Subido por Onoris Metz

Winnicott Para Principiantes

Anuncio
Winnicott
P A R A
E°sH Süül 1355
-Slffl
y&írouacj ¡Hfg
P R I N C I P I A N T E S
¿Por qué Winnicott?
Donald Woods Winnicott (1896-1971) es un prestigioso pediatra y psicoanalista inglés que, a diferencia de sus colegas, toma en cuenta de manera muy
especial la influencia ambiental que rodea a los bebés en los primeros meses de vida. Su formación inicial en pediatría le permite agregar a su mirada de psicoanalista de niños una serie de variables no consideradas hasta
ese momento en la relación madre-bebé.
Winnicott para Principiantes/8'
EL BEBÉ RECHAZA EL PECHO DE LA MADRE
PORQUE IMAGINA QUE ESTE PECHO DESEA
ATACARLO EN LUGAR DE AUMENTARLO...
EVIDENTEMENTE, EL NIÑO ESTÁ PARANOICO Y
TEME SER ENVENENADO...
© de los textos: Eduardo Smaliansky y Daniel Ripesi
© de las ilustraciones: Eulogia Merle
© Era Naciente SRL
Director de la serie: Juan Garios Kreimer
Corrección: Claudia Menéndez
Diseño: Carlos Almar
Para Principiante?
es una colección de libros de
Era Naciente SRL
Fax:(5411)4775-5018
Buenos Aires, Argentina
www.paraprincipiantes.com
Si LA MADRE
PUDIERA ESTAR A
SOLAS CON EL
BEBÉ, EN TRANQUILA
INTIMIDAD CON SU
HUO, QUIZÁS SE
SENTIRÍA MÁS
Ripesi, Daniel César
Winnicott para principiantes / Daniel César Ripesi y Eduardo Smaliansky;
Ilustrado por Eutogla Merle. - laed. lareimp. - Buenos Airea : Era Naciente, 2010.
176 p.: il.; 20x14 cm. - (Para principiantes / Juan Carlos Augusto Kreimer)
ISBN 978-987-555-055-1
1. Psicología. I. Smaliansky, Eduardo II. Eutogia Merte, flus. III. Titulo
CDD150
Queda hecho e! depósito que prevé la Ley 11.723.
Ninguna parte de este libro puede ser reproducida,
almacenada o transmitida de manera alguna
por ningún medio, ya sea electrónico, químico
o de fotocopia, sin permiso previo escrito del editor.
Esta edición de 2000 ejemplares
se terminó de imprimir en la planta
impresora de Sevagraf S.A., Buenos Aires,
República Argentina, en setiembre de 2010.
CONFIADA EN SÍ
MISMA COMO PARA
BUSCAR SU MODO
MÁS PERSONAL DE
CONECTARSE CON
SU HUO.
Para Winnicott, descubrir y enfatizar las condiciones que favorecen el despliegue sano de un individuo (por ejemplo, cómo lograr una buena experiencia de lactancia entre ia madre y su bebé) tiene tanta importancia como
destacar aquellos factores que producen enfermedad o la detención del
desarrollo. Para él, lo que se entiende como "enfermedad que se tiene que
curar" es, a menudo, una detención del desarrollo que se resuelve aportando a la persona en cuestión las condiciones mínimas necesarias para un
despliegue natural.
El valor de la espontaneidad
La psicoterapia, autocuración con otro
La principal contribución de Winnicott es ir más aflá de la mera explicación
de las causas y del tratamiento de la enfermedad mental, para explorar también las posibilidades que cada individuo tiene -cualquiera sea el grado de
salud mental que posea- de aportar algo personal a su propio desarrollo y
de ofrecer una contribución original al medio cultural en el que vive.
Mientras que sus colegas psicoanalistas buscan diagnosticar, antes que nada, el tipo y la gravedad de la enfermedad que padece un paciente para poder "atacar" dicha dolencia, Winnicott prefiere evaluar cuan sana está esa
persona como para impulsar, desde ese margen de salud que aún se conserva, el desarrollo de la cura,
ESTE NIÑO SE ESTÁ RESISTIENDO A MI
INTERVENCIÓN... INTENTO CURARLO DE SU
SUFRIMIENTO, ESTÁ TAN ENFERMO QUE NO PUEDE
HABLAR DE SÍ MISMO NI DE LO QUE LE PASA.
NO QUIERO
ESTE NIÑO PfcOTESE Su Hní*irDAD y DESEA
SER RESPETADO EN SU FjtVÍ^CiDAD, DEBERÉ
ESFORZARME POS
UN AMBIENTE DE
CONF^NZA LO
COMO PARA QUE
A EXPRESAR LO O.
INTIMIDAD Y QUIERA*
MENTE SÓLIDO
IR ANIMÁNDOSE
:RVA EN su
su
PROPIO ALMO.
PUEDA HABLARME, NO
COMO DESDE SÍ
Liberar a una persona de la enfermedad no implica que ésta tenga deseos
de seguir viviendo...
...A Winnicott le importa,, esencialmente,
c a e n e , que
queele indivinvduo
—— 'A:J - -a' la vida y que se
duo OU6
que sufre
sufre reniñara
recupere oeo
ese ¡mmii»«
impulso que
le Jda sentido
asocia estrechamente a una capacidad creativa que él mismo posee pero
desconoce. Es necesario, en una psicoterapia, llevar a la persona que consulta a un estado de espontaneidad def que puedan surgir sus más íntimos impulsos.
Es decir que, si los otros psicoanalistas de su época intentan curar a sus pacientes, Winnicott los ayuda y acompaña en un proceso de autocuración a
partir de sus propios recursos. Sin embargo, este proceso terapéutico no
ocurre sin la presencia de un psicoanalista, que debe organizar, para el paciente, una experiencia apropiada y controlada para esa autocuración.
Aceptar la vulnerabilidad
El adulto "en" el niño
En la travesía terapéutica que propone Winnicott, los pacientes deben abandonar sólidas defensas, construidas para evitar diversos sobresaltos emocionales que les resultarían insoportables, de modo que cada tratamiento
supone para ellos el desafío inevitable de asumir cierto estado de fragilidad
existencial.
U experiencia inicial de Freud, el creador del psicoanálisis, se nutre exclusivamente de pacientes adultos. Esa experiencia conduce al descubrimiento del "niño en el adulto", es decir, la supervivencia de la sexualidad infantil en el hombre maduro. En sentido inverso, cuando Winnicott dirige su mirada clínica a los niños, descubre al "adulto que hay en el niño", es decir, la
impronta del adulto que lo cría y te impone su propia personalidad a partir
de los cuidados que le prodiga en los primeros años de vida.
USTED NO ME ESCUCHA, NO ME ENTIENDE,
ES DEMASIADO CONDESCENDIENTE CONMIGO.
Mi ESPOSO NOS
ABANDONÓ, ESTO DEBE SER
TERRIBLE PARA TOMÁS.
TU MAMÁ LLORA PORQUE
ESTÁ MUY ANGUSTIADA
PENSANDO QUE ESTÁS
MUY ENFERMO Y SUFRES
ENORMEMENTE DE
SOLEDAD. YO CREO QUE
ELLA MISMA NECESITA
MÁS AYUDA QUE TÚ,
PORQUE VEO QUE PUEDES
PERMANECER JUSANDO
TAN ENTRETENIDO A
PESAR DE TODO...
ES PREVISIBLE QUE EN UN
TRATAMIENTO AUMENTE LA
SENSIBILIDAD DE UN PACIENTE.
ME PRESUNTO S>\O QUE NOS
MOTIVA COMO TERAPEUTAS ES
LA BONDAD O LA CRUELDAD...
Winnicott advierte a sus colegas que, si una psicoterapia obtiene cierto éxito, el paciente se convertirá -inevitablemente- en una persona que sufre; la
vida se le tornará algo más precaria, pero tendrá así la oportunidad de empezar a sentir que participa más comprometidamente de la vida.
Junto con Melanie Klein y Anna Freud, Winnicott es uno de los primeros psicoanalistas en aplicar el método psicoanalítico al tratamiento de niños con
graves trastornos emocionales. A menudo su observación clínica determina
que, en la consulta por un niño, está comprometido un conjunto de circunstancias que merecen todavía más atención que aquel niño que se trae como víctima del conflicto.
¿Winnicott, psicoanalista de niños?
Explicar lo obvio
Cuando Winnicott desea comunicar a sus colegas el resultado de sus exploraciones clínicas y elaboraciones teóricas, pone especial esmero en que
sus complejos desarrollos sean transmitidos de manera clara y sencilla, ya
que uno de sus anhelos es que su teoría resulte comprensible aun para un
público no especialista. A menudo comenta que los psicoanalistas tienen la
obligación de explicar, también, lo que parece obvio. Así, pone su mayor empeño en desmontar al discurso pstcoanalítico de toda jerga pseudocientífica que únicamente busca reforzar vínculos de complicidad erudita entre los
analistas, pero que no hace la menor referencia a las verdaderas dificultades que impone la tarea clínica.
AUNQUE PAREZCA OBVIO, QUIERO DECIR QUE
AFUERA EStÁN BOMBARDEANDO LA CIUDAD.
Si bien se identifica a Winnicott con la clínica de niños y sus observaciones
y desarrollos teóricos apuntan a ese campo, el efecto de esos desarrollos impacta profundamente en la clínica con pacientes adultos que él lleva adelante en la misma proporción. Paralelamente, Winnicott reconoce que el tratamiento de los adultos enseña más sobre la psicología infantil que la propia
psicoterapia con los niños
pequeños. La otra pauta de
salud a tomar en cuenta
es el desarrollo de cierta
capacidad de jugar, para
enriquecer la experiencia
infantil y la vida adulta.
ES TAN IMPORTANTE
PARA UNA PERSONA EL
NO SER ENCONTRADO,
SUPONGO QUE
USTED SE ESTÁ
...SI, PERO TOMANDO
COMO ATERRADOR EL
REFIRIENDO A LA
TRANSFERENCIA '"*•
-JESATIVA QUE ABRE
EL FENÓMENO
EN CUENTA EL
ADVERTIR QUE NO SE
VALOR DE OBJETO
ESTÁ SIENDO BUSCADO.
DEL ANALISTA.
RESISTENCÍAL
Las cualidades más definidas de Winnicott son su extraordinaria empatia
con los niños, la aguda consideración del rol que cumple el medio ambiente en el desarrollo de un niño para dar fundamento a su salud, su comprensión de las realidades psicosomáticas basada en su práctica de la pediatría,
el don de comunicar ideas complejas y originales en límpida prosa y sus
vastos y profundos intereses culturales.
En cierto sentido las categorías "niño"-"adulto" pierden sustancia en la
teoría psicoanalítica. Winnicott se resiste a hacer del criterio de "inmadurez" el eje que divida aguas entre unos y otros. Siempre se debe alcanzar
un grado aceptable de madurez en cada etapa del desarrollo de un individuo. Más allá de obvias diferencias (dominio del lenguaje, estado de dependencia e indefensión, etc.), lo importante es el modo en que se tramita
-se trate de niños o adultos- el estado de inevitable dependencia respecto
de otros seres humanos, que se registra en cualquier etapa de la vida.
El tratamiento, el riesgo de una nueva oportunidad
Para Winnicott, cada tratamiento ofrece a muchos de los pacientes que lo
consultan por una psicoterapia la inusual oportunidad de establecer, por primera vez en sus vidas, un contacto con otro ser humano; de atenuar algo la
soledad insoportable que los aisla y protege de todo sufrimiento; de construir un diálogo posible con el mundo y permitir -así- que las resonancias
de ese diálogo reflejen algo de sus propios temores y deseos.
HlCE UN TRATAMIENTO ANTES
ESE
ANALISTA REQUERÍA QUE YO
Territorios de intimidad y riqueza psíquica
El nombre de Winnicott -Dónala- significa en celta "poderoso", y su apellido deriva del vocablo antiguo en inglés Winn, que significa "amigo" y Cott,
que alude a hogar (o cabana).
D. W. Winnicott nace a finales del siglo xix en Plymouth, una localidad algo alejada de Londres, situada en medio de una campiña de naturaleza muy diferente de la geografía y de las costumbres de la capital. Ese entorno aldeano
favorece, en su infancia y juventud, una actitud de libertad, inquieta y exploratoria de su entorno.
ASÍ QUE ME DEDIQUÉ A
SATISFECHC^CONMISO; AHO'
USTED B
E
EL MUNDQ SE HACE INTERESANTE SI
R Sí PUE,
CRECE A PARTIR DE LA CALLE EN QUE ESTÁ
NUESTRA CASA O DEL PATIO DE ATRÁS...
CONTIGO IRÍA
HASTA EL FIN
DEL MUNDO,
Pero, para abrirse al riesgo de ese autodescubrimiento, en una experiencia
compartida con el terapeuta, estos pacientes necesitan que dicha experiencia quede confinada a los límites estrictos que ofrece un determinado
lugar y tiempo, y sobre todo, desarrollar una cierta confianza en el profesional que dirige la cura, al igual que los niños que, cuando juegan, establecen un control -en un área limitada- de sus tendencias personales más
temidas, pero también más necesarias y genuinas para construir una vida
más plena.
10
La madurez de una persona, para Winnicott, depende de su capacidad para
lanzarse sin temores a la conquista de territorios cada vez más vastos de
su entorno geográfico y humano. Tendiendo un puente, las experiencias personales llevan a un ser humano desde la simplicidad de unas pocas referencias cercanas en la infancia (familia, amigos, etc.) hasta la complejidad
-en amplitud y profundidad- de espacios y circunstancias (sostener un trabajo, casarse, criar los propios hijos, etc.).
11
Confianza necesaria
Lugares seguros, lugares de encierro
Es preciso que el primer habitat de un ser humano posea una estabilidad
suficiente como para permitir una confianza que se hace necesaria para
lanzarse a toda exploración ulterior. Únicamente se puede partir de zonas
que se han hecho familiares e íntimas. En esas zonas cada uno se reconoce a sí mismo con la mayor seguridad y, por otra parte, es reconocido por
otros que -a su vez- son reconocibles y familiares.
El temor inhibe las búsquedas y, sin nuevas experiencias en el mundo, se
empobrece el propio conocimiento de uno mismo. En rigor, no hay autoconocimiento real sin pasar por la exploración de lo ajeno, y -en un recorrido
inverso- no hay apropiación de lo más insospechado de uno mismo si no es
por lo que refleja un entorno que se ha hecho familiar y confiable. La inmadurez detiene el crecimiento de una persona por su necesidad de permanecer agazapada en lugares seguros, bien conocidos y protegidos.
L HOGAR £5 NUESTRO PUNTO DE
PARTIDA. CUANDO
(3RACAS, EUIOT, POR SU
APORTE A Mi TEORÍA
Sólo si esa confianza inicial se construye en los primeros años de vida, el
individuo puede aventurarse en espacios cada vez más extraños y complejos en donde -al perderse las referencias más seguras de la propia identidad- logra hacer frente a nuevos desafíos y se facilita el descubrimiento de
diversas facetas y capacidades de sí mismo.
12
Para Winnicott, cada nueva experiencia de búsqueda y exploración es un
desprendimiento de lo más seguro y conocido para una persona. Para abrirse a sorpresas que enriquecen la estructura psíquica de un ser humano, hay
que abandonar ciertos hábitos que atan a lo indubitable y consabido. Este
enriquecimiento personal es consecuencia de la experiencia misma de la
acción de explorar y no tanto de lo "encontrado" en dicha búsqueda.
13
El ambiente del niño Winnicott
Semipresencias: su padre
Winnicott crece rodeado de un típico paisaje provinciano, en el seno de una
familia acomodada. Es el menor de los hijos, con dos hermanas cuatro y
cinco años mayores que él. El ambiente hogareño es bullicioso y alegre. Su
casa de infancia está llena de vida y actividad, es amplia, con un gran jardín y numerosos árboles frutales.
Su padre, Frederíck Winnicott, llega a ser dos veces alcalde y "Ciudadano de
Honor" de Plymouth. Es un hombre culto, comunicativo y, como casi toda la
familia, muy aficionado a la música. Sin embargo, Winnicott lamentará con
tristeza que su padre, absorbido por su trabajo, lo dejara con demasiada frecuencia a cargo de las numerosas mujeres de la casa (madre, hermanas
mayores y niñera).
TORO SENTADO CAMBIAR
DE OPINIÓN, QUERER
COMER HOMBRE BLANCO.
YA TENEMOS
ESTANQUE EN CASA.
TORO SENTADO,
TÚ ME DIJISTE QUE
ME IBAS A
LIBERAR SI MIS
SOLDADOS NO
ATACABAN TU
PUEBLO.
Ningún inconveniente doméstico, por grave que sea, llega a convertirse en
drama o catástrofe en la casa de los Winnicott. Esa actitud, que podría tomarse como un simple "ver siempre el lado bueno de las cosas", transpuesta más tarde a los desarrollos teóricos de Winnicott, supone la percepción del carácter potencial de los hechos: se abre un espacio de juego en la
"catástrofe", si el charco de una gotera es también un estanque; esto permite manejar mejor la situación y solucionaría creativamente.
14
Para Winnicott, el aspecto más positivo de la presencia de un padre no se
concreta solamente por lo que éste pueda dar a su hijo de buena voluntad
y de un modo consciente, sino, de un modo más importante, por lo que el
propio hijo "logra arrancarte" a partir de sus propias necesidades. La cualidad de un padre, para sostener un buen desarrollo emocional del hijo, es estar a mano para "dejarse arrancar" lo que su hijo necesita de él (y que el
padre no está demasiado seguro de poder dar). En este sentido, un padre es
lo que cada hijo logra forzar desde su propia necesidad, y para esto, de nada sirven los "manuales de la buena crianza de los hijos".
15
Amor-odio al padre
La madre, su dolor
La relación con su padre es de marcada ambivalencia, admiración y desaliento. Siendo niño, Winnicott destroza con un palo de croquet la cara de
una muñeca de cera que pertenece a una de sus hermanas. Su furia se debe a que con esta muñeca su padre suele hacerle bromas.
La madre de Winnicott es una mujer emprendedora y vital, aunque sufre de
fases depresivas que anulan, por determinados períodos, la habitual jovialidad del movimiento familiar. Esos periódicos derrumbes anímicos marcan
profundamente la personalidad de Winnicott y estimulan algunos de sus
posteriores desarrollos teóricos relacionados con madres que inoculan en
sus hijos sus propios sufrimientos y pesares.
TIENE NOVIA!
¡DÓNALO TIENE NOVIA!
B= ARRESLA.
SE ARRESLA.
Para alivio de Winnicott, su propio padre repara, con la ayuda del calor de
unos fósforos, el daño ocasionado: aquella violencia asestada a la muñeca,
evidentemente, está dedicada a él. Ese acto violento, más la respuesta reparatoria de su padre, seguramente llevan a Winnicott, más adelante, a destacar lo valioso de la actitud parental, que, frente a las provocaciones de un
hijo, aunque actúe con necesaria firmeza, no reacciona vengativamente. La
presencia de un padre frente a su hijo, es decir, el modo en que interviene
para transmitirle una pauta de conducta que él considera apropiada, debe
surgir desde lo que impulsa su propia iniciativa, y no como mera reacción
frente a las provocaciones del hijo.
16
Compara a estas mujeres con personas hipocondríacas que, en vez de sufrir el dolor de un "órgano interno" -contenido en sus propios cuerpos-, toman a sus hijos como si fueran un órgano sufriente de ellas. Ponen en sus
hijos las propias frustraciones y los comprometen en la tarea de tener que
superar una tristeza y una depresión que no les pertenece a ellos mismos.
17
Trabajar para las madres
Una decisión oportuna
Es habitual que, en los momentos de tristeza, Winnicott
niño se refugie sobre las ramas de un
árbol del jardín de su casa (como
sucede cuando, á los trece años, se
entera de que debe irse a estudiar a la Escuela
de Leyes de Cambridge). Ese mismo árbol, asociado a
momentos de dolorosas separaciones, queda evocado en un poema que Winnicott escribe recordando a su madre.
Por efecto, quizás, del sentimiento de soledad que le imponen un padre demasiado absorto en sus propias ocupaciones y los frecuentes retraimientos
depresivos de su madre, Winnicott empieza a dar muestras de un estado de
ánimo inestable. Hacia los trece años, el agradable ambiente familiar que
rodea su infancia comienza a mostrar, para él, penosos cambios. Se torna
irritable con su familia y empieza a desarrollar, en su propio hogar, un comportamiento de carácter antisocial.
¡¡¡OTRA VEZ ESTA COMIDA DE
PORQUERÍA, YA ESTOY PODRIDO
DE COMER SIEMPRE PESCADO!!!
IRÁS A CAMBRIDGE A COMPLETAR
TUS ESTUDIOS SECUNDARIOS...
Mi MADRE
LLORA, L
APRENDÍ A
A DETENER
A REM
A CURAR SU
DE LAS
AMISTADES QUE FRECUENTAS.
Los efectos negativos que ejercen en los niños las madres desvitalizadas y
que por momentos pierden el deseo de vivir llevan a Winnicott a pensar cómo un niño puede quedar atrapado en la tarea de mejorar el estado de
ánimo de una madre deprimida, sin poder ocuparse de sus propios intereses. Así, por ejemplo, el niño se muestra jovial y chistoso sólo para mantener entretenido a este tipo de madre, sin poder generarse para sí mismo un
estado de seriedad y concentración necesario para la consideración de sus
propios asuntos y juegos.
18
Su padre reacciona y, con el fin de apartarlo de supuestas malas influencias, decide enviarlo a la Escuela de Leyes en Cambridge. Se trata de un instituto bastante alejado de su hogar, donde debe permanecer internado de
lunes a viernes, (¿da vez que Winnicott recuerda aquel "golpe de timón"
que el padre impone a su vida, lo hace con un profundo agradecimiento. Realmente piensa que fue una decisión correcta, en el momento oportuno.
19
Un mundo de hombres
La Escuela de Leyes es exclusivamente para varones. Ese traslado a Cambridge impone a Wlnnicotí una dolorosa separación de su madre y de un
ambiente familiar dominado por numerosas presencias femeninas que lo
miman. Winnícott se aficiona a los deportes e incluso una de sus metas es
participar de los juegos olímpicos internacionales de Berlín en 1916, en la
disciplina de equitación. Estaba seleccionado por su destreza, pero, lamentablemente, una lesión en la cadera le frustra el proyecto.
EL QUE LO HACE MEJOR
SE SANA EL POSTRE DE
La universidad, la guerra
Cuando termina sus estudios secundarios, decide quedarse en Cambridge
para ingresar en la Universidad y cursar allí los estudios como alumno de
Medicina. Durante su primer año, estalla la Primera Guerra Mundial. Por su
condición de estudiante de esa carrera, pasa a ser ayudante enfermero en
Cambridge. Esta situación lo exceptúa de tener que estar en el frente de batalla. Pero, lejos de encontrar en ello un beneficio, se llena de dolor. Winnicott repite el poema que dedicó a su madre...
DALE!
LOS DEMÁS EN LA CENA
DE ESTA NOCHE.
APRENDÍ A HACERLA SONREÍR,
A DETENES SLiS LÁGRIMAS,
A REMOVER SU CULPA,
A CURAR SU MUERTE INTERIOR.
En este pasaje por la Escuela de Leyes, Winnicott se ve comprometido en
diversas experiencias de competencia y camaradería que impone un mundo de varones. Esta separación de una casa llena de "madres" y los efectos de la pérdida de las referencias más familiares en la vida de un ser humano nutren más tarde sus desarrollos sobre las consecuencias derivadas
de la evacuación de sus hogares de niños durante la Segunda Guerra Mundial. Para 1914 concluye su paso por aquella institución y finaliza sus estudios con la especializaron en ciencias.
20-
Lo consterna recibir la noticia de que algunos de sus amigos mueren en las
zonas de conflicto. Un profundo sufrimiento le hace pensar que, en su vida,
también debe responder por esas pérdidas. Motivado por ese conflicto personal, hace todo lo posible para ser aceptado en la Marina y logra ingresar
como cirujano ayudante. Es enviado finalmente al frente de batalla en un
destructor y desarrolla una intensa labor hasta el fin de la guerra.
21
El primer encuentro con el psicoanálisis
¿Médico rural o psicoanalista?
Cuando finaliza la guerra, Wi'nnicott completa sus estudios de Medicina en
el Hospital St. Bartholomew y se forma como pediatra en el Hospital de niños de Paddington Green. Llega a presidir la Sección de Pediatría de la Sociedad Real de Medicina. En sus primeros años de formación en el hospital,
Winnicott se ve muy impactado e influido por las enseñanzas de un jefe de
Sala, el Dr, Morder, quien destaca la importancia de la relación entre el paciente y el médico.
Winnicott pasa largas horas en la librería médica de un hombre llamado Lewis quien lo orienta en diversas lecturas de tipo humanístico. Entre ellas le
propone textos del filósofo Henri Bergson, quien parece influenciarlo con su
concepto del Elan Vital (si se toma en cuenta la noción winnicottiana de
"continuidad existencial"). Paralelamente, la lectura de los trabajos freudianos y del psicoanalista inglés Pfister empieza a imponerle un nuevo horizonte profesional a su inicial deseo de ser médico rural.
