Subido por Daniel Llanes

McPhee - Revolucion Francesa

Anuncio
La Revolución Francesa,
1789-1799
Una nueva Historia
Peter McPhee
Editorial Crítica
Barcelona, 2003
Este material se utiliza con fines
exclusivamente didácticas
ÍNDICE
Introducción ............................................................................................................................................ 7
I. Francia durante la década de 1780 a 1789 ........................................................................................ 11
II. La crisis del Antiguo Régimen ........................................................................................................ 33
III. La revolución de 1789 .................................................................................................................... 63
IV La reconstrucción de Francia, 1789-1791 ....................................................................................... 79
V Una segunda revolución, 1792 ....................................................................................................... 107
VI. La revolución pendiente de un hilo, 1793 .................................................................................... 131
VII. El Terror: ¿defensa revolucionaria o paranoia? .......................................................................... 157
VIII. Concluyendo la revolución, 1795-1799 ..................................................................................... 183
IX. La trascendencia de la revolución ................................................................................................ 211
Mapas
1. Mapa físico de Francia ................................................................................................................... 243
2. La Francia prerrevolucionaria ........................................................................................................ 244
3. Los departamentos de la Francia revolucionaria ............................................................................ 245
4. París revolucionario ........................................................................................................................ 246
5. La «Vendée militaire» .................................................................................................................... 247
6. Número de condenas ala pena capital dictadas por departamento .................................................. 248
Cronología .......................................................................................................................................... 249
Apéndice: el calendario revolucionario .............................................................................................. 257
Guía bibliográfica ............................................................................................................................... 259
Índice alfabético ................................................................................................................................. 265
CAPÍTULO I. FRANCIA DURANTE LA DÉCADA DE 1780 A 1789
La característica más importante de la Francia del siglo XVIII era la de ser una sociedad
esencialmente rural. La población que habitaba en pueblos y granjas era diez veces mayor que la actual. En
1780 Francia tenía probablemente una población de 28 millones de habitantes: si nos atenemos a la
definición de comunidad urbana como aquélla en la que conviven más de 2.000 personas, entonces tan sólo
dos personas de cada diez vivían en un centro urbano en el siglo XVIII. La inmensa mayoría estaba repartida
en 38.000 comunidades rurales o parroquias con una media de 600 residentes aproximadamente. Si echamos
un vistazo a dos de ellas descubriremos algunas de las características principales de aquel lejano mundo.
El diminuto pueblo de Menucourt era típico de la región de Vexin, al norte de París. Estaba situado
entre los recodos de los ríos Sena y Oise, a unos pocos kilómetros al oeste de la ciudad más cercana,
Pontoise, y a 35 tortuosos kilómetros de París. Era un pueblo pequeño: había tan sólo 280 habitantes en sus
70 hogares (pero había experimentado un fuerte crecimiento desde los 38 hogares de 1711). El «seigneur» o
señor del pueblo era Jean Marie Chassepot de Beaumont, que contaba 76 años en 1789. En 1785 había
solicitado y obtenido del rey el permiso y autoridad para establecer un livre terrier (libro de becerro) para
sistematizar los considerables impuestos feudales que los aldeanos se negaban a reconocer. La granja
productora de cereales dominaba económicamente el pueblo del mismo modo que el castillo dominaba las
míseras viviendas de los aldeanos. Los campos cultivados ocupaban el 58 por ciento de las 352 hectáreas de
la superficie de la minúscula parroquia, el bosque cubría otro 26 por ciento. Algunos habitantes se dedicaban
al cultivo de la vid o trabajaban la madera de los castaños que había al sur del pueblo convirtiéndola en
toneles de vino y postes, otros extraían piedra para las nuevas construcciones en Ruán y París. Esta actividad
mercantil se complementaba con una economía de subsistencia basada en el cultivo de pequeñas parcelas de
vegetales y árboles frutales (nueces, manzanas, peras, ciruelas, cerezas), en la recolección de castañas y setas
en el bosque, y en la leche y la carne de 200 ovejas y 50 o 60 vacas. Al igual que en todos los pueblos de
Francia, la gente ejercía varias profesiones a la vez: por ejemplo, Pierre Huard regentaba la posada local y
vendía vino a granel, pero al mismo tiempo era el albañil del pueblo.1
Sin embargo, el pueblo de Gabian, 20 kilómetros al norte de Béziers, cerca de la costa mediterránea
del Languedoc, era totalmente distinto en todos los aspectos. En efecto, gran parte de sus habitantes no
podrían haberse comunicado con sus conciudadanos de Menucourt porque, al igual que la inmensa mayoría
de la gente del Languedoc, hablaban occitano en su vida cotidiana. Gabian era un pueblo importante, con un
constante suministro de agua de manantial, y desde el año 988 su señor había sido el obispo de Béziers. Entre
los tributos que debían pagarle figuraban 100 setiers (un setier eran aproximadamente unos 85 litros) de
cebada, 28 setiers de trigo, 880 botellas de aceite de oliva, 18 pollos, 4 libras de cera de abeja, 4 perdices, y
un conejo. Teniendo en cuenta el antiguo papel de Gabian como mercado situado entre las montañas y la
costa, tenía también que pagar 1 libra de pimienta, 2 onzas de nuez moscada, y 2 onzas de clavo. Había
asimismo otros dos señores que ejercían derechos menores sobre los productos de dicha población. Como en
Menucourt, Gabian se caracterizaba por la diversidad de su economía multicultural, puesto que sus 770
habitantes cultivaban gran parte de los productos que necesitaban en las 1.540 hectáreas del pueblo. Mientras
que Menucourt estaba vinculado a mercados más amplios debido a su industria maderera y sus canteras, la
economía efectiva de Gabian estaba basada en el cultivo extensivo de viñedos y en la lana de 1.000 ovejas
que pacían en las pedregosas colinas que rodeaban el pueblo. Una veintena de tejedores trabajaban la lana de
las ovejas para los mercaderes de la ciudad textil de Bédarieux en el norte.2
Durante mucho tiempo la monarquía había tratado de imponer una uniformidad lingüística en
poblaciones como Gabian obligando a los sacerdotes y a los abogados a utilizar el francés. Sin embargo, la
mayoría de los súbditos del rey no usaba el francés en la vida cotidiana, al contrario, podría decirse que la
lengua que casi todos los franceses oían regularmente era el latín, los domingos por la mañana. A lo largo y
ancho del país el francés sólo era la lengua cotidiana de aquellos que trabajaban en la administración, en el
comercio y en los distintos oficios. Los miembros del clero también la utilizaban, aunque solían predicar en
los dialectos o lenguas locales. Varios millones de habitantes del Languedoc hablaban variantes del occitano,
el flamenco se hablaba en el noreste y el alemán en Lorena. Había también minorías de vascos, catalanes y
celtas. Estas «hablas» locales –o, dicho peyorativamente, «patois»– variaban considerablemente dentro de
cada región. Incluso en la Ĭle-de-France en torno a París había diferencias sutiles en el francés hablado de
1
Denise, Maurice y Robert Bréant, Menucourt: Un village du Vexin français pendant la Révolution 1789-1799
(Menucourt, 1989).
