Subido por Ana Santos

Normativas técnicas MUSEO

Anuncio
Normativas Técnicas para Museos
Equipo Responsable
Coordinación General
Lic. Armando Gagliardi
Ant. Patricia Morales
Autores
Ant. Patricia Morales
Lic. Armando Gagliardi
Ant. María Ismenia Toledo
Lic. Siomare Albornoz
Arq. Marianela Morales
Dr. Fernando Delgado
Colaboradores
Arq. Gilda Scorza
Lic. Gerardo Reinoza
Lic. Beatriz Regardiz
Lic. Nancy López Quevedo
Arq. María Carlota Ibáñez
(Coordinadora 1ra edición)
Breves palabras
La creación del Sistema Nacional de Museos de Venezuela es, sin dudas, el
acontecimiento más importante para marcar el nuevo desarrollo del área en esta década
final del siglo XX. Desde su creación en 1989 por la Dirección de Museos del CONAC,
ha sido el instrumento más eficaz para el intercambio, la asesoría y asistencia, y la
programación conjunta entre las instituciones museísticas del país.
Las reuniones de los Directores del Sistema Nacional de Museos ha venido estudiando
temas de carácter técnico e institucional que reflejan el alto desarrollo conceptual de
muchas de nuestras instituciones en escala nacional. Estos Encuentros, celebrados todos
en diferentes ciudades del país, han tenido en particular un logro de excepcional interés:
la formulación y desarrollo de un proyecto de Manual de Normativas Técnicas para
Museos, en el cual participan más de 16 instituciones museísticas y afines de Venezuela.
El proceso seguido para la elaboración y comprobación del programa que conduce al
Manual de Normativas Técnicas para Museos del Sistema Nacional de Museos de
Venezuela, es característico del sentido ampliamente participativo del Sistema.
Presentado luego de numerosas reuniones y seminarios, en 1991, fue estudiado,
analizado, corregido, ampliado y puesto en práctica durante dos años, hasta su final
aprobación, en enero de 1993, en el Encuentro Nacional de Directores de Museos (SNM)
realizado en Valencia. El Manual comprende los temas o capítulos siguientes, Perfil
Institucional, Proyección, Museística, Registro e Inventario de Colecciones,
Conservación, Museografía e Infraestructura Física de Museos.
Con este aporte básico, los museos de Venezuela disponen de una guía confiable para su
desarrollo y crecimiento, dentro de parámetros técnicos de amplio reconocimiento
internacional, estudiados en función de nuestras características propias y adaptados a
nuestras necesidades prioritarias.
Como es lógico, ningún Manual de este tipo podría ser exhaustivo en sus
consideraciones. Se le ha considerado por ello una guía fundamental y abierta, que
recibirá en el curso del tiempo numerosos boletines técnicos complementarios, que
ilustrarán y abundarán en los principales temas y conceptos.
Por ahora, es un gran logro y un excelente inicio.
Roberto Guevara
Director General Sectorial de Museos - Conac
Agradecimientos
Queremos expresar nuestro agradecimiento a todas aquellas personas e instituciones que
colaboraron y dieron apoyo incondicional para llevar adelante el proyecto Normativas
Técnicas para Museos del Sistema Nacional de Museos.
A todos los participantes en los Encuentros Nacionales de Directores de Museos tanto en
su fase inicial que abarcaron las áreas de: perfil institucional, proyección museística,
registro e inventario de colecciones y conservación, como los nuevos capítulos
desarrollados en esta última fase.
Hacemos mención especial a los profesionales Maitena de Elguezabal, Guillermo
Barrios, Rafael Santana, José Cesarino Sixto, Alberto Asprino, Freddy Carreño, Pedro
Sanz, José Arnaldo Rodríguez, José Alberto Pulido, quienes con gran rigurosidad y
profesionalismo aportaron valiosas sugerencias a los capítulos de Museografía e
Infraestructura Física de Museos.
Mención especial merece el Dr. Fernando Delgado, consultor jurídico del CONAC, quien
reunió de manera suscinta y clara su experiencia en el capítulo de aspectos legales.
Al Instituto Colombiano de Cultura COL- CULTURA por autorizarnos a reproducir
materiales publicados en el Manual de Inventario de Colcultura.
A Mary González quien con paciencia y dedicación hizo posible la edición de este
manual.
Índice General
I. El Perfil de la Institución Museística
•
•
•
•
•
•
•
Conceptos básicos
Lineamientos generales
Colección
Tipología de museos
Aspectos legales
Aspectos administrativos
Funciones del personal del museo
II La Proyección Museística
•
•
•
•
•
Público
Investigación en el museo
Función educativa del museo
Materiales impresos, audiovisuales y otros
Actividades de extensión a la comunidad
III. El Registro e Inventario de Colecciones
•
•
•
•
•
•
Conceptos útiles
Ingreso y egreso de obras
Registro de objetos como función del museo
Inventario del patrimonio venezolano
Nociones de diseño formal en fichas de Registro e Inventario
Documentación referencial
IV. La Conservación del Museo
•
•
•
•
•
•
•
•
Normas generales
Climatización
Iluminación
Normas de conservación para el marcaje de obras
Almacenaje de obras
Embalaje de objetos y colecciones
Transporte de obras
Manejo y mantenimiento de colecciones
•
Seguridad en el museo
V. Museografía
•
•
•
•
•
Exposiciones
Estructura de la exposición
Diseño y montaje de la exposición
Recomendaciones
Montaje
VI. La Infraestructura Física de Museos
•
•
•
Consideraciones generales
Recomendaciones técnicas y funcionales generales
Información básica y componentes de un proyecto arquitectónico de museos
VII. Bibliografía
I. El Perfil
De la Institución Museística
La definición de la Institución
Los museos son instituciones al servicio de la sociedad y su desarrollo, y están destinados a afianzar la relación del hombre con su patrimonio natural y cultural.
Cumplir con este reto implica conocer la orientación de la institución, los valores que
guían su acción y las prioridades que decida desarrollar, es decir, la misión del museo.
La definición de la misión constituye el fundamento y punto de partida de la acción del
museo, la relación de la institución y su entorno. La misión describe los valores y
prioridades del museo. Es la razón de ser de la institución, su filosofía o
conceptualización. Consideramos perfil institucional a los elementos que definen al
museo tomando en cuenta aspectos tales como planificación y gestión.
La planificación refiere a la preparación de las acciones futuras y deberá incluir los
objetivos y las tareas específicas a cumplir a corto, mediano y largo plazo, el diseño de
estrategias y el desarrollo de políticas acordes con los elementos que la definen, es decir,
sus colecciones y/o el-patrimonio que preserva, el público al cual sirve, su entorno y
radio de acción.
La gestión del museo depende del diseño de su estructura organizativa y administrativa y
de las relaciones que se crean en el ejercicio de su actividad. A continuación, hemos
considerado importante presentar algunos conceptos y lineamientos básicos que
esperamos contribuyan a aclarar y establecer sus directrices fundamentales.
Conceptos Básicos
Patrimonio Cultural
"Los monumentos: obras arquitectónicas, de escultura o de pintura monumentales,
elementos o estructuras de carácter arqueológico, inscripciones, cavernas y grupos de
elementos, que tengan un valor universal excepcional desde el punto de vista de la
historia, del arte o de la ciencia.
Los conjuntos: grupos de construcciones aisladas o reunidas, cuya arquitectura, unidad e
integración en el paisaje les de un valor universal excepcional desde el punto de vista de
la historia, el arte o de la ciencia.
Los lugares: obras del hombre u obras conjuntas del hombre y la naturaleza así como las
zonas, incluidos los lugares arqueológicos que tengan un valor universal excepcional
desde el punto de vista histórico, estético, etnológico o antropológico". (Convención sobre la
Protección del Patrimonio Mundial, Cultural y Natural. UNESCO, Paris, 1972).
"El Patrimonio Cultural de un pueblo comprende las obras de sus artistas, arquitectos,
músicos, escritores y sabios, así como las creaciones anónimas surgidas del alma popular
y el conjunto de valores que dan sentido a la vida. Es decir, las obras materiales y no
materiales que expresan la creatividad de ese pueblo: la lengua, los ritos, las creencias,
los lugares y monumentos históricos, la literatura, las obras de arte y los archivos y
bibliotecas". (Declaración de México. Conferencia Mundial sobre políticas culturales. UNESCO. París,
1982).
Patrimonio Natural
"Los monumentos naturales constituidos por formaciones físicas y biológicas o por
grupos de esas formaciones que tengan un valor universal excepcional desde el punto de
vista estético o científico. Las formaciones geológicas y fisiográficas, y las zonas
estrictamente delimitadas que constituyan el hábitat de especies animal y vegetal
amenazadas, que tengan un valor universal excepcional desde el punto de vista estético o
científico. Los lugares naturales o las zonas naturales estrictamente delimitadas que
tengan un valor universal excepcional desde el punto de vista de la ciencia, de la
conservación o de la belleza natural". (Recomendación sobre la Protección de los bienes culturales
muebles. UNESCO, París, 1978).
Bienes Culturales
"La expresión bienes culturales abarca no sólo los lugares y monumentos de carácter
arquitectónico, arqueológico o histórico reconocidos y registrados como tales, sino
también los vestigios del pasado no reconocidos ni registrados, así como los lugares y
monumentos recientes de importancia artística o histórica". (Recomendación sobre la
Conservación de los Bienes Culturales que la ejecución de obras públicas o privadas pueda poner en
peligro. UNESCO, París, 1968).
"Los bienes culturales son testimonio de la creación humana o de la evolución de la
naturaleza; documentan la cultura material y espiritual, su significado científico, artístico
o histórico, o están relacionados con las luchas y hechos históricos y revolucionarios, con
la vida o las distintas fases de la actividad humana, tanto culturales como científicas..."
(Registro e inventario de Bienes Culturales. Guía de estudio Nº 1, Escuela Nacional de Museología,
Dirección de Patrimonio Cultural, Cuba).
Bienes Culturales Inmuebles
" ... como los sitios arqueológicos, históricos o científicos, los edificios u otras
construcciones de valor histórico, científico, artístico o arquitectónico, religiosos o
seculares, incluso los conjuntos de edificios tradicionales, los barrios históricos de zonas
urbanas y rurales urbanizadas, y los vestigios de culturas pretéritas que tengan valor
etnológico. Se aplicará tanto a los inmuebles del mismo carácter que constituyan ruinas
sobre el nivel del suelo como a los vestigios arqueológicos o históricos que se encuentren
bajo la superficie de la tierra". (Recomendación sobre la conservación de los bienes culturales que la
ejecución de obras públicas o privadas pueda poner en peligro. UNESCO, París, 1968).
Bienes Culturales Muebles
" ... todos los bienes amovibles que son la expresión o el testimonio de la creación
humana o de la evolución de la naturaleza que tienen un valor arqueológico, histórico,
artístico, científico o técnico..." (Recomendaciones sobre la Protección de los Bienes Culturales
Muebles. UNESCO, Paris, 1978).
Museo
"El museo es una institución permanente, no lucrativa, al servicio de la sociedad y su
desarrollo, abierto al público, que adquiere, conserva, investiga, comunica, y
principalmente exhibe los testimonios materiales del hombre y su medio ambiente, con
propósitos de estudio, educación y deleite. El ICOM reconoce como respondiendo a esta
definición, además de los museos designados como tales a:
Los institutos de conservación y galerías de exposiciones que dependen de las bibliotecas
y de los centros de archivos. Los sitios y monumentos arqueológicos, etnográficos y
naturales, y los sitios y monumentos históricos que tengan características de un museo
por sus actividades de adquisición, de conservación y de comunicación.
Las instituciones que presentan ejemplares vivientes, tales como los jardines botánicos y
zoológicos, acuarios, viveros, etc." (ICOM Traducción del francés por el Comité Mexicano del
ICOM, 1979).
" ... es cualquier institución permanente que tiene como propósito dirigir exposiciones
temporales, excepto en los estados federales y estados con impuesto de ingreso, abierto al
público y administrado para su provecho con el objeto de conservar, preservar, estudiar,
interpretar, reunir y exhibir para la educación y deleite del público, objetos y ejemplares
de valor cultural y educacional incluyendo los materiales artísticos, científicos, históricos
y tecnológicos".
Además de los museos, se incluyen los jardines botánicos, parques zoológicos, acuarios,
planetarios, sociedades históricas, casa y sitios históricos. (American Association of Museums,
1962).
"...se entiende por museo cualquier establecimiento permanente administrado en interés
general a fin de conservar, estudiar, poner en evidencia por medios diversos y,
esencialmente, exponer para el deleite espiritual y la educación del público un conjunto
de elementos de valor cultural: colecciones de objetos de interés artístico, histórico,
científico y técnico, así como jardines botánicos y zoológicos, y acuarios". (Recomendación
sobre los medios más eficaces para hacer los museos más accesibles a todos. UNESCO, París, 1960).
Museo Integral
El museo es una "institución al servicio de la sociedad que adquiere, comunica y
fundamentalmente expone, con fines de estudio, conservación, educación y de cultura,
los testimonios representativos de la evolución de la naturaleza y del hombre". (Mesa
redonda de Santiago de Chile. UNESCO, 1972).
Museología
Museología es la ciencia del museo. Ella tiene que ver con el estudio de la historia y
trayectoria de los museos, su papel en la sociedad, los sistemas específicos de
investigación, educación y organización, relacionado con el medio ambiente físico y las
clasificaciones de los diferentes tipos de museos. En resumen, la museología es la rama
del conocimiento concerniente al estudio de los fines y organización de los museos.
(ICOM. Traducción de la Dirección General Sectorial de Museos-Conac, Caracas).
Es la ciencia del museo. Ella estudia la historia, el papel de la sociedad, los sistemas
específicos de investigación, de conservación, de educación y de organización, las
relaciones entre el entorno físico y la tipología. (Museología y Patrimonio Cultural: Críticas y
perspectivas. Cursos regionales de capacitación 1979/80. Instituto Colombiano de la Cultura, Bogotá,
1980).
Museografía
La museografía es el conjunto de técnicas y de prácticas deducidas de la museología o
consagradas por la experiencia concernientes al funcionamiento del museo. (Museología y
Patrimonio Cultural: Críticas y perspectivas. Cursos regionales de capacitación 1979/80. Instituto
Colombiano de Cultura, Bogotá, 1980).
Lineamientos Generales
Todo museo debe tener un perfil bien definido a fin de responder a los objetivos para lo
cual fue creado. Los museos son instituciones sólidas y estables que crecen preservando
los legados culturales de la humanidad a través del tiempo. El museo es responsable y
custodia de los bienes culturales y naturales del patrimonio nacional. Existen leyes
nacionales e internacionales que apoyan el resguardo de ese patrimonio, por lo tanto el
museo debe ser uno de los organismos que haga respetar esas leyes a través de su labor.
El prestigio de un museo se mide de acuerdo con la calidad de sus colecciones y del
conocimiento que de ellas se tenga; de la atención que se brinde al público, su proyección
y exposiciones. Es importante que el museo desarrolle un sistema de control de sus
colecciones a través del registro e inventario adecuado de ellas y de su conservación, con
el objeto de resguardar el patrimonio nacional. El museo debe definir sus líneas de
investigación y educación, y cumplir con una misión educativa permanente.
El museo debe jugar un papel importante dentro de la educación y toma de conciencia de
la comunidad. Para ello, debe conocer los problemas sociales, económicos y políticos de
su realidad. Por esta razón, la concepción del museo no debe restringiese al plano
regional, sino encontrarse enmarcado dentro de una realidad global, más amplia, que no
sólo respondan a los requerimientos de su medio sino que le permitan trascenderlo. Los
museos deben patrocinar el conocimiento local, regional, nacional y universal, con el
objeto de estimular el entendimiento de nuestra realidad cultural.
Colección
El elemento definitorio de un museo es su colección y una de sus tareas más importantes
es coleccionar. Cada museo dependiendo de su colección definirá su perfil y necesidades.
Cuando hablamos de colección nos referimos a objetos colectados, adquiridos y
preservados por el museo por su valor potencial, como ejemplo, material de referencia o
como objetos con importancia estética o educativa.
En nuestro país, gran parte de nuestros museos poseen colecciones mixtas que no
permiten establecer un perfil definido por la naturaleza de sus colecciones. Muchos de
ellos cuentan con objetos que podrían enmarcarse dentro de diferentes disciplinas
científicas, históricas y/o artísticas.
Una buena colección debe poseer una información de base indispensable para no perder
su valor científico potencial y cultural. Deben estar identificadas su procedencia,
ubicación cronológica, contexto cultural, importancia, etc. El acceso de una nueva
colección al museo debe estar regida por una política clara y coherente de adquisiciones
previamente definida en sus lineamientos iniciales y orientada por las investigaciones.
El ICOM en su interés por sistematizar la labor del museo ha propuesto una serie de
recomendaciones éticas con relación al programa de adquisiciones dentro de la
institución. Aquí citaremos los parágrafos 3 y 4 de las Reglas Éticas para las
adquisiciones.
"3. El. objeto que se pretende adquirir puede ser colocado en un amplío panorama de
categorías, cuyos dos extremos pueden ser definidos brevemente como:
a) Objetos que han sido reconocidos por la ciencia ylo la comunidad en la cual poseen
su plena significación cultural, como teniendo una caridad única y siendo por ello
inestimables.
b) Objetos que no siendo necesariamente raros por sí mismos, no dejan de tener un valor
que deriva de su medio cultural y natural
4. El objeto sólo tiene una significación (cultural y científica) cuando se encuentra
completamente documentado. No debería realizarse ninguna adquisición faltando esa
documentación, aunque puedan darse excepciones que se aproximen a la definición del
parágrafo 3ro. Cuando lo esencial de la documentación relativa a estos últimos puede
ser reconstruida por un estudio sistemático posterior a la adquisición".
Las adquisiciones tienen diferentes modalidades en el museo y pueden ser efectuadas:
a) por trabajo de campo: es el método principal de adquisición de ejemplares,
artefactos, etc., de las ciencias naturales, paleontología, arqueología, antropología, etc.
Siendo esta una labor científica y no de amateurs.
b) por compra: realizada bajo un contrato de venta o cambio con cualquier persona o
institución para gozar y disponer de su propiedad.
c) por donación: como resultado de actos de generosidad, regalos directos e inmediatos
de personas o instituciones, regalos o donaciones diferidas de personas que se reservan el
derecho de disfrutarlas ellas mismas o sus beneficiarios durante un período estipulado.
d) por depósito: muchos museos a menudo aceptan objetos en depósito a largo plazo,
por períodos fijados o indefinidos cuya práctica puede ser útil para exposiciones, llenar
espacios vacíos en las colecciones o para facilitar la investigación.
e) por operaciones de Ingresos y egresos:
Ingresos: aparte del material técnico y administrativo, los objetos que llegan al museo
usualmente se incluyen dentro de una de las siguientes categorías:
-Objetos remitidos al museo desde afuera con el propósito de una investigación científica,
examen técnico, análisis o tratamiento.
-Objetos ofrecidos o adquiridos (obsequios, donaciones, compras, etc.).
Egresos: aparte del material técnico y administrativo los objetos que abandonan un
museo caen dentro de las siguientes categorías:
·objetos enviados con propósito de investigación científica o para examen o análisis.
-objetos prestados al museo para su exposición temporal.
-objetos traspasados mediante la venta, donación o cambio.
f) por movimientos internos y externos de las obras: a cada objeto del museo se le
debe dar una localización regular en el mismo, ya sea en la sala de exposiciones o en el
depósito. El objeto puede ser retirado de su lugar por períodos de tiempo variable:
-dentro del museo en el depósito para estudio, tratamiento, fotografía, exhibición, etc.
-destinado fuera del museo en préstamo o depósito, etc.
Tipología de museos
Aquí presentaremos una tipología general de museos de acuerdo con el alcance
geográfico, al carácter jurídico, la homogeneidad y densidad de la colección y su
naturaleza. Nuestro objetivo es ofrecer una categorización general que permita a los
directores de museos enmarcar la institución que dirigen en un contexto aproximado que
facilite clarificar sus características y perfil institucional.
1. De acuerdo con su alcance geográfico:
a) Museos internacionales: son los museos cuyas colecciones particulares o generales
dentro de una especialidad deben tener un alcance internacional.
b) Museos nacionales: son los museos cuyas colecciones particulares o generales de una
especialidad deben tener un alcance nacional.
c) Museos regionales: son los museos cuyas colecciones deben ser representativas de una
porción del territorio en el que están ubicados.
d) Museos comunales: son los museos cuyas colecciones estén relacionadas con el ámbito
de la comunidad.
2. De acuerdo con la densidad y homogeneidad de la colección.
a) Museos generales: son los museos que poseen colecciones heterogéneas de diferente
naturaleza y/o período.
b) Museos especializados: son los museos que poseen colecciones homogéneas
correspondientes a un determinado tipo y/o período.
c) Museos mixtos: resumen la relación entre los museos generales y especializados.
3. De acuerdo con el carácter jurídico de la institución.
a) Museos públicos: los museos que poseen colecciones propiedad del Estado. Se
contempla la figura de Fundación de Estado.
b) Museos privados: los museos, que poseen colecciones propiedad de instituciones y/o
coleccionistas privados. Se contempla la figura de Fundación Privada.
4. De acuerdo con la naturaleza de la colección.
a) Museos de arte: museos con colecciones de bellas artes de todos los tiempos y estilos.
b) Museos de historia: museos cuyas colecciones tienen por finalidad presentar la
evolución histórica de una región, país o provincia, persona o hechos históricos.
b) Museos de antropología: museos de colecciones relativas al desarrollo de la cultura,
entre ellos se insertan los museos de arqueología, etnología, etnografía, etc. d) Museos de
ciencia y tecnología: los museos con colecciones especializadas en las áreas de las
ciencias naturales y exactas. Se consideraron los avances tecnológicos conjuntamente.
e) Museos interdisciplinarios: aquellos museos con diferentes tipos de colecciones que
permiten la conjunción de diferentes disciplinas.
Aspectos legales
Una agenda que incluya el conocimiento jurídico básico relativo al proceso de
constitución y vida de una entidad, en este caso específicamente museístico, podría
perfectamente limitarse a seis puntos que los directores y administradores de un ente de
esta especie, deben conocer, no necesariamente en profundidad, pues para eso existen los
Consultores y Asesores Jurídicos, pero así al menos elementalmente.
De todas formas, la cotidianidad en la solución de cierto tipo de problemas jurídicos,
cuya solución se encuentra siempre en la lógica (el Derecho es esencialmente lógico), va
paulatinamente acrecentando el acervo de ese manejo jurídico de las situaciones y con
relativa poca práctica se aprenden los elementos básicos para la toma de decisiones
acertadas.
Desde luego, como en el caso del médico, la consulta al abogado es siempre necesaria
pues, a veces, ante un problema se presenta una solución "lógica" lo que no significa que
sea, en determinadas circunstancias, la recomendable, pues las soluciones jurídicas suelen
venir matizadas de otro tipo de consideraciones que, a veces, es preciso ponderar, para
decidir acertadamente.
Los puntos básicos que arriba aludimos son los relativos a:
I. Formas jurídicas escogibles para crear una institución museística.
Respecto a este primer punto, los museos pueden escoger para su conformación, en
principio, cualquier forma jurídica de derecho privado. Por cuanto muy rara vez el interés
de una institución museística va a ser el lucro, automáticamente quedan excluidas las
formas de derecho mercantil (sociedades anónimas, etc.) y las de derecho civil como la
sociedad civil con fines de lucro.
Las formas preferidas son las fundaciones y las sociedades civiles sin fines de lucro. Más
raramente las asociaciones civiles, aún cuando es preciso señalar que muchas sociedades
civiles sin fines de lucro suelen denominarse "asociaciones". En lo que sigue, vamos a
referirnos casi exclusivamente a las fundaciones, por ser la forma más socorrida y porque
en el fondo, a los efectos de este estudio hay prácticamente identidad con la sociedad
civil sin fines de lucro.
Casi siempre es el Estado, como supremo responsable de la difusión de la cultura, quien
genera las fundaciones, y lo hace de una manera tan peculiar que, como se verá más
adelante, ha creado una división entre las fundaciones en fundaciones de Estado y
fundaciones civiles.
En la actividad museística actual, al menos entre los museos importantes del país,
predominan las fundaciones de Estado. Estas se originan en un Decreto del Presidente de
la República que marca las líneas generales de la fundación: nombre, personalidad
jurídica, duración, ente tutelar, composición de la Junta Directiva y patrimonio. En ese
Decreto está la génesis del museo. Aparecido el Decreto en la Gaceta Oficial, comienza,
por así decirlo el proceso de gestación del ente.
En la práctica, la Consultoría Jurídica del Conac, que ya ha participado conjuntamente
con la Procuraduría General de la República en la elaboración del proyecto del Decreto,
elabora el proyecto de Acta Constitutiva y el Proyecto de Estatutos, en los cuales se
explanan los elementos mínimos contenidos en el Decreto. Ambos proyectos, Acta y
Estatutos se pasan a la Procuraduría que les da forma definitiva y los auténtica ante un
Notario.
Hecho esto, la Procuraduría General de la República devuelve los documentos notariados
a la Consultoría Jurídica del Conac para que ésta disponga su registro. Por el acto de
registro, la fundación adquiere personaría jurídica, vale decir, nace a la vida jurídica.
Para la doctrina dominante, el papel del Estado termina allí, pues en lo sucesivo la
fundación se regulará por mismas normas que se regulan las fundaciones civiles y se
comportará como tal. Según esta tesis, la fundación pasa a ser un ente de derecho
privado, con todas las consecuencias que de allí derivan. Sobre este aspecto insistiremos
más adelante.
Parecido esquema de creación se aplica a las fundaciones Estadales, creadas por Decreto
del Gobernador y notariadas y registradas por el Procurador de la Entidad Federal y a las
fundaciones municipales, decididas por el Alcalde y que deben ser aprobadas mediante
acuerdo de la cámara edilicia y, posteriormente, ser registradas.
Aparte de estas fundaciones que podríamos llamar de origen público están las
fundaciones de derecho privado en cuya creación participa la voluntad de dos o más
personas o, incluso, la de una sola persona, cuando ésta manifiesta su voluntad a través de
un testamento. Estas fundaciones se rigen exclusivamente por el Código Civil. Sin
embargo, si reciben aportes del Estado quedan obligadas a rendir cuenta a éste por el uso
de esos fondos, así como de los provenientes del sector privado.
II El Acta Constitutiva y los Estatutos como eje de la vida jurídica del ente creado.
Tanto en las fundaciones de origen público como en las de origen privado, la columna
vertebral de su normativa está en el Acta Constitutiva y en los Estatutos, que contienen
normas inviolables para directores y administradores, tanto como para miembros.
Para las fundaciones civiles hay que agregar las pocas normas que sobre la materia trae el
Código Civil. Sin embargo, ya se ha dicho, si este tipo de fundaciones recibe
subvenciones del Estado (entes públicos y fundaciones de Estado, reza el artículo 22 del
Decreto 677 al cual examinaremos más abajo) está obligada a relacionar esos aportes y de
los que reciba del sector privado y a dar cuenta del uso de esos dineros.
III. Naturaleza jurídica del ente creado y normativa jurídica.
Como antes se dijo, es criterio dominante, incluso en la Procuraduría General de la
República que las fundaciones de Estado, una vez registradas pasan a ser entes de
derecho privado. No obstante, es preciso observar lo relativo de esta posición doctrinaria.
Así, el ya mencionado Decreto 677 del 21 de junio de 1985 (Normas sobre las
fundaciones, asociaciones y sociedades civiles del Estado y el control de los aportes
públicos a las instituciones privadas similares). En el artículo 2do letra e), por ejemplo,
hay una "pista" de lo que debe entenderse por fundación de Estado: aquellas constituidas
o dirigidas por los entes públicos señalados en los literales precedentes en el mismo
artículo. En el Título II del Decreto hay toda una regulación completa y detallada de las
fundaciones de Estado y su manejo.
Así, en el Capítulo 1, artículo 4to hay una definición de lo que debe entenderse por tales:
aquellas en cuyo acto de constitución haya participado cualquiera de los entes públicos
señalados en el artículo 2do del Decreto de manera que su aporte inicial se haya
constituido con más de un 50% de aportes públicos o cuando el patrimonio de la
fundación pase a estar integrado, en la misma proporción por partes públicos.
Esto último significa que una fundación originalmente privada puede devenir en
fundación del Estado, vale decir, recorrer el camino inverso del que señala la doctrina
dominante. La sección primera del Capítulo I bajo comentario, señala que en la
administración de la fundaciones de Estado debe prevalecer el voto de quienes
representan a las entidades públicas. Dichos personemos son de libre nombramiento y
remoción por parte del ente público al cual se haya asignado la tutela de la fundación.
Si la fundación de Estado desea modificar sus Estatutos, no puede hacerlo sin el
consentimiento del ente que el Decreto de creación le ha impuesto como ente tutelar. Más
aún, si la fundación desea cambiar su objeto, requiere autorización del Presidente de la
República en Consejo de Ministros.
La sección segunda del Capítulo regula el control de las fundaciones de Estado. El
presupuesto, por ejemplo, está sometido a las normas de la OCEPRE: la fundación debe
informar todo cuanto hace en esta materia al ente tutelar y éste ejerce un riguroso control
sobre los actos de la fundación de Estado, pues supervisa, evalúa y coordina el
presupuesto, aparte de remitir el informe anual del ejercicio de la fundación al Ministerio
de Hacienda.
Esta situación difiere notoriamente de las fundaciones civiles que no tienen que consultar
a nadie. Resulta así una diferencia bien importante entre ambas categorías de fundaciones
dada, precisamente, por la intervención del Estado, incluso en sus más altos niveles, que
relativiza la afirmación iusprivatista de que después de registrada una fundación de
Estado, pasa a ser un ente de derecho privado.
Pero no paran aquí las limitaciones: la Ley Orgánica de Salvaguarda del Patrimonio
Público (LOSPP) (Gaceta Oficial No. 3.077 Extraordinaria del 23/12/82) considera, para
los efectos de dicha ley, que los administradores y directores de las fundaciones de
Estado son funcionarios públicos cuando el capital estuviese integrado en más de un 50%
con aportes de entidades públicas, lo que equivale decir todas las fundaciones de Estado
(artículo 2do, numeral 2, en concordancia con el artículo 4to de la LOSPP). Otras normas
de carácter presupuestario y administrativo regulan la vida de las fundaciones de Estado.
Exempli gratia, vale la pena mencionar la Ley Orgánica del Régimen Presupuestario
(Gaceta Oficial No 35.059 del 29/09/92), cuyo artículo 1ro, numeral 6 y artículos 52 y
siguientes, regulan las actividades de las fundaciones de Estado.
La Ley Orgánica de Crédito Público (Gaceta Oficial No. 35.077 del 26/10/92) regula las
operaciones de crédito que pretendan realizar las fundaciones de Estado (artículo 2do,
numeral 4; nótese acá un cambio: generalmente los textos legales citados y por citar
hablan de las fundaciones creadas o administradas por entes públicos. El artículo
mencionado sustituye la conjunción disyuntiva o por la copulativa y, con lo cual hace
concurrentes los elementos de creación y administración).
Las leyes de Presupuestos para los ejercicios anuales también regulan las fundaciones de
Estado, por ejemplo en la Ley de 1993 (Gaceta Oficial No. 4.498 Extraordinaria del
10/12/92) en el artículo 1Omo parágrafo tercero. En el Decreto 326 del 31 de mayo de
1989 (Gaceta Oficial No. 34.272 del 31/07/89) en su artículo 1ro se incluyen a las
fundaciones de Estado dentro de las prohibiciones allí contenidas. Otro tanto ocurre: en el
Decreto 2287 (Gaceta Oficial No. 34.993 del 26/06/92) sobre prohibición de creación de
nuevos cargos y congelamiento de las vacantes en ese momento existentes; en el
Reglamento Especial No. 1 de la Ley Orgánica de la Contraloría General de la República
(Decreto 591 del 25/04/85, publicado en Gaceta Oficial de la misma fecha); en el
instructivo No 25 sobre operaciones financieras de la Administración Pública Nacional y
Descentralizada (Gaceta Oficial No. 35.186 del 05/04/93, por mandato de la Ley
Orgánica de Régimen Presupuestario. La Resolución CG 09 de la Contraloría General de
la República (Normas de control interno para entes de la Administración Pública
Nacional Descentralizada) (Gaceta Oficial No. 33.124 del 02/05/85) y, por último, last
but not least, la Ley del Estatuto sobre jubilaciones y pensiones de los funcionarios y
empleados de la Administración Pública Nacional, de los Estados y de los Municipios,
artículo 2, numeral 10, aplica a los empleados de las fundaciones de Estado el mismo
régimen de jubilación que se aplica a los funcionarios públicos.
Es decir, que los empleados de las fundaciones privadas que reúnan los requisitos de
jubilación o pensión pasan, por arte de birlibirloque a ser considerados funcionarios o
empleados de la administración pública, después de toda una vida de trabajo en el "sector
privado".
Toda esta ya larga lista de disposiciones son traídas a colación para dar a entender que las
fundaciones de Estado no son esencialmente civiles después que son registradas. Al
menos podemos acusar severas dudas sobre el criterio dominante. Fuera de toda
disquisición científica, lo importante es que una institución museística creada bajo la
forma de fundación de Estado está sujeta a esta superposición de normas de derecho
público y que sus administradores y directores deben tener en cuenta.
IV. Patrimonio del ente.
En cuanto al patrimonio de las fundaciones, en las de Estado suelen incluirse cláusulas
del siguiente estilo: el patrimonio de la fundación estará constituido por:
a) Todos aquellos bienes muebles o inmuebles que reciban en calidad de aporte de sus
miembros.
b) Los aportes que reciba del Consejo Nacional de la Cultura (CONAC), de otros entes
del Ejecutivo Nacional, del Congreso de la República, Institutos Autónomos y otros entes
públicos así como aportes provenientes del sector privado.
c) Los bienes que adquiera la fundación con el producto de sus actividades e ingresos
propios.
d) Las donaciones que reciba de personas naturales o jurídicas, públicas o privadas. Este
patrimonio quedará afectado exclusivamente a la realización del objeto de la fundación y
al logro de sus fines generales.
Fuera del mobiliario necesario para la operación de la fundación, la parte más importante
y delicada de su patrimonio lo constituyen las colecciones que le sean cedidas por el
Estado en grupo o unidades, otros entes, por los miembros de la fundación o por
particulares, o las que, como consecuencia de aportes recibidos, la misma institución
adquiera.
Una salida bastante socorrida en esta materia es la constitución de una sociedad civil
privada de amigos del museo. En esto hay que ser extremadamente cuidadoso y el museo
para permitir el uso de su nombre en tal sociedad debe garantizar de algún modo una
mayoría permanente en la Junta Directiva de tal forma que la sociedad de amigos sirva
justamente para trabajar en interés del museo. Podría suceder que una sociedad de este
tipo pudiese más bien utilizar el nombre del museo para adquirir obras en beneficio
propio sin transferir los bienes al museo, actuando así al contrario de lo que sería
precisamente la razón de ser de su existencia.
Las colecciones, piezas, objetos arqueológicos, históricos adquiridos por el Estado son
bienes nacionales y para ellos la Ley atribuye la inalienabilidad, es decir, no pueden ser
enajenadas de ningún modo. Por ello, la única forma como pueden ser tenidas por
terceros (fundaciones de Estado o fundaciones civiles) serían mediante figuras que no
transfieran la propiedad, como se verá más adelante.
V. Reformas ulteriores a los actos constitutivos.
En cuanto a la reforma de los instrumentos jurídicos, ello es perfectamente posible. Unos
Estatutos bien elaborados podrían, en un momento determinado, ser un obstáculo para
determinados modos de actuar como por ejemplo la celeridad.
Se hace así necesario cambiarlos y ello es posible mediante disposición del órgano
(Asamblea, Junta Directiva) que al efecto se prevea en los Estatutos, con entera libertad,
salvo las limitaciones comentadas respecto de las fundaciones de Estado (Vid. supra
punto III). Con los textos reformados debe procederse a su registro para que tengan
validez frente a terceros, lo que en derecho suele decirse erga omnes.
VI. Terminación de la vida jurídica del ente y sus consecuencias.
Finalmente, es preciso decir que las fundaciones aunque estatutariamente pueden
concebirse por una duración ilimitada o por muchos años, pueden morir por las mismas
razones las demás personas morales.