ES MUY SIGNIFICATIVA LA O ==RENTE EVOLUCIÓN QUE
TIENEN DOS PACIENTES CGN LA MISMA ENFERMEDAD Y
TRATAMIENTO, SEGÚN LA ATENCIÓN QUE LE OFREZCAN
SUS PADRES Y EL MÉDICO DURANTE SU INTERNACIÓN.
Es posible que sea este docente quien despierta en el joven Winnicott un interés por la lectura de diversas teorías psicológicas que explican el lazo
afectivo que se establece entre el médico y sus pacientes. Se supone que
es el Dr. Morder también quien lo aproxima al campo del psicoanálisis. Así,
mientras cursa su carrera médica tiene la oportunidad de encontrarse con
un escrito de Sígmund Freud que le provoca especial curiosidad: La interpretación de los sueños.
22
En 1923, Winnicott inicia su actividad profesional como pediatra asumiendo la
responsabilidad de dos cargos en distintas instituciones, el Queen's Hospital
for Children y el Hackney. Ese mismo año se casa con su primera mujer, Alice
Taylor, cuya fragilidad psíquica recuerda la de la propia madre de Winnicott.
Este entrecruzamiento de nuevos y exigentes compromisos existenciales, más
su interés intelectual por el psicoanálisis, lo decide a iniciar una psicoterapia
con James Strachey, miembro prestigioso del primer grupo de psicoanalistas
residentes en Londres, traductor oficial al inglés de la obra de Freud.
23
El contacto con el sufrimiento de los niños
En sus primeros años como médico pediatra, Winnicott hace contribuciones
al estudio psicológico de trastornos orgánicos como el reumatismo infantil y
las posteriores enfermedades cardíacas reumáticas, además de la corea, enfermedades muy comunes en aquella época. Luego ingresa en el Paddington Green Hospital y trabaja allí durante 40 años. En ese contexto se
le presenta la oportunidad
de ver una gran cantidad
de niños en consulta. Este sitio se convierte en un
centro de nutrida experiencia clínica.
'
••—
—-*~™a*a«>B3B!aaeaaaBiB
DOCTOR, ESTAMOS PREOCUPADOS PORQUE
OMMY ÍCTICAMENTE NO COME,
D
- JARD,N DE INFANTES, EMpKÓ A'
PULGAR Y ESTÁ MUY CONSTIPADO.
SERÍA UNA BUENA IPEA
COMPRAR L'NA MASCOTA
PARA ESTE NIÑO; ÉL SÓLO
ESTÁ APENADO PORQUE
PIENSA QUE, CON EL
NACIMIENTO DE SU
HERMANITQ, BASARÁ A UN
SEGUNDO PLANO, No VAMOS
A RECETARLE NINSÚN
MEDICAMENTO NI A INDICAR
TRATAMIENTO ALGUNO POR
ESTA CONSTIPACIÓN.
SIMPLEMENTE CONTESTEN SIN
TEMOR A TODAS LAS
PREGUNTAS QUE EL NIÑO LES
HAGA CON RESPECTO A DE
DÓNDE VIENEN LOS BEBÉS
Y COSAS RELACIONADAS
CON EL TEMA.
i
Winnícott plantea que toda alteración de la salud no tiene por qué ser considerada necesariamente un síntoma de enfermedad, sino la búsqueda de un
equilibrio por el impacto de conflictos y tensiones emocionales. Un niño al que,
por ejemplo, le "ha nacido" un hermanito puede pasar por un largo período de
inapetencia, perder peso de un modo Inquietante, estar constipado, ponerse
enurético o prolongar una convalecencia bastante más allá de lo normal.
nA
24
La enfermedad psíquica
Winnicott piensa que ningún estudio de la enfermedad física del niño puede considerarse completo si no se presta atención, al mismo tiempo, a la
fantasía que el propio niño se hace de los síntomas que sufre. En esa apropiación del sufrimiento que el niño realiza mediante su imaginación, le otorga un sentido a su malestar, un origen posible o un cierto desenlace. El chico,
con su imaginación, ofrece un simbolismo que "hace hablar" a los síntomas
revelando la historia secreta que lo atrapa en determinados sufrimientos.
Hay, incluso, niños con malestares muy agudos, pero muy difusos en cuanto a su localización concreta en el cuerpo.
MIRE, DOCTOR,
MI HIJO SE QUEJA
DE FRECUENTES
DOLORES DE PANZA.
Es como si esos niños no hubieran "decidido" exactamente dónde ubicar su
dolor. Esos dolores encuentran su verdadero sentido si el médico es capaz
de captar la imaginación que el niño tiene de ellos. Según van pasando los
años, Winnicott se ocupa cada vez menos de la clínica pediátrica y más de
los aspectos psicológicos de fa enfermedad de los niños. Sin embargo, nunca pierde su vocación por la pediatría, llamándose a sí mismo "un psicoanalista aferrado a la pediatría".
25
La imaginación de los niños
Winnicott advierte que muchísimas de las dolencias físicas por las cuales algunos niños son llevados al pediatra tienen un claro -y exclusivo- origen
psicológico. Su sensibilidad clínica lo impulsa a prestar atención al tipo de
vinculo afectivo que une a esos niños con su familia y entorno inmediato, y
a la relación que ese vínculo tiene con el sufrimiento del que ellos se quejan.
La Sociedad Británica de Psicoanálisis
Durante cerca de diez años, seis veces por semana, Winnicott asiste a su
tratamiento psicoanalítico con J. Strachey. Este analista, de quien Winnicott
comenta: "No era un gran hombre pero será siempre mi ejemplo favorito de
psicoanalista", lo acompaña en circunstancias vitales de enorme importancia: los primeros años de su espinoso matrimonio con Alice -de quien se separa en 1949-, sus primeros y difíciles pasos como pediatra, la penosa
muerte de su madre en 1927, después de 17 días de enorme sufrimiento.
L-A5 PÉRDIDAS Y LAS SEPARACIONES QUE SUFRÍ A LO LARGO DE MI
VIDA REPRESENTARON NO SÓLO UN ENORME DOLOR, SINO TAMBIÉN
LA MANERA DE APROPIARME DE MIS RECUERDOS Y DE MI HISTORIA.
También observa que es muy importante la fantasía que los propios padres
se hacen de la salud o enfermedad de sus hijos. Lo que un padre algunas
veces considera signo de enfermedad en un hijo, puede resultar únicamente del contraste que se da entre el estilo personal en que los hijos se desarrollan emocionalmente y las ideaciones que el padre o la madre tienen de
cómo debería ser y comportarse ese hijo en especial, en tanto varón o niña.
En tales casos esta frustración de los ideales y las fantasías párenteles produce un rechazo en los padres, que es lo que despierta, en el desarrollo del
hijo, síntomas de enfermedad.
Es este primer contacto con la experiencia analítica, y el estímulo que en ese mismo contexto recibe de Strachey orientándolo al estudio psicoanalítico de los niños, lo que impulsa
a Winnicott a iniciar su formación como analista. En 1927 se
inscribe en el Instituto Psicoanalítico de Londres. En 1934 se
certifica como analista de adultos y, recién un año más tarde,
como analista de niños.
27
26
Encuentro con Melanie Klein
Strachey observa la profunda sensibilidad de Winnicott para conectarse con
el sufrimiento de los niños, el modo en que él interpreta sus problemas emocionales, y le sugiere que estudie con Melanie Klein, una analista que empieza a trabajar en un campo inexplorado hasta entonces por el psicoanálisis, las
psicoterapias de niños perturbados emocionalmente. Klein (1882-1960), formada en Hungría y Alemania, es pionera en el campo infantil, alentada por importantes psicoanalistas de aquella época como Sandor Ferenczi y Kart Abraham. Es Ernest Jones quien la invita a radicarse en Londres, después de que
ella da allí una conferencia de gran impacto en 1925.
Winnicott analiza al hijo de Klein
En 1927, poco tiempo después de la muerte de su madre, Winnicott toma al
fin contacto personal con Melanie Klein. Se trata de una mujer de carácter
muy fuerte y dominante, y de enorme influencia entre los analistas de la
Sociedad Británica de Psicoanálisis. Lo que verdaderamente desea Winnicott es comenzar un nuevo análisis con Klein. En ese
momento, Winnicott pasa un período de conflicto
personal a raíz de agudas crisis emocionales de
su esposa. Sin embargo, Melanie Klein se niega a tomarlo como paciente, ya que prefiere
que él atienda a su hijo Eric.
f ME HA RESULTADO SORPRENDENTE
COMPRENDER EL PSIQUISMO
INFANTIL A PARTIR DÉ LAS IDEAS
DE KLEIN; ALLÍ DONDE DESDE LA
CULTURA SE VELA AL NIÑO COMO
UN SER SIMPLE Y PRIMITIVO, PUEDO
ENTENDER CÓMO, AUN DESDS LOS
COMIENZOS, EXISTEN INTENSÍSIMAS
TENDENCIAS QUE PUcSNAN POR
EXPRESARSE Y PREVALECER.
Winnicott toma contacto por primera vez con Melanie Klein a través de un
articulo suyo que Alix Strachey (esposa de su analista) Scet^a lengua inglesa: «Sobre el psicoanálisis infantil». Este trabajo le UanTooriem.
sámente la atención por la originalidad de las ideas que Ztea
decida conocerla personalmente para solicitarte que fuf
en los casos de niños en los que él empezaba a trabajar.
Winnicott se transforma en el terapeuta del hijo de Klein y comienza su propio tratamiento psicoanalítico con una discípula dilecta de Melanie Klein -que ella misma le sugiere-: Joan Riviére. El carácter enérgico e
intrusivo de Klein hace que ella quiera supervisar el análisis de su hijo,
pero Winnicott no accede y establece un adecuado límite a la personalidad
avasallante de su maestra. Para entonces las peleas internas en la comunidad psicoanaiftica británica -por distintos modos de entender la teoríason incesantes.
28
29
¿Es posible el análisis de niños?
Sobre la "inmadurez" de los niños
Las agudas polémicas en el seno de la Sociedad Británica de Psicoanálisis
tienen su momento desencadenante en torno a la discusión sobre la conveniencia -o no- de tratar niños con el psicoanálisis. Estas discusiones
pronto se radicalizan dividiendo a los analistas en dos grupos, uno liderado
por Melania Klein y otro por Arma Freud, hija del fundador del psicoanálisis
y contraría a las ideas de Melanie.
El eje esencial de la polémica (de ella derivan otros ejes de carácter teórico-clínicos) entre Anna Freud y Melanie Klein pasa por el grado de "madurez" o "inmadurez" que cada una les
atribuye a los niños. Para la primera, el niño menor de cinco o
seis años no ha absorbido las
normativas culturales que
regulan adecuadamente
su comportamiento y es
la presencia constante
de los padres (o distintas autoridades) lo que
asegura el cumplimiento de las diversas exigencias culturales que
deben observar (control
de tendencias pulsionales,
respeto, obediencia, etc.).
NO PUEDEN INTERPRETARLES A LOS NIÑOS SUS DESEOS INCONSCIENTES, SE HARÁN INDOMABLES.
ELLOS MJSMOS, AÚN INMADUROS, NO PODRÁN DOMINAR sus PROPIAS TENDENCIAS AGRESIVAS.,.
AL CONTRARIO, LOS NIÑOS, CONSCIENTES DE SUS TENDENCIAS, PODRÁN CONTROLARLAS
MEJOR Y DARLES UN CAUCE ÚTIL RARA SUS VIDAS. ADEMÁS, LOS NIÑOS SUELEN
SOMETERSE A UNA SEVERIDAD MORAL MÁS DRÁSTICA Y RÍGIDA O.UE LOS ADULTOS...
DEJEMOS A LOS NIÑOS INMADUROS EN LAS MANOS DE sus PADRES, SÓLO
REFORCEMOS -SI TENEMOS QUE INTERVENIR EN ALGÚN CASO COMO ANALISTAS- SU
AUTORIDAD CON INTERVENCIONES QUE REFUERCEN SU EDUCACIÓN.
EL PSICOANÁLISIS NO ESTÁ HECHO RARA DAR EDUCACIÓN, SINO PARA LIBERAR AL
INCONSCIENTE DE LAS FANTASÍAS QUE DETIENEN EL DESARROLLO DE UN INDIVIDUO...
¿QUÉ ES EL NIÑO: UNA ESPECIE DE ANII-IAUTO QUE AÚN
NO HA MADURADO Y QUE NECESITA SEP DOMESTICADO,
O UNA ESPECIE DE ADULTO EN MINIATURA QUE SE
ENFRENTA EN SU INTERIOR CON FANTASÍAS DEMONÍACAS
QUE NO SABE COMO CONTROLAR?
LOS NIÑOS NO PUEDEN EXPRESARSE ADECUADAMENTE ANTE EL ANALISTA,
NO HAY POSIBILIDAD DE QUE COMUNIQUEN SUS CONFLICTOS Y FANTASÍAS.
PERO LOS NIÑOS JUEGAN, Y ESE ES UN VEHÍCULO DE COMUNICACIÓN TAN
CLARO Y COMPLEJO COMO EL LSNSUAJE DS LOS ADULTOS.
Hasta la iniciativa de Melanie Klein, sólo se había tratado con psicoanálisis
a pacientes adultos. Sus novedosas ideas revolucionan el campo de la psicología infantil y su estilo frontal y enérgico escandaliza al establishment
psicoanalftico, que pronto la enfrenta duramente.
30
Melanie Klein considera que los niños, incluso los muy pequeños, poseen
-por no decir "padecen"- una estructura de condicionamientos morales
-para regular su conducta- severísima. Desde este punto de vista, los niños son tan complejos psíquicamente como los adultos. El complejo de Edipo, que es la estructura que para Freud define y ordena la inclusión en la
cultura de un ser humano, se consolida en el aparato psíquico -según su
punto de vista- aproximadamente a los cinco años. Klein afirma -en cambio- que el complejo de Edipo ya "viene dado desde el mismo nacimiento"
(la experiencia de amamantamiento ya tiene -para ella- todos los ingredientes del conflicto edtpico: incesto, culpa, angustia, separación, etc.).
31
La influencia de lo ambiental
El "Superyo" infantil
Anna Freud piensa que con los niños no es necesario -y, más aún, no es
conveniente- asumir como analistas una posición sostenida en la neutralidad y en la abstinencia. Los niños son para ella demasiado niños-por así
decir-, de modo que no hay neutralidad. Por el contrario, hay que reforzar
la autoridad parental y ejercer cierta "influencia educativa" sobre el niño en
lugar de interpretar sus deseos inconscientes.
Para Anna Freud, el argumento para dejar de lado abstinencia y neutralidad
con los niños es la extrema inmadurez del Superyo infantil. Éste sena incapaz
de controlar la convulsiva vida pulsional que se abriría con el juego analítico
clásico. Las interpretaciones del analista debilitarían las ya frágiles represiones del niño. En lugar de abstinencia y neutralidad, Anna Freud propone como
un objeto amable y severo al mismo tiempo; en tanto amable, seduce, busca
una complicidad; en tanto severo, refuerza la autoridad parental. Se evita así
la interpretación y se enfatíza una cierta acción pedagógica.
ESTOY DE ACUERDO CON LA IMPORTANCIA QUE ANNA FREUD LE DA A LA
ATENCIÓN QUE LOS PADRES LE BRINDAN AL NIÑO; RENSO QUE ES
FUNDAMENTAL PARA COMPRENDER EL DESARROLLO DEL PSIQUiSMO INFANTIL.
DEJEMOS AU NIÑO SOLO, ASÍ NO LO
INTERRUMPIMOS Y PUEDE ELESIR LIBREMENTE
A LO QUE QUIERE JUGAR.
No hay abstinencia, porque -lejos de ello- es necesario seducir al niño para
convocar una transferencia de carácter exclusivamente positiva que actúe
como soporte de una alianza terapéutica en el trabajo clínico. Esto permite
el trabajo analítico con los niños, al fomentar -de ese modo- un vínculo de
carácter amistoso con ellos.
32
Melanie Klein -por su parte- responde que, tomando en cuenta la evidencia clínica que le imponen sus pequeños pacientes, lejos de la debilidad superyoica de la que habla Anna Freud en los niños, ella no ha visto Superyo
más salvaje, sádico y tiránico que en éstos y que ei trabajo con los niños es
justamente atenuar la economía tiránica de ese Superyo, para que haya en
ellos un mayor despliegue pulsional que pueda impulsarlos así a un vigoroso desarrollo emocional.
33
La interpretación de la vida pulsionaf
"Lo externo, lo interno y lo potencial"
Desde el punto de vista kleiniano, la cultura no se nutre tanto de los niños
dóciles como de los más provocativos y audaces -que la sociedad los tolere o no, es otra cosa-. Para Melanie Klein, en el psicoanálisis de niños, entonces, al igual que en el tratamiento de adultos, el analista debe mantener
la más rígida abstinencia y neutralidad: nada de emparentar la función del
analista con una tarea educativa -como lo proponía Anna Freud-, y nada de
seducción, ofreciéndose al pequeño paciente como un objeto (exclusivamente) amoroso.
Enfrentado a esta polémica -que opone una posición teórica que otorga en
los primeros meses de vida un peso determinante a la realidad concreta del
entorno para la maduración de un individuo y otra posición que diluye todo
peso a la realidad "en cuanto tal" en beneficio de lo que la propia subjetividad del niño construye desde sus fantasmas-, Winnicott desarrolla una teoría que lo diferencia radicalmente tanto de Anna Freud como de Melanie Klein.
PARA PENSAR QUÉ ES UN BEBÉ, ES NECESARIO TENER EN CUENTA
A LA REALIDAD EXTERNA, SUS PADRES Y LA REALIDAD INTERNA, SU
MUNDO PULSIONAL. EL PSK3USMO INFANTIL SE DESARROLLA EN
UNA ZOMA A LA QUE DENOMINAREMOS INTERMEDIA O POTENCIAL.
LA
INTERPRETACIÓN
ME PARECE
CORRECTA, PERO
CREO QUE SERLA
MEJOR NO
FORMULARLA
PARA PERMITIR EL
DESARROLLO DE
ESE JUESO.
Melanie Klein apuesta ciegamente al fantasma inconsciente; por tanto, lo
interpreta sistemáticamente en los tratamientos: ninguna incidencia normativa de la realidad podría ejercer la menor educación en el campo pulsional (los padres tienen la severidad que la fantasía inconsciente del niño
les atribuye y no la que realmente tienen). Anna Freud apuesta, en cambio,
a cierto refuerzo normativo de la vida pulsional desde la realidad, como si
la represión dependiera de un factor "exterior" a la propia subjetividad.
34
Ni la confianza ingenua en una realidad que tiene efectos en la subjetividad
sin mediaciones imaginativas del propio individuo ni ei encierro en una pura fantasía que desconoce los rigores de la realidad permiten explicar a
Winnicott el origen del desarrollo emocional de los seres humanos; el origen de la subjetividad es, para Winnicott, la aceptación de una paradoja: no
hay realidad o fantasía separadas o en estado "puro", toda realidad es una
fantasía y toda fantasía es una realidad.
35
Melante Klein y "el lenguaje muerto"
Grupo intermedio
Winnicott rechaza la radicalizaron de las dos posturas encarnadas por
Anna Freud y Melaníe Klein, y propone su propia perspectiva. Reconoce y
valora la agudeza especulativa y la percepción clínica de Klein, pero rechaza la actitud autoritaria y militante de plantear su teoría, estilo dogmático
que ella misma, de un modo u otro, fomenta en sus discípulos.
DEAS AJENAS SI NO
¡USTED NO EMPLEA
MIS TÉRMINOS PARA
NERÍA DE M! PROPIA
LA DESCRIPCIÓN DE
MENTE, CUANDO ESO
LOS TRATAMIENTOS
'E DÓNDE PARTIERON...
Sin apartarse del todo, Winnicott empieza a tomar distancia de su maestra,
tratando de explorar el campo de la psicología de los niños desde una posición menos sujeta a tener que confirmar una posición teórica previa. Tanto
Anna como Melanie están llenas de "respuestas" para todo lo que observan,
ya no queda para ellas ningún misterio, en tanto Winnicott afirma una y otra
vez que el terror del científico es, justamente, quedarse sin preguntas...
LA ÚNICA COMPAÑÍA DE QUE DISPONGO CUANDO ME INTERNO EN ESE
TERRITORIO DESCONOCIDO DE CADA NUEVO PACIENTE ES LA TEORÍA QUE
SIEMPRE ESTÁ CONMIGO, QUE SE HA CONSTITUIDO EN PARTE DE MI SER Y
QUE CONDUCEl
A LA QUE NI SIQUIERA NECESITO RECURRIR DE UN MODO DELIBERADO. Y
UNA TEORÍA DE LA QUE NO ME PUEDO "APROPIAR", SEGÚN MI PUNTO DE
VISTA, ME SIGUE SIENDO DEMASADO AJENA Y NO ME SIRVE PARA NADA.
PERO, WINNICOTT, ES NB
QUE MI DISCURSO SE IM
LAS DEFORMACIONES
PRETENDEN IMPONER
ANNAFREUDLANOS; ¡PARA ESO
TODOS TENEMOS QUE USAR LAS
MISMAS EXPRESIONES Y TÉRMINOS!
Las
su
ra
'EAS SÓLO PERDURARÁN EN
•SCUBIERTAS Y REFORMULADAS
¡NAL POR OTROS ANALISTAS Y
:iO PARA SUS PROPIAS
. es, USANDO SUS PROPIAS
PALABRAS... RECUERDE, SRA. KLEIN, "LA LECCIÓN
DE lONESCO", QUE NOS DICE QUE LA TENTACIÓN
DEL MAESTRO ES LA MUERTE DEL DISCÍPULO...
Klein se repiten como un credo incuestionable entre sus
no admite asimilarse de ese modo al pensamiento de
:ir la jerga kleiníana que todos deben emplear pa;ias clínicas, una jerga a la "•- "«—'--- •*—**--
Finalmente, Winnicott, junto con otros analistas, funda el "grupo intermedio"
para diferenciarse de las posturas teóricas que enfrentaban a Melanie Klein y
a Anna Freud. No se trata de un grupo conciliador y ecléctico (que tome aspectos de ambas teorías en pugna, o que intente conciliar dichas posiciones
teóricas antagónicas), sino de una agrupación que desarrolla y propone, para
la Sociedad Británica de Psicoanálisis, sus propias ideas de un modo positivo.
36
37
El aislamiento
Por consejo de Melanie Klein, Winnicott está en tratamiento con Joan Riviére, su discípula más cercana. En la medida en que éste empieza a elaborar
su propia teoría del desarrollo emocional y a apartarse de las enseñanzas de
Melanie Klein, Riviére (fuertemente alineada con las enseñanzas de Klein) lo
empieza a criticar duramente en el marco de las reuniones científicas de la
Sociedad Británica de Psicoanálisis. Winnicott se lamenta, en la intimidad, de
que Riviére lo "analice públicamente" durante esas reuniones.
i ¿SABE UNA COSA, SRA. RMÉRE?
El "bebé de Klein" y "el bebé de Winnicott"
Para Melanie Klein, el bebé, casi desde su nacimiento, posee una madurez
psíquica suficiente como para relacionarse activamente con su madre, manifestando su amor y sus enojos, según ella satisfaga o frustre sus necesidades. La madre, para el bebé, no se percibe como una persona total, sino
dividida en dos objetos parciales: un "pecho bueno" que alimenta y gratifica, un "pecho malo" que frustra y le genera odio.
\Y PREPARANDO UN LIBRO
SERÍA CONVENIENTE QUE
LA MADRE DE ESTE NIÑO
\E LA IMPORTANCIA PEL
MEDIO AMBIENTE EN EL
\O EMOCIONAL.
ESTE BEBÉ, AL ^XjK/tSsl
SENTIRSE F R U S T T ? A D ~ X V 5 c
Si USTED ESCRIBE UN LIBRO
SIENTE EL DOLOR
SOBRE EL MEDIO AMBIENTE,
INSOPORTABLE QUE LE
LO CONVERTIRÉ EN RANA.
VINIERA A ATENDERLO LO
ANTES POSIBLE...
PRODUCE EL HAMBRE.
RARA MANEJAR ESTA
SENSACIÓN
DESAGRADABLE,
CONSTRUYE
TEMPRANÍSIMAS
•
IMAGINACIONES, EN
LAS QUE SUPONE QUE
LA FRUSTRACIÓN
DEVIENE DE UN PECHO
MALO QUE LO ATACA
DESDE EL INTERIOR DE
¡DlOS MÍO, ISUAL QUE EN
LOS CUENTOS DE BRUJAS...
En cierta oportunidad, Joan Riviére proclamó en el departamento médico de
la Sociedad Británica de Psicoanálisis que Winnicott hacía teoría a partir
de su propia enfermedad, Et malestar del grupo kleiniano por las innovadoras ideas de Winnicott fue de tal envergadura, que prohibió a sus miembros
la lectura de sus escritos publicados por la Clínica Tavistock de Londres.
38
sus "TRIPAS".
En oposición radical a las ideas de Melanie Klein, Winnicott destaca el extremo grado de dependencia y vulnerabilidad del bebé durante sus primeros meses de vida. La idea de un pecho como "objeto" que posibilita un
vínculo entre él y su madre es un asunto muy complejo para el bebé y supone -en el pensamiento de Winnicott- un prolongado proceso de desarrollo. Es la madre quien posibilita con sus cuidados que su pecho se constituya en el primer símbolo para el encuentro y comunicación con ella, y no a
la inversa -como lo piensa Melanie Klein-, que sea la simbolización temprana del pecho materno por parte del bebé -según lo frustre o satisfágalo que construya luego una relación posible con la madre.
