones máximos por las autoridades
competentes;
Los pagos por ventas a crédito de artículos elaborados o que se vendan en la empresa,
siempre que no exceda de diez por ciento;
Las sumas que el trabajador autorice le sean descontadas para cubrir préstamos
bancarios y créditos comerciales, hasta por un veinte por ciento de su salario;
Estas autorizaciones de descuento son irrevocables y de forzoso cumplimiento por
parte del empleador;
Los que se establezcan por la ley; y,
El total de las deducciones o retenciones que autoriza este artículo en ningún caso
excederá del cincuenta por ciento del salario en dinero, salvo que se trate de pensiones
alimenticias.
Este Artículo fue Modificado por el Artículo 1 del Decreto de Gabinete N° 76 de
18 de abril de 1972, publicado en la Gaceta Oficial N° 17.803 de 21 de abril de
1972.
Por medio de la Ley 64 de 18 de diciembre de 1961, publicada en la Gaceta
Oficial N° 14.534 de 19 de diciembre de 1961, se establece la suspensión de
descuento en el mes de diciembre.
Artículo 162. Se declara inembargable el salario hasta el importe del mínimo legal.
Es también inembargable la cuantía completa de las sumas que perciban los
trabajadores en concepto de vacaciones, jubilaciones, pensiones e indemnizaciones
establecidas en este Código, convenciones colectivas, contratos o pactos individuales
y planes o prácticas de la empresa.
Este Artículo fue Modificado por el Artículo 24 de la Ley N° 44 de 12 de agosto
de 1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto de 1995.
Artículo 163. Ningún funcionario judicial podrá ordenar descuentos de los salarios de
los trabajadores, por embargo o transacción, superiores al porcentaje máximo
establecido en esta sección, y si lo hiciere, el empleador no estará obligado a cumplir
la orden correspondiente, y comunicará de inmediato al Tribunal la razón por la cual
no puede practicar los descuentos.
En caso de infracción de esta norma, el funcionario judicial que a sabiendas de la
ilegalidad del descuento, lo mantenga, incurrirá en causal de suspensión del cargo y,
en caso de reincidencia, quedará obligado a la restitución de las sumas
correspondientes.
Artículo 164. El salario de los trabajadores no será objeto de compensación alguna,
judicial o extrajudicial.
Artículo 165. Las deudas contraídas por los trabajadores con sus empleadores ni los
anticipos de salarios devengarán intereses, salvo que se trate de préstamos para la
adquisición de vivienda, caso en el cual estos préstamos pueden devengar intereses
legales.
Artículo 166. En caso de quiebra o insolvencia del empleador, el importe de los
salarios, prestaciones e indemnizaciones adeudadas a los trabajadores gozarán de
prelación sobre cualquier otro crédito, incluidos los preferentes, y los que existan a
favor del Estado y la Caja de Seguro Social, salvo los garantizados con derechos
reales sobre determinados bienes. El crédito preferente de que gozan los trabajadores
surte efectos sobre todos los bienes del empleador.
Por medio de la Sentencia de 21 de enero de 1998, el Pleno de la Corte Suprema
de Justicia declara que este Artículo es Constitucional. Aparece en el Registro
Judicial de enero de 1998.
Artículo 167. Los trabajadores podrán ejercitar el crédito preferente de que trata el
artículo 166, sin necesidad de entrar ni participar en el concurso de acreedores que se
forme.
El Juez de trabajo procederá a la ejecución de los bienes del empleador insolvente,
que fueren necesarios para el pago de los salarios e indemnizaciones, y bastará para
ello la previa comunicación que realice el Juez de trabajo al juzgado donde se tramite
el concurso de acreedores.
Realizada la comunicación de que trata el párrafo anterior, el Curador estará obligado
a pagar lo adeudado por el empleador insolvente, dentro de los treinta días siguientes a
partir de la notificación, e imputará el pago a los gastos de administración. En caso de
insuficiencia de fondos, el Juez respectivo autorizará la venta de bienes para cubrir el
pago de lo adeudado.
Artículo 168. Sin perjuicio de las retenciones fiscales y de seguridad social, al
terminar la relación de trabajo sólo podrán hacerse al trabajador los descuentos
previstos en el artículo 161 correspondiente al último salario y por obligaciones
exigibles.
No será válida la cláusula por la cual la terminación de la relación de trabajo
determine el vencimiento de una obligación a cargo del trabajador.
Artículo 169. En todo caso de mora o falta de pago de salarios, vacaciones,
prestaciones e indemnizaciones establecidas en este Código a favor del trabajador,
causarán intereses a la tasa de diez por ciento anual, desde el momento en que sea
exigible la obligación.
Artículo 170. En toda sentencia de condena al pago de salarios se impondrá, además
de lo dispuesto en el artículo anterior, el pago de un recargo de diez por ciento sobre la
suma reconocida en ese concepto.
Artículo 171. Las infracciones a lo que se dispone en este capítulo se sancionará con
multa de veinticinco a quinientos balboas impuesta por las autoridades administrativas
o jurisdiccionales de trabajo, que serán duplicadas, en caso de reincidencia.
Sección Tercera
Salario Mínimo
Por medio del Decreto Ejecutivo N° 59 de 19 de julio de 2000, publicado en le
Gaceta Oficial N° 24.101 de 21 de julio de 2000, se establece el nuevo salario
mínimo.
Artículo 172. Todo trabajador tiene derecho a percibir un salario mínimo que cubra
las necesidades normales de su hogar, en el orden material, moral y cultural, el cual se
fijará periódicamente con el fin de mejorar su nivel de vida, y en atención a las
condiciones particulares de cada región y actividad industrial, comercial o agrícola.
Además, podrán fijarse salarios mínimos por profesión u oficio.
Por medio de la Ley N° 8 de 30 de abril de 1981, publicada en la Gaceta Oficial
N° 19.310 de 5 de mayo de 1981, se establece que el trabajador que labore
menos de veinte horas semanales percibirá un recargo de diez centésimos de
balboas (B/.0.10) por hora, sobre el salario mínimo.
Artículo 173. El salario mínimo constituye la cantidad menor en dinero que debe
pagar el empleador al trabajador, fijado por unidad de tiempo para la región, actividad
o profesión de que se trate.
Artículo 174. El salario mínimo será fijado periódicamente, por lo menos cada dos
años, atendiendo a la recomendación de la Comisión Nacional de Salario Mínimo y
por decreto del Órgano Ejecutivo.
Artículo 175. Cuando no se hubiere fijado el salario mínimo para determinada
profesión u oficio, se aplicará el señalado en la actividad donde se preste el servicio.
Artículo 176. La fijación del salario mínimo modifica automáticamente la cláusula de
salarios de los contratos y convenciones de trabajo que estipulen una inferior.
Artículo 177. Para la determinación del salario mínimo se tendrá en cuenta:
Las diferencias regionales en el costo de vida;
La política económica y social general del país, en los aspectos del desarrollo nacional
integral y sostenido;
La política de empleo y de redistribución de ingresos;
La naturaleza y el riesgo del trabajo;
Las condiciones, el tiempo y el lugar en que se realice el trabajo; y,
Cuando fuere procedente, las diferencias entre las profesiones u oficios.
Artículo 178. Los salarios mínimos fijados por el Órgano Ejecutivo, se aplicarán a
cada actividad industrial, comercial o agropecuaria a que se refieran. Si un
establecimiento industrial, comercial o agropecuario se dedica a varias actividades, le
será aplicable a cada una de ellas el salario mínimo decretado para la respectiva
actividad. No obstante, si un trabajador presta servicios indistintamente en varias
actividades desarrolladas por el establecimiento, tendrá derecho a devengar el salario
mínimo más favorable. El salario mínimo por profesión u oficio se aplicará sólo
cuando fuere más favorable al trabajador que el fijado para la actividad donde se
preste el servicio.
Artículo 179. Los miembros de la Comisión Nacional de Salario Mínimo o los de las
Juntas Especiales que ésta nombre, deberán visitar los lugares de trabajo durante las
horas de actividad, para los efectos de formular adecuadamente sus recomendaciones.
Las empresas comerciales, industriales (agropecuarias), o de cualquier otra índole
están obligadas a suministrar a la Comisión Nacional de Salario Mínimo las
informaciones que ésta requiera para el cumplimiento de los fines legalmente
asignados.
Artículo 180. Las infracciones a las normas contenidas en este capítulo, serán
sancionadas por las autoridades administrativas o jurisdiccionales de trabajo con multa
de cien a quinientos balboas la cual será duplicada en caso de reincidencia.
CAPÍTULO IV
REGLAMENTO INTERNO DE TRABAJO Y COMITÉ DE EMPRESA
Artículo 181. El reglamento interno de trabajo tendrá por objeto precisar las
condiciones obligatorias a que deben someterse el empleador y sus trabajadores con
motivo de la ejecución o prestación de servicios.
Corresponde al empleador la dirección de la empresa y para ello impartirá las órdenes
instrucciones, reglamentos y directrices, convenientes para el logro de los objetivos de
la empresa.
El Ministerio de Trabajo y Bienestar Social, en cumplimiento de los artículos 183 y
184 del Código de Trabajo sólo podrá objetar o desaprobar las disposiciones del
reglamento interno de trabajo que viole lo dispuesto por los artículos 182 y 190 del
Código de Trabajo. Para tales efectos deberá indicar con claridad, mediante resuelto,
en qué consiste la violación y sólo podrá requerir al empleador que incluya
disposiciones adicionales en el reglamento interno de trabajo que hagan falta de
conformidad con el artículo 185 del Código de Trabajo.
Los últimos dos párrafos fueron Adicionados por el Artículo 1 de la Ley 27 N° de
24 de diciembre de 1990, publicada en la Gaceta Oficial 21.694 de 28 de
diciembre de 1990.
Artículo 182. El reglamento interno de trabajo será elaborado por el empleador de
acuerdo con las leyes, decretos, convenciones, contratos vigentes que le afecten,
costumbres y usos de la empresa, conforme a la tramitación señalada en el artículo
siguiente.
El reglamento interno de trabajo aprobado en los términos que se dispone en este
capítulo quedará como parte integrante del contrato de trabajo de las personas que
laboran en la empresa adoptante.
El Ministerio de Trabajo y Bienestar Social, deberá aprobar o desaprobar, total o
parcialmente, el reglamento interno de trabajo que se le presente dentro del término de
ciento veinte (120) días calendarios a partir de la notificación correspondiente a los
trabajadores; pasados los cuales, sin que lo hubiera objetado o desaprobado, se tendrá
desde entonces por aprobado y el Ministerio de Trabajo y Bienestar Social queda
obligado a expedir las constancias y certificaciones respectivas, sin perjuicio de las
sanciones que correspondan al funcionario responsable de la mora.
El último párrafo fue Adicionado por el Artículo 2 de la Ley N° 27 de 24 de
diciembre de 1990, publicada en la Gaceta Oficial N° 21.694 de 28 de diciembre
de 1990.
Artículo 183. Todo reglamento interno de trabajo debe:
Ser elaborado en proyecto y presentado al Ministerio de Trabajo y Bienestar Social,
por el empleador;
Haberse pedido la opinión, por medio del Ministerio de Trabajo y Bienestar Social,
con anterioridad a su aprobación y en cuanto a sus aspectos jurídicos, sociales y
económicos, al sindicato de trabajadores respectivo, y en defecto de éste, a los
trabajadores de la empresa;
Ser aprobado por el Ministerio de Trabajo y Bienestar Social previo informe de los
servicios técnicos de la direcciones generales de trabajo;
Ser puesto en conocimiento de los trabajadores con quince días de anticipación, por lo
menos, a la fecha en que comenzará a regir; y,
Estar escrito con caracteres fácilmente legibles y colocado permanentemente en lugar
visible.
Artículo 184. Cuando el empleador pretenda obtener del Ministerio de Trabajo y
Bienestar Social la modificación del reglamento interno de trabajo, será indispensable
poner la solicitud respectiva en conocimiento del sindicato o grupo de trabajadores.
Sin embargo, tratándose de la modificación de las normas a los cuales se refieren los
ordinales 1, 2, 3, 5 y 7, del artículo 185, será requisito necesario el previo
consentimiento del sindicato de trabajadores respectivo, y en su defecto, el de los
trabajadores de la empresa.
Cuando se trate de solicitudes de modificaciones con el objeto de subsanar omisiones
en el reglamento, bastará que la respectiva solicitud sea puesta en conocimiento del
sindicato o grupo de trabajadores.
En todos estos casos será necesario cumplir con los requisitos señalados en el artículo
183.
Artículo 185. El reglamento interno de trabajo comprenderá el cuerpo de normas de
orden técnico y administrativo necesarias para la buena marcha de la empresa, así
como las relativas a la higiene, primeros auxilios y seguridad en las labores, y en
especial las siguientes:
Las horas de entrada y salida de los trabajadores, el tiempo destinado para las
comidas y el período o períodos de descanso durante la jornada;
El lugar y el momento en que deben comenzar y terminar las jornadas de trabajo;
La forma de remuneración y el lugar, día y hora de pago;
Las disposiciones disciplinarias y la forma de aplicarlas;
Toda sanción disciplinaria debe corresponder a una falta previamente tipificada y ser
proporcional a la gravedad de ésta. Se prohíben las sanciones que involucren la
suspensión del trabajador por un lapso mayor de tres días y las de naturaleza
pecuniaria. Podrá realizar el empleador descuentos de los salarios de sus trabajadores,
con motivo de tardanzas o ausencias injustificadas, pero limitados al tiempo efectivo a
que correspondan las tardanzas y ausencias;
La designación de los primeros miembros del Comité de Empresa, ante quienes
podrán formularse las peticiones de mejoramiento y reclamos en general, y la manera
de formular unas y otras, sin perjuicio de los organismos y procedimientos que en
sustitución sean establecidos en convenciones colectivas;
Las labores que no deben ejecutar las mujeres, ni los menores de dieciséis años;
El tiempo y forma en que los trabajadores deben someterse a los exámenes médicos,
previos o periódicos, así como a las medidas profilácticas que dicten las autoridades;
y,
Las demás reglas o indicaciones que, según la naturaleza de cada empresa, sean
necesarias para mantener la mayor higiene, regularidad y seguridad en el trabajo.
El reglamento interno de trabajo no podrá vulnerar los derechos consignados en los
contratos y convenciones de trabajo o mantenidos por los usos de la empresa, que
tengan los trabajadores al momento de la aprobación de dicho reglamento.
Artículo 186. En todo centro de trabajo, empresa o establecimiento, que ocupe a
veinte o más trabajadores, funcionará un Comité de Empresa, constituido de modo
paritario, por dos representantes del empleador y dos trabajadores sindicalizados,
designados anualmente por el sindicato respectivo. Donde no exista sindicato, los
trabajadores no organizados elegirán a sus representantes.
El empleador o sus representantes y el sindicato o los trabajadores, podrán someter a
discusión del Comité de Empresa cuestiones relativas a la producción, a la
productividad y a su mejoramiento, a la capacitación de los trabajadores y otros
asuntos similares.
El Comité de Empresa, a solicitud de parte interesada, tendrá la atribución de
conciliar, en las controversias que surjan con motivo de incumplimiento de las
obligaciones del trabajador o del empleador.
Queda en todo momento, a disposición de las partes, la vía expedita ante las
autoridades administrativas o jurisdiccionales de trabajo.
Este Artículo fue Modificado por el Artículo 25 de la Ley N° 44 de 12 de agosto
de 1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto de 1995.
Artículo 187. El Comité de Empresa conocerá de las sanciones disciplinarias
impuestas por el empleador, sin perjuicio de que el trabajador impugne posteriormente
dichas sanciones ante las autoridades administrativas o jurisdiccionales de trabajo.
El Comité de Empresa deberá resolver en término de 48 horas, contadas a partir del
momento en que el trabajador afectado formule su reclamación ante el comité.
Sin embargo, el trabajador podrá, si así lo prefiere, acudir directamente a la autoridad
de trabajo, prescindiendo del anterior trámite. La sola impugnación de las sanciones
disciplinarias no suspende el cumplimiento de éstas, sin perjuicio de la reparación que
corresponda.
Artículo 188. Previamente a la aplicación de una sanción disciplinaria por parte del
empleador, el trabajador tiene el derecho de ser oído y de ser acompañado por un
asesor designado por el Sindicato.
A ningún trabajador se le podrá imponer dos sanciones disciplinarias por la comisión
de la misma falta.
Artículo 189. Cuando la aprobación de nuevas disposiciones legales lo hagan
necesario, el Ministerio de Trabajo y Bienestar Social, de oficio o a petición de
cualquier trabajador de la empresa o del sindicato respectivo, puede ordenar la
revisión obligatoria de los reglamentos internos de trabajo ya aprobados, a fin de que
sean introducidas a los mismos reformas, modificaciones, supresiones o adiciones,
según lo exijan los derechos consagrados en las nuevas normas.
Los empleadores que tuvieran reglamentos internos de trabajo aprobados por el
Ministerio de Trabajo y Bienestar Social, tendrán el plazo de un año, a partir de la
vigencia de este Código para gestionar la aprobación de uno nuevo, sujeto al
procedimiento y condiciones establecidos en este capítulo.
Artículo 190. Se prohíbe la aprobación de reglamentos internos de trabajo que
contengan condiciones de prestación de servicios que puedan afectar la salud y
seguridad del trabajador.
Artículo 191. En toda empresa o establecimiento donde laboren diez o más
trabajadores, el empleador está obligado a adoptar un reglamento interno de trabajo.
Artículo 192. Las infracciones a las disposiciones de este capítulo se sancionarán con
multa de cincuenta a doscientos cincuenta balboas, impuesta por la Direcciones
Generales o Regionales de Trabajo.
CAPÍTULO V
INVENCIONES DURANTE LA RELACIÓN DE TRABAJO
Artículo 193. Las invenciones obtenidas durante el proceso de trabajo, en cuanto a los
derechos al nombre y a la propiedad, se regirán por las siguientes reglas:
Si las invenciones fuesen de empresa, o sea, aquéllas en las que predomina el proceso,
los equipos, la tecnología, los elementos de programación informática, las
instalaciones, los métodos y procedimientos, de la empresa, sin distinción de persona
o personas en particular, tales invenciones serán de propiedad del empleador.
Si se tratase de la invenciones de servicios, esto es, las realizadas por trabajadores
contratados especialmente para investigarlas, estudiarlas y obtenerlas, la propiedad de
la invención corresponderá al empleador; pero el inventor o los inventores tendrán
derechos a que sus nombres se les reconozcan como autores de la invención.
Si las invenciones fuesen libres, o sea, aquellas donde predomina la fuerza del ingenio
y la meditación, o el descubrimiento por mero acaso de uno o más trabajadores,
pertenecerán a la persona o personas que las realicen, aún cuando hubiese surgido por
motivo del trabajo o la explotación.
En cualquier caso, tanto el empleador como el trabajador, estarán obligados a guardar
el secreto de invención.
Si la invención se produjere como resultado de la relación de terceras personas al
servicio de la organización social de los trabajadores, se aplicarán los mismos
principios que establecen
los numerales anteriores.
Este Artículo fue Modificado por el Artículo 26 de la Ley N° 44 de 12 de agosto
de 1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto de 1995.
Artículo 194. Si por la explotación de una invención de servicio, el empleador
pudiese obtener ganancias que no guardan proporción en relación con la
remuneración del trabajador, éste tendrá derecho a recibir una adecuada
indemnización especial, no inferior al diez por ciento de las utilidades netas del
empleador.
Artículo 195. Cuando se trate de invenciones libres, el trabajador o el sindicato dueño
de una invención, sólo podrá renunciar a la propiedad, patentada o no, en beneficio del
empleador o de un tercero, en virtud de un contrato posterior a la invención.
Este Artículo fue Modificado por el Artículo 27 de la Ley N° 44 de 12 de agosto
de 1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto de 1995.
Artículo 196. Los contratos en virtud de los cuales el trabajador transmita
previamente al empleador o a terceras personas sus derechos de autor, respecto a
obras literarias, música, artes gráficas o de cualquier otra naturaleza donde la ley
reconozca derechos de autor, habrán de hacerse por escrito, ante autoridad
competente, y gozando el trabajador de modo irrenunciable, además del precio, de un
diez por ciento de las utilidades netas que perciba el empleador por un plazo de cinco
años.
Se excluyen de este precepto los escritos de publicidad, relaciones, anuncios y otros
medios semejantes propios de la vida comercial.
TÍTULO V
ALTERACIÓN Y SUSPENSIÓN
CAPÍTULO I
ALTERACIÓN DE LAS CONDICIONES DE TRABAJO
Artículo 197. Las condiciones del contrato de trabajo solamente podrán ser
modificadas:
Por la Convención Colectiva de trabajo y el reglamento interno de trabajo en los casos
y con
las limitaciones previstas en este Código.
Por el mutuo consentimiento.
En estos casos se permitirá la alteración siempre que no conlleve directa o
indirectamente una disminución, renuncia, dejación o adulteración de cualquier
derecho reconocido a favor del trabajador.
La alteración de las condiciones de trabajo que infrinja esta norma será ineficaz y el
trabajador podrá pedir, a su opción, el cumplimiento de las condiciones contractuales
originales o dar por terminado el contrato, por causa imputable al empleador.
Artículo 197-A. No se considerarán como alteración unilateral, las órdenes impartidas
por el empleador en la ejecución del contrato de trabajo que impliquen movilidad
funcional u horizontal del trabajador, siempre que sean compatibles con su posición,
jerarquía, fuerzas, aptitudes, preparación y destrezas. Lo anterior se aplicará siempre
que no conlleve disminución de la remuneración o salario y no afecte la dignidad o
autoestima del trabajador, o le provoque perjuicios relevantes o riesgos mayores en la
ejecución del trabajo. La movilidad podrá ejercerse:
Por necesidad de la organización de la empresa, del trabajo o de la producción, por
variaciones en el mercado o por innovaciones tecnológicas;
En los casos previstos en la Convención Colectiva; y,
En los términos en que para cada oportunidad se convenga con el sindicato, con el
Comité de Empresa donde no exista sindicato, o directamente con el trabajador o los
trabajadores respectivos.
La movilidad podrá ser de duración temporal o permanente.
En este último caso, la movilidad funcional permanente se entenderá como un
traslado, y el trabajador recibirá el salario básico superior y los beneficios básicos
superiores correspondientes a la nueva posición, conforme a la clasificación de
puestos o, en su defecto, a los niveles de salario acostumbrados en la empresa. En todo
caso, el trabajador no está obligado a aceptar el traslado cuando no se cumpla con lo
dispuesto en el primer párrafo de este artículo.
Cuando la movilidad sea temporal, la duración de ésta será pactada con el sindicato, o
con el trabajador o los trabajadores, excepto que se trate de reemplazo de un
trabajador en uso de licencia; el trabajador que deba prestar servicios en una posición
clasificada superior, recibirá del empleador una bonificación que no será inferior a los
niveles de salarios básicos o a la costumbre, establecidos para la categoría en la
empresa, durante el tiempo que desempeñe la nueva posición, y regresará a su salario
y condiciones laborales anteriores al momento de reincorporarse a su puesto original.
La movilidad no podrá afectar el ejercicio del derecho de libertad sindical y, en
general, no deberá interferir con el desempeño del cargo sindical que ostente el
trabajador con fuero sindical, según lo previsto en el artículo 383 de este Código.
Tampoco podrá afectar a la trabajadora con fuero de maternidad, conforme al artículo
116.
Este artículo se entiende sin perjuicio de lo pactado en las convenciones colectivas.
Este Artículo fue Adicionado por el Artículo 28 de la Ley N° 44 de 12 de agosto
de 1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto de 1995.
CAPÍTULO II
SUSPENSIÓN DE LOS EFECTOS DEL CONTRATO
Artículo 198. La suspensión de los efectos del contrato de trabajo, en lo relativo a las
obligaciones de prestar el servicio y, cuando la ley no disponga lo contrario, de pagar
el salario, no implica su terminación ni extingue los restantes derechos y obligaciones
que emanen de los mismos, en especial en cuanto al reintegro al trabajo y la
continuidad del contrato.
Artículo 199. Son causas de suspensión temporal de los efectos de los contratos de
trabajo, sin responsabilidad para el trabajador y el empleador:
La enfermedad o accidente de carácter no profesional que conlleve incapacidad
temporal del trabajador, cuando exceda del fondo de licencia por enfermedad y hasta
por un período de duración que no excederá de un año. Esta suspensión surtirá
efectos, a partir de la fecha en que se produjo la incapacidad, según conste en la
certificación expedida por un médico al servicio del Estado;
El arresto del trabajador, o su prisión preventiva seguida de sentencia absolutoria,
hasta por el término de un año, a partir de la fecha en que comenzó la prisión o el
arresto, siempre que, dentro de los diez días siguientes, se le comunique al empleador
la circunstancia que imposibilite la prestación de servicios, salvo que éste tuviere
conocimiento del arresto o prisión, por otro medio.
No obstante, el empleador tendrá la obligación de abonar los salarios, si la prisión
preventiva fue motivada por denuncia fundada en hechos falsos o acusación
particular, formuladas por el propio empleador, y fuese concluido el proceso con
sobreseimiento o sentencia absolutoria;
La licencia de que trata los numerales 16 y 17 del artículo 128 para el desempeño de
una comisión sindical o del Estado;
La licencia de la trabajadora por gravidez;
La incapacidad del trabajador motivada por un accidente o enfermedad profesional,
siempre que no fuere de carácter absoluta permanente;
La licencia o permiso temporal concedida al trabajador por su empleador, a solicitud
del primero;
La huelga declarada en la forma prevista en este Código, sin perjuicio de la obligación
del empleador de pagar los salarios de sus trabajadores en los supuestos previstos por
la ley;
La fuerza mayor o caso fortuito cuando tenga como consecuencia necesaria,
inmediata y directa la paralización temporal de las actividades de la empresa, del
establecimiento u obra del empleador por un período mínimo de una semana.
Esta causa de suspensión surtirá efectos desde la fecha en que se produjo el hecho que
la constituye, conforme a esta norma, salvo los casos en que pese a la paralización de
las actividades, la prestación del servicio resultase necesaria por razones de cuidado,
mantenimiento, o a fin de evitar graves perjuicios económicos a la empresa; y,
La incapacidad económica para la prosecución de actividades de la empresa, no
imputable al empleador y por un período mínimo de una semana. En este caso la
suspensión surtirá efectos a partir de la fecha en que sea autorizada por el Ministerio
de Trabajo y Bienestar Social, previa comprobación de que ella mejoraría la
situación de la empresa, de modo que ésta pueda reanudar operaciones normalmente.
El numeral 1 fue Modificado por el Artículo 29 de la Ley N° 44 de 12 de agosto
de 1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto de 1995.
Artículo 200. Desde el momento en que inicie el contrato de trabajo, el trabajador
comenzará a crear un fondo de licencia por incapacidad, que será de doce horas por
cada veintiséis jornadas servidas o de ciento cuarenta y cuatro horas al año, y del cual
podrá disfrutar total o parcialmente con goce de salario completo, en caso de
enfermedad o accidente no profesional comprobado.
Dicha licencia podrá acumularse hasta por dos años seguidos y ser disfrutada en todo
o en parte durante el tercer año de servicio.
Cuando el trabajador no tuviere derecho al beneficio del seguro social y hubiere
agotado el fondo de licencia acumulado, tendrá derecho a que se le extienda la
licencia por enfermedad, deduciéndola de las vacaciones ganadas. Si los beneficios
del seguro social no se le reconocen por mora o culpa del empleador, éste deberá
pagar el subsidio correspondiente.
Los certificados de incapacidad deben ser expedidos por facultativos idóneos, estar
prenumerados, contener el número de registro que la Dirección General de Salud le
otorga al facultativo, el nombre completo del éste, la dirección, el número de teléfono
y el nombre de la institución pública, ya sea la Caja de Seguro Social o el Ministerio
de Salud, o clínica privada donde labora el facultativo.
No tendrá validez el certificado que incumpla estos requisitos, salvo que por razones
del lugar de su expedición no sea posible cumplir con alguna de estas exigencias. El
facultativo tendrá la obligación de mantener, en el expediente del trabajador, una
copia de cada certificado con el diagnóstico o motivo por el cual se da la incapacidad.
Los dos últimos párrafos fueron Adicionados por el Artículo 30 de la Ley N° 44
de 12 de agosto de 1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto
de 1995.
Artículo 201. Si el contrato de trabajo fuese suspendido por fuerza mayor o caso
fortuito, el empleador tendrá la obligación de comprobar el hecho de que la constituye
ante la Dirección General de Trabajo, dentro de los tres días siguientes a la fecha de la
suspensión.
Presentada la solicitud ante la Dirección General de Trabajo, ésta con la previa
audiencia del sindicato respectivo, o en su defecto, la representación de los
trabajadores, se pronunciará dentro de los tres días siguientes sobre la existencia o
inexistencia de la causal alegada por el empleador.
Artículo 202. Si la Dirección General de Trabajo no encontrare comprobada la fuerza
mayor o caso fortuito invocada por el empleador como causa de la suspensión,
ordenará el reintegro inmediato de los trabajadores y el pago de los salarios
correspondientes a los días de suspensión de labores.
Artículo 203. Si se encontrare justificada la causal alegada, la Dirección General de
Trabajo señalará, según las circunstancias, el término de suspensión de los contratos
de trabajo, por un mínimo de una semana y hasta por un máximo de un mes.
El empleador podrá solicitar prórroga de la suspensión de los contratos de trabajo,
comprobando ante la Dirección Regional o General de Trabajo con audiencia de los
trabajadores que persisten las condiciones que impiden la reanudación de las
actividades de la empresa.
De encontrar, la Dirección Regional o General de Trabajo, justificada la causal
alegada podrá prorrogar por períodos sucesivos de treinta (30) días la suspensión de
los contratos de trabajo, hasta por período máximo de cuatro (4) meses.
Este Artículo fue Modificado por el Artículo 3 de la Ley N° 13 de 11 de octubre
de 1990, publicada en la Gaceta Oficial N° 21.645 de 16 de octubre de 1990.
Artículo 204. La resolución que se dicte, en los casos del artículo anterior, será
inmediatamente notificada por la Dirección General de Trabajo personalmente al
empleador y a los trabajadores mediante avisos que se insertarán, por tres días
consecutivos, en un periódico de la localidad de amplia difusión, si lo hubiere. En las
localidades donde no existe periódico de la calidad mencionada, la Dirección General
de Trabajo podrá notificar a los trabajadores por cualquier otro medio.
Si el empleador no fuere notificado dentro de las veinticuatro horas siguientes a la
fecha de la resolución, ésta se realizará mediante el envío de la copia por telégrafo o
correo certificado a la dirección o domicilio del empleador. Esta notificación se
reputará hecha personalmente al empleador desde la fecha en que es recibida por la
respectiva Administración de Correos.
Cuando a juicio de la Dirección General de Trabajo, no fuere posible reanudar las
actividades del empleador a la expiración del término máximo de suspensión, los
trabajadores podrán dar por terminados los contratos de trabajo con los efectos
señalados en el Título VI de este Libro.
Artículo 205. Vencido el plazo de suspensión, los trabajadores deberán reincorporarse
a su trabajo al día siguiente del vencimiento, salvo que pueden justificar su
inasistencia y ofrezcan reintegrarse una vez que desaparezca el impedimento.
Artículo 206. Lo dispuesto en los artículos 201, 203, 204 y 205 se aplicará para los
casos de suspensión por incapacidad económica, pero sujeto a la previa autorización
de la suspensión por las autoridades administrativas del trabajo.
Artículo 207. El empleador es responsable por la paralización de sus actividades
laborales originadas por cualquier causa, con excepción de las suspensiones colectivas
expresamente autorizadas en los ordinales 7, 8, 9 del artículo 199.
Las suspensiones de los contratos de trabajo en los casos señalados en los ordinales 3,
4, 5, 6 y 7, del artículo 199, en cuanto a su duración y efectos, se regirán por las
disposiciones especiales contenidas en este Código.
Artículo 208. Son efectos de la suspensión de los contratos de trabajo, en el período
de su duración, interrumpir para el trabajador la obligación de prestar el servicio
convenido y para el empleador la de pagar los salarios de esos lapsos, cuando la ley no
determine expresamente lo contrario, pero correrán a cargo de éste todas la otras
obligaciones surgidas con anterioridad y por motivo de la prestación del servicio.
El período de suspensión de los contratos de trabajo no afectará la antigüedad de
servicios de los trabajadores y, en consecuencia, se computará para la determinación
de todas las indemnizaciones y prestaciones establecidas en este Código, derivadas de
la antigüedad en el trabajo. No obstante, si el término de suspensión fuere superior a
quince días en el curso de once meses, se descontará por el empleador al liquidar las
vacaciones anuales, salvo en los casos previstos en los ordinales 4, 5 y 7 del artículo
199.
Artículo 209. Las infracciones a lo que se dispone en este capítulo, se sancionarán
con multas de cincuenta a trescientos balboas impuestas por las autoridades
administrativas o jurisdiccionales de trabajo.
TÍTULO VI
TERMINACIÓN DE LAS RELACIONES DE TRABAJO
CAPÍTULO I
CAUSAS DE TERMINACIÓN
Artículo 210. La relación de trabajo termina:
Por mutuo consentimiento, siempre que conste por escrito y no implique renuncia de
derechos;
Por la expiración del término pactado;
Por la conclusión de la obra objeto del contrato;
Por la muerte del trabajador;
Por la muerte del empleador, cuando conlleve como consecuencia ineludible la
terminación de contrato;
Por la prolongación de cualquiera de las causas de suspensión de los contratos por un
término que exceda del máximo autorizado en este Código para la causa respectiva, a
petición del trabajador;
Por el despido fundado en causa justificada, o la renuncia del trabajador; y,
Por decisión unilateral del empleador, con las formalidades y limitaciones establecidas
en este capítulo.
Artículo 211. El empleador no podrá poner término a la relación de trabajo por
tiempo indefinido, sin que medie alguna causa justificada prevista por la ley y según
las formalidades de ésta.
Artículo 212. Se exceptúan de lo dispuesto en lo artículo anterior, los siguientes
casos:
Trabajadores que tengan menos de dos años de servicios continuos;
Trabajadores domésticos;
Trabajadores permanentes o de planta, de pequeñas empresas, agrícolas, pecuarias,
agroindustriales o manufactureras. Se consideran tales, las siguientes: agrícolas o
pecuarias con diez o menos trabajadores; agroindustriales con veinte o menos
trabajadores y manufactureras con quince o menos trabajadores;
Trabajadores en naves dedicadas al servicio internacional;
Aprendices; y,
Trabajadores de establecimientos en ventas de mercancía al por menor y empresa con
cinco o menos trabajadores, salvo el caso de los establecimientos financieros de
seguros y bienes raíces.
En los casos a que se refiere este artículo, además de pagar al trabajador la
indemnización prevista en el artículo 225, el empleador deberá notificarle el despido
con treinta días de anticipación o abonarle la suma correspondiente al preaviso. El
plazo de preaviso comenzará a contarse a partir del período de pago siguiente a la
notificación.
En estos casos, no se producirán salarios caídos por despido injustificado, salvo que se
invoque una causal del artículo 213 del Código de Trabajo y no se pruebe la
justificación del despido. En estos casos no se producirán recargos.
Para los trabajadores domésticos y trabajadores que laboren en naves dedicadas al
servicio internacional, regirán las normas especiales respectivas.
Este Artículo fue Modificado por el Artículo 31 de la Ley N° 44 de 12 de agosto
de 1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto de 1995.
Artículo 213. Son causas justificadas que facultan al empleador para dar por
terminada la relación de trabajo:
A. De naturaleza disciplinaria
El haber sufrido engaño de parte del trabajador, mediante la presentación de
documentos o certificados falsos, que le atribuyan cualidades, aptitudes o facultades
de que carezca, cuando el contrato o su modificación se celebre en atención a dichas
condiciones especiales. El derecho del empleador de terminar el contrato por esta
causa, caducará al mes, a partir de la fecha en que se compruebe la falsedad. Cuando
no se trate de certificación de idoneidad para el ejercicio de una profesión, este plazo
no excederá de un año, contado desde la fecha del inicio de la relación de trabajo;
Incurrir el trabajador, durante sus labores, en actos de violencia, amenazas o injurias
en contra del empleador, sus familiares o de miembros del personal directivo de la
empresa o negocio, o de los compañeros de trabajo, excepto que hubiere mediado
provocación;
Cometer el trabajador, fuera del centro de trabajo, en contra del empleador, o de
miembros del personal directivo de la empresa o negocio, o de sus compañeros de
trabajo, uno de los actos descritos en el numeral anterior, si por razón de la gravedad
de los mismos fuese imposible la continuación del contrato;
La revelación por parte del trabajador, sin la autorización de su empleador, de secretos
técnicos, comerciales o de fabricación o la divulgación de asuntos de carácter
administrativo reservados, cuya divulgación pueda causar perjuicios al empleador;
Incurrir el trabajador, durante la ejecución del contrato, en faltas graves de probidad u
honradez, o la comisión de delito contra la propiedad, en perjuicio directo del
empleador.
Cometer el trabajador, de modo intencional, durante el desempeño de sus labores o
con motivo de ellas, un daño material en las máquinas, herramientas, materias primas,
productos, edificios y demás objetos relacionados de modo inmediato con el trabajo;
Causar el trabajador, con culpa de su parte, los daños materiales contemplados en el
numeral anterior con la condición de que fuesen graves y que la culpa del trabajador
sea la única causa del prejuicio;
Comprometer el trabajador con su imprudencia o descuido inexcusable, la seguridad
del lugar donde se realicen las labores o de las personas que allí se encuentren;
Negarse el trabajador manifiesta y reiteradamente a adoptar las medidas preventivas y
los procedimientos indicados para evitar los riesgos profesionales;
Desobedecer el trabajador, sin causa justificada, y en perjuicio del empleador, las
órdenes impartidas por éste o sus representantes en la dirección de los trabajos,
siempre que fuesen indicadas con claridad, y se refieran de modo indirecto a la
ejecución del trabajo contratado;
La inasistencia del trabajador a sus labores, sin permiso del empleador o sin causa
justificada, durante dos lunes en el curso de un mes, seis en el curso de un año, o tres
días consecutivos o alternos en el período de un mes. Para los efectos de este numeral
se tendrá como lunes el día que siga a uno de fiesta o duelo nacional; La reincidencia
en el abandono del trabajo por parte del trabajador que comprende la salida
intempestiva e injustificada del centro de trabajo durante las horas de labores, sin
permiso del empleador o de quien lo represente, o la negativa reiterada a trabajar sin
causa justificada en la prestación convenida.
La reincidencia del trabajador, en el término de un año, en infringir las prohibiciones
previstas en los numerales 3, 4, y 5 del artículo 127;
La comisión por parte del trabajador de confianza de actos u omisiones, dentro o fuera
del servicio que conlleven la pérdida de la confianza del empleador;
El acoso sexual, la conducta inmoral o delictiva del trabajador durante la prestación
del servicio; y,
La falta notoria del rendimiento, calificado de acuerdo con sistemas y reglamentos
concretos de evaluación técnica y profesional, previamente aprobados por el
Ministerio de Trabajo y Bienestar Social o acordados en una Convención
Colectiva.
B. De naturaleza no imputable
La inhabilidad originaria o la ineficiencia manifiesta del trabajador o la pérdida de la
idoneidad exigida por Ley para el ejercicio de la profesión, que haga imposible el
cumplimiento de las obligaciones esenciales del contrato.
Esta causa sólo podrá ser invocada por el empleador dentro del término de seis meses,
a partir de la fecha de inicio de la prestación de servicio;
La sentencia ejecutoriada que imponga al trabajador una pena de prisión o reclusión, o
el hecho de que el trabajador que sufra pena de arresto o prisión preventiva no realice
oportunamente la notificación prevista en el ordinal 2 del artículo 199, o el transcurso
del término de un año a partir de la fecha de detención;
El reconocimiento al trabajador por el sistema de previsión de la pensión de
jubilación, o invalidez permanente y definitiva, previa comprobación de que percibirá
la pensión respectiva durante el mes siguiente;
La incapacidad mental o física del trabajador, debidamente comprobada, o la pérdida
de la idoneidad exigida por la ley para el ejercicio de la profesión, que haga imposible
el cumplimiento de las obligaciones esenciales del contrato;
La expiración del plazo de un año, a partir de la fecha de suspensión del
contrato, motivada por enfermedad o accidente no profesional del trabajador;
Este numeral fue derogado por el Artículo 62 de la Ley N° 42 de 27 de agosto de
1999, publicada en la Gaceta Oficial N° 23.876 de 31 de agosto de 1999, en la cual
se establece la equiparación de oportunidades para las personas con
discapacidad.
La incapacidad del empleador cuando conlleve como consecuencia ineludible la
terminación del contrato; y,
La fuerza mayor o caso fortuito, que conlleve como consecuencia necesaria,
inmediata y directa la paralización definitiva de las actividades del empleador.
C. De naturaleza económica
El concurso o la quiebra del empleador;
La clausura de la empresa o la reducción definitiva de los trabajos, debido a la
incosteabilidad notoria y manifiesta de la explotación o al agotamiento de la materia
objeto de la actividad extractiva; y,
La suspensión definitiva de las labores inherentes al contrato o la disminución
comprobada de las actividades del empleador, debidas a crisis económicas graves,
incosteabilidad parcial de las operaciones por razón de disminución de la producción,
o por innovaciones en los procedimientos y equipos de fabricación, o revocación o
caducidad de una concesión administrativa, cancelación de pedidos u órdenes de
compra, o la disminución en la actividad productiva de la empresa en los pedidos u
órdenes de compra o en las ventas, u otra causa análoga debidamente comprobada por
la autoridad competente.
Estos casos de despido por causas económicas se aplicarán las siguientes reglas:
Se empezará por los trabajadores de menor antigüedad dentro de las categorías
respectivas;
Una vez aplicada la regla anterior, se preferirá, para determinar la permanencia en el
empleo, a los trabajadores panameños respecto de quienes no lo sean; a los
sindicalizados respecto de quienes no lo estén, y los más eficientes, respecto a los
menos eficientes;
Las mujeres en estado de gravidez, aún si no estuvieren amparadas preferentemente
por las reglas anteriores, se despedirán en último lugar, si fuere absolutamente
necesario y previo cumplimiento de las formalidades legales; y,
En igualdad de circunstancias, luego de aplicadas las reglas anteriores, los
trabajadores amparados por el fuero sindical tendrán preferencia sobre los demás para
su permanencia en el empleo.
Los numerales 1, 13, 15 y 16 del acápite A; los numerales 4 y 5 del acápite B, y el
numeral 3 del acápite C fueron Modificados por la Ley N° 44 de 12 de agosto de
1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto de 1995.
Artículo 214. El empleador debe notificar previamente y por escrito al trabajador la
fecha y causa o causas específicas del despido o de la terminación de la relación de
trabajo. Posteriormente no podrá el empleador alegar válidamente causales distintas a
las contenidas en la notificación.
Artículo 215. Cuando el despido tuviese como causa una de las señaladas en el
acápite C del artículo 213, el empleador deberá comprobar la causa respectiva ante las
autoridades administrativas de trabajo.
En los casos de que trata este artículo, el despido sin el cumplimiento de los requisitos
señalados en el inciso anterior, se consideran de pleno derecho injustificado. Sin
embargo, si al vencimiento de plazo de sesenta días calendarios, la autoridad
administrativa de trabajo no ha resuelto la solicitud, el empleador podrá proceder al
despido, el cual se considerará plenamente justificado quedando obligado al pago de
la indemnización que establece el artículo 225.
Este Artículo fue Modificado por el Artículo 2 de la Ley N° 8 de 30 de abril de
1981, publicada en la Gaceta Oficial N° 19.310 de 5 de mayo de 1981.
Por medio de la Sentencia de 29 de junio de 1993, el Pleno de la Corte Suprema
de Justicia declara que este Artículo es Constitucional. Aparece en el Registro
Judicial de junio de 1993.
Artículo 216. La autoridad administrativa de trabajo a quien corresponda decidir
sobre la autorización previa para la terminación del contrato o para el despido por las
causas señaladas en el artículo 215 notificará personalmente al trabajador o
trabajadores respectivos la solicitud del empleador, concediéndoles un término de tres
días para aducir pruebas. La autoridad practicará las pruebas dentro de un término
razonable y de inmediato fallará concediendo o negando la autorización pedida.
Notificadas las partes, éstas podrán apelar del fallo ante el superior jerárquico
correspondiente y el recurso se concederá en el efecto suspensivo.
Artículo 217. Es facultativo del empleador, antes de proceder a la notificación del
despido por cualquiera de las causas señaladas en los acápites A, B y numeral 1 del
acápite C del artículo 213, obtener de los Tribunales de Trabajo autorización previa
para despedir, la cual se tramitará conforme a las normas del proceso abreviado.
Artículo 218. En los contratos de trabajo por tiempo indefinido, el trabajador a quien
se le comunique despido podrá solicitar a las Juntas de Conciliación y Decisión, o a
los Tribunales de Trabajo en aquellos lugares donde no funcionen las juntas, el
reintegro al cargo que desempeñaba o que se le pague la indemnización prevista en el
artículo 225. Si en el proceso correspondiente el empleador no prueba la causa
justificada del despido o la resolución previa que lo autoriza, la sentencia reconocerá
el derecho solicitado por el trabajador, del pago de los salarios caídos, los que se
computarán así:
Hasta por un máximo de tres meses a partir de la fecha de despido, para aquellos
trabajadores que entren a laborar después de la vigencia de la presente ley.
Hasta por un máximo de cinco meses, para aquellos trabajadores que se encuentren
laborando a la fecha de entrar en vigencia la presente ley.
Los procesos laborales que se estén tramitando en los Tribunales antes de entrar en
vigencia la presente ley y que impliquen pagos de prestaciones laborales, salarios
caídos o indemnización se regirán por las normas vigentes al momento de entrada en
vigencia de la presente ley.
La sentencia deberá expresar que el pago de la indemnización se hará del fondo de
cesantía cotizado por el empleador, o en su defecto, por éste directamente, quien
deberá pagar además, las otras cargas del proceso.
Las Juntas de Conciliación y Decisión fallarán en un término no mayor de tres meses,
a partir de la presentación de la demanda. La sanción por violación a lo antes señalado
queda sujeto a lo establecido en el Código de Trabajo.
El Ministerio de Trabajo establecerá las Juntas de Conciliación y Decisión que sean
necesarias, para el cumplimiento de los fines de este artículo y, especialmente, para
evitar la acumulación de salarios caídos.
Este Artículo fue Modificado por el Artículo 33 de la Ley N° 44 de 12 de agosto
de 1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto de 1995.
Artículo 219. En los casos en que se ordene el reintegro, el empleador podrá dar por
terminada la relación laboral, pagando la indemnización correspondiente más un
recargo, que se computará así:
De cincuenta por ciento sobre la indemnización correspondiente para aquellos
trabajadores que se encuentren laborando en la empresa al momento de entrar en
vigencia la presente ley.
De veinticinco por ciento sobre la indemnización correspondiente para aquellos
trabajadores que entren a laborar a partir de la vigencia de la presente ley, siempre y
cuando el empleador no esté al día en el fondo de cesantía.
Además, deberá pagar los salarios caídos en la forma que señala la sentencia
respectiva, de conformidad con el artículo 218.
El empleador tendrá el plazo de un mes para hacer efectivo el reintegro o el pago de la
indemnización con el recargo y los salarios caídos, hasta la fecha en que se dé el
reintegro o el pago de la indemnización; tal plazo correrá a partir del día siguiente a la
fecha de ejecutoriada la sentencia.
En los casos contemplados en los numerales 3 y 6 del artículo 212 de este Código, el
pago de la indemnización a que se refiere este artículo, podrá hacerse, en un plazo no
mayor de seis meses, previa comprobación fehaciente, ante el Juez o la Junta, de la
mala situación económica de la empresa, y siempre que dichos pagos no sean menores
que el equivalente del salario promedio que percibe por mes el trabajador despedido.
Este Artículo fue Modificado por el Artículo 34 de la Ley N° 44 de 12 de agosto
de 1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto de 1995.
Artículo 220. Ordenado el reintegro, el trabajador despedido injustificadamente debe
ser reincorporado a su trabajo inmediatamente, o dentro del segundo día hábil
siguiente a la ejecutoria de la resolución respectiva, en las mismas condiciones
existentes antes del despido.
En caso de renuencia del empleador, el Juez de oficio, o a petición de parte, decretará
su apremio corporal, como culpable de desacato al Tribunal.
Artículo 221. El derecho del trabajador de reclamar por razón de despido injustificado
prescribe en el término de sesenta días hábiles contados a partir de la separación. Este
plazo rige para reclamar el reintegro o la indemnización por despido injustificado, con
pago en ambos casos de salarios caídos. El reclamo por la sola indemnización por
despido injustificado y demás prestaciones derivadas de la terminación de la relación
de trabajo prescribe al año, contado a partir de la fecha de separación.
Este Artículo fue Modificado por el Artículo 5 de la Ley N° 8 de 30 de abril de
1981, publicada en la Gaceta Oficial N° 19.310 de 5 de mayo de 1981.
Artículo 222. El trabajador podrá dar por terminada la relación de trabajo, sin causa
justificada, mediante notificación escrita al empleador con quince días de anticipación,
salvo que se trate de trabajador técnico, caso en el cual la notificación debe darse con
dos meses de anticipación. La notificación que no fuere firmada con la intervención
de una autoridad administrativa de trabajo o delegado, o ratificada ante ella, no podrá
ser invocada posteriormente por el empleador.
El trabajador responsable de no realizar la notificación previa de que trata el párrafo
anterior, quedará obligado a pagarle al empleador una cantidad equivalente a una
semana de salarios, suma que podrá ser deducida del importe de la prima de
antigüedad de servicios, cuando tuviere derecho a ella.
Artículo 223. Son justas causas que facultan al trabajador para dar por terminada la
relación de trabajo, con derecho a percibir el importe de la indemnización por despido
injustificado, las siguientes:
El haber sufrido engaño por parte del empleador, respecto de las condiciones de
trabajo;
La falta de pago por parte del empleador del salario completo que legalmente le
corresponde, en las condiciones convenidas o acostumbradas;
La alteración unilateral por parte del empleador de las condiciones de trabajo;
La conducta inmoral del empleador durante el trabajo;
La injuria, calumnia, vías de hecho o mal tratamiento del empleador contra el
trabajador o sus familiares;
La ejecución por parte de un dependiente del empleador o de una de las personas que
convivan con él, con su autorización expresa o tácita, de alguno de los actos
enumerados en el numeral anterior, contra el trabajador o sus familiares;
El haber causado el empleador directamente o por medio de sus familiares o
dependientes, y con malicia, un perjuicio material en las herramientas o útiles de
trabajo del trabajador;
Estar el empleador, un miembro de su familia, su representante en la dirección de las
labores, u otro empleado padeciendo de una enfermedad contagiosa, siempre que el
trabajador deba permanecer en contacto inmediato con el enfermo;
El incumplimiento por parte del empleador, de las medidas de seguridad, salud e
higiene prescritas en este Código, sus respectivos reglamentos y en las demás
disposiciones legales;
La imprudencia o descuido inexcusables del empleador que comprometan la
seguridad del lugar donde se realicen las labores o de las personas que allí se
encuentren;
La violación por parte del empleador de alguna de las prohibiciones contenidas en el
artículo 138;
La falta grave del empleador al cumplimiento de las obligaciones que le impongan la
ley o el contrato;
Todo acto del empleador, o de sus representantes, que tenga por objeto inducir al
trabajador a cometer un acto ilícito, inmoral o contrario a sus convicciones políticas o
religiosas; y,
La aparición en el proceso de trabajo de causas imprevistas perjudiciales a la salud o a
la vida del trabajador y que no fueren corregidas en el plazo que fijen las autoridades
competentes después de acoger la respectiva denuncia.
CAPÍTULO II
INDEMNIZACIONES
Artículo 224. A la terminación de todo contrato por tiempo indefinido, cualquiera que
sea la causa de la terminación, el trabajador tendrá derecho a recibir de su empleador
una prima de antigüedad, a razón de una semana de salario por cada año laborado,
desde el inicio de la relación de trabajo. En el evento de que algún año de servicio no
se cumpliera entero desde el inicio de la relación o en los años subsiguientes, tendrá
derecho a la parte proporcional correspondiente.
Parágrafo: Al trabajador que se encuentre laborando al momento en que empieza a
regir el fondo de cesantía, se le computará este derecho desde tal fecha. El período
laborado con anterioridad le será pagado igualmente a la terminación de la relación de
trabajo, siempre que hubiese prestado servicios al empleador de manera continua
durante diez años o más.
Este Artículo fue Modificado por el Artículo 35 de la Ley N° 44 de 12 de agosto
de 1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto de 1995.
Por medio de la Sentencia de 22 de mayo de 1978, el Pleno de la Corte Suprema
de Justicia declara que este Artículo es Constitucional. Aparece en el Registro
Judicial de mayo de 1978.
Artículo 225. Sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo anterior, si se tratase de
contrato por tiempo indefinido cuya terminación fuese por despido injustificado o sin
la autorización previa necesaria, el trabajador que opte por la indemnización cuando el
juzgador haya resuelto el pago de ésta, tendrá derecho a recibir de su empleador una
indemnización conforme a la siguiente escala:
Al tiempo de servicios anterior al 2 de abril de 1972, se aplicará la siguiente escala :
Si el tiempo de servicios fuere menor de un año, el salario equivalente a una semana
por cada tres meses de trabajo, y en ningún caso la indemnización será inferior a una
semana de salario;
Si el tiempo de servicios fuere de uno a dos años, el salario equivalente a una semana
por cada dos meses de trabajo;
De dos a cinco años de trabajo, tres meses de salario;
De cinco a diez años de trabajo, cuatro meses de salario;
De diez a quince años de trabajo, cinco meses de salario;
De quince a veinte años de trabajo, seis meses de salario; y,
De más de veinte años de trabajo, siete meses de salario.
Esta escala no se aplicará en forma combinada.
Al tiempo de servicios posterior al 2 de abril de 1972, se aplicará la siguiente escala :
Por el tiempo de servicios menor de un (1) año, el salario equivalente a una semana
por cada tres meses de trabajo, y en ningún caso la indemnización será inferior a una
semana de salario;
Por el tiempo de servicios de uno a dos años, el salario equivalente a una semana por
cada dos meses de trabajo;
Por el tiempo de servicios de dos a diez años, el salario de tres semanas adicionales
por cada año de trabajo;
Por más de diez años adicionales de servicios, el salario de una semana adicional por
cada año de trabajo;
Esta escala se aplicará en forma combinada, distribuyendo el tiempo de servicios
prestados en cada uno de los numerales anteriores, según corresponda.
En los casos de prestaciones de servicios que comprendieren lapsos anteriores y
posteriores al 2 de abril de 1972, se aplicarán separadamente las escalas mencionadas.
Para las relaciones de trabajo que se inicien a partir de la vigencia de la presente ley, la
indemnización será el equivalente a 3.4 semanas de salario por cada año laborado en
los diez primeros años; y cada año posterior a los diez años, será indemnizado con el
equivalente de una semana de salario por cada año. Estas indemnizaciones no podrán
combinarse con ninguna otra escala.
En ambos casos, indicados en este acápite, de no cumplirse algún año completo, se
pagará la proporcionalidad correspondiente.
La indemnización contemplada en este artículo también se pagará cuando la
terminación de la relación de trabajo se produzca por cualquiera de las causas
establecidas en el acápite C del artículo 213.
Queda prohibido el pago en especie de la prima de antigüedad, la indemnización y los
recargos sobre ésta a que hubiere lugar.
Este Artículo fue Modificado por el Artículo 36 de la Ley N° 44 de 12 de agosto
de 1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto de 1995.
Artículo 226. Para la determinación del importe de la prima de antigüedad se
entenderá como salario por cada año de servicios prestados por el trabajador el
promedio del total de la remuneración percibida por éste durante los últimos cinco (5)
años trabajados.
El monto de la indemnización por despido injustificado se determinará conforme a lo
dispuesto en el artículo 149.
Artículo 227. Cuando el contrato de trabajo fuese por tiempo definido o para la
ejecución de una obra determinada, el empleador que lo haga terminar, sin justa causa,
antes del vencimiento del plazo o la total ejecución de la obra, quedará obligado a
pagar una indemnización a favor del trabajador, igual a los salarios que debía percibir
durante el tiempo restante del contrato.
Artículo 228. Cuando el empleador diere por terminado el contrato, sin justa causa,
antes de la fecha en que debía iniciarse la relación de trabajo, deberá indemnizar al
trabajador los perjuicios sufridos. La indemnización no será inferior a un mes de
salario, excepto los contratos celebrados por un período inferior.
Artículo 229. Las infracciones a las disposiciones contenidas en este capítulo, serán
sancionadas con multas de cien a quinientos balboas que serán duplicadas en caso de
reincidencia, impuestas por el Juez de la causa o la Dirección General de Trabajo,
según sea el caso.
CAPÍTULO III
FONDO DE CESANTÍA
Artículo 229-A. En los contratos de trabajo por tiempo indefinido, los empleadores
establecerán un fondo de cesantía para pagar al trabajador, al cesar la relación de
trabajo, la prima de antigüedad y la indemnización por despidos injustificados o
renuncias justificadas.
Artículo 229-B. Para el establecimiento del fondo, el empleador cotizará
trimestralmente la cuota parte relativa a la prima de antigüedad del trabajador y el
cinco por ciento de la cuota parte mensual de la indemnización a que pudiese tener
derecho el trabajador, en el supuesto de que la relación de trabajo concluya por
despido injustificado o renuncia justificada.
Artículo 229-C. Las cotizaciones trimestrales a que se refiere el artículo anterior, se
depositarán, a través de fideicomisos, en entidades privadas autorizadas por la Ley 10
de 1993, para la administración de fondos complementarios de retiros y jubilaciones.
Tales entidades no serán subsidiarias del empleador ni afiliadas a éste.
Artículo 229-D. Para el manejo de las cotizaciones confiadas en fideicomiso, los
administradores calificados las invertirán de acuerdo con las estipulaciones de la Ley
10 de 1993 y sus reglamentos, y desempeñarán sus funciones siguiendo principios
universales de diversificación de cartera y preservación del capital.
De conformidad con lo establecido en el párrafo anterior, los administradores
procurarán la inversión en títulos hipotecarios, o con respaldo hipotecario, para
viviendas e inversiones en actividades económicas que generen mano de obra
intensiva en el país o que propicien la diversificación de la economía.
Los administradores podrán, a través de las instituciones de crédito, asignar parte de
las cotizaciones del fondo a programas de préstamos personales de menor cuantía para
los trabajadores, a intereses competitivos del mercado.
Artículo 229-E. Las cotizaciones sobre prima de antigüedad del trabajador se harán
con el fin de amparar el derecho individual de cada uno. El uso de estas cotizaciones
por parte del trabajador sólo será posible de conformidad con lo dispuesto en el
artículo 229-K. Las cotizaciones de indemnización serán consignadas a nombre del
empleador.
Los réditos que generen las cotizaciones por prima de antigüedad y por
indemnización, pertenecen y serán consignados a nombre del empleador.
Artículo 229-F. El empleador no está obligado a hacer la cotización trimestral
respectiva, en el caso de que las cotizaciones anteriormente hechas y sus réditos
cubran su pasivo en concepto de prima de antigüedad e indemnización. En el supuesto
de haberse cubierto sólo parte de ese pasivo, está obligado a cotizar únicamente por la
diferencia.
En el evento de que las cotizaciones con sus réditos excedan el pasivo del empleador
por prima de antigüedad e indemnización, es facultad de éste hacer retiros, total o
parcialmente, de la suma en exceso.
Artículo 229-G. Las cotizaciones que haga el empleador en virtud al fondo de
cesantía, constituyen un gasto deducible para efectos del impuesto sobre la renta. En el
evento de que el empleador haga los retiros a que se refiere el artículo anterior, debe
cubrir el impuesto sobre la renta por el monto de la suma retirada.
Las sumas consignadas en el fondo de cesantía, al igual que sus réditos, no serán
embargables por terceros, entendiéndose que sólo podrán serlo por el propio
trabajador para el cobro de su derecho a prima de antigüedad e indemnización, y hasta
por el monto a que tenga derecho.
Artículo 229-H. La administración contratada por el empleador queda obligada a
proporcionar a los trabajadores, trimestralmente y en forma individual, una constancia
de la suma que el empleador ha consignado para garantizar tal obligación.
La administradora queda igualmente obligada a proporcionar, al empleador y a los
trabajadores, una relación del estado de las cotizaciones por indemnización,
señalando, además, si se encuentran al día.
Artículo 229-I. Es potestativo del trabajador hacer aportaciones propias durante la
relación laboral al fondo de cesantía, en cuyo caso esas aportaciones y sus réditos se
registrarán en una cuenta individual.
Estas aportaciones y sus réditos no podrán ser tenidas en cuenta para ningún manejo
financiero o de capitalización por parte o a favor del empleador, y gozarán de los
mismos beneficios que las cotizaciones del empleador.
Artículo 229-J. Las sumas cotizadas por el empleador se consideran intransferibles a
terceras personas, salvo la prima de antigüedad en caso de muerte del trabajador.
Artículo 229 K. Durante la relación laboral, los trabajadores podrán comprometer las
sumas acumuladas a su favor en concepto de prima de antigüedad, en garantía para la
adquisición de bienes inmuebles o viviendas, previa comprobación de tal finalidad.
Artículo 229-L. Los trabajadores tendrán derecho, al finalizar la relación de trabajo, a
recibir las cotizaciones hechas por el empleador en concepto de prima de antigüedad,
cualquiera sea la causa. En caso de muerte del trabajador se aplicará lo establecido en
el artículo 155 del Código de Trabajo.
Las cotizaciones hechas por el empleador en concepto de indemnización serán
recibidas por el trabajador, en las siguientes situaciones:
Terminación de la relación de trabajo por despido injustificado, previa declaratoria de
la autoridad correspondiente.
Renuncia del trabajador con causa justificada, previa declaratoria de la autoridad
correspondiente.
Terminación de la relación de trabajo por mutuo acuerdo, que conste en documento
firmado por las partes, en el que se convenga en la entrega total o parcial de la
indemnización.
Es facultad del trabajador recibir, total o parcialmente, la suma a que tenga derecho al
finalizar la relación de trabajo o mantenerla depositada como ahorro o capitalización,
en cuyo caso regirá lo consignado en el artículo 229-I.
Artículo 229-M. Las disposiciones de este capítulo no serán aplicables de manera
obligatoria a las empresas a que se refieren los numerales 3 y 6 del artículo 212 del
Código de Trabajo y a las cooperativas, salvo que ellas dispongan acogerse a tales.
Artículo 229-N. Los empleadores están obligados a constituir el fondo de cesantía,
sólo respecto de las primas de antigüedad e indemnización que se causen a partir de la
fecha de vigencia del fondo, conforme a este capítulo, a favor de los trabajadores
existentes en la empresa en ese momento y de aquellos que ingresen a ella
posteriormente. Los empleadores tendrán el plazo de seis meses, posteriores a la fecha
de entrada en vigencia de la presente ley, para cotizar al fondo y establecer los
contratos correspondientes de fideicomiso y administración.
La prima de antigüedad y la indemnización, causadas por relaciones anteriores a la
vigencia del fondo de cesantía, serán pagadas directamente al trabajador por el
empleador de conformidad con lo establecido en los artículos 224 y 225 de este
Código. Sin embargo, es potestativo de los empleadores incluir estos pasivos laborales
en el fondo de cesantía, en cuyo caso gozarán del derecho de deducción de tales
aportes, para los efectos del impuesto sobre la renta, en el año fiscal en que se hiciera
la inclusión.
Aquellas empresas que mantienen fideicomiso o cualquier otro sistema de cobertura
de la prima de antigüedad y/o indemnización por despido injustificado, podrán optar
por mantener este sistema o por el fondo.
Este Capítulo fue Adicionado por el Artículo 37 de la Ley N° 44 de 12 de agosto
de 1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto de 1995.
TÍTULO VII
CONTRATOS ESPECIALES
CAPÍTULO I
TRABAJADORES DOMÉSTICOS
Artículo 230. Trabajadores domésticos son los que prestan, en forma habitual y
continua, servicios de aseo, asistencia u otros propios del hogar de una persona o de
miembros de una familia.
Artículo 231. Las relaciones de los trabajadores domésticos se regirán por las
siguientes normas:
El contrato podrá ser verbal o escrito, pero en todo caso regirá la presunción prevista
en el artículo 69.
El trabajo de los domésticos no estará sujeto a horario, pero gozarán ellos por lo
menos de un descanso absoluto desde las 9 p.m. a 6 a.m. y de descanso semanal y
vacaciones anuales remuneradas. El empleado doméstico gozará de descanso
remunerado durante los días de fiesta o duelo nacional, salvo que el empleador le
ordene o permita la prestación del servicio, en cuyo caso el trabajo se pagará con un
recargo de ciento por ciento sobre el salario devengado.
En el contrato de trabajo relativo al servicio doméstico, las dos primeras semanas se
considerarán de prueba y cualquiera de las partes puede ponerle fin por su propia
voluntad, previo aviso verbal o veinticuatro horas, cuya existencia se presumirá
mientras no se pruebe lo contrario. Vencido el período probatorio, la parte que desee
ponerle término al contrato deberá notificar a la otra con un aviso previo de treinta
días, que podrá hacerse verbalmente.
Para que el empleador pueda terminar un contrato de servicio doméstico sin causa
justificada pagará una indemnización según el tiempo de servicios de la siguiente
manera:
De dos semanas hasta tres meses, el monto equivalente a una semana de salario;
De tres meses hasta un año, el monto equivalente a dos semanas de salario;
De un año a dos de servicios, el monto equivalente a un mes de salario;
De dos años a cuatro años de servicios, el monto equivalente a dos meses de salario;
De cuatro años a seis años de servicios, el monto equivalente a tres meses de salario;
De seis años a diez años de servicios, el monto equivalente a cuatro meses de salario;
De diez años a quince años de servicios, el monto equivalente a cinco meses de
salario;
De quince años a veinte años de servicios, el monto equivalente a seis meses de
salario; y
De veinte años de servicios en adelante, el monto equivalente a siete meses de salario.
El empleador podrá exigir, a su costo, como requisito esencial del contrato, antes de
formalizarlo, un certificado de salud, que será expedido gratuitamente, dentro de los
treinta días anteriores, por médicos al servicio de la Caja de Seguro Social, o
cualquier facultativo de otra institución del Estado.
Toda enfermedad infectocontagiosa del empleador o de las personas que habitan en
la casa donde se prestan los servicios domésticos, da derecho al trabajador para
poner término a su contrato, sin aviso previo, ni responsabilidad.
Igual derecho tendrá el empleador, salvo que la enfermedad haya sido contraída por
el trabajador doméstico por contagio del empleador o de las personas que habiten la
casa. En este caso, el trabajador tendrá derecho a una licencia hasta su total
restablecimiento y a que se le asista en su enfermedad con el pago de su salario
íntegro durante los primeros tres meses de ella.
Toda enfermedad del trabajador doméstico que no sea leve y que lo incapacite para
sus labores durante más de cuatro semanas, dará derecho al empleador a dar por
concluido el contrato una vez transcurrido dicho término, sin otra obligación que
pagar a la otra parte un mes de salario por cada año de trabajo continuo o fracción de
tiempo no menor de seis meses. Esta indemnización no podrá exceder del importe
correspondiente a tres meses de salario.
El trabajador doméstico tiene derecho a que su empleador le conceda los permisos
necesarios para asistir a una escuela, siempre y cuando sea compatible con su
jornada.
Salvo pacto en contrario, se presume que la remuneración del empleado doméstico
comprende, además del pago en dinero, el suministro de alimentos y habitación. La
alimentación deberá ser sana, abundante y nutritiva, y la habitación cómoda e
higiénica.
El empleador sufragará los gastos de sepelio del empleado doméstico. El
incumplimiento a las disposiciones de este capítulo, se sancionarán con multa de
veinticinco ó cien balboas, aplicada por la autoridad competente del Ministerio de
Trabajo y Bienestar Social o por los Tribunales de Trabajo.
Por medio de la Sentencia de 10 de agosto de 1994, el Pleno de la Corte Suprema
de Justicia declara que este Artículo es Constitucional. Aparece en el Registro
Judicial de agosto de 1994.
CAPÍTULO II
TRABAJADORES A DOMICILIO
Artículo 232. Este Artículo fue derogado por el Artículo 10 de la Ley N° 1 de 17
de marzo de 1986, publicada en la Gaceta Oficial N° 20.513 de 17 de marzo de
1986.
Artículo 233. Este Artículo fue derogado por el Artículo 10 de la Ley N° 1 de 17
de marzo de 1986, publicada en la Gaceta Oficial N° 20.513 de 17 de marzo de
1986.
CAPÍTULO III
TRABAJADORES DEL CAMPO
Artículo 234. Trabajadores del campo son los que ejecutan los trabajos propios y
habituales de la agricultura, de la ganadería o forestales, al servicio de uno o más
empleadores.
Los trabajadores de las explotaciones industriales forestales se regirán por las
disposiciones generales de este Código.
Artículo 235. Las relaciones de los trabajadores del campo se regirán por las
siguientes normas:
Cuando existan contratos de arrendamiento o colonato, el propietario del predio será
solidariamente responsable ante la ley laboral con el arrendatario o colono, si éste no
dispone de elementos propios suficientes para cumplir las obligaciones que deriven de
las relaciones con sus trabajadores.
Si existieren contratos de aparcería, el propietario del predio y el aparcero, serán
solidariamente responsables.
Serán tenidos como contratos de trabajo, para todos los efectos de este Código, los
contratos de aparcería y de colonato, si hubiere dependencia económica, de acuerdo
con las disposiciones de este Código.
Los empleadores tienen las obligaciones especiales siguientes:
Pagar los salarios en el sitio donde los trabajadores presten sus servicios y en períodos
de tiempo que no excedan de una quincena;
Si por disposición del empleador, o porque lo exigen las condiciones o modalidades
del servicio, el trabajador habite en el centro de trabajo, suministrarle habitaciones. En
el caso de trabajadores permanentes de la explotación agrícola estas viviendas deben
ser proporcionadas al número de familiares
o dependientes que convivían con él y deben tener un terreno contiguo, cuyo uso será
gratuito, para la cría de animales de corral.
En ambos casos las habitaciones serán gratuitas, adecuadas e higiénicas.
Este Artículo fue Modificado por el Artículo 2 de la Ley N° 1 de 17 de marzo de
1986, publicada en la Gaceta Oficial N° 20.513 de 17 de marzo de 1986.
CAPÍTULO IV
MAESTROS Y PROFESORES
Artículo 236. Son aplicables las disposiciones de este capítulo a los trabajadores que
se dediquen a la enseñanza de una ciencia o arte en establecimientos docentes
privados, de acuerdo con las siguientes normas:
El contrato se entiende celebrado por tiempo indefinido, salvo en los supuestos a que
se refiere el artículo 75, pero sólo se reconocerá el régimen de estabilidad, para los
propósitos de estos contratos, cuando los trabajadores hubieren prestado sus servicios
por más de dos años consecutivos.
El año escolar no excederá del tiempo señalado por los centros docentes oficiales.
El salario de un profesor de cátedra completa y de un maestro de horario regular, no
será en ningún caso inferior al salario básico inicial que, según su categoría, le
correspondería si trabajase en un establecimiento de docencia oficial. Esta regla
solamente se aplicará a los trabajadores que presten sus servicios en establecimientos
de enseñanza preprimaria, primaria, media académica, vocacional y universitaria.
Todos los maestros, profesores y directores de escuela tendrán derecho al pago de
vacaciones conforme a las disposiciones que rigen para los planteles oficiales de
enseñanza. Si hubiere abandono injustificado del puesto, sólo tendrán derecho a
percibir las vacaciones proporcionales que corresponda conforme al artículo 54.
Los períodos de suspensión de actividades docentes durante el año escolar o a la
terminación de éste serán remunerados, y excluyen las vacaciones legales en cuanto
excedan de un mes, conforme al ordinal anterior.
El establecimiento docente podrá exigir a los profesores o maestros:
Que se presenten a laborar en el lapso inmediatamente anterior al inicio de clases y
siempre que ese período no sea superior al que establezca el Estado para sus centros
docentes; y
La asistencia a seminarios o cursos de verano relacionados con su actividad docente y
previa aprobación de la medida por el Ministerio de Educación.
Sólo en estos dos casos se podrá reducir el tiempo de descanso efectivo, el cual nunca
será inferior al fijado por el Ministerio de Educación para los planteles oficiales.
Artículo 237. Es también causal de despido la evaluación de deficiencia en los
servicios del maestro o profesor, hecha de acuerdo con sistemas y reglamentos
previamente aprobados por el Ministerio de Educación.
CAPÍTULO V
AGENTES, VENDEDORES DEL COMERCIO Y TRABAJADORES
SIMILARES
Artículo 238. Los agentes de comercio, los vendedores, viajantes, impulsores y
promotores de ventas, cobradores y otros similares, son trabajadores de la empresa a
la que presten sus servicios, salvo que no ejecuten personalmente el trabajo o que
únicamente intervengan en operaciones aisladas.
Este Artículo fue Modificado por el Artículo 38 de la Ley N° 44 de 12 de agosto
de 1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto de 1995.
Artículo 239. El salario se regirá por las siguientes normas:
El salario a comisión puede comprender una prima sobre el valor de la mercancía
vendida o colocada sobre el pago inicial o sobre los pagos periódicos, o dos o las
tres de dichas primas.
El salario básico no será inferior al mínimo legal.
El derecho a percibir la remuneración nace:
Si se fija una prima única, en el momento en que se perfeccione la operación que le
sirva de base;
Si se fijan primas sobre los pagos periódicos, en el momento en que estos se hagan;
Si las comisiones por ventas se reconocen sólo cuando se hagan los pagos, las
comisiones se pagarán aún cuando aquellos se efectúen luego de terminada la
relación de trabajo.
Será ineficaz la cláusula en que se pacte o imponga que se retendrá o será reducida
la comisión sobre operaciones concertadas en caso de devolución de mercaderías
por causas no imputables al agente.
Artículo 240. El trabajador no podrá ser removido de la zona o ruta para la cual ha
sido contratado o 2[2]asignado, sin su consentimiento. Además deberá asegurársele el
mismo volumen de remuneración y los gastos de traslado.
Si la operación no fuere concertada por intermedio del agente, éste tendrá derecho a la
comisión siempre que se trate de una operación con un cliente de la zona o la lista
atribuida al agente, cuando se hubiere señalado zona o lista.
Todo agente que actúe fuera de su plaza, al finalizar cada gira gozará de un período de
descanso remunerado en una proporción de un día por cada siete días de viaje
realizado, sin perjuicio del descanso previsto en el artículo 41.
Por medio de la Ley 53 de 28 de agosto de 1975, publicada en la Gaceta Oficial
N° 17.928 de 17 de septiembre de 1975, se establece que el Ministerio de Trabajo
y Desarrollo Laboral conocerá y decidirá privativamente Demandas sobre la
aplicación del Artículo 240 del Código de Trabajo, para determinar si existe
alteración unilateral de la zona o ruta asignada al trabajador y en los casos de
autorización para el rediseño de zonas o rutas o inclusión en las mismas de
nuevos trabajadores por razones económicas, cuando no existiere acuerdo entre
las partes".
Artículo 241. Es causa especial de despido justificado la disminución importante y
reiterada del volumen de las operaciones por circunstancias imputables al trabajador.
Artículo 242. Los corredores de seguros que coloquen pólizas para dos o más
aseguradoras, con independencia del número de pólizas y/o del monto de las
comisiones que por dichas pólizas perciban, los agentes de comercio, vendedores,
viajantes, impulsores y promotores de ventas, cobradores y otros similares que
trabajen para varias empresas, o que no estén sujetos a horarios de trabajo, o a
registros de asistencia, no se considerarán trabajadores para todos los efectos legales.
Bastará que se dé cualquiera de las tres situaciones antes mencionadas, para que no se
configure la relación de trabajo a que hace referencia el artículo 62 del presente
Código.
Este Artículo fue Modificado por el Articulo 39 de la Ley N° 44 de 12 de agosto
de 1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto de 1995.
Por medio de la Sentencia de 5 de septiembre de 1997, el Pleno de la Corte
Suprema de Justicia declara que el segundo párrafo de este Artículo es
Constitucional. Aparece en el Registro Judicial de septiembre de 1997.
CAPÍTULO VI
ARTISTAS, ACTORES, MÚSICOS Y LOCUTORES
Artículo 243. Las disposiciones de este capítulo se aplicarán a los trabajadores
artistas, actores, músicos y locutores que actúen en teatros, cines, centros nocturnos o
de variedades, circos, radio y televisión, salas de doblaje y grabación, o en cualquier
otro local donde se transmita la voz o la música, cualquiera que sea el procedimiento
que se use.
Artículo 244. Las relaciones descritas en el artículo anterior se regirán por las
siguientes normas:
El contrato de trabajo puede ser por tiempo definido o por tiempo indefinido, para
varias temporadas, o para la celebración de una o varias funciones, representaciones o
actuaciones;
El salario podrá estipularse por unidad de tiempo, para una o varias temporadas o para
una o varias funciones, representaciones o actuaciones;
En los casos de representaciones públicas, la prestación del trabajador no podrá
exceder de cinco horas ininterrumpidas por espectáculo, debiendo alternarse en
períodos de actuación y descanso. En los locales en los que, por razón de su forma de
operar, no pueden ajustarse a lo anterior, podrá acordarse, con la respectiva
organización social a que se encuentre afiliado el artista, músico o locutor,
condiciones distintas;
Tratándose de locutores, la semana laborable diurna no podrá exceder de cuarenta y
cinco horas. Los descansos en las medias jornadas no serán inferiores a una hora;
Todo trabajador músico o artista tendrá derecho a siete días de vacaciones
remuneradas por cada tres meses de trabajo con el mismo empleador;
Cuando el contrato se celebre por un término inferior a tres meses y superior a dos
semanas, el descanso remunerado no podrá ser inferior a cinco días;
Los trabajadores quedarán cubiertos por el régimen común de vacaciones cuando el
contrato sea celebrado por un término superior a cinco meses y siempre que laboren,
al menos, cuatro veces a la semana; En todo establecimiento de primera categoría en
que se lleven a cabo bailes o actividades similares se contratará, al menos una vez
mensual, una orquesta panameña. El Órgano Ejecutivo podrá reglamentar esta materia
y para ello deberá tener en cuenta la capacidad económica de la empresa;
Todo establecimiento que desee contratar orquestas extranjeras deberá tener a su
servicio una orquesta nacional; y,
Los trabajadores que presten sus servicios como locutores, narradores o animadores
deben ser de nacionalidad panameña.
Se exceptúan de la presente disposición los animadores o narradores que formen parte
de un grupo organizado extranjero que haga presentaciones temporales en el país y los
extranjeros que a la fecha de vigencia de este Código estuviesen legalmente facultados
para trabajar como animadores, locutores o narradores.
Por medio de la Ley 10 de 8 de enero de 1974, publicada en la Gaceta Oficial N°
17.518 de 23 de enero de 1974, se dictan normas para proteger a los Artistas y
Trabajadores de la Música Nacional. La misma fue reglamentada por medio del
Decreto Ejecutivo N° 38 de 12 de agosto de 1985, publicado en la Gaceta Oficial
N° 20.381 de 30 de agosto de 1985.
CAPÍTULO VII
TRABAJO DE AUTOTRANSPORTE
Artículo 245. Las relaciones entre los chóferes, conductores, cobradores y demás
trabajadores que presten sus servicios a bordo de auto transporte de pasajeros, de
carga o mixtos, tales como autobuses, camiones, camionetas o automóviles y los
propietarios o concesionarios de estos vehículos, quedan sujetas a las disposiciones de
este Código y a las reglas especiales del presente capítulo.
Las estipulaciones que en cualquier forma desvirtúen la naturaleza laboral de la
relación anterior, no producen ningún efecto legal.
Artículo 246. El propietario del vehículo, y el concesionario son solidariamente
responsables de las obligaciones derivadas de las relaciones de trabajo y de la ley.
Para estos efectos, cuando el vehículo estuviere sujeto a venta con reserva de dominio,
por propietario se entenderá exclusivamente a quien hubiere comprado el vehículo
sujeto a tal limitación.
Artículo 247. Queda prohibido a los trabajadores:
El uso de bebidas embriagantes durante la prestación del servicio y en las seis horas
anteriores a su iniciación.
Usar narcóticos o drogas alucinógenas dentro o fuera de sus horas de trabajo, sin
prescripción médica.
Antes de iniciar el servicio, el trabajador deberá poner el hecho en conocimiento del
empleador y presentarle la prescripción que lo habilite para trabajar, suscrita por un
médico.
Artículo 248. Los trabajadores tienen las obligaciones especiales siguientes:
Tratar al pasajero con cortesía y esmero, y a la carga con precaución;
Someterse a los exámenes médicos periódicos que establezcan las leyes y demás
normas de salubridad;
Cuidar el buen funcionamiento de los vehículos e informar al empleador de cualquier
desperfecto que observen;
Hacer durante el viaje las reparaciones de emergencia que permitan sus
conocimientos;
Observar al máximo los reglamentos de tránsito y las indicaciones técnicas que dicten
las autoridades o el empleador; y,
Abstenerse de recoger carga o pasajeros, si ello no forma parte de sus obligaciones;
Artículo 249. Los empleadores tienen las siguientes obligaciones especiales:
Pagar los gastos de hospedaje y alimentación de los trabajadores, cuando se prolongue
o retarde el viaje por causas que no sean imputables a éstos;
Hacer las reparaciones para garantizar el buen funcionamiento del vehículo y la
seguridad de los trabajadores, usuarios y público en general;
Dotar a los vehículos de las herramientas y refacciones indispensables para las
reparaciones de emergencia; y,
Observar las disposiciones de los reglamentos de tránsito sobre condiciones de
funcionamiento y seguridad de los vehículos.
Artículo 250. Es causal especial de despido justificado la negativa a efectuar el viaje
contratado o su interrupción sin causa justificada. Será considerada en todo caso causa
justificada de negativa del viaje, la circunstancia de que el vehículo no reúna las
condiciones de seguridad indispensables para garantizar la vida de los trabajadores y
del público en general.
CAPÍTULO VIII
TRABAJO EN EL MAR Y EN LAS VÍAS NAVEGABLES
Este Capítulo fue derogado por el Artículo 143 del Decreto Ley N° 8 de 26 de
febrero de 1998, publicado en la Gaceta Oficial N° 23.490-A de 28 de febrero de
1998.
CAPÍTULO IX
CONTRATO DE LA CONSTRUCCIÓN
Artículo 279. Para los efectos del presente capítulo se entiende por obras o
actividades de construcción las que tienen por objeto la edificación en cualquiera de
sus ramas, que incluye su reparación, alteración y ampliación; la demolición,
movimiento de tierra y la ejecución de obras de ingeniería civil, mecánica y eléctrica.
Artículo 280. Cuando las obras o labores de construcción se ejecuten a la intemperie
y fuese necesaria su paralización por motivo de lluvia, por cuanto que su continuación
pudiere implicar un peligro para la salud de los trabajadores, o fuere inconveniente, a
juicio del empleador, los trabajadores tendrán derecho a percibir un cincuenta por
ciento de los salarios correspondientes al período de la jornada ordinaria de labores
paralizadas, si ésta fuere mayor de una hora. La primera hora de paralización de
labores de una jornada será íntegramente remunerada por el empleador.
CAPÍTULO X
CONTRATO DE APRENDIZAJE
Artículo 281. Este Artículo fue derogado por el Artículo 52 del Decreto Ley N° 4
de 7 de enero de 1997, publicado en la Gaceta Oficial N° 23.201 de 11 de enero de
1997.
LIBRO II
RIESGOS PROFESIONALES
TÍTULO I
HIGIENE Y SEGURIDAD EN EL TRABAJO
Artículo 282. Todo empleador tiene la obligación de aplicar las medidas que sean
necesarias para proteger eficazmente la vida y la salud de sus trabajadores; garantizar
su seguridad y cuidar de su salud, acondicionando locales y proveyendo equipos de
trabajo y adoptando métodos para prevenir, reducir y eliminar los riesgos
profesionales en los lugares de trabajo, de conformidad con las normas que sobre el
particular establezcan el Ministerio de Trabajo y Bienestar Social, la Caja de
Seguro Social y cualquier otro organismo competente.
Artículo 283. Para la protección adecuada de la salud de los trabajadores, se
adoptarán y aplicarán las siguientes medidas mínimas en los lugares de trabajo:
Que los desechos y residuos no se acumulen;
Que la superficie y la altura de los locales de trabajo sean suficientes para impedir
aglomeración de los trabajadores y para evitar obstrucciones causadas por
maquinarias, materiales y productos;
Que exista alumbrado suficiente y adaptado a las necesidades del caso, ya sean
natural, artificial o de ambas clases;
Que se mantengan condiciones atmosféricas adecuadas;
Que se provean instalaciones sanitarias y medios necesarios para lavarse, así como
agua potable en lugares apropiados, en cantidad suficiente y condiciones
satisfactorias;
Que se provean vestuarios para cambiarse de ropa al comenzar y terminar el trabajo;
Que se establezcan lugares apropiados para que los trabajadores puedan consumir
alimentos o bebidas en los locales de trabajo;
Que, en lo posible, se eliminen o reduzcan los ruidos y vibraciones perjudiciales a la
salud de los trabajadores; y,
Que las sustancias peligrosas sean almacenadas en condiciones de seguridad.
Artículo 284. Con el fin de prevenir, reducir y eliminar los riesgos que amenacen la
seguridad y la salud de los trabajadores en los lugares de trabajo, se adoptarán
medidas para:
Que se reemplacen las sustancias, operaciones o técnicas nocivas, por otras inocuas o
menos nocivas;
Que se impida el desprendimiento de substancias nocivas y que se proteja a los
trabajadores contra las radiaciones peligrosas;
Que se ejecuten los trabajos peligrosos en locales o edificios separados en los que
estén ocupados el menor número posible de trabajadores;
Que se apliquen aparatos mecánicos para la evacuación o ventilación, o cualquier otro
medio apropiado para eliminar polvo, humo, gas, fibras, nieblas o los vapores nocivos,
cuando no sea posible evitar la exposición de los trabajadores a esas substancias por
cualquiera de los procedimientos anteriores; y,
Que se provea a los trabajadores de la ropa y del equipo, así como de cualquier otro
medio de protección individual que fuere necesario, para protegerlos contra los efectos
de los agentes nocivos. La ropa y el equipo individual de protección serán facilitados
por el empleador, teniendo la obligación el trabajador de usarlos.