Por decisión de sus miembros, por ejemplo, porque el museo perdió apoyo financiero y se
hace insostenible la continuación del pago de su nómina o la contratación de trabajos de
mantenimiento, o restauración de su colección, por fusión con otra entidad museística, lo
cual implica la desaparición de las entidades que se funden y el surgimiento de una
tercera y, en el caso de las fundaciones de Estado, por decisión del Ejecutivo Nacional,
mediante Resolución Ministerial que se publicará en la Gaceta Oficial donde se señalará
el destino que se dará a los bienes que constituían el patrimonio de la fundación que
desaparece. Después de finalizada la vida de la fundación, el Estatuto, en el caso de
fundaciones civiles, puede prever lo que se hará con los bienes que integraban su
patrimonio vender- los, subastarlos, donarlos, etc. Pero en el caso de las fundaciones de
Estado, las colecciones y demás propiedades
revierten al Estado, pues a nuestro modo de entender tratándose de bienes que han sido
obtenidos por cualquier modo de adquisición por el Estado (vale decir, bienes nacionales)
ellos son intransferibles a terceros y sólo puede verificarse respecto de ellos lo que los
franceses llaman la mutation démaniale lo que libremente pudiéramos traducir como
transmisión del dominio.
Aspectos administrativos
Los aspectos administrativos deben responder a la misión de la institución y variarán en
función de sus responsabilidades y tamaño. Es necesario sincronizar las funciones
generales que el museo debe desarrollar para cumplir con su misión: planificación y
programación, organización y procedimientos, reclutamiento y administración de
recursos humanos. Toda unidad administrativa debe ejecutar tareas comerciales, técnicas,
financieras, de seguridad, contables y administrativas propiamente dichas, las cuales se
ejercen desde la Dirección de la institución.
A continuación se han considerado dos aspectos básicos como son: el presupuesto y el
financiamiento.
El presupuesto es un instrumento que sirve, no sólo para determinar los costos de un
programa o proyecto sino también para disciplinar la sección institucional. En el caso que
nos compete, el presupuesto de un museo debe estimarse a partir de sus necesidades
particulares, según las actividades programadas durante el año, las adquisiciones de
objetos para el incremento de las colecciones, además de los gastos esenciales de
operación. El presupuesto debe ser calculado, ajustado y discutido anualmente. Deben
estimarse con precisión todos los ingresos y egresos de capital aplicando un sistema de
inventario anual, balances mensuales que agilicen el control presupuestario de la
institución.
Esta responsabilidad debe recaer en el departamento o dirección de administración,
aunque en algunos casos el mismo personal directivo del museo es quien ejecuta estas
funciones.
Es importante resaltar que la labor de administración debe responder a las exigencias y
responsabilidades del museo como institución cultural, educativa, recreativa y
responsables de su patrimonio.
Hemos dividido los gastos de la institución según las siguientes categorías:
1. Gastos de funcionamiento: abarca los gastos de personal, capacitación, adiestramiento,
honorarios profesionales, seguros y servicios generales.
2. Gastos operativos: papelería y efectos de oficina, imprenta y reproducción,
comunicación transporte, caja chica.
3. Gastos de montaje y preparación de exposición: embalaje, museografía, difusión y
programación de eventos.
4. Gastos de mantenimiento: todo lo referente al cuidado, limpieza y reparaciones en
general de la sede.
5. Gastos de adquisición de la colección. El financiamiento por su parte, representa la
forma como serán previstos los recursos económicos para cubrir los costos que determina
el presupuesto, lo que implica desde luego indicar su
procedencia.
Fuentes de financiamiento:
1. Subsidios provenientes del Estado: la administración pública
formada por Ministerios, Oficina de la Presidencia de la
República, Empresas del Estado e Institutos Autónomos. En el
caso de los museos, el CONAC es el organismo más directo de ayuda.
2. Donaciones privadas: otorgadas por empresas u organizaciones nacionales e
internacionales que preveen fondos de ayuda para proyectos culturales.
3. Ingresos propios: ingresos provenientes de actividades que el mismo museo genera,
tales como conferencias, seminarios, conciertos, y otros. Ganancias obtenidas por tarifas
de admisión. De la tienda del museo a través de la venta de obras de arte, objetos
decorativos, postales, diapositivas, catálogos, afiches, etc. Del alquiler de los espacios del
museo para eventos varios.
4. La Sociedad de Amigos: puede ser otro medio de apoyo a la labor del museo. Estas,
generalmente están constituidas por un grupo compuesto de altas personalidades del
mundo económico, cultural y político, y en lo posible ajenas a la institución que se
pretende ayuda. Debe ser jurídica y administrativamente autónoma, especificando en su
acta constitutiva y estatutos que no tiene fines de lucro y su papel es de apoyo al museo.
La función primordial de una Sociedad de Amigos es la búsqueda de fondos que puedan
prestar ayuda financiera al Museo; para ello es recomendable:
1. Servir de enlace entre la institución patrocinada y el patrocinante.
2. Desarrollar una promoción y publicidad de la institución patrocinada.
3. Establecer estrategias y actividades paralelas que sirvan para aumentar la capacidad de
recaudar fondos destinados al Museo, por ejemplo: publicaciones, eventos regulares,
ventas especiales, acuerdos con empresas, etc.
Para desarrollar una labor dinámica y eficaz La Sociedad de Amigos debe:
1. Tener control estricto del listado de los 11 patrocinantes.
2. Mantener contacto directo y periódico con el patrocinante a través de diferentes medios
3. Promover nuevos métodos de acercamiento y servicios de carácter exclusivo para el
patrocinante.
4. Vigilancia constante del servicio de atención al patrocinante.
Funciones del personal del museo
El museo como institución encargada de conocer, preservar, proteger y difundir el
patrimonio del cual es guarda y custodia, debe contar con una estructura de personal
capacitada y suficiente para cumplir y desarrollar las metas y objetivos definidos en su
misión, así como la responsabilidad que ello significa.
Las funciones del personal que trabaja en el museo deberán ser ajustadas según las
características particulares de cada una de las instituciones. Es importante aclarar que
nuestra intención no es ofrecer una estructura estándar de cargos administrativos, técnicos
y/o profesionales, sino establecer una referencia general. Una misma persona puede
ejercer varias funciones dentro del museo y especialmente cuando nos referimos a
museos pequeños. En el caso de museos de gran escala tenemos que ampliar y ajustar no
sólo el número de personas necesarias sino las funciones que éstas ejerzan. Sin embargo,
es importante resaltar que en el museo el trabajo en equipo e interdisciplinario es
esencial.
El personal del museo debe estar familiarizado con la historia de la institución, sus
funciones y metas, además de conocer las leyes que protegen el patrimonio nacional, las
recomendaciones nacionales e internacionales sobre la protección de bienes culturales,
tanto muebles como inmuebles, las reglas éticas de ejercicio profesional, etc., con el
objeto de cumplir su misión de protección del patrimonio.
A continuación, presentamos en forma resumida las funciones del personal del museo:
•
•
•
•
•
•
•
Dirección o Consejo Directivo: encargada de representar formal y jurídicamente
la institución. Es la responsable de las políticas rectoras de la institución,
administración de las colecciones, coordinar los programas culturales,
administración y presupuesto, recursos humanos y servicios del museo. Establece
las normas contractuales, laborales, convenios interinstitucionales y otros.
Administración: planifica y supervisa los actos administrativos de cada área del
museo. Esta función la ejecuta estableciendo un presupuesto anual para el
desarrollo de las actividades planificadas; recomienda normas de control
financiero.
Investigación: responsable directo del estudio e interpretación científica del
patrimonio, tangible e intangible, perteneciente al museo. Recomienda la
incorporación, autenticación e intervención de la colección(es). El término
curaduría es usualmente empleado para hacer referencia a la función descrita.
Museología: responsable de comunicar los contenidos de las investigaciones y
coordinar las acciones entre la(s) colección(es) y exposición(es). Debe conocer
los sistemas de investigación, conservación, educación, organización y sus
relaciones con el medio físico según el tipo y naturaleza del museo.
Educación: es el área de la museología que formula y ejecuta la política educativa
de la institución. Interpreta las exposiciones para el público a través de paneles
didácticos, guías de estudio, audiovisuales, etc. Supervisa y organiza las visitas
guiadas del museo y establece las pautas para las guías docentes. Debe conocer
técnicas de enseñanza. Propone actividades o eventos que complementen las
exposiciones.
Registro e inventario: responsable del control, registro e inventario, tanto
documental como fotográfico de las colecciones. Se ocupa de los trámites de
seguro, préstamos, depósitos, custodia y control de salida y entrada de objetos de
la sede del museo.
Conservación: responsable de ejecutar las acciones relacionadas con las
condiciones físicas y ambientales de las colecciones del museo. Debe manejar los
procedimientos técnicos que garanticen la integridad física de los bienes
culturales.
•
•
•
Museografía: responsable del concepto, diseño y montaje de las exposiciones
utilizando métodos y técnicas adecuadas a los propósitos del museo y de todas sus
áreas de trabajo.
Biblioteca y/o Centro de documentación: responsable de coleccionar, preservar y
administrar todo el material documental bibliográfico y no bibliográfico del
museo. Debe garantizar el servicio adecuado a los investigadores, estudiantes y
público en general.
Servicios generales: responsable de todas las actividades relacionadas con el
mantenimiento, limpieza y resguardo de la sede del museo. Inspecciona los
trabajos de instalación y operativos de los equipos del museo.
II La Proyección Museística
Museo y Público
La proyección museística abarca la promoción y difusión del museo a partir de la
conceptualización, planificación, ejecución y evaluación de las exposiciones, programas
educativos, publicaciones y actividades de extensión, así como lo que respecta a la
proyección de la investigación en el museo.
De la proyección del museo depende la motivación y estímulo del público para el
conocimiento, acceso y disfrute de exposiciones, publicaciones, eventos y demás
servicios que preste el museo a la sociedad.
En nuestro país, son pocos los museos e están preparados tanto técnica como
administrativamente para asumir retos educativos, de investigación y de difusión.
En muchos casos, no disponen de los recursos económicos suficientes para contratar
personal especializado, tanto para las tareas de investigación como de educación, que
permita la producción de exposiciones y publicaciones de buen nivel, la coordinación de
actividades expositivas de carácter didáctico, el desarrollo de proyectos de investigación
sistemáticos, entre otros. Todo esto aunado a la poca formación y conocimiento que se
tiene del trabajo museológico.
En este papel de trabajo, trataremos algunos aspectos importantes que podrían ser
tomados en cuenta, por cada uno de los museos, para llevar adelante las actividades de
educación, investigación, difusión y extensión.
Público
Uno de los retos más importantes del museo es atraer el mayor número de personas a
través de la organización de exposiciones y de otras actividades. Conocer el público al
cual está orientada la acción del museo es un factor indispensable para la ampliación de
sus funciones y programación de actividades de difusión.
En la mayoría de los casos los museos planifican sus exposiciones y
actividades con el objeto de llegar al mayor número de personas
posibles, pero sin poseer un conocimiento claro de las características
y de las expectativas de los interesados potenciales.
En principio, las actividades están dirigidas al público en general, sin
embargo, este no constituye una unidad homogénea. Se hace necesario conocer el tipo de
público al que debe dirigirse el museo y por qué, para poder determinar la manera como
se presenta la información, su nivel de comprensión.
Es importante que cada uno de los museos maneje con precisión qué tipo de público es el
más asiduo. Una de las maneras de obtener esta información es tomando una muestra
representativa de las personas que visitan el museo, de manera que se puedan realizar
estudios estadísticos con el fin de establecer una tipología del público, sus necesidades y
exigencias. Es necesario para ello la elaboración de instrumentos que permitan recabar la
información necesaria.
En el primero de los casos, se recomienda tomar en cuenta diferentes criterios, tales como
la frecuencia de las visitas, las características principales de los visitantes (edad, estrato
social, nivel de educación, tipo de actividad que realiza, etc.); las diferentes razones por
las que visita el museo (interés general o particular, turismo, cercanía, para su educación
o trabajo, casualmente, etc.); cuál es la actitud del público frente al museo, qué espera del
museo, etc.
Tomando como referencia algunas publicaciones, hemos clasificado el público según las
siguientes categorías, que pueden ser útiles para aproximarnos a su conocimiento:
a) Según su procedencia:
•
•
•
los vecinos al museo.
los que proceden de otros lugares del mismo país.
los que vienen del extranjero.
b) Según la edad:
•
•
•
niños
adolescentes
adultos
c)Según el uso que dan al museo:
•
•
como complemento de la educación formal.
como cultura general y/o esparcimiento.
•
•
•
•
como complemento de actividades científicas.
d) Según la frecuencia de la visita:
Muy frecuentes.
Regulares.
Ocasionales.
e) Según el nivel de educación:
•
Sin educación formal.
o Con educación formal.
o especializada: investigadores, científicos, artistas y profesionales.
o estudiantil: escolar, media y universitaria.
o especial: invidentes y minusválidos.
Investigación en el museo
La investigación es una de las funciones fundamentales del museo ya que a partir de ella
se estudia y da coherencia a las colecciones.
Es importante preguntarse qué tipo de investigación debe realizar el museo y cuáles son
las necesidades investigativas de la institución. El museo posee objetos y/o colecciones
de gran valor cultural, científico e histórico, y su estudio e interpretación debe tener como
finalidad última el enriquecimiento cultural de los pueblos.
El tipo de investigación que realizará el museo está en relación directa con las
colecciones y disciplinas involucradas, ya que de esto dependerá la forma en la que se
organice la documentación y la línea de investigación de la institución.
La función de la investigación del museo recae sobre los investigadores, los cuales son
especialistas en una disciplina académica particular pertinente a la(s) colección (es) del
museo. Son los responsables del ordenamiento, conocimiento, interpretación científica de
todos los bienes culturales pertenecientes al museo o de aquellos que se encuentren en
calidad de préstamo o comodato. La investigación indicará las pautas para el trabajo del
equipo y se establecerán relaciones estrechas con las áreas de conservación, registro y
educación.
Las recomendaciones para las adquisiciones y autentificación de nuevos materiales y
colecciones, además de la colaboración en la proposición de la temática de la
programación expositiva, es labor de los investigadores.
En la elaboración de proyectos de investigación y de estudios de colecciones, puede
contemplarse la participación de profesores universitarios o investigadores del área que
puedan ofrecer conocimientos y asesorar dichos proyectos, lo cual constituye una forma
de establecer contactos más estrechos con los centros académicos y de investigación.
Por otra parte, el aporte de los insumos para los materiales de apoyo a las exposiciones
como son los catálogos y las publicaciones (boletines y revistas) que difundan la labor
científica del museo, es una de las funciones de la investigación. En la mayoría de los
casos, algunos de estos materiales deben ser adecuados de manera de poder cumplir con
su función educativa.
El museo a través de la figura del investigador puede establecer contactos con otros
centros museísticos nacionales e internacionales que favorezcan el intercambio de
publicaciones y revistas, así como el incremento en forma permanente de los fondos de la
biblioteca del museo, los archivos documentales y fotográficos, que tienen como
finalidad prestar apoyo a investigadores, profesionales y universitarios.
La biblioteca y el centro de documentación deben contar con todos los materiales
publicados por el museo por ser parte importante del patrimonio de la institución, así
como los materiales producidos por otros museos. En el caso de los museos regionales y
locales se sugiere la recolección de información biblio-hemerográfica acerca de los
artistas y objetos producidos en la región, que se inserte dentro de una red mayor a nivel
nacional, que integre la información y sirva de apoyo a todas las instituciones.
La biblioteca del museo debe poseer una línea de desarrollo cónsona con las funciones de
investigación y educación que realiza la institución. Debe convertirse en un centro de
información especializado en las disciplinas pertinentes al museo con servicios externos a
disposición del público.
Función educativa del museo
La educación e interpretación de los fenómenos culturales es una de las tareas más
importantes del museo, la cual debe estar en consonancia con sus objetivos. El museo no
sólo debe ofrecer actividades de información sino también de capacitación sin olvidar que
el proceso de aprendizaje en los museos debe ser informal y contener una alta medida de
recreación. Informal ya que ofrece conocimientos de una manera distinta, y que en cierta
forma rompe con los métodos tradicionales de enseñanza utilizados en las escuelas e
institutos de educación formal.
Por esta razón, es importante la elaboración de programas educativos coherentes que
permitan llevar adelante la función educativa del museo. Los programas educativos son
los responsables de captar e incorporar al visitante a las actividades del museo, además de
generar y mantener el interés del público en el mismo. Entonces deben definirse los
objetivos y metas del programa y tomarse en cuenta a quién va dirigido, cómo debe ser
adaptado, etc. Estos pueden apoyarse en una variedad de medios y técnicas como son
exposiciones didácticas de carácter permanente o temporales, visitas guiadas,
conferencias, cursos, películas, programas de entrenamiento, talleres, excursiones y
eventos en general.
El área de educación es la encargada de procesar la información a publicar en forma
didáctica a través de paneles de apoyo en sala de exposición, textos para guías de estudio,
y en general, para materiales de información al público. El museo debe contar con,
personal capacitado que brinde asistencia al visitante; que desarrolle instrumento y evalúe
los programas educativos del museo, con el objeto de establecer una comunicación más
efectivas entre éste y el público.
Programas Educativos
En el caso de los programas dirigidos a niños en edad escolar y a estudiantes de
bachillerato, uno de los objetivos es complementar y contribuir a elevar el nivel de
educación a través de la cooperación con las escuelas y otras instituciones de carácter
educativo y/o cultural. Para ellos es necesario que el museo tenga conocimiento de los
programas y disciplinas impartidas en las escuelas primarias y secundarias. Por otra parte,
debe ofrecerse asesoría, apoyo y entrenamiento a los maestros de educación escolar y
media, a través de visitas guiadas con apoyo de material didáctico, o de talleres especiales
que ofrezcan información sobre la exposición.
En la elaboración de programas para niños es recomendable conocer las características
del desarrollo del niño para determinar qué tipo de información debe ser montada y cómo
debe ser presentada. Es importante que la información sea presentada en forma simple,
concreta y especialmente por las vías visual y táctil. Para las visitas guiadas, en el caso de
los niños, se recomienda basarlas en preguntas que haga el niño en referencia al objeto
que esté viendo en el momento y a experiencias cotidianas de manera de introducirlo de
una forma más directa al proceso de conocimiento. (OTERO, R. & E. SALMERO. 1979/80).
En lo que respecta a la pedagogía para adultos, ya existe un sistema de referencia
establecido, es decir, el adulto no va al museo a aprender sino a reaprender. El carácter de
las visitas es muy variable y mucho más fortuito, dejando de ser obligatoria como puede
ser en el caso de los escolares. Los adultos pueden tener niveles de preparación
diferentes, donde la experiencia práctica puede compensar una formación oficial
deficiente. Los grupos de adultos pueden ser más heterogéneos dado que puede variar la
nacionalidad, el conocimiento de otros idiomas, experiencia profesional, etc., cuya
coincidencia estará sólo en el interés común por la actividad del museo. (ZMERBERG, H.
1970).
Las actividades educativas en los museos, de manera de organizar las diversas formas que
puede adoptar, la hemos dividido en:
a) actividades realizadas en el museo utilizando como base los materiales expuestos como
pueden ser las visitas guiadas, conferencias, etc.
b) actividades organizadas en el museo pero sin relación directa con los materiales
expuestos como pueden ser ciclos de películas, conferencias, talleres, conciertos, teatros,
etc.
c) actividades que se realizan fuera del museo pero basadas en los materiales expuestos
como pueden ser exposiciones itinerantes, museobus, préstamo de material a las escuelas,
etc.
d) actividades de extensión no basadas en materiales de las colecciones y realizadas fuera
del museo.
Medios de apoyo a la actividad educativa
La visita guiada es uno de los medios utilizados con más
frecuencia en los museos. Su objetivo central es facilitar la
relación entre el público y el contenido de la exposición,
haciéndola más directa. La visita guiada debe ser definida
dependiendo del tipo de visitante y de lo que se quiere
mostrar y transmitir. Deben ser tomados en cuenta datos como edad, sexo, procedencia,
nivel de educación, para poder establecer el tipo de visita, la composición del grupo, la
diferencia de intereses, expectativas y experiencias. Es importante que los grupos no sean
muy numerosos y el tiempo de duración de la visita no exceda de los 45 min., aunque
esto dependerá de la extensión, el recorrido y la interacción producto de la motivación
entre el grupo y su guía. Es importante establecer un horario fijo para las visitas y un
sistema de previa cita. Generalmente, la visita guiada es reservada casi exclusivamente a
grupos de estudiantes pero es también usual su utilización con grupos de turistas y/o
profesionales.
A los grupos de escolares se le deben proponer actividades dirigidas de carácter
exploratorio tanto educativo como recreativo que estimulen su curiosidad y creatividad.
El guía es el encargado de realizar la visita a los estudiantes de los institutos
educacionales. Es recomendable que el guía posea experiencia o formación técnica o
práctica, además de recibir capacitación por parte del para un mayor conocimiento del
contenido de las exposiciones.
Las conferencias y charlas son otros medios utilizados en los museos como apoyo a la
actividad educativa. La organización de conferencias y ciclos de charlas en el marco de
las exposiciones estimula un mayor conocimiento del contenido de estas. Generalmente,
esta actividad se reserva a grupos que manejan mayor información o a especialistas, por
las características de tiempo e interés de los participantes, nivel de especialización
conferencistas, etc.
Los talleres también constituyen medios útiles de apoyo a la actividad educativa. Pueden
organizarse talleres prácticos en áreas específicas de conocimiento o enfocados hacia las
técnicas empleadas en trabajos artísticos o del área cultural en general.
Materiales impresos, audiovisuales y otros
Las publicaciones constituyen un recurso muy útil de información y su objetivo central es
dar a conocer al museo, tanto en sus colecciones como en las actividades que realiza.
Pueden existir publicaciones de carácter promocionar y especializado editadas
periódicamente o en el marco de las exposiciones.
a) Publicaciones de carácter promocional. cuyo objetivo es invitar al público a participar
en las actividades organizadas por el museo. Pueden ser pequeños folletos como trípticos
o dípticos, mini guías, etc. Son muy útiles al público en general porque allí se debe
ofrecer información acerca de las actividades generales que se realizan en el museo, las
exposiciones permanentes y temporales, las características del museo y su recorrido
expositivo, los horarios de atención al público, las actividades colaterales como ciclos de
cine, charlas, talleres, los servicios de transporte, servicios especiales a estudiantes,
cursos y además, información como la dirección del museo, teléfonos, facilidades de
estacionamiento, formas de acceso desde diferentes zonas de la ciudad o comunidad,
servicios de restaurante, cafetín, etc.
b) Publicaciones de carácter especializado: entre estas publicaciones tenemos los
catálogos razonados los cuales deben contener información detallada de los objetos
mencionados en éste. Se caracterizan por poseer información extensa y profunda sobre la
colección o las exposiciones o muestras que se realizan. Incorpora información del artista
y su creación, y de los investigadores y sus aportes. Este tipo de catálogo está dirigido
principalmente a un público de nivel universitario y a especialistas en el área.
También pueden editarse catálogos de difusión como un órgano menos especializado, con
un lenguaje accesible que sea útil tanto al público de más alto nivel como al público
general.
Las guías de estudio deben poseer información fundamentalmente histórica y formal con
un carácter didáctico. Regularmente están dirigidas a estudiantes de bachillerato y
universitarios. La información debe ir acompañada de una bibliografía completa y
ajustada al nivel académico mencionado.
También pueden publicarse boletines informativos o revistas donde se ofrezcan avances
de los trabajos de investigación del museo o de instituciones afines, informaciones
relativas a la comunidad, clubes, excursiones, noticias acerca de otros centros culturales,
artículos de interés, etc. Estos boletines y revistas pueden ser coleccionabas, con
ediciones periódicas mensuales, bimensuales o semestrales, que deben responder a las
necesidades del museo.
Como las publicaciones del museo son documentos que quedan para la historia de la
institución, es importante que todos los materiales publicados posean información
correcta referente a los créditos institucionales, nombre del catálogo, fechas de inicio y
término de la exposición, nombre del artista, lugar y año de edición, número de catálogo
y número de la exposición dentro de la institución, número de depósito legal asignado por
la Biblioteca Nacional, créditos de diseño gráfico, fotocomposición, casa editorial,
fotografía, montaje, etc.
Otros de los recursos que pueden ser utilizados para cumplir las tareas de educación,,
información y difusión del museo pueden ser la televisión, la radio, el video y el cine. Las
posibilidades de los medios audiovisuales son muchas, pueden ser útiles para la captación
e incorporación de nuevo público al museo, la preparación del visitante al contacto con
las colecciones, como apoyo a las visitas guiadas y en la creación de un mayor interés en
el público a través de una participación más activa.
Las técnicas audiovisuales permiten un mayor manejo de información de una manera más
directa y dinámica. Pueden ser de gran ayuda en los museos pequeños que carecen de
personal educativo o de guías docentes permanentes.
Dependiendo de la definición que se le dé al trabajo se pueden producir audiovisuales
documentales con fines didácticos y científicos, de creación y de difusión o propaganda.
Pueden producirse materiales que ilustren la labor del museo, cuándo fue creado y por
qué, cuáles son sus metas y objetivos, etc.
Como complemento a los medios audiovisuales e impresos elaborados por el museo, se
puede hablar del papel de la prensa y la radio como apoyo a la labor de difusión del
museo. La institución museo puede reservar espacios fijos en la prensa y la radio local o
nacional para informar sus actividades y/o comentar las exposiciones. Estos medios
poseen la gran ventaja de ser sumamente accesibles al público en general.
Actividades de extensión a la comunidad
La comunidad es una unidad social en constante evolución. Sus procesos culturales,
diversos y plurales, se manifiestan colectiva e individualmente dentro de sus estructuras
institucionales. Su modo de vida dependerá del grado de participación de su población y
de ciertas formas de acción social derivadas de sus normas, tradiciones y valores
culturales.
Dentro de este ámbito, el Museo puede participar en el desarrollo cultural de la
comunidad desempeñando una función integradora, la al puede ser cumplida a través de
un programa de extensión, que tendrá como objetivo principal generar un proceso de
animación socio-cultural para promover la participación y creatividad de la población en
el campo cultural.
El Museo al ubicarse en la comunidad debe contribuir a la conservación de su pasado y
de su individualidad y, al mismo tiempo, descubrir, estudiar, preservar, defender y exaltar
sus valores humanos y universales para devolverlos a la comunidad mediante actividades
que han de ser provechosas para todos los sectores de su población.
De acuerdo con lo expuesto, el programa debe establecer un orden para su realización:
1. Conocer las necesidades y tradiciones culturales de la comunidad.
•
•
•
Establecer contactos con las instituciones y organizaciones, formales o no, para
conocer las actividades que se realizan y las necesidades referidas al campo
artístico, cultural y científico
Conocer el interés de la comunidad hacia el programa ya que la participación será
totalmente voluntaria.
Conformar instancias de decisión en comunidad para la planificación ,
programación y ejecución de actividades culturales
2. Estrategia de acercamiento a la comunidad.
•
•
•
•
Programar actividades de extensión para propiciar la participación de la
comunidad.
Organizar talleres para estimular el acercamiento de la comunidad al Museo:
cerámica, escultura, gráfica, pintura, etc.
Planificar exposiciones itinerantes en los espacios de la comunidad.
Realizar visitas guiadas de las exposiciones a las personas o grupos de la
comunidad que asisten a los talleres.
3. Planificar y programar actividades de extensión con la comunidad.
•
•
•
Considerar diagnóstico cultural de la comunidad.
Planificar y programar las actividades sobre la base de una estrategia de
participación.
Estimular las potencialidades creativas de la comunidad en el campo cultural para
que formen parte del equipo de actividades de formación y recreación:
espectáculos, cursos, talleres, etc.
4. Divulgar el desarrollo del programa en la comunidad: sus alcances, cambios, etc.
5. Llevar la realización de actividades de extensión a los espacios de la comunidad:
plazas, colegios, áreas verdes, canchas deportivas, iglesias, etc.
6. De acuerdo con los objetivos del Museo la programación de actividades debe referirse
al campo cultural como:
•
•
•
Artes Auditivas: música clásica, ligera, folklórica, jazz, canto coral, y otras.
Artes escénicas: teatro, mimos, danza y títeres.
Literatura: cuentos, poesías, dramaturgia y otras áreas.
III El Registro e Inventario de Colecciones
El control adecuado de las colecciones
El presente material tiene como finalidad motivar una reflexión acerca de la importancia
y función de los procesos de Inventario y Registro, así como ofrecer pautas técnicas que
permitan la aplicación adecuada de éstos.
En este sentido, se ha procedido a revisar y evaluar diversas experiencias, procedimientos
e instrumentos, tanto nacionales como internacionales, a fin de conformar una propuesta
metodológica para el abordaje de los procesos de Inventario y Registro de colecciones
museísticas, que se adecue a la realidad de nuestras instituciones y colecciones.
A tales fines, se organizó una serie de normas y recomendaciones, en cuya aplicación
debe tomarse en cuenta las condiciones específicas de cada institución y comprobar
mediante la experimentación la eficiencia de los procedimientos sugeridos.
La meta es alcanzar, a partir del trabajo sistemático y unificado que cada institución
adelante en relación al Registro e Inventario de sus colecciones, bancos de información
actualizados de la existencia, variedad, cantidad y estado de conservación de todos los
bienes que integran el Patrimonio Cultural Venezolano, en manos de Instituciones
Culturales y afines.
Conceptos útiles
De una u otra manera, quien trabaja en museo maneja diariamente en sus labores,
diferentes términos y nociones que están referidos al tema aquí tratado, y que en alguna
medida son bastante similares. Sin embargo, para facilitar el manejo de un mismo
lenguaje y garantizar la comprensión de lo expuesto, se definirán algunos conceptos
claves.
Bienes Muebles: Como tales se consideran todos los objetos que integrando el
Patrimonio Cultural del país, tienen como característica fundamental el poder ser
trasladados.
Registro: Se refiere al proceso de registro de información que identifica aquellos bienes
que identifica aquellos bienes que entran o salen de la institución museística. Incluye el
control de las transacciones tanto de bienes propios como de bienes en tránsito temporal.
Inventario: Se entiende como tal al proceso mediante el cual se ubican todos y cada uno
de los bienes patrimoniales, y se registra , metódica y sistemáticamente la información
pertinente a sus características físicas, temporales y espaciales.
Fichas de Inventario: Es el instrumento en el cual se registra la existencia de un bien
patrimonial, así como aquella información que da cuenta de sus características y
significación histórica y cultural.
Documentación: Se refiere a las actividades que tengan como finalidad registrar y
conservar todas las informaciones o fuentes de información, referidas a las colecciones de
un museo. Concierne por tanto a la acumulación, conservación y registro de la memoria
de la institución en todo lo referente a su colección.
Ingreso y egreso de obras
La incorporación o desincorporación de obras al patrimonio de un museo debe estar
determinado exclusivamente por razones de interés museístico. Las principales formas de
ingreso y egreso de obras pueden ser diferenciadas en dos grupos, de acuerdo con su
temporalidad.
•
•
Ingresos y Egresos Defínitivos
- compra
- donación
- canje
- reubicación
Ingresos y Egresos Transitorios
- exposiciones
- custodias
- estudios técnicos o investigaciones
Mención especial debe hacerse a la recolección de objetos como forma de ingreso. Esta
es una modalidad muy común en aquellos museos cuyos departamentos de investigación
desarrollan trabajos de campo (antropología, ciencias naturales, etc.). Las obras así
provenientes tienen la importancia de estar respaldadas por una actividad científica.
Cada uno de estos trámites implica una documentación determinada, de la cual se ofrecen
modelos más adelante; sin embargo, caben algunos señalamientos de carácter general:
•
•
•
Toda obra que ingrese o egrese de una institución museística debe ser registrada o
autorizada por la oficina de registro en la persona designada para ello.
Por cada obra que ingrese o egrese al museo debe llenarse una planilla con sus
copias, que contenga reseñada toda la información requerida en el formulario.
Todo ingreso o egreso de obras debe ser controlado con recibos numerados, los
cuales archivados en la oficina de registro, serán constancias de tales movimientos
de obras en el museo.
Registro de objetos como función del museo
Las actividades de Registro e Inventario de colecciones en un museo son responsabilidad
a desarrollar por la oficina de Registro. Esta se encarga de controlar la movilización
interna y externa de piezas de la colección del museo y de las que ingresan
transitoriamente a su sede; siendo su función fundamental el dar resguardo físico y legal
al patrimonio existente en la institución.
De allí su importancia, pues tiene a su cargo la memoria y el control de las colecciones
del museo. Debe funcionar físicamente muy cercano a la colección y sus espacios son
zonas restringidas al acceso del público, con máximas condiciones de seguridad.
Tareas típicas
1. Llevar adelante el Inventario de colección centralizando en una ficha individual toda la
información referente a cada objeto.
2. Elaborar, organizar y actualizar los expedientes documentales de cada objeto de la
colección, con información precisa y veraz.
3. Realizar la identificación técnica precisa de cada objeto que ingresa al museo, sea
ingreso definitivo o temporal.
4. Organizar y actualizar los archivos referentes al tránsito de los objetos en el museo.
5. Llevar un registro de toda la información básica de cada objeto que ingresa al museo,
por tránsito temporal.
6. Controlar todos los ingresos y egresos de objetos o colecciones.
Actividades
1. Organización y supervisión diaria de los depósitos.
2. Supervisión de las áreas de exposición.
3. Realización de trámites y elaboración de documentos de ingreso, préstamos, salidas,
pólizas de seguro, etc.
4. Elaboración y mantenimiento de listados de registro e inventario de las colecciones.
5. Elaboración de rótulos de identificación de obras para salas de exposición.
6. Elaboración de diversos trámites administrativos.
Proceso de Registro de Obras
En el momento en que un objeto ingresa al museo, sobre todo si pasa a formar parte de la
colección permanente, debe contar con un Registro de Entrada, que dé fe de las
circunstancias del hecho.
El registro se realiza en orden estrictamente consecutivo, sin importar las características
formales o tipológicas del objeto del cual se trate. Suele asentarse el trámite, o bien
mediante Hojas de Registro numeradas consecutiva- mente que puedan empastarse, o
directamente en un Libro de Registro dispuesto a tal fin.
El Libro de Registro tiene un carácter legal y su uso está restringido al personal
autorizado (responsable de registro, autoridades legales, director, contraloría interna,
etc.).
Una vez que el objeto ha ingresado de manera definitiva a una institución museística,
deberá ser provisto de su número de identificación, el cual le pertenecerá de forma
exclusiva y permanente. A tales efectos, el número asignado deberá estar presente en
todos los documentos referidos a esa pieza, especialmente en su ficha de registro e
inventarios.
Ese código, que puede ser numérico o alfanumérico será consecutivo y determinado por
el orden de ingreso de los objetos a la institución. Deberá ser asociado físicamente a cada
objeto identificado, bien mediante etiquetas colgantes, nunca autoadhesivas, o bien
mediante el marcaje del número directamente sobre el objeto. Sobre este particular
existen normas de conservación establecidas para dicho proceso, de acuerdo al tipo de
material que componga la pieza. En todo caso el código deberá estar escrito de manera
clara y sin riesgos de no ser localizado. Para ello debe aplicarse una película de barniz
transparente, sobre la cual se escribirá con tinta el número respectivo. Dicha tinta deberá
ser de color contrastante (blanco o negro, según sea lo conveniente a cada objeto) y de
secado al instante.
La participación de numerosas personas a lo largo de la vida de la institución no debe
influir en la calidad de ejecución del proceso de registro, ni en el mantenimiento de la
información resultante del inventario. Ello determina la conveniencia de implementar
ciertos recursos metodológicos que garanticen la veracidad, la exactitud y la rigurosidad
necesaria en el proceso de inventario, independientemente de la posible ausencia del
funcionario dedicado a tales tareas. En este sentido, es recomendable el establecimiento
de instructivos y memorias escritas que orienten, en el presente y en el futuro, el uso de
las planillas de registro e inventario.
Los procesos de registro e inventario son una actividad permanente, requerida en la
medida en que se desarrollan las funciones del museo. Estos procedimientos, por su
importancia y complejidad, deben ser efectuados bajo ciertos requisitos:
•
•
•
por un personal adecuadamente capacitado, conocedor del proceso y cuidadoso de
los detalles del procedimiento.
mediante una metodología sistemática que sea uniforme y compartida por los
responsables de la actividad.
con la suficiente periodicidad que garantice su vigencia y actualidad permanente.
Información mínima requerida en un proceso de Registro:
1. Nombre del Museo o Institución
2. Número de registro
3. Nombre del objeto
4. Clasificación genérica
5. Descripción e identificación técnica
6. Forma de ingreso
7. Fuente de ingreso
8. Fecha de ingreso
9. Historia breve del objeto.
Instrumentos de Registro
Según sea la complejidad de funcionamiento de la institución museística, así será la
variedad de su documentación administrativa.
El ingreso o egreso de obras al museo siempre se iniciará mediante un procedimiento
que, en términos generales, tiene como objetivo la formalización del trámite.
Dicho procedimiento consta de varias gestiones que deben traducirse en acciones
específicas y documentos particulares.
Por ser la Donación y los Préstamos los mecanismos que más comúnmente activan los
ingresos y egresos de obras en las instituciones museísticas, se hará referencia de manera
más detallada a la documentación pertinente, a fin de orientar los trámites necesarios.