39
"Los bebés no existen"
En la concepción kleiniana, el bebé establece tempranas "relaciones de objeto". Desde el nacimiento, instrumenta diversas estrategias para vincularse con el mundo (que se reduce, para el bebé -en una primera etapa, de O
a 3 meses-, a un pecho que "satisface" o "frustra"). Estas relaciones de objeto se establecen a partir de la producción de fantasías en el bebé que hacen del malestar la idea de un objeto "malo" que ataca desde el exterior, y
de la satisfacción, el efecto benéfico de un pecho "bueno" que da alimento
y cariño.
El factor ambiental
La novedad que propone Winnicott es la consideración de los factores ambientales que rodean al niño, para destacar cómo gravitan en el curso de
su desarrollo. Los estímulos que le llegan al bebé deben mantenerse en un
determinado nivel, lo más bajo posible. Si son excesivos, perturban su capacidad para soportarlos y generan un efecto traumático; pero, si son demasiado pocos, no se registran los estímulos necesarios que impulsen un
crecimiento adecuado.
¡AHHH!, OTRA VEZ
QUIERES QUE TE
ALCEN Y HAGAN
MIMOS... ¿O TE
DUELE LA RANCITA?
Winnicott afirma que, cuando ve a un bebé, lo que en realidad observa es
cómo lo sostiene la madre. Sin el cuidado de una madre, un bebé no puede
empezar a desarrollarse. El propio bebé no está constituido al nacer como
una unidad movida por algún tipo de intención subjetiva como las que describe Melanie Klein en términos de fantasías. Winnicott rechaza la noción
kleiniana de "relaciones de objeto" para pensar el vínculo del bebé con la
madre como una relación de un ser no integrado y absolutamente dependiente. Piensa que es un conjunto de cuidados lo que permitirá la progresiva estructuración psíquica del bebé.
40
Pero, para Winnicott, los estímulos que llegan al bebé nunca son "puros",
siempre están tamizados y vehiculizados por la intervención de la madre.
Para Klein, el bebé ya puede "pensar" al mundo y otorgarle algún tipo de
sentido a sus estímulos y sensaciones (por ejemplo, interpretando el dolor
que le produce el hambre como algo que lo ataca desde "adentro"); para
Winnicott es la madre -con sus cuidados- quien Ee va significando al bebé
los posibles sentidos de sus estímulos. La idea de un "adentro"-Hafuera" no
es -para Winnicott- algo que esté estructurado en la mente del bebé desde el nacimiento.
41
Maternaje
Por su extrema prematuración al nacer, el bebé debe ser preservado en todo
momento de estímulos que puedan superar su precaria capacidad de tolerancia. Oe modo que los cuidados maternos actúan como una barrera antiestímulos (contra el hambre o frío excesivos, ruidos estruendosos o visitas
inoportunas que, por ejemplo, lo despiertan cuando ya está descansando,
etc.). La madre -dice Winnicott- le presenta el mundo en pequeñas dosis...
Incluso, las primeras experiencias de amamantamiento requieren de una
delicada disposición materna para "presentar" ia teta de un modo que pueda ser recibida por el recién nacido,
EL ESTAPO DE FRAGILIDAD EN QUE SE ENCUENTRA LA MADRE ]
EN LOS PRIMEROS MESES DE VIDA DE SU BEBÉ ES UNA
SUERTE DS ENFERMEDAD NORMAL QUE PIENSO COMO UNA
"PREOCUPACIÓN MATERNA PRIMARIA". EN ESTE PERÍODO, LA
MADRE Sg IDENTIFICA CON LA PROPIA FRAGILIDAD DE SU BEBÉ,
PARA PODER INTUIR SUS NECESIDADES Y, ASÍ, ATENDERLAS,
El desarrollo emocional
del pequeño bebé, al abrigo
de los cuidados maternos,
^•'WiüMWl "*
avanza desde un estado de tranquilidad no perturbada -que Winnicott llama
"continuidad existencial"- hacia estados excitados del bebé en los que éste,
a partir de una exploración activa del entorno, hace un descubrimiento espontáneo y pausado del mundo. Con los cuidados matemos, el bebé no se ve
obligado a tener que reaccionar a estímulos que él no puede ni prever ni manejar. Son los cuidados los que permiten que sea el bebé mismo el que salga
al encuentro del mundo antes que el mundo lo impacte con sus estímulos.
42
"Madre suficientemente buena"
Winnicott llama de este modo, o "madre de dedicación comente", a una
madre que es, simplemente, una mujer "común y corriente", en conexión
con su hijo, que va aprendiendo de la propia experiencia de la maternidad,
sin estar pendiente de libros especializados o del saber de otras mujeres.
Lleva adelante la tarea de maternaje partiendo desde su propio gesto espontáneo. Hay un importante respaldo para su tarea en lo que le aporta la
tradición cultural del medio en que vive, pero esto no debe
anular nunca su propio criterio e iniciativa.
SEGURO QUE
SON LOS
PAÑALES...
La capacidad de maternaje de la madre implica
el enfrentarse con un importante margen de dudas
e incertidumbre -inevitables- en el cuidado de
su bebé. Durante esta etapa, es relevante la función
del padre para atender y cuidar que la madre tenga un entorno no perturbador para realizar con tranquilidad su tarea. La madre atiende las diversas
y exigentes necesidades de su hijo, que se encuentra en estado de "dependencia absoluta" (la dependencia es "absoluta", porque el bebé no tiene la
menor conciencia de dicho estado). El bebé, para Winnicott, es una suerte
de ser potencial, que necesita del sostén materno para ir encontrando distintas formas de realización; un determinado carácter, distintas modalidades de entretenerse, de relacionarse con sus objetos, etcétera.
43
Las funciones maternas
Winnicott asigna a la madre, sea cual fuera su estilo personal para llevarlas
a cabo, tres funciones maternas básicas y primordiales: sostén, manejo y
presentación objeta!. Cada una de estas funciones permite un logro madurativo del bebé que lo lleva de un estado de extrema dependencia a otro de
progresiva independencia respecto de la atención materna. Por
supuesto, la independencia afectiva siempre es relativa y la
madurez implica cómo cada individuo tramita y se hace
cargo, responsablemente, de la dependencia inevitable
que siempre gravita en todo vínculo.
La falla materna
De las funciones maternas -pensadas como una estructura de cuidados generalizable a toda madre- se desprende una madre única y personal para
cada hijo que ella está criando. La singularidad de cada madre surge de las
variables fallas que se van sucediendo en su quehacer materno (sus apuros
o indolencias, sus distracciones o su exagerada dedicación, etc.). La falla
materna construye para el bebé el carácter personal de la madre, es el rasgo que la torna reconocible.
Si SIGO ASÍ, NO VOY A PODER
TENER TODO LISTO PARA CUANDO
EL BEBÉ SE DESPIERTE...
MAMA
£5 UN POCO
ANSIOSA, PERO
SIEMPRE TIENE
LÍSTO LO QUE
YO NECESITO.
_—
«OE^aáSSS»1^
La madre, con sus cuidados estables y un estado de ánimo previsible en su
quehacer, es decir, sin repentinos arranques de fuña ni bruscos "ataques"
de amor, permite que las experiencias que va viviendo el bebé tomen creciente significación para él. Con cada una de las funciones maternas, la madre hace que su bebé vaya logrando un estado de confianza y tranquilidad,
que será la base del desarrollo de su funcionamiento psíquico.
44
Así, la "falla materna" sólo indica el especial ritmo de una mujer para encarnar tareas (que sólo idealmente pueden ser pensadas como perfectas).
Cuando falla, la madre se recorta como algo "no-yo", y fuerza al bebé a tener que "pensarla" como algo distinto. La falla abre a la percepción de ese
"algo" que cuida: la madre. De modo que la madre es el resultado de su falla en el marco de sus buenos cuidados. La madre suficientemente buena
resurta ser aquella que falla de un modo confiable (no caóticamente).
45
La función de sostén
"Tener una historia"
El sostén materno se corresponde con el estado más crítico de la "dependencia absoluta" del bebé, imperante en los primeros meses de vida. Durante ese período, el bebé está a expensas de innumerables estímulos a los que
no puede responder por su prematuración neurofísiológica al nacer (incoordinación motriz por falta de mielinización de los axones neuronales, falta de
pautas que le permitan ordenar con significación la estimulación que le
llega). El bebé se limita a sufrir
un malestar o a disfrutar un
bienestar -que suceden o dejan de suceder sin lógica alguna para el bebé-, etc.
U integración que favorece el sostén materno no sólo permite al bebé adquirir un sentimiento de unidad corporal, sino que hace que sus experiencias empiecen a organizarse según las coordenadas temporales sujetas a
las variables de un "principio", un "desarrollo" y un "fin". Es decir que el
sostén materno promueve la integración del bebé en el espacio (sentimiento del propio cuerpo como unidad, lo que a la larga se reunirá en el reconocimiento de un nombre propio) y en el tiempo.
CON ESTA
MÚSICA NOS
CONOCIMOS CON
PARA Y NOS
ENAMORAMOS,
QUISIMOS VIVIR
JUNTOS Y TENER
UN HUO TAN
LINDO Y BUENO
COMO VOS.
AHORA TENGO
LA SENSACIÓN
DE EXISTIR COMO
UNA UNIDAD.
O
O
En este período, el bebé se caracteriza por su estado de no-integración sensorio-motriz, lo que le impide adaptarse adecuadamente al ambiente. La
madre, al alzarlo, acunarlo, mirarlo y nombrarlo (diversas modalidades de lo
que Winnicott llama "sostén" materno), va permitiendo la progresiva integración de su hijo. Con este aporte materno del sostén, el niño va logrando
poco a poco un creciente pero precario sentimiento de unidad psicosomática (la de existir como unidad en un determinado lugar, poseer un cuerpo,
estructurar una membrana limitante entre lo "yo" y lo "no-yo", etc.).
QUISIERA QUE,
CUANDO SEAS
SRANDE, TE
GUSTE TRABAJAR
CON MADESiA Y
HACER MUEBLES
COMO ÉL HACE...
El sostén permite al bebé una organización temporal de su transcurrir existencial al organizarío en ritmos -con sus "inicios" y "finales", sus "ahora",
sus "después"-, un modo de ordenar el devenir que aporta -poco a pocola matriz necesaria para ir construyendo una historia personal (con sus presuntos "antes" y sus eventuales "después"). La madre, con la función de
sostén "en el tiempo", incluye a su hijo en una historia familiar que le da
pertenencia, ciertos ideales y referencias que marcarán su futuro. Cada
gesto materno orienta al bebé y le permite que, en el futuro, se reconozca
en sus gustos y proyectos; a todo esto Winnicott lo llama "sostén" materno.
47
46
Hacia la integración
"El Dios viviente"
El corolario del proceso de integración que facilita el sostén es un sentimiento de unidad que culmina en esa ficción tan parecida como distante de uno
mismo: ser "fulano de tal". Se construye así un sentimiento de mismidad en
un ser humano, que permite cierto autorreconocimiento y "carta de presentación" en el mundo. Al proceso de integración contribuye un vanado entrecruzamiento de contingencias (al que no escapan las "fallas maternas") que determinarán un especial tipo de carácter, además de una historia familiar que
antecede e impone proyectos más o menos ajenos al bebé.
Marión Miiner, una psicoanalista inglesa muy próxima a los desarrollos de
Winnicott, ilustra la función materna de sostén del bebé recién nacido diciendo que éste se encuentra en los brazos de un Dios viviente, agregando
que, si bien esta situación es realmente inquietante, peor aún es que este
Dios "abra los brazos" y lo deje caer...
£S INCREÍBLE, TAN CHIQUITO Y ME PARECE QUE VA A SER
ARTISTA. EL OTRO DÍA LO LLEVÉ AL MUSEO DE BELLAS ARTES
Y N0 SASES CON QUÉ INTERÉS MIRABA LAS PINTURAS-
ESTAR SOSTENIDO POR
OTRO SER HUMANO, Si
BIEN PUEDE APORTAR
UN SENTIMIENTO DE
^ SEGURIDAD, TAMBIÉN
4?
/
T;ENE ALSO DE
PROFUNDAMENTE
INQUIETANTE, PORQUE
UNO ESTÁ SUJETO A
SUS VARIABLES
ESTADOS DE ÁNIMO Y
EVENTUALES
CAPRICHOS, CAMBIOS
. DE LOS QUE NO SE
SABE QUÉ
CIRCUNSTANCIAS
PUEDEN PRODUCIRLOS.
Este precipitado del Ser que Winnicott llama "integración", alrededor de un
cuerpo, un nombre y una historia, esa reunión de lo atomizado que es el
caos originario sensorio-motriz del bebé, es la atenuación de un movimiento que empieza a organizarse a partir de brazos firmes que sostienen y de
la mirada anhelante y viva de una madre que proyecta futuro en el destino
de su hijo. Sostén es rfarun lugar (brazos, cuna, historia familiar) y ofrecer
un tiempo (ideales, futuro, destino).
48
Aunque la madre no "abra" los brazos, cuida al bebé en el marco de muchas
otras preocupaciones que demandan su presencia, de modo que, más allá
de la solidez de su sostén, hay en sus cuidados vacilaciones esperables. Sin
embargo, dejar caer al bebé es dejarlo sin el sentimiento de poseer un cuerpo, una historia donde inscribirse, un lugar desde donde iniciar su vida. El
bebé comenzaría su existencia con la sensación de una caída sin fin.
49
Sensación de no existir
Caer para siempre
Un modo en que ese "Dios viviente" puede "abrir los brazos" es el caso de
una madre psíquicamente muy perturbada, que no puede aportar ninguna
significación a los gestos de su hijo (llanto, sonrisas, silencios) y, por lo tanto, que no es capaz de atender a sus necesidades. Al no poder recortar, en
las diversas manifestaciones afectivas de su hijo, algún patrón de significación expresiva ("ahora estás enojado", "ahora quieres mimos", "ahora tienes hambre", etc.), deja al bebé con una sensación de aislamiento e incomunicación radical.
La falla severa o caótica (distinta de la falla natural y confiable de una madre común y corriente) son caídas desde el sostén materno al "vacío". Estas caídas son para el bebé -por su extrema inmadurez y dependencia"¡mpensables". Como no posee aún una estructura psíquica ya desarrollada, Winnicott dice que: "le pasa algo a alguien que aún no está", pero ese
"algo" queda registrado de todos modos como un núcleo de locura en la intimidad del ser.
NO MOLESTES, QUE ESTOY
A UN PACIENTE
MIRANDO LA NOVELA.
LE ES MÁS FÁCIL
RECORDAR UN
TRAUMA QUE
RECORDAR QUE
NADA PASÓ
CUANDO PODRÍA
HABER PASADO.
También las "caídas" del bebé son producto de una atención de las necesidades del bebé realizada de un modo mecánico o impersonal, sin el soporte afectivo de amor -y también, a menudo, de fastidio- que implica para la
madre cuidar al hijo. Este modo de atención mecánico, de un "estar sin estar" realmente con él, es un modo de inasistencia materna que impone al
bebé un estado radical e insoportable de soledad. El mundo comienza a recortarse con algún relieve si la madre misma empieza a ofrecer al bebé, con
sus cuidados, una geografía afectiva de sí misma, con sus "buenos" y no
tan buenos momentos.
50
Ese núcleo de locura, producto de una experiencia que desbordó la capacidad psíquica del bebé, queda sin simbolización y, con frecuencia, lo impulsa a actos que ponen en riesgo su vida. En los tratamientos, el paciente que
sufrió tales faltas en el sostén materno necesita "recordar" ese suceso "inimaginable" ocurrido durante su período de dependencia absoluta, pero no
puede recordar algo que sucedió antes del desarrollo de su capacidad de
pensar. Hay una suerte de "pánico" inscripto en la vida del paciente, que lo
pone en estado de permanente zozobra y angustia.
51
Recordar actuando
El individuo que sufrió caídas impensables desde el sostén materno manifiesta una sensibilidad muy aguda a las eventuales desatenciones de su
analista en el curso de un tratamiento (demoras, silencios prolongados, olvidos, cambios de horarios, mudanzas, etc.), porque tales "fallas" del analista hacen resonancia con los traumas sufridos en el momento de su dependencia absoluta -y que por su inmadurez quedaron fuera de su control-.
Hará objeto una y otra vez de violentas acusaciones y exigentes reclamos al
analista como un intento de poner bajo su control traumas que experimentó muy temprano de manera absolutamente imprevista.
Estas manifestaciones son un modo de recordar la experiencia de una locura vivida -y perdida para lo psíquico- en los primeros días de vida. El
analista ayuda a simbolizar, por primera vez, la naturaleza de esta compulsión agresiva del paciente que desata sus "fallas", vinculadas a las fallas
caóticas de una madre "loca" que el paciente padeció en su infancia.
"Continuidad existencial"
En el proceso normal, el sostén materno intenta prolongar para el bebé una
experiencia del devenir temporal similar al que acontece en la vida intrauterina. En aquel primer habitat, reina un espacio carente de los rigores de
la ley de gravedad, e impera un devenir que no posee los apremios del discurrir temporal (sucesión de: "día-noche", "hambre-espera-saciedad",
"dormir-despertar", etc.). Al nacer, la madre procura alargar para su bebé
una existencia consistente en un tiempo sin fisuras ni desniveles. Winnicott llamará a
ese discurrir "continuidad existencia!",
que es -según sus propias palabrasun "estar siendo".
La "continuidad existencial" es una experiencia sencilla de durar que no se ve afectada por vector
temporal alguno. De modo que la madre procura para el bebé un "estar
siendo", donde no haya ni un "antes" ni un "después91, ni antecedentes ni
prospectivas, sólo un prolongado y apacible "durante". El carácter inalterado de ese devenir, que no posee las marcas de la menor expectativa, prevención o nostalgia, es posible gracias a las funciones maternas que operan como "barrera antiestímulos" y que facilitan una adecuada constancia
en el nivel de excitaciones de su hijo.
52
53
Rupturas de la "continuidad existencia!"
"Madre suficientemente buena" - "madre loca"
Por supuesto, el estado de "continuidad existencia!" se logra apenas -y con
Inevitables contratiempos-. Sólo de a ratos, a partir de una retracción desde momentos excitados, el infans -por los cuidados confiables de su madre- es devuelto a cierto estado de descanso, donde puede vivir un "estar
siendo" sin perturbaciones. Son las inevitables "fallas" maternas en el sostén lo que permite la inscripción de momentos disruptivos en la pretendida
continuidad del bebé: puntos en los que una excitación esperó demasiado
tiempo su atención, donde la leche estuvo demasiado fría o el abrigo algo
apretado, etcétera.
Winnicott destaca condiciones que son propias del pequeño bebé, más allá
de las fallas maternas, y que también alteran su continuidad existencial. En
principio, el devenir del bebé se ve afectado por sus propias necesidades vitales. Una de ellas, el hambre, retorna con cierta irregularidad cada tres horas, Al atender a este ciclo, la madre introduce un ritmo que va más allá de
lo estrictamente vital. Según su ansiedad, entusiasmo o desgano, etc., al alimentarlo, introduce un compás, con sus aceleraciones o detenciones, que
posee ya un valor significante determinado.
BEBÉ, YA TE DESPERTASTE,
/-
ENSEGUIDA V0Y Y TE
SE VE 3UE TENÍAS HAMBRE, DESPUÉS
PREPARO UNA MAMADERA.
VAMOS A HACER UN PROVECHITO PARA
QUE NO TE DUELA LA PANCITA...
YA TE DUE QUE TÚ
TAMBIÉN TE TIENES QUE
OCUPAR DEL CHICO
PORQUE YO ESTOY
COMPLETAMENTE HARTA.
Nada fuera de lo común, fallas que indican que el cuidado de la madre es
un cuidado "vivo", sujeto a las alternativas propias de una sensibilidad
atenta pero también -y por suerte- falible. Sin la natural falla materna, no
hay madre ni bebé: por ejemplo, la tardanza de! pecho que se instala en el
devenir impasible del infans abre la novedad de una "espera" e inaugura la
experiencia de una distancia y diferenciación madre-bebé.
Es propio del sostén de la madre con sus cuidados -y sus inevitables y naturales fallas- lo que reviste con significación los ritmos vitales de su niño (sancionándolos de diverso modo, como caprichos, mimos, enojo, etc.). Si las cosas van bien, se establece en el bebé -y se interioriza en su psiquismo- un
núcleo de confianza mínima que le permite vivir cada una de sus experiencias sin necesidad de establecer excesivas prevenciones (se trata de la interiorización de los cuidados maternos confiables); de lo contrarío, si la madre
ha fallado demasiado severamente en su función, lo que el bebé acumula es
una experiencia de inestabilidad esencial en su psiquismo. En este último caso, el bebé busca un exagerado control y previsibilidad en sus vivencias.
55
54
"Fallar para ser"
U consolidación en el funcionamiento psíquico de una estructura temporal
con sus ritmos y puntos de orientación ordinarios (pasado-presente-futuro)
y el reconocimiento de la presencia materna son dos acontecimientos simultáneos para el bebé. El tiempo toma cuerpo, profundidad y magnitud a
partir de las "fallas maternas", y la falla construye la advertencia paulatina
de la presencia necesaria de la madre (el primer "otro") para la vida. Cuando el bebé empieza a tomar conciencia de su "dependencia", empieza, a la
vez, a apropiarse del tiempo y del espacio,
La continuidad y la falla
El buen cuidado materno le da al bebé el estado de confianza necesario
(sentimiento de continuidad existencia!) para tolerar -sin hundirse en un estado insoportable de zozobra- sus fallas (rupturas de la continuidad existencia!). Las fallas se hacen, entonces, pensables para el bebé at abrir una estructura temporal que ordena con sentido las
experiencias (mamá tarda,
pero ya vendrá...).
QUERO QUE TE QUEDES
CONMIGO Y ME CUENTES
CUENTOS DURANTE TODA LA
NOCHE PORQUE YO ME QUEDARÉ
DESPERTÓ COMO SIEMPRE...
DÉJENME, ME
VOY A PORTAR
BIEN Y ANTES DE
IR VOY A HACER
LA TAREA,
EXTRAÑO MUCHO A MIS PADRES,
PUEDO LLAMAR POR TELÉFONO A CASA?
La madre se hace real para el bebé como duración, es decir, como ritmo
temporal basado en la alternancia de su presencia-ausencia en sus cuidados. Ella se hace pensable de un modo significante como tiempo (es ansiosa o pausada, afanosa o indolente, solícita o distante, etc.) y como espacio
(brazos que sostienen con firmeza o fragilidad, regazo que cobija o expulsa,
mirada que controla o no observa, etc.).
56
La falla que abre al tiempo mensurable (la ruptura de la continuidad existencia! del bebé) es -al mismo tiempo- un descubrimiento del "otro" que
cuida, saca de cierta soledad cerrada y esencial del "estar siendo" y permite construir esquemas significantes para asimilar y para poder dialogar
con lo "no-yo". Nada acorta más a! tiempo que "pasada bien", nada lo alarga más que una "espera sin esperanzas"; el tiempo sin revestimiento significante se hace anodino o insoportable. Es la madre, al encarnar con su
propio ritmo las funciones maternas, quien aporta una consideración personal del transcurrir.
57
Integración/no-integración:
el movimiento de lo psíquico
El cuidado materno sólo puede ser pensado en el marco de una falla más o
menos tolerable. La madre sostiene en su quehacer un movimiento que oscila entre, por un lado, restituir al bebé a estados de continuidad existencia!
(momentos de descanso en los que el bebé no se ve obligado a prestar
atención a ningún estímulo) y, por otro, hacerle vivir experiencias de una
ruptura (también tolerable) de dicha continuidad.
El mundo en pequeñas dosis
Winnicott ilustra esta función de la madre suficientemente buena con el modelo de la primera experiencia oral del bebé con el pecho materno. En esos
primeros encuentros del niño con la madre, ésta coloca su pecho en el momento y lugar indicados como para que el bebé tenga la sensación de haberlo creado (y no de que se le ha dado). Se trata de la intuición natural de
presentar el pecho unos momentos antes de que dicha necesidad se haya
desamarrado en voracidad desesperada, pero nunca antes de que el bebé
empiece a inquietarse por el despertar perturbador de una necesidad que
moviliza un gesto espontáneo de búsqueda.
AH, TE ASUSTASTE,
PARA QUE EL BEBÉ TOME EL PECHO Y, EN DEFINITIVA,
"RECIBA AL MUNDO", LA MADRE TIENE QUE ESTAR
MÁS ATENTA A LOS RITMOS Y NECESIDADES DE SU
HIJO QUE LO CONTRARIO, AUNQUE, POR SUPUESTO,
SIEMPRE SERÁ UN POCO Y UN POCO.
PENSASTE QUE
MAMÁ SE HABLA IDO.
DALE, DALE,
CHUPA LA
TETA, QUE
SE ME ESTÁ\O
MAM1 SE
TIENE QUE IR
TARDE PARA
LLEGAR A LA
CORRIENDO
A UNA OTA.
