Subido por Joel García

Tecnicas de muestreo Ento

Anuncio
Bol. Serv. Plagas, 3: 207-217, 1977.
Revisión de las técnicas de muestreo en entomología aplicada.
R.
MORENO,
Se hace un análisis comparativo de las diferentes técnicas de muestreo utilizadas
en el campo de la entomología aplicada, estableciendo criterios que permiten
apreciar las ventajas de cada uno de los métodos conocidos actualmente. Se
pretende con ello dar oportunidad para que los técnicos en el campo, apliquen en
cada caso aquellas técnicas más aconsejables para un problema determinado. Del
mismo modo, se pretende facilitar una serie de datos orientativos que puedan servir
también para expresar a los agricultores en general sobre los umbrales permisibles de
trabajo en las técnicas de tratamientos contra insectos.
Por otro lado, se ha intentado evitar aspectos enojosos de exposiciones
matemáticas, que para el profano podrían resultar algo fuera de lugar.
R. MORENO. Servicio de Defensa contra Plagas e Inspección Fitopatológica.
Málaga.
INTRODUCCIÓN
Intentar exponer en estas pocas páginas la
problemática del muestreo en entomología, y
dar soluciones que satisfagan a la mayoría de
los casos que se presentan en la práctica es
tarea realmente imposible. Para una mayor
comodidad he preferido adjuntar una extensa
bibliografía que permitirá a la persona interesada encontrar en ella estudios o comentarios que puedan servirle de ayuda o guía
cuando intente programar y desarrollar un
muestreo en un caso específico.
En este trabajo he querido únicamente
hacer una recopilación de las premisas en que
se debe cimentar un muestreo probabilístico,
y de los diferentes métodos de muestreo que
el técnico tiene a su disposición.
CONCEPTO DE MUESTREO
Aunque es suficientemente conocida la finalidad que se persigue al realizar un muestreo, no creo que sea inapropiado recordar
algunas cuestiones relacionadas con él.
Una población, dentro del campo de la
entomología, está formada por un conjunto de
individuos que se encuentran repartidos por
su habitat específico. De esa población deseamos conocer algunos parámetros, tales
como el número total de individuos, la densidad media, o algún atributo (porcentaje de
machos y hembras, parasitismo, longitud de
las larvas, etc.). Como no es posible observar
por separado la totalidad de individuos que
componen la población, un sistema consistirá
en extraer una muestra y a partir de ella
estimar el parámetro poblacional que nos
interesa. Estos estimadores son valores aproximados de los parámetros respectivos; pero
de poco nos servirían si no pudiéramos concretar cuál es y qué confianza nos merece esa
aproximación.
De todos los tipos de muestreo que existen
(probabilístico, intencional u opinático, sin
norma o errático) solamente el probabilístico
es el que se ajusta a las exigencias antes
citadas. En este muestreo la selección de los
individuos se hace al azar tal como se estudia
en estadística matemática, y, por consiguien-
te a los datos suministrados por la muestra se
les podrá aplicar los métodos estadísticos de
elaboración. Al resto de los muéstreos no se
les podrá aplicar estos métodos, por lo cual
nunca se podrá saber cuál es el error o
precisión con el que hemos obtenido el estimador.
Dentro del muestreo probabilístico existen
diversos tipos, tales como aleatorio con
reemplazamiento, aleatorio sin reemplazamiento, estratificado, por conglomerados,
bietápico, polietápico, sistemático, doble múltiple, con submuestras impenetrantes, repetido y sucesional. Para estudiarlos existen numerosos textos (AUTORES VARIOS, 1969; AzoRÍN, 1972;
COHRAN, 1972;
SÁNCHEZ-CRESPO,
MEDIDA DE LA MAGNITUD DE UNA
POBLACIÓN
El número de individuos que compone una
población puede ser expresado de diferentes
formas (MORRIS, 1960; SOUTHWOOD, 1971;
STRICKLAND, 1961). Entre las más usuales tenemos:
— Intensidad de la población: Es una densidad media, ya que la población se define por
el número de animales que hay en una unidad
de muestreo.