2
Peter McPhee, Une communauté languedocienne dans I'histoire: Gabian 1760 1960 (Nimes, 2001), cap. 1
3
una zona a otra. Cuando el Abbé Albert, de Embrun al sur de los Alpes, viajó a través de la Auvernia,
descubrió que:
Nunca fui capaz de hacerme entender por los campesinos con quienes me tropezaba por el camino. Les hablaba
en francés, les hablaba en mi patois nativo, incluso en latín, pero todo en vano. Cuando por fin me harté de
hablarles sin que me entendieran una sola palabra, empezaron ellos a hablar en una lengua ininteligible para
mí3
Las dos características más importantes que los habitantes de la Francia del siglo XVIII tenían en
común eran que todos ellos eran súbditos del rey, y que el 97 por ciento de ellos eran católicos. En la década
de 1780 Francia era una sociedad en la que el sentido más profundo de la identidad de la gente estaba
vinculado a su propia provincia o pays. Las culturas regionales y las lenguas y dialectos minoritarios estaban
sustentados por estrategias económicas que trataban de acomodarse a las necesidades domésticas dentro de
un mercado regional o microrregional. La economía rural era esencialmente una economía campesina: es
decir, una producción agraria basada en el hogar y orientada esencialmente a la subsistencia. Este complejo
sistema multicultural pretendía en la medida de lo posible cubrir las necesidades de consumo de los hogares,
incluyendo el vestir.
Nicolas Restif de la Bretonne, nacido en 1734 en el pueblo de Sacy, en el límite entre las provincias
de Borgoña y Champaña, nos ofrece una visión de este mundo. Restif, que se trasladó a Paris y se hizo
famoso por sus irreverentes historias en Le Paysan perverti (1775), escribió sobre sus recuerdos de Sacy en
La Vie de mon père (1779). En ella rememora el ventajoso y feliz matrimonio que Marguerite, una pariente
suya, estaba a punto de contraer con Covinn, «un fornido payaso, un patán, el gran embustero del pueblo»:
Marguerite poseía tierras cultivables por un valor aproximado de 120 libras, y las de Covin valían 600 libras,
unas eran cultivables, otras viñedos y otras eran prados; había seis partes de cada tipo, seis de trigo, seis de
avena o cebada, y seis en barbecho ... en cuanto a la mujer, obtenía los beneficios de lo que hilaba, la lana de
siete u ocho ovejas, los huevos de una docena de gallinas, y la mantequilla y el queso que elaboraba con la
leche de una vaca ... Covin era también tejedor, y su mujer hacía algún trabajo doméstico; por consiguiente,
debió de considerarse harto afortunada.
La gente de la ciudad se refería a la población rural con el término de paysans, esto es, «gente del
campo». Sin embargo, este sencillo vocablo –al igual que su equivalente español «campesino»– oculta las
complejidades de la sociedad rural que se revelarían en los distintos comportamientos de aquella población
durante la revolución. Los braceros constituían la mitad de la población en áreas como la Ĭle-de-France en
torno a París, dedicadas a la agricultura a gran escala. No obstante, en la mayoría de las regiones el grueso de
la población estaba compuesto por minifundistas, agricultores arrendatarios o aparceros, dependiendo
también muchos de ellos de la práctica de un oficio o de un trabajo remunerado. En todas las comunidades
rurales había una minoría de hacendados, a menudo apodados coqs du village, que eran importantes
granjeros arrendatarios (fermiers) o terratenientes (laboureurs). En los pueblos más grandes había una
minoría de personas –-sacerdotes, letrados, artesanos, trabajadores textiles– que no eran en absoluto
campesinos, pero que en general poseían alguna parcela de tierra, como es el caso del huerto del cura. El
campesinado constituía aproximadamente cuatro quintas partes del «tercer estado» o de los «plebeyos», pero
a lo largo y ancho del país poseía tan sólo un 40 por ciento de la totalidad de las tierras. Esto variaba desde
un 17 por ciento en la región del Mauges en el oeste de Francia hasta un 64 por ciento en Auvernia.
Por muy paradójico que pueda parecer, la Francia rural era al mismo tiempo el centro de gran parte
de los productos manufacturados. La industria textil en especial dependía ampliamente del trabajo a tiempo
parcial de las mujeres en las zonas rurales de Normandía, Velay y Picardía. Esta clase de industria rural
estaba relacionada con las especialidades regionales ubicadas en las ciudades de la provincia, como por
ejemplo la de guantes de piel de carnero en Millau, la de cintas en St-Étienne, encajes en Le Puy y seda en
Lyon. Existe un estudio reciente sobre la industria rural realizado por Liana Vardi que se centra en
Montigny, una comunidad de unas 600 personas en 1780 situada en la región septentrional de Cambrésis,
3
Fernand Braudel, La identidad de Francia, Gedisa, Barcelona, 1993. (En la traducción inglesa –Londres, 1988–
corresponde a las pp. 91-97.) Daniel Roche, France in the Enlightenment, trad. Arthur Goldhammer (Cambridge, Mass.,
1998), caps. 1-2, 6, pp. 488-491.
4
que pasó a formar parte de Francia en 16774 A principios del siglo XVIII, su población, constituida
esencialmente por terratenientes y arrendatarios de subsistencia, alcanzaba tan sólo un tercio de aquel
número. A lo largo del siglo XVIII, grandes terratenientes y arrendatarios monopolizaron las tierras,
especializándose en el cultivo del maíz, mientras que los medianos y pequeños campesinos se vieron
obligados a hilar y tejer lino para escapar de la pobreza y el hambre. En Montigny una industria rural
floreciente aunque vulnerable era aquella en que los mercaderes «sacaban y mostraban» los productos
hilados y tejidos a los distintos hogares de la población. A su vez, la industria textil proporcionaba a los
granjeros un incentivo para aumentar sustancialmente el rendimiento de sus cosechas con el objeto de
alimentar a una población cada vez mayor. Los intermediarios, mercaderes-tejedores de lugares como
Montigny, que hipotecaron las pequeñas propiedades familiares para unirse a la fiebre de ser ricos,
desempeñaron un papel fundamental. Estas personas continuaron siendo rurales en sus relaciones y
estrategias económicas mientras que por otro lado hacían gala de un notable entusiasmo y capacidad
emprendedora.
Sin embargo, Montigny fue un caso excepcional. Gran parte de la Francia rural era un lugar de
continuo trabajo manual realizado por los labradores. Un mundo rural en el que los hogares se enfrascaban
en una estrategia ocupacional altamente compleja para asegurar su propia subsistencia sólo podía esperar el
inevitable bajo rendimiento de las cosechas de cereales cultivadas en un suelo inadecuado o agotado.
Tampoco las tierras secas y pedregosas de un pueblo sureño como Gabian resultaban más aptas para el
cultivo de los cereales que el suelo húmedo y arcilloso de Normandía: no obstante, en ambos lugares se
dedicó una gran extensión de tierras al cultivo de cereales para cubrir las necesidades locales. Por
consiguiente, muchas comunidades rurales disponían de unos reducidos «excedentes» que podían ser
vendidos a las grandes ciudades. No obstante, para los campesinos eran mucho más importantes las pequeñas
ciudades o bourgs de los alrededores, cuyas ferias semanales, mensuales o anuales constituían una ocasión
para celebrar tanto los rituales colectivos de sus culturas locales como para intercambiar productos.