Artículo 285. Los trabajos a domicilio quedan sometidos a las disposiciones de
higiene y seguridad en el trabajo, pero las obligaciones recaerán, según el caso, sobre
los que realicen el trabajo.
Artículo 286. El empleador tendrá además, la obligación de informar a sus
trabajadores todo lo concerniente a la protección de la maquinaria y los instruirá sobre
los peligros que entraña la utilización de las máquinas y las precauciones que deben
observar. Deberá, además, colocar los dispositivos de protección para que puedan ser
utilizados, y los trabajadores estarán obligados a cuidar y observar lo establecido sobre
los dispositivos de protección que tenga la maquinaria.
Artículo 287. Todas las empresas deberán proteger la moralidad y asegurar el
bienestar de los trabajadores en los locales y sitios de trabajo, adoptando las siguientes
medidas:
Prohibir la introducción, venta, uso y consumo de drogas heróicas, narcóticos y
bebidas alcohólicas;
Acondicionar y mantener guarderías infantiles para los hijos menores de seis años de
edad de sus trabajadoras, cuando se de el caso señalado en el artículo 114 de este
Código;
Habilitar lugares especiales para el descanso y recreación de los trabajadores;
Poner a disposición de los trabajadores un número suficiente de sillas, siempre que lo
permitan las condiciones del establecimiento o la naturaleza de la empresa o lo
disponga la autoridad administrativa de trabajo;
Limitar a cincuenta (50) kilogramos el peso de los sacos, bultos o cargas que por sí
mismos lleven los trabajadores, con una tolerancia de hasta un diez (10%) por ciento
en los casos especiales que señale el reglamento.
El transporte de pesos mayores deberá hacerse por medios mecánicos.
Artículo 288. Se consideran trabajos insalubres los que se realicen en instalaciones o
industrias que por su naturaleza puedan crear condiciones capaces de provocar o de
dañar la salud de los trabajadores debido a los materiales empleados, elaborados o
desprendidos, o a los residuos sólidos, líquidos o gaseosos.
Son trabajos peligrosos los que se realicen en las instalaciones o industrias que dañan
o puedan dañar de modo inmediato y grave la vida de los trabajadores, ya sea por su
propia naturaleza o por los materiales empleados, elaborados, desprendidos o
desechos, ya sean éstos sólidos, líquidos o gaseosos; o por el almacenamiento de
sustancias tóxicas, corrosivas, inflamables, radioactivas o explosivas, en cualquier
forma que éste se haga.
Los servicios técnicos del Ministerio de Trabajo y Bienestar Social determinarán en
los reglamentos qué labores, instalaciones o industrias son insalubres o peligrosas; así
como las sustancias cuya elaboración se prohibe, se restringe o se somete a ciertos
requisitos y en general, todas las demás normas a las que deben someterse estas
actividades.
Artículo 289. Los trabajadores que se ocupan de la manipulación, fabricación o
expendio de productos alimenticios para el consumo público, deberán para
desempeñar sus labores, proveerse cada mes de un certificado médico, que acredite
que no padecen de enfermedades infectocontagiosas o capaces de inhabilitarlos para
el desempeño de sus actividades. Este certificado será expedido por la Caja de Seguro
Social, por cualquiera de las dependencias del Ministerio de Salud Pública, o por
cualquier médico que desempeñe un cargo remunerado por el Estado, quienes lo
deberán extender gratuitamente.
Artículo 290. Las autoridades de trabajo, sanitarias y policivas colaborarán a fin de
obtener el cabal cumplimiento de las disposiciones de este capítulo, cuyas infracciones
darán lugar a la imposición de una multa de cincuenta a quinientos balboas según la
gravedad de la falta y número de personal afectado por ésta.
TÍTULO II
RIESGOS PROFESIONALES
CAPÍTULO I
DISPOSICIONES GENERALES
Artículo 291. Se entiende por riesgos profesionales los accidentes y las enfermedades
a que están expuestos los trabajadores a causa de las labores que ejecutan por cuenta
de un empleador.
Artículo 292. Para los efectos de este Código, accidente de trabajo es toda lesión
corporal o perturbación funcional que el trabajador sufra, sea en la ejecución, con
ocasión o por consecuencia del trabajo, y que sea producida por la acción repentina o
violenta de una causa exterior, o del esfuerzo realizado.
Para los efectos del presente Título se considerará como trabajadores a los empleados
públicos.
Artículo 293. También se considerará accidente de trabajo el que sobrevenga al
trabajador:
En la ejecución de órdenes del empleado o en la prestación de un servicio bajo la
autoridad de éste, aún fuera del lugar y horas de trabajo;
En el curso de interrupciones del trabajo; así como antes y después del mismo, si el
trabajador se hallare, por razón de sus obligaciones laborales en el lugar de trabajo o
en locales de la empresa, establecimientos o explotación;
Por acción de tercera persona o por acción intencional de empleador o de un
compañero durante la ejecución del trabajo. En estos casos se estará a lo que disponen
los artículos 301 y 302 respecto a la responsabilidad y al resarcimiento del daño según
el Capítulo II del Título II o según el derecho común;
El que ocurra al trabajador al trasladarse de su domicilio al lugar en que desempeñe su
trabajo o viceversa.
Artículo 294. No se considerará accidente de trabajo para efectos del presente
Código:
El que fuera provocado intencionalmente por el trabajador;
El que fuere producido por culpa grave del trabajador, considerándose como tal la
desobediencia comprobada de órdenes expresas, el incumplimiento culposo o
manifiesto de disposiciones del reglamento de prevención de riesgos profesionales y
de seguridad e higiene industriales y la embriaguez voluntaria, a no ser que en este
caso el empleador o su representante le hayan permitido al trabajador el ejercicio de
sus funciones en tal estado o en cualquier otra forma de narcosis.
Artículo 295. Para los efectos de este Código se considerará enfermedad profesional
todo estado patológico, que se manifieste de manera súbita o por evolución lenta a
consecuencia del proceso de trabajo, o debido a las condiciones específicas en que
éste se ejecute. Para los fines del presente artículo, regirá la lista de enfermedades
profesionales adoptada por el seguro social, la cual podrá posteriormente adicionarse o
modificarse.
No obstante, si se comprueba que una enfermedad no incluida en la lista es de carácter
profesional, el trabajador tendrá derecho a las prestaciones e indemnizaciones que
correspondan.
Artículo 296. También se entenderá como riesgo profesional toda lesión, enfermedad,
perturbación funcional o agravación, que sufra posteriormente el trabajador como
consecuencia del accidente de trabajo o enfermedad profesional, de que haya sido
víctima, de acuerdo con lo establecido en los artículos anteriores.
Cuando las consecuencias de un riesgo profesional se agravaren por una enfermedad o
lesión que haya tenido la víctima con anterioridad al hecho o hechos causantes del
mismo, se considerará dicha agravación, para los efectos del presente Código, como
resultado directo del riesgo profesional ocurrido, e indirecto de la enfermedad o
lesión.
Artículo 297. Para los efectos de este Libro se considerarán trabajadores a los
aprendices y a los que hubiesen sido contratados a prueba.
Artículo 298. Para los efectos de este Libro el cálculo del salario de un trabajador se
determina del modo siguiente:
Salario diario es el salario fijo, en dinero o en especie, que perciba el trabajador por
jornada ordinaria de trabajo. Si el salario fuere variable, por tareas, piezas o primas, el
salario diario se determinará dividiendo la remuneración percibida durante los doce
meses anteriores al acaecimiento del riesgo profesional o durante el tiempo inferior a
esta cifra que hubiere estado el trabajador al servicio del empleador, por el número de
jornadas ordinarias que el damnificado hubiere trabajado efectivamente en el trabajo
de dicho empleador.
Salario anual es toda remuneración que perciba el trabajador durante el último año de
la vigencia de su contrato de trabajo con el empleador. Si no hubiere trabajado un año
completo a las órdenes de dicho empleador, el salario anual se determinará
multiplicando por trescientos el salario diario.
El salario anual, aún tratándose de las personas a que se refiere el artículo 297, nunca
se considerará menor del salario mínimo legal, ni mayor de seis mil balboas.
En caso de muerte del trabajador por razón de riesgo profesional el empleador estará
obligado a pagar a la familia de la víctima, durante un período no mayor de tres
meses, las prestaciones especiales que de hecho gozaba dicha familia en el momento
del acaecimiento de dicho riesgo profesional.
Las planillas, constancias de pagos e informes dados a las oficinas públicas, servirán
de pruebas preferentes para la fijación del verdadero monto del salario. En caso de
discrepancia en esos documentos se adoptará como monto del salario el más favorable
al trabajador.
Artículo 299. Si además del salario en dinero, el trabajador recibe alimentación o
habitación, o ambas cosas, el monto de su remuneración será fijado de acuerdo con las
normas respectivas de este Código.
CAPÍTULO II
RESPONSABILIDAD EN MATERIA DE RIESGOS PROFESIONALES
Artículo 300. El empleador es responsable por los Riesgos Profesionales ocurridos a
sus trabajadores, en los términos de este Título.
Se presumen accidentes de trabajo las lesiones corporales que el trabajador sufra
mientras esté prestando sus servicios y enfermedades profesionales, la enfermedad
que sobrevenga a un trabajador como consecuencia de la clase de trabajo que
desempeña.
La imprudencia profesional, o sea, la omisión del trabajador de tomar precaución
debido a la confianza que tenga en su pericia o habilidad para ejercer su oficio, no
exime de responsabilidad, salvo que dicha imprudencia adquiera el carácter de
incumplimiento manifiesto de las instrucciones del empleador o de los reglamentos de
trabajo.
Artículo 301. Si el riesgo profesional hubiere sido consecuencia de dolo o culpa
atribuible al empleador, que diere lugar a prestación en dinero reclamable ante los
Tribunales ordinarios, se entenderá que de aquella deben rebajarse las prestaciones
que el empleador haya satisfecho, de acuerdo con este Código.
Artículo 302. Cuando el riesgo profesional fuere debido a dolo o culpa atribuible a
terceros, el trabajador o sus causahabientes podrán reclamar ante los Tribunales
ordinarios los daños y perjuicios que correspondan de acuerdo con el derecho común,
sin menoscabo de los derechos y acciones que puedan tener contra el empleador en
virtud de las disposiciones de este Título.
Si la acción ante los Tribunales ordinarios comprendiese la totalidad o parte de las
indemnizaciones que se conceden en este Título el empleador quedará exonerado de
la obligación respectiva en la proporción correspondiente.
Asimismo, si el empleador satisficiere la totalidad o parte de las indemnizaciones que
otorga el presente capítulo, los Tribunales comunes, al ordenar el pago de los daños y
perjuicios procedentes, rebajarán la cuantía de ellos en la proporción en que el
empleador hubiere satisfecho las indemnizaciones referidas. El empleador quedará
asistido por la acción subrogatoria correspondiente contra los agentes del hecho
doloso o culposo.
Son terceros, para los efectos de la presente disposición, cualesquiera personas que no
sean el empleador, sus representantes en la dirección del trabajo o sus trabajadores.
Artículo 303. En caso de que la ejecución o explotación de la obra o industria se haga
por contrato o subcontrato, los contratistas serán solidariamente responsables por las
indemnizaciones que debido a riesgos profesionales hayan de pagarse a los
trabajadores.
CAPÍTULO III
PRESTACIONES
Artículo 304. En lo relativo a los trabajadores cubiertos por el régimen obligatorio del
seguro social se estará a lo que dispone al respecto la legislación especial que sobre
esta materia rige a la Caja de Seguro Social.
En cualquier caso en que por mora y omisión del empleador la Caja de Seguro Social
no se encuentre obligada a reconocer las prestaciones a que se refiere dicha legislación
especial, tales prestaciones correrán íntegramente a cargo del empleador.
Artículo 305. Los trabajadores que no estén cubiertos por el régimen obligatorio del
seguro social, se regirán por las disposiciones del presente capítulo.
Artículo 306. Las indemnizaciones a que da derecho este capítulo son las siguientes:
En caso de incapacidad temporal para el ejercicio de su ocupación habitual el
trabajador tendrá derecho a una indemnización diaria igual a su salario durante los dos
primeros meses de incapacidad; y equivalente al cincuenta por ciento del mismo
durante los diez meses siguientes si el accidentado permaneciese incapacitado todo
ese tiempo, de conformidad con el dictamen médico que al efecto se expida.
Dicha indemnización será pagada por el empleador en los mismos días y condiciones
en que debía serlo el salario, y se fijará por lo menos en un balboa diario; sin embargo,
cuando el salario fuere menor de esa suma, se pagará completo. Si transcurrido un año
no hubiere aún cesado la incapacidad temporal, la indemnización se regirá por las
disposiciones relativas a la incapacidad permanente.
En caso de incapacidad parcial permanente el trabajador tendrá derecho a una renta,
durante tres años, calculada a base de su salario anual, según el porcentaje de
incapacidad, de acuerdo con las reglas que establece el artículo 298.
En caso de incapacidad absoluta permanente, el trabajador tendrá derecho a que se le
pague, una vez establecida ésta, una renta durante tres años, calculada a base del
sesenta por ciento de su salario anual; durante los dos años siguientes una renta igual
al cuarenta por ciento de su salario anual; y dos años más al treinta por ciento.
Las rentas que establecen los ordinales 2 y 3 no tendrán efectos acumulativos, y el
tiempo corrido bajo una incapacidad permanente será abonado a la otra en caso de que
variare la incapacidad parcial permanente a absoluta permanente.
Artículo 307. Las lesiones que, sin producir incapacidad, acarreen una grave
mutilación o desfiguración de la víctima, se equiparán, para los efectos de su
indemnización, a la incapacidad parcial permanente.
Artículo 308. Únicamente se considerarán hernias que dan derecho a indemnización
las que sobrevengan como consecuencia del trabajo en trabajadores cuyo examen de
salud no las registre.
Artículo 309. Para la declaración de la incapacidad por una hernia, de no estimar el
empleador que se trata de una de las comprendidas en el artículo anterior, el Juez
ordenará peritaje médico y reunirá las demás informaciones que estime necesarias.
Artículo 310. Para el cálculo de las rentas que establecen los ordinales 2 y 3 del
artículo 306, servirán las tablas de evaluación e incapacidad originadas por riesgos
profesionales que adopte la Caja de Seguro Social.
Artículo 311. Cuando el riesgo profesional produjere la muerte del trabajador, las
personas que a continuación expresa tendrán derecho a una pensión en las siguientes
condiciones:
Una renta del veinte por ciento del salario anual de la víctima durante seis años para el
cónyuge o miembro superviviente del matrimonio o de la unión de hecho que
convivía con el trabajador fallecido o que se hallaba divorciado o separado de cuerpos
por causas imputables a éste, siempre que la unión o el matrimonio se haya celebrado
con anterioridad a la fecha en que ocurrió el riesgo profesional. Cuando la renta
correspondiere al marido, éste sólo tendrá derecho a ella si justifica que es
incapaz para el trabajo. Perderá este derecho la mujer que contraiga nuevas
nupcias o que haga vida marital con otro hombre.
Dicha renta se elevará al treinta por ciento del salario anual si el trabajador no tuviere
beneficiario alguno de los comprendidos por el ordinal 2 de este artículo.
Una renta para los menores de dieciocho y hasta esa edad que vivían total o
parcialmente a expensas del trabajador fallecido, siempre que se justifique
debidamente este hecho. Dicha justificación no será necesaria cuando los menores
fueren hijos del trabajador fallecido.
Tratándose de otros descendientes del trabajador muerto, inclusive los que estuvieren
en posesión notoria de estado, y de colaterales hasta el tercer grado inclusive, se
presume que los mismos vivían a expensas del trabajador si habitaban y eran
alimentados y vestidos en la misma morada de éste.
La renta expresada se calculará sobre el salario anual del trabajador fallecido, y será:
el quince por ciento, si hubiere sólo un menor;
el veinticinco por ciento, si hubiere dos;
el treinta y cinco por ciento, si hubiere tres;
el cuarenta y cinco por ciento, si hubiere cuatro o más.
Sin no hubiere beneficiario con derecho a la renta que fija el ordinal 1 que precede, la
renta de los hijos se elevará al veinte por ciento del salario anual cuando no fuere más
que uno; o al quince por ciento para cada uno de ellos si fueren dos o más, con la
limitación establecida en el artículo 313.
Una renta del veinte por ciento del salario anual, durante diez años, para la madre del
trabajador muerto, que se elevará al treinta por ciento de dicho salario si no hubiere
beneficiario de los comprendidos en el ordinal 2 anterior.
Una renta del diez por ciento del salario anual del trabajador muerto, durante diez años
para el padre sexagenario o incapacitado.
Una renta de diez por ciento del salario anual del trabajador muerto, durante seis años,
para cada uno de los ascendientes y de los colaterales, que vivían a expensas de la
víctima, sin que el total de esas rentas pueda exceder del treinta por ciento del salario
anual del trabajador. Se presume que dichas personas vivían a expensas del trabajador
si habitaban en la misma morada de éste y carecieren, en todo o en parte, de recursos
propios para su manutención.
Por medio de la Sentencia de 5 de junio de 1997, el Pleno de la Corte Suprema
declara que la frase marcada es Inconstitucional. Aparece en el Registro
Judicial de junio de 1997.
Artículo 312. Si a consecuencia de un riesgo profesional realizado desapareciere un
trabajador sin que haya certidumbre de su fallecimiento y no vuelven a tenerse
noticias suyas dentro de los treinta días posteriores al suceso, se presumirá su muerte,
a efecto de que sus causahabientes perciban las indemnizaciones legales, sin perjuicio
de lo que procediere posteriormente en caso de que se pruebe que está con vida.
Artículo 313. Las rentas que se conceden a las personas referidas en el artículo 311 no
podrán exceder del setenta y cinco por ciento del salario anual del trabajador fallecido.
Si este límite se sobrepasare, el total de dichas rentas será reducido
proporcionalmente, pero sin perjuicio de las que, en orden de ordinales, se hubieren
acordado anteriormente al exceso.
Artículo 314. La caducidad de la renta por muerte u otra causa de un beneficiario de
los comprendidos en el artículo 311, no engendrará derecho alguno en favor de
ningún otro, ni podrá una sola persona disfrutar de dos rentas simultáneamente por
razón de un mismo riesgo profesional ocurrido a un mismo trabajador.
Artículo 315. Las rentas por incapacidad parcial permanente, por incapacidad
absoluta permanente y por muerte se pagarán por cuotas mensuales vencidas, a partir
del día en que se establezca la incapacidad del trabajador u ocurra su muerte a
consecuencia del riesgo profesional realizado.
El total pagado al trabajador en concepto de indemnización o renta anual de
conformidad con el artículo 306, será considerado como anticipo de las últimas cuotas
mensuales de renta hasta una cantidad igual a dicho total.
Artículo 316. Cuando la muerte del trabajador ocurriere después de fijada la renta por
incapacidad permanente, la renta que se establece para los beneficios será por el
tiempo que reste para completar los diez años, contados desde la fecha en que fue
originalmente establecida la renta por incapacidad permanente del trabajador.
Artículo 317. Si un trabajador, por riesgo profesional realizado, quedare incapacitado
por enajenación mental, la indemnización será pagada sólo a la persona que, conforme
al Código Civil, lo represente.
Igual regla regirá para los causahabientes de la víctima que fueren menores o
enajenados mentales.
Artículo 318. La autoridad de trabajo competente para conocer del reclamo relativo a
un riesgo profesional, tiene la obligación de adoptar las medidas de precaución y
seguridad necesarias para garantizar al accidentado o a sus derechohabientes la
satisfacción por el empleador de las prestaciones correspondientes y para conmutar las
rentas de que trata el presente capítulo por una suma que represente su valor actual
pagadera inmediatamente, siempre que esa conmutación tenga alguno de los
siguientes propósitos:
Costear la reeducación profesional del accidentado;
Adquirir a favor de éste un bien mueble o inmueble;
Instalar un taller, industria o negocio para cuya explotación posea el accidentado las
capacidades necesarias; y,
Sufragar los gastos correspondientes, si se trata de un extranjero que no tiene
obligaciones pendientes en la República y que se ausentará de ésta definitivamente.
La autoridad de trabajo que conceda el permiso para la conmutación se cerciorará
previamente de que ella es necesaria y conveniente para el accidentado y extenderá la
autorización referida únicamente hasta la cantidad indispensable para que se cumpla el
propósito que haya servido de base a la respectiva petición.
Artículo 319. Las indemnizaciones a que se refiere este capítulo no podrán cederse,
compensarse ni gravarse, ni son susceptibles de embargo, salvo en la mitad por
concepto de pensiones alimenticias. Los Tribunales denegarán de plano toda
reclamación contraria a lo que aquí se dispone.
Los créditos que por dichas indemnizaciones corresponden a los trabajadores o a sus
causahabientes gozarán de la misma preferencia que en este Código se establece para
el salario y demás indemnizaciones derivadas de la relación laboral.
Artículo 320. Si por falta de aviso de la muerte de una de las personas con derecho a
renta de acuerdo con lo dispuesto en los artículos 306 y 311, o por cualquier otra
ocultación realizada por el trabajador o sus causahabientes, para obtener
indemnizaciones no debidas, éstas fueren entregadas, el empleador podrá compensar,
previa demostración ante los Tribunales de Trabajo, lo que entregó indebidamente a
los culpables con las rentas o indemnizaciones aún adeudadas y no percibidas por
éstos.
Artículo 321. En los casos especiales de riesgos profesionales en que la lesión o la
alteración sufrida signifique para el trabajador un perjuicio de gravedad no prevista en
el presente capítulo, dada la actividad o trabajo a que se dedique el accidentado y el
órgano o parte del cuerpo afectados, el monto de la indemnización lo fijará la
autoridad competente, oyendo previamente el dictamen de tres médicos al servicio del
Estado, sin costo alguno para las partes.
Artículo 322. En caso de riesgo profesional el empleador queda obligado a facilitar
gratuitamente al trabajador, hasta cuando éste fallezca, o se halle completamente
restablecido o por dictamen médico se le declare incapacitado permanentemente:
Asistencia médica, quirúrgica y hospitalaria, y las medicinas, apósitos y demás
artículos farmacéuticos;
Los auxilios accesorios del tratamiento médico prescrito que sirvan para garantizar su
éxito o atenuar las consecuencias de la lesión o enfermedad;
La provisión, reparación y renovación normales de los aparatos de prótesis y
ortopedia, cuyo uso se estime necesario por causa de la lesión sufrida; Los gastos
indispensables de transporte, hospedaje y alimentación del trabajador, cuando éste
debe ser trasladado por requerirlo el tratamiento, a un lugar distinto de su residencia
habitual o lugar de trabajo.
Si hubiere desacuerdo respecto a la fijación de la suma correspondiente a gastos de
alimentación y hospedaje, los Tribunales de Trabajo la fijarán a solicitud de alguna de
las partes, sin más trámite y sin que proceda recurso alguno contra esa fijación.
Artículo 323. Si la víctima hiciere abandono de la asistencia médica o se negare, sin
causa justificada, a seguir las prescripciones aconsejadas, perderá todo derecho a
indemnización o rentas no percibidas.
Para los efectos correspondientes, el empleador dará aviso inmediato del abandono o
renuencia del trabajador al respectivo Juez quien llamará enseguida al accidentado o
enfermo y lo impondrá en la obligación que tiene de someterse a un tratamiento
eficaz. Si la víctima mantuviere su oposición, el caso será resuelto por el Juez después
de haber recibido informe al respecto de un médico oficial.
En casos muy calificados podrá el Juez de Trabajo ordenar, una vez cumplido el
trámite anterior, que se ponga el asunto en conocimiento del Consejo Técnico de
Salud Pública, cuyo dictamen, en sus aspectos médicos, deberá necesariamente
acoger.
Lo dispuesto en este artículo será aplicable también al caso de que la víctima o el
empleador estuvieren inconformes con el resultado del dictamen final.
Artículo 324. Los médicos oficiales tienen entre sus obligaciones:
Acudir sin demora o pretexto alguno al llamamiento que se le haga en todo caso de
riesgo profesional ocurrido a un trabajador; y,
Suministrar sin demora alguna a las autoridades competentes los informes o
dictámenes que les soliciten en todas las cuestiones médico-legales que surjan con
motivo de la aplicación de las disposiciones de este Capítulo.
Artículo 325. Cuando un trabajador no asegurado, que esté protegido por las
disposiciones del presente capítulo, sufriere un riesgo profesional y ocurriere una
demanda de asistencia u hospitalización a cualquier hospital oficial o clínica, tendrá
derecho a que se le presten sin dilación los servicios correspondientes, pero dichas
instituciones podrán cobrar al respectivo empleado por la vía ejecutiva el valor de los
servicios suministrados. Servirá de recaudo ejecutivo la constancia en papel común
que expida la Inspección General de Trabajo.
Por medio del Decreto de Gabinete N° 68 de 31 de marzo de 1970, publicado en
la Gaceta Oficial N° 16.576 de 3 de abril de 1970, se centraliza en la Caja de
Seguro Social la cobertura obligatoria de los Riesgos Profesionales para todos los
trabajadores del Estado y de las Empresas Particulares que operan en la
República.
Por medio de la Ley N° 60 de 26 de diciembre de 1999, publicada en la Gaceta
Oficial N° 23.960 de 3 de enero de 2000, se adiciona un Capítulo VI al Código
Penal sobre Retención Indebida de cuotas obrero patronales.
TÍTULO III
REPOSICIÓN DE LOS TRABAJADORES
Artículo 326. Es obligatorio para el empleador reponer en su ocupación al trabajador
que dejó de desempeñarla por haber sufrido algún riesgo profesional, siempre que
dicho trabajador no haya recibido indemnización por incapacidad absoluta
permanente, ni hubiere transcurrido un año a partir de la fecha en que quedó
incapacitado.
Artículo 327. Cuando el trabajador no pueda desempeñar su trabajo primitivo, pero sí
otro cualquiera, el empleador está obligado a proporcionárselo, y con este objeto
queda facultado para hacer los movimientos de personal que sean necesarios,
mediante el previo aviso y el pago de la indemnización por despido injustificado, y la
prima por antigüedad si hubiere lugar a ella.
Artículo 328. El empleador, en los casos en que conforme al artículo 326 deba
reponer a alguno en su primitiva ocupación, podrá despedir al trabajador sustituto, con
derecho al preaviso.
TÍTULO IV
EXCEPCIONES Y SANCIONES
Artículo 329. No estarán amparados por las disposiciones de los Títulos II y III de
este Libro, los trabajadores contratados, sin ánimo de lucro, por una persona natural
que los utilice en obras que por razón de su importancia u otro motivo no deban durar
más de diez días.
Artículo 330. El patrono que en cualquier otra forma no prevista en los artículos
anteriores o en otras disposiciones de este Código, no tratare de burlar los efectos del
presente Libro, sufrirá multa de diez a doscientos balboas.
LIBRO III
RELACIONES COLECTIVAS
TÍTULO PRELIMINAR
DISPOSICIONES PRELIMINARES
Artículo 331. Siempre que en este Código se hable de organizaciones de trabajadores
o de organizaciones sociales de trabajadores, se entenderán incluidos tanto los
sindicatos, como las federaciones, confederaciones y centrales de trabajadores, a
menos que se indique lo contrario.
Artículo 332. Siempre que este Código se refiera a organizaciones de empleadores se
entenderán incluidas tanto las reguladas por este Libro, como las constituidas con
arreglo al derecho común, pero que, no obstante, agrupen a empleadores como tales.
Cuando se haga referencia específicamente a organizaciones sociales de empleadores,
se entenderán incluidos los sindicatos, federaciones y confederaciones de
empleadores, a menos que se indique lo contrario.
Artículo 333. Siempre que este Código se refiera a sindicatos se entenderán incluidos
todos los regulados en el presente Libro; y cuando se refiera a trabajadores
sindicalizados, se incluirá a todo aquel que se encuentre afiliado a cualquier sindicato.
TÍTULO I
DERECHO DE ASOCIACIÓN SINDICAL
CAPÍTULO I
DISPOSICIONES GENERALES
Artículo 334. Se declara de interés público la constitución de sindicatos, como medio
eficaz de contribuir al sostenimiento y desarrollo económico y social del país, la
cultura popular y la democracia panameña.
Artículo 335. Podrán formar sindicato sin necesidad de autorización y afiliarse a los
mismos, los empleados, obreros, profesionales y empleadores, cualquiera que sea el
oficio, profesión o actividad que desarrollen.
Artículo 336. Los trabajadores independientes podrán asociarse en sindicatos de
trabajadores, siempre que quienes los compongan no utilicen mano de obra ajena en
sus labores.
Artículo 337. Los menores que hayan cumplido catorce años podrán ingresar a los
sindicatos de trabajadores, pero no podrán formar parte de la junta directiva.
Sin embargo, para ser representante sindical bastará que hayan cumplido dieciocho
años.
Artículo 338. Se prohíbe formar parte a la vez de varios sindicatos de la misma clase
y actividad. Si un trabajador violare este artículo, se considerará que ha renunciado del
sindicato al que primero se afilió.
Artículo 339. Los requisitos que señalen los estatutos para ingresar al sindicato,
deberán referirse únicamente al oficio, profesión o especialidad del trabajador, o a la
clase de empresa donde preste servicios. No obstante, podrá restringirse en los
estatutos el ingreso al sindicato de los trabajadores de confianza o excluirlos de la
Junta Directiva y demás cargos de representación.
Artículo 340. Las organizaciones sociales que se constituyan legalmente serán
personas jurídicas capaces de ejercer derechos y contraer obligaciones y estarán
exentas de cubrir los impuestos nacionales que pesen sobre sus bienes.
Las organizaciones sociales de trabajadores podrán utilizar las ventajas de la
personería jurídica con fines de lucro, cuando ello contribuya al beneficio general de
todos los asociados. No obstante, no podrán desarrollar actividades que constituyan
una competencia desleal respecto a sus correspondientes empleadores.
El segundo párrafo fue Modificado por el Artículo 40 de la Ley N° 44 de 12 de
agosto de 1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto de 1995.
CAPÍTULO II
REQUISITOS PARA LA FORMACIÓN DE LAS ORGANIZACIONES
SOCIALES
Artículo 341. Sindicato es toda asociación permanente de trabajadores, de
empleadores o de profesionales, de cualquier clase, constituida para el estudio,
mejoramiento, protección y defensa de sus respectivos intereses económicos y
sociales comunes.
Artículo 342. Los sindicatos de trabajadores son:
Gremiales, cuando están formados por personas de una misma profesión, oficio o
especialidad;
De empresa, cuando están formados por personas de varias profesiones, oficios o
especialidades, que prestan servicios en una misma empresa;
Industriales, cuando están formados por personas de varias profesiones, oficios o
especialidades, que prestan servicios en dos o más empresas de la misma clase; y,
Mixtos o de oficios varios, cuando están formados por personas de diversas
profesiones, oficios o especialidades, que trabajan en empresas diversas o inconexas.
Estos sindicatos sólo podrán constituirse cuando en determinada ciudad, distrito,
provincia o región, el número de trabajadores de un mismo gremio sea menor de
cincuenta.
Artículo 343. Los sindicatos de empleadores pueden formarse por empleadores de
una misma rama industrial o de actividad económica, o por empleadores de varias de
dichas ramas. En ambos casos, el respectivo sindicato puede constituirse en
determinado ámbito territorial, o a nivel nacional.
Artículo 344. Los sindicatos de trabajadores o de profesionales podrán constituirse
con un mínimo de cuarenta miembros.
Los sindicatos de empleadores podrán constituirse con un mínimo de diez miembros,
que sean totalmente independientes entre si.
Este Artículo fue Modificado por el Artículo 41 de la Ley N° 44 de 12 de agosto
de 1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto de 1995.
Artículo 345. Cuando varias personas jurídicas funcionen como una unidad
económica, los trabajadores de todas ellas podrán asociarse en un solo sindicato de
empresa.
Artículo 346. En una misma empresa no puede funcionar más de un sindicato de
empresa. Los sindicatos que a la vigencia de este Código se encontraren en esta
situación, tendrán un plazo de un año para fusionarse. Expirado este término, sin que
se hubieren fusionado, el Ministerio promoverá fundado en esa causa, la disolución
del sindicato que tuviere menor número de afiliados.
Artículo 347. Este Artículo fue derogado por la Ley N° 44 de 12 de agosto de
1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto de 1995.
Artículo 348. Queda prohibido a las organizaciones sociales denominarse en forma
tal que induzca error o con otra existente.
Toda organización social debe indicar en su nombre si se trata de sindicato,
federación, confederación o central. El término unión puede usarse en sustitución de
sindicato.
Las organizaciones sociales de empleadores deben indicar en el nombre su calidad de
tales.
A partir de la vigencia de este Código, las organizaciones sociales ya constituidas
tendrán el plazo de un año para hacer los cambios necesarios en su denominación.
Artículo 349. Dos (2) o más sindicatos podrán formar federaciones y dos (2) o más
federaciones podrán formar confederaciones o centrales, que se regirán por las
disposiciones de este Título en todo lo que les fuere aplicable.
Pueden afiliarse a una confederación o central los sindicatos gremiales, industriales y
los de profesionales o de trabajadores independientes, constituidos a nivel nacional o
provincial y que no forman parte de ninguna federación.
Artículo 350. Todo sindicato puede retirarse de una federación, confederación o
central en cualquier momento, cuando la mayoría de sus miembros así lo disponga.
Será ineficaz cualquier disposición en contrario.
CAPÍTULO III
CONSTITUCIÓN DE LAS ORGANIZACIONES SOCIALES
Artículo 351. La inscripción de un sindicato, federación, confederación o central en
los registros correspondientes del Ministerio de Trabajo y Bienestar Social,
determina su personería jurídica.
Las diligencias para la inscripción de una organización social se extenderán en papel
simple y no causarán impuesto alguno.
Artículo 352. Para admitir la inscripción, se tendrá un término improrrogable de
quince días calendario, que comenzará a contarse desde el día en que se reciba en el
Ministerio la solicitud de inscripción, la cual deberá ajustarse a los siguientes
requisitos: Estar firmada por el Presidente o el Secretario General del sindicato en
formación, o de la federación, confederación o central de que se trate.
Remitirse a la Dirección General de Trabajo directamente o por medio de las
autoridades de trabajo o la primera autoridad política del lugar.
Estar acompañada de copia auténtica del acta constitutiva, de los estatutos aprobados
y del acta de la sesión, o sesiones, en que se llevó a cabo tal aprobación.
El acta constitutiva deberá estar firmada por los miembros fundadores del sindicato; o
por personas rogadas al efecto, en el supuesto de que alguno o algunos de aquellos no
supieran o no pudieran firmar, y expresará la clase de sindicato, su domicilio legal, el
número de miembros, los nombres y apellidos y el número de la cédula de identidad
personal de los que componen la Junta Directiva.
El Ministro de Trabajo y Bienestar Social hará, dentro del término de quince días a
que se refiere esta norma, la verificación de las cédulas de identidad personal
consignadas en el acta constitutiva, de por lo menos el número mínimo de afiliados
requeridos por el artículo 344.
Tratándose de federaciones, confederaciones o centrales, el acta constitutiva será
firmada por los representantes de las respectivas organizaciones fundadoras y
expresará su domicilio, el nombre y domicilio de todas las organizaciones que la
integran, y los nombres y apellidos y el número de cédula de identidad personal.
Esta documentación se presentará por triplicado. Un ejemplar se devolverá a los
interesados con certificación donde conste el hecho de la presentación, indicando la
fecha y hora en que ésta se realizó. Otro ejemplar permanecerá en el despacho a cargo
de los registros, y el tercero se utilizará para la tramitación.
Este Artículo fue Modificado por el Artículo 42 de la Ley N° 44 de 12 de agosto
de 1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto de 1995.
Artículo 353. Si la solicitud de inscripción o la documentación presentada no se
ajustan a lo prescrito en el artículo anterior, el Ministerio de Trabajo y Bienestar
Social dictará resolución razonada que indique clara y específicamente sus errores o
deficiencias, para que los interesados, dentro del término de quince días calendarios,
lo subsanen. De esta resolución puede pedirse reconsideración dentro de los cinco días
siguientes, la cual será decidida en un término de diez días.
Vencido este término, sin que se hubiere decidido el recurso, se entiende confirmada
la resolución.
En el caso previsto en este artículo, el término de quince días a que se refiere el
artículo anterior, comenzará a contarse desde el día en que se presente la solicitud
enmendada.
Este Artículo fue Modificado por el Artículo 45 de la Ley N° 44 de 12 de agosto
de 1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto de 1995.
Artículo 354. Sólo podrán formularse objeciones a la solicitud de inscripción en los
siguientes casos:
Si el sindicato no se propone la finalidad prevista en el artículo 341;
Si no se constituyó con el número de miembros fijado en el artículo 344;
Si no se presenta en debida forma la documentación que exige el artículo 352.
Artículo 355. Sólo podrá rechazarse la inscripción de un sindicato u otra organización
social:
Cuando los interesados no corrijan oportunamente los errores o deficiencias que el
Ministerio les hubiere señalado en la forma que dispone el artículo 353;
Cuando, en el caso de un sindicato de trabajadores, se comprobare que el sindicato
está evidentemente controlado por un empleador, grupo u organización de
empleadores;
Cuando se trate de un sindicato constituido en violación de lo dispuesto en el artículo
346;
Artículo 356. Vencidos los quince días calendarios de que tratan los artículos 352 y
353, sin que se hubiere rechazado u objetado la solicitud de inscripción, se considerará
inscrito el sindicato, federación, confederación, o central, para todos los efectos
legales y, a partir de este término, el Ministerio queda obligado a expedir las
constancias y certificaciones respectivas y a efectuar, en los registros de las
organizaciones sociales, la anotación que corresponda.
Este Artículo fue Modificado por el Artículo 44 de la Ley N° 44 de 12 de agosto
de 1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto de 1995.
Por medio de la Sentencia de 26 de septiembre de 1990, el Pleno de la Corte
Suprema de Justicia declara que este Artículo es Constitucional. Aparece en el
Registro Judicial de septiembre de 1990.
CAPÍTULO IV
RÉGIMEN INTERNO
Artículo 357. Son fines y funciones principales de los sindicatos y demás
organizaciones sociales:
Procurar el mejoramiento de las condiciones de trabajo de sus miembros, y la defensa
de sus intereses comunes;
Celebrar convenciones colectivas de trabajo, en los casos en que se admita su
celebración, y garantizar su cumplimiento, y ejercer los derechos y acciones que de
tales convenciones se originen;
Representar a sus miembros en los conflictos, controversias y reclamaciones que se
presenten, y demandar o reclamar en nombre de ellos en forma individual o colectiva,
o intervenir en los conflictos, controversias o reclamaciones, individuales y colectivas,
que se hubieren promovido;
Propugnar porque las relaciones entre trabajadores y empleadores se desarrollen sobre
la base de justicia y mutuo respeto y colaboración dirigida al perfeccionamiento de las
condiciones propias de la respectiva actividad, y al desarrollo económico y social de la
comunidad;
Promover la educación gremial, técnica y general de los asociados, especialmente por
medio de la creación de escuelas industriales o profesionales, o de la concesión de
becas a sus afiliados y familiares para estudiar o perfeccionarse en escuelas y
universidades;
Crear, administrar o subvencionar instituciones, establecimientos u obras sociales de
utilidad común, tales como cooperativas, entidades deportivas, culturales, educativas,
de asistencia y previsión;
Participar en la formación de los organismos estatales que les indique la ley;
Denunciar ante los funcionarios competentes del trabajo, las omisiones,
irregularidades y violaciones que se cometan en la aplicación del presente Código y
disposiciones complementarias;
Propugnar por la creación y mejoramiento del sistema de protección contra los riesgos
del trabajo y prevención de accidentes y enfermedades;
Organizar centrales de servicios en asesoría técnica, educativa, cultural o de
promoción socioeconómica en beneficio de sus afiliados;
Adquirir a cualquier Título y administrar los bienes muebles e inmuebles que
requieran para el ejercicio de sus actividades; y,
En general, todas las que no estén reñidas con sus fines esenciales ni con las leyes.
Artículo 358. Los estatutos de las organizaciones sociales contendrán:
Denominación que la distinga de las demás;
Domicilio;
Objeto;
Condiciones de admisión;
Obligaciones y derechos de los afiliados;
El procedimiento para la elección de la Junta Directiva y el número de sus miembros;
Las causas y procedimientos de expulsión y correcciones disciplinarias;
La manera de convocar la asamblea general y la época de celebración de las
ordinarias;
Forma de pago y monto de las cuotas;
Normas para la administración, adquisición y disposición de los bienes de la
organización;
Normas para la liquidación del patrimonio de la organización;
Época de presentación de cuentas; y,
Todas las demás estipulaciones que se estimen conveniente.
Artículo 359. Los estatutos de las organizaciones sociales determinarán las causas de
cesantía de los afiliados y directivos de la organización.
Este Artículo fue Modificado por el Artículo 45 de la Ley N° 44 de 12 de agosto
de 1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto de 1995.
Artículo 360. En los casos de expulsión de un trabajador miembro del sindicato, o de
remoción de un miembro de la Junta Directiva o representante sindical, se observarán
las siguientes reglas:
La Asamblea General, se reunirá mediante convocatoria especial para conocer de la
expulsión.
El trabajador afectado será oído en defensa, de conformidad con las disposiciones
contenidas en los estatutos.
La asamblea conocerá de las pruebas que sirvan de base al procedimiento y de las que
ofrezca el afectado.
Los trabajadores no podrán hacerse representar ni emitir su voto por escrito.
La expulsión o remoción deberá ser aprobada por no menos de las dos terceras partes
del total de miembros del sindicato.
La expulsión o remoción sólo podrá decretarse en los casos expresamente
consignados en los estatutos, debidamente comprobados y exactamente aplicables al
caso.
Artículo 361. Los estatutos de las federaciones, confederaciones y centrales, además
de los requisitos que señala el artículo 358, que les resulten aplicables, contendrán lo
siguiente:
Denominación y domicilio de las organizaciones constituyentes;
Condiciones de adhesión de nuevos miembros;
Forma en que sus miembros estarán representados en la Junta Directiva y en las
asambleas.
Artículo 362. La Asamblea General es la máxima autoridad de la organización social.
Son funciones privativas de ella las siguientes:
Nombrar la junta directiva;
La aprobación y modificación de los estatutos;
Fijar el monto de las cuotas ordinarias y extraordinarias;
Declarar la huelga;
Acordar la fusión con otras organizaciones sociales;
Acordar la afiliación a federaciones, confederaciones o centrales, según sea el caso;
Decidir sobre la expulsión de cualquier afiliado, o la imposición de sanciones
disciplinarias;
Aprobar el presupuesto anual elaborado por la Junta Directiva, y los sueldos que se
fijen a los funcionarios de la organización;
Revisar, si lo estima conveniente, los acuerdos y decisiones de la Junta Directiva;
Autorizar las inversiones y erogaciones mayores de mil balboas, a menos que los
estatutos señalen una suma inferior;
Cualesquiera otras que les señalen las leyes o los estatutos de la organización.
Artículo 363. La Asamblea General se reunirá ordinariamente, por lo menos cada seis
meses, y podrá celebrar todas las reuniones extraordinarias que la Junta Directiva, o
un número de trabajadores u organizaciones no inferiores al veinticinco por ciento de
los afiliados, estimen convenientes.
En este último caso, la Junta Directiva está obligada a convocar la asamblea general
dentro de los diez días siguientes a la petición respectiva, y si no lo hiciere, los
peticionarios podrán hacer directamente la convocatoria. Lo mismo se aplicará cuando
la Junta Directiva no convocare oportunamente las asambleas ordinarias.
Artículo 364. El quórum en las asambleas lo constituyen las dos terceras partes de los
miembros de la organización, a quienes en ningún caso se les permitirá representar a
otros. Si no se obtuviere el quórum, los asistentes o la Junta Directiva podrán
convocar para una nueva reunión, en otro día, la cual podrá verificarse siempre que
estén presentes la mayoría de los afiliados. Si tampoco hubiere quórum en esta
segunda ocasión, los asistentes o la junta directiva podrán convocar en el mismo acto
para otra reunión, que se verificará válidamente en cualquier tiempo y sea cual fuere el
número de miembros que concurran.
Cuando por falta de quórum en la primera ocasión, sea necesario convocar para una
segunda reunión, en la misma convocatoria podrá señalarse la fecha y hora para la que
hubiere de celebrarse en caso de que tampoco se obtenga el quórum necesario. Esta
tercera reunión puede convocarse para el mismo día que la segunda.
Artículo 365. Cuando por razón de diversos turnos o centros de trabajo no sea posible
que los miembros del sindicato concurran a una asamblea, podrán celebrarse hasta dos
asambleas parciales, siempre que en conjunto se cumplan con los requisitos de
mayoría que señala el artículo anterior.
Artículo 366. Los estatutos del sindicato podrán establecer los casos en los cuales los
acuerdos pueden tomarse mediante plebiscito, que podrá efectuarse en los locales de
trabajo, antes o después de la ejecución de las labores. Además de los requisitos que
señalen los estatutos, será necesario que el objeto del plebiscito haya sido motivo de
discusión en una reunión del sindicato donde hubieren concurrido al menos el
veinticinco por ciento de sus miembros, convocada de la misma manera que para una
asamblea general.
Artículo 367. Si no obtuviere el quórum en una asamblea general, serán válidos los
acuerdos que se tomen mediante firmas de adhesión, siempre que el objeto del
acuerdo hubiere sido materia de discusión de la manera prevista en el artículo anterior,
en una reunión que se celebre en la misma fecha que la asamblea para la cual se hizo
la convocatoria y en sustitución de la misma.
Lo dispuesto en este artículo será posible cuando se trate de cualquiera de los casos
previstos en los numerales 2, 3, 4 y 10º, del artículo 362.
Artículo 368. La Junta Directiva tendrá la dirección ejecutiva de los asuntos de la
organización y será responsable ante ella y frente a terceros en los mismos términos en
que lo sean los mandatarios según el Código Civil.
Artículo 369. La Junta Directiva estará compuesta del número de miembros
principales y suplentes que determinen los estatutos, quienes deberán ser mayores de
edad. No obstante lo anterior, los principales de dichas directivas hasta un máximo de
once (11), gozarán de fuero sindical. Los suplentes gozarán de fuero sindical de
acuerdo con lo dispuesto en el artículo 382.
Este Artículo fue Modificado por el Artículo 46 de la Ley N° 44 de 12 de agosto
de 1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto de 1995.
Artículo 370. La representación legal de la organización se ejercerá por su Secretario
General, su Presidente o por la persona que según los estatutos deba reemplazarlos en
sus ausencias.
Artículo 371. Los representantes sindicales no podrán exceder del dos y medio por
ciento del total de miembros del sindicato, y sólo se designarán cuando se trate de
sindicatos gremiales o de industria, o de empresa donde existan varios
establecimientos o centros de trabajo. En todo caso, no podrá designarse más de un
representante por cada establecimiento o centro de trabajo.
Artículo 372. La Junta Directiva está facultada para acordar la terminación de la
huelga declarada por el sindicato, salvo que al hacerse la declaratoria la asamblea se
hubiere reservado expresamente esa facultad.
Cuando se hubiere designado un comité de huelga, el acuerdo de la Junta Directiva
deberá adoptarse oído el concepto de dicho comité.
Artículo 373. Todo empleador está obligado a descontar a los afiliados a un sindicato
las cuotas ordinarias y extraordinarias que éste establezca, y a entregárselas
mensualmente. Para estos efectos bastará con que el sindicato formule la solicitud
correspondiente y acredite la condición de afiliado de cada trabajador. En los casos de
retiro del sindicato éste queda obligado a comunicarlo de inmediato al empleador,
para que se suspendan los descuentos.
Cuando un sindicato agrupare a la mayoría de los trabajadores de una empresa,
negocio o establecimiento, todos los demás trabajadores que no estén afiliados a
ningún sindicato estarán obligados a pagar las cuotas ordinarias del sindicato, y el
empleador deberá descontarlas directamente en la forma prevista en este artículo.
Para computar la mayoría requerida para la cotización obligatoria no se tomarán
en cuenta los trabajadores de confianza. Si en los Estatutos del sindicato respectivo
se restringe el ingreso de todos o algunos trabajadores de confianza, éstos no están
obligados a pagar las cuotas correspondientes.
Si el sindicato perdiese la mayoría de que se trata en este artículo, y previa
verificación de esta circunstancia por el Ministerio de Trabajo y Bienestar Social,
continuará recibiendo los beneficios de la cotización obligatoria hasta por seis
meses después de efectuada dicha verificación. Vencido este término, sin que el
sindicato hubiese recuperado la mayoría den la empresa, cesará la cotización
obligatoria, o ésta se aplicará en beneficio del sindicato que hubiera obtenido la
mayoría.
Las controversias a que diere lugar la aplicación de este artículo serían decididas por
el Ministerio de Trabajo y Bienestar Social.
Por medio de la Sentencia de 19 de febrero de 1993, el Pleno de la Corte
Suprema de Justicia declara que los párrafos 2, 3 y 4 de este artículo son
Inconstitucionales. Aparece en el Registro Judicial de febrero de 1993..
Artículo 374. Los estatutos de la organización sindical determinarán el período de los
miembros en la Junta Directiva y de los representantes sindicales.
Parágrafo transitorio: Mientras no se reformen los estatutos de las organizaciones
sociales existentes o en proceso de inscripción, el período seguirá siendo de dos (2)
años.
Este Artículo fue Modificado por el Artículo 47 de la Ley N° 44 de 12 de agosto
de 1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto de 1995.
Artículo 375. Corresponde a los estatutos de las organizaciones sociales determinar
las restricciones o la prohibición de los períodos de reelección, o limitar el número de
veces que una persona puede ser miembro de la Junta Directiva.
Este Artículo fue Modificado por el Artículo 48 de la Ley N° 44 de 12 de agosto
de 1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto de 1995.
CAPÍTULO V
OBLIGACIONES DE LAS ORGANIZACIONES SOCIALES
Artículo 376. Los sindicatos y demás organizaciones sociales están obligados a:
Llevar libros de actas, socios y contabilidad, debidamente sellados y autorizados por
el Ministerio de Trabajo y Bienestar Social;
Comunicar al Ministerio, dentro de los quince días siguientes, los cambios ocurridos
en la Junta Directiva, las designaciones de representantes sindicales y las reformas a
los estatutos;
Enviar cada año al Ministerio una lista de sus miembros;
Permitir a las autoridades de trabajo, para fines específicos, inspecciones en sus libros
de actas, de socios y contabilidad, cuando así lo solicite por lo menos el 20% por
ciento de sus afiliados.
El numeral 4 fue Modificado por el Artículo 49 de la Ley N° 44 de 12 de agosto
de 1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto de 1995.
Artículo 377. Los fondos de cada organización social deberán mantenerse
depositados en una institución bancaria, situada en la localidad donde tenga su
domicilio, si la hubiere, o en otra distinta.
Los fondos y bienes de las organizaciones sindicales no serán susceptibles de
secuestro, embargo u otra medida cautelar. Se exceptúa el embargo decretado en un
proceso ejecutivo hipotecario contra el inmueble dado en garantía.
El segundo párrafo fue Modificado por el Artículo 50 de la Ley N° 44 de 12 de
agosto de 1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto de 1995.
Por medio de la Sentencia de 15 de enero de 1993, el Pleno de la Corte Suprema
de Justicia declara que este Artículo es Constitucional. Aparece en el Registro
Judicial de enero de 1993.
.Artículo 378. La Junta Directiva deberá rendir a la asamblea general, al menos cada
seis meses, cuenta detallada de la administración de los fondos.
CAPÍTULO VI
MEDIDAS DE PROTECCIÓN AL SINDICALISMO
Sección Primera
Medidas Generales
Artículo 379. El Estado panameño, a través del Ministerio de Trabajo y Bienestar
Social, está obligado a fomentar la constitución de sindicatos, en las actividades o
lugares donde no los hubiere, respetando el derecho de los trabajadores a formar la
clase y número de sindicatos que estimen convenientes.
El Ministerio promoverá igualmente la afiliación de los trabajadores en los sindicatos
existentes, dejando en absoluta libertad a los trabajadores para escoger el sindicato de
su preferencia.
Artículo 380. El Ministerio de Trabajo y Bienestar Social proporcionará a las
organizaciones sociales la asistencia técnica y económica que necesiten con la
finalidad de que organicen programas, cursos, seminarios de educación laboral y
capacitación sindical y congresos. La ayuda económica que deberá suministrar el
Estado a las organizaciones sociales para los fines señalados, será canalizada a través
de las centrales obreras, federaciones independientes y sindicatos nacionales
independientes debidamente constituidos, tomando en cuenta el número de
trabajadores afiliados. En lo que respecta al apoyo económico para la realización de
congresos, esta ayuda será reglamentada por el Ministerio de Trabajo y Bienestar
Social por decreto ejecutivo.
Este Artículo fue Modificado por el Artículo 51 de la Ley N° 44 de 12 de agosto
de 1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto de 1995.
Sección Segunda
Fuero Sindical
Artículo 381. Gozarán de fuero sindical:
Los miembros de los sindicatos en formación;
Los miembros de las directivas de los sindicatos, federaciones y confederaciones o
centrales de trabajadores, con sujeción a lo dispuesto en los artículos 369 y 382;
Los suplentes de los directivos, aún cuando no actúen; y,
Los representantes sindicales.
El numeral 2 fue Modificado por el Artículo 52 de la Ley N° 44 de 12 de agosto
de 1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto de 1995.
Artículo 382. En el caso a que se refiere el ordinal 3, del artículo anterior, si el
sindicato tuviere más de doscientos miembros podrá designarse un número de
suplentes igual o menor de los principales, y todos gozarán de fuero sindical. Si el
sindicato tuviere menos de doscientos miembros, podrá designarse un suplente por
cada miembro principal de la directiva, pero sólo se reconocerán los beneficios del
fuero sindical hasta cinco suplentes, que se determinarán tomando en cuenta los que
hubieren obtenido el mayor número de votos en la respectiva elección. En caso de que
con posterioridad se reemplace a un suplente, quien lo sustituya gozará del fuero de
que aquél gozaba.
Los suplentes en las directivas de las federaciones, confederaciones y centrales de
trabajadores, gozarán en todo caso de fuero sindical.
Artículo 383. El trabajador amparado por el fuero sindical no podrá ser despedido sin
previa autorización de los Tribunales de Trabajo, fundada en una justa causa prevista
en la ley. El despido realizado en contra de lo dispuesto en este artículo constituye
violación del fuero sindical.
También constituye violación del fuero sindical la alteración unilateral de las
condiciones de trabajo o el traslado del trabajador a otro establecimiento o centro de
trabajo, cuando éste último no estuviere comprendido dentro de sus obligaciones, o si
estándolo, el traslado impide o dificulta el ejercicio del cargo sindical, caso en el cual
también será necesaria la previa autorización judicial.
Artículo 384. La duración del fuero sindical está sujeta a las siguientes reglas:
Para los miembros de los sindicatos en formación se extenderá hasta por tres meses
después de admitida su inscripción.
A los miembros principales y suplentes de las directivas, estos últimos cuando hubiere
lugar al fuero, y a los representantes sindicales, hasta por un año luego de haber
cesado en sus funciones.
El fuero sindical se reconocerá desde que el trabajador aparezca en una lista de
elección, siempre que la misma se comunique al empleador o a la Inspección de
Trabajo; en todo caso la protección sólo podrá reconocerse hasta por el mes anterior a
las elecciones.
Los que resulten electos continuará gozando del fuero sindical, aún antes de tomar
posesión, y los candidatos que no fueren designados tendrán el fuero hasta un mes
después de verificadas las elecciones.
Si no se hiciere la comunicación de que trata el ordinal 3 de este artículo, el fuero
sindical protegerá a los directivos y representantes sindicales desde la fecha de su
elección.
Artículo 385. Los trabajadores, o sus representantes, que estén organizando un
sindicato, podrán para obtener la protección del fuero sindical, notificar a la Dirección
Regional o General de Trabajo, por comunicación escrita, la voluntad del grupo de
gestionar la formación del sindicato, con una declaración de los nombres y generales
de cada uno de ellos, y la empresa, establecimiento o negocio donde trabajan. Para
formular esta comunicación bastará con que el grupo sea mayor de veinte
trabajadores.
Sólo desde el momento en que se haga la notificación de que trata este artículo, el
sindicato se considerará en formación, y sus miembros gozarán de fuero sindical,
hasta por los treinta días hábiles siguientes, si durante ellos no han formalizado la
solicitud de inscripción del sindicato, conforme al artículo 352.
Una vez formalizada la solicitud de inscripción, los trabajadores continuarán gozando
de fuero sindical en la forma que prescriben los artículos 381 ordinal 1 y 384 ordinal
1.
En caso de que se hagan objeciones a la solicitud de inscripción del sindicato, el fuero
se extenderá por todo el tiempo que se concede para subsanar las objeciones. Una vez
subsanadas, el fuero sindical de los miembros del sindicato en formación se regirá por
las reglas señaladas en los artículos 381 y 384.
Artículo 386. Luego de presentada la comunicación de que trata el artículo anterior, o
la solicitud de inscripción del sindicato, cualquier trabajador interesado puede hacer
llegar a la Dirección Regional o General de Trabajo su adhesión al sindicato en
formación, y desde ese momento estará protegido por el fuero sindical.
Cuando los organizadores del sindicato no hicieren la comunicación prevista en el
artículo anterior, el sindicato se considerará en formación desde que se presente la
solicitud de inscripción.
Artículo 387. Las autoridades de trabajo notificarán al empleador o empleadores la
presentación de la comunicación a que se refieren los artículos anteriores, o la
solicitud de inscripción formulada por los trabajadores. No obstante, la omisión de
esta notificación por parte de la autoridad de trabajo no afectará la protección del fuero
sindical, sin perjuicio de las sanciones que correspondan en contra del respectivo
funcionario.
Sección Tercera
Sanciones por prácticas desleales
Artículo 388. Son prácticas desleales en contra del sindicalismo y de los derechos del
trabajador:
La formación de listas negras;
Maltratos a los trabajadores;
Despidos, sanciones, represalias, traslados, desmejoramiento o discriminaciones
motivadas por reclamos individuales o colectivos, por el hecho de organizar o
pertenecer a un sindicato, o por haber participado en una huelga o firmado un pliego
de peticiones;
El despido, con conocimiento, de uno o varios trabajadores amparados por el fuero
sindical;
Los actos de injerencia de los empleadores con el objeto de promover la organización
o el control de sindicatos de trabajadores, o la renuncia o no afiliación a un sindicato;
Entregar u ofrecer a una organización social de trabajadores sumas de dinero, salvo las
previstas en la ley o en una Convención Colectiva de trabajo, siempre que en este
último caso sean destinadas para programas de vivienda u otras obras en beneficio
directo de los trabajadores;
El despido o desmejoramiento de un número de trabajadores permanentes
sindicalizados en forma que modifique, en contra de éstos, la proporción entre el
personal sindicalizado y el no sindicalizado, o el perteneciente a otro sindicato, dentro
de la empresa, a menos que justifique previamente ante los Tribunales de Trabajo las
causas de tales despidos o de la ruptura de dicha proporción. Se aplicará esta norma
aún cuando los despidos no se efectúen simultáneamente.
En el caso previsto en el ordinal 7º de este artículo, los trabajadores despedidos
tendrán derecho al reintegro con pago de los salarios caídos, pero sólo aquellos
trabajadores cuyo despido no sea anterior a más de tres meses a la fecha en que se
formula el reclamo. Las controversias a que diere lugar la aplicación de este ordinal se
tramitarán mediante proceso abreviado.
Artículo 389. Las infracciones a las normas de esta sección se sancionarán con multas
de cien a dos mil balboas, según la gravedad de las circunstancias. Las multas se
duplicarán sucesivamente por cada vez que el empleador reincida en la falta, y las
impondrán las autoridades administrativas o los Tribunales de Trabajo.
CAPÍTULO VII
SANCIONES E IMPUGNACIONES
Artículo 390. Sólo podrán imponerse a las organizaciones sociales las siguientes
sanciones:
Multa de diez a doscientos balboas;
Disolución.
Estas sanciones sólo pueden imponerse mediante sentencia dictada por los Tribunales
de Trabajo.
Artículo 391. La multa se impondrá cuando la organización social, por dos años
consecutivos, dejare de cumplir con las obligaciones que le impone el artículo 355. Si
el período de la junta directiva o de los representantes sindicales fuese mayor de un
año, la multa se impondrá cuando por dos períodos consecutivos no se hiciere la
comunicación correspondiente.
Artículo 392. La disolución se impondrá en cualquiera de los siguientes casos:
Cuando de manera evidente la organización se aparte permanentemente de los fines
exclusivos previstos en este Código;
Cuando pasare más de un año desde el día en que el Ministerio de Trabajo y
Bienestar Social le comunique que ha dejado de tener el número de miembros que
este Código exige para la constitución y subsistencia de la organización social de que
se trate, sin que se compruebe haber subsanado esta deficiencia;
Cuando, tratándose de un sindicato de trabajadores, se compruebe que está
evidentemente controlado por un empleador, grupo u organización de empleadores.
Artículo 393. La multa y la disolución de una organización social se tramitará
mediante proceso abreviado, y podrán solicitarla:
El Ministerio de Trabajo y Bienestar Social, cuando se trate de multa;
El Ministerio de Trabajo y Bienestar Social, en los casos a que se refieren los
ordinales 1 y 2 del artículo anterior;
El Ministerio de Trabajo y Bienestar Social, en el caso previsto en el ordinal 3 del
artículo anterior, siempre que se le solicite una federación, confederación o central de
trabajadores.
Artículo 394. Están sujetos a impugnación ante los Tribunales de Trabajo los
siguientes actos de las organizaciones sociales:
La adopción en los estatutos de normas contrarias a la ley, si la organización no las
corrige dentro de los dos meses siguientes a la objeción que por escrito le formule el
Ministerio de Trabajo y Bienestar Social;
La admisión de afiliados que no reúnan los requisitos señalados en la ley o en los
estatutos;
La elección de directivos y representantes sindicales que no reúnan los requisitos
necesarios para esos cargos;
La elección de directivos y representantes sindicales, o su remoción, cuando la
asamblea no hubiere cumplido con los requisitos previstos en el artículo 364; y,
La expulsión de un afiliado o la remoción de un directivo o representante sindical, en
violación de lo dispuesto en el artículo 360.
No obstante la apreciación que haga la asamblea en cuanto a la existencia de la causal
de expulsión, no es susceptible de impugnación.
La impugnación se tramitará como proceso abreviado, y será promovida por el
Ministerio de Trabajo y Bienestar Social, o por un número de afiliados no inferior
al diez por ciento del total de miembros de la organización, excepto el caso de
exclusión de un afiliado o remoción de un directivo o representante sindical, que sólo
podrá promoverse por el interesado.
Por medio de la Ley N° 53 de 28 de agosto de 1975, publicada en la Gaceta
Oficial N° 17.928 de 17 de septiembre de 1975, se atribuye competencia al
Ministerio de Trabajo y Bienestar Social establece que las impugnaciones de que
trata los ordinales 2, 3, 4 y 5, del artículo 394 del Código de Trabajo serán
procedentes cuando el acto o acuerdo haya sido registrado en el Departamento
de Organizaciones Sociales del Ministerio de Trabajo y Bienestar Social.
CAPÍTULO VIII
FUSIÓN, DISOLUCIÓN Y LIQUIDACIÓN DE ORGANIZACIONES
SINDICALES
Artículo 395. Dos o más organizaciones sociales podrán fusionarse, siempre que
acuerden sus respectivas disoluciones y formen una nueva.
Artículo 396. Las organizaciones sociales podrán disolverse mediante el voto de las
dos terceras partes de sus miembros, reunidos en Asamblea General, y de acuerdo con
las siguientes reglas:
La disolución se comunicará al Ministerio de Trabajo y Bienestar Social, quien
cancelará la respectiva inscripción. En este caso, y cuando se trate de disolución
impuesta mediante sentencia, el Ministerio publicará por dos veces consecutivas en un
diario de circulación nacional, un extracto de la resolución adoptada por la Asamblea
General o de la sentencia dictada por los Tribunales de Trabajo.
Serán nulos los actos o contratos celebrados o ejecutados por la organización después
de la disolución, que no se refieran exclusivamente a la liquidación.
En caso de disolución, salvo el de fusión, corresponde a la junta directiva designar
dentro de los quince días siguientes, dos miembros de la organización que, con un
tercero nombrado por el Ministerio de Trabajo y Bienestar Social, integrarán la
junta liquidadora. Si dentro del plazo señalado en este ordinal la Junta Directiva no ha
hecho las designaciones respectivas, el Ministerio las hará de oficio, dando al
sindicato la representación correspondiente.
Los liquidadores designarán a uno de ellos como Presidente de la junta liquidadora y,
en conjunto, se reputarán mandatarios de la organización. Para cumplir su cometido,
seguirán el procedimiento que indiquen los estatutos o el Ministerio de Trabajo y
Bienestar Social; subsidiariamente, se sujetarán al procedimiento que establezcan las
leyes comunes, en lo que fuere aplicable.
Artículo 397. En caso de disolución de una organización social, excepto el de fusión,
su activo líquido se distribuirá con sujeción a las siguientes reglas:
Si se tratare de un sindicato, se entregará a la federación, confederación o central de la
que formare parte; y de no ser posible, se distribuirá por partes iguales entre todos los
sindicatos de la misma clase existentes en el país.
Si se tratare de una federación, se entregará a la confederación o central de que forme
parte, y, de no ser posible, se distribuirá por partes iguales entre todos los sindicatos
que la componen.
Si se tratare de una confederación o central, se distribuirá por partes iguales entre
todas las organizaciones sociales que la compongan, y de no ser posible, entre las
demás confederaciones o centrales existentes en el país.
En los casos en que no resulte aplicable ninguna de las reglas anteriores, el activo
pasará al Ministerio de Trabajo y Bienestar Social para ser usado en programas de
educación laboral.
TÍTULO II
CONVENCIÓN COLECTIVA DE TRABAJO
CAPÍTULO I
DISPOSICIONES GENERALES
Artículo 398. Convención Colectiva de Trabajo es todo acuerdo escrito relativo a las
condiciones de trabajo y de empleo, celebrado entre un empleador, un grupo de
empleadores o una o varias organizaciones de empleadores, por una parte, y, por la
otra uno o varios sindicatos, federaciones, confederaciones o centrales de trabajadores.
Por medio de la Sentencia de 19 de marzo de 1997, el Pleno de la Corte Suprema
de Justicia declara que este artículo es Constitucional. Aparece en el Registro
Judicial de marzo de 1997.
Artículo 399. La Convención Colectiva se suscribirá en tres ejemplares, uno para
cada parte, y el tercero se presentará al Ministerio de Trabajo y Bienestar Social.
Artículo 400. Las organizaciones sociales de trabajadores o empleadores probarán su
personería por medio de certificación expedida por el Ministerio de Trabajo y
Bienestar Social, y la autorización para celebrar la Convención Colectiva mediante
copia autenticada de la resolución que al efecto dicte la junta directiva o la Asamblea
General de la organización social de que se trate.
Cuando se trate de organizaciones de empleadores constituidas conforme al derecho
común, se sujetarán a éste en cuanto a la prueba de la personería y de la autorización
para negociar.
Los empleadores no organizados justificarán su representación conforme al derecho
común. Si se trata de personas jurídicas, el representante legal o gerente de la empresa
podrán representarlas en la Convención Colectiva.
Artículo 401. Todo empleador a quien presten servicios trabajadores miembros de un
sindicato, tendrá la obligación de celebrar con éste una Convención Colectiva cuando
se lo solicite el sindicato.
Si el empleador se niega a celebrar la Convención Colectiva, los trabajadores podrán,
una vez terminada la conciliación, ejercitar el derecho de huelga.
Este Artículo fue Modificado por el Artículo 7 de la Ley N° 8 de 30 de abril de
1981, publicada en la Gaceta Oficial N° 19.310 de 5 de mayo de 1981.
Artículo 402. En caso de que varias organizaciones de trabajadores pidan la
celebración de una Convención Colectiva en una misma empresa, y siempre que no se
pusieren de acuerdo entre ellas, se observarán las reglas siguientes:
Si concurre un sindicato de empresa con uno o más sindicatos industriales, la
Convención Colectiva se celebrará con el que tenga mayor número de trabajadores
dentro de la empresa.
Si concurren sindicatos gremiales con sindicatos de empresa o de industria podrán los
primeros celebrar una Convención Colectiva para su profesión, siempre que el
número de afiliados sea mayor que el de los trabajadores del mismo gremio que
formen parte del sindicato de empresa o de industria y que presten servicio en la
empresa o industria correspondiente;
Si concurren varios sindicatos gremiales, la Convención Colectiva se celebrará con el
conjunto de los sindicatos mayoritarios que representen a las profesiones, siempre que
se pongan de acuerdo. En caso contrario, cada sindicato celebrará una Convención
Colectiva para su profesión.
Artículo 403. La Convención Colectiva de trabajo contendrá, como mínimo, lo
siguiente:
Los nombres y domicilios de las partes;
Las empresas o instituciones comprendidas, o ambas;
Reglamentación del Comité de Empresas, para los únicos fines de tramitar quejas de
los trabajadores y establecer un efectivo sistema de comunicación y entendimiento
entre el sindicato y la empresa;
Estipulaciones sobre condiciones generales y particulares de trabajo. También podrá
contener estipulaciones sobre salarios, Comité de Empresa, movilidad laboral, fondos
de cesantía, productividad, contratos individuales de trabajo, obligaciones y
prohibiciones de las partes, jornadas y horarios de trabajo, descansos obligatorios,
patentes de invención, vacaciones, edad de jubilación y, en general, todas aquellas
disposiciones que desarrollen el contenido del Código de Trabajo o actualicen, de
acuerdo con la realidad de la empresa, los deberes y derechos de las partes, con el
objeto de estrechar lazos de colaboración para su mutuo beneficio;
Duración; Las estipulaciones del artículo 68 que se ajusten a la naturaleza de la
Convención Colectiva; y,
Las demás estipulaciones que convengan a las partes, siempre y cuando no interfieran
con la facultad que tiene el empleador de determinar el número de trabajadores
necesarios para el normal funcionamiento de la empresa, ni afecten los derechos de
los trabajadores contemplados en los artículos 224 y 225 del Código de Trabajo.
Este Artículo fue Modificado por el Artículo 8 de la Ley N° 8 de 30 de abril de
1981, publicada en la Gaceta Oficial N° 19.310 de 5 de mayo de 1981.
Los numerales 2 y 4 fueron Modificados por el Artículo 53 de la Ley N° 44 de 12
de agosto de 1995, publicada por la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto de
1995.
CAPÍTULO II
EFECTOS DE LA CONVENCIÓN COLECTIVA
Artículo 404. Las cláusulas de la Convención Colectiva se aplicarán a todas las
categorías de trabajadores que estén empleados en la o las empresas comprendidas por
la Convención Colectiva, a menos que la convención prevea expresamente lo
contrario.
Artículo 405. La Convención Colectiva se aplicará a todas las personas que trabajan,
en las categorías comprendidas en la convención, en la empresa, negocio o
establecimiento, aunque no sean miembros del sindicato.
Los trabajadores no sindicalizados que se beneficien de la Convención Colectiva
estarán obligados, durante el plazo fijado en la Convención Colectiva, a pagar las
cuotas ordinarias y extraordinarias acordadas por el sindicato, y el empleador quedará
obligado a descontárselas de sus salarios y entregarlas al sindicato, en la forma
prevista en el artículo 373, aún cuando la proporción de sindicalizados no alcance la
señalada en dicho artículo para la cotización obligatoria.
Este Artículo fue Adicionado por el Artículo 5 de la Ley N° 2 de 13 de enero de
1993, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.204 de 14 de enero de 1993.
Por medio de la Sentencia de 19 de febrero de 1993, el Pleno de la Corte
Suprema de Justicia declara que la frase marcada es Inconstitucional. Aparece
en el Registro Judicial de febrero de 1993.
Artículo 406. La Convención Colectiva no podrá concertarse en condiciones menos
favorables para los trabajadores, que las contenidas en la Ley, los contratos,
convenciones colectivas, reglamentos o prácticas vigentes en la empresa, negocio o
establecimiento.
Será válida la cláusula mediante la cual se pacte sustituir, a favor del trabajador, un
beneficio por otro previsto en la Convención Colectiva.
El segundo párrafo fue Adicionado por el Artículo 55 de la Ley N° 44 de 12 de
agosto de 1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto de 1995.
Artículo 407. Toda Convención Colectiva obliga a las partes, y a las personas en cuyo
nombre se celebre o sea aplicable. Igualmente rige para los futuros afiliados de las
respectivas organizaciones de empleadores y para los trabajadores que con
posterioridad ingresen a las empresas comprendidas en la convención, desde la fecha
de la afiliación o del ingreso a la empresa, respectivamente.
Artículo 408. Las disposiciones de los contratos individuales de trabajo contrarias o
incompatibles con la Convención Colectiva, serán ineficaces y se sustituirán
automáticamente por las disposiciones de la Convención Colectiva.
No se considerarán contrarias a la Convención Colectiva las disposiciones de los
contratos individuales de trabajo que sean más favorables para los trabajadores.
Artículo 409. Las partes que hayan intervenido en la celebración de convenciones
colectivas pueden promover ante los Tribunales y autoridades de trabajo las
peticiones, denuncias, acciones y reclamaciones que deriven de ellos, sin necesidad de
poder previo de los interesados.
Por medio de la Ley N° 8 de 30 de abril de 1981, publicada en la Gaceta Oficial
N° 19.310 de 5 de mayo de 1981, se establece que “Durante el período de vigencia
de las convenciones colectivas de trabajo no se admitirán pliegos de peticiones
que tengan por objeto introducir modificaciones directas o indirectas, o cláusulas
nuevas, a la convención colectiva.
La Dirección Regional o General de Trabajo, queda facultada para rechazar de
plano los pliegos inadmisibles conforme esta disposición”.
CAPÍTULO III
DURACIÓN
Artículo 410. La duración de la Convención Colectiva no será inferior a dos años ni
mayor de cuatro años.
Artículo 411. Vencido el plazo fijado en la Convención Colectiva, ésta continuará
rigiendo hasta tanto se celebre una que la reemplace, sin perjuicio del derecho de los
trabajadores de pedir la negociación.
Artículo 412. La Convención Colectiva comenzará a regir desde la fecha en que se
firme, salvo que se indique otra.
Artículo 413. En los casos de disolución de la organización sindical titular de la
Convención Colectiva, los acuerdos pactados en ésta continuarán vigentes, salvo que
al surgir una nueva organización sindical o un grupo de trabajadores organizados,
éstos y la empresa acuerden celebrar una nueva Convención Colectiva.
Este Artículo fue Modificado por el Artículo 55 de la Ley N° 44 de 12 de agosto
de 1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto de 1995.
Artículo 414. Al cierre de una empresa, negocio o establecimiento, la Convención
Colectiva vigente cesará en sus efectos y regirá sólo en las demás empresas, negocios
o establecimientos para los que fue acordada.
Artículo 415. Ni la desafiliación de las organizaciones contratantes ni su disolución
afectarán los acuerdos pactados en la Convención Colectiva.
En caso de sustitución del empleador, el nuevo empleador quedará obligado en los
mismos términos que el sustituido, salvo que se aplique la norma contenida en el
artículo 413.
Este Artículo fue Modificado por el Artículo 56 de Ley N° 44 de 12 de agosto de
1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto de 1995.
Artículo 416. Cualquiera de las partes en una Convención Colectiva puede solicitar la
negociación de una nueva, por vencimiento del plazo, desde los tres meses anteriores
al mismo. En caso de concurrencia, se aplicará lo dispuesto en el artículo 402.
Las partes podrán, dentro del término de duración de la Convención Colectiva,
siempre que medie el común acuerdo sobre los temas específicos que les interesen a
ambas, revisar y modificar la convención por vía directa, en cualquier momento que
se acuerde mutuamente y de conformidad con lo establecido en el artículo 400.
Este Artículo fue Modificado por el Artículo 57 de la Ley N° 44 de 12 de agosto
de 1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto de 1995.
Artículo 416-A. Este Artículo fue derogado por el Artículo 19 de la Ley N° 8 de
30 de abril de 1981, publicado en la Gaceta Oficial N° 19.310 de 5 de mayo de
1981.
TÍTULO III
CONFLICTOS COLECTIVOS
CAPÍTULO I
CLASIFICACIONES DE LOS CONFLICTOS COLECTIVOS
Artículo 417. Los conflictos colectivos son de dos clases:
Jurídicos o de derecho; y,
Económicos o de intereses.
Artículo 418. Conflictos colectivos jurídicos o de derecho son los que tienen por
objeto la interpretación o aplicación de una norma contenida en una ley, decreto,
reglamento interno, costumbre, contrato o Convención Colectiva, y que interesan a un
grupo o colectividad de trabajadores.
Artículo 419. Conflictos colectivos económicos o de intereses son aquellos que tienen
por objeto la celebración de una Convención Colectiva de trabajo, y los que de
cualquier otra manera expresan intereses colectivos de naturaleza económico-social o
reivindicativa.
Artículo 420. En los conflictos jurídicos o de derecho las partes deben sujetarse a las
normas previstas en el Libro IV de este Código, sin perjuicio de que en los casos en
que tales conflictos admitan el ejercicio del derecho de huelga, sea posible acudir
también a los procedimientos de conciliación que señalan los capítulos siguientes de
este Título para los conflictos colectivos económicos.
Artículo 421. Antes de someter un conflicto colectivo jurídico a los Tribunales de
Trabajo, cualquiera de las partes puede solicitar la intervención de un funcionario
conciliador del Ministerio de Trabajo y Bienestar Social, a fin de intentar una
solución por vía de mediación.
La solicitud de mediación no está sujeta a formalidad alguna, pero cuando el conflicto
sea de los que admiten el ejercicio del derecho de huelga, las partes pueden plantearlo
también por medio de un pliego de peticiones.
Artículo 422. Los conflictos colectivos económicos o de intereses se ajustarán al
procedimiento especial previsto en los capítulos siguientes de este Título.
CAPÍTULO II
TRATO Y ARREGLO DIRECTO
Artículo 423. Las organizaciones sociales de trabajadores pueden presentar
directamente al empleador o empleadores las peticiones y quejas que estimen
convenientes, antes de iniciar los procedimientos de conciliación de que trata el
Capítulo IV de este Título.
En ausencia de dichas organizaciones, los trabajadores pueden presentar las quejas y
peticiones por medio de los comités de empresa o delegados especialmente
designados para tal efecto.
Artículo 424. Del arreglo a que lleguen las partes por la vía indicada en el artículo
anterior se levantará acta que, en copia auténtica, se remitirá a la Inspección General
de Trabajo, dentro de los tres días siguientes, directamente o por medio de la autoridad
política o de trabajo local.
Si se llega a una Convención Colectiva, las partes deben sujetarse a lo que se dispone
en el Título II de este Libro.
Artículo 425. Para iniciar el procedimiento de conciliación no es necesario que las
partes recurran primero al trato directo.
CAPÍTULO III
PLIEGO DE PETICIONES
Artículo 426. Cuando un sindicato de trabajadores o grupo de trabajadores plantee un
conflicto colectivo de los previstos en el Capítulo I de este Título, a fin de iniciar un
procedimiento de conciliación, deberá presentar un Pliego de Peticiones en la
Dirección Regional o General de Trabajo.
Artículo 427. El pliego de peticiones se presentará por triplicado y deberá contener lo
siguiente:
Nombre del o los sindicatos que suscriben el pliego, con indicación de sus oficinas o
locales que designen para recibir notificaciones, el nombre, cédula y domicilio de su
Presidente o Secretario General;
Nombre y dirección comercial del empleador, empleadores u organizaciones contra
quienes se dirige el pliego;
Nombre, número de cédula y domicilio de los delegados designados para la
conciliación, que serán no menos de dos, ni más de cinco y, si lo estiman conveniente,
de un asesor sindical y un asesor legal; los delegados deben designarse con poderes
suficientes para negociar y suscribir cualquier arreglo o, si fuere el caso, una
Convención Colectiva;
Las quejas y peticiones concretas; si se pide la celebración de una Convención
Colectiva, el pliego debe contener el proyecto correspondiente;
El número de trabajadores que prestan servicios para cada empleador en las empresas,
negocios o establecimientos que se vean afectados por el conflicto, con indicación de
aquellos que deben computarse para determinar la legalidad de la huelga, si la hubiere;
y,
El número de trabajadores que apoya el conflicto en cada empresa, o si fuera el caso,
en el o los establecimientos, o negocios de que se trate.
Pueden incluirse, además, peticiones distintas de las que admiten este procedimiento.
Artículo 428. Con el pliego debe acompañarse lo siguiente:
Copia autenticada de la resolución que al efecto haya aprobado la asamblea general de
la organización de trabajadores de que se trate.
Nombre y firma de todos los trabajadores que apoyan el pliego.
Si el pliego lo presenta un grupo de trabajadores, debe acompañarse copia del acuerdo
respectivo, firmada por todos los que apoyan el pliego.
Certificación del Ministerio de Trabajo y Bienestar Social en la cual conste la
inscripción del sindicato.
Artículo 429. El pliego será firmado por todos los delegados. Podrán firmar también
los asesores sindicales y legales.
Artículo 430. Cuando el pliego lo presente un grupo no organizado de trabajadores de
una empresa, se requerirá para darle curso el 30 por ciento de los trabajadores que
laboren en la empresa, establecimiento o negocio afectado por el conflicto.
Artículo 431. Cuando en una misma empresa se presenten dos o más pliegos de
peticiones a la vez, se acumularán en uno solo y los trabajadores de la o las empresas,
establecimientos o centros de trabajo afectados por el conflicto designarán una sola
representación; de no hacerlo en el término de dos días le corresponderá negociar al
sindicato más representativo o al grupo mayoritario de trabajadores, si fuese el caso.
Si los pliegos se refieren a Convención Colectiva, se aplicarán las reglas establecidas
en el artículo 402 del Código de Trabajo.
Este Artículo fue Modificado por el Artículo 6 de la Ley N° 2 de 13 de enero de
1993, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.204 de 14 de enero de 1993.
CAPÍTULO IV
PROCEDIMIENTO DE CONCILIACIÓN
Artículo 432. Con la presentación del pliego de peticiones se inician los
procedimientos de conciliación. El funcionario ante quien se presente deberá certificar
en todos los ejemplares del pliego el día y la hora exactos en que fue presentado, uno
de los cuales devolverá a los interesados.
Artículo 433. No podrá rechazarse un pliego de peticiones. Si el Director Regional o
General de Trabajo encontrare defectos en el pliego deberá señalarlos al momento de
recibirlo, a fin de que los trabajadores los subsanen allí mismo, y de todo ello se
levantará un acta, copia autenticada de la cual se entregará a los interesados. Si éstos
declaran que desean retirar el pliego para subsanar sus defectos y presentarlo con
posterioridad, se dejará constancia de ello en el acta. En este caso el conflicto se
entenderá planteado desde el momento en que se presente el pliego en debida forma.
Artículo 434. El funcionario que viole lo dispuesto en el artículo anterior, o que
maliciosamente señalare defectos no previstos en este Código, será sancionado con
multa de cien a trescientos balboas, por el Ministro del ramo, de oficio o a solicitud de
parte, o por los Tribunales de Trabajo previa denuncia de los interesados.
Artículo 435. Dentro de los dos días siguientes al recibo del pliego, la Dirección
Regional o General de Trabajo deberá notificar al empleador o empleadores de la
existencia del conflicto. La notificación se hará mediante entrega personal, al
empleador o a cualquier otra persona que ejerza funciones de dirección o
representación y que se encuentre en las oficinas de dicho empleador, de un ejemplar
del pliego por el funcionario de trabajo, o los interesados, o mediante publicación de
un certificado donde conste el hecho de la presentación. Esta publicación se hará por
dos días en dos periódicos de circulación nacional. Las autoridades de trabajo, cuando
hubiere varios empleadores en el conflicto, estarán obligadas a proporcionar copias
del pliego a cada uno de ellos.
Artículo 436. Desde que reciba la notificación de que trata el artículo anterior, el
empleador dispondrá de un plazo de cinco días para contestar el pliego de peticiones.
En su contestación deberá dar respuesta a cada una de las peticiones de los
trabajadores, especificando cuáles acepta y cuáles rechaza, indicando las razones por
las cuales se opone a las mismas.
Deberá también expresar el empleador las contraofertas que considere razonables para
resolver el conflicto, y proporcionar todos los datos e informaciones relativos al
negocio y a los trabajadores, que a su juicio sean de utilidad para la conciliación.
Artículo 437. Una vez notificado el empleador, la Dirección Regional o General de
Trabajo designará un conciliador entre el personal especializado del Ministerio de
Trabajo y Bienestar Social.
Artículo 438. Las partes están obligadas a comparecer a todas las reuniones a que
sean citadas por el funcionario conciliador. Las inasistencias podrán sancionarse como
desacato.
La renuencia de cualquiera de las partes a comparecer a las citaciones, se considerará,
para todos los efectos previstos en este Código, como abandono de la conciliación.
Este Artículo fue Modificado por el Artículo 58 de la Ley N° 44 de 12 de agosto
de 1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto de 1995.
Artículo 439. El conciliador, al reunir a las partes en el conflicto, intentará un
amigable avenimiento sobre las siguientes bases:
El procedimiento de conciliación debe caracterizarse por la flexibilidad, la ausencia de
formalismos y debe ser simple en su desarrollo.
Deben eliminarse las exposiciones formales; las declaraciones de testigos y la
presentación de otras pruebas sólo se administrarán cuando el conciliador las estime
convenientes para el mejor desarrollo de la conciliación.
El funcionario debe limitarse a actuar como un intermediario entre las partes, a
presidir y dirigir los debates con motivo de las reuniones conjuntas, desempeñando un
papel activo en la aclaración de los hechos.
El conciliador debe examinar y explorar los posibles medios para llegar a un
entendimiento, y presentará propuestas oportunas, con vista a una solución del
conflicto.
Artículo 440. El funcionario conciliador debe basarse únicamente en la aplicación de
técnicas y condiciones personales apropiadas. Esta función deben ejercerla
funcionarios del Departamento de Relaciones de Trabajo, preparados para ese tipo de
tareas y que posean una habilidad especial en derecho laboral, relaciones humanas y
psicología individual y colectiva.