Esta medida es la más adecuada cuando se
quieren relacionar daños producidos en la
planta y nivel de población que los ha causado, y también cuando se desean comparar
densidades del entomófago y su huésped.
1971) qué explican detalladamente tanto su
desarrollo matemático como las aplicaciones
— Población absoluta: Como su mismo
que pueden tener cada uno de ellos.
nombre indica, con esta medida estamos esEspecialmente en los casos en que se desee timando el número total de individuos. La
estimar la población total, o la densidad forma de reflejarla es mediante el número de
media de individuos, los resultados se exindividuos que hay por unidad de superficie.
presan por unidad de soporte, ya sea éste
Se toma la unidad de superficie, ya que en
vegetal, suelo, aire o agua, sobre los que se numerosas ocasiones el habitat de la especie
encuentran. Esta forma de actuar nos lleva
no son únicamente las plantas cultivadas, sino
directamente al concepto de unidad de mues- el suelo o las malas hierbas; pudiendo suceder,
treo. Para poder indicar el número de indivi- también que los adultos busquen sólo refugio
duos por unidad de soporte, se deben tomar
en las malas hierbas, aunque éstas no sean su
al azar unidades del soporte (unidad de mues- habitat.
treo) y contar los individuos que contienen. ]^> La población absoluta es en algunos casos
Cuando se desea conocer cualquier atri- más representativa que la intensidad de la
buto, por ejemplo, porcentaje de parasitismo
población. Un ejemplo claro lo tenemos
se puede operar tomando cada individuo al cuando se desean hacer comparaciones entre
azar y observar si está o no parasitado. Con
los tamaños de las poblaciones de A. floccosciertas especies éste método será factible; sus que presentan varias parcelas. El habitat
pero con otras (mosca blanca, cóccidos, etc.) de esta especie prácticamente se reduce a la
será imposible, ya que en sentido estricto el
última brotación, pudiéndose tomar como
muestreo al azar supone en principio un unidad de muestreo una hoja de dicha brotalistado de todos los individuos, y, por consi- ción. La densidad media se referirá entonces
guiente, el único método viable será el de a la unidad de superficie foliar (cm2, 10 cm 2 ,
seleccionar al azar unidades de muestreo y dem2, etc.). Si la superficie foliar receptiva
observar en ellas los individuos parasitados y
por árbol es similar en cada una de las
sin parasitar.
parcelas, una densidad media, mayor en una
parcela que en otra, nos indicará que la
población es también mayor en la primera
parcela; sin embargo, si la superficie receptiva por árbol no es la misma, a una densidad
mayor no tiene por qué corresponder una
población mayor. Es decir, las comparaciones
entre las densidades medias, tomadas éstas
como medida de la población absoluta, serán
posibles siempre y cuando la superficie foliar
receptiva por árbol sea la misma en todas las
parcelas; en caso contrario, antes de comparar se deberán realizar las correcciones oportunas basadas en la superficie foliar receptiva
póf árbol que tiene cada una de las parcelas.
Un caso análogo nos lo encontraremos también cuando se trabaja con diferentes variedades que tienen hojas de distinto tamaño. En
estas ocasiones será imprescindible, por lo
tanto, tomar, a la vez que se extrae la muestra, datos sobre el estado de desarrollo en que
se encuentran las brotaciones, número de
ellas, y superficie foliar (BENJAMÍN, 1968; ONILLON, 1971).
— índices de población: Con este término
se denomina a cualquier clase de medida que
tenga alguna relación con el tamaño de la
población. Entre los ejemplos más típicos
tenemos las capturas realizadas por trampas,
los daños producidos a las plantas huéspedes,
o el conteo de diferentes productos, bien de
secrección o excrección, que a lo largo de su
vida dejan los individuos (AUTORES VARIOS,
1969; SOUTHWOOD, 1971).