Trámites de ingreso por compras
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
oferta de adquisición.
fotografía del objeto.
estimación de representatividad del autor en la colección de la institución.
acta de avalúo.
curriculum vitae del autor.
acta del Comité de Adquisiciones recomendando la transacción.
envío de recaudos a la administración.
aprobación de parte de la contraloría interna.
cancelación de pago.
incorporación de la obra al patrimonio (registro, inventario, expediente).
Documento de Compra
Oferta de adquisición
Utilidad: permite un registro sistemático de la información referida a las obras que se
ofrecen en venta a la institución museística.
Procedimiento: la planilla puede ser llenada por el propietario de la obra o por el personal
de registro del museo. En el primero caso, la información debe ser verificada.
Modelo de Documento de Compra:
Oferta de Adquisición
Hoy . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . el
ciudadano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Cédula de identidad Nº
. . . . . . . . . . . . . . ...haciendo expresa su libre y espontánea voluntad,
ofrece en venta al
Museo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . . . . . . . . . . . . . . . la obra descrita a continuación:
Nombre:
Autor:
Técnica:
Dimensiones:
Fecha de realización:
Avalúo:
El precio de venta de la obra mencionada ha sido estimado en . . . . . . .
.........................................................
.........................................................
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .bolívares.
En caso de interesarse la institución por la oferta planteada, favor
ponerse en comunicación con:
Nombre:
Dirección:
teléfono:(Hab) (Ofic)
Firma:
Cédula de identidad:
Recibido por:
Fecha:
Trámites de ingreso por donación
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
carta de oferta de donación (con la identificación técnica de la obra, avalúo,
procedencia, trayectoria e importancia).
fotografía del objeto.
estimación de representatividad del autor en la colección.
acta del Comité de Adquisiciones.
comunicación escrita de la resolución al ofertante.
redacción del documento legal y protocolización de la donación ante el
Registro Público.
notificación de registro ante el Ministerio de Fomento y Contraloría Interna.
envío de copias de los documentos legales al donante.
incorporación- desincorporación de la obra (registro, inventario, expediente).
carta de agradecimiento al donante.
Como puede observarse, en el caso de las donaciones, además de las gestiones formales
de aceptar y recibir el objeto, deben tenerse muy en cuenta las gestiones relativas al
agradecimiento formal de la donación, así como la documentación legal que registra el
hecho.
Documento de Donación
Acta de donación
Utilidad: Permite un registro sistemático de las obras que se ofrecen en donación a la
institución museística. Mediante este documento se da un carácter formal al acto de
entrega de tales objetos a la institución museística y se legaliza la transferencia de
propiedad del objeto al museo.
Procedimiento: Debe ser llenada por el personal de registro y se debe tener especial
cuidado con la precisión y veracidad de la información que se registra.
Se recomienda elaborar el formulario por triplicado: original y copia para la oficina de
registro y copia para el donante. Todas y cada una de dichas copias deben estar
debidamente firmadas y selladas por el funcionario representante del Museo y por el
donante.
Modelo de Documento de Donación
Acta de donación
Hoy . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . el
ciudadano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Cédula de identidad Nª . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
haciendo expresa su libre y espontánea voluntad, en este acto hace
entrega al Museo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. en calidad de donación perpetua, gratuita y sin restricciones de uso,
la obra de su propiedad que se describe a continuación:
Nombre:
Autor:
Técnica:
Dimensiones:
Fecha de realización:
El ciudadano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . en su
condición de representante del Museo, acepta la donación efectuada y
manifiesta el agradecimiento de la institución por la deferencia del Sr .
.........................................................
......
Por el Museo:
Nombre:
Cédula de identidad:
Fecha:
Firma del Donante
Trámite de agradecimiento
Carta formal donde la institución agradece al donante el gesto de favorecer al Museo.
Puede hacerse una carta modelo para todas las transacciones similares, o una carta
individualizada.
Documento de Agradecimiento
Formalización de Agradecimientos
Utilidad: Formaliza la gratitud de la Institución respecto al gesto de un particular de
ofrecer en obsequio un objeto de importancia para el patrimonio cultural del Museo.
Procedimiento: Es llenado por personal de registro, Firmado por la máxima autoridad de
la Institución se envía a la dirección del ciudadano que haya realizado la donación.
Modelo de Documento de Agradecimiento
Ciudad y Fecha
Estimado Sr. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La presente es para expresarle nuestro agradecimiento por la bondad
de obsequiar al Museo la obra: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
.........................................................
........................................
Este objeto ha sido integrado a nuestra
colección . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . la cual se ve así enriquecida.
A nombre del Museo y de su Junta Directiva, reciba Ud. nuestra
gratitud por su donación que contribuye a incrementar el Patrimonio
Cultural al servicio de nuestra sociedad.
Atentamente,
Firma y nombre del Director
Trámites de ingreso por recolección
•
•
•
•
recepción del material en la oficina de registro.
elaboración de planillas o recibos de ingreso.
notificación ante Contraloría Interna.
incorporación de la obra al patrimonio (registro, inventario, expediente).
Trámites de ingreso por canje
(Asignación de obras mediante convenios entre Instituciones similares).
·
•
•
•
•
•
documento legal donde se expliquen las cláusulas y motivos de la reubicación.
acta de desincorporación de los objetos de la institución.
entrega de los objetos convenidos.
notificación a contraloría interna.
incorporación de la obra al patrimonio (registro, inventario, expediente).
Tramites de egresos e ingresos transitorios
•
•
•
•
redacción de documentos donde seexpliquen los acuerdos con la institución o
persona propietaria (deberes y derechos de la institución receptora, duración del
acuerdo, etc.). Debe ser firmado por ambas partes
entrega de la obra.
elaboración de registros, inventarios y expedientes.
ingreso de la obra.
Trámites de egreso de obras por préstamos temporales
Se sustenta este trámite fundamentalmente en los Convenios de Préstamo:
•
documento en el que se establecen clara y enfáticamente las condiciones del
préstamo, así como los deberes y los derechos de las partes interesadas.
Asimismo son elaborados otros documentos administrativos adicionales, como
son las Autorizaciones de Salida y las Actas de Entrega.
Documentos de Egreso de Obras por Préstamo Temporal.
Convenio de préstamo temporal de obras
Utilidad: Permite un registro sistemático de las obras que la Institución museística otorga
en préstamo. Igualmente, mediante este documento se da un carácter formal al acto de
entrega de los objetos y se deja constancia de que el solicitante del trámite conoce y
acepta las condiciones que rigen el préstamo, y por tanto se compromete a su
cumplimiento.
Procedimiento: Debe ser llenada por personal de registro y se debe tener especial cuidado
con la precisión y veracidad de la información, sobre todo en lo referido a:
•
•
•
•
institución destinataria, nombre de la exposición, ciudad, fecha.
tiempo y condiciones de préstamo.
descripción técnica de las obras, estado de conservación y avalúo.
normas de conservación, embalaje, transporte y seguridad.
Se recomienda elaborar el formulario por triplicado: original y copia para la oficina de
registro y copia para el Museo que recibe el préstamo. Todas y cada una de dichas copias
deben estar debidamente firmadas y selladas por el funcionario del Museo otorgante y
por el funcionario receptor de las obras.
Modelo de Documento para Préstamo Temporal de Obras
Convenio de Préstamo Temporal de Obras
Hoy . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . el ciudadano. . . . . . . . . . . . . . . .
. . . . . . . . . en representación del
Museo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ..da en préstamo al
ciudadano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . representante legal del Museo . . .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . a los objetos que se describen a
continuación:
Nombre:
Autor:
Técnica:
Dimensiones:
Fecha de realización:
Estado de conservación:
El valor de las obras es de . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ... bolívares, y
se encuentran aseguradas por la Compañía de Seguros . . . . . . . . . . . . .
. . . . . . mediante la póliza No . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
.................
Dichos objetos serán exhibidos en la exposición . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . . . . . . a celebrarse en la ciudad
de . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El lapso del préstamo de las obras mencionadas es de. . . . . . . . . . . .
días, a partir de . . . . . . . . . . . y hasta . . . . . . . . . . . día en que serán
devueltas al Museo.
Las obras mencionadas han sido cedidas bajo las condiciones
generales de préstamo que se especifican en documento anexo.
Entrega por el Museo
Nombre:
Cédula de identidad:
Firma:
Recibe Nombre:
Cédula de identidad:
Firma:
Condiciones Generales de Préstamo
(Deben estar enunciadas en el documento de Convenio de Préstamo Temporal de Obras).
•
•
•
•
•
•
•
El prestatario se compromete a asegurar las obras contra todo riesgo, desde el día
en que se programa la salida de las mismas hasta tres días después de la fecha
prevista para su devolución. El valor de la póliza no será nunca inferior al monto
que se indica en el documento.
La póliza de seguro correspondiente debe estar en poder del Museo para el
momento entrega.
Las obras prestadas deberán ser exhibidas y trasladadas en las mejores
condiciones de conservación y seguridad. El no cumplimiento de esta condición
podrá ocasionar la cancelación del préstamo y el retiro inmediato de las obras.
Las obras prestadas no podrán ser sometidas a trabajos de restauración sin la
autorización expresa y escrita del Museo. En caso de que fuese requerida alguna
intervención, deberá notificarse de inmediato al Museo.
Mientras las obras se encuentren en exhibición, deberán estar acompañadas de la
identificación técnica que facilita el Museo, así como de la información
institucional que señale la propiedad de la obra o su préstamo.
La reproducción fotográfica de las obras está limitada a la ilustración del catálogo
o a las informaciones de promoción o crítica de la exposición.
Los gastos de transporte y embalaje correrán por cuenta de la persona, entidad o
museo que recibe las obras en préstamo.
Autorización de salida de obras
Utilidad: Permite al personal de vigilancia el control riguroso de la salida de obras, en la
medida que identifica de manera clara aquellos objetos autorizados para ser retirados de
la sede de la institución.
Procedimiento: Debe ser llenada exclusivamente por personal de registro. Para su validez
requiere estar debidamente sellada, fechada y firmada.
Se elabora en original y una copia. El original será presentado y entregado al funcionario
vigilante de la entrada principal del Museo, mientras la copia será archivada en la oficina
de registro. Paralelo a este documento se realiza el Acta de Entrega de Obras.
Modelo de Documento de Autorización de Salida de Obras:
Autorización de Salida de Obras
No. de documento
Por medio de lapresente se autoriza al ciudadano. . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Cédula de identidad
No . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . para
retirar del Museo las siguientes obras:
Nombre:
Autor:
Técnica:
Dimensiones:
Por registro
Nombre:
Cédula de identidad:
Firma:
Fecha:
Acta de Entrega de Obras
Utilidad: Permite un registro sistemático de las obras que son devueltas por la Institución
museística y formaliza el acto de entrega correspondiente.
Procedimiento: Debe ser llenada por personal de registro y se debe tener especial cuidado
con la precisión y veracidad de la información, sobre todo en lo referido a:
•
•
•
•
descripción de la obra
fecha de devolución
nombre de la persona que recibe
nombre de la persona que hace entrega.
Se recomienda elaborar el formulario por duplicado: original para la oficina de registro y
copia para la persona que recibe. El documento debe estar debidamente firmado y sellado
por el funcionario representante del Museo, así como por la persona que recibe la obra,
en señal de conformidad.
Modelo de Acta de Entrega de Obras:
Acta de Entrega
No. de documento
Hoy . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . El
Museo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Hace entrega al
ciudadano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Cédula de identidad No . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . de las
obras que ingresaron a la institución en calidad
de . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . y que se describen a
continuación:
Nombre:
Autor:
Técnica:
Dimensiones:
Las obras mencionadas fueron entregadas en las mismas condiciones
en que fueron recibidas por la institución.
Entrega por el Museo Recibe
Nombre: Nombre:
Cédula de identidad No: Cédula de identidad No:
Firma: Firma:
Fecha: Fecha:
Trámites de ingreso de obras
El trámite de ingreso, según sea el motivo que lo originan se registra mediante Convenios
específicos y/o Recibos de Ingreso.
Documentos de Ingreso de Obras
Convenio de Custodia
Utilidad: Permite un registro sistemático de la información referida a las obras que la
Institución museística conserva en calidad de custodia. Formaliza la entrega de las obras
y establece las condiciones de uso que rigen el trámite del Museo.
Procedimiento: Debe ser llenada por personal de registro y se debe tener especial cuidado
con la precisión y veracidad de la información que se registra. Se recomienda elaborar el
formulario por triplicado: original para el propietario del objeto y dos copias para la
oficina de registro. Todas y cada una de dichas copias deben estar debidamente firmadas
y selladas por el funcionario representante del Museo, así como por la persona que otorga
la custodia del objeto.
Modelo de Recibo de Ingreso:
Recibo de Ingreso de Obras
No de documento
Hoy . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . el
ciudadano,. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Cédula de identidad No . . .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . hace entrega al
Museo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . de las
obras que se describen a continuación:
Nombre:
Autor:
Técnica:
Dimensiones:
Fecha de realización:
Tales obras han sido depositadas en el Museo con el objetivo
de. . . . . . . . . . . . . . . . . y se reciben bajo las condiciones generales de
recepción que se detallan en documento anexo.
Por el Museo Firma del Otorgante
Nombre:
Cédula de identidad No:
Firma:
Condiciones generales de recepción
(deben estar enunciadas en el documento de recibo de ingresos de obras)
•
•
•
•
•
El Museo se compromete a otorgar a los objetos recibidos por él, la misma
protección y cuidados que puede dar a los propios.
La ausencia de observaciones sobre el estado de conservación en que se reciben
las obras no implica la recepción de las mismas en buenas condiciones.
El Museo no asegurará las obras recibidas, a menos que esta condición sea
acordada de manera expresa.
La información que se registra en el documento de recepción relativa a los
objetos, excepto la concerniente al estado de conservación ha sido proporcionada
por el depositario, sin que necesariamente el Museo haya verificado su exactitud.
Las obras depositadas en el Museo, salvo que el interesado indique lo contrario,
podrán ser fotografiadas.
•
•
La devolución de las obras sólo será procedente únicamente al propietario o a la
persona autorizada para ello.
La aceptación por parte del Museo de obras ofrecidas en donación o venta, anula
el recibo que la institución elaboró en el momento de la recepción inicial de la
obra.
Otros trámites y formularios
Existen además de estos formularios descritos, algunas otras formas de uso interno que
facilitan el control de objetos en las dependencias de la institución misma. Tal es el caso
control de los movimientos internos de obras y de registros fotográficos.
Control de depósito
Utilidad: Permite el control de ingreso de obras al depósito y su rápida localización en él.
Procedimiento: Debe ser llenada por personal de registro, específicamente el responsable
de recibir la obra al momento de ingreso de ésta al área de depósitos; se recomienda su
elaboración de forma duplicada. El original se conserva en los archivos generales de
registro, organizado consecutivamente según el código de identificación de los objetos,
mientras que la copia se archiva en el depósito organizada según su orden de localización
topográfico.
Información a registrar:
Control depósitos
- Localización en depósito
- Código de identificación del bien
- Fecha de ingreso
- Fecha de baja
- Datos tipológicos
- Datos cronológicos
- Estado de conservación
- Forma y fecha de adquisición
- Observaciones
- Funcionario receptor
Movimiento interno de obras
Utilidad: Permite reseñar la información referida a los objetos que son trasladados entre
las distintas áreas del museo, pues registra el origen y destino de la obra, el motivo y los
responsables de la movilización. Permite la rápida ubicación de los objetos en las
distintas dependencias del museo.
Procedimiento: El control es realizado por el personal de registro. El formulario se
elabora por duplicado: el original se conserva en la oficina de registro y la copia se envía
junto con las obras, a la dependencia de destino.
Información a registrar:
Movimiento interno de obras
- Código de identificación del bien
- Nombre del objeto
- Datos tipológicos
- Datos cronológicos
- Estado de conservación
- Dependencia de origen
- Firma del responsable
- Dependencia destino
- Firma del responsable
- Fecha de entrega
- Fecha de devolución
- Observaciones
Control de registros fotográficos
Utilidad: Permite llevar un control de la información relativa a las condiciones en que se
realiza el proceso de registro fotográfico de la colección del museo.
Procedimiento: Es llenado por el fotógrafo o personal asistente y debe ser identificado
con el mismo código que se asigne al rollo fotográfico al que se refiere la información.
Una vez culminado el proceso de revelado debe entregarse a registro, el producto del
proceso fotográfico y su correspondiente ficha de control.
Información a registrar:
Control de registro fotográfico
- Número de identificación del rollo
- Características de la película
- Nombre del fotógrafo
- Fecha
- Características técnicas del equipo fotográfico utilizado
- Recursos artificiales utilizados (iluminación, filtros, etc.)
- Rangos del diafragma y velocidad empleados para cada toma
- Motivos registrados para cada toma fotográfica
- Observaciones
Fotografía de objetos
Apoyo del Registro e Inventario
El registro fotográfico de las colecciones de los museos es de suma importancia para la
identificación visual de los bienes de la colección, y llega a ser vital a la hora de un
extravío o sustracción.
Por lo general esta actividad debe realizarse de manera paralela a la labor de inventario
de las colecciones, e integrarse a los archivos documentales de la institución como
material de referencia de las colecciones
Al momento de iniciar el proceso de registro fotográfico deben ser tomados en cuenta
algunos aspectos:
•
•
•
•
•
•
•
Si el servicio es contratado debe establecerse en la relación contractual, la
propiedad de la institución contratante sobre los negativos, así como los derechos
a su, uso posterior a discreción de la institución.
Según los objetivos particulares del proceso, se establecerán criterios para las
tomas fotográficas (perspectivas, distancias, estudios de detalles, recursos de
identificación, etc.). Tales criterios podrán ser discutidos con el fotógrafo.
Como recursos básicos de identificación del objeto en la fotografía, éste debe
aparecer acompañado de dos elementos adicionales, colocados en paralelo a él y
de tamaños adecuados respecto al objeto a fotografiar:
o uno en forma horizontal que consiste en el código de identificación de la
obra. El cual se construye con letras y/o números, según sea el caso,
elaborados en cartón o de plástico que se adquiere en el mercado, sobre
una superficie rígida.
o otro en forma vertical como escala visual de estimación de dimensiones.
Pueden ser escalas métricas de diversas longitudes, construidas en cartón.
o en caso de no contar con estos recursos de identificación, se sugiere
escribir el código de cada pieza, en el reverso de la ampliación fotográfica
que le corresponda
La manipulación de las piezas será responsabilidad exclusiva del personal del
museo, capacitado en normas de conservación y manejo de colecciones.
Se requiere que el fotógrafo posea los conocimientos técnicos y científicos
acordes a la fotodocumentación,.así como el equipo suplementario necesario para
el trabajo a realizar. Deberá estar dispuesto a trabajar en las dependencias del
museo.
La institución museística determinará, según sus necesidades, el tipo y el volumen
del material fotográfico a contratar (tipo de película, número y tamaño de las
copias, número de contactos, etc.).
El fotógrafo deberá entregar los materiales fotográficos en los sistemas de
organización y archivo que previamente se definan con la institución.
Inventario del patrimonio venezolano
Importancia y Actualidad
En sección anterior se estableció lo concerniente al concepto de Inventario, basta ahora
insistir en que el Inventario Nacional Cultural se inicia en el conocimiento exhaustivo y
veraz de los componentes que conforman los bienes culturales de cada institución,
museística o no.
El inventario como recurso técnico que posibilita el conocimiento y defensa de los bienes
que conforman el Patrimonio Cultural de los pueblos, aporta las bases para la definición
de políticas y prioridades que tengan como finalidad el estudio y protección de dichos
bienes nacionales.
El poseer conciencia y constancia de la existencia de los bienes culturales de un pueblo,
es un eslabón fundamental para la consolidación de su crecimiento y desarrollo.
El inventario de los bienes muebles en los museos
Como se ha visto, la importancia del inventario trasciende el ámbito de los museos. En
éstos su función consiste en permitir la estimación exacta de los bienes, cuantía y calidad,
además de facilitar la supervisión periódica, el control y la documentación de los
componentes de la colección. Existen varios tipos de inventarios, según sea el objetivo
que se persigue con su realización. De manera general pueden mencionarse los
siguientes:
•
•
•
Inventarios de Protección
Inventarios Administrativos
Inventarios de Carácter Técnico
El Inventario de Protección está referido a las políticas nacionales de defensa y resguardo
de los objetos culturales y estructuras arquitectónicas que se encuentren en el territorio
venezolano. Su aplicación en Venezuela no es competencia de las instituciones
museísticas.
El Inventario Administrativo es responsabilidad de todas las instituciones que posean
patrimonio cultural. En el marco de las instituciones museísticas, la Oficina de Registro
es la responsable de realizar este tipo de inventario.
Los Inventarios de Carácter Técnico son adelantados por personas o instituciones que
realizan labores de interés técnico o científico y que requieren además de la información
básica que provee el inventario administrativo, otra información especial relacionada con
su interés particular.
En los museos, la necesidad de este tipo de inventarios es determinada por el trabajo en
sus áreas de investigación o conservación.
Las tareas de descripción, investigación y documentación científica, requieren
conocimientos especializados, y su desarrollo exige a menudo la utilización de
instrumentos de registro de información más detallados que el inventario administrativo;
sin embargo, estos instrumentos a la larga enriquecen y diversifican las tareas
administrativas de inventario que pueden ejecutarse con las colecciones.
Tal es el caso de los procesos de Clasificación y Catalogación de colecciones. Estas
tareas, particulares de especialistas, se inician en los procesos de registro e inventario
administrativo e incluso contribuyen a su profundización. En este sentido resalta
conveniente establecer la particularidad de tales acciones respecto a las ya descritas.
Clasificación: Se refiere al ordenamiento sistemático de tira conjunto de bienes
patrimoniales a partir de características comunes, con la finalidad de proceder a una
Catalogación.
Catalogación: Consiste en el registro de la información producida durante una actividad
de estudio especializado de un objeto o colección. Corresponde a la identificación,
registro, análisis, descripción y evaluación de un objeto o conjunto de ellos, según unas
normas técnicamente establecidas.
Proceso de inventario
Recursos e información
Las actividades de Inventario se realizan principalmente mediante fichas o planillas
individuales, en cartulina o en papel, siendo más recomendable el primero por su
resistencia a la manipulación constante.
Además de las fichas o planillas se requieren los siguientes útiles:
•
•
•
•
objetos a inventariar
documentos o referencias escritas del objeto
registros fotográficos
lápices, cinta métrica, reglas de medición, pequeñas cartulinas o etiquetas no
adhesivas, cordel o pabilo.
Las fichas de inventario deben ser llenadas por duplicado, uno de los cuales estará
resguardado en algún lugar fuera de la oficina de registro. El carácter del inventario, sea
de protección, administrativo o técnico, determina la información a considerar en la ficha
de inventario. En el contenido de la ficha que se sugiere en este manual, se ha
incorporado información básica de tipo legal y técnica, sin que ello suponga la necesidad
de realizar tareas complejas de investigación para la recolección de esa información.
En el proceso de inventario se recoge y organiza información de diferente índole, por lo
cual es recomendable la agrupación de los datos según su relación entre sí.
El esquema que se sugiere es el siguiente:
1 Encabezado institucional
- identificación del país
- identificación de la institución y unidad que tiene a su cargo el inventario o la colección
- título de la acción o programa
2 Identificación
- número de identificación
- números anteriores
3 Descripción
- clasificación genérica
- nombre del objeto
- autor
- dimensiones
- técnica
- materiales
- descripción formal
4 Fotografía
- registro fotográfico, número del rollo y de negativo
- fecha
5 Datos técnicos
- procedencia
- cultura
- época
- valor y moneda
- responsable del avalúo y fecha
- propietario original
6 Estado de Conservación
- condiciones
- integridad
7 Referencia
- documentos
- bibliografía
- exposiciones
- tratamientos
- ubicación en depósito
8 Observaciones
9 Colección
- fuente de adquisición
- forma de adquisición
- fecha de adquisición
10 Responsable de la obra
- nombre
- dirección
11 Proceso de inventario
- responsables
- fechas
Instructivo de Aplicación del Inventario
Las siguientes indicaciones orientan el uso de una Ficha General de Inventario de tipo
polivalente, útil para el registro de diferentes tipos de objetos. Por ello, en algunos casos,
se consideró necesario diferenciar la información, según el origen del objeto a
inventariar.
Es importante que la información que se registra en el proceso de inventario sea
totalmente. Si no se conoce con exactitud algún dato, se sugiere 'tomar alguna de las
precauciones siguientes:
1. Consultar con especialistas o informantes calificados.
2. Colocar la leyenda siguiente "de veracidad probable", acompañada del signo "?".
3. Dejar en blanco el espacio para la información, hasta tanto obtener el dato cierto.
Identificación institucional
Nombre de la Institución.
Se señalará el nombre oficial de la institución museística que alberga el objeto
inventariado, así como las siglas que la identifican.
Identificación
Numero de identificación
Se señalará el código asignado al objeto en forma individual para su identificación
definitiva; sea éste un número de registro, de inventario o de catálogo. Se sugiere que
el código se construya integrando dos elementos: las siglas que identifican al Museo y un
número correlativo asignado exclusivamente al objeto; ambos elementos se separan
mediante un guión (p. ej.: MP - 0055)
Números anteriores
Se señalará la existencia y características de los otros códigos que hayan identificado al
objeto, en forma directa o mediante documentación, en fecha anterior a este proceso de
inventario.
Clasificación genérica
Según las características del objeto, se sugiere especificar a qué área o sub-área
pertenece según los Cuadros de Areas y Sub-áreas básicas anexos, publicados en el
Manual de Inventario de Colcultura.
Nombre del objeto
Registrar la denominación con que se conoce el objeto. En el caso de objetos de interés
antropológico, si se conocen diferentes denominaciones, señalar las referentes a nombre
común, vernáculo, popular o científico.
En el caso de obras de arte, registrar el título original que el autor le ha dado; si no tiene
título, colocar "sin título" y entre paréntesis hacer una breve descripción del tema
representado.
Autor
Registrar apellidos y nombres de la persona o taller que realizó la creación. En caso de
no saberse quién es el autor, colocar "Anónimo"; en caso de ser atribuido, escribir
"Atribuido a", e indicar en Observaciones quién hace la atribución y en Bibliografía la
codificación de la fuente consultada al respecto
Dimensiones.
Establecer las medidas máximas exactas correspondientes en forma exclusiva a la pieza,
según sus formas y necesidades de descripción. En caso de tenerse las medidas referidas
al peso o volumen, colocarlas en observaciones junto a la unidad de cálculo utilizada.
Deben registrarse además las dimensiones respectivas al Soporte o Marco de las obras.
Técnica
Especificar la información acerca de la técnica usada en el proceso de fabricación; en
algunos casos esta información puede coincidir con los materiales, aún así señalarla. En
los casos de técnicas combinadas o mixtas, deben mencionarse cada una de las técnicas, o
al menos las más significativas.
Materiales
Anotar el nombre de la materia prima en que se ha fabricado el bien cultural. No
importa que en algunos casos se repita la información aparecida en técnica.
Descripción forma.
Señalar aquellos aspectos característicos de forma y decoración de la pieza, que
permitan identificarla desde ambos puntos de vista. Se sugiere considerar la existencia en
la obra de personajes, planos, colores y texturas. En aquellos casos en que se observen
inscripciones o marcas sobre el objeto, se deben registrar en Observaciones las
características de éstas. En los casos de objetos etnográficos, se señalará en
Observaciones la función y uso conocidos del bien.
Fotografía
Número de rollo
Registrar el número o código asignado al rollo fotográfico para su identificación.
Número de negativo
Anotar el número del negativo que corresponde a la fotografía del objeto.
Fecha
Anotar el día, mes y año en que se realiza la toma fotográfica del objeto.
Datos Técnicos
Procedencia Indicar la denominación del lugar, poblado o región geográfica donde se
obtuvo el ejemplar, así como el nombre del Estado y el País correspondiente.
Cultura
Sólo aplicable en los casos de objetos de interés antropológico. Señalar la denominación
étnica o cultural con que se identifica el grupo o la tradición en que produjo el objeto.
En el caso de objetos arqueológicos registrar el complejo o fase a los que se asocia la
pieza.
Epoca
Señalar los datos precisos del momento o período histórico, artístico o geológico (día,
mes, año, siglo o era) en que se origina el objeto.
En el caso de los objetos de arte, identificar la escuela, el movimiento artístico, o el
estilo al que pertenece la creación; igualmente señalar la fecha o el lapso de tiempo en
que se sabe fue fabricado el bien.
Valor
Registrar la moneda y el precio pagado por el objeto, en caso de haber sido adquirido
mediante transacción comercial y la fecha de dicha negociación. Puede señalarse también
el monto calculado por avalúo del objeto.
Responsable Avalúo / fecha
Anotar el nombre del profesional que realiza el avalúo y la fecha del mismo.
Propietario original
Este item no está referido al autor del objeto, registra el nombre y apellido del dueño
inicial del objeto, así como el código que remite a documentos o archivos que amplíen la
información.
Estado le Conservación
Condiciones
Registrar en una de las casillas la valoración superficial correspondiente al nivel de
deterioro, del objeto, según la escala siguiente:
•
•
•
Bueno: cuando en una escala del 0 al 100%, las condiciones de autenticidad y
conservación del objeto pueden estimarse en un rango superior al 75%.
Regular: cuando en una escala del 0 al 100%, las condiciones de autenticidad y
conservación del objeto pueden estimarse en un rango inferior a 75% y superior a
30%.
Malo: cuando las condiciones de autenticidad y conservación del objeto pueden
estimarse en una escala inferior al 30%. moneda y el precio pagado
Integridad
Registrar en una de las casillas el grado de integridad del objeto, según la escala
siguiente:
•
•
•
Completo: cuando en una escala del 0 al 100%, las condiciones de integridad del
objeto pueden estimarse en un rango superior al 90%.
Incompleto: cuando en una escala del 0 al 100%, las condiciones de integridad del
objeto pueden estimarse en un rango inferior al 50%.
Fragmento: cuando el objeto que se posee representa sólo una mínima parte de la
totalidad inicial del bien, sea cultural o natural.
Referencias
El uso de los apartes siguientes suponen la existencia de otras fuentes de documentación
complementarias a la Ficha General de Inventario, las cuales pueden ofrecer información
adicional respecto al objeto.
Documentos
Si existen referencias documentales relativas al objeto: recibos, fotografías, resultados de
análisis, etc.,) señalar el código o información que permite su identificación y consulta.
100%,
Bibliografía
Identificar en forma precisa las fuentes bibliográficas donde se reproduzca, comente o
mencione la obra, señalando: el autor, título, editorial, ciudad, año.
Exposiciones
Reseñar las principales exposiciones donde haya participado la obra u objeto, indicando
nombre de la exposición, institución, ciudad, fecha.
Tratamientos
Anotar el código o información que permita identificar y consultar los documentos
relativos a tratamientos clíncos efectuados al objeto.
Ubicación en depósito
Identificar el área, mueble, entrepaño, gaveta, etc. en que se localiza el objeto dentro
del depósito o almacén de la institución. Si su ubicación no tiene carácter definitivo,
colocar la información a lápiz, como dato provisional.
Observaciones
Reseñar detalles de interés adicionales en relación al objeto o a su documentación
referencial.
Colección
Fuente de adquisición
Anotar los datos correspondientes al nombre y apellidos o identificación de la persona o
institución que ha sido fuente de adquisición del objeto, así como la dirección. En los
casos a que diera lugar, registrar el nombre de la expedición en que se obtuvo el bien.
Forma de Adquisición
Indicar si el objeto se adquirió mediante compra, donación, reubicación, canje,
recolección u otra forma.
Fecha de Adquisición
Registrar la fecha exacta del ingreso del objeto a la institución, o su fecha de
recolección, si el ingreso resulta de un trabajo de exploración científica (ejemplares
naturales o de interés antropológico).
Responsable de la Obra
Nombre y dirección
Especificar el nombre y dirección de la entidad jurídico-administrativa responsable del
objeto.
Inventario
Responsable
Indicar el nombre y apellido de la persona que realiza el inventario de la pieza.
Fecha
Anotar el día, mes y año en que realiza el inventario del objeto.
Supervisado por
Indicar el nombre y apellido de la persona que supervisa el proceso de inventario y que
avala la veracidad de la información registrada.
Fecha
Anotar el día, mes y año en que se evalúa la información registrada en la ficha.
Nociones de diseño formal en fichas de Registro e
Inventario
Los modelos de fichas tipo son útiles a manera de referencia y comparación. Sin embargo
la especificidad de cada una de nuestras instituciones puede exigir una concepción
particular para estos instrumentos, y por tanto puede ser necesario otro diseño. En este
sentido, existen algunas consideraciones que pueden ser tomadas en cuenta.
1. Es aconsejable partir de la agrupación de renglones de información relacionados entre
sí. Cada uno de estos grupos de información se identificará para su fácil localización.
2. La jerarquización de los grupos informativos de acuerdo a importancia contribuye a la
utilización racional del instrumento. Para tal fin pueden usarse líneas que demarquen
espacios y cuyo grosor determine áreas y sub-áreas de información.
3. Calcular las necesidades y disponibilidad de información, de manera de delimitar los
espacios con suficiente capacidad para contener la información.
4. Considerar las características de los archivos o tipo de carpetas a utilizar, de manera de
prever el diseño de la planilla, los espacios exteriores para los ganchos, espirales.
5. Prever itemes que permitan el cruce de informaciones relativas al objeto pero
existentes en otros documentos. A esos fines se recomienda la utilización de códigos
cruzados.
6. Reservar un espacio para el encabezamiento de la ficha. En éste se discriminarán tres
zonas, una para cada una de las siguientes informaciones: país, entidad oficial y código
de identificación.
7. Diseñar áreas de información gráfica: fotografía o dibujo.
8. Utilizar la esquina superior derecha para la información relativa a la identificación del
bien.
Documentación referencial
Además de los documentos mencionados y de las fichas de inventario de objetos que se
llevan en la oficina de registro, es de gran utilidad organizar y mantener otros sistemas de
documentación adicional que reporten de manera inmediata aspectos especiales de las
actividades de la institución.
Tal es el caso de los archivos en los que se registran las informaciones siguientes:
•
•
•
•
•
Donantes efectivos
Instituciones y personas prestatarias
Objetos partícipes de las Exposiciones
Objetos en préstamo a otras instituciones
Fichas técnicas dé investigación y conservación
Los archivos mencionados podrán ser organizados a partir de tantas copias como se
requiera de las fichas de inventario, según a lo que se refiera el archivo en cuestión. El
criterio de organización de tales archivos podrá ser el orden alfabético, el orden numérico
consecutivo, o la secuencia de años, según convenga.
AREAS Y SUB-AREAS BASICAS
INVENTARIO DE BIENES MUEBLES E INMUEBLES
AREA 01
Arquitectura
AREA 03
AREA 02
Artes
Arqueología
Plásticas
AREA 04
Mobiliario
AREA 05
Varios
AREA 06
Documentos
Arcas
Armarios
Bancos
Oleos
Barqueños
Acuarelas
Baldes
Dibujos
Camas
Platería
Acrílicos
Cofres
Orfebrería
Orfebrería y Grabados
Consolas
Numismática
Platería
Pastel
Escaños
Vidrio
Centros
Cerámica Témpera
Espejos
Porcelana
Urbanos
Líticos
Técnica
Estantes
Cerámica
Impresos
Inmuebles
Textiles
Mixta
Retablos
Vestuario
Manuscritos
Zonas
Maderas
Fotografía Lámparas
Ornamentos
Arqueológicas Huesos
Tejidos
Mesas
Armas
Fósiles
Artísticos
mueblesMetalistería
Varios
Escultura
despensa
Instrumentos
Marcos
Relojes
musicales
Tallas
Sillas
Varios
ornamentales Sillones
Cruces
Sofás
Soportes Urnas
Vitrinas
Atriles(madera)
Tomado de:
Bienes Culturales Muebles - Manual para Inventario. Gómez de Chávez, María
Isabel; Botero de Angel, Margarita; Bogotá, Bogotá, Editorial Escala, 1991. 162p.
Ilust (22 x 26 cm.).
Edición rústica (publicación del centro Nacional de restauración.
Sección de Investigación, Inventario y Documentación).
IV La
Conservación del Museo
La garantía del futuro
Los objetos artísticos y culturales, por su valor histórico y documental
se convierten en piezas invalorables e insustituibles para la sociedad. Su carácter
perecedero obliga a las instituciones museísticas a enfrentar el reto de su conservación,
para garantizar a las sociedades presentes y futuras el disfrute y conocimiento de estos
bienes.
Entendemos por conservación el conjunto de medidas que tiene como finalidad evitar el
deterioro de los objetos y la prolongación de su vida.
En este sentido, los museos deben asumir la función de conservación considerando desde
la preservación del material con que se elabora el objeto, hasta la supervisión y control de
su manipulación, e integridad física y seguridad.