REUNIÓN,
PERO, BUENO,
NO QUERÍA
DESPERTARTE
ANTES DE
TIEMPO,
Las rupturas de la continuidad existencia) obligan al bebé a tener que elaborar una vinculación más activa con su madre, cuando -por ejemplo- explora atentamente sus movimientos y debe registrar ciertos aspectos del
medio ambiente que lo rodea o evalúa gritar y patalear para llamar su atención, etc. En los estados de "integración", el bebé se asume como una unidad que puede invocar a otra unidad "no-yo". Estas integraciones se dan en
el marco de estados de no-integración; momentos en que el bebé descansa y se desconecta del entorno, sin tener que llevar a cabo ningún esfuerzo
psíquico de atención o elaboración psíquica de estímulos porque la propia
madre se ocupa de ello con sus cuidados.
58
DORMILÓN...
El encuentro con el pecho ilustra cómo la madre va introduciendo al bebé
en la experiencia de tomar contacto -y tratar- con "otro ser humano". En el
ritmo de sus presencias-ausencias, sus ánimos y desánimos, etc., la madre
va introduciendo a su hijo en la complejidad de un intercambio con un otro
de quien se depende. La teta es el primer objeto de un intercambio simbólico en el que "alguien" da algo a "alguien" que recibe.
59
Crear lo dado
El "objeto transicional"
En ese momento mítico -que Winnicott llama "primera mamada hipotética"-, puede suponerse que el bebé siente hambre "por primera vez", lo que
le provoca una inquietud totalmente desconocida para él. Cierto malestar lo
mueve a la realización de un gesto de búsqueda. Ese gesto es espontáneo
porque no sabe a qué dirigirse ni qué cosa se está buscando... Es entonces
cuando la madre percibe esta inquietud de su hijo y le ofrece el pecho y sus
ganas de alimentarlo. Ese pecho se presenta, en la experiencia del bebé, como la prolongación del propio gesto de búsqueda del bebé, no como algo
dado desde el exterior por otra persona.
Cuando la madre le da al bebé el pecho en el momento y lugar en que éste
puede crearlo, posibilita a su hijo la experiencia de una paradoja: "crear lo
dado". Es decir, le da la oportunidad de empezar a sentir que la realidad se
corresponde con sus propias ideaciones subjetivas y de relacionarse con el
mundo desde su propia motivación. Hay un
tránsito paulatino entre el sentimiento del
bebé de haber creado los objetos de su entorno y el reconocimiento de que éstos ya están efectivamente "allí", en la realidad, esperando ser encontrados.
DANI, ¿DÓNDE
ESTÁ MI ESCOBA?
¿ES MI CABALLITO O ES
LA ESCOBA DE MAMÁ?
O
o
La ilusión del bebé es pensar que la realidad exterior se corresponde con su
propia capacidad de crear. Se trata de una experiencia de omnipotencia que
la madre permite que su bebé viva en los primeros intercambios con la teta. Sólo progresivamente el bpbé tiene que ir admitiendo que la realidad es
ajena a sus intenciones de control y de dominio. De todas formas, siempre
perdurará en la vida de todo individuo la necesidad de sentir que, de un modo u otro, se interviene de manera personal y creativa en ía concepción y en
el modo de ver y experienciar al mundo.
60
El resultado final para un desarrollo emocional sano es que estos dos aspectos (el subjetivo y el objetivo, el que el pecho
sea algo "dado", pero también algo "creado" por él) nunca
están enteramente discriminados y disociados. El primer objeto significativo para un ser humano debe estar a mitad de camino entre lo subjetivo (lo que él tiene la ilusión de haber creado) y lo objetivo (lo que le fue dado). Revestido de esa cualidad de paradoja (un objeto "creado-dado"), se
constituye el primer objeto simbólico para un ser humano y que Winnicott
llama "objeto transicional". Un objeto que está a mitad de camino, para el
lactante, entre lo "yo" y lo "no-yo".
61
Entre presencia y ausencia
El valor de la ausencia
Los objetos transicionales, como su nombre lo indica, son objetos que encarnan para el bebé una transición o movimiento (entre lo yo y lo no-yo, lo
extraño y lo familiar, lo propio y lo ajeno, el adentro -lo imaginado- y el
afuera -lo percibido objetivamente-), y, además, acompañan al bebé cuando él mismo está en tránsito (por ejemplo, el típico muñeco de peluche, o la
frazadita, al cual el bebé se aterra en su movimiento desde la vigilia hacia
el dormir).
Para Melanie Klein (la referencia teórica más importante anterior a los desarrollos de Winnicott), cuando un bebé tiene hambre y el pecho que alimenta no aparece para gratificarlo, esa inasistencia del pecho no es pensada
por el bebé -según Klein- como una ausencia temporaria del pecho gratificante que se anhela, sino como la presencia efectiva -en su fantasía- de
un pecho "malo", que obtiene placer en frustrarlo.
EL PRIMER SÍMBOLO -RARA EL
QUE EL NIÑO PUEDA SIMBOLIZAR LA
BEBÉ- REPRESENTA SIEMPRE
AUSENCIA DE LA MADRE SERÁ EL ORISEN
LA PRESENCIA DE UN OBJETO
DE TODA SIMBOLIZACIÓN POSIBLE.
AUN CUANDO NO ESTÁ.
En un principio, e) objeto transicional representa a la madre cuando ella está ausente, pero no anula la realidad de su no-presencia. No es un objeto
fetiche. Son símbolos que la recuerdan -sin confundirse con ella-, le ayudan al bebé a sostener una espera y una soledad para que no resulte demasiado angustiosa.
62
Para Winnicott, en cambio, el objeto transicional puede simbolizar la ausencia de! pecho que se demora en llegar, pero no lo sustituye -negando su ausencia, como si le dijera al bebé "acá no falta nada ni nadie"-. Este objeto
representa un movimiento en la función materna, que simboliza el ritmo de
su presencia y su ausencia, haciendo de su ausencia una "presencia potencial" (está ausente pero disponible si se la necesita), y de su presencia una
ausencia potencial (la madre está presente pero no de un modo intrusivo, deja hacer al bebé cuidando de su estado de soledad en su compañía).
63
Hacer contacto con el mundo
A través del objeto transicional, el bebé puede tomar contacto -y, a su vez,
mantener una distancia- con la madre; lo ayuda a reconocer que ella está
motivada por deseos que no lo tienen como único protagonista. De un modo más abarcativo, este primer símbolo del bebé representa un poco lo que
el propio deseo del bebé quiere que sea el mundo y lo que la realidad le impone sin su consentimiento.
El uso en lo transicional
La handling del objeto transicional, el llevarlo de aquí para allá, el ponerle
nombre, maltratarlo, abrazarlo, olvidarlo y volver a buscarlo para jugar con
él, implica una experiencia de "apropiación" de lo que es ajeno y aportado
por la cultura (como cuando se pronuncian las primeras palabras, pero
aportando una entonación que es absolutamente personal).
OTRA VEZ TE ESCAPASTE,
AHORA TE VAS A IR CASTISADO
A LA CAMA Y SIN POSTRE. ,
El objeto transicional, como mediador simbólico, es un símbolo que une y
separa al mismo tiempo. En algunos casos, el objeto transicional encarna
en algún objeto especial para el bebé, un objeto que iuego él necesita llevar
siempre consigo, sobre todo en los momentos en que siente una angustia
de soledad y ia separación se apodera de él.
En esa apropiación de lo dado, hay una aceptación necesaria -al mismo
tiempo- de la herencia cultural, que se enriquece con ef uso que cada ser
humano le va dando a esa dotación "ajena". Sólo se puede ser original, dice Winnicott, sobre la base de la tradición.
64
65
Ni tuyo ni mío, ni realidad ni fantasía
Rupturas de la continuidad
Acerca del objeto transicional -comenta Winnicott- puede decirse que se
trata de un convenio entre la madre y el bebé al presentarle al primer objeto, la teta -en la experiencia de amamantamiento-. En ese momento, la madre no debe formular la pregunta: ¿concebiste esto o te fue presentado desde fuera? lo importante -dice Winnicott- es que no se espera del bebé decisión alguna al respecto (¿es tuyo o mío?; ¿es una realidad o tu fantasía?).
Por supuesto, la ¡dea de formular o no la pregunta se pone de relieve para
el bebé por cierta actitud de la madre en sus cuidados.
Si el pecho tarda demasiado en llegar cuando el bebé lo necesita, escapa
totalmente a su gesto espontáneo y se produce una ruptura (modelo de
"ruptura existencia!") entre el movimiento de encuentro con el mundo -del
bebé- y tos objetos (que "deberían estar allí", al alcance de su intención y
de su mano...). Los objetos resultan ser entonces muy ajenos para él, y se
produce, de un modo demasiado anticipado en la vida del ser humano, el
descubrimiento de la propia dependencia.
ESTA MADRE, EN LUGAR DE ADAPTARSE A LA
NECESIDAD DE SU HIJO, IMPONE SUS PROPIAS
NECESIDADES; DE ESE MODO, LA REALIDAD
QUE LE PRESENTA A SU HUO RESULTA
MUY AJENA Y EXTRAÑA AL BEBÉ, QUE
NO PUEDE ENMARCARLA EN SU
PROPIO RITMO VITAL.
JUSTO AHORA
QUE QUERÍA
SALIR A CAMINAR
UN POCO TE
ASARRA
HAMBRE!! DALE,
DALE, APÚRATE...
Aunque la madre "no formule la pregunta", el hecho de que la teta aparezca siempre -e inevitablemente- un poco antes o un poco después del momento en que se la necesita, impone al bebé, desde un principio, ia duda
(¿me lo dan o lo estoy creando?, ¿lo domino o escapa a mi control?).
66
Pero si el pecho no "tarda nada" (por la presencia de una madre que está
excesivamente atenta y solícita a los signos de inquietud o malestar que
manifiesta su hijo, casi anticipándolos), el pecho parece mágico y no se lo
vive como algo real y distinto de sí. Sólo con su progresiva madurez, el bebé desarrollará la capacidad de distinguir realidad de fantasía, pero ningún
ser humano estará jamás totalmente seguro de dónde termina una cosa y
dónde empieza la otra. Se puede decir que la salud es soportar esa duda y
"sacarle partido" construyendo una realidad acorde con los sueños. Sólo los
sujetos muy enfermos, en los que la madre ha fallado severamente en la
función de "presentación objetar, intentan estar totalmente seguros del límite "realidad-fantasía".
67
Simbolismo y objeto transicional
En definitiva, el objeto transicional surge, para el bebé, de una primera experiencia de relación y contacto con otro ser humano -s\i madre- y se
constituye en el primer símbolo que da la posibilidad de un intercambio con
ella .Inaugura el uso de los símbolos que permitirán al bebé expresarse y
establecer un dialogo con los demás y con el mundo
Dar lo que será creado
En ios primeros intercambios con el bebé, la donación del pecho sólo ocurre
si la madre lo ofrece -únicamente- cuando ese pecho deja de ser suyo y pasa a ser la creación de su hijo. Es decir que la madre sólo "tiene" un pecho
"para dar" cuando el bebé puede crearlo. Pero, al mismo tiempo, el bebé sólo se siente dueño de un pecho si admite que puede crearlo únicamente
cuando se lo dan... El objeto transicional es un límite a la omnipotencia tanto del bebé como de la madre: ambos lo poseen pero ninguno de los dos puede dominarlo, sólo así pueden vivir juntos una experiencia de intercambio.
PARA QUE LA TETA ENTRE EN UN
INTERCAMBIO ENTRE MADRE E INFANS,
CACA UNO DEBE SOPORTAR UN LÍMITE
DE LA PRORA OMNIPOTENCIA; AMBOS
LA POSEEN, PERO NO LA CONTROLAN
O DOMINAN A SU ANTOJO
A partir de la instauración -entre madre y bebé- del objeto transicional, el
niño irá conquistando progresivamente la significación de los diversos objetos que lo rodean, hasta configurar, con ese conjunto, un universo en el
que podrá encontrar un lugar y hacer la experiencia de ir integrándose en
el propio medio cultural -sin enajenar su iniciativa personal
En esa "primera mamada hipotética" que describe Winnicott, es engañoso
ver a una madre dar un pecho "que le pertenece" a un bebé que lo recibe
pasivamente. Para que ese intercambio funcione (sosteniendo la ilusión de
que alguien "da" y otro "recibe"), se deben dar ciertas condiciones: que ese
"objeto" que circula entre ellos no está en entero control y dominio de ninguno de los dos.
68
69
El reconocimiento de una deuda
Una zona de no exigencia
El límite de la omnipotencia de experienciar el "crear lo dado", visto desde
el bebé, supone que cada vez que éste crea al pecho debe admitir una deuda, ya que el objeto le es dado por otro ser humano. La madre favorece que
esa deuda se inscriba en el bebé de un modo soportable (permitiendo que en
parte el bebé sienta que lo ha creado).
El objeto transicional hereda -para nutrir ia economía significante de todo
objeto cultural- la paradoja de "crear lo dado" (que la madre permite experienciar al bebé en los primeros intercambios con el pecho). Cada objeto
simbólico encarna, para el ser humano, el valor de una deuda con lo que la
cultura le ha ofrecido desde antes de su nacimiento, pero a partir de lo cual
cada ser encuentra un modo personal de expresarse. Lo dado es punto de
apoyo de una creación subjetiva.
¿QUÉ SE DICE...?
LE AGRADEZCO \E QUE\E HAYA ELESIDO A
NO ME SUELTES,
f YO TE SOSTENGO,
NO ME SUELTES...
*\QUÉDATE TRANQUILO.
QUÉ SUERTE QUE
PAPÁ ME SOSTIENE Y
ASÍ NO ME CAIGO.
MÍ PARA QUEDARME
DESPUÉS DE HORA
HACIENDO ESTE
TRABAJO EXTRA, Y
CÓMO HA CRECIDO,
CON QUÉ SEGURIDAD
ANDA SOLO...
ENTIENDO
PERFECTAMENTE QUE
NO TENSA EL DINERO
SUFICIENTE PARA
ABONAR ESTAS
HORAS EXTRAS,
ADEMÁS LE
AGRADEZCO...
La vida de un ser humano depende de cómo se inscriba en lo psíquico y se
sobrelleve esa deuda: demasiada deuda con lo que lo que los demás ofrecen, inhibe toda iniciativa personal y genera un estado de dependencia invalidante; desconocerla por completo encierra en la soberbia y el aislamiento de la omnipotencia, la sensación de "no deberle nada a nadie".
U deuda que supone asimilar lo ya dado por el acerbo cultural implica un
compromiso que se salda con lo que cada ser humano puede aportar de lo
más propio e íntimo de su subjetividad (el gesto espontáneo a partir del cual
cada uno se apropia de lo "dado"). El llamado objeto transicional no anula
las diferencias "dado-creado", "mío-tuyo", "realidad-fantasía", "familiarextraño"; simplemente suspende por un instante -o atenúa el máximo posible- el peso de una pregunta que en muchas personas adquiere una forma agobiante: la pregunta sobre si vale o no vale la pena vivir la vida.
71
70
Crear el propio lenguaje compartido
Campo de fenómenos transicionales
La experiencia de crear lo dado es -fundamentalmente- una paradoja que
permite sentar las bases de una apropiación, por ejemplo, la del lenguaje
articulado. De ese modo, el lenguaje se hace heredero de la economía significante del objeto transicional y se mantiene con valor simbólico en el intercambio con otros.
El objeto transicional encuentra su lugar de aparición en un campo intermedio de experiencias que se va construyendo entre la madre y su hijo.
Winnicott llama a este espacio "campo de fenómenos transicionales". Se
trata de un espacio de juego configurado entre los gestos espontáneos de
exploración del bebé y los gestos de cuidados y mimos de la madre. En ese
territorio, el bebé va descubriendo el mundo de una manera confiada y creativa. Allí también se encuentran las primeras palabras de ese lenguaje (dichas por Ea madre a veces con amor y otras con fastidio), de las que el bebé debe apropiarse para empezar a hablar con los propios sentimientos.
KSUA, ESTANDO YA ESTABLECIÓ*
(TICA
Y VOCABLOS-
ÍUISTAQA POR UOS
UNO PE
LAS
En un diálogo, las palabras se comportan como objetos transicionales: se
las "usa" pero no se fas domina, porque siempre faltan las más adecuadas
para expresar el propio pensamiento.
Las palabras son símbolos que "unen y separan" al mismo tiempo con el interlocutor (expresan y ocultan algo del propio pensamiento). Un diálogo sólo es posible si el que habla, en vez de obstinarse en "convencer", da lugar
a las palabras de los otros. El interlocutor, al escucharlas y aportar su interpretación de lo que se fe dice, "crea lo dado".
72
El concepto de objeto transicional y de fenómenos transicionales lleva a
Winnicott a estudiar esa zona intermedia que será, desde un principio, la
materia prima de toda experiencia del vivir... La experiencia cultural -dice
Winnicotfc- es una extensión directa del juego de Eos niños y, en verdad, de
los gestos que un bebé intercambia con su madre desde su nacimiento...
73
La capacidad de compartir un campo de ilusión
El espacio de intercambio madre-bebé es un espacio de ilusión, y ambos
comparten ese lugar para hacer una experiencia de crecimiento. Sin "ilusión"
no hay contacto ni diálogo entre dos seres humanos. La ilusión con que un individuo sale al encuentro del mundo en general no coincide enteramente con
la ilusión de otros (diversos puntos de vista que, generalmente, se agrupan
dando una peligrosa homogeneidad a los distintos pensamientos).
La similitud de ilusiones que agrupa a los individuos no puede negar las posibles diferencias entre ellos, porque, de lo contrario, se instituye la base de
un pensamiento fanático y delirante, propio de las sectas. Por otra parte, sin
respeto por las diferencias se hace imposible compartir un patrimonio común; cada individuo intenta dominar la experiencia de intercambio con los
otros según su propia "ilusión".
La función de handling
La función materna de "handling, que consiste en el manejo general de la
criatura, implica acciones concretas y supone la capacidad de la madre de
"ir más allá" de pensar lo que "idealmente se debería hacer" con el bebé,
para hacerlo realmente. Ese hacer materno no siempre es sencillo de asumir para algunas mujeres emocionalmente atadas a un tipo de funcionamiento que se pretende perfecto, sin contratiempos ni fallas.
Cada acto de la madre reconoce una variable distancia entre un maternaje
ideal y un cuidado posible del bebé; en esa distancia -combinada con lo
adecuado del acto-, el bebé va logrando una apropiada cohesión psicosomática (sensaciones que le permiten la apropiación de su propio cuerpo, la
adquisición de la propia piel como un límite corporal, etc.). U experiencia
de las funciones y sensaciones de la piel y del movimiento muscular se entrelazan con las ideas y fantasías que el bebé empieza a construir. Ciertas
fantasías omnipotentes del bebé respecto del manejo de su propio cuerpo
empiezan a limitarse, algunas ideaciones pueden llevarse a cabo; otras, no.
75
74
Cuerpo a cuerpo de los cuidados ambientales
La relación de la madre con su bebé recién nacido es ciertamente de estrecha y profunda intimidad corporal. Dicho vínculo está cerrado en una serie
de gestos delicados, de silencios prolongados y de delicada sensualidad
mutua. Hay un "cuerpo a cuerpo" en el que la madre se deja usar (chupar,
arañar, vomitar, etc.) y el bebé se presta a los mimos maternos. Todo transcurre en un borde de furiosa tiranía -por parte del bebé- y furia pasional,
por parte de una madre que por momentos "se lo comería" y por momentos desearía que desapareciera un largo rato para poder descansar...
Agarrar, soltar, tocar, acariciar, construyen la sensación de un límite en la
continuidad que une a la madre con el bebé. Ese límite también contribuye
a abrir un espacio de juego entre ambos para que puedan empezar a expwewse y a distanciarse si fuera necesario.
76
Habitar un cuerpo
El bebé parte de un funcionamiento somático no-integrado (multiplicidad de
sensaciones internas y externas que determinan un caos sensorio-motriz);
a partir de la función de handling, se desarrollará en el bebé un funcionamiento psíquico que en la salud queda gradualmente anclado en el soma
(se empiezan a discriminar y ordenar las experiencias de acuerdo con un
"adentro"-"afuera", "placer"-"displacer", etc.).
Lo psíquico da un sentido imaginario al funcionamiento corporal; asi, el niño elabora diversas teorías respecto de lo que sucede dentro de él cuando
come, cuando le duele la panza, cuando hace pis, etc. Esas fantasías demuestran el grado de familiaridad o extrañeza con que reconoce y habita su
cuerpo.
77
Integración corporal
Psique-soma
La función de handling-que dispone la madre con sus cuidados- facilita el
temprano desarrollo emocional del bebé, que tiene como logro que lo psíquico se aloje y vaya tomando cuerpo en lo somático. Este "habitar el cuerpo" (la conquista psíquica por parte del bebé de esa diversidad inicial de
movimientos caóticos que lo gobiernan y de sensaciones que lo asaltan, a
menudo inquietantes y extrañas) es un logro facilitado por cierto tipo de experiencias que la madre le propone con sus cuidados y que otorgan al revestimiento cutáneo el valor de un límite.
De todos modos, aun en la salud, los límites de la psique y del cuerpo nunca llegan a coincidir del todo. La articulación psique-soma es un logro, si
bien precario, como se evidencia en las enfermedades psicosomáticas. A
menudo, las ideaciones psíquicas con las que un individuo pondera la propia
potencia corporal se adelantan a la maduración somática que se posee en
un determinado momento, o bien, fantasea posibilidades del funcionamiento somático que no reconocen del todo los límites de cierto envejecimiento.
ESPERO QUE
ESTA LOCA NO
SE LO TOME
EN SERIO Y
ME DEVUELVA
MI CUERPO,
QUE LO VOY A
NECESITAR,
El cuerpo habitado por lo psíquico impide la disociación psicosomática de
un individuo y logra que la perspectiva que se tiene del mundo y de sí mismo se realice desde un borde a partir del cual el cuerpo puede "pensar" y
lo psíquico puede hacer una experiencia sensual de cada vivencia.
78
Todo individuo posee una tendencia heredada desde su nacimiento mismo
hacia la integración psicosomática, dando un sentimiento de unidad a partir del cual el bebé, si pudiera hablar, diría: "YO SOY" (existo como ser individual y diferenciado de lo que "yo no soy"). De modo que el funcionamiento corporal refuerza el sentimiento yoico de ser una unidad, y éste influye
en el tono muscular, la coordinación, funcionamiento motor, etcétera.
79
La enfermedad psicosomática
La disociación psique-soma
Para Winnicott, la enfermedad psicosomática, en general, indica una falla
severa en la función materna de handling y los síntomas de dicha enfermedad son una suerte de estrategia desesperada por parte del niño para mantener una unión entre la psique y el soma. Así, por ejemplo, una irritación
grave de la superficie cutánea, con fuerte picazón y ardor generalizado, hace que el sujeto tenga que rascarse una y otra vez, reforzando la presencia
cutánea como continente.
La disociación psique-soma afecta el sentimiento de identidad del niño, que
queda disociado, por ejemplo, en una permanente actividad física compulsiva o en una actividad psíquica también compulsiva (metalización). En el
caso del desborde motriz, la acción no es meditada ni ajustada adecuadamente a alguna intención previa que la gobierne desde el sentimiento unitario de un self. El niño vive en un permanente estado de inquietud y excitabilidad motriz que le impide adaptarse a juegos compartidos. En este caso, el cuerpo excede a las pautas e intenciones del juego.
ÜR QUÉ
>TÓMAGO,
JANDO
DESDE
LA MAÑANA Y NO
MAQA flALO DESDE
ENTONCES; EN REALIDAD
NO GQM? NADA, PERO ESC"
Todo aflojamiento o pérdida del vínculo psicosomático implica una angustia
denominada "despersonalización". En rigor, el padecimiento de un trastorno psicosomático no es la enfermedad en sí misma. La enfermedad psicosomática es el intento de solución a una disociación en el individuo entre la
psique y ef soma.
80
La otra expresión de la disociación psique-soma puede ser una fuerte tendencia a la mentalización compulsiva que no le permite al niño incluir al
cuerpo en los juegos. Hay, en este caso, un déficit de lo corporal en el intercambio con otros (temor a lastimarse, a ser torpe o excesivamente violento, etc.). Una fantasía imaginativa omnipotente (que nunca "encuentra"
en sí misma al cuerpo apropiado para imptementar los actos necesarios para un juego) también es un ejemplo de disociación psique-soma que empobrece el desarrollo emocional de un niño.
81
Mentalizacíón
Tomar cuerpo
Cuando un pronunciado desarrollo psíquico aventaja las posibilidades corporales del niño, se desarrolla una especie de "superinteligencia" que deja
a la experiencia corporal desplazada o inhibida en el intercambio con los
demás. El niño evita entonces todo tipo de experiencias que comprometan
lo corporal, estableciendo un vínculo exclusivamente intelectual consigo
mismo y el mundo.
En la falla severa relacionada con la función materna de handling, el bebé
empieza a crecer con la sensación de que nada "toma cuerpo", sus propias
experiencias no consolidan resultados estables y seguros: todo debe ser
pensado una y otra vez. Su existencia no encarna en ningún proyecto comprometido, sus relaciones se hacen frivolas, et mundo en el que vive es sólo "calculable", el universo se vuelve "especulativo", todo pierde consistencia y solidez y se hace irreal.
ME PARECE QUE NO SÓLO
¿NO QUIERE
QUE SE HASA
UE DEDICARSE A LO INTEL
R LLEVÉMOSLO A LA
AMIGO DE LOS
OTROS NIÑOS?