Las comunidades rurales consumían gran parte de lo que producían –y viceversa–, por lo que las
pequeñas y grandes ciudades sufrían problemas crónicos por la falta de suministro de alimentos y por la
limitada demanda rural de sus mercancías y servicios. Sin embargo, aunque sólo el 20 por ciento de los
franceses vivía en comunidades urbanas, en un contexto europeo Francia destacaba por la cantidad y el
tamaño de sus ciudades. Tenía ocho ciudades de más de 50.000 habitantes (París era claramente la más
grande, con aproximadamente unas 700.000 personas; a continuación le seguían Lyon, Marsella, Burdeos,
Nantes, Lille, Ruán y Toulouse) y otras setenta cuya población oscilaba entre los 10.000 y 40.000 residentes.
En todas estas ciudades grandes y pequeñas había ejemplos de fabricación a gran escala implicada en un
marco comercial internacional, pero en la mayoría de ellas imperaba el trabajo artesanal para cubrir las
necesidades de la propia población urbana y sus alrededores, y una amplia gama de funciones
administrativas, judiciales, eclesiásticas y políticas. Eran capitales de provincia: sólo una de cada cuarenta
personas vivía en París, y las comunicaciones entre la capital Versalles y el resto del territorio solían ser
lentas e inseguras. El tamaño y la topografía del país eran un constante impedimento para la rápida
transmisión de instrucciones, leyes y mercancías (véase mapa 1). Sin embargo, las mejoras en las carreteras
realizadas después de 1750 hicieron posible que ninguna ciudad de Francia estuviera a más de quince días de
la capital; las diligencias, que viajaban 90 kilómetros al día, podían trasladar en cinco días a sus viajeros de
París a Lyon, la segunda ciudad más grande de Francia con 145.000 habitantes.
Como muchas otras ciudades, Paris estaba circundada por una muralla, principalmente para recaudar
los impuestos aduaneros sobre las mercancías importadas a la ciudad. En el interior de las murallas había
numerosos faubourgs o suburbios, cada uno con su característica mezcla de población inmigrante y su
comercio. La estructura ocupacional de Paris era la típica de una gran ciudad: todavía predominaba la
habilidosa producción artesanal a pesar de la emergencia de numerosas industrias a gran escala. Algunas de
estas industrias, las más, importantes, estaban en el faubourg St.-Antoine, donde la fábrica de papel pintado
Réveillon daba empleo a 350 personas y el cervecero Santerre disponía de 800 obreros. En los barrios
occidentales de la ciudad, la industria de la construcción estaba en pleno auge puesto que las clases
acomodadas levantaban imponentes residencias lejos de los abarrotados barrios medievales del centro de la
ciudad. No obstante, muchos parisinos seguían viviendo en las congestionadas calles de los barrios céntricos
próximos al río, donde la población estaba segregada verticalmente en edificios de viviendas: a menudo,
burgueses acaudalados o incluso nobles ocupaban el primer y segundo piso encima de las tiendas y puestos
4
Liana Vardi, The Land and the Loom: Peasants and Profit in Northern France 1680-1800 (Durham, NC, 1993). Sobre
la Francia rural en general, véanse Roche, France in the Enlightenment, cap. 4, P M. Jones, The Peasantry in the
French Revolution (Cambridge, 1988), cap. 1.
5
de trabajo, mientras los criados, los artesanos, y los pobres habitaban los pisos superiores y el desván. Al
igual que en las comunidades rurales, la Iglesia católica era una presencia constante: en París había 140
conventos y monasterios (que albergaban a 1.000 monjes y a 2.500 monjas) y 1.200 clérigos de parroquia.
Una cuarta parte de las propiedades de la ciudad estaban en manos de la Iglesias5
En París predominaban los pequeños talleres y las tiendas de venta al por menor: había miles de
pequeñas empresas que, como promedio, daban empleo a unas tres o cuatro personas. En los oficios en que
se requería una cierta especialización, una jerarquía de maestros controlaba el ingreso de oficiales, que
habían obtenido su título presentando su obra maestra (chef d’oeuvre) al finalizar su tour de France a través
de centros provinciales especializados en su oficio. Éste era un mundo en el que los pequeños patronos y los
asalariados estaban unidos por un profundo conocimiento mutuo y del oficio, y en el que los obreros
cualificados se identificaban por su profesión y también por su situación de amos u obreros. Los
contemporáneos se referían a los obreros de París con el término de «canalla» (menu peuple): no eran una
clase trabajadora. Sin embargo, los desengaños que se producían entre los obreros y sus maestros eran harto
evidentes en aquellos oficios en los que resultaba difícil acceder a la maestría. En algunas industrias, como
en el caso de la imprenta, la introducción de nuevas máquinas suponía una amenaza para las destrezas de los
oficiales y aprendices. En 1776 los asalariados cualificados se alegraron ante la perspectiva de la abolición
de los gremios y de la oportunidad de poder establecer sus propios talleres, pero el proyecto fue suspendido.
A continuación, en 1781 se introdujo un sistema de livrets, o cartillas de los obreros, que afianzaba la
posición de los maestros en detrimento de los empleados díscolos.
Las relaciones sociales se centraban en el vecindario y el puesto de trabajo tanto como en la familia.
Las grandes ciudades como París, Lyon y Marsella se caracterizaban por ser abarrotados centros medievales
donde la mayoría de familias no ocupaba más de una o dos habitaciones: muchas de las rutinas asociadas con
la comida y el ocio eran actividades públicas. Los historiadores han documentado el uso que las mujeres
trabajadoras hacían de las calles y de otros espacios públicos para zanjar disputas domésticas y asuntos
relativos a los alquileres y a los precios de la comida. Los hombres que desempeñaban oficios cualificados
encontraban solidaridad en las compagnonnages, hermandades ilegales pero toleradas de trabajadores que
servían para proteger las rutinas laborales y los salarios y proporcionaban una válvula de escape para el ocio
y la agresividad tras trabajar de 14 a 16 horas diarias. Uno de estos trabajadores, Jacques-Louis Ménétra,
recordaba, ya avanzada su vida, sus tiempos de aprendiz de vidriero antes de la revolución, en un ambiente
rebelde de compagnons que disfrutaban con travesuras obscenas, sexo ocasional, y violencia ritual con otras
hermandades. Sin embargo, Ménétra proclamaba también haber leído el Contrato social, Emilio y La nueva
Eloísa de Rousseau, e incluso se vanagloriaba de haber conocido a su autor6
En las ciudades de provincias predominaban las industrias específicas, como la textil en Ruán y
Elbeuf. En torno a las grandes fundiciones de hierro y minas de carbón surgieron nuevos centros urbanos
más pequeños como Le Creusot, Niederbronn y Anzin, donde trabajaban 4.000 empleados. No obstante,
especialmente en los puertos del Atlántico, el floreciente comercio con las colonias del Caribe fue
desarrollando un sector económico capitalista en el ámbito de la construcción de buques y del tratamiento de
las mercancías coloniales, como en el caso de Burdeos, donde la población creció de 67.000 a 110.000
habitantes entre 1750 y 1790. Era un comercio triangular entre Europa, Norteamérica y África, que
exportaba a Inglaterra vinos y licores procedentes de puertos como el de Burdeos e importaba productos
coloniales como azúcar, café y tabaco. Un sector de este comercio utilizaba ingentes cantidades de barcos de
esclavos, construidos para este propósito, que trasportaban cargamento humano desde la costa oeste de
África a colonias como Santo Domingo. Allí, 465.000 esclavos trabajaban en una economía de plantaciones
controlada por 31.000 blancos de acuerdo con las normas del Código Negro de 1685. Este código establecía
leyes para el «correcto» tratamiento de las propiedades de los dueños de esclavos, mientras que negaba a los
esclavos cualquier derecho legal o familiar: los hijos de los esclavos pertenecían a su propietario. En 1785
había 143 barcos participando activamente en el tráfico de esclavos: 48 eran de Nantes, 37 de ambos puertos;
de La Rochela y de El Havre, 13 de Burdeos, y varios de Marsella, St.-Malo y Dunkerque. En Nantes, el
comercio de esclavos representaba entre el 20 y el 25 por ciento del tráfico del puerto en la década de los
años 1780, en Burdeos entre el 8 y el 15 por ciento y en La Rochela alcanzó hasta el 58 por ciento en 1786.