Este capítulo es el resultado de la compilación y revisión crítica de bibliografía
especializada en el área y a la discusión con especialistas de nuestro país.
Normas generales
A fin de evitar posibles deterioros en objetos o colecciones, los Museos acostumbran
hacer cumplir una serie de normas de carácter general, tanto para el personal de la
Institución como para el público. El conocimiento y cumplimiento de tales normas es de
gran importancia ya que facilita la labor de los Museos y la grata asistencia del público a
éstos. Dichas normas son las siguientes:
1. No tocar los objetos expuestos en los Museos.
La prohibición de contacto directo del público con los objetos expuestos es una norma de
conservación muy común, además de ser la más sencilla de las medidas de protección
para el público y para las obras que se encuentran en el museo. Tratamiento especial
reciben las instalaciones u obras participativas.
2. No fumar dentro de las áreas de exposición u otras donde se trabaje con material
inflamable.
Los peligros de incendio con las consecuencias de destrucción que conllevan, justifican
todas las medidas que puedan ser tomadas para evitar tales riesgos.
3. No ingerir alimentos ni bebidas en las salas, pasillos y lugares de acceso al Museo.
Es conveniente recordar que los restos de comida siempre atraen animales: ratones,
moscas, hormigas, cucarachas, etc. Ello propicia
perjuicios y deterioros, tanto al medio ambiente
del Museo como a su edificación y colecciones.
4. No portar objetos innecesarios y molestos
durante el recorrido por el Museo (paraguas,
bolsos, maletas etc.).
Como prevención a los riesgos de robo y agresión
que puedan sufrir las obras expuestas en un museo,
se considera de suma utilidad la prohibición de
portar, durante el recorrido por las instalaciones,
los objetos mencionados y otros similares.
El personal del Museo deberá persuadir al público
acerca de la inutilidad de tales objetos durante el recorrido, así corno las molestias de
peso y manipulación que puedan ocasionar los mismos en las áreas del Museo.
5. No introducir animales a las áreas del Museo.
La previsión de situaciones conflictivas y de peligro para las personas, las obras
expuestas, e incluso el propio animal, obligan a la exigencia del cumplimiento de esta
norma.
6. No permitir el acceso al Museo de personas cuyos modales o conducta que puedan
significar molestia para el resto del público o riesgos para las colecciones.
El personal del Museo deberá estar siempre dispuesto a utilizar medios persuasivos
discretos para evitar la presencia de personas o grupos en estado de embriaguez,
demencia, euforia u otros estados emocionales que puedan potencialmente ser fuente de
disturbios o agresión, tanto para el público y personal del museo, como para las obras en
exposición.
7. No realizar visitas a los Museos portando aparatos musicales.
Las visitas a los Museos se realizan para el disfrute y la
contemplación visual de las exposiciones que éste ofrece. En
consecuencia, los ruidos molestos distorsionan las
condiciones óptimas de observación y goce de las actividades
expositivas.
8. Solicitar los permisos correspondientes para la
realización de tomas fotográficas, videos o filmaciones.
El personal de los Museos deberá estar atento ante la
realización de tomas fotográficas mediante equipos
complejos: trípodes, luces, lámparas, filmadoras, etc. Tales actividades siempre deberán
contar con una autorización del personal directivo de la Institución, que considere la
finalidad de las tomas y su conveniencia.
9. No tomar fotografía con flash.
Los efectos ocasionados por la luz que emite el flash producen deterioro a los objetos
expuestos a ello. Por tal razón la prohibición fotografiar con auxilio de flash es una
norma mundial de conservación de museos.
Climatización
El medio ambiente en los museos está determinado principalmente por la humedad
relativa y la temperatura. Estos factores inciden de una manera directa en el estado de
conservación de los objetos expuestos o almacenados en los museos.
La buena conservación de las obras en estas instituciones exige el mantenimiento de una
atmósfera climática relativamente estable, pues modificaciones bruscas de los factores
mencionados puede provocar el surgimiento de moho o bacterias, así como fenómenos de
corrosión, dilatación y contracción de los materiales que acelerarán el deterioro de las
obras.
Por ello se hace necesario conocer los efectos dañinos que éstos puedan generar, las
condiciones ideales en que pueden actuar sobre los objetos sin peligro alguno, y los
equipos técnicos que permiten su control y medición.
Control de Humedad Relativa (HR)
El primer factor a controlar es la humedad relativa del ambiente. En el siguiente cuadro
se establecen los rangos óptimos de control, según el género de las obras de que se trate.
Control de clima
En Venezuela, país de clima tropical donde la humedad relativa y las temperaturas
diurnas y nocturnas presentan variaciones permanentes, el control de estos elementos son
de vital importancia.
Las características técnicas de las obras determinarán las condiciones de control de clima.
Las bajas condiciones de humedad relativa influyen en las condiciones de los pigmentos
y soportes, ocasionando desecamientos, grietas, pérdidas de elasticidad y
desprendimiento de pigmentos, la humedad alta favorece la presencia y desarrollo de los
microorganismos (hongos).
NIVELES DE HUMEDAD RELATIVA (HR)
RECOMENDADOS SEGÚN EL TIPO DE MATERIAL
Tipo de material
Piedra y Cerámicas
Vidrio
Pintura sobre tela
Porcentaje %
Lo más seco
posible
45-60
45-60
20-60
50-60
40-60
40-55
50-60
55-65
Pintura sobre madera y
45-60
Escultura policromada
Instrumentos musicales
45-60
y objetos decorativos
Papel
45-60
Fotografías y películas 30-45
Monedas
Bajo 30
Armas y Metales
Bajo 30
Especimenes de ciencias
40-60
naturales
Textiles
45-60
Material Etnográfico
40-60
Material Plástico
Mobiliario
45-60
Marfil y Hueso
45-60
Fuentes: Dossier de
References Tecniques.
Center de
(*) Los datos adaptados para Documentation,
Venezuela se obtuvieron a UNESCO, ICOM,
partir de consultas a
1979. Págs. 15, 16 y
especialistas quienes
17.
recomendaron niveles de
Fuentes: Dossier de
temperatura, humedad
References Tecniques.
relativa e iluminación, según Center de
experiencias particulares.
Documentation,
UNESCO, ICOM,
1979. Págs. 15, 16 y
17.
45-60
55-60
45-60
55-60
40-60
30-45
20-40
15-40
50-60
40-50
30-40
30-40
40-60
50-60
30-50
40
50-60
40-60
40-60
40-50
40
40-50
55-60
50-60
Fuentes: Manual de
Orientación
Museológica y
Museográfica, Dpto. de Fuente
Venezuela
Museos y Archivos.
Sistemas de Museos de (*)
Sao Paulo, 1987, Pág.
20.
Al igual que la humedad, las fluctuaciones de temperatura pueden crear efectos de
deterioro en las colecciones y en tal sentido, es importante que se considere este aspecto
para la conservación de las mismas.
El siguiente cuadro ilustra las condiciones ideales de conservación. Por debajo de las
cifras señaladas se producen desecamientos de los soportes y pigmentos, provocando
desprendimiento, grietas en las maderas, pérdida de elasticidad, fisuras, craqueladuras y
otras lesiones.
Sobre los 25º C y una humedad alta se favorecen las condiciones para el desarrollo y
proliferación de microorganismos, los cuales ocasionan graves deterioros en las obras de
arte, especialmente en textiles, papeles y madera. Debe tenerse en cuenta que los rangos
de fluctuación de la temperatura no debe exceder de 1º C por mes.
Recursos Técnicos para el control y medición de factores climáticos.
Recursos de control y medición
Son materiales o equipos cuyo funcionamiento actúa sobre el medio ambiente,
permitiendo al operador modificar sus condiciones de temperatura y humedad.
Materiales higroscópicos
Consisten en materiales que tienen la propiedad de absorber humedad, por lo que también
se les conoce como amortiguadores; sirven como ejemplos el papel y la madera. Otro
producto higroscópico de gran importancia por ser muy conocido y de fácil obtención,
son los Cristales de Sílica Gel, amortiguador de naturaleza artificial capaz de eliminar
humedad del ambiente inmediato a su presencia.
Es de mucha utilidad en vitrinas, pues contribuye junto al thermohigrómetro, a
restablecer el equilibrio ambiental.
NIVELES DE TEMPERATURA
RECOMENDADOS
Tipo de material Grados Centígrados
Obras Gráficas:
textiles, acuarelas,
sedas, collages.
20 a 25 grados
19 a 21
20 a 30 grados C. C.Condición óptima
grados C.
21 grados C.
20 a 25 grados C.
Obras Pictóricas:
18 a 22
20 a 30 grados C. Condición óptima 21
óleos, acrílicos.
grados C
grados C.
Obras Escultóricas:
20 a 25 grados C.
18 a 22
bronce, metal, madera 20 a 30 grados C. Condición óptima 21
grados C
policromada.
grados C.
(*) Los datos adaptados Fuentes: STOLOW,
para Venezuela se
obtuvieron a partir de
consultas a especialistas
quienes recomendaron
niveles de temperatura,
humedad relativa e
iluminación, según
experiencias particulares.
NATHAN,
Fuentes: LA
Butterworths,
FONTAINE; Raimond,
Conservation and
Technical Bulletin,
Fuente
Exhibitions, 1985, Canadian Conservation
Venezuela (*)
pág. 142.
Institute, National
Temperatura variable Museums of Canada,
en los países
Abril, 1981, Pág. 2.
europeos
Deshumificador.
Es un aparato que permite absorber el excedente de humedad existente en el ambiente. Su
capacidad de absorción es de un (1) aparato por cada 12 metros cuadrados de espacio (1 x
12 m2), por tanto, cuando haya exceso de humedad ocasionada por filtraciones, lluvias o
inundaciones, puede ser preciso la utilización de varios equipos.
La capacidad de remoción de humedad por parte del deshumificador se mide en función
de pintas (medida inglesa de capacidad), equivalente a litros en la siguiente proporción:
1 pinta = 0,4732 litros
16 pintas = 9 1/2 litros
En el mercado existen diferentes modelos de deshumificadores cuya capacidad de
remoción varía de uno a otro. La conveniencia de un modelo particular estará
determinado por la magnitud de humedad relativa del ambiente en el que se requiera
instalar dicho modelo.
Veamos algunos:
Modelo D - 1600 remueve 7,5 litros diarios
Modelo D - 2200 remueve 10,4 litros diarios
Modelo D - 2700 remueve 12,7 litros diarios
Modelo D - 3200 remueve 15 -litros diarios
Modelo D - 3800 remueve 18 litros diarios
Humificador
Equipo de gran, utilidad en lugares donde la humedad relativa está por debajo del 40%,
ya que tiene la capacidad de aumentar la humedad del ambiente. Su uso evita el
desecamiento del medio aglutinante y los soportes de las obras, a base de fibra de
celulosa.
Aire Acondicionado
Equipo que modifica artificialmente la atmósfera de un lugar o espacio cerrado. Hay
equipos de aire que trabajan mediante el flujo del enfriamiento de agua. Si trabajamos en
una temperatura baja el flujo de agua es mayor, por lo tanto va a afectar la humedad
relativa, aumentando de esta manera los niveles recomendados. Se recomienda, para la
instalación de equipo de aire acondicionado en un Museo, la asesoría de un especialista.
CUADRO DE LOS FACTORES CLIMÁTICOS
Y EQUIPOS SEGÚN FUNCIONES
Humedad
Temperatura
Thermohigrómetro
Thermohigrómetro
Thermohigrómetro
Thermohigrómetro
Control
Aire Acondicionado
Materiales Higroscópicos
deshumificador
humificador
Medición y
Control
Sistema computarizado de sensores (DATALOGGER)*
Medición
(*) Instrumento de Medición y Control de Valores del Ambiente. Contribuye según
programa y memoria al ahorro horas/hombre logrando mayor efectividad en la medición
y control de temperatura y humedad.
Equipos de medición
Son aparatos utilizados para la medición de los cambios de temperatura y humedad
relativa del medio ambiente. Usualmente, hacen el registro de dichos cambios mediante
gráficos. Por lo general, estos son equipos de gran fragilidad cuya instalación requiere de
la participación de un especialista que calibrará su funcionamiento.
Thermohigrómetro
Este equipo es el utilizado para calibrar o medir la temperatura y la humedad relativa
contenida en el medio ambiente.
Thermohigrógrafo
Mediante este instrumento se realiza la medición de la temperatura del medio ambiente, a
través de una hoja de registro.
Hidrothermógrafo
Hay dos tipos de registro:
a. Semanal
b. mensual
También, mediante una hoja de registro estos equipos permiten registrar los cambios de
humedad relativa del medio ambiente. Ambos aparatos, sobre la base de las variaciones
encontradas en el clima, sugieren los procedimientos a seguir, los cuales deberán ser
aplicados de acuerdo a las funciones que desempeñan en el medio climático de los
Museos.
luminación
Otro factor de suma importancia en el adecuado manejo de colecciones en Museos, es el
relativo a las condiciones de iluminación a las que se someten los objetos expuestos.
Veamos en qué consiste:
Control de iluminación
La iluminación en los Museos es un elemento fundamental para la exhibición de las
colecciones; las más utilizadas son las siguientes:
Luz natural
Luz de Sol
Luz artificial
Luz fluorescente (focos o lámparas)
luz incandescente (bombillas 120 v.)
Luz halógena Luz de sodio
Cada una de estas tienen un rango de luz y calor diferente, su utilización depende del
objeto a exponer, su sensibilidad, distancia entre el objeto y la lámpara.
Sin embargo, la exposición prolongada de los objetos, sea a luz natural o no, puede
causar grandes daños en las obras (resecamiento, decoloración, craqueladuras, etc.)
La adecuada medida de la iluminación sobre los objetos de museos es el Lux (es la
iluminación de una superficie que recibe un lumen en cada metro cuadrado, siendo el
lumen la unidad de flujo luminoso).
Según sea la naturaleza de las piezas expuestas, la iluminación deberá ajustarse de
acuerdo a los rangos que recomienda el siguiente cuadro:
RANGOS DE ILUMINACIÓN
RECOMENDADOS
Tipos de Obras
Rangos de lux
Papel
Hasta 50 lux
Estampas, gráficos, dibujos, collages
Textiles
Sedas, linos, algodón, yute, lana, etc.
Materiales colorantes
Acuarelas, gouache, tinta.
Hasta 50 lux
Hasta 50 lux
Muebles
Hasta 50 lux
Oleos, acrílicos, colores naturales, sopo Hasta 50 lux
Tridimensionales
Bronce, aluminio, hierro
(*) Los datos adaptados para Venezuela se
obtuvieron a partir de consultas a especialistas
quienes recomendaron niveles de temperatura,
humedad relativa e iluminación, según
experiencias particulares.
Estos datos serían de gran apoyo para futuras
investigaciones y para establecer
comparaciones.
No afectados por la luz
Fuentes Garry Thompson, Preventive
Conservation in Museum, ICCROM,
1984. Pág. 3. Manual de Prevención y
Primeros Auxilios, Colcultura,
UNESCO, Bogotá, 1982, Pág. 49.
Venezuela (*)
La buena utilización de los efectos lumínicos debe considerar algunas recomendaciones:
1. Evitar que los rayos solares incidan directamente sobre los objetos.
2. Neutralizar la luz natural ocasionada por grandes ventanales utilizando vidrios
polarizados o filtros para rayos ultravioleta (UV). Son recomendables los filtros de marca
Rosco ó 3M, modelos P-12, P-18, P-20 y P-40, los cuales pueden ser colocados en las
ventanas, en las vitrinas o en los objetos mismos (en caso de ser acuarelas, libros,
estampas o textiles).
3. No utilizar lámparas incandescentes en vitrinas. En caso de no poder evitar su uso
deben mantenerse lo más alejadas posibles de los objetos expuestos.
4. Debe preferirse el uso de lámparas fluorescentes (como la P-37 de marca Phillips) o la
luz de halógeno, puesto que reducen los rayos UV La lámpara seleccionada deberá tener
las dos cualidades siguientes:
•
•
buen rendimiento de color
emisión controlada de rayos ultravioleta (UV)
5. Los rayos ultravioleta pueden ser eliminados mediante:
•
•
filtros especiales
iluminando los objetos mediante reflejos de luz sobre una pared blanca, ya que
este color absorbe los rayos UV.
6. A fin de lograr uniformidad en la iluminación, la luz artificial debe ser recibida por el
objeto por vía indirecta.
7. Durante el tiempo que el Museo esté cerrado al público, se recomienda apagar
las luces. También se utilizan sistemas de control de luz específicamente en
aquellas áreas salas que contengan colecciones con materiales muy sensibles,
sólo se encenderá la luz por pocos minutos y con muy baja intensidad.
Contaminación biológica
Uno de los principales problemas de las obras compuestas por material orgánico
(madera, papel, tela, cuero, etc.) es el ataque de insectos y microorganismos:
cucarachas, hormigas, comejenes, hongos, entre otros.
Colcultura, en una de sus publicaciones relativas a prevención del patrimonio cultural,
enfoca este aspecto de manera muy clara, razón por la cual haremos uso de su
información (COLCULTURA, 1982. Manual de Prevención y Primeros Auxilios. Colombia,. Ediciones
PROA Ltda.)
La presencia en las obras de artes de las plagas mencionadas se debe a las siguientes
razones:
•
•
Que la temperatura del medio ambiente sea superior a 24º C, y que la humedad
relativa supere igualmente el 60%.
Que exista acumulación de polvo, sucio, dulces, grasas y otras impurezas
atmosféricas en el ambiente que rodea las obras.
•
•
•
•
•
•
•
•
•
Para controlar la contaminación biológica en las colecciones de los Museos se
recomienda tomar en cuenta las siguientes consideraciones:
Tener un estricto control ambiental. La temperatura promedio debe oscilar entre
los 18 y 22º C, mientras la humedad relativa debe mantenerse entre 50 y 60%.
Limpiar periódicamente los objetos con plumeros, brochas de cerda suave y paños
secos, los cuales deberán estar limpios antes de usarse. De esta manera se evita la
proliferación de polvo y grasa que contribuyen al surgimiento y desarrollo de
insectos y microorganismos.
Los sitios y áreas donde las obras reposan (depósitos, estantes, vitrinas, cajas de
embalaje, etc.) deben permanecer en estado de pulcritud.
Durante los traslados de obras, evitar los cambios bruscos de temperatura y
humedad relativa.
Los materiales inorgánicos, como las rocas, poseen compuestos y sales solubles
que pueden servir de alimento a microorganismos e insectos. Para evitar este tipo
de problemas, se deben mantener las condiciones de limpieza y adecuada
climatización.
En caso de ataque de insectos, el tratamiento recomendable son las fumigaciones
periódicas, preferiblemente por medio de gases de bromuro de metilo. No deben
aplicarse sustancias fungicidas sobre las obras.
Si una obra está contaminada debe aislarse del resto de la colección, mientras se
realiza su correcta fumigación a base de gases. Se recomiendan las revisiones
periódicas.
Detectar el foco de infección o el origen del ataque para eliminarlo
definitivamente.
Cuando se realiza la fumigación es recomendable la utilización de mascarillas con
filtros, de carbón y guantes de vinilo protectores, para evitar los efectos nocivos al
operador.
Normas de conservación para el marcaje de obras
Como se ha señalado en capítulos anteriores el ingreso de objetos al Museo, debe
corresponderse con la asignación definitiva del número de identificación perteneciente a
cada obra y la asociación física de dicho número con el objeto respectivo. Esta asociación
se alcanza mediante el marcaje, directo e indirecto del objeto mismo.
La acción descrita garantiza el posterior manejo técnico y administrativo de la colección,
así como el almacenaje y ubicación de las obras en depósito, y el proceso de marcaje
requiere el cumplimiento de ciertas normas de conservación, cuyo conocimiento y
consideración contribuyen, por un lado, a minimizar los riesgos del objeto, antes y
después del marcaje; mientras también garantizan la utilidad y la durabilidad de éste.
En tal sentido, es importante estar conscientes de que el marcaje de cada objeto implica
una evaluación del material que lo compone, de su forma, peso, y de su estado de
conservación. No obstante, en forma general pueden seguirse algunas recomendaciones:
•
•
•
•
•
•
•
Pueden ser marcados directamente los objetos de vidrio, metal, madera, hueso,
cerámica y plástico. Se utiliza comúnmente las pinturas de óleo (solubles con
trementina), los acrílicos (solubles en agua) y en algunos casos la tinta china. El
papel puede ser marcado con un lápiz de punta media.
Los textiles se marcan mediante cintas de algodón o lino, que no destiñan, en las
cuales se escribe con tintas indelebles; luego, se cosen a las prendas. Igualmente
se procede con los objetos de materia orgánica (cuero o pieles) los cuales deben
ser identificados con etiquetas de papel libre de ácidos.
Si la superficie sobre la cual se aplicará el marcaje es lisa, es aconsejable aplicar
una película de base, que facilite la escritura. Igual recomendación es aplicable en
superficies porosas, a fin de evitar la penetración de sustancias ajenas al objeto.
Para objetos que requieran ser limpiados o pulidos frecuentemente, como es el
caso de la platería, la porcelana, o la cristalería, se recomienda aplicar una
película de protección sobre el marcaje.
Las colecciones de historia natural se identifican con etiquetas de metal, según sea
su tamaño. Los especimenes pequeños, por ejemplo insectos, se identifican
mediante etiquetas sostenidas bajo los alfileres de cada muestra.
El lugar donde se coloque la marca debe ser un sitio discreto del objeto, protegido
del roce y desgaste por peso y fricción, y donde se dificulte la desaparición de la
identificación. En los objetos de mucho peso, la marca nunca debe colocarse en la
base aunque sí cerca de ésta
Es aconsejable que objetos similares sean marcados en los mismos sitios, de
forma de facilitar la búsqueda de la identificación.
Almacenaje de obras
A menudo, en los Museos se presta escasa atención a los lugares de depósito y
almacenamiento de obras. Error grave éste, ya que la experiencia indica que son muchos
los daños ocasionados en las colecciones por el inadecuado diseño del área dispuesta para
servir como depósito de las mismas.
La importancia de los depósitos y almacenes de obras, radica en que son éstas las áreas
en las que las colecciones reposan por período más prolongados de tiempo. De hecho, es
el depósito el lugar en donde se inician y culminan todas las operaciones y movimientos
de obras, desde su ingreso a la institución hasta su salida a exposición.
Veamos:
Por las razones expuestas, deben preverse ciertas condiciones para las áreas de
almacenaje.
•
•
•
•
•
•
•
amplitud
control de clima
facilidad de limpieza
seguridad y sistemas de alarmas
fácil y seguro acceso
buena iluminación
mobiliario adecuado
Un aspecto que debe atenderse con cuidado es el referido a la organización de las áreas
de almacenaje. En este sentido, podemos hacer los señalamientos que a continuación se
enumeran:
1. El área de almacenaje que debe estar subdividida según las diferentes colecciones que
se posean.
2. Las diferentes áreas estarán climatizadas de acuerdo con las necesidades específicas de
cada colección: pintura, cerámica, textiles, etc.
3. La distribución de los objetos debe hacerse de acuerdo con los diferentes tipos de
colecciones existentes.
4. Una vez determinado el orden de los objetos, éste debe ser respetado
y mantenido de manera estricta.
5. La disposición de los objetos debe facilitar su rápida localización
visual, así como su acceso sencillo y sin riesgos.
6. Igualmente, debe facilitar el acceso y manejo de los equipos de
transporte que se requieran utilizar, según las dimensiones de los
objetos a transportar (carritos móviles, montacargas, etc.)
7. Estos medios de movilización de obras deben estar diseñados para la
manipulación y traslado, adecuadamente, con apoyos metálicos seguros, correas fuertes y
amortiguadores de goma espuma.
8. El personal encargado de la movilización de las obras debe estar perfectamente
entrenado para ello.
9. El mobiliario para almacenar los diferentes objetos de los Museos dependerá de las
características de cada tipo de colección.
10. El acceso al depósito de personas ajenas a las tareas propias del áreas, debe ser
estrictamente limitado.
Hemos señalado la recomendación de que los depósitos estén organizados y
acondicionados según las diferentes colecciones existentes. Revisemos las posibles
divisiones y sus respectivos mobiliarios y estanterías.
Mobiliarios y Estanterías
Arca de Obras Bidimensionales
Debe disponer de paneles metálicos verticales y con rieles que permitan su suave
deslizamiento horizontal. Estos paneles facilitan la colocación de cuadros a cada uno de
sus lados, evitando el posible roce entre los mismos.
Un método más económico consiste en emplear estanterías de metal, en cuyos entrepaños
se colocan los cuadros verticalmente, sostenidos y separados mediante divisiones.
Estas divisiones pueden ser de madera o bastidores con goma espuma o airpack (plástico
con burbujas de aire).
También se pueden utilizar láminas de cartón perforado entre rieles de madera forrados
en tela de fieltro, fijado a los entrepaños.
En caso de no disponer de los sistemas
descritos, las siguientes recomendaciones
podrán serle útil:
•
•
•
Siempre que haga uso del piso para
colocar obras, cuide que éste no sea
resbaladizo, prefiera superficies de
goma o de tela.
Organice los cuadros considerando su
tamaño. Nunca reúna obras de
tamaños diferentes.
Cuando almacene varios cuadros,
observe qué parte del cuadro ha
quedado al frente y coloque el
próximo de manera que ambos estén
respaldo a respaldo o frente a frente.
Continúe así sucesivamente. Esto protege la
parte frontal de las pinturas, evitando el
contacto de la pintura con los objetos
sobresalientes de las partes posteriores del
cuadro contiguo
Utilice, de manera alternativa la colocación de las
obras en sentido vertical u horizontal, de manera
de eliminar el peligro de que un marco resbale
sobre una pintura próxima.
• Nunca almacene juntas aquellas obras que posean
elementos para colgar sobresalientes.
Nunca reúna obras sin enmarcar, o cuadros cuyos marcos no sobresalgan, es
decir, que estén en el mismo plano que la tela.
•
•
•
Si necesita organizar varios cuadros sostenidos por la pared, apoye el primero lo
más verticalmente posible, evitando que se caiga hacia adelante; los cuadros
siguientes deberán estar entre sí, lo más cercano posible.
• Si apoya cuadros en una pared que formen ángulos muy
abiertos respecto a ésta, tenga en cuenta la posibilidad de que
resbalen hacia adelante, así como que el peso de los últimos
cuadros ejercerán una presión peligrosa sobre los primeros.
• Nunca haga grupos muy grandes. El peso de los cuadros del
frente puede dañar los marcos de los cuadros del fondo.
No recline pinturas extremadamente grandes o pesadas,
directamente una sobre otra.
• Apoye cada pintura sobre astas de madera de mayor altura
que los cuadros. Estas, además de servirles facilitarán su
manipulación. Al mover las astas de apoyo debe tenerse cuidado de no dañar las
pinturas adyacentes.
Si utiliza astas de madera para separar las obras apoyadas en la pared, no
almacene juntas muchas obras.
Coloque los cuadros más grandes al fondo y termine con los más pequeños al
frente.
•
•
•
•
•
Los cuadros con marcos ornamentados deben ser colocados sobre anime o sobre
tarugos o topes de madera con goma espuma o fieltro grueso. Estos amortiguarán
el peso de las frágiles esquinas del marco.
Cuando almacene varios cuadros con marcos delicados, sepárelos, colocando
entre ellos láminas de cartón o anime de mayor tamaño que sus marcos.
Area de obras Tridimensionales (Escultura, Cestería y Cerámica)
Para el almacenamiento de esculturas se utilizan estanterías, con entrepaños espaciados a
diferentes alturas y forrados en tela de fieltro, anime o goma espuma, dependiendo de su
tamaño. Las de gran formato deberán colocarse en
bases de madera lo suficientemente resistentes al
peso y volumen de la obra.
Para cestería también se emplean estantes
metálicos con entrepaños de malla sintética Para la
cerámica se puede utilizar el mismo sistema de muebles diseñados
para las esculturas o también muebles en madera con gavetas
deslizantes a diferentes alturas, de acuerdo con el tamaño de las
obras.
Es conveniente prever la necesidad de dar sostén a los objetos
mediante ruedas de goma espuma en los cuales
se apoyen y equilibren las piezas. También
pueden resultar útiles los cubos de anime que
posean perforadas las siluetas de la pieza o
sector que requiera apoyo.
Area de Papel
El depósito adecuado a este tipo de colecciones
debe estar provisto de muebles preferiblemente
de metal, con puertas que cierren mediante
bisagras o cerrojos horizontales, de manera de
evitar la penetración de polvo. Tal mobiliario
llevará en su interior cajones forrados en tela de
fieltro o papel glassine, que limite la acción de
resinas u óxidos.
Los documentos que se guardan en estos
muebles, deben previamente haberse colocado
en el interior de una carpeta, previamente
identificada. Esta se elabora con dos láminas de
cartón, libres de ácido y sin ningún tipo de cinta adhesiva, cinco centímetros más grande
que el documento. En el interior de la carpeta se colocan dos hojas de papel de fieltro o
papel glassine unidas a la cartulina de algodón.
Area de Textiles
Los vestidos deben ser guardados en amplios gabinetes o guardarropas, elaborados en
madera o metal y con puertas que eviten la penetración del polvo. Si éstas no existen,
pueden colocarse bolsas de tela sobre los vestidos, dejando en la parte superior e inferior
libre paso al aire.
Los ganchos donde se suspenderán los vestidos deben ir forrados en papel de seda o tela
y con hombreras hechas de este mismo material.
Los muebles, en su parte inferior, pueden complementarse con cajones forrados con
fieltro. En estos se almacenarán, envueltos en papel de seda, los objetos pequeños, tales
como guantes, cinturones, zapatos, etc.
Se recomienda la colocación de pequeñas bolsas contentivas de naftalina y alcanfor, en el
interior de los muebles acondicionados para el almacenaje
de textiles para evitar la presencia de polillas y comején.
Embalaje de objetos y colecciones
Las siguientes medidas están destinadas a minimizar los
daños atribuidos a deficientes embalajes:
1. Diseñar los recursos de embalaje considerando la
necesidad de fácil manipulación de las cajas durante su
carga y descarga. Igualmente, el embalaje debe garantizar
una protección adecuada por períodos de tiempo
relativamente prolongados.
2. Los materiales de fabricación de las cajas de embalaje
deben ser de primera calidad, pues deben garantizar el
óptimo funcionamiento del contenido, resistencia a todo tipo
de deterioro y una protección adecuada a su contenido.
Las cajas deben estar cerradas por todos lados y ofrecer sobre sus superficies exteriores
espacios convenientes para identificar, en forma clara, su origen y destino. Igualmente,
debe facilitar la señalización y simbología universal que establezcan la correcta forma de
colocación, la fragilidad de su contenido y los riesgos de lluvia, sol o manipulación
inconveniente (ver ilustraciones).
3. Extremar las medidas de protección de los objetos contra daños mecánicos, resultantes
de golpes, presiones y/o vibraciones durante el viaje.
4. Evitar el deterioro resultante por la acción de agentes biológicos sobre los objetos
embalados. En este sentido, deben prepararse adecuadamente los objetos contra la
actuación de insectos, hongos, ratas, etc.
5. Proteger los objetos contra los cambios bruscos de temperatura y humedad que
pudieran producirse durante el viaje.
6. Embalar en cada caja los objetos afines respecto a la fragilidad y peso. Cuidar de no
colocar muchos objetos por cada caja de embalaje
Las consideraciones anteriores en cuanto a embalaje, tienen un carácter general, pues su
utilidad no está en relación a ninguna condición previa de los objetos tratados. Sin
embargo, los diferentes tipos de objetos que existen en las colecciones de Museos
requieren consideraciones específicas para su mejor manipulación. Se tratará de ofrecer
detalles de tales condiciones a continuación:
Embalaje de Obras Bidimensionales
Pinturas
Para el embalaje de pinturas de caballete se recomienda el uso de caja de madera,
contraenchapado o de pino, en óptimo estado, con una base firme y una tapa que permita
introducir y sacar la obra sin problemas.
Los bordes, el fondo y la tapa deben ir forradas con una tela impermeable. En los ángulos
o esquinas interiores de la base se colocan esquineros triangulares o cuadrados, en
madera o goma espuma gruesa o anime. Estos suplementos sirven para acolchar las obras
y evitar los golpes.
Las pinturas deben protegerse con papel de seda o glassine y su soporte con una lámina
de goma espuma o anime, adherido al borde interior del bastidor.
Cuando se transporte más de una obra, cada una de las mismas debe tener su propio
espacio, mediante tablas divisorias. Si son de diferente tamaño, la más grande deberá ir
en la parte baja mientras que la de menor tamaño se coloca encima. Finalmente, sobre el
separador de la segunda obra se colocan travesaños cubiertos con fieltro y acuñados en
las esquinas con cojines.
En caso de embalar cuadros con marcos tallados y ornamentos en yeso, se deben cubrir
con un material que sirva de cuña y protección contra las vibraciones y golpes del
transporte. Se recomienda para tal fin el uso de tela, luego de la cual se envuelve todo en
papel de seda y se sella con tirro. De esta manera se adecuan almohadillas para la
superficie de los largueros y de los cabezales.
Grabados, Dibujos y Acuarelas
Para embalar dibujos, grabados y acuarelas enmarcadas con plexiglass, se utilizan cajas
de madera en posición vertical, con rieles forrados en tela de fieltro delgado, ubicados en
la parte alta y en la base de la caja. Si éstas están enmarcadas con vidrio se recomienda
realizar una trama con cintas adhesivas (tirro sobre vidrio). Las cintas deberán dejarse
dobladas en los extremos, de manera que puedan ser retiradas fácilmente. Dada la
oportunidad, las cintas serán haladas de manera lenta y con cierta inclinación aguda
respecto al vidrio, nunca en forma vertical, pues sus pedazos podrían caer sobre el objeto
y deteriorarlo.
Embalaje de Objetos Tridimensionales
En términos generales, puede afirmarse que existen dos formas de embalaje para objetos
tridimensionales. Sin embargo, lo más importante es tener en cuenta que cada objeto, por
su forma y estructura, deberá ser empacado por separado.
Para esculturas, se recomienda el siguiente sistema de embalaje. Envolver las obras con
papel de seda. Esto evita el roce del objeto contra el interior de la caja y las consecuentes
rayaduras sobre su superficie.
Después de estar cubierta la obra, se introduce en una capa gruesa de espuma, preparado
como sigue: se toma la silueta de la escultura dibujada con lápiz sobre la espuma y con
un cuchillo se corta el contorno de la silueta hasta llegar a la profundidad tomada de la
medida de la escultura. Dicho recorte se colocará finalmente a manera de tapa de la
silueta. Y por último, se introduce en el cajón cerrándolo con una tapa de madera.
Otro método mucho más económico y fácil, es el de cubrir la superficie de la escultura
con fieltro de algodón. Previamente se cubre con papel de seda. Al tener cubierto todo el
área de la pieza con este material, se cubre de nuevo con una lámina de espuma delgada,
uniendo sus extremos con cintas de nylon.
El objeto ya envuelto, se introduce en una caja de madera protegida internamente con
plástico y se puede utilizar virutas de papel, madera o perlas de polietileno (anime).
Transporte de obras
A continuación, señalamos algunas recomendaciones a tomar en cuenta para la correcta
movilización de colecciones de Museos
1. Revisar con anticipación todos los objetos que van a ser transferidos, verificando la
exactitud del listado u orden de salida y su estado de conservación
2. Escoger el transporte adecuado para el traslado
de las obras, sea terrestre, aéreo o marítimo.
Cuídese el diseño de embalaje según las
características de las obras: tipología formal,
fragilidad, número, peso, etc. Téngase en cuenta
además, las características climáticas del lugar
donde arribarán las colecciones.
3. El responsable de la colección deberá
supervisar directamente todas las tareas de
embalaje y transporte e instruir al respecto a los
funcionarios de la compañía transportadora.
4. Bajo ningún concepto deberán ser movilizadas
obras o colecciones que no estén previamente
amparadas por pólizas de seguro.
5. Tanto en el momento de entregar o recibir las obras será necesario la presencia de un
técnico del Museo que entregue y/o reciba y manifieste la conformidad del trámite y de
las condiciones de las obras.
6. En caso de Transporte Terrestre. Si se utiliza el transporte terrestre, el vehículo debe
ser un camión cerrado o cava, con las condiciones expuestas a continuación:
•
El vehículo debe tener fácil acceso por su parte trasera; el interior debe estar
acondicionado con suficiente material de embalaje, tales como: cuerdas, tiras
fuertes de lona de algodón, goma espuma, etc., la
cabina debe poseer un acolchado alrededor de las
paredes y el piso.
• El traslado de obras de arte durante las horas
nocturnas es lo más recomendable, tanto para evitar
la abundancia de tráfico como los excesos de
temperatura en el interior de la cava.