Esto puede encontrar su origen en fallas severas de una madre que, en su
función de handling, sólo puede conectarse con su bebé evitando al máximo el contacto con él, o porque la domina una sensación extremadamente
angustiosa de que "una cosa tan frágil se le puede caer de las manos" o por
no poder identificarse con las necesidades de manejo que la fragilidad de
su pequeño hijo exige. La madre no puede aportar, entonces, la firmeza necesaria en las maniobras que exigen los actos concretos de la crianza. Evidentemente, ella misma no puede comprometer su cuerpo en la tarea de
maternaje e intenta disociarlo de su vínculo con el bebé.
82
En el buen funcionamiento psicosomático, el niño empieza a registrar y establecer relaciones temporales, a ligar el pasado con el presente y el futuro, a enriquecerse con recuerdos y proponerse proyectos, a construir un setf
desde donde relacionarse con la realidad extema, todos logros que hacen
evidente que en ese cuerpo hay una persona con rasgos de carácter definidos, individual y consciente de sí misma.
83
Gesto espontáneo
Ser espontáneo o reaccionar
En términos generales, lo que permite un buen cuidado materno (las funciones de sostén, presentación objetal y handlinfi es la construcción progresiva en fa intimidad del niño de un estado de confianza. A partir de ese
estado, el bebé puede vivir experiencias que se despliegan según su propio
estilo y ritmo personales. A esto Winnicott lo llama "continuidad existencial"
del ser.
El gesto espontáneo de un bebé permite construir una personalidad que impulsa al niño desde sus deseos más íntimos y vitales. Cuanto más gesto espontáneo hay en el comportamiento de un ser humano, menos atado está
éste a lo que ordena la expectativa de los demás. Es el núcleo de la personalidad más íntimo y vital de un individuo que aporta lo más singular y creativo de sí mismo.
LE DUE AL JEFE QUE PODÍAMOS ARMAR UNA
CENA Y BRINDIS CON TODOS LOS EMPLEADOS
DE LA OFICINA PARA FESTEJAR EL RN DE AÑO...
ESTE NIÑO PUEDE
DESPLEGAD
MOVIMIENTOS MÁS
O MENOS
INCOOPD1NADOS, A
PARTIR DE LOS
CUALES EMPIEZA A
EXPLORAR Y
DESCUBRIR EL
MUNDO,
=
ACUMULANDO
EXPERIENCIAS
PERSONALES DE SU
ENTORNO MÁS
...PERO LA VERDAD QUE ME HUBIERA GUSTADO DECIRLE
QUE, AL FINAL DEL BRINDIS, UNAS CHICAS SALIERAN DE
ADENTRO DE UNA TORTA EN ROPA INTERIOR...
INMEDIATO.
Los movimientos espontáneos
del bebé, que son un hacer natural y
despreocupado con su self, son el despliegue
de su potencial heredado. Estos gestos, ligados a los cuidados maternos, van
dando expresión a lo que Winnicott denomina "verdadero self", la expresión
más íntima y real de un ser humano.
84
De todos modos, por más original que pretenda ser una persona en sus puntos de vista y su conducta, su pensamiento y comportamiento siempre estarán orientados por pautas socialmente establecidas y compartidas por la
comunidad en la que crece y vive. Todo lo que una comunidad marca como
aceptable y esperable en el comportamiento de ios individuos que Ea componen nutre un aspecto de "sociabilidad" del ser humano que Winnicott llama "falso self".
85
Un equilibrio dinámico
Valor positivo del falso self
Con un exagerado predominio del falso self en la personalidad, la vida de
una persona será experimentada como abstracta, impersonal, aburrida y
extremadamente fútil (sólo se hace lo que "se debe hacer" y lo que otros
esperan que se haga). El niño siente que debe aceptar y adaptarse a todo lo
que los demás proponen (autoridades y pares), y se fomenta en él un estado de exagerada docilidad y obsecuencia.
El falso self se materializa sobre la base de diversas identificaciones del bebé con las personas que revisten importancia afectiva para él (sus costumbres, sus ideales, sus valores, etc.). Toma a sus padres, especialmente, pero también a otras autoridades de su entorno, como modelos y los imita, encontrando en ellos una historia que se comparte y que lo incluye, etc. Esto
le servirá para el desempeño de diversos roles y funciones en el marco de
su creciente socialización.
YA TE DIJE QUE QUIERO QUE VUELVAS
ES MUY
IMPORTANTE
QUERIDA, HOY VOY A VOLVER
TARDE DE LA OFICINA PORQUE ME
TENGO QUE QUEDAR TRABAJANDO
TEMPRANO PARA OCUPARTE DE LOS
NIÑOS, ASÍ QUE DILE A TU JEFE QUE
SE TERMINARON LAS HORAS EXTRAS.
DESPUÉS DEL HORARIO.
COMER SIN
ENSUCIARSE Y
SERIAMENTE
PARA HACER
LA DIGESTIÓN.
Si bien Winnicott señala que el niño, en su crecimiento, debe adaptarse a
ciertas condiciones y pautas ambientales, establece que también debe hacer su propio aporte personal para alterar otras. Así, el mundo se enriquece
por lo que se puede dar desde el potencial creativo y espontáneo del bebé
(verdadero self). Al mismo tiempo, el bebé se enriquece con lo que el medio
ambiente le ofrece, aunque no se corresponda con sus deseos y creatividad.
Se da siempre en la conducta de todo ser humano un equilibrio dinámico
entre el verdadero y el falso self.
86
El falso self -si no se exacerba como protección que inhibe exageradamente a la expresión del verdadero self- tiene una función útil e Aportante para el establecimiento de una personalidad más o menos estable y la incorporación de pautas aceptadas y previsibles para distintas relaciones sociales adultas.
87
Entre ocultar y mostrarse
En la madurez, el contacto con los demás se establece en gran medida desde las pautas que ordena el falso self. Son fas convenciones formales que
regulan todo intercambio entre los seres humanos de un modo civilizado. El
falso self protege y oculta al verdadero self, que pasa a formar parte de la
intimidad de una persona y que no es compartida con extraños.
LES CUENTO QUE ME VOY A
COMER ESTA ÚLTIMA MASITA,
El "deber ser" y lo casi "antisocial"
Si bien, para Winnicott, permanecer "oculto" en los rituales de intercambio
social que regulan toda conducta da la seguridad de ajustarse a lo establecido y esperable, también es cierto que una persona siente profunda satisfacción ai salirse del libreto y ser "descubierto" como resultado de sus ocurrencias personales. Finalmente, algunas circunstancias permiten a un ser
humano desarrollar gestos espontáneos, y otras, cuando se incrementa un
sentimiento de amenaza y desconfianza, le exigen un repliegue para ponerse ai amparo del falso self.
¿QUÉ SE VA A
SERVIR HOY...
|MlRE, TRÁISA,
QUE ESTÁ TAN
UN CAFÉ, GJ
LINDA?
ESTOY APU
NO TENGO
DE HABLAR
CON AZÚCAR O EDULCORANTE?
Pero, cada tanto, todo individuo se siente especialmente vivo y creativo
cuando puede infiltrar en su relación "civilizada" con los demás aspectos
de su personalidad que se desentienden de cuan agradables u hostiles puedan resultar para otros (verdadero self).
El verdadero self es la expresión de lo menos premeditado de un ser humano, lo menos atado a convenciones y al "deber ser". El verdadero self es
una suerte de sorpresa de uno mismo, la propia persona como un hecho inesperado. Y por esto mismo es su expresión más creativa, pero, hasta cierto punto, se aproxima -por estas mismas características- a lo más antisocial de un individuo, lo más provocativo páralos demás.
89
La palabra
El "riesgo" de existir
Con la adquisición def lenguaje, el niño ya evidencia el grado de síntesis o
disociación que existe entre su verdadero y su falso seíf, evidenciado en el
uso mismo de la palabra como elemento simbólico. En su valor expresivo,
la palabra devela tanto como oculta y protege al propio pensamiento. Expresa y disimula, alude y elude.
Un aspecto de la palabra se comporta como un signo formal y "repite" siempre una misma significación convencional y compartida por todos (falso
self), y, en otro aspecto, escapa a esa convención y expresa algo muy personal que parece decir algo por "primera vez" (verdadero self).
Cada gesto o comportamiento en el que se compromete algo del verdadero
self de una persona implica una amenaza de sorpresa (agradable o desagradable) de sí mismo para la propia persona que realiza el gesto y una
confesión de lo más íntimo y desconocido de sí. Esto implica la capacidad
de salirse de lo esperado y esperable y la capacidad de correr el riesgo de
exponer algo de la propia intimidad.
i CÓMO LA KA PASADO?
TUVE UNA NOCHE MARAVILLOSA,
¿QUÉ SE VA A SERVIR HOY,
QUE SE VINO TAN BONITA?
-i— _
—•
PERO NO FUE PRECISAMENTE ESTA.
¿Y QUÉ SUGIERE USTED, QUE HOY
ESTÁ TAN SIMPÁTICO Y ATRACTIVO?
¿Y AHORA DE QUÉ ME DISFRAZO...?
En el silencio absoluto de un diálogo "con uno mismo", el acuerdo es máximo, pero, cuando se trata de intercambiar ideas con otras personas, nunca
parece poder subsanarse del todo la distancia entre lo que se piensa y lo
que se dice. Cuando la palabra -en su valor convencional- falla y expresa
algo distinto de lo pretendido, puede emerger un elemento sorpresivo que
enriquece al propio pensamiento con una idea no premeditada y que mantiene vivo el diálogo con los demás.
Si el diálogo se hubiera atado a lo que el menú propone, uno y otro estarían
bien protegidos en sus roles, uno como mozo y el otro como cliente. El mozo, con su chaqueta, la bandeja en su mano, la servilleta en el brazo, está
decididamente bien definido en su función y en lo que se espera de él. Pero él expresó más que lo que lo convencional propone; ese "exceso" -basado en cierto estado de confianza y entusiasmo- arriesgó a confesar algo
que puede -o no- ser recibido y aceptado por el interlocutor (y, a partir del
gesto espontáneo de uno de ellos, pueden empezar a jugar un juego impensado para ellos hasta ese momento).
91
90
Vivir, jugar
Extensión de la idea del "jugar"
A menudo se destaca ta importancia que Winnicott otorga al desarrollo de
la capacidad de jugar en un niño como indicador de su crecimiento sano.
Esto también se evidencia en el grado de asociación o de disociación que
se establece entre el verdadero y el falso self, y de nuevo se aprecia claramente en la capacidad que una persona tiene -o no- de "jugar" con las
palabras.
Todo el campo de las producciones culturales abarca, para Winnicott, la experiencia de un jugar (por momentos, con un carácter más bien convencional y restringido en sus reglas y, por momentos, mas abierto y creativo). Toda innovación y toda aceptación por parte de un ser humano de lo que la
tradición ofrece, toda asimilación y todo rechazo de lo establecido se vincula con la capacidad adquirida en los primeros meses de vida -gracias a
los cuidados maternos- de jugar, capacidad íntimamente relacionada con el
despliegue del verdadero self
EL SABER POPULAR Y CIENTÍFICO
UBICA LA SEXUALIDAD SÓLO
SEÑOR, ¿USTED
NO NADA NADA?
Dentro del marco estricto de una gramática, con sus leyes constantes y precisas (aspectos de "lo dado", "lo ambiental"), con reglas a fas que hay que
"someterse" para ordenar al decir (aceptación de lo establecido por parte
del falso self), se puede dialogar-jugar con otros, nutriendo a la palabra de
insospechadas resonancias significantes que se fundan en haber logrado
una perspectiva personal y una singular entonación de palabras que -por
otra parte- están "a disposición de cualquiera".
92
A FUNCIÓN SENITAL DE
j ADULTOS. PERO,
Así como Freud extiende la experiencia de la sexualidad desde el mundo de
los adultos hacia el universo infantil, descubriendo en la infancia una amplia gama de conductas eróticas, que lo llevan a modificar la concepción popular de la sexualidad adulta, así Winnicott extiende ta idea del jugar -desde el primitivo territorio de la infancia hacia el complejo mundo de los adultos-, modificando el modo de concebir los intercambios humanos en términos de sofisticados juegos.
93
El jugar, las primeras experiencias lúdicas
La capacidad de jugar con otros
La capacidad de jugar se establece muy tempranamente, en los primeros
intercambios entre la madre y su bebé. La madre suficientemente buena
"deja hacer" al niño, de modo que pueda construirse un juego azaroso que
a menudo la involucra (en un toqueteo de su blusa, en un chupeteo de su
mano, etc.). Ese juego va ampiiándose partiendo del entorno más inmediato del bebé, que va "descubriéndose y experimentándose". Se trata del
gesto espontáneo vinculado a la expresión del verdadero self y al sentimiento de la continuidad existencia!.
El jugar implica para el niño un creciente grado de madurez en cuanto a
contemplar y reconocer la presencia y los intereses de los demás y la posibilidad de iniciar un diálogo con ellos. Un aceptable perfil competitivo no debe inhibir la posibilidad de establecer juegos en los que el resultado final no
sea necesariamente "ganar" o "perder", sino compartir una experiencia que
modifica a los participantes en otros términos.
ASÍ QUEDA ALLANADO EL CAMINO PARA
UN JUGAR JUNTOS EN UNA RELACIÓN.
¡NO QUIERO QUE ME
QUITEN MI PELOTA!
AH, ¿Y DE
POSTRE QUÉ ME
PREPARÓ?
En algún momento, la madre va introduciendo su propio modo de jugar y el
bebé empieza a desarrollar una capacidad para aceptar o rechazar ideas
que no le son propias. La madre puede generar las condiciones de seguridad y confianza necesarias para que el niño comience a desarrollar sus primeros gestos exploratorios que suponen el incipiente movimiento de un jugar espontáneo.
Dos personas juegan juntas cuando comparten una ilusión que no es enteramente igual para ambas. Esa diferencia puede enriquecer el juego con
nuevos elementos que cada uno aporta o arruinarlo por el capricho de imponer la propia fantasía.
95
94
El jugar con otros
La precariedad del jugar
Para que la experiencia de un jugar compartido se despliegue, es necesario
que cada integrante se salga un poco de lo convenido cufturalmente para
"ese" juego (para enriquecer con distintas alternativas lo que el juego compromete como esquema tradicional de intercambio). Pero, si en la experiencia del jugar, alguno de los participantes cree tener la posesión del verdadero "sentido" del juego, se ata y ata a los demás a un argumento rígido
que impone roles y comportamientos. En la incapacidad de jugar se somete
a los compañeros de juego a un capricho absolutamente
personal que anula la posible contribución de
los demás.
El jugar pone a los participantes en ese lugar precario que está "entre" la
sumisión de los jugadores a reglas excesivamente rígidas -que hace aburrido y demasiado repetido y previsible al juego- y la modificación que cada
uno de los participantes desea hacer en su beneficio. Recordamos que a
ese campo intermedio, heredero de los primeros intercambios entre el bebé y su madre, Winnicott lo llama "campo de fenómenos transicionales".
Tú ERES EL LADRÓN; TÚ, UNA ENFERMERA,
ETC..., Y YO SOY EL POLICÍA...
JUEGO ES
MÁS DIVERTIDO.
UN CABALLITO!
También podría inhibir la experien- vj
cía de jugar atándola a reglas totalmente despersonalizadas, que no pueden apartarse de lo enteramente convencional. Para que el jugar se sostenga
como una experiencia compartida, cada participante compromete algo de su propia fantasía, pero también resigna parte
de ella. Algo parecido a lo que sucede en un diálogo, si se toma como un jugar compartido con las palabras: el flujo de un diálogo se empobrece y se
detiene si alguno de ellos cree estar en posesión de una "única verdad"; el
interlocutor debe callar y, únicamente, prestar atención.
96
El juego más enriquecedor es aquel que, a partir de ciertas pautas mínimas,
va generando, en su despliegue, el destino mismo de los jugadores y las alternativas de la historia que comparten. El jugar oscila entre poder establecer las pautas del juego y ser lo que el juego ordena en su propio desarrollo.
97
El jugar en Winnicott. El juego en Melanie Klein
Aceptar y transformar
La experiencia de jugar depende de la capacidad del niño de lograr estados
que Winnicott llama de "no-integración" (cercanos al gesto espontáneo del
verdadero self), es decir, de lograr un estado de despreocupación respecto
de lo que lo rodea (confianza en que nada ni nadie interrumpirá súbitamente el juego). La confianza permite el grado de concentración necesario en lo
que está llevando a cabo en el jugar (sin permanentes distracciones que lo
alejen de la atmósfera necesaria para una experiencia que es muy íntima).
En la década del veinte, Melanie Klein establece el valor del juego en los tratamientos de niños pequeños. Frente al lenguaje restringido de los niños, el
juego reemplaza la comunicación verbal de los adultos y permite un modo
de comunicación en los tratamientos que simboliza los diversos conflictos
que aquejan al niño.
ES LA ÚLTIMA VEZ QUE SOPORTARÉ QUE LOS NIÑOS SE PORTEN
MAL, YA QUE, SI NO, DEBERÉ CASTIGARLOS SEVERAMENTE.
- *.
^_—-
TE TIENES QUE RENDIR
ESTÁ INTENTANDO ELABORAR SUS
PORQUE LE SANAMOS
CONFLICTOS ESCOLARES, ACTUANDO COMO
AL TERRORISMO.
SUJETO LO QUE SUFRE PASIVAMENTE.
LOS EXPULSAREMOS DE NUESTRAS
TIERRAS POR HABERNOS INVADIDO.
La experiencia de jugar produce riqueza psíquica y ayuda a los seres humanos a recrear de un modo original el mundo y a los demás. El niño puede ir adaptándose a las exigencias que le impone la cultura de la sociedad en la que vive, sin necesidad de demasiados renunciamientos personales, pero puede también provocar modificaciones en las pautas culturales establecidas, sin conmover en exceso ciertos hábitos sociales plenamente instituidos...
Winnicott extiende el jugar al análisis de adultos, como algo que se manifiesta, por ejemplo, en la elección de las palabras, en las inflexiones de la
voz, en el sentido del humor, en la espontaneidad de sus planteos, en el modo de presentarse y de habitar el espacio del consultorio, etc. La ausencia
de esa capacidad indica un serio problema psíquico en las personas, y la
psicoterapia debe ocuparse, en esos casos, de ayudar a) paciente a recuperar la capacidad de jugar...
99
98
Juego y elaboración
Jugar, crear, explorar
Para Melanie Klein los juegos de los niños se sostienen, esencialmente, en
fantasías que los excitan y que, a su vez, permiten la descarga de una excitación erótica. Winnicott considera que ese elemento de excitación está
completamente ausente de los juegos: "No hay excitación física, de lo contrario el juego se detendría...", sostiene Winnicott.
El propio juego es considerado por Winnicott como terapéutico en sí mismo,
es decir, una experiencia siempre creativa y creadora, ocasión -para el ser
humano- de importantes descubrimientos. En el marco de una psicoterapia,
el paciente puede relajarse y dejar fluir sus pensamientos sin demasiada ansiedad, como si se tratara de un niño que juega, entregado a una experiencia de búsqueda sin objetivos demasiado premeditados.
ES EVIDENTE QUE
ESTÁN EVACUANDO* SUS
TENDENCIAS PULSIOMALES,
AGRESIVAS.
YO NO BUSCO,
ENCUENTROll
ES CIEPTO, PERO ESA
AGRESrVIDAD NO ES
UNA DESCARSA, £>NO EL
MEDIO QUE ELLOS ENCUENTRAN
PARA RECONOCER SUS PROPIAS FUERZAS,
RESPETANDO EL LÍMITE QUE LES IMPONE EL
JUESO QUE ELLOS MISMOS KAN CREADO-
En la teoría winnicottiana, el jugar no es un acto solitario y compulsivo (como la actividad masturbatoria que presume Klein), sino que conecta con el
mundo y los demás seres humanos, y se constituye en un modo privilegiado de comunicación.
100
Winnicott piensa que, en el encuentro psicoterapéutico con sus pacientes,
el verdadero self debe ponerse necesariamente en juego y nutrir la comunicación con el terapeuta. Para que esto pueda suceder, se debe dar ia suficiente confianza como la que se da entre dos personas que pueden jugar
juntas, sin someterse mutuamente a las propias fantasías o caprichos, y
permitiendo el mutuo despliegue espontáneo.
101
"Jugar es hacer"
Superposición de dos áreas de juego
En la experiencia de jugar, el niño mide los alcances de su imaginación,
encuentra un límite a sus ambiciones personales (no siempre se puede
ser el protagonista de la trama que asocia a otros niños). Pero el jugar
permite participar de un terreno donde proyectar las propias fantasías. Se
establece así una confrontación donde se expresa la torpeza o la habilidad de su cuerpo.
Winnicott establece que la psicoterapia se da en la superposición de dos áreas de juego: ia del paciente y la del psicoanalista. Si el paciente no ha desarrollado la capacidad de jugar, el analista debe llevarlo desde esa situación
de imposibilidad al despliegue de dicha capacidad. Pero si es el analista quien
no puede jugar, está incapacitado totalmente para realizar su tarea.
ENTE SE EXPLAYE TODO LO NECESARIO,
'MANECER EN SILENCIO LARGO RATO O
E PARECEN CARECER DE SENTIDO, SIN
INTERVENIR NI INTERPRETAR. ¡ME ATERRA PENSAR
CUÁNTO PROCESO NATURAL INTERRUMPÍ,
ALTERANDO EL ESTADO RELAJADO DE MIS
'AGIENTES, SOLO POR PARECER INTELIGENTE
CON MIS INTERVENCIONES!
DEJARÉ
En esa experiencia de un "jugar juntos", paciente y psicoanalista pueden
aproximarse y comprender las causas y las condiciones que mantienen vigente una situación de sufrimiento y enfermedad.
•102
únicamente posibilitando un estado de confianza en los
reciendo su espontaneidad, ellos pueden llegar a un verdadero conocimiento de sí mismos. La psicoterapia es para Winnicott una forma de juego dotendida entre el paciente y el psicoanalista.
103
Lo transicional del jugar
En un tratamiento, las intervenciones del analista sólo pueden ser usadas
por ef paciente como herramientas que le permiten a él mismo una aproximación a su intimidad, si éste puede apropiárselas encontrándoles un sentido personal. De modo que las intervenciones se transforman en objetos
transicionales que median entre el valor que tienen para el analista y el modo creativo en que el paciente las recibe y "transforma". De esta manera,
se recrea la paradoja de "crear fo dado", que permite sostener la experiencia de un jugar en la psicoterapia.
Distinta cualidad de falla materna
Recordemos que, para Winnicott, en las funciones maternas que atribuye a
la madre suficientemente buena (sostén, handling y presentación objetat),
se pueden producir fallas que, o bien son naturales, o
bien son fallas "severas" (resultado de lo que Winnicott llama una "madre caótica").
ES UN PROBLEMA PARA LA MEDICINA Y EL
ESTA CUERDA NOS UNE
Y NOS SEPARA AL MISMO
PSICOANÁLISIS CÓMO GENERAR LAS CONDICIONES^
DE FACILITACIÓN PARA QUE LO QUE ESTAS
TIEMPO, NOS PERMITE TEJER UNA
MADRES HACEN "ESPONTÁNEAMENTE" POR
RED TRANSICIONAL EN DONPE
EN CONEXIÓN CON SUS BEBÉS SEA POSIBL
ENCONTRARNOS Y PODER
DESCUBRIR JUNTOS QUÉ LO
OTRAS QUE NO "SABEN" QUÉ
'ATA" EN SU DESARROLLO.
>/T~"
/ESTO DEBE QUERER DECIR LO QUE
' / TANTAS VECES ME MACHACABA MI
/
ANTERIOR ANALISTA DE QUE YO
I VIVO ATADO A M!S AUTOEXIGENOAS
"\ SERIEDAD EXAGERADA,
Como en ciertas experiencias fuertes de la vida -Winnicott pretende que un
tratamiento psicoanalítico lo sea-, del "jugar compartido paciente-analista no se sale del mismo modo como se entró.
En el caso de estas últimas, las fallas severas en el cuidado del bebé mientras éste se encuentra en estado de dependencia absoluta hacen que el bebé sufra angustias de naturaleza psicótica (efecto de fallas severas en la
función de sostén, que producen angustias de desintegración; en la función
de handling, ocasionando trastornos psicosomáticos, y en la función de presentación objeta! dando fenómenos de despersonalización).
105
104
Las angustias primitivas
Deprivación: fallas tardías
Con las angustias de desintegración, el bebé siente que se fragmenta en innumerables sensaciones caóticas en Ea medida que nada ni nadie lo contiene dándole la experiencia de ser una "unidad" a la que le pasan esas variadas sensaciones.
Winnicott describe, en el desarrollo emocional del niño, otro tipo de patología a partir de fallas maternas que suceden un poco más tardíamente en su
desarrollo emocional, es decir, cuando el bebé ya abandonó el estado de dependencia absoluta y alcanza un
grado un poco más avanzado de madurez e integración.
Como consecuencia de tales fallas, se desarrolla lo que
Winnicott llama "tendencias antisociales".
ESA NIÑA, MÁS QUE ROBAR, TOMA LO QUE
CONSIDERA SE LE DÉSE, PERO ADEMÁS LO HACE DE
FORMA LO SUFICIENTEMENTE OSTENSIBLE COMO PARA
QUE LOS ADULTOS QUE LA CUIDAN SE DEN CUENTA.