A lo largo del siglo, desde 1707, estos barcos de esclavos realizaron más de 3.300 viajes, el 42 por ciento de
5
Daniel Roche, The People of Paris: An Essay on Popular Culture in the Eighteenth Century, trad. Marie Evans
(Berkeley, Calif., 1987). Entre los numerosos estudios sobre Paris, véase David Garrioch, Neighbourhood and
Community in Paris, 1740-1790 (Cambridge, 1986); Arlette Farge, Fragile Lives: Violence, Power, and Solidarity in
Eighteenth Century Paris, trad. Carol Shelton (Cambridge, Mass., 1993).
6
Jacques-Louis Ménétra, Journal of My Life, trad. Arthur Goldhammer (Nueva York, 1986); Roche, France in the
Enlightenment, pp. 342-346, cap. 20.
6
los mismos procedente de Nantes: este comercio fue esencial para el gran auge económico de los puertos del
Atlántico en el siglo XVIII7
No obstante, la mayoría de las familias de clase media obtenían sus ingresos y su posición a través de
actividades más tradicionales, como el derecho y otras profesiones, la administración real, y las inversiones
en propiedades. Aproximadamente el 15 por ciento de la propiedad rural estaba en manos de aquellos
burgueses. Mientras que la nobleza se apoderaba de los puestos más prestigiosos de la administración, los
rangos inferiores estaba ocupados por la clase media. La administración real en Versalles era muy reducida,
con tan sólo unos 670 empleados, pero en toda la red de pueblos y ciudades de provincias daba empleo a
miles de personas en tribunales, obras públicas y gobierno. Para los burgueses que contaban con sustanciales
rentas no había inversiones más atractivas ni más respetables que los bonos del Estado, seguros pero de bajo
rendimiento, o las tierras y el señorío. Este último en particular ofrecía la posibilidad de acceder a un estatus
social e incluso a un matrimonio dentro de la nobleza. En los años ochenta, uno de cada cinco señores
terratenientes en el área de Le Mans era de origen burgués.
La Francia del siglo XVIII se caracterizaba por los múltiples vínculos que existían entre la ciudad y
el campo. En las ciudades de provincias especialmente, los burgueses eran dueños de extensas propiedades
rurales de las que obtenían rentas de los campesinos y granjeros. En contrapartida, el servicio doméstico en
las familias burguesas constituía una fuente importante de empleo para las mujeres jóvenes del campo. Las
muchachas menos afortunadas trabajaban como prostitutas o en talleres de caridad. Otro vínculo importante
entre el campo y la ciudad era la costumbre que tenían las mujeres trabajadoras de ciudades como Lyon y
Paris de enviar a sus bebés a las zonas rurales para ser criados, a menudo durante varios años. Los bebés
tenían más posibilidades de sobrevivir en el campo que en la ciudad, pero aún así, una tercera parte de
aquellos niños moría mientras estaba con el ama de cría (caso contrario es el de la madre del vidriero
Jacques-Louis Ménétra, que murió mientras él se encontraba al cuidado de su nodriza en el campo). Había
también otra clase de comercio humano que afectaba a varios miles de hombres de las tierras altas con una
prolongada «temporada baja» en invierno que tenían que emigrar hacia las ciudades en determinados
períodos estacionales o durante años en busca de trabajo. Los hombres abandonaban lo que se ha
denominado una sociedad «matricéntrica», en la que las mujeres cuidaban del ganado y producían tejidos.
Sin embargo, la relación más importante que se estableció entre la Francia rural y la urbana fue la del
suministro de alimentos, especialmente de cereales. Este vínculo a menudo se quebraba debido a las
demandas encontradas de los consumidores urbanos y rurales. En tiempos normales los asalariados urbanos
gastaban del 40 al 60 por ciento de sus ingresos sólo en pan. Cuando en los años de escasez subían los
precios, también aumentaba la tensión entre la población urbana, que dependía por completo del pan barato,
y los segmentos más pobres de la comunidad rural, amenazada por los comerciantes locales que trataban de
exportar los cereales a mercados urbanos más lucrativos. Veintidós de los años que van desde 1765 hasta
1789 estuvieron marcados por disturbios debidos a la escasez de comida, bien en los barrios populares
urbanos donde las mujeres en particular trataban de imponer una taxation populaire para mantener los
precios al nivel acostumbrado, bien en las áreas rurales donde los campesinos se asociaban para evitar que
las pocas existencias fueran enviadas al mercado. En muchas zonas la tensión por el suministro de alimentos
agravaba la sospecha de que las grandes ciudades no eran más que parásitos que se aprovechaban del
esfuerzo rural, puesto que la Iglesia y la nobleza obtenían sus riquezas del campo y consumían de forma
ostentosa en la ciudad. No obstante, en este proceso creaban empleo para la gente de las ciudades y
prometían caridad para los pobres.8
La Francia del siglo XVIII era un país de pobreza masiva en el que la mayoría de gente se
encontraba indefensa ante una mala cosecha. Esto explica lo que los historiadores han denominado
«equilibrio demográfico», en el que tasas muy altas de natalidad (sobre el 4,5 de cada cien personas)
quedaban igualadas por elevadas tasas de mortalidad (3,5 aproximadamente). Los hombres y las mujeres se
casaban tarde: normalmente entre los 26 y 29 años y los 24 y 27 respectivamente. En las zonas más devotas
sobre todo, donde era menos probable que las parejas evitasen la concepción mediante el coitus interruptus,
las mujeres parían una vez cada veinte meses. Sin embargo, en todo el país, la mitad de los niños que nacían
7
Jean-Michel Deveau, La Traite rochelaise (París, 1990); Roche, France in the Enlightenment, cap. 5.