7. En caso de Transporte Aéreo
Se recomienda verificar que la caja no sea ubicada en un
sitio donde pueda correr riesgos. En este sentido, evaluar las
posibilidades de vibración, golpes, inestabilidad,
desplazamientos, presiones, etc.
Las cajas de embalaje no deberán abrirse bajo ningún concepto en las salas de aduana,
debido al riesgo de que el objeto sea sometido a cambios bruscos de temperatura o
humedad.
Las cajas diseñadas para embalaje y transporte aéreo deberán contemplar la necesidad de
un amarizaje, consecuentemente deberán estar acondicionadas para la flotación e
impermeabilizadas.
8. En caso de Transporte Marítimo
Se consideran las mismas recomendaciones anteriores
Manejo y mantenimiento de colecciones
La preparación de exposiciones, los montajes y desmontajes, el traslado de objetos para
estudios o intervenciones técnicas, los préstamos y las mudanzas, entre otras, son sólo
algunas de las actividades que de manera usual, se producen en los Museos y cuyo
desarrollo exige la manipulación, embalaje y traslado de objetos o colecciones.
En consecuencia, estas actividades son algunas de las labores más comunes en estas
instituciones, así como circunstancias en las cuales, las obras son sometidas a graves
riesgos de deterioro. He allí la importancia de su adecuada planificación, supervisión y
ejecución.
Normativa general para el manejo de obras y colecciones de Museos.
Un aspecto al que debe prestarse mucha atención es el relativo a las condiciones,
recursos, procedimientos y formas como el personal de los Museos realiza las
diferentes manipulaciones de las obras bajo su responsabilidad. Debe recordarse que los
daños causados por la falta de cuidados en el manejo de colecciones u objetos, muy
frecuentemente no se hacen visibles sino después de cierto tiempo.
Ello contribuye a la dificultad de detectar de manera inmediata las consecuencias de
algún inadecuado manejo. Ello hace sumamente importante el prevenir dichas lesiones,
mediante el adiestramiento conveniente y la supervisión del personal que realiza tales
actividades.
1. Las recomendaciones siguientes son de gran ayuda en este sentido: Manipule las
colecciones lo menos que sea posible.
2. No fume mientras manipule la colección.
3. Una sola persona debe dirigir la operación Asegúrese de saber quién es y acepte sus
recomendaciones
4. Revise los objetos antes de moverlos. En caso de observar algún deterioro, notifíquelo
al funcionario responsable. Esto protege a la persona de la responsabilidad y previene
daños mayores en el objeto.
5. Siempre que requiera manipular objetos, mantenga las manos limpias. Usar guantes
preferiblemente de algodón. La grasa de las manos es causante de daños a los objetos.
6. Sepa exactamente qué hará con el objeto antes de moverlo.
Pregunte todo cuanto requiera saber antes de iniciar la
operación de traslado. Esté alerta a cualquier comportamiento
del material que maneja
7. Manipule un sólo objeto a la vez, no importa cuán pequeño
sea. Use ambas manos para trasladarla
8. Nunca arrastre una obra.
9. Prefiera acercar el vehículo de transporte a las obras por
movilizar, que trasladar los objetos hacia el vehículo. No
traslade el objeto más lejos de lo necesario.
10. No haga movimientos precipitados o innecesarios cuando esté próximo a otros
objetos. Tómese todo el tiempo necesario para el traslado seguro de una obra.
11. En caso de duda acerca del peso de una obra, siempre será preferible que dos
personas intenten su traslado. Nunca se debe titubear para manifestar que un objeto es
demasiado grande o pesado para ser movilizado por una sola persona.
12. Nunca transporte en el mismo vehículo objetos de tamaños, formas, peso, fragilidad
o naturaleza diferentes (como por ejemplo: esculturas y acuarelas, o cerámicas y
pinturas).
13. Asegúrese de proteger cada objeto, suficientemente, antes de transportarlo, Utilice
embalajes o sistemas de acolchado para tal fin.
14. Nunca deseche material de embalaje antes de revisarlo minuciosamente. En caso de
observar fragmentos desprendidos durante el transporte, proceda a su recolección
cuidadosa y notifique al responsable de la obra.
15. Pase informe al responsable, de manera inmediata, de daños o posibles riesgos a las
obras.
Es importante señalar que en el tratamiento y manipulación de obras de Museos, no se
deben hacer distinciones acerca de los supuestos méritos artísticos o valores de unas
obras respecto de otras. Cada objeto o colección merece ser tratado como si fuera la pieza
más importante de la institución.
Es responsabilidad de los funcionarios de los Museos ofrecer absoluta protección a las
obras con las cuales se trabaja o que se encuentren bajo su cuidado.
La naturaleza de las diferentes colecciones de objetos, existentes en los Museos
determina la consideración de precauciones particulares para el manejo de los objetos,
según sean sus características.
Pinturas y obras enmarcadas
La región más delicada de estas obras es la zona frontal, evítese todo contacto con ella.
Previamente a la manipulación de pinturas el responsable debe hacer una revisión
cuidadosa del estado de las mismas. En caso de observar la existencia de tornillos, clavos,
alambres, u otro material ajeno a la obra, debe procederse a su retiro.
Si fuese necesario apoyar una obra en el piso, debe amortiguarse mediante goma espuma
o cojines sin que exista el peligro de que pueda resbalar.
Preste atención especial a la manipulación de obras cubiertas en plástico, puesto que este
material dificulta la firme sujeción del objeto.
Sujete la obra por los lados del marco que se encuentren más fuertes, nunca lo haga por
las decoraciones de yeso.
No ponga nunca los dedos entre el bastidor y la parte posterior de la tela, esto puede
causar serias lesiones a la superficie pictórica.
Antes de levantar o colgar una pintura verifique que se
encuentra sólidamente asegurada al marco.
Las pinturas siempre deben ser
transportadas en posición vertical, a
menos que el restaurador responsable
indique lo contrario, en consideración al
estado de la obra.
Nunca coloque cinta adhesiva en estas
obras. Cuando tenga que transportar
obras de gran tamaño, llévelas lo más
cerca posible del suelo y sin arrastrarle.
Apoye la parte inferior de la pintura sobre
una mano mientras la otra mano la
sostiene por un costado. Si tiene que
traspasar una puerta llevando la obra,
asegúrese que otra persona mantenga abierta la puerta y cuide de no golpear el objeto en
el umbral.
Cuando se utilice un vehículo para el traslado de cuadros, éstos deben estar
adecuadamente sujetos, sin que la cuerda de sujeción tenga contacto directo con las
superficies pintadas.
La puesta en movilización del vehículo debe estar bajo la responsabilidad de un
funcionario experimentado, el cual debe hacerse acompañar de un asistente.
El lugar de almacenaje de este tipo de obras debe garantizar espacios suficientes entre
cada objeto, de manera de permitir que se cuelgue y descuelgue sin riesgo para ninguna
obra.
En el caso de obras de grandes dimensiones se requieren por lo menos tres personas y
siempre deberán trasladarse con la ayuda de vehículos. Los cuadros trasladados en
vehículos deben mantenerse en posición absolutamente vertical mientras se está en
movimiento. Nunca transporte en el mismo vehículo objetos de tamaños diferentes
(como por ejemplo, esculturas y acuarelas, o cerámicas y pinturas). Al estar el vehículo
en movimiento deberá atenderse con especial interés su control, debido a que por las
características de giro libre de sus ruedas,
existe el peligro de que el vehículo se dirija
hacia cualquier lado y el cuadro pueda
inclinarse riesgosamente.
Cerámicas, Esmaltes, Cristales y
otros(obras de pequeñas dimensiones).
No transportar a mano objetos pequeños,
aún en distancias cortas. Utilizar sistemas de transporte adecuado (cestas, vehículos, etc.).
Utilizar guantes o un pedazo de tela para el contacto con obras de superficie muy
terminada o pulida, o también con decoraciones pintadas. Las huellas de los dedos son
muy difíciles de quitar y reaparecen sobre la superficie.
Tener siempre cuidado de sujetar los objetos
firmemente. No suspender objetos por sus
zonas frágiles, o de alto riesgo (asas, bordes,
adornos, apéndices, etc.). En caso de objetos
compuestos por varias partes, embalar en
papel de seda y luego en tela de algodón
cada componente de manera independiente.
(Utilizar suficiente material de embalaje:
goma espuma, perlas de anime u otro
material de relleno).
Cuando se proceda a desembalar desconociendo el contenido, trabájese sobre una
superficie acolchada, de manera de prever cualquier accidente.
Marfiles y Esculturas en madera
Este tipo de objetos es sensible a las variaciones de las condiciones atmosféricas, por
tanto no deben exponerse a corrientes directas de aire.
Su embalaje debe hacerse inicialmente en papel de seda y luego en tela o algodón.
Armas y Armaduras
Estos objetos son especialmente sensibles al moho que se produce por el contacto directo
con los dedos, su manipulación siempre deberá hacerse por intermedio de guantes. La
humedad es principal factor de deterioro en este tipo de materiales, por tanto se debe
evitar su exposición a este elemento.
Sólo personal autorizado y adecuadamente capacitado podrá manipular estos objetos,
considerando los peligros que puedan significar la incorrecta manipulación de armas.
Joyas
Toda joya debe ser envuelta inicialmente en papel de seda, y de ser necesario mayor
protección, se cubre mediante algodón. Nunca en tela, pues de engarzarse alguna parte
delicada o detalles en el tejido, podrían abrirse las monturas con el
consecuente extravío de componentes.
Las piezas de joyería no deben ser manipuladas sino bajo el
control de personal calificado.
Esculturas de gran formato
El desplazamiento de esculturas de grandes dimensiones plantea
un problema que debe ser resuelto por especialistas. Esta actividad representa un gran
riesgo de accidentes tanto para personas como para la obra misma, por lo que su
ejecución debe estar planificada y provista de todos los recursos humanos y técnicos
necesarios.
Aún cuando una escultura de gran dimensión pueda ser levantada a mano, su traslado
deberá realizarse siempre sobre vehículos acolchados sujetada adecuadamente. Antes de
cualquier movilización, es importante realizar un examen de la obra que determine las
zonas frágiles y de alto riesgo en el objeto y atiéndase éstas con especial interés.
Nunca ejerza presión en partes sobresalientes de la obra (cabeza, manos, cuello, etc.).
Nunca apoye obras de grandes dimensiones directamente sobre el suelo, ya que su
suspensión se verá dificultada. De ser necesaria la apariencia de que la obra esté
directamente sobre el suelo, deberá proveerse de un soporte plano, preferiblemente de
madera sólida, cuyas dimensiones sean inferiores al objeto a sostener pero con un grosor
superior a los 2 cms. De esta manera podrá fácilmente suspenderse la obra mediante la
introducción de una cuña de madera.
Piezas de Ebanistería y Mueblería
Emplear siempre vehículos apropiados al tamaño y peso de las piezas. No transportar
sobrecarga. Cuando se requiera el traslado de varios muebles, intercálense suficientes
cojines para evitar el contacto y roce entre las piezas.
En aquellos objetos que posean placas de mármol, éstas deberán ser retiradas. El
transporte del mármol deberá hacerse de manera que éste se coloque en sentido
horizontal.
Nunca empujar o arrastrar estos objetos debido a la fragilidad de sus bases. Para el
transporte cubrir los muebles tapizados. No exponer al contacto los tejidos.
Textiles
La manipulación de textiles debe realizarse, preferiblemente, bajo la dirección de
personal calificado.
La higiene de las manos es imprescindible en la manipulación de este tipo de materiales,
ya que su fragilidad restringe los tratamiento de limpieza.
Evitar que el tejido soporte su propio peso, utilizar barras o cilindros
de sostén. Aún cuando el tejido aparente resistencia, nunca deberá ser
sometido a tensiones. Al enrollar los textiles en sus soportes, retirar
cualquier elemento sobresaliente, que pueda enredar y halar las fibras
del tejido, igualmente cuidar de alisar los pliegues y arrugas.
Evitar todo lo posible el doblado de piezas textiles, en casos inevitables proceder al
forrado de las unidades mediante papel de seda.
En este caso debe colocarse al exterior la superficie derecha.
Los tapices y alfombras enrollados sobre cilindros deben ser levantados por dos personas,
cada una de ellas sujetará un extremo. Al descolgar tapices de una exposición, deberán
cuidarse las medidas de seguridad para el personal que trabaja en escaleras. Asegúrese la
estabilidad de estos elementos.
Los maniquíes vestidos deben permanecer cubiertos durante su transporte y almacenaje
provisorio. Cuidar de sujetar siempre el armazón del maniquí, de manera de evitar todo
contacto con las piezas de tela.
Obras de papel sin montar
Las hojas de papel deben ser levantadas únicamente por las esquinas superiores, de
manera que caigan libremente sin que se produzcan pliegues o arrugas.
El traslado de este tipo de obras exige el uso de superficies planas, lisas y limpias (cartón
por ejemplo), sobre las cuales serán colocadas en forma horizontal. Una forma más
apropiada para el traslado resultan los portafolios, sobres, o cajas especiales. También
puede ser útil el uso de dos láminas de cartón que protejan la obra durante su
movilización.
Nunca doble o enrolle obras de papel. De ser inevitable al enrollar una obra, hágalo con
la cara hacia fuera y con una hoja limpia cubriendo totalmente la superficie.
Reunir varias obras que no están montadas sobre un soporte, es una práctica no
recomendable pero a veces resulta inevitable. En este caso las siguientes sugerencias
consideran esta posibilidad. Si las obras son de pequeño tamaño, coloque cada obra
dentro de una hoja doblada por la mitad, a manera de carpeta. Ello evita que la obra sufra
contactos innecesarios.
Las obras a carboncillos, lápiz, u otros medios fácilmente borrables, requieren atención
especial en cuanto a su manipulación, embalajes traslado.
Nunca debe colocarse una obra sobre otra, sin que medie una separación de papel
glassine entre cada obra.
El traslado de varias obras reunidas sólo puede ser realizado correctamente utilizando
cajas especiales, las cuales deberán mantenerse
absolutamente niveladas.
Nunca se mantengan reunidas varias obras más allá del
tiempo necesario. En caso de requerir agrupar obras, haga
conjuntos pequeños y protéjalos mediante la colocación de
una hoja grande sobre el grupo.
Si necesita localizar una obra dentro de un agrupamiento, proceda a separar obra por obra
creando un nuevo conjunto, hasta encontrar lo buscado.
Obras de papel montadas
Maneje cada obra únicamente por su soporte. Evite el contacto de las manos con la
superficie trabajada. Mantenga la obra ya montada sobre una superficie plana en posición
horizontal.
Las obras montadas en un passe-partout doble debe colocarse un papel tipo glassine,
durante todo el tiempo que la obra permanezca guardada, o cuando esté siendo
transportada. El reunir obras montadas, debe atender a los mismos cuidados señalados
anteriormente que para el caso de las obras sin montar.
El traslado de este tipo de obras de papel requiere la utilización de un carro con gavetas o
uno de plataforma.
Seguridad en el Museo
Un Museo, como entidad depositaria responsable de la salvaguarda, preservación y
divulgación del patrimonio de una comunidad, debe encarar con responsabilidad el
aspecto de seguridad de su acervo cultural.
La pérdida o destrucción de cualquier material histórico, artístico o científico significaría
siempre un perjuicio para toda la comunidad.
De una manera general la seguridad aplicada a los Museos implicará:
•
•
•
•
•
Prevención en la construcción de edificios
Protección contra incendios
Protección contra robos
Protección contra vandalismo
Sistemas de seguridad y vigilancia
Prevención en la construcción de edificios
•
•
•
Es necesario informar y orientar a los niveles directivos y administrativos acerca
de la necesidad de los sistemas de seguridad.
En todas las instalaciones del Museo deben estar equipadas con dispositivos de
seguridad: alarmas, extinguidores, luces de emergencia, etc. El edificio debe estar
provisto de pararrayos.
En principio es aconsejable que el edificio del Museo guarde considerable
distancia respecto a cualquier otra construcción.
Protección contra incendios
Una de las situaciones que exige mayor atención en los Museos son las condiciones de
seguridad personal y material, en caso de incendio en la institución. Por lo tanto, es
importante conocer las causas que pudieran generar un accidente de este tipo y cómo
actuar en dicho caso.
Los incendios se producen por muy diversas razones:
•
•
•
•
manipulación. imprudente de líquidos inflamables
instalaciones eléctricas deficientes
instalaciones de aire acondicionado inadecuadas
negligencia humana
La importancia de prevenir estos siniestros requiere tomar en cuenta una serie de
recomendaciones:
•
•
•
•
•
•
•
•
•
El director y/o jefe de seguridad, en colaboración con el servicio de bomberos,
deben elaborar un conjunto de normas precisas a seguir por el personal del
Museo. El servicio de bomberos deberá comprobar que el personal conozca bien
las normas y su cumplimiento. Todas las instalaciones eléctricas del Museo deben
ser revisadas periódicamente por especialistas, de acuerdo con un calendario fijo.
Nunca deben hacerse conexiones eléctricas improvisadas.
Antes de intentar apagar un incendio, el personal debe hacer funcionar la alarma y
avisar al cuerpo de bomberos.
Evitar que el público y el personal fume en las áreas de alto riesgo (escaleras,
ascensores, almacenes, biblioteca, salas de exposición, depósitos de líquidos e
inflamables, laboratorios, salas de máquinas, sectores en reparación, etc.). Es
aconsejable la colocación de letreros y ceniceros en las áreas de entrada, para que
puedan ser vistos y utilizados por el visitante.
Evitar la acumulación de materiales de desecho o altamente inflamables.
Evitar sobrecargas eléctricas.
Todos los sistemas de seguridad deben recibir mantenimiento periódico que
garantice su óptimo funcionamiento.
Todo el personal del Museo debe estar adecuadamente capacitado para actuar en
situaciones de emergencia.
Colocar los extintores en sitios fácilmente accesibles.
•
•
•
•
Indicar la dirección de salidas mediante flechas y letreros de señalización.
Mantener permanentemente libres las salidas, escaleras y corredores de
circulación.
Cada institución debe realizar periódicamente un simulacro de incendio y planes
de escape rápido, para poder entrenar al personal en las acciones a tomar en caso
de emergencia.
El personal y los vigilantes deben estar siempre alertas ante la posibilidad de que
el fuego sea una maniobra de distracción bien planificada, para encubrir un robo.
Debe considerarse igualmente que el grado de conmoción o confusión generado
en un siniestro es situación propicia para un robo ocasional.
Es aconsejable que el personal esté entrenado para llevar adelante un plan de rescate de
objetos o colecciones que establezca prioridades acerca de qué objetos salvar primero,
cómo y bajo qué condiciones. El supuesto debe planificarse con todo detalle para
asegurar su correcto funcionamiento, asignando a cada miembro de] personal un papel a
desempeñar.
El plan de salvamento debe enseñar dónde encontrar los implementos tales como
escaleras o material de embalaje, dónde se guardan las llaves de reserva de las puertas y
vitrinas cerradas (lugar que deberá estar bajo la supervisión de un vigilante), así como los
lugares seguros donde poder trasladar los objetos. La policía y el servicio de bomberos
deben tener conocimiento del plan.
Extinción de incendios
Es importante señalar que no sólo el personal de Seguridad y Vigilancia debe estar
entrenado sobre las particularidades del elemento fuego, sino también todo el personal sin
distinción de jerarquía, funciones, edad y sexo.
Todos debemos tener nociones básicas para prevenirlo y combatirlo, al menos
inicialmente hasta la llegada de los integrantes del cuerpo de bomberos.
Todo recinto de un Museo debe contar con elementos preventivos contra incendios,
adecuados a la naturaleza de las colecciones y edificio.
Para combatir el fuego en sus distintas manifestaciones de origen, actualmente se
emplean diversas sustancias químicas, además de las tradicionales, agua, tierra o arena
seca. Debemos señalar que al menos para el contenido de los Museos, el uso del agua
como elemento de extinción de incendios, puede colaborar aún más a la destrucción del
patrimonio en forma irreparable, sobre todo manejada a gran presión.
Existen normalmente tres clases de fuego, producidos y originados por materiales de
distintas naturalezas, los cuales se han clasificado con las tres primeras letras del alfabeto:
"A", "B", "C".
•
•
•
•
•
•
Clase "A": provocado en telas, tapices, madera, papel y elementos similares.
Generalmente se les denomina sólidos.
Clase "B": provocado por materiales inflamables, como la gasolina, petróleo,
thinner, aceites, alcohol, etc. Generalmente se les denomina líquidos.
Clase "C": provocado por corto circuitos en instalaciones eléctricas, alumbrados,
energía, motores y aparatos diversos. Generalmente se les denomina eléctricos.
Para combatir cada uno de estos tipos de fuego, existen diversos medios:
Clase "A": puede utilizarse agua, arena seca, presión de agua con gas,. Existen
extintores manuales pintados en color rojo con la letra "A" impresa, que trabajan
por la presión de gas y agua.
Su forma de manejo es la siguiente: se toma el extinguidor en forma vertical sin
invertirlo, apoyándolo sobre el hombro, si carece de agarradera. La pequeña
manguera de que está provisto deberá dirigirse hacia la base del fuego y se
efectuarán disparos más o menos prolongados hasta lograr el efecto deseado.
Clase "B": suele utilizarse arena seca o tierra; cuando el foco inicial es reducido y
pequeño puede tratar de apagarse ahogándolo por medio de mantas o telas
gruesas. Se debe evitar la dispersión del líquido inflamado. No usar agua.
Existen extinguidores manuales generalmente pintados de azul con la letra "B"
impresa. Se usan con las mismas precauciones del extinguidor "A", con la
salvedad de que en el caso del "B" para que funcione hay que voltear el
extinguidor.
Clase "C'" acostumbra usarse arena o tierra seca; los extinguidores para combatir
esta clase de fuego suelen estar pintados en amarillo o cromados, aunque también
los hay en color rojo, todos con la letra "C" impresa.
Para accionarlos se les debe quitar el seguro y dirigir la pequeña manguera a la
base del fuego y presionar la palanca-gatillo de forma intermitente y breve cada
vez, pues el golpe de la presión ayuda al elemento químico a sofocar el fuego.
Existen además extinguidores denominados "A". "B" y "C", los cuales resultan
ser los más apropiados, por ser capaces de extinguir cualquier tipo de fuego en sus
inicios, si son utilizados convenientemente.
Para su manejo hay que desprenderle el seguro y apuntar la manguera a la base
del fuego oprimiendo la palanca-gatillo. Estos extintores se utilizan en forma
vertical.
Protección contra robos
En los Museos deben adoptarse medidas de seguridad que impidan la desaparición de
obras de colección. En está sentido el desarrollo de una política eficaz de seguridad
contra robos debe considerar:
1. Necesidad de servicios de vigilancia en las áreas de exposición.
2. Antes de la apertura de las salas de Museos, los vigilantes deben proceder a una
revisión general, para verificar irregularidades o daños. Debe repetirse la operación al
cerrar las salas del Museo.
3. En caso de observar cualquier anomalía, debe darse aviso al
responsable o jefe de seguridad.
4. Debe vigilarse que el público no traspase las barreras o
cordones de protección que rodean los objetos expuestos en
sala, a menos que se trate de esculturas o instalaciones
participativas.
5. Los vigilantes deben estar atentos con los visitantes cuyo
comportamiento parezca sospechoso.
6. En caso de robo, el responsable del Museo debe llamar
inmediatamente a la policía, después de verificar la ausencia del
objeto en los diversos departamentos del Museo.
7. La notificación del robo a la policía estará acompañada de una descripción completa
del objeto robado, fotografías y señas particulares, igualmente una lista de los
comerciantes y coleccionistas con quienes pudieran contactar los ladrones.
8. Es importante que el Museo establezca un inventario sistemático de su acervo para
impedir preventivamente extravíos, así como para llevar un control de la existencia y
estado de las colecciones.
9. Durante la realización de trabajos de mantenimiento en áreas donde se encuentren
objetos, éstos deberán ser retirados. De no ser posible su retiro, los objetos deberán
protegerse especialmente y los trabajos podrán ser adelantados bajo la permanente
vigilancia de la seguridad del objeto en cuestión.
10. Cualquier salida de objetos o colecciones del Museo deberá ser reportada a la
vigilancia y seguridad del Museo, y el procedimiento deberá estar autorizado por escrito
por la Dirección de la Institución o por el responsable designado.
11. Para evitar la especulación, el tráfico ilegal de obras y las propuestas de rescate, los
Museos no deben hacer público el valor de sus objetos.
Protección contra el vandalismo
Debido a la diversidad de público que visita los Museos, el personal debe estar preparado
para enfrentar acciones de carácter irracional, como el vandalismo.
A fin de prevenir las repercusiones negativas que cualquier acto vandálico pudiera
ocasionar a los objetos que el Museo atesora, las siguientes recomendaciones son de gran
utilidad:
1. Todos los objetos expuestos deberán estar protegidos físicamente: los cuadros
colocados bajo vidrios antireflectantes, los objetos dentro de vitrinas seguras, los frescos
retirados mediante cordones, plantas, o plataformas elevadas, que no afecten la estética
de los objetos.
2. En general la vigilancia eficiente e intensiva es el mejor modo de evitar las agresiones
contra las obras de Museos. Aunque los actos maniáticos, por su carácter irracional son
difíciles de prevenir, los vigilantes deben aprender a ser finos observadores, sensitivos a
las manifestaciones y comportamientos particulares del público visitante.
3. Los actos de vandalismos dependen en buena parte de la imagen que el Museo ofrezca
al público. Tanto en el exterior del Museo como en las salas y sectores abiertos al
público, debe mantenerse un ambiente limpio, agradable y en buen estado.
¿Qué hacer en caso de actos de vandalismo?
En presencia de un ataque irracional o de vandalismo, la primera y más importante
medida es prevenir la extensión de los daños. La detención del responsable es un asunto
de importancia secundaria, salvo que sea la manera de evitar nuevas agresiones.
Si una pintura es rociada con un líquido debe inmediatamente ser secada mediante un
paño limpio (un pañuelo, por ejemplo), a la vez que se notifica el hecho al Director o al
técnico especialista. El objeto agredido debe ser trasladado sin dilación al taller de
restauración para identificar, cuantificar y reparar los daños.
Sistemas de Seguridad y Vigilancia
Todo sistema de seguridad y vigilancia en un Museo tiene como finalidad primordial el
proteger los objetos y colecciones de la misma institución. Contribuye además en la
conservación de los mismos, toda vez que impide el contacto directo del público con las
piezas o el comportamiento inadecuado de algún visitante.
En los servicios de seguridad y vigilancia consideramos tanto los dispositivos o sistemas
especiales, como el recurso humano que presta tal servicio. En este sentido clasificamos
los sistemas de seguridad y vigilancia según su radio de acción, en tres tipos:
1. Seguridad y Vigilancia externa: corresponde a la efectuada en las áreas exteriores de la
institución (a través de muros y cercas).
2. Seguridad y Vigilancia interna: son los servicios prestados por equipos especiales o por
personal que recorre las áreas interiores de la edificación (salas, oficinas, talleres,
pasillos, balcones, escaleras, etc.).
3. Seguridad y Vigilancia especial: es el servicio que de manera particular se presta en
áreas delimitadas a objetos o colecciones específicos (cajas de seguridad, vitrinas,
salones, objetos, etc.).
Es importante destacar que el elemento humano es el factor insustituible en todo proceso
de seguridad y vigilancia, puesto que en el hombre radica desde la planificación y diseño
del sistema hasta su adecuada puesta en servicio y supervisión.
Las funciones del personal asignado a estas tareas deben estar perfectamente definidas y
ser bien conocidas por todos los funcionarios de la institución. En términos generales,
consiste en la supervisión del cumplimiento de las normas, reglamentos y disposiciones
establecidas para la protección del patrimonio del Museo, especialmente de sus
colecciones. Tales disposiciones deben ser previamente definidas por el personal técnico
del Museo (especialistas en conservación, museografía, administración y seguridad).
Personal de Seguridad
Jefe de seguridad
El jefe de seguridad del Museo es el funcionario encargado de supervisar y organizar el
funcionamiento de todas las instalaciones y sistemas técnicos de seguridad de la
institución. Igualmente debe velar por el adecuado adiestramiento del personal adscrito a
funciones de seguridad. Sus funciones son:
1. Establecer normas de seguridad para prevenir robos, deterioros y daños a los objetos
patrimonio del Museo.
2. Preparar a los vigilantes ante cualquier eventualidad o emergencia ocurrida (incendios,
inundaciones, terremoto, etc.).
3. Supervisar que los sistemas de comunicación exterior y luces de emergencia se
encuentren en condiciones de ser utilizadas en cualquier momento.
4. Realizar recorridos frecuentes por las instalaciones del Museo.
5. Llevar registro de las novedades ocurridas y reportarlas a la Dirección del Museo.
6. No deberá abandonar el edificio bajo ningún concepto. En caso de ser notificado de
emergencias en los exteriores del Museo, notificará a las autoridades pertinentes
mediante los medios de comunicación apropiados.
7. Realizar inspecciones diarias en el interior y exterior del edificio, junto con los
vigilantes a su cargo. Revisará las condiciones de ventanas, puertas, tragaluces, etc.
Igualmente revisará las condiciones de las estructuras y los sistemas eléctricos.
Vigilantes diurnos
Son los funcionarios encargados de la vigilancia de las salas o sectores del Museo,
durante el horario de atención al público. Sus funciones son:
1. Recibir y entregar la sala o sector con los reportes de novedades que hubiere.
2. Supervisar el estado de la sala y de las colecciones expuestas al momento de recibir el
turno y antes de entregarlo.
3. Vigilar y prestar un servicio mínimo de orientación a los visitantes que lo soliciten.
4. Cerrar y asegurar puertas y ventanas existentes en la sala a su cargo.
5. Llevar un registro ordenado y diario de las novedades ocurridas durante su trabajo.
Dicho registro deberá estar firmado diariamente por su superior inmediato.
Vigilantes nocturnos
Son los encargados de la seguridad y vigilancia de las instalaciones del Museo cuando
éste ha sido cerrado al público, o durante los días feriados. Sus funciones son:
1. Recibir y entregar el Museo con los reportes de novedades que hubiere.
2. Supervisar los sistemas de alimentación eléctrica y aparatos eléctricos que hayan
quedado conectados, igualmente revisar puertas y ventanas del edificio de manera de
mantener todo adecuadamente cerrado.
3. Supervisar los sistemas de alimentación de agua y descarga de las mismas, procurando
prever cualquier situación de riesgo
Presentación de los vigilantes
1. Deberán presentarse a sus trabajos correctamente aseados; si posee uniforme, debe
portarlo en buenas condiciones. En caso de contar con placa de identificación, ésta debe
colocarse de manera visible para que los visitantes del Museo puedan apreciar con toda
rapidez y seguridad su nombre y calidad de encargado de la vigilancia.
2. Su trato o relación con los visitantes, no importan cual sea su edad, sexo, raza o
condición social, deberá ser en todo momento cordial y atento. En el caso de verse
obligado a llamar la atención de alguien, lo hará en forma mesurada.
Dispositivos técnicos de seguridad
La importancia y efectividad de los sistemas de detección ha sido reconocida y su
tecnología se ha desarrollado hasta el punto de poder, en muchos casos, ser regulados a
distintos tiempos de respuesta.
Para decidir el tipo de detectores a instalar, el Museo debe siempre tener en cuenta los
objetos bajo su protección y su situación económica, a fin de seleccionar el sistema o
equipo más efectivo en relación a su costo.
V Museografía
La Museología es la ciencia que se ocupa del estudio de la historia de los museos, de su
sistema específico de investigación, documentación, selección, educación y, en general,
de su organización interna, así como de la relaciones de la institución en su contexto
social y cultural.
La Museografía, por su parte, se ocupa de la teoría y la práctica de la instalación de
museos, actividad que incluye todo lo relacionado con las instalaciones técnicas,
requerimientos funcionales, requerimientos espaciales, circulación, almacenamiento,
medidas de seguridad y la conservación del material exhibido.
Así pues, la esencia de la museografía es analizar la estética de cómo han de ser los
objetos a exhibir en sus diferentes disciplinas y la transmisión del mensaje e información.
Los objetos son el significado más importante de un museo. Esto garantiza la unidad
dialéctica entre la documentación, objetivo real de una colección y la comunicación que
éstos ofrecen al público. La museología es la teoría del Museo y la museografía es la
puesta en práctica.
Cada exposición es un ensayo museológico donde se precisa la misión y los objetivos en
torno a los cuales ella se realiza.
El hilo conductor de cada muestra debe ser de clara comprensión; de exacta precisión
informativa y sobre todo, debe captar la atención del espectador en todo momento, para
así evitar la monotonía expositiva.
Esta normativa técnica se orienta a establecer, en forma esquemática, los pasos del
proceso de producción museográfica de una exposición. Cubre desde el planteamiento
conceptual hasta el último detalle del acabado final de una muestra.
Exposiciones
Es la disposición de obras, objetos y otros materiales artísticos en relación a la temática
de los fines del Museo. Esta disposición, por lo general, está acompañada por recursos
explicativos que se han investigado previamente de manera sistemática y didáctica,
estéticamente establecidos y accesibles a todo tipo de público. Los recursos explicativos
apoyan la propuesta educativa que origina la muestra e imparten experiencias
emocionales y comunicacionales.
En líneas generales, las exposiciones deberán cumplir con los siguientes requisitos: A.
"Ordenamiento", B."Temporalidad" y C. "Público".
A. Ordenamiento: Se entiende como la expresión específica del tema, la conexión de
todos los componentes de las obras, al servicio de un objetivo educacional y formador
preestablecido, y no solamente una organización estéticamente satisfactoria de elementos
en el plano y en el espacio.
B. Temporalidad: Se refiere al lapso de tiempo determinado, para que la exposición
permanezca dentro de las áreas expositivas del Museo, para establecer la comunicación
con el público al que va dirigida la muestra.
C. Público: Se debe tener en cuenta el hecho de a cuál categoría o clase de público está
dirigida la muestra, desde el punto de vista de la percepción habrá que crear las
condiciones para que se produzca el diálogo entre los visitantes y los objetos expuestos.
Sin embargo, los sistemas o modos de presentación expositivas, deben tomarse en cuenta
en los siguientes aspectos: a) la valorización del objeto en sí mismo debido a su valor
artístico o histórico, en este cado las técnicas de exhibición buscarán dirigir la atención
del espectador al objeto; y b) la ubicación del objeto en un contexto determinado, siendo
la apreciación de este el efecto principal que se quiere lograr en el espectador.
De esto se desprende por una parte, según el especialista Josef Benes, que existen tres
aspectos inherentes al análisis del impacto de las exposiciones, producido en los
espectadores que deben ser considerados:
1. El efecto producido por los objetos expuestos.
2. El tratamiento de la temática de la exposición tanto en su totalidad como en sus
motivos constitutivos, por lo cual el efecto del ordenamiento de la exposición dependerá:
a) del número de objetos y de su modo de inserción en el conjunto temático; b) de la
ubicación de los objetos en el plano y en el espacio, teniendo en cuenta los otros medios
de representación del motivo considerado en su relación con los objetos existentes en su
ambiente originario; y c) de la utilización de los equipos y medios de exposición, en
particular los medios audiovisuales que habrán de contribuir a fortalecer el efecto de los
objetos originales expuestos, considerando que son los principales portadores del mensaje
de la exposición.
3) Depende del propio carácter de las áreas expositivas que pueden ser neutras o por el
contrario contribuir activamente a subrayar ciertas cualidades a fin de producir más
efecto, se trate de un interior histórico o de una arquitectura funcional moderna. Por otra
parte, el conocimiento de un grupo de objetos, de la obra de un artista, de sus intenciones
y de sus logros constatados, determina un conjunto de categorías a partir de las cuales se
hará el diseño museográfico. Estas categorías pueden ir desde lo cronológico, que es la
lectura más clara y simple de un conjunto de obras, la similitud, el contraste, el desarrollo
de un tema, de un problema, etc. De este orden categorial saldrá en definitiva la respuesta
espacial al cual debiera ser en un museo, tarea conjunta del Director, el Curador, el
Museógrafo y del equipo interdisciplinario que idea y estudia la exposición, de manera
que la investigación teórica de las obras y la visión definitiva de cómo mostrarlas, vayan
de la mano en todo el proceso de organización.
Tipos de exposición
1. De acuerdo al tiempo:
a) Exposición de carácter permanente: se conciben para ser exhibidas sin modificaciones
por largos períodos de tiempo.
b) Exposiciones de carácter temporal: se conciben para ser exhibidas por períodos
limitados de tiempo. Son organizadas en torno a un tema, una conmemoración,
divulgación. Pueden presentarse como:
•
•
Exposiciones fijas: realizadas en el propio museo.
Exposiciones itinerantes: se conciben en torno a temas como los utilizados en las
temporales con la característica primordial de que es diseñada de manera tal que
pueda trasladarse de un lugar a otro, bien sea a nivel de provincia o del exterior.
2. De acuerdo al contenido:
Arte, Antropología, Ciencias, Tecnología, Historia.