Estos funcionarios serán nombrados con base a criterios de idoneidad, preferiblemente
mediante concursos, cuyas bases reglamentará el Ministerio de Trabajo y Bienestar
Social. Una vez expirado un período de prueba de un año, gozarán de estabilidad en
su cargo.
Lo dispuesto en este artículo es sin perjuicio de que en casos especiales se designe
para actuar como conciliador a otro funcionario del Ministerio de Trabajo y
Bienestar Social, o que la conciliación sea dirigida personalmente por alguna
autoridad de dicho Ministerio.
Artículo 441. Durante el desarrollo de la conciliación, el empleador está obligado a
mantener los contratos de trabajo existentes al momento en que se plantee el conflicto,
sin perjuicio de los contratos que terminen por vencimiento del plazo o conclusión de
la obra.
Desde que se presente el pliego de peticiones en debida forma, y hasta el vencimiento
del plazo para declarar la huelga, durante ésta, o durante el arbitraje, toda terminación
o suspensión de los efectos de los contratos, debe ser autorizada previamente por el
respectivo Juez de Trabajo, con arreglo al procedimiento previsto en el desafuero
sindical.
Se presume que todo despido que se pretende efectuar a un trabajador que apoye el
pliego, se hace en represalia, sin perjuicio del derecho del empleador a probar lo
contrario. Igual criterio se aplicará para las solicitudes de suspensión de contratos de
trabajo.
Esta disposición también regirá para las negociaciones de las convenciones colectivas
por la vía directa.
Este Artículo fue Modificado por el Artículo 59 de la Ley N° 44 de 12 de agosto
de 1995, publicado en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto de 1995.
Artículo 442. Se realizarán tantas audiencias de conciliación como sean necesarias,
aún en horas y días inhábiles.
Artículo 443. La conciliación termina:
Transcurridos quince días hábiles desde que se notificó el pliego de peticiones, de
conformidad con lo dispuesto en el artículo 435, salvo que ambas partes, con la
anuencia del conciliador, decidan prorrogarla hasta dos veces, cada una de ellas por un
período no mayor de diez días hábiles;
Cuando el empleador no conteste el pliego de peticiones en el plazo que señala el
artículo 436, o cuando se retire de la conciliación o que se muestre renuente a
comparecer a las citaciones;
Cuando antes de transcurrido el plazo de que trata el ordinal 1 de este artículo, o su
prórroga, ambas partes, con la anuencia del conciliador, manifiesten su intención de
dar por terminada la conciliación;
Cuando las partes lleguen a un arreglo o convengan en ir al arbitraje;
El numeral 1 fue Modificado por el Artículo 7 de la Ley N° 2 de 13 de enero de
1993, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.204 de 14 de enero de 1993.
Artículo 444. Cuando no se hubiere llegado a un arreglo, el conciliador presentará un
informe con la exposición de los hechos a la Dirección Regional o General de
Trabajo, haciendo constar en qué medida se ha podido llegar a un acuerdo y cuáles
son, a su juicio, las cuestiones que continúan en conflicto.
Artículo 445. Con vista en el informe de que trata el artículo anterior, la Dirección
Regional o General de Trabajo notificará a las partes las fórmulas que estime
convenientes para llegar a una solución del conflicto.
Artículo 446. Vencido el plazo previsto en el ordinal 1 del artículo 443, o desde el día
siguiente a aquel en que la conciliación termina según los ordinales 2 y 3 del mismo
artículo, empezará a correr el plazo de que disponen los trabajadores para ir a la
huelga.
Artículo 447. No dan lugar a la nulidad del procedimiento la mora o la omisión en
practicar alguna diligencia prevista en este capítulo, la prolongación del procedimiento
de conciliación por un tiempo mayor del que señala el artículo 443, o la terminación
de la conciliación por vencimiento del término legal o de prórroga, sin haberse
completado todas las diligencias correspondientes, o la realización defectuosa de las
mismas. Vencido el término correspondiente, las partes pueden abandonar la
conciliación sin necesidad de orden, autorización ni declaración previa.
Lo dispuesto en este artículo es sin perjuicio de las sanciones que corresponda
imponer al funcionario por su mora, omisión o negligencia.
CAPÍTULO V
DECLARATORIA PREVIA DE LEGALIDAD
Artículo 448. Antes de declarar la huelga, y dentro de los cinco días siguientes a la
terminación de la conciliación, los trabajadores podrán pedir a los Tribunales de
Trabajo que declaren lo siguiente:
Que los trabajadores cumplieron con el requisito de agotar el procedimiento de
conciliación;
Que el conflicto cuenta con el apoyo del número suficiente de trabajadores para
declarar una huelga legal;
Que las quejas y peticiones contenidas en el pliego, o algunas de ellas, son de las que
permiten declarar una huelga legal.
Esta petición se tramitará según el procedimiento previsto para la declaración de
ilegalidad de la huelga, en lo que le resulte aplicable.
Una vez hechas estas declaraciones, sólo se podrá pedir la ilegalidad de la huelga con
base en circunstancias sobrevinientes.
Por medio de la Sentencia de 19 de septiembre de 1980, el Pleno de la Corte
Suprema de Justicia declara que este artículo es Constitucional. Aparece en el
Registro Judicial de septiembre de 1980.
Artículo 449. La negativa por parte de los Tribunales de la declaración prevista en el
ordinal 2 del artículo anterior no conlleva la ilegalidad de la huelga que
posteriormente se declare, a menos que entonces los huelguistas tampoco obtengan la
mayoría.
En todo caso, el empleador deberá sujetarse a lo dispuesto en el artículo 499, si desea
que la huelga se declare ilegal.
Artículo 450. La petición de que tratan los artículos anteriores es facultativa, y no es
necesario que los trabajadores la formulen para que se entienda agotada la
conciliación. El empleador no podrá pedir, antes de iniciada la huelga, que se hagan
declaraciones contrarias a las que señala el artículo 448.
Artículo 451. Desde la presentación de esta petición, deja de correr el plazo para
declarar la huelga, el cual comenzará a computarse nuevamente desde que quede
ejecutoriada la resolución que decide el asunto.
CAPÍTULO VI
ARBITRAJE
Artículo 452. Concluidos los procedimientos de conciliación, el conflicto colectivo
será sometido total o parcialmente a arbitraje en cualesquiera de los siguientes casos:
Si ambas partes acuerdan someterse al arbitraje;
Si los trabajadores, antes o durante la huelga, solicitan el arbitraje a la Dirección
Regional o General de Trabajo;
Si el conflicto colectivo se produce en una empresa de servicio público, según la
definición del artículo 486 de este Código. En este caso, la Dirección Regional o
General de Trabajo decidirá someter la huelga a arbitraje, después que haya
comenzado. Las partes podrán apelar la decisión ante el Ministro de Trabajo y
Bienestar Social. El recurso se concederá en efecto devolutivo y será decidido sin
intervención de las partes. La resolución que decida someter el conflicto a arbitraje,
ordenará la inmediata suspensión de la huelga.
De igual manera a la señalada en el numeral anterior, se procederá en casos de huelga
en empresa privada o de servicio público, si la Dirección General de Trabajo
determinase que, por la duración de la huelga se han deteriorado gravemente las
condiciones socioeconómicas de los habitantes de la región o del país.
La resolución que ordene someter a arbitraje el conflicto colectivo, debe ser
debidamente motivada por la autoridad competente y podrá ser apelada ante el
Ministro de trabajo y Desarrollo Laboral.
Este Artículo fue Modificado por el Artículo 1 de la Ley N° 45 de 2 de julio de
1998, publicada en la Gaceta Oficial N° 23.581 de 8 de julio de 1998.
Por medio de la Sentencia de 23 de mayo de 1999, el Pleno de la Corte Suprema
de Justicia declaro que la frase marcada es Inconstitucional. Aparece en el
Registro Judicial de mayo de 1999.
Artículo 453. Dentro de los dos días siguientes a la notificación del acuerdo o de la
solicitud de que trata el artículo anterior, cada una de las partes designará un árbitro.
Artículo 454. Los árbitros se designarán, por cada parte, de sendas listas que
anualmente confeccionará cada Director Regional y la Dirección General de Trabajo,
previa consulta con los empleadores y las organizaciones de trabajadores, quienes
sugerirán las personas que deben formar la lista respectiva.
Cada lista constará de no menos de cinco ni más de quince personas. Una vez
aceptada su inclusión en la lista, no podrá rechazarse la designación como árbitro,
salvo excusa legal, y bajo pena de desacato.
Artículo 455. Si por cualquier causa no fuere posible designar los árbitros de las listas
correspondientes, cada parte designará libremente un árbitro.
Si vencido el plazo para designar el árbitro, cualquiera de las partes no lo hubiere
hecho, la Dirección Regional o General de Trabajo escogerá al azar el árbitro de la
lista correspondiente.
Los árbitros designados por las partes se reunirán y escogerán un tercer árbitro que
actuará como Presidente del Tribunal de Arbitraje. Si no se pusieren de acuerdo
dentro del día siguiente al que tomaron posesión de su cargo, el Director General de
Trabajo designará el tercer árbitro, que podrá ser un funcionario del Ministerio de
Trabajo y Bienestar Social que no hubiere participado en la conciliación, o una
persona idónea.
No es necesario que el tercer árbitro se escoja de las listas confeccionadas por la
Dirección Regional o General de Trabajo.
Parágrafo. Cuando el arbitraje sea solicitado por el Estado, el árbitro que corresponda
ser escogido por el Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral, deberá seleccionarse
de una lista confeccionada con anticipación al inicio del conflicto colectivo.
Este parágrafo fue Adicionado por el Artículo 2 de la Ley N° 45 de 2 de julio de
1998, publicada en la Gaceta Oficial N° 23.581 de 8 de julio de 1998.
Por medio de la Sentencia de 23 de marzo de 1999, el Pleno de la Corte Suprema
de Justicia declara que el Parágrafo es Constitucional. Aparece en el Registro
Judicial de marzo de 1999.
Artículo 456. No pueden ser miembros del Tribunal de Arbitraje los que tienen
impedimentos legales o los que directa o indirectamente hubieren intervenido en
representación de las partes en las etapas de trato directo o de conciliación.
Esta prohibición comprende a los trabajadores, representantes, apoderados, y en
general toda persona ligada a ellos por cualquier vínculo de interés o dependencia.
Artículo 457. Los árbitros pueden ser recusados dentro del día siguiente a su
designación ante el Director Regional o General de Trabajo.
Serán causas de recusación:
Tener interés directo en el conflicto;
Ser pariente dentro del cuarto grado de consanguinidad o segundo de afinidad con
cualquiera de los representantes o apoderados de las partes; y,
Tener con las partes enemistad manifiesta por hechos determinados.
Las excusas se fundarán en las mismas causales.
Artículo 458. En caso de falta o impedimento de alguno de los árbitros, se procederá
a reemplazarlo en la misma forma en que se hizo la designación.
Artículo 459. Los árbitros deben ser personas que conozcan los problemas
económico sociales y especialmente, dentro de lo posible, las condiciones de trabajo
en la rama de actividad correspondiente.
Artículo 460. El Tribunal de Arbitraje actúa sin sujetarse a formas legales de
procedimiento en la recepción de las pruebas ofrecidas por las partes y de las que
considere necesarias para la justificación de los hechos. Tiene facultad para efectuar
todas las investigaciones conducentes al mejor esclarecimiento de las cuestiones
planteadas y para solicitar el auxilio o informes de las autoridades y Tribunales de
Trabajo, y de cualquier otra autoridad o funcionario.
Artículo 461. El Tribunal Arbitral funcionará con la asistencia indispensable de todos
los miembros. En lo que se refiere al procedimiento eliminará las formas solemnes, y
lo simplificará manteniendo la igualdad de las partes y garantizando el derecho de
defensa de las mismas.
Artículo 462. Dentro de los dos días siguientes a la toma de posesión del tercer
árbitro, el Tribunal señalará hora para oír a las partes, enterarse de los detalles del
conflicto y recibir las pruebas que crea convenientes. El Director Regional o General
de Trabajo entregará al Tribunal todos los antecedentes, diligencias e informes sobre
el resultado del procedimiento conciliatorio.
Artículo 463. Dentro de los diez días hábiles siguientes a la audiencia con las partes,
el Tribunal Arbitral dictará el fallo, que se denominará laudo arbitral, sujetándose a los
hechos y a la verdad sabida, sin subordinarse a las reglas sobre estimación de las
pruebas y examinando los hechos técnicamente y en conciencia. La decisión se
tomará por mayoría de votos y deberá ser motivada. Si uno de los árbitros se negare a
firmar, los otros dos pondrán el hecho en conocimiento de la Dirección Regional o
General de Trabajo, la cual dejará constancia de ello en el laudo, que será válido con
la firma de los demás árbitros.
Artículo 464. El laudo arbitral no afectará los derechos reconocidos por la
Constitución, la Ley, convenciones colectivas y contratos de trabajo, ni podrá fijar
condiciones de trabajo inferiores a las ya existentes.
Artículo 465. El laudo arbitral se notificará personalmente a las partes. En caso de no
ser posible la notificación personal, se efectuará por edicto fijado durante cinco (5)
días en la Dirección General o Regional de Trabajo.
Artículo 466. Los honorarios de los árbitros serán fijados y pagados por el Ministerio
de Trabajo y Bienestar Social.
Artículo 467. Los miembros del Tribunal tienen, durante el ejercicio de sus funciones
los mismos derechos, privilegios, protección e inmunidades que los Magistrados de
los Tribunales Superiores de Trabajo.
Artículo 468. El compromiso para ir al arbitraje se suscribirá por triplicado, y además
de la firma de las partes llevará la del funcionario conciliador. Cada parte conservará
un ejemplar del compromiso y el tercero se archivará en el Ministerio de Trabajo y
Bienestar Social.
Artículo 469. El compromiso sólo será válido si se suscribe dentro o después de
concluido un procedimiento de conciliación, siempre que en este último caso estuviere
corriendo todavía el plazo para declarar la huelga o que el compromiso se suscriba
para poner término a la misma.
No vincula a las partes el compromiso de ir al arbitraje suscrito en violación de lo que
se dispone en este artículo.
Artículo 470. El laudo arbitral tiene naturaleza normativa y equivale a ley entre las
partes, para las cuales se establecen las nuevas condiciones de trabajo. Su
incumplimiento da base legal para reclamar en proceso ejecutivo, abreviado o común
de trabajo, sin perjuicio del derecho de huelga.
Artículo 471. El arbitraje puede comprender el contenido total o parcial de una
Convención Colectiva de trabajo.
Artículo 472. El laudo arbitral obliga a las partes por el tiempo que determine, que no
podrá exceder del plazo máximo que se señala en el artículo 410 para las
convenciones colectivas, o del previsto en el compromiso, si las partes hubieren fijado
uno inferior.
Artículo 473. El laudo arbitral no admite recurso alguno, pero será nulo en los
siguientes casos:
Si decide sobre asunto que no fue sometido al arbitraje, pero sólo en la parte que
constituye el exceso;
Si desmejora las condiciones de trabajo;
Si se falla fuera de término. No obstante, si transcurren más de dos días luego de
vencido el plazo para fallar, sin que ninguna de las partes formule objeción escrita, el
término respectivo se entenderá prorrogado por diez días más, por una sola vez. La
objeción puede formularse ante el Presidente del Tribunal o ante el funcionario que
dirigió la conciliación;
Si el compromiso fuere nulo o ineficaz.
La petición de nulidad del laudo arbitral se tramitará como proceso abreviado.
Artículo 474. El expediente relativo al arbitraje, una vez notificado el laudo, se
archivará en el Ministerio de Trabajo y Bienestar Social.
TÍTULO IV
DERECHO DE HUELGA
CAPÍTULO I
DISPOSICIONES GENERALES
Artículo 475. Huelga es el abandono temporal del trabajo en una o más empresas,
establecimientos o negocios, acordado y ejecutado por un grupo de cinco o más
trabajadores con arreglo a las disposiciones de este Título.
Artículo 476. La huelga es legal si reúne los siguientes requisitos:
Que los trabajadores hayan agotado los procedimientos de conciliación de que trata el
Título III de este Libro;
Que los trabajadores que se adhieran a la huelga constituyan la mayoría de los
trabajadores de la empresa, negocio o establecimiento. Si la huelga se declara en una
empresa con varios establecimientos o negocios, la mayoría será la que resulte del
total de trabajadores de la empresa. Si se declara únicamente en unos o algunos de sus
establecimientos o negocios, en cada uno de éstos es necesaria la adhesión de la
mayoría de los respectivos trabajadores, a menos que los huelguistas constituyan la
mayoría del total de trabajadores de la empresa;
Que se declare con cualquiera de los fines previstos en el artículo 480;
Que se dé el aviso requerido por el artículo 492;
Que los trabajadores cumplan con lo dispuesto en los artículos 489 y 490; y,
Que tratándose de servicios públicos se cumpla con los requisitos señalados en los
artículos 487 y 488.
No será necesaria la declaratoria previa de legalidad de la huelga. La petición de
ilegalidad se tramitará conforme dispone el capítulo VI de este Título.
Artículo 477. También es huelga legal la declarada por un sindicato gremial en una o
más empresas, establecimientos o negocios, cuando sea aprobada en Asamblea
General por el sesenta por ciento de los miembros del sindicato. Cuando los
huelguistas constituyan la mayoría de los respectivos trabajadores de la empresa,
negocio o establecimiento, bastará conque la huelga se declare en la forma prevista en
el artículo 489. En estos casos la huelga deberá cumplir con todos los requisitos que
exige el artículo 476, excepto el previsto en el ordinal 2.
Lo dispuesto en este artículo será aplicable a la huelga declarada por un sindicato de
industria, en varias empresas. Si la huelga se declara en una sola empresa, negocio o
establecimiento, debe cumplir con todos los requisitos previstos en el artículo 476.
Artículo 478. Una vez declarada la huelga de que trata el artículo anterior, la misma
ampara a los afiliados al sindicato gremial o de industria, en cualquier empresa en que
laboren y contra la cual se presentó el pliego de peticiones, así como también a
cualquier otro trabajador del ramo en dicha empresa, que se adhiera al conflicto,
aunque no pertenezca al sindicato.
Artículo 479. Para cumplir con el requisito de mayoría de que trata el ordinal 2 del
artículo 476, no se tendrán en cuenta los trabajadores que ingresaron con posterioridad
a la presentación del pliego, los trabajadores eventuales, ocasionales y de confianza.
Lo dispuesto en este artículo es sin perjuicio del derecho de tales trabajadores a
adherirse a la huelga.
Artículo 480. La huelga deberá tener alguno de los siguientes objetivos:
Obtener del empleador mejores condiciones de trabajo;
Obtener la celebración de una Convención Colectiva de trabajo;
Exigir el cumplimiento de la Convención Colectiva de trabajo, del arreglo directo o
del laudo arbitral, en las empresas, negocios o establecimientos donde hubiere sido
violado, y si fuere preciso, la reparación del incumplimiento;
Obtener el cumplimiento de disposiciones legales violadas en forma general y
reiterada en toda o parte de la empresa, negocio o establecimiento donde hubiere sido
violado, y, si fuere preciso, la reparación del incumplimiento;
Apoyar una huelga que tenga por objetivo alguno o algunos de los mencionados en
los ordinales anteriores, en los términos de los artículos 483 y 484.
Se entiende que la huelga se declara por motivo de los objetivos contenidos en el
Pliego de Peticiones.
Este Artículo fue Modificado por el Artículo 10 de la Ley N° 8 de 30 de abril de
1981, publicada en la Gaceta Oficial N° 19.310 de 5 de mayo de 1981.
Artículo 481. Cuando varias personas jurídicas funcionen como unidad económica,
para los efectos de la huelga, los trabajadores podrán optar porque aquéllas se
consideren como un solo empleador, si el pliego de peticiones se presentó contra todas
ellas.
Artículo 482. El derecho de huelga es irrenunciable. Será nula la cláusula en una
Convención Colectiva, contrato individual u otro pacto cualquiera, que implique
renuncia o limitación del derecho de huelga.
CAPÍTULO II
HUELGA POR SOLIDARIDAD
Artículo 483. Huelga por solidaridad es la que tiene por objeto apoyar una huelga
legal declarada por otro grupo de trabajadores.
La huelga por solidaridad produce idénticos efectos que la huelga en general y está
sujeta a los mismos requisitos, pero quienes la declaran no tienen que agotar los
procedimientos de conciliación.
Artículo 484. La huelga por solidaridad sólo puede ser declarada por trabajadores
pertenecientes a la misma profesión u oficio, por una sola vez y hasta por dos horas.
En estos casos la huelga por solidaridad sólo puede declararse en centros de trabajo
ubicados en el mismo distrito, a menos que se trate de establecimientos, negocios o
explotaciones pertenecientes a un mismo empleador o empresa.
CAPÍTULO III
HUELGA EN LOS SERVICIOS PÚBLICOS
Artículo 485. Los trabajadores de las empresas que se mencionan en el artículo
siguiente podrán hacer uso del derecho de huelga, sujetándose a los mismos requisitos
señalados para la huelga de los demás trabajadores, y a las disposiciones de este
capítulo.
Artículo 486. Para los efectos del artículo anterior se entiende por servicios públicos
los de comunicaciones y transportes, los de gas, los de luz y energía eléctrica, los de
limpia y los de aprovisionamiento y distribución de aguas destinadas al servicio de las
poblaciones, los sanitarios, los de hospitales, los de cementerios y los de alimentación
cuando se refieran a artículos de primera necesidad, siempre que en este último caso
se afecte alguna rama completa del servicio.
Artículo 487. La comunicación de la declaratoria de huelga debe hacerse por lo
menos con ocho días calendario de anticipación, y los huelguistas deberán comunicar
a la Dirección Regional o General de Trabajo cuáles son los turnos de urgencia en los
centros afectados por la huelga, para que éstos no se paralicen en forma total. Dichos
turnos se fijarán entre el veinte y el treinta por ciento del total de trabajadores de la
empresa, establecimiento o negocio de que se trate, o en los casos de huelga gremial,
de los trabajadores de la misma profesión u oficio dentro de cada empresa,
establecimiento o negocio.
La Dirección Regional o General de Trabajo podrá elevar hasta el treinta por ciento el
número de trabajadores que servirán los turnos de que trata este artículo, cuando
estime insuficiente el porcentaje inferior acordado por los huelguistas.
Artículo 488. Al comenzar la huelga, los buques, aeronaves, trenes, autobuses y
demás medios de transporte que se encuentren en ruta, deberán conducirse a su punto
de destino.
CAPÍTULO IV
DECLARATORIA Y ACTUACIÓN DE LA HUELGA
Artículo 489. Cuando se trate de un sindicato de trabajadores, la huelga debe
declararse por la asamblea general. Si quienes la declaran no son trabajadores
organizados, la decisión se tomará por mayoría de votos de los interesados.
Artículo 490. La declaratoria de huelga deberá hacerse dentro de los veinte días
hábiles siguientes a la terminación del procedimiento de conciliación. La declaratoria
deberá hacerse con una anticipación no menor de cinco días calendario, que se
extenderán a ocho en caso de que la huelga comprenda servicios públicos.
La huelga puede iniciarse hasta tres días hábiles después de vencido el plazo de veinte
días, siempre que la declaratoria se hubiere hecho dentro de este último plazo.
Artículo 491. La huelga puede declararse por tiempo determinado o por tiempo
indefinido, siempre que en este caso se trate de una suspensión temporal y no
definitiva del trabajo. Si no se especifica la duración, se entenderá que la huelga se
declara por tiempo indefinido.
Artículo 492. De la declaratoria de huelga se hará comunicación a la inspección, o a
la Dirección Regional o General de Trabajo, la cual notificará inmediatamente al
empleador o empleadores afectados. Esta comunicación debe hacerse con una
anticipación no menor a la prevista en el artículo 490.
La mora de las autoridades de trabajo en notificar al empleador, no afectará la validez
de la huelga, sin perjuicio de las sanciones que corresponda imponer al respectivo
funcionario.
CAPÍTULO V
EFECTOS DE LA HUELGA
Artículo 493. La huelga legal produce los siguientes efectos:
El cierre inmediato de la empresa, establecimiento o negocio afectado. Una vez
iniciada la huelga, la Inspección o Dirección Regional o General de Trabajo darán
orden inmediata a las autoridades de policía para que garanticen el cierre y protejan
debidamente a las personas y propiedades;
La suspensión de los efectos de los contratos de los trabajadores que la declaren o
adhieran a ella, así como los de aquellos que resulten afectados por el cierre; y,
El empleador no puede celebrar nuevos contratos de trabajo para la reanudación de los
servicios suspendidos, salvo los que a juicio de la Dirección Regional o General de
Trabajo sean estrictamente necesarios para evitar perjuicios irreparables a las
maquinarias y elementos básicos, siempre que los huelguistas no autoricen el trabajo
del personal necesario para esos fines.
Para los efectos de la orden de que trata el ordinal 1 de este artículo, la autoridad de
trabajo sólo verificará si fueron agotados los procedimientos de conciliación y si el
aviso se dio en tiempo oportuno. El empleador podrá pedir, dentro de las veinticuatro
horas siguientes, un conteo de los huelguistas, para determinar provisionalmente si
reúnen los requisitos de mayoría. Si no existiere dicha mayoría el empleador no está
obligado al cierre, pero la huelga sólo se considerará ilegal cuando así se determine
mediante el procedimiento previsto en el capítulo VI de este Título. Si se niega la
petición de ilegalidad o venciere el plazo para presentarla en los Tribunales, el
empleador está obligado al cierre inmediato del establecimiento.
En el caso del ordinal 3 los trabajadores cuyos servicios se autoricen sólo laborarán
con fines de mantenimiento y no podrán ser utilizados para labores de producción. El
empleador que violare esta disposición, será sancionado por la Inspección general o la
Dirección General de Trabajo con multa de quinientos a mil balboas, la cual se
duplicará sucesivamente por cada vez que reincida en la falta.
Artículo 494. La orden a que se refiere el ordinal 1 del artículo anterior no admite
recurso alguno y sólo podrá invalidarse mediante el procedimiento de ilegalidad de la
huelga de conformidad con lo dispuesto en el capítulo VI de este Título.
Artículo 495. La negativa a impartir la orden de cierre o el conteo desfavorable hecho
por la autoridad administrativa no implican la ilegalidad de la huelga. De ambas
decisiones los trabajadores pueden pedir reconsideración y apelación.
El funcionario que se niegue expresa o tácitamente a impartir esta orden será
sancionado con multa de cien a quinientos balboas que le impondrá el Juez de Trabajo
o el Ministro del ramo, de oficio o a petición de parte.
Artículo 496. Se garantizarán a los huelguistas fuera del establecimiento:
El derecho de manifestación pacífica;
El derecho de propaganda entre sus compañeros y con el público, y el de utilizar
carteles alusivos a sus reivindicaciones;
El derecho de establecer piquetes de propaganda y de vigilancia en los alrededores de
los locales de trabajo; y,
El derecho de colectar donativos.
Artículo 497. Cuando de conformidad con el artículo 477, la huelga la declare un
sindicato gremial o de industria, sólo provocará el cierre de las empresas,
establecimientos o negocios en que los huelguistas reúnan los requisitos señalados en
el ordinal 2 del artículo 476, pero en todo caso no podrán contratarse trabajadores que
reemplacen a los huelguistas, excepto en los casos expresamente señalados en este
capítulo.
CAPÍTULO VI
HUELGA ILEGAL
Artículo 498. Sólo podrá declararse ilegal una huelga cuando ocurra cualquiera de las
siguientes circunstancias:
Si no reúne los requisitos que exigen los artículos 476, 477, 484, 487 ó 489, según sea
el caso; o
Si en el transcurso de la huelga se cometen actos de violencia física en contra de
personas y propiedades, acordados o ejecutados por la mayoría de los huelguistas, o
con conocimiento de éstos.
No podrá declararse la ilegalidad de una huelga por causas diversas de las anteriores.
Al decidir la petición de ilegalidad no se examinará el fondo del conflicto, ni se
considerará si las peticiones, reclamaciones, reivindicaciones o protestas de los
trabajadores son fundadas.
Artículo 499. La petición de ilegalidad de la huelga sólo podrá presentarla el
empleador una vez iniciada la misma y hasta los tres (tres) (3) días siguientes, con
sujeción al procedimiento previsto en este capítulo, por cualquiera de las causas
señaladas en el artículo 498.
Artículo 500. Si no se solicita dentro del término expresado la declaración de
ilegalidad, la huelga será considerada legal para todos los efectos previstos en este
Título, y con posterioridad sólo podrá pedirse la ilegalidad por circunstancias
sobrevinientes, pero la declaratoria que se haga sólo provocará la ilegalidad de la
huelga a partir de la fecha en que ocurrieron tales circunstancias.
Artículo 501. En el escrito con que se pida la declaración de ilegalidad de la huelga se
indicarán las causas en que se funde, y los demás requisitos propios de una demanda.
No podrán aducirse ni reconocerse posteriormente causas distintas de ilegalidad.
La solicitud de que trata este artículo no está sujeta a reparto, y de ella se dará traslado
a cada una de las organizaciones de trabajadores que declararon la huelga, o a los
representantes de los huelguistas cuando se trate de un grupo no organizado de
trabajadores.
Desde que sea presentada esta solicitud y hasta que se dicte sentencia, el Tribunal se
declarará en sesión permanente, y la actuación podrá realizarse aún en horas inhábiles.
En la resolución con que se ordene el traslado se fijará fecha para una audiencia en la
cual se recibirán y practicarán pruebas, y se oirá a las partes.
La audiencia se celebrará en una fecha no menor de dos ni mayor de cuatro días a la
fecha de la resolución que ordene su celebración.
Por medio de la Sentencia de 27 de agosto de 1980, el Pleno de la Corte Suprema
de Justicia declara que este Artículo es Constitucional.
Artículo 502. No será necesario que los trabajadores contesten la demanda con la cual
se pide la ilegalidad de la huelga, pero antes de la audiencia podrán presentar los
escritos que estimen convenientes.
En todo caso, en la audiencia el Juez podrá interrogar a los representantes de los
trabajadores para determinar qué hechos alegados por el empleador aceptan como
ciertos.
Artículo 503. Las pruebas deberán referirse a las causas de ilegalidad alegadas en la
demanda, y se practicarán en la audiencia salvo en casos excepcionales en que por su
naturaleza no puedan practicarse en esa diligencia. El Juez pedirá al Ministerio de
Trabajo y Bienestar Social toda la documentación relativa a la conciliación.
Artículo 504. Se presumirán auténticas las firmas de los trabajadores en los
documentos de adhesión a la huelga que se presenten al Tribunal. Igual presunción
rige respecto de las firmas de los trabajadores que apoyaron el pliego de peticiones, en
cuyo caso se presumirá que se han adherido a la huelga.
En ambos casos queda a salvo el derecho del empleador para formular las
impugnaciones que estime procedentes.
Artículo 505. Se presumirán ciertas las afirmaciones de los trabajadores en el pliego
de peticiones en cuanto al número de trabajadores de la empresa, establecimiento o
negocio, que deben computarse para determinar la legalidad de la huelga.
Esta presunción no admitirá prueba en contrario si el empleador no hubiese contestado
el pliego, o si al contestarlo no objetó la afirmación de los trabajadores.
En ningún caso se admitirá durante la conciliación prueba dirigida a desvirtuar la
presunción a que se refiere el párrafo primero de este artículo, pero el empleador
podrá reiterar sus objeciones en el escrito con que pida la declaratoria de ilegalidad de
la huelga y ofrecer entonces las pruebas que estime convenientes.
Artículo 506. El Juez podrá ordenar de oficio la práctica de las pruebas que estime
convenientes.
La sentencia deberá dictarse dentro de los dos días siguientes a la práctica total de las
pruebas y se notificará por edicto.
Artículo 507. Si se declara la ilegalidad de la huelga, en la misma resolución se
dispondrá lo siguiente:
Fijará a los trabajadores un término de veinticuatro horas para que se reintegren a su
trabajo;
Los apercibirá de que por el solo hecho de no acatar la resolución, el empleador puede
dar por terminada las relaciones de trabajo respectivas, salvo en el caso de ausencia
injustificada;
Declarará que el empleador no ha incurrido en responsabilidad y que está en libertad
para contratar nuevos trabajadores y reanudar el funcionamiento de la empresa,
negocio o establecimiento;
Que el empleador puede despedir sin responsabilidad alguna a los trabajadores que
hubiesen incurrido en los actos de que trata el ordinal 2 del artículo 498.
Por medio de la Sentencia de 6 de febrero de 1985, el Pleno de la Corte Suprema
de Justicia declara que este Artículo es Constitucional.
Artículo 508. Los trabajadores podrán apelar de la resolución que declara la
ilegalidad de la huelga, y la apelación les será concedida en el efecto suspensivo.
Interpuesta la apelación, el Juez mediante proveído de mero obedecimiento, remitirá
el expediente al Tribunal Superior, quien se declarará en sesión permanente y tendrá
hasta el día siguiente para resolver el asunto.
No se concederá término para alegar, pero las partes podrán presentar los escritos que
estimen convenientes en el Juzgado o en el Tribunal Superior.
Artículo 509. Si el Juez no accede a la declaración de ilegalidad de la huelga,
condenará en costas al peticionario, quien podrá presentar apelación en contra de la
respectiva resolución, la cual se concederá en el efecto devolutivo. La apelación se
tramitará de la manera prevista en el artículo anterior.
CAPÍTULO VII
HUELGA IMPUTABLE AL EMPLEADOR
Artículo 510. Se declarará imputable al empleador la huelga legal declarada por
cualquiera de los siguientes motivos que resulten probados por los trabajadores:
Los especificados en los ordinales 3 ó 4 del artículo 480, o
Cuando el empleador no hubiere contestado el pliego de peticiones o hubiese
abandonado la conciliación.
Artículo 511. También se declarará imputable la huelga si el empleador hubiere
violado alguna de las obligaciones que durante la huelga le imponen los artículos 493,
ordinales 1 y 3, y 496, o de cualquier otra manera entorpeciere grave e injustamente el
libre ejercicio del derecho de huelga.
Artículo 512. Para que proceda la declaratoria de imputabilidad, bastará que los
trabajadores prueben el fundamento de uno de los motivos o hechos de que tratan los
dos artículos anteriores, siempre que en los casos a que se refiere el artículo 510
ordinal 1, el motivo hubiere sido invocado dentro del pliego de peticiones. El hecho de
que el pliego contenga otros motivos o peticiones no afectará lo dispuesto en este
artículo.
Artículo 513. Sólo puede pedir la declaratoria de imputabilidad de la huelga el
sindicato o el grupo de trabajadores de que se trate. La petición se tramitará como
proceso abreviado de trabajo.
Artículo 514. La huelga imputable al empleador obliga a éste al pago de los salarios
caídos de los trabajadores afectados por la huelga. En la resolución en que se declare
la imputabilidad de la huelga se ordenará el pago de los salarios caídos a los
trabajadores, incluso a aquellos que no concurrieron o estuvieron representados en el
proceso respectivo. La liquidación se hará en la sentencia o en el procedimiento de
ejecución, para los representados o que se presentaron al proceso.
Lo dispuesto en este artículo en ningún caso será aplicable a quienes hayan
participado en una huelga por solidaridad.
Artículo 515. Declarada imputable la huelga al empleador, todo trabajador que
participó o fue afectado por la misma, tendrá derecho a que se le paguen los salarios
caídos en la forma prevista en el artículo anterior, o mediante proceso ejecutivo o
abreviado de trabajo, sin que en este último sea necesario que se obtenga una nueva
declaratoria de imputabilidad.
CAPÍTULO VIII
NORMAS ESPECIALES Y SANCIONES
Artículo 516. Las huelgas no pueden perjudicar en forma alguna a los trabajadores
que estuvieren percibiendo salarios o indemnizaciones por accidentes, enfermedades,
maternidad, vacaciones u otras causas análogas.
El tiempo que dure la huelga legal se computará como trabajo efectivo para efectos de
vacaciones, licencia por enfermedad y todas las prestaciones que tengan como base la
antigüedad de servicios.
Artículo 517. En caso de huelga en los servicios públicos, el Estado puede asumir la
dirección y administración de éstos por el tiempo indispensable para evitar perjuicios
a la comunidad.
Artículo 518. Toda persona que incite públicamente a que una huelga se efectúe
contra las disposiciones de los capítulos anteriores, será sancionada por la autoridad
administrativa o jurisdiccional de trabajo con una multa de cincuenta a quinientos
balboas, previa denuncia de parte interesada.
Artículo 519. Las infracciones a las normas de este Título, que no tengan señalada
sanción específica, serán sancionadas con multa de cincuenta a doscientos cincuenta
balboas por la autoridad administrativa o jurisdiccional de trabajo, sin perjuicio de la
responsabilidad penal cuando hubiere lugar a ella.
LIBRO IV
NORMAS PROCESALES
TÍTULO PRELIMINAR
REGLAS GENERALES
CAPÍTULO I
PRINCIPIOS
Artículo 520. El procedimiento laboral regula el modo como deben tramitarse y
resolverse los asuntos laborales cuyo conocimiento corresponde a los Tribunales de
Trabajo y a los funcionarios que determinan este Código y otras leyes.
Artículo 521. Los procesos sólo podrán iniciarse a petición de parte, salvo los casos
en que la ley autorice expresamente que se promuevan de oficio.
Artículo 522. Todos los procesos admiten dos instancias o grados, salvo que la ley los
sujete expresamente a una sola instancia.
Artículo 523. El impulso y la dirección del proceso corresponden al Juez, quien
cuidará de su rápida tramitación, sin perjuicio del derecho de defensa de las partes, y
con arreglo a las disposiciones de este Libro. Promovido el proceso, el Juez tomará las
medidas tendientes a evitar su paralización, salvo que la ley disponga que ello
corresponde exclusivamente a la parte.
Artículo 524. Tanto el Juez como los órganos auxiliares de la jurisdicción adoptarán
las medidas legales que sean necesarias para lograr la mayor economía procesal.
Artículo 525. El Juez, al proferir sus decisiones, debe tener en cuenta que el objeto
del proceso es el reconocimiento de los derechos consignados en la Ley substancial y
con este criterio se deben interpretar las disposiciones del presente Código.
Artículo 526. Si en el curso del proceso surgen cuestiones que requieran o hayan
requerido la intervención de otra jurisdicción, el Juez de Trabajo continuará sin
suspensión alguna la tramitación del proceso y si al fallar mediare sentencia de la otra
jurisdicción, el Juez de Trabajo tomará en consideración lo resuelto por aquella, para
decidir lo que corresponda.
Artículo 527. La persona que pretenda hacer efectivo algún derecho, que se declare
su existencia o que se declare la inexistencia de uno adverso a sus intereses, o la
existencia o inexistencia de una relación jurídica que le interese o afecte, o que se haga
cualquier declaración que le interese o afecte, puede pedirlo ante los Tribunales en la
forma prescrita en este Código.
Artículo 528. Todo acto facultativo u oficioso del Juez puede ser instado por la parte.
Sin embargo, el Juez no está obligado a pronunciarse.
Artículo 529. Cualquier defecto en la identificación, denominación o calificación de
la acción, pretensión, incidente, o recurso, o del acto, de la relación o del negocio de
que se trate, no es óbice para que el Tribunal acceda a lo pedido, de acuerdo con los
hechos invocados y la prueba practicada, si la intención de la parte es clara.
Artículo 530. Las partes deben comportarse con lealtad y probidad durante el proceso
y el Juez hará uso de sus facultades para rechazar, con arreglo a la Ley, cualquier
solicitud o acto que implique una dilación manifiesta o ineficaz del litigio o cuando se
convenza de que cualquiera de las partes o ambas se sirvan del proceso para realizar
un acto simulado o para perseguir un fin prohibido por la Ley.
Artículo 531. Las controversias laborales que no tengan señalado un procedimiento
especial se tramitarán conforme al procedimiento común para los procesos de trabajo
establecidos en este Código, cualquiera que sea su naturaleza.
Artículo 532. El Juez debe darle a la demanda, petición, recurso o incidente, el
trámite que legalmente le corresponda, aun cuando el señalado por la parte aparezca
equivocado.
Artículo 533. Cuando el Juez advierta que la comparecencia personal de todas o
cualquiera de las partes y sus apoderados podría ser beneficiosa para la concentración,
validez o simplificación de los actos procésales, de oficio o a solicitud de parte
señalará una audiencia, a la que deberán concurrir personalmente, bajo apercibimiento
de imponerles una multa de veinticinco a doscientos cincuenta balboas en caso de
renuencia injustificada. En dicha audiencia el Juez procurará que las partes
establezcan lo necesario para los fines antes previstos.
Artículo 534. Las dudas de este Libro se aclararán mediante la aplicación de los
principios generales del Derecho Procesal de Trabajo, de manera adecuada al logro de
su finalidad.
Cualquier vacío se llenará con las normas que regulan casos análogos y a falta de
éstos con Principios Generales del Derecho Procesal de Trabajo.
Artículo 535. El Juez podrá condenar por pretensiones distintas de las pedidas,
cuando se trate de salario mínimo, salario básico, vacaciones, declaraciones o
condenas sustitutivas que según la ley correspondan por las expresamente pedidas en
la demanda, siempre que los hechos o declaraciones que las originen hayan sido
debidamente discutidos en el proceso y estén debidamente probados. Podrán también
condenarse al pago de sumas mayores que las pedidas por las prestaciones reclamadas
en la demanda, cuando en el proceso se establezca que éstas son inferiores a las que
corresponden al demandante de conformidad con la Ley.
CAPÍTULO II
DISPOSICIONES GENERALES SOBRE GESTIÓN Y ACTUACIÓN
Artículo 536. La gestión y la actuación en los procesos laborales se adelantarán en
papel común, no darán lugar a impuesto de timbres nacionales ni al pago de derechos
de ninguna clase, y la correspondencia, los expedientes, exhortos y demás actuaciones
cursarán libres de porte por los correos nacionales.
Artículo 536-A. En los procesos de trabajo, las partes podrán aportar certificaciones
del Registro Público y del Ministerio de Comercio e Industrias sobre la personería
jurídica, sin el pago de impuestos, tasas o derechos de clase alguna.
Este Artículo fue Adicionado por el Artículo 60 de la Ley N° 44 de 12 de agosto
de 1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto de 1995.
Artículo 537. Todo escrito judicial llevará en el margen superior de la primera plana
la indicación de la clase de proceso a que se refiere, y el nombre completo de las
partes. No obstante lo anterior, una vez recibido por la Secretaría no puede ordenarse
su devolución por carecer de dichos requisitos o por cualquier otro defecto de carácter
meramente formal.
Artículo 538. Cuando una parte desee que se deje constancia de la fecha y hora de
presentación de un escrito, lo solicitará verbalmente y el Secretario deberá hacer la
correspondiente anotación, si se le presenta copia adicional del referido escrito.
Para la admisión de todo escrito del cual debe darse traslado por disposición expresa
de la ley, éste se deberá presentar acompañado de una copia, con la cual se surtirá el
traslado. Pero si la Secretaría admite el escrito sin la respectiva copia, se ordenará de
oficio que ésta se compulse.
Las copias que los litigantes acompañan con las demandas o escritos de cualquier
género serán cotejadas con sus originales por el Secretario del Tribunal, y después de
halladas conformes, o de ser corregidas, si se les hallare error, se recibirán para que se
surta el traslado.
Artículo 539. Los apoderados pueden trasmitir escritos, memoriales y peticiones por
telégrafos, en los procesos en que dichos apoderados han sido admitidos como tales,
mediante certificación de la oficina de telégrafo respecto a la autenticidad de la firma
del remitente. Se considerará como fecha de presentación, aquélla en que el escrito es
recibido en la secretaría del respectivo Tribunal.
Artículo 540. Todo escrito, para que sea agregado en el expediente, se debe presentar
dentro del término. Sin embargo, si el interesado insiste en que se le reciba, afirmando
que se encuentra en término, el Secretario consultará con el Juez, antes de admitirlo o
rechazarlo. Si el Juez estima que el escrito ha sido presentado en tiempo, le dará el
curso que corresponda; si lo considera extemporáneo, así lo declarará, mediante
proveído de mero obedecimiento, caso en el cual lo rechazará. La responsabilidad de
los Secretarios será determinada sumariamente, de oficio o a petición de parte.
Artículo 541. Los escritos de las partes, las actas y diligencias se deberán incorporar
al expediente el mismo día de su presentación o práctica. En caso de omisión, el
Secretario incurrirá en multa de cinco a veinte balboas, que será impuesta por el Juez
de oficio o a solicitud de parte. La respectiva resolución no admitirá recurso.
Artículo 542. Quien deba presentar personalmente un escrito y no se pueda trasladar
al lugar respectivo, le hará poner nota de presentación por un Juez de Trabajo, de
Circuito o Municipal, donde se encuentre, o por un Notario, y así se tendrá por
efectuada la presentación a la Secretaría del Tribunal al cual va dirigido.
Si el interesado se encuentra en país extranjero, podrá ocurrir para que se ponga la
nota de presentación personal, al respectivo funcionario diplomático o consular
panameño, y en su defecto al de una nación amiga. En ningún caso se percibirá suma
alguna por la certificación.
Artículo 543. En ningún caso podrán las partes retirar del despacho un expediente ni
ninguno de los documentos originales, escritos o pruebas, y el Secretario es
responsable, civil y penalmente, de cualquier pérdida que sobrevenga por su culpa.
Los expedientes y demás piezas procésales podrán salir del despacho sólo en los casos
en que la Ley lo autorice expresamente.
Artículo 544. El Secretario tiene el deber de anotar en los expedientes el día y hora en
que venzan los términos de los traslados o trámites que están surtiéndose. Dicha
anotación no afecta el término en sí, cuando se computa de modo inexacto, sin
perjuicio de las sanciones disciplinarias a que haya lugar.
Artículo 545. En los escritos y memoriales que se presenten ante el Tribunal, no se
podrán usar expresiones indecorosas u ofensivas.
El Juez, en cualquier etapa del proceso, puede disponer que se tachen las expresiones
ostensiblemente indecorosas u ofensivas, sin perjuicio de las sanciones disciplinarias
que amerite. La respectiva resolución, en cuanto ordene la tacha o cancelación, es de
mero obedecimiento.
Artículo 546. En virtud de solicitud del dueño de libros, recibos o legajos, cuya
exhibición sea decretada en el proceso, el Juez podrá autorizarle que los deposite en la
Secretaria del Tribunal, con las precauciones del caso y por el término necesario para
el cumplimiento de las diligencias correspondientes.
Asimismo el Juez podrá autorizar a la parte interesada en aportar libros, recibos o
legajos suyos, cuya reproducción fuese dificultosa, que los deposite en la Secretaría, y
que los pueda retirar una vez cumplida la finalidad de la diligencia, previa las
precauciones del caso.
Artículo 547. Cuando haya necesidad de publicar avisos o emplazamientos, el
Secretario se limitará a certificar el hecho en el expediente, con expresión de los
números y fechas del periódico, o fechas y lugares de fijación de los avisos. La
contravención de esta disposición se sancionará con multa de uno a cinco balboas.
Artículo 548. Cuando en la ley laboral se exija publicación o emplazamiento en la
prensa, se entiende cumplido este requisito al hacerse la publicación en un diario de
circulación nacional, sin necesidad de que aparezca en la Gaceta Oficial.
Artículo 549. Salvo lo dispuesto por normas especiales, los actos del proceso se
practicarán en días y horas hábiles. Principiada una diligencia judicial en hora hábil
podrá válidamente concluirse, aunque se actúe en hora inhábil, por acuerdo de las
partes o por previa determinación del Juez.
Artículo 550. Siempre que hubiere que verificarse una diligencia cualquiera, en la que
haya de intervenir alguna persona que no habla el idioma español, el Tribunal
designará a un intérprete oficial o a uno ad hoc por él, quien deberá firmar la
diligencia.
Artículo 551. Los Tribunales de Trabajo pueden comisionar a las autoridades,
judiciales o administrativas de trabajo, para que lleven a cabo las diligencias en las
cuales ellos no pueden actuar por sí mismos.
Artículo 552. La Secretaría suministrará gratuitamente a las partes copia de las
resoluciones que se deban notificar personalmente y de toda sentencia o auto que le
ponga término al proceso.
TÍTULO I
OBJETO DEL PROCESO
CAPÍTULO I
DEMANDA - CONTESTACIÓN
Artículo 553. La demanda debe contener:
La designación del Juez a quien se dirige;
El nombre de las partes y el de sus representantes, si aquellas no comparecen o no
pueden comparecer por sí mismas; su vecindad, residencia y dirección si es conocida,
o la afirmación de que se ignora la del demandado, bajo juramento;
Lo que se demanda , expresando con claridad y precisión los hechos u omisiones;
La cuantía o estimación, si no se pide una suma líquida o determinada de dinero, salvo
que se trate de peticiones de naturaleza no pecunaria; Los fundamentos de derecho en
que se apoya. Cuando el trabajador pueda litigar en causa propia no será necesario
este último requisito.
Artículo 554. La cuantía del proceso consiste en el valor económico de las
prestaciones reclamadas. Para los efectos de los recursos en los procesos de trabajo se
considerará que la cuantía es:
Para el demandado la suma a que se le hubiera condenado, y
Para el demandante, será siempre el valor económico de las prestaciones que reclama.
En caso de que en la demanda se pida una suma líquida, esa será la cuantía.
No se admitirá ningún incidente sobre fijación o determinación de la cuantía del
proceso, por ser ello de resorte exclusivo del Tribunal.
Artículo 555. Con la demanda deberán presentarse tantas copias cuantos sean los
demandados.
Artículo 556. La demanda se dirigirá contra la parte a quien se reclama o contra su
representante. Queda entendido que cuando la demanda se dirija contra el
establecimiento o la empresa, toda gestión que en el proceso realice el Gerente,
Administrador o el Representante del empleador en el establecimiento o empresa, será
válida. No obstante, el empleador o su representante legal podrá, en cualquier
momento, apersonarse en el proceso y continuar la gestión.
Artículo 557. Las personas que puedan ser afectadas por la resolución que se dé a un
conflicto, están facultadas para intervenir en él, comprobando su interés en el mismo.
Artículo 558. Antes de ordenar el traslado de la demanda, y si el Juez observare que
no reúne los requisitos exigidos en el artículo 553 la devolverá al demandante para
que subsane las deficiencias que le señale.
Artículo 559. La demanda puede ser aclarada, ampliada, corregida, reformada,
adicionada con nuevos hechos, personas o pretensiones, hasta dentro de los tres días
siguientes a la fecha en que vence el término para la contestación de la demanda. En
este caso se repetirá la actuación.
Artículo 560. Mientras no se haya notificado al demandado el auto admisorio de la
demanda, ésta podrá ser retirada por el demandante, siempre que no se hayan
practicado medidas cautelares. En los procesos ejecutivos ello podrá hacerse mientras
no haya sido notificado el mandamiento de pago.
Artículo 561. Cuando la demanda esté en forma legal, el Juez dará traslado de ella al
demandado con tres días de término, acompañando copia de la misma, con
apercibimiento que si no la contesta dentro de este término, el proceso se seguirá en
los estrados del Tribunal. La falta de contestación constituye un grave indicio en
contra del demandado. En caso de que la demanda no haya sido contestada, el Juez
puede proferir sentencia sin audiencia, si las pruebas que se acompañaron a la
demanda dan base para ello.
Artículo 562. Cuando se ignore el paradero de quien deba ser notificado
personalmente, y previo juramento de la parte interesada, que se considerará prestado
por la presentación de la solicitud, el Juez, luego de cerciorarse de su competencia,
emplazará al demandado por medio de un edicto que permanecerá fijado en lugar
visible de la Secretaría del Tribunal por el término de cinco días. Este edicto será
firmado por el Secretario.
Desde que se fije el edicto, se publicará copia de él en un periódico de la localidad, si
lo hubiere, o de otro lugar siempre que circule regularmente en la sede del Tribunal,
durante dos días distintos. Si el demandante suministrare al Tribunal, la dirección
postal del demandado, o el Secretario del Tribunal advierta que su nombre aparece en
el directorio telefónico o por cualquier otro medio conociere su dirección, se le
remitirá a éste copia de la demanda y de los documentos presentados, por correo
recomendado. Si a pesar de este llamamiento, no compareciere el demandado
transcurridos cinco días desde la última publicación en el periódico, se le nombrará
por el Juez defensor escogido de listas de abogados remitidas previamente por las
respectivas organizaciones sociales con quien se seguirá el proceso. Cuando el
demandado es el empleador, el defensor debe ser escogido de las listas enviadas por
asociaciones de empleadores y cuando el demandado lo es el trabajador, el defensor
deberá ser escogido de las listas enviadas por las asociaciones de trabajadores. En caso
de que dichas organizaciones sociales no remitieren las listas, el Juez hará la
selección. El procedimiento establecido en este párrafo, es aplicable solamente en los
casos en que deba citarse a alguna persona que no ha comparecido en el proceso, para
hacerle una notificación personal.
Artículo 563. Si el demandado notare que el Juez ha descuidado el cumplimiento del
artículo 558, lo manifestará antes de contestar la demanda y el Juez resolverá
inmediatamente lo que estime procedente sin ulterior recurso.
Corregida la demanda, o negada la objeción, el Juez ordenará al demandado que
conteste dentro del término de tres días.
Artículo 564. El demandado puede contestar la demanda aunque no haya recibido el
traslado, caso en el cual se entenderá surtido este trámite. En este caso, y si el
demandado es una persona jurídica de derecho privado, al contestar la demanda debe
acompañar la certificación del Registro Público, cuando ésta no se hubiere aportado al
expediente.
Artículo 565. Cuando los demandados fueran dos o más, el Juez, después de
contestada la demanda, les ordenará que constituyan un solo apoderado, para que
tenga la representación y continúe el proceso y si no lo hicieren, el Juez escogerá un
apoderado común.
Exceptúanse los casos en que pareciera haber conflicto de intereses, en los cuales cada
demandado tendrá derecho a designar su propio apoderado.
Artículo 566. La contestación de la demanda estará sujeta a los requisitos de los
ordinales 1, 2 y 5 del artículo 553. Con la contestación deberá acompañarse una copia
que, sin trámite, se le entregará al demandante.
El demandado que se oponga a las pretensiones del demandante, al contestar la
demanda, expresará cuáles hechos admite como ciertos y cuáles rechaza o niega,
explicando las razones de su negativa y consignando los hechos y motivos o
excepciones en que apoya su defensa.
El demandante podrá pedir la corrección de la contestación de la demanda dentro de
los tres días siguientes al vencimiento del término de la contestación de la demanda.
Las generales en la demanda o en la contestación no serán necesarias cuando la
información aparezca en el poder.
Artículo 567. La corrección de la demanda o de la contestación sólo se ordenará
cuando la omisión o defecto pueda causar perjuicios, vicios o graves deficiencias en el
proceso.
Artículo 568. Si el demandado tuviera cualquier pretensión que formular contra el
demandante y que haya surgido con ocasión de la relación laboral, podrá hacerlo en el
escrito de la contestación de la demanda o en libelo aparte.
Se dará traslado al demandante de la reconvención, por un término de tres días.
Artículo 569. El demandante podrá acumular en una misma demanda varias
pretensiones contra el demandado, aunque no sean conexas, siempre que concurran
los siguientes requisitos:
Que el Juez sea competente para conocer de todas;
Que todas puedan tramitarse por el mismo procedimiento.
En la demanda sobre prestaciones periódicas, podrá pedirse condena líquida respecto
de las causadas y de las que se llegaren a causar entre la presentación de aquella y la
sentencia de cada una de las instancias.
Artículo 570. Pueden asimismo acumularse en una demanda varias pretensiones
derivadas de una misma convención, contrato, pacto colectivo o reglamento interno de
trabajo, aunque sean varios los demandantes y distinta la situación de hecho, siempre
que frente a todas y cada una de las pretensiones acumuladas sean unos mismos los
demandados.
Cuando por causa de un mismo siniestro resulten lesionados varios trabajadores, todos
ellos o sus causahabientes o beneficiarios podrán acumular sus pretensiones en una
misma demanda, siempre que sean unos mismos los demandados frente a todos y
cada uno de los demandantes.
Habrá lugar igualmente a la acumulación cuando no haya discusión sobre los hechos
sino sobre la interpretación o aplicación de una misma norma jurídica, aunque haya
diversidad de causa, de objeto y de demandantes, siempre que sean unos mismos los
demandados frente a todos y cada uno de los demandantes.
Sin embargo, en estos casos, para la procedencia de los recursos que concede este
Código, se estimará la cuantía en forma individual de acuerdo con las pretensiones o
valores económicos reclamados por cada uno de los demandantes.
Artículo 571. Si la demanda contuviera varias pretensiones y fueren contrarias y de
carácter principal, se tendrá como principal la primera y como subsidiarias las
restantes.
Artículo 572. En el libelo de demanda o de contestación se podrán acompañar
documentos y aducir cualquier clase de pruebas, sin necesidad de que se reiteren
después.
Artículo 573. La interrupción de la prescripción por la presentación de la demanda,
por parte del trabajador, en contra de un deudor solidario, produce el mismo efecto
respecto de los demás deudores.
CAPÍTULO II
CORRECCIÓN
Artículo 574. Si la demanda o la contestación adolecieren de algún defecto, u
omitieren algunos de los requisitos previstos por la ley, el Juez podrá, en el momento
de su presentación, prevenir verbalmente al demandante o al demandado, a efecto de
que corrija o complete el escrito, señalándole los defectos que advirtiere.
El interesado podrá, si así lo desea, insistir en que se reciba y se dicte la respectiva
resolución que procediere, conforme a lo dispuesto en los artículos 558, 566 y 567.
CAPÍTULO III
EXCEPCIONES
Artículo 575. Todo el que ha sido citado para comparecer en proceso en virtud de
demanda interpuesta contra él, puede aducir o valerse de excepciones que tiendan a
desconocer la existencia de la obligación o a declararla extinguida total o
parcialmente.
La renuncia anticipada, mediante convenio o contrato entre las partes respecto del
derecho de impugnar la acción o de aducir excepciones, no tendrá efecto en el
proceso.
El no dar nombre técnico a una excepción no es motivo para que se desconozca el
hecho que la constituye.
Artículo 576. Cuando el Juez considere justificados los hechos que constituyen una
excepción, aunque ésta no se haya invocado ni alegado, deberá reconocerla en la
sentencia y fallar el pleito en consonancia con la excepción reconocida; sin embargo,
respecto a la excepción de prescripción es preciso que se alegue expresamente antes
de la ejecutoria de la primera providencia que señale fecha de audiencia.
Artículo 577. Las excepciones en los procesos de conocimiento se deciden en la
sentencia.
CAPÍTULO IV
SANEAMIENTO
Artículo 578. Inmediatamente después de vencido el término de traslado de la
contestación de la demanda, el Juez examinará si la relación procesal adolece de algún
defecto o vicio que, de no ser saneado, producirá un fallo inhibitorio, o la nulidad del
proceso.
En tal supuesto, el Juez ordenará a la parte que corrija su escrito, aclare los hechos o
las pretensiones, que se cite de oficio a las personas que deban integrar el
contradictorio en casos de litis consorcio, que se escoja la pretensión en casos de que
se haya de seguir procedimientos de distinta naturaleza, que se integre debidamente la
relación procesal, o que se le imprima al proceso el trámite correspondiente en caso de
que se haya escogido otro.
En caso de que el Juez advierta el defecto en la demanda, ordenará que sea corregida,
dentro del término de tres días.
Si el demandante no hiciera la corrección ordenada, y ello manifiestamente inhibiere
al Tribunal a conocer del fondo del asunto, se decretará el archivo del expediente,
levantándose las medidas cautelares.
TÍTULO II
LAS PARTES
CAPÍTULO I
REPRESENTACIÓN JUDICIAL
Artículo 579. Presentada la demanda de trabajo personalmente por el trabajador, el
Juez del conocimiento le designará un defensor de oficio.
No obstante lo anterior, en los procesos de única instancia, o en las localidades donde
no se hubiere designado un defensor de oficio, el trabajador podrá actuar por sí mismo
o delegar su representación en un miembro de la Junta Directiva del sindicato, al cual
se encuentra afiliado.
Por medio de la Sentencia de 28 de febrero de 1975, el Pleno de la Corte
Suprema de Justicia declara que este artículo es Constitucional. Aparece en el
Registro Judicial de febrero de 1975.
Artículo 580. Toda empresa que realice trabajos por más de tres meses consecutivos
en cualquier lugar de la República donde ocupe más de diez trabajadores, tendrá un
representante legal en dicho lugar. Este representará al empleador en cualquier
reclamación hecha por un trabajador ante Tribunal de trabajo.
Artículo 581. Las personas jurídicas comparecerán en proceso por medio de sus
representantes legales, o apoderados generales, especiales o convencionales, según el
caso.
El demandante no está obligado a presentar con la demanda prueba de la existencia de
la persona jurídica contra la cual va dirigida ni la calidad de sus representantes. Le
bastará con designarlos. En este caso, el Juez solicitará de inmediato al Registro
Público certificación sobre la existencia de la sociedad y quien la representa, antes de
dar traslado de la demanda. El Registrador deberá atender la solicitud del Juez con
preferencia a cualquier otro asunto.
Artículo 582. El Estado, cuando tenga que comparecer en estos procesos, será
representado por el Ministro del Ramo o por la persona a quien él designe.
Los Municipios serán representados por el Alcalde del Distrito respectivo o por la
persona que él designe. Las entidades autónomas, semiautónomas o descentralizadas
serán representadas de conformidad con las leyes orgánicas respectivas o en su
defecto por el funcionario administrativo de mayor jerarquía o por la persona a quien
éste designe.
Artículo 583. Los poderes especiales para un proceso determinado sólo pueden
otorgarse de uno de los modos siguientes:
Por escritura pública;
Por medio de un memorial separado que el poderdante en persona entregará al
Secretario del Tribunal que conoce o ha de conocer con una nota expresiva de la fecha
de presentación.
El memorial contendrá la designación del Tribunal al cual se dirige, las generales del
poderdante, vecindad y señas de la habitación u oficina del apoderado y la
determinación del proceso para el cual se otorga el poder.
Cuando no sea posible presentar el memorial a que alude el aparte anterior ante el
Juez del conocimiento, se hará ante otro Juez de Trabajo, o ante un Juez Municipal, de
Circuito, si se encuentra en una cabecera del Circuito o ante el Notario del Circuito, o
ante funcionario diplomático o consular de Panamá, o de una nación amiga si reside
en el exterior, y a su pie pondrá el funcionario a quien se le presenta, una nota en que
se exprese que dicho memorial fue presentado en persona por el poderdante.
Con iguales requisitos a los que se expresan en el numeral 2 podrá hacerse el
nombramiento de apoderado en el escrito de la demanda, en la contestación, en el
escrito de interposición o de formalización de un recurso, o mediante acta ante el
Tribunal del conocimiento.
La anotación de la fecha de presentación en el respectivo poder o su incorporación el
expediente, presume que se ha hecho mediante el cumplimiento del requisito de la
presentación personal.
Artículo 584. El Juez del conocimiento, siempre que se le presente un poder, lo
admitirá si está otorgado con los requisitos legales, u ordenará su corrección si le
faltare alguno, sin invalidar lo actuado.
Artículo 585. El apoderado puede sustituir el poder aunque en éste no se le haya
otorgado facultad especial para ello. Los curadores adlitem y los defensores de oficio
no tendrán facultad de sustitución, excepto cuando lo hagan en otro defensor de oficio.
Para sustituir el poder no es necesario que el apoderado lo haya aceptado o ejercido.
Artículo 586. La sustitución no requiere presentación personal.
Artículo 587. Quien sustituye un poder podrá reasumirlo en cualquier momento, con
lo cual quedará revocada la sustitución, salvo que haga manifestación expresa en
contrario.
Artículo 588. Cuando se nombren para un proceso varios apoderados se tendrán
como apoderado principal al primero y como sustituto a los restantes, por su orden.
Para que actúe un apoderado sustituto no es necesario la manifestación del principal
de que va a separarse o de que no puede actuar. La actuación del sustituto se tendrá
como válida siempre que el principal dentro de los términos en que deban efectuarse
las gestiones, no haya comparecido previamente a hacerla.
Si se trata de procesos acumulados y una parte tiene en ellos distintos apoderados,
continuará con dicho carácter el que ejercita el poder en el negocio más antiguo,
mientras el poderdante no disponga otra cosa.
Artículo 589. Nombrado un apoderado como principal o sustituto en un proceso, no
podrá otorgarse nuevo poder ni sustituirse el ya otorgado a persona o personas en
quien o quienes concurran alguna de las causales que den lugar a impedimento o
recusación del funcionario, quien de oficio o a solicitud de parte, rechazará el poder a
la sustitución, según el caso.
Artículo 590. Los poderes para pleitos otorgan al apoderado las facultades necesarias
para entablar y seguir el proceso hasta su conclusión, como si fuere el poderdante,
pudiendo reconvenir y ejercer todos los derechos otorgados a éste, en su calidad de
litigante. Pero para recibir, allanarse a la pretensión, desistir del proceso y terminarlo
por transacción o celebrar convenios que impliquen disposiciones de derechos en
litigio, sólo lo puede hacer el apoderado principal, o el sustituto designado por el
propio poderdante, y ello mediante facultad expresa.
CAPÍTULO II
LITISCONSORCIO
Sección Primera
Litisconsorcio Facultativo
Artículo 591. Siempre que corresponda el mismo trámite, varias personas podrán
actuar como demandante o demandados en un mismo proceso, en cualquiera de los
siguientes casos:
Cuando las acciones se refieran a derechos y obligaciones comunes, se funden sobre
los mismos hechos o en el mismo reglamento interno de trabajo, orden de servicio, o
contrato, pacto, o convenio colectivo;
Cuando las acciones se refieran a pretensiones u obligaciones del mismo género,
fundadas sobre los mismos hechos;
Cuando las acciones sean conexas por el título o por el objeto, o por ambos elementos
a la vez.
CAPÍTULO III
LLAMAMIENTO AL PROCESO
Artículo 592. De oficio o a solicitud de cualquiera de las partes, el Juez podrá requerir
a un tercero, responsable de todo o parte de la obligación en que se funda la demanda
o en cuya intervención hubiere interés legítimo, que se apersone en el proceso y haga
valer sus derechos. El Juez correrá al tercero traslado de la demanda para que éste la
conteste. La citación se hará antes de la ejecutoria de la providencia que señala fecha
de audiencia.
TÍTULO III
ACTUACIÓN
CAPÍTULO I
FORMACIÓN DEL EXPEDIENTE
Artículo 593. De todo proceso se formará un expediente que comprenderá la gestión
y la actuación en cada una de las instancias, el recurso de casación y los incidentes que
se promuevan.
Concluido el proceso, el Juez del conocimiento ordenará su archivo en la Secretaría
del mismo, mediante proveído de mero obedecimiento. Transcurrido tres (3) años, los
expedientes serán enviados a los archivos nacionales.
Artículo 594. Los expedientes sólo podrán ser examinados:
Por las partes;
Por los abogados inscritos y por los amanuenses autorizados por éstos;
Por las personas designadas para ejercer cargos como el de perito, secuestre,
depositario o cualquier otro auxiliar de la jurisdicción;
Por funcionarios del Ministerio de Trabajo y Bienestar Social, del Ministerio
Público, de la Caja de Seguro Social, y en general por cualquier otro funcionario
público, por razón de su cargo;
Por estudiantes de Derecho;
Por los miembros de Directivas de las organizaciones sociales;
Por las personas autorizadas por el Secretario o el Juez con fines de docencia o
investigación;
Por cualquier otra persona que establezca la Ley.
El empleado que permita a persona distinta de las anteriormente enumeradas el
examen de actuaciones o expedientes, incurrirá en las sanciones disciplinarias a que
haya lugar.
CAPÍTULO II
PÉRDIDA Y REPOSICIÓN DEL EXPEDIENTE
Artículo 595. Cuando se pierde un expediente o parte de él, el Secretario, de oficio o a
petición de parte, deberá informarlo de inmediato al Juez, indicando detalladamente
quiénes eran los interesados en el proceso, el estado en que se hallaba en el momento
de su pérdida, y las diligencias realizadas para obtener u recuperación.
Artículo 596. Con base en el informe de la Secretaría, el Juez citará a las partes para
audiencia, con el objeto de que se compruebe, tanto la actuación surtida como el
estado en que se hallaba el proceso al tiempo de su pérdida, y de resolver sobre su
reconstrucción.
El auto de citación se notificará personalmente a todos los interesados.
El Secretario agregará copia de todas las resoluciones, actuaciones y gestiones del
expediente extraviado que obren en los archivos del Tribunal y recabará copias de los
actos y diligencias que pudieran obtenerse en las oficinas públicas.
Artículo 597. Si ninguna de las partes al ser citadas por segunda vez, concurren a la
audiencia, el Juez declarará extinguido el proceso, y en el mismo auto cancelará las
medidas cautelares, si las hubiere.
La extinción del proceso no impide al demandante promoverlo de nuevo con sujeción
a las reglas generales.
Reconstruido el proceso, continuará el trámite que a éste corresponda. El auto que
ordene la continuación del trámite es apelable en el efecto devolutivo.
Artículo 598. Antes de fallar un proceso reconstruido, el Juez estará obligado a
decretar de oficio, sin limitación ni restricción alguna, las pruebas conducentes o
aconsejables para aclarar los hechos que la pérdida del expediente haya hecho oscuros
o dudosos.
CAPÍTULO III
TÉRMINOS
Artículo 599. El Juez fijará los términos cuando la Ley no los haya fijado, de
conformidad con la naturaleza del proceso y la importancia del acto o diligencia,
procurando siempre que no excedan de lo necesario para los fines consiguientes. Estos
términos son prorrogables, al arbitrio del Juez.
Artículo 600. Los términos legales corren por ministerio de la ley sin necesidad de
que el Juez exprese su duración.
Los de días teniendo en cuenta únicamente los hábiles; y los de meses y años, según el
calendario común; pero cuando sea inhábil el último día del término, éste se
prolongará hasta el próximo día hábil.
Cuando en el día señalado no se pueda efectuar una diligencia, acto o audiencia por
haberse suspendido el despacho público, tal diligencia, acto o audiencia se practicará
el día hábil siguiente en las mismas horas ya señaladas, sin necesidad de nueva
resolución.
Artículo 601. Los términos de horas empezarán a correr desde la siguiente a la en que
se haga la respectiva notificación, y los de días, desde el día siguiente al en que tenga
lugar la notificación.
Los términos de días vencerán cuando el reloj del Tribunal marque las cinco de la
tarde del último día del término.
Artículo 602. Los términos judiciales se suspenderán para todos los negocios en curso
en los días feriados y en los que por cualquier otra circunstancia no se abra el
despacho del juzgado o Tribunal.
Artículo 603. Los términos no corren en un negocio determinado:
Cuando el proceso se suspende por petición de las partes, o disposición legal;
Durante alguna incidencia legal cuando así lo ha prescrito la Ley;
Por impedimento del Juez;
Por incapacidad de quien gestiona en el proceso, debidamente comprobada.
El Juez hará cesar la suspensión acaecida por impedimento de las partes, conciliando
la prudencia con los intereses de la otra parte. En ningún caso la suspensión excederá
de diez días.
En caso de suspensión por impedimento del Juez, ella no debe prolongarse más allá
del tiempo indispensable para que se encargue el respectivo suplente.
Artículo 604. En el caso de suspensión de términos, el Secretario pondrá constancia
en el expediente del día en que hubiere empezado la suspensión, y del día que cesa,
con excepción de las que provienen de días feriados o los de fiesta nacional. Dicha
constancia, no obstante, no afectará el término.
Artículo 605. Siempre que por resolución judicial haya de suspenderse un término
cualquiera, la suspensión se verificará desde la hora en que se dicte dicha resolución,
salvo que en la misma se disponga otra cosa.
Artículo 606. Cuando, vencido un término, las partes no han hecho uso de su
derecho, los trámites del proceso continúan. Todo perjuicio por omisión es imputable
al que incurrió en ella, salvo el derecho a reclamar el perjuicio que la ley conceda a la
parte perjudicada, contra su apoderado o representante negligente u omiso.
Artículo 607. Por regla general, y salvo las disposiciones especiales y expresas de
este Código, los Jueces dictarán sus resoluciones, a más tardar en los términos
siguientes: dentro de dos días, si fuere providencia; dentro de seis días, si fuere auto; y
dentro de catorce días, si fuere sentencia.
Artículo 608. En los procesos de que conocen los Tribunales colegiados, se entenderá
que los términos de que trata el artículo anterior son para que el Magistrado
sustanciador presente proyecto de resolución. Para el estudio del proyecto dispondrá
cada Magistrado de la mitad del respectivo término.
Artículo 609. Los Magistrados y Jueces tendrán para pronunciar sentencia un día más
del término, por cada cincuenta hojas o fracción de cincuenta, cuando el expediente
exceda de ciento.
Artículo 610. Todo término, formalidad o garantía que la ley conceda en la secuela
del proceso, es renunciable para la parte a quien favorezca la concesión, la que podrá
hacerlo en el acto de la notificación o por medio de un escrito en que se exprese
claramente el término, la formalidad o garantía que se renuncie.
El trámite puede ser renunciado total o parcialmente aunque no se haya dictado la
respectiva resolución.
Los apoderados o defensores de trabajadores no tienen la facultad de renunciar a las
garantías que la Ley concede en la secuela del proceso, pero podrán hacerlo en lo
referente a los términos y formalidades.
Artículo 611. Las partes podrán acordar la reducción o la reposición de un término
mediante una manifestación expresa por escrito.
Artículo 612. Toda resolución o diligencia judicial deberá cumplirse en el término
designado. Pero la diligencia iniciada en el día y hora hábil, podrá llevarse hasta su fin
en tiempo inhábil sin necesidad de que se decrete la habilitación. Si no pudiere
terminarse en el día, continuará en el siguiente hábil, a la hora que en el mismo acto
establezca el Juez.
Artículo 613. Los términos que por convenio se hayan señalado, y se hiciere
notificación personal, comenzarán a correr desde la última notificación.
Si un término fuere común a varias partes, se contará desde el día siguiente a aquel en
que la última persona ha sido notificada.
Artículo 614. El término de la distancia será fijado por el Juez, atendiendo a la mayor
o menor facilidad de comunicaciones; pero el mínimo será de dos días.
Artículo 615. La omisión o el error en la anotación secretarial de un término en el
expediente, no afecta dicho término.
Artículo 616. Si se decretase el cierre de los despachos públicos a cualquier hora en
un día, todo éste será inhábil. No obstante, se estimarán válidas las actuaciones y
gestiones realizadas con anterioridad a la comunicación oficial de este hecho.
Cuando el Despacho se cierre en día distinto al feriado conforme a la Ley, el
Secretario lo anunciará por medio de un cartel fijado en lugar visible del Tribunal.
CAPÍTULO IV
CAUCIONES
Artículo 617. Siempre que este Código requiera que una parte de caución, la garantía
consistirá en dinero efectivo, hipoteca o bonos del Estado.
Cuando la garantía sea en dinero o en bonos del Estado, el interesado deberá
consignarlo en el Banco Nacional y obtener un certificado de garantía que presentará
al Juzgado.
En caso de que el Banco estuviere cerrado, se podrá depositar en el Juzgado y éste,
dentro del siguiente día hábil, hará la consignación correspondiente y obtendrá el
certificado de garantía, que agregará al expediente, de todo lo cual el Secretario dejará
constancia en un informe.
Por medio de la Sentencia de 22 de abril de 1994, el Pleno de la Corte Suprema
de Justicia declara que este artículo es Constitucional. Aparece en el Registro
Judicial de abril de 1994.
Artículo 618. Por cualquiera de los medios consignados en este Capítulo, podrá
reemplazarse cualquier otra caución ya constituida, salvo que se haya secuestrado
dinero en efectivo.
CAPÍTULO V
DILIGENCIA DE ALLANAMIENTO
Artículo 619. El Juez puede decretar el allanamiento de los establecimientos, talleres,
empresas, inmuebles, habitaciones, oficinas, predios, naves y aeronaves particulares, y
entrar en ellos aún contra la voluntad de los que los habiten u ocupen, en los casos
siguientes:
Cuando dentro del inmueble, establecimiento, taller, oficina, habitación, nave o
aeronave, estuviere alguna persona a quien haya que hacer alguna citación o
notificación personal;
Cuando dentro del inmueble, establecimiento, nave o aeronave existan bienes que
deban ser secuestrados, evaluados o exhibidos; o ser objeto de inspección judicial o de
reconocimiento o examen de perito;
Cuando el inmueble, establecimiento, taller, oficina, habitación, nave, o aeronave
mismos deban ser secuestrados, avaluados o entregados a determinada persona, o
cuando en ellos haya de practicarse una inspección judicial o un examen de peritos;
Cuando deba practicarse cualquiera otra diligencia judicial, ya en la casa o heredad, ya
en cosas existentes en ella;
Cuando para la diligencia de que habla el numeral anterior sea necesario pasar por un
inmueble a otro donde deban tener lugar dichas diligencias.
Artículo 620. Son competentes para decretar allanamiento, los jueces que conozcan
de las causas donde ocurran, y los comisionados para practicar las diligencias
mencionadas en el artículo anterior.
Artículo 621. La resolución en que se ordene la práctica de alguna de las diligencias
de que trata el artículo 619, llevará consigo la orden de allanamiento; pero el Juez, en
los casos de los ordinales 1. y 2. de dicho artículo, no ordenará el allanamiento de
ningún edificio determinado si tiene datos para creer que no dará resultados
satisfactorios.
Artículo 622. Al allanamiento concurrirán el Juez y el Secretario, y las partes, si
quieren. Se llamará a la puerta y se hará saber al ocupante quién llama y cuál es el
objeto de la diligencia; y si en el término de cinco minutos no le contestare, o le
negaren la entrada se procederá al allanamiento valiéndose de la fuerza, si fuere
necesario.
Si el local o edificio estuviere cerrado y nadie contestare al llamamiento, pasados diez
minutos, se procederá a la diligencia de allanamiento por la fuerza.
Si se trata de un predio rural cercado y el dueño estuviere presente, se le requerirá para
que permita la entrada, y si pasaren cinco minutos, sin que se diere permiso, se
procederá sin necesidad de practicar intimación alguna.
Artículo 623. Todo allanamiento, para los efectos de que aquí se trata, podrá iniciarse,
aún en día inhábil, entre las seis de la mañana y las siete de la noche; pero si hubiere
temor o razón de que durante la noche se tomen medidas que frustren el objeto de la
diligencia, el Juez por conducto de la fuerza pública, o de cualquier otro medio tomará
las precauciones que estime convenientes.
Artículo 624. No pueden ser allanadas las residencias u oficinas de los agentes
diplomáticos, excepto en los casos en que estos espontáneamente y por escrito
renuncien a su fuero y den su asentimiento a la práctica de la diligencia.
Artículo 625. De todo allanamiento se extenderá diligencia que firmarán el Juez, el
Secretario, y las partes si quieren hacerlo.
CAPÍTULO VI
DESGLOSE
Artículo 626. Los documentos públicos o privados pueden desglosarse de los
expedientes y entregarse a quienes los hayan presentado, si ha precluido la
oportunidad para tacharlos de falsos o adulterados sin que se hubiera formulado la
tacha, o si, habiéndose propuesto, éste se ha declarado no probada.
Cuando se trate de documentos privados originales que puedan afectar a la otra parte,
y el Juez lo considere conveniente, podrá oír previamente, antes de resolver la
solicitud, siguiendo el procedimiento que estime conveniente.
Se decretará asimismo el desglose cuando lo solicite un funcionario del Ministerio
Público, o un Juez en lo penal, en caso sobre falsedad del documento.
En el respectivo lugar del expediente se dejará copia o fotocopia certificada del
documento desglosado, y en este último, al pie o al margen, se aludirá al auto que
ordene el desglose.
Cuando la copia que haya de dejarse sea de planos u otros documentos gráficos, el
Secretario podrá asesorarse, si lo estima necesario, de un perito, quien autorizará con
él la copia de la transcripción manual que se haga.
Si el documento contiene una obligación y ésta no se ha cumplido o sólo se ha
cumplido parcialmente por razón del proceso, el Juez lo hará constar así a
continuación de él, antes de devolverlo desglosado al acreedor.
Si la obligación se ha cumplido en su totalidad por el deudor, el documento sólo
puede desglosarse a petición de éste, a quien se le entregará debidamente cancelado, si
el acreedor está obligado a devolverlo.
Artículo 627. Las copias y desgloses de documentos en los procesos terminados, se
decretarán mediante proveído de mero obedecimiento, a menos que se trate del
desglose de documentos en que se hagan constar obligaciones.
TÍTULO IV
INCIDENCIAS
CAPÍTULO I
INCIDENTES
Artículo 628. Sólo podrán promoverse incidentes en los casos en los cuales la Ley
prevea expresamente este trámite.
El escrito en que se interpone un incidente no requiere formalidad especial. Bastará
con que se indique con claridad lo que se pide, los hechos en que se funde y las
pruebas que se acompañan o aduzcan.
Todo incidente se tramitará en el cuaderno principal, salvo el de recusación o
cualquier otro previsto expresamente en la Ley.
Artículo 629. Si el incidente fuese manifiestamente improcedente, el Juez lo
rechazará sin más trámite. La resolución que se dicte es irrecurrible, pero el superior
podrá, al conocer de la apelación de la sentencia de la primera instancia, examinar lo
resuelto y si encontrare que con ello se ha afectado el derecho de defensa de las partes,
revocará lo resuelto y dispondrá lo conveniente para que, sin causar dilación en el
proceso, se subsane lo actuado.
Artículo 630. Salvo disposición en contrario, los incidentes pueden proponerse hasta
tres días después de contestada la demanda y se sustanciarán sin interrumpir el curso
del proceso.
En caso de que las pruebas obren en el expediente principal basta con que el
incidentista las identifique, sin necesidad de que sean aportadas en el cuaderno de
incidente. No obstante ello, el Juez puede tomar en cuenta cualquier prueba que
repose en el expediente principal aunque no haya sido identificado o señalada por las
partes.
Artículo 631. Salvo que el presente Código autorice expresamente un trámite
especial, el incidente se resolverá en la sentencia. Una vez interpuesto, se le correrá
traslado al opositor dándole un término de tres días.
Si hubiere hechos que probar y no se hubieren acompañado las pruebas, éstas se
practicarán en la audiencia del asunto principal. En caso de que no haya pruebas, se
resolverá de plano.
El Juez podrá ejercer las facultades de decretar la práctica de pruebas de oficio, en el
propio incidente o en el momento de fallar el proceso principal, según estime
conveniente.
Artículo 632. Todos los incidentes cuyas causas existan simultáneamente deberán
promoverse a la vez. Los que se promueven después serán rechazados de plano.
CAPÍTULO II
CONFLICTOS DE COMPETENCIA ENTRE JUECES DE TRABAJO
Artículo 633. El Tribunal al cual se dirija una demanda para cuyo conocimiento no
sea competente, dictará a continuación un auto en que se expresará:
Las razones en virtud de las cuales se abstiene de conocer del proceso, con cita de las
disposiciones legales correspondientes;
El Tribunal de trabajo al cual compete el conocimiento.
El auto que se dicte en este caso no es susceptible de recursos alguno.
Artículo 634. Dictado este auto, será notificado al demandante, y la demanda se
enviará al Tribunal designado, el cual la acogerá sin más formalidad, si estuviere
conforme con lo resuelto.
El Juez que reciba el expediente no podrá declararse incompetente, cuando el proceso
le sea remitido por su superior jerárquico.
Si el Tribunal designado como competente rehusare también avocar el conocimiento
del proceso, lo expresará así por medio de una resolución con cita de las respectivas
disposiciones legales, y remitirá el expediente al Superior para que dirima el conflicto.
Artículo 635. Los conflictos de competencia se decidirán con vista de lo actuado. Sin
embargo, los funcionarios afectados pueden suministrar los elementos que consideren
convenientes. La decisión que recaiga no es susceptible de recurso alguno.
CAPÍTULO III
ACUMULACIÓN DE PROCESOS
Artículo 636. Pueden acumularse dos o más procesos:
Cuando las acciones se refieran a derechos y obligaciones comunes, y se funden sobre
los mismos hechos o en el mismo reglamento interno de trabajo, orden de servicio, o
pacto, contrato o Convención Colectiva, aunque las partes sean diferentes;
Cuando se trate de varios procesos propuestos por un mismo empleador contra
trabajadores de la misma empresa, y se ejerciten en ellos idénticas acciones;
Cuando la resolución que haya de dictarse en un proceso deba producir los efectos de
cosa juzgada en el otro; y,
Cuando no haya discusión sobre los hechos sino sobre la interpretación o aplicación
de unas mismas normas jurídicas, aunque haya diversidad de causa de objeto y de
demandantes, siempre que sean unos mismos los demandantes frente a todos y cada
uno de los actores.
En estos casos, el Juez podrán decretar la acumulación, siempre que se trate de
procesos de igual procedimiento. Ello se hará de oficio o a solicitud de quien sea parte
en cualquiera de los procesos, siempre que se encuentren en la misma instancia.
Artículo 637. Si las demandas de que se habla en el artículo anterior radicasen en dos
o más Tribunales de Trabajo con sede en el mismo lugar, de igual manera puede
acordarse la acumulación de todas ellas a petición de parte, y ante el Tribunal que
hubiere conocido de cualquiera de ellas con anterioridad a las demás.
Las demandas se acumularán en el juzgado donde haya quedado radicada la que se
presentó primero, de acuerdo con el libro de reparto.
Artículo 638. La acumulación de procesos, cuando proceda, tiene el efecto de
discutirse en un mismo proceso y resolverse en una sola sentencia las cuestiones
planteadas en los procesos acumulados.
Artículo 639. La resolución de los Jueces sobre acumulación de procesos no admite
ningún recurso.
Por medio de la Sentencia de 12 de julio de 1983, el Pleno de la Corte Suprema
de Justicia declara que este artículo es Constitucional. Aparece en el Registro
Judicial de julio de 1983.
Artículo 640. La solicitud de acumulación se presentará antes del señalamiento de la
audiencia de la demanda cuya acumulación se pretende. La prueba debe ser siempre
preconstituida.
Artículo 641. Es parte legítima para solicitar la acumulación, todo el que hubiere sido
admitido como parte litigante en cualquiera de los procesos cuya acumulación se
pretende.