Entre los importantes estudios sobre el comercio de cereales destacan Steven Kaplan, Provisioning Paris: Merchants
and Millers in the Grain and Flour Trade during the Eighteenth Century (Ithaca, NY, 1984); Cynthia Bouton, The Flour
War: Gender, Class, and Community in lateAncien Regime French Society (University Park, Pa., 1993); Judith Miller,
Mastering the Market: the State and 1989), pp. 24, 27. En lo relativo a la Iglesia en el siglo XVIII véase también Roche,
The Grain Trade in Northern France, 1700-1860 (Cambridge, 1998).
8
7
morían de enfermedades infantiles y malnutrición antes de cumplir los cinco años. En Gabian, por ejemplo,
hubo 253 muertes en la década de 1780 a 1790, de las que 134 eran niños menores de cinco años. Aunque no
resultase extraña la ancianidad –en 1783 fueron enterrados tres octogenarios y dos nonagenarios–, la
esperanza de vida de aquellos que sobrevivían a la infancia se situaba alrededor de los 50 años.
Después de 1750, una prolongada serie de buenas cosechas alteró el equilibrio demográfico: la
población aumentó de unos 24,5 millones a 28 millones en la década de los ochenta. A pesar de ello, la
vulnerabilidad de esta población creciente no era simplemente una función de la eterna amenaza de las malas
cosechas. La población rural, especialmente, sustentaba los costes de los tres pilares de autoridad y privilegio
en la Francia del siglo XVIII: la Iglesia, la nobleza, y la monarquía. Juntas, las dos órdenes privilegiadas y la
monarquía recaudaban como promedio de un cuarto a un tercio del producto de los campesinos, mediante
impuestos, tributos de señorío y el diezmo.
Los 169.500 miembros del clero (el primer estado del reino) constituían el 0,6 por ciento de la
población. Según su vocación estaban divididos en un clero «regular» de 88.500 miembros (26.500 monjes y
55.000 monjas) de distintas órdenes religiosas y un clero «secular» compuesto por 59.500 personas (39.000
sacerdotes o curés y 20.500 vicarios o vicaires) que atendían a las necesidades espirituales de la sociedad
laica. Había también otras clases de clero «seglar». En términos sociales, la Iglesia era altamente jerárquica.
Los puestos más lucrativos como los de responsables de órdenes religiosas (a menudo desempeñados in
absentia) y como los de obispos y arzobispos estaban en manos de la nobleza: el arzobispo de Estrasburgo
tenía una paga de 450.000 libras al año. Aunque los salarios mínimos anuales de los sacerdotes y vicarios se
incrementaron hasta 750 y 300 libras respectivamente en 1786, estos sueldos les proporcionaban mayor
holgura y confort del que disfrutaban la mayoría de sus feligreses.
La Iglesia obtenía su riqueza principalmente del diezmo (normalmente el 8 o el 10 por ciento) que
imponía a los productos agrícolas en el momento de la recolección, que le proporcionaba unos ingresos de
150 millones de libras al año, y de las vastas extensiones de tierras propiedad de las órdenes religiosas y de
las catedrales. Con ello se pagaba en muchas diócesis una portion congrue (porción congrua) o salario al
clero de parroquia, que éste complementaba con las costas que se recaudaban por servicios especiales como
matrimonios y misas celebradas por las almas de los difuntos. En total; el primer estado poseía
aproximadamente el 10 por ciento de las tierras de Francia, alcanzando incluso el 40 por ciento en
Cambrésis, de las que obtenía 130 millones de libras anuales en concepto de arriendos y tributos. En las
grandes y pequeñas ciudades de provincias, el clero de parroquia, monjas y monjes de órdenes «abiertas»
pululaban por doquier: 600 de los 12.000 habitantes de Chartres, por ejemplo, pertenecían a órdenes
religiosas. En muchas ciudades provinciales, la Iglesia era también uno de los principales propietarios: en
Angers, por ejemplo, poseía tres cuartos de las propiedades urbanas. Aquí, como en todas partes, la Iglesia
constituía una importante fuente de empleo local para el servicio doméstico, para artesanos cualificados y
abogados que cubrían las necesidades de los 600 miembros del clero residentes en una ciudad de 34.000
habitantes: funcionarios, carpinteros, cocineros y mozos de la limpieza dependíann de ellos, del mismo modo
que los abogados que trabajaban en los cincuenta y tres tribunales de la Iglesia procesando a los morosos que
no pagaban el diezmo o el arriendo de sus inmensas propiedades. La abadía benedictina de Ronceray poseía
cinco fincas, doce graneros y lagares, seis molinos, cuarenta y seis granjas, y seis casas en el campo en los
alrededores de Angers, que proporcionaban a la ciudad 27.000 libras anuales.
En la década de 1780 a 1789 muchas órdenes religiosas masculinas estaban en vías de desaparición:
Luis XV había clausurado 458 casas religiosas (en las que sólo había 509 miembros) antes de su muerte en
1774, y el reclutamiento de monjes descendió en un tercio en las dos décadas posteriores a 1770. Las órdenes
femeninas eran más fuertes, como la de las Hermanas de la Caridad en Bayeux, que proporcionaba comida y
refugio a cientos de mujeres agotadas por sus incesantes labores de encaje. A pesar de todo, a lo largo y
ancho de la Francia rural, el clero de parroquia era el centro de la comunidad: como fuente de consuelo
espiritual e inspiración, como consejero en momentos de necesidad, como administrador de caridad, como
patrono y como portador de noticias del mundo exterior. Durante los meses de invierno, el párroco ofrecía
unos rudimentos de enseñanza, aunque tan sólo un hombre de cada diez y una mujer de cada cincuenta fuera
capaz de leer la Biblia. En las zonas en que el hábitat estaba muy disperso, como sucedía en algunos lugares
del Macizo Central o en el oeste, los habitantes de las granjas y caseríos más remotos tan sólo se sentían
parte de la comunidad en la misa de los domingos. En el área occidental los feligreses y el clero decidían
todos los asuntos locales después de la misa, en lo que se ha descrito como diminutas teocracias. Incluso en
estos casos la educación tenía una- importancia, marginal: en la devota parroquia occidental de Lucs-Vendée
sólo el 21 por ciento de los novios podían firmar en el registro de matrimonio, y únicamente el 1,5 por ciento
podía hacerlo de forma que permitiese suponer un cierto grado de alfabetización. La mayoría de los parisinos
sabía por lo menos leer, pero la Francia rural era esencialmente una sociedad oral.