Estos índices, por sí mismo, tienen muy
poco valor, ya que aun siendo función de la
densidad, dependen de otros muchos factores, tales como el comportamiento de los
individuos según la hora del día, las condiciones meteorológicas, la eficiencia y estado de
los aparatos utilizados, etc. (KRAMBIAS).
Si a través del conocimiento profundo de la
biología de las especies se consigue determinar la incidencia de los factores antes citados
y se hacen las correspondientes correcciones
en los índices, éstos pueden llegar a ser un
instrumento muy útil, tal como ha sucedido
en algunas ocasiones en que se ha podido
pasar de índice a intensidad de población.
Este es un campo de la entomología en el que
hay muy poco hecho por el momento; pero
merece que se le preste una mayor atención,
debido a que estas estimaciones indirectas_del
tamaño de una población casi siempre son
más fáciles y menos costosas de realizar que
las directas sobre los individuos.
GENERALIDADES SOBRE LA PRACTICA
DEL MUESTREO
Como ya he expuesto en apartados anteriores, de una población se pueden estudiar
numerosos aspectos y según cuál sea el objetivo así será el método de muestreo y el
diseño que se utilice. Esto no quiere decir que
para cada caso exista un solo sistema específico; sino que entre la variada gama que
tenemos a nuestra disposición, seleccionaremos aquel sistema que mejor se acomode a
nuestro estudio. Ante la presencia de esta
amplia metodología, y como paso previo a
cualquier muestreo es conveniente analizar
detenidamente los siguientes puntos:
— Puntualizadon exacta del objetivo u
objetivos.
— Elección del tipo de muestreo más sencillo que nos permita conseguir el objetivo u objetivos señalados.
— Elección del diseño de acuerdo con el
objetivo u objetivos perseguidos de
forma que nuestros recursos tanto económicos como de tiempo puedan ser
aprovechados al máximo; dentro siempre de unos límites de error en el
muestreo fijados previamente.
A continuación comentaré cada uno de
estos puntos.
OBJETIVO
La fijación clara y exacta del objetivo que
nos proponemos alcanzar es pieza esencial en
el desarrollo posterior del muestreo.
En la literatura existen diversas clasificaciones de los objetivos y de los subsiguientes
métodos de muestreo utilizables, según se
considere un determinado carácter diferencial
(mayor o menor intensidad del estudio, estimaciones directas o indirectas de atributos de
la población, estudios en el espacio o en el
tiempo, etc.)- Yo pienso que en los estudios
de entomología aplicada, una clasificación
práctica muy útil es la que se desprende de la
mayor o menor intensidad con la que tengamos que observar y medir la evolución y las
características biológicas de una especie y del
análisis más o menos exhaustivo que debamos hacer de los factores de cualquier tipo
que inciden sobre ellos.
Según este criterio los objetivos los podemos clasificar en extensivos o intensivos.
En el caso de los extensivos, nuestros
propósitos se dirigen primordialmente a valorar la población de una determinada plaga y a
relacionar sus diferentes niveles poblacionales, tanto con las pérdidas que ocasionan en
los cultivos como con las poblaciones de sus
entomófagos específicos y los de otras especies. Si estos estudios se hacen en el espacio
y en el tiempo estaremos en condiciones de
decidir si en un momento determinado es~~
conveniente adoptar cualquier tipo de medida
biológica o química que impida que la especie
supere unos niveles poblacionales intolerables, logrando a la vez minimizar los efectos
"biológicos laterales. A menudo, cuando estos
estudios se realizan en zonas diferentes, los
datos obtenidos sirven para predecir la población, con una mayor o menor aproximación,
según sean los caracteres climáticos, edáficos, y de cultivo de la comarca en que se
trabaja; con lo cual indirectamente estaremos
introduciéndonos en el campo, todavía muy
poco explorado, de la lucha integrada.