Artículo 642. Siempre que tenga lugar la acumulación, el curso de los procesos que
estuvieren más avanzados se suspenderá hasta que todos lleguen a un mismo estado.
Sin embargo, la acumulación no incluirá aquellos procesos en los cuales se hubiere
evacuado el trámite de audiencia.
Artículo 643. Pedida la acumulación, se dará traslado por tres días a la otra parte para
que se exponga sobre ella. Al mismo tiempo se dirigirá oficio al Tribunal que conozca
del otro expediente para pedirle su remisión. Expirado el término del traslado, haya o
no respuesta, y con vista de los expedientes pedidos, resolverá el Tribunal si hay lugar
o no a la acumulación.
El Tribunal al cual, se pida el proceso de que conozca, debe remitirle inmediatamente,
previa citación de los que sean partes en el proceso, suspendiéndose, en consecuencia,
el curso de la causa y por lo mismo la jurisdicción del Tribunal.
Artículo 644. Cuando se deniegue una acumulación en que para sustanciar la
solicitud haya habido necesidad de pedir expedientes a otro Tribunal, el promovente
será condenado al pago de costas duplicadas, conforme a las normas generales
respectivas.
Artículo 645. El auto de acumulación se notificará a todos los que sean parte en los
procesos de cuya acumulación se trate.
CAPÍTULO IV
IMPEDIMENTOS / RECUSACIONES
Artículo 646. Ningún Juez o Magistrado podrá conocer de un asunto en el cual esté
impedido.
Artículo 647. Son causales de impedimento:
El parentesco dentro del cuarto grado de consanguinidad o segundo de afinidad entre
el Juez o Magistrado, su cónyuge, y alguna de las partes;
Tener interés directo o indirecto debidamente explicado en el proceso, el Juez o
Magistrado, su cónyuge o alguno de sus parientes en los grados expresados en el
ordinal anterior;
Ser el Juez o el Magistrado, o su cónyuge, adoptante o adoptado de alguna de las
partes; o depender económicamente una de las partes del Juez o Magistrado;
Habitar el Juez o Magistrado, su cónyuge, sus padres, o sus hijos, en casa de alguna de
las partes, o comer habitualmente en la mesa de dicha parte, o ser arrendador o
arrendatario de ella;
Ser el Juez o Magistrado o sus padres, o su cónyuge, o alguno de sus hijos, deudor o
acreedor de alguna de las partes;
Ser el Juez o Magistrado, o su cónyuge, curador o tutor de alguna de las partes;
Haber recibido el Juez o Magistrado, su cónyuge, alguno de sus padres o de sus hijos,
donaciones o servicios valiosos de algunas de las partes dentro de los seis meses
anteriores al proceso o después de incoado el mismo, o estar instituido heredero o
legatario por alguna de las partes, o estarlo su mujer o alguno de sus ascendientes,
descendientes o hermanos;
Haber recibido el Juez o Magistrado, su cónyuge, alguno de sus padres o de sus hijos,
ofensas que constituyan o puedan constituir delito que le haya inferido alguna de las
partes dentro de los dos años anteriores a la iniciación del proceso;
Tener alguna de las partes, proceso o denuncia pendiente contra el Juez o Magistrado,
su cónyuge, sus ascendientes, descendientes o hermanos;
Haber intervenido el Juez o Magistrado, su cónyuge o alguno de sus parientes dentro
de los grados indicados, en el proceso como Juez, Agente del Ministerio Público,
testigo, perito, depositario, auxiliar de la jurisdicción, apoderado o asesor, o haber
dictaminado por escrito respecto a los hechos que dieron margen al mismo;
Ser el superior pariente dentro del cuarto grado de consanguinidad o segundo de
afinidad del inferior cuya resolución tiene que revisar; y,
La amistad íntima o la enemistad entre el Juez o Magistrado y una de las partes.
La causal de impedimento subsiste aún después de la cesación del matrimonio,
adopción, tutela o cúratela.
Artículo 648. Los Magistrados y Jueces no se declararán impedidos en los siguientes
casos:
El consagrado en el numeral 5, del artículo anterior, con relación a los padres, mujer o
hijos del Juez, si el hecho que sirve de fundamento ha ocurrido después de la
iniciación del proceso;
Cuando la amistad íntima prevista en el numeral 12, se refiere al apoderado.
Artículo 649. El Magistrado, Juez o funcionario con algunos de los impedimentos
expresados, deberá manifestarlo así en el proceso y si no lo hiciere dentro del segundo
día, siendo sabedor de él incurrirá en falta.
Artículo 650. Recibido el asunto por el Tribunal a quien incumbe la calificación,
decidirá, dentro de las veinticuatro horas siguientes, si procede o no el impedimento
manifestado. En el primer caso, se declarará separado del conocimiento al Magistrado,
Juez o funcionario del caso, y en el segundo, se le devolverá el proceso para que siga
conociendo de él.
Artículo 651. Contra los autos que se dicten no habrá recurso alguno, pero la parte
que no se conforme con la declaración de que no procede el impedimento
manifestado, podrá recusar al Magistrado o Juez respectivo.
Artículo 652. Aún cuando el Magistrado, Juez o funcionario haya manifestado la
causal del impedimento, la parte a quien interese directamente la separación, podrá
recusarlo.
Artículo 653. Cuando la recusación se funde en alguna causal que solamente se
refiera a una de las partes, el derecho a recusar, excepto en los casos de enemistad o de
pleito pendiente, corresponde únicamente a la parte contraria de aquella a que se
refiere la casual.
Artículo 654. Lo que se dice de las partes sobre impedimentos y recusaciones, se
entiende también dicho de sus apoderados y defensores.
Artículo 655. En los casos de impedimentos de los jueces de trabajo, conocerá del
negocio el Juez que le sigue en turno; si no le hubiere, el suplente respectivo.
Artículo 656. Cuando el Juez Seccional, uno o varios o todos los miembros de un
Tribunal o Secretarios de éstos tuvieren causal de impedimento para conocer o atender
un negocio determinado, se observarán las reglas que a continuación se expresan:
Si se trata de un Juez Seccional de Trabajo, éste manifestará su impedimento y,
cuando haya otro Juez Seccional en la sede le remitirá al que le sigue en turno el
expediente para la respectiva calificación. Si no lo hubiere, calificará y, si hubiere
lugar, conocerá del respectivo impedimento o la recusación, el Suplente del Juez del
lugar;
Cuando fuere un Magistrado, éste se manifestará impedido y calificarán el
impedimento los demás Magistrados que conozcan de la causa. En la respectiva
resolución se ordenará llamar al suplente inmediato;
Si se tratare del Secretario, éste se manifestará impedido y hará la calificación su
superior inmediato.
Artículo 657. Toda recusación debe fundarse en alguna de las causales señaladas en
el artículo 647 e interponerse ante el Tribunal que conozca del proceso antes,
indicando al mismo tiempo las pruebas de la existencia de la causal. Si el incidente no
llenare estas formalidades, se rechazará de plano y no podrá repetirse.
Artículo 658. El que proponga una recusación que sea declarada improcedente, será
sancionado en costas a favor de la contraparte en el respectivo proceso y las mismas
no serán inferiores a cinco balboas, ni excederán de cien balboas.
Artículo 659. A más tardar, dentro de los dos días siguientes a la notificación del
incidente al funcionario recusado, éste deberá presentar un informe sobre los hechos
que exponga el recusante.
Si en él conviniere el recusado en la verdad de los hechos mencionados, y se tratare de
causal prevista en la ley, se le declarará separado del conocimiento.
En caso contrario, se señalará fecha para audiencia.
El proceso se suspende, sin necesidad de resolución, una vez se requiera al
funcionario recusado el informe correspondiente, hasta tanto se decida el incidente,
con la salvedad de las diligencias o trámites iniciados.
El incidente de recusación se surtirá sin intervención de la parte contraria en el
proceso.
Artículo 660. Si una vez vencido el término de que habla el artículo anterior, el o los
recusados desconocieren los hechos en que se funda la recusación, los Tribunales de
Trabajo procederán en la siguiente forma:
Cuando se trate de un Juez Seccional, éste pasará el incidente al funcionario llamado a
reemplazarlo en el caso de quedar impedido, a efecto de que resuelva sobre la
admisión de las pruebas, practique la recepción de las mismas y luego envíe el
expediente al Tribunal Superior de Trabajo, el cual resolverá dentro de las cuarenta y
ocho (48) horas siguientes a aquellas en que recibió el expediente.
Cuando se trate de recusación formulada contra un Magistrado éste pasará el incidente
al Magistrado siguiente, quien recibirá la prueba que corresponda, y una vez
practicada ésta, con el resto de los Magistrados se resolverá en definitiva dentro de los
dos (2) días siguientes.
En lo que se refiere a la práctica usual en nuestros Tribunales para resolver el
incidente de recusación de un Magistrado se ha determinado en dos días.
Artículo 661. Las recusaciones de funcionarios subalternos se tramitarán y
resolverán, sin ulterior recurso, por el Tribunal que conozca del asunto, de acuerdo
con las reglas de los artículos anteriores, en lo que fueren aplicables.
Artículo 662. El Magistrado o Juez cuyo impedimento o recusación haya sido
declarado legal, queda definitivamente separado del conocimiento del proceso
respectivo. No podrá intervenir en dicho proceso, aunque posteriormente desaparezca
la causal.
Artículo 663. Si se declara improcedente o no probada la causal de recusación, no se
volverá admitir otra recusación, aunque el recusante proteste que la causal sea
superveniente o que no tenía conocimiento de ella.
Artículo 664. No están impedidos ni son recusables:
Los funcionarios a quienes corresponda conocer del impedimento o de la recusación;
Los funcionarios a quienes corresponda dirimir los conflictos de competencia;
Los funcionarios a quienes corresponda decretar o intervenir en las medidas
cautelares; y,
Los funcionarios comisionados.
Artículo 665. No se admitirá, tampoco, impedimentos y recusaciones:
En los demás actos que no radiquen jurisdicción, ni entrañen conocimiento de la
causa; y,
En ejecuciones de sentencias.
Artículo 666. Decretada la separación de un Secretario, lo reemplazará en la
actuación del asunto el oficial mayor, y a falta de éste, un Secretario ad-hoc nombrado
por el Juez de la causa, o por el Magistrado ponente.
Artículo 667. La recusación deberá interponerse a más tardar dentro de los tres días
siguientes a la notificación del auto que corre traslado de la demanda.
Artículo 668. La resolución que se dicte en materia de recusación, o de impedimento,
no admitirá recurso alguno.
Artículo 669. En los asuntos de que conozcan los Tribunales colegiados, las
recusaciones se pondrán interponer como sigue:
Cuando se trate del ponente, hasta dentro de los tres días siguientes a la notificación de
la providencia que fija el negocio en lista;
Cuando se trate de los demás miembros que integran el Tribunal, hasta dentro de los
tres días siguientes al ingreso en lectura, al despacho, del expediente respectivo.
Artículo 670. Los Magistrados o Jueces podrán asimismo declararse impedidos o ser
recusados en las actuaciones consecuenciales posteriores a la sentencia o auto; pero
sólo por causas supervenientes y mientras no se haya dictado la resolución final que
corresponda.
Esta restricción no se aplicará a los Jueces y Magistrados que sustituyan a los que
dictaron la sentencia o auto en cuestión, de los cuales también podrá invocarse
cualquier motivo anterior de recusación.
Artículo 671. Cuando se declare legal el impedimento o la recusación del Ponente, el
asunto se repartirá entre los restantes Magistrados titulares, de acuerdo con las reglas
del reparto. El suplente respectivo integrará el Tribunal.
Artículo 672. En todo caso de recusación, el recusante será condenado en costas si no
hubiere comprobado la verdad de los hechos en que se fundó.
Si la causal alegada tuviere como fundamento un hecho delictuoso que no llegue a
comprobarse, la parte que promovió la recusación será condenada, además, al pago de
una multa de diez a cincuenta balboas a favor del Tesoro Nacional.
CAPÍTULO V
NULIDADES
Artículo 673. Los actos procésales no podrán anularse por causas distintas de las
consagradas taxativamente en la Ley. El Juez, sin más trámite, rechazará la gestión
que no se funde en tales causales.
Artículo 674. La nulidad de un acto no entraña la de los actos precedentes ó
posteriores que sean independientes de él.
Artículo 675. Son causales de nulidad:
La de distinta jurisdicción, la cual es absoluta, y puede ser alegada por cualquiera de
las partes como incidente. El Juez la declarará de oficio en el momento en que la
advierta;
La falta de competencia;
La ilegitimidad de la personería;
La falta de notificación o emplazamiento; y,
El no celebrarse la audiencia, cuando la Ley así lo dispone.
Artículo 676. La falta de competencia no produce nulidad en los siguientes casos:
Si la competencia es prorrogable y las partes la prorrogan expresa o tácitamente, con
arreglo a la Ley;
Si ha habido reclamación y se ha declarado sin lugar;
Si consiste en haberse declarado indebidamente legal o ilegal algún motivo de
impedimento o causal de recusación;
Si consiste en haber actuado en el proceso un Magistrado o Juez declarado impedido o
separado del asunto por recusación, si las partes han continuado el proceso ante otro
que tenga competencia sin reclamar la anulación de lo indebidamente actuado; y,
Si se funda en haber actuado como Juez o Magistrado una persona que no reunía los
requisitos o condiciones para desempeñar el cargo.
Artículo 677. La ilegitimidad de la personería del representante de la parte no es
causal de nulidad en los casos siguientes:
Cuando exista en el expediente poder legal, aunque no haya sido expresamente
admitido;
Cuando no exista poder legal, pero la parte interesada acepte expresamente lo hecho
sin personería; y,
Cuando aparezca claramente en el expediente que el interesado ha consentido en que
represente sus derechos el que oficiosamente ha asumido su representación.
Artículo 678. La falta de capacidad legal para comparecer en el proceso no produce
nulidad cuando el representante legítimo del incapaz convalida expresa o tácitamente
lo hecho por su representado, para lo cual se requerirá previa aprobación del Juez. Por
el hecho de la convalidación, el representante del incapaz se hace responsable de los
perjuicios que a éste le puedan sobrevenir.
Tampoco produce nulidad cuando habiendo sido alegada la causal, ha sido declarada
no probada.
Artículo 679. En los procesos en que deba darse traslado de la demanda, es causal de
nulidad el no haber sido notificada en forma legal la resolución que ordena dar
traslado de ella.
Se exceptúan de lo dispuesto en este artículo:
Cuando se haya hecho alguna gestión en el proceso distinta a la solicitud de
declaratoria de nulidad;
Cuando se ha solicitado esa declaratoria y ha sido denegada.
También es causal de nulidad la falta de notificación o emplazamiento de las demás
personas que deban ser citadas como parte, aunque sean indeterminadas, o de aquellas
que hayan de suceder en el proceso a cualquiera de las partes, cuando la ley así lo
ordene expresamente.
Artículo 680. En los procesos ejecutivos se produce nulidad en los siguientes casos:
Cuando no se ha notificado personalmente el auto ejecutivo al ejecutado, a su
apoderado o al defensor nombrado por el Juez cuando fuere el caso;
Cuando, tratándose de remate, no se han cumplido los requisitos ordenados por la ley
o por haberse celebrado éste encontrándose suspendido el proceso por ministerio de la
Ley.
Artículo 681. La solicitud de nulidad no la puede formular la parte que no ha sido
perjudicada, ni la parte que ha celebrado el acto sabiendo, o debiendo saber, el vicio
que le afectaba.
Se exceptúan de lo anterior los casos de nulidades insubsanables, cuya declaración
puede ser solicitada por cualquiera de las partes.
Artículo 682. Después de anulado un proceso o parte de él, pueden las partes, de
común acuerdo, convalidar lo actuado siempre que se trate de una nulidad subsanable
y que con ello no se perjudique al trabajador, y dentro del término de ejecutoria de la
resolución que decrete la respectiva nulidad. El asunto seguirá su curso ordinario,
como si no hubiere existido causa alguna de nulidad.
No obstante, en los casos de competencia improrrogable, la convalidación de lo
actuado no da competencia al que indebidamente ha estado conociendo del proceso, el
cual deberá remitir el expediente en el estado en que se encuentre, al Juez competente,
quien continuará conociendo de él.
Artículo 683. La nulidad sólo se decretará cuando la parte ha sufrido o pueda sufrir
perjuicio procesal, salvo que se trate de nulidades insubsanables.
Artículo 684. Los representantes de entidades estatales no pueden convalidar lo
actuado ante el Tribunal incompetente, cuando la competencia es prorrogable, sino
con autorización expresa de la respectiva entidad.
En el caso de que trata el inciso que precede, los defensores de oficio, los tutores y
curadores no podrán convalidar lo actuado sino con autorización del Juez.
Artículo 685. El Juez que conozca de un proceso y que antes de dictar una resolución
o de fallar observare que se ha incurrido en alguna causal de nulidad que sea
convalidable, mandará que ella se ponga en conocimiento de las partes, para que
dentro de los tres días siguientes a su notificación puedan pedir la anulación de lo
actuado.
Cuando la causal de nulidad sea observada en un Tribunal colegiado y el proceso no
estuviere para fallar, le corresponderá al Sustanciador ponerla en conocimiento de las
partes. En el caso contrario, le corresponderá al Tribunal en pleno, o a la respectiva
Sala.
Artículo 686. Si la parte que tiene derecho a pedir la anulación de lo actuado, lo
hiciere oportunamente, y ésta procediese el Juez del conocimiento la decretará y
retrotraerá el proceso al estado que tenía cuando ocurrió el motivo de la nulidad.
En caso contrario, se dará por convalidada la nulidad y el proceso seguirá su curso.
Artículo 687. En los casos de ilegitimidad de la personería y de falta de capacidad
para comparecer en proceso, la resolución respectiva se notificará personalmente al
verdadero interesado o a quien legítimamente lo represente, para que pueda hacer uso
de sus derechos; pero si dentro del término correspondiente no se pidiere la anulación
del proceso, por el mismo hecho se legitimará la personería del que indebidamente ha
estado actuando en el proceso o se convalidará lo actuado por el incapaz, según el
caso.
Artículo 688. Tratándose de vicio subsanable, no podrá pedir la declaratoria de
nulidad del proceso quien haya hecho alguna gestión en él con posterioridad al vicio
invocado, sin formular oportuna reclamación.
Artículo 689. Una vez se haya admitido a una persona en el proceso como apoderado
de otra, no se podrá rechazar o desestimar escrito, memorial o gestión suya, aunque el
Juez advierta que carecía de poder, o que éste era insuficiente o defectuoso. En este
caso se aplicará el artículo 687.
Artículo 690. Tienen derecho de pedir anulación de lo actuado:
En la nulidad por falta de competencia que no haya de prorrogarse, o que no haya sido
prorrogada, cualquiera de las partes;
En la nulidad por ilegitimidad en la personería del representante, el interesado cuyos
derechos han sido representados indebidamente;
En la nulidad por falta de notificación de la demanda o del mandamiento de pago, el
demandado según el caso.
La nulidad producida por incapacidad para comparecer en proceso, puede ser aducida
por la contraparte del incapaz y por el representante de éste que se apersone al mismo.
En el caso del ordinal 2. de este artículo, la parte contraria a la indebidamente
representada, puede pedir que se ponga la causal en conocimiento de ésta; y si pasare
el término de tres días desde la notificación que se le hiciera sin que haya pedido la
anulación de lo actuado en nombre de ella, se entenderá que admite expresamente que
el que ha venido haciéndolo sin personería suficiente representa sus derechos.
Artículo 691. La declaratoria de nulidad podrá proponerse en cualquiera de las
instancias del proceso antes de que se dicte sentencia y se tramitará como incidente en
el mismo proceso.
En la nulidad del remate, el rematante debe ser tenido como parte.
Artículo 692. Las acciones que nacen de las nulidades de que trata este Capítulo,
prescriben en un año, siempre que los remates verificados en procesos nulos, no hayan
afectado derechos reales de terceros que no litigaron. Si este fuere el caso, la
prescripción de los derechos de esas personas se sujetan a las normas del derecho
común. El año se cuenta a partir de la ejecutoria de la respectiva resolución.
Artículo 693. La nulidad se decretará cuando sea absolutamente indispensable para
evitar indefensión o afectación de derechos de terceros. No prosperará si es posible
reponer el trámite o subsanar la actuación.
Artículo 694. Las resoluciones que nieguen la nulidad de todo o parte del proceso, o
que la rechacen de plano, así como aquellas que ordenen reponer un trámite o
subsanar una actuación, no admiten apelación. El superior deberá, al conocer del
proceso para pronunciarse en cuanto al fondo, ordenar que se repongan los
procedimientos o se practiquen las diligencias que estime necesarias o indispensables
para la validez del proceso.
Artículo 695. No es causal de nulidad el no dictarse la sentencia o auto en la forma
prevista por la ley.
TÍTULO V
MEDIDAS CAUTELARES
CAPÍTULO I
NORMAS GENERALES
Artículo 696. Sin perjuicio de lo dispuesto para casos especiales, las medidas
cautelares se regirán por las siguientes reglas:
Las respectivas medidas se tramitarán sin audiencia del demandado o presuntivo
demandado, en cuaderno separado, que se agregará al expediente principal; En el
escrito en que se solicite una medida cautelar bastará expresar el nombre de las partes,
reales o presuntivas; las medidas que se soliciten y el objetivo. Pero en la solicitud de
acción exhibitoria o en cualquier otra medida conservativa de pruebas, no será
indispensable indicar el nombre del presunto demandado;
El Juez procurará en todo momento evitar daños y perjuicios y molestias innecesarias
en la adopción o ejecución de la medida y podrá de oficio, y bajo su personal
responsabilidad, sustituir la medida, en el acto de la ejecución, oyendo al actor, y si
fuere viable, al demandado o presunto demandado, siempre que queden plenamente
asegurados los intereses del actor;
Para garantizar los daños y perjuicios que se puedan causar, se señalará caución. Las
cauciones se fijarán de acuerdo con lo que para cada caso se dispone y se consignarán
con arreglo a lo dispuesto en el artículo 617. El auto que fije la cuantía de la caución, y
el que la rechace, son apelables en el efecto devolutivo. Si el superior aumenta la
cuantía de la caución, deberá complementarse en un término de tres (3) días, contados
desde la notificación del reingreso del expediente al Juzgado de origen y, si dentro de
dicho término no se complementa, se procederá a reducir proporcionalmente el objeto
de la medida;
Las oposiciones y las impugnaciones incidentales se surtirán oralmente en el
momento en que se ejecuta la medida, o posteriormente en el Tribunal, si ya se
hubieren practicado, sin formalidades especiales, sin suspender ni interrumpir la
adopción o ejecución de la medida, permitiendo a las partes presentar sus pruebas y
alegaciones sumarias, y procurando siempre la mayor celeridad posible. El Juez hará
una lacónica relación de lo probado y alegado, y resolverá en el acto lo que
corresponda;
El Juez goza de poderes adecuados para adoptar las decisiones que fueren necesarias,
sancionar en el acto al que estorbare la ejecución de la medida, con arreglo a las
normas sobre desacato y empleará la fuerza pública si fuere necesario;
Las resoluciones que decreten o rechacen las medidas cautelares admiten apelación,
pero la interposición del recurso en ningún modo suspende ni interrumpe la ejecución
de la medida ni el curso del proceso.
CAPÍTULO II
SECUESTRO
Artículo 697. Para evitar que el proceso sea ilusorio en sus efectos y que la parte
demandada trasponga, enajene, oculte, empeore, grave o disipe los bienes muebles o
inmuebles que posea, el demandante podrá pedir el secuestro en cualquier proceso.
La petición de secuestro deberá presentarse dando el demandante caución del diez al
quince por ciento de la suma o cuantía del secuestro, para responder de los daños y
perjuicios que pueda causar con su acción.
No se requerirá fianza cuando el trabajador presente prueba indiciaria grave de su
derecho y un principio de prueba por escrito sobre los hechos que sirven de
fundamento a la petición, que exista cuantía determinada o de fácil determinación, y
que haya motivo justificado para temer que el demandado pueda resultar insolvente o
que por cualquier otra forma pueda resultar ilusoria la sentencia.
Tampoco se requerirá fianza, cuando halla sentencia condenatoria de primera
instancia, a prudente arbitrio del Juez.
Artículo 698. Recibida la petición de secuestro, admitida por el Juez la suficiencia de
la caución y constituida la garantía ofrecida, procederá, sin audiencia del demandado,
así:
Si hubiere de secuestrarse bienes inmuebles o bienes muebles susceptibles de
inscripción o derechos reales sobre ellos, el Juez lo comunicará ante todo al
funcionario registrador con orden de que se abstenga de registrar cualquier operación
que haya verificado o verifique el demandado con posterioridad a la solicitud de
secuestro y la inscripción que se haga a pesar de tal prevención será nula.
Esta orden se comunicará por telégrafo cuando el secuestro no se hiciere en la Capital
de la República.
Si la petición de secuestro se refiere a bienes muebles, el Tribunal se trasladará al
lugar donde se encuentren dentro de su jurisdicción, y los inventariará, avaluará y
entregará al depositario que nombre el Juez. Si se encuentran distantes de su sede
podrá hacerlo por medio de Juez comisionado.
En caso de que se secuestren sumas de dinero, valores o títulos al portador, o bonos
del Estado, se depositarán en el Banco Nacional.
Artículo 699. Se entiende constituido el secuestro, tratándose de bienes inmuebles,
muebles susceptibles de inscripción o derechos reales sobre los mismos, cuando la
comunicación sea anotada en el Diario respectivo del Registro Público y en otros
casos cuando sea asentado en la oficina registradora correspondiente. Tratándose de
otros bienes muebles, será la fecha de la diligencia de depósito. Si no hubiere
diligencia, la fecha en que la orden del Juez sea recibida por la persona o empleado
encargado de la custodia del bien responsable de la tenencia o entrega del mismo.
El depósito judicial consiste en la entrega real que el Juez hace al depositario de la
cosa mueble que se ha ordenado depositar. No se estimará verificado el depósito por
la sola manifestación que haga el depositario de dar por recibida la cosa.
Si se tratare de bienes raíces no será necesario el depósito si el presunto demandante
no lo pidiese expresamente y el Juez lo creyere innecesario; bastará la inscripción en
el Registro Público del auto de secuestro, inscripción que se verificará inmediatamente
sea ingresada al Diario, salvo que no proceda por alguna razón legal.
Artículo 700. Cuando los bienes mandados a depositar estén en poder de un tercero y
se comunique a éste orden de retenerlos, quedará constituido provisionalmente
depositario o secuestre con las obligaciones legales correspondientes y deberá poner a
órdenes del Tribunal los bienes para la formalización del depósito en definitiva.
Cuando se decrete el secuestro de dinero que debe ser pagado al demandado o
presunto demandado, se ordenará a la persona que debe hacer el pago, verificar la
retención correspondiente y ponerla a disposición del Tribunal o informar respecto a
la existencia del crédito o de cualquier secuestro o embargo anterior. Si dicha persona
no hiciere la retención después de hacer sido reiterada la orden, será responsable por
su omisión y deberá entregar al Tribunal la suma correspondiente como si la hubiere
retenido.
La cuestión será tramitada y decidida, si surgiere controversia, por la vía de incidente.
Si transcurridos cinco días después de comunicada a la persona encargada de los
bienes secuestrados la orden de retención, ésta no ha contestado al Tribunal, la parte
interesada podrá solicitar sin fianza que se decrete una acción exhibitoria con el fin de
establecer todos aquellos extremos que sean necesarios en la fijación de la
responsabilidad del depositario remiso.
Artículo 701. Cuando se secuestren derechos o créditos que la persona contra quien
se decrete el secuestro persiga o tenga en otro proceso, se comunicará al Juez que
conozca de él para los fines consiguientes.
Artículo 702. Cuando se trate de acciones en sociedades, certificados de depósito,
títulos similares o cualquier efecto nominativo, se comunicará al Presidente, Tesorero,
administrador, o liquidador de la respectiva sociedad o empresa o al representante
legal respectivo, para que tome nota de él, de lo cual deberá dar cuenta al Juez, dentro
de los cinco días siguientes.
Artículo 703. De las cosas puestas en secuestro se hará un inventario que suscribirán
el Juez, las partes y el secuestre o los secuestres, y lo autorizará el Secretario.
Puede decretarse el secuestro sobre un sueldo o salario ya depositado o embargado,
para que tenga lugar después de haber sido cubierta la deuda asegurada con el
depósito existente al tiempo de la petición.
Artículo 704. Cualquier exceso en el depósito hace responsable al Juez, y debe
reformarse la resolución que lo ordenó, luego que se compruebe sumariamente el
exceso.
Artículo 705. Los secuestros de establecimientos, empresas o haciendas de cualquier
clase tienen, además de las obligaciones generales de los depositarios, las especiales
de no interrumpir las labores del establecimiento, empresa o hacienda; cuidar de la
conservación y de toda las existencias; llevar razón puntual y diaria de todos los
ingresos y egresos; procurar seguir el sistema de administración vigente; impedir todo
desorden; colocar el producto líquido en el Banco Nacional, deducidos los gastos de
producción y dar cuenta y razón del cargo una vez al mes, cuando éste termina y
siempre que se le pida. El secuestre o interventor en este caso será el administrador del
establecimiento, empresa o hacienda; pero puede conservar al propietario como
empleado o asesor para que no sufra perjuicio el negocio.
El secuestro de la administración de establecimientos, de empresas o de haciendas,
sólo se ordenará cuando se determine que existe inminente peligro de cierre o quiebra
de la misma. En estos casos, el Juez no podrá designar como secuestre, administrador
o interventor al secuestrante.
Se permitirá la consecución o la formación de fondos o de garantías para respaldar
derechos adquiridos de los trabajadores, en cuyo caso no procederá el secuestro de la
empresa.
Los tres últimos párrafos fueron Adicionados por el Artículo 61 de la Ley N° 44
de 12 de agosto de 1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto
de 1995.
Artículo 706. Si el demandado presentare caución para que responda por las resultas
del proceso o hiciere depósito en dinero por la suma que cubra lo demandado y las
costas que fije el Juez, se suspenderá el secuestro que vaya a verificarse o se levantará
el ya verificado. Lo dispuesto no tendrá lugar cuando habiéndose secuestrado dinero
efectivo o crédito o valores fijos, se pretenda presentar caución para levantar o
suspender este secuestro.
También se levantará el secuestro si a partir del día en que se llevó a cabo el depósito
de la cosa secuestrada, o del momento que entró al Diario del Registro Público, si
fuere inmueble o mueble susceptible de inscripción, o desde que se comunicó la orden
de retención al depositario si fuere suma de dinero y, el demandante no presentare su
demanda, dentro de los seis días siguientes a la fecha arriba expresada; y el que
obtuvo el depósito responderá de los daños y perjuicios que con su acción haya
causado.
En cualquier caso, el que pidió el secuestro será responsable de los daños y perjuicios
que con su acción hubiere causado, si tramitado el proceso y vencido el demandante
hiciere la sentencia o auto que le pone término al proceso una declaración expresa de
que el peticionario actuó de mala fe.
Artículo 707. El Juez regulará prudencialmente los honorarios del Administrador de
acuerdo con la importancia de la función y la situación económica de la empresa.
Artículo 708. Cualquiera de las partes puede pedir la separación del secuestre,
probando sumariamente ineptitud, malversación o abuso en el desempeño del cargo.
Esta petición se sustanciará oralmente y con audiencia del secuestre.
Si lo hacen de común acuerdo las partes, se decretará de plano.
No obstante, el Juez puede, en cualquier momento, decretar la remoción de un
secuestre en forma debidamente motivada, en todo caso que considere que la
actuación de éste no resulta ajustada a los fines del depósito. Mientras quede en firme
la resolución, el secuestre podrá ser suspendido en el ejercicio de sus funciones,
mediante proveído de mero obedecimiento.
Artículo 709. Verificado un depósito judicial, se extenderá siempre diligencia del
acto, en la cual conste la entrega real de la cosa al depositario. De esta diligencia se
darán las copias que se soliciten por el mismo depositario o por las partes, copias que
autorizarán el Juez y el Secretario.
Artículo 710. Si la cosa secuestrada es fungible o que puede dañarse o sufrir alguna
merma o deterioro, el secuestre debe enajenarla lo más pronto posible y hacer el
depósito correspondiente en el Banco Nacional, lo que hará previa autorización del
Juez.
Artículo 711. Se rescindirá el depósito de una cosa, con audiencia del secuestrante, en
los casos siguientes:
Si al Tribunal que decretó el secuestro se le presenta copia auténtica de la diligencia
de un depósito de fecha anterior al decretado en el proceso en que se verificó el
depósito; al pie de dicha copia debe aparecer una certificación autorizada por el
respectivo Juez y su Secretario, con expresión de la fecha en que conste que el
depósito a que la diligencia se refiere existe aún. Sin este requisito no producirá efecto
la expresada copia.
Si al Tribunal que decretó el secuestro se le presenta copia auténtica de un auto de
embargo de los bienes depositados, dictado en proceso hipotecario seguido en virtud
de una hipoteca inscrita con anterioridad a la fecha del secuestro; al pie de dicha copia
debe aparecer una certificación autorizada por el respectivo Juez y su Secretario, con
expresión de la fecha de inscripción de la hipoteca en que se basa el proceso ejecutivo,
la fecha del auto de embargo, y que dicho embargo está vigente. Sin ese requisito no
producirá efecto la copia. El Tribunal que rescinda el depósito pondrá los bienes a
disposición del Tribunal donde se tramita el proceso hipotecario, de manera que éste
pueda verificar el depósito en virtud del auto de embargo.
Tiene derecho a solicitar la rescisión de que se ha hablado, el acreedor en el otro proceso, el
rematante, la persona a quien por sentencia se haya declarado que tiene derecho a la cosa y
el depositario primitivo. Se rescindirá de igual modo la entrega de una cosa inmueble
cuyos frutos han sido secuestrados, si la persona a cuyo favor se hubiere otorgado
hipoteca o anticresis sobre el inmueble, presenta al Tribunal que hizo la entrega un
certificado del Registrador de la Propiedad en que conste que la hipoteca había sido
constituida con anterioridad al secuestro, y que está ya vencida o que la anticresis fue
constituida con anterioridad y está aún vigente. En estos casos, y cuando fuere
depositada cosa ajena, el interesado podrá reclamarla mediante incidente, en cuaderno
separado y la apelación se concederá en el efecto devolutivo.
Artículo 712. Puede decretarse el depósito de cosa embargada o depositada
anteriormente, para que tenga lugar al terminar el primer depósito. En este caso, el
primer depósito termina en virtud de la entrega real que hace el Juez que lo llevó a
cabo, al depositario nombrado por el Juez que decretó el segundo; pero este nuevo
depósito no tendrá lugar sino cuando la acción de secuestro se haya dirigido contra el
que ha obtenido decisión a su favor.
En este caso, el segundo secuestrante tiene derecho a pedir la terminación del primer
depósito, probando que ya el demandante ha hecho pago de su acreencia y de las
costas del proceso. Esta solicitud se tramitará como un incidente con audiencia de
todos los interesados.
Artículo 713. Se rescindirá inmediatamente, sin audiencia de personal alguna, la
entrega de un bien que se hallare depositado, si al Tribunal que la hizo se le presenta
copia auténtica de la diligencia de un depósito de fecha anterior al decretado en el
proceso en que se ha verificado la entrega; pero al pie de la mencionada copia
auténtica debe aparecer una certificación autorizada por el respectivo Juez y su
Secretario, con expresión de la fecha, en que conste que el depósito subsiste aún. Sin
este requisito no producirá efecto la expresada copia.
Artículo 714. Podrá igualmente pedirse la rescisión del secuestro fundándose en un
título de dominio de fecha anterior al auto de secuestro y que conste mediante
documento auténtico. Si se tratare de bienes inmuebles la anterioridad del título debe
preferirse al ingreso de la orden de inscripción del secuestro en el diario de la oficina
registradora.
La solicitud se tramitará de acuerdo con el procedimiento señalado para los incidentes,
con audiencia de todas las partes.
Artículo 715. En los procesos de trabajo podrán ser objeto de secuestro todos los
bienes enajenables del demandado o presuntivo demandado, con las siguientes
excepciones:
El salario mínimo;
El ochenta y cinco por ciento del excedente del salario mínimo;
Su lecho, el de su mujer, los de sus hijos que vivieren con él y a sus expensas y la ropa
de uso de todas estas personas así como los muebles indispensables de la habitación
de la familia, incluyendo una máquina de coser, estufa, lavadora, radio, televisor,
refrigeradora y accesorios de cocina;
Los libros, muebles, máquinas, instrumentos y material de su arte, oficio o profesión
hasta por valor de mil balboas y a elección del mismo demandado o presuntivo
demandado;
Los artículos de alimento y combustible que existan en poder del demandado o
presuntivo demandado, hasta la concurrencia de lo necesario para el consumo de la
familia durante el mes;
Las prestaciones sociales, indemnizaciones, pensiones o jubilaciones;
Las sumas de los trabajadores depositadas en cuentas de ahorro, en las instituciones
bancarias, hasta la cantidad de tres mil balboas;
Los bienes pertenecientes al Estado, a los Municipios o a entidades autónomas o
semiautónomas dependientes del Estado;
Las pólizas de seguro de vida y las sumas que en cumplimiento de lo convenido en
ellas pague el asegurador al beneficiario;
Las sumas que se hayan anticipado o deban anticiparse a los empresarios o
contratistas de obras durante la ejecución de los trabajos, con excepción de las
reclamaciones de los respectivos trabajadores.
En cuanto a los perjuicios que puedan causarse, se observará lo relativo al secuestro.
Estas excepciones regirán también a favor del trabajador en cualquier proceso civil en
que sea demandado.
Por medio de la Sentencia de 19 de agosto de 1997, el Pleno de la Corte Suprema
de Justicia declara que este Artículo es Constitucional. Aparece en el Registro
Judicial de agosto de 1997.
CAPÍTULO III
MEDIDAS CONSERVATORIAS O DE PROTECCIÓN EN GENERAL
Artículo 716. Además de los casos regulados, la persona a quien asista un motivo
justificado para temer que durante el tiempo anterior al reconocimiento judicial de su
derecho sufrirá daños o perjuicios inmediato o irreparable, puede pedir al Juez las
medidas conservatorias o de protección más apropiadas para asegurar
provisionalmente, de acuerdo con las circunstancias, los efectos de la decisión sobre el
fondo. El peticionario presentará prueba al menos indiciaria de su derecho, además de
la correspondiente caución por daños y perjuicios, que será de diez por ciento a quince
por ciento, según las circunstancias.
La petición se tramitará y decidirá en lo conducente, de acuerdo con las reglas de este
título.
CAPÍTULO IV
ASEGURAMIENTO DE PRUEBAS
Sección Primera
Normas generales
Artículo 717. Cuando una persona pretenda demandar o tema que se le demande o
exista temor justificado de que eventualmente pueda faltarle un medio de prueba o
hacérsele difícil o impracticable su obtención en el momento oportuno, puede solicitar
al Juez que se practique de inmediato cualquiera de las siguientes pruebas:
Acción exhibitoria;
Inspección judicial y dictámenes periciales;
Reconstrucción de sucesos o eventos;
Reconocimiento de firma y citaciones a la presuntiva contraparte, a efecto de que
reconozca la autenticidad de un documento suscrito por ella o por un tercero;
Diligencias de informes, documentos públicos o privados, certificados de cualquier
clase, conforme indique el peticionario y con arreglo a las limitaciones y restricciones
que establezca la ley.
El procedimiento para practicar esas pruebas será el establecido en las disposiciones
pertinentes. Por razón de urgencia excepcional y no siendo posible localizar a la parte
contraria, el Juez podrá ordenar la práctica de una prueba sin su citación. En este caso
se requerirá la ratificación en audiencias.
El peticionario consignará una caución que no será inferior a diez ni mayor de
cincuenta balboas.
Sección Segunda
Acción Exhibitoria
Artículo 718. Mediante la acción exhibitoria el Juez lleva a efecto la inspección
ocular de la cosa litigiosa, o de los libros, documentos u otros objetos que se hallen en
poder del demandado real o presuntivo, del demandante o de terceros, y que el
peticionario estime conducentes a probar o hacer efectivos sus derechos, pretensiones,
excepciones o defensas.
Artículo 719. Cuando se ejerza la acción exhibitoria, la inspección será decretada y se
llevará a cabo el mismo día sin audiencia de la contraparte o del tenedor de la cosa,
siempre que el peticionario de caución a satisfacción del Tribunal para responder de
todos los daños y perjuicios que puedan causarse con tal acción.
Artículo 720. El auto en que se ordene la inspección contiene tácitamente la orden de
allanamiento para llevarla a cabo, pero la inspección no se extenderá en ningún caso al
registro del domicilio de la persona que negare tener la cosa o documento cuya
exhibición se pide.
Artículo 721. Decretada la inspección, el Juez la llevará a cabo con asistencia del
Secretario y un testigo, y del interesado, si quisiera asistir. Llegado al lugar donde está
la cosa o documento cuya exhibición se pide, se intimará al tenedor que los presente,
con apercibimiento respecto de sus consecuencias.
Cuando para llevar a cabo la inspección se requieran conocimientos especiales, el Juez
deberá hacerse acompañar de perito, en vez de testigo.
Cuando la cosa que deba exhibirse esté confundida con otra u otras, de manera que no
pueda hacerse efectiva la acción exhibitoria sin presentar todas esas cosas, puede el
tenedor ser obligado a la presentación de todas.
Artículo 722. Si la cosa que deba exhibirse fuere inmueble y el demandante solicitare
que el tenedor franquee la entrada para los efectos de la diligencia, el Juez acordará lo
pedido con las precauciones y advertencias necesarias, a fin de evitar daños y
perjuicios al poseedor o tenedor.
Artículo 723. En todos los casos expresados en esta Sección a la persona que se
niegue a la exhibición o la evada, se le condenará por desacato y además será
responsable de los daños y perjuicios causados a la persona que hubiere solicitado la
exhibición si el tenedor no fuere parte en el proceso; pero si el tenedor fuere parte, al
negarse a la exhibición o al evadirla, se podrá apreciar tal actitud como indicio en su
contra en el momento de fallar, más o menos grave según las circunstancias, y previa
demostración, en ambos casos, de estar en poder de dichas personas la cosa que se
niega exhibir.
Artículo 724. La fianza que se exija no excederá de cien balboas. Será cancelada si un
mes después de la exhibición no se ha presentado acción por daños o perjuicios o en
cualquier tiempo en que lo soliciten conjuntamente las partes interesadas.
Artículo 725. Tratándose de libros de comercio, se observarán las formalidades del
Código de Comercio.
Artículo 726. Se requerirá también acción exhibitoria cuando dentro del proceso se
pida exhibición de documento u otros objetos que se hallen en poder de terceros.
Sección Tercera
Inspección Judicial
Artículo 727. Podrá también pedirse la práctica de una inspección judicial sobre
lugares o cosas que hayan de ser materia del proceso, cuando el transcurso del tiempo
haga difícil su esclarecimiento, o cuando su conservación en el estado en que se
encuentre resultare difícil o improbable.
La inspección podrá efectuarse con la concurrencia de perito y a ella podrá ir anexa la
exhibición de cosas muebles cuando sea necesaria para el reconocimiento judicial.
A juicio del Juez, o a petición de parte, se levantarán planos o se tomarán fotografías
instantáneas del lugar u objetos inspeccionados.
Sección Cuarta
Reconocimiento de Documentos Privados
Artículo 728. La persona que quiera reconocer un documento privado podrá hacerla
ante Juez, previa identificación.
Quien esté interesado que una persona reconozca judicialmente un documento
privado, podrá así solicitarlo ante el Juez, quien procederá conforme lo dispone el
artículo 771.
Sección Quinta
Testimonios Prejudiciales
Artículo 729. El presuntivo demandante interesado en que terceros rindan testimonios
con el fin de presentar tal prueba en futuro proceso, lo pedirá con citación personal de
quien pretenda demandar ante el Juez del domicilio de ésta, y haciendo una relación
somera de los hechos, objeto del interrogatorio. El presunto demandado podrá
intervenir con arreglo a las disposiciones sobre recepción de prueba testimonial.
TÍTULO VI
PRUEBAS
CAPÍTULO I
NORMAS GENERALES
Artículo 730. Sirven como pruebas los documentos, la confesión, la declaración de
parte, el testimonio de terceros, la inspección judicial, los dictámenes periciales, los
informes, los indicios, los medios científicos, y cualquier otro elemento racional que
sirva a la formación de la convicción del Juez, siempre que no estén expresamente
prohibidos por la ley, ni sean contrarios a la moral o al orden público.
Puede asimismo disponerse calcos, reproducciones o fotografías de documentos,
objetos, lugares o personas.
Es permitido, para establecer si un hecho puede o no realizarse de determinado modo,
proceder a la reconstrucción del mismo.
Artículo 731. Las partes y sus apoderados tienen la obligación de colaborar en la
práctica de las pruebas decretadas.
Consecuencia del deber genérico que tienen las partes en el proceso.
Artículo 732. Las pruebas se apreciarán por el Juez según las reglas de la sana crítica,
sin que esto excluya la solemnidad documental que la ley establezca para la existencia
o validez de ciertos actos o contratos.
El Juez expondrá razonadamente el examen de los elementos probatorios y el mérito
que les corresponda.
Artículo 733. El Juez practicará personalmente todas las pruebas; pero si no pudiere
hacerlo por razón del territorio, comisionará a otro para que en la misma forma las
practique.
Artículo 734. Las pruebas deben ceñirse a la materia del proceso y son inadmisibles
las que no se refieran a los hechos afirmados y no admitidos, así como las legalmente
ineficaces.
El Juez puede rechazar de plano los medios de prueba prohibidos por la ley,
notoriamente dilatorios o propuestos con el objeto de entorpecer la marcha del
proceso. También podrá rechazar la práctica de pruebas obviamente inconducentes.
Artículo 735. La carga de la prueba incumbe a la parte que afirma la existencia de
hechos como fundamento de su acción o excepción.
No requieren prueba los hechos afirmados por una parte y admitidos o reconocidos
por la contraria, respecto a los cuales la ley no exija prueba específica; los hechos
notorios; los que estén amparados por una presunción de derecho, y el derecho escrito
que rige en la nación, o en los municipios, en las entidades autónomas,
semiautónomas o descentralizadas.
Artículo 736. Las presunciones establecidas por la ley sustancial sólo serán
admisibles cuando el o los hechos en que se funden estén debidamente acreditados.
Las presunciones podrán destruirse mediante prueba en contrario, salvo las de
derecho.
Artículo 737. Sin perjuicio de las presunciones previstas en las disposiciones de este
Código, o que se desprenden de las mismas, en las relaciones de trabajo regirán las
siguientes presunciones:
Acreditada la prestación del servicio o la ejecución de la obra, se presume la relación
de trabajo, salvo prueba en contrario;
Todo contrato de trabajo se presume por término indefinido, salvo que se pruebe
conforme a este Código que es por obra o tiempo definido y que el objeto de la
prestación permita este tipo de contrato;
La relación de trabajo termina por despido, salvo prueba en contrario;
El despido se entiende sin causa justificada, salvo prueba en contrario;
Acreditada la existencia del contrato de trabajo en dos fechas distintas dentro de un
mismo año, se reconocerá, salvo prueba en contrario, su ininterrupción;
Demostrado el salario ordinario devengado en los últimos tres meses de servicio, se
presumirá en favor del trabajador, salvo prueba en contrario, que dicho salario
ordinario fue devengado en el tiempo anterior que hubiere laborado, hasta en los
últimos tres años;
Demostrado el pago del salario ordinario correspondiente a seis meses consecutivos
según la periodicidad convencional, reglamentaría o acostumbrada en la respectiva
empresa, se presumirá salvo prueba en contrario, que los salarios ordinarios por el
tiempo anterior han sido igualmente pagados;
Demostrado el pago de la remuneración de las vacaciones por tres años de trabajo, se
presumirá, salvo prueba en contrario, que están pagadas las causadas por los años
anteriores.
Artículo 738. Constituirá plena prueba todo reglamento, acuerdo, decreto, ordenanza,
o resolución de carácter general de cualquier género, emanado de alguna autoridad o
funcionario de cualquier órgano del Estado o de un Municipio, o de cualquier entidad
autónoma, semiautónoma o descentralizada y publicado en la Gaceta Oficial, en el
Registro Judicial, en el Registro de la Propiedad Industrial, en los Anales de la
Asamblea Nacional, o en cualquier recopilación o edición de carácter oficial. Se
presumirá que los Tribunales tienen conocimiento de los actos o documentos oficiales
y valdrán en demandas, peticiones, alegatos y otras afirmaciones de las partes, sin
necesidad de que consten en el proceso.
El Juez deberá hacer las averiguaciones que estime necesarias para verificar la
existencia o contenido de tales actos.
Las partes podrán, no obstante, aportar el respectivo documento o acto, si así lo
desearen.
Exceptúase el caso en que el acto en cuestión sea objeto de la demanda, en cuyo caso,
se aportará conforme a las normas comunes.
Artículo 739. Siempre que se decrete como prueba el reconocimiento de una cosa por
peritos, el cotejo de firma u otras diligencias semejantes, la parte a quien pueda afectar
esa prueba tiene el derecho a presenciar su práctica, pero, si no concurre, no se
suspenderá por ello la diligencia.
Artículo 740. Además de las pruebas pedidas, y sin perjuicio de lo dispuesto en otras
disposiciones de este Código, el Juez de primera instancia debe ordenar en la
audiencia o en el momento de fallar, sin limitación ni restricción alguna, la práctica de
todas aquellas que estime procedentes para verificar las afirmaciones de las partes y la
autenticidad y exactitud de cualquier documento público o privado en el proceso; y el
de segunda, practicará aquellas que sean necesarias para aclarar puntos oscuros o
dudosos del proceso.
No obstante, para decretar de oficio la declaración de testigos, será necesario que éstos
aparezcan mencionados en otras pruebas o en cualquier acto procesal de las partes.
El Juez debe, en cualquier momento, ordenar de oficio la repetición o
perfeccionamiento de cualquier prueba, cuando ha sido mal practicada o sea
deficiente.
Los gastos que implique la práctica de estas pruebas serán de cargo de las partes por
igual, sin perjuicio de lo que se resuelva sobre costas.
Artículo 741. Las pruebas practicadas válidamente en un proceso válido seguido en el
país, podrán aportarse en copia a otro proceso laboral en el que se apreciará siempre
que se llene una de las siguientes condiciones:
Que la prueba aducida en el segundo proceso se haya practicado en el anterior a
instancia de la parte contra la cual se hace valer; y,
Que la prueba en el primer proceso se haya practicado con audiencia de la parte contra
la cual se aduce.
Artículo 742. Las pruebas documentales pedidas y mandadas a practicar por omisión,
dentro de los respectivos términos, se agregarán al proceso en cualquier tiempo, con
tal de que no se haya dictado sentencia. Si ello ocurriera, siempre se agregarán las
pruebas para que sean estimadas en la segunda instancia, en caso de apelación o
consulta.
Artículo 743. En toda diligencia de prueba los gastos que ésta ocasione se pagarán
por la parte que la proponga, sin perjuicio de que en definitiva sean pagados por el que
fuere condenado en costas.
Artículo 744. Los usos y costumbres aplicables conforme a la ley sustancial, deberán
acreditarse con documentos auténticos, con un conjunto de testimonios que den al
Juez certeza sobre su existencia, o con cualquier otro medio probatorio.
Artículo 745. En el expediente principal el Juez apreciará las pruebas aportadas en los
incidentes que se hayan promovido con anterioridad a la audiencia sin necesidad de
que sean invocadas; de igual manera el Juez, al decidir los incidentes, apreciará las
pruebas practicadas que ya existan en el expediente principal o en un cuaderno
referente a otro incidente.
Artículo 746. Ni la prueba en general, ni los medios de prueba establecidos por la ley,
son renunciables por anticipado por el trabajador.
Artículo 747. El Juez del conocimiento o el comisionado, si lo cree conveniente, y
con conocimiento de las partes, podrá practicar pruebas en días y horas inhábiles, y
deberá hacerlo así en casos urgentes o cuando lo soliciten de común acuerdo las
partes.
Artículo 748. Los medios de prueba no previstos se diligenciarán aplicando por
analogías las disposiciones de los que sean semejantes o, en su defecto, en la forma
que establezca el Juez, siempre que no se afecte la moral, la libertad personal de las
partes o de terceros, o que no estén expresamente prohibidos.
CAPÍTULO II
DOCUMENTOS
Sección Primera
Disposiciones Generales
Artículo 749. Son documentos los escritos, escrituras, certificaciones, planillas, libros
de la empresa o del sindicato, tarjetarios, copias, impresos, planos, dibujos,
fotografías, radiografías, sobres de pago, cheques, contraseñas, cupones, etiquetas,
telegramas, radiogramas y, en general, todo objeto que tenga carácter representativo o
declarativo.
Los documentos son públicos o privados.
Artículo 750. Los documentos se aportarán al proceso en originales o en copias de
conformidad con lo dispuesto en este Código. Las copias podrán consistir en
transcripción o reproducción mecánica, química o por cualquier otro medio científico.
Las reproducciones deberán ser autenticadas por el funcionario público encargado de
la custodia del original, a menos que sean compulsadas del original o de copia
auténtica en inspección judicial.
Sección Segunda
Documentos Públicos
Artículo 751. Documento público es el otorgado por funcionario público en ejercicio
de su cargo o por razón de éste.
Artículo 752. Tienen el carácter de documentos públicos:
Los certificados expedidos por los funcionarios públicos, en ejercicio de sus
funciones, incluyendo actas, constancias, certificaciones, fotografías y registros;
Las actuaciones administrativas y judiciales;
Los certificados que deban expedir los funcionarios públicos sobre existencia,
inexistencia o estado de actuaciones en proceso, conforme a lo que regula la ley;
Los demás medios a los cuales la Ley les reconozca el carácter de tales.
Artículo 753. Es auténtico, un documento cuando existe certeza sobre la persona que
lo haya firmado, elaborado u ordenado elaborar.
El documento público se presume auténtico, mientras no se pruebe lo contrario
mediante tacha de falsedad.
Artículo 754. Los documentos públicos hacen fe de su otorgamiento, de su fecha, y
de las certificaciones que en ellas haga el funcionario que los expidió.
Artículo 755. Las declaraciones o manifestaciones que hagan los interesados en
diligencias de conciliación, en documento público o en cualquier acto procesal, se
apreciarán conforme a las reglas de la sana crítica.
Artículo 756. Las copias de los documentos públicos de los cuales exista matriz o
protocolo, impugnadas por aquellos a quienes perjudiquen, sólo tendrán fuerza
probatoria cuando hayan sido debidamente cotejadas y concordaren. Si resultare
alguna variante entre la matriz y la copia, prevalecerá el contenido de la primera.
Artículo 757. De los documentos auténticos se expedirán copias autorizadas, bajo la
responsabilidad de los funcionarios encargados de la custodia de los originales, y la
intervención de los interesados se limitará a señalar lo que haya de certificarse o de
testimoniarse.
Artículo 758. Las copias de los documentos auténticos no impugnados y los
cotejados y hallados conforme, respecto a las partes, tendrán el mismo valor
probatorio que el original.
Artículo 759. Si se adujere como prueba solamente parte de un expediente, actuación
o documento, deberá adicionarse lo que la parte contraria señalare si tuviere relación o
fuere conducente, sin perjuicio de que el objetante aduzca también, o el Juez de oficio
ordene que se agregue, la totalidad del expediente, actuación o documento en
cuestión.
Artículo 760. Cuando la Ley exija inscripción de un documento en un registro
público, la copia que se aduzca como prueba deberá llevar la certificación de haberse
efectuado aquella; en caso contrario, y si fuere indispensable o conveniente el Juez lo
enviará a la oficina correspondiente para que efectúe la certificación libre de costo, si
lo estima conveniente.
Artículo 761. Si los documentos auténticos o escrituras que una de las partes
presentare durante el proceso, fueren redargüidos de falsos o incompletos o su
autenticidad fuere impugnada por la otra parte, deberán cotejarse con los originales a
costa del objetante; pero si el documento o escritura resultare falseado o alterado
sustancialmente, la parte que lo hubiere presentado será condenada, al tasarse las
costas, a pagar el doble de las expensas del cotejo, sin perjuicio de la responsabilidad
penal a que haya lugar.
Artículo 762. Cuando la prueba consistiere en constancia de otros expedientes
judiciales o administrativos no terminados, se agregarán las piezas o certificaciones
aducidas por las partes; pero el Juez podrá requerir o hacer adicionar la prueba cuando
el proceso se encuentre en estado de ser decidido.
Artículo 763. Sin perjuicio de las facultades de decretar pruebas de oficio, el Juez
podrá solicitar, antes de dictar sentencia, y cuando abrigase dudas sobre la existencia,
autenticidad o fidelidad de cualquier documento público, que por Secretaría se solicite
al custodio del original, con el fin de agregar al expediente copia del mismo; o en su
defecto practicar las diligencias necesarias o conducentes para dichos propósitos.
Sección Tercera
Documentos Privados
Artículo 764. Documento privado es el que no reúne los requisitos para ser
documento público.
Artículo 765. El documento privado se presume auténtico:
Si ha sido reconocido ante Juez o Notario, o funcionario del Ministerio de
Trabajo y Bienestar social o si judicialmente se tiene por reconocido;
Si fue inscrito en un registro oficial por quien lo firmó, siempre y cuando que en el
documento constare que fue presentado personalmente por su signatario;
Si habiéndose aportado al proceso, no hubiere sido tachado u objetado en los términos
de la Sección Quinta; y,
Si se declaró auténtico en resolución judicial dictada en un proceso anterior, con
audiencia de la parte contra la cual se opone en el nuevo proceso.
Artículo 766. Los documentos privados deben presentarse en sus originales para que
tengan el valor que en este Capítulo se les da; pero tendrán el mismo valor las copias
de tales documentos en los casos siguientes:
Cuando la parte contra la cual se presenta la copia, la reconozca, expresa o
tácitamente, como genuina;
Cuando la copia haya sido compulsada y certificada por el Notario que protocolizó el
documento a solicitud de quien lo firmó o por cualquier otro funcionario público
cuando dicho documento original estuviere en su despacho, siempre y cuando
constare que fue presentado personalmente por su signatario;
Cuando se presente en copia fotostática o reproducida por cualquier otro medio
técnico, siempre que sea autenticada por el funcionario encargado de la custodia del
original;
Cuando el original no se encuentre en poder del deudor. En este caso será necesario,
para que tenga valor probatorio, que la autenticidad haya sido reconocida expresa o
tácitamente por la parte contraria, o que se demuestre por cotejo.
Artículo 767. El documento privado auténtico tiene el mismo valor, respecto de su
contenido, que el público para quienes lo hubiesen suscrito o sus causa-habientes.
Respecto de terceros, se estará a lo dispuesto en el artículo 776.
Artículo 768. Un documento privado se tendrá por reconocido cuando hubiere obrado
en el proceso con conocimiento de la parte que lo firmó, de su causahabiente o de su
apoderado, si la firma no hubiere sido negada dentro del término legal.
Artículo 769. Si la parte negare expresa y directamente la firma, estará a cargo del
presentante la comprobación de su autenticidad. Si la firma del documento no fuere
negada pero fuere negado su contenido o impugnado éste de falso, corresponderá a la
parte que reconoció la firma comprobar la falsedad o alteración alegada.
En ambos casos la comprobación del contenido se efectuará mediante diligencia
pericial, que decretará el Juez al ordenar la práctica de prueba, a solicitud de parte, o
de oficio si lo considera esencial para el esclarecimiento de los hechos.
Artículo 770. Los documentos no firmados sólo tendrán valor si son reconocidos
expresamente por la parte a quien se atribuyen o si se demuestra, por los medios
comunes de prueba, que provienen de dicha parte.
Se exceptúan los libros de comercio debidamente registrados.
Artículo 771. Toda persona está obligada a reconocer bajo juramento, ante Juez
competente, el documento que hubiere firmado. Aquel que por no saber escribir,
hubiere dispuesto que otro firmase por él, está obligado a declarar si el documento se
extendió por su orden, si rogó a otro para que firmase por el y si es cierto el contenido
del documento. En los demás casos bastará que el que haya de hacer el
reconocimiento confiese ser suya la firma.
Los herederos o causahabientes del obligado podrán limitarse a declarar si saben que
es o no de su causante la firma del documento.
Artículo 772. El Juez ante quien se ocurra pidiendo el reconocimiento de alguno de
los documentos expresados, debe citar al que lo firmó, o mandó a firmar, para que lo
reconozca bajo juramento, señalando al efecto el día y la hora en que se ha de
verificar.
Artículo 773. La parte que deba servirse de un documento que, según su
manifestación, dada bajo la gravedad del juramento, se halle en poder de su opositor,
deberá presentar copia del mismo, o, cuando menos, los datos que conozca acerca de
su contenido. Deberá, asimismo, probar que el documento lo tiene o lo ha tenido el
adversario. El Juez dispondrá que se prevenga a la parte contraria la entrega del
documento dentro de un plazo que le señalará bajo apercibimiento.
Si el documento no fuere entregado y no se produjere contra información por parte del
tenedor del mismo, el Juez en el momento de fallar el fondo del proceso, teniendo en
cuenta las otras pruebas del expediente, podrá deducir, respecto al contenido del
documento en cuestión, indicios con arreglo a las reglas de la sana crítica.
Artículo 774. Las copias compulsadas con motivo de un desglose tendrán igual
fuerza probatoria que el documento desglosado.
Artículo 775. El Juez, a solicitud de parte o de oficio puede disponer que se intime a
terceros, la entrega de las piezas originales, copias fotostáticas, o transcripción
certificada por el Ministerio de Trabajo o por la Secretaría del Tribunal del
conocimiento, de documentos que se hallen en su poder, y de interés para el proceso.
Lo anterior es sin perjuicio de que la parte interesada pueda acudir a la acción
exhibitoria.
Los terceros pueden negarse a la entrega en los casos en que tienen derechos
exclusivos sobre los documentos o que los perjuicios que sufran o pudieren sufrir sean
desproporcionados a la utilidad de la prueba.
El Juez decidirá y su decisión es sólo apelable por el tenedor del documento.
Dicha apelación se surtirá en cuaderno separado, y no suspende la tramitación del
proceso.
El examen de libros y documentos de comercio en todo caso se celebrará
observándose lo dispuesto en el Código de Comercio.
Artículo 776. Salvo que se disponga otra cosa, los documentos emanados de terceros
sólo se estimarán por el Juez:
Los de naturaleza dispositiva, si se han reconocido expresamente por sus autores u
ordenado tener por reconocidos;
Los de carácter testimonial, si su contenido se ha ratificado en el proceso, mediante las
formalidades establecidas para la prueba de testigos.
Artículo 777. La parte que presenta en el proceso un documento privado, reconoce
con ello su autenticidad, salvo que lo haga para efectos de su impugnación o que haga
motivadamente reservas sobre el particular.
Artículo 778. Podrán aceptarse como pruebas y serán calificados como tales, según
las reglas de la sana crítica, los talonarios, cupones, etiquetas, tiquetes, boletos, recibos
en formularios procedentes de empresas de utilidad pública, sellos u otros documentos
impresos semejantes, no firmados.
En la misma forma se aceptarán los periódicos, revistas, libros, guías telefónicas,
folletos y otras publicaciones impresas, u otro que a juicio del Juez puedan formar
convicción. En su apreciación el Juez deberá tomar en cuenta las pruebas
complementarias que se rindan.
Artículo 779. Para acreditar hechos o circunstancias que tengan relación con el
proceso, pueden las partes presentar fotografías, copias fotostáticas, y cualesquiera
otras reproducciones fotográficas u obtenidas por cualquier otro medio científico y
demás elementos que produzcan convicción en el ánimo del Juez, siempre que
ofrezcan garantías respecto a su autenticidad. La parte que presente estos medios de
pruebas deberá suministrar al Tribunal los aparatos o elementos necesarios, para que
pueda apreciarse el valor de los registros y reproducirse los sonidos o imágenes. Estas
pruebas pueden también ser decretadas de oficio por el Juez, aisladamente o
practicadas con ocasión de una inspección o de otra diligencia cualquiera.
Los escritos y notas taquigráficas pueden presentarse por vía de prueba, siempre que
se acompañe su transcripción, especificando el sistema taquigráfico empleado.
Sección Cuarta
Documentos Procedentes del Extranjero
Artículo 780. Los documentos extendidos en país extranjero serán estimados como
prueba, según los casos, si se presentaren autenticados por el funcionario diplomático
o consular de Panamá con funciones en el lugar de donde procede el documento, y a
falta de ellos, por el representante diplomático o consular de una nación amiga. En
este último caso, se acompañará un certificado del Ministerio de Relaciones
Exteriores en que conste que en el lugar de donde procede el documento no había
funcionario consular o diplomático de Panamá, al momento de su expedición.
Se presume, por el hecho de estar autenticados así, que los documentos están
expedidos conforme a la ley local de su origen, sin perjuicio de que la parte interesada
compruebe lo contrario.
Si los documentos procedentes del extranjero estuvieren escritos en lengua que no sea
el español, se presentarán traducidos, o se solicitará su traducción, por Intérprete
Público, y en defecto de éste, por uno ad hoc, nombrado por el Juez.
Cuando, no obstante lo anterior, el Juez advierta en el proceso un documento en
lengua que no sea el español, ordenará su traducción conforme a lo dispuesto en este
artículo y a costa del proponente de la prueba. Asimismo se hará cuando el Juez
tuviere dudas respecto a la exactitud de la traducción.
Sección Quinta
Tachas de Documentos
Artículo 781. La parte contra la cual se hubiere presentado en proceso un documento
público o privado, puede objetarlo, o tacharlo de falso, para el efecto de que se
desestime en el fallo.
Los documentos públicos y privados pueden impugnarse:
Hasta la ejecutoria de la providencia en que se señala la fecha de audiencia.
Cuando se presenten con la demanda, su contestación o posteriormente, hasta la
ejecutoria de la providencia en que se señala la fecha de audiencia.
Cuando se presenten dentro de los dos días anteriores a la fecha de ejecutoria de la
providencia que señala fecha para la audiencia, hasta la audiencia.
Cuando se presten en el acto de la audiencia hasta dos días posteriores a ésta.
Artículo 782. La tacha de falsedad se tramitará así:
En el escrito de tacha deberá expresarse en qué consiste la falsedad y aducirse las
pruebas correspondientes;
El Juez ordenará, a expensas del impugnante, la reproducción fotostática del
documento o por cualquier otro medio similar, y con el Secretario procederá a
rubricarlo y sellarlo en cada una de las hojas y a dejar constancia minuciosa del estado
en que se encuentre;
Del escrito de tacha se correrá traslado a la otra parte por el término de dos días,
durante los cuales podrán igualmente aducirse pruebas;
Surtido el traslado se decretarán y practicarán en audiencia las pruebas pedidas y en
ella se ordenará, de oficio o a petición de parte, el cotejo pericial de la firma o del
manuscrito, o un dictamen sobre las posibles adulteraciones.
Artículo 783. Las objeciones e impugnaciones de falsedad que hagan las partes a los
documentos privados o públicos, una vez practicadas las pruebas que se aduzcan,
serán resueltas al momento de dictar sentencia.
Artículo 784. El proceso penal sobre la falsedad no suspenderá el incidente de tacha
ni la decisión que deba dictarse; pero la resolución con que termine aquél se tomará en
consideración en el proceso laboral, siempre que el Juez penal se hubiere pronunciado
sobre la existencia del delito y se allegue copia de su decisión, en cualquiera de las
instancias, con anterioridad a la sentencia.
Artículo 785. Cuando se declare total o parcialmente falso un documento, el Juez lo
hará constar así en la sentencia y dará aviso al agente del Ministerio Público, a quien
enviará las copias necesarias para la correspondiente investigación.
Artículo 786. El Juez podrá practicar cualquier diligencia que sea necesaria o
conveniente a efecto de establecer la autenticidad de todo documento que sea objetado
o impugnado de falso.
Sección Sexta
Disposiciones Comunes
Artículo 787. Las escrituras y documentos presentados por las partes, junto con la
demanda o su contestación, o en incidentes, se tendrán como pruebas aducidas en el
proceso, sin necesidad de mención, reproducción ni traslado en la audiencia.
Artículo 788. Cuando obren en el expediente dos documentos, públicos o privados,
contradictorios entre sí, el Juez los apreciará en el fallo en concordancia con las otras
pruebas del proceso y según las reglas de la sana crítica.
Artículo 789. Si se presentaren documentos rotos, raspados, enmendados o
parcialmente destruidos, se procederá así:
Si se tratare de documentos públicos, el Juez ordenará de oficio, a costa del interesado,
y al respectivo despacho público, que lo expidió, que envíe una nueva copia
autenticada del documento en mención.
Si se tratare de documento privado, se decretará el cotejo, con arreglo a las normas
contenidas en este Título.
El Juez podrá practicar cualquier diligencia a efecto de establecer la autenticidad o
contenido de dicho documento, y al decidir el proceso lo apreciará según las reglas de
la sana crítica.
Artículo 790. Si las partes no se hubieren puesto de acuerdo en la elección de los
documentos para los efectos del respectivo dictamen pericial, el Juez sólo tendrá por
indubitado:
Las firmas consignadas en documentos auténticos;
Los documentos privados reconocidos judicialmente o ante Notario;
El impugnado, en la parte en que haya sido reconocido como cierto por la parte que le
perjudique;
Las firmas registradas en bancos, compañías de seguro y empresas de utilidad pública.
Artículo 791. A falta de documentos indubitados, o siendo ellos insuficientes, el Juez
podrá ordenar que la parte a quien se atribuya la letra forme un cuerpo de escritura al
dictado y a requerimiento de los peritos. Esta diligencia se cumplirá en el lugar que el
Juez designe y bajo apercibimiento de que si rehusare escribir sin justificar motivo
legítimo, se tendrá como un indicio en su contra.
Artículo 792. Si la denegación o desconocimiento se refieren a una parte solamente
del documento aportado en el proceso, la parte que haya sido reconocida podrá
también servir de término de comparación para el cotejo.
Artículo 793. Cuando se hayan pedido y obtenido para el cotejo piezas pertenecientes
a archivos públicos, el Juez cuidará, bajo su responsabilidad, que dichas piezas se
devuelvan con prontitud, en el mismo estado en que se hallaban.
Artículo 794. Los peritos que hayan de hacer un cotejo, no revelarán a persona alguna
su dictamen mientras no esté presentado al Tribunal. Cuando éste lo tenga por
conveniente, ordenará que el cotejo se haga y el dictamen se extienda en su presencia
con toda reserva.
CAPÍTULO III
INFORMES
Artículo 795. El Juez de oficio o a solicitud de parte, pueden pedir a cualquier oficina
pública, entidad estatal o descentralizada, o a cualquier banco, empresa de transporte,
aseguradora o de utilidad o de servicio público cualquiera de los documentos que, a su
juicio, estime pertinente al proceso para verificar las afirmaciones de las partes, como
certificados, copias, atestados, dictámenes, investigaciones, informativos, o actos de
cualquier naturaleza.
Las oficinas que reciban la solicitud de un informe, no podrán establecer o exigir el
cumplimiento de requisitos o trámites no establecidos en la ley, en decreto ejecutivo o
en la respectiva resolución. Deberán contestar la solicitud o remitir la documentación
dentro del término que el Juez señale, que no podrá exceder de quince días.
Recibido el informe, el Juez, de oficio o a solicitud de parte, podrá disponer que el
funcionario o entidad que lo haya emitido esclarezca o amplíe cualquier punto,
siempre que lo estime necesario.
Las entidades privadas que no fueren parte en el proceso, al presentar el informe y si
los trabajos que han debido efectuar para contestar implicaren gastos especiales,
podrán solicitar una indemnización, que será fijada por el Juez, con audiencia oral de
las partes y del interesado. Sólo dichas entidades podrán impugnar, y ello por la vía de
incidente, la resolución que ordene el informe. La impugnación no suspende el
proceso, aunque sí la práctica de la prueba. Si se declarase infundado el incidente, se
ordenará la práctica de la prueba, aún cuando hubiere terminado la audiencia.
El Juez podrá asimismo solicitar, de oficio o a petición de parte, informes técnicos o
científicos a los profesionales o técnicos oficiales, o de la Universidad Nacional, y en
general a las entidades y oficinas públicas que dispongan de personal especializado,
sobre hechos y circunstancias de interés para el proceso. Tales informes deberán ser
motivados.
El Juez apreciará estos informes según las reglas de la sana crítica.
CAPÍTULO IV
DECLARACIÓN DE PARTE
Artículo 796. Las partes podrán pedir, por una sola vez, y sólo en la primera
instancia, que la contraparte se presente a declarar sobre el interrogatorio que en el
acto de audiencia libremente formule.
Cuando se trate de personas jurídicas se citará al Representante Legal, o al Gerente o
Administrador. Si la persona citada manifestare, por escrito previo o al contestar el
interrogatorio, que no conoce los hechos propios de tales personas sobre las que
fueren interrogadas, tal respuesta será considerada como un indicio en su contra, salvo
que indique el nombre de la persona o personas que pertenezcan a la empresa y
puedan contestar el interrogatorio, caso en el cual el Juez, de oficio, los citará.
Por medio de la Sentencia de 22 de mayo de 1989, el Pleno de la Corte Suprema
de Justicia declara que este Artículo es Constitucional. Aparece en el Registro
Judicial de mayo de 1989.
Artículo 797. El interrogatorio se practicará en lo conducente con arreglo a las
normas sobre prueba testimonial, incluyendo la facultad de repreguntar. El Juez
apreciará la declaración tanto en lo favorable como en lo desfavorable, en
concordancia con las otras pruebas del proceso, y según las reglas de la sana crítica.
Artículo 798. El Juez, de oficio, y con el objeto de verificar las afirmaciones de las
partes en el proceso o las pruebas que obren en autos, o en incidente, en el momento
de decidir la controversia o cuestión, podrá decretar personalmente el interrogatorio de
cualquiera de las partes, respecto al conocimiento que tenga sobre el particular. Si el
hecho se estimare conocido por las dos partes, el Juez interrogará a ambas.
La resolución que dicte el Juez podrá ser revocada de oficio.
En casos en que la parte residiera en lugar apartado, o el interrogatorio pudiera
afectarle gravemente, o mediaren razones suficientes, el Juez se abstendrá de verificar
el interrogatorio.
Los apoderados de las partes podrán estar presentes en la diligencia, pero sin facultad
para intervenir en la misma, salvo la de formular repreguntas sobre el contenido de la
declaración o las bases de información del declarante.
Artículo 799. Cuando el Juez estime que la prueba que existe en el proceso no sea
suficiente, o sea contradictoria, o que la explicación de las partes pueda aclarar
cuestiones dudosas, o que dicha explicación sea de importancia en el proceso, debe
decretar de oficio y practicar el interrogatorio personal de las partes. Podrá hacerlo
también cuando lo juzgue necesario o conveniente para aclarar las afirmaciones de las
partes.
CAPÍTULO V
TESTIMONIO
Artículo 800. Este medio de prueba es admisible en todos los casos en que no se halle
expresamente prohibido.
Artículo 801. Es hábil para testificar en un proceso toda persona a quien la ley no
declare inhábil.
Artículo 802. Toda persona tiene el deber de rendir el testimonio que se le pida,
excepto en los casos determinados por la Ley.
Artículo 803. No están obligados a declarar sobre aquello que se les ha confiado o ha
llegado a su conocimiento por razón de su ministerio, oficio o profesión:
Los Ministros de cualquier culto admitido en la República;
Los abogados, médicos, enfermeras, auditores o contadores en relación con hechos
amparados legalmente por el secreto profesional;
Cualquiera otra persona que por disposición de la ley pueda o deba guardar secreto.
Artículo 804. Son inhábiles para testimoniar en todo proceso:
Los menores de siete años;
Los que se hallen bajo interdicción por causa de demencia;
Los sordomudos que no puedan darse a entender por escrito o por lenguaje
convencional de signos traducibles por intérprete.
Artículo 805. Son inhábiles para testimoniar en un proceso determinado:
Los que al momento de declarar sufran alteración mental o perturbación sicológica
grave, o se encuentren en estado de embriaguez, sugestión hipnótica o bajo el efecto
del alcohol o sustancias estupefacientes o alucinógenas.
Las demás personas que el Juez considere inhábiles para testimoniar en un momento
determinado, de acuerdo con las reglas de la sana crítica.
Artículo 806. Son sospechosas para declarar las personas que, en concepto del Juez,
se encuentren en circunstancias que afecten su credibilidad o imparcialidad, en razón
de parentesco, dependencia, sentimiento o interés con relación a las partes o sus
apoderados, antecedentes personales u otras causas.
El Juez apreciará los testimonios sospechosos, de acuerdo con las circunstancias de
cada caso.
Artículo 807. Los miembros de corporaciones que representen entidades de orden
público y los de congregaciones, comunidades o asociaciones, pueden declarar en los
procesos que afecten a tales entidades o corporaciones.
Artículo 808. Los testigos inhábiles por incapacidad natural no podrán ser
presentados por ninguna de las partes.
Artículo 809. El mayor de siete años y menor de trece necesitará curador para
declarar. El Juez cuidará de que no se les sorprenda con preguntas capciosas.
Artículo 810. Si alguno de los testigos hiciere referencia a otras personas en cuanto al
conocimiento de los hechos, el Juez podrá a su prudente arbitrio disponer de oficio
que sean llamadas a declarar. El Juez también puede disponer que sean oídos los
testigos que fueron eliminados por excesivos o que se repita el examen de los ya
interrogados, o que se cite a cualquier persona cuyo nombre aparezca mencionado en
el proceso, a fin de aclarar sus testimonios, rectificar irregularidades o deficiencias en
que se hubiere incurrido, para ampliar una declaración ya prestada o para verificar
pruebas que obren en el proceso.
Artículo 811. El Juez podrá, a solicitud del proponente de la prueba, y siempre que no
haya objeción formal de la parte opositora, alterar el orden en que deban declarar los
testigos. La respectiva decisión se hará constar en la diligencia.
Artículo 812. Un testigo no puede formar por sí solo plena prueba; pero sí gran
presunción cuando es hábil. No obstante se tendrá por prueba suficiente cuando, a
juicio del juzgador, declare con absoluta sinceridad y pleno conocimiento de los
hechos, según las circunstancias especiales del caso.
Artículo 813. El Juez apreciará, según las reglas de la sana crítica, las circunstancias y
motivos que corroboren o disminuyan la fuerza de las declaraciones.
Artículo 814. No hará fe el testimonio del testigo si de su declaración resulta que no
declara de sus propias y directas percepciones, salvo los casos en que la ley admita
declaración sobre el conocimiento formado por inferencia, pero en este caso se
deberán expresas los fundamentos de ésta.
Artículo 815. Para que las declaraciones de los testigos puedan estimarse como
prueba en los procesos, es necesario que se reciban por el Juez de la causa o por el
comisionado, o sean ratificadas ante él durante la respectiva audiencia.
Si las declaraciones han sido recibidas fuera de proceso o ante Notario en forma de
atestación, los testigos serán ratificados. Las ratificaciones no serán válidas si no se
repitieren los hechos declarados, es decir, si los testigos se limitaren a decir que se
afirman y ratifican, sin tener nada que añadir ni suprimir.
Las declaraciones recibidas en otro proceso sí pueden ser ratificadas en esa forma.
Artículo 816. Cuando por haber fallecido un testigo, o por estar padeciendo
enfermedad mental o incapacidad física que lo impida, no pudiere ser ratificada su
declaración, la parte que presentó dicha prueba puede pedir que, con citación de la
contraria, declaren testigos abonados acerca de la veracidad y buena fama del testigo.
Previo este abono, se tendrá dicha declaración como legalmente ratificada.
Artículo 817. El testimonio pedido a más tardar dos días antes de la audiencia, puede
recibirse por medio de Juez comisionado, cuando el testigo por su avanzada edad,
enfermedad, distancia u otro impedimento grave no pueda comparecer ante el Juez de
la causa.
En tal caso, en la audiencia se acogerá la prueba y se comisionará a uno de los Jueces
del lugar donde resida el testigo. Si se presentare contra interrogatorio, se agregará al
mismo despacho.
Cuando no hubiere Juez Seccional de Trabajo en el lugar donde resida el testigo, la
comisión se librará a cargo del respectivo Juez Municipal.
En el caso de distancias, puede el Juez, de oficio, si lo cree conveniente, o a petición
de cualquiera de las partes, disponer que los testigos comparezcan ante él a rendir sus
declaraciones, a costas de la parte que haya pedido testimonio, en el primer caso, y de
la que haya solicitado la comparecencia, en el segundo.
En tales casos, los testigos deberán ser indemnizados por sus gastos de viaje y de
permanencia en el lugar donde presten sus declaraciones, por el tiempo que fuere
indispensable.
Artículo 818. Cuando los testigos residan en país extranjero, se enviará carta
suplicatoria, por conducto del Ministerio de Relaciones Exteriores, a una de las
autoridades judiciales de dicho país, que por las leyes de éste sea competente, a fin de
que reciba las declaraciones y las devuelva al mismo Ministerio por conducto del
Agente Diplomático o Consular panameño o de una Nación amiga que resida en
dicho país.
También podrán recibirse las declaraciones en el caso de este artículo, por el Agente
Diplomático o Consular de la República, si los testigos se allanaren a prestarlas ante
ellos.
El costo del testimonio en el caso de este artículo, será de cargo de la parte que lo
pidió.
El testimonio, cuando sea recibido por autoridad extranjera, vendrá autenticado por el
correspondiente Agente Diplomático o Consular panameño o, en su defecto de una
Nación amiga.
Artículo 819. A las señoras en estado de gravidez, o a las personas impedidas por
enfermedad o por avanzada edad, o por cualquier otra causa que lo justifique, se les
recibirán declaraciones en sus casas o habitaciones. En tales casos se avisará a las
partes el día y la hora en que se haya de practicar la diligencia por si quisieran
presenciarla; pero su falta de concurrencia no impedirá que se reciba la declaración o
las declaraciones.
Artículo 820. Las personas que deban declarar como testigos, serán citadas por el
Secretario del Tribunal por medio de una boleta en que se expresará el día, la hora y el
local en que deban presentarse, y el objeto de la citación.
Si la persona se negare a firmar, el portador de la boleta, si fuere el portero, llamará un
testigo, quien firmará por el citado. En este caso el portero levantará un acta sucinta
que firmará con el testigo. El mismo efecto tendrá la constancia que deje en la boleta
un miembro de la Guardia Nacional en esos casos o cuando el portador de la boleta
sea un particular. En el caso de que las personas que se citen no supieran o no
pudieran firmar se permitirá que lo haga a su ruego el testigo que aquélla lleve. Al
testigo se le entregará copia de la boleta.
Artículo 821. Se exceptúan de la obligación de comparecer: el Presidente de la
República; los Ministros de Estado; el Contralor General; los Jefes de las instituciones
autónomas, semiautónomas y descentralizadas, los Diputados a la Asamblea
Nacional, mientras gocen de inmunidad; los Magistrados de la Corte Suprema; el
Procurador General de la Nación; el Rector de la Universidad Nacional; los
Magistrados de los Tribunales Superiores; los Embajadores y Ministros; el Secretario
General de la Corte Suprema; los Jueces; los Fiscales; los Personeros; los
Gobernadores de las Provincias; el Obispo Católico de la diócesis de Panamá; los
Comandantes de la Guardia Nacional, los miembros del Estado Mayor, el Director
General del Departamento Nacional de Investigaciones.
Todas estas personas declararán por medio de certificación jurada, para cuyos efectos
el Juez de la causa les pasará oficio acompañado de copia de lo necesario.
Cualquiera de estos funcionarios que se abstenga de dar o demore las certificaciones a
que está obligado, faltará al cumplimiento de sus deberes y, por lo tanto, para hacer
efectiva la responsabilidad, el Juez, si no fuere competente para reconocer de las
causas contra dichos funcionarios, pondrá el hecho en conocimiento de la autoridad
encargada de juzgarlos para que les aplique la sanción disciplinaria correspondiente.
Esto sin perjuicio de que siempre se expida la certificación y se agregue en cualquier
estado del proceso.
Artículo 822. Si antes de que se ejecutoriare la providencia que señale la fecha de la
audiencia, la parte solicitare que por Secretaría se cite el testigo, correrá dicha citación
a cargo del Secretario del respectivo Tribunal.
Artículo 823. Si el proponente de la prueba lo solicitare, se podrá citar a los testigos
por correspondencia recomendada, por telegrama o por cualquier otro medio viable, a
juicio del Secretario.
Los empleadores no pueden negar permiso a los trabajadores para ausentarse del lugar
donde ejecuten sus labores cuando éstos deban comparecer como testigos o actuar en
alguna otra diligencia ante los jueces y funcionarios de trabajo.
Tampoco pueden rebajarles sus salarios por tal motivo si los trabajadores muestran
por anticipado la respectiva orden de citación, y, después, la constancia de haber
asistido a la diligencia.
Artículo 824. Los testigos serán examinados por separado; la declaración será
firmada por el Juez; el declarante, o un testigo, si éste no supiere, no pudiere o no
quisiere firmar; por las partes que concurran al acto y por el Secretario.
No se permitirá que los demás testigos que han de declarar oigan lo que diga el testigo
anterior a ellos.
Artículo 825. A los Embajadores, Ministros o Agentes Diplomáticos de naciones
extranjeras, cuyos testimonios se solicite, se les pasará una nota suplicatoria
acompañada de copia de los interrogatorios y de los contra interrogatorios; y si el
Agente o Ministro así citado se presentare a declarar, lo hará por medio de
certificación escrita.
Esta disposición comprende a las personas de la comitiva, y a las de la familia de los
Embajadores, Ministros o Agentes Diplomáticos.
Cuando el testimonio solicitado fuere el de algún empleado doméstico de tales
funcionarios diplomáticos, se recibirá en la forma ordinaria, previa autorización del
respectivo funcionario.
La nota se dirigirá por conducto del Ministerio de Relaciones Exteriores.
Artículo 826. Si la parte opositora estuviere en el Tribunal, podrá interrogar al testigo
directamente acerca de lo que supiere sobre los hechos controvertidos.
Artículo 827. Se entiende que el testigo al declarar lo hace bajo la gravedad del
juramento o con promesa de no faltar a la verdad, sujeto a pena por falso testimonio.