8
La Iglesia católica gozaba de monopolio en el culto público, a pesar de que las comunidades judías,
aunque geográficamente separadas, 40.000 personas en total, conservaban un fuerte sentido de identidad en
Burdeos, en el Condado Venesino y en Alsacia, al igual que los aproximadamente 700.000 protestantes en
ciertas zonas del este y del Macizo Central. Los recuerdos de las guerras religiosas y de la intolerancia que
siguió a la revocación del Edicto de Nantes en 1685 estaban muy arraigados: los habitantes de Poñt-deMontvert, en el corazón de la región de los Camisards protestantes, cada vez más numerosos en 1700, tenían
una guarnición del ejército y un señor católico (los caballeros de Malta) para recordarles diariamente su
sometimiento. Sin embargo, mientras que el 97 por ciento de los franceses eran nominalmente católicos, los
niveles tanto de religiosidad (la observancia externa de las prácticas religiosas, como la asistencia a la misa
de Pascua) como de espiritualidad (la importancia que los individuos otorgaban a tales prácticas) variaba a lo
largo del país. Por supuesto, la esencia de la espiritualidad está fuera del alcance del historiador; no obstante,
el declive de la fe en determinadas áreas puede deducirse por el número cada vez mayor de novias que
quedaban embarazadas (que oscilaba entre el 6,2 y el 10,1 por ciento en todo el país) y por la disminución de
la vocación sacerdotal (la cantidad de nuevos religiosos decreció en un 23 por ciento durante los años 17491789).
El catolicismo era más fuerte en el oeste y en Bretaña, a lo largo de los Pirineos, y al sur del Macizo
Central, regiones caracterizadas por un reclutamiento clerical masivo de muchachos procedentes de familias
locales bien integradas en sus comunidades y culturas. Por otro lado, en la zona occidental las pagas de los
sacerdotes estaban muy por encima del mínimo requerido; además, ésta era una de las partes del país donde
el diezmo se pagaba al clero local en vez de hacerlo a la diócesis, facilitando con ello la tarea de los
sacerdotes de atender a todas las necesidades de la parroquia. En todas partes, los feligreses más devotos
solían ser viejos, mujeres y del ámbito rural. La teología a la que estaban sometidosse caracterizaba por una
desconfianza «tridentina» respecto a los placeres mundanos, por el énfasis en la autoridad sacerdotal y por
una poderosa imaginería de los castigos que aguardaban más allá de la tumba a los que mostraban una moral
laxa. Yves-Michel Marchais, el curé de la devota parroquia de Lachapelle-du-Gênet en el oeste, predicaba
que «Todo aquello que pueda calificarse de acto impuro o de acción ilícita de la carne, si se hace por propia
y libre voluntad, es intrínsecamente malo y casi siempre un pecado mortal, y por consiguiente motivo de
exclusión del Reino de Dios». Predicadores como el padre Bridaine, veterano de 256 misiones, informaban
exhaustivamente a los pecadores acerca de los castigos que les aguardaban una vez excluidos:
Crueles hambrunas, sangrientas guerras, inundaciones, incendios ... insoportables dolores de muelas; punzantes
dolores de gota, convulsiones epilépticas, fiebres ardientes, huesos rotos ... todas las torturas sufridas por los
mártires: afiladas espadas, peines de hierro, dientes de tigres y leones, el potro, la rueda, la cruz, la parrilla al
rojo vivo, aceite hirviendo, plomo derretido ...9
Los puestos de élite en el seno de la Iglesia católica estaban en manos de los miembros del segundo
estado o nobleza. Los historiadores nunca han llegado a ponerse de acuerdo sobre el número de nobles que
había en Francia en el siglo XVIII, en parte debido a la cantidad de plebeyos que reclamaban el estatus de
nobleza en un intento por obtener posición, privilegios y rango, que estaban más allá del alcance de la
riqueza. Cálculos recientes sugieren que no había más de 25.000 familias nobles o 125.000 personas nobles,
aproximadamente un 0,4 por ciento de la población.
La nobleza, en cuanto a orden, gozaba de varias fuentes de riqueza y poder corporativo: privilegios
señoriales y fiscales, el estatus que acompañaba a la insignia de eminencia, y el acceso exclusivo a una serie
de puestos oficiales. No obstante, al igual que el primer estado, la nobleza se caracterizaba por una gran
diversidad interna. Los nobles de provincias más pobres (hobereaux) con sus pequeñas propiedades en el
campo tenían muy poco en común con los miles de cortesanos de Versalles o con los magistrados de los
parlamentos (parlements) y los administradores superiores, aunque su estatus de nobleza fuera mucho más
antiguo que el de aquellos que habían comprado un título o habían sido ennoblecidos por sus servicios
administrativos (noblesse de robe o nobleza de toga). El ingreso de un hijo en una academia militar y la
promesa de una carrera como oficial era el trato de favor de que disponían los nobles de provincias para
conservar su estatus y seguridad económica. Su rango en el seno del ejército se vio reforzado por el
reglamento Ségur de 1781 que exigía cuatro generaciones de nobleza para los oficiales del ejército. Dentro
9
Ralph Gibson, A Social History of French Catholicism 1789-1914 (Londres, France in the Enlightenment, cap. 11; y
el extraordinario estudio de John McManners, Church and Society in the Eighteenth-Century France, 2 vols. (Oxford,
1998). El cap. 46 de esta última obra analiza la postura de los protestantes y de los judíos.
9
de la élite de la nobleza (les Grands), las fronteras familiares y de riqueza estaban fracturadas por intrincadas
jerarquías de posición y prerrogativas; por ejemplo, de aquellos que habían sido presentados formalmente en
la corte había que distinguir entre los que tenían permiso para sentarse en un escabel en presencia de la reina
y los que podían montar en su carruaje. Sin embargo, lo que todos los nobles tenían en común era el interés
personal por acceder al sumamente complejo sistema de estatus y jerarquía en el que se obtenían privilegios
materiales y promociones10
La mayoría de nobles obtenían de la tierra una parte significativa de su riqueza. Aunque el segundo
estado poseía en total aproximadamente un tercio de las tierras de Francia, ejercía derechos señoriales sobre
el resto del territorio. El más importante de estos derechos era la percepción sistemática de un tributo sobre
las mayores cosechas (champart, censive o tasque) que se recolectaban en las tierras pertenecientes al
seigneurie; esto representaba entre una doceava y una sexta parte, pero en algunas zonas de Bretaña y de la
Francia central ascendía incluso a un cuarto de la recolección. A todo esto había que añadir otros derechos
fundamentales, como el monopolio (banalité) sobre el horno del pueblo, sobre la prensa de las uvas y las
aceitunas, y sobre el molino; impuestos económicos sobre la transmisión de tierras e incluso sobre
matrimonios; y la exigencia de trabajo no remunerado por parte de la comunidad en las tierras del señor en la
época de recolección. Se ha calculado que el valor de estos tributos constituía el 70 por ciento de los ingresos
de los nobles en Rouergue (donde el champart se llevaba un cuarto de la producción del campesinado),
mientras que, al sur, en la vecina región de Lauragais, alcanzaba tan sólo el 8 por ciento.
La solución a la paradoja de cómo una sociedad esencialmente campesina podía mantener a tantas
ciudades importantes se encuentra en las funciones que estos centros provinciales desempeñaban en el siglo
XVIII. En cierto modo las ciudades del interior dependían del campo, puesto que el grueso de los tributos de
señorío, arriendos, diezmos y pagos recaudados por la élite de los dos primeros estados del reino se gastaban
en los centros urbanos. Por ejemplo, el cabildo de la catedral de Cambrai obtenía dinero de sus propiedades
sitas en pueblos como Montigny, donde poseía el 46 por ciento del área total en 1754. Al mismo tiempo era
también el señor del pueblo, a pesar de que aquélla era una región en la que el régimen feudal tenía un peso
relativamente escaso.