Dentro del marco extensivo se encuadran
también otros objetivos, tales como, conocimiento cualitativo de las especies que componen un ecosistema, valoración de la eficacia de los enemigos naturales sobre poblaciones muy restringidas de la especie atacada,
mapas de población, etc.
En los intensivos lo que se pretende principalmente es el estudio de la dinámica de
poblaciones. Para ello es necesario realizar
observaciones continuas sobre poblaciones de
pequeño tamaño, extrayendo informaciones
sobre el número de individuos de cada uno de
los estados de desarrollo y sobre los factores
que regulen la población. Con estos datos se
pueden construir tablas de vida que analizadas convenientemente servirán para determinar el peso que en el cómputo total de los
efectos tienen los factores que inciden sobre
las fluctuaciones de la población. Una meta
final consistirá en la posible realización de un
modelo matemático que sea capaz de reflejar
las variaciones reales que a lo largo del
tiempo presenta la población.
La distinción que he hecho entre objetivos
extensivos e intensivos no quiere significar
que no exista en muchas ocasiones una clara
interdependencia entre ellos, y que las aportaciones de uno no enriquezcan y maticen
más convenientemente los resultados aportados por el otro. Por otra parte no existe una
-clara línea divisoria entre ambos tipos de
objetivos, ya que ciertos trabajos, como, por
ejemplo, grado de parasitismo, o evaluación
del tamaño de una población, pueden ser
efectuados en cualquiera de las dos líneas.
TIPOS DE MUESTREO
Como los métodos de muestreo suelen ser
diferentes para uno u otro tipo de objetivo, a
continuación expondré para cada uno de ellos
los métodos utilizados.
— Extensivos:
El método secuencial
GER, 1526;
1972;
ONSA-
PIETERS; SEVACHERIAN, 1972;
SYL-
(ALLEN,
VESTER; WOLFENBARGER), de acuerdo con
nuestros conocimientos actuales, es el más
apropiado para decidir sobre la conveniencia
de adoptar medidas, ya sean químicas o
biológicas, para combatir una plaga. Con este
método evitaremos el proceso siempre complicado y costoso de valorar la densidad
media de la población. Antes de ponerlo en
práctica se ha debido determinar cuál es el
valor de la densidad media por encima del
cual se realizarán tratamientos y también el
valor por debajo del cual no son necesarios
los tratamientos (BARDNER; FAO, 1971; FARRINGTON; ÜONZÁLEZ, 1 9 6 7 ;
SYLVÉN, 1 9 6 8 ;
WESTIGARD, 1971; WESTIGARD, 1975). Asimismo, previamente se habrá deducido cuál
es el tipo de distribución que teóricamente
nos puede representar la repartición de la
especie dentro de su habitat, y se habrán
estimado los parámetros que definen dicha
distribución. Una vez determinados estos
puntos y tras concretar el grado de precisión
con que han de obtenerse los Tesullados,
precisión que en gran medida dependerá de
las consecuencias económicas que produzca
una decisión errónea, se pasará a la construcción del gráfico secuencial que nos permitirá
saber directamente en el campo si es o no
conveniente efectuar un tratamiento.
La evaluación de la densidad media poblacional, ya sea de forma indirecta mediante
índices poblacionales o directa (BINNS, 1976;
SKIYOMI, 1976), es indispensable cuando en
una zona se desean observar las variaciones
que en el tiempo experimenta el tamaño de
una población o cuando se intentan comparar
las intensidades de población que tienen diferentes parcelas. En estas valoraciones no se
debe olvidar que el soporte vegetal receptivo
a la especie puede variar de unos lugares a
otros, o de unas variedades a otras, y que
siempre que esto ocurra será necesario tomar
datos sobre estos aspectos fenológjcos para
efectuar las oportunas correcciones a las
densidades obtenidas en los conteos. La metodología que se puede seguir en estos casos
es muy amplia y teóricamente son utilizables
la casi totalidad de los tipos de muestreo
prooapilístico que antes he mencionado^ En la
práctica, los métodos más utilizados son aleatorio, bietápico, polietápico o sistemático,
todos ellos con o sin estratificación. El resto,
por su mayor complejidad, tanto en lo que
respecta a los trabajos de campo como a la
posterior elaboración de los datos, no suelen
ser empleados.