Artículo 828. El Juez interrogará al testigo sobre su nombre, apellido, edad, estado,
ocupación, oficio o profesión, domicilio y cédula de identidad personal, y demás
circunstancias que sirvan para establecer su personalidad y si existen motivos de
sospecha.
En caso de que el testigo carezca de cédula, o no la porte consigo, el Juez lo admitirá,
siempre y cuando no abrigue duda respecto a su identidad, y sin perjuicio de las
sanciones correspondientes.
Aunque el nombre completo del testigo o cualquier otro dato sobre él no coincidiere
totalmente con los que la parte hubiese indicado al proponerlo, se recibirá su
declaración si se trata de la misma persona.
La parte que presentó al testigo podrá preguntarlo; y concluido el interrogatorio, podrá la
contraparte repreguntarlo sobre lo que estime conveniente y con la misma amplitud del
proponente. El Juez permitirá preguntas adicionales a la parte que presentó el testigo,
siempre que éstas estén relacionadas con las repreguntas; igualmente permitirá nuevas
repreguntas relacionadas con las últimas respuestas. En el curso de la declaración o al
terminar la misma declaración, el Juez hará al testigo todas las preguntas adicionales
que considere necesarias.
Artículo 829. No podrán hacerse al testigo preguntas sugerentes, capciosas o
inconducentes.
Entiéndese por pregunta sugerente la formulada en términos tales que manifieste
deliberadamente al testigo la contestación deseada. No obstante, cuando las
contestaciones dadas por el testigo a una serie de preguntas dejen sin dilucidar un
punto específico, el Juez discrecionalmente permitirá que se le pregunte si es o no
cierto un hecho determinado.
Entiéndese por capciosa la pregunta formulada de modo tal que tienda a engañar al
testigo respecto a alguna de sus respuestas anteriores, o que presume la existencia de
un hecho sujeto a probanza, respecto al cual el testigo no haya declarado.
Entiéndese por inconducente la pregunta que recaiga sobre hechos no relacionados
con la demanda principal o la de reconvención, y sus contestaciones, o con la
excepción o incidente y su contestación.
Artículo 830. Cada parte tiene el derecho a objetar las preguntas o repreguntas de la
contraria cuando las estimare manifiesta e innecesariamente sugerentes,
inconducentes o capciosas, antes de que sean contestadas por el testigo. El Juez
decidirá sobre tales objeciones verbalmente en el acto mismo. Estas decisiones son
irrecurribles; pero en la diligencia se dejará constancia de la pregunta, repregunta, las
objeciones y de la decisión.
Las preguntas y repreguntas podrán contener referencias de carácter técnico, si fueren
dirigidas a personas especializadas en la materia sobre la cual declara.
Las preguntas y repreguntas se relacionarán con los hechos de la demanda y la
contestación, con la declaración, y podrán encaminarse a descubrir las bases de
información del testigo; las limitaciones que tuvo éste para observar los hechos
respecto de los cuales ha declarado; sus conocimientos sobre la materia; su interés o
prejuicio en favor o en contra de alguna de las partes, y cualquiera otra circunstancia
que pueda servir para la apreciación de la declaración, o para esclarecer los hechos
controvertidos.
Artículo 831. El testigo no será interrumpido en sus respuestas y se escribirán tales
como él las dicte. Extendida la declaración, se le leerá al testigo, antes de firmarse, de
lo cual se hará mención en la misma diligencia.
Artículo 832. El testigo responderá por sí mismo y de palabra sin valerse de ningún
borrador. Las respuestas se recibirán como las dicte.
Cuando la pregunta se refiera a datos o cifras difíciles de retener en la memoria o a
cuentas, libros o papeles que el testigo lleve consigo, podrá permitírsele que las
consulte para dar la contestación, a prudente arbitrio del Juez.
Si el testigo indicare o aludiere a documentos, libros o papeles o cualquier objeto en
su poder, que se relacionen con su declaración, el Juez podrá requerirle que los exhiba
al Tribunal explicando cómo llegaron a su poder, concediéndole un plazo razonable, y
sin suspender la diligencia. En caso de que el testigo no presentare el documento,
papel, libro u objeto requerido, será sancionado con una multa hasta de cincuenta
balboas.
Si un testigo tuviere en su poder un objeto de interés en el proceso, el Juez podrá
asimismo ordenarle que lo presente en el Tribunal o en cualquier otro lugar que el
Juez indique.
Artículo 833. Cuando los testigos den respuestas ambiguas o evasivas o se nieguen a
contestar preguntas pertinentes, el Juez podrá apremiarlos a que contesten
categóricamente con multa hasta de veinticinco balboas o arresto hasta de tres días.
Lo antes dispuesto no obsta para que los testigos puedan dar por contestación el
ignorar o no recordar los hechos que se le pregunten, ni para que puedan negarse a
responder en los casos en que el testigo no tenga obligación legal de declarar.
Artículo 834. Las diligencias de declaración testimonial se extenderán sin dejar
espacios en blanco y sin abreviaturas, procurándose evitar enmiendas y
entrerrenglonaduras; pero si fuere necesario enmendar o entrerrenglonar alguna o
algunas palabras, se salvarán al final de la diligencia, después de lo cual firmarán los
que han intervenido en el acto.
Al leerse al testigo su declaración, después de terminada, éste puede hacer las
modificaciones, aclaraciones y adiciones que estime necesarias, lo cual se expresará
con toda claridad al final de la declaración, sin enmendar con esto lo que en ella
estuviere ya escrito.
Artículo 835. Los testigos que no sepan escribir tienen el derecho a buscar una
persona de su confianza que firme por ellos y que les lea la declaración, para
cerciorarse de que expresa con exactitud lo que ellos dijeron.
Artículo 836. Serán admitidos a declarar solamente hasta cuatro testigos por cada
parte, sobre cada uno de los hechos que deben acreditarse.
Artículo 837. Las declaraciones firmadas por el Juez, el Secretario del Tribunal y por
los apoderados de las partes, serán válidas en el proceso, aunque no sean firmadas por
el testigo. Sin embargo, no podrán usarse en su contra.
Artículo 838. Cuando haya de declarar una persona que no entienda el idioma
español, o un sordo mudo, el Juez le nombrará un intérprete, a quien se le exigirá
juramento de desempeñar fielmente el cargo.
Artículo 839. Cada parte puede tachar los testigos citados por la otra parte o por el
Juez, por alguna de las causales expresadas en los artículos anteriores, así como por
cualquier otra circunstancia grave que afecte la imparcialidad del testigo.
La tacha se podrá formular por escrito antes de la audiencia u oralmente en ella,
presentado los documentos probatorios o la solicitud de prueba, que se decretará y de
ser posible se practicará, en la misma audiencia. El Juez decidirá en el fallo las tachas
y apreciará los testimonios sospechosos, de acuerdo con las circunstancias de cada
caso.
Los incidentes a que dieren lugar la admisión y prueba de tachas, se sustanciarán en
cuaderno separado; pero no suspenderán la audiencia. En caso de que el propio testigo
objeto de la tacha, acepte los hechos al rendir su declaración, se prescindirá de toda
otra prueba.
El incidente de tacha no es de previo y especial pronunciamiento. Una vez expirado el
término probatorio del incidente, se agregará al expediente el cuaderno respectivo,
para que las tachas sean apreciadas en la sentencia final.
Las resoluciones dictadas en el incidente de tachas no admiten recurso alguno.
Artículo 840. El Juez podrá ordenar, cuando lo considere conveniente, careos de los
testigos entre sí y de éstos con las partes.
El Juez dispondrá la forma de practicar esta diligencia.
CAPÍTULO VI
INSPECCIÓN JUDICIAL Y RECONSTRUCCIÓN
Artículo 841. A solicitud de parte o de oficio, el Juez puede ordenar que se practiquen
inspecciones o reconocimientos de lugares, cosas, bienes, muebles, inmuebles,
semovientes, o de personas.
La parte que solicite la inspección deberá indicar la materia u objeto sobre la que ha
de recaer.
Sin embargo, en caso de que no fuere suficientemente explícita la solicitud, pero que
de acuerdo con la demanda y su contestación el propósito de la prueba fuere claro, el
Juez la decretará y en la respectiva resolución señalará el punto o puntos sobre los
cuales ha de versar la diligencia.
Si para la realización de la prueba fuere menester la colaboración personal de una de
las partes, y ésta se negare, sin fundamento, a prestarla, el Juez le intimará a que la
preste. Si a pesar de ello continuare su injustificada renuencia, el Juez dispondrá que
se deje sin efecto la diligencia, e interpretará la negativa como un indicio en su contra,
respecto exclusivamente al objeto de la prueba.
Artículo 842. Cuando en los casos previstos expresamente en este Código la
inspección deba verificarla un Tribunal colegiado, se practicará ante el Tribunal en
pleno, salvo que éste decida que se practique sólo por el sustanciador.
Cuando la inspección se decretare de oficio, puede verificarse en cualquier estado del
proceso.
Artículo 843. Cuando se decretare la inspección, el Juez señalará la fecha y hora para
la práctica y dispondrá cuanto estime necesario para que se cumpla con la mayor
eficacia.
El Juez nombrará un testigo con quien debe asociarse en la diligencia, si no hubiere
necesidad de peritos, pero cuando el caso requiera conocimientos especiales,
artísticos, prácticos o científicos, se nombrará perito en los términos prevenidos en el
Capítulo VII de este Título.
Artículo 844. Colocado el Juez en el sitio en donde ha de practicarse la inspección,
con asistencia del Secretario y de un testigo o perito según el caso, oirá a los
interesados y hará que el perito reconozca los casos y que den su dictamen fundado, o
les señalará día y hora para tal efecto, si así lo solicitaren.
La inspección que se hubiese iniciado en hora hábil puede continuarse en hora inhábil
si el Juez así lo determinare, o puede practicarse en día y hora inhábil si hubiese
acuerdo de las partes.
Las partes que se concurran a las diligencias podrán hacer verbalmente las
observaciones que estimen oportunas, las cuales se insertarán en el acta, a petición de
la parte.
De lo ocurrido en la inspección se extenderá un acta que firmarán los que
concurrieren, la que formará una prueba más o menos completa, según la naturaleza
de su contenido y la clase de afirmaciones que hagan el o los peritos o testigos que
hayan intervenido en la diligencia, apreciándose de acuerdo con las reglas de la sana
crítica.
Artículo 845. Si decretada una inspección, ésta no se llevare a efecto por acto
deliberado de la parte que deba facilitarla, se le constreñirá con multas sucesivas de
diez a cincuenta balboas, sin perjuicio de que se pueda tomar su conducta como un
indicio en su contra.
Si la inspección o reconstrucción no se llevare a cabo por acto deliberado de un
tercero, sin que aduzca causa justificada para ello, se le constreñirá conforme a lo que
se dispone en el párrafo anterior.
Las multas establecidas con arreglo a este artículo, si no se comprobaren sus pagos
dentro de los siete días siguientes a la notificación de las mismas, serán convertidas en
arresto por el Juez del conocimiento, que se computará a razón de un día por cada diez
balboas o fracción de diez. La comprobación del pago se hará mediante la
presentación de la liquidación del funcionario competente del Ministerio de Hacienda
y Tesoro.
Artículo 846. Puede decretarse, de oficio o a solicitud de parte, y con arreglo a las
disposiciones de este Capítulo, para que se practique aisladamente o conjuntamente
con la inspección judicial, la reconstrucción de un hecho para establecer si pudo
realizarse o se realizó de determinado modo. De la misma forma podrán ordenarse
que se hagan planos, calcos, reproducciones o copias fotográficas de un lugar u objeto
de interés para el proceso, utilizando los medios técnicos de captación de imágenes y
sonidos.
En el curso de la inspección ocular podrá recibirse, de oficio o a solicitud de parte,
declaración de testigos o de parte, si ello fuere necesario para establecer los puntos
objeto de la diligencia.
Artículo 847. Las inspecciones judiciales pueden ser corporales, cuando el proceso o
el incidente verse sobre las condiciones físicas o mentales de la parte objeto de la
prueba.
El Juez ordenará a la parte que se cometa a examen físico o mental por un facultativo.
La resolución especificará la fecha, lugar, modo condiciones y alcance del examen.
No se podrá ejercer coacción sobre las personas para realizar inspección corporal;
pero el Juez podrá extraer indicios por la negativa a permitirla. Si la parte lo deseare,
la persona podrá designar uno o varios facultativos a efecto de que presencien la
diligencia, pero sin poder intervenir en las mismas.
Artículo 848. La parte en cuyo poder existan documentos u otros objetos que la
contraria estime conducentes a probar sus pretensiones, excepciones o defensas, está
obligada a presentarlos ante el Tribunal y dejar que se hagan de ellos copia, dibujo o
descripción, siempre que la parte interesada lo pida.
Si la parte que se halla en posesión del documento o la cosa cuya inspección se pide
no lo presentare como queda dicho, incurrirá en responsabilidad igual a la que
establece el artículo 773 de este Código. Lo dicho en los dos incisos anteriores no será
aplicable en el caso de que se trate de documentos públicos cuyos originales no se
hayan perdido.
La prueba de la pérdida del documento le incumbe a quien la alegue, si sostiene que
no existan los originales.
Artículo 849. La inspección judicial verificada en cualquier proceso, y en que conste
un hecho material consignado por el Juez ante testigo, como resultado de su
observación, podrá ser empleada en otro proceso distinto. Con todo, la parte que se
crea perjudicada por ella puede probar por medio de otra inspección pedida al Juez del
conocimiento, que lo consignado en la diligencia es contrario a la realidad de los
hechos.
La parte que objete de inexacto lo consignado en una diligencia de inspección
celebrada en proceso distinto y no pruebe su objeción en la nueva inspección que pida,
será condenada a pagar a favor de la otra parte, una cantidad no menor de veinte ni
mayor de cien balboas.
Artículo 850. Los gastos que ocasionen las diligencias de inspección serán sufragados
por la parte que la pida, sin perjuicio de que al fallarse el proceso asuma todos los gastos
la que resulte condenada en costas.
Artículo 851. La inspección judicial se verificará por medio de acción exhibitoria, en
cuaderno separado, en cualquiera de los siguientes casos:
Cuando recaiga sobre libros y documentos de comercio de la parte contraria a la que
aduce la prueba;
Cuando recaiga sobre libros y documentos de terceras personas;
Cuando se trate de medida cautelar.
Se aplicará en lo conducente, las normas contenidas en el Capítulo IV del Título IV de
este libro.
CAPÍTULO VII
PRUEBA PERICIAL
Sección Primera
Procedencia y Práctica del Peritaje
Artículo 852. Cuando para conocer, apreciar o evaluar algún dato o hecho de
influencia en el proceso, de carácter científico, técnico, artístico o práctico, que no
pertenezca a la experiencia común ni a la formación específica exigida al Juez, se oirá
el concepto de perito.
El Juez, aunque no lo pidan las partes, puede hacerse asistir por perito cuando no esté
en condiciones de apreciar por sí mismo los puntos de la diligencia, cuestión, acto o
litigio.
Artículo 853. La diligencia pericial se practicará con la intervención de un solo perito,
nombrado libremente por el Tribunal. Sin embargo, en casos excepcionales, y
mediante resolución motivada, el Juez podrá designar más de un perito en cada
diligencia.
Ninguna persona podrá ser designada perito, por el mismo Juez, más de dos veces en
un semestre.
Artículo 854. La parte que adujere la prueba pericial debe indicar el punto o puntos
sobre los cuales ha de versar el dictamen pericial.
Artículo 855. El Juez debe señalar el día y hora en que el perito tenga que rendir su
dictamen, dando para ello el tiempo que sea a su apreciación o necesario según la
naturaleza y circunstancia del punto sujeto a su apreciación o avalúo. El término
puede ser prorrogado prudencialmente por el Juez por justa causa.
Artículo 856. El perito debe comparecer ante el Tribunal en el día y hora señalados a
rendir su dictamen verbalmente, dejándose constancia en acta, sin perjuicio de que si
quiere lo consigne por escrito a fin de que sea agregado al expediente.
El perito podrá ser examinado y repreguntado y tachado de la misma manera y por las
mismas causas que establece este código respecto de los testigos.
Artículo 857. Cuando el perito se excusare de aceptar el cargo o manifestare algún
impedimento legal o fuere separado en virtud de tacha, por no cumplir con el cargo, el
Juez procederá a reemplazarlo.
Artículo 858. Llegada la hora y día señalados para la diligencia el perito tomará
posesión ante el Juez, jurará no divulgar su dictamen y desempeñar el cargo a
conciencia y mantener imparcialidad completa. En este acto, podrá pedir al Juez que
amplíe el término señalado para realizar su labor y rendir el dictamen. También podrá
hacerlo una vez concluida la inspección judicial, conforme lo dispuesto en el inciso
segundo del artículo 843.
Artículo 859. El perito personalmente estudiará la materia objeto del dictamen y está
autorizado para solicitar aclaraciones de las partes, requerirles informes, visitar
lugares, examinar bienes muebles o inmuebles, ejecutar calcos, planos, relieves y
realizar toda clase de experimentos, que considere conveniente para el desempeño de
sus funciones. A este efecto el Juez podrá requerir a las respectivas oficinas públicas
que permitan al perito examinar registros o documentos públicos y que le ofrezcan las
facilidades del caso.
Cuando en el curso de su investigación el perito reciba información de terceros, que
considere útil para el dictamen, lo hará constar en éste, y si el Juez estimare necesario
recibir los testimonios de aquellos, lo dispondrá así.
Las partes tienen el deber de colaborar con el perito, de facilitarle datos, las cosas y el
acceso a los lugares que aquel considere necesario para el desempeño de su encargo, y
si alguno no lo hiciere, se dejará constancia de ello y el Juez podrá deducir un indicio
de acuerdo con las circunstancias de cada caso.
Si alguna de las partes impidiera deliberadamente la práctica del dictamen, el perito lo
informará al Juez, quien le ordenará que facilite de inmediato la diligencia, y si no lo
hace, le impondrá multas sucesivas de diez a veinticinco balboas a favor del Tesoro
Nacional hasta que cumpla con la orden impartida.
Artículo 860. El perito deberá rendir su dictamen en forma clara y precisa, el día y
hora que el Juez les haya señalado, en papel común, o verbalmente, en la respectiva
diligencia. El perito puede ser examinado y preguntado, de la misma manera que los
testigos, por los apoderados de las partes o por expertos que estos lleven en calidad de
auxiliares.
Artículo 861. El Juez podrá ordenar que se repita o amplíe la prueba y que el perito
rinda los informes adicionales que se le solicite.
Artículo 862. Los emolumentos del perito serán aprobados por el Juez y pagados por
la parte que lo haya presentado, sin perjuicio de que resulte obligado a reembolsarles
la parte condenada.
Artículo 863. Si la profesión o especialidad estuvieren reglamentadas, el perito deberá
tener el correspondiente título o certificado de idoneidad, en la profesión, ciencia, arte
o actividad sobre las cuales debe dictaminar. Para este efecto bastará que el perito
consigne en la diligencia de posesión que posee el título de idoneidad correspondiente.
Sección Segunda
Valor del Dictamen Pericial
Artículo 864. El dictamen pericial será estimado por el Juez teniendo en
consideración los principios científicos en que se funde, la relación con el material de
hecho, la concordancia de su aplicación con las reglas de la sana crítica y la
competencia del perito, sus opiniones, y demás pruebas y elementos de convicción
que ofrezca el proceso.
Sección Tercera
Indicios
Artículo 865. Para que un hecho pueda considerarse como indicio, deberá estar
debidamente probado en el proceso.
Artículo 866. El Juez podrá deducir indicios de la conducta procesal de las partes.
Artículo 867. El Juez apreciará los indicios en conjunto, teniendo en cuenta su
gravedad, concordancia y convergencia, y las demás pruebas que obren en el proceso,
con arreglo a las reglas de la sana crítica.
TÍTULO VII
RESOLUCIONES
CAPÍTULO I
NORMAS GENERALES
Artículo 868. Las resoluciones pueden ser:
Providencias, cuando se limiten a disponer sobre el trámite de la actuación o proceso.
Autos, cuando decidan una cuestión accesoria del proceso.
Sentencias, cuando decidan las pretensiones de la demanda o las excepciones,
cualquiera que fuere la instancia en que se dicten y las que resuelvan el recurso
extraordinario de casación.
Artículo 869. En toda resolución se indicará la denominación del correspondiente
juzgado o Tribunal, con expresión del lugar y fecha en que se pronuncien y concluirá
con la firma del Juez o los Magistrados y del Secretario.
Artículo 870. Los autos serán motivados y expresarán los fundamentos jurídicos
pertinentes con cita de las disposiciones legales aplicables al caso. Las providencias
indicarán el trámite que se ordene, y llevarán media firma de los funcionarios que las
expidan.
Artículo 871. Toda sentencia constará de una parte motiva y otra resolutiva y se
dictará de conformidad con las reglas siguientes:
En la parte motiva se indicará el nombre de las partes. Se expresarán sucintamente la
acción intentada y los puntos materia de la controversia. En párrafos separados se hará
una relación de los hechos que han sido comprobados, que hubieren sido alegados
oportunamente, y que estén enlazados con las cuestiones que hayan de resolverse. Se
hará referencia a las pruebas que obren en el proceso y que hayan servido de base al
Juez para estimar probados tales hechos. En seguida, se darán las razones y
fundamentos legales que se estimen pertinentes, se citarán las disposiciones legales y
las consideraciones doctrinales que se consideren aplicables al caso.
En la parte resolutiva, se indicará la decisión que se adopte con expresión de que ésta
se dicta administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley.
Los Tribunales sólo podrán transcribir de las piezas del proceso lo esencial del texto
de la demanda, de la contestación y de las pruebas practicadas. Cuando la resolución
fuere dictada en segunda instancia, o en casación, no se insertará en ella la que es
objeto del recurso; pero deberá hacerse un extracto sustancial y conciso de la decisión
impugnada.
La infracción de cualesquiera de estas reglas, sólo dará motivo a sanciones
disciplinarias en contra del respectivo funcionario.
Artículo 872. En la sentencia se tendrá en cuenta cualquier hecho modificativo o
extintivo del derecho sustancial sobre el cual verse el proceso, ocurrido después de
haberse propuesto la demanda, siempre que haya sido probado oportunamente y
alegado antes de la sentencia o que la ley permita considerarlo de oficio.
Artículo 873. Las resoluciones se ejecutarían por el sólo transcurso del tiempo.
Una resolución queda ejecutoriada cuando no admita recurso alguno, ya porque no
proceda, o porque no haya sido interpuesto dentro del término legal; o cuando,
habiendo sido objeto de recurso, se desista de él, expresamente.
Se reputa ejecutoriada una resolución cuando la apelación se concede en el efecto
devolutivo, para el solo propósito de que continúe la tramitación en el proceso y sin
perjuicio de lo que decida el Superior. Cuando existan perjuicios irreparables, no se
cumplirá la resolución en este aspecto.
En el caso de revocatoria, quedará sin efecto lo hecho en virtud de la resolución
revocada.
Artículo 874. Cuando la sentencia contenga condenación de frutos, intereses,
indemnizaciones y demás prestaciones, fijará su importe en cantidad líquida y al
efecto debe ejercer los poderes y facultades previstas en este Código.
Artículo 875. El Juez puede en la sentencia:
Ordenar el pago de salarios, prestaciones o indemnizaciones mayores que las pedidas
por el trabajador, supliendo la omisión de éste, cuando quede demostrado que son
inferiores a las que le corresponden de conformidad a la Ley.
A condenar al empleador, aunque el trabajador no lo pida, cuando esté debidamente
probado en los términos previstos en el artículo 535.
Artículo 876. Los recursos que se hayan interpuesto o se interpongan contra la
sentencia se entenderán interpuestos también contra las adiciones, modificaciones y
aclaraciones a menos que el recurrente exprese lo contrario, o que les sean favorables.
CAPÍTULO II
NOTIFICACIONES
Artículo 877. Las notificaciones se hacen en la siguiente forma:
Personalmente,
al demandado, la primera resolución que se dicte en que se ordene dar traslado de la
demanda y, en general, a las partes, la primera resolución que se dicte después de estar
paralizado el proceso por más de un mes;
la sentencia o auto que ponga fin al proceso en primera instancia; y,
Por estrados.
Todas las otras resoluciones de trámite que se dicten y que no estén fuera del mes a
que se refiere el ordinal anterior.
Estas notificaciones se harán por medio de edicto que se fijará el día siguiente de
dictada la resolución y que permanecerá fijado por un día, vencido el cual se
entenderán surtidos los efectos de la notificación.
El edicto contendrá la expresión del asunto que ha de notificarse. Este edicto se
agregará al expediente con expresión del día y hora de su fijación. Desde la fecha y
hora de la desfijación se entenderá hecha la notificación.
Artículo 878. Las citaciones a las partes se harán por medio de notificaciones con
arreglo a este Capítulo. Las de testigos, peritos y auxiliares de jurisdicción, así como
los demás cargos expresamente previsto en la ley, lo serán por telegramas, correo
recomendado, órdenes, boletas u otros modos semejantes, y, si así lo solicitare la parte
interesada, podrán hacerse, en caso de urgencia, por teléfono, de lo cual el Secretario
dejará el respectivo informe.
Artículo 879. Las sentencias de segunda instancia se notificarán por edicto; pero si
hubiere de hacerse notificación dos meses después de haber ingresado el proceso al
Despacho del Magistrado sustanciador para fallar, se enviará copia de dicha
resolución, por correo recomendado, a la dirección postal dada por el apoderado y a
falta de ella a sus oficinas y, en su defecto a entrega general.
En estos casos el edicto se fijará un día después del envío a la oficina del correo de la
copia de la resolución. Desde la desfijación del edicto se entiende hecha la
notificación al apoderado. La falta de remisión de la copia de la resolución no anula ni
invalida la notificación, sin perjuicio de las sanciones disciplinarias que se le puedan
aplicar al Secretario del Tribunal, por esta omisión.
Artículo 880. Las notificaciones serán hechas por el Secretario del Tribunal, quien
dará fe de ellas estampando debajo media firma, seguida de la expresión de su cargo.
Los Secretarios están facultados para encomendar al acto de la notificación a cualquier
empleado del Tribunal; pero no por ello dejarán de ser responsables de dicho acto.
Artículo 881. Cuando una parte tenga constituido apoderado en el proceso, se harán a
éste las notificaciones respectivas, a no ser que la ley disponga que se hagan a la parte
misma.
Cuando tuviere varios apoderados, la notificación podrá hacerse a cualquiera de ellos.
Artículo 882. Los Secretarios estarán asimismo obligados, cualquiera que sea el
apoderado que solicite un expediente para su examen, a notificarle a éste las
resoluciones de todos los procesos que están pendientes de notificación personal.
Artículo 883. Ninguna resolución judicial puede comenzar a surtir efectos antes de
haberse notificado legalmente a las partes.
Se exceptúan las resoluciones que por disposición especial de la ley deban cumplirse
de inmediato, sin audiencia de la parte, como las que se decreten en procedimiento de
secuestro, las que deciden un impedimento, la de suspensión de términos, y otras
similares, expresamente previstas en este Código, las cuales serán notificadas después
de cumplidas.
Artículo 884. Las notificaciones personales y las citaciones se podrán hacer en días y
horas inhábiles, y salvo casos de extrema urgencia, por lo menos dos días antes de la
fecha señalada para la práctica de la respectiva diligencia. Las notificaciones y las
citaciones podrán hacerse entre las siete de la mañana y las siete de la noche.
Artículo 885. Si la persona a quien deba notificarse una resolución, se refiere a dicha
resolución en escrito suyo, o en otra forma se manifestare sabedora o enterada de ella
por cualquier medio escrito, o hace gestión en relación con la misma, dicha
manifestación o gestión surtirá desde entonces, para la persona que la hace, los efectos
de una notificación personal.
Artículo 886. En todo caso en que la parte excuse una notificación personal
manifiestamente o no quiera o no sepa firmar, el Secretario o el portero se hará
acompañar de un testigo, quien firmará la diligencia, anotándose así en el expediente
esa circunstancia, con expresión de la fecha, y se tendrá por hecha la notificación para
todos los efectos legales.
Artículo 887. Cuando se haya de notificar a un funcionario público no se le dejará el
expediente. El Secretario que contravenga esta norma incurrirá en multa de cinco a
veinticinco balboas.
Artículo 888. Si el apoderado de una parte ya constituido en el proceso que hubiere
de ser notificado personalmente, no pudiere ser hallado para ese objeto, el portero hará
constar en el expediente esa circunstancia, con indicación del día y la hora en que fue
a hacer la notificación personal.
En este caso el Secretario del Tribunal, de modo propio, procederá a fijar el edicto en
los estrados del Tribunal y simultáneamente enviará copia de la resolución que deba
notificarse, por correo recomendado, a la dirección postal dada por el apoderado, y a
falta de ella, a su oficina o en su defecto, a entrega General. En estos casos los edictos
se fijarán por lo menos tres días después del envió por correo de la copia de la
resolución respectiva. Después de la desfijación del edicto se entiende hecha la
notificación personal al apoderado. Se agregará al expediente el recibo de la
Administración de Correo.
Se podrá seguir igual procedimiento respecto a cualquier resolución que haya de
notificarse a tres o más apoderados.
Artículo 889. Las notificaciones hechas en forma distinta de las expresadas en este
código son nulas, e incurrirá el Secretario que las haga o tolere en una multa de cinco
a veinticinco balboas, que le impondrá el Juez del conocimiento con la sola constancia
de la notificación ilegalmente hecha y será responsable de los daños y perjuicios que
con ello haya causado. Sin embargo, siempre que en el expediente resultare que la
parte ha tenido conocimiento de la resolución que la motivó la notificación surtirá sus
efectos desde entonces. El Secretario no quedará relevado de su responsabilidad.
La petición de nulidad se tramitará por la vía de incidente.
CAPÍTULO III
COSTAS
Artículo 890. En toda sentencia o auto se condenará en costas a la parte contra la cual
se pronuncie.
Las costas del proceso serán del quince al veinticinco por ciento de la condena.
En casos de recursos, se adicionarán las costas en un porcentaje del cinco al quince
por ciento de la cuantía de la condena, teniendo en consideración la importancia del
asunto y la conducta procesal de las partes.
Artículo 891. El Juez modificará equitativamente el pacto de cuota-litis entre los
trabajadores y sus apoderados.
Artículo 892. El trabajador no será condenado en costas.
CAPÍTULO IV
EJECUCIÓN DE SENTENCIAS
Artículo 893. La sentencia o auto deben cumplirse dentro de un término de tres días a
partir de su ejecutoria.
Artículo 894. Si la ejecución de la sentencia no se pidiere dentro de los tres años
siguientes a la ejecutoria de la respectiva resolución o de la notificación del reingreso
del expediente al Tribunal de primera instancia, el favorecido deberá entablar proceso
ejecutivo por separado para hacer valer sus derechos.
Artículo 895. Toda sentencia ejecutoriada es, para los efectos de su ejecución, un
mandamiento ejecutivo. Si al cumplimiento del término establecido en el artículo 893,
la parte condenada no ha verificado el pago, la parte favorecida solicitará la ejecución,
para lo cual puede pedir el embargo y remate de bienes ante el Tribunal que conoció
la causa en primera instancia.
Artículo 896. Las resoluciones que se dictan en las ejecuciones de sentencia se
notificarán por edicto, que se fija inmediatamente se expida la resolución respectiva y
se desfijará veinticuatro horas después.
Artículo 897. Veinticuatro horas después de la desfijación del edicto a que se refiere
el artículo anterior, queda ejecutoriada la resolución referida.
Artículo 898. Contra las resoluciones dictadas en los procedimientos a que se refiere
este capítulo sólo puede interponerse el recurso de apelación, sujeto a las condiciones
previstas en este Código.
Artículo 899. La apelación se concederá en efecto devolutivo o suspensivo, a juicio
del Tribunal y si se confirma la resolución recurrida se condenará al recurrente al pago
de una suma no inferior al cinco por ciento ni mayor del diez por ciento de la cuantía
de la condena. Dicha suma se entregará a la parte ejecutante en concepto de
indemnización de perjuicios por la interposición del recurso.
La parte condenada no será oída mientras no haya satisfecho esa indemnización y
cualquier gestión que realizare estando en mora será totalmente nula.
Artículo 900. En estas ejecuciones no es admisible ninguna excepción, salvo la de
pago.
Artículo 901. Los trámites referentes al remate se regirán por lo dispuesto en el
Capítulo IV del Título XI.
Artículo 902. Si una resolución contuviere condenación al pago de una cantidad
líquida, y de otra ilíquida, podrá procederse a hacer efectiva la primera, sin necesidad
de esperar a que se liquide la segunda.
Artículo 903. Si el auto o sentencia condenare a no hacer alguna cosa, en la misma
resolución se prevendrá a la parte obligada que se abstenga de hacer aquello que se le
prohíbe, con apercibimiento de que si desobedece se deshará lo hecho y quedará
sujeta a la indemnización correspondiente de daños y perjuicios, además de la pena a
que se haga acreedor por el desacato.
Artículo 904. Si dentro de los tres años siguientes a la ejecutoria de la sentencia, o la
notificación de la orden de no hacer, el ejecutado la contraviniere, el ejecutante podrá
pedir por la vía de incidente que se deshaga lo hecho, y solicitar además
indemnización por los daños y perjuicios sufridos.
Recibidas las pruebas, el Juez practicará de oficio las que estime necesarias para
verificar la exactitud de los hechos alegados, y ordenará en consecuencia que se
deshaga lo hecho dentro de un plazo adecuado y decretará la indemnización de daños
y perjuicios.
Si el ejecutado no cumpliere, el Tribunal mandará a deshacer por su propia cuenta,
agregando los gastos en que se incurra a la liquidación de los perjuicios reclamados.
La satisfacción de unos y otros se podrá asegurar mediante embargo.
En estos incidentes sólo admite apelación la resolución que los decide, o la que le
ponga término al mismo. El superior, al conocer del recurso, examinará la actuación y
procurará subsanar cualquier vicio o irregularidad de procedimiento.
CAPÍTULO V
PROCEDIMIENTO COMPLEMENTARIO A LA EJECUCIÓN
Artículo 905. Cuando la obligación no fuere pagada dentro del término
correspondiente, y no hubiere bienes suficientes para garantizar el cumplimiento de la
obligación, el ejecutante podrá interrogar al deudor, o solicitar al Juez que lo haga, a
fin de que, bajo la gravedad del juramento, conteste las preguntas que se le hicieren
respecto a sus bienes, derechos, créditos, medios de sustento, ingresos y fuentes de los
mismos, los que haya tenido desde el momento en que se constituyó la obligación
reclamada, e informar respecto a las enajenaciones y traspasos efectuados con
posterioridad a ella y suministrar cualesquiera otros datos necesarios para hacer
efectivo el derecho reconocido.
Esta actuación se levantará en cuaderno separado.
En caso de ser incompletas, ambiguas o confusas las respuestas y demás
explicaciones, el Juez hará o permitirá posteriormente, y por una vez más, que se le
formulen preguntas al ejecutado.
Dentro de este procedimiento, el ejecutante podrá solicitar la práctica de las
diligencias y pruebas que estime conducentes a efecto de determinar los bienes y
derechos que correspondan al deudor, conocer los traspasos realizados y si la
insolvencia del ejecutado ha sido provocada por él mismo con el propósito de eludir la
ejecución.
Dichas diligencias pueden ser suspendidas en caso de que el ejecutado constituya
caución suficiente para garantizar el cumplimiento inmediato de la obligación.
Artículo 906. Si de las pruebas practicadas se establece que el deudor tiene bienes e
ingresos que puedan destinarse al pago parcial o total de la obligación, el Juez le
prevendrá que no puede enajenarlos hasta que se cancele la obligación, decretará de
inmediato su embargo, ordenará al ejecutado que los presente al Tribunal o los ponga
a su disposición para el depósito judicial y consiguiente remate o entrega.
Si el ejecutado incurriere en falsedad, el Juez remitirá copia de la actuación al
Ministerio Público para los fines pertinentes.
Si de la actuación se deduce que el ejecutado ha traspasado el dominio de bienes de su
propiedad a terceros, o que ha dispuesto de ellos para quedar en estado de insolvencia,
el Juez ordenará poner en conocimiento al Ministerio Público este hecho con el fin de
que se investigue y persiga el delito o delitos correspondientes.
Sin perjuicio de la acción penal, el ejecutante que haya seguido este procedimiento
podrá hacer valer sus derechos y hacer las impugnaciones correspondientes por la vía
del juicio ordinario ante la jurisdicción común.
TÍTULO VIII
MEDIOS DE IMPUGNACIÓN
CAPÍTULO I
NORMAS GENERALES
Artículo 907. Las resoluciones judiciales sólo podrán ser impugnadas por los medios
y trámites previstos en este Código, a efecto de que el propio Juez que ha dictado una
resolución o el respectivo superior enmiende el agravio que se estime inferido.
Las resoluciones dictadas en procedimientos cautelares son igualmente recurribles,
con arreglo a las disposiciones de este Título. El recurso en contra de las medidas
cautelares no las suspenden, mientras no se ejecutoríe la resolución que lo decida
favorablemente. Los recursos pueden ser interpuestos por la parte agraviada o por el
tercero agraviado.
Cualquiera de las partes está legitimada para impugnar una resolución cuando, aunque
lo dispositivo le sea favorable, pueda sufrir un perjuicio substancial o procesal o
justifique interés legítimo en la impugnación.
Artículo 908. Cuando en la interposición o sustentación de un recurso se incurra en
error respecto a su denominación, o en cuanto a la determinación de la resolución que
se impugne, se concederá o se admitirá dicho recurso, si del mismo se deduce su
propósito y se cumplen las disposiciones pertinentes de este Código.
Artículo 909. Se establecen los siguientes recursos:
Reconsideración;
Apelación;
De hecho; y,
Casación.
Algunas resoluciones tienen un grado de competencia denominado consulta.
Sin perjuicio de lo anterior, los autos y sentencias de segunda instancia admiten
aclaración cuando la parte resolutiva sea contradictoria o ambigua, siempre y cuando
se trate de autos o sentencias que hayan revocado o reformado los de primera
instancia, o de autos y sentencias de única instancia.
Artículo 910. Cuando se dicte una resolución que por su forma no sea recurrible, en
lugar de la resolución correcta que corresponda, se admitirá contra ella el recurso que
proceda.
No es impugnable una resolución que deba dictarse mediante proveído que no admite
recurso, aunque se adopte por medio de una resolución recurrible.
CAPÍTULO II
RECURSO DE RECONSIDERACIÓN
Artículo 911. El recurso de reconsideración sólo procede en los casos que la ley
señale expresamente, y en los procesos cuya cuantía sea mayor de doscientos
cincuenta balboas y no exceda de quinientos balboas, siempre que se trate de
sentencia o de cualquier auto que ponga término al proceso o imposibilite totalmente
su tramitación.
El recurso deberá interponerse en todo caso dentro del término de tres días.
Artículo 912. La interposición del recurso se efectuará mediante escrito en el cual se
expresarán las razones o motivos de la impugnación, con copia que podrá retirar el
opositor.
Artículo 913. Toda reconsideración se surte sin sustanciación; pero la parte opositora
puede alegar por escrito en contra del recurso de reconsideración dentro de los tres
días siguientes al vencimiento del término señalado en el párrafo segundo del artículo
911. El recurso se decidirá, sin más trámite, por lo actuado, y la decisión se notificará
inmediatamente por edicto, y no admite medio de impugnación alguno.
CAPÍTULO III
RECURSO DE APELACIÓN
Artículo 914. El recurso de apelación procede contra resoluciones dictadas en primera
instancia y sólo cuando se trate de casos expresamente previstos en la ley o de
sentencia o auto que ponga fin al proceso o imposibilite su continuación, salvo en los
procesos cuya cuantía sea inferior a quinientos balboas, que serán de única instancia.
En adición de lo dispuesto en el artículo 914 del Código de Trabajo, el recurso de
apelación puede interponerse ante el Tribunal Superior de Trabajo contra las
sentencias dictadas por las Juntas de Conciliación y Decisión en los procesos cuya
cuantía exceda de 2.000 balboas, o cuando el monto de las prestaciones e
indemnizaciones que se deban pagar en sustitución del reintegro, incluyendo los
salarios vencidos, exceda de dicha suma. En estos casos, no se causarán salarios
vencidos, durante la segunda instancia del proceso.
Las sentencias dictadas por el Tribunal Superior de Trabajo en los casos previstos en
la presente disposición tienen carácter definitivo, no admiten ulterior recurso y
producen el efecto de cosa juzgada.
Este Artículo fue Modificado por el Artículo 8 de la Ley N° 1 de 17 de marzo de
1986, publicada en la Gaceta Oficial N° 20.513 de 17 de marzo de 1986.
Artículo 915. El recurso de apelación se interpondrá en el acto de la notificación o por
escrito o en diligencia suscrita por el apelante y el Secretario, dentro de los tres días
siguientes a la notificación.
Cuando la sentencia se notifique directamente y personalmente, el recurso de
apelación deberá interponerse en el mismo acto en que la parte o su apoderado, según
sea el caso, firme la notificación.
Por medio de la Sentencia de 27 de diciembre de 1994, el Pleno de la Corte
Suprema de Justicia declara que el segundo párrafo de este Artículo es
Constitucional. Aparece en el Registro Judicial de diciembre de 1994.
Artículo 916. En los litisconsorcios o cuando se dé el caso de acumulación de
procesos, el recurso de apelación puede ser individualizado por cualquiera de las
partes.
Artículo 917. Si el interesado lo desea, podrá presentar, mientras el expediente se
encuentre en el Juzgado de conocimiento, escrito en el cual exprese las razones o
motivos de la impugnación.
Artículo 918. Las apelaciones se concederán siempre en el efecto suspensivo, salvo
que la ley disponga expresamente que lo es de efecto devolutivo o en uno u otro
efecto, a juicio del Juez.
Artículo 919. Interpuesta una apelación, el Juez dentro de las veinticuatro horas
siguientes al vencimiento del término de interposición del recurso, resolverá si se
concede o se niega lo que proceda.
Concedido el recurso se remitirá de inmediato el expediente al superior.
Recibido el expediente por el Superior, éste en la misma providencia señalará un
término de cuatro días para que, en los dos primeros, alegue el apelante, si lo deseare,
y en los dos subsiguientes, lo haga el opositor. La falta de sustentación no causa la
deserción del recurso.
Artículo 920. Cuando dos o más litigantes forman una sola parte y únicamente alguna
o algunos hacen uso del recurso, el fallo favorable que se pronuncie aprovechará a
todos los que se encontraren en idénticas situaciones.
Artículo 921. Asimismo podrá el Superior, en la resolución que decida el recurso de
apelación, aun cuando afecte adversamente al apelante adicionar la resolución objeto
del recurso, siempre que en ésta se haya omitido hacer una declaración que la ley
ordene que se haga o que no se haya pronunciado sobre una pretensión o excepción, y
siempre que la parte interesada, en escrito de lista, solicite motivadamente la adición
en referencia.
Artículo 922. Cuando se tramitan apelaciones en contra de sentencias, no podrán
admitirse al demandante nuevas pretensiones, salvo que se trate de reclamaciones de
intereses, frutos devengados con posterioridad, indemnización supervenientes,
prestaciones consecuenciales, nuevas cuotas de la obligación u otra prestación
superveniente accesoria, conexa o complementaria de la pedida en la primera
instancia.
Artículo 923. En todo lo demás relativo a la apelación, se estará a lo dispuesto para el
trámite de segunda instancia establecido en este Código.
CAPÍTULO IV
RECURSO DE CASACIÓN
Artículo 924. Corresponde a la Corte de Casación Laboral conocer privativamente el
recurso de casación que se establece y reglamenta en este capítulo.
El recurso de casación laboral tiene por objeto principal enmendar los agravios
inferidos a las partes en las resoluciones judiciales de segunda instancia que hacen
tránsito a cosa juzgada y en las que, aún sin esa circunstancia, puedan causar
perjuicios irreparables o graves por razón de la naturaleza de las respectivas
resoluciones.
También tiene por objeto el recurso de casación procurar la exacta observancia, de las
leyes por parte de los Tribunales y uniformar la jurisprudencia nacional.
En consecuencia, tres decisiones uniformes del Tribunal de Casación, sobre un mismo
punto de derecho, constituye doctrina probable y los jueces podrán aplicarla a los
casos análogos, lo cual no obsta para que dicho Tribunal varíe de doctrina cuando
juzgue errónea las decisiones anteriores.
Artículo 925. El recurso de casación puede interponerse contra las sentencias y los
autos que pongan fin al proceso o imposibiliten su continuación, dictados por los
Tribunales superiores de Trabajo en cualquiera de los siguientes casos:
Cuando hubieren sido pronunciados en conflictos individuales o colectivos con una
cuantía mayor de mil balboas;
Cuando se relacionen con la violación del fuero sindical, gravidez, riesgo profesional
o declaratoria de imputabilidad de huelga, con independencia de la cuantía;
Cuando se decrete la disolución de una organización social.
Artículo 926. El recurso de casación no está sujeto a formalidades técnicas especiales,
pero deberá contener:
Indicación de la clase de proceso, de los nombres y apellidos de las partes, fecha de la
resolución recurrida y la naturaleza de ésta.
Declaración del fin perseguido con el recurso, que puede ser la revocación de la
totalidad de la resolución, o sólo de determinados puntos de ella. Cita de las
disposiciones infringidas, con expresión del concepto en que lo han sido.
Sólo producirán la inadmisibilidad los defectos u omisiones que hagan totalmente
imposible el conocimiento de la cuestión controvertida.
Artículo 927. El recurso de casación debe interponerse directamente ante la Corte de
Casación Laboral dentro de los cinco días siguientes al en que fue notificada la
resolución del Tribunal Superior de Trabajo.
En caso de haberse formulado solicitud de aclaración de la resolución o corrección de
error aritmético, este término se cuenta a partir del día siguiente al que haya quedado
notificado el auto que resuelva dicha solicitud.
Inmediatamente después de recibido el recurso, la Secretaría, sin necesidad de
providencia al respecto, pedirá el expediente a la Secretaría del respectivo Tribunal
Superior de Trabajo, indicando cuál es la parte que ha interpuesto el recurso.
Con vista del oficio respectivo, el Magistrado que actuó como ponente en el negocio,
por medio de providencia citará y emplazará a la parte contraria para que comparezca
dentro de cinco días ante el Tribunal de Casación Laboral a hacer valer sus derechos.
Si ambas partes recurrieren contra la misma resolución, la citación y emplazamiento
se hará con respecto a cada parte.
Artículo 928. Recibido el expediente, el Tribunal de Casación Laboral rechazará de
plano el recurso si se ha interpuesto contra lo que dispone el artículo 925.
Lo mismo hará cuando en el recurso se pida únicamente la corrección, reposición o
práctica de trámites procésales.
Artículo 929. Vencido el término de emplazamiento señalado en el artículo 927, el
Secretario pondrá el expediente a disposición del Magistrado Sustanciador, para que
prepare el proyecto correspondiente.
Artículo 930. El recurso de casación suspende la ejecución de la resolución
impugnada. Sin embargo, el demandante favorecido por una sentencia de segunda
instancia que condene el demandado, podrá obtener embargo preventivo, orden de
reintegro provisional, o cualquier otra medida cautelar que reconozca la Ley, sin
necesidad de afianzar perjuicios, al prudente arbitrio del Tribunal.
La solicitud puede presentarse desde que se dicta la sentencia de segunda instancia,
hasta el momento en que se decida el recurso de casación. Conocerá de esta petición
el Tribunal Superior o la Corte de Casación Laboral según donde se encuentre el
expediente; se sustanciará en cuaderno separado y no suspenderá el trámite del
recurso. Las resoluciones que se dicten no admiten recurso alguno, sin perjuicios de lo
que resuelva la sentencia.
Artículo 931. El Tribunal de Casación Laboral puede enmendar o revocar la
resolución en cualquiera de sus puntos, y expedirá la condena o absolución
correspondiente, aunque ellas no hayan sido pedidas en el recurso de casación o en la
propia demanda.
Las sentencias de casación no admiten amparos ni acción de inconstitucionalidad.
CAPÍTULO V
RECURSO DE HECHO
Artículo 932. La parte que se considere agraviada cuando el Juez niegue expresa o
tácitamente un recurso que deba conceder o cuando dentro del término máximo de
cinco días no lo conceda o lo conceda en un efecto distinto al que corresponda, puede
recurrir de hecho ante el Superior inmediato a fin de que este admita el recurso
interpuesto o lo conceda en el efecto que corresponda.
Artículo 933. La parte que pretenda interponer el recurso de hecho pedirá al Tribunal
del conocimiento:
Copia de la resolución y de su notificación, si la hubiere;
Copia de la diligencia de interposición del recurso, o del escrito respectivo, si fuera el
caso;
Copia de la resolución que niegue el recurso o que lo conceda en efecto distinto al
procedente;
Certificación secretarial de la fecha de la solicitud de las copias y de su entrega.
En caso de que el recurso no haya sido resuelto del término, se requerirá sólo lo
establecido en los ordinales 1 y 2 de este artículo, y el certificado a que se refiere el
ordinal 4, deberá, además, incluir la constancia de que no ha sido aún resuelto.
Las copias deben pedirse dentro de los dos días siguientes al de la notificación de la
resolución que decida el recurso o siguientes al vencimiento del término de cinco días
ya establecido.
Artículo 934. Tan pronto las copias estén listas, el Secretario del Tribunal expedirá y
mantendrá fijado en la Secretaría del Tribunal, por tres días, un certificado en que se
dejará constancia de que las copias se hallan a disposición del recurrente. El recurrente
deberá retirar dichas copias durante el expresado término de tres días, y, al efecto, el
Secretario dejará constancia en la respectiva certificación de la fecha de entrega.
Dentro de los tres días siguientes a la entrega, el interesado debe ocurrir con ellas al
superior del funcionario que negó el recurso, con un escrito de fundamentación.
Si el interesado residiere en lugar distinto, tendrá además, el término de la distancia.
El superior señalará un término común que no excederá de tres días, para que las
partes presenten alegatos escritos, si lo deseare.
El superior decidirá dentro de tres días si admite o no el recurso; pero antes hará
complementar la copia, si fuere deficiente o incompleta. La resolución del superior
que se dicte en estos casos no admite recurso alguno.
Artículo 935. El recurso de hecho no suspende la ejecución de la resolución sobre la
que versa, ni el procedimiento inferior, mientras no se requiera el expediente por el
superior.
Artículo 936. El superior decidirá dentro de tres días siguientes si aprehende o no el
conocimiento del proceso. En caso afirmativo, de inmediato y sin necesidad de
notificación, solicitará por secretaría el expediente y el inferior lo remitirá sin más
trámite.
Recibido el expediente por el superior, éste aprehenderá el conocimiento del proceso y
le imprimirá la tramitación correspondiente a la segunda instancia.
Artículo 937. Para admitir un recurso de hecho se necesita que la respectiva
resolución sea recurrible, que el recurso se haya interpuesto oportunamente, lo haya
negado el Tribunal, expresa o tácitamente, y, además, que la copia se solicite en el
término señalado, y se ocurra con ella ante el superior en la debida oportunidad.
CAPÍTULO VI
CONSULTA
Artículo 938. Además de los casos contemplados expresamente en este Código, se
consultarán todas las resoluciones judiciales de primera instancia que fueren
totalmente adversas a las pretensiones del trabajador, de sus sucesores o beneficiarios,
y las que se dicten en materia de riesgos profesionales, siempre que por su naturaleza
o su cuantía, admitan recursos de apelación.
Artículo 939. La consulta surtirá sus efectos cuando se envíe el expediente al
superior, sin trámite alguno.
El superior decidirá sin más trámite, salvo que disponga decretar pruebas de oficio.
CAPÍTULO VII
SANEAMIENTO EN LA APELACIÓN Y EN LA CONSULTA
Artículo 940. Una vez que el expediente llegue en apelación o en consulta ante el
Tribunal Superior, éste examinará los procedimientos; y si encontrare que se ha
omitido alguna formalidad o trámite, se ha incurrido en alguna causal de nulidad que
haya causado efectiva indefensión a las partes, o se han violado normas imperativas
de competencia, decretará la nulidad de las actuaciones y ordenará que se cumpla con
la formalidad o trámite pertinente y se reasuma el curso normal del proceso, según el
caso. Sólo cuando sea absolutamente indispensable devolverá el expediente al Juez
del conocimiento, con indicación precisa de las omisiones que deban subsanarse y se
indicará también la corrección disciplinaria que corresponda, si hubiere mérito para
ello.
Se considerarán como formalidades indispensables para fallar, la omisión del traslado
de la demanda, en los procesos que requieran este trámite; la falta de notificación del
auto ejecutivo; la omisión de señalamiento de fecha para audiencia en los casos en que
esté indicado este requisito, o el no haberse practicado la audiencia sin culpa de las
partes.
TÍTULO IX
MEDIOS EXCEPCIONALES DE TERMINACIÓN DE LOS PROCESOS
CAPÍTULO I
DESISTIMIENTO DEL ACTOR
Artículo 941. El actor puede desistir en forma expresa de la instancia o del proceso.
El desistimiento de la demanda no requiere la aprobación del demandado, cuando se
haga con anterioridad a la notificación de la demanda.
El desistimiento de la demanda, de la instancia o del proceso, no extingue el derecho.
Desistida la demanda, la instancia o el proceso, el término de prescripción se entiende
suspendido por el tiempo transcurrido entre la presentación de la demanda y el
desistimiento.
Artículo 942. Después de notificada la resolución que corre traslado de la demanda,
se requiere la conformidad del demandado para que el actor pueda desistir del proceso
o instancia condicional, total o parcialmente, en cualquier estado del proceso, con
anterioridad a la sentencia.
Cuando el desistimiento de la instancia afectare intereses de terceros, es necesaria su
admisión y la conformidad de éstos, además de la del demandado.
Artículo 943. Si se desistiere de la demanda principal, la de reconvención seguirá
adelante, cualquiera que sea su cuantía, y conozca de ella el mismo Tribunal; pero si
entre las dos hubiere tal relación que no sea razonable separar la una de la otra, el
desistimiento necesariamente debe comprender a ambas. Este punto lo decidirá el
Juez con audiencia de las partes, tramitando el asunto en la misma pieza del
expediente.
Artículo 944. No pueden desistir del proceso:
Los incapaces por sí o por sus representantes legales, salvo que el Juez los autorice
con conocimiento de causa;
Los curadores ad-litem, con la misma salvedad;
Los apoderados que no tengan facultad expresa para ello;
Los representantes del Estado.
CAPÍTULO II
CADUCIDAD DE LA INSTANCIA
Artículo 945. Cuando el proceso se encuentre paralizado por más de dos años, el
Juez, de oficio o a solicitud de parte, decretará la caducidad de la instancia.
El término se contará desde la notificación del último acto, diligencia o gestión y no
correrá mientras el proceso hubiere estado suspendido por acuerdos de las partes o por
disposición legal o judicial.
Interrumpe el término de la caducidad cualquier gestión de la cual haya constancia
escrita relacionada con el curso del expediente principal, o el trámite de un incidente
que influya en el curso del proceso, así como el tiempo que demore el expediente en el
despacho del Juez para resolver o decidir cualquier cuestión.
El impulso del proceso por uno de los litisconsortes beneficia a los restantes.
En firme el auto que declara la caducidad, se hará cesar el embargo que hubiere y se
cancelarán, por mandato del Tribunal, las inscripciones que por razón del proceso o
del embargo existieren en la Oficina del Registro.
Artículo 946. Es obligación del Secretario en cuya oficina radiquen los expedientes,
dar cuenta al Juez o Tribunal respectivo, luego que transcurra el término señalado en
el artículo 945 de este Código.
El Juez o Tribunal debe examinar el expediente y si del mismo resultare que se han
cumplido las condiciones legales previstas, decretará la caducidad de la instancia y
ordenará el archivo del expediente.
Artículo 947. No se produce la caducidad de la instancia por el transcurso del término
señalado en este Código, en los casos de ejecución de sentencia firme; ni cuando el
proceso esté pendiente de alguna resolución o actuación y la demora en dictarla sea
imputable al Juez o Tribunal.
Artículo 948. El auto que decrete la caducidad es apelable en el efecto suspensivo; el
que la niegue, es inapelable.
Artículo 949. La caducidad no opera de pleno derecho. Si el Tribunal no ha declarado
la caducidad, ni la parte interesada la ha solicitado y mediante gestión o actuación
posterior, precluirá la oportunidad de declararla.
Artículo 950. La caducidad de la instancia no entraña la extensión de la pretensión
que aún exista, pero el actor no podrá promover una nueva demanda por las mismas
causas hasta transcurridos seis meses contados a partir de la resolución que declare la
caducidad.
El término de la prescripción se entiende suspendido por el tiempo de la tramitación
del proceso caducado.
Artículo 951. Si por segunda vez entre las mismas partes y en ejercicio de la misma
pretensión ocurrieren las circunstancias mencionadas en el artículo 945, se declarará
extinguido el derecho pretendido.
Artículo 952. La caducidad de la instancia procederá únicamente en los procesos
comunes de carácter patrimonial.
En los juicios ejecutivos sólo se decretará el desembargo de los bienes o el
levantamiento del secuestro.
CAPÍTULO III
ALLANAMIENTO A LA PRETENSIÓN
Artículo 953. El demandado podrá allanarse a la pretensión del demandante en
cualquier estado del proceso anterior al fallo.
El Juez fallará conforme a derecho, salvo en aquellos procesos en que la ley prevea
expresamente la actuación de oficio, en cuyo caso el allanamiento carecerá de efectos
y continuará el proceso.
Artículo 954. No procederá el allanamiento:
Cuando el demandado no tenga capacidad dispositiva;
Cuando el asunto en sí mismo no sea susceptible de disposición de las partes;
Cuando el demandado sea una entidad de derecho público y su represente no tenga la
debida autorización;
Cuando del allanamiento se haga por medio de apoderado y éste carezca de facultad
para ello.
Artículo 955. El demandado que reconociere en su contestación deber alguna suma
líquida de dinero a otra obligación, o se allanare a una de las pretensiones, o si hubiere
transacción parcial, debe consignar la suma que crea deber. Si el demandado no
consignare la suma u obligación que reconoce adeudar, el Juez de inmediato dictará
una resolución mediante la cual ordenará el cumplimiento de la obligación
reconocida, y el proceso continuará por el resto de lo demandado.
Si el demandado pagare lo que reconoce adeudar en la forma y términos indicados en
el párrafo anterior, quedará exonerado de las costas y los intereses posteriores
correspondientes a lo pagado y su conducta puede ser apreciada por el Tribunal como
un indicio de acuerdo con las circunstancias del proceso.
Si el Juez ordenare el pago parcial, por falta de consignación oportuna de parte del
demandado, una vez ejecutoriada la resolución correspondiente, se seguirá el
procedimiento de ejecución de resoluciones, pero en cuaderno separado. Si la
resolución fuere apelada, se mantendrá en suspenso el recurso para que éste se surta
con el de la sentencia.
La consignación o el cumplimiento de la ejecución parcial de que trata este artículo,
produce el único efecto de liberar al demandado de responsabilidad ulterior por el
importe de la suma o cosa consignada.
TÍTULO X
PROCESOS DE CONOCIMIENTO
CAPÍTULO I
PROCESOS COMUNES
Sección Primera
Normas Generales
Artículo 956. Se regirán estos procesos por las siguientes disposiciones:
Toda persona que pretenda que se le reconozca algún derecho o que se declare la
existencia o la inexistencia de uno adverso a sus intereses, o la existencia o
inexistencia de una situación jurídica que le concierne o afecte, podrá pedirlo ante los
Tribunales de conformidad con las normas establecidas en este Código.
La gestión y la actuación se regirán por las disposiciones comunes de este libro, con
sujeción a las modificaciones que se establezcan.
Las actuaciones y diligencias judiciales en la práctica de pruebas y la substanciación
del proceso, se realizarán oralmente en audiencia pública, so pena de nulidad, salvo
los casos exceptuados en este Código.
No obstante lo preceptuado en este ordinal, el Juez de oficio o a petición de parte,
podrá ordenar que la audiencia se efectúe privadamente por razones de moralidad,
decoro o interés público. Su decisión en este caso será fundada e irrecurrible.
Tratándose de riesgo profesional, en los casos previstos en este Código, el Juez de
oficio o por denuncia de tercero, podrá adoptar las medidas que estime necesarias a fin
de que la parte interesada pueda hacer efectivos sus derechos, mediante los trámites
del proceso común.
Sección Segunda
Primera Instancia
Artículo 957. La demanda se ajustará a lo dispuesto en el Capítulo I del Título I y se
dará traslado de ella por tres días de término, acompañando copia del libelo o acta
correspondiente que se entregará al demandado en el momento de la notificación.
Si el empleador se abstuviera de corregir la contestación de la demanda en el término
de tres días, tal conducta podrá ser apreciada como un indicio en su contra, según la
circunstancias del caso. En este supuesto se señalará fecha para audiencia.
Artículo 958. Cuando el demandado presente demanda de reconvención, el Juez, si
fuere competente, la sustanciará simultáneamente con la demanda principal. En este
caso, se dará traslado de la contra demanda con término de tres días.
Artículo 959. Vencido el término de traslado, el Juez dispondrá de un término
máximo de quince días calendario dentro de los cuales determinará los hechos sujetos
a prueba, y señalará fecha y hora para que las partes, acompañadas de sus pruebas,
comparezcan en audiencia.
Entre el señalamiento y la fecha de audiencia no podrá haber menos de tres ni más de
cinco días, que se contarán a partir del día siguiente al cual se tenga por hecha la
notificación.
Este Artículo fue Modificado por el Artículo 62 de la Ley N° 44 de 12 de agosto
de 1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto de 1995.
Artículo 960. La parte que deseare citar testigos por medio del Tribunal, deberá
solicitarlo por escrito indicando el nombre y dirección de los mismos, con arreglo a lo
dispuesto en el artículo 823.
Artículo 961. Todo el que concurra a la audiencia a declarar como testigo, lo hará
bajo la gravedad del juramento.
Artículo 962. Todo lo actuado en las audiencias se hará constar en forma de acta
firmada por el Juez, las partes y el Secretario. Si alguno de ellos no quisiere firmar se
hará constar dicha circunstancia en el acta.
Artículo 963. El día y hora señalado se dará comienzo a la audiencia y se observará el
siguiente procedimiento:
Si alguna de las partes no concurriere, la audiencia se celebrará con la parte que
concurra;
Iniciada la audiencia, el Juez procurará conciliar a las partes.
Si una parte propusiere un arreglo y éste fuera aceptado por la otra, el avenimiento se
hará constar en acta, firmada por las partes y el Juez.
El Juez tendrá facultad para rechazar el acuerdo que estime que vulnera los derechos
que las leyes confieren a los trabajadores.
Si el arreglo fuere parcial, el Juez llevará adelante el proceso en la parte en que no
hubiere arreglo.
Si no hubiere conciliación se procederá a la celebración de la audiencia, del modo
siguiente;
El Juez comenzará por solicitar al demandante que presente sus pruebas.
Una vez hecho ésto, el demandado podrá objetarlas y, a continuación, propondrá sus
pruebas. En este último caso, el demandante podrá también objetar las presentadas por
el demandado. El Juez podrá rechazar, en el acto, las que estime manifiestamente
inconducentes, reservándose para la sentencia la apreciación de las restantes;
Concluída la presentación de pruebas, cada parte podrá proponer, por una sola vez,
contra pruebas;
Los testigos deberán estar presentes en el Tribunal al momento de ser aducidos y
declararán en el orden que establezca el proponente;
Se examinarán, primeramente, los testigos del demandante y a continuación los del
demandado. Al terminar la recepción de la prueba testimonial, el Juez practicará, acto
continuo, las demás pruebas si fuere posible;
En caso contrario señalará, de inmediato, fecha futura para la práctica de las mismas;
El Juez, por si mismo, practicará las pruebas y dirigirá las interpelaciones o
interrogatorio de las partes. Los testigos serán interrogados separadamente, de modo
que no se enteren de lo dicho por los demás. Si resultare indispensable un nuevo
señalamiento de audiencia, se hará en lo posible, para el día o los días inmediatamente
siguientes.
Artículo 964. El Tribunal podrá comisionar, sin costo para las partes, a cualquier
funcionario judicial o a la autoridad política o de trabajo de determinada localidad,
para que reciba declaraciones de testigos residentes en lugares lejanos de su
jurisdicción y acompañará copia del interrogatorio o contra interrogatorio.
El comisionado quedará obligado a remitir al Juez comitente, sin pérdida de tiempo,
las actas originales, en que hará constar la diligencia practicada para cumplir la
comisión recibida.
Artículo 965. Si los testigos residen en la jurisdicción territorial de otro Juez seccional
de trabajo, se librarán de oficio los exhortos correspondientes.
No obstante, si se tratare de un caso urgente, el Juez también podrá hacer uso de la
facultad que le otorga el primer párrafo del artículo anterior.
Artículo 966. Los funcionarios, las partes y las demás personas presentes en la
audiencia tienen la obligación de observar en todo momento seriedad y compostura so
pena de multa, que será impuesta en el acto, por el Juez. Dicha multa no será menos
de diez, ni mayor de veinticinco balboas, a favor del Tesoro Nacional.
Este Artículo fue Modificado por el Artículo 63 de la Ley N° 44 de 12 de agosto
de 1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto de 1995.
Artículo 967. Sólo se permitirá el aplazamiento de la audiencia una sola vez por cada
parte, y se realizará sin necesidad de nueva resolución, al día siguiente de la fecha
aplazada, con cualquiera de las partes que asista.
En caso de incapacidad por varios días, que no podrán ser mayor de tres, se celebrará
la Audiencia al día siguiente del vencimiento, sin necesidad de nueva resolución.
Si superase los tres días, se nombrará defensor de oficio; si se tratara del apoderado
del trabajador; o defensor de ausente, si se tratase del abogado del empleador.
De no celebrarse la audiencia por ausencia injustificada de las partes, el Juez
procederá a resolver con la constancia de autos, sin perjuicio de las sanciones
correspondientes.
Artículo 968. El Juez declarará, de oficio, inevacuables las pruebas que no se reciban
en la audiencia o dentro del término improrrogable que para su recepción se haya
comisionado a otro funcionario. No podrá declararse inevacuable la prueba no
recibida en tiempo por culpa del despacho.
Artículo 969. Puesto el proceso en estado de dictar sentencia, y antes de dictarla, si el
Juez abrigase duda razonable, deberá ordenar, en resolución motivada de carácter
irrecurrible, que se realice alguno o algunos de los siguientes actos:
El interrogatorio de los propios litigantes;
La aportación de documentos de cualquier clase;
Dictamen de peritos;
Inspección judicial por el Tribunal;
La recepción de los testimonios mal denegados o que no se llegaron a practicar, o que
hubieren sido defectuosamente practicados, o cuyas declaraciones susciten dudas o de
cualquier persona cuyo nombre aparezca mencionado en el proceso;
Informes;
Incorporación al expediente de cualquier resolución ejecutoriada que se encuentre en
el Despacho que sea de interés para el proceso;
Y cualquier otra diligencia que estime conveniente.
Estos actos probatorios podrán ser complementarios de los de la misma clase, que ya
se hubieran practicado a instancias de las partes.
Artículo 970. Clausurada la audiencia el Juez en el acto podrá proferir y notificar la
sentencia. Si no estimare conveniente decidir en la misma audiencia, lo declarará así y
fallará dentro del término legal.
Artículo 971. El término para pedir adición del fallo o aclaración de los puntos
oscuros del mismo o modificación de réditos, perjuicios o costas, será de tres días.
Dicha solicitud debe referirse sólo a la parte resolutiva. El error aritmético puede
corregirse en cualquier tiempo.
Sección Tercera
Segunda Instancia
Artículo 972. Los Tribunales Superiores conocerán en segunda instancia de las
resoluciones de los jueces de primera instancia susceptibles de apelación y que hayan
sido recurridas.
Artículo 973. Las partes no pueden solicitar al Tribunal la práctica de pruebas no
pedidas ni practicadas en la primera instancia. Cuando en la primera instancia se
hubiere negado indebidamente o dejado de practicar las pruebas, a petición de parte en
el escrito de lista o de oficio puede el Tribunal decretar su práctica, como también las
demás que a su prudente arbitrio considere necesarias para resolver la apelación o la
consulta.
Artículo 974. Las pruebas solicitadas en tiempo en la primera instancia, practicadas o
agregadas posteriormente servirán para ser consideradas por el Superior cuando el
expediente llegue a su estudio por apelación o consulta.
Artículo 975. La sentencia de segunda instancia se notificará por edicto y quedará
ejecutoriada tres días después de su notificación.
Artículo 976. Cuando dos o más litigantes formen una sola parte, y únicamente
alguno o algunos hacen uso de recurso, el fallo favorable que se pronuncie aprovecha
a todos los que se encuentran en idénticas situaciones.
Artículo 977. La sentencia de segunda instancia sólo admite recurso de casación, con
arreglo a lo dispuesto en el Capítulo IV, del Título VIII, de este Libro. Admite
también aclaración de los puntos obscuros de la parte resolutiva, ampliación o
modificación de frutos, réditos, perjuicios o costas, cuando revoque la sentencia de
primera instancia.
CAPÍTULO II
PROCESO DE REINTEGRO
Artículo 978. En caso de despidos que viole el fuero sindical, el afectado acudirá a la
Dirección General o Regional de Trabajo con prueba, al menos indiciaria, de la
relación laboral, para solicitar que se reconozca su derecho al reintegro inmediato.
Las autoridades administrativas tendrán la obligación de expedir la resolución que
ordene dicho reintegro, dentro de un plazo no mayor de dos horas continuas, contadas
a partir del momento en que formule la solicitud. El empleador que desconozca dicha
orden incurrirá en desacato, y estará obligado a pagar los salarios que hubieren
vencido, desde el momento del despido no autorizado hasta la fecha del reintegro del
trabajador.
Este Artículo fue Modificado por el Artículo 64 de la Ley N° 44 de 12 de agosto
de 1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto de 1995.
Artículo 979. En los casos de maternidad, de desmejoramiento de personas
amparadas por el fuero sindical, o de miembros de sindicatos en formación, o de
cualquier trabajador que para su despido requiere trámite jurisdiccional previo, se
seguirá el procedimiento señalado en este Capítulo.
Artículo 980. Presentada la solicitud, el Tribunal se constituirá en sesión permanente.
El Juez dictará el mismo día mandamiento de reintegro, cuando procediere, que será
notificado al empleador de inmediato y surtirá efectos desde el momento en que se
dicte.
El mandamiento de reintegro, incluirá cuando procediere, el pago de los salarios
caídos. Dicho pago se hará efectivo vencido el término de tres días de que trata el
artículo siguiente, sin que el empleador hubiere promovido la respectiva impugnación.
Por medio de la Sentencia de 21 de marzo de 1997, el Pleno de la Corte Suprema
de Justicia declara que este artículo es Constitucional. Aparece en el Registro
Judicial de marzo de 1997..
Artículo 981. El empleador puede impugnar el mandamiento dentro de los tres días
siguientes a su notificación, en cuyo caso se seguirán los trámites del proceso
abreviado de trabajo. En este sólo se resolverá respecto a la existencia de la relación
de trabajo, del despido o del fuero.
Artículo 981-A. La impugnación no suspende el cumplimiento de la orden de
reintegro, salvo que se fundamente en que la terminación se debió a vencimiento del
plazo o conclusión de la obra, y siempre que con la impugnación se acompañe un
ejemplar del contrato escrito de trabajo, en el que conste la duración temporal de la
relación laboral.
En estos casos, y en todos los demás, en que la impugnación se fundamente en la
terminación por vencimiento del plazo o conclusión de la obra, el trabajador podrá
alegar y probar respecto de la ineficacia del pacto de duración temporal.
Este Artículo fue Adicionado por el Artículo 65 de la Ley N° 44 de 12 de agosto
de 1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto de 1995.
Artículo 982. La sentencia que resuelva el juicio abreviado mantendrá la
inamovilidad o revocará la misma, según proceda.
Artículo 983. A este proceso no se acumulará solicitud de autorización de despido,
cuaderno de excepciones, reconvenciones, incidentes, peticiones ni procesos de otra
naturaleza.
CAPÍTULO III
PROCESO DE NULIDAD
Artículo 984. En la jurisdicción de trabajo sólo puede proponerse proceso de nulidad
contra las sentencias o los autos definitivos, cuando no se haya notificado la demanda
al demandado en los casos en que la Ley exigiere la notificación, y se advierta que
como resultado de esa omisión la parte no ha sido oída en el proceso.
Artículo 985. La interposición de un proceso de nulidad no suspende la ejecución de
la resolución que se impugna ni el trámite de la misma.
Artículo 986. No procederá la nulidad cuando el vicio haya sido debatido en el
proceso cuya nulidad se pida.
Artículo 987. El proceso de nulidad sólo procede cuando se trata de resolución
ejecutoriada.
Artículo 988. El proceso de nulidad es privativo de la judicatura laboral.
Artículo 989. Cuando el resultado del proceso de nulidad le sea adverso al
demandante, éste será condenado al pago de una suma equivalente al doble de las
costas señaladas en este libro tomando como base el total del monto que fue
condenado en el proceso cuya nulidad se pide.
Artículo 990. La sentencia es apelable en el efecto suspensivo.
CAPÍTULO IV
PROCESO ABREVIADO
Artículo 991. En cualquier caso en que las normas substanciales exijan una
autorización judicial previa para despedir o adoptar cualquier otra medida que afecte a
un trabajador; en casos de reintegro a que se refiere el artículo 218, o en cualquier otro
asunto para el cual la Ley disponga un trámite abreviado o sumario, se aplicarán las
disposiciones sobre procesos comunes, sujetas a las siguientes normas especiales:
Una vez se presente la demanda, el mismo día será repartida y acogida;
Todas las notificaciones se harán por edicto, salvo la de la demanda a la parte
demandada, que será personal;
Sólo se admitirá como causal de impedimento o de recusación, tener el Juez interés en
el proceso o parentesco con la parte o su apoderado o tener enemistad pública con la
propia parte;
La falta de contestación de la demanda por parte del trabajador, no constituye indicio
en su contra;
No se admitirán acumulación de procesos, incidentes, reconvenciones, ni
articulaciones de ningún género;
La prueba documental se presentará o aducirá con la demanda o con la contestación,
salvo que hubiere justo motivo para presentarla en la audiencia;
Concluida la audiencia se fallará y se notificará la decisión en el mismo acto a las
partes. Si quedare pendiente únicamente la prueba documental o la de informes, y ésta
no fuere esencial, se fallará el negocio prescindiendo de ella, sin perjuicio de que
dicha prueba sea agregada y considerada en la segunda instancia;
Si las partes no concurren a la audiencia, el Juez decidirá en el acto, teniendo en
cuenta los elementos de juicio que obren en el proceso, salvo que disponga practicar
pruebas de oficio;
El Juez requerido deberá conocer de la acción, aún cuando las normas sobre
competencia engendraren dudas razonables;
En caso de apelación, el mismo día del recibo del expediente por el superior se
repartirá, se acogerá y se fijará el edicto que notifica la providencia de lista; y,
En la misma providencia que ponga en conocimiento de las partes el reingreso del
negocio el Juez ordenará que se cumpla lo resuelto por el superior.
CAPÍTULO V
DEBERES DE LOS JUECES EN LOS PROCESOS DE CONOCIMIENTO
Artículo 992. Son deberes del Juez:
Dirigir el proceso, velar por su rápida solución, adoptar las medidas conducentes para
impedir su paralización y procurar la mayor economía procesal;
Emplear los poderes que este Código conceda, para evitar nulidades, sanear el
proceso, verificar las afirmaciones de las partes impedir actos contrarios a la lealtad y,
probidad procesal;
Rechazar de plano cualquier solicitud que sea notoriamente improcedente o que
implique una dilación manifiesta.
CAPÍTULO VI
COSA JUZGADA
Artículo 993. Las sentencias ejecutoriadas dictadas en los procesos de conocimiento
hacen tránsito a cosa juzgada.
TÍTULO XI
PROCESO EJECUTIVO
CAPÍTULO I
NORMAS GENERALES
Artículo 994. Es exigible por la vía ejecutiva el cumplimiento de toda obligación
originada en una relación de trabajo, cuando dicha obligación conste:
En acto o documento que provenga del deudor o de un causante, y que fuere
reconocido o aceptado;
En acto o documento suscrito por el deudor o causante ante cualquier autoridad
administrativa o judicial de trabajo o ante cualquier funcionario público, trátase de
documento original o de copia autenticada; y,
En acto o documento que contenga una decisión judicial o arbitral ejecutoriada, o que
emane de cualquier otra autoridad competente.
Artículo 995. Recibida la demanda, el Juez resolverá si el título presta mérito
ejecutivo y en el mismo auto negará o librará el mandamiento. En este último caso, en
el mismo auto y previa denuncia de bienes, decretará inmediatamente el embargo de
bienes suficientes para asegurar el pago de lo debido y de las costas.
Artículo 996. El auto que libre mandamiento de pago por la vía ejecutiva no es
apelable. La parte ejecutada podrá introducir excepciones, con arreglo a lo dispuesto
en este Título.
Artículo 997. El auto que niegue la ejecución es apelable. En este caso, el Tribunal
Superior fijará en lista el proceso por el término de tres días. El superior resolverá
sobre la pretensión ejecutiva, y, en caso de proceder, librará él mismo mandamiento
de pago y sin más trámites lo devolverá al Juzgado de origen para su notificación.
Artículo 998. Si propuesto un proceso ejecutivo no se pudiere requerir en forma legal
a la persona que deba reconocer el documento, el demandante podrá previo informe
secretarial, presentar escrito transformando su demanda en proceso plenario
abreviado, y en esta vía se continuará el proceso. Lo mismo podrá hacer si el deudor
no reconociere como suya la firma, pero en este caso deberá presentar su escrito
dentro de los seis días siguientes al día en que pudieren ser citados o negaren la firma.
Lo dispuesto en este artículo se aplicará también cuando siendo varios los llamados a
reconocer el documento, uno o más de ellos no pudieren ser citados o negaren la
firma.
Artículo 999. Sin perjuicio de la ejecución que se hubiere librado, el demandante
podrá transformar el proceso ejecutivo en plenario abreviado contra los que hubieren
sido citados o no hubieren reconocido su firma. Con este fin, el demandante
presentará su libelo de demanda dentro de los seis días de que trata el artículo anterior
pidiendo, entre otras cosas, que a ella se agregue copia pertinente de la actuación en el
proceso ejecutivo.
La tramitación del plenario abreviado continuará en el mismo Tribunal y en ambos
procesos se hará referencia al otro, y cualquier abono que se hiciere al acreedor en un
proceso se anotará en el expediente del otro proceso para evitar que el acreedor cobre
más de lo que se adeude en total.
Artículo 1000. Siempre que se pida ejecución en virtud de un documento que de
derecho a intereses sobre la suma por la cual se ha otorgado, bien por convención o
por disposición de la Ley, y el ejecutante reclame el pago de ellos, la ejecución se
librará por el principal, los intereses vencidos y los que se devenguen hasta el día en
que se verifique el pago.
CAPÍTULO II
NOTIFICACIÓN DEL AUTO EJECUTIVO
Artículo 1001. El Juez del conocimiento, cuando proceda por sí o el comisionado, en
su caso, sin perjuicio de las disposiciones especiales, tiene los deberes siguientes:
Notificar el auto ejecutivo personalmente al deudor o a un apoderado suyo
debidamente constituido, diligencia que firmarán el Juez, el notificado, o un testigo en
vez de éste, si no supiere, no quisiere o no pudiere firmar, y el Secretario;
Exigir del deudor, en el acto de la notificación, que pague o cumpla lo que se le
demande de conformidad con lo dispuesto en el auto ejecutivo;
Exigir del deudor cuando lo solicitare el ejecutante, en caso de no pagar, que declare
bajo juramento si tiene o no bienes para el pago de lo que se le demanda y las costas
del proceso, y cuales presenta al efecto;
Embargar en el acto los bienes que presente el deudor o denuncie el acreedor,
depositarlos y hacerlos evaluar. Si se tratare de bienes inmuebles, sólo serán
depositados cuando el acreedor lo pida.
Por medio de la Sentencia de 3 de junio de 1986, el Pleno de la Corte Suprema de
Justicia declara que este Artículo es Constitucional. Aparece en el Registro
Judicial de junio de 1986.
Artículo 1002. La vía ejecutiva podrá prepararse:
Solicitando al ejecutado que reconozca la firma cuando el documento sea privado y
requiere reconocimiento;
Reconocida la firma, el documento presta mérito ejecutivo, aunque se hubiere negado
su contenido. Si el ejecutado negare la firma, el ejecutante podrá, mediante cotejo de
firma y otras medidas, comprobar la autenticidad del documento;
Si un documento prestare mérito ejecutivo, pero no estableciere una suma líquida, el
ejecutante podrá en la etapa de la ejecución establecerla;
Artículo 1003. Cuando se trate de obligaciones alternativas cuya elección
corresponda al empleador, el ejecutante podrá solicitar al Juez que le requiera al
empleador, para que la haga, y apercibiéndole que, de no hacerla, el propio Juez la
hará, o por quien corresponda, de conformidad con el contrato o con la ley.
Artículo 1004. Si se hiciere el pago de la deuda principal, intereses y costas, en el acto
del requerimiento, el Juez por medio de proveído de mero obedecimiento mandará
entregar al actor la suma satisfecha y declarará terminado el proceso. En este caso, las
costas serán reducidas a la tercera parte.
Artículo 1005. Cuando se embarguen créditos pertenecientes al ejecutado, se intimará
al deudor de éste que el pago debe hacerlo en el Tribunal. Si en el momento de
hacerse la intimación al deudor, estuviere en mora, o se constituyere en mora después,
el Juez, a solicitud de cualquiera de las partes, nombrará un comisionado, que deberá
ser abogado en ejercicio, para que cobre el crédito y lo entregue al Tribunal. El que
pida el nombramiento estará obligado a adelantar lo necesario para que el
comisionado cumpla su cometido.
Artículo 1006. El embargo de las acciones nominativas en sociedades anónimas o en
cualquier otro tipo de sociedades, se verificará mediante la aprehensión del respectivo
certificado que se notificará a la sociedad o al agente de transferencia. En caso de que
el ejecutante lo solicitare, bastará que se notifique el embargo a la sociedad o al agente
de transferencia. La sociedad o el agente de transferencia notificado, dentro de los seis
días siguientes, a más tardar, avisará al Tribunal respecto al cumplimiento de la orden.
Artículo 1007. En el auto de embargo, el Juez debe señalar la suma que ordene pagar
y nombrará un depositario, si fuere el caso. Si en la resolución se comprenden bienes
inmuebles, se comunicará la orden inmediata al Director del Registro Público para los
fines del Código Civil.
CAPÍTULO III
EXCEPCIONES
Artículo 1008. Dentro de los seis días siguientes a la notificación del mandamiento
ejecutivo, puede el ejecutado proponer las excepciones que crea le favorezcan pero no
se suspenderá la práctica de las diligencias ejecutivas, las cuales deben adelantarse
hasta poner el proceso en estado de dictar auto de remate, para aguardar la decisión
sobre las excepciones que se hayan propuesto.
Artículo 1009. Si el auto ejecutivo se notificare por medio del Tribunal comisionado,
los seis días para proponer excepciones se contarán desde que el despacho librado
regrese al Tribunal del conocimiento, debiendo el Secretario anotar esta fecha en el
expediente. Si así no lo hiciere, será responsable de los perjuicios que puedan
sobrevenir a las partes.
Artículo 1010. Las excepciones se harán valer por medio de incidente.
Artículo 1011. El ejecutado puede promover, como excepción, la carencia o
inhabilidad de título, la falsedad del mismo, o cualquier otro hecho que legalmente
determine si la ineficacia del título en que se funda la ejecución.
Si hubiere reconocimiento expreso de la firma, no procederá la excepción de falsedad
de dicha firma.
La excepción de pago parcial o total puede oponerse en cualquier tiempo antes de
verificarse el remate; pero cuando se proponga después de vencido el plazo que señala
el artículo 1008, deberá acompañarse la prueba documental del pago. Sin tal
documento o prueba, la excepción será rechazada de plano.
Cuando la cuantía de la obligación no exceda de quinientos balboas, el pago puede
probarse por otros medios.
Cuando la ejecución tenga por base una resolución sea de Juez o de árbitros, las
excepciones han de fundarse en hechos ocurridos después de la fecha de tal decisión;
si se proponen en contra de lo dispuesto, el Juez las rechazará de plano.
Artículo 1012. Las excepciones seguirán en adelante el trámite de proceso abreviado
y la sentencia que se dicte hace tránsito a cosa juzgada.
Artículo 1013. Cuando en el proceso ejecutivo y antes de dictarse mandamiento de
pago, venciere algún nuevo plazo de la obligación en cuya virtud se procede, a pedido
del ejecutante podrá ampliarse la ejecución por su importe, sin que el procedimiento
se retrotraiga, y considerándose comunes a la ampliación los trámites que le hayan
precedido. Si con posterioridad al mandamiento de pago, vencieren nuevos plazos o
cuotas de la obligación, la ejecución podrá ser ampliada, pidiéndose que el deudor
exhiba dentro del sexto día los recibos correspondientes o documentos que acrediten
la extinción de la obligación, bajo apercibimiento de hacerse extensivo el auto a los
nuevos plazos y cuotas vencidas. Si el deudor no exhibiere recibos o documentos que
fuesen reconocidos por el ejecutante, o no se comprobase sumariamente su
autenticidad, se hará efectivo el apercibimiento sin recursos alguno.
Artículo 1014. Queda a salvo el derecho de terceras personas si prestan caución para
indemnizar a las partes, por los perjuicios que con su acción puedan ocasionarse, para
pedir, en cualquier tiempo, antes del remate que se levante el embargo de bienes,
alegando que tenían la propiedad de ellos con anterioridad al tiempo en que aquel se
hizo.
Junto con su solicitud, el tercero deberá presentar las pruebas en que la funde y el Juez
la resolverá de plano.
Artículo 1015. Si el deudor pagare su obligación inmediatamente o diera caución
suficiente que garantice a juicio del Juez el pago en forma satisfactoria, se decretará
sin más trámites el desembargo.
CAPÍTULO IV
REMATE
Artículo 1016. Cuando no se propongan excepciones o esté ejecutoriada la sentencia
que las decida contra el ejecutado, el Juez decretará el remate de los bienes
embargados.