Los habitantes del campo habían nacido en un mundo marcado por manifestaciones físicas y
materiales del origen de la autoridad y del estatus. La parroquia y el castillo dominaban el entorno edificado
y recordaban a los plebeyos su obligación de trabajar y someterse. A pesar de que en la década de 1780 los
señores ya no residían en sus finas como solían hacerlo a principios de siglo, continuaban ejerciendo sus
numerosas prerrogativas que reforzaban la posición subordinada de la comunidad, ya fuera reservando un
banco en la Iglesia parroquial, llevando armas en público, o nombrando a los funcionarios del pueblo. No
podemos saber hasta qué punto la deferencia que exigían era un sincero reconocimiento de su eminencia; no
obstante, hay repetidos ejemplos de animosidad del campesinado que desesperaban a los miembros de la
élite. En Provenza, por ejemplo, se exigía que las comunidades locales respetasen las muertes que pudiesen
producirse en la familia del señor evitando cualquier fiesta pública durante un año. En esta región, un
afligido noble se lamentaba de que, en el día de la festividad del santo patrón del pueblo de Sausses en 1768,
«la gente había tocado tambores, disparado mosquetes y bailado todo el día y parte de la noche, con gran
boato y vanidad».11
La Francia del siglo XVIII era una sociedad corporativa, en la que el privilegio era parte integral de
la jerarquía social, de la riqueza y de la identidad individual. Es decir, las personas formaban parte de grupos
sociales surgidos de una concepción medieval del mundo en el que la gente tenía la obligación de rezar, de
luchar o de trabajar. Era una visión esencialmente estática o fija del orden social que no se correspondía con
otros aspectos del valor personal, como la riqueza. El tercer estado, el 99 por ciento de la población, incluía a
todos los plebeyos, desde los mendigos hasta los financieros más acaudalados. Los dos primeros estados
estaban unidos internamente por los privilegios inherentes a su estado y por su visión de sus funciones
sociales e identidad, pero también estaban divididos internamente por las diferencias de estatus y riqueza. A
la cabeza de toda forma de privilegio –legal, fiscal, ocupacional o regional– se encontraba siempre la élite
noble de los dos primeros estados u órdenes. Estas antiguas familias nobles e inmensamente ricas en la cima
del poder compartían una concepción de la autoridad política y social que manifestaban a través de un
ostentoso exhibicionismo en sus atuendos, en sus moradas y en el consumo de lujos.
10
Véase Roche, France in the Enlightenment, cap.12. Un brillante estudio local nos lo brinda Robert Forster, The
House of Saulx-Tavanes: Versailles and Burgundy 1700-1830 (Baltimore, 1977).
11
Alain Collomp, La Maison du père: Famille et village en Haute-Provence aux XVIIe XVIIIe siècles (París, 1983), p.
286.
10
El primer y segundo estado constituían corporaciones privilegiadas: es decir, la monarquía había
reconocido ya tiempo atrás su estatus privilegiado a través, por ejemplo, de códigos legales distintos para sus
miembros y de la exención del pago de impuestos. La Iglesia pagaba tan sólo una contribución voluntaria
(don gratuit) al Estado, normalmente no más del 3 por ciento de sus ingresos, por decisión del sínodo
gobernante. Los nobles estaban generalmente exentos del pago directo de contribuciones salvo del modesto
vingtiéme (vigésimo), un recargo impuesto en 1749. No obstante, las relaciones entre las órdenes
privilegiadas y el monarca –el tercer pilar de la sociedad francesa– estaban basadas en la dependencia mutua
y la negociación. El rey era el jefe de la Iglesia galicana, que gozaba de una cierta autonomía respecto de
Roma, pero a su vez dependía de la buena voluntad del personal de la Iglesia para mantener la legitimidad de
su régimen. A cambio, la Iglesia católica disfrutaba del monopolio del culto público y del código moral.
Asimismo, en reciprocidad a la obediencia y respeto de sus semejantes de la nobleza, el rey aceptaba que
estuviesen en la cúspide de todas las instituciones, desde la Iglesia hasta las fuerzas armadas, desde el
sistema judicial hasta su propia administración. Jacques Necker, un banquero de Ginebra que fue ministro de
finanzas durante el periodo de 1777-1781 y ministro de Estado desde 1788, fue el único miembro del consejo
de ministros de Luis XVI que no era noble.
La residencia del rey en Versalles fue la manifestación física de poder más imponente en la Francia
del siglo XVIII. Sin embargo, la burocracia estatal era a la vez reducida en tamaño y limitada en sus
funciones al orden interno, a la política exterior, y al comercio. Había tan sólo seis ministros, dedicándose
tres de ellos a los asuntos exteriores, a la guerra y a la armada, mientras que los otros se ocupaban de las
finanzas, de la justicia y de la Casa Real. Gran parte de la recaudación de impuestos se «cosechaba» en los
fermiers-généraux privados. Y lo que es más importante, todos los aspectos de las estructuras institucionales
de la vida pública –la administración, las costumbres y medidas, la ley, las contribuciones y la Iglesia–
llevaban el sello del privilegio y reconocimiento histórico a lo largo de los siete siglos de expansión
territorial de la monarquía. El precio pagado por la monarquía por la expansión de sus territorios desde el
siglo XI había sido el reconocimiento de «derechos» y «privilegios» especiales para las nuevas «provincias».
En efecto, el reino incluía un extenso enclave –Aviñón y el Condado Venesino– que continuó perteneciendo
al papado desde su exilio allí en el siglo XIV.
La constitución por la que el rey gobernaba Francia era consuetudinaria, no escrita. Una parte
esencial de la misma establecía que Luis era rey de Francia por la gracia de Dios, y que él solo se hacía
responsable ante Dios del bienestar de sus súbditos. El linaje real era católico y se transmitía solamente a
través de los hijos mayores (ley sálica). El rey era el jefe del ejecutivo: nombraba a los ministros,
diplomáticos y altos funcionarios, y tenía la potestad de declarar la guerra y la paz. Sin embargo, al tener los
parlamentos la responsabilidad de certificar los decretos del rey, habían ido asumiendo paulatinamente el
derecho a hacer algo más que revisar su corrección jurídica; es decir, los parlamentos insistían en que sus
«advertencias» podían también defender a los súbditos de las violaciones de sus privilegios y derechos a
menos que el rey decidiese utilizar la sesión para imponer su voluntad.