•
•
•
•
•
Arte: refiere a piezas de todos los períodos artísticos en pintura, escultura, dibujo,
grabado, artes del fuego, nuevos medios y otros.
Antropología: refiere a exhibiciones del estudio del hombre, costumbres,
arqueología, etnología, idiomas, escrituras, folklores, etc.
Ciencias: refiere a piezas, documentos, ejemplares de animales y objetos que
suministran las ciencias básicas, como la matemática, la química, la biología y la
física.
Tecnología: refiere a objetos de carácter tecnológico, contempla los avances
científicos en el campo de la investigación, así como el desarrollo de maquinarias
y productos industriales como: microscopios, telescopios, industria
automovilística, ferroviaria, de aviación, etc.
Historia: refiere a exposiciones de material ideológico, narrativo y discusión de
hechos de la Historia.
3. De acuerdo al carácter:
•
•
•
•
•
•
•
•
Individual.- es aquel tipo de muestra expositiva que se realiza de un solo artista.
Colectiva: es aquel tipo de exposición que se realiza con un grupo de artistas o
una tendencia.
Antológica: es aquel tipo de exposición que se realiza con las obras más
representativas de un artista.
Retrospectiva: es aquella exposición que abarca las diferentes etapas de
indagación expresiva realizadas por el creador. Por lo general, se seleccionan las
obras más representativas de cada período, lo cual permite al espectador obtener
una visión más amplia del trabajo realizado, a través de los años, por el artista.
Histórica: es aquel tipo de muestra donde se requiere exhibir aspectos de un
período y/o períodos históricos determinados.
Conmemorativa: es aquel tipo de exposición que tiene por objeto destacar un
hecho o personaje de relevancia histórica.
Cronológica: es aquel tipo de exposición realizada que toma como referencia
alguna época o momento determinado de tiempo.
Temática: es aquel tipo de exposición donde se destaca un tema específico.
Algunos lineamientos
•
•
•
•
•
Los espacios en salas permanentes no requieren mayormente condiciones de
flexibilidad exigentes.
Los espacios en salas temporales requieren adaptabilidad y flexibilidad a diversos
tipos de exigencias:
Debe permitir variación del tipo de iluminación.
Las condiciones climáticas deben adaptarse a las subdivisiones o cerramientos de
espacio de la sala del diseño museográfico planteado.
Debe preverse todo lo relativo a los aspectos de seguridad, transporte y sistema de
embalaje.
Estructura de la exposición
Al planificar, desarrollar, e instalar una muestra, se define ante todo la propuesta general
de la exposición o concepto que debe aplicarse en el guión museológico y museográfico.
Posteriormente, la exhibición debe ser diseñada, fabricada e instalada, para lo cual se
requiere, fundamentalmente, un equipo de trabajo especializado.
Equipo multidisciplinario
Dicho equipo de trabajo deberá estar conformado por:
•
•
•
•
•
Un curador, museólogo o investigador, dependiendo de la estructura
organizativa de cada institución.
Un museógrafo.
Un registrador.
Un conservador.
Un educador.
Además, se necesita un equipo auxiliar, conformado por:
•
•
•
•
•
•
•
Un documentalista
Un diseñador gráfico
Un fotógrafo.
y el equipo de apoyo técnico: montadores, carpinteros, electricistas e
instaladores, pintores y otros.
El curador Como parte de un museo, es el representante general de una
colección: tanto de su conservación, de su estudio y conocimiento, En general,
suele ser el encargado de preparar conceptualmente una Exposición. Selecciona,
estudia y escoge las obras, prepara el guión museológico y supervisa el montaje.
El museógrafo. En consulta con el curador, investigador o museólogo, traslada el
concepto o discurso al diseño tridimensional.
El conservador. vigila que se consideren todos los aspectos de conservación de
lamuestra: iluminación, temperatura, humedad, embalaje, además de la seguridad,
manipulación y transporte de las obras.
•
•
•
•
•
El registrador. Es el responsable del registro e intercambio de todos los objetos
que van a ser utilizados en la exposición. Tramita todos los documentos referentes
al seguro, transporte y embalaje de los objetos u obras de arte.
El documentalista. Es el responsable de ubicar toda la bibliografía, documentos
y materiales que permiten al curador y al museógrafo desarrollar la exposición.
El diseñador gráfico. Es el encargado de la imagen integral y corporativa de la
exposición, la cual responderá a patrones generales de la institución.
El fotógrafo. Es el encargado del trabajo fotográfico necesario para los paneles,
catálogos, guías de estudio y desarrollo de la exposición.
El equipo de apoyo técnico (instaladores, carpinteros, electricistas y otros). Son
los encargados de realizar el montaje, preparar las instalaciones museográficas y
eléctricas.
En algunas experiencias, se incluye en el equipo de trabajo un coordinador, quien se
encarga de dirigir el equipo y contratar los materiales necesarios para el desarrollo de la
exposición.
El equipo señalado anteriormente, es el que se requiere para un museo, Si bien, la
mayoría de las instituciones museísticas del país no poseen la capacidad financiera y
operativa en cuanto al personal adecuado para ejercer estas funciones se puede proponer,
suplir todos estos pasos con el personal que se tenga, y solicitar apoyo a otros museos e
instituciones, tanto públicos como privados. El proceso, desde el concepto hasta la
instalación, debe ser clasificado y explicado a todos los miembros.
Idea
La idea de un proyecto expositivo es el estudio de factibilidad para saber si la institución
está en capacidad de presentar una serie de objetos, unidos por un criterio expositivo.
Esto debe ser considerado por el director, curador o un comité.
Los factores de análisis son:
1 .Establecer las prioridades expositivas para el Museo de acuerdo a su perfil,
2. Posibilidades de espacio.
3. Posibilidades de personal.
4. Disponibilidad de los recursos económicos.
5. Disponibilidad de los recursos técnicos.
6. Consideraciones administrativas y legales: seguros, trámites y otros.
7. Período o tiempo de producción de la muestra.
8. Tipo de público al que va dirigido.
Concepto o Guión Temático
Cuando la idea ha sido aprobada, se requiere el Curador y/o Investigador. Ellos son
quienes investigan, desarrollan y escriben el guión temático. En este proceso se
determina: el nombre, justificación y objetivos; tipo de público al que va dirigido, marco
teórico; los parámetros geográficos, cronológicos y temáticos; la investigación
documental y biográfica.
Cuando el Curador o Investigador tenga concluida la investigación y la lista de obras a
utilizar, la exhibición puede ser preparada. Para lograr esto, se debe elaborar un
cronograma de actividades
(Cuadro 1)
CRONOGRAMA PREPARACIÓN EXPOSICION
Textos
Fotos
Objetos
Enero
Guión Búsqueda Primera
temático fotos
lista
Febrero
Primeros Selección Selección
textos
tentativa tentativa
Paneles
Diseño
Gráfico
Fotografía Diseño
s
Expo
Montaje
Promoción
Fotos
objetos
Discutir
Marzo con
1-15
museografo
Discutir
con
museografo
Discutir
con
museografo
Marzo Texto
15-30 final
Selección Selección Boceto
final
final
inicial
Esquema
básico
Discutir
Orden de
con el
material
curador
Abril 115
Guión
Boceto
museográTipografía
final
fico
Abril
15-30
Conservación
Lectura
textos
Preparación textos
y fotos
Mayo
1-15
Diseño de
exposición
y montaje
Correcciones
Preparar
salas
Mayo
15-30
Elaborar
montaje
Preparar
fotos
Instalar
mobiliarios
Continuar
Montaje de
textos y
fotos
Pre
Instalar
promoción
iluminació
en prensa,
n
radio y tv
Junio 115
Junio
15-30
Preparación
complerta
montaje
PreparaEsquema
ción
final
mobiliario
Instalar
textos y
fotos
Julio 115
Instalar
piezas
Julio
15-30
Inauguración
Pre
promoción
en prensa,
radio y tv
Guión Museológico
Es el desarrollo más amplio del concepto o guión temático y se convierte en la base para
preparar el guión museográfico. En el guión se desarrolla la información y la división de
los temas de acuerdo con la localización de los objetos, a los tópicos señalados para la
exhibición y catalogación de la colección (ver Cuadros 2, 3, 4)
¿Cómo se realiza un guión Museológico?
Tema
En esta columna se dará a conocer el tema y los subtemas sobre los cuales está
fundamentada la exposición. Se determina el período histórico, antecedentes e
influencias. Se planifica la distribución técnica de la sala. Dicha distribución puede
establecerse cronológicamente, por acontecimientos específicos o por regiones
geográficas o sitios. Esta disposición ayuda a tener una visión coherente del tema tratado.
Contenido temático
En esta columna se determina la información relativa a los diferentes temas y subtemas
los cuales servirán de base para la información de sala: Apoyo didáctico, cédula
particular, ficha técnica.
Material expositivo.
En este párrafo se especificarán las piezas u objetos que van a mostrarse con todos los
datos técnicos para identificarlos correctamente.
(Cuadro 2)
GUION MUSEOLOGICO
Tema Cultura
Contenido Temático
Magia, Ritos Sociales,
Imágenes religiosas y
Religión y Tradición
mágicas
Oral
Sala 2
Material Expositivo
Apoyos
1. Máscara: Camay, Edo. Lara
Mapas
Tocuyano, 200 A.CV. aporx.
geográficos de
Cerámica modelada 20 x 30 cm.
la zona
Camay. Edo Lara, Col. La Salle
1.3.a Idolillo: Tocuyano: 200
1.3.a. Van apareciendo los A.C. aprox. 20.5 x 15.5 El
personajes mitilógicos.
Tocuyo Edo. Lara Col.
Particular,
Hablan las formas plásticas
en idiomas sorprendentes,
nuevos y de gran belleza.
Surgen las estructuras de
arte que demuestran un
sentimiento extremo o regla
estética de formula-ciones
lineales de una gran
depuración y seriedad en el
concepto de la expresión
1.3.a Idolillo: Col particular, El
Tocuyo Edo. Lara, Boulevar de
Quibor. 200 A.C. 600 D.C.
Cerámica – enrrollado, 42,5 x 20
cm. Rincón de guardia Campo
Lindo. Edo Lara, Museo Arq. De
Quibor
1.3.b Para asustar y alejar
los malos espíritus los
brujos bailaban, gritaban y
se emborrachaban,
parodiaban la muerte para
ahuyentar a ella también
1.4.a Máscara Calavera: El
Tocuyo, Edo Lara, Tocuyano.
200 A.C. aprox. Cerámica
modelada 21,5 x 16,5. Cercanías
de Carora. Col. Particular.
En esta lista de obras irán a catálogo y de ella se extraerán los rótulos para la ficha técnica
que acompañarán a cada pieza en la sala. El rótulo se podrá plantear en los siguientes
términos:
1. Autor.- y/o cultura. Registros, apellidos y nombre de la persona que ha realizado el
objeto. En caso de no saber quién es el autor, se coloca "Anónimo"; en caso de "ser
atribuido" se escribe "Atribuido a"; en caso de exposiciones arqueológicas o afines,
colocar "Cultura" seguida de la denominación con que se conoce el grupo cultural que
elaboró el objeto.
2. Título. Nombre del objeto que el autor le ha dado a la pieza. Si no tiene título, colocar
"Sin Título".
3. Fecha y/o período.Precisar el dato exacto de la fecha de elaboración del objeto. si se
desconoce, se coloca "indeterminada". En exhibiciones arqueológicas o afines, se
especifica el período al que corresponde la cultura.
4. Técnica.En relación a las artes visuales: pintura, dibujo, gráfica, fotografía, grabados,
escultura, talla, relieve, etc. Cada una de ellas se dividen en:
•
•
Materiales: acrílico, óleo, gouache, o técnica mixta, y otros.
Los soportes: son los materiales donde se sostienen las obras (papel, tela, cartón,
lienzo, madera, metal y otros).
Para el arte contemporáneo se hace referencia a nuevos medios que encierran
proposiciones como instalaciones, ambientaciones, arte conceptual, intervenciones en
ambientes culturales y urbanos, acciones, perfomances, medios electrónicos y otros
5. Dimensión.Establece las medidas exactas correspondientes a la pieza preferiblemente
en centímetros (cms). Se sigue el siguiente orden: alto, ancho y profundidad.
6. Proveniencia. En caso de exposición arqueológica indicar la proveniencia del objeto.
7. Colección. Indicar a quien pertenece la pieza: museo, coleccionista, corporación,
fundación, etc.
Apoyos
Son instrumentos didácticos que proporcionan la información necesaria sobre la
exposición. Pueden ser textuales y/o gráficos. Los textuales se desarrollan a través de los
paneles didácticos: textos de sala, cédula particular y fichas técnicas de obras.
Los gráficos se desarrollan a través de mapas, fotografías, dibujos, maquetas y otros.
El curador o Investigador debe determinar el número de textos desplegados en la sala y el
contenido que éstos tendrán, de manera que sean los adecuados para cumplir los objetivos
didácticos y de difusión necesarios.
La cantidad de apoyos a utilizarse dependerá de la exposición o del tema tratado.
Los apoyos pueden ser bidimensionales o tridimensionales.
(Cuadro 3)
GUION MUSEOLÓGICO "PETARE EPICENTRO DE UNA CIUDAD"
Tema
Cultura
Contenido Temático
1. Conjunto A comienzos del siglo XVII un 17 de Febrero de
Urbano de 1612 fue fundado el pueblo de Petare, por el
Petare.
Teniente Gobernador Pedro Gutiérrez de Lugo y el
Padre Gabriel de Mendoza, con esto se dispuso el
sitio de la Plaza y de la Iglesia y los indios
mariches se encomendaron a los capitanes
españoles
Este pueblo petareño está caracterizado, por el
trazado octogonal de sus calles, que rematan
perpendicularmente en fachadas; esto lo definía
además los elementos constructivos de sus casas, el
valor social de una comunidad profundamente
arraigada, de definida personalidad histórica y
cultural, constituyendo motivos suficientes para
considerarlo como un legítimo bien cultural que
nos invita a conocerlo y disfrutarlo.
Este nos induce a la mágica recreación de un
proceso de desarrollo histórico pues el conjunto
Material
Expositivo
1.a Plano
antiguo de
Petare siglo
XVIII.
Fotografía 30 x
45 cm.
1.b. Plano
actual del
centro Histórico
de Petare.
Fotografía 30 x
45 Cm.
1.c. Collage del
Conjunto
Urbano de
Petare.
Fotomontaje 30
x 45 cm.
Apoyos
1. Maqueta
desarmable del
Conjunto
Urbano de
Petare.
urbano petareño ha conservado el sitio y la
disposición cuadrícula, con el cual fue fundado.
(Cuadro 4)
GUION MUSEOLÓGICO "PRESENCIA AFRICANA" -FMC (1992)
Objetivo General
Dar una visión general del desarrollo del arte africano para el momento del encuentro con
América (1942), hasta el día de hoy
Objetivos
Específicos
Desarrollo
Introducir al
espectador en
la temática a
tratar
- África como
fuente
- Afroamérica
como
presencia
- Presentación
- Mapa de
ubicación (Costa - Panel didáctico
Quinea – Sudán (fuera de sala)
Africa Central)
- Introducción
El arte en los
objetos
religiosos y
utilitarios de
Africa
Vestuario
Africano
colección privada
Reconocer la
vinculación de
los elementos
plásticos
(pintura,
escultura, talla
y modelado)
con los
objetos
etnográficos
de Africa
- Análisis visual
del arte Africano
a través de sus
objetos (muestra)
Circuito con
base en los
trazados de las
aldeas africanas
Porta rótulo
general con
señalización
geográfica
Colección Dr.
Scott
Demostrar si
es posible una
característica
permanente en
el desarrollo
artístico de los
IDEM
objetos
rituales o
utilitarios de
Africa.
Traslado a
América
IDEM
Panel de
conclusión (fuera
de sala)
Colección Rey
Leopoldo de
Bélgica
Demostrar la
vinculación
Africa América
Altar Vudú
Pintura Ve-Vé
Museografía
Textos Sala
Audio-Visual Colección
Colección Dr.
Scott
Apoyos bidimensionales: son mapas, dibujos o fotografías que
ayudan a la labor didáctica. Además son complementos de la
información proporcionada por los textos escritos y los objetos
mostrados.
Apoyos tridimensionales: Resultan más ventajosos porque son
autoexplicativos. Es decir, copia en tercera dimensión, la realidad
y sirven para recrear escenas de situaciones de la vida diaria de
períodos históricos. Los apoyos tridimensionales son:
Las maquetas: modelos a escala de construcciones arquitectónicas o de paisajes.
Diorama: modelo de ambientación o artificios para ambientar. Básicamente el Diorama
es la representación de una realidad con figuras y un fondo pintado. Por ejemplo: en una
exposición didáctica de corte de Historia Natural puede representar el medio ambiente
donde viven los animales disecados que conforman la muestra. La técnica consiste en
utilizar elementos como pinturas, afiches, troncos de árboles, ramas reconstruidas de un
hábitat, con el fin de lograr el efecto tridimensional.
Los multi-medía: recursos esenciales para asegurar que el visitante tenga suficiente
información y lograr que la muestra sea más comprensible. Entre ellos encontramos las
computadoras, recurso válido en estos tiempos, los videos y proyectores de diapositivas,
los cuales ayudan y amplían la comprensión de la información.
Experiencias participativas: son aquellas que logran involucrar al visitante. El público
realiza actividades que lo hace participar de manera directa con la exposición.
Guión Museográfico
El guión museográfico organiza, de una forma sencilla, ordenada, precisa y directa, las
obras, así como los paneles y gráficos que deben ser usados en la exposición. Por otra
parte, da idea clara de cómo debe ser tratado el tema. Este guión también nos especifica
el recorrido que se propone realizar el público, la iluminación de las obras y ambiente en
general, el color de las paredes, etc.
El museógrafo es el encargado de este aspecto. (En el caso de nuestro país, los
arquitectos son quienes generalmente trabajan la museografía y el espacio arquitectónico
planteado).
¿Cómo se elaborará un guión museográfico? (ver Cuadros 5, 6, 7)
En las columnas referidas al tema, contenido temático y material de exhibición han sido
ya descritos en el guión museológico. En el guión museológico hicimos referencia a los
posibles apoyos. El museógrafo, con la ayuda del diseñador gráfico, determinará el
diseño de esos apoyos, cuyo contenido fue desarrollado en el guión museológico.
El Curador determinará los textos o fotografías, mapas y otros indicadores.
En la columna de montaje, el museógrafo determinará las necesidades de utilizar el
diseño espacial para cada objeto y los dispositivos museográficos (paneles, vitrinas, etc.).
En la columna de descripción de espacios determinará
•
•
•
•
Interpretación espacial
Recorrido o circulación
Iluminación,
Dominio cromático
y estudio del material a exponer, partiendo de temas, cronologías, formatos,
características particulares (obras bidimensionales, tridimensionales).
No debemos olvidar el incluir los planos de la sala de exposición que servirán para
definir el análisis y estudios de los espacios (dimensiones en plano, altura, ventanas), de
manera de conocer las dimensiones de cada uno de estos y realizar la fusión entre el
guión museográfico (colecciones), la circulación y los elementos museográficos
(espacio). Y posteriormente realizar, en caso que se amerite, la maqueta de la exposición.
(Cuadro 5)
GUION MUSEOGRAFICO
Tema
Contenid Material
o
de
Temático exhibición
Objetos
Material de
apoyo
Museográfic
o
Documento
Textos
s
Otros
Montaje
Descripción
de espacio
Grabación
de
fragmentos
musicales.
Diapositiva
s
Diseño
espacial
para cada
objeto.
Sistema
de
paneles
modulare
s para
textos.
Vitrinas
de diseño
espacial
para cada
objeto
Luz difusa y
luz
concentrada.
Recorrido
libre
Gráficos
1.
Cultura
Descripción
ilustrativa de
1.3.
Colección
diferentes
Magia
seleccionad
manifestaReligión
a de los
Textos de ciones.
.
Imágenes objetos más
viajeros y Descripción
Ritos
religiosas representati
exploradore científica y
sociales y mágicas -vos
s
con
y
relacionado
referencia
tradición
s con la
bibliográfica.
oral
mitología
Selección de
textos
Fotografías
de ritos y
actos
sociales.
Localizació
n
geográfica
de estas
manifestaciones
(Cuadro 6)
GUION MUSEOGRAFICO DE LA EXPOSICIÓN
"PETARE EPICENTRO DE UNA CIUDAD"
Tema
Contenido Material de
Temático exhibición
Objetos
A
comienzos
del siglo
XVII, un
Conjunto
17 de
Urbano
Febrero de
de Petare
1612 fue
fundado el
pueblo de
Petare...
Material de apoyo
Museográfico
Documentos Textos
Otros
Montaje
Gráficos
Para ver
recorrido de
la exposición
ver plano
anexo.
Plano
antiguo
Plano actual
Collage
Iluminación:
Música
se usará la
cañonera
que tiene la
Inauguración sala, en
ventanal
anterior se
pondrá un
lienzo,
pintado en él
la idea de la
exposición
Diseño y montaje
de la exposición
En él el museógrafo plantea
una visión del diseño, la
experiencia del aprendizaje y
la realización del medio
ambiente donde están
expuestos. El sentido del
diseño mantiene constantes
cambios y se somete a
discusión con el equipo
interdisciplinario de la
muestra. Es importante
considerar que el atractivo
visual de una exposición, es
el primer elemento al que
responde el observador o
visitante. El grado de luz
requerida, el color de las
paredes, techos y pisos, la
presencia de paneles, así
como otros elementos contribuyen a que la muestra se torne
visualmente interesante al espectador, como elemento visual
en cada exposición.
Al concretar el guión museográfico se organiza la disposición
de la muestra:
1. Se distribuye el espacio y el recorrido o circulación en
relación al material.
2. Se diseña el mobiliario y las instalaciones especiales.
3. Se determina la ubicación de los paneles, maquetas,
gráficos, dioramas y fotografías.
4. Se diseña la iluminación y se determina el dominio cromático.
5. Se realiza el montaje.
Espacio, recorrido y circulación
El espacio es el lugar donde se formaliza una muestra. La circulación es el resultado de la
tensión entre lo expuesto y el espacio soporte percibido por el visitante.
El recorrido o circulación puede estar organizado en dos formas principales:
1. Secuencial y obligatoria. Cuando los elementos de exhibición están agrupados en
sucesión, debido a requerimientos didácticos o museográficos. El observador comienza
en un punto y termina en otro. El circuito cerrado requiere de cierta magnitud, con una
sola entrada y salida, sin interrupciones importantes en el recorrido.
2. Secuencia libre. Cuando los elementos de exhibición se ubican por su valor específico,
sin que entre ellos exista una relación de sucesión. El observador puede hacer su
recorrido por cualquier dirección y comenzar en cualquier punto.
La Secuencia libre se puede organizar en cualquier tipo de espacio, con una sola
limitante: el formato y dimensiones de los objetos
Iluminación
La luz es un elemento clave en el diseño. Puede ser natural, artificial o mixta.
Ella recrea el ambiente y logra la magia que hace de la exhibición un suceso visual. La
luz determina que los objetos caigan o emerjan ante los ojos del espectador. Así mismo,
influye en la uniformidad, el frío, el calor, lo íntimo de una exposición.
Una luz bien enfocada puede hacer que el objeto más simple luzca atractivo.
Como norma general debe iluminarse los objetos no los visitantes.
Es deseable el uso de reflectores de luz halógena con regulador de voltaje. La
iluminación puede ser hecha desde determinado ángulo con el objeto de poder revelar
detalles y texturas de la obra expuesta. Es esencial la luminosidad relativa en los objetos
y la ausencia de deslumbramientos.
Establecer la cantidad de luz necesaria, que, por lo general, depende de la colocación del
objeto y el contexto global, así como también de la secuencia visual del museo y las
recomendaciones de conservación.
Dominio cromático
La superficie de las paredes tiene dos propiedades que producen efectos al ser vistos: el
color y la textura.
El color, conjuntamente con la luz, crea un ambiente coherente en la exposición. El color,
como criterio, es un toque personal, sin embargo, es posible sugerir las siguientes
recomendaciones:
1. Es aconsejable, en forma general, escoger colores neutros (blanco, beige, gris) para las
paredes, los pisos, las vitrinas y los paneles, a no ser que la museografía considere
destacar o favorecer otros colores.
2. Las diferentes tonalidades no deben competir con los objetos.
3. En algunas oportunidades el uso de colores fuertes puede causar un buen impacto
visual, siempre y cuando se usen con sumo cuidado, con la finalidad de no opacar al
objeto.
4. El color puede ser usado para definir el criterio estético y el ambiente del objeto.
Cuando hablamos de textura nos referimos no solo a paredes sino también a otros
elementos que pueden ser añadidos, tales como: maderas, tejidos, alfombras, metales y
otros materiales que se van a exponer.
Las texturas de las paredes son percibidas para ser usadas de acuerdo con la medida de la
superficie. Más textura hace el espacio más pequeño. Al seleccionar la textura de una
superficie debe considerarse las medidas del tipo de trabajo que se va a exponer.
Las texturas pueden ser usadas como ventajas para lograr un efecto visual una pequeña
sala se pudiera ver más grande o una sala grande más pequeña, según sea el caso.
Dispositivos museográficos
Los dispositivos museográficos son el vehículo efectivo que proyecta al objeto en el
centro del escenario. Al hablar de dispositivos museográficos, nos referimos a los
paneles, soportes y vitrinas.
Estos elementos colocan al objeto en un campo determinado para ser observado. Por otra
parte, protegen las obras expuestas y las sostienen. También articulan los espacios. Por
supuesto que es muy importante tomar en cuenta el diseño, los materiales constructivos,
la disposición, la luz, el color y el factor conservación, a la hora de utilizar estos
dispositivos museográficos.
Paneles
Los paneles son superficies suplementarias de paredes, pisos y techos. Tienen la misma
función: de soporte, de fondo o de articulación espacial.
Presentan las ventajas de ser móviles. Las dimensiones del espacio que ellas definen son
variables y su posición depende de la luz, de la posición de los objetos en la exposición y
del recorrido establecido. En ellos pueden instalarse obras bidimensionales según el caso
específico, tales como: gráficos, fotografías, ilustraciones, murales y apoyos didácticos de
exposiciones, tales como textos de sala, cédula particular, fichas técnicas de obras.
Diseño gráfico de una exposición
Al diseñar los apoyos de sala debe tenerse en Cuenta el diseño gráfico para afianzar la
imagen, tanto integral como corporativa de la exposición. También debe existir una
coherencia cromático, gráfica y emblemática, lo cual se logrará mediante la selección de
materiales adecuados para elaborar los apoyos textuales y gráficos, así como por el tipo
de letra que se utilice, la técnica que se emplee, el color que se elija y espacios
disponibles, sean de la exposición y al mismo tiempo afianzarán la imagen seleccionada.
Algunos de esos detalles, tales como: tipo de letra, gráficos, colores, etc., deben
extenderse a los catálogos, guías de estudio, tarjetas de invitación, publicaciones que
componen la muestra. Lo mismo ha de acontecer con los carteles informativos y carteles
que promuevan la exposición (vallas, pancartas, pendones), De esta manera se logrará
que la exhibición obtenga una imagen propia y coherente.
Al diseñar un apoyo gráfico delimite su contenido en:
•
•
•
Título principal
Título central (subtítulo)
Texto secundario
Recomendaciones
1. Jerarquizar el contenido de los textos
2. Motivar la lectura de los paneles (el título principal y el texto central -subtítulo- no son
sólo para informar, sino que también deben atrapar al espectador).
3. La distancia entre las letras determinan un mayor atractivo visual para captar el
mensaje.
4. El color debe contraponerse con las letras.
5. Definir el diseño de las letras.
6. Lo grande de la letra no siempre es lo mejor.
7. Determinar los niveles de medida.
8. Las combinaciones de tipo de letras no deben ser mayor de
dos.
9. E1 espacio requerido es el mayor permitido de acuerdo con
las dimensiones de la sala.
10.La información debe ser clara, breve y concisa.
11. Buscar el apoyo del diseñador gráfico.
En líneas generales, los soportes proveen al objeto expuesto de estabilidad o dan la
oportunidad de colocarlo a un nivel
deseado
Soportes
Las bases, pedestales, podium, estantes y
repisas, son dispositivos que sirven para
sus- tentar a los objetos expuestos que
no se puedan colocar en paredes o,
paneles.
Algunos soportes están adheridos
directamente con el objeto exhibido con
y tienen la función de diferenciar el
ambiente.
el fin de protegerlo,
objeto del
Vitrinas
La vitrina es un elemento necesario para la presentación adecuada de los objetos
expuestos, así como su conservación y seguridad.
Las vitrinas permiten una mejor visión de las piezas contenidas en ellas, permiten
ordenarlas coherentemente, encierran y protegen los objetos expuestos y se presentan a
una altura adecuada para la visión. Ofrecen una triple protección: dificultan el robo de
piezas; evitan la entrada de polvo e insectos; y ofrecen condiciones ambientales
constantes que pueden mejorar a través de la introducción de material higroscópico (ver
Conservación).
Las vitrinas pueden dividirse en dos categorías:
1. Vitrinas empotrada
2. Vitrinas autoportantes
Las vitrinas empotradas están adaptadas para la exposición de objetos que presentan
interés por un solo lado de ellos. Las vitrinas autoportantes son utilizadas para aquellos
objetos que pueden apreciarse por todos sus lados. Los problemas para cada tipo de
vitrina son comunes y se resuelven cuando se toman en cuenta algunos factores.
Franco Minissi, conocido arquitecto y museógrafo, establece los puntos
importantes que deben considerarse:
1. Las dimensiones: en relación con los
objetos contenidos dentro de la vitrina y la
inserción de la misma en el área expositiva.
2. Iluminación.
3. Disposición.
4. Elementos de apoyo.
5. Funcionalidad
6. Materiales empleados
7. Conservación
8. Seguridad
1. Dimensiones
Se toma como referencia la escala humana media. En
cuanto a lo largo, no existen límites. En lo que se
refiere a la medida vertical es recomendable tomar en
cuenta la altura media del
observador (1.60 cms).
Así se le evitará la
dificultad de la lectura por
parte del espectador. La
profundidad va acorde a
las dimensiones de las
piezas y su radio de acción
Tomar en cuenta su inserción en el espacio es importante, ya
que las vitrinas son elementos de distribución espacial. Hay
que evitar: la monotonía de vitrinas colocadas de manera
continua o muy alargadas y sobre todo las que no permitan
una buena visibilidad.
2. Iluminación
Al considerar el comportamiento de la luz en las vitrinas. Desde dónde proviene su
dirección e intensidad. De acuerdo con estos elementos se pueden producir dos
inconvenientes como lo son el reflejo y contraluz.
El reflejo no puede eliminarse, lo que sí se puede, es tratar de hacerlo invisible para que
el observador no detecte los efectos de la refracción por la superficie. Por lo tanto, no
deben usarse reflectores de alto voltaje e intensidad. Se sugiere el uso de reflectores de
halógeno con regulador.
3. Disposición
Determinar la separación de objetos o el grupo de ellos en relación a la eventual afinidad
tipológica y a la coincidencia cronológica de la unidad expositiva es primordial. Todos
los objetos tridimensionales o bidimensionales de
pequeño formato, deben ir colocados en vitrinas, de
acuerdo con el tipo de material de la obra.
Al no colocar un número excesivo de obras le da más
atractivo a la muestra. Cada uno de los objetos
contenidos en las vitrinas deben tener una ficha técnica
informativa que será colocada al lado de la pieza o
dispuesta de manera tal que no afecte la visibilidad del objeto. Establecer un orden
jerárquico de lectura es muy importante.
4. Elementos de apoyo
Los elementos de apoyo de las vitrinas necesarios, bien sea para modular el espacio o
para delimitar las paredes de las vitrinas, las cuales servirán de apoyo para objetos que las
mismas han de contener.
Para los elementos de apoyo se deben tener en cuenta cuatro
aspectos:
1) La obstrucción visual debe reducirse al mínimo.
2) La movilidad debe ser total
3) La posición y consistencia no deben producir sombras sobre
los objetos expuestos
4) La capacidad de soportar pesos debe ser determinado en base a
las características de los objetos que la vitrina debe contener.
El material de apoyo debe escogerse de acuerdo con el tipo de
obra, sus características y tener en cuenta los problemas de
conservación.
5. Funcionalidad
Es el funcionamiento de la vitrina con respecto a su utilización,
manipulación y mantenimiento.
El uso es la posibilidad de acceder en el interior de ella para poder
establecer todas las operaciones necesarias relativas a la
colección, mantenimiento y ubicación de los objetos.
Por mantenimiento se entiende el conjunto de operaciones
relativas a la limpieza, mantenimiento de los materiales, reparación y cambio de los
reflectores en caso de estar integrados a la vitrina) garantizar su buen funcionamiento.
Facilidad de adaptar los instrumentos de conservación correspondientes.
6. Materiales empleados
Los materiales deben ser escogidos de acuerdo con su función. Algunas vitrinas tendrán
un rol eminentemente técnico y otras un rol donde prevalezca lo estético, aunque en el
resultado final estos roles deben estar integrados.
La estructura de una vitrina puede ser construida en metal, madera u otros materiales. El
otro aspecto se presenta en la búsqueda de material para la superficie transparente. El
material más utilizado es el cristal templado. Este cristal no produce ninguna
deformación de los objetos visto a través de ellos, además que presenta una fuerte
resistencia en la ruptura por robo y dadas sus peculiaridades de romperse en
pequeñísimos fragmentos que no provoquen riesgos físicos.
Las desventajas son: condensa humedad (problema de conservación). Es pesado si las
vitrinas son de gran dimensión. Existen además otros materiales en el campo de las
resinas acrílicas, denominados plexiglás o acrílicos, los cuales presentan características
superiores al cristal.
Las ventajas son: no presentan deformación de la figura ni coloración. No se rompe, es
liviano y por lo tanto más seguro para evitar daños a la obra y al personal que lo
manipule.
Desventajas: su propiedad electroestática atrae el polvo, gracias al magnetismo de su
superficie, aunque actualmente existen brochas antiestáticas. Su superficie está propensa
a rayarse fácilmente. Es más costoso que el vidrio.
El concepto fundamental debe ser: evitar que las vitrinas con sus características formales
de color y consistencia, prevalezcan a la colección que contiene. Lo que debe atraer la
atención del visitante son los objetos no las vitrinas.
7. Conservación
En general, los edificios que albergan un Museo no mantienen un control ambiental que
satisfaga las normas de conservación aceptadas. Por ello, se ha adoptado un sistema de
climatización local. Lo cual supone lograr niveles predeterminados de humedad relativa
dentro de cada vitrina gracias al emplea de gel sílice, agente regulador de humedad que
reduce las fluctuaciones de la tasa de humedad relativa. La cantidad necesaria de gel
sílice se determina en función al volumen de la vitrina; su índice de hermeticidad y la
diferencia estimada entre la humedad relativa, tanto del interior como del exterior de la
misma.
El gel de sílice es una forma inerte, limpia y cristalina de dióxido de silicio que, por tener
una gran red interna de poros a través de los cuales puede absorber o exudar el vapor de
agua, constituye un agente de regulación de la humedad particularmente eficaz. Dentro de
una vitrina compensa las variaciones de las condiciones ambientales en la sala. Según la
índole de tales variaciones, el gel de sílice absorbe o libera el vapor de agua, haciendo así
menos abruptos los cambios que se producen en el interior de la vitrina (Brian Ramer,)
8. Seguridad
Como norma de seguridad deben considerarse los siguientes aspectos:
1) Impactos producidos en el vidrio pueden causar daños a los objetos contenidos en las
vitrinas.
2) El Plexi-Glass o Fibra de vidrio es difícil de romperse bajo el efectos de los impactos y
que se producen en el interior de la vitrina (Brian Ramer,)
8. Seguridad
Como norma de seguridad deben considerarse los siguientes
aspectos:
1) Impactos producidos en el vidrio pueden causar daños a
los objetos contenidos en las vitrinas.
2) El Plexi-Glass o Fibra de vidrio es difícil de romperse bajo
el efectos de los impactos y es más liviano.
3) Los objetos de pequeño formato como: piezas
arqueológicas, joyas, textiles, textos, documentos, medallas,
numismáticas, y otros, deben ser expuestos en vitrinas para
su mayor seguridad, tanto de la acción y efecto del público,
como de los agentes que deterioran a los mismos como: el
polvo, la humedad, la luz, etc.
4) Las vitrinas que contengan obras de arte de gran valor,
deben ser protegidas de los intentos de extracción (robo)
mediante sistemas de alarmas. En mercado existen una gran
variedad de ellas como: sónicas, mecánicas, de impactos, etc.
5) Las vitrinas de pares y autoportantes deben ser fijadas con
elementos auxiliares (tornillos, bases sujetas al piso o a la
pared), de manera que cualquier impacto producido por los
visitantes no produzca daños a las vitrinas y a los objetos
contenidos en ellas.