En lo concerniente a la estimación de
ciertos atributos de la población, como pueden ser el grado de ataque por entomófagos T
porcentaje de mortalidad natural, proporcjones de machos y hembras, proporción de un
terminado estado de desarrollo sobre el
número total de individuos dfi S11 misma
especie, he expuesto en un apartado anterior
que, si los elementos de una población pueden ser fácilmente elegidos al azar, el muestreo se haría tomando uno a uno cada individuo, y en caso contrario se tendrían que
seleccionar también al azar unidades de
muestreo y en cada una de ellas observar el
atributo que interese en la totalidad de los
individuos que integran cada unidad de muestreo. Los métodos de muestreo que se pueden
utilizar en estos" casos son similares a los
citados para evaluar la densidad media. En
relación con el estudio de la mayoría de éstos
atributos quiero hacer la consideración de que
algunos factores bióticos y abióticos inciden
fuertemente sobre ellos, y que por este motivo un valor de cualquier atributo tiene una
significación muy pobre si no va acompañado
de la correspondiente estimación de los principales factores que han podido afectar al
atributo valorado (ANDREWARTHA, 1970; MORRIS, 1965; MOUNTFORD, 1966; ROYAMA, 1970).
Las estimaciones directas de las poblaciones absolutas son en la mayoría de las ocasiones imposibles de realizar, en cambio las
densidades medias debidamente corregidas
nos sirven de índices muy aprovechables para
estimar el total poblacional. Un método indirecto que se usa con adultos, especialmente
de lepidópteros y dípteros, es el de marcado,
suelta y captura; pudiéndose eslimar el total de
adultos, a partir del número de marcados que
se capturaron (HARTSTACK, 1971; WOLF, 1971).
Dentro del grupo de objetivos de tipo
extensivo existen trabajos que no requieren
del uso de muestreo, como son, entre otros,
los de colección cuya finalidad principal reside en el conocimiento cualitativo de la
bijo^ejio^i&_o_aquellos--que se proponen una
inicial comprobación de la eficacia de los
entomófagos de una plaga, tal como se realiza
en California con los enemigos de los agrios;
donde únicamente se pretende determinar si
la mortalidad de la plaga es mayor o menor
cuando su parásito está presente, y para ello
suelen aislar cada árbol en el interior de un
invernadero y observar en él la citada mortalidad (AUTORES VARIOS, 1971).
Para finalizar esta breve revisión, quiero
resaltar los errores que en algunos casos
puede ocasionar un muestreo sin reemplazamiento. Si sobre una misma parcela se efectúan periódicamente muéstreos de este tipo y
en ella la densidad media de los individuos
muestreados no es muy alta, con nuestra
intervención estaremos alterando gravemente
ese ecosistema y, en consecuencia, los resultados que progresivamente vayamos obteniendo divergirán cada vez más de los reales
que se obtendrían si no hubiésemos actuado
(LEFKOVITCH, 1966).