Los compromisos históricos a los que los monarcas franceses habían tenido que sucumbir para
garantizar la aquiescencia de las provincias recién adquiridas a lo largo de los siglos se manifestaban en los
complicados acuerdos relativos a los impuestos en todo el país. El impuesto directo más importante, la taille
(la talla), variaba según las provincias y algunas ciudades habían comprado el modo de escabullirse por
completo. El principal impuesto indirecto, la gabelle (la gabela) sobre el consumo de la sal, variaba de más
de 60 libras por cada 72 litros hasta sólo 1 libra y 10 céntimos. Olwen Hufton describe grupos de mujeres
ostensiblemente embarazadas haciendo contrabando de sal en Bretaña, la zona en que los impuestos eran
más bajos, y llevándola hacia el este, a las zonas que mayores impuestos pagaban, para venderla
clandestinamente y obtener ganancias con este producto de primera necesidad.12
En cuanto a la administración, las palabras clave eran excepción y exención. Las cincuenta y ocho
provincias de la Francia del siglo XVIII estaban agrupadas a efectos administrativos en 33 généralités (véase
mapa 2). Éstas variaban enormemente en tamaño y raramente coincidían con el territorio que cubrían las
archidiócesis. Además, los poderes que los principales administradores del rey (intendants) podían ejercer
variaban considerablemente. Algunas de las généralités (generalidades), conocidas como pays d’état (países
de Estado), como la Bretaña, el Languedoc y la Borgoña, reclamaban una cierta autonomía en la distribución
de los impuestos que otras zonas, los pays d’élection (países de elección), no tenían. Las diócesis se
alineaban en tamaño y riqueza desde la archidiócesis de Paris hasta los «évêchés crottés» u «obispados
12
Olwen Hufton, «Women and the Family Economy in Eighteenth-Century France», French Historical Studies, 9
(1975), pp. 1-22; Hufton, The Prospect before Her: A History of Women in Western Europe, 1500-1800 (Nueva York,
1996), esp. cap. 4; Roche, France in the Enlightenment, cap. 7, pp. 287-299.
11
enlodados», pequeños obispados que no eran más que el producto de acuerdos políticos de siglos anteriores,
especialmente en el sur durante el exilio del papado a Aviñón en el siglo XIV.
El mapa de las fronteras administrativas y eclesiásticas de Francia no coincidía con el de los
parlamentos (parlements y conseils souverains). El Parlamento de Paris ejercía su poder sobre medio país,
mientras que el conseil souverain de Aras tenía sólo una pequeña jurisdicción local. Normalmente, el centro
de administración, la archidiócesis y la capital judicial tenían sede en distintas ciudades dentro de la misma
provincia. Además, rebasando todas estas fronteras aún había otra antigua división entre la ley escrita o
romana del sur y la ley consuetudinaria del norte. A ambos lados de esta división había decenas de códigos
de leyes locales; por supuesto, tanto el clero como la nobleza tenían también sus propios códigos específicos.
Los que se dedicaban al comercio y a los distintos oficios se quejaban de las dificultades que en su
trabajó les creaba la multiplicidad de jurisdicciones y códigos legales. También la multiplicidad de sistemas
monetarios, de pesos y medidas –las medidas de tamaño y volumen no estaban unificadas en todo el reino– y
las aduanas internas suponían obstáculos insalvables. Los nobles y las ciudades imponían sus propios peajes
(péages) a los productos que se trasladaban por ríos y canales. En 1664 casi todo el norte de Francia había
formado una unión de aduanas, pero seguía habiendo aduanas entre dicha unión y el resto del país, aunque
no siempre entre las provincias fronterizas y el resto de Europa. Para las provincias orientales era más fácil
comerciar con Prusia que con París.
Todos los ámbitos de la vida pública en la Francia del siglo XVIII estaban caracterizados por la
diversidad regional y la excepcionalidad, y la constante resistencia de las culturas locales. Las estructuras
institucionales de la monarquía y los poderes corporativos, de la Iglesia y la nobleza estaban siempre
implicadas mediante prácticas locales, exenciones y lealtades. La región de Corbiéres perteneciente al
Languedoc nos proporciona un interesante ejemplo de esta complejidad institucional y de las limitaciones
con las que se encontraba la monarquía al tratar de ejercer control sobre la vida diaria. Aquélla era una zona
geográficamente bien delimitada cuyas 129 parroquias hablaban todas occitano, con excepción de tres
pueblos catalanes en su frontera sur. Sin embargo, la región estaba dividida a efectos administrativos,
eclesiásticos, judiciales y contributivos entre los departamentos de Carcasona, Narbona, Limoux y Perpiñán.
Los límites de estas instituciones no eran fijos: por ejemplo, los pueblos vecinos administrados por Perpiñán
pertenecían a diferentes diócesis. En Corbiéres había diez volúmenes distintos para los que se utilizaba el
término setier (normalmente, unos 85 litros), y no menos de cincuenta medidas para definir un área: la
sétérée abarcaba desde 0,16 hectáreas en las tierras bajas hasta 0,51 en las tierras altas.
Voltaire y otros reformistas hicieron campaña en contra de lo que consideraban la intolerancia y
crueldad del sistema judicial, especialmente en el famoso caso de la tortura y ejecución en 1762 del
protestante de Toulouse Jean Calas, condenado por el supuesto asesinato de su hijo para evitar su Conversión
al catolicismo. El sistema punitivo que Voltaire y otros condenaban era una manifestación de la necesidad
que tenía el régimen de ejercer el control sobre su inmenso y diverso reino mediante la intimidación y el
temor. Los castigos públicos eran severos y a menudo espectaculares. En 1783, un monje capuchino apartado
del sacerdocio acusado de agredir sexualmente a un muchacho y apuñalar a su víctima diecisiete veces fue
quebrado en la rueda y quemado vivo en París; y dos mendigos de Auvernia fueron también despedazados en
la rueda en 1778 por haber amenazado a su víctima con una espada y un rifle. En total, el 19 por ciento de los
casos comparecidos ante el tribunal prebostal de Toulouse entre 1773 y 1790 acabaron en ejecución pública
(alcanzando incluso el 30,7 por ciento en 1783) y otros tantos en cadena perpetua en prisiones navales.
Sin embargo, para la mayoría de los contemporáneos la monarquía de Luis XVI parecía el más
estable y poderoso de todos los regímenes. Aunque la protesta fuera endémica –tanto en forma de disturbios
por la comida como de quejas sobre los atrevimientos de los privilegiados–, casi siempre se desarrollaba
dentro del sistema: es decir, contra las amenazas a una forma idealizada en la que se suponía que el sistema
había funcionado anteriormente. Efectivamente, durante los motines populares más generalizados en los años
previos a 1789 –la «guerra de la harina» en el norte de Francia en 1775– los amotinados gritaban que estaban
bajando el precio del pan a los acostumbrados 2 céntimos la libra «en nombre del rey», reconocimiento tácito
de la responsabilidad que tenía el rey ante Dios de procurar el bienestar de su pueblo. No obstante, en la
década de 1780, una serie de cambios a largo plazo en la sociedad francesa comenzaron a minar algunos de
los pilares fundamentales de la autoridad y a amenazar el orden social basado en los privilegios y las
corporaciones. Dificultades financieras profundamente arraigadas pondrían a prueba la capacidad de la élite
para responder a los imperativos de cambio. Una abrupta crisis política haría aflorar estas tensiones y
problemas.
12
Descargar
Fichas aleatorios
Prueba

4 Tarjetas Arthas Quinzel

tarjeta del programa pfizer norvasc

0 Tarjetas joseyepezsumino

tarjeta del programa pfizer norvasc

0 Tarjetas joseyepezsumino

tarjeta del programa pfizer norvasc

0 Tarjetas joseyepezsumino

free fire garena

1 Tarjetas Rene Jonathan Ramos Reyes

Crear fichas