6) Se debe citar que los usuarios visitantes se apoyen o coloquen sus manos sobre las
vitrinas ya que podrían producirse vibraciones y desplazamientos que ocasionaran daños
a los objetos y a la composición museográfica de los objetos exhibidos en la vitrina.
Montaje
Obras bidimensionales
1. Deben ser ordenadas en posición horizontal
tomando como referencia el punto medio, la base
inferior o superior.
2. Mantener entre cada objeto, como mínimo, una
distancia variable de acuerdo con el formato de la
obra y, por supuesto, el tema tratado.
3. La colocación de los objetos deben
respetar el centro visual, este factor es
determinado por la persona cuya estatura
media aproximadamente es de un metro
sesenta (1.60) centímetros. La relación
angular es de unos 40º más o menos
4. El rótulo o ficha técnica del objeto
debe ser colocada en la parte inferior
(generalmente a la derecha, aunque del
diseño determinado) de la base en caso
de mediano y pequeño formato. En los
grandes formatos colocarlo a un metro de altura.
5. El color del rótulo debe ser distinto al utilizado en la pared.
Obras tridimensionales
•
•
•
•
•
Al organizar una exposición de
obras tridimensionales verificar
si todas las piezas necesitan
bases o soportes para
sostenerla.
Las bases o soportes deben ser,
preferiblemente, de madera
pintada o plexiglass, si son el
exterior considerar materiales
como cemento, hierro y otro.
Estos materiales son los más
indicados para obras de
pequeño y mediano formato.
Es recomendable mantener una buena distancia entre los soportes para facilitar su
aislamiento, lo cual posibilita la circulación del público alrededor de ellas. Esto
logra que el objeto sea apreciado por el público, con relación al contexto y al
agrupamiento en que éste se encuentra.
El formato de los soportes debe ser acorde a las dimensiones de la pieza.
Tomar en cuenta los colores de paredes y elementos de fondo. En general, la
iluminación debe ser unidireccional de manera tal que conforme claros y oscuros.
Una obra tridimensional debe tener un mínimo de espacio para que no pierda su
valor estético propio. Así el espectador no perderá detalles de la pieza que se
exhibe.
Otras recomendaciones
1 .Los detalles finales deben estar bien acabados.
2. Estar pendiente de todos los trámites de seguro y embalaje.
3. Las instrucciones del montaje deben ser lo más sencillo posible.
4. Facilite lugares de descanso.
5. La promoción de la exposición es imprescindible. No olvide tener contacto con la
prensa, radio y TV.
6. No olvide invitar a los críticos, especialistas, conocedores y profesionales y afines.
7. Dejar el lugar de la exposición totalmente limpio.
8. Limpiar los vidrios de la vitrina (si las tiene) y las obras en sí.
9. Fotografiar los objetos y las instalaciones.
10. Tener en orden y a mano todas las herramientas que van a ser utilizadas para el
montaje (martillo, clavos, taladro, sierra, etc.).
11. No olvidar incluir los derechos de autor de las ilustraciones, fotografías, dibujo y
música.
12. Analizar la correspondencia del guión museológico y guión museográfico para así
evaluar la misión y objetivos del discurso establecido en la exposición.
VI La Infraestructura Física de Museos
Las edificaciones destinadas al uso museístico, deben ofrecer una infraestructura
adecuada para albergar, conservar y exhibir correctamente los objetos artísticos y
culturales, patrimonio de la sociedad.
En este sentido reconocemos la función social y cultural de los edificios para museos.
Así mismo, tomamos en cuenta que en nuestro país la gran mayoría de las instituciones
museísticas operan en edificaciones cuyos espacios son insuficientes e ineficientes,
generalmente, porque no fueron concebidos originalmente para tal fin. Es por esta razón
que en forma constante dichas instituciones trabajan por consolidar, ampliar y/o crear
unas sedes dignas y óptimas para los museos.
Este papel de trabajo tiene como objeto orientar, en forma general, a todas las personas
que, de una u otra forma se ven involucradas en el diseño o adaptaciones de edificios para
museos, sean directores, promotores o diseñadores.
Para la elaboración del mismo nos hemos basado en nuestra experiencia de trabajo con
los museos del país y en la revisión crítica de bibliografía existente en el área.
Consideraciones generales
Infraestructura Física de Museos - Concepto
Infraestructura es el conjunto de elementos necesarios para el funcionamiento de una
organización cualquiera. Por analogía definimos Infraestructura Física de Museos como
el conjunto de componentes que definen y conforman la unidad material donde se
desarrollan las actividades del museo, es decir, la edificación sede.
La Infraestructura Física de un museo será determinada principalmente por el perfil de la
Institución, lo cual implica la concepción de la misma en atención a la naturaleza y tipo
de colección, a la misión, objetivos y funciones del museo. Así mismo, influirán factores
como lo son:
El tipo de público al cual está dirigido, el contexto físico y cultural el alcance del
presupuesto y las exigencias de la Institución que lo promueva, sean organismos
gubernamentales, privados, comunitarios, etc. Estas condicionantes serán decisivas en la
concepción de la edificación como totalidad. Ello implica un estudio detallado de cada
una de las partes, así como la relación entre éstas y de la imagen con la cual la edificación
responderá al contexto.
En la realización de un Proyecto de Arquitectura todos estos factores deben guiar el
diseño. Actualmente el diseño arquitectónico de edificios para museos exige contemplar
el carácter que la contemporaneidad le ha otorgado a estas instituciones, planteados como
edificios flexibles, cuyos espacios ofrecen amplias posibilidades de exposición y
experimentación para los nuevos medios a través de los cuales se manifiesta el arte, la
ciencia y la tecnología.
Consideraciones funcionales, técnicas y formales del diseño
El diseño arquitectónico de un museo plan-tea la exigencia del conocimiento del área, así
como el manejo de algunos aspectos preliminares fundamentales para el éxito del
proyecto.
El perfil institucional define los lineamientos teóricos de planificación y organización del
museo, en cuanto a sus funciones, las características y naturaleza de la colección.
Colección
Conocer a fondo las obras que albergará el museo es muy importante. La naturaleza de la
colección definirá la tipología del museo en una de sus clasificaciones.
En este sentido, cada tipo de museo tendrá diferentes requerimientos que se traducirán en
cualidades espaciales y formas arquitectónicas diferentes.
La cantidad de objetos y sus características físicas serán factores determinantes en el
tamaño, altura y acondicionamiento físico de las salas expositivas y de depósito. En éstas
también deberán considerarse la posibilidad de crecimiento de la colección.
Funciones del Museo
El museo desarrolla diferentes actividades tales como adquirir, conservar, investigar y
comunicar. Por esto, es necesario comprender las funciones del museo para lograr
soluciones espaciales y técnicas adecuadas a los requerimientos de cada una de ellas,
siendo conservar y exhibir las más importantes.
La conservación demandará una planificación detallada de las instalaciones técnicas
indivisibles e imperceptibles al visitante.
La exhibición siendo el medio de comunicación principal del museo exige un estudio
sistemático de todos los factores que garanticen una Demanda expositiva como es la
distribución espacial, su disposición formal, acceso y circulación.
Es importante mencionar que, aún cuando la mayoría de los museos nacen a partir de una
colección determinada (lo cual es una condición ideal), existen casos en los que se inicia
un proyecto de museo y no se cuentan con una colección. Entonces se planificará bajo la
consideración de las funciones que debe tener un museo. La correcta ejecución de las
funciones del museo depende, en gran parte, de la disposición de los espacios donde van
a desarrollarse, por ello es esencial establecer un programa de áreas cuya estructura
básica debe contemplar principalmente el área expositiva, el área administrativa y el área
técnica, distribuidas de tal forma que sus actividades nunca se mezclen, obstaculicen ni
interfieran entre sí. (Este aspecto será ampliado más adelante).
Otras consideraciones se refieren a la intervención directa del arquitecto, los
profesionales de otras disciplinas y el resultado formal del diseño. Estos incidirán de
manera decisiva en la efectividad del museo.
El Arquitecto y su relación con otros Profesionales.
El diseño arquitectónico de un museo es un problema complejo que requiere de un
trabajo en equipo. Así, los especialistas en diversas áreas, contribuyen al desarrollo
óptimo del proyecto.
Fundamentalmente, deben existir las siguientes figuras:
Un director u ordenador: que presente al arquitecto el programa conceptual y
funcional, es decir, un estudio de todos los aspectos del museo para asegurar su
funcionamiento correcto. Esto incluye: programa de actividades, información sobre la
colección, tipos de exposiciones, problemas de seguridad, conservación, estrategias de
comunicación para los usuarios, etc.
Un curador: ideólogo que determinará la Concepción general, la misión y trascendencia
del museo. El curador explicará al arquitecto sobre la imagen que deberá proyectar el
edificio así como la atmósfera interna que lo caracterizará.
En caso de no existir un curador deberá participar una persona, sea el director, museólogo
o coordinador que cumpla esa función.
A todo esto se le debe hacer un seguimiento para el logro del programa.
Un Conservador. quien orientará y asesorará sobre los aspectos siguientes:
· Control del medio ambiente: humedad, temperatura, iluminación y otros factores
ambientales. El conservador informa sobre los cambios ambientales y la incidencia de
éstos sobre la colección.
Existen otros profesionales y técnicos que manejan la información especializada como
son los ingenieros eléctricos, mecánicos, de seguridad y otros. De ser posible este tipo de
asesorías, compete al arquitecto realizar reuniones con dichos profesionales y el
conservador para superar los problemas que normalmente se presentan en estas áreas.
El arquitecto tendrá la responsabilidad de traducir toda esta información en un edificio
exitoso. A menudo no se cuenta con personal adecuado para conformar un equipo, por lo
cual es conveniente que el arquitecto solicite la orientación y asistencia requerida a las
instituciones nacionales involucradas en actividades museísticas.
Objetividad del Diseño
La exhaustiva investigación realizada por el arquitecto sobre los aspectos que determinan
el diseño de museos, lo llevan a la invención de formas y selección de los instrumentos
técnicos más adecuados para los fines requeridos. En ese proceso de creación debe
tenerse en cuenta que el edificio será principalmente un lugar donde se resguardan obras
que van a ser exhibidas. Por ello, el diseño arquitectónico deberá proponer características
espaciales y formales que permitan tal fin sin generar la posibilidad de que estas agredan,
obstaculicen u opaquen las muestras.
"Un museo no debe ser sólo el medio de expresar un proyecto arquitectónico personal".
Giovanni Schíchílone
Ubicación y proyección en el contexto
El lugar donde se edifique o construya un museo será un factor determinante para el
tratamiento tanto exterior como interior del edificio. Las características de los diferentes
sitios generan ventajas y desventajas que deben considerarse ya que muchas veces, de
esto depende la proyección del museo en el contexto.
Un museo ubicado en un lugar céntrico tendrá fácil acceso, pero también estará sujeto a
afrontar problemas urbanos tales como la contaminación ambiental (el ruido del tráfico,
las vibraciones externas, el polvo y gases), tal factor debe ser contemplado debidamente
con el objeto de garantizar la conservación de la colección, así como el disfrute del
recorrido.
Un museo ubicado en un lugar poco céntrico o fuera de la ciudad, podría presentar
problemas, de accesibilidad, lo cual limitaría la afluencia de visitantes y la proyección del
mismo, pero a su vez tendría menos posibilidades de afrontar problemas de
contaminación ambiental. Si el museo se ubicara en Parques o jardines, se eliminarían
estos inconvenientes ya que los árboles actúan como barreras y sirven de filtros naturales
para el polvo y las descargas de contaminación química, ayudando a la estabilización de
la humedad de la atmósfera.
Cuando se cuenta con la posibilidad de escoger un terreno para ubicar un museo, se
deben considerar algunos factores de importancia que podrían contribuir con la seguridad
y proyección del mismo.
Es conveniente que esté próximo a estaciones de policías y de bomberos, lo que
garantizaría la rápida intervención de estos cuerpos en caso de emergencias. También
podría ubicarse cerca de escuelas, bibliotecas o lugares turísticos, ya que éstos
generalmente poseen áreas de acceso con capacidad de movilizar y recibir un público
numeroso. A su vez, estas instituciones servirían como focos de atracción de visitantes al
museo.
En este punto es importante mencionar que los museos pueden ser motivo de
regeneración urbana, que debe pensarse en la posibilidad de ubicar museos en zonas
desasistidas culturalmente, logrando una integración de usos y actividades, así como un
intercambio más extensivo entre los diferentes sectores, enriqueciendo la calidad de vida
de la ciudad.
Accesibilidad
Un museo debe ser accesible desde todas partes de la ciudad a través de cualquier tipo de
transporte y vialidad existente, contando con la posibilidad de accederle caminando desde
alguna parada del transporte público. Además, es necesario prever puestos de
estacionamiento para el personal del museo, público en general, carga y descarga de
obras y otros materiales.
Si el lugar donde se va a ubicar un museo es una calle pública se escogerá
preferiblemente el lado más tranquilo para el acceso y podría estar protegido por una
barrera de árboles que los separasen del tráfico. Si en cambio, el edificio está situado en
un espacio aislado (parques, jardines, etc.), la ubicación del acceso es más libre, pero
debe estar claramente conectado con la entrada al área que delimita el terreno del museo,
la cual a su vez debería estar protegido por un muro límite.
Orientación del Edificio
La orientación del edificio para museo dependerá de las condiciones climáticas del lugar.
En este sentido deben tomarse en cuenta algunos factores naturales como lo son la
incidencia de la luz solar y la dirección de los vientos y lluvias, los cuales influirán
especialmente en la distribución espacial y equipamiento de las salas expositivas, de
almacenaje y en laboratorios de Restauración y Conservación.
Posibilidad de Crecimiento
El proceso de diseño de un edificio para museo debe estar precedido, entre otras cosas,
por un estudio que determine la capacidad de los espacios que recibirán visitantes y
albergarán obras; sin embargo, la posibilidad de contemplar la expansión de un museo es
un hecho generalmente latente, especialmente si se considera que las colecciones están
sujetas a un continuo crecimiento. Esto debe ser tomado en cuenta principalmente en el
diseño de los depósitos de obras. Si el museo se ubica en lugares poco céntricos es mayor
la posibilidad de contar con terrenos suficientes para construir una ampliación y/o un
anexo.
Cuando se planifica de antemano una intervención posterior de este tipo, debe tomarse en
cuenta las futuras conexiones espaciales e incluso estructurales del edificio original con la
mencionada ampliación.
Adaptación de una edificación de valor histórico arquitectónico para uso museístico
En la intervención de una edificación de valor histórico y/o arquitectónico para fines
museísticos, el arquitecto cumple una doble función: primero la interpretación del
monumento y su restitución a la colectividad como testimonio de la cultura, para lo cual
es necesario considerarlo como unidad indivisible en donde el exterior y el interior deben
ser respetados por igual. A su vez, los viejos espacios deben acondicionarse, en la medida
de lo posible, para albergar las diferentes funciones de un museo.
En este caso, el problema de la conservación duplica la acción, debido a que es tan
importante la conservación de las obras, como la del edificio que albergará la colección.
Las intervenciones en una edificación antigua para adaptarla a un museo pueden ser muy
variadas, ellas dependerán, entre otras cosas, del valor histórico de la edificación en
relación con las características arquitectónicas, su propia distribución y bondad espacial,
así como por el tipo de colección a exponer y las actividades a desarrollarse.
Cuando se recupera una edificación de valor histórico, incluyendo los bienes muebles de
la misma, el grado de intervención debe ser mínimo ya que este entorno, por sí solo,
constituye un museo y las adaptaciones estarán referidas al recorrido de los visitantes y a
las medidas de conservación. Cuando las características arquitectónicas de una
determinada época y/o estilo son muy fuertes, e incluso la decoración ha permanecido, es
conveniente que la colección guarde estrecha relación con estas determinantes con el fin
de crear un ambiente armonioso y uniforme.
Si por el contrario, los objetos expuestos son de naturaleza distinta y no corresponden con
las características de la edificación se generaría un doble código de comunicación en
cuyo caso el problema expositivo debe ser muy bien resuelto para que unos y otros
valores no compitan ni se obstaculicen entre sí. Este problema no existiría si solo se ha
recuperado la edificación con sus características arquitectónicas y éstas se trabajan de
forma flexible y neutra, de tal forma que sus espacios puedan albergar cualquier tipo de
obra. Esto es: interviniéndoles con gran respeto; tratando de conseguir su forma más pura
capaz de ser adaptada a los diferentes programas expositivos. Así, las salas pueden ser
tratadas con colores que se adapten a las exposiciones y en algunos casos las
proporciones pueden ser variadas a través de tabiquerías, cielos rasos, tratamientos de
color, etc.
También hay que prever la adaptación de los equipos técnicos e instalaciones sanitarias,
de tal forma que no alteren el estilo del edificio, su estructura y percepción visual del
entorno.
Un factor muy importante, que debe tomarse en cuenta, es la humedad. Este problema es
constante en las viejas edificaciones, y representa un gran peligro para las obras y para la
misma estructura de la edificación. Sin embargo, la misma puede contrarrestarse aislando
las fundaciones del suelo y/o tratando las paredes y techos por medio de diversas técnicas
según sea el caso a tratar.
Recomendaciones técnicas y funcionales generales
Construcción y equipamiento
La construcción de un edificio para museo deberá tomar en cuenta algunos factores de
interés para la preservación y seguridad del mismo.
•
La construcción de cualquier edificio exige de un estudio geológico del suelo para
determinar el tipo de fundaciones a usar o el tratamiento que se le deba aplicar a
las mismas. Esta operación es de vital importancia en la construcción de edificios
para museos ya que por medio de ella se determinarán los materiales y/o métodos
impermeabilizantes y antivibratorios que contrarrestarían en parte, los problemas
de humedad y de conservación en general que normalmente se suscitan en los
museos.
•
•
•
•
Es aconsejable que las paredes de soporte estén calculadas para soportar la
colocación de objetos de dimensiones y pesos considerables.
Las puertas que dan al exterior tienen que ser resistentes y reforzadas a través de
mecanismos de seguridad. En lo referente a sus dimensiones, éstas deben permitir
una circulación cómoda y segura de obras de gran formato, especialmente en las
áreas expositivas, depósitos, talleres y laboratorios de conservación y
restauración.
El diseño de un museo debe prever todos aquellos servicios para minusválidos:
rampas en entradas y salidas del edificio, en estacionamientos y en el recorrido de
salas expositivas, en caso de ser necesario.
En cuanto al acondicionamiento térmico del edificio se debe tomar en cuenta
nuestro clima tropical. Implementar un sistema mixto de climatización: natural y
artificial, esto es ideal siempre y cuando se consideren las características de la
zona donde está ubicado el museo, así como el tipo de colección que éste alberga.
Cuando se usa un sistema de ventilación artificial en salas expositivas, de almacenaje y
talleres de conservación, hay que prever los problemas mecánicos de los aparatos, es por
esto que conviene usar circuitos alternos de aire acondicionado, de manera tal que al
fallar uno, se opere inmediatamente el otro. Esta medida evitará cambios bruscos de
temperatura, los que afectan las colecciones y aceleran su deterioro.
Además deben usarse dos sistemas de aire acondicionado, uno para las áreas que albergan
obras y otro para el resto, ya que en el primer caso los aparatos deben permanecer
encendidos con el objeto de mantener el medio ambiente adecuado para la conservación
de las obras y/u objetos, mientras que en el segundo caso, los referidos aparatos podrían
apagarse cuando culminen las jornadas diarias.
Acceso al edificio
Es conveniente que el edificio cuente con una sola entrada pública localizada de forma
totalmente independiente con respecto a las entradas del personal y de servicio. Además
debe ser diferenciada como tal a través del tamaño o tratamiento que se le aplique. Estas
medidas garantizarían un control de entrada y salida de los visitantes.
La entrada pública podría estar seguida por un vestíbulo en donde se localizarían ciertos
servicios tales como módulos de información, de seguridad, recepción de artículos, venta
de tickets, sanitarios públicos y la tienda del museo.
Además, esta zona de recepción general estará seguida de otras zonas, que bien podemos
denominar de recepción especial, las cuales servirían de antesala a las diferentes
actividades cuyos visitantes no pueden confundirse.
En caso de existir varias entradas públicas es indispensable resolver el problema de
control y de seguridad lo cual podría hacerse a través de módulos de vigilancia o a través
de un control de circuito cerrado de televisión.
Cabe mencionar que los sistemas de seguridad adoptados nunca deben invadir la
atmósfera del museo, especialmente en áreas de recepción donde el público debe sentirse
invitado a entrar de la forma más placentera y estimulante posible.
Distribución del espacio
La organización espacial de un museo debe obedecer a un esquema claro y preciso de
relación y diferenciación entre las áreas de carácter público y las de carácter privado,
donde juega un papel fundamental la circulación.
Las áreas expositivas y de servicio al público deben ser visualmente independientes de
las demás. Lo más adecuado es que estén próximas al acceso principal por medio de un
esquema claro de circulación.
Si la edificación presenta un desarrollo vertical, es conveniente ubicar las diferentes áreas
por pisos, conectándolas a través de ascensores, montacargas, escaleras y rampas.
Lo más apropiado es que las salas expositivas estén ubicadas en planta baja y/o en los
primeros pisos. Esta ubicación facilitará al público en general y, en especial, a los
minusválidos el acceso y recorrido de las mismas.
Así mismo los servicios técnicos como salas de almacenaje (llamamos "salas de
almacenaje" a los lugares donde se guarda todo lo que no son obras u objetos de la
colección, es decir, material de montaje y museografía, de embalaje y desembalaje, y de
mantenimiento; las salas destinadas a guardar las colecciones las denominamos
"Depósitos" de obras), equipos mecánicos o eléctricos o tiendas y estacionamientos
podrían ubicarse en sótanos. Si el desarrollo de la edificación es horizontal, los servicios
técnicos, e incluso todas aquellas áreas, de carácter privado, pueden muy bien ser
desarrolladas en núcleos separados interconectados entre sí por pasarelas, pasillo,
vestíbulos o áreas comunes.
La mayoría de las veces todas las áreas se ubican en un conjunto unitario, lo cual también
es efectivo siempre que las diferentes actividades no se obstaculicen las unas con las
otras.
Circulación
Como ya hemos visto, en los edificios destinados a museos es indispensable establecer un
esquema claro de circulación, el cual demanda un sistema paralelo de triple recorrido:
Recorrido de obras u objetos ------------------------------------ ver gráfico A
Recorrido de visitantes o público ------------------------------- ver gráfico B
Recorrido de personal del museo -------------------------------- ver gráfico C
(Gráfico B)
RECORRIDO DE VISITANTES O PUBLICO DEL MUSEO
Es importante resolver correctamente cada uno de los recorridos, teniendo en cuenta que
unos y otros no deben confundirse ni obstaculizarse entre sí.
Programa de Areas
Las diferentes operaciones a realizarse en un museo serán agrupadas de acuerdo con la
especificidad de la función a la que estén referidos.
Cada función genera un área de desarrollo determinada cuyas dependencias serán
concebidas y dispuestas espacialmente atendiendo a las exigencias de cada actividad.
En atención a ésto, hemos elaborado el siguiente esquema de organización.
Area Administrativa:
•
Dirección
•
•
•
Administración
Secretaría
Centro de Computación
Area Operativa:
•
•
•
•
Educación y divulgación
Museografía (diseño)
Registro e Inventario
Programación
Area Técnica:
•
•
•
Area de Conservación:
o Laboratorios de Conservación y Restauración.
Area de Fotografía:
o Laboratorio de fotografía
o Area de registro fotográfico
Area de Depósitos
o Ingreso de obras
o Clasificación y registro de obras
o Depósito de Tránsito
o Depósito permanente
o Cámara de Fumigación (según sea el caso).
o Ascensor de Carga
Area Técnica de Talleres
•
•
•
Taller de Carpintería
Taller de Museografía
Taller de Reproducción del material impreso
Area de Almacenaje:
o
o
o
o
o
o
Almacenaje de material de montaje y museografía
Almacenaje de material de embalaje y desembalaje
Almacenaje de objetos de limpieza y mantenimiento
Area de Exhibición:
Salas expositivas
Areas Libres: corredores (de acuerdo con la colección) jardines, plazas.
Area de Proyección:
o
Biblioteca
o
o
o
o
Sala de Conferencia
Sala de Proyecciones
Sala de Espectáculos e
Talleres de Extensión
Area de Servicio.
o
o
o
o
o
Cafetería
Tiendas
Baños públicos y privados
Vigilancia
Zonas de descanso
Recomendaciones para cada área.
Area Administrativa
•
Circulación y Acceso:
Las oficinas administrativas si bien son restringidas deben permitir a algunas personas en determinados
momentos ser atendidas por el director o algún miembro del personal en sus despachos. Por ello deben
ocupar un lugar intermedio, formando parte de la zona restringida del museo pero a la vez permitiendo, una
accesibilidad clara desde la zona en recepción general del museo.
•
Equipamiento:
El área administrativa deberá estar equipada con escritorio, archivos y muebles. Además, deberá tener
computadoras o un centro de computación. Esta área debería contar con
Area Operativa
•
Circulación y Acceso:
El ingreso al área operativa deberá ser independiente y privada, permitiendo la cómoda circulación del
personal del museo.
La circulación interna de los ambientes deberá ser independiente para cada área y cubículo, además de ser
suficientemente espaciosa para el cómodo funcionamiento de los mismos.
•
Equipamiento:
El área operativa deberá estar debidamente ventilada e iluminada como corresponde a las oficinas, deberá
contar además con tabiquerías apropiadas, diseñadas de tal manera que permitan la amplitud y comodidad
espacial, así mismo contará con el mobiliario y equipo necesario para su funcionamiento.
Area Técnica: Depósito de Obras
•
Circulación y Acceso:
El área de ingreso de obras deberá ser directo al lugar de descargas del transporte de cargas y será lo
suficientemente seguro y amplio (2.00 mts. mínimos de ancho por 2.50 mts. mínimos de alto).
El acceso al ascensor de carga deberá ser directo, igualmente vecino al área de clasificación y registro de
obras.
La circulación de obras en el depósito deberá ser cómoda y fluida con el espacio y radios de giros
necesarios para este fin. Igualmente los vanos de ingreso al Depósito de Transito, Cámara de Fumigación y
Depósito Permanente deberá ser de 2.00 mts. mínimos de ancho por 2.50 mts. de alto. El área de depósito
de tránsito deberá ser el 15-20% del área de depósito permanente, a su vez el depósito permanente debería
ser, en condiciones ideales, tres veces más grande que el área correspondiente a las salas expositivas.
El área de depósito de obras deberá estar sub-dividida de acuerdo con la colección separando parcialmente
las obras en papel del resto de la colección, debido a factores climáticos específicos
•
Seguridad:
El área técnica de depósito exige, para su construcción un sistema altamente seguro, no sólo de alarmas y
dispositivos contra incendios sino también de ingresos, los cuales debería ser absolutamente privados, con
puertas diseñadas y fabricadas especialmente para proteger esta área tan importante del museo.
•
Conservación:
El área técnica de depósito debe tener una climatización apropiada para la conservación de las obras, a
través del Sistema de Aire Acondicionado y deshumidificación controlable según las especificaciones de
conservación para cada especialidad de la colección, para lo cual se recomienda sub-dividir el área. Lo
mismo acontece con el sistema de iluminación, el cual requiere de un diseño elaborado con filtros de rayos
U.V. y control de intensidad con dimmer. Por ejemplo. las obras sobre papel, tales como: dibujos, pinturas,
fotografías, grabados y otras se ubicarán separadas del resto de las obras que se encuentran en el depósito y
deberán estar bajo un clima específico de temperatura 14-18cº y humedad 45-55%, el cual varía
notablemente del resto de la colección: Temperatura 18-22º y humedad 50-60%.
Por otra parte, la cámara de fumigación utilizada para el control de plagas en obras infectadas, deberá ser
espaciosa, con un vano de ingreso suficientemente amplio.
Deberá estar construido con la tecnología apropiada y suficientemente hermética. Igualmente, deberá
contar con una eficiente ventilación natural para la circulación y conversión de los gases. Para este fin se
dispondrá de la asesoría especializada recomendada por la Dirección General Sectorial de MuseosCONAC.
•
Equipamiento:
El área técnica de depósito deberá tener acabados resistentes y de fácil limpieza, con tratamientos de fácil
mantenimiento. El mobiliario. deberá ser el apropiado para almacenar correctamente las obras. En el caso
de obras bidimensionales, tales como pintura, deberá ser con emparrillado de fácil movilidad y
deslizamiento horizontal en rieles para colgar debidamente las obras por ambas caras de los bastidores del
emparrillado. Ello evitará el roce entre las obras. En el caso de obras bidimensionales de papel, tales como:
dibujos, grabados, fotografías y otros, deberán reposar en gavetas espaciosas y de cómoda manipulación.
Igualmente para las esculturas deberá contarse con un emparrillado horizontal, o estanterías con entrepaños
separados a diferentes alturas y forrados en tela de fieltro, anime o goma espuma.
Todo este mobiliario deberá estar separado de manera prudente de pisos y paredes para evitar el contacto
con la humedad de los mismos
Area Técnica: Taller de Conservación
•
Circulación y Acceso:
El área de conservación deberá tener acceso cómodo y seguro hacia el área de depósito de obras. Deberá
ocupar un área espaciosa con ingresos suficientemente amplios (2.00 mts. mínimo de ancho por 2.50 mts.
mínimo de alto).
•
Seguridad:
Deberá ser un área privada y de acceso restringido al público y al personal del museo.
Las puertas y ventanas serán diseñadas y fabricadas con criterios de seguridad ante posibles acciones
vandálicas.
El área de conservación debe estar dotada de un sistema de alarma contra incendios así como de
extinguidores portátiles especiales para Museos del tipo A, B, C.
•
Conservación:
El área de conservación deberá tener iluminación natural de orientación norte y ventilación apropiada.
Se sugieren dos sistemas de climatización alternos: natural a través de ventanas que permitan una
ventilación adecuada y artificial a través de aire acondicionado y deshumificadores. Es necesario la
ubicación de extractores, para eliminar los gases expedidos por algunas sustancias utilizadas en la
restauración.
•
Equipamiento:
El área de conservación debe estar equipada con mesones de concreto con acabados de cerámica esmaltada
y con un mínimo de dos bateas dotadas de agua fría y caliente, además de contar con un sistema de
pendiente apropiada en el piso para el correcto drenaje de aguas.
Las tubería de las instalaciones de agua deben ser resistentes a las sustancias utilizadas en restauración,
pues hay que tomar en cuenta el uso de solventes.
El sistema de tomas eléctricas deberá contar con electricidad de alto voltaje en el caso de aparatos
sofisticados que así lo ameriten.
El área de conservación deberá estar equipada con un laboratorio de fotografía, el mismo es necesario para
los registros fotográficos exhaustivos y permanentes del proceso de restauración.
Dicho laboratorio deberá estar dotado de mesones de cerámica, bateas y estar acondicionado para cuarto
oscuro.
El espacio destinado a cuarto oscuro debería contar con paredes recubiertas de lozas de cerámica, mármol,
acero inoxidable, o algún otro material impermeable al agua y resistente a los ácidos. Así mismo, debe
contar con extractores o ventiladores que funcionarán a una velocidad máxima con el objeto que el aire
circule hacia el exterior del recinto.
Area Técnica
•
Talleres y Depósitos
Los talleres de carpintería, museografía y reproducción deben ubicarse en lugares estratégicos de modo que
las operaciones allí realizadas, las cuales generalmente emanan ruidos, olores y polvo, no obstaculicen el
resto de las áreas del museo.
A su vez, los talleres de carpintería y museografía deben tener un recorrido claro y cómodo, hacia las salas
de exposición. Así mismo deberán estar, próximos a los depósitos de materiales de montaje y museografía.
Las salas de almacenaje de objetos de montaje y museografía deberán estar divididos y organizados de
acuerdo con el tipo de material o mobiliario que contenga.
El almacenaje de materiales de embalaje y desembalaje deberá ubicarse cerca del área donde se desarrollan
estas actividades y tendrá que estar dividido y organizado de acuerdo con los diferentes tipos de materiales
utilizados para tales fines. El depósito de objeto de limpieza y mantenimiento contendrá armarios con
materiales y equipamiento de limpieza, en algunos museos será necesario más de un depósito de este tipo,
los cuales deberán estar situados estratégicamente en los distintos sectores del museo.
Area de Exhibición
•
Conformación, Circulación y Acceso
En el diseño de los museos, a través de la historia, han habido dos tendencias muy
marcadas en lo que se refiere a la conformación de las salas de exposición, La
tendencia moderna consiste en la construcción de grandes espacios, lo
suficientemente versátiles y libres, para lograr su adaptación a cualquier tipo de
exposición. Lo cual, si bien permite la adecuación de las manifestaciones tan
diversas y en ocasiones complejas del arte contemporáneo, también requiere
muchas veces de un exhaustivo trabajo museográfico para lograr dicha
adaptación.
Por otro lado, el sistema tradicional propone salas separadas de diferente formato
y características diversas las cuales pueden estar comunicadas entre sí,
independientes o conectadas por pasillos o galerías laterales. En cuyo caso cada
sala se adecuaría al tipo de obra que alberga. Esto a la vez ofrece un recorrido
constantemente variado y dinámico sin mayores esfuerzos operativos y
museográficos. En la elección de un sistema para conformar las salas de
exposición influyen las características de la colección, su disposición, la
disponibilidad presupuestaria del museo y desde luego, la intención del
Arquitecto. De acuerdo con esto algunos museos podrían adoptar un sistema
intermedio proponiendo salas de diferente tamaño y características que se adecuen
a las exigencias de colecciones permanentes cuyo contenido cambiará a muy
largo plazo y salas grandes, que pueden ser divididas cuando la exposición así lo
requiera.
En cuyo caso será previsto la instalación de tabiques móviles o estructuras
livianas a través de soportes especiales o rieles situados en el piso.
La estructura del edificio y las características técnicas del interior variarán de
acuerdo con la propuesta, lo cual a su vez determinará los costos de la
construcción.
La circulación en el área expositiva es un problema que debe ser resuelto tomando
en cuenta que el ordenamiento de las salas y de los elementos que la constituyen
serán planteados con miras a proponer un sistema de rutas que ofrezcan al
visitante la manera más adecuada de contemplación y conocimiento de la
exposición.
Una sola ruta conduciría a los espectadores al inicio y término de la colección, así
no tendrían un espacio aparte para devolverse sino a través de las mismas salas.
Esto permite que el visitante contemple por segunda vez las obras de su interés.,A
su vez, traería ventajas tales como: la facilidad de supervisión y ahorro de
espacios en los museos pequeños, lo cual no acontece en los grandes museos
donde una sola ruta podría generar un recorrido monótono.
Cuando todas las salas están ubicadas en hilera, esto es, una seguida de la otra, en
línea recta, es importante cuidar la posición de las puertas, lo cual dependerá de la
intención del recorrido.
Si en este caso las puertas se ubican también en línea recta se creará un efecto de
perspectiva lo cual permitirá ver varias salas simultáneamente desde el mismo
punto, esto jerarquizaría el eje de circulación, pero al mismo tiempo podría
generar un efecto depresivo o agotador en los visitantes.
Sin embargo, las salas pueden ser organizadas de manera tal que las puertas no
estén localizadas opuestas entre sí, tratando siempre de dirigir al visitante desde la
entrada hacia la muestra, sin dar la posibilidad de que el acceso a algunas salas
quede oculta dentro del recorrido.También puede plantearse una sola ruta exterior,
de manera que cada sala sea completamente independiente quedando conectadas
entre sí a través de un corredor y/o vestíbulo circundante. Esto permitirá darle un
carácter específico e íntimo a ciertas muestras diferenciando unas de otras de
acuerdo con sus características o conceptos.
Podría generarse un sistema mixto de doble circulación: externa e interna, lo cual
haría más flexible y dinámico el recorrido.
A su vez, las salas entre sí pueden o no conectarse internamente, según las
exigencias de continuidad o diferenciación de las muestras. Además de resolver la
circulación entre las salas expositivas, es igualmente importante prever la
circulación y acceso hacia éstas. Para ello, tomaremos en cuenta las siguientes
condiciones:
Las salas expositivas deberán ser fácilmente accesibles desde el área de recepción
pública del museo, de tal forma que el visitante no tenga posibilidad alguna de
confundir el recorrido hacia éstas.
El acceso del público deberá ser independiente al de tránsito de obras con el fin de
garantizar la seguridad de los objetos de exposición y la versatilidad del programa
expositivo permitiendo que las salas permanezcan abiertas al público con
alternabilidad de montaje.
El núcleo de acceso y circulación entre las Salas Expositivas del Museo debe ser
independiente al acceso y circulación de las demás actividades.