Si no fuera el caso de remate de bienes, por tratarse de sumas de dinero, el Juez
ordenará que con ellas se pague al acreedor.
Artículo 1017. Si entre los bienes embargados se encontraren algunos de naturaleza
consumible, o susceptible de rápida depreciación, o si el costo de la custodia,
conservación o trámite de remate fuere desproporcionado a su valor, el Juez, a
petición de parte o de oficio, podrá ordenar su venta directa con arreglo a las
formalidades que él mismo determine, y el producto de la venta se mantendrá en
depósito en espera de las resultas del proceso si mediante apelación.
Artículo 1018. El remate lo llevará a cabo el Secretario del Tribunal del
conocimiento; pero puede comisionarse para tal efecto a la autoridad de trabajo o al
Juez Municipal del distrito donde se hallan los bienes, si estuvieran en lugar distante a
la sede del primero.
Artículo 1019. Se anunciará al público el día del remate, que no podrá ser antes de
cinco días después de la fecha de la fijación o de la última publicación del anuncio,
cualquiera que fuere la clase de bienes materia del remate.
En el mismo anuncio se hará constar que si no concurren al remate o si por suspensión
o cierre del despacho público, decretado oficialmente, no fuere posible verificar dicho
remate, éste se repetirá el día hábil siguiente dentro de las mismas horas, sin necesidad
de nuevo anuncio.
Artículo 1020. Los anuncios se harán por medio de carteles que se fijarán en lugares
públicos del lugar donde debe hacerse el remate, y en el distrito donde estén situados
los bienes si fuere distinto. Dichos avisos expresarán el día y hora del remate, los
bienes que hayan de venderse y la cantidad que servirá de base para el remate de cada
uno.
Los bienes inmuebles se determinarán por su situación, linderos y demás
circunstancias que los den a conocer con precisión y si estuvieren inscritos en el
Registro de la Propiedad, se indicará los datos pertinentes.
Los bienes muebles se determinarán en los anuncios, dándolos a conocer con la mayor
claridad y precisión posible.
Si en el lugar de la venta hubieran o circularen diarios o periódicos, también se
publicará el anuncio por dos veces en uno de ellos.
El deudor y acreedor podrán publicar en los diarios y periódicos, los avisos que
quieran y podrán valerse de cuantos medios lícito estén a su alcance para obtener
mayor precio por los bienes que se vayan a rematar.
Artículo 1021. Cuando los anuncios fueran desfijados, borrados o inutilizados de
cualquier otro medio para su lectura, el Juez sancionará el hecho como desacato.
Artículo 1022. El remate se verificará entre las nueve de la mañana y las doce en
punto del día. Serán admisibles las posturas desde el momento en que se abra el
remate hasta las once en punto de la mañana.
A esta hora se dará cuenta de las posturas que se hayan hecho y se oirán y anunciarán
las pujas sucesivas.
Artículo 1023. No es obligatorio esperar que el reloj marque las doce del día.
El funcionario rematador puede adjudicar provisionalmente los bienes en venta en
cualquier momento después de las once, siempre que lo estime prudente y que lo
anuncie al público en alta voz por tres veces consecutivas y no se hicieran mejores
ofertas.
El postor que no cumpla con las obligaciones que le impongan las leyes, pierde el diez
por ciento consignado, el cual acrecerá los bienes del ejecutado destinados para el
pago, y se entregarán al ejecutante como parte del pago de su acreencia, de
conformidad con la ley.
Por medio de la Sentencia de 26 de noviembre de 1991, el Pleno de la Corte
Suprema de Justicia declara que este Articulo es Constitucional. Aparece en el
Registro Judicial de noviembre de 1991.
Artículo 1024. Para obtener mayores ventajas en los remates de inmuebles,
cualquiera de las partes podrá pedir que se loteen los bienes, salvo el caso de que su
situación, o circunstancias especiales, hagan inconvenientes o perjudicial la división, a
juicio del Juez. Los bienes muebles deberán agruparse y calificarse de manera que
permita a los postores ofrecer por uno o cualquiera de los grupos.
La solicitud debe hacerse antes de que se señale fecha de remate. La respectiva
resolución no admite apelación, pero podrá reclamarse contra ella antes de la fijación
o publicación de los anuncios.
El Juez podrá, en los casos del primer inciso de este artículo ordenar la venta en
distintas fechas, y se suspenderá el o los remates cuando el precio obtenido alcanzare a
cubrir el crédito, intereses y costas, cuando resultare procedente.
Artículo 1025. En todo remate el postor deberá consignar, para que su postura sea
admisible, el diez por ciento de la cantidad señalada como base para el remate del bien
o bienes que pretende rematar.
Para hacer postura por su crédito, el propio ejecutante no necesita hacer consignación,
salvo cuando su crédito represente menos del diez por ciento de la base del remate. En
este caso, debe consignar la diferencia entre dicho diez por ciento y el monto del
crédito.
Artículo 1026. Cuando en la primera diligencia de remate no hubiere postura por las
dos terceras partes del avalúo, se señalará inmediatamente fecha para nuevo remate
que deberá verificarse, sin necesidad de anuncios, dentro de los cinco días siguientes
al que se escogió para el primer remate y en el que habrá postura libre.
Artículo 1027. En el caso a que se refiere el artículo anterior, las propuestas se pueden
hacer por la suma que el Tribunal señale como base del remate.
Artículo 1028. El remate se hará con todos los gravámenes que pesen sobre los bienes
objeto del mismo. Si hubiere algún acreedor con crédito vencido, cuyo domicilio se
desconozca, el remate también se verificará con ese gravamen y así se expresará en el
respectivo anuncio.
Artículo 1029. Si el producto del remate no cubriera la deuda y las costas, se mejorará
la ejecución con embargo de otros bienes del ejecutado, a solicitud del ejecutante. En
estos casos, se anunciará y procederá al remate de dichos bienes como queda dicho
para los primeros.
Artículo 1030. Si el comprador no cumpliere con lo de su cargo, el Juez decretará la
pérdida de la suma consignada que se entregará al ejecutante como parte del pago de
su acreencia y dispondrá que los bienes rematados no pongan de nuevo en subasta,
después de anunciados por cinco días consecutivos, en la forma señalada en el artículo
1019.
Artículo 1031. Si el postor rematare los bienes y cumpliere con sus obligaciones, se
imputará como parte del pago, el diez por ciento consignado.
Artículo 1032. Efectuado el remate de los bienes, el funcionario hará que se extienda
una diligencia en que se expresará la fecha del remate, los bienes rematados, el
nombre del rematante y la cantidad en que se haya rematado cada bien.
Esta diligencia la firmarán el Juez, el Secretario del Tribunal y el rematante. La copia
de esta diligencia constituirá título de dominio a favor del adquirente.
Si lo rematado fueren bienes inmuebles, su descripción se hará con los requisitos que
exige la Ley para la inscripción de títulos de dominio de inmuebles.
Artículo 1033. En la resolución que aprueba el remate, el Juez deberá ordenar que se
cancele la inscripción del embargo de la finca rematada y comunicará la orden de
cancelación al Registrador de la Propiedad, si fuere el caso.
Si la finca estuviere hipotecada se ordenará así mismo la cancelación de las hipotecas
que sobre ella pesen. Igual cancelación se ordenará si hubiere sido dada en anticresis;
pero no se cancelará arrendamiento cuyo título se halle debidamente inscrito; se
conservará la inscripción de este contrato hasta su extinción.
Artículo 1034. La copia de la diligencia de remate de bienes comprados en subasta
pública y de la resolución que apruebe dicho remate, registrada, cuando se trate de
bienes inmuebles, será suficiente título de propiedad a favor del comprador. Estas
copias deberán ser autenticadas por el Juez y su Secretario.
Artículo 1035. Cuando se establezca que se ha ejecutado un acto que tenga por objeto
el retiro de uno o más postores, el Juez impondrá al autor una multa de veinticinco a
cincuenta balboas, sin perjuicio de la acción penal que resulte procedente.
Artículo 1036. Cuando los bienes rematados sean acciones o efectos nominativos, en
la resolución aprobatoria del remate se ordenará que la sociedad expida nuevos títulos
y los inscriba a favor del ejecutante, con lo cual quedarán cancelados los extendidos
originalmente al ejecutado.
Artículo 1037. La resolución por la cual se aprueba el remate no es susceptible de
recurso alguno.
Artículo 1038. El comprador de bienes embargados deberá pagar al contado, dentro
de los tres días hábiles siguientes al de la adjudicación, el valor de los bienes que haya
rematado.
Artículo 1039. En cualquier tiempo, antes de adjudicarse provisionalmente el bien,
podrá el deudor librar sus bienes pagando principal, intereses y costas.
Después de adjudicado provisionalmente quedará la transmisión irrevocable.
Artículo 1040. En los remates el Secretario del Tribunal, en funciones de alguacil
ejecutor, practicará todas las diligencias judiciales. El Juez resolverá las cuestiones
que se susciten.
TÍTULO XII
PROCESO DE JUZGAMIENTO DE FALTAS
Artículo 1041. Los denuncios por infracciones a las disposiciones del presente
Código se harán ante los Tribunales de Trabajo por las personas perjudicadas, por los
Inspectores de Trabajo o por los funcionarios del ramo.
Artículo 1042. El denuncio o, en su caso, la acusación deberá hacerse ante el
respectivo Juez de Trabajo directamente o por medio de la autoridad política o de
trabajo más próxima.
Artículo 1043. El denuncio podrá hacerse por escrito o de palabra, personalmente o
por medio de apoderado especial que se constituirá, aun por simple carta poder y
deberá expresar, de modo claro y preciso, en cuanto fuere posible, los siguientes
datos:
Nombre completo y domicilio del denunciante y los de su apoderado, si compareciere
por medio de éste.
Relación circunstanciada del hecho, con expresión del lugar, año, mes, días y hora en
que ocurrió, junto con cualquier otro dato que sobre el particular interese.
Nombres y apellidos de los autores del hecho y los de sus cooperadores o cómplices,
si los hubiere, o las señas que mejor puedan darlos a conocer e iguales datos en
cuanto a los posibles perjudicados y a las personas que por haber estado presentes, o
por cualquier otro motivo, tuvieren conocimiento de la infracción cometida o pudieren
proporcionar algún informe útil a la investigación.
Todas las demás indicaciones y circunstancias que, a juicio del exponente, conduzcan
a la comprobación de la infracción a la determinación de su naturaleza o gravedad y a
la averiguación de las personas responsables.
Cuando se interponga por escrito, la firma del denunciante, y si no supiere escribir, la
de otra persona a su ruego, pero si fuere verbal, el funcionario que la reciba levantará
acta y consignará en ella los requisitos que expresen los incisos anteriores.
Artículo 1044. Si en el denuncio faltara alguno de los requisitos anteriores, el Juez de
trabajo lo hará complementar por medio de declaración del denunciante, en su
despacho, o por medio del funcionario a quien comisione, a fin de que el denuncio
siga su curso sin interrupción.
Artículo 1045. La acusación podrá hacerse personalmente o por medio de apoderado
que se constituirá aun por simple carta poder; pero se promoverá siempre por escrito y
deberá expresar:
Nombre completo y domicilio del acusador y los del apoderado, si compareciere por
medio de éste.
Nombre completo, profesión y oficio, domicilio o residencia o lugar donde trabaja el
acusado, e iguales datos en cuanto al ofendido. Si se ignoraren estas circunstancias se
hará la designación de uno y otro por las señas que mejor puedan darlos a conocer.
Relación circunstanciada del hecho, con expresión del lugar, año, mes, día y hora en
que se ejecutó si se pudiere y cualquier otro dato relativo a él.
Enumeración precisa de la prueba que rendirá para apoyar su acción.
La firma del acusador o de otra persona a su ruego, si no supiere o no pudiere firmar.
Enunciación de las normas legales que se estimen infringidas y el concepto en que lo
han sido.
La acusación sólo podrá ser propuesta por el agraviado o su representante legal, e
implica la facultad de intervenir en el proceso respectivo.
Artículo 1046. La acusación que adolezca de defectos de forma se tendrá, para los
efectos de la investigación, como un denuncio, sin perjuicio de la actuación de oficio,
conforme a lo dispuesto en el artículo siguiente.
Artículo 1047. Tan pronto un Juez de Trabajo tenga noticia de haberse cometido
dentro de su jurisdicción alguna infracción a las leyes de trabajo, procederá a la pronta
averiguación del caso, a fin de imponer sin demora la sanción.
Al efecto, podrá requerir el auxilio de las autoridades políticas o de trabajo de cada
localidad, para que estas levanten la información necesaria y le devuelvan las
diligencias una vez que estén listas para el fallo.
Artículo 1048. La tramitación del proceso sobre faltas será sustancialmente verbal y
sumario, en legajo separado para cada caso que ocurra.
Toda investigación comenzará por un auto-cabeza de proceso en que se hará constar:
Si se procede en virtud de denuncia o acusación o por reconocimiento personal;
El nombre y apellido del denunciante o acusador y los del sindicado si se supieren.
Cuando el Juez de Trabajo proceda por conocimiento personal se hará en el auto una
relación del hecho que origina la investigación.
Artículo 1049. A continuación del auto-cabeza del proceso, se recibirá indagatoria al
sindicado, y si este reconociere su falta, dentro de las veinticuatro horas siguientes a
aquella en que concluya la diligencia se fallará el negocio.
Si el indagado negare el hecho que se le atribuye, se practicará la investigación del
caso dentro del término improrrogable de diez días. Transcurrido este plazo, o
evacuadas las pruebas, se dictará la sentencia dentro de los dos días subsiguientes, con
lo que conste en el proceso.
Artículo 1050. El indagado puede, en la misma indagatoria o dentro de las
veinticuatro horas siguientes, proponer verbalmente o por escrito sus pruebas de
descargo, las cuales serán recibidas sin demora en audiencia pública, siempre que
fueren pertinentes y no entorpezcan el curso regular del juzgamiento.
Artículo 1051. En materia de faltas contra las leyes de trabajo no se suspenderá la
jurisdicción por impedimento o recusación, ni por la excepción o declaratoria de
incompetencia que se formule.
Cuando surja uno de estos incidentes y el Tribunal de trabajo que conoce del
juzgamiento debe remitir a otra autoridad judicial el expediente, para la decisión del
impedimento o de la declaratoria de incompetencia, dejará testimonio de las piezas
que juzgue indispensables para continuar válidamente recibiendo las pruebas o
levantando la información que proceda.
Sin embargo, se abstendrá de dictar sentencia hasta tanto se resuelva la incidencia.
Artículo 1052. En materia de faltas contra las leyes de trabajo sólo la sentencia de
primera instancia será notificada personalmente al procesado y al acusador cuando lo
hubiere.
El reo o su defensor y el acusador o su apoderado, podrán apelar en el acto de hacerles
saber el fallo. Sin embargo, cuando el denunciante hubiere sido un funcionario del
ramo, el fallo será consultado con el superior inmediato del Juez que decidió el asunto.
Si hubiere apelación el recurso se surtirá ante el Tribunal Superior de Trabajo
respectivo, a quien se enviarán inmediatamente las diligencias originales.
Artículo 1053. Recibido el expediente por el superior, se fijará en lista por tres para
que el recurrente o las partes, según el caso, aleguen lo que estimen conveniente.
Artículo 1054. Vencido el término de lista el Tribunal superior dictará su fallo. En
caso de consulta el Tribunal decidirá sin más trámite, con lo que conste en el proceso.
Artículo 1055. En los procesos por juzgamiento de faltas, no habrá prisión preventiva.
Sin embargo, el Juez de la causa podrá sancionar como desacato la desobediencia del
procesado o su renuncia a cumplir las disposiciones del Juez.
Artículo 1056. El que fuere encontrado culpable por infracción de las leyes de
trabajo, será sancionado de acuerdo con las disposiciones de este Código.
Artículo 1057. Las sanciones se aplicarán sólo contra quien resulte culpable y en el
caso de que fueren varios los culpables se impondrán separadamente a cada infractor.
No obstante, si se tratare de infracciones cometidas por un sindicato, la multa se
impondrá sólo a la organización social de que se trate; y si la culpable fuera una
compañía, sociedad o institución pública o privada, la sanción se aplicará a la
respectiva sociedad o institución o a quien figure como patrono, director, gerente o
jefe de la empresa, establecimiento, negocio o lugar donde el trabajo se preste si, en
este último caso, se comprueba que estos actuaron contraviniendo disposiciones
expresas de la respectiva sociedad o institución.
Artículo 1058. Para el cobro de las multas los Jueces de Trabajo pasarán una
comunicación a la Dirección Regional de Ingresos para que sea cubierta dentro de los
diez días siguientes a la mencionada comunicación. Vencido este término sin que la
multa haya sido pagada, la Administración Regional de Ingresos comunicará esa
circunstancia al Juez de la causa quien convertirá la multa en arresto a razón de un día
por cada diez balboas o fracción de diez o sancione el hecho como desacato, conforme
a lo dispuesto en el siguiente Título, según resulte procedente.
Cuando la multa se hubiere satisfecho, la Administración Regional de Ingresos lo
comunicará al funcionario que impuso la sanción para que sea anotado en el
expediente respectivo.
Artículo 1059. La resolución del Juez que convierte la multa en arresto o sanciona la
mora en el pago de la multa como desacato en los casos a que se refiere el primer
párrafo del artículo anterior, no admite recurso alguno. Sin embargo, queda a salvo el
derecho del sancionado a probar, en cualquier tiempo, con la presentación del recibo o
liquidación correspondiente, que la multa fue pagada total o parcialmente.
Artículo 1060. Para la responsabilidad pecuniaria por daños y perjuicios provenientes
de la comisión de una falta contra las leyes de trabajo o por razón de ella, podrá
intentarse, por separado, ante Tribunal competente, la acción civil, pero el ejercicio de
ésta quedará suspenso hasta que se haya fallado definitivamente el proceso a que se
refiere este Capítulo.
Artículo 1061. El procedimiento consignado en el presente Capítulo es sin perjuicio
de la facultad que tiene el Juez de Trabajo de imponer, directamente él mismo,
sanciones cuando en el curso de un proceso, advierta que se ha incurrido en
violaciones a la ley de trabajo.
TÍTULO XIII
DESACATO
Artículo 1062. Sin perjuicio de las normas previstas en este Código, o en cualquier
otra ley sobre apremio corporal por desacato el Juez podrá, en lugar del apremio
corporal, imponer sanciones pecuniaria compulsivas y progresivas tendientes a que se
cumplan sus mandatos y órdenes, cuyo importe será a favor del litigante afectado por
el incumplimiento.
Las condenas se graduarán en proporción al caudal económico de quien deba
satisfacerlas y podrán ser dejadas sin efecto, o ser objeto de reajuste, si el afectado
justifica parcial o totalmente la causa o causas de su renuncia o resistencia.
TÍTULO XIV
NORMAS ESPECIALES
Artículo 1063. En los procesos iniciados antes del 2 de abril de 1972, los recursos
interpuestos, la práctica de las pruebas decretadas, los términos que hubieren
comenzado a correr, los incidentes en curso y las notificaciones que se estén surtiendo,
se regirán por las leyes vigentes cuando se interpuso el recurso, se decretaron las
pruebas, empezó a correr el término, se promovió el incidente o principió al surtirse la
notificación.
LIBRO V
DISPOSICIONES FINALES
Artículo 1064. Para los efectos de la vigencia y aplicación de este Código, se tendrán
en cuenta las siguientes normas especiales:
Las multas que impongan las autoridades y Tribunales de Trabajo, salvo disposición
específica que indique lo contrario, serán a favor del Tesoro Nacional.
En los casos de violaciones de las normas de este Código y otra disposición legal de
carácter laboral que no tengan señalada sanción específica, se impondrá al empleador
o a la persona responsable una multa de veinticinco a doscientos balboas por el
Ministerio de Trabajo y Bienestar Social, o los Tribunales de Trabajo.
Se crea, a partir del 1 de enero de 1974, la Corte de Casación Laboral, con sede en la
ciudad de Panamá y jurisdicción en todo el territorio nacional.
La Corte de Casación Laboral estará compuesta por tres Magistrados nombrados por
el Órgano Ejecutivo y escogidos así:
Uno, de las listas que presenten las organizaciones sociales de empleadores; otro, de
las listas que presenten las organizaciones sociales de trabajadores, y el último
escogido libremente por él mismo.
Las listas de que habla este artículo deberán contener no menos de cinco nombres ni
más de diez e incluirán también igual número de candidatos a suplentes.
Entre sus funciones estará la de conocer del Recurso de Casación Laboral. El Órgano
Ejecutivo queda facultado para reglamentar las demás funciones y la organización de
la Corte de Casación Laboral. Mientras entre en vigencia esta norma, la Sala Tercera
de la Corte Suprema de Justicia conocerá del recurso de casación laboral y de
cualesquiera otro asunto que en este Código se atribuya a la Corte de Casación
Laboral.
A partir de la vigencia de este Código, los Tribunales Superiores de Trabajo de
Distrito Judicial serán dos; uno en el primer Distrito Judicial y uno en el Segundo
Distrito Judicial y conforme a la siguiente clasificación:
Primer Distrito Judicial, con sede en la ciudad de Panamá, cuya jurisdicción
comprende las provincias de: Panamá, Colón, Bocas del Toro, Darién, y la Comarca
de San Blas; Segundo Distrito Judicial, con sede en la ciudad de Santiago de
Veraguas, cuya jurisdicción comprende a las provincias de: Chiriquí, Coclé, Herrera,
Los Santos y Veraguas.
El Órgano Ejecutivo queda facultado para reglamentar la organización y funciones de
los Tribunales Superiores.
Sin perjuicio de lo que se dispone en el ordinal 6 de este artículo, a partir de la fecha
que se fije mediante Decreto del Órgano Ejecutivo, se dividirá el territorio nacional en
Las Secciones y con los Juzgados Seccionales siguientes:
Primera Sección: Comprende la Provincia de Panamá, donde habrá cinco Juzgados;
el Primero, Segundo, Tercero y Cuarto con sede en la ciudad de Panamá y con
jurisdicción en los Distritos de Panamá, Distrito Especial de San Miguelito, Arraiján,
Balboa, Taboga, Chepo y Chimán; el Quinto, con sede en La Chorrera y con
jurisdicción en los Distritos de La Chorrera, Capira, Chame y San Carlos.
Segunda Sección: Comprende la Provincia de Colón y la Comarca de San Blas,
donde habrá dos Juzgados, ambos con sede en la ciudad de Colón.
Tercera Sección: Comprende la Provincia de Chiriquí, en donde habrá tres Juzgados;
El Primero con sede en David y con jurisdicción en los Distritos de David, Dolega,
Boquete, Remedios, Gualaca, San Félix, San Lorenzo y Tolé; El Segundo con sede en
Puerto Armuelles y con jurisdicción en los Distritos de Barú y Distrito Especial de
Renacimiento; El Tercero con sede en Concepción y con jurisdicción en los distritos
de Bugaba, Alanje y Boquerón.
Cuarta Sección: Comprende la Provincia de Coclé, donde habrá dos Juzgados; el
Primero con sede en Aguadulce y con jurisdicción en los distritos de Aguadulce y
Natá, y el Segundo con sede en Penonomé y con jurisdicción en los distritos de
Penonomé, Antón, La Pintada y Olá.
Quinta Sección: Comprende la Provincia de Bocas del Toro, donde habrá un
juzgado, con sede en Changuinola.
Sexta Sección: Comprende la Provincia de Herrera, donde habrá un Juzgado, con
sede en la ciudad de Chitré.
Séptima Sección: Comprende la Provincia de Veraguas, donde habrá un Juzgado con
sede en la ciudad de Santiago de Veraguas.
Octava Sección: Comprende la Provincia de Los Santos, donde habrá un Juzgado,
con sede en Las Tablas.
Novena Sección: Comprende la Provincia de Darién, donde habrá un Juzgado con
sede en La Palma.
La Corte de Casación Laboral puede trasladar la sede de los juzgados Seccionales,
dentro de su respectiva Sección, por razones de demostrada conveniencia.
Se crean, a partir de la vigencia de este Código, los siguientes Juzgados Seccionales
de Trabajo: Juzgado Cuarto de Trabajo de la Primera Sección, con sede en la ciudad
de Panamá, y Juzgado Segundo de Trabajo de la Segunda Sección, con sede en la
ciudad de Colón.
Sin perjuicio de lo dispuesto en los ordinales anteriores de este artículo, se mantiene la
vigencia del Decreto de Gabinete Nº 221 de 18 de noviembre de 1971, y
provisionalmente, la de las Secciones Primera, Segunda, Cuarta y
Quinta del Capítulo I, Título I, Libro II, de la Ley 67 de 1947.
Artículo 1065. Los descuentos sobre salarios autorizados e iniciados de conformidad
con las leyes anteriores a la vigencia de este Código, podrán continuar efectuándose
hasta el monto previamente fijado en la respectiva orden u autorización. Se exceptúan
los descuentos por secuestro, embargo y transacción judicial, que deberán ajustarse a
las prescripciones de este Código.
Artículo 1066. Las confederaciones y Centrales de Trabajadores y las Federaciones
no afiliadas a ninguna confederación o central, constituirán un Consejo Nacional de
Trabajadores, con carácter consultivo, cuyas funciones reglamentará el Órgano
Ejecutivo, sin perjuicio de la reglamentación que para su régimen interno aprueben las
organizaciones que lo integren.
El Consejo Nacional de Trabajadores elaborará las ternas de las cuales se designarán
los delegados obreros a la Conferencia de la Organización Internacional de Trabajo y
a cualesquiera otros congresos o conferencias para los cuales el Estado deba enviar
representación de los trabajadores. También elaborará ternas para el nombramiento de
los trabajadores en los organismos oficiales.
Se destina una partida anual de doce mil balboas en partidas mensuales de mil balboas
para el Consejo Nacional de Trabajadores.
Por medio de la Sentencia de 1 de marzo de 1996, el Pleno de la Corte Suprema
de Justicia declara que este Artículo es constitucional. Aparece en el Registro
Judicial de marzo de 1996.
Artículo 1067. Este Código entrará en vigencia el 2 de abril de 1972 y deroga la Ley
67 de 1947, el Decreto de Gabinete Nº 191 de 2 de septiembre de 1971 y todas las
disposiciones que le sean contrarias.
COMUNÍQUESE Y PUBLÍQUESE
Ley Nº 67
De 11 de noviembre de 1947
Publicada en la Gaceta Oficial 10.459 de 26 de noviembre de 1947
Jurisdicción Especial de Trabajo
CAPÍTULO PRIMERO
Organización y Competencia de los Tribunales de Trabajo
SECCIÓN PRIMERA
Disposiciones Generales
Artículo 339. La jurisdicción especial de Trabajo se instituye para decidir las
controversias que suscite, directa o indirectamente, la ejecución del contrato de
trabajo, entre patronos y asalariados, entre asalariados solamente o entre las
asociaciones profesionales de patronos y las de asalariados, ya con motivo de la
interpretación o ejecución de las cláusulas del contrato de trabajo, ya con
ocasión de la interpretación o aplicación de la legislación de trabajo.
También conocerá la justicia de trabajo de las controversias que se susciten
por razón de las primas, bonificaciones y demás prestaciones que tengan su
origen en decretos ejecutivos, acuerdos municipales o reglamentos particulares,
siempre que se haya agotado el procedimiento de reclamación, que en tales
disposiciones se establezca.
Artículo 340. La Jurisdicción Seccionales de Trabajo, como Tribunales de
primera o única instancia;
Los Juzgados Seccionales de Trabajo, como Tribunales de primera o única
instancia;
Las Juntas de Conciliación y Decisión, como Tribunales de única instancia;
Los Tribunales Superiores de Trabajo, como tribunales de apelación; y
La Corte de Casación Laboral, como tribunal de casación, cuando sea creada.
Este Artículo fue Modificado por el Artículo 1 de la Ley N° 40 de 1 de
agosto de 1975, publicada en la Gaceta Oficial N° 17.906 de 18 de
agosto de 1975.
Artículo 341. Los Magistrados del Tribunal Superior de Trabajo y cada uno de
los jueces seccionales tendrán dos suplentes, cuyos períodos serán iguales a los
de los principales y quienes reemplazarán a éstos en los casos previstos en este
código.
Parágrafo. Agotados los suplentes, se nombrará un suplente especial.
Tanto los suplentes, como los conjueces, cuando conozcan de los negocios de su
competencia, tendrán derecho a percibir del Tesoro Nacional en concepto de
honorarios, la suma de veinte balboas (B/.20.00) por cada sentencia y diez
balboas (B/.10.00) por cada auto cuando reemplacen al titular en sus faltas
accidentales aún cuando dicho suplente o conjuez esté ejerciendo otro cargo
público remunerado.
Artículo 342. Los jueces de trabajo son independientes en el ejercicio de sus
funciones y no están sometidos más que a la Constitución y a la Ley. Pero los
inferiores están obligados a acatar y cumplir las decisiones que dicten sus
superiores jerárquicos al revocar o reformar, en virtud de recursos legales, las
resoluciones proferidas por aquellos.
Artículo 343. Los jueces de trabajo no serán depuestos ni suspendidos en el
ejercicio de sus cargos sino por incompetencia para el desempeño de sus labores
o por mala conducta. La comprobación, en uno u otro caso, se hará mediante
procedimiento sumario ante el ministerio del ramo y la resolución que se dicte
es recurrible ante el Tribunal de lo Contencioso Administrativo.
Artículo 344. Las asignaciones de los miembros de los tribunales de trabajo y
del inspector General y Sub-Inspector General de Trabajo podrán ser alteradas
en cualquier tiempo por la Asamblea Nacional; pero la alteración sólo surtirá
efectos dos años después de decretada.
Artículo 345. Los tribunales de trabajo, una vez reclamada su primera
intervención en forma legal, actuarán de oficio abreviando en lo posible la
tramitación de los asuntos sometidos a su conocimiento.
Artículo 346. Los magistrados del Tribunal Superior de Trabajo tendrán las
mismas prerrogativas y restricciones que los magistrados de la Corte Suprema
de Justicia y los Jueces Seccionales de Trabajo las mismas que los magistrados
de los Tribunales Superiores de Distrito Judicial.
Artículo 347. En lo que respecta a las incompatibilidades para el ejercicio de los
cargos de los magistrados y jueces de trabajo y los demás empleados de tales
tribunales regirán en lo aplicable y según sea el caso, las disposiciones
pertinentes de la Sección Cuarta del Capítulo 2º del Título 1º del Código
Judicial.
Artículo 348. En los tribunales de trabajo el secretario deberá poseer certificado
de idoneidad para ejercer la abogacía, o comprobante de que ha ejercido el
cargo de secretario durante cuatro años en un tribunal judicial, o haber
aprobado cuatro años por lo menos en la Facultad de Derecho de la
Universidad Nacional; y el oficial mayor, dos años de práctica o de estudios
aprobados en la misma Facultad.
Artículo 349. A partir del 15 de septiembre de 1975 el Tribunal Superior de
Trabajo, se compondrá de cuatro (4) miembros nombrados por el Órgano
Ejecutivo y escogidos así:
Uno de la lista que presenten las organizaciones de empleadores;
Otro de la lista que presente el Consejo Nacional de Trabajadores; y
Dos escogidos libremente por el Órgano Ejecutivo, a nombre del Gobierno
Nacional.
Cada Magistrado tendrá dos (2) Suplentes normados de la misma manera que
el principal.
La lista de que trata este artículo contendrán un mínimo de cinco (5) y un
máximo de diez (10) nombres.
Este Artículo fue Modificado por el Artículo 2 de la Ley N° 40 de 1 de
agosto de 1975, publicada en la Gaceta Oficial N° 17.906 de 18 de
agosto de 1975.
Por medio de la Sentencia de 5 de abril de 1990, el Pleno del Corte
Suprema de Justicia declara que los párrafos resaltados en negrita
son Inconstitucionales.
Artículo 350. El período de los Magistrados del Actual Tribunal Superior
Trabajo será el siguiente:
Hasta el 28 de febrero de 1978, el Magistrado designado en representación
los trabajadores.
Hasta el 28 de febrero de 1982, el Magistrado designado en representación
los empleadores.
Hasta el 28 de febrero de 1980, el actual Magistrado designado
representación del Gobierno Nacional; y
de
de
de
en
Hasta el 28 de febrero de 1981, el nuevo Magistrado que se designe en
representación del Gobierno Nacional.
Los períodos subsiguientes serán de seis (6) años cada uno, contados a partir
del vencimiento del respectivo período.
Este Artículo fue Modificado por el Artículo 3 de la Ley N° 40 de 1 de
agosto de 1975, publicada en la Gaceta Oficial N° 17.906 de 18 de
agosto de 1975.
Artículo 351. El personal subalterno del Tribunal Superior de Trabajo será el
siguiente:
1.
Un Secretario quien debe ser panameño y abogado con práctica
profesional o judicial, de cinco años.
2.
Un Relator, quien deberá reunir los mismos requisitos que el Secretario.
3.
Un Oficial Mayor, que podrá serlo un alumno sobresaliente de la
Facultad de Derecho de la Universidad de Panamá, si no hay aspirante al
cargo que cumpla los requisitos señalados para el Secretario.
4.
Tres escribientes.
5.
Dos taquimecanógrafas.
6.
Un archivero.
7.
Un portero.
Artículo 352. El Tribunal Superior de Trabajo elegirá los jueces seccionales de
trabajo y sus suplentes en toda la República.
Artículo 353. Las asignaciones o sueldos de los magistrados y jueces de trabajo
y de los empleados subalternos de los tribunales correspondientes, en ningún
caso podrán fijarse en suma inferior a lo que devenguen los magistrados de los
tribunales superiores del primer distrito judicial de Panamá y sus subalternos
respectivos y de los jueces de circuito y sus subalternos en cada una de las
secciones.
Artículo 354. Los magistrados del Tribunal Superior tomarán posesión ante el
Presidente de la República y los Jueces Seccionales de Trabajo, ante el
gobernador de la provincia respectiva.
Artículo 355. Los magistrados, los jueces y los inspectores de trabajo no podrán
ser elegidos para ningún cargo de representación popular, sino dos años
después de haber cesado en el ejercicio de sus funciones. La infracción de este
precepto vicia de nulidad la elección.
Artículo 356. Además de sus otras funciones legales, corresponde al Secretario
enviar un informe trimestral a la Inspección General de Trabajo sobre todas las
actuaciones del tribunal que interesen para fines estadísticos.
Artículo 357. No podrán ser miembros en propiedad, ni suplentes, ni
funcionarios, ni empleados de ningún tribunal de trabajo los que desempeñen o
hayan desempeñado en los dos años anteriores a su nombramiento, cargos de
dirección o representación judicial o extrajudicial en organizaciones sociales de
cualquier índole.
Tampoco podrán ser designados para el desempeño de dichos puestos los que
hayan sido sancionados por comisión de delito o por infracción a las leyes de
trabajo o de previsión social, dentro de los dos años anteriores al respectivo
nombramiento.
Artículo 358. Los jueces de trabajo tendrán derecho a un mes de vacaciones con
sueldo después de once meses de servicios continuos y podrán acumular hasta
dos meses de vacaciones.
Durante el período vacacional las funciones de los jueces las desempeñarán los
secretarios respectivos en calidad de suplentes ad-hoc y con derecho a recibir
sueldo igual al de los primeros.
Los oficiales mayores actuarán como secretarios ad-interim durante el período a
que se refiere el inciso anterior así como también durante las licencias y
vacaciones de los secretarios en propiedad.
Los escribientes, a su vez, reemplazarán a los oficiales mayores durante las
ausencias originadas por lo dispuesto en el párrafo precedente.
Artículo 359. En cuanto no contraríen el texto y los principios referentes a la
organización de los tribunales de trabajo que contienen este título, se aplicarán
supletoriamente las disposiciones de la ley orgánica del Órgano Judicial.
Las normas contenidas en este capítulo se aplicarán a su vez, si no hubiere
incompatibilidad, en silencio de las demás reglas del presente título.
Artículo 360. El personal subalterno del Tribunal Superior y los Juzgados
Seccionales de Trabajo será de libre nombramiento y remoción de los
respectivos magistrados y jueces, quienes están facultados para imponerles
como sanciones disciplinarias multa no menor de cinco balboas (B/.5.00) ni
mayor de veinticinco balboas (B/.25.00) o suspensión por término máximo de
un mes.
COMUNÍQUESE Y PUBLÍQUESE
Ley Nº 64
De 18 de diciembre de 1961
Publicada en la Gaceta Oficial N° 14.534 de 19 de diciembre de 1961
Por la cual se suspenden unos descuentos durante el mes de diciembre
La Asamblea Nacional de Panamá
CONSIDERANDO:
Que en el mes de diciembre, por razón de las celebraciones del Día de la Madre
y de la Navidad, los trabajadores de la República se ven abocados a efectuar
ingentes gastos en sus hogares con el fin de llevar un poco de felicidad a sus
familiares;
Que dada la estrechez económica por que atraviesa la clase trabajadora en la
actualidad, les es imposible a la mayoría celebrar dignamente las festividades
antes mencionadas, debido a los innumerables descuentos que se realizan en
sus sueldos durante el mes de diciembre;
Que es deber de la Asamblea Nacional contribuir en forma efectiva al bienestar
de todos los panameños y en especial de la clase trabajadora de nuestro pueblo,
DECRETA:
Artículo 1. A partir del presente año y en los sucesivos durante el mes de
diciembre quedan suspendidos todos los descuentos a los trabajadores de la
República por razón de embargos, préstamos, descuentos sobre compras de
bienes muebles y para los efectos de esta Ley, los cobros correspondientes al
mes de diciembre, se proyectarán en cada caso por un mes adicional.
Parágrafo. Se exceptúan las deducciones para el pago de la cuota de seguro
Social, Seguro educativo, Impuesto sobre la renta, Pensiones alimenticias,
créditos sobre préstamos hipotecarios y el canon mensual de arrendamiento.
Este Parágrafo fue Modificado por el Artículo 1 de la Ley N° 96 de 4
de octubre de 1973, publicada en la Gaceta Oficial N° 17.456 de 22
de octubre de 1973.
Artículo 2. Son nulas las estipulaciones hechas en un contrato de crédito que
impliquen renuncia, disminución, adulteración o dejación de algún derecho
reconocido a favor del trabajador en esta Ley.
Artículo 3. Esta Ley deroga todas las disposiciones anteriores que le sean
contrarias.
Artículo 4. Esta Ley entrará a regir desde su publicación en la Gaceta Oficial.
COMUNÍQUESE Y PUBLÍQUESE
Decreto de Gabinete Nº 249
De 16 de julio de 1970
Publicado en la Gaceta Oficial N° 16.655 de 27 de julio de 1970
Por el cual se dicta la Ley Orgánica del Ministerio de Trabajo y Bienestar
Social
La Junta Provisional de Gobierno
Considerando:
Que en Título Tercero de la Constitución Política de la República se establecen
los derechos y deberes individuales y colectivos, señalando que es obligación
del Estado desarrollar la Política Social, principalmente en sus aspectos laboral,
de seguridad, de prevención y asistencia sociales;
Que la Junta provisional de Gobierno, mediante Decreto de Gabinete Nº 2 de 15
de enero de 1969, creó el Ministerio de Trabajo y Bienestar Social, como un
organismo de administración central para el desarrollo y ejecución de la Política
del Gobierno en materia laboral y social, con el objeto de solucionar un vacío en
la organización de la administración pública nacional;
Que la creación del Ministerio de Trabajo y Bienestar Social ha respondido a la
necesidad social que reclamaba todo el país para la solución equilibrada de los
problemas sociales, particularmente los emergentes de las relaciones entra
trabajadores y empleadores, y que durante los sesenta y seis años de vida
republicana no fueron considerados como integrantes de la problemática
nacional;
Que es necesario que la república, a través del Ministerio de Trabajo y Bienestar
Social, introduzca las instituciones de derecho Social que beneficien a todo el
país, con el objeto de que el estado adecue su política de mejoramiento de las
condiciones de vida de la población, elevando, asimismo, los niveles de
producción y productividad, mediante una eficiente y económica
administración del trabajo y bienestar social;
Que es preciso garantizar el logro de esos propósitos a través de una eficaz
organización y funcionamiento del Ministerio de Trabajo y Bienestar Social; y,
Que la Junta Provisional de Gobierno, en ejercicio de sus atribuciones
legislativas y en especial de las determinadas en los artículos 118, ordinales 2º,
13 y 26 y 156 de la Constitución de la República, está facultada para determinar
las competencias, cometidos, y organización funcional básica de los Ministerios,
DECRETA:
TÍTULO I
DE LA MISIÓN Y COMPETENCIA
Artículo 1. Ratifícase la creación del Ministerio de Trabajo y Bienestar Social
dispuesta por el artículo 1º del Decreto de Gabinete Nº 2 de 15 de enero de 1969.
Artículo 2. El Órgano Ejecutivo por conducto del Ministerio de Trabajo y
Bienestar Social tendrá la misión de proyectar, regular, promover, administrar y
ejecutar las políticas, normas legales y reglamentarias, planes y programas
laborales de seguridad y bienestar social del estado, encuadrado en las
respectivas normas constitucionales, legales y reglamentarias y en los objetivos
y metas de los planes nacionales de desarrollo económico y social.
Artículo 3. El Ministerio de Trabajo y Bienestar Social para la atención de sus
competencias específicas, cumplirá los siguientes cometidos:
orientación técnica, promoción y protección de los intereses de la Nación en
su rama;
realización de investigaciones, estudios y análisis de situación;
proyección de políticas, planes y programas de desarrollo y acción y de
presupuesto programáticos, ajustados a las orientaciones políticas y
planes globales del Órgano Ejecutivo y a la metodología de los
organismos orientadores en esos campos;
preparación de proyectos leyes y sus reglamentaciones, de reglamentos
orgánicos y manuales operativos de carácter normativo, así como de
decretos o resoluciones del Órgano Ejecutivo y propias, que sean
necesarios para la ejecución de sus competencias, programas y
actividades y la orientación o participación del sector privado;
conducción, coordinación, ejecución y evaluación de las actividades de los
programas a su cargo, conforme a las leyes, reglamentos, manuales y
decretos que reglamenten su ejecución y el ejercicio de atribuciones
propias y delegadas;
administración de los recursos humanos, financieros y materiales asignados
para la realización de programas a su cargo y sus necesidades de
funcionamiento, encuadrado en el presupuesto y sus modificaciones y en
las normas generales que rigen tales administraciones;
orientación, coordinación, supervisión y evaluación sistemática de la
ejecución de planes y programas de las entidades autónomas y
semiautónomas de su jurisdicción Artículo 5º (sic);
armonización de las políticas, planes, programas y acciones del Ministerio
con las de otros Ministerios, organismos y entidades del sector público
vinculados;
consulta al sector privado y asesoramiento y apoyo al mismo en la ejecución
de políticas, planes y programas de responsabilidad intersectorial;
participación en la celebración y ratificación de tratados, convenios,
conferencias y eventos internacionales de su competencia o en la
adhesión a los existentes;
relaciones con organismos internacionales o extranjeros afines;
cumplimiento de la constitución, leyes, reglamentos, manuales, decretos y
resoluciones del órgano ejecutivo y de las resoluciones ministeriales por
los organismos y funcionarios bajo su dependencia o supervisión, y
fiscalización de su acatamiento por el sector privado;
simplificación y modernización de las estructuras técnicas y procedimientos
específicos y agilización de las decisiones y acciones, mediante la mayor
delegación de atribuciones en los funcionarios de sus organismos;
recopilación sistemática de datos y cooperación en labores censales o
estadísticas nacionales o sectoriales;
ñ) elaboración y presentación sistemática y oportuna de informes,
balances y estados mensuales de situación, avances y rendimientos
de los programas y de la ejecución del presupuesto, así como de las
memorias anuales o informes que sean requeridos por los Órganos
Ejecutivo y Legislativo y los organismos reguladores de los
respectivos sistemas;
o) rendición de cuentas de la acción y de la administración financiera
y patrimonial conformes a las leyes y normas que regulan el
sistema de planificación y presupuesto y esa administración;
p) proposición de honores y recompensas; y,
q) cualquier otro cometido que se le atribuya por las leyes o decretos
de gabinete.
Artículo 4. Para la ejecución y cumplimiento de la misión y funciones
especificadas en los artículos 2º y 3º precedentes, el Ministerio de Trabajo y
Bienestar Social contará con la cooperación y el auxilio que requiera de parte de
otras autoridades.
Artículo 5. En materia de trabajo y bienestar social, para los efectos de la
disposición que contiene el artículo anterior, la Caja de Seguro Social, la Cruz
Roja Nacional, el Instituto para la Formación y Aprovechamiento de Recursos
Humanos y toda otra institución u organismo existente o que fuere
posteriormente creado, coordinarán en su orientación, política y planes de
gobierno de competencia del Ministerio de Trabajo y Bienestar Social,
manteniendo en lo demás su autonomía, tratándose de organismos
descentralizados.
Parágrafo. El Ministerio de Trabajo y Bienestar Social tendrá representación
ante esos organismos.
TÍTULO II
DE LA ORGANIZACIÓN
Artículo 6. Orgánicamente el Ministerio de Trabajo y Bienestar Social se integra
por los órganos superiores de dirección, los organismos consultivos y los
organismos técnicos de ejecución, con sus Direcciones Generales y sus
Departamentos que determina este Decreto de Gabinete o los que se establezcan
posteriormente mediante disposiciones legales.
El funcionamiento y la organización interna de cada una de sus dependencias,
se ajustará a lo especificado en estas normas legales y a los reglamentos que se
dicten.
Artículo 7. La estructura orgánica del Ministerio de Trabajo y Bienestar Social
será la siguiente:
Órganos Superiores y de Coordinación
Ministro; y
Viceministro
Organismos Consultivos y de Coordinación
Consejo Nacional de Trabajo y Bienestar Social;
Consejo Técnico de Servicio Social;
Consejo Tripartito sobre Libertad Sindical;
Comisión de Salario Mínimo;
Comisión para el Adiestramiento y la Formación Profesional; y
Comisión de Trabajo Marítimo.
Organismos de Asesoría
Asesoría de Programación Sectorial;
Asesoría de Asuntos Internacionales;
Asesoría Legal; y,
Servicio de Relaciones Públicas y Divulgación.
Organismos de Servicios Administrativos
Departamento de Administración Central
Organismos Técnicos de Ejecución de Programas
Dirección General de Trabajo, que se constituirá con los siguientes
Departamentos:
Departamento de relaciones de trabajo.
Departamento de Inspección general de Trabajo.
Departamento de Organizaciones Sociales
Departamento de Mano de Obra.
Dirección General de Bienestar Social que se constituirá con los siguientes
Departamentos:
Departamento de Asistencia Social.
Departamento de Seguridad Ocupacional.
TÍTULO III
DE LOS ORGANISMOS SUPERIORES DE DIRECCIÓN
CAPÍTULO I
Del Ministro de Trabajo y Bienestar Social
Artículo 8. El Ministro de Trabajo y Bienestar Social es el Jefe Superior de todas
las demás dependencias y la más alta autoridad encargada de la administración
y ejecución de las políticas, planes, programas y normas de la acción social del
gobierno, en sus aspectos laborales y de seguridad y bienestar sociales, siendo
responsables ante el Presidente de la república por el cumplimiento de sus actos
y obligaciones.
Artículo 9. El Ministro actúa con plena autoridad y está investido de las
atribuciones y responsabilidades constitucionales y legales y las siguientes
inherentes a la administración superior del Ministerio:
cumplir y hacer cumplir la Constitución política de la República, las leyes,
decretos, resoluciones, reglamentos y demás disposiciones jurídicas
en materia de trabajo, seguridad, previsión, asistencia y bienestar
sociales;
aprobar los reglamentos de los organismos sustantivos y los manuales
operativos de las actividades específicas y dictar las resoluciones que
sean necesarias para la ejecución de los planes y programas
aprobados;
absolver informes verbales o escritos y concurrir a las sesiones del
Órgano Legislativo cuando éste o el Órgano Ejecutivo así lo
dispongan;
proponer al Presidente de la República proyectos de nuevas leyes,
decretos, resoluciones, reglamentos y demás providencias, al igual
que reformas a los que se hallan en vigencia;
mantener informado al Presidente de la república sobre las labores
desarrolladas en su Ministerio;
nombrar, contratar, promover y remover al personal del Ministerio,
aceptar renuncias y conceder licencias conforme a la Constitución y la
Ley;
aprobar las contrataciones, gastos e inversiones de su competencia legal o
reglamentaria que no haya delegado y las que el Órgano Ejecutivo le
delegue;
coordinar las acciones de su Ministerio con los demás organismos
estatales afines y con el sector privado;
asumir la representación política y administrativa del Ministerio ante los
Órganos Ejecutivo y Legislativo y organismos internacionales afines.
exigir mensualmente los balances de ejecución del presupuesto y costos
por programas de la contaduría ministerial y de entidades
descentralizadas, así como informes o estadísticas de rendimientos de
los respectivos programas, evaluar los rendimientos y adoptar las
decisiones y medidas para corregir desvíos, superar problemas y
actualizar las provisiones;
proponer al Presidente de la República ternas para magistrados del
Tribunal Superior de Trabajo, formadas sobre la base de las
presentadas por asociaciones patronales y organizaciones sindicales.
Asimismo propondrá al Tribunal Superior de Trabajo, las ternas para
nombrar a los jueces de trabajo;
Por medio de la Sentencia de 5 de abril de 1990, el Pleno de la Corte
Suprema de Justicia declara que este Literal es Inconstitucional.
resolver, dentro de la vía administrativa, cuando no corresponda a una
autoridad inferior, los recursos promovidos contra las providencias y
resoluciones de las autoridades del Ministerio de Trabajo y Bienestar
Social;
ll) resolver las divergencias y conflictos de competencia que se susciten entre
autoridades del Ministerio; y,
toda otra atribución inherente a la administración general del Ministerio
que se le asigne por Ley, Decreto o resolución del Órgano Ejecutivo.
CAPÍTULO II
Del Viceministro de Trabajo y Bienestar Social
Artículo 10. El Viceministro es nombrado por el Presidente de la república, para
colaborar directamente con el Ministro en el ejercicio de sus funciones y asumir
las atribuciones y responsabilidades que el mismo le encomiende o delegue.
Artículo 11. Para ser designado Viceministro se requieren las mismas
condiciones establecidas por la Constitución Política de la República para el
nombramiento de los Ministros de Estado y, además, es indispensable que
tenga experiencia en materia de trabajo y bienestar social.
Artículo 12. Entre otras, corresponden al Viceministro las siguientes
atribuciones:
sustituir al Ministro en sus ausencias temporales;
refrendar las resoluciones que debe suscribir el Ministro; y,
conducir, coordinar y supervisar los organismos sustantivos del Ministerio, con
sujeción a los planes, programas presupuestarios, normas que rigen sus
actividades y directivas del Ministro.
TÍTULO IV
DE LOS ORGANISMOS CONSULTIVOS Y DE COORDINACIÓN
CAPÍTULO I
De su Calidad Colegiada
Artículo 13. Dependientes del Ministro y en calidad de organismos consultivos
y de coordinación del Ministerio de Trabajo y Bienestar Social, exigen los
cuerpos colegiados mencionados en el artículo 7º, actuarán regulados por el
presente Decreto de Gabinete y su legislación específica.
CAPÍTULO II
Del Consejo Nacional de Trabajo y Bienestar Social
Artículo 14. El consejo Nacional de Trabajo y Bienestar Social es presidido por
el Ministro de Trabajo y Bienestar Social, quien puede delegar sus atribuciones
en el Viceministro.
Artículo 15. El Consejo está constituído por su Presidente y por los siguientes
miembros:
el Director General de Planificación y Administración de la Presidencia de la
República;
el Director General de la caja de Seguro Social;
el Director General de Trabajo
el Director General de Bienestar Social
tres representantes de los empleadores; y,
tres representantes de los trabajadores.
A solicitud de tres miembros del Consejo o por citación expresa del
Presidente, pueden participar en las reuniones, con voz y sin voto, personas
vinculadas a los diferentes aspectos de la política social.
Artículo 16. Los representantes de los empleadores y de los trabajadores son
designados a propuestas en ternas de las organizaciones patronales y obreras
representativas y de carácter nacional, escogidos en asamblea por sus
instituciones legalmente constituidas.
Artículo 17. El Consejo se reúne en sesiones ordinarias una vez por mes o
cuando lo crea necesario el Ministro.
Artículo 18. El Consejo de Trabajo y Bienestar Social tiene las siguientes
funciones:
armonizar el desarrollo económico con el social del país, a fin de que se
ejecuten simultáneamente;
asesorar al Ministro de Trabajo y Bienestar Social respecto de asuntos
relacionados con el trabajo, la seguridad y prevención sociales, que le
sean sometidos a su consideración;
servir de enlace, por intermedio de los representantes respectivos, entre el
Ministerio de Trabajo y Bienestar Social y los organismos
representados en el Consejo;
elevar mociones al Ministro proponiendo la modificación de las
disposiciones y servicios que se crean necesarios;
opinar especialmente en las cuestiones relativas a la educación obrera y la
seguridad e higiene ocupacionales; y,
dictar su propio Reglamento.
CAPÍTULO III
De la Comisión Nacional de Salario Mínimo
Artículo 19. La Comisión nacional de Salario Mínimo es un órgano colegiado de
asesoramiento del Ministerio de Trabajo y Bienestar Social, con las funciones y
atribuciones que le fija el Código de Trabajo.
Artículo 20. La Comisión Nacional de Salario Mínimo además tiene las
siguientes funciones:
recomendar la fijación de salarios mínimos, sobre la base de estudios e
investigaciones especiales;
dictaminar sobre toda solicitud debidamente fundamentada de revisión
de salarios mínimos, que se formule durante la vigencia del Decreto
que fijó los mismos;
remitir al órgano competente del Ministerio de Trabajo y Bienestar Social,
las denuncias o reclamaciones sobre el incumplimiento de los
decretos que fijan los salarios mínimos; y,
dictar su propio Reglamento.
Artículo 21. La Comisión de salario Mínimo está integrada por el Ministro de
Trabajo y Bienestar Social, quien la preside y por:
el Director General de Trabajo;
el Director de la División de Mercadeo del Ministerio de
Agricultura y Ganadería;
el Director del Centro de Desarrollo y Productividad Industrial del
Ministerio de Comercio e Industrias;
un representante de la Dirección General de Planificación y
Administración de la Presidencia de la República;
Cada uno de los funcionarios mencionados tendrá un suplente, que será el
subalterno inmediato de los mismos o quien haga sus veces.
tres representantes de asociaciones nacionales de sindicatos de
trabajadores;
dos representantes de asociaciones nacionales de empleadores; y,
un representante de la Cámara Panameña de la Construcción
Cada uno de éstos tendrá un suplente designado por la respectiva
asociación.
Parágrafo. La precedente integración de la Comisión Nacional de Salario
Mínimo sustituye a la determinada por el Artículo 196 del Código de Trabajo
modificado por el Decreto de Gabinete Nº 55 de 17 de marzo de 1970.
Artículo 22. Los representantes de empleadores y trabajadores en la Comisión
serán designados en la misma forma que se establece en el artículo 16 de este
Decreto de Gabinete.
Parágrafo. El Ministro podrá delegar la presidencia al Director General de
Trabajo.
Artículo 23. La Comisión Nacional de Salario Mínimo puede invitar a técnicos u
otras personas, para que participen de las reuniones, con el propósito de
asesorar o esclarecer aspectos específicos, quienes tendrán derecho a voz
solamente.
Artículo 24. Esta Comisión puede nombrar Juntas Especiales para una o varias
industrias o actividades, en uno o más centros o regiones de trabajo, con miras a
que estudien sus condiciones y propongan los correspondientes salarios
mínimos.
CAPÍTULO IV
De la Comisión para el Adiestramiento
y la Formación profesional
Artículo 25. Bajo la presidencia del Ministro órgano consultivo y colegiado la
Comisión para el Adiestramiento y la Formación Profesional, integrada por:
Un representante del Ministerio de Educación;
un representante del Ministerio de Agricultura y Ganadería;
el Director del Departamento de Administración de la Presidencia;
el Director del Instituto para la Formación y Aprovechamiento de los
recursos Humanos (IFARHU);
un representante de la Universidad de Panamá;
tres representantes de los empleadores;
tres representantes de los trabajadores
El ministro puede delegar la Presidencia de esta Comisión al Viceministro de
Trabajo y Bienestar Social.
Los representantes de los empleadores y trabajadores son elegidos en la misma
forma que la establecida en el Artículo 16º de este Decreto de Gabinete.
Artículo 26. Esta Comisión tiene las siguientes funciones:
coordinar las actividades y programas que se desarrollen en el país relativos a
la formación profesional y el aprendizaje;
proponer el desarrollo y aplicación de programas de formación profesional y
aprendizaje;
estudiar, examinar y proponer planes y programas para las entidades
dedicadas a la formación profesional y el aprendizaje;
emitir opinión sobre los proyectos presentados por las diferentes entidades de
formación profesional y aprendizaje; y,
dictar su propio reglamento.
CAPÍTULO V
De la Comisión de Trabajo Marítimo
Artículo 27. La Comisión de Trabajo Marítimo tiene como finalidad esencial
favorecer el mejoramiento moral, profesional, económico y social de los
trabajadores del mar, y actúa como órgano consultivo y de colaboración en la
aplicación de la legislación laboral en las actividades marítimas.
Artículo 28. La Comisión de Trabajo Marítimo es presidida por el Ministro de
Trabajo y Bienestar Social, y está integrada por:
el Director General de Trabajo;
un representante del Ministerio de Comercio e Industrias;
un representante del Ministerio de Relaciones Exteriores
un representante del Ministerio de Hacienda y Tesoro;
dos representantes de la Asociación de Trabajadores Marítimos de carácter
nacional y que sea la más representativa de la mayoría de ese sector; y,
dos representantes patronales.
Los representantes de los empleadores y trabajadores serán escogidos en forma
establecida por el Artículo 16 de este Decreto de Gabinete.
Parágrafo. El Ministro podrá delegar la presidencia al Viceministro.
Artículo 29. Sus funciones principales son:
Reafirmar entre todos los trabajadores del mar, los principios de soberanía, para
que se asegure el mejor servicio de la economía marítima del país.
Fomentar el mejoramiento cultural, profesional y económico de todos los
trabajadores marítimos;
Impulsar la aplicación de la seguridad social en favor de los trabajadores del
mar; y,
Las que señalen las leyes.
CAPÍTULO VI
Del Consejo Técnico de Servicio Social
Artículo 30. El Consejo técnico de Servicio Social está presidido por el Ministro
de Trabajo y Bienestar Social, y se integra de la siguiente manera:
El Director General de Bienestar Social;
El Director de la Escuela de Servicio Social de la Universidad de Panamá;
Dos miembros de la Asociación de Trabajadores de Panamá, quienes deberán
reunir los requisitos de los ordinales a) y b) del Artículo 16 del Decreto-Ley
número 25 de 25 de septiembre de 1963;
Un representante de la asistencia social;
Un representante de las agencias privadas que se ocupen de la asistencia social;
y,
El asesor Legal del Ministerio de Trabajo, con derecho a voz únicamente.
Artículo 31. las funciones de este Consejo son las fijadas en la Ley número 25 de
25 de septiembre de 1963.
CAPÍTULO VII
Del Consejo Tripartito sobre la Libertad Sindical
Artículo 32. El Consejo Tripartito sobre la Libertad Sindical es el órgano
encargado de velar por la más amplia libertad sindical, principalmente la
adecuada aplicación de las normas legales que protegen el derecho de
asociación de los trabajadores, basado en los Convenios 87 y 98 de la
Conferencia de la Organización Internacional del Trabajo.
Artículo 33. La estructura tripartita de este Consejo debe permitir y garantizar a
los trabajadores y empleadores tomar independientemente sus decisiones sobre
la organización profesional.
Artículo 34. Las funciones de este Consejo, así como su integración, son las
fijadas en el Decreto número 415 de 1º de junio de 1967.
TÍTULO V
DE LOS ORGANISMOS DE ASESORÍA
Artículo 35. Los Organismos de asesoría dependerán directamente del Ministro
de Trabajo y Bienestar Social y asistirán al mismo las demás autoridades de los
organismos del Ministerio en las materias de su competencia, conforme a las
funciones que se determinen en el reglamento Orgánico del Ministerio.
TÍTULO VI
DEL ORGANISMO DE SERVICIOS ADMINISTRATIVOS
Artículo 36. El Departamento de Administración Central tendrá a su cargo los
servicios de secretaría general, contrataciones, personal, finanzas, compras,
suministros, contabilidad y servicios generales del ministerio, conforme a las
funciones que se determinen en el Reglamento Orgánico del Ministerio y las
normas de procedimientos generales aplicables.
TÍTULO VII
DE LOS ORGANISMOS TÉCNICOS DE EJECUCIÓN DE PROGRAMAS
CAPÍTULO I
De la Dirección General de Trabajo
Artículo 37. La Dirección General de Trabajo es el organismo técnico mediante
el cual el Ministerio de Trabajo y Bienestar Social organiza, dirige, desarrolla,
coordina, ejecuta y controla las funciones técnico-administrativas en materia de
trabajo; aplica las disposiciones legales en materia laboral, procura
especialmente intervenir en los conflictos del trabajo, con objeto de buscar
amigables entendimientos entre las partes, o en su defecto, orienta para que las
diferencias obrero patronales se resuelvan de conformidad con los
procedimientos legales más adecuados al interés general de la República.
Artículo 38. La Dirección General de Trabajo, además, tiene las siguientes
funciones principales:
cumplir y hacer cumplir las disposiciones constitucionales y legales en materia
de trabajo;
promover las mejores relaciones entre la dirección de las empresas y sus
trabajadores, para fomentar el incremento de la productividad por medio de
estudios, asesoramiento y decisiones sobre sistemas de organización del
trabajo y relaciones humanas en los centros laborales;
tramitar el otorgamiento de personería jurídica de las asociaciones de
empleadores, trabajadores, llevar el respectivo registro y velar por su
funcionamiento;
organizar y dirigir el funcionamiento de los servicios de relaciones de trabajo,
ya sean colectivas o individuales, buscando medios eficaces de mediación o
conciliación administrativa, orientando y dirigiendo la adecuada aplicación
de las normas legales sobre contratación colectiva y procurando que los
reglamentos internos de trabajo sean instrumentos que organicen técnica y
socialmente el trabajo en las empresas;
mantener relaciones con las organizaciones sociales de empleadores y
trabajadores fomentando la mutua colaboración y desarrollando la
educación obrera juntamente con las organizaciones sindicales;
colaborar en estudios sobre salarios;
fomentar y promover la formación de comisiones mixtas paritarias de
empleadores y trabajadores, para que contribuyan al mejoramiento de las
condiciones de trabajo y las relaciones obrero patronales;
fomentar y promover la asesoría jurídica a los trabajadores, haciendo que se les
presten los medios más adecuados de asistencia jurídica gratuita;
desarrollar los servicios de inspección del trabajo de la manera más técnica;
para que se cubran los de inspección rural, inspección urbana, y por la
naturaleza especial del país, los de inspección de trabajo marítimo;
orientar y coordinar la política de mano de obra, para el mejor desarrollo de los
recursos humanos, por medio de servicios de empleo y las investigaciones y
coordinación;
buscar el mejoramiento de las condiciones de vida de los trabajadores
promoviendo la formación de cooperativas;
proteger a los trabajadores y buscar la disminución de costos, previniendo los
accidentes de trabajo y las enfermedades profesionales, en colaboración con
la Dirección General de Bienestar Social;
ll) promover y orientar la creación de servicios sociales en las empresas, a fin
de conseguir la elevación del nivel de vida de los trabajadores y su
bienestar;
ejercer las funciones que determina la ley 14 de 30 de enero de 1967 relativas a
la Inspección de trabajo en la industria y el comercio;
imponer las sanciones, correspondientes a quienes desobedezcan o traten de
desconocer las resoluciones que dicten las autoridades del Trabajo; y,
ñ) desempeñar todas las demás funciones que le encomienden las
disposiciones legales, el Ministro o el Viceministro de Trabajo y Bienestar
Social.
CAPÍTULO II
De la Dirección General de Bienestar Social
Artículo 39. La Dirección General de Bienestar Social es el organismo técnico de
ejecución mediante el cual el Ministerio de Trabajo y Bienestar Social organiza,
dirige, desarrolla, coordina, ejecuta y controla la aplicación de las políticas,
programas y normas en materia de seguridad y bienestar social.
Artículo 40. La Dirección General de Bienestar Social tiene las siguientes
funciones:
cumplir y hacer cumplir las disposiciones constitucionales y legales referentes a
previsión, asistencia y servicios sociales;
orientar y coordinar todas las actividades de asistencia, previsión y servicios
para el bienestar social de la población;
proyectar los regímenes legales, planes y programas de asistencia y servicios
sociales del Ministerio;
armonizar la política social y planes del gobierno en materia de seguridad social
con la Caja de Seguro Social;
adoptar las providencias necesarias para la protección y asistencia social de las
familias, niños, huérfanos o abandonados, ancianos y otras personas
carentes de los recursos necesarios para subsistencia o que hayan sufrido la
disminución de su capacidad productiva;
combatir la mendicidad general y la prostitución de menores;
propender al mejoramiento del nivel social, cultural y político de la mujer;
apoyar la acción de asistencia social de entidades del sector privado y
coordinarlos con la del ministerio y otros organismos del sector público;
promover acciones a cargo de otros organismos del estado o privados para
superar carencias de vivienda y alimentación;
cooperar con la asistencia social necesaria en emergencias nacionales;
vigilar el estricto cumplimiento de las normas legales sobre seguridad
ocupacional y aplicar las medidas correctivas y sanciones que correspondan
por sí a los funcionarios autorizados, coordinadamente con la Dirección
General de Trabajo;
fomentar la recreación y turismo social de la población de escasos recursos, en
coordinación con el Instituto Panameño de Turismo y otros organismos
estatales;
ll) organizar el registro, promoción y vigilancia de las entidades públicas y
privadas de asistencia social, y auditar la administración de los subsidios y
subvenciones del estado, a través de la contaduría del ministerio;
evaluar los resultados de la aplicación de las normas legales, planes y
programas de seguridad y bienestar social;
organizar el servicio de asistentes sociales y orientar su capacitación; y,
ñ) realizar toda otra actividad en materia de asistencia, bienestar y servicios
sociales que le encomienden y el Ministro y Viceministro.
TÍTULO VIII
DE LOS ORGANISMOS TERRITORIALES
CAPÍTULO I
Direcciones Regionales del Ministerio de Trabajo y Bienestar Social
Artículo 41. Se organizarán y funcionarán dentro del Territorial de la República
las Direcciones Regionales que sean necesarias. Su creación y supresión, así
como su ámbito geográfico, serán fijados por el Órgano Ejecutivo. En caso
necesario, el Ministro podrá organizar agencias dependientes de las Direcciones
Regionales, para el más eficaz cumplimiento de las competencias del Ministerio.
Artículo 42. Las Direcciones Regionales están dirigidas por un funcionario
denominado Director Regional, designado conforme a la ley, y con delegación
para representar y ejecutar las determinaciones del Ministro, Viceministro y de
las Direcciones Generales de Trabajo y Bienestar Social.
CAPÍTULO II
De sus Funciones
Artículo 43. Las Direcciones regionales del Ministerio tienen las siguientes
funciones principales:
programar las actividades en su respectiva región;
actuar como órganos delegados del Ministerio de Trabajo y Bienestar Social,
dentro de su jurisdicción, para el cumplimiento y coordinación de funciones
y atribuciones que les fijan las autoridades superiores conforme a la ley;
velar por el cumplimiento de las leyes, decretos y demás disposiciones legales
en materia de trabajo, previsión, asistencia y servicios sociales;
dirigir las negociaciones colectivas entre empresarios y trabajadores;
intervenir y mediar oportunamente en los conflictos de trabajo individuales y
colectivos, que se susciten entre empleadores y trabajadores;
informar de todo lo relacionado con el personal que se halle en la jurisdicción;
informar diariamente a la Dirección General de Trabajo sobre los conflictos
posibles u ocurridos en el territorio de su jurisdicción y presentar
mensualmente un informe general sobre el desarrollo integral de las
actividades de la Dirección, que será elevado al Ministerio con copia a los
Directores de Trabajo y Bienestar Social;
apoyar los programas y colaborar con el personal de las Direcciones Generales
de Trabajo y Bienestar Social y los otros organismos del Ministerio; y
desarrollar las demás actividades que le encomienden las disposiciones legales,
el Ministro, Viceministro o los Directores Generales de Trabajo y Bienestar
Social.
TÍTULO IX
DE LA ADMINISTRACIÓN DE JUSTICIA LABORAL
Artículo 44. Para la Administración de la justicia del trabajo, funcionarán los
organismos de la Judicatura del Trabajo, constituida por el Tribunal Superior
del Trabajo y los Juzgados Seccionales del Trabajo que sean necesarios. La
Judicatura del Trabajo se organizará conforme a las leyes y reglamentos
especiales sobre la materia, debiendo mantener estrecha coordinación con el
Ministerio de Trabajo y Bienestar Social.
Artículo 45. Los Tribunales y Juzgados de Trabajo en todas sus instancias y con
sus órganos actuales, continuarán rigiéndose por la legislación vigente.
TÍTULO X
DE LAS DISPOSICIONES GENERALES
CAPÍTULO I
De los Trámites
Artículo 46. El Ministerio de Trabajo y Bienestar Social podrá actuar de oficio
dentro del término de sus facultades en aquellos asuntos en que así lo requieran
por la gravedad o naturaleza del problema social y el interés de la República.
Artículo 47. Todas las gestiones y solicitudes que se tramitan son de carácter
gratuito.
CAPÍTULO II
De la Delegación de Funciones y/o Atribuciones
Artículo 48. Las funciones y/o atribuciones del Ministro podrán ser delegadas
por éste en el Viceministro, Directores Generales, Directores de Departamentos
y Directores Regionales, excepto en los siguientes casos:
en los asuntos que son objeto de resolución por medio de decretos y aquellos
que deben someterse al acuerdo o conocimiento del Presidente de la
República o al Consejo de Gabinete;
en los que se refieran a las relaciones con el Presidente de la República,
Ministros de Estado, Órgano Legislativo y Órgano Judicial; y,
en los asuntos que den lugar a la adopción de disposiciones de carácter general.
El Viceministro, Directores Generales y Directores de Departamentos podrán
delegar sus funciones y/o atribuciones en funcionarios a cargo de sus
dependencias.
Artículo 49. La delegación de funciones es revocable en cualquier momento por
la autoridad que la ha conferido. No podrán delegarse las atribuciones que a su
vez se posean en virtud de delegación. Las resoluciones de delegación deberán
publicarse en la Gaceta Oficial para su validez ante terceros y el delegatario
adoptará las decisiones expresando que los hace por delegación.
CAPÍTULO IV
De las Reglamentaciones
Artículo 50. El Ministro de Trabajo y Bienestar Social presentará para la
aprobación de la Junta Provisional de Gobierno el reglamento Orgánico del
mismo, que desarrollará la estructura básica fijada en este decreto de Gabinete,
sus dependencias y las atribuciones y responsabilidades de sus funcionarios.
Asimismo, preparará toda otra reglamentación para el más eficaz desarrollo de
las competencias, planes y programas laborales y de seguridad y bienestar
sociales.
CAPÍTULO V
De las Disposiciones Transitorias
Artículo 51. Mientras esté en vigencia la ley número 67 de 11 de noviembre de
1917, por la cual se adoptó el Código de Trabajo, las atribuciones
encomendadas en dicho instrumento legal a la Inspección General de Trabajo
serán ejercidas por las dependencias competentes de la Dirección General de
Bienestar Social de acuerdo con las funciones fijadas en este Decreto de
Gabinete y las que se dictaminen en el Reglamento Orgánico que lo
complemente.
CAPÍTULO VI
De las Disposiciones Derogatorias
Artículo 52. Expresamente quedan derogadas las siguientes disposiciones, en
su parte relativa al Ministerio de Trabajo, Previsión Social y salud Pública:
Decreto legislativo número 1 de 15 de junio de 1945;
Decreto legislativo número 6 de 6 de julio de 1945;
Decreto número 31 de 14 de agosto de 1945;
El Título segundo del Libro Segundo del Código de Trabajo en sus capítulos I y
II, que comprenden el Artículo 586 hasta el Artículo 620, en lo que sean
contrarios al presente Decreto de Gabinete;
Decreto de Gabinete número 2 de 15 de enero de 1969; y,
Asimismo, se derogan todas las normas sustantivas y adjetivas contrarias a este
Decreto de Gabinete.
CAPÍTULO VII
De la Disposición Final
Artículo 53. El presente Decreto de Gabinete entrará en vigencia a partir de su
promulgación.
COMUNÍQUESE Y PUBLÍQUESE
Ley Nº 7
De 25 de febrero de 1975
Publicada en la Gaceta Oficial N° 17.801 de 18 de marzo de 1975
Por medio de la cual se crean dentro de la Jurisdicción Especial de
Trabajo las Juntas de Conciliación y Decisión.
EL CONSEJO NACIONAL DE LEGISLACIÓN
DECRETA:
Artículo 1. Créanse, dentro de la Jurisdicción Especial de Trabajo, las Juntas de
Conciliación y Decisión con competencia privativa para conocer y decidir desde
el 2 de abril de 1975, los siguientes asuntos:
Demandas por razón de despidos injustificados;
Demandas mediante las cuales se reclamen cualesquiera prestaciones con
una cuantía hasta de Mil Quinientos Balboas (B/.1,500.00);
Demandas de cualquier naturaleza o cuantía de los trabajadores domésticos.
Artículo 2. Las Juntas de Conciliación y Decisión estarán constituídas de la
siguiente manera:
Un representante de los Trabajadores;
Un representante de los Empleadores;
Un representante Gubernamental, quien la presidirá.
Artículo 3. Los representantes de los trabajadores en las Juntas de Conciliación
y Decisión se designarán por el Ministerio de Trabajo y Bienestar Social de listas
presentadas por el Consejo Nacional de Trabajadores.
Los representantes de los empleadores en las Juntas serán designados por el
Ministerio de Trabajo y Bienestar Social de listas presentadas por las
organizaciones de los empleadores más representativas.
En caso de que no se presentaran las listas, el Ministerio de Trabajo y Bienestar
Social procederá a efectuar libremente la designación correspondiente.
Los representantes Gubernamentales serán libremente designados por el
Órgano Ejecutivo a través del Ministerio de Trabajo y Bienestar Social.
Artículo 4. Para ser Miembro de la Junta de Conciliación y Decisión se requiere:
Ser Panameño, haber cumplido 25 años de edad y estar en uso de sus derechos
ciudadanos;
El Representante de los Trabajadores deberá haber prestado servicios a un
empleador regido por el Código de Trabajo durante por lo menos 9 meses
del año anterior a la fecha de su designación;
El Representante de los Empleadores deberá ser empleador o trabajador dentro
de las categorías de personal administrativo o ejecutivo
Este Literal fue Modificado por el Artículo 66 de la Ley N° 44 de 12 de
agosto de 1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de agosto de
1995.
Artículo 5. El número de Juntas de Conciliación y Decisión será determinado
por el Órgano Ejecutivo por conducto del Ministerio de Trabajo y Bienestar
Social.
Las Juntas tendrán competencia en todo el territorio Nacional.
Mediante Resolución el Ministerio de Trabajo y Bienestar Social determinará la
sede de cada Junta y podrá trasladar periódicamente la sede de las mismas, con
carácter temporal o permanente.
Igualmente, mediante Resolución del Ministerio, podrá disponerse
temporalmente que en determinadas Secciones conozca el Juez Seccional
respectivo de los asuntos de esta Ley atribuye a las Juntas de Conciliación y
Decisión. En estos casos los despidos serán tramitados conforme al proceso
abreviado y los demás asuntos según el procedimiento que corresponda según
el Código de Trabajo, sin que proceda ningún recurso.
Artículo 6. Los representantes de los trabajadores y de los empleadores de las
juntas de conciliación y decisión, desempeñarán sus cargos por el término de un
mes, prorrogable hasta por dos meses adicionales.
Los representantes de los trabajadores tendrán derecho a gozar de licencia no
remunerada, computada como período de servicio efectivo para todos los otros
efectos legales.
El Estado pagará el importe del salario de los representantes de los
trabajadores, que no podrá ser menos de quinientos balboas mensuales
(B/.500.00).
Los representantes de los empleadores, si son trabajadores, tendrán derecho a
licencia remunerada en las empresas donde presten servicios, y el cincuenta por
ciento (50%) de sus salarios lo cubrirá el Estado hasta un máximo de quinientos
balboas mensuales (B/.500.00).
Este Artículo fue Modificado por el Artículo 67 de la Ley N° 44 de 12 de
agosto de 1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de
agosto de 1995.
Artículo 7. Los reintegros por violaciones al Fuero Sindical, Fuero de
Maternidad y demás previstos en el artículo 979 del Código de Trabajo se
tramitarán en los Juzgados de Trabajo, conforme al Proceso de Reintegro.
Los despidos por incumplimiento del artículo 215 del Código de Trabajo serán
de competencia del Ministerio de Trabajo y Bienestar Social, por conducto de la
Dirección General de Trabajo o de la respectiva Dirección Regional.
Artículo 8. Las reclamaciones se presentarán verbalmente a las Juntas de
Conciliación y Decisión o en la Dirección Regional respectiva. En las localidades
en donde no exista Dirección Regional de Trabajo y Bienestar Social, las
reclamaciones serán recibidas por el respectivo Juez Seccional de Trabajo.
En los casos en que la demanda no sea recibida por la Junta de Conciliación y
Decisión, el Director Regional o el Juez podrán adelantar el trámite de
notificación personal y señalamiento de la fecha de audiencia, hasta tanto el
asunto pase a conocimiento de la Junta.
Artículo 9. La audiencia se celebrará el día y la hora previamente fijados, con
cualquiera de las partes que concurra. En el caso de aplazamiento o no
realización de la audiencia por ausencia injustificada, se procederá de
conformidad con lo establecido en el artículo 967 del Código de Trabajo.
La Junta, habiendo garantizado el derecho de defensa de las partes, rechazará
cualesquiera pruebas o solicitudes que sólo tengan como finalidad alargar el
proceso o vulnerar los principios de economía, buena fe y lealtad procesal. De la
audiencia se levantará un acta, donde se consignará un resumen de lo actuado y
las pruebas practicadas.
Las partes podrán actuar personalmente, cualquiera que sea la cuantía o
naturaleza del proceso.
El primer párrafo fue Modificado por el Artículo 68 de la Ley N° 44 de 12
de agosto de 1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de
agosto de 1995.
Artículo 10. Al comenzar la audiencia la Junta procurará conciliar a las partes.
De no ser posible la conciliación, se evacuará las pruebas aducidas por las
partes y las que estime necesarias la Junta.
La audiencia se llevará a cabo en una sola comparecencia. La decisión se
pronunciará al finalizar la audiencia y se notificará en el acto a las partes, salvo
que a juicio de la junta fuere indispensable la práctica de pruebas adicionales.
Cuando la decisión se adopte fuera de la audiencia o una de las partes no
hubiera comparecido, la notificación se hará mediante edicto que permanecerá
fijado por 48 horas en el Despacho donde se celebró la audiencia.
La decisión se adoptará por mayoría de votos.
Por medio de la Sentencia de 11 de junio de 1997, el Pleno de la Corte
Suprema de Justicia declara que este Artículo es Constitucional.
Aparece en el Registro Judicial de junio de 1997.
Artículo 11. A la parte demanda y demandante se les notificará personalmente
la resolución que ordena el traslado de la demanda, la cual también contendrá
la fecha de la audiencia.
Este Artículo fue Modificado por el Artículo 69 de la Ley N° 44 de 12 de
agosto de 1995, publicada en la Gaceta Oficial N° 22.847 de 14 de
agosto de 1995.
Artículo 12. Este Artículo fue Derogado por el Artículo 10 de la Ley N° 1 de
17 de marzo de 1986, publicada en la Gaceta Oficial N° 20.513 de 17 de marzo
de 1986.
Artículo 13. En los procesos en que se reclame reintegro o indemnización por
despido con salarios caídos, no procederá la acumulación de pretensiones ni de
procesos. No obstante, lo anterior, la Junta a su prudente arbitrio podrá
acumular a estos procesos, por razones de economía procesal, los procesos
previstos en el ordinal 2º del artículo 1 de esta Ley.
Tampoco se podrá incluir en las demandas que se presenten reclamos respecto
de los cuales no sean competentes las Juntas, ni procederá la formulación de
demandas en reconvención o articulaciones de cualquier clase.
Artículo 14. Cuando la decisión no fuere oportunamente cumplida por la parte
condenada, la Junta pasará sin mayores formalidades el expediente al
respectivo Juzgado Seccional de Trabajo, a fin de que inicie los procedimientos
de ejecución. A este efecto, la Junta, de oficio o a solicitud del trabajador, podrá
hacer la correspondiente denuncia de bienes.
Tratándose del cumplimiento de la orden de reintegro del trabajador, la Junta
podrá proceder directamente a la ejecución del fallo o adelantar las demás
medidas previstas en el Código de Trabajo.
Las Juntas podrán también comisionar a los Jueces Seccionales de Trabajo para
la práctica de cualesquiera medidas cautelares.
Artículo 15. La Junta se entenderá constituída para todos los efectos legales con
la asistencia de por lo menos dos de sus miembros, siempre que uno de ellos,
fuere el Presidente de la Junta. Si en este caso no hubiere acuerdo entre los
miembros presentes de la Junta, la decisión será adoptada por el Presidente.
Las citaciones serán formuladas por el Presidente de la Junta.
Artículo 16. Para los efectos de esta Ley las Juntas de Conciliación y Decisión
tendrán todas las facultades que en el Código de Trabajo y disposiciones
complementarias se atribuyen a los Jueces Seccionales de Trabajo y sus
miembros gozarán de todas las prerrogativas y privilegios reconocidos a los
mismos.
Artículo 17. Los tribunales de trabajo mantendrán competencia respecto de las
demandas presentadas antes de la vigencia de esta Ley.
Artículo 18. El Órgano Ejecutivo por conducto del Ministerio de Trabajo y
Bienestar Social reglamentará las disposiciones de esta Ley.
Artículo 18a. Serán aplicables a las Juntas de Conciliación y Decisión los
Artículos 633, 634 y 635 del Código de Trabajo y 380 de la Ley 67 de 1947, sobre
conflictos de competencia, ya sea entre ellas o respecto de los Jueces Seccionales
de Trabajo. Para estos efectos el Tribunal Superior de Trabajo es el superior
jerárquico.
Este Artículo fue Adicionado por el Artículo 6 de la Ley N° 40 de 1 de
agosto de 1975, publicada en la Gaceta Oficial N° 17.906 de 18 de
agosto de 1975.
Artículo 18b. Las costas en los asuntos que sean competencia de las Juntas de
Conciliación y Decisión se fijarán a prudente arbitrio de las Juntas, según la
importancia del asunto y el trabajo en derecho. En todo caso, tratándose de la
exclusiva condena pecuniaria, no excederán del 10% del total de la misma.
Este Artículo fue Adicionado por el Artículo 7 de la Ley N° 40 de 1 de
agosto de 1975, publicada en la Gaceta Oficial N° 17.906 de 18 de
agosto de 1975.
Artículo 19. Esta Ley empezará a regir el 1 de marzo de 1975.
COMUNÍQUESE Y PUBLÍQUESE
Ley Nº 53
De 28 de agosto de 1975
Publicada en la Gaceta Oficial N° 17.928 de 17 de septiembre de 1975
Por medio de la cual se atribuye competencia al Ministerio de Trabajo y
Bienestar Social para conocer de reclamaciones laborales y se toman otras
medidas
EL CONSEJO NACIONAL DE LEGISLACIÓN
DECRETA:
CAPÍTULO I
Competencia
Artículo 1. El Ministerio de Trabajo y Bienestar Social tendrá competencia
privativa para conocer y decidir los siguientes asuntos:
Demandas por incumplimiento del artículo 215 del Código de Trabajo;
Demandas para determinar el salario mínimo legal o convencional aplicable,
con o sin el reclamo de la diferencia adeudada, si la hubiere,
independientemente de la cuantía;
Demandas relativas a la interpretación en derecho o a la validez de las cláusulas
pactadas en una Convención Colectiva u otro pacto o acuerdo de naturaleza
colectiva;
Demandas sobre la aplicación del artículo 240 del Código de Trabajo, para
determinar si existe alteración unilateral de la zona o ruta asignada al
trabajador y en los casos de autorización para el rediseño de zonas o rutas o
inclusión en las mismas de nuevos trabajadores por razones económicas,
cuando no existiere acuerdo entre las partes”.
Las impugnaciones a que se refiere el artículo 394 del Código de Trabajo, a
prevención con los tribunales de trabajo
Artículo 2. Las impugnaciones de que tratan los ordinales 2º, 3º, 4º y 5º del
artículo 394 del Código de Trabajo serán procedentes cuando el acto o acuerdo
haya sido registrado en el Departamento de Organizaciones Sociales del
Ministerio de Trabajo y Bienestar Social.
Artículo 3. En los casos a que se refiere el ordinal 2º del Artículo 1 de esta Ley,
si se reclama la diferencia adeudada en concepto de salario mínimo, el
Ministerio tendrá competencia privativa aun cuando la cuantía fuere inferior a
B/.1,500.00.
CAPÍTULO II
Normas de Procedimiento
Artículo 4. Las reclamaciones se presentarán verbalmente o por escrito en la
Dirección General de Trabajo o en la Dirección Regional respectiva.
Artículo 5. El procedimiento será verbal, sin formalidades especiales,
garantizará el derecho de defensa de las partes, la notificación personal de la
demanda y se regirá en todo momento por los principios de inmediación,
concentración probatoria, economía procesal, impulso procesal de oficio y de
buena fe y lealtad procesal.
Artículo 6. Presentada la reclamación, será acogida de inmediato o se señalarán
en el acto de presentación los defectos formales de que adolezca, cuando estos
sean absolutamente esenciales para la marcha del proceso.
Artículo 7. Las partes podrán actuar personalmente o hacerse representar por
abogados, cualquiera sea la cuantía o la naturaleza del proceso. No podrá
representar a ninguna de las partes una persona que carezca de idoneidad para
ejercer la abogacía en el territorio nacional, sin perjuicio de los casos en que la
reclamación se presente por conducto del sindicato al cual pertenecen él o los
trabajadores afectados y actúe en tal calidad un directivo del sindicato
respectivo.