HACE UNOS MESES QUE NOTO QUE TE
QUEDAS CON LAS MONEDAS DE LOS
VUELTOS Y ME PARECE QUE ESTÁS
COMPRANDO GOLOSINAS
CON ESE DINERO.
NUNCA M E \A CON
AU5O QUE NO
ME PERTENECE.
Finalmente, los trastornos de despersonalización aluden a estados que se
manifiestan cuando llega el momento de consolidar vínculos e intercambios
sociales, de modo que el individuo no puede establecer contacto con los demás, buscándose diversas formas de aislamiento.
106
Son niños que han alcanzado un desarrollo más o menos satisfactorio hasta -alrededor de- los dos años, momento en el cual sufren la pérdida de algún aspecto de la vida hogareña que resultaba esencial hasta ese momento de pérdida. Winnicott llama a este tipo de falla que altera de manera
esencial y severa el entorno habitual y confiable del niño "deprivación" (pérdida repentina de alguno de los padres, alejamiento forzado del ámbito familiar, nacimiento de un hermanito que desplaza radicalmente del centro de
la escena, pérdida laboral de uno de los padres que se hace sentir por su
impacto económico y afectivo, etc.).
107
El límite en el otro
Atender a las necesidades
No necesariamente la conducta antisocial implica una conducta delictiva. El
niño busca con el acto antisocial recuperar una estabilidad y confianza en
el marco hogareño a partir de episodios como enuresis, pequeños robos o
mentiras, romper cosas, etc. La reacción del medio ambiente, que sólo busca sancionar "moralmente" al desafío planteado por la tendencia antisocial,
no permite averiguar cuál es la verdadera "respuesta" que la conducta está forzando.
En el caso de la falla temprana (muy anterior a la que Winnícott llama "deprivación"), el sentimiento de deuda y de necesidad respecto de otro ser humano que cuida no se ha hecho evidente aún para el bebé, y la falla severa
del cuidado en ese momento no puede "organizarse" como un reproche a
otro, en el sentido de una queja por su "desatención". Et otro de los cuidados aún no está configurado como tal.
NO TENSO TIEMPO, YA
ME TENSO QUE IR.
NO, PORQUE TENSO
QUE SAUR A HACER
LAS COMPRAS ANTES
ESA NIÑA, DE MANERA
DE QUE CIERREN.
INCONSCIENTE, ESTÁ
INTENTANDO HACER
"JUSTICÍA"; ESTÁ
TOMANDO POR SUS
PROPIOS MEDIOS LO
QUE SIENTE QUE
DEBERÍA DÁRSELE. AL
NO, PORQUE TENGO MUCHO
MISMO TIEMPO LO HACE
QUE HACER Y ADEMÁS TENSO
NO, PORQUE ESTUVE
QUE HABLAR POR TELÉFONO
TRABAJANDO MUCHO
Y ME DUELE LA
CABEZA.
PE UNA MANERA LO
CON UNAS PERSONAS.
SUFICIENTEMENTE
DESCUIDADA COMO
PARA QUE SU MADRE
PUEDA DARSE CUENTA
DE QUE AU5O ESTÁ
SUCEDIENDO PRESTANDO
UNA MÍNIMA ATENCIÓN.
NO, PORQUE
AHORA TENEMOS'
QUE COMER.
Por supuesto, una respuesta contemplativa o meramente "comprensiva"
también es ineficaz y con frecuencia empeora las cosas obligando al niño a
redoblar sus impulsos antisociales. Si la provocación del niño es desatendida por el entorno, a la larga, la conducta antisocial sí se convierte en una
actividad compulsiva que pierde su motivación inicial y que empieza a buscar beneficios secundarios de estricto orden delictivo (ventajas y beneficios
que anulan por completo la original búsqueda de una respuesta de contención firme que brinde segundad al niño antisocial). Llegados a este punto
se hace inútil emprender una psicoterapia, y es la sociedad, con sus recursos asistenciales, legales, etc., quien debe hacerse cargo de la situación.
108
DORMIR, QUE ES
E Y NO PUEDE
QUE TODO EL DÍA
TE LA PASES
¡IRANDO TELEVISIÓN.
En la falla llamada deprivación, el ambiente (conformado por diversas figuras afectivamente significativas para el niño porque le ofrecen seguridad y
confianza) ya se valora como existente y absolutamente necesario para la
propia subsistencia. En este caso, la falla es adjudicada a "alguien" y la reacción tiene su destinatario, lo cual supone, comparativamente, una organización de la experiencia muy compleja.
109
La conducta antisocial
Adaptación y acatamiento
Es el estallido de la Segunda Guerra Mundial y el compromiso que asume
Gran Bretaña en ella lo que impone a Winnicott una inesperada experiencia
profesional que lo conduce a elaborar su teoría relacionada con los fenómenos antisociales. A poco de iniciarse la guerra, Winnicott acepta el cargo
de psiquiatra especialista en la evacuación de niños, en Oxfordshire.
Winnicott advierte que Eos niños evacuados desarrollan variados síntomas,
como enuresis, reacciones alérgicas y todo tipo de "accidentes", en los que
se ocasionan -u ocasionan a otros- graves lesiones, etc. A estos síntomas
de origen emocional se asocian diversas conductas "semi" delictivas (incendio de elementos de las instituciones, robos, peleas, etc.) a las que Winnicott empieza a estudiar como conducta antisocial derivada de la "deprivación" de sus objetos y situaciones familiares y cotidianas.
NIÑOS QUE
ANTE TAN
:LEN TENER
ION
NIFIESTAN SU
LJE TIENEN LA
ENTRADA SU
UACIÓN
PONE, SUELEN
IDAD PARA
BIOS.
Durante el desarrollo de la guerra, Winnicott se hace responsable de unos
285 niños distribuidos en distintos albergues para su protección, y se hace cargo de ellos desde 1939 hasta 1946. Esta experiencia Ee permitió a
Winnicott profundizar en el valor traumático que implica el alejamiento de
los niños de sus ambientes más familiares y del contacto directo con sus
seres queridos. Al momento inicial de desorientación de los niños evacuados y del repliegue solitario en el que caían, les seguía un estado de enojo y confusión que daba paso a conductas de difícil manejo para los celadores de los albergues en que estaban temporalmente alojados.
110
ESTE NIÑO NOS PUSO A PRUEBA
Y, ASÍ COMO HUBO MUCHOS
MOMENTOS DE AMOR, TAMBIÉN
LO ODIAMOS INTENSAMENTE.
HABLAMOS ACORDADO CON ÉL
QUE, CUANDO NO PUDIERA
CONTROLARSE Y SE TORNARA
INSOPORTABLE, LO PONDRÍA DE
PAUTAS EN LA CALLE, CON UNOS
CHELINES PARA QUE PUDIERA
LLAMARNOS POR TELÉFONO
CUANDO SE TRANQUILIZARA.
ESTO FUNCIONÓ EN ALGUNAS
OPORTUNIDADES, PERO CREO
QUE NO LO VOLVERLA A HACER
CON OTRO NIÑO.
La pasión con que Winnicott desarrolla su tarea y su investigación lo lleva a
refugiar en su propia casa, durante tres meses, a uno de estos jovencitos
evacuados. Fueron tres meses de -según la expresión de Winnicott- verdadero "infierno", que terminan con el robo -y choque- de su propio auto por
parte del niño en cuestión. Por otro lado, Winnicott para esa época (1949) se
está separando de Alice, su primera esposa.
111
La "puesta a prueba"
El momento de las "separaciones"
La tendencia antisocial se evidencia como una conducta de destrucción
(cuando la falla ambiental se relaciona más con la falla de la función paterna), por una parte, y/o como una compulsión a robar, por otra (cuando se
relaciona más estrechamente con la falla de la función materna). El niño
antisocial roba de un modo simbólico soto aquello que alguna vez te perteneció por derecho. Es decir que, sin darse cuenta, intenta compensar la
deprivación que experimentó en la relación con la madre o el padre y poner de manifiesto esa "injusticia".
En su trabajo como supervisor psiquiátrico de los albergues para niños evacuados durante la guerra, además del material necesario para el desarrollo
de su teoría de la tendencia antisocial, Winnicott conoce a Clare Britton, con
quien se casa en 1951. Publicaron juntos los artículos "Los problemas de
los niños sin hogar" (1944) y "La organización en las instituciones como
tratamiento para niños difíciles" (1947). Se inicia así un período muy prolífico en los desarrollos teóricos de Winnicott.
Su separación de las ideas kleinianas se
hace cada vez más profunda, y llega a
publicar su artículo sobre los "objetos y fenómenos transicionales",
verdadero manifiesto de ruptura con
el pensamiento de Melanie Klein.
¿QUÉ CLASE DE HUA SOS, QUE
ESTAMOS TODO EL TIEMPO A TU
SICIÓN, PRESTÁNDOTE ATENCIÓN,
QUE OBTENEMOS COMO
•MPENSA ES QUE LE ROBES
CADAMENTE A TU MADRE?
las ideas de Melanie Klein han sido revolucionarias para que podamos entender y
pensar el psiquismo infantil; sin embargo,
mi experiencia me ha llevado a pensar que
lo ambiental es determinante para entender
el desarrollo de los procesos de maduración
en los niños.
El acto antisocial es un regreso at lugar donde el ambiente le falló al niño,
regreso a la búsqueda de la causa de lo que le falta. Vuelta a Eos vacíos que
el niño experimenta dentro de sí. Con la conducta que busca dañar o destruir, se busca confirmar la firmeza del medio antes de entregarse a él de
manera confiada. Winnicott afirma que el objeto sólo se hace real cuando
se lo odia y maltrata, así el niño lo pone a prueba. La función de los padres
es "sobrevivir" (no reaccionar) a esos intentos fallidos de destrucción (es
también lo que busca el niño, padres que soporten los embates).
112
Clare es asistente social y llega a ser psicoanalista en 1961. Su primer analista fue Clifford Scott (analista también de Alice, la primera esposa de Winnicott).
Más tarde prosigue su análisis con Melanie Klein. Clare y Winnicott documentaron los efectos devastadores de lafatta de los padres durante el tratamiento
hospitalario de los niños. Juntos contribuyeron a dar la información necesaria
(oral y escrita), procedente de todas las zonas de evacuación de Inglaterra, para el desarrollo de la ley de Menores de 1948, para el Comité Curtís.
113
Lo antisocial como búsqueda
La madurez de Winnicott
Winnicott hace visitas semanales a los albergues de evacuación, en los que
Clare lo pone al tanto del impacto y confusión que los niños antisociales provocan en el personal que los atiende. Este personal pretende que Winnicott dé
respuesta a cada uno de los interrogantes que los niños plantean con su conducta, pero, en lugar de ello, se va desplegando, en las reuniones que mantienen, un espacio de reflexión y debate para pensar cada situación de conflicto y
tensión en función de la responsabilidad que le corresponde a cada uno y el
grado en que se van involucrando en la vida cotidiana de estos niños.
Concluida la guerra, Winnicott es presidente de la Sociedad Británica de Psicoanálisis durante dos períodos: 1956-1959 y 1965-1968. íntimamente se
reprocha no tener un conocimiento más profundo y erudito
de la obra de Sigmund Freud como para justificar la responsabilidad de ocupar semejante cargo.
Durante su segunda presidencia, reúne los fondos necesarios para realizar la estatua de bronce de Freud, que se encuentra muy próxima a la última vivienda que éste habitó en Londres.
/DURANTE LA KAYOR PARTE DE
MI VIDA PROFESIONAL, INTENTÉ
\R MI PROPIO
| LENGUAJE Y HACER UN USO
b I PERSONAL DE LA TEORÍA PARA
* ENTENDER EL SUFRIMIENTO DE
LAS PERSONAS. CREO QUE
ESTO FUE EN DESMEDRO DE
CONOCER ACABADAMENTE LA
OBRA DE QUIENES
CONSIDERO MIS MAESTROS.
Ool
Poco a poco vana el primer enfoque "delictivo" de la situación que la conducta antisocial provoca, y se la puede abordar sin tener que reaccionar
compulsivamente frente a ella. Se diluye, de este modo, el cortocircuito en
la comunicación entre los responsables del cuidado de los niños. La expresión "tendencia antisocial" no tiene para Winnicott valor diagnóstico, ya que
puede acompañar distintos cuadros clínicos. Es el grado de madurez del yo
al momento de la falla ambiental lo que permite el surgimiento de la tendencia antisocial en vez de una psicosis.
114
Winnicott lleva a cabo dos grandes giras por tos Estados Unidos de Norteamérica en 1962 y 1963. Vuelve en
dos oportunidades más (en 1967 y en 1968) a la Sociedad Psicoanalítica de Nueva York. Da conferencias en Glasgow, Helsinki, París, Roma, Ginebra, Copenhague...
115
La enfermedad propia
En 1960 Winnicott debe restringir el intenso ritmo de su trabajo debido a
sus graves problemas cardíacos. El golpe más duro es, para él, tener que
abandonar el Hospital Infantil de Paddington Green en 1963. Sin embargo,
aunque se retira del servicio nacional de salud, sigue trabajando con interés en varios casos clínicos, escribiendo proyectos y realizando tareas
administrativas.
Si ME DUERMO MIENTRAS ESTAMOS TRABAJANDO, NO SE
El costo de ser "usado"
A pesar de su frágil salud, emprende un viaje a los Estados Unidos para dar
una serie de conferencias. En uno de esos encuentros, los asistentes hostigan duramente a Winnicott por su artículo "El Uso del Objeto". Al parecer, su
lenguaje típicamente británico no es comprendido por sus colegas estadounidenses y esto despierta malos entendidos y cierta hostilidad de su auditorio. Al volver al hotel, tiene un ataque cardíaco que fragiliza aún más su
delicado estado de salud.
PREOCUPE NI SE OFENDA. Mi SALUD NO SE ENCUENTRA BIEN Y
DEEO TOMARME ESOS PEQUEÑOS DESCANSOS INVOLUNTARIOS.
EN EL MEJOR DE LOS CASOS, EL
' USA DESPIADADAMENTE A SU
PARA DEJAR EL LUGAR DE
Y PASAR A SER UN SU,
Continua dando seminarios para jóvenes estudiantes de psicoterapia de la
famosa Tavistock Cllnic, en el curso de formación de analistas infantiles y
en la Clínica Hamstead de terapia infantil. Su estilo es sumamente Informal,
trabaja sobre casos clínicos propios o de alguno de sus alumnos proponiendo un debate franco y abierto. Las reuniones son difundidas de "boca
en boca" y son muftltudinan'as.
116
De regreso en Londres, decide retrabajar el artículo tan criticado por sus pares norteamericanos, en el que Winnicott desarrolla la idea de generar en
los pacientes la capacidad de usar al tratamiento y al analista "hasta gastarlo y poder abandonarlo". En descargo de Winnicott, el psicoanalista estadounidense Langs dice que los analistas de su país no contemplan la posibilidad de "ser usados por sus pacientes".
-117
"Usar" al analista
El "objeto analista"
La idea de "uso de objeto" es esencial para entender la dirección de los tratamientos desde la perspectiva winnicottiana. Sin esa capacidad de "uso
del analista" por parte de los pacientes, los tratamientos se hacen interminables y fútiles. "Usar" al analista implica algo así como "sacarle el jugo" a
su capacidad de ayuda terapéutica, un proceso en que se lo va "gastando"
y en el que, finalmente, con el tiempo, en el trabajo analítico, se perderá irremediablemente.
Winnicott reconoce dos niveles en el vínculo que un paciente establece con
su analista, uno que se refiere a lo que él llama "relación de objeto", y otro
que se liga a la noción de "uso de objeto". En el primer caso, el analista queda articulado, de un modo u otro, a las fantasías del paciente. El analista
realiza su trabajo orientado por el lugar que esas fantasías le confieren (objeto temido, amado, sabio, idiota, etc.). A partir de la "relación de objeto", el
analista conjetura la posición subjetiva que regula Eos intercambios del paciente con el mundo.
QUIERO QUE SEPA LO QUE HE DECIDIDO;
PROBABLEMENTE USTED NO ESTÉ DE ACUERDO,
PERO TENGO LA NECESIDAD DE CONTÁRSELO Y
DESPUÉS REALIZARLO AUNQUE ME LO PROHÍEA.
PROBABLEMENTE USTED TENSA LA NECESIDAD DE
PELEARSE CONMIGO, COMO NO PUDO HACERLO CON SU
PADRE; NO QUIERO QUE PIERDA ESA OPORTUNIDAD, PERO
CONSIDERE QUE QUIZÁS PODAMOS ESTAR DE ACUERDO.
La idea de uso está íntimamente asociada a la capacidad de duelo de cada
individuo; sin esa capacidad, los pacientes sólo se dedican a "cuidar" a sus
terapeutas, mostrándose siempre de acuerdo con sus intervenciones y pretendiendo ser "buenos pacientes". Paciente y analista se sienten cómodos,
uno se afirma con tal "asociando" y el otro, encontrando siempre la '-intervención" más lúcida, que es siempre aceptada con total docilidad.
118
CREO QUE SI USTED FUERA MÁS CRUEL CONMISO, ME
PODRÍA PELEAR CON USTED SIN EXPERIMENTAR ESA
CULPA ESPANTOSA CON LA QUE YA NO QUIERO CAREAR.
INTENTARÉ SER MÁS CRUEL, PERO CREO NO
PODER EVITARLE LA ANGUSTIA DE SOPORTAR
LAS DIFERENCIAS CON LOS OTROS.
El analista no coincide enteramente con la fantasía que el paciente se hace
de él. Siempre hay un margen de su presencia que queda por fuera de sus
expectativas inconscientes, un aspecto inquietante y extraño en el "objeto
analista", que el paciente no puede controlar ni predecir.
119
Uso y experiencia
Lo que no coincide con la fantasía que el paciente se hace del analista, es decir, lo que escapa a lo que se llama "relación de objeto", es algo que el paciente
no puede comprender tomando en cuenta sus experiencias infantiles con otros
objetos que fueron profundamente significativos para él. Por esta razón, no deben ser "interpretadas" como motivadas por alguna significación inconsciente, porque no la tienen. Un analista puede parecería a su paciente particularmente cansado ese día y este último puede suponer que su tratamiento es una
pesada carga para él, pero la realidad es -cosa que el analista puede incluso
comentarle a su paciente- que la noche anterior casi no pudo dormir.
Uso y control
Es sobre todo con pacientes esquizoides o psicóticos, que han sufrido severas fallas en la etapa de dependencia absoluta, con quienes el analista
siente el impacto del "uso" de sus pacientes. Son estos quienes manifiestan demandas exigentes de atención y cuidado por parte de sus analistas y
reaccionan violentamente contra ellos cuando interpretan que éstos han
"fallado" en su tarea.
QUIERO TENER LA GARANTÍA DE QUE, SI DESCARGO TODO MI ODIO
SOBRE USTED, USTED SESUIRÁ ALLÍ COMO SI NADA HUBIERA PASADO.
LE ASESURO QUE QUISIERA GARANTIZÁRSELO,
PERO FALTARÍA A LA VERDAD SI ASÍ LO
HICIERA Y NO NOS PODRÍAMOS DAR ESE LUJO.
El paciente puede "usar al analista" cuando éste cae fuera del control omnipotente de su fantasía, cuando el analista se recorta como un objeto separado e independiente de sus deseos, con su propia vida e intereses. "Usar al
analista" se vincula con la posibilidad de aceptar esa distancia que se abre
con el control y dominio de los objetos de quienes se depende afectivamente.
120
La exigencia de estos pacientes deriva de su necesidad de mantener todo
el tiempo bajo el control omnipotente de sus ideaciones a la presencia del
analista. Esto es así porque, en la etapa de dependencia absoluta, sus propias madres no articularon adecuadamente, en la experiencia de sus cuidados, un desprendimiento paulatino, y elaborable psíquicamente, de su disponibilidad (al principio, casi absoluta para el bebé), aportando de un modo
progresivo el margen de ausencia y falla inevitable en sus cuidados.
121
Diferencia entre falla y fracaso
Que eí analista se "deja usar" supone que se hace cargo de la extrema angustia que implica tornarse un extraño para su paciente. No reacciona (interpretando) frente al profundo odio que desata en su paciente la sensación
de que él se ha hecho un ser desconocido y distante, fallando en prodigar
un cuidado absoluto y exclusivo.
El discípulo
Winnicott forma a un discípulo, un analista tan destacado como polémico para sus pares británicos. Nacido en la India, príncipe de la familia Khan de Pakistán, su nombre es Masud Khan. Masud ingresa en la Sociedad Británica
de Psicoanálisis y pide a Winnicott que sea su analista. Más tarde Winnicott
también supervisa su tarea como psicoanalista y Khan colabora activamente en la preparación de los libros de su maestro. La relación se mantuvo durante dos décadas hasta la muerte de Winnicott, en 1971.
KHAN, TENSO MUCHO
INTERÉS EN QUE VEA A
UNA PACIENTE, ES
IMPORTANTE QUE NO SE
MUESTRE DEMASIADO
INTELIGENTE CON ELLA.
A ELLA LE ENCANTARAN
SU VESTIMENTA Y SUS
MODOS NOBLES.
El paciente se siente profundamente angustiado cuando se confronta con
que el analista no está enteramente condicionado por sus propios deseos.
En esa desesperación, se abre la posibilidad para el paciente de simbolizar,
por primera vez, en relación con su analista, ciertos aspectos dramáticos en
el proceso de las tempranas experiencias de separación del objeto que lo
sostenía en su etapa de dependencia absoluta.
Poco antes de su muerte, por un cáncer de garganta que demanda numerosas intervenciones quirúrgicas, Masud Khan es expulsado de la Sociedad
Británica de Psicoanálisis (que parece esperar hasta ei fallecimiento de
Winnicott, su protector, para hacerlo). Los motivos de la expulsión se basan
en los escritos publicados en su libro Cuando llegue la primavera, en el que
Khan no evita señalar las costumbres "de organizada hipocresía" de la sociedad inglesa.
123
122
Transferencia de trabajo
Colaboración y aprendizaje
Winnicott y Khan construyen un vínculo mutuo de confianza, cuidado, intimidad y, al tiempo, de respetuosa distancia. Si, por un lado, Masud reconoce en dicho vínculo el amor y la admiración a un padre, por el otro se puede advertir, en esa relación, la cualidad de un sostén -por parte de Winnicott- como el que se proporciona a un hijo para su crecimiento.
En los últimos años de Winnicott, él y Masud Khan se reúnen todos los domingos por la mañana, y trabajan alrededor de dos horas. En 1970, la fuerza y la salud de Winnicott se deterioran críticamente, pero Winnicott desea
dar forma definitiva a su libro Realidad y juego para su publicación y Khan
lo ayuda en esa tarea.
E LLEVÓ A
•MPARTíR CON
, AUNQUE
JAR CON"
OS REALES...
MIRE, WINNICOTT, USTED DEBERLA CITAR EN ESTE
CAPÍTULO LAS FUENTES BIBLIOGRÁFICAS...
SABE USTED, KHAN, CASI
PERO NO PUDE PORQUE su
PRESENCIA AQUÍ ME ESTORBÓ/
EL CAMINO DEL SUEÑO.
Masud Khan refiere -justamente en uno de los trabajos de su polémico libro Cuando llegue ¡a primavera- la enorme capacidad de trabajo de Winnicott, su pasión y la experiencia de juego que compartía con quienes discutía sus trabajos teórico-clínicos. El valor prestado a los detalles, a las ceremonias de "buen inglés" y al lugar sagrado que destinaba a sus afectos... Y
finalmente, Khan comenta los sufrimientos de Wínnicott en sus últimos años
de vida, no sólo los que debe soportar por las anginas de pecho, sino también los de las heridas infligidas por sus pares, sus colegas ingleses.
124
Masud Khan siente enorme placer en ayudar a Winnicott. Analizan juntos
notas o materiales clínicos mecanografiados y las trabajan hasta darles una
forma adecuada para la publicación. En esos encuentros -según recuerda
Khan- Winnicott suele hablar con libertad y variedad, rara vez permanece
largo tiempo trabajando sobre e! texto mecanografiado, se entreduerme o
juega como un niño dando vueltas en su silla giratoria.
125
Los últimos tiempos
Masud Khan comenta que Winnicott solía desconcertarlo a partir de preguntas repentinas y de apariencia ingenua -casi tontas-; esto lo obligaba a
pensar con mayor profundidad su trabajo teórico y clínico.
Producir un texto
Como ocurre cada vez que se encuentran por las noches, la tetera está en el
fuego junto a unos bizcochos digestivos en un plato, con trozos de queso
cheddar. También hay una botella de whisky de malta, una jarra de agua y
dos vasos. Winnicott bebe en esas ocasiones whisky de malta muy diluido
porque cree que así es más rápido ei efecto para aplacar sus intensos dolores de pecho. Khan le reprocha amistosamente que agregue agua al whisky
por considerarlo un verdadero desperdicio.
¿HA TENIDO TIEMPO DE ECHARLE UNA MIRADA AL BORRADOR A
MÁQUINA REVISADO DEL- CAPÍTULO X? HASTA LA SEÑORA COLES SE
ESTÁ HARTANDO DE VOLVER A PASARLO A MÁQUINA TANTAS VECES.
PARECE QUE NO LOGRO EXPRESAR BIEN LA DIFERENCIA
ENTRE FANTASÍA Y FANTASEO, SESÚN ME DICEN.