El ascensor de carga debe estar ubicado en un lugar estratégico de manera tal que
las circulaciones y los ingresos de cada sala expositiva se efectúen de manera
directa y ágil. Los vanos de ingreso de obras y las circulaciones deberán tener un
mínimo de área libre de 2.00 mts. de ancho por 2.50 mts. de alto y radios de giros
óptimos permitiendo el ingreso de obras de distintos formatos con suficiente
comodidad.
•
•
•
Seguridad
El acceso del público a las salas expositivas deberá ser directo y accesible desde
alguno de los sistemas de seguridad y vigilancia de la institución. La construcción
de las salas expositivas deberá ser segura para prevenir posibles acciones
vandálicas, por lo tanto, las puertas de. ingreso y ventanas deben estar
óptimamente diseñadas y fabricadas. Las salas expositivas contarán con un
sistema de alarma contra incendios y con equipos de extinción portátil, especial
para museos (Tipo A, B, C).
Conservación
Las salas expositivas deben tener una climatización apropiada para la
conservación de las obras en exposición, bien sea por medio de una ventilación e
iluminación natural óptima, o a través de la activación de ventanas, variables y
ajustadas de acuerdo con el tipo de objeto expuesto o a través de un sistema de
climatización artificial de temperatura, iluminación y humedad variable y
ajustable al tipo de objeto. En cualquiera de los dos casos, el nivel climático debe
ser permanente, con mínimas variaciones durante el día y la noche, si el sistema
utilizado es el artificial, deberá permanecer siempre encendido para evitar
fluctuaciones drásticas, las cuales perjudican decisivamente la conservación de los
objetos de exposición,
Es recomendable el uso de los dos sistemas, tanto natural como artificial de uso
alternativo. (Ver tabla cilmática "Niveles de temperatura recomendados" , cap.
IV).
Equipamiento
Las Salas Expositivas deben contar con un sistema de tabaquería flexible y
liviano, posiblemente sistema de rieles que permitan la versatilidad en el montaje
de las exposiciones.
Las Salas Expositivas serán equipadas por dos sistemas de iluminación de uso
simultáneo. Un sistema de iluminación ambiental global, que bien puede ser
artificial o natural. La iluminación natural se obtendrá por medio de ventanas con
filtros de rayos U.V vidrios polarizados; cortinas traslucidas o un sistema de
iluminación puntualizada con instalaciones de rieles, los cuales han de permitir
una mayor versatilidad en el diseño de la iluminación.
Ambos sistemas artificiales deben contar con filtros de rayos U.V. y control de
intensidad lumínica, a través de los dimmer.
En el caso de la iluminación natural, el aprovechamiento de luz y del espacio
puede ser alternativo de acuerdo con el lugar donde se coloquen las ventanas o
entradas de luz.
Cuando las ventanas se ubican en paredes y a la altura usual, se presentan algunas
desventajas:
o La misma pared queda inutilizada para la exposición.
o La pared inmediatamente frontal u opuesta se podría ver afectada para
algunas exposiciones ya que la entrada directa de luz puede causar
reflexión en vitrinas u otros objetos con superficie brillante o pulida.
Sin embargo, esta posición de las ventanas puede ser beneficiosa para las
exhibiciones localizadas en otras paredes de acuerdo su ubicación con
respecto al ángulo de luz, y ofrecería al visitante la posibilidad de alternar
o
o
o
o
o
o
el recorrido con vistas al exterior, lo cual es factible en caso de que tales
vistas sean agradables, preferiblemente jardines.
Cuando las ventanas se ubican en la parte alta de las paredes, estas deben
estar a una altura considerable. De esta manera las paredes quedarán libres
para las exhibiciones y la entrada de luz no perjudicará la apreciación de
las obras.
La iluminación natural también podrá obtenerse por medio del techo. Este
es uno de los recursos más utilizados por los diseñadores de museos.
La iluminación cenital ofrece una serie de ventajas como lo son:
Una entrada de luz más segura y con menos defectos ya que tiene menos
posibilidades de verse afectada por factores externos como árboles,
edificaciones próximas, etc., los cuales causan refracción o sombras.
Permite el aprovechamiento total de las paredes y del espacio interior para
las exhibiciones.
La entrada de luz puede ser controlada a convenir por medio de
dispositivos móviles colocados en el techo, los cuales deben estar bien
dispuestos para no alterar la colección.
Al no existir ventanas en las paredes se disminuye la posibilidad de
acciones vandálicas, lo cual le confiere seguridad al museo.
A su vez, el edificio que presente este tipo de iluminación deberá cuidar
algunos aspectos, tales como:
El mantenimiento externo de las entradas de luz, sean claraboyas,
tragaluces o canales de iluminación, deberá ser constante ya que estos
sistemas tienden a acumular sucio o a presentar filtraciones de aguas de
lluvias. Para solventar este problema, el diseño y ejecución de los detalles
constructivos deben ser estudiados cuidadosamente.
El diseño de las salas se debe contrarrestar el efecto de monotonía o
claustrofobia que puede presentar una secuencia de salas iluminadas desde
arriba.
Los acabados internos deben ser en general totalmente neutrales, es decir,
con frisos lisos y con pisos de color neutral, además ambos serán
resistentes y de fácil limpieza. Los rodapiés deben ser de reducido espesor
para evitar la ruptura espacial del conjunto y a la vez permitir comodidad
en la limpieza de los pisos.
Por otra parte, las salas expositivas deben contar con instalaciones
especiales que permitan conexiones eléctricas y de aguas blancas y negras
que puedan ser requeridas por algún tipo de exposición. Así mismo, la
ubicación de las referidas instalaciones debe ser estratégica con el objeto
de no obstaculizar ni interferir en la percepción de la exposición.
Area de Proyección
•
Circulación y Acceso.
Las bibliotecas, salas de proyecciones y conferencias, deben estar ubicadas en un
área aislada de la circulación constante de visitantes.
La biblioteca o salas de consulta pueden estar divididas en dos áreas, una para el
público y otra para consulta interna del personal del museo. En el primer caso,
deben ubicarse cerca de la recepción general, en el segundo de los casos deberán
estar próximas al área de investigación.
De existir una sola biblioteca, su ubicación debe ser estratégica de tal forma que
sirva cómodamente a los visitantes y al personal interno del museo.
Las salas de proyecciones y conferencias pueden muy bien estar conectadas
directamente al área de recepción general y deben contar con salidas de
emergencia que serán el único contacto con el exterior. Es importante tomar en
cuenta que deben tener un espacio de antesala con baños públicos.
•
•
Seguridad
El área de proyección debe tener sus propios controles especiales de seguridad,
pues hay que tomar en cuenta que es una de las tos. Por ello podría ubicarse en
planta baja, lo cual permitirá un rápido desalojo en caso de emergencia.
Equipamiento
Estas áreas deben tener un mobiliario cómodo y variado que facilite el desarrollo
de las diferentes actividades: paneles móviles, cortinas, pantallas diversas, rieles
de iluminación, mesas de trabajo, etc.
Area de Servicio
•
Circulación, Acceso y Ubicación
-La cafetería o restaurant, deben estar aislados del resto de las actividades, su
acceso puede ser a través del área principal de recepción o desde jardines o áreas
externas al museo.
Es importante cuidar que su ubicación y equipamiento permitan el correcto
desalojo de todos los desechos y materias nocivas como basura, gases, humo, etc.
Además, debe estar técnicamente comprobado que éstos no tendrán alcance ni
afectarán el resto de las áreas del museo.
o Pueden haber dos tipos de "zonas de descanso". Una externa a las salas de
exposición y otra dentro de ellas. Las áreas exteriores tales como jardines,
•
terrazas, etc., pueden ser destinadas para el primer caso. El segundo de los
casos se resolverá estratégicamente, es decir: las zonas de descanso se
ubicarán en algún lugar adecuado de las salas expositivas. Esto ocurriría
una vez cada tanto de acuerdo con el ritmo de la exposición, al recorrido
planteado, a las dimensiones de las salas, etc.
o La tienda debería ubicarse en el vestíbulo de entrada. También es
aconsejable la independencia de la misma para asegurar las ventas aún en
los días de descanso del museo.
o Los módulos de vigilancia deben ser discretamente ubicados de tal forma
que no perturben el recorrido a través del museo.
Seguridad
La ubicación del área de seguridad constituye un elemento fundamental en el
diseño de un museo.
Además de la oficina para el jefe de seguridad, se debe plantear un área destinada
a la ubicación de una central de circuito cerrado de televisión. Por supuesto, nos
referimos a museos que cuenten con la posibilidad de adquirir estos equipos y/o
con dificultad de control en las áreas de exposición, almacenaje y en las entradas.
También se debe tener, en esta zona, los planos del museo con los puntos
estratégicos de localización y sus respectivas visuales, lo cual podría ser un
tablero eléctrico donde se detecte de inmediato cualquier problema. Igualmente
debe existir un equipo adicional de apoyo en salas el cual protegerá determinadas
obras. Estos equipos ayudarán al personal de seguridad a vigilar y preservar el
patrimonio del museo.
Todas las áreas deben ser suficientemente seguras, además contarán con sistemas
de alarma contra incendios, extinguidores y salidas de emergencia. (Se
recomienda revisar normas de seguridad COVENIN).
Información básica y componentes de un proyecto
arquitectónico de museos
Información básica o datos iniciales
Son aspectos que deberán ser manejados por el Arquitecto antes de emprender el
proyecto. Estos podrán ser aportados por el equipo involucrado en la creación del museo
o por el mismo arquitecto, de acuerdo con el tipo de contratación. Dicha información
deberá ser constatada por el equipo o persona que la reciba.
•
•
•
•
Averiguaciones relativas al marco urbano: población, industrias, universidades,
colegios, lugares de esparcimiento, etc.
Rutas y comunicaciones: tipo de rutas y/o calles, transporte público, lugares de
estacionamiento.
Servicios: red de cloacas, de teléfono, de electricidad, de gas, dotación de aguas.
Estado del sitio: descripción del sitio, inspecciones geotécnicas (naturaleza del
suelo y capas inferiores).
Limitaciones: restricciones de uso: área protectora, reglamentaciones locales, retiros,
alturas permitidas, reglamentaciones sanitarias y/o eléctricas, etc.).
Componentes del Proyecto Arquitectónico
Nos referimos específicamente al anteproyecto y proyecto incluyendo, Arquitectura e
Ingeniería. El arquitecto gerencia este equipo y normalmente vigila las estructuras e
instalaciones calculadas y/o diseñadas por los ingenieros.
El anteproyecto: es el instrumento a través del cual se dan a conocer, en una primera
aproximación, las características formales espaciales, funcionales y técnicas del edificio.
El anteproyecto debe contener:
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
Maqueta(s) tridimensional (es) de la edificación.
Planos de conjunto, señalando accesos generales, implantación y orientación del
edificio.
Planos de cada una de las fachadas externas e internas (en caso de existir).
Planos de cada una de las plantas y/o niveles, señalando ubicación y distribución
de áreas, dimensiones de pasillo, rampas, puertas y ventanas.
Secciones o cortes suficientes para comprender las alturas internas propuestas.
Planos de techos, señalando pendientes y sistemas de canalización de aguas de
lluvias.
Planos de plantas mostrando: accesos de público, de personal y de obras, así como
los recorridos internos de los mismos o sistema de rutas y vías de escape.
Planos de detalles de ventanas y puertas.
Planos que muestren el diseño general de las instalaciones eléctricas, sanitarias y
mecánicas, señalando especialmente los sistemas y tipos de iluminación y
acondicionamiento de aire, así como los sistemas de seguridad propuestos.
Planos de estructuras y detalles constructivos esenciales.
Planos de topografía original y modificada en caso de ser necesarios.
El anteproyecto deberá ir acompañado de una "memoria descriptiva" donde se explicará
en forma general y por escrito cada uno de sus componentes.
Una vez finalizado, el arquitecto deberá exponer el Anteproyecto el equipo encargado de
la creación del museo para su revisión y discusión.
El proyecto: en el desarrollo del proyecto se deberán realizar las modificaciones o
adaptaciones requeridas, consolidando las propuestas aceptadas en el anteproyecto.
Estará compuesto por toda la información contenida en el anteproyecto pero de forma
definitiva y estrictamente detallada.
Además de los planos de plantas, cortes, fachadas, perspectivas, estructura e instalaciones
deberán incluirse aquellos que muestren absolutamente todos los detalles constructivos y
de acabados, así como todos los cálculos pertinentes, lo cual será reforzado con las
"especificaciones técnicas" y "memoria descriptiva" definitivas.
Una vez finalizado el proyecto, deberá estar listo para ser sometido a la permisología
respectiva.
Es aconsejable que el equipo promotor del museo realice un seguimiento constante al
proyecto y que vigile el cumplimiento del programa.
VII
Bibliografía
I EL PERFIL DE LA INSTITUCIÓN MUSEÍSTICA
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
AMERICAN ASSOCIATION OF MUSEUMS. 1978. Museum Ethics.
Washington D.C. 31 pp.
AMERICAN ASSOCIATION OF MUSEUMS. 1984. Caring for Collections.
Washington D.G. 44 pp.
ASSOCIATION OF ART MUSEUM DIRECTOR. 1979. Professional Practices
in Art Museum. Washington D.C. 30 pp.
AMERICAN ASSOCIATION OF MUSEUMS. 1989. Organizing your museum:
The Essential. Washington, D.C. 180 pp.
CANADIAN MUSEUM ASSOCIATION, 1979. A guide to museum position.
Ottawa, Ontario, Canadá. 28 pp.
CIMET, E., DUSCUNE, M. et al. 1987. El público como respuesta. Colección
Artes Plásticas. Serie Documentación de las Artes, México. 249 pp.
GALERIA DE ARTE NACIONAL. 1983. Manual de Organización. Caracas,
Venezuela. 146 pp.
GALLACHER, D. 1983. Planning for Collections Development. En: Planning
our Museums, Barry Lord & Gail Lord Dexter (Eds.), National Museums of
Canada. 75-83 pp.
HUDSON, K. 1977. Museums for the 1980's. UNESCO, 198 pp.
ICOM. 1974. Estatutos XI Asamblea General Copenhague, 20 pp.
INSTITUTO COLOMBIANO DE CULTURA. 1979. Museología y Patrimonio
Cultural Críticas y Perspectivas, Curso Regional de Capacitación. Bogotá,
Colombia. 192 pp.
INSTITUTO NACIONAL DE ANTROPOLOGIA E HISTORIA. 1976. Política
de los Museos. México. 29 pp.
INSTITUTO NACIONAL DE ANTROPOLOGIA E HISTORIA. Mayo-Junio
1986. Programa Nacional de Museos para el sistema de Museos deL INAH.
Boletín Oficial No. 9, México.
INSTITUTO NACIONAL DE ANTROPOLOGIA E HISTORIA. Enero-Febrero
1986. Origen y Desarrollo de los Museos. Boletín Oficial No. 7. Mexico.
Introduction to Museums Studies. 1985. University of Victoria. Volumen 1.
Victoria, Canadá.
LEON, A. 1978. Museo. Teoría, Praxis y Utopía. Ediciones Arte Cátedra,
Madrid, España, 374 pp.
SEGGER, M. 1985. A model statement of intent. University of Victory.
Victoria, Canadá, 8 pp.
UNESCO. 1960. Recomendación sobre los medios más eficaces para hacer los
museos accesibles a todos. Undécima Conferencia General, París, Francia. 1 1
PP.
II LA PROYECCION MUSEISTICA
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
ABDUL, H. 1970. La Recherche scientifique dans les Musées (introducción). En:
Musées et Recherches sur le terrain. Vol. XII. Musées et Monuments, Unesco,
París, 15-23 pp.
ALEXANDER, E. 1982. Museum in Motion. An introduction to the History
and Functions of Museums. American Association for State and Local History,
Nashville. 293 pp.
B0YLAN, P. 1988. Joint Research Programmes, En: Working with Museums.
AMBROSE, Timothy (Ed.). Scottish Museums Council, Edinburgh, 81-89 pp.
BURCAW, E. 1981. Introduction to Museum Work. The American Association
for State and Local History, Nashville, 200 pp.
CABRERA, R. 1985. El Museo-Comunidad de Chordeleg. En: Alternativas de
Educación para grupos culturalmente diferenciados. Organización de los
Estados Americanos (O.E.A.). Tomo III, Cuenca. 122pp.
COLBERT, C. & DUQUE, C. 1985. Incorporación y recuperación de la cultura
popular en/y a través de la educación. En: Alternativas de Educación para
grupos culturalmente diferenciados. Organización de los Estados Americanos
(O.E.A.). Tomo III. 25-29 pp.
CONDIT, L. 1973. Les enfantes et l'art. En: Musées imagination et education.
Musées et monuments. Unesco, París, Francia. Vol. XV. 67-89 pp.DE BORHEGYI, S. 1962. Museo como centro cultural de la Comunidad.
UNESCO/CUA/126. México. 53 pp.
DOISE-FRESARD, M. 1982-83. Dessins d'enfants et visites au Musée. ICOM
Education 10. 33-35 pp.
HOOPER, E. 1988. Museums in Education. En: Working with Museums.
ABROSE, Timothy (Eds.). Scottish Museums Council, Edinburgh. 41-48 pp.
ICOM. 1972. Musées, Film, Télévision. Conseil Internacional des Musées. París.
Francia. 82 pp.
lntroduction to Museum Studies. An Extension Course. 1985. Section 1.
lntroduction Department of History in Art, Faculty of Fine Arts, University of
Victoria, Canada, 15 pp.
Introduction to Museum Studies. An Extension Course. 1985. Section IV.
Museum Education. Department of History in Art, Faculty of Fine Arts,
University of Victoria, Canada. 15 pp.
KALENBERG, A. 1979/80. El Público y el Museo. En: Museología y
Patrimonio Cultural: Críticas y perspectivas. Cursos regionales de
capacitación. Instituto Colombiano de Cultura. UNESCO, Bogotá.
KEMP. M. 1988. Museums and Scholarship. En: Working with Museum.
AMBROSE, Timothy (Eds.). Scottish Museurns Council, Edinburgh. 31-39 pp.
LEON, A. 1988. Museo. Teoría, Praxis y Utopía. Cuadernos Arte Cátedra.
Madrid. 378 pp.
LOHR, R. 1982-83. Adult Education and the Museum. ICOM Education No.
10. 25-26 pp.
LUCA, M. 1973. Musée imagination et education. Musées et monuments.
Unesco, París, Vol. XV. 159-162 pp.
MAKAGIANSAR, M. 1984. Museos de hoy y de mañana: una misión cultural y
educativa. Museum 141 XXXVI - # l). 3-7 PP.
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
MALO, C. 1985. El Museo Comunidad de Chordeleg: Un intento de respuesta a
los desafíos de la educación contemporánea. En: Alternativas de Educación
para grupos culturalmente diferenciados. Organización de los Estados
Americanos (O.E.A.). Tomo 111. Cuenca. 5-11, pp
MARCOUSE, R. 1973. Las transformations des musées dans un monde en
transformation. En: Musées, irnagination et education. Musées et monuments.
Unesco, París, Vol. XV. 19-24 pp.
MERRIMAN, N. 1989. Museum Visiting as a Cultural Phenomenon. En: The
New Museologie. VÉRGO, P. (Ed.) Reaktion Books Ltd., London. 149-171 pp.
MOSTNY, G. 1972. The functions and aim of museums. En: The Museum in the
service of man today and tomorrow. Ninth General Conference, ICOM,
Unesco, Oxford. 31-38 pp.
MURPHEY, J. 1970. What you can do with your Education Department.
Museum News. 14-17 pp.
OTERO, R. & SALAMERO, E. 1979/80. La Planeación de programas dirigidos a
los niños en los museos. En: Museología y Patrimonio Cultural: Críticas y
perspectivas. Cursos regionales de capacitación. Instituto Colombiano de
Cultura. PNUD/ Unesco, Bogotá. 87-90 pp.
READ, J. 1973. La téiévisión et le musée. En: Musées, imagination et education
Musées et monuments. Unesco, París, Vol. XV. 91 -99 pp.
RIVIERE, G.H. 1989. La Muséologie. Dunod, París. 402 pp.
ROBLES, M. 1983. La proyección didáctica en los museos de arte de Caracas.
Tesis de grado. Universidad Central de Venezuela. Facultad de Humanidades y
Educación, Escuela de Arte. Caracas.
SUBRAMANIAN, R. 1973. Musées scientifiques et planetariums. En: Musées,
imagination et education. Musées, imagination et education. Musées et
monuments. Unesco, París, Vol. XV. 47-65 pp.
SZPAKOWSKI,A. 1973. La collaboration entre le musée et I'ecole. En: Musées,
irnagination et education. Musées et monument.s Unesco, París, Vol. XV. 147158 pp,
THOMAS, W.S. 1973. L'empli des moyens d'inforffiation par les musées. En:
Musées, imagination et education. Musées et monuments. Unesco París, XV.
135-145 pp,
TSURUTA, S 1962 El comentido de los Museos en la educación de adultos y
jóvenes. Education Fundamental Vol. XIV - No. 2. Unesco, O.E.A., México.
UNESCO. 1960. Seminario Regional de la Unesco sobre la función educativa
de los museos. París, Francia. 38 pp
VESTERGAARD, P. 1982-83. A Few Danish Exámples. ICOM Education 10.
28-32
ZETTERBERG, H. 1970. Role des Musáes dans I'education des adultes.
Conseil Intemacional des Musées, Unesco, París. 90 pp.
III. EL REGISTRO E INVENTARIO DE COLECCIONES
•
ALBOMOZ, S. 1 991. Instrucciones para trabajar planillas de inventario de
obras de arte. Dirección General Sectorial de Museos, CONAC, Caracas. 6pp.
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
BRITO, N. 1980a. Instrucciones para la realización de planillas de inventario
en piezas museables en los Museos 'Ministerio de Cultura, Escuela Nacional de
Museología, Dirección de Patrimonio, La Habana. 12 pp.
BRITO, N. 1980b. Registro e Inventario de Bienes Culturales. Ministerio de la
Cultura, Escuela Nacional de Museología, Dirección de Patrimonio, La Habana.
12 pp.
DUDLEY, D. & BEZOLD, W.et al,. 1979. Museum Registration Methods.
American Association of Museums, Washington, D.C. 437 pp.
ESCUELA NACIONAL DE MUSEOLOGIA. 1980. Registros e Inventarias de
bienes culturales. Guías de Estudio. Dirección de Divulgación, Ministerio de la
Cultura, La Habana.
FADINE, B. 1976. L'automazione dei catalogo dei beni culturali. Ministerio
per beni Culturai e Ambientali, lnstituo Centrale per catalogo e la
documentazione. Roma, 112 pp
GAMBLE, R. 1981. Inventario de los Bienes Culturales, Proyecto regional
(Preservación del Patrimonio Regional de Centroamérica y Panamá), UNESCO,
Panamá. 153.pp.
GOBENACION DE BAHIAS. 1978. Inventario de protecao do acervo
cultural. Bahia. 33 pp.
GOMEZ, M y BOTERO, M. 1991. Manual para Inventario. Editorial Escala,
Bogotá. 162 pp.
INSTITUTO NACIONAL DE LA CULTURA. 1980. Pautas Metodológicas de
Inventario y Catalogación de Obras Museables. PNUDIUNESCO, Lima. 207
pp.
MARTIN, M. 1979. Proyecto ficha de Registro de Obras. Bogotá. 15 pp.
MINISTERIO DE LA CULTURA. 1 991. Proyecto de Automatización del
Inventario del Patrimonio Cultural y Natural La Habana.
MINISTERIO DE LA CULTURA. 1978. Inventario del Patrimonio
Arquitectónico de interés histórico. Ministerio de la Cultura. Madrid. 1 0 pp.
MOSTNY, G. 1980. Manual de Instrucciones de Inventario. COLCULTURA,
Bogotá.
P.N.U.D. 1986. Seminario Latinoamericano de Documentación Museológica.
Secretaría de la Cultura. 1 er. Seminario, Buenos Aires. 85 pp.
P.N.U.D. 1977. Inventario y Catalogación del Patrimonio Cultural. Conicit,
Ministerio de Educación, Museos de Bellas Artes. Santiago de Chile. 75 pp.
P. N. U. D. 1 980. Pautas y Metodología de Inventario y catalogación de
bienes muebles, región andina. Instituto Nacional Cultural de Perú, Convenio
Andrés Bello. UNESCO, Lima. 207 pp.
PORTA, E. 1982. Sistema de Documentación para Museos. Morral e Rosa
Departamento de Cultura de la Generalitat de Cataluya, 1 ra. edición. Cataluña.
428 pp.
RESTREPOS, R., B. 1985. Manual para Prevención y Primeros Auxilios.
Mariño Solano. Centro Nacional de Restauración. Unidad de Investigación.
COLCULTURA, Bogotá. 120 pp.
SUARF7, DIEZ, L. 1979. Registro de Bienes Arqueológicos Muebles. Boletín
del I.N.A.H. época lii, No. 27. México. 7 pp.
•
•
•
SEDUC. Catálogo de Bienes lnrnuebles del Patrimonio Cultural. México.
UNESCO. 1987. Conferencia General 24ta. Reunión (acerca de la Normativa
para salvaguarda de las obras del dominio público). París.
URPAC. 1976. Manual para el registro, rescate y embalaje y almacenamiento
de bienes muebles en zonas de siniestro. José Pineda Ibarra Ed., Guatemala. 38
pp.
IV. LA CONSERVACION EN EL MUSEO
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
ALSFORD, D. An approach to museum security. Canadian Museums
Association. Canada, 5 pp.
DUREAU, J.M. & CLEMENTS, D. 1987.Principios para la preservación y
conservación de materiales y bibliotecas. Instituto Autónomo Biblioteca
Nacional. IFLA, Caracas. 17 Roma. 50 pp.
GUICHEN, G. 1974. Catálogo de la exposición itinerante sobre el control de
clima en los museos. ICCROM. Roma. 40 pp. o
GUICHEN, G. 1984. El clima en los museos. ICOROM. Roma. 50 pp.
ICCROM. 1984. Fire preventiva conservation in Museums. Rome. 16 pp.
ICOM. 1979. Dossier de references techniques: Norrnes relativas a la
protection des collection de musée. Unesco, París. 31 pp. o
ICOM. 1982. La Conservación un desafío a la profesión. Volumen XXXIV,
No. 1, París, Francia. 69 pp.
ICOM. 1984. The conservator-restorer. A definition at the profession.
Copenhagen. 6 pp.
INSTITUTO COLOMBIANO DE CULTURA. S/F. Manual de Prevención y
primeros auxilios. Bogotá. 116 pp,
lntroduction of Mussum Studies. An Extension Course. 1985. Section 11 Conservation. Department of History in Art, Faculty of Fine Arts, University of
Victoria, Canada. 104 pp.
LAFONTAINE, R. 1980. Recornended environmental monitor for museums.
Archives and Art Gallery. Canadian Conservation Instituto, Ottawa. 3 pp.
LAFONTAINE, R. 1981. Environment norms for Canadians museums.
Canadian Conservation Instituto, Ottawa. 3 pp.
MACLEOD, K.J. 1978. Museum Lighting. Canadian Conservation Institute,
Ottawa. 8 pp.
MACLEOD, K.J. 1978. Relative Humidity. lt's importance rneasurement and
control in rnuseurn. Canadian Conservation Instituto, Ottawa. 17 pp.
MADRID, Miguel A. 1976. Manual de mantenimiento rnuseográfico. Instituto
Nacional de Antropología e Historia, México. 101 pp.
Manual de Orientacao Museológica e Museográfica. 1987. Departamento de
Estado de Sao Paulo (Dema), Sao Paulo. 37 pp. o
ORVHELA, M. Conservación y Restauración de Papel. Museo de Bellas Artes,
Caracas. 13 pp.
ROWLISON, E.B. 1987. Reglas para el manejo de obras de arte. Museum of
Modern Art, New York. 31 pp.
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
STOLOW, N. 1987. Conservation and Exhibition. Butterworths-Kent, England.
267 pp. 1,
STOLOW, N. 1979. Conservation standards for works of art in transit and on
the exhibition. UNESCO, París, 129 pp.
SUGDEN, R. 1987. Reglas generales relativas a manipulación de obras de
arte. Metropolitan Museum of Art, New York, 31 pp.
THOMPSON, G & BULLOK, L. 1984. Conservation and Museum lighting in
preventive conservation in museum. IOCROM, Roma. 19 pp.
TILLOTSON, R. 1977. La seguridad en los museos. ICOM. Paris. 199 pp.
TYLER, B y DIKESON, V. A handbook for the travelling exhibitions.
Canadian Museum Association, Ottawa. 16 pp.
VENEGAS, G 1990. La conservación en el museo. Galería de Arte Nacional,
Caracas. 14 pp.
VENEGAS, G. 1982. III Seminario de Información Museística. Galería de Arte
Nacional, Caracas. 22 pp.
V. MUSEOGRAFIA
·
ABREY, D. 1983. La Exposición como Instrumento Educativo. Museum, NO
151, 172-175 pp.
BENES, J. 1982. Variabilidad de los Modos de Exposición. Museum, Nº 138,
102-107 pp.
CASSAR, M. 1982. Modelos de Vitrinas y Control Climático: un análisis
tipológico. Museum. Nº 146. 104-107 pp.
DAILEY, D MANDLE, R. 1974. Welcome to the Museum. Museum News,
American Association of Museum. 45-49 pp.
FRUITMAN, M. y DUBRO, L.S. 1979. Techniques. Writing Effective Labels.
Museum News, American Association of Museum. 57-60 pp.
GALERIA DE ARTE NACIONAL. S/F. El Guión Expositivo: Síntesis del
Guión Museológico y el Guión Museográfico. Galería de Arte Nacional. 31 pp.
GLUSBERG, J. 1983. Museos Fríos y Calientes. Museo de Telecomunicaciones,
Buenos Aires, 39 pp.
HERREMAN, Y. 1992. Proceso Museográfico. Ponencias Seminario La Misión
del Museo en Latinoamérica Hoy: Nuevos Retos, ORCAL-ICOM- CONACMBA, Caracas. 6 pp.
HJORTH, J. 1977. How to Make a Rotten Exhibition. Curator. 20/3, Suecia,
185-204 pp.
KIMMEL, P. y MANES, M.J. Public Reaction to Museum interiors. Museum
News, September, American Association of Museum. 17-20 pp.
MINISSI, F. 1971. Curso de Museografía. Copias Mimeográficas de la
Universita degli Studi di Roma. Roma 72 pp.
MINISTERE DE LA CULTURE. 1986. Faire un Musée:La Documentation
Frangaise. París. 236 pp.
NEAL, A. 1969. Gallery and case exhibit design. American Association for
state and local History, Boletín Técnico Nº 52, Nashviile, Tennesse, 12 pp.
RICHMAN. 1. 197C). Sponsorship of Museum Exhibit: Industrial and
organizational. Boletin NIº 54, Nashviile, 4 pp.
•
•
•
•
•
•
•
•
SELZER, W. 1985. Un nuevo Sistema de Vitrinas. Museum, NO 146. 108-111
pp.
SCHREINER, K. 1985. Fundamentals of Museology. Waren (República
Democrática de Alemania). 95 pp.
SCHUELER, F. 1983. Storylines and Objects: Authenticity in Exhibits. Muse,
Julio, Canadian Museum Association.
SHANNON, J. 1974. The lcing is good, but the cake is Rotten. American
Association of Museum, Enero/Febrero, vol, 52, Nº 5.
SHETTEL, H. 1973. Exhibits: Art for or Educational medium. Museum News.
Septiembre, 33-41 pp.
SZIKOSSY, F. 1983. Museografía e Histografía del pasado reciente. Museum.
Nº 138, 249-254 pp.
UNESCO-PNUD-Instituto Colombiano de Cultura. 1978. Museología y
Patrimonio Cultural. Críticas y Perspectivas. Bogotá. 94 pp.
WITTERSORG,L. 1983. Exhibit Planing. A professional outlines the steps to
successful educational exhibit design. History News, June, Association for state
and local History, 21-24 pp.
VI. LA INFRAESTRUCTURA FISICA DE MUSEOS
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
ALEXANDER, E. 1979. Museum in Motion: An Introduction to the History
and Function of Museum. American Association for State and Local History,
Nashville, Tennessee, USA. 173-191 pp.
BRAWNE, M. 1965. II Museo Oggi. Milano, Edizzioni di Comunita, 236 pp.
Guide pour la Conception Architecturale des établissements Museologiques.
Gouverment du Quebéc. Ministere des Affaires Culturelles. Direction des Musées
et Centres d'Exposition, 1 979.
HELG, F. S/F. La Arquitectura del Museo. En: Museología y Patrimonio
Cultural: Críticas y Perspectivas. UNESCO-PNUD Instituto Latinoamericano,
Roma. 41-49 pp.
JOHNSON, B. Avoiding Building Problems.
JOHNSON, V. 1985. El punto de vista del arquitecto. Museum, París, Nº 145,
266-267 pp.
MOLAJOLI, B. 1978. Museum Architecture. The organization of Museum:
Practical advice, Paris: UNESCO.
MENDEZ, H. 1 991. Ciudades Fundadoras, 16 Barinas. Revista Pequiven,
septiembre / octubre, Caracas. 32-33 pp.
MICHELUCCI, G. 1987. Un Gioyane scenografo di novantasei anni. Ottagono,
Nº 87, diciembre. 76-77 pp
MINISSI, F. 1988. Conservezione, Vitalizzazione Museilizzaziones.
Multigrafice Editice, Rome. 69 pp.
Museos Estelares. A y B Monografías de Arquitectura y Vivienda. Editorial
Blume, Madrid, 1989, Nº 18. 80 pp.
Museum Arquitecture. 1 991. Proceeding of the oil India Museum Conference,
New Delhi, 91 pp.
•
•
•
•
•
•
•
Noticias del ICOM. 1992. Boletín del Consejo Internacional de Museos.
Editorial Graphitech Ltd Calcuta, India, Vol. 45, Nº 3.
PECQUET, C y O'BYRNE, P. 1979. Cómo Programar la Creación de un
Museo, Vol XXXI, 37-65 pp.
PINTO, A. 1 991. Museo Sacro de Caracas, Arte y Tradición Integrados a la
Ciudad. Revista Pequiven, Caracas sep/oct, 22-23 pp.
ROSAS, L. Museo de Arte Contemporáneo de Monterrey, Un Marco perfecto
para la Plástica. Casas y Gente, México, D.F., Vol. 6, Nº 62. 13-23 pp.
SEARING, H. 1982. New American Art Museum New York, Whitney Museum
of American Art, 192 pp.
SOGBE, B. Caso Desconocido: El muy noble y leal Museo Diocesano "Zeta",
Caracas, 31 -1 0-1 991, Nº 84, 37-44 pp.
TABARES, L. 1991. El Palacio de Cristal, Museo Universitario del Chopo El
Coleccionista, México, D.F., Septiembre, Año 3, Vol. 111, NO 19, 32-33 pp.
Consejo Nacional de la Caltura (CONAC)
Presidente
José Antonio Abreu
Director General
Esteban Araujo
Director General Sectorial de museos
Roberto Guevara
Directorio:
Presidente
José Antonio Abreu
Primer vocal
Pedro Díaz Seijas
Segundo vocal
Esteban Araujo
Secretario
Gustavo Amstein
Dirección General Sectorial de Museos
Director
Roberto Guevara
División técnica
Armando Gagliardi
María lsmenia Toledo
Siomare Albornoz
Marianela Morales
Beatriz Regardiz
Arelys Rodríguez .
María Eugenia Rivas
División de divulgación y programación
Patricia Morales
Victoria Galarraga
Martha Liendo
Aracelys Solórzano
Mariketi Papatzikos
Gerardo Reinoza
Teresa Ouilez
Evangelia Aguilera
Renny Barrow
Nancy López
Secretarias
Carmen Califfe
Nancy Méndez de Sánchez
Gloria Fajardo
Leida Sánchez
Personal de apoyo
Edgar Palacios
Carlos Pinto
Cruz Medina
Editado por la Dirección General Sectorial de Museos de¡ Consejo Nacional de la Cultura
- CONAC, como un órgano del Sistema Nacional de Museos de Venezuela.
El material publicado en este Manual podrá ser reproducido únicamente citando
explícitamente la fuente.
Producción Gráfica: Viraje Creativo, C.A.
Diseño: Lettera, c.a.
llustiraciones: Jean López F.
Impreso por. Impresos El Cojo
ISBN. 980-6145-99-2
Tiraje: 1 000 ejemplares
Febrero 1994
http://museosdevenezuela.org/Documentos/Normativas/Normativa7.shtml
Descargar
Fichas aleatorios
tarjeta del programa pfizer norvasc

0 Tarjetas joseyepezsumino

tarjeta del programa pfizer norvasc

0 Tarjetas joseyepezsumino

free fire garena

1 Tarjetas Rene Jonathan Ramos Reyes

sistemas educativos

17 Tarjetas Lizbet Sánchez Licea

Sunotel S.L

15 Tarjetas JOHAN Eriksson

Crear fichas