Si el trabajador carece de abogado que lo represente se le asignará uno de los
Abogados Gratuitos del Ministerio, salvo que no exista en la localidad Abogado
Gratuito, caso en el cual podrá representarlo un Directivo del Sindicato al cual
se encuentre afiliado, previa comprobación.
Artículo 8. En la resolución que admite la demanda se ordenará el traslado de
la misma a la parte demandada por el término de tres (3) días y se señalará la
fecha para la audiencia.
Artículo 9. La audiencia se celebrará a la hora previamente fijada, con
cualquiera de las partes que concurra.
El funcionario a cargo del proceso, garantizado el derecho de defensa de las
partes, rechazará cualesquiera pruebas o solicitudes que sólo tengan como
finalidad alargar el proceso o vulnerar los principios de economía, buena fe y
lealtad procesal. De la audiencia se levantará un acta, donde se consignará un
resumen de lo actuado y las pruebas practicadas.
Artículo 10. Concluida la audiencia y si no hubiere pruebas que practicar, el
funcionario fallará en el acto y se notificará la resolución a las partes. En casos
en que la magnitud y complejidad del asunto así lo exija, el fallo podrá
proferirse dentro de los cinco (5) días siguientes.
Artículo 11. Si subsistieren o se advirtieren defectos en la demanda o en su
contestación, el funcionario podrá llenarlos de oficio, si estos (sic) fuere posible.
En caso contrario citará, sin necesidad de dictar resolución, a cualquiera de las
partes, o a ambas, para efectuar las correcciones del caso o procederá a hacerlo
al momento de iniciar la audiencia.
Artículo 12. Sólo se notificarán personalmente las siguientes resoluciones:
El traslado de la demanda;
La que fija fecha para la audiencia;
La resolución que decide el proceso o por cualquier otra razón le pone término
o imposibilita su continuación. Si se trata de la Resolución que decide el
proceso sólo se notificará personalmente cuando sea proferida pasado un
mes después de la celebración de la audiencia, sin perjuicio de la sanción
que imponga al funcionario por su morosidad.
Artículo 13. Fuera de los casos previstos en el Artículo anterior las resoluciones
se notificarán mediante edictos que permanecerán fijados por 24 horas en lugar
público del Despacho.
Artículo 14. No será necesario dictar resoluciones ni para citar a las partes o a
los testigos, ni para poner en conocimiento del demandante la contestación de
la demanda.
Artículo 15. En cualquier estado del proceso, antes de que éste se decida, las
partes pueden presentar por escrito las alegaciones que consideren
convenientes para la defensa de sus intereses, las cuales se incorporarán al
expediente sin que sea necesario dar traslado a la otra parte. Sin embargo, de
todo escrito que se presente se acompañará copia para que la reciba la otra
parte.
Artículo 16. Sólo procede el recurso de apelación ante el Ministro contra las
resoluciones que en estos casos decidan el asunto o por otra causa pongan fin al
proceso o imposibilitan su continuación.
Contra estas mismas resoluciones procede el recurso de reconsideración ante el
funcionario que las dictó.
Estos recursos deberán interponerse en el acto de la notificación o por escrito o
en diligencias suscritas por el recurrente dentro de los dos (2) días siguientes a
la notificación.
Los recursos se entenderán siempre interpuestos en el efecto suspensivo.
Artículo 17. Interpuesto recurso de reconsideración, éste deberá resolverse
dentro de los cinco (5) días siguientes. La resolución se notificará por edicto.
Artículo 18. Interpuesto el recurso de apelación, el funcionario de primera
instancia enviará de inmediato el expediente al funcionario competente sin
necesidad de dictar resolución alguna.
El funcionario competente para decidir la apelación decidirá en una misma
resolución si procede o no la interposición del recurso y el fondo del negocio si
aquel fuere procedente.
Artículo 19. La resolución de segunda instancia se notificará siempre por edicto.
Artículo 20. Los tribunales de trabajo mantendrán competencia respecto de las
demandas presentadas antes de la vigencia de esta Ley.
Artículo 21. El Director General de Trabajo o los Directores Regionales podrán
comisionar a los Jueces Seccionales de Trabajo y a las Juntas de Conciliación y
Decisión.
CAPÍTULO III
Medidas Cautelares, Citaciones y Sanciones
Artículo 22. En circunstancias excepcionales en las que exista grave, notorio e
inminente peligro de que una empresa o establecimiento trasponga, enajene,
oculte, empeore, grave o disipe sus bienes, de manera tal que dejaría
insatisfechas las reclamaciones de los trabajadores, aún cuando no se trate de
derechos inmediatamente exigibles, que derivarían de la posible terminación de
las relaciones de trabajo, las Juntas de Conciliación y Decisión, a petición del
Director General de Trabajo, dispondrán el aseguramiento o el secuestro de los
mismos. Con el aseguramiento o el secuestro los bienes quedarán fuera del
comercio. Las diligencias ordenadas por la Resolución podrán practicarse por
las Juntas, las Direcciones Regionales de Trabajo o por servidores públicos de la
Dirección General de Trabajo o comisionarse a uno de los Juzgados Seccionales
de Trabajo.
Estas medidas se practicarán sin interrumpir ni paralizar el funcionamiento de
la empresa o establecimiento.
Estas acciones cautelares podrán mantenerse en vigor hasta que concluya el
término que señala el artículo 706 del Código de Trabajo para promover la
acción principal. Cuando se trate de la protección de derechos que derivarían
de la terminación de la relación de trabajo este término de extenderá hasta por
30 días.
Vencidos estos términos se levantarán las medidas o se enviará el asunto a la
autoridad competente que esté conociendo de la acción principal, según fuere el
caso.
En cualquier momento el afectado podrá pedir el levantamiento de las medidas
cautelares, demostrando la inexistencia del peligro o dando caución suficiente.
Artículo 23. Para las citaciones que por cualquier causa haga el Ministerio de
Trabajo y Bienestar Social en los casos previstos en esta Ley y para
conciliaciones, negociaciones colectivas, conflictos individuales o colectivos o
cualquier otro asunto que competa al Ministerio de Trabajo y Bienestar Social se
observarán los siguientes requisitos:
Se expedirá nota o boleta de citación indicando la fecha y hora de la diligencia,
la cual deberá entregarse a más tardar el día antes de la diligencia;
Si el citado no compareciere se expedirá una siguiente nota o boleta de citación.
Si tampoco compareciere el citado, se procederá a expedir una nota o boleta de
citación al término de la distancia. Esta boleta sólo podrá expedirla el
Director General de Trabajo, el Director de Relaciones de Trabajo, el
Inspector General de Trabajo, el Director del Departamento de
Organizaciones Sociales o los Directores Regionales.
Si el citado no compareciera al término de la distancia, se procederá a expedir
una boleta de conducción a cargo de la Guardia nacional, a fin de que el
citado sea conducido al Despacho correspondiente.
Esta boleta sólo podrá expedirla el Director General de Trabajo, los
Directores Regionales, el Director del Departamento de Relaciones de
Trabajo o quienes los reemplacen.
Cuando la citación se efectúe durante la práctica de una diligencia en presencia
de la parte citada, no será necesaria una segunda citación ordinaria y se
procederá a citar al término de la distancia. Lo mismo podrá hacerse cuando
dentro de los seis meses anteriores a la citación, el citado hubiere
desatendido alguna citación del Ministerio.
Artículo 24. Sin perjuicio de lo dispuesto en el Artículo anterior, en cualquier
momento la renuncia a comparecer al Ministerio podrá sancionarse con multas
sucesivas a favor del Tesoro Nacional de B/.10.00 a B/.200.00 la primera, que
serán duplicadas progresivamente hasta el cumplimiento de la orden de
citación. Estas condenas se impondrán en proporción al caudal económico de
quien deba satisfacerlas y podrán dejarse sin efecto o reajustarse, si el afectado
justifica parcial o totalmente la causa o causas de su renuencia.
Estas medidas sólo podrán adoptarse por el Director General de Trabajo o
quien lo sustituya.
Artículo 25. El Ministerio de Trabajo y Bienestar Social es competente para
imponer cualesquiera sanciones previstas en el Código de Trabajo y demás
normas laborales en las cuales no se le atribuya competencia expresa ni se
especifique de manera excluyente a otras instituciones del Estado.
Artículo 26. En los casos en que cualquier persona irrespete a un (funcionario
de trabajo) en ejercicio de sus funciones, obstaculice dentro o fuera del
Ministerio la labor de los inspectores y demás funcionarios o profiera, dentro de
un despacho del Ministerio de Trabajo y Bienestar Social o durante la ejecución
de una diligencia con la participación de funcionarios del Ministerio, frases
injuriosas o irrespetuosas respecto de cualquier autoridad, aunque esta no se
encontrare presente, será sancionado con multa de B/.25.00 a B/.500.00, según
la gravedad de los hechos.
Igual sanción se impondrá a las personas que interviniendo en una diligencia
laboral ante funcionarios del Ministerio de Trabajo y Bienestar Social incurran
en actos graves de amenazas, agresiones o injurias respecto de cualesquiera de
los particulares que intervengan en la diligencia o adopten una actitud dirigida
deliberadamente a entorpecer la práctica de la diligencia.
La autoridad de trabajo podrá prescindir de la aplicación de estas sanciones y
remitir el asunto a la autoridad competente para su sanción penal o policiva, si
hubiere mérito para ello.
Artículo 27. Para la imposición de las multas previstas en el Código de Trabajo
en esta Ley y en cualesquiera otras normas de trabajo, el Ministerio de Trabajo y
Bienestar Social seguirá el siguiente procedimiento:
El funcionario que conozca de los hechos levantará un informe que será
remitido al Director Regional respectivo o al Director General de Trabajo;
Cuando se proceda en virtud de denuncia, la investigación que resulte se
entregará al funcionario que corresponda conforme al ordinal anterior;
El Director Regional o el Director General de Trabajo pondrá el informe en
conocimiento del afectado para que éste, dentro de los tres días siguientes,
aporte las pruebas de descargo y formule las alegaciones que estime
convenientes;
Si examinado el resultado de la investigación y los descargos hubiere mérito
para imponer la sanción, ésta será impuesta por el Director Regional o el
Director General de trabajo, según sea el caso;
Estas resoluciones sólo admiten el recurso de reconsideración y de apelación
ante el Ministro, dentro de los dos días siguientes a su notificación.
Artículo 28. El Órgano Ejecutivo por conducto del Ministerio de Trabajo y
Bienestar Social reglamentará las disposiciones de la presente Ley.
Artículo 29. Las resoluciones que dicte el Ministerio de Trabajo y Bienestar
Social en los asuntos de competencia, sólo admiten los recursos de
reconsideración y apelación, salvo que expresamente se aluda únicamente a
uno u otro de estos recursos.
El plazo para interponer cualquiera de estos recursos, salvo norma especial en
contrario, será siempre de dos días contados a partir de la notificación de la
respectiva resolución.
No es necesaria la sustentación de ninguno de estos recursos; pero en cualquier
momento antes de la decisión, las partes pueden hacer llegar las alegaciones
que estimen convenientes.
Artículo 30. En los asuntos de cualquier naturaleza que competa decidir al
Ministerio de Trabajo y Bienestar Social y en los cuales proceda el traslado a la
otra parte, el mismo se concederá por el término de tres (3) días, salvo norma
especial en contrario. Dentro del término del traslado cualquiera de las partes
podrá pedir la práctica de las pruebas que estime convenientes.
Tratándose de traslado a los trabajadores del Reglamento Interno, el término
será de un (1) mes.
Artículo 31. Esta Ley comenzará a regir a partir de su promulgación.
COMUNÍQUESE Y PUBLÍQUESE.
Decreto Ejecutivo Nº 1
De 20 de enero de 1993
Publicado en la Gaceta Oficial N° 22.216 de 1 de febrero de 1993
Por el cual se reglamenta la Ley 7 de 25 de febrero de 1975, modificada por la
Ley 40 de 1º de agosto de 1975, Ley 8 de 30 de abril de 1981 y la Ley 1 de 17 de
marzo de 1986
EL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA
en uso de sus facultades legales
CONSIDERANDO
Que Corresponde al Órgano Ejecutivo, a través del Ministerio de Trabajo y
Bienestar Social, reglamentar las disposiciones de la Ley 7 de 25 de febrero de
1975, que crean las Juntas de Conciliación y Decisión y que fuera modificada
por las Leyes 40 de 1º de agosto de 1975, Ley 8 de 30 de abril de 1981 y la Ley 1
de 17 de marzo de 1986.
Que las Juntas de Conciliación y Decisión, como tribunales colegiados deben
contar con un instrumento que regule las actuaciones y los procesos que sean de
su conocimiento.
DECRETA:
CAPÍTULO PRIMERO
De la Administración de las Juntas de Conciliación y Decisión
Artículo 1. Las Juntas de Conciliación y Decisión en el ejercicio de sus funciones
jurisdiccionales son independientes y no están sometidas más que a la
Constitución y la Ley pero administrativamente dependen del Ministerio de
Trabajo y Bienestar Social quien determinará la cantidad necesaria, el área en la
que actuarán, el traslado temporal o permanente de su sede y designara los
miembros que la integren.
Artículo 2. Cada Junta de Conciliación y Decisión estará integrada por un
Representante de los Trabajadores, uno de los Empleadores y contará con un
coordinador, que será el representante gubernamental designado por el
Ministerio de Trabajo quien la presidirá y tendrá además, entre otras, la
responsabilidad administrativa del personal a su cargo.
Artículo 3. Cada Junta contará con una Secretaría Judicial a cargo de un
funcionario administrativo, supervisor responsable inmediato del personal
subalterno.
Artículo 4. Las Juntas contarán además con un personal administrativo que será
determinado por el Ministerio de Trabajo, pero básicamente contará con un
Secretario, oficinistas, escribientes auxiliares, notificadores y trabajadores
manuales o porteros.
CAPÍTULO SEGUNDO
De las Designaciones
Artículo 5. Los representantes de los trabajadores y empleadores en las Juntas
serán designados por el Ministerio de Trabajo y Bienestar Social de listas
presentadas por las organizaciones de los trabajadores y empleadores más
representativas.
En caso de que no se presentaran las listas, el Ministerio de Trabajo y Bienestar
Social procederá a efectuar libremente la designación correspondiente.
Los designados tomarán posesión ante el Departamento del Recursos
Humanos. Con la toma de posesión adquieren la obligación insoslayable de
asistir a todas las convocatorias que haga el presidente y/o coordinador de la
Junta de Conciliación en la que le corresponda actuar.
El asignado, en caso de no poder asumir la responsabilidad que le impone el
cargo, debe manifestarlo en el acto de toma de posesión, de lo contrario el
Ministerio se reserva el derecho de reemplazarlo para no entorpecer el normal
desarrollo de los procesos.
Artículo 6. Los representantes, una vez posesionado de su cargo, serán
sometidos a un sorteo, para asignarle la Junta en la cual actuarán en forma
permanente durante el período formal que le corresponda.
En caso de prórroga del período del o los designados, estos continuarán
ejerciendo sus funciones en la misma Junta en donde estaban actuando siempre
y cuando las otras Juntas estén completas.
Cuando haya renuncia o venza el período de alguno de los miembros y las otras
Juntas estén debidamente integradas, el nuevo miembro seleccionado ocupará
la vacante en la junta que haga falta, sin necesidad de sorteo.
Parágrafo Transitorio. Todo representante de los sectores designado al
momento de promulgarse este Reglamento, serán sometidos a sorteo.
CAPÍTULO TERCERO
De los Requisitos
Artículo 7. Para ser Presidente de las Juntas de Conciliación se requiere:
Ser panameño de 25 años de edad cumplidos y estar en pleno ejercicio de su
derecho ciudadano.
Tener conocimiento suficiente de derecho del trabajo.
Artículo 8. Para ser representantes de los trabajadores y empleadores se
requiere:
Ser panameño, con 25 años de edad cumplidos y estar en pleno ejercicio de sus
derechos ciudadanos.
Si es de los trabajadores debe haber prestado servicio a un empleador regido
por el Código de Trabajo, por lo menos nueve (9) meses durante el año
anterior a la fecha de su designación.
Si es de los patronos debe ser empleador, o trabajador de confianza de una
empresa legalmente establecida en el país.
Artículo 9. Los requisitos exigidos para el nombramiento; deben acreditarse
ante el Ministerio de Trabajo y Bienestar Social el cual los comprobará así:
La nacionalidad, mediante la cédula de identidad personal o certificación del
Registro Civil.
La constancia de labores:
Para los representantes de los trabajadores, mediante un certificado
expedido por el empleador para el cual labora o prestó servicio, la
certificación indicará la fecha de inicio y la terminación de la relación de
trabajo, si fuera el caso, cargo que desempeña o desempeñó durante el
tiempo de la relación.
Para los representantes de los empleadores, si es empleado de confianza,
mediante certificación en la que conste el cargo que desempeña, de acuerdo
al artículo 88 del Código de Trabajo, fecha de inicio de la relación de trabajo.
Si es empleador debe comprobar su condición de tal, conforme lo establece
el derecho común.
Artículo 10. El Secretario Judicial, deberá tener conocimientos jurídicos y por lo
menos haber cursado el tercer año, de la carrera de licenciado en Derecho gozar
del pleno ejercicio de sus derechos ciudadanos y no haber sido sancionado por
delito contra la fe pública.
CAPÍTULO CUARTO
Atribuciones y Competencias
Artículo 11. Las Juntas de Conciliación y Decisión por disposición expresa de la
Ley 7 de 25 de febrero de 1975, modificada por la Ley 40 de 1º de agosto de
1975, Ley 8 de 30 de abril de 1981 y la Ley 1 de 17 de marzo de 1986, tendrá las
siguientes funciones:
Programar las audiencias que debe conocer.
Conocer demandas por razón de despido injustificado, de los trabajadores que
no estén protegidos por fueros sindicales o de maternidad.
Conocer cualquier tipo de demandas en los cuales se reclamen prestaciones
hasta MIL QUINIENTOS BALBOAS.
Conocer todas las demandas de los trabajadores de servicio doméstico sin tener
en cuenta la cuantía y la naturaleza de la pretensión.
Disponer aseguramiento o secuestro de bienes, que le soliciten en forma directa
o a petición de la Dirección General de Trabajo.
Enviar los expedientes a los juzgados ordinarios de trabajo para la ejecución de
la sentencia.
Cuando lo haga de oficio debe hacer la respectiva denuncia de bienes.
Proceder al Reintegro de trabajadores, cuando el fallo así lo ordene o
comisionar a los jueces seccionales para tal fin.
Artículo 12. Las Juntas además, son competentes para conocer las siguientes
acciones derivadas del contrato de trabajo.
El del lugar de la ejecución del trabajo.
Las del domicilio del demandado cuando así lo determine el demandante.
Acciones nacidas de contratos celebrados en Panamá con trabajadores
panameños para la prestación del servicio fuera del territorio nacional.
Los contratos celebrados, en su jurisdicción.
CAPÍTULO QUINTO
El Quórum para Sesionar
Artículo 13. Para que las Juntas puedan actuar válidamente se requiere la
presencia de dos de los miembros que la conforman, siempre que uno de ellos
sea el Presidente o coordinador de la Junta.
Cuando no se constituya la Junta, se suspenderá la audiencia, y el secretario
levantará un acta detallando las razones que motivaron la falta de quórum para
sesionar.
Con base en el informe, se fijará una nueva fecha de audiencia, dentro de un
período no mayor de 30 días; la cual se notificará a las partes personalmente.
CAPÍTULO SEXTO
Notificaciones a los Representantes de Trabajadores y Empleadores
Artículo 14. El Presidente de la Junta ordenará el traslado de la fecha de
audiencia, a los representantes de los trabajadores y empleadores que la
conforman, con diez (10) días de antelación a la fecha de audiencia.
Los Miembros, no pueden eludir la notificación de la fecha de audiencia.
CAPÍTULO SÉPTIMO
De los Debates y Votación
Artículo 15. Cada uno de los miembros de la Junta tiene igual jerarquía de
decisión dentro del proceso contando con derecho a voz y voto.
Artículo 16. Los debates para decidir el pleito y los juicios en el pleno serán
dirigidos por el Presidente.
En los debates cualquiera de los miembros de la Junta puede presentar un
proyecto de resolución o contra proyectar una decisión si no comparte el
criterio propuesto; en estos casos se debatirán ambas resoluciones hasta decidir
el asunto.
Artículo 17. Una vez realizada la fase de discusión; el Presidente de la Junta
someterá a votación el asunto debatido.
La votación se hará nominalmente y la decisión se adoptará por unanimidad o
por mayoría. El Presidente votará de último y su voto será decisivo en caso de
no haber acuerdo.
Cualquiera de los miembros participantes podrá consignar mediante escrito
debidamente motivado su disconformidad, salvando así su voto, en el acto o en
un período no mayor de dos días.
La disconformidad con la decisión no exime de responsabilidad al disidente
quien debe firmar la resolución que contiene el fallo acordado, en el acto.
Artículo 18. La decisión adoptada se comunicará a los litigantes en el acto de
audiencia, como fallo verbal o por escrito inmediato, salvo caso excepcional
hubiese pruebas imprescindibles que practicar.
CAPÍTULO OCTAVO
Los Impedimentos y Recusaciones
Artículo 19. Los representantes de la Junta están impedidos para conocer los
juicios en que intervengan cuando se den los presupuestos del artículo 647 del
Código de Trabajo.
Artículo 20. Los impedimentos serán calificados de plano por la Junta y en su
tramitación se observará el siguiente procedimiento:
Los Presidentes de las Juntas deben manifestar su impedimento tan pronto
reciban, en reparto, el expediente o a más tardar dentro del segundo día de
su recibo.
El representante de los trabajadores y empleadores dentro de las 48 horas
siguientes a la notificación de la audiencia.
Artículo 21. Los impedimentos deben presentarse por escrito, aportando las
pruebas y razones jurídicas que lo justifican.
Los presidentes deben presentar su escrito directamente a la Junta de turno que
corresponde.
Los representantes de los empleadores y trabajadores presentarán su escrito al
presidente de la Junta al cual pertenecen y este a su vez lo remitirá, sin más
trámite a la Junta de turno.
Artículo 22. La Junta que aprenda el conocimiento del impedimento decidirá
dentro de las veinticuatro horas siguientes si procede o no el impedimento
manifestado. Podrá dentro de este término pedir la comparecencia del
interesado, para que después de escucharlo y recibir las pruebas que hubieran;
dictar la resolución respectiva. Si el impedimento es viable, se devolverá el
expediente a la Junta de turno para que sea sometido a un nuevo sorteo, o se
entregue a la Junta, que en el sorteo anterior, hubiese tenido menos expedientes;
en caso contrario se devolverá a la Junta para que siga conociendo el caso.
Artículo 23. En caso de recusación, el interesado presentará su escrito y sus
respectivas pruebas ante el Presidente de la Junta a la que pertenezca el
recusado y este lo recibirá, notificará al recusado, suspenderá la audiencia; sin
necesidad de dictar resolución, enviando de inmediato el escrito a la Junta que
le corresponda en turno, para que resuelva.
Artículo 24. La Junta que le corresponda resolver la recusación se sujetará al
siguiente procedimiento:
Admitir la recusación si cumple los presupuestos del artículo 647 y verificar si
se aportan las pruebas respectivas.
Pedir al funcionario recusado que presente el informe respectivo tal y como lo
determina el artículo 659 del Código de Trabajo.
Fijar las costas a favor de la contraparte cuando la recusación sea declarada
improcedente.
CAPÍTULO NOVENO
Normas de Procedimiento y Reparto
Artículo 25. Los asuntos que deba conocer y decidir las Juntas de Conciliación
se regirán por las normas establecidas en las leyes 7 de 25 de febrero, Ley 1 de
17 de marzo de 1986, Ley 40 de 1º de agosto de 1975, las secciones Primera,
Segunda, Cuarta y Quinta del Capítulo I, Título I, Libro II, de la Ley 67 de 1947,
y el Capítulo IV del Título IV del Libro IV del Código de Trabajo, sobre causales
de impedimentos y recusaciones.
Las Juntas de Conciliación o las Direcciones Regionales de Trabajo en donde no
haya Junta o Juez de Trabajo recibirá la reclamación, verbal o escrita por parte
del o los afectados si la reclamación fuese verbal la Junta acogerá y
confeccionará el libelo correspondiente de la pretensión si esta es de su
competencia.
Artículo 26. Cada Junta de Conciliación y Decisión estará, en su orden
numérico, de turno por el período de una semana.
Esta Junta recibirá todos los expedientes para la iniciación de su trámite.
Artículo 27. El reparto de los negocios que semanalmente lleguen, para
conocimiento de las Juntas de Conciliación y Decisión, corresponde a la Junta
de turno que recibió los expedientes.
Queda entendido que las Juntas que no están de turno no podrán recibir
expedientes que lleguen para el inicio de su tramitación.
Tampoco se atenderán en las Juntas, arreglos por mutuo consentimiento o
transacciones, salvo los que se efectúen dentro de un proceso ya iniciado.
Artículo 28. El reparto se efectuará a las ocho de la mañana (hora judicial) del
día lunes siguiente a la semana en que terminó el respectivo turno. En caso de
cierre del Despacho, decretado oficialmente, se efectuará el día hábil siguiente a
la misma hora.
Artículo 29. Al acto de reparto de los negocios concurrirán los Secretarios de las
demás Juntas de Conciliación, o en su defecto, el funcionario de la Junta que el
respectivo coordinador designe, y se observará el siguiente procedimiento:
El secretario de la Junta de turno enumerará los expedientes, según se reciban.
Con audiencia de los secretarios de las otras Juntas o, en su defecto, el
funcionario que la respectiva Junta haya designado, procederá a escoger las
balotas, fichas o a confeccionar papelitos doblados cuidadosamente, a fin de
que no se distingan unos de otros, y, posteriormente colocados dentro de
una urna prevista para estos efectos;
Las balotas, fichas o papelitos numerados se sacarán al azahar (sic), y el número
extraído designará al expediente distinguido con ese número;
En primer término, le corresponderá escoger al secretario de la Junta donde se
efectúa el reparto, el cual deberá escoger, en su orden los necesarios para
completar la cantidad de expedientes que le correspondan a dicha junta, y se
incluirán en esta distribución los expedientes que se mencionan en el
artículo 22 de este reglamento;
Siguiendo el mismo procedimiento, se adjudicarán los expedientes que le
correspondan a la Junta que sigue en turno, y así sucesivamente;
En caso de que en el reparto se constataré que, según el número de negocios a
repartir, la Junta recibiere menos expedientes que los otros, esta menor
cantidad le corresponderá a la última Junta en escoger los papelitos
enumerados, según el turno establecido;
Si después de efectuado el reparto equitativo de los expedientes, resultare que
queda alguno por repartir, se le asignará a la Junta que menos expedientes
tenga según el reparto anterior o, en su defecto, a la Junta que efectúa el
reparto;
De las diligencias así efectuadas se extenderá un acta en el Libro de Reparto de
la Junta que lo realiza, en donde se detallará el número de expedientes
repartidos, cantidad de expedientes que le correspondió a cada Junta,
debidamente identificadas las partes litigantes. Dicha acta la firmará el
Coordinador y el Secretario de la Junta que efectuó el reparto y los
secretarios de las demás Juntas o en su defecto el empleado de la Junta que
el respectivo Coordinador designe.
Al hacer entrega de los expedientes repartidos, a continuación del acta se hará
constar el recibo de los expedientes que le correspondió a cada Junta con la
firma de funcionario que recibe.
A cada reparto debe llevarse el libro de acta de reparto anterior.
Artículo 30. Cualquier conflicto proveniente del reparto de negocio entre las
Juntas, será resuelto por sala de acuerdo, conformada por los Coordinadores en
asamblea especial y la decisión que asuman será definitiva.
CAPÍTULO DÉCIMO
De las Funciones y Obligaciones de los Miembros de la Junta
Artículo 31. El coordinador de la Junta tendrá entre otras las siguientes
funciones:
Asistir puntualmente, diariamente a la Junta dentro del horario oficial.
Dirigir las audiencias y supervisar el funcionamiento de su tribunal.
Darle impulso al proceso y a las acciones que le corresponda ventilar.
Recibir y encausar los impedimentos y recusaciones que se produzcan en su
Junta; inclusive la recusación que hagan en su contra.
Asistir a las diligencias de Secuestro que tenga que practicar su junta, como
autoridad responsable del Tribunal.
Actuar como Ponente en los juicios que ventile.
Artículo 32. Los representantes de los trabajadores y empleadores, tendrán las
siguientes funciones:
Asistir a toda convocatoria que haga el presidente de la Junta.
Asistir a todas las audiencias programadas, y en la que haya sido debidamente
notificado.
Participar en las reuniones plenarias de las juntas.
Firmar todas las resoluciones que expida la Junta y contra proyectar
resoluciones cuando adverse la ponencia de la sentencia.
CAPÍTULO DÉCIMO PRIMERO
Funciones de la Secretaría Judicial, y Demás Personal
Artículo 33. Las secretarias de las Juntas tendrán las siguientes funciones
generales:
Dar cuenta diaria al Presidente de la Junta de los asuntos que entran a la oficina
o se promueven en ella y pasar a su despacho aquellos en que deba dictarse
alguna resolución, o emitir su concepto;
Autorizar todas las resoluciones, declaraciones, notificaciones, los exhortos y
despachos, las diligencias, copias y testimonios, todos con firma entera,
menos las notificaciones que pueden autorizarse con media firma. A la firma
o media firma debe agregarse el nombre del destino;
Expedir los certificados que se soliciten cuando los prescriba la Ley o lo ordene
el respectivo Jefe;
Hacer las notificaciones personales o por medio de un empleado de la oficina;
Exhibir a quien lo solicite; de acuerdo al artículo 594 del Código de Trabajo, los
expedientes que se cursen en la Secretaría, sin permitir que se saquen del
despacho.
Exigir recibo de los expedientes, documentos y copias que entreguen;
Custodiar los archivos y mantenerlos en perfecto orden;
Informar a las personas interesadas de los negocios que cursen en la oficina
sobre el estado de los mismos;
Formar inventario de los libros, expedientes, mobiliario y demás útiles que
pertenezcan a la oficina; cuidar de su conservación y hacer entrega de todo,
bajo inventario, a las personas que deban sucederla en su cargo;
Servir de órgano de comunicación con los particulares;
Llevar debidamente foliados y empastados los libros que sean necesarios.
Artículo 34. La secretaría tendrá las siguientes funciones para la confección del
expediente cuando se le da entrada a la demanda:
Leer detenidamente el poder, observar si está en regla, o sea que el nombre del
poderdante es el legal, número de cédula, dirección completa, datos
generales del poderdante, verificar la firma. Es obligatorio que al presentar
el poder se entregue al Secretario la Cédula de identidad personal del
poderdante o el pasaporte si es extranjero, para confirmar la autenticidad de
la firma.
Observar si el título de marginal que indica el juicio es correcto.
Para mayor ilustración acerca de las marginales debe leerse el artículo 537.
Observar la cuantía para determinar si el conocimiento de la misma pertenece a
las Juntas de Conciliación y Decisión. Con especial atención a lo dispuesto
en el artículo 1 de la Ley 7, hasta la suma de mil quinientos balboas
(B/.1,500) que es el conocimiento de las Juntas así como los juicios de
Reintegro por despido injustificado.
Leer el fundamento de derecho que trae la demanda y comprobar si los
artículos son los correctos.
Leer los hechos de la demanda y constatar si concuerdan con la marginal
superior o título de la demanda.
Observar si las pruebas aducidas en la demanda están adheridas a ésta.
Se cotejan las copias con el original de la demanda y después de hallarla
conforme se pone el sello de la Junta y el sello de Presentación personal, la
fecha y hora que fue recibida.
Se enumeran las fojas en el margen superior derecho y se confecciona la
carátula para el expediente.
Se hace providencia de acogimiento de la demanda hasta que se surta los
trámites de Reparto.
En los secuestros, proceden de inmediato a su tramitación. (Salvo que exista un
acuerdo de reparto en los lugares donde haya dos o más Juntas).
Hacer diligencia de Reparto.
Artículo 35. Después del reparto la secretaría debe efectuar la siguiente
tramitación:
Solicitar de oficio información al registro de la Propiedad, sobre la
representación legal de la empresa, si es una persona jurídica, o al Ministerio
de Comercio si trata de un establecimiento comercial proceder a admitir la
demanda.
Hacer la Providencia acogiendo la demanda, señalando el apoderado de la
parte actora, fijando la fecha de audiencia, ordenando correr traslado de la
misma a la parte demandada y ordenando la inscripción en el libro de
registro e Ingresos.
Al correrle traslado de la demanda a la parte demandada se pone el sello de
notificación y se le da copia de la demanda, explicándole que puede
contestar la demanda antes del juicio o puede hacerlo el día de la audiencia.
Cuando hay acción exhibitoria o de Secuestro se hace un cuaderno aparte que
se adjuntará a la demanda después de presentada.
Cuando se tiene toda la documentación se pone un informe de secretaría al
Presidente, diciendo que está todo listo para la audiencia.
Si se fija una nueva fecha de audiencia después de un mes se debe hacer una
providencia, y luego un Edicto, el cual determinará la hora y día de la
audiencia; este edicto se fijará por un día, vencido el término se desfijará y se
agregará al expediente como constancia de la notificación.
Si se ha solicitado que se cite a los testigos, se confeccionan las boletas de
citación y se enviará al portero a notificarlos.
Cuando uno de los apoderados de las partes o los dos de común acuerdo
soliciten que se aplace la fecha de la audiencia, por medio de una
providencia se acogerá la solicitud.
Después que se proceda a fijar nueva fecha; sólo hay derecho a solicitar el
emplazamiento una (1) vez por cada parte. Art. 967 del Código de Trabajo.
Tener mucho cuidado con las pruebas aportadas en la audiencia, numerarlas y
adjuntarlas al expediente.
Cuando se da por finalizada la diligencia de declaración de un testigo, éste debe
firmar el resumen de su testimonio recogido por la Junta.
Si alguna de las partes (o las dos) apela, se concederá un término de tres (3) días
para redactar la Providencia respectiva. Se fijará un edicto que se enviará al
Tribunal Superior de Trabajo. Si ha habido secuestro se anexará el cuaderno
al expediente principal. Recordando que ambos casos ingresan al Tribunal y
deben ser anotados en el libro de registro.
Cuando se devuelva el expediente al Juzgado, después de una apelación, se
hace Providencia de reingreso y se fija el edicto que la notifica.
Al terminar toda la tramitación se ordenará por Providencia el archivo del
expediente y se fijará un Edicto.
Cuando un proceso tenga más de dos años de estar paralizado, viendo su
último acto de la documentación (última foja), se dará cuenta a la Junta para
su revisión y posterior declaración de la caducidad y se ordenará el archivo
del expediente.
Se anotará en el Libro de Registro la salida del expediente y detrás del edicto se
colocará el sello de terminación del juicio y luego se guardará en los
archivos.
Se confeccionará una lista alfabética de los juicios terminados en el año, y se
enviará posteriormente a los Archivos Nacionales el paquete que contiene
dichos juicios ya terminados;
Rechazar los escritos que contengan injurias y ofensas contra las autoridades o
particulares, consultando previamente al Jefe respectivo y dejar en el mismo
escrito constancia de tal rechazo;
Señalar fechas de audiencia y confeccionar las providencias respectivas;
Hacer el sorteo de las demandas de su turno y asistir a los sorteos cuando no
sean en su Junta;
Las demás que le impongan los respectivos reglamentos.
Artículo 36. Los escribientes u oficinistas tendrán las siguientes funciones:
Pasar en limpio las Sentencias; transcribir las actas cuando cabe apelación,
Autos, Edictos, Exhortos, Oficios y Certificaciones.
Asistir a la Secretaría en la revisión de los expedientes diariamente, con el fin de
detectar si corresponde hacer alguna diligencia en los negocios que se
tramitan.
Confeccionar con la secretaria los informes mensuales de secretaría.
Participar en el sorteo cuando sea designado.
Confeccionar a máquina las diligencias de reparto; y
Archivar.
Artículo 37. Los notificadores tendrán las siguientes funciones:
Notificar las Providencias que fijan fecha de audiencia, los Autos y sentencias.
Llevar expedientes al Tribunal Superior y adonde se requiera.
Asistir a los Secuestros.
Artículo 38. Los porteros o trabajadores manuales tienen a su cargo la limpieza
del despacho.
CAPÍTULO DÉCIMO SEGUNDO
De los Términos Procesales
Artículo 39. Los términos, en los procesos corren por ministerio de la Ley a
partir del día siguiente de la recepción o notificación y se incurre en ellos el día
del vencimiento salvo que la Ley disponga lo contrario.
Artículo 40. Los términos no incluirán los días inhábiles, y aquellos en que sea
suspendida la actuación Tribunalicia y como lo dispone el artículo 600 del
Código de Trabajo.
Artículo 41. Las Juntas de Conciliación y Decisión cuentan con un término no
mayor de tres (3) meses para dictar su fallo contados a partir de la presentación
de la demanda.
Artículo 42. Las notificaciones de la fecha de audiencia, a los representantes de
los empleadores, se hará diez (10) días antes de su celebración.
Artículo 43. Toda audiencia que se fija posterior a la primera, debe hacerse en
un período no mayor de treinta (30) días.
Artículo 44. Las decisiones adoptadas fuera de la audiencia o cuando una de las
partes no hubiera comparecido, siempre que no sean apelables, se notificarán
mediante edicto, fijado por cuarenta y ocho (48) horas en el despacho del
tribunal.
Artículo 45. Para redactar las providencias de envío al Tribunal Superior del
expediente en caso de apelación, se contará con un término de tres (3) días.
Artículo 46. Los términos podrán suspenderse a petición de parte, por
disposición legal, impedimento o recusación de algún miembro o por
incapacidad del que gestiona el proceso.
CAPÍTULO DÉCIMO TERCERO
De las Notificaciones
Artículo 47. El traslado de la demanda y la fecha de primera audiencia se
notificará personalmente.
Artículo 48. Toda audiencia que se fije después de un mes de la primera fecha
de la que se le dio traslado a las partes de la demanda, debe ser notificada
personalmente.
Artículo 49. Si la siguiente audiencia a la primera, se fija dentro del mismo mes
contada de la fecha anterior, se notificará por Edicto; el cual se fijará el día
siguiente de dictada la resolución, primordial en los estrados de la Junta.
Artículo 50. Cuando haya apoderado constituído en el proceso al cual no sea
posible notificar, previo informe del notificador, se fijará un edicto, en el
Tribunal, y se enviará por correo recomendado la copia autenticada de la
Resolución dictada a la dirección del apoderado.
Artículo 51. Cuando la demanda sea contra una sociedad, o establecimiento
comercial, se notificará personalmente al representante legal o en su defecto a
los gerentes administradores o representantes del empleador como lo
determina el artículo 556 del Código de Trabajo.
Artículo 52. Se emplazará por edicto a la parte demandada cuando se ignore el
paradero de quien debe ser notificado. Esta notificación se hará por 5 días en los
estrados de la Junta y de acuerdo a lo establecido en el artículo 562 del Código
de Trabajo.
CAPÍTULO DÉCIMO CUARTO
De los Incidentes y Excepciones
Artículo 53. Todo incidente debe tramitarse dentro del expediente principal
donde se promueva la demanda y se resolverá en la sentencia.
Artículo 54. Si el incidente fuese improcedente se rechazará de plano sin más
trámite, la resolución que se dicte es irrecurrible.
Artículo 55. Los incidentes pueden promoverse el día de la audiencia siempre
que el proponente no haya pedido posposición de la audiencia, en cuyo caso,
debe proponerlo antes de la fecha de la celebración de la audiencia.
Artículo 56. La excepción de prescripción debe tramitarse como incidente
dentro del proceso, y debe proponerse al contestar la demanda o el día del
juicio, salvo que se trate de audiencia fijada después de una posposición en
cuyo caso debe proponerse antes de la fecha de la nueva audiencia.
De no hacerla dentro de este término, se considerará extemporánea.
CAPÍTULO DÉCIMO QUINTO
De la Acumulación
Artículo 57. Las Juntas no admitirán demandas en las que se acumulen
pretensiones o procesos, reservándose el derecho de hacerlo por economía
procesal, en aquellas demandas en las que se reclaman prestaciones cuya suma
no ascienda a más de Mil Quinientos Balboas.
CAPÍTULO DÉCIMO SEXTO
De los Exhortos
Artículo 58. Las diligencias que sean imprescindibles para determinar la verdad
procesal, y no puedan practicarse en el lugar de la Junta que conozca del juicio,
podrá encomendarse al Presidente de la Junta de Conciliación y Decisión del
lugar que deba practicarse.
Artículo 59. Para la práctica de la diligencia, la Junta deberá de expedir los
exhortos o despachos, o puede comisionar a las autoridades judiciales o
administrativas de trabajo para que realicen la gestión.
CAPÍTULO DÉCIMO SÉPTIMO
De la Caducidad
Artículo 60. Los Presidentes de las Juntas y los Secretarios cuidarán bajo su
estricta responsabilidad que los juicios que conozcan no queden inactivos.
Artículo 61. Cuando para continuar el trámite de juicio, sea necesario la
promoción de la parte actora y este no la haya efectuado dentro de un lapso
prudencial. El Presidente de la Junta hará todas las gestiones para que se
presente, si el trabajador está representado por abogado, la Junta lo apercibirá
para que efectúe la gestión.
Artículo 63. Si se agotó toda la gestión señalada en los artículos anteriores, y el
proceso por esta razón se paraliza por más de dos años, se decretará la
caducidad de instancia, mediante auto, el cual será apelable.
Artículo 64. Declarada la caducidad se levantará el secuestro que hubiere y se
ordenará la cancelación de las inscripciones de los registros que hubieren de la
medida precautelar; y el archivo del expediente.
CAPÍTULO DÉCIMO OCTAVO
De las Juntas Ampliadas
Artículo 65. Los miembros de las Juntas de Conciliación se reunirán por lo
menos una vez al mes en aquellos casos que sea convocado por la mayoría de
los miembros que integran las Juntas.
Estas reuniones tiene como objetivo unificar los criterio de las resoluciones que
se emitan; con tal objetivo se observará lo siguiente:
Las reuniones serán convocadas por el coordinador de la Junta, en turno,
cuando lo solicite la mayoría de los coordinadores, o de la mayoría de los
representantes de los empleadores o de los trabajadores.
Para cada sesión se elaborará un orden del día, que será discutido al inicio de la
reunión.
Cualquiera de las partes pueden proponer temas, los cuales serán evaluados
por los coordinadores, y una vez consensuados se incluirán en el orden del
día de acuerdo a las prioridades.
La convocatoria, se hará con una antelación no inferior a tres (3) días y la cita se
hará llegar a todos los miembros de las Juntas.
Para que el pleno de esta Junta pueda sesionar se requiere al menos la presencia
de dos tercios del total de los miembros de la Junta.
Las resoluciones deben ser aprobadas por la mayoría de los miembros de la
Junta.
Las resoluciones adoptadas por el pleno serán obligatorias para todas las
Juntas.
Las Resoluciones pueden ser revisadas en cualquier tiempo a solicitud de la
mayoría de los representantes gubernamentales, de los empleadores o los
trabajadores.
Las Reuniones de estas Juntas serán precedidas por el coordinador de turno al
momento de la convocatoria.
Artículo. Este Decreto comenzará a regir a partir de su promulgación.
COMUNÍQUESE Y PUBLÍQUESE
Decreto Ejecutivo N° 32
De 10 de agosto de 1994
Publicado en la Gaceta Oficial N° 22.606 de 23 de agosto de 1994.
Por el cual se reglamentan los artículos 487, 493 y 495 del Código de Trabajo
El Presidente de la República
En uso de sus facultades legales;
CONSIDERANDO:
Que una huelga declarada formalmente trae como consecuencia el cierre de la
empresa la determinación de medidas tendientes a evitar daños irreparables
tanto en la empresa privada como en los servicios públicos.
Que el artículo 493 del Código de Trabajo, en el párrafo segundo del numeral
3, permite a los empleadores solicitar, en las empresas que representa, el
conteo de los trabajadores que se declaren en huelga, después de haber
agotado el procedimiento de conciliación, para que se determine en forma
provisional si cuentan con el requisito de mayoría.
Que corresponde al Ministerio de Trabajo y Bienestar Social la realización del
conteo de los huelguistas una vez formalizada la solicitud.
Que como las disposiciones que regulan el conteo, sus recursos y las medidas
preventivas que eviten daños irreparables en las entidades de servicio público o
empresa privadas, no establecen un método o procedimiento para tratar estas
materias, se hace necesario reglamentar los artículos 487, 493 y 495.
DECRETA:
Artículo 1. Corresponde a la Dirección General o Regional de Trabajo, por
intermedio de la Inspección de Trabajo y/o por funcionarios designados para
tal objeto, la realización del conteo de los trabajadores en huelga, cuando se
haya formalizado la petición por parte del o los empleadores afectados por el
conflicto.
Artículo 2. Los empleadores, deben solicitar a la Dirección General o Regional
de Trabajo dentro de las veinticuatro horas siguientes al inicio de la huelga, el
conteo de los huelguistas, sin perjuicio de que el empleador anuncie, por
escrito, antes de que ésta se inicie, la intención de que se realice la encuesta,
acompañando la información pertinente al número de trabajadores y la lista de
éstos. El anuncio anticipado no significa que es admisible el conteo previo a la
huelga o que se realice de oficio por parte del Ministerio de Trabajo.
Artículo 3. La solicitud de conteo debe presentarse por escrito, debidamente
firmada por el representante legal de la empresa o quien haga sus veces. La
Dirección General o Regional, una vez recibida la solicitud verificará si se
interpuso en tiempo oportuno; de ser viable, determinará la hora y la forma en
que se va a realizar el conteo, haciéndolo saber al sindicato.
La facultad de pedir el conteo podrá el empleador otorgársela al apoderado
judicial en la contestación del pliego.
Artículo 4. Para realizar el conteo, la Dirección General o Regional, esta
facultada para requerir a la empresa, las planillas de la Caja de Seguro Social a
la fecha de presentación del Pliego de Peticiones y todo aquello que le permita
determinar con precisión los trabajadores sujetos al conteo, así como los centros
de trabajo afectados por el conflicto y el acceso a las instalaciones.
4.1 Para los efectos de determinar la mayoría de trabajadores que apoyan una
huelga tendrán derecho a votar solamente los trabajadores de la o las
empresas o empleadores que concurran al momento del conteo, pertenezcan
éstos, o no, a la organización que planteó el conflicto.
4.2 No participarán en la votación los trabajadores que ingresaron con
posterioridad a la presentación del pliego, los trabajadores eventuales,
ocasionales, ni los trabajadores de confianza.
4.3 Las objeciones a los trabajadores que concurran al conteo deben hacerse en
el acto mismo de la diligencia, y los funcionarios encargados del conteo
decidirán inmediatamente sobre la objeción.
Artículo 5. Para garantizar la imparcialidad, reserva, confiabilidad y
voluntariedad del voto, se hará mediante una votación secreta. Para ello se
confeccionarán votos con las opciones separadas de si y no, los trabajadores
formarán fila o responderán al llamado que los hagan los funcionarios
encargados del conteo, éstos deben dar su nombre y entregar su cédula o
documentos que lo identifiquen. El funcionario comprobará si el trabajador
figura en el listado o si está comprendido dentro de las excepciones que
establece el artículo 479 del Código de trabajo. Comprobado su derecho a votar
se dirigirá al lugar en que se encuentran los votos para escoger su opción la cual
depositará en la urna respectiva y firmarán el registro de votación.
Artículo 6. Terminada la votación los funcionarios de trabajo, se constituirán en
escrutadores para el conteo de los votos. En este proceso se escogerá un
observador por cada una de las partes (empleadores y Trabajadores),
procediendo para el conteo de la siguiente manera:
6.1 Se abrirá la urna y se contarán los votos, con voz alta, sin abrir los sobres o
las boletas, y una vez contados se volverán a poner en la urna.
6.2 Se confrontará el total de votos con el número de trabajadores que votaron.
Si el total de votos excediera del total de personas que votaron, se extraerán
al azar, un número de votos igual a la diferencia y se quemarán o romperán
de inmediato a la vista de los asistentes; la extracción para su eliminación
podrá encomendarse a cualquier persona que los funcionarios escojan de los
presentes.
6.3 Una vez que el total de sobres coincida con el total de volantes se procederá a
sacar y abrir o desdoblar los votos uno a uno.
6.4 Una vez extraídos los votos se leerá en voz alta el contenido del voto.
6.5 Los funcionarios irán anotando separadamente, los votos escrutados y
contados, según la clase de opción (si o no), los votos en blanco, los anulados
y el total de votos emitidos.
Las nulidades respecto a cada voto se decidirán de la siguiente forma:
6.6 En caso de que aparezca más de un voto se seguirá la siguiente regla:
Si son de diferentes decisiones, (si o no o en blanco) se declarara nulo el voto.
Si se trata de la misma decisión se considera un sólo voto.
Artículo 7. Terminado el conteo de los votos los funcionarios elaborarán un acta
en la que harán constar lo siguiente:
Nombre de la empresa, negocio, o establecimiento donde se efectuó el conteo;
Nombre y cédula de los funcionarios que realizaron el conteo;
Fecha de la votación y hora en la que comenzó y terminó;
Total de Trabajadores votantes;
Total de votos contados;
Total de votos válidos;
Total de votos nulos;
Total de votos si y total de votos no;
Una breve relación de las reclamaciones y protestas formuladas por las partes,
así como las decisiones que hubieren adoptado y los anuncios de recursos
instituidas en el artículo 495 del Código de Trabajo.
Esta acta será entregada al Director General o Regional de Trabajo quien a su
vez la confrontará con el listado de trabajadores que aparecen apoyando el
pliego de peticiones y el número que en éste se señale, tomando en cuenta lo
dispuesto en los artículo 504 y 505 del Código de Trabajo, y con ello
determinará si se ha dado el requisito de mayoría.
Artículo 8. La Dirección General o Regional de Trabajo, después de revisar las
actas y cotejado el conteo con el pliego, presentará un informe en el cual
expondrá el resultado de la encuesta o conteo, formulará sus recomendaciones
respecto a las medidas que deberán adoptarse e indicará los plazos dentro de los
cuales deberán cumplirse tales medidas, entregando copia autenticada de ello a
los solicitantes, al sindicato, o grupo de trabajadores si fuere el caso.
Artículo 9. Los trabajadores o Sindicatos pueden recurrir en contra del conteo,
cuando éste le sea desfavorable, mediante los recursos de reconsideración
apelación.
Artículo 10. Los recursos deben ser presentados por escrito, dentro de las dos
horas siguientes a la entrega del informe que señala el artículo 8 de este Decreto,
debidamente firmado por el Secretario General o los delegados negociadores,
cuando se trate de grupo de trabajadores no sindicalizado. Con el escrito debe
acompañarse las pruebas que apoyen las alegaciones.
Artículo 11. Una vez recibido el o los recursos la Dirección General o Regional
de trabajo, resolverá, con las pruebas aportadas, el recurso de reconsideración
si lo hubiere; de mantener su decisión, y habiéndose apelado, enviará
inmediatamente el expediente al Despacho Superior para que resuelva la
alzada. El término para resolver los recursos, en conjunto, no debe ser mayor de
veinticuatro horas.
Artículo 12. Los recursos interpuestos, no suspenderán el derecho que tienen el
empleador de mantener el o los centros de trabajo abiertos ni el de pedir la
ilegalidad de la huelga, tampoco afectará los términos que indica la Ley para
interponer esta acción.
Artículo 13. A reserva de la facultad de autorizar las labores de ciertos
trabajador durante la huelga, antes de su inicio, la Dirección General o
Regional de Trabajo, a petición del empleador en la que indique los nombres y
cargos necesarios, procurará fijar, consultando con las partes el número de
trabajadores estrictamente necesarios e indispensables que laborarán con fines
de mantenimiento, para evitar perjuicios irreparables a las maquinarias y
elementos básicos. Para este propósito podrán ordenarse la práctica de
diligencias que juzgue convenientes.
Parágrafo. Tratándose de servicios públicos, deberá especificarse los turnos de
urgencia en los centros afectados por la huelga para evitar su paralización total,
dentro de los porcentajes que establece el Artículo 487 del Código de Trabajo.
Artículo 14. Para los efectos del ordinal tercero del Artículo 493 y en el evento de
que los trabajadores huelguistas no autoricen el personal que se requiera o el
personal asignado no acceda a prestar sus servicios, la Dirección General o
Regional de Trabajo autorizará y determinará el número de nuevos Contratos
de Trabajo que suplan y eviten perjuicios irreparables a los elementos básicos y
maquinarias de la empresa en huelga.
Artículo 15. Una vez iniciada la huelga, las actividades de las empresas de
seguridad privada o personal de seguridad de la propia empresa, quedaran
subordinados a las autoridades de trabajo y se limitarán a salvaguardar los
bienes de la empresa, sin que esta labor obstaculice o entorpezca el ejercicio o
facultades que tienen los trabajadores en el ejercicio del derecho de huelga, el
acceso de los equipo de seguridad y/o mantenimiento autorizados y en general,
la ejecución de cualquier medida ordenada o autorizada por la Dirección
General o Regional de Trabajo.
Artículo 16. Este Decreto rige a partir de su promulgación.
COMUNÍQUESE Y PUBLÍQUESE
Resolución Nº D.M. 40/95
De 27 de Noviembre de 1995
Publicada en la Gaceta Oficial N° 22.930 de 14 de diciembre de 1995
Por la cual se reorganizan, de manera provisional, las labores,
estructura y funciones de las Juntas de Conciliación y Decisión de
todo el territorio de la República
CONSIDERANDO:
Que por Decreto Ejecutivo Nº 87 de 31 de octubre de 1995, que crea la
DIRECCIÓN GENERAL DE LAS JUNTAS DE CONCILIACIÓN Y DECISIÓN,
se facultó a este ministerio para reorganizar “de manera provisional y hasta
tanto se dicte el Decreto que reglamente las labores de las Juntas de
Conciliación y Decisión”, las estructuras y funciones del personal subalterno de
las Juntas “para que se adecuen a los fines que se persiguen con la creación” de
la Dirección General arriba indicada.
Que dicha reorganización se hace necesaria para hacer más expeditas las
funciones de administración de justicia de las Juntas de Conciliación y Decisión,
mejorar el funcionamiento de las mismas y resolver la demora en el trámite de
los procesos correspondientes, que se hizo tan patética durante la discusión
tripartita de la Ley 44 de 12 de agosto de 1995.
RESUELVE:
Artículo 1. Reglamentase provisionalmente, y hasta tanto se dicte el Decreto
Ejecutivo reglamentario respectivo, las estructuras y funciones de las Juntas de
Conciliación y Decisión que administran justicia en todo el territorio de la
República, de conformidad con las siguientes disposiciones.
DE LA DIRECCIÓN GENERAL DE LAS JUNTAS DE CONCILIACIÓN Y
DECISIÓN
Artículo 2. La Dirección General de las Juntas de Conciliación y Decisión es el
ente encargado de coordinar todas las labores de las Juntas de Conciliación y
Decisión existentes y que en el futuro se constituyan en todo el territorio de la
República.
A tales efectos, la Dirección llevará a cabo la planificación, dirección y
supervisión en el orden administrativo de las mencionadas Juntas.
Artículo 3. Con el objeto de cumplir con las funciones genéricas arriba
señaladas, la Dirección General tendrá las siguientes funciones específicas:
Planificar, dirigir, coordinar y supervisar las actividades desarrolladas en todas
y cada una de las Juntas de Conciliación y Decisión establecidas y que se
establezcan en el país;
Recibir y examinar, prima facie, las demandas interpuestas ante las Juntas de
Panamá y determinar si están presentadas debidamente. Las otras Juntas
podrán consultarle al respecto;
Obtener de las dependencias respectivas la documentación necesaria para la
debida formación de los expedientes, como otras que sean necesarias para
su decisión;
Señalar las fechas para la realización de las audiencias;
Notificar a las partes de la fecha de audiencia, dándole traslado de la demanda
a la parte demandada;
Realizar los sorteos y repartos de expedientes y levantar el acta respectiva que
deberá ser firmada por los que participen en el sorteo y reparto;
Realizar sorteo entre los representantes de los trabajadores y de los
empleadores, para determinar la Junta en que actuarán para el conocimiento
de los expedientes sorteados y repartidos;
Realizar reuniones con los Presidentes de Juntas, representantes de trabajadores
y empleadores y Secretaría Judicial para coordinar actividades, analizar y
definir situaciones y tratar temas relacionados con las funciones de las
Juntas;
Efectuar Juntas ampliadas con la participación de los Presidentes de Juntas,
representantes de trabajadores y empleadores, Secretaría Judicial y
Asistentes para discutir asuntos jurídicos laborales y procurar uniformar la
jurisprudencia de las Juntas;
Organizar y coordinar la realización de jornadas laborales, seminarios u otras
acciones de capacitación para el mejoramiento profesional de los
funcionarios a su cargo;
Notificar a las partes, cuando fuere necesario, de las resoluciones;
Llevar estricto control de los expedientes desde su inicio hasta su archivo y
posterior envió a los Archivos Nacionales;
ll) Remitir los expedientes para que se surtan las alzadas o ejecución de
sentencias;
Vigilar la asistencia de todo el personal que labore en las Juntas de Conciliación
y Decisión, incluyendo a los representantes de trabajadores y empleadores,
y remitir al Departamento de Recursos Humanos del Ministerio de Trabajo y
Bienestar Social el informe a que se refiere el Art. 44 del Decreto Nº 49 de 20
de julio de 1992, contentivo del Reglamento Interno de ese ministerio;
Fiscalizar y supervisar la disciplina de todo el personal que labore en las Juntas
de Conciliación y Decisión, tanto en el tiempo de desempeño de sus labores
como fuera de él, cuando pueda causar perjuicios a la imagen de la
institución o del ministerio. Para estos efectos, la Dirección, al igual que la
Secretaría Judicial, tendrá la facultad de amonestar oralmente o por escrito
al funcionario que incurre en falta disciplinaria, según la gravedad de la
falta, o proceder de acuerdo al Reglamento Interno a que se ha hecho
referencia;
ñ) Vigilar, coordinar y supervisar las labores de todas las Juntas de Conciliación
y Decisión que existen o que en el futuro existan en todo el territorio de la
República, las cuales le remitirán mensualmente informe detallado de todas
sus labores, que será remitido a la vez, con las observaciones del caso, al
Señor Ministro de Trabajo y Bienestar Social;
Procurar que las organizaciones respectivas envíen las listas de representantes
de empleadores y trabajadores y remitirlas al Ministro de Trabajo y
Bienestar Social para la designación correspondiente; y
Estar pendiente de la constitución oportuna de las Juntas, para lo cual
gestionará ante el Ministerio la designación de sus integrantes, de manera
que no haya interrupción en las labores;
Realizar cualquier otra labor inherente al cargo y funciones de la dirección.
Artículo 4. La ausencia temporal del Director General será suplida por un
Presidente la Junta de Conciliación y Decisión designado por el Ministro de
Trabajo y Bienestar Social.
El designado conservará sus funciones en su respectiva Junta, a efecto de no
interrumpir las labores de la misma.
Artículo 5. Queda entendido que ninguna de las funciones adscritas a la
Dirección General, afectará la independencia de las Juntas de Conciliación y
Decisión en el ejercicio de sus funciones jurisdiccionales.
Artículo 6. Para Los efectos del cumplimiento de las funciones de la Dirección
General, queda entendido que todo el personal que labora en las Juntas de
Conciliación y Decisión, al igual que el que en el futuro entre a laborar en ellas,
queda adscrito a esa Dirección, ante la cual responderán por el desempeño de
sus funciones.
DE LA SECRETARÍA JUDICIAL
Artículo 7. La Secretaría Judicial es el ente de carácter técnico encargado de
asistir a la Dirección General en la tramitación de los procesos laborales que se
ventilan ante las Juntas de Conciliación y Decisión, apoyándola, además, en las
labores de índole administrativas relacionadas con sus funciones.
Artículo 8. Para tales efectos, la Secretaría Judicial ejecutará las siguientes
funciones específicas:
Recibir y revisar las demandas y escritos que se presenten ante las Juntas para
determinar si cumplen con los requisitos de Ley;
Recabar los documentos necesarios para la formación de los expedientes, como
de otros necesarios para completar los procesos que se tramitan ante las
Juntas;
Fijar las fechas de audiencias en los procesos y notificar oportunamente a las
partes;
Firmar los edictos y vigilar que sean fijados y desfijados oportunamente,
además, que sean agregados a los expedientes respectivos;
Dar fe con su firma de las resoluciones del Director General de las Juntas de
Conciliación y Decisión, y de las dictadas por éstas, al igual que de las
declaraciones y notificaciones;
Recibir la correspondencia, clasificarla y agregarla a los expedientes, si fuere del
caso;
Revisar periódicamente los expedientes en trámite para determinar su estado;
Llevar un estricto control sobre los expedientes en archivo y vigilar que estén
debidamente ordenados;
Vigilar que se lleve en debida forma el tarjetario de control de expedientes, para
poder dar razón ágil del estado de cada uno de ellos;
Efectuar los sorteos y repartos de expedientes, levantar el acta respectiva y
firmarla conjuntamente con los otros participantes;
Efectuar sorteo entre los representantes de los trabajadores y de los
empleadores, para determinar en qué Junta actuarán para el conocimiento
de los expedientes sorteados y repartidos;
Llevar debidamente foliados y empastados los expedientes y libros que sean
necesarios;
ll) Exigir constancia de recibo de los expedientes, libros y documentos que
entregue;
De las fianzas u otros valores consignados en las Juntas, sobre los cuales rendirá
informe mensual al Director o cuando éste así lo solicite
Supervisar el manejo de la Caja Menuda asignada a La Dirección General de las
Juntas de Conciliación y Decisión que manejará el Asistente Administrativo;
ñ) Exhibir a quien lo solicite, de acuerdo al artículo 594 del Código de Trabajo,
los expedientes que cursan en la Secretaría o en las Juntas, previa solicitud al
Presidente de la correspondiente, sin permitir que sean retirados del despacho;
Atender a los abogados, a las partes interesadas en los procesos y al público en
general;
Distribuir y supervisar el trabajo que realiza el personal subalterno e informar
al Director General sobre el particular; y
Realizar tareas afines según sea necesario.
Artículo 9. La Secretaría Judicial contará con dos (2) asistentes y una secretaria,
los cuales servirán de apoyo para el desempeño de las funciones antes
señaladas.
DEL ASISTENTE ADMINISTRATIVO
Artículo 10. La Dirección General contará con un asistente en lo administrativo,
el que se encargará de la asistencia y tramitación de las acciones administrativas
inherentes al despacho, ya en el orden interno, como con el ministerio u otra
dependencia.
Artículo 11. La asistencia administrativa ejecutará las siguientes funciones
específicas:
Colaborar administrativamente en las actividades de la dependencia;
Atender, procesar y resolver los asuntos que le encomiende el funcionario
superior de la dependencia;
Coordinar con funcionarios de igual nivel del ministerio o de otras
dependencias, la ejecución de los servicios o acciones que se requieren en la
unidad;
Redactar comunicaciones sencillas, tales como memorandas, circulares y otros
documentos;
Elaborar y verificar órdenes de compra o de pago, facturas, comprobantes y
cheques por diversos conceptos y tramitar su cancelación y manejar la Caja
Menuda asignada a la Dirección General de las Juntas de Conciliación y
Decisión;
Llevar el control de asistencia de todo el personal que labore en la dependencia;
Confeccionar y remitir para el conocimiento y firma, según sea del caso, del
Director General o de la Secretaría Judicial, acciones referentes al personal,
tales como permisos, licencias, vacaciones e incapacidades; y
Realizar labores afines, según sea necesario.
DE LA OFICINISTA ASISTENTE
Artículo 12. Habrá una Oficinista Asistente para auxiliar técnicamente en la
obtención de informaciones requeridas del Registro Público y del Ministerio de
Comercio e Industrias, especialmente, para el perfeccionamiento de la
controversia, pruebas, medidas cautelares o de otra índole.
Artículo 13. Con tal fin, desarrollará las siguientes funciones específicas;
Obtener en el Registro Público y en el Ministerio de Comercio e Industrias las
certificaciones necesarias para el trámite y perfeccionamiento de los procesos
que se ventilan antes las Juntas;
Hacer entrega a la Secretaría Judicial de las certificaciones obtenidas;
Informar al Director General y al Secretario Judicial de la situación o estado de
las solicitudes de certificación;
Reportar al Director General o a la Secretaría Judicial de cualquier dificultad
que emerja en la ejecución de sus funciones;
Confeccionar informe de las actividades realizadas; y
Realizar tareas afines, según sea necesario.
DEL AUDITOR
Artículo 14. El departamento de Auditoría Laboral del Ministerio de Trabajo y
Bienestar Social mantendrá, en todo momento, ante la Dirección General de las
Juntas de Conciliación y Decisión en Panamá, un Auditor, que se encargará de
realizar cálculos de prestaciones laborales en los procesos que se ventilan en las
Juntas, como en la fiscalización de registros de contabilidad y en la revisión y
control de documentos que implican desembolso.
Parágrafo. Este auditor será rotado cada tres (3) meses y eventualmente puede ser
utilizado para prestar labor específica en alguna de las otras Juntas que operan
en el territorio nacional.
Artículo 15. El Auditor designado desempeñará las siguientes funciones
específicas:
Realizar cálculos sobre las prestaciones laborales de los trabajadores en relación
con los expedientes que se ventilan ante las Juntas, ya por petición de éstas o
de la Dirección General;
Revisar y analizar los registros y documentos contables a fin de comprobar que
se ajustan a las normas y procedimientos establecidos; y
Realizar tareas afines, según sea necesario.
OFICINISTA I
Artículo 16. La Dirección General de las Juntas de Conciliación y Decisión
contará con una Oficinista I quien desarrollará las funciones secretariales
requeridas por el Director General, para lo cual ejecutará las siguientes
funciones específicas:
Recibir y remitir la correspondencia propia del Director General;
Transcribir las notas, oficios y otros documentos del Director General;
Atender las llamadas telefónicas del Director General;
Clasificar y archivar la correspondencia del Director General; y
Realizar tareas afines, según sea necesario.
OFICINISTA II
Artículo 17. El funcionario así denominado prestará labores auxiliares en la
Secretaría Judicial, tales como:
Realizar trabajos de mecanografía, como confección de certificados, notas,
memorandas, listas de información, cuadros estadísticos, etc.;
Recibir, clasificar, distribuir y archivar la correspondencia de la Secretaría
Judicial y hacer las anotaciones respectivas;
Verificar documentos e informaciones necesarias para la prestación del servicio;
Auxiliar a la Secretaria Judicial en la atención a los abogados, partes interesadas
y al público en general;
Hacer anotaciones en el tarjetario de control de los expedientes;
Solicitar y distribuir materiales y útiles de oficina;
Efectuar registros y llevar controles sencillos del personal, compras, etc.;
Sacar fotocopias, hacer el cobro respectivo y rendir informe a la Secretaría
Judicial o al Director General sobre los fondos recaudados; y
Realizar tareas afines, según sea necesario.
SECRETARIA III
Artículo 18. Cada Junta de Conciliación y Decisión contará con dos (2)
Secretarias III, las cuales se encargarán de darles apoyo en sus funciones, y
realizarán las siguientes labores especificas;
Tomar las audiencias de la Junta de Conciliación y Decisión a la cual ha sido
asignada;
Transcribir a máquina las notas, informes, resoluciones, cuadros demostrativos
o estadísticos u otros documentos que se produzcan en la Juntas;
Mantener control sobre los expedientes que se encuentren en la Junta a la cual
ha sido asignada;
Atender llamadas telefónicas y transmitir los mensajes correspondientes;
Realizar tareas afines, según sea necesario.
ARCHIVERO I
Artículo 19. La Dirección General tendrá un auxiliar para ordenar, clasificar y
archivar expedientes y documentos, quien ejecutará las siguientes labores
específicas:
Clasificar, ordenar, enumerar o codificar los documentos, expedientes,
correspondencia, recibos, comprobantes, planillas y otros que se han de
archivar;
Preparar las carpetas donde van a ser archivados los materiales impresos e
identificar el contenido de cada una mediante rótulos mecanografiados;
Colocar el material en el archivo correspondiente, de acuerdo con el sistema de
clasificación que se adopte;
Archivar las carpetas contentivas de documentos, de acuerdo con las normas y
procedimientos establecidos en la unidad;
Extraer y entregar el material que se le solicite, de acuerdo a las instrucciones
recibidas y normas establecidas;
Llevar el control de la entrada y salida del material archivado, y
Realizar tareas afines, según sea necesario.
NOTIFICADORES
Artículo 20. Los notificadores son las personas que auxiliarán a la Secretaría
Judicial en la localización, citación de personas y notificación de las partes en
los procesos y a sus abogados, al igual que en la distribución de notas u otros
documentos.
Artículo 21. Para tales efectos, realizarán las siguientes funciones específicas:
Localizar, notificar o citar a personas requeridas en los asuntos relacionados con
los servicios o actividades de la institución;
Distribuir resoluciones, boletas citatorias y otros documentos;
Rendir informe de las labores realizadas al Secretario Judicial y al Director
General, cuando éste así lo requiera; y
Realizar tareas afines, según sea necesario.
TRABAJADOR MANUAL
Artículo 22. El Trabajador Manual es la persona encargada de auxiliar a la
unidad en lo concerniente a la limpieza y aseo de las instalaciones y equipo en
general, y para tales efectos realizará las siguientes funciones específicas:
Asear, limpiar y cuidar de la buena presencia de las oficinas, locales, equipo y
útiles de la dependencia;
Informar a sus superiores sobre ventanas rotas, escapes de agua y otras
condiciones del área que requiera reparación;
Mantener provisión adecuada de los materiales y equipo que requiere para el
desempeño de sus funciones, para lo cual informará a sus superiores para la
debida obtención;
Colaborar en la distribución de materiales, correspondencia y documentos de
trámite; y
Realizar tareas afines, según sea necesario.
DE LAS JUNTAS DE CONCILIACIÓN Y DECISIÓN
Artículo 23. Las Juntas de Conciliación y Decisión son independientes en el
ejercicio de sus funciones jurisdiccionales consignadas en la Ley 7 de 25 de
febrero de 1975 y no están sometidas más que a la Constitución y a la Ley, pero
administrativamente dependerán del Ministerio de Trabajo y Bienestar Social
por intermedio de la Dirección General de las Juntas de Conciliación y Decisión.
Artículo 24. Las Juntas de Conciliación y Decisión se integrarán de acuerdo a lo
establecido en la Ley 7 de 25 de febrero de 1975 y la Ley 44 de 12 de agosto de
1995. En cuanto al Representante Gubernamental, éste, por lo menos, debe ser
estudiante de último año de la carrera de Derecho y cumplir, además, con el
requisito del literal a) del artículo 4 de la Ley 7 de 1975.
Artículo 25. Los requisitos exigidos para el nombramiento deben acreditarse
ante la Dirección General de las Juntas de Conciliación y Decisión, de la
siguiente manera:
La nacionalidad mediante la cédula de identidad personal o a través de
certificación del Registro Civil;
La constancia de labores por parte de los representantes de los trabajadores, a
través de certificado expedido por el empleador para la cual labora o prestó
servicios, el que indicará la fecha de inicio de la relación de trabajo y de su
terminación, si fuere éste el caso. También podrán hacerlo a través de otras
pruebas supletorias que determinen que laboró para un empleador en el
lapso anterior a la designación que señala la ley.
La de los representantes de los empleadores, mediante certificación en la
que conste el cargo que desempeña para determinar su condición de
personal administrativo o ejecutivo. Si es empleador hará dicha
comprobación de acuerdo a lo establecido en el derecho común.
Artículo 26. Las listas a que se refiere el Art. 3 de la Ley 7 de 1975 las harán
llegar las respectivas organizaciones a la Dirección General de las Juntas de
Conciliación y Decisión, que, a su vez las remitirá al Ministerio de Trabajo y
Bienestar Social.
La Dirección velará por el cumplimiento oportuno de la remisión de las listas
por partes de las organizaciones de trabajadores y de empleadores. En el evento
de demora en la remisión, la notificará al Ministerio de Trabajo y Bienestar
Social para proceder de conformidad con lo normado en el artículo señalado.
Artículo 27. Los designados tomarán posesión ante el Director General de las
Juntas de Conciliación y Decisión, quien remitirá la constancia de dicho acto al
Departamento de Recursos Humanos del Ministerio de Trabajo y Bienestar
Social. En el interior de la República, tal acto se efectuará ante la Dirección
Regional de Trabajo, la que remitirá la constancia a la Dirección General de las
Juntas de Conciliación y Decisión.
Artículo 28. Los designados asumen desde el momento de la toma de posesión
la obligación insoslayable de asistir diariamente a las Juntas de Conciliación y
Decisión para el ejercicio de sus funciones, por ello el designado, en el evento
de no poder asumir tal responsabilidad, debe manifestarlo así antes de la toma
de posesión para su reemplazo.
La Dirección General de las Juntas de Conciliación y Decisión llevarán un
registro de asistencia de los designados, del cual informará al Departamento
respectivo del Ministerio de Trabajo y Bienestar Social para los efectos de los
emolumentos a que se refiere el Art. 67 de la Ley 44 de 12 de agosto de 1995.
El Ministerio de Trabajo y Bienestar Social se reserva el derecho de
reemplazar a los designados en caso de notorias ausencias, previo informe de
la Dirección General, para no entorpecer el normal desarrollo de las labores
que le son propias.
Artículo 29. Diariamente y previo a las audiencias, se hará sorteo entre los
designados para las Juntas de Conciliación y Decisión como representantes del
sector empleador y trabajador, para determinar, entre los expedientes para
audiencia en esa fecha, de cuál conocerán.
Parágrafo. Queda entendido de que en aquellos expedientes que a la fecha de
entrar a regir esta resolución ya se hubiese celebrado el acto de audiencia,
seguirán siendo conocidos por las personas que integraban la Junta respectiva
al celebrarse dicha diligencia.
Artículo 30. Cada Junta de Conciliación y Decisión, contará, como personal
auxiliar, con una Secretaria, la que se encargará de tomar las audiencias y pasar
en borrador y en limpio, según disponga el Presidente de Junta, las decisiones
de la misma.
Igualmente habrá una Secretaria Asistente, la que prestará apoyo a la Junta
mientras se esté realizando el acto de audiencia, como en la transcripción de la
correspondencia y cualquier otra labor afín.
En casos de diligencias afuera del despacho de la Junta, el Presidente
determinará cuál de las secretarias le prestará apoyo y en el evento de
requerir de mayor asistencia, la solicitará al Director General de las Juntas de
Conciliación y Decisión quien designará la o las personas necesarias para
cumplir con dicha labor.
DEL PRESIDENTE DE LAS JUNTAS DE CONCILIACIÓN Y DECISIÓN
Artículo 31. El Presidente de Junta de Conciliación y Decisión, que será el
Representante Gubernamental conforme dispone la Ley 7 de 1975, tendrá a su
cargo las siguientes funciones:
Dirigir y coordinar las actividades de la Junta que preside;
Examinar, conjuntamente con los otros miembros de la Junta, la demandas que
le fueron adjudicadas y determinar, de la misma manera, si proceden o si
por el contrario, adolecen de algún error, para proceder en consecuencia;
Determinar, conjuntamente con los otros miembros de la Junta, asuntos de
competencia, de nulidad u otras incidencias que se den en los procesos que
les son adjudicados;
Presidir y dirigir las audiencias de los casos que le son adjudicados a la Junta;
Ordenar, conjuntamente con los otros miembros de la Junta, las prácticas de
pruebas que se le han asignado a la Junta;
Dictar, conjuntamente con los otros miembros de la Junta, providencias, autos,
sentencias, levantar actas, ya dentro del proceso principal o en los
accesorios, tales como de medidas cautelares. En tales casos actuará como
Ponente;
Asistir, como autoridad responsable del Tribunal, a las diligencias cautelares o
de prueba que tenga que practicar la Junta. Queda entendido que esta
facultad puede delegarse, en coordinación con el Director General de las
Juntas de Conciliación y Decisión, en el Secretario Judicial u otro
funcionario;
Decidir, conjuntamente con los otros miembros de la Junta, acerca de la
procedencia de los recursos que se interpongan contra las decisiones
proferidas por la Junta;
Resolver, conjuntamente con los otros miembros de la Junta, asuntos relativos a
impedimentos o recusaciones que le fueren adjudicados a la Junta;
Realizar tareas jurisdiccionales afines, según sea necesario.
DE LA TRAMITACIÓN DE LOS PROCESOS
Artículo 32. Las demandas que se presenten ante las Juntas de Conciliación y
Decisión serán recibidas por la Secretaría Judicial, donde serán examinadas
para determinar si se acompañan las pruebas que se señalan en el libelo.
Igualmente se verificará que el poder esté debidamente otorgado y si la
demanda cumple con los requisitos de ley.
Artículo 33. En el evento de que la Secretaría Judicial considere que el poder o
el libelo adolecen de alguna falla podrán advertírselo a quien la presenta; sin
embargo, si éste insiste en la presentación, la misma será recibida dejando
constancia que se hace por insistencia.
Artículo 34. Los poderes deberán ser presentados personalmente por quien
otorga el poder, para la cual deberá el Secretario verificar la firma con la cédula
de identidad personal del poderdante.
Artículo 35. En el supuesto del artículo 31, la Secretaría Judicial podrá poner en
conocimiento de la Dirección General sus observaciones, para que ésta
determine si es de lugar poner la situación en manos de laguna de las Juntas
para su decisión antes de proseguir el trámite. En caso que se disponga esto
último, el expediente será sometido al próximo sorteo y reparto de expedientes.
Artículo 36. En caso de que la demanda esté dirigida contra persona natural o
se haya acompañado la certificación que determina la representación legal de la
demanda si se trata de persona jurídica o establecimiento comercial, se
procederá a señalar fecha de audiencia para dentro de los próximos quince (15)
días.
Artículo 37. En el evento de que no se haya acompañado la certificación a que
se refiere el artículo anterior, la Secretaría Judicial ordenará de inmediato su
consecución y una vez obtenida se procederá al señalamiento de fecha de
audiencia en el término que se indica en dicha norma.
Artículo 38. En la fecha señalada para la audiencia, el expediente será sorteado
y repartido, conjuntamente con los otros que tienen fecha para el mismo día y
turno, para determinar la Junta que ha de aprender su conocimiento.
Artículo 39. La resolución que señala fecha de audiencia contendrá la orden de
traslado de la demanda a la parte demandada y se procurará de inmediato la
notificación personal de las partes, para lo cual la Dirección General y la
Secretaría Judicial mantendrán un estricto control sobre los notificadores. La
notificación debe hacerse por lo menos con diez (10) días de antelación a la
fecha de audiencia.
Artículo 40. Para el sorteo de los expedientes, éstos serán debidamente
enumerados e igualmente se enumerarán papelitos de acuerdo con la cantidad
de expedientes.
Los papelitos serán doblados de manera que no se distinga uno del otro, ni sea
perceptible el número que contiene. Luego serán depositados en un recipiente
(bolsa, cartucho, caja, etc.) escogido para tal efecto.
La Junta de menor orden numérico hará el primer escogimiento de papel y así,
en el mismo orden, escogerán las otras hasta agotar el número de expedientes a
sortear y repartir.
De dicho sorteo y reparto se levantará acta que firmará el Secretario Judicial
y los demás participantes y se hará entrega de inmediato a cada Junta el
expediente que le correspondió, con constancia de recibo y de número de
folios del expediente.
Parágrafo. La Dirección General de las Juntas de Conciliación y Decisión y la
Secretaría Judicial, conjuntamente con las Juntas, llevarán registro exacto de los
expedientes repartidos a cada una de las Juntas, a efecto de que no
correspondan a ninguna de ellas más expedientes que al resto. Con ese fin, en
cada sorteo se tendrá en cuenta la o las Juntas que no recibieron expedientes en
el sorteo y reparto anterior, o si se dio impedimentos o recusación que inhibió a
la Junta del conocimiento del caso que le fue entregado y, en consecuencia,
adscribirles, siempre mediante sorteo, expedientes a fin de igualar la cantidad
de procesos entre todas las Juntas.
Artículo 41. De igual manera, antes de las audiencias, se realizará sorteo entre
los representantes de los trabajadores y de los empleadores para determinar la
Junta en la cual han de prestar funciones en la jornada respectiva. Para ello se
enumerarán papeles de acuerdo con el número de Juntas que han de participar
en el sorteo.
Artículo 42. Los sorteos y repartos a que se refieren los artículos anteriores se
verificarán de 8:00 a.m. a 8:30 a.m. y de 2:00 p.m. a 2:30 p.m.
Artículo 43. En los casos de medidas cautelares previas al proceso o al sorteo
del expediente para audiencia o para cualquier otra incidencia, la Dirección
General entregará el cuaderno a la Junta que le corresponda, según el registro
de medidas cautelares que se llevará ante la Secretaría Judicial y en el que se
anotará tales medidas cautelares previas que ingresen, además de la Junta a la
cual correspondió su conocimiento.
Estas adscripciones se anotarán en el libro de reparto de expediente y se
tomarán en cuenta en el posterior sorteo.
DE LAS AUDIENCIAS
Artículo 44. Las Juntas de Conciliación y Decisión recibirán de la Dirección
General los expedientes para la verificación de la audiencia respectiva, una vez
que se celebre el sorteo de expedientes en la misma fecha de audiencia.
Artículo 45. Para que las Juntas puedan actuar válidamente se requiere la
presencia de dos de los miembros que la conforman, siempre que uno de ellos
sea el Presidente de la Junta.
Cuando no se constituya la Junta, se suspenderá la audiencia, y el Secretario
Judicial levantará un acta detallando las razones que motivaron su no
constitución. Con base en el informe, se fijará en el acto una nueva fecha de
audiencia, para dentro de un período no mayor de 15 (quince) días, lo que se
notificará a las partes inmediatamente o por edicto si alguno, o ambas partes,
rehuyen la notificación.
Artículo 46. Verificada la audiencia se procederá a resolver en el mismo acto y a
la notificación de las partes, salvo que se estime indispensable la práctica de
pruebas adicionales.
Artículo 47. Cada uno de los miembros de la Junta tiene igual jerarquía de
decisión dentro del proceso, contando con derecho a voz y voto.
Artículo 48. Los debates de los miembros de la Junta para decidir el proceso
serán dirigidos por el Presidente.
En los debates cualesquiera de los integrantes de la Junta puede presentar un
proyecto de Resolución o contraproyectar una decisión, en caso de no compartir
el criterio propuesto; en este evento es obligatorio debatir ambas resoluciones
hasta decidir el asunto.
Artículo 49. Una vez realizada la fase de discusión, el Presidente de la Junta
someterá a votación el asunto debatido.
La votación se hará nominalmente y se adoptará por mayoría absoluta de los
miembros, constituída por dos de los tres integrantes del tribunal.
Cuando no haya acuerdo entre los representantes de los trabajadores y de los
empleadores, el Presidente de la Junta emitirá su voto de último; con ello
decidirá la controversia y se adoptará el fallo.
Todo miembro de la Junta que haya participado en el juicio debe firmar en el
momento que se le presente lo acordado, aunque haya disentido de la mayoría,
pero en tal caso puede salvar su voto, dando, por escrito, su opinión razonada
refiriéndose al objeto de la sentencia. Para ello cuenta con un término no mayor
de cinco (5) días, a partir de la fecha en que la mayoría adoptó la decisión. De
no presentar su disconformidad en el término previsto, la Secretaría Judicial
hará el informe respectivo y se entenderá que el disidente se adhirió a la
decisión mayoritaria.
En los casos en que el fallo sea proferido en el acto de audiencia, el término para
presentar el salvamento de voto correrá a partir de la fecha de la misma.
El salvamento de voto se adjuntará a la sentencia, eximiendo al disidente de la
responsabilidad que pudiera aparejar lo resuelto por la mayoría. En el supuesto
de que el disidente se negare o eludiera la firma del fallo, éste tendrá validez
aún sin la firma del renuente. La Secretaría Judicial informará al respecto,
dejando constancia en el expediente.
Parágrafo. A efecto de control, la Secretaría Judicial llevará un libro en el que se
registrarán estas incidencias.
Artículo 50. El expediente será devuelto por la Junta a la Secretaría Judicial,
dejando constancia del recibo y número de folios, una vez que haya finalizado
el acto de audiencia y decisión. En caso de que haya prueba que practicar, la
Junta conservará el expediente para evacuar las mismas, y resolver una vez
evacuadas, salvo que considere que se hace imposible su práctica, de lo cual se
dejará constancia explicada en el fallo. Dictado éste regresará el expediente a la
Secretaría Judicial.
DE LOS IMPEDIMENTOS Y RECUSACIONES
Artículo 51. Ningún miembro de las Juntas de Conciliación y Decisión podrá
conocer de un asunto en el cual esté impedido.
Artículo 52. Son aplicables a las Juntas de Conciliación y Decisión, los artículos
647, 648, 651, 652, 653, 654, 658, 662, 663, 664, 665, 668 y 672 del Código de
Trabajo.
Artículo 53. Cuando algún miembro de las Juntas de Conciliación y Decisión
tuviere alguna causal de impedimento para conocer o atender un negocio
determinado deberá expresarlo tan pronto reciba, en reparto, el expediente, o, a
más tardar, una vez instalada la Junta para el acto de audiencia o para resolver
alguno de los asuntos a que se refiere el artículo 33 de este Reglamento. Para
esto el Presidente de la Junta respectiva, hará conocer el nombre de las partes y
de sus apoderados.
Artículo 54. Manifestado el impedimento por parte de algún miembro de la
Junta, se hará el informe respectivo por el resto de miembros de las Juntas, se
suspenderá el acto y se pasará el expediente a la Dirección General de las Juntas
de Conciliación y Decisión, a través de la Secretaría Judicial, que lo hará llegar a
la Junta que sigue en el orden numérico, para resolver, lo cual debe hacerse en
el término máximo de dos (2) días. Dentro de este término quien manifestó el
impedimento puede presentar alguna prueba que estime el caso.
Artículo 55. De acogerse el impedimento, el expediente se devolverá a la
Dirección General a través de Secretaría Judicial, para la prosecución del trámite
respectivo, previo nuevo sorteo dentro de las demás Juntas, incluyendo la que
resolvió la incidencia.
En caso contrario, también se devolverá el expediente a la Dirección General
por la misma vía, la que señalará de inmediato nueva fecha de audiencia o
pasará el expediente a la Junta para resolver lo dejado pendiente al suspenderse
el trámite para el conocimiento del impedimento.
Artículo 56. Las recusaciones podrán formularse oralmente o por escrito, en
cuyo caso, previo informe suscrito por el resto de miembros de la Junta
respectiva, queda suspendido el trámite del proceso y se devolverá el
expediente ante la Dirección General a través de la Secretaría Judicial, la que lo
hará llegar a la Junta que sigue en el orden numérico, para proseguir el trámite
de recusación y resolver.
Artículo 57. Dentro de los dos (2) días siguientes a la recepción del expediente
por la Junta que debe resolver la recusación, el proponente de ésta podrá
presentar pruebas, si la tuviese a bien, o sustentar su recusación, o ambas cosas.
En ese mismo término, el recusado presentará informe sobre la recusación y las
pruebas que estimare del caso. Queda entendido que de no presentar informe,
se entiende aceptada la recusación.
En este caso, al igual que en el evento de que el recusado acepte la verdad de
los hechos en que se fundamente la recusación, y se tratare de causal prevista
en la ley, se le declarará separado del conocimiento, sin perjuicio de sanción
de amonestación, multa o separación del cargo por el Ministerio de Trabajo y
Bienestar Social, previo informe de la Dirección General o a solicitud del
recusante, por demora en la manifestación de la verdad o de haber producido
daño al recusante.
En estos casos se devolverá el expediente a la Dirección General, a través de la
Secretaría Judicial, la que procederá conforme lo señalado en el artículo 53.
Artículo 58. De no aceptar el recusado las razones de la recusación, se señalará
fecha de audiencia. En ésta, el recusante y el recusado podrán actuar por sí
mismo o hacerse representar por abogado.
Artículo 59. Celebrada la audiencia, se procederá a resolver dentro del término
de dos (2) días salvo que hubiese pruebas que practicar, en cuyo caso se
resolverá también en el término de dos (2) días, contados desde la fecha en que
se practicó la prueba o se declaren inevacuables.
Artículo 60. En los casos que se acepte la recusación se procederá conforme se
señala en el artículo 55 y se devolverá el expediente a la Dirección General, a
través de la Secretaría Judicial, par que proceda de igual manera a la señalada
en el artículo 53.
De negarse la recusación, se procederá a continuar el trámite del proceso,
entendiéndose que la Junta a la cual le había correspondido el proceso
mediante sorteo, continúa con su conocimiento.
Artículo 61. Los impedimentos y recusaciones del personal subalterno, ya sea el
de la Junta a la cual se le repartió el proceso o ya el correspondiente a la
Dirección General, se tramitarán y resolverán, sin ulterior recurso, por la Junta
que conozca del asunto, de acuerdo con las reglas anteriores, en lo que le fueren
aplicables.
De darse el impedimento o recusación antes del sorteo del expediente para
celebrar la audiencia, será sometido a sorteo de inmediato.
Artículo 62. Si el impedimento o recusación guarda relación con el Director
General de las Juntas de Conciliación y Decisión, será resuelto por el Ministro
de Trabajo y Bienestar Social, de acuerdo con las reglas anteriores, en lo que le
fueren aplicables.
Artículo 63. En caso de que los impedimentos y recusaciones se dieren en
provincias en que opere una sola Junta, se pasará el expediente a la Junta más
cercana para que proceda de conformidad con las normas anteriores.
Artículo 64. En la Dirección General de las Juntas de Conciliación y Decisión y
en estas Juntas regirán, en lo que le fueren aplicables y que no sea contrario a lo
establecido en esta Resolución, los Decretos 1 de 20 de enero de 1993 y 49 de 20
de julio de 1992.
Artículo 65. Esta Resolución entrará en vigencia a partir de su promulgación.
NOTIFÍQUESE Y CÚMPLASE.
Decreto Ley Nº 8
De 26 de febrero de 1998
Publicado en la Gaceta Oficial N° 23.490-A de 28 de febrero de 1998
Por la cual se reglamenta el trabajo en el mar y las vías navegables y
se dictan otras disposiciones
EL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA
En uso de sus facultades constitucionales y especialmente de la que le confiere
el Ordinal 7 del Artículo 1 de la Ley Nº 1 de 2 de enero de 1998, oído el
concepto favorable del Consejo de Gabinete.
DECRETA:
CAPÍTULO PRIMERO
Disposiciones Generales
Artículo 1. El presente Decreto Ley se considera de orden público y regula en
su totalidad las relaciones entre el capital y el trabajo que se dan a bordo de
naves de registro panameño. Las relaciones entre empleadores y trabajadores
en naves que se dediquen, ya sea al servicio internacional, al servicio interior, a
la explotación de recursos vivos y no vivos y otras actividades en las vías
navegables, se rigen por las disposiciones generales del presente Decreto Ley, y
en particular, por disposiciones de cada sección reglamentaria de la actividad
correspondiente.
El presente Decreto Ley no se aplicará a los siguientes casos:
Cuando el servicio prestado a bordo no tiene relación directa con la operación,
funcionamiento y explotación de la nave, tal cual es el caso del servicio de
estiba y otros, que únicamente se prestan por razón de la permanencia
temporal de la nave en puerto o en tránsito por canales, ríos o vías
navegables.
Cuando la prestación del servicio no exige del trabajador su permanencia a
bordo por razón de la naturaleza del servicio para la cual está destinada la
nave, de manera tal que dicho trabajador no queda separado, regular y
ordinariamente de su domicilio en tierra firme por lapsos prolongados y por
no tener por centro de trabajo un establecimiento distinto y separado a su
hogar o lugar de residencia habitual.
En las relaciones laborales sujetas al régimen laboral especial de la autoridad
del Canal de Panamá, conforme el artículo Nº 316 de la Constitución
Política.
Cuando el servicio prestado es realizado por alumnos que efectúan prácticas a
bordo, requeridas para su formación profesional, de modo que éstas sigan
un orden metódico y se realicen bajo la supervisión de la Escuela Náutica de
Panamá o de cualquier institución facultada para tales efectos por la
Autoridad Marítima de Panamá, y de conformidad con los requisitos y
condiciones exigidos por los convenios internacionales pertinentes.
Artículo 2. Los hechos o supuestos no previstos en este Decreto Ley, en los
convenios internacionales ratificados por la República de Panamá, o en las
disposiciones legales complementarias, se resolverán de acuerdo con las
normas, usos y costumbres generalmente aceptados en el comercio y transporte
marítimo.
Artículo 3. A los efectos del presente Decreto Ley, los términos que aparecen a
continuación tendrán el siguiente significado:
Armador o Naviero: Es toda persona natural o jurídica que recibe del trabajador
o tripulante la prestación de servicios o la ejecución de la obra.
Tripulante: Es toda persona al servicio del armador o naviero que labore a
bordo de una nave y que compartan los riesgos de la aventura de mar y que
sus funciones estén dirigidas a la navegación, operación, servicios y
explotación económica del buque.
No tiene la condición de tripulantes de una determinada nave, aquellas personas
que sean trabajadores de empresas con organización económica propia, que se
dediquen habitualmente a prestar servicios auxiliares o accesorios a
armadores o navieros, distintos a la explotación de la nave.
Nave: Es toda embarcación, destinada al transporte de carga y pasajeros. Lo son
los pontones, dragas, diques flotantes o cualquiera otro casco de madera,
cemento, hierro, acero o mixto u otra materia que se destine o pueda
destinarse al servicio del comercio marítimo.
Nave de Servicio Interior: Es la que efectúa navegación costera entre puertos
panameños;
Nave de Servicio Internacional: Es aquélla considerada como tal en atención a
su patente de navegación, expedida de acuerdo a lo establecido en la Ley 8,
de 12 de enero de 1925 y la Ley 2, de 17 de enero de 1980.
Nave de Pesca: Es toda embarcación utilizada para pescar, procesar,. almacenar
o transporta los recursos pesqueros.
Sin embargo, el buque mercante que transporta dichos recursos como
mercancía que forma parte de la carga no se encuentra comprendido bajo el
concepto de embarcación pesquera.
Nave de Servicio Internacional en navegación de cabotaje: Es la que efectúa
travesías que traspasen las fronteras de Panamá, y puertos cercanos de
países vecinos dentro de los límites geográficos que estén claramente
definidos por la legislación panameña.
Dotación de una Nave: La compone el personal enrolado para el servicio, a
quienes se le reconoce la condición de tripulantes.
Capitán: Es la persona que ejerce el mando de la nave, designado por el
armador y en posesión del título correspondiente, de conformidad con las
disposiciones aprobadas por la Autoridad Marítima de Panamá, y a quien
como representante del Armador le corresponden los derechos y
obligaciones en el orden técnico, administrativo, mercantil, disciplinario y
legal contenidos en las legislaciones aplicables vigentes.
Oficiales: Son las personas que ejercen un cargo, para lo cual precisan poseer
título facultativo de idoneidad profesional de categoría superior en la
Marina Mercante y acorde con las reglamentaciones aprobadas por la
Autoridad Marítima de Panamá, en desarrollo de las disposiciones legales
pertinentes.
Maestranza: Es el personal suboficial subordinado a la oficialidad del buque
con rango superior a los subalternos y que ejercen funciones o realizan
trabajos de acusada competencia y especialización en los departamentos
respectivos de cubiertas, máquinas o cámara.
Subalternos: Es todo aquel personal, diferente del capitán u oficiales, que
desempeñan a bordo cometidos que requieren conocimientos y habilidad
práctica particular, sin llegar a las exigencias para el personal de
maestranza.
Artículo 4. Todo armador o naviero de nave panameña dedicada al servicio
internacional procurará, en igualdad de condiciones y capacidad, dar
preferencia a la tripulación de nacionalidad panameña y a los extranjeros
casados con panameña o con hijos panameños residentes en Panamá.
Las asociaciones de armadores o navieros con bandera panameña otorgarán
becas y facilidades de cursos de entrenamiento, capacitación o adiestramiento a
tripulante o aspirante tripulante panameño o extranjeros casados con
nacionales o con hijos panameños.
Las autoridades competentes tanto en Panamá como en el extranjero, velarán
por el fiel cumplimiento de lo preceptuado en este artículo.
Artículo 5. Por medio del presente Decreto Ley se garantiza el principio de
igualdad de salario. A igual trabajo, al servicio del mismo armador,
desempeñado en igualdad de condiciones de eficiencia e idoneidad, tiempo de
servicio iguales en la misma nave, corresponde igual salario.
Se permitirán los bonos e incentivos por servicios o actos especiales, por años
de servicios o productividad de carácter individual.
CAPÍTULO SEGUNDO
Tripulación de las Naves
Artículo 6. La Autoridad Marítima de Panamá es la entidad competente para
ejercer las funciones de velar por el estricto cumplimiento y eficaz aplicación de
las normas de formación, titulación y guardia de la gente de mar consagradas en
los convenios internacionales ratificados por la República de Panamá,
reglamentar las normas relativas a la adopción e idoneidad de la gente de mar;
expedir los Certificados de Competencia, Carnet de Marino e Identificación
necesaria para el trabajo a bordo de las naves del Registro Panameño; y
sancionar las violaciones o incumplimiento de dichas normas.
Así mismo, corresponde a dicha Autoridad Marítima velar por el estricto
cumplimiento y eficaz aplicación de las normas contenidas en el presente
Decreto Ley, y en los convenios internacionales en materia laboral marítima en
las naves registradas en la Marina Mercante Nacional, donde quiera que se
encuentren y recomendar las sanciones a las violaciones o incumplimiento de
dichas normas.
Artículo 7. Todo tripulante que trabaje a bordo de una nave panameña deberá
poseer un certificado de competencia expedido por la Autoridad Marítima de
Panamá, conforme las leyes nacionales y convenios internacionales ratificados
por Panamá, que autorice al titular del mismo a ejecutar las funciones del cargo
descrito en el mencionado certificado.
Artículo 8. Todo buque al cual se le aplique el presente Decreto Ley, deberá
disponer a bordo de una dotación eficiente y suficiente, a fin de:
Garantizar la seguridad de la vida humana en el mar;
Evitar la fatiga excesiva de la tripulación, limitando en lo posible las jornadas,
de manera que el número máximo de horas de trabajo no exceda los límites
establecidos en los convenios internacionales ratificados por Panamá.
Artículo 9. El personal vinculado con el presente Decreto Ley, queda clasificado
en los siguientes grupos: Capitán, Oficiales, Maestranzas y Subalternos, en los
respectivos departamentos de cubierta, máquinas, radiocomunicaciones y
cámara.
Artículo 10. Corresponde a la Autoridad Marítima de Panamá, la
determinación de las subclasificaciones del personal que forma parte de la
oficialidad, maestranza y subalternos, en función de los requisitos específicos
de experiencia, capacitación al tipo de nave, tipo de navegación y propulsión,
conforme a las leyes nacionales y a los convenios internacionales ratificados por
Panamá.
Artículo 11. Nadie podrá ser empleado a bordo de una nave panameña, si no
posee un Certificado Médico reconocido por la Autoridad Marítima de Panamá,
expedido conforme las leyes nacionales y los convenios internacionales
ratificados por Panamá, que demuestre que se encuentra en las condiciones de
óptima salud para el trabajo marítimo que se vaya a realizar.
Artículo 12. La Autoridad Marítima de Panamá regulará el tratamiento a los
Oficiales de Marina que se hayan alejado de sus actividades profesionales a
bordo.
CAPÍTULO TERCERO
Colocación de la Gente de Mar
Artículo 13. A partir de la vigencia del presente Decreto Ley, los particulares
que desde el territorio nacional se dediquen o deseen realizar gestiones de
intermediación para la colocación de tripulantes, serán autorizados y sometidos
a la fiscalización, supervisión y reglamentación del Órgano Ejecutivo, a través
del Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral, conforme a las disposiciones del
presente capítulo.
Artículo 14. Se entiende por colocación de la gente de mar o alistamiento de
tripulantes, a los efectos del presente Decreto Ley, cualesquiera actos o
gestiones que se realicen directa o indirectamente en la República de Panamá,
con la finalidad de procurar la contratación o enganche de tripulantes en nave
marítima.
Artículo 15. Las agencias de colocación que se establezcan de acuerdo con el
presente Decreto Ley deberán contratar preferentemente tripulantes de
nacionalidad panameña, o extranjeros casados con nacionales, o con hijos
panameños con residencia legal y domicilio habitual en el territorio nacional.
El porcentaje de marinos extranjeros que estas agencias enganchen o puedan
enganchar, se establecerá en los reglamentos que a tal efecto apruebe el
Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral, en coordinación con la Autoridad
Marítima de Panamá, a fin de que en ningún caso la proporción sea
desfavorable al nacional.
Artículo 16. Sólo las personas naturales o jurídicas que estén debidamente
autorizadas por el Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral, en coordinación
con la Autoridad Marítima de Panamá para la realización de gestiones de
intermediación para la colocación de la gente de mar podrán, según el caso,
emplear las palabras “agencia de colocación de la Gente de Mar” o “agencia de
alistamiento” o cualesquiera expresión similar, en cualquier idioma, en su
nombre, pacto social, razón social, descripción de actividades.
Quedan excluidas de la aplicación del presente artículo las organizaciones
sociales de trabajadores de mar, debidamente constituidas y registradas en el
Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral.
Artículo 17. La licencia definitiva que otorgue el Ministerio de Trabajo y
Desarrollo Laboral para el ejercicio de actividades de intermediación en la
colocación de tripulantes, será por tiempo indefinido, a menos que el plan o
planes del solicitante estén limitados a una duración fija.
Artículo 18. Las agencias de colocación de tripulantes deberán notificar
inmediatamente al Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral cualquier cambio
que efectúe en la persona de su Representante Legal o Apoderado General en la
República de Panamá, su pacto social, sus directores y dignatarios, y sus
accionistas, sus domicilios, números telefónicos, de telefax y de apartado postal
de la empresa.
Las agencias de colocación extranjeras que operan o que desean operar en
Panamá, deberán designar, por lo menos un apoderado general de nacionalidad
panameña, residente en territorio nacional, con mandato inscrito en Registro
Mercantil y con poderes suficientes para representar a la empresa en todos los
asuntos judiciales, extrajudiciales y administrativos que puedan surgir, así
como la descripción del domicilio, teléfono, telefax y apartado postal del
apoderado general en Panamá.
Artículo 19. Las agencias de colocación o enganche, deberán presentar para
operar o seguir operando en el país, una garantía a favor del Ministerio de
Trabajo y Desarrollo Laboral, por una suma no menor de cincuenta mil balboas
(B/.50,000.00) ni mayor de cien mil balboas (B/.100,000.00), según determine el
Ministerio en cada caso particular.
El depósito o garantía exigido a las agencias de colocación puede ser hecho en
dinero en efectivo depositado en el Banco Nacional de Panamá, o mediante
fianza otorgada por una compañía de seguro o Institución Bancaria
debidamente autorizada de conformidad con las leyes de la República de
Panamá.
Artículo 20. El depósito o consignación de las garantías de que trata el artículo
anterior no podrá ser retirado mientras la agencia depositante no compruebe
ante el Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral, que ha suspendido sus
operaciones, disuelta la sociedad y comprobado que ha liquidado sus
obligaciones de carácter marítimo en el territorio nacional.
Artículo 21. Los depósitos de garantía serán inembargables y estarán a
disposición para casos de repatriación, hospedaje y alimentación del tripulante
que correspondan a la agencia de colocación en la República de Panamá, o para
garantizar el pago de multas en que incurriere la agencia depositante, de
acuerdo con las disposiciones del presente Decreto Ley.
Artículo 22. Cuando el depósito o garantía fuese reducido o agotado, la agencia
depositante deberá reponerlos o complementarlos, según el caso, dentro del
plazo que señale a tal efecto el Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral.
Artículo 23. Las agencias de colocación de tripulantes deberán conservar en sus
archivos, copia autenticada de los contratos de enrolamiento, así como
cualesquiera otros documentos referentes a las condiciones en que se efectuó al
alistamiento correspondiente que le sea requerido por el Ministerio de Trabajo y
Desarrollo Laboral.
Artículo 24. Las agencias dedicadas a la colocación de tripulantes deberán
solicitar ante el Ministerio de Comercio e Industrias la respectiva Licencia
Comercial Tipo “A”, previa autorización del Ministerio de Trabajo y Desarrollo
Laboral.
Artículo 25. Las gestiones de intermediación para la colocación o alistamiento
de la gente de mar, no deberá dar lugar al pago de remuneración alguna por
parte del tripulante. Para tales efectos deberá acompañarse declaración jurada
del representante legal y el secretario de la persona jurídica o de la persona
natural directamente, mediante la cual la empresa se compromete a no aplicar
cargos o cobrar al tripulante o persona objeto del enganche, emolumentos,
comisiones, costos administrativos, de papeleos ni de investigación o
verificación de documentos, ni por ningún otro concepto.
Artículo 26. Conforme al ordenamiento jurídico nacional y a los convenios
internacionales ratificados por Panamá, queda terminantemente prohibido a las
agencias de colocación, así como a la gente de mar o armadores, discriminar en
la contratación o reclutamiento de tripulantes por razón de que éstos tengan o
no afiliación sindical. Tampoco habrá discriminación por razón de credo, raza o
filiación política.
Artículo 27. Las organizaciones de trabajadores y de empleadores del mar
deberán gozar de adecuada protección contra todo acto de injerencia de unas
respecto de las otras, en relación a su constitución, funcionamiento o
administración; ya sea que se realice directamente o por medio de sus agente o
miembros.
Artículo 28. Las agencias de colocación podrán efectuar las gestiones de
enganche de tripulantes según las modalidades vigentes, de conformidad con
los usos y costumbres del comercio marítimo internacional.
Tales agencias podrán exigir a los armadores el pago de honorarios por la
prestación del servicio y tendrán facultad para firmar directamente con el
tripulante los contratos de trabajo respectivos, siempre y cuando estén
debidamente autorizados por un armador o naviero para este acto.
Artículo 29. El Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral cancelará la
autorización o permiso de operación otorgada para el ejercicio de actividades
referentes a la intermediación para la colocación de la gente de mar, cuando se
incurran en algunas de las causales establecidas en la correspondiente
reglamentación.
Artículo 30. Las agencias a las que se les cancele, por causa de inmoralidad,
fraude, falsedad o quiebra, la autorización o permiso de operación y la licencia
comercial para ejercer las actividades propias de las agencias de colocación no
podrán obtener una nueve licencia.
En casos de quiebra fraudulenta se aplicará lo dispuesto en el artículo 1633 del
Código de Comercio.
CAPÍTULO CUARTO
Contrato de Enrolamiento
Artículo 31. Todo buque panameño deberá llevar a bordo el documento que se
denomina “Rol de Tripulación”, que contendrá los siguientes datos:
Nombre del buque e indicativo de llamada.
Nombre del armador o naviero y su domicilio.
Lugar y fecha de apertura del citado Rol de Tripulación.
El nombre del capitán, oficiales, suboficiales y tripulantes, con indicación de su
edad, nacionalidad, domicilio, nombre y dirección del pariente más cercano.
Cargo a bordo.
Número del documento de identidad, carnet de marino o certificado de
competencia de cada tripulante.
Salario básico o ingreso adicional, si lo hubiese.
Lugar y fecha de contratación.
Lugar y fecha de enrolamiento.
Tiempo y duración del contrato.
Firma del capitán al momento del embarque o enrolamiento.
Lugar y fecha del desenrolamiento.
Firma del oficial de marina o tripulante respectivo.
Suma pagada al momento del desembarco.
Firma del capitán al momento del desembarco o desenrolamiento.
Artículo 32. El Contrato de Trabajo o de Enrolamiento del tripulante podrá
celebrarse por tiempo indefinido, tiempo definido o por viaje.
Artículo 33. El Contrato de Enrolamiento, que podrá ser individual o colectivo,
deberá transcribirse o anexarse al Rol de Tripulación, a fin de que todo
tripulante aparezca debidamente registrado como miembro de la tripulación. A
solicitud de la autoridad competente, el armador suministrará copia del mismo.
Artículo 34. El Contrato de Enrolamiento será firmado por el armador o su
representante y el tripulante. Deberán darse facilidades al tripulante y a sus
consejeros para que examinen el Contrato de Enrolamiento antes de ser
firmado.
Artículo 35. El Contrato de Enrolamiento deberá contener los siguientes datos:
El nombre y apellido del tripulante, la fecha y el lugar de nacimiento, su
nacionalidad, y el número de su documento de identificación, carnet de
marino o certificado de competencia y pasaporte;
El nombre y domicilio legal del armador o naviero;
El lugar y fecha de celebración del contrato;
ch) La designación de la nave a bordo de la cual se compromete a trabajar el
tripulante;
El viaje o viajes que va a emprender, si ello puede determinarse al celebrase el
contrato;
La posición que va a desempeñar el tripulante a bordo;
Si es posible, el lugar y la fecha en que el tripulante está obligado a presentarse
a bordo para comenzar su servicio;
Alojamiento y alimentación a bordo;
El importe de los salarios, la moneda en que se pagará, el modo y el lugar de su
retribución;
La fecha de terminación del contrato será:
Si el contrato se ha celebrado por el tiempo definido; la fecha fijada para la
expiración del mismo;
Si se ha celebrado el contrato por viaje, el puerto de destino y el tiempo que
deberá transcurrir después de la llegada para que el interesado pueda ser
licenciado;
Si se ha celebrado el contrato por tiempo indefinido, las condiciones que
permitirán a cada parte terminarlo, así como el plazo de aviso;
Las vacaciones anuales que se concedan al tripulante;
Las obligaciones del armador en lo que refiere a los accidentes, enfermedades y
muerte del tripulante. Además, el nombre y domicilio de la aseguradora o
afianzadora que cubre los riesgos profesionales de la tripulación y los
límites de tal cobertura en el puerto en que el armador o naviero hubiere
contratado póliza para tal efecto; también los beneficiarios designados por el
tripulante en la póliza que le ampare.
Artículo 36. Es siempre obligación del naviero o armadores, antes de dar por
concluida su relación de trabajo, cualquiera que sea la modalidad del contrato,
repatriar al marino, a elección de éste, al lugar o puerto de contratación o al
puerto de embarque.
Artículo 37. Además de lo dispuesto en el artículo anterior, los gastos de
repatriación correrán por cuenta del armador si la relación de trabajo concluye
por cualquiera de las siguientes razones:
naufragio
despido sin causa justificada.
Los gastos de repatriación también correrán por cuenta del armador si la
relación de trabajo hubiese sido suspendida por accidente ocurrido al servicio
de la nave, o por enfermedad que no pueda imputarse a falta o accidente
voluntario del tripulante.
Los gastos de repatriación del marino desembarcado serán sufragados por
ambas partes en partes iguales, entre sí, cuando la relación laboral hubiese
concluído por mutuo acuerdo.
Correrán a cargo del tripulante los gastos de repatriación cuando dé por
terminada la relación laboral sin consentimiento del armador o su
representante.
Artículo 38. Los gastos de repatriación deberán comprender todo lo relacionado
con el transporte, alojamiento, salario y manutención del tripulante durante el
viaje hasta el lugar de contratación o puerto de embarque. También están
comprendidos los gastos de manutención del tripulante hasta el momento
fijado para su salida.
Artículo 39. El salario será pagado desde el día en que el tripulante inicie su
servicio a bordo. No obstante ello, si el tripulante tuviera que emprender un
viaje desde el lugar de contratación para incorporarse al buque, el salario
correrá desde el inicio de dicho viaje o desde la fecha que se indique en el
contrato.
Artículo 40. El salario se pagará en la moneda que sea pactada en el contrato de
trabajo.
Artículo 41. Se presume o se entiende, salvo prueba en contrario, que el salario
devengado por el tripulante convenido en base a cualesquiera de las
modalidades contractuales establecidas en el presente Decreto Ley, cubre todos
y cada uno de los recargos generados por trabajos efectuados en jornadas
extraordinarias.
Para los efectos de este artículo, las horas extras se limitarán al número de horas
al mes pactadas en el Contrato de Enrolamiento de acuerdo a la especialidad y
tipo del servicio de la nave.
Artículo 42. Los salarios, prestaciones y derechos derivados del contrato de
trabajo adeudados a los tripulantes que prestan servicios en naves de registro
panameño, gozarán de la prelación y privilegios que les confiere el derecho de
la navegación.
Artículo 43. Los tripulantes contratados por viaje tendrán derecho a un pago
adicional proporcional de sus salarios, en caso de prolongación o retraso del
viaje. No se hará reducción de salarios si el viaje se recorta por cualquier causa.
Artículo 44. Cuando se trata de los contratos a que se refiere el artículo anterior,
si por acto de los armadores, del capitán o de los fletadores, no se efectúa el
viaje convenido, la tripulación tendrá derecho a retener los anticipos, cualquiera
que sea la suma recibida, más los salarios vencidos.
En caso de la cancelación definitiva del viaje contratado, el armador o naviero
pagará al tripulante, una suma adicional equivalente a una tercera parte del
monto total del contrato.
Artículo 45. Si el viaje se suspendiese antes de empezar, a causa de fuerza
mayor o caso fortuito, la tripulación sólo tendrá derecho a los salarios y a los
anticipos recibidos.
Artículo 46. Si la interrupción del viaje tiene lugar después de haber salido el
buque del puerto de inicio del viaje, la tripulación contratada por viaje recibirá
los salarios que hubieren devengado si se hubiese realizado el viaje, o sea, el
valor total del contrato por el viaje convenido.
Artículo 47. Del salario del tripulante solamente podrán realizarse las
siguientes retenciones y descuentos:
La cuota del Seguro Social, cuando el tripulante esté incorporando el régimen
de seguro social panameño;
El pago de las deudas que el tripulante contraiga con el armador en concepto de
anticipos de salarios a pagos hechos en exceso, pero en ningún caso los
descuentos por este concepto podrán ser superiores al quince por ciento
(15%) del salario devengado en el respectivo período de pago;
El pago de las cuotas mensuales por la compra de vivienda en al entidad
vendedora o una institución crediticia, o la suma que debe pagar en
concepto de arrendamiento de su vivienda hasta el treinta por ciento (30%)
del salario;
ch) Las asignaciones familiares;
Las cuotas sindicales ordinarias y extraordinarias de las Organizaciones de la
Gente de Mar;
El secuestro o embargo sobre el 15% del excedente de la cuantía inembargable
del salario.
Las que se establezcan por la Ley.
El total de las deducciones y retenciones que se autorizan en este artículo, en
ningún caso excederán del cincuenta por ciento (50%) del salario básico del
tripulante, salvo lo referente al acápite ch), del presente artículo.
Artículo 48. El Contrato de Enrolamiento que se celebre por viaje, por tiempo
definido o indefinido, quedará rescindido en los siguientes casos:
Mutuo consentimiento de las partes;
Decisión unilateral del armador o su representante, conforme a lo establecido
en el presente Decreto Ley;
Renuncia del tripulante, siempre que no implique renuncia de derechos y que
conste por escrito ante la autoridad laboral o consular, o en su defecto, ante
dos testigos miembros de la tripulación del buque;
ch) Fallecimiento del tripulante;
Pérdida del buque o su inhabilitación para la navegación, ya sea ésta real o
presunta, según la establezcan los contratos de seguro o fletamento
existentes;
Suspensión del servicio del buque a falta de utilización del mismo, siempre que
dicha suspensión no sea menor de 90 días;
Desembarco del tripulante a causa de enfermedad o lesión. La terminación de la
relación de trabajo por razón de la ocurrencia de la presente causal, no
surtirá efecto sino al final del período de incapacidad, sin perjuicio de las
indemnizaciones que correspondan por riesgos profesionales. Tratándose de
naves de transporte de pasajeros al servicio internacional, la terminación
surtirá efectos a más tardar treinta (30) días a partir del comienzo de la
enfermedad o lesión;
Transferencia de registros del buque;
Cambio del propietario del buque;
Expiración del término del contrato o por la realización del viaje contratado.
Artículo 49. En caso de pérdida por naufragio de un buque cualquiera, el
armador o su representante deberá pagar a cada uno de los tripulantes
empleados en dicho buque, una indemnización que les permita hacer frente al
desempleo resultante de la pérdida del buque.
Dicha indemnización se pagará por todos los días del período efectivo de
desempleo de la tripulación, con arreglo a la tasa de salario pagadero en virtud
del contrato. Sin embargo, el armador podrá limitar el importe total de la
indemnización que tendrá que pagar a cada tripulante en virtud del presente
artículo, a una suma no menor de tres meses de salario base o su equivalente.
El armador o naviero tendrá la obligación de pagar al tripulante en efectivo, el
valor de sus efectos personales perdidos o deteriorados en el naufragio.
El capitán o el armador deberá obtener, de parte de la tripulación una
declaración escrita de los efectos personales que llevan a bordo y el valor
correspondiente.
Artículo 50. Son causas justificadas que facultan al armador a dar por
terminada la relación de trabajo, sin previo aviso las siguientes:
El haber sufrido engaño de parte de la tripulación, mediante la presentación de
certificados falsos que le atribuyan cualidades, aptitudes o facultades de las
que carezcan;
Incurrir o participar el tripulante, durante el tiempo en que esté al servicio del
armador, en actos de violencia, amenazas o injurias en contra del armador o
de los superiores jerárquicos del tripulante o de otros miembros de la
tripulación, excepto que hubiese provocación;
La revelación o divulgación por parte del tripulante de secretos técnicos o
asuntos administrativos reservados que puedan causar perjuicios al
armador;
ch) Incurrir el tripulante en faltas graves de probidad u honradez, o en la
comisión de delitos contra la propiedad en perjuicio del armador, de la
nave, o de cualquiera persona a bordo del embarcador o del consignatario;
Ocasionar el tripulante, de modo intencional, durante el desempeño de sus
funciones o con motivo de ellas, un daño grave en las máquinas,
instalaciones, equipo, estructura u operación del buque o a la carga que se
transporte;
Comprometer el tripulante con su imprudencia o descuido inexcusable, la
seguridad del buque, la carga o de las personas que allí se encuentran.
Esta causal podrá invocarse en caso de que la imprudencia o descuido del
tripulante conlleve la infracción de cualesquiera normas de operaciones o
requerimiento sobre la seguridad de la navegación, contemplados en los
convenios generalmente aceptados en el tráfico marítimo;
Negarse el tripulante, manifiesta y reiteradamente, a adoptar las medidas
preventivas y los procedimientos indicados para evitar riesgos profesionales
o daños materiales;
Desobedecer el tripulante, sin causa justificada y en perjuicio del armador las
órdenes emitidas por sus superiores;
Encontrarse al tripulante en posesión de drogas prohibidas por la ley, o
presentarse al trabajo bajo la influencia de ellas, o presentarse al turno de
guardia en estado de embriaguez;
La conducta inmoral o delictiva del tripulante durante la vigencia del contrato,
incluyendo la participación, complicidad y encubrimiento de drogas
prohibidas por la ley, estupefacientes y contrabando, el ayudar en la
introducción de polizonte, o el permitir otra persona no autorizada a
embarcar o desembarcar del buque;
El abandono del trabajo por parte del tripulante, que comprende el abandono
del buque sin autorización o la negativa a trabajar sin causa justificada;
El no encontrarse oportunamente a bordo antes de la partida del buque, previo
aviso visible a bordo del mismo;
El no auxiliar al capitán en caso de ataque o desastre que sobreviniera al buque
o a la carga, sea cual fuere su naturaleza;
La inhabilidad ordinaria o la ineficiencia manifiesta para desempeñar las
funciones y cumplir los deberes de su respectivo empleo.
Artículo 51. El derecho que asiste al armador de terminar el contrato de trabajo
con el tripulante por las causas señaladas en el artículo 50, caduca en un plazo
de tres meses, contados a partir de la fecha en que tuvo conocimiento del hecho
que originó la causal.
Artículo 52. Si un tripulante es despedido en virtud del artículo 50, sólo tendrá
derecho al salario por el servicio cumplido, al pago de vacaciones
proporcionales y a su repatriación.
Artículo 53. El tripulante podrá dar por terminada la relación de trabajo, con
derecho a las indemnizaciones prescritas en este Decreto Ley:
Cuando la nave no estuviere en condición de navegabilidad, según lo
determinen las autoridades locales, nacionales o internacionales pertinentes,
o cuando el alojamiento, alimentación y agua de la tripulación fuere
insalubre o deficiente y el capitán omitiere adoptar en un plazo razonable
las medidas necesarias para remediar las deficiencias;
Por maltrato o abuso del capitán, debidamente comprobado;
Por el incumplimiento por parte del armador de las medidas de seguridad,
salud e higiene prescritas por las leyes y reglamentos vigentes, siempre y
cuando las deficiencias sean conocidas o hayan sido advertidas al capitán y
éste omitiese adoptar en un plazo razonable las medidas necesarias para
remediar las deficiencias;
ch) Cuando los salarios no se paguen en la forma prevista por la Ley o por el
contrato;
Por la imprudencia o descuido grave del armador que compromete la
seguridad del buque o de las personas que se encuentren a bordo;
Por cualquier acción del armador o de su representante que tenga por objeto
inducir al tripulante a cometer un acto ilícito;
Si el tripulante hubiese sido contratado por un viaje determinado que hubiese
sido substancialmente modificado.
Artículo 54. El derecho del tripulante a terminar el contrato por las causas
señaladas en el artículo anterior, caduca dentro de los tres meses contados a
partir de la fecha en que tenga conocimiento del hecho.
Artículo 55. El armador podrá dar por terminada la relación de trabajo por
tiempo indefinido, sin que medie causa justificada prevista por la Ley,
notificando el despido injustificado del tripulante con treinta días de
anticipación, pagando el salario por el servicio cumplido, sus vacaciones
proporcionales, la repatriación e indemnización prevista por la Ley. El plazo de
preaviso se contará a partir del primer día siguiente a la notificación de
despido, y cuando el armador no notifique el despido injustificado con los
treinta días de anticipación, deberá abonarle la suma correspondiente al
previsto de la tripulación.
Artículo 56. En el caso de un contrato de Enrolamiento por tiempo indefinido
cuya terminación se dé por despido sin causa justificada, el tripulante tendrá
derecho a una indemnización según la escala siguiente, no combinada:
Por el tiempo de servicio de uno (1) hasta cinco (5) meses, el 20% del salario
mensual.
Por el tiempo de servicio de más de cinco (5) hasta once (11) meses, el 30% del
salario mensual.
Por el tiempo de servicio de más de once (11) hasta veintitrés (23) meses, el
100% del salario mensual.
ch) Por el tiempo de servicio de más de veintitrés (23) hasta treinta y cinco (35)
meses, el 300% del salario mensual.
Por el tiempo de servicio de más de treinta y cinco (35) y hasta sesenta (60)
meses, el 400% del salario mensual.
Por el tiempo de servicio de más de sesenta (60) meses, el 600% del salario
mensual.
Para los efectos de este artículo el salario mensual se entenderá como la
suma más favorable al tripulante entre el promedio de los salarios devengados
entre los últimos seis (6) meses y el último salario mensual devengado.
Artículo 57. Cuando el Contrato de Enrolamiento fuere por tiempo definido, el
armador que lo termine sin causa justificada antes del vencimiento del plazo,
quedará obligado a pagarle al tripulante los salarios base que éste hubiere de
percibir, durante el tiempo restante del contrato en concepto de indemnización.
Artículo 58. La prescripción se regirá por las siguientes reglas:
Prescriben en un (1) año todas las acciones que no tengan señalado plazo
especial de prescripción en esta Ley;
Prescriben en dos (2) años las acciones derivadas de un riesgo profesional. Sin
embargo, éstas prescribirán en tres (3) años cuando el tripulante que no esté
amparado por el Seguro Social contra el riesgo profesional continúe
prestando el servicio a órdenes del mismo armador, sin haber reclamado la
indemnización correspondiente; o cuando el armador continúe
reconociendo el total o parte del salario a la víctima o a sus causahabientes;
La prescripción corre a partir de la fecha del despido o de la terminación de la
relación laboral, salvo cuando se trate de un riesgo profesional, en cuyo caso
correrá desde que ocurrió el riesgo.
CAPÍTULO QUINTO
Alojamiento y Alimentación
Artículo 59. El armador proporcionará a la tripulación a bordo del buque
medios de alojamiento instalados convenientemente, ventilados e iluminados,
en proporción al número de ocupantes y exclusivamente reservados para su
uso.
Las condiciones de dichos alojamientos las señalará la Autoridad Marítima
de Panamá, de acuerdo a los convenios internacionales ratificados por
Panamá o a la legislación nacional sobre la materia.
Artículo 60. Las inspecciones para garantizar el cumplimiento de las
disposiciones mencionadas en el artículo anterior, serán efectuadas de acuerdo
con las directrices emanadas de la Autoridad Marítima de Panamá.
Artículo 61. La alimentación de la tripulación será variada, suficiente, sana,
apropiada en cada caso a la navegación que realice el buque, y se ajustará a las
normas que se determinarán en el reglamento interno del buque.
Artículo 62. La Autoridad Marítima de Panamá, establecerá las normas para un
sistema de inspección sobre:
Las provisiones de agua y víveres;
Todas las instalaciones y locales utilizados para el almacenaje y manipulación
de víveres y agua;
La cocina y demás instalaciones utilizadas para preparar y servir la comida; y
Los certificados de competencia de los miembros del personal del servicio de
fonda conforme la legislación nacional y los convenios internacionales
ratificados por Panamá.
Artículo 63. Cuando cualquier miembro de la tripulación encuentre que no se
está cumpliendo a bordo de la nave, con los convenios internacionales o la
legislación nacional sobre la materia a que se refiere el presente capítulo,
podrán presentar sus quejas por escrito a la Autoridad Marítima de Panamá.
Artículo 64. El capitán o un oficial de marina especialmente designado por
aquél a este efecto, acompañado por un miembro responsable del personal de
fonda, efectuará a intervalos determinados durante la travesía, una inspección
de:
Las provisiones de agua y de víveres;
Todos los locales e instalaciones utilizadas para el almacenaje y manipulación
de víveres y agua, así como de las cocinas y cualquier otra instalación
utilizada para preparar y servir la comida. El resultado de cada inspección
deberá registrarse por escrito en el diario de navegación.
Artículo 65. La Autoridad Marítima de Panamá o su representante
debidamente autorizado, efectuarán inspecciones especiales cuando reciban por
escrito una protesta formulada por la mayoría de la tripulación o por una
organización reconocida de armadores o de tripulantes.
Con el fin de evitar un retraso en la salida del buque, las protestas se deberán
formular con la mayor anticipación posible y por lo menos, cuarenta y ocho
horas antes de la hora fijada para la salida. De no efectuarse la inspección, no
se podrá detener el buque por esta razón.
Artículo 66. La Autoridad Marítima de Panamá, o su representante
debidamente autorizado, está facultada para hacer recomendaciones al
armador, al capitán del buque o a cualquiera otra persona responsable, a fin de
mejorar la condiciones del servicio de fonda.
Artículo 67. La Autoridad Marítima de Panamá deberá preparar un informe
anual, con base a la información sobre alojamiento y alimentación, la cual estará
a la disposición de todos los organismos y personas interesadas.
CAPÍTULO SEXTO
Del Trabajo a Bordo
Artículo 68. La jornada ordinaria de trabajo a bordo deberá ser pactada en el
contrato de enrolamiento.
Las horas de trabajo efectuadas en exceso de los límites diarios prescritos en el
contrato se deberán considerar horas extraordinarias y el interesado tendrá
derecho a una compensación que será fijada por contratos colectivos o
individuales, pero en ningún caso será inferior a la tasa horaria del salario
básico aumentada en veinticinco por ciento (25%).
Los contratos colectivos o individuales podrán prever en lugar de un pago en
efectivo de las horas extras, una compensación que consistirá en una excepción
de servicio y de presencia u otra forma de compensación.
Artículo 69. Lo dispuesto en el artículo anterior no será aplicado al siguiente
personal:
Capitán;
Jefe de Máquinas;
Sobrecargo, Mayordomo;
Cualquier otro oficial que esté a cargo de un servicio y no haga guardias;
Toda persona que trabaje principalmente por su propia cuenta;
Cualquier persona remunerada sólo con una comisión o principalmente con
una participación en las utilidades o ganancias.
Artículo 70. A los efectos de este Decreto Ley, el tiempo empleado en los
siguientes trabajos no se incluirá en las horas normales de trabajo ni se
considerará como horas extraordinarias de trabajo:
Los trabajos de emergencias cuando peligre la seguridad del buque, de la
carga o de las personas a bordo;
Los trabajos exigidos por el capitán para socorrer a otros buques o a otras
personas en peligro;
Pasar lista, simulacros de incendio, de salvamento y ejercicios similares
análogos a aquellos que están determinados por el convenio
internacional para la seguridad de la vida humana en el mar, que se
encuentre en vigor en ese momento;
ch) El trabajo extraordinario exigido por las formalidades aduaneras, la
cuarentena u otras formalidades de carácter sanitario;
Los trabajos normales e indispensables que deban realizar los oficiales para
determinar la situación de la nave y hacer observaciones astronómicas o
meteorológicas;
El tiempo extraordinario exigido por el relevo normal de las guardias.
Artículo 71. Ninguna disposición del presente Decreto Ley se deberá
interpretar en menoscabo del derecho y la obligación del capitán de una nave a
exigir los trabajos que crea necesarios para la seguridad y marcha eficiente de la
nave, ni en menoscabo de la obligación de un oficial o de un miembro del
personal subalterno de realizar tales trabajos.
Artículo 72. Los trabajos que por su propia naturaleza impliquen un riesgo
adicional al trabajo normal, serán remunerados según se acuerde en el contrato
de trabajo celebrado entre el trabajador del mar y el empleador, o de acuerdo a
lo dispuesto en las convenciones colectivas.
Artículo 73. Toda tripulación tendrá derecho a vacaciones anuales pagadas de
acuerdo a lo pactado en el contrato de enrolamiento y a los convenios
internacionales, de conformidad al servicio que presta la nave.
Artículo 74. La remuneración de los días de vacaciones podrá incluir un pago
en concepto de alimentación, respetándose las costumbres y prácticas ya
existentes.
Artículo 75. Los armadores y las organizaciones de la gente del mar podrán
celebrar convenciones colectivas.
Artículo 76. Antes de someter un conflicto colectivo a los Tribunales de Trabajo
Marítimo, cualquiera de las partes puede solicitar la intervención de un
funcionario conciliador de la Autoridad Marítima de Panamá o su
representante autorizado, a fin de intentar una solución por vía de mediación.
Artículo 77. Las organizaciones de la gente de mar deben presentar las
peticiones, aspiraciones y quejas que estimen convenientes.
En ausencia de dicha organización, cualquier miembro de la tripulación a bordo
puede presentar sus peticiones, aspiraciones y quejas por escrito ante el
armador o su representante.
Artículo 78. Para la solución de los conflictos colectivos, de orden tanto jurídico
como económico, las partes se ajustarán a lo dispuesto en el artículo 2 del
presente Decreto Ley.
Artículo 79. Regirá para los efectos de la contratación de menores de edad en el
trabajo a bordo en barcos de bandera panameña, lo dispuesto en la Constitución
Nacional y los convenios internacionales ratificados por Panamá.
CAPÍTULO SÉPTIMO
Obligaciones del Armador en Caso de Enfermedad o Accidente
TÍTULO I
RIESGOS PROFESIONALES EN CASO DE ACCIDENTE
Artículo 80. Se entiende por riesgos profesionales los accidentes a que están
expuestos la gente de mar a causa de las labores que ejecutan por cuenta de un
armador.
Artículo 81. Para los efectos de este Decreto Ley, accidente de trabajo es toda
lesión corporal o perturbación funcional que el trabajador sufra, sea en la
ejecución con ocasión o por consecuencia del trabajo y que sea producida por la
acción repentina o violenta de una causa exterior o del esfuerzo realizado.
Artículo 82. La Autoridad Marítima de Panamá deberá aprobar una tabla de
compensación mínima por riesgos profesionales por accidentes a que están
expuestos la gente de mar a causa de las labores que ejecutan por cuenta del
armador.
Artículo 83. No se considerará accidente de trabajo para los efectos de
aplicación de la Tabla de Compensación por Riesgos Profesionales por
accidente a que están expuestos la gente de mar a causa de las labores que
ejecutan por cuenta del armador.
El que fuera provocado intencionalmente por el trabajador; y
El que fuera producido por culpa grave del trabajador, considerándose como tal
la desobediencia comprobada de órdenes expresas, el incumplimiento
culposo o manifiesto de disposición del Reglamento de Prevención de
Riesgos Profesionales y de Seguridad e Higiene Industrial y la embriaguez
voluntaria, a no ser que en este caso el empleador o su representante le
hayan permitido al trabajador el ejercicio de sus funciones en tal estado o
estar en cualquier otra forma, bajo los efectos de drogas prohibidas por la
ley.
TÍTULO II
RIESGOS PROFESIONALES EN CASO DE ENFERMEDAD
Artículo 84. El armador deberá proveer cobertura de seguros de riesgos de
enfermedad, que resulten de cualquier enfermedad, durante el período que
transcurra entre la fecha estipulada en el Contrato de Enrolamiento para el
comienzo del servicio y la fecha de terminación del contrato.
Artículo 85. El armador está exento de toda responsabilidad con respecto a la
enfermedad cuando quede establecido fehacientemente que el tripulante se
hubiese negado a efectuarse un examen médico y se compruebe así por las
autoridades respectivas de la Autoridad Marítima de Panamá.
Artículo 86. La asistencia que se prestará al tripulante por cuenta del armador
comprenderá:
Los costos necesarios para el tratamiento médico, quirúrgico y hospitalario y el
suministro de medicamentos y otros medios terapéuticos de buena calidad y
en la cantidad que requiera el estado del tripulante.
Los costos necesarios para la alimentación y el alojamiento mientras dure el
tratamiento arriba señalado.
Artículo 87. La asistencia al tripulante correrá a cargo del armador hasta la
curación del enfermo o herido o hasta que se compruebe el carácter permanente
o la incapacidad del mismo.
Artículo 88. En lo relativo a los trabajadores cubiertos por el régimen del
Seguro Social, se estará a lo que disponen al respecto las leyes especiales que
sobre esta materia rige a la Caja de Seguro Social y a la legislación sobre riesgos
profesionales.
Artículo 89. Cuando la enfermedad ocasione al tripulante una incapacidad para
trabajar, el armador deberá pagar la totalidad del salario mientras el tripulante
enfermo permanezca a bordo, o en tierra hasta la curación o hasta la
comprobación del carácter permanente de la enfermedad o hasta la terminación
del contrato respectivo.
Sin embargo, la responsabilidad el armador estará limitada, en cuanto al pago
del salario de una persona desembarcada, a un período de hasta doce meses
contados a partir del comienzo de la enfermedad del tripulante. Tratándose de
naves de transporte de pasajeros al servicio internacional, este período no será
mayor de treinta (30) días.
Artículo 90. El armador deberá sufragar los costos usuales del funeral en caso
de muerte del tripulante sobrevenida en tierra, si al momento de su
fallecimiento el tripulante estuviese recibiendo la asistencia del armador
motivada por una enfermedad.
Artículo 91. El armador o su representante deberá adoptar las medidas
necesarias para proteger los bienes dejados a bordo por el tripulante enfermo,
herido o muerto.
Artículo 92. Los litigios en relación a las obligaciones del armador en virtud del
presente capítulo, deberán solucionarse de manera rápida y poco costosa,
usándose el proceso abreviado u otro similar ante los respectivos Tribunales
Marítimos de Trabajo de la República de Panamá, a exclusión de cualquier otro
tribunal, salvo que sea acordado por escrito entre el armador y el tripulante
como parte del Contrato de Enrolamiento.
CAPÍTULO OCTAVO
Naves de Pesca y de Servicio Interior
Artículo 93. Son relaciones de trabajo las existentes entre el armador y los
tripulantes de las naves de Servicio Interior y de pesca comercial, las cuales se
regirán por las normas especiales contenidas en el presente capítulo y por las
disposiciones generales de este Decreto Ley que no sean contrarias.
Las normas especiales contenidas en este capítulo no serán aplicables a las
naves de pesca de servicio internacional.
Artículo 94. Los marinos pescadores solamente podrán ser remunerados de la
siguiente manera:
Mediante la fijación de un salario garantizado, compuesto por un salario base
no inferior al mínimo legal más un porcentaje de producto por viaje, que no
será inferior al tres por ciento (3%) de dicho producto, prorrateado entre los
miembros de la tripulación, deduciendo únicamente los gastos directos
causados por el viaje en la nave donde preste servicios.
Mediante la fijación de un salario por producción representado por un
porcentaje del producto de la pesca de cada viaje deduciendo
exclusivamente los gastos directos de viaje. El porcentaje del producto será
distribuído entre todos los miembros de la tripulación, y sólo podrá ser
pactado cuando el armador garantice a cada miembro de la tripulación que
el salario que corresponda por razón de dicho porcentaje en ningún caso
será inferior al salario garantizado a que se refiere el literal a) del presente
artículo.
Sólo se consideran como gastos directos del viaje los realizados en concepto
de combustible, lubricantes, víveres, refrigeración y carnada.
El salario base que corresponda al salario garantizado, deberá incluir:
La remuneración de los días de descanso semanal, y la remuneración de los días
de fiesta o duelo nacional laborados abordo con un cincuenta por ciento
(50%) de recargo sobre el salario de la jornada ordinaria diaria.
La remuneración de un (1) día de descanso adicional por cada ocho (8) días de
servicios prestados abordo de la nave, en compensación por las horas
extraordinarias servidas durante el viaje.
Parágrafo. Lo dispuesto en el artículo 45 de este Decreto Ley se aplicará a las
naves de pesca y de Servicio Interior.
Artículo 95. Se entiende que con el salario por producción de que trata el literal
b. del artículo anterior se remuneran los días de descanso semanal, los días de
fiesta o duelo nacional servidos durante el viaje, así como el día de descanso
adicional a que tiene derecho el tripulante por cada ocho (8) días de servicios
prestados a bordo de la nave, en compensación por las horas extraordinarias
laboradas durante el viaje.
Artículo 96. El salario del tripulante deberá liquidarse tan pronto se haya
procesado el producto de la pesca, pero en todo caso dicha liquidación deberá
hacerse dentro de los tres (3) días hábiles inmediatamente siguientes a la
terminación del viaje.
Artículo 97. El alojamiento y la alimentación que reciba la tripulación durante el
viaje serán suplidos por el armador y no se considerarán como parte del salario.
Tampoco se considerará como parte del salario el producto de la pesca de
acompañamiento que el armador obsequie a sus tripulantes.
Los alojamientos serán instalados convenientemente ventilados e iluminados,
protegidos de las inclemencias del tiempo.
La alimentación será variada, suficiente y sana y se tendrá agua potable libre de
toda contaminación final.
Artículo 98. Tratándose de naves de pesca, es permitido al empleador de
acuerdo con la costumbre marítima, hacer anticipos de salarios al trabajador,
antes de cada viaje. Las sumas así anticipadas podrán ser descontadas del
salario del tripulante al hacerse la liquidación del salario por viaje, siempre y
cuando el empleador efectúe los primeros descuentos de forzoso cumplimiento
que recaigan sobre dicho salario.
Artículo 99. Por cada día de descanso semanal y de fiesta nacional laborado
durante el viaje, el trabajador tendrá el derecho como compensación, al disfrute
de un (1) día de descanso en tierra. Dicho descanso se concederá a más tardar
antes de que se inicie el tercer viaje.
Cada miembro de la tripulación gozará, además, de un (1) día de descanso
adicional en tierra por cada ocho (8) días de servicios prestados a bordo, en
compensación del total de las horas extraordinarias servidas durante el mismo.
Dicho descanso se concederá a más tardar antes de que inicie el tercer viaje.
Artículo 100. La contratación de la tripulación de las naves de pesca y de
Servicio Interior se hará mediante contrato de enrolamiento, que además de las
generales y clasificaciones del tripulante deberá contener todo lo relativo a los
detalles de tiempo, ruta, condición de trabajo, salarios y lo referente a la
terminación de los contratos, tal como aparecen reglamentados en los artículos
subsiguientes.
Artículo 101. Se permite la celebración de contratos de trabajo por viaje o por
temporada, siempre que la estipulación conste expresamente en el contrato
escrito.
A estos efectos, se entiende como temporada, el tiempo comprendido entre la
terminación de un período de veda y el inicio del siguiente período de veda,
decretados pro el Órgano Ejecutivo.
Cuando se celebren en forma sucesiva, cuatro (4) o más contratos por viaje en
una nave de pesca, la relación de trabajo se prolongará por el resto de la
temporada. El trabajo en una nave de pesca por tres (3) o más temporadas
sucesivas, transformará en indefinida la relación de trabajo.
Artículo 102. En las relaciones de trabajo en naves de pesca y de Servicio
Interior, el armador podrá dar por terminada la relación de trabajo por
temporada o por tiempo definido, antes de su expiración natural o la relación
de trabajo por tiempo indefinido, sin que medie causa justificada prevista
por la Ley y sin necesidad de preaviso, pagando al tripulante la
indemnización señalada en el artículo 56 del presente Decreto Ley.
Para la determinación del monto de la indemnización, se entenderá por
salario mensual el promedio percibido durante los últimos seis (6) viajes o de
los que hubiese realizado si fueran menos.
Si el tripulante hubiere sido contratado por viaje, y el viaje de la nave se
cancelase antes de empezar, a causa de fuerza mayor o caso fortuito, el
armador podrá dar por terminada la relación de trabajo, sin responsabilidad
alguna de su parte.
Por medio de la Sentencia de 8 de septiembre de 2000, el Pleno de la
Corte Suprema de Justicia declara que este Artículo es
Inconstitucional.
Artículo 103. En adición a las causales generales previstas en el artículo 50 de
este Decreto Ley, son causales especiales de despido justificado de los tripulante
de nave de pesca, las siguientes:
El retraso grave o la inasistencia del trabajador a la hora de salida de la nave, o
que presentándose no haga el viaje sin que medie causa justificada, siempre
y cuando se le haya notificado al trabajador por escrito al hacerse el pago del
viaje anterior, la fecha y hora de la próxima salida del barco.
La aprobación o entrega no autorizada a terceros, a cualquier título, de los
productos de la pesca, o de la carga o equipos de la nave.
Ocasionar el tripulante, de modo intencional, un daño material en las máquinas,
instalaciones, equipo o estructura de la nave.
Comprometer el tripulante, con su imprudencia o descuido inexcusable, la
seguridad de los equipos de la nave o la calidad e integridad del producto
de la pesca.
El naufragio o pérdida de la nave, siempre que medie negligencia del
tripulante.
Artículo 104. El tripulante podrá dar por terminado el contrato de enrolamiento
por tiempo indefinido, sin que medie causa justificada, a condición de que lo
haga en puerto y dé al armador un aviso previo no inferior al término de
duración de la última travesía.
Artículo 105. Son causas de suspensión temporal de las relaciones de trabajo,
las siguientes:
Los períodos de veda de especies particulares voluntariamente establecidas, de
conformidad con las prácticas generalmente aceptadas por las respectivas
industrias pesqueras.
Los períodos de veda de especies particulares decretadas por la autoridad
competente; en este caso la suspensión operará de pleno derecho, es decir,
sin necesidad de declaración de la autoridad administrativa de trabajo.
El daño material o mecánico que imposibilite la actividad comercial de la nave.
La enfermedad o accidente de carácter no profesional que conlleve incapacidad
temporal del trabajador, cuando exceda del fondo de licencia por
enfermedad y hasta por un período de duración que no excederá de seis (6)
meses. Esta suspensión surtirá sus efectos, a partir de la fecha en que se
produjo la incapacidad, según conste en la certificación expedida por un
médico al servicio del Estado o de la Caja de Seguro Social.
La incapacidad del trabajador motivada por un accidente o enfermedad
profesional, siempre que no fuere de carácter absoluta permanente.
La licencia o permiso temporal concedida al trabajador por su empleador, a
solicitud del primero.
La fuerza mayor o caso fortuito, cuando tenga como consecuencia necesaria,
inmediata y directa, la prolongación temporal de las actividades de la nave.
La causal de suspensión deberá ser comprobada por el empleador ante la
Dirección General o Regional de Trabajo, dentro de los cinco (5) días siguientes
a la fecha de suspensión, salvo en el caso previsto en el literal b).
Artículo 106. Es siempre obligación del naviero o armador desembarcar al
marino pescador en el puerto de zarpe, o en cualquier otro en territorio
nacional, antes de dar por concluida la relación de trabajo, cualquiera que sea la
modalidad del contrato.
En el caso de que el marino fuese desembarcado en puerto distinto al del zarpe,
el naviero o armador estará obligado a pagarle el costo del transporte
acostumbrado del lugar de desembarque al del zarpe. Esta obligación quedará
sin efecto si el marino optare en el lugar que desembarque, por engancharse en
otra nave. Esta disposición no será aplicable en los casos de renuncia del
trabajador, salvo los fundados en causas justificadas o de abandono por parte
de éste de sus labores.
Artículo 107. Se prohíbe la celebración de contratos de arrendamiento, o de otra
índole, con miembros de la tripulación, con el propósito de eludir la
responsabilidad por las prestaciones laborales.
Artículo 108. Las infracciones de los armadores de naves de pesca y de Servicio
Interior y de servicio nacional a las disposiciones del presente Decreto Ley
serán sancionadas con multa por el Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral.
La multa no podrá ser menor de cincuenta Balboas (B/.50.00) ni excederá de
doscientos cincuenta Balboas (B/.250.00).
En los casos de desacato o reincidencia la multa será de doscientos cincuenta
Balboas (B/250.00) a mil quinientos Balboas (B/.1,500.00).
Estas sanciones se impondrán tomando en consideración la gravedad de la falta
cometida y la condición económica del infractor.
Artículo 109. El Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral podrá autorizar la
contratación de tripulantes extranjeros para que presten servicios en el territorio
nacional, previa certificación de la Autoridad Marítima de Panamá de que no
existe el profesional idóneo disponible para el tipo de trabajo requerido. En
cuyo caso el armador o representante contará con un período de tres (3) meses
para iniciar el entrenamiento de un nacional.
Parágrafo. El salario que devengue el titular en entrenamiento no será inferior
al que recibe el asistente del cargo para el cual está entrenando.
CAPÍTULO NOVENO
Prevención de los Accidentes de Trabajo de la Gente de Mar
Artículo 110. Corresponderá a la Autoridad Marítima de Panamá, reglamentar
las disposiciones relativas a la seguridad del trabajo y a la prevención de
accidentes a bordo de buques.
Artículo 111. Las disposiciones referidas en el artículo anterior, reglamentarán
lo referente a la prevención de riesgos profesionales y se referirán a toda norma
general de prevención de accidente y protección a la salud en el empleo que sea
aplicable al trabajo de la tripulación, y deberán señalar medidas para la
prevención de accidentes propios del empleo marítimo.
Artículo 112. Estas disposiciones comprenderán normas relativas a la seguridad
industrial que incidan sobre la ejecución del trabajo a bordo de los buques.
Artículo 113. Tanto el armador como el capitán y su tripulación velarán por la
prevención de accidentes, de conformidad con las normas internacionales y
nacionales pertinentes.
CAPÍTULO DÉCIMO
Inspecciones
Artículo 114. La Autoridad Marítima de Panamá, o su representante, tienen
como misión esencial la de asegurar la aplicación del presente Decreto Ley, de
las otras leyes y reglamentos relativos a las condiciones de trabajo de la
tripulación en las naves pertenecientes a la Marina Mercante Nacional.
Artículo 115. La Autoridad Marítima de Panamá, o la persona que ésta designe,
en coordinación con las autoridades portuarias correspondientes, o sus
representantes que se encuentren provistos de documentos que acreditan su
condición, de conformidad con los convenios internacionales aplicables, estarán
facultados para:
Inspeccionar todo buque de bandera panameña. Queda entendido que el
momento y las circunstancias de estas visitas deberán fijarse de suerte que
evite, en todo lo posible, serias molestias a la explotación del buque;
Realizar las investigaciones necesarias e interrogar al personal del buque, así
como cualquier otra persona cuyo testimonio pudiera ser útil; y solicitar la
presentación de todos los documentos del buque exigidos por la legislación
panameña y los convenios internacionales relacionados con el objeto de la
inspección;
Rendir un informe por escrito señalando las anomalía o las infracciones que el
buque esté cometiendo o si bien cumple con ellas, de acuerdo a las normas
vigentes y convenios internacionales ratificados por Panamá.
Artículo 116. La Autoridad Marítima de Panamá o sus representantes
debidamente autorizados, están obligados, so pena de sanciones penales y/o
administrativas establecidas en la Ley, a no revelar el secreto de los asuntos
comerciales que pudieran conocer durante el ejercicio de sus funciones.
Artículo 117. En casos de infracción a las normas vigentes y convenios
internacionales ratificados por Panamá sobre salud y condiciones de trabajo a
bordo, la Autoridad Marítima de Panamá adoptará las medidas que estime
necesarias para corregir las deficiencias, incluyendo hasta la detención del
buque respectivo.
Artículo 118. Tanto las inspecciones de trabajo como las de seguridad marítima,
se realizarán coordinadamente de manera que coincidan en lo posible, a fin de
evitar perjuicios indebidos a la navegación y al transporte marítimo.
Artículo 119. La Autoridad Marítima de Panamá, en base a sus propias
investigaciones o en base a las investigaciones de la entidad que designe,
rendirá un informe escrito a las autoridades correspondientes, señalando las
anomalías o las infracciones descubiertas durante las inspecciones, y
recomendará la imposición de las sanciones que correspondan.
Artículo 120. El Órgano Ejecutivo, deberá destinar adicionalmente, una suma
equivalente al monto recaudado, producto de las multas impuestas en base a
las sanciones del presente Decreto Ley, para los fines de inspección laboral a los
buques y programas de educación sindical laboral.
CAPÍTULO DÉCIMO PRIMERO
Normas Procesales
SECCIÓN I
DISPOSICIONES GENERALES
Artículo 121. Créase dentro de la jurisdicción especial del trabajo dos (2)
Juzgados Laborales Marítimos que tendrán competencia privativa para conocer
de las controversias que se originen por razón del trabajo en el mar y en las vías
navegables, así:
Un Juzgado Laboral Marítimo del Litoral Pacífico, con sede en el Distrito de
Panamá, que tendrá jurisdicción dentro de las circunscripciones que
comprenden la Primera, Tercera, Cuarta y Sexta Sección de Trabajo, según
se encuentra reglamentado en la legislación laboral vigente.
Un Juzgado Laboral Marítimo del Litoral Atlántico, con sede en el Distrito de
Colón, que tendrá jurisdicción dentro de las circunscripciones que comprenden
la Segunda y Quinta Sección de Trabajo, según se encuentra reglamentado en la
legislación laboral vigente.
Artículo 122. Los Jueces Laborales Marítimos y sus suplentes serán nombrados
por el pleno del Tribunal Superior de Trabajo, de acuerdo a las normas de la
Carrera Judicial.
Artículo 123. Para desempeñar el cargo del Juez Laboral Marítimo se requiere:
Ser ciudadano panameño;
Haber cumplido 30 años de edad;
Poseer título universitario en Derecho y demostrar haber tenido experiencia
durante un período no menor de cinco (5) años en asuntos relacionados con
el trabajo en el mar y las vías navegables;
Poseer certificado de idoneidad profesional expedido por la Corte Suprema de
Justicia;
No haber sido condenado por falta o delito alguno que implique deshonestidad,
falta de probidad, perjurio o violación de ética profesional.
Artículo 124. Los Jueces Laborales Marítimos tendrán los mismos deberes,
derechos y prerrogativas que los Jueces Seccionales de Trabajo.
El personal subalterno de dichos juzgados será nombrado por el respectivo Juez
de acuerdo a las normas de la Carrera Judicial.
Los sueldos del personal de los Juzgados Laborales Marítimos, así como los
gastos que demande la administración de justicia en esos juzgados, será
pagados por el Estado.
Artículo 125. Las normas contenidas en el artículo 991 del Decreto de Gabinete
Nº 252 de 30 de diciembre de 1971, regularán el modo como deben tramitarse y
resolverse las controversias que se originen por razón de la aplicación del
presente Decreto Ley, salvo el traslado de la demanda que se hará por un
término de diez (10) días.
Cualquier vacío de las disposiciones procesales aplicables de conformidad con
lo establecido en el párrafo anterior, se resolverá de acuerdo a lo dispuesto en el
Libro IV del Código de Trabajo vigente.
Artículo 126. Procede el recurso de apelación ante el Tribunal Superior de
Trabajo, contra las resoluciones dictadas en primera instancia por los Juzgados
Laborales Marítimos que pongan fin al proceso o imposibiliten su continuación,
en aquellos casos en que la cuantía exceda de quinientos balboas (B/.500.00).
Artículo 127. Procede el recurso de casación laboral en contra de las
resoluciones dictadas en segunda instancia por el Tribunal Superior de Trabajo
que resuelva las controversias que se originen por razón de la aplicación del
presente Decreto Ley, bajo los límites establecidos en el artículo 925 del Código
de Trabajo.
Artículo 128. Lo enunciado en el presente capítulo es sin perjuicio del derecho
del tripulante a recurrir por la jurisdicción marítima ordinaria para obtener el
resarcimiento de los daños y perjuicios que pudiera haber sufrido como
consecuencia de la enfermedad o accidente profesional.
SECCIÓN II
NORMAS DE DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO MARÍTIMO
LABORAL
Artículo 129. La relación de trabajo se regirá por la Ley del pabellón de la nave
donde se preste el servicio.
A falta de tratados internacionales, la admisibilidad de las pruebas se somete a
la Ley de los Tribunales panameños. La Ley extranjera en esta materia se
aplicará siempre que no viole el orden público panameño.
Las relaciones colectivas de trabajo y sus derechos conexos se rigen por la Ley
del Pabellón.
Artículo 130. El Tribunal competente para conocer privativamente de las
acciones derivadas del contrato de trabajo o de la relación de trabajo será:
El del Pabellón de la Nave en donde presta servicio el trabajador;
El Tribunal también retendrá la competencia cuando el trabajador practique
secuestro sobre la nave cumpliendo con los requisitos procesales que exija la
Ley panameña.
El Tribunal Marítimo de Panamá será competente para conocer las
reclamaciones derivadas de la responsabilidad civil extracontractual
generada de la relación laboral.
Podrá practicarse la Cooperación Judicial en materia de obtención de pruebas
solicitadas por Tribunal extranjero; sin embargo, la anuencia en esta
cooperación judicial no conlleva el reconocimiento de la competencia del
Tribunal Extranjero ni mucho menos la obligatoriedad ejecutar la sentencia
extranjera.
Parágrafo. Los problemas laborales que surjan con naves de pabellón extranjero
serán de competencia del Tribunal Marítimo de Panamá, así como las
reclamaciones derivadas de la responsabilidad civil extracontractual generadas
de relaciones laborales.
Artículo 131. Toda sentencia proveniente de un Tribunal extranjero que
envuelva una pretensión de Derecho Marítimo Laboral, calificada así por el
Juez panameño, podrá ser ejecutada si reúne los siguientes requisitos:
Que el Tribunal sea competente para pronunciar dicha sentencia y que la
misma no viole reglas de competencia judicial de nuestro sistema Procesal
Marítimo Laboral;
Que la sentencia no conculque Normas de Orden Público;
Que las partes hayan sido personalmente notificadas, es decir, que no se haya
dictado la sentencia en rebeldía;
Que la sentencia haga tránsito de cosa juzgada, y
Que la sentencia esté debidamente autenticada y traducida al idioma español, si
así fuese el caso.
Artículo 132. El Proceso Exequátur, se formaliza ante la Sala IV de Negocios
Generales de la Corte Suprema de Justicia. En esa instancia de conformidad a la
naturaleza de la pretensión se abrirá etapa de pruebas, contrapruebas y alegatos
hasta poner el proceso en estado de decidir si se ejecuta o no la sentencia
extranjera.
La sentencia extranjera podrá invocarse dentro de un proceso cuando la misma
se invoque como excepción, o como un simple hecho sin que deba someterse al
proceso de exequátur para su homologación.
Artículo 133. El derecho extranjero se podrá probar mediante copia autenticada
de las normas pertinentes, decisiones de los Tribunales, estudios doctrinales y
dictámenes rendidos por abogados idóneos, sin perjuicio de la facultad del Juez
para investigar y aportar de oficio al proceso, prueba de la Ley extranjera
vigente.
CAPÍTULO DÉCIMO SEGUNDO
Patronato Nacional para la Educación Náutica
Artículo 134. Créase el Patronato Nacional para la Educación Náutica, como un
organismo técnico adscrito a la Autoridad Marítima de Panamá y cuyo objetivo
es la educación náutica en el país, proveer de los recursos económicos
necesarios para el otorgamiento de préstamos o becas a favor de los nacionales
que deseen recibir instrucción que les capacite en el ejercicio de los oficios y
profesiones relativas al trabajo en el mar y las vías de navegación; y en general,
sufragar los costos y erogaciones destinados a fomentar la educación náutica a
todos los niveles. Este Patronato tendrá la administración y ejecución de los
fondos para la asistencia de la educación náutica.
Artículo 135. El Patronato Nacional para la Educación Náutica quedará
integrado por los siguientes miembros:
El Director General de la Dirección General de la Gente de Mar de la Autoridad
Marítima de Panamá, o el funcionario que él designe, quien lo presidir
El Director de la Escuela Náutica de Panamá, quien servirá como Secretario
General del Patronato;
Un representante de las organizaciones sociales de trabajadores del mar
debidamente inscritas en el Ministerio Trabajo y Desarrollo Laboral,
escogido de ternas enviadas por dichas organizaciones a la Dirección
General de la Gente de Mar de la Autoridad Marítima de Panamá.
Un representante de los armadores escogidos de ternas que envíen tales
asociaciones a la Dirección General de la Gente de Mar de la Autoridad
Marítima de Panamá.
El Administrador Ejecutivo, con derecho a voz, pero no a voto.
Artículo 136. Créase el Fondo de Asistencia para la Educación Náutica con el
propósito de llevar a cabo la ejecución de los objetivos principales del Patronato
Nacional para la Educación Náutica, el cual estará constituído por los siguientes
aportes:
El tres por ciento (3%) del monto del Seguro Educativo.
El cincuenta por ciento (50%) del producto de las multas que se impongan
conforme a esta Ley.
Las asignaciones presupuestarias que para estos efectos establezca el Estado,
que en todo caso no serán inferiores a los gastos de Administración de
personal, mobiliario y local requerido para el funcionamiento de este
patronato; y
Cualesquiera otros aportes provenientes de otras instituciones públicas o
fuentes privadas.
Este Fondo se manejará a través de una cuenta especial que se abrirá en el
Banco Nacional de Panamá.
Artículo 137. El Fondo de Asistencia para la Educación Náutica será
administrado por un Comité Técnico, que estará conformado de la siguiente
manera:
El Director General de la Dirección General de la Gente de Mar de la Autoridad
Marítima de Panamá o la persona que él designe, quien lo presidirá;
El director de la Escuela Náutica de Panamá o la persona que él designe;
El Administrador Ejecutivo del Patronato Nacional para la Educación Náutica.
Artículo 138. Los miembros del Comité Técnico se encuentran autorizados para
girar hasta la suma de TRES MIL BALBOAS (B/.3,000.00) contra la cuenta
especial de que trata el artículo 136 de la presente Ley.
Artículo 139. Cuando se trate de erogaciones mayores de TRES MIL BALBOAS
(B/.3,000.00), se requerirá la aprobación de la mayoría absoluta de los
miembros del Patronato Nacional para la Educación Náutica, todo lo cual se
autorizará de conformidad con las disposiciones reglamentarias que para tal
efecto adopte el Patronato.
Artículo 140. La Contraloría General de la República, fiscalizará el manejo del
fondo de conformidad con las disposiciones legales pertinentes.
Artículo 141. El Órgano Ejecutivo reglamentará el funcionamiento, estructura
interna y demás aspectos del Fondo de Asistencia para la Educación Náutica.
Artículo 142. Los préstamos y becas otorgados por el Patronato Nacional para
la Educación Náutica deberán ser aprobados por la mayoría absoluta de los
miembros del Patronato y según los reglamentos que se adopten a tales efectos.
Los préstamos así aprobados deberán suscribirse de conformidad con los
términos y condiciones que usualmente son exigidos por el Instituto para la
Formación y Aprovechamiento de los Recursos Humanos (I.F.A.R.H.U.) a sus
prestatarios, excepto en lo relacionado con la cuantía.
Los intereses devengados por los préstamos otorgados por el Patronato
gozarán de los mismos privilegios fiscales que gozan aquellos otorgados por
el I.F.A.R.H.U., por lo tanto, podrán ser deducible del impuesto sobre la
renta del prestatario.
Los cobros de la morosidad de estos préstamos se realizarán a través del
Patronato Nacional para la Educación Náutica.
Artículo 143. El presente Decreto Ley deroga los artículo 251 a 278 del Decreto
de Gabinete Nº 252 del 30 de diciembre de 1971 y cualesquiera otra norma que
le sea contraria.
Artículo 144. Este Decreto ley entrará en vigencia sesenta (60) días a partir de su
promulgación en la Gaceta Oficial.
COMUNÍQUESE Y PUBLÍQUESE
Ley N° 60
De 29 de diciembre de 1999
Publicada en la Gaceta Oficial N° 23.960 de 3 de enero del 2000.
Delito de Retención Indebida
LA ASAMBLEA LEGISLATIVA
DECRETA:
Artículo 1. Se adiciona el Capítulo VI denominado Retención Indebida, que
comprende los artículos 195D, 195E y 195F, al Título IV, Libro II, del Código
Penal, y se corre la numeración de los siguientes capítulos, que pasan a ser VII,
VIII y IX, respectivamente, así:
CAPÍTULO VI
RETENCIÓN INDEBIDA
Artículo 195-D. El que retenga las cuotas obrero-patronales y no las remita a la
Caja de Seguro Social, dentro del Término de tres meses luego que surge la
obligación de pagar, incurrirá en pena de prisión de 2 a 4 años.
Igual sanción se le aplicará al empleador, al representante legal o al que, en una
u otra forma ordene al gerente, administrador o contador, retener la entrega de
las cuotas.
Artículo 195-E. El que retenga y no remita los descuentos voluntarios del
salario, autorizados por el trabajador, a su destinatario, dentro del plazo
señalado al efecto, será sancionado con prisión de 6 meses a 3 años y de 50 a 250
días multa.
Artículo 195-F. En los delitos precedentes, la denuncia será promovida por el
trabajador, sus parientes dentro del cuarto grado de consaguinidad o segundo
de afinidad, por sus herederos o por la Caja de Seguro Social, según
corresponda.
Artículo 2. Se adiciona un último párrafo al artículo 94 del Código Penal, así:
Artículo 94. ...
La prescripción de la acción penal en los delitos de retención indebida,
comenzará a correr desde el día en que el trabajador adquiera el derecho a
la pensión o jubilación.
Artículo 3. Se adiciona el artículo 1984-B al Código Judicial, así:
Artículo 1984-B. También podrá terminarse el proceso y ordenarse su
archivo, en los delitos de retención indebida, por desistimiento de la
persona ofendida, cuando el imputado remita las cuotas obrero patronales
a los descuentos voluntarios a la entidad correspondiente, antes de la
audiencia preliminar.
Artículo 4. Esta Ley adiciona el Capítulo VI, Retención Indebida, con los
artículos 195D, 195E y 195F, al Título IV, Libro II, Del Código Penal; también
adiciona un párrafo al artículo 94 del Código Penal y el Artículo 1984-B al
Código Judicial, y deroga cualquier disposición que le sea contraria.
Artículo 5. Esta Ley entrará en vigencia tres meses después de su
promulgación.
COMUNÍQUESE Y CÚMPLASE.
Ley N° 3
De 5 de enero de 2000
Publicada en la Gaceta Oficial N° 23.964 de 7 de enero del 2000.
General sobre las Infecciones de Transmisión Sexual, el Virus de la
Inmunodeficiencia Humana y el Sida
LA ASAMBLEA LEGISLATIVA
DECRETA:
TÍTULO II
DERECHOS HUMANOS
Capítulo I
Derechos y Deberes
Artículo 31. Se prohíbe cualquier discriminación y acto estigmatizador o
segregador, en perjuicio de las personas enfermas o portadoras de infección de
transmisión sexual o del virus de la inmunodeficiencia humana, así como en
contra de sus parientes y allegados.
Artículo 32. Se prohíben las restricciones a los derechos y libertades de las
personas con infección de transmisión sexual o con el virus de la
inmunodeficiencia humana o enfermas del sida, salvo los casos privados por la
ley respecto a conductas de riesgo de las personas infectadas o enfermas.
Salvo las excepciones contenidas en esta Ley, a toda persona enferma o
portador de infección de transmisión sexual o del virus de la inmunodeficiencia
humana, le asiste el derecho a no ser interferida en la continuación del
desarrollo de sus actividades vitales, especialmente en los aspectos laborales y
otras facetas de su vida social.
Artículo 33. Toda persona enferma o portadora de infecciones de transmisión
sexual o del virus de la inmunodeficiencia humana, tiene derecho a contar con
información exacta, clara, precisa y científica acerca de su situación, por parte
de personal profesional y técnico.
Artículo 34. Con las excepciones establecidas por esta Ley, la confidencialidad
es un derecho fundamental de la persona enferma o portador de infección de
transmisión sexual o del virus de la inmunodeficiencia humana. Nadie podrá,
pública ni privadamente, hacer referencia a estos padecimientos, sin el previo
consentimiento del paciente o la paciente, excepto para las cónyuges, los
cónyuges, los compañeros y las compañeras de actividad sexual, así como para
los representantes o las representantes legales de menores.
La persona portadora de infección de transmisión sexual o del virus de la
inmunodeficiencia humana o, en su defecto, su representante legal, tiene el
deber de comunicar su situación, a sus contactos y a las personas en riesgo de
contagio. De lo contrario, las autoridades de salud procederán a notificarlos.
Artículo 35. En caso de que haya habido probable exposición laboral con
infección de transmisión sexual, o con el virus de inmunodeficiencia humana,
deberá proveerse al afectado el tratamiento médico adecuado inmediato, de
acuerdo con los parámetros establecidos para su efectividad. Deben, además,
aplicarse otras medidas preventivas de reconocida efectividad para reducir, al
mínimo, el riesgo de infección de las personas expuestas, incluyendo pruebas
de infecciones de transmisión sexual y del virus de inmunodeficiencia humana,
inmediatas y de acuerdo con la periodicidad requerida.
Artículo 36. Se considera enfermedad profesional u ocupacional, toda infección
de transmisión sexual o con el virus de la inmunodeficiencia humana,
comprobada por métodos internacionalmente aceptados, que sea causada por la
exposición a alguna infección de transmisión sexual o al virus de la
inmunodeficiencia humana, en el ejercicio de las actividades laborales o
profesionales, y que haya sido debidamente documentada.
Artículo 37. Queda prohibida toda discriminación laboral contra cualquier
trabajador o trabajadora con el virus de la inmunodeficiencia humana o el sida.
En caso de desarrollar alguna enfermedad que le impida continuar con sus
actividades habituales, se aplicará la legislación laboral.
Ningún patrono público, nacional o extranjero, está autorizado para solicitar
dictámenes y certificaciones médicas al trabajador o trabajadora, sobre la
portación del virus de la inmunodeficiencia humana, para efecto de obtener un
puesto laboral o para conservarlo. El Estado de infección no es causal de
despido.
Artículo 38. El trabajador o trabajadora no está obligado a informar a su patrón
ni a sus compañeros o compañera de trabajo, acerca de su estado de infección
con el virus de la inmunodeficiencia humana. Cuando sea necesario
comunicarlo, el trabajador o la trabajadora podrá informar a su patrono, quien
deberá guardar la confidencialidad del caso; y procurar, si fuera necesario,
cambiar las condiciones de trabajo para el mejor desempeño de sus funciones,
según el criterio médico.
COMUNÍQUESE Y PUBLÍQUESE
Decreto Ejecutivo N° 59
De 19 de julio de 2000
Publicado en la Gaceta Oficial N° 24.101 de 21 de Julio de 2000
Por medio del cual se fijan las nuevas tasas de salario mínimo, vigentes
en todo el territorio nacional
LA PRESIDENTA DE LA REPÚBLICA
En uso de sus facultades constitucionales y legales,
CONSIDERANDO:
Que ha sido y será política del Gobierno el propiciar condiciones para que los
sectores de la producción – empleadores y trabajadores – dialoguen y se
pongan de acuerdo sobre la revisión del salario mínimo tomando en cuenta las
circunstancias de la economía en general y la realidad social del país.
Que, igualmente, es y será política del Gobierno la de cumplir los plazos legales
dentro de los cuales debe revisarse el salario mínimo, lo que explica que ésta sea
la primera ocasión en que dicho salario se fija oportunamente.
Que el salario mínimo en Panamá, que es el más alto de América Latina, no
debe convertirse en una barrera que excluya los productos nacionales del
mercado internacional.
Que el gobierno exhorta a la empresa privada para que el aumento del salario
mínimo no implique elevar el costo de la canasta básica familiar.
Que, en vista del hecho de que empleadores y trabajadores no se pusieran de
acuerdo respecto del monto del salario mínimo que regirá durante los próximos
dos años, corresponde al Órgano Ejecutivo, según la ley, fijar dicho salario.
DECRETA:
Artículo 1. Se fijan nuevas tasas de Salario Mínimo por Hora, según Región,
Actividad Económica y tamaño de las empresas en todo el Territorio Nacional,
tal como se establece en el Artículo Dos del presente Decreto.
Artículo 2. Las tasas de Salario Mínimo por Hora, según Región, Actividad
Económica y Tamaño de las empresas vigentes en todo el Territorio Nacional,
son:
TASAS DE SALARIO MÍNIMO POR HORA, SEGÚN REGIÓN,
ACTIVIDADES ECONÓMICAS Y TAMAÑO DE LA EMPRESA
RAMA DE ACTIVIDAD ECONÓMICA
REGIÓN 1
Construcción
1.50
Comercio al por mayor y menor, restaurante y
hoteles
Pequeña empresa
Gran empresa
Transporte, almacenaje y comunicaciones
Intermediación financiera, activ. inmobiliarias,
empresariales y de alquiler
Servicios comunales, sociales y personales
Electricidad, gas y agua
Industrias manufactureras
Pequeña empresa
Gran empresa
Explotación de minas y canteras
Pesca
Agricultura, ganadería, caza, silvicultura,
acuicultura,
Pequeña empresa
Gran empresa
REGIÓN
2
1.31
REGIÓN 3
1.15
1.22
1.11
1.22
0.95
1.00
1.20
0.84
0.90
0.90
1.20
1.22
1.22
1.03
1.03
0.90
0.93
1.15
1.22
1.22
1.03
0.96
1.03
1.03
1.03
0.84
0.93
1.03
1.03
0.80
0.85
0.80
0.85
0.80
0.85
1.03
1.18
Artículo 3. Las Actividades Económicas señaladas en el Artículo Dos de este
Decreto, se aplicarán de acuerdo a la “Clasificación Industrial Uniforme de las
Actividades Económicas”, Clave Numérica de enero de 2000 de la Contraloría
General de la República.
Artículo 4. Para efectos de la aplicación de las tasas de Salario Mínimo, las
regiones en que se ha dividido el territorio nacional, estarán integradas por los
siguientes Distritos:
REGIÓN 1: Panamá, Colón, San Miguelito
REGIÓN 2 Chitré, Aguadulce, Santiago, Barú, Changuinola, Las Tablas,
Penonomé, Bugaba, Capira, Chepo, Taboga, Natá, David,
Arraiján, La Chorrera.
REGIÓN 3: Resto de los Distrito del País.
Artículo 5. Para los efectos del presente Decreto, en aquellas Ramas de
Actividad Económica donde se establece la división de Pequeña y Gran
Empresa, se considerarán Pequeñas, aquellos establecimientos que tengan Diez
(10) o menos trabajadores.
No se considerarán Pequeñas Empresas: Aquellas que, teniendo menos de la
cantidad de trabajadores señalados en este Artículo, estén dedicadas o se
ubiquen en las siguientes divisiones, grupos o clase: comercio al por mayor y en
comisión, supermercados; ventas al por menor de bebidas alcohólicas
incluyendo bares, cantinas y minisúperes; farmacias; tiendas de géneros textiles,
prendas de vestir y calzados (except