¿POR QUÉ LES PIDE SU
OPINIÓN? USTED NUNCA
LOS TOMA EN SERIO.
Eso NO ES JUSTO, KHAN. REALMENTE TOMO NOTA DE
LO QUE DICEN. PERO TIENE RAZÓN, NO TENDRÍA QUE
MOSTRÁRSELO A TANTOS. PERO SI ASÍ LO HASO,
TERMINAN HABLANDO MAL DE USTED, KHAN: DICEN
QUE ME IMPIDE RELACIONARME CON ELLOS.
¿A USTED LE IMPORTA LO QUE
DICEN, WlNNICOTT? A MÍ, NO.
[
Sí, ME IMPORTA, KHAN. TEMO QUE LE
HAGAN DAÑO CUANDO YO YA NO ESTÉ.
YA HEMOS TRATADO ESTE TEMA CIEN \, D. W. W. -ASÍ LO LLAMABA-. '
\LAISSEZ ALL£d Si ME INCOMODAN
DEMASIADO, SIEMPRE PUEDO IRME A
PARÍS. POR LO DEMÁS, LA SEÑORITA
FREUD SISUE MUY FIRME Y
SALUDABLE. DE MODO QUE, POR
FAVOR, NO SE PREOCUPE.
Cuando Winnicott sufre sus frecuentes anginas de pecho, se encuentran para trabajar en el dormitorio de éste.
Cada vez que la salud de Winnicott decae, ambos se ponen sumamente ansiosos y juegan un juego (que Khan calificaba de "tonto juego británico")
que consiste en hacer de cuenta que nada pasa. Para Khan, Winnicott había nacido en ese juego y en él lo habían criado.
126
A Masud Khan y a la secretaría de
Winnicott (la señora Coles) los impacienta que Winnicott no termine
de hacer correcciones de último
momento en sus escritos, a los
que hay que arrancarle literalmente de las manos y decir "está
terminado" para que se detenga.
127
Un psicoanalista, un padre
El final
En 1970, un año antes de su muerte, Winnicott siente una necesidad urgente de dejar definitivamente listo su libro (Realidad y juego), Masud Khan
trabaja al máximo ayudándolo en esto y compara esta tarea con la que ya
había realizado con su propio padre, Khan Bahadur Raja Fazaldad Khan,
durante ef último año de su vida.
Durante sus últimos meses de vida, Winnicott trabaja intensamente en varias
obras, una de ellas, su autobiografía, Not less than Everything (Poca cosa,
menos que nada), que no llega a terminar. En ella escribe: "Dios mío, que esté vivo cuando muera". En su diario íntimo escribe que "difícil es morir cuando no se tuvo hijos para matarlo a uno imaginariamente y sobrevivitlo".
YA HE AYUDADO A MI PADRE A OR(SANI2AR PROLIJAMENTE SUS VASTAS
POSESIONES Y A DISTRIBUIRLAS ENTRE SUS OCHO HIJOS Y DOS ESPOSAS,
SESÚN SUS DESEOS, POCO ANTES DE MORIR; RECUERDO QUE ÉL HABÍA
TOMADO CONOCIMIENTO DEL HECHO DE QUE SU FIN HABLA LLESADO Y LO
HABÍA ACEPTADO 5ILENC^^^^^^^^^gNTE... AHORA TENGO LA
SENSACIÓN
rejariGHHHBHBfa
WINNICOTT.
>
-
ESTAR EJJCONDK30NE9; PERO
N¿'SET¿^ÍAP^SíBl
PROTAGONIZAR ÍA PROPIA>JUERTE«
Winnicott tiene 70 años, pero, desde los 50, sus problemas cardíacos lo tienen a maltraer. En aquellos últimos encuentros, Winnicott suele dejarse llevar por sus pensamientos y rememorar aspectos de su vida, entrando incluso en breves momentos de ensoñación. Si bien Khan reconoce que no
hay dos personas que pudiesen ser más diferentes, en la mayoría de los aspectos, que su padre y Winnicott, pone de relieve algunas similitudes: una
inagotable energía de vivir, una capacidad de trabajo infatigable y un compromiso total con el cuidado y el bienestar de los demás. Ambos eran brutalmente exigentes, sin darse cuenta -aclara Khan-, con quienes ellos respetaban o querían.
128
En el invierno de 1971 comienza, dolorosamente, a despedirse de sus amigos. La muerte es un tema que aborda con su esposa Clare, de hecho existe un testamento donde expresa su deseo acerca del destino de sus obras,
escritos y objetos queridos.
129
Decepciones
Días antes de su muerte, recibe la noticia de que un escrito suyo es rechazado para su publicación al ser considerado un material cuya tendencia no
es psicoanaiftica. El Dr. Varma, editor del libro, quien lo había invitado a puDiicar dicho texto, se siente responsable y avergonzado e intenta disculparse, wmmcott termina aliviándolo por este penoso episodio.
En su último libro, poco antes de morir, Masud Khan comenta: "Es inusual que
uno encuentre un personaje de la estatura y la anciana madurez de D. W. W. y
pueda descubrir una relación mutua tan gozosa y espontánea, D. W. W. me llevaba aproximadamente un cuarto de siglo. Pero he advertido que los ingleses
tienen un auténtico talento para promover tales amistades con las generaciones más jóvenes, con la debida ceremonia y el debido afecto. Yo siempre fui
Khan para él, y él fue, en privado, D. W. W. En público, doctor Winnícott".
Una relación cercana e imposible: Winnicott y Lacan
A principios de la década del sesenta, Lacan goza de considerable prestigio.
En los seminarios desarrolla diversos aspectos de la teoría psicoanaiftica
tradicional pero enriquecida con lúcidos y originales aportes tomados de
otras disciplinas, como la lingüística, la lógica, la óptica y las matemáticas.
En torno a su enseñanza, se reúne una numerosa concurrencia de analistas
un poco cansados y desilusionados de los estereotipos teóricos que les
ofrece la formación en la institución psicoanaiftica oficial. Entre los asistentes a sus clases, se observan exponentes muy destacados del espectro intelectual francés.
130
131
Los seminarios
Lacan-Winnicott
Lacan se siente incomprendido y sin interlocutores válidos en el campo psicoanalítico para poder medir sus enseñanzas. Siente que sus propuestas
teóricas están provocando una verdadera ruptura con el saber instituido en
la Sociedad Francesa de Psicoanálisis, ruptura que, curiosamente, él propone a sus discípulos como un "retorno a Freud".
En este contexto de aislamiento, Lacan toma contacto con un artículo de
Winnicott; se trata de un escrito en el que se condensa la esencia del pensamiento winnicottiano: "Objetos transicionales y fenómenos transicionales". Lacan encuentra en este trabajo el desarrollo teórico de alguien que
también "habla distinto" en psicoanálisis.
DEBEMOS DIRIGIR NO AL PACIENTE
SINO A LA CURA; NO
BUROCRATICEMOS SESÚN LOS
ESTÁNDARES DE LA SOCIEDAD
P5ICCANAÜTICA OFICIAL EL
TIEMPO DE LAS SESIONES;
RECORDEMOS QUE ESE TIEMPO ES
EL TIEMPO PEL INCONSCIENTE...
Introduce en sus seminarios ideas que provocan la irritación de las autoridades de la Asociación Psicoanaíítica de Francia, quienes empiezan a
desplegar una encendida política de marginación del "rebelde" Lacan y se
empeñan en lograr su completo alejamiento de los circuitos de enseñanza oficial.
132
Lacan se deslumhra con este psicoanalista británico que ofrece a la consideración de sus colegas ingleses novedades y problemas teóricos que rompen
-como sus propios desarrollos- con la forma tradicional de pensar la subjetividad y su vinculación con el mundo (según las fórmulas consagradas de la teoría de Melanie Klein). En un intento de salir de su estado de soledad, Lacan
se interesa vivamente por Winnicott y busca una aproximación posible con él.
133
El lugar donde vivimos
De! "dos" al "tres"
En el artículo que tanto deslumhra a tacan, Winnicott plantea problemas tan
cruciales e insólitos como, por ejemplo, ¿dónde suceden las cosas verdaderamente importantes en la vida de un ser humano? ¿Cuál es el lugar necesario para el despliegue de una expen'encia con y "del" otro? ¿Cuáles son
los espacios en que más reales nos sentimos y más íntimamente nos expresamos y nos descubrimos?
La idea winnicottiana de proponer una tercera área de experiencia para el
despliegue de la personalidad es sumamente escandalosa en el medio psicoanalm'co inglés, fuertemente dominado por el pensamiento kleiniano. En
términos generales, todos los psicoanalistas pensaban que las experiencias
subjetivas se ordenaban a partir de sólo dos términos: adentro - afuera.
¿DÓNDE ESTÁ SUCEDIENDO ESTE
INTERCAMBIO QUE ESTAMOS
TENIENDO AHORA? ¿EN M! CABEZA,
QUE RAZONA CADA UNA DE MIS
PALABRAS Y ESPECULA EL EFECTO
QUE ELLAS VAN PRODUCIENDO EN
USTEDES, O EN. EL INTERIOR DE
EL BEBÉ TIENE UN MUNDO INTERNO EN
EL QUE HAY OBJETOS QUE LO
ATACAN; TRATA DE LIBERARSE DE
ELLOS PROYECTÁNDOLOS AL
EXTERIOR, PERO UNA VEZ AU-Í ESTOS
OBJETOS PARECEN AMENAZARLO: LC-S
VIVE COMO A UNA TETA U OBJETO
MALO QUE QUIERE COMÉRSELO.
CADA UNO DE USTEDES, QUE VAN
MIDIENDO Y MEDITANDO LA
CONSISTENCIA Y EL VALOR DE LO
QUE INTENTO DECIRLES?
Winnicott propone que las experiencias de intercambio simbólico entre los
seres humanos, diálogos y reciprocidades que producen algún tipo de contacto y crecimiento en ellos, no suceden "dentro" de los seres humanos o
"fuera" de ellos, sino en una tercera zona de experiencia. Esa zona no está ni
adentro ni afuera de cada sujeto, pero está adentro y afuera al mismo tiempo, se trata de un "espacio potencial" que se construye -o no- entre ellos...
134
Una lógica "del dos" domina al psicoanálisis inglés y francés: la experiencia que vive un sujeto es, o bien, puramente fantaseada, deformada por sus propios deseos inconscientes (entonces sucede "adentro") o es
puramente objetiva y descontaminada de los
propios impulsos (sucede "afuera"). U "lógica del dos" también divide a los
objetos con los que el bebé se relaciona (el pecho de la madre en primer instancia) en un dos: "bueno (porque gratifica) o malo {porque frustra)".
135
Ideas comunes
Fascinación
La propuesta de pensar el intercambio de los seres humanos en términos de
"tres" (tercera área de experiencia) lleva a Winnicott a inventar, como objeto
del interés subjetivo, a un objeto distinto; lo llama "objeto transicionar. Este es un objeto que escapa a la lógica de lo "interno-externo" a la que están
sometidos los objetos parciales (bueno y malo) que plantea Melanie Klein.
El artículo de Winnicott que tanto impacta a Lacan ("Objetos tradicionales
y fenómenos transicionales") es publicado por él -por primera vez para el
público francés- en 1959. Es notable que alguien tan preocupado como Lacan por el valor significante de los "nombres propios11 cometa un desliz que
bien puede ser considerado como todo un síntoma: el nombre de Winnicott
aparece en la publicación con una sola "t" final...
ESTE ANALISTA TIENE
DEAS SEMEJANTES A LAS MÍAS,
ME PARECE QUE ESTE ANALISTA
ENTIENDE CÓMO QUIERE MIS
YA LES SEÑALÉ LA
IMPORTANCIA DE LOS
TRES REGISTROS, EXISTE
EN INGLATERRA UN
PSICOANALISTA QUE
TAMBIÉN MENCIONA UNA
. TERCERA ÁREA.
Estas ideas impactan fuertemente en Lacan, quien también habla en sus seminarios de un tercer lugar necesario para el ordenamiento de las experiencias intersubjetivas -terceridad del orden llamado simbólico-. Y también inventa -como Winnicott-, para eludir la lógica kleiniana del dos (objeto "bueno"-objeto "malo"), un objeto que llama "objeto a".
136
IDEAS, NO LO LLEGO A ENTENDER
DEL TODO PERO ME PARECE MUY
INGENIOSO LO QUE PLANTEA.
En la enorme fuerza de atracción que el autor inglés provoca en Lacan, hay
"algo" que éste no puede aprehender y reproducir con claridad. Winnicott
seduce a Lacan por ciertas intuiciones del autor inglés que le parecen geniales, pero sin prestar demasiada atención a los fundamentos teóricos que
el propio Winnicott ofrece para esas intuiciones.
137
El juego de las semejanzas
Encuentros y desencuentros
Winnicott recibe en 1959 ef número de La Psychanatyse (que Lacan dirige
en Francia) en el que aparece su artículo y le envía una carta de agradecimiento en donde no deja de señalarle a Lacan el "lapsus" cometido con su
nombre. De paso le confiesa que no comprende demasiado los alcances de
lo que Lacan quiso desarrollar en su escrito en homenaje a Ernest Jones,
¡justamente allí donde Lacan deseaba que Winnicott midiera la afinidad de
sus pensamientos!
Lacan se conmueve profundamente con fas propuestas "rupturistas" de
Winnicott -respecto de la hegemonía kleiniana en psicoanálisis- y dicta,
en los años 1956-1957, un seminario sobre las relaciones de objeto en
donde critica y se aparta de las mismas premisas de la teoría de Melanie
Klein que Winnicott critica en su artículo. Las referencias que Lacan hace
de Winnicott en ese seminario son variadas y numerosas.
_ESPERO QUE QUEDE CLARO QUE EL OBJETO DEL QUE ESTOY
|POR DlDS!, DEBE DISCULPARME POR EL ERROR EN SU APELLIDO, TA
HABLANDO NO ES EL OBJETO QUE PLANTEA MELANIE KLEIN EN SUS
ESTÁ CORRESIDO... PERO ME DUELE TANTO QUE NO PUEDA VALORAR
DESARROLLOS DE LA "TEORÍA DE LAS RELACIONES DE OBJETO".
EL ALCANCE TEÓRICO DE MI TRABAJO... POR OTRA PARTE, SU "OBJETO
TRANSiaONAL" ESTÁ ESTRECHAMENTE ASOCIADO A MI "OBJETO A".
LOS FINOS DESCUBRIMIENTOS DE UN EXCELENTE
AUTOR (WINNICOTT) ME AYUDARON A PENSAR, A
PARTIR DEL OBJETO TRANSIQONAL, MI "OBJETO A".
La atracción que Lacan siente por Winnicott no es sólo de carácter teórico,
él se ve reflejado en el relativo aislamiento que Winnicott también sufre en
el seno de la Sociedad Británica de Psicoanálisis por sus originales planteos
y su modo especial de proponer los problemas. Ambos solitarios, ambos
marginados.
138
Pero ni Winnicott responde a las expectativas teóricas de Lacan, ni Lacan
puede asimilar adecuadamente la "ruptura" teórica que produce Winnicott
De tan próximos, no pueden encontrarse.
139
Winnicott, Bion y una madre severa
La "ensoñación materna"
Wilfred R. Bion es un prestigioso analista inglés discípulo de Melanie Klein. A
diferencia de Winnicott, las originales ideas de Bion reciben una consideración y una tolerancia por parte de Klein que el propio Winnicott nunca pudo
obtener de ella. Esto despierta en éi un profundo recelo al mismo tiempo que
una inocultable admiración por algunos de los desarrollos teóricos de Bion.
Bion tiene la audacia de decir que, en un principio, no es el bebé quien piensa sus sentimientos (con ayuda de sus fantasías), sino la propia madre. En
ese proceso la madre interpreta las necesidades del bebé, lo que le permite actuar en consecuencia calmándolo. Llama a esta capacidad de la madre
"capacidad de revene?.
¡MUY BIEN! ¡MUY BIEN!
...PERO, ¿POR QUÉ PONE TANTO ÉNFASIS EN LA
DEPENDENCA DEL BEBÉ EN LOS PRIMEROS MESES DE VIDA?
El bebé tiene para Klein una enorme capacidad psíquica para pensar sus
primitivos sentimientos de gratificación y frustración. Muy tempranamente,
con ayuda de fantasías omnipotentes, el bebé puede defenderse de las angustias que le generan sus estados de ansiedad.
140
Revene significa "ensoñación". Se trata de la capacidad materna de poder
entramar psíquicamente a ese pequeño bebé que aún no habla ni puede expresarse claramente pero que exige máxima atención. Reverie es -para
Bion- la posibilidad materna de darle al bebé un lugar en sus sueños, anhelos, historia, para desde allí interpretar sus necesidades y demandas. A
través de sus cuidados, la madre devuelve ai bebé, con algún significado, el
malestar que mueve sus pedidos en forma de inquietud o llanto ("ahora tienes frío", o "tienes sueño", o "tienes necesidad de mimos", etc.).
141
La respuesta materna
"Me robó"
La capacidad de reverle está muy cercana a la función de "reflejo" que destaca Wínnicott en los cuidados maternos, una función materna que también
devuelve al bebé sus propias sensaciones pero con una significación que él
no puede atribuir a lo que siente.
Winnicott también reprocha a Bion que hable -como si nadie lo hubiera hecho antes- de "terror sin nombre" para definir las angustias más primitivas
de un bebé cuando él mismo lo hizo en los mismos términos (llamándolas
también "angustias impensables").
PUEDE PARECER INCREÍBLE,
PERO A MI ENTENDER LA
MADRE SUEÑA LOS SUEÑOS
QUE EL BEBÉ TODAVÍA NO ESTÁ
EN CONDICIONES DE SOÑAR.
Si en Melanie Klein la significación del mundo (que en principio se umita al
comportamiento de una teta que satisface o frustra) parte del bebé, que impone sus propias fantasías de un pecho "bueno" -si alimenta- o de un pecho "malo" que ataca -si frustra-, en Bion y Winnicott la significación de las
experiencias del bebé parte de la madre, que las interpreta con sus propias
fantasías para poder atenderlo.
142
Sin embargo, recurre a Bion para pedirle que -como discípulo de Melanie
Klein- advierta a la comunidad kleiniana sobre el abuso de un lenguaje dogmático y jergoso en la comunicación de la experiencia analítica a sus pares,
descalificando a todo aquel que no hable en esos mismos términos.
143
Envidia y celos
Preocupación por transmitir
Los sentimientos de Winnicott respecto de Bion son marcadamente ambivalentes: por un lado, lo considera original y agudo (lo halaga con conceptos como estos: "[Usted es] ...el gran hombre del futuro en la Sociedad Psicoanalítica Británica [...] [augurándole] Como espero que usted sea pronto
Presidente de la Sociedad.."). Pero, al mismo tiempo, piensa que es un mero descubridor de sus propias ideas, aunque formuladas en otro lenguaje. A
esto último se agregaba, ciertamente, un monto de envidia: ¿por qué Melanie Klein toleraba en Bion formulaciones que en él no aceptó jamás?
La preocupación de Winnicott es Jiacer coincidir ética, práctica y teoría para mantener viva a la palabra y para que conserve su poder de significación
en los intercambios entre los psicoanalistas. Y, en este poder, la palabra encuentra su virtud y su falla: la palabra goza de la
riqueza -no arbitraria- de hacerse ampliamente evocativa y sugerente, pero al
precio inevitable de perder algo de
su precisión "científica".
Finalmente, Winnicott buscó alguna articulación entre sus ideas. Le escribe
en 1961: "Estoy tratando de elaborar la relación entre sus enunciados y mi
afán por dar cuenta de los procesos intelectuales, como medio utilizado por
e| bebé para aminorar la herida narcisista del principio de realidad...". Pero,
concretamente, jamás se citaron uno al otro, ni hicieron referencia alguna a
sus respectivos desarrollos teóricos.
144
incluso en esto Bion puede estar de acuerdo. También él pretende una palabra "viva". Leemos en su pluma: "El problema está en transformar formulaciones como 'espacio1, 'tiempo', 'distancia1, de modo que la reformulacion
no sea tan abstracta como para convertirse en un malabansmo verbal, ni
tan cargada de significación como para obstruir el progreso".
145
El lenguaje del psicoanálisis
Winnicott y Ferenczi
Tanto Winnicott como Bíon aspiran a una palabra que no tenga la pretensión
de nombrar de manera plena e inequívoca, con la virtud de una presunta objetividad absoluta; tampoco anhelan una palabra portadora de dudosas intuiciones de lo inefable. Ni el "malabarismo verbal" -como dice Bion- del
cientificista ni la "acrobacia verbal" del poeta.
Aunque son escasas las referencias directas en la obra de Winnicott a Sandor Ferenczi, se trasluce fuertemente la influencia de este notable psicoanalista húngaro, discípulo dilecto de Freud. La definición de salud que utiliza Winnicott evoca la idea de John Stuart Mili acerca de la imaginación como la capacidad de "entrar en la mente y en las circunstancias de otro ser".
La idea de reciprocidad de la relación profesional es completamente afín al
controvertido planteo de Ferenczi sobre el análisis mutuo.
ES UNA MADRE
SUFICIENTEMENTE
BUENA Y ESO
SE NOTA EN
LA FORMA EN
QUE SOSTIENE
A SU HUO.
EñA MADRE ESTÁ DECODIFICANDO
ADECUADAMENTE LOS ELEMENTOS ALFA
PARA PERMtTIR SU TRANSFORMACIÓN EN
ELEMENTOS BETA,
Bion agrega en uno de sus trabajos: "Es fatal para el buen análisis que la
aplicación prematura de una teoría se convierta en un hábito, que le impide
al psicoanalista el ejercicio de su intuición sobre el material nuevo y por lo
tanto desconocido" (...) "En la carrera de todo psicoanalista debe hallar su
propio camino y llegar a las teorías bien conocidas y verificadas a través de
las experiencias de su propio modo de percibir situaciones". ¿Era su modo
de enunciar la paradoja winnicottiana de "Crear lo dado..."?
146
Ferenczi, durante la mayor parte de su carrera, centra su preocupación sobre cómo el vínculo con el paciente afecta al analista, y cómo esa afectación incide sobre el tratamiento. Desde esa perspectiva, es indispensable
que el analista se conecte con su propio acontecer psíquico y no proyecte
sobre el paciente todo aquello que le resulta desagradable. Ambos autores
hacen, quizás de un modo irreverente, una revisión radical de las "piedades" psicoanalíticas convencionales.
147
Lealtades y rebeldías
De lo activo a lo ambiental
Ferenczi, al igual que Winnicott, es muy sensible con respecto al sufrimiento. Winnicott solicita, como pediatra, dejar de hacer las famosas rondas de
sala de pacientes, para no acostumbrarse al dolor de los niños, es decir, para no perder esa sensibilidad indispensable para un psicoanalista.
Las afinidades entre Ferenczi y Winnicott son esencialmente tres. Una, la
afinidad teórica con relación al trauma psíquico: ambos conceden importancia a la realidad del trauma, más allá de la fantasía. Otra, la afinidad técnica en cuanto a considerar que el lugar del analista es de abstinencia, pero no de neutralidad. El analista está inevitablemente implicado en la transferencia y debe realizar un trabajo introspectivo para evitar "actuarla11 como forma de rechazo al paciente que está atendiendo.
ESTOS DISCÍPULOS NUESTROS HAN SIDO LOS MEJORES, LOS MÁS
DESTACADOS Y LOS QUE MÁS DOLORES DE CABEZA NOS HAN TRAÍDO.
Y HAY QUE ADMITIR QUE LOS HUOS MÁS
REBELDES SON LOS QUE MÁS INTENSOS
SIEMPRE ME INTERESARON sus
OBSERVACIJ
CLÍNICAS Y LA INEVITABLE
VÍNCULOS SOSTIENEN CON SUS PROGENITORES.
Ambos psicoanalistas comparten el
haber buscado, durante toda su trayectoria, una manera personal y
original de trabajar como psicoanalistas. Ferenczi vive para separarse de su maestro, Freud. Más que
un discípulo preferido, es el único que lo
enfrenta. De una manera similar, Winnicott
lucha para recortar su propio espacio y
lenguaje dentro del psicoanálisis, lo que lo lleva a fuertes enfrenamientos
con Melanie Klein, aunque también la reconoce como su maestra.
148
Por último, existe una afinidad personal entre los dos en la manera crítica
en que se apropian del dispositivo analítico, en la actitud que debe asumir
un analista a partir de lo que establece Freud y en la relación de ambos con
la persona y con la obra de Freud.
149
Continuidad existencial
Bebé
Winnicott escandaliza a su auditorio de psicoanalistas diciendo: "Eso que llaman bebé no existe". Se refiere al hecho de que, cada vez que observa a un
bebé, lo que realmente ve es a la madre que lo sostiene. Es entonces ese sostén materno lo que hace posible la existencia del bebé, definido por Winnicott
como una pura potencialidad que los cuidados maternos van realizando.
Si el bebé es preservado de estímulos indeseables -que él no puede ni anticipar ni pensar-, vive un estado que Winnicott llama "continuidad existencial". Este estado es una experiencia de estar confiado que hereda aspectos limitados de lo que fue la vivencia intrauterina.
DUEÑO, YA ES LA
HORA DE COMER.