— Intensivos:
En los estudios que se proyectan con una
finalidad puramente intensiva, el muestreo es
de una importancia secundaria. Esto tiene
una explicación lógica, ya que lo que se busca
son poblaciones que estén sometidas a una
serie de factores, la mayoría de ellos tácilmente medibles y cuya influencia sea la
misma para todos los individuos. De esta
forma se obtendrían tablas de vida con datos muy concordantes, que al ser analizados darían resultados con unos errores
de estimación muy bajos. Por este motivo,
antes de comenzar en campo un trabajo de
este tipo será muy conveniente dividir el
habitat en estratos que posean una intravananza mínima respecto a dichos factores, y
"Hacer los estudios por separado, en uno o
varios estratos. Los muéstreos se realizarán
periódicamente y en cada uno de ellos se
elegirá al azar la muestra; o bien, si ello^s_
posible, con el fin de reducir aún más la
varianza se selecciona una primera muestra
observándose siempre la misma en los mues^.
treos sucesivos (ANDERSEN, 1970; ATKINSON;
GIUSTINA, 1972; MANLY, 1973; PIELOU,
REDDINGIUS, 1970; WARD, 1974).
1969;
Estos estudios, para que sus resultados
sean extrapolables a otras situaciones, será
conveniente realizarlos en varias zonas.
Por la misma causa comentada anteriormente para los extensivos, en este caso se
debe tener un gran cuidado en que las tomas
de muestras no produzcan alteraciones de la
población no achacables a los factores que en
realidad la regulan.
Como complemento de estos estudios en
campo, y a pesar de que cuenta con numerosos detractores, yo pienso que los estudios en
laboratorio,», manteniendo confiados varios~
factores, pueden resultar muy útiles en el
momento de elaborar conclusignes.
DISEÑO
En un programa de muestreo deben ser
considerados los tres aspectos siguientes:
— Universo muestral.
— Unidad de muestreo.
— Tamaño y distribución óptima de las
unidades de muestreo.
La selección del universo muestral estará
relacionada con el habitat de la especie y con
el objetivo. El estudio completo del habitat,
incluyendo las variaciones que el mismo
tenga en el tiempo, nos indicará las zonas del
soporte que han de ser muestreadas y el peso
que cada una de ellas tendrá en el muestreo;
mientras que el objetivo nos limitará la superficie a la que se debe aplicar el muestreo, con
dependencia de si éste es extensivo o intensivo. En el extensivo, cuando lo que se desea
es decidir sobre la adopción de medidas para
combatir una determinada plaga y con la
finalidad de reducir costos, es conveniente
muestrear un solo estado evolutivo, eligiéndose aquél que se encuentre más correlacionado con el daño, o el que mejor nos represente el potencial biótico de la especie; siendo
también aconsejable que el estado evolutivo
que se muestree permanezca inalterable durante un período de tiempo suficiente para
que se pueda completar la inspección de los
campos donde se ejecuta el trabajo.
En los casos de estudios intensivos, el
universo muestral se reduce al máximo con la
finalidad de que la intravarianza, respecto a
los factores que regulan la población, sea
mínima.
En la elección de la unidad de muestreo se
debe intentar minimizar la varianza y el coste,
incluyendo en éste el de toina de muestras y
el de los conteos posteriores; debido a que
una varianza alta ocasionaría un tamaño de la
muestra considerable, lo que repercutiría desfavorablemente en los costes, los cuales no
deberán superar los recursos que tenemos a
nuestra disposición y que en cualquier caso
serán un factor limitante.
Para poder minimizar varianza y costes se
deben hacer unos muéstreos preliminares. En
la literatura existen diversas teorías sobre
estos trabajos previos, y una de las que yo
creo que es útil, es la de tomar una unidad de
muestreo que contenga otras posibles unidades. Supongamos que para muestrear en un
árbol una determinada plaga, que puede habitar en brotes y hojas, se elige inicialmente
como unidad de muestreo, el brote con sus
correspondientes hojas. Esta unidad contiene
otras posibles unidades de muestreo (hoja,
entrenudo y hoja, dos entrenudos y hoja,
etc.). Después de muestrear el árbol y obtener los datos se pueden calcular las varianzas
correspondientes a cada una de las unidades
de muestreo y a partir de ellas deducir, para
una misma precisión de la estimación, el
número aproximado de unidades de muestreo
que se habrían tenido que tomar en cada
caso. Si estos cálculos van acompañados de
los costes requeridos para cada unidad