El bebé nace en estado de no-integración, despliega movimientos motores
y sensoriales puros. Estos movimientos son gestos espontáneos, pues no
hay una estructura psíquica que fos pueda regular o premeditar.
150
Los cuidados maternos introducen poco a poco y de manera tolerable, en
formas de "rupturas de la continuidad existencia!", la realidad que rodea al
bebé. También sus fallas naturales le dan noticias al bebé de las estimulaciones ambientales. El gesto espontáneo es el fenómeno visible, la materialización de la continuidad existencial.
151
Dependencia absoluta
En la medida en que, al nacer, el bebé no posee una estructura psíquica desarrollada, nt un yo capaz de asumir funciones de evaluación y juicio respecto de los estímulos propioceptivos y ambientales, está en dependencia
absoluta de los cuidados maternos. La dependencia es absoluta, pues el
propio bebé no es consciente de ella.
Potencial heredado
El bebé, que nace en estado de no-integración, es "potencial heredado". Este potencial se pone en relación con un ambiente facilitador que da sustento y oportunidad de desarrollo a dicho potencial.
ESTE BEBÉ ESTA
DIEZ PUNTOS.
El desarrollo emocional parte de esta dependencia absoluta hasta alcanzar
una dependencia relatwa, con el progresivo reconocimiento de los cuidados
recibidos y la asunción dte diversas responsabilidades de autopreservación
y de cuidados hacia te cuernas.
La madre sostiene con sus cuidados el despliegue de este potencial, que
constituye la base más personal de una subjetividad. Junto con los conceptos de continuidad existencial y de gesto espontáneo, define el estado inicial det ínfans en dependencia.
153
152
Preocupación materna primaria
Madre suficientemente buena
Winnicott describe el estado en el que una mujer que espera un hijo va ingresando desde los inicios de su embarazo hasta el parto y los primeros meses de maternidad. Se trata de un estado de introversión y repliegue; empieza a dedicarse de un modo casi excluyente a comunicarse con las necesidades de su hijo recién nacido sobre la base de identificarse con él.
De un modo más genérico, Winnicott llama a la madre "madre suficientemente buena", una mujer normal y corriente dedicada a la crianza de su hijo. Es una mujer confiable y previsible para su hijo, a pesar de las inevitables fallas en su tarea.
APARENTEMENTE NO LE PASA NADA MALO; SIN EM&ARSO, A MÍ
ME DA LA SENSACIÓN DE QUE ESTÁ POR ENFERMARSE, LO NOTO
RARO; ASÍ QUE, si SISUE ASÍ, VOY A LLAMAR AL PEDIATRA.
Por el grado de fragilidad y vulnerabilidad en el que entra la madre en los
primeros meses de vida de su hijo, Winnicott llama a este estado una "enfermedad normal". La función paterna es cuidar a la madre de toda preocupación y proveerla de toda la tranquilidad necesaria para realizar su tarea de maternaje.
154
BUENO, AHORA PREPARO LA COMIDA
PARA PAPÁ Y DESPUÉS TE VA A TOCAR
A TI, ASÍ QUE QUÉDATE TRANQUILO.
Sus funciones son la de preservar ai bebé de angustias impensables en función de su inmadurez, ejerciendo las tareas de "sostén", "manejo" y "presentación objeta!". Se trata de funciones vitales para el desarrollo emocional y físico del niño, que, progresivamente, va metaforizando en su psiquismo dichas funciones.
155
Sostén
Manejo (handling)
Con esta función, la madre permite la integración de su hijo. Al sostenerlo
físicamente, reflejarlo con su mirada, nombrarlo, al disponer para él una
atención sensible, va logrando que, en esa suma de movimientos espontáneos e incoordinados que es su hijo, se vaya configurando un ser unitario.
En su quehacer, la madre maniobra concretamente con el cuerpo de su hijo, al bañarlo, cambiarlo, acunarlo, etc. Ayuda al bebé a que, desde cierto estado de ingravidez que reinaba en la vida intrauterina, a partir de su nacimiento asimile la experiencia de "sentir" el peso de su cuerpo, pueda familiarizarse con este nuevo sentimiento corporal y apropiárselo.
QUÉ BIEN, EL BEBÉ YA
PUEDE PARARSE BOLO.
EL BEBÉ AHORA ESTÁ LIMPIO, TIENE LA COLITA
SUAVE Y HUELE MUY BIEN, EN EL ROS!
DEL BEBÉ SE ADVIERTE MUCHA
El sostén materno contribuye a que el bebé construya una membrana limitante que distingue lo "yo" de lo "no-yo". El bebé puede construir una identidad en el tiempo y el espacio.
156
El logro de un buen manejo es una buena cohesión psicosomática, "la mente habita el soma", dice Winnicott. Un fracaso en esta función se evidencia
por los trastornos psicosomáticos.
157
Presentación objetal
Objeto transicional
Con esta función, la madre torna significante al mundo para su hijo. De ese
modo, el bebé empieza a tomar contacto con los objetos que lo rodean, entramándolos en diversas experiencias que le permiten consolidar su riqueza psíquica.
El primer símbolo que construye un niño es el "objeto transicional". Cuando la madre no se halla presente, el objeto transicional se hace símbolo de
su presencia en reconocimiento de su ausencia. Winnicott usa el modelo
de una primera mamada hipotética para situar en el pecho materno la
emergencia del objeto transicional.
¿PERO QUIÉN ES ESE NENE
TAN LINDO QUE ESTÁ ALU?
La madre presenta al mundo en "pequeñas dosis", comenta Winnicotl, así
su hijo es capaz de explorarlo sin temor, apropiarse de los objetos, nombrarlos, aceptarlos como algo que escapa a su control, incluirse en el mundo de la cultura.
158
El objeto transicional depende de que la madre permita al niño la experiencia de una paradoja: "crear lo dado" en el encuentro con el pecho. Según
esta paradoja, el objeto no era ni una fantasía, ni ajeno ni propio, no está ni
"adentro" ni "afuera", y ocupa todos esos lugares al mismo tiempo.
159
Angustias impensables
La madre suficientemente buena cuida al bebé de situaciones traumáticas
debido a la inmadurez de su hijo, que no puede prevenirlas o tomar debidas
precauciones frente a los peligros. Si falla de un modo demasiado severo,
dejando expuesto al bebé, vulnerable y sin defensas, provoca lo que Winnicott llama "angustias impensables". El daño resulta irreparable y se trata de
la etiología de las psicosis.
Falla
El ejercicio de la maternidad implica lo que Winnicott llama un "descuido vivo". Esto significa que la madre, como ser de "carne y hueso", afectada por
diversas preocupaciones, falla inevitablemente en su quehacer. Esta circunstancia habla de un cuidado no mecanizado -o falsamente sentimental-, lo que sí resulta dañino para el desarrollo de su hijo.
NO ME DI CUENTA Y SE ENFRIÓ, Y SÉ QUE
TE GUSTA MÁS BIEN CALIENTE, ASÍ QUE LO
ARREGLASE AGREGÁNDOLE A6UA.
Las angustias resultan impensables (Winnicott también las llama "agonías
primitivas"), porque el bebé no cuenta con una estructura psíquica que le
permita articular de algún modo la experiencia sufrida.
Sucede que la inevitable falla materna se da en el marco de lo previsible y
no afecta la contabilidad de sus cuidados generales. Hay que distinguir esta falla de la falla atormentadora (sin lógica ni anticipación posible), que
produce angustias impensables.
161
160
Verdadero self
Falso self
El bebé que logra desplegar su gesto espontáneo para explorar, descubrir y
habitar al mundo, debido a los cuidados confiables de su madre, pone en
juego su verdadero self. Son las formas menos premeditadas de "presentarse" en el mundo y a los demás.
ESE NIÑO PUEDE DESPLEGAR
ESPONTÁNEA Y CREATIVAMENTE SU .
gESTO, QUE ES RECIBIDO_POR EL OTRO.
El falso self cumple una función protectora del verdadero self permitiendo
que este último se ponga en juego en una relación, cuando se dan ciertas
condiciones de contabilidad. Asume el rol de asimilarse a ciertas convenciones de convivencia y sociabilidad.
ESE NIÑO SE SOBREADAPTA SATISFACIENDO LAS NECESIDADES
DE LOS PADRES DE PULCRfTUD Y BUENA CONDUCTA. EL COSTO
QUE PASA ES RENUNCIAR A SUS PROPIAS INQUIETUDES.
¿JUESAS A LA PELOTA?
NO QUIERO ENSUCIARME
NI TRANSPIRAR.
El verdadero self está en directa relación con la continuidad existencia! y el
gesto espontáneo. Es un desarrollo de la personalidad a partir de su espontaneidad sin tener que construir una posición frente a los demás y al mundo por pura "reacción" a los estímulos.
De ningún modo existen de manera disociada el verdadero y el falso self,
están interpenetrados y mutuamente articulados. El verdadero self da un
sentimiento de realidad y de verdadera autoexpresión en el diálogo con los
demás y el falso self da marco y formalidad a las experiencias.
162
163
Fantaseo
Es la actividad mental que se disocia de su enraizamiento corporal. Es una
rumia compulsiva que aisla al individuo y lo aleja de la posibilidad de compartir con otros diversas experiencias.
VAYA A BAILAR LE VOY A DECIR
¿QUIERES BAILAR CONMIGO?, NO, MEJOR
LE VOY A PREGUNTAR EL NOMBRE Y,
CUANDO ME LO DIGA, LE VOY A DECIR:
QUÉ BONITO O, MEJOR AÚN, ME VOY A
QUEDAR EN CASA HACIENDO FIERROS, ASÍ
CUANDO BAILE, LAS MUJERES SE VAN A
Salud
La madurez, comenta Winnicott, es un movimiento que va desde la dependencia hacia la independencia (que no existe como algo absoluto). Esto supone que las diversas tendencias individuales pueden desarrollarse,
lo cual depende, a su vez, de un ambiente suficientemente bueno, es decir, facilitador.
ME DA UN POCO DE VERGÜENZA, PERO TE
QUERÍA DECIR QUE TIENES MUY LINDOS OJOS.
MENOS MAL QUE TE
ANIMASTE, YA ESTABA UN
POCO CANSADA DE ESPERAR.
ENAMORAR DE MÍ... ETC., ETC., ETC.
Por medio del fantaseo, una persona intenta controlar situaciones y experiencias sin vivirlas realmente. La persona que "fantasea" no puede hacer
contacto con los demás y siente toda experiencia como algo superficial o
frivolo. Tampoco puede establecer contacto consigo misma, con lo que la
estimula o lo que desea realmente.
Finalmente, un individuo sano llega a la convicción de que es;tá viviendo.«su
propia" vida, asumiendo la responsabilidad que emana de sus actos, y se
siente acreedor de sus éxitos y responsable de sus fallas.
165
164
Creatividad
Psicoterapia
La creatividad surge del verdadero seíf y de la oportunidad de dar curso al
gesto espontáneo. Esto supone un actuar en el mundo a partir de la propia
motivación y no por reacción a estímulos.
Para Winnicott la psicoterapia se da en la superposición de dos áreas de
juego, la de paciente y la de analista. Si el paciente no puede jugar, la tarea
psicoterapéutica es llevarlo a recuperar esa experiencia.
¿HACE MUCHO QUE NO
HABLAS CON SlLVlA?
Sí, PORQUE COMO ELLA NO
ME LLAMA, YO NO LA LLAMO.
¿PERO TIENES SANAS PE
HABLAR CON ELLA?
Sí, ME MUERO
DE (SANAS.
La creatividad forma parte del estar vivo, del no tener que someterse constantemente a las exigencias del entorno, pudiendo tener entonces la sensación de habitar de modo personal al mundo, con un punto de vista propio y
que define de algún modo la propia particularidad.
166
Winnicott advierte que interpreta a sus pacientes para mostrar más los limites de su comprensión que los alcances de su saber... Y que en otras ocasiones interpreta, porque, si no, los pacientes se van pensando que éf entendió todo...
167
Caos
Deprivación
A diferencia del estado de no-integración inicial del bebé, que es un estado
simple de un ser que vive su experiencia de continuidad existencia), el bebé puede sufrir estados de desintegración ante fallas severísimas del cuidado materno.
La deprivación está directamente vinculada a la etiología de la conducta antisocial y se diferencia de las fallas más tempranas en el desarrollo emocional (anteriores a aproximadamente los dos años), a las que se les dio el nombre de "privación". Hubo un comienzo del desarrollo satisfactorio, con un ambiente facilitador aceptable y marco confiable para las experiencias, pero de
pronto algo importante de ese entorno varía o se pierde súbitamente.
ESE MUCHACHO PARECE QUE ESTUVIERA ROBANDO; \O ES QUE NO LO HAGA, PERO EN REALIDAD
QUE HACE JUSTICIA, QUE TOMA LO QUE NO SE LE DA
ESPONTÁNEAMENTE Y QUE EN ÚLTIMA INSTANCIA TIENE
LA "ESPERANZA" DE SER DESCUBIERTO, PARA QUE SE
ATIENDA LA INJUSTICIA QUE EXPERIMENTA.
El individuo puede proseguir con su desarrollo, pero el factor traumático que
dio lugar al sentimiento de desintegración permanece disociado en su experiencia emocional. El sujeto vive una amenaza permanente de volverse
loco y está sometido a una compulsión de controlar toda experiencia perdiendo espontaneidad y la posibilidad de vivir creativamente.
168
Lo que impulsa al niño, entonces, es la restauración, mediante el acto antisocial: un restablecimiento de las condiciones previas a la deprivación.
169
Agresión
Ilusión
A Winnicott le resulta crucial la naturaleza de la agresión y su papel en el
desarrollo, y en alguna medida, a partir de su comprensión, llega a separarse de Melanie Klein.
Klein propone una teoría que da por sentada en el niño una destructividad
innata que llama "odio" y que se opone al "amor".
Para Winnicott el "odio" es engañoso y exageradamente simplificador. En
"Criterio moderno sobre el desarrollo emocionar, escrito en 1958, afirma:
"La motiiidad es la precursora de la agresión, un término que va adquiriendo significado a medida que el niño crece".
En general se interpreta a Ea ilusión como engañosa o que nos aparta de una
realidad inaceptable. Winnicott propone que el contacto del niño con la realidad es posible gracias a la ilusión, y que sólo a través de la ilusión el niño
puede alcanzar la realidad.
Cuando el niño tiene hambre, fantasea con un pecho "bueno", instante en el
que la madre pone a su alcance el pecho real. En ese momento de ilusión,
el niño experimenta el haber creado la madre que él come.
SENTÓ QUE MI BEBÉ ES
Mi BEBÉ TAMBIÉN ES MUY SLOTÓN, PERO YO
MUY AtSRESfVO, COMO SI
SIENTO QUE ESA ENERÓLA QUE PONE CUANDO
LE TUVIERA BRONCA A
LA TETA, PARECE QUE SE
SE AUMENTA, Y QUE POR MOMENTOS PARECE
AGRESIVA, ES SU MANERA DE INCORPORAR
LA QUIERE DEVORAR.
TODO LO BUENO QUE LE PUEDO DAR.
En "La agresión en relación con el desarrollo emocional", Winnicott afirma:
"Antes de la integración de la personalidad, hay agresión y una agresividad
original es casi siempre sinónimo de actividad". Al principio de la vida la
agresión es "parte de la expresión primitiva del amor... tiene una cualidad
destructiva, aunque no es propósito del bebé destruir ya que el impulso se
experimenta en la era previa a la piedad". Desde el punto de vista del niño,
podríamos decir que ama negligentemente, se trata de una virtuosa crueldad original.
170
NADA POR
AQUÍ, NADA
POR ALLÁ,
ABRACABAS
PATA DE
CABRA...
A través de la identificación de la madre con el deseo del niño, éste puede
suponer que, cuando siente hambre y la madre le da el pecho, ha creado lo
que de hecho ha encontrado. Este momento de ilusión requiere la superposición de dos deseos. El niño tiene necesidades urgentes e ideas destructivas. La madre tiene el pecho y la idea de que le gustaría ser comida por el
niño. Al principio el niño sólo tolera ser alimentado por un objeto que él cree
poseer y controlar, de modo que la madre se adecúa a ese deseo. Así el desarrollo comienza con un acto de magia que consiste en que el niño conjure
a la madre que necesita.
171
Jugar
Uso
Para Winnicott el diálogo psicoanalftico resulta análogo al juego y lo opuesto al juego no es el trabajo, sino la coerción. Esto significa que el analista
también debe poder jugar, para contribuir a la constitución de ese espacio
intermedio, donde tiene lugar la comunicación. El jugar se interrumpe cuando el analista adopta una actitud dogmática.
El jugar desde esta perspectiva reemplaza al conocer como fin y medio del
análisis.
El concepto de "uso" es tan relevante en la obra de Winnicott que lo lleva a
escribir un artículo cuyo nombre es "El uso de la palabra 'uso'". El significado que le asigna a "uso" es positivo, no tiene un sentido negativo, utilitario o instrumental, se refiere al "uso que el bebé hace de su madre en una
experiencia sana con ella". También, al "uso que el paciente puede hacer de
un analista".
USTED SABE QUE ME CUESTA ENOJARME Y MUCHO MÁS DECÍRSELO
AL OTRO; BUENO, ME FUI ENOJADO CON USTED PORQUE NO ME GUSTÓ
LO QUE ME DIJO, PIENSO QUE ESTÁ EQUIVOCADO Y QUE FUE INJUSTO.
BABLEMENTE ME HAYA
ERO ME ALEGRO
CONMIGO
RMELO,
Es a través del jugar que el niño incluye en su mundo las cosas para las que
está listo, las que le interesan y de las que disfruta. Para Winnicott la capacidad para jugar es esencial al proceso evolutivo y considera completamente secundario el conocimiento de sí mismo. Jugar es el proceso de encontrar lo que nos interesa a través del placer, es una forma de conocer
creativamente y nunca definitiva.
172
Si el paciente es incapaz de usar al analista, la principal tarea de éste es capacitarlo para que sea capaz de usar, con su corolario: ser capaz de ser usado. Muchas veces los síntomas de los pacientes les impiden hacer uso del
analista, y esos tratamientos se transforman en interminables extensiones
de no uso, por temor a confrontar el problema. Es deseable que, en estos
casos, el analista comparta con el paciente la responsabilidad sobre lo que
permitiría el pasaje entre el no uso y el uso.
173
Abstinencia: 32,33,34,149
Angustia: 31,51,64,80,105,106,
110,119,122,140,143
Angustias impensables: 143,155,160,
161
Articulación psique-soma: 79
Ausencia: 56,59,62,63,121,159
Autocuración: 5
Autoridad párenla!: 32,33
Bergson, Henri: 23
Bion, Wílfred: 140,141,142,143,144,
145,146
Britton, Clare: 113,114,
Campo de fenómenos transicionales:
73,97
Caos: 48,77,168
Cohesión psicosomática: 75,157
Complejo de Edipo: 31
Conducta antisocial: 108,111,114,
169
Confianza inicial: 12
Continuidad existencia!: 23,42,53,54,
55,57,58,84,94,151,153,162,
168
Cuerpo a cuerpo: 76
Dependencia absoluta: 43,46,51,52,
105,107,121,122,152
Deprivacíón: 107,109,111,112,169
Desarrullo emocional: 15,33,35,38,
39,42,61,78,81,107,152,155,
169
Desborde motriz: 81 .
Despersonalización: 80,96,105,106
Deuda- 70,71,109
Disociación psique-soma: 78,81
174
Elan Vital-, 23
Enfermedad psicosomática: 80,81
Ensoñación materna: 141
Espacio potencial: 134
Espera: 53,54,57,62
Espontaneidad: 4,99,103,162,168
Falso self: 84,86,87,88,89,90,92,
163
Falla materna: 45,48,54,55,56,105,
107,161
Falla severa o caótica: 51
Fallar para sen 56
Fantasía: 25,26,30,31,34, 35,40,63,
66,67,71,75,77,81,95,96,100,
101,102,119,120,127,140,141,
142,149,159
Fantasma inconsciente: 34
Fenómenos transicionales: 73,97,
113,133,137
Ferenczi, Sandon 28,147,148,149
Freud, Anna: 7,30,31,32,33,34,35,
37
Freud, Sigmund: 7,22,23,31,93,115,
132,147,148,149
Gesto espontáneo: 43,59,67,71,85,
91,94,98,151,153,162,167
Grupo intermedio: 37
Guerra: 20,21,22,110,113,115
Handlinff. 65,75,77,78,80,82,83,
84,105,157
Ilusión: 60,61,69,74,95,171
Influencia educativa: 32
Inmadurez: 9,13,31,33,51,52,155,
160
Integración: 46,47,48,58,78,79,
105,106,107,150,153, 156,168,
170
Jugar, juego: 9,91,92,93,94,95,96,
97,98,99,100,101,102,103,104,
167,172
Khan, Masud: 123,124,125,126,127,
128,130
Klein, Melanie: 28,29,30,31,33,34,
36,39,41,63,99,100,136,140,
142,144,170
Lacan, Jacques: 131,132,133,134,
136,137,139
Lacan-Winnicott:133
Langs:117
Lenguaje: 72,73,90,99,146
Lenguaje muerto: 36
Límite: 69,70,76,78,100,102,108
Lógica del dos: 135
Madre loca: 55
Madre suficientemente buena: 43,45,
55,59,94,105,155,160
Madurez: 9,11,39,44,67,88,165
Manejo: 44,75,155,157
Matemaje: 42,43,75
Medio ambiente: 8,38,58,86
Milner, Marión: 49
Mili, John Stuait 147
Mismidad: 48
Morder, Dr: 22
Neutralidad: 32,33,34,149
No-integración: 46,58,98,150,153,
168
Not less than everythinff. 129
,
Objeto a: 136,138
Objeto analista: 119
Objeto transicional: 61,62,63,64,65,
66,68,69,70,71,73,136,138,139,
159
Pfisten 23
Potencial heredado: 84,153
Presencia: 16,31,56,62,63,159
Presentación objetal: 44,59,67,84,
105,155,158
Primera mamada hipotética: 60,
69,159
Realidad y juego: 125,128
Relación de objeto: 119,120
Retomo a Freud: 132
Revene, capacidad de: 141,142
Riesgo: 10,91
R i vi ere, Joan: 29,38
Ruptura existencial: 67
Sociabilidad: 85,163
Sostén: 44,46,47,48,51,53,55,155,
156
Strachey,Alix:28
Strachey, James: 23,27,28
Superinteligencia: 82
Superyo infantil: 33
Tendencia antisocial: 105,108,112,
113,114
Tercera área: 134,136
Terror sin nombre: 143
Usar al analista: 118,120,173
Uso del objeto: 117
Verdadero self: 84,86,87,88,89,90,
91,93,94,96,101,162,163
175
Los autores
Eduardo Smalinsky es licenciado en Psicología (DBA),
trabaja como psicoanalista, supervisor y docente en el
Centro de Salud Mental N.° 3 "Dr. A. Ameghino" y en su
Escuela de Posgrado. Ha sido docente en la Facultad de
Psicología de la UBA y de la UNLP. En la actualidad colabora
en www.espaciopotencial.com.ar y se dedica a la investigación de los fenómenos transicionales en la clínica
psicoanalítica. E-mail: [email protected]
Daniel César Ripesi es licenciado en Psicología (UBA), profesor titular
de la cátedra Psicoanálisis Escuela Inglesa en la UCES, de posgrado en
el Centro de Salud Mental N.° 3 "Dr. A. Ameghino" y supervisor en diversas instituciones hospitalarias de Buenos Aires, Es autor del libro
Quemarlas naves, ensayos winnicottlanos, publicó artículos en Página/12, fíumbos, Intercambios (Papers de psicoanálisis, Barcelona) y
otras revistas, colabora en las páginas web de la Facultad de
Psicología (UBA), de Psicoanálisis de Luxemburgo, Psiconet, etc.
Dirige www.espaciopotencial.com.ar. E-mail: [email protected]
La ¡lustradora
Eulogia Merle nace en 1979, en Buenos Aires. En 1999 comienza a trabajar ilustrando clásicos literarios: La vida de las
abejas, de Maurice Maeteriinck; La Celestina, de Fernando de
Rojas; Cumbres borrascosas, de Emilie Bronté; Rashomon, de
Ryunosuke Akutagawa; Benito Cereño, de Hermán Melville; La
Peste, de Albert Camus; El Quijote de la Mancha, de Miguel de
Cervantes; La conciencia de Zeno, de ítalo Svevo, etc. También,
libros de texto y cuentos infantiles para las editoriales Edelvives
y Planeta. Es colaboradora del diario La Nación (Argentina), B País
(España) y de su suplemento literario «Babelia», ilustrando textos
de Tomás Eloy Martínez, Antonio Lobo Antunes, Fontanarrosa,
Fogwill, Enrique Vlla-Matas, y de las revistas Letras Ubres (México) y Uñng (Argentina).
Actualmente vive y trabaja en Buenos Aires y en Madrid. Ha ilustrado Psicoterapias para Principiantes. Una muestra de su obra puede verse en http://eulogia.muttiply.com.
Email: [email protected]
www.paraprincipiantes.com
ESPECIAL PARA DOCENTES: Una Guia para usar los Para Principiantes en ei aula,
www.paiajrincieLantes.com/htj^l/docentes^himl ^^
Puede ser baiada a su computadora gratuitamente como archivo Adobe Aeraba! POP
32 páginas con propuestas didácticas
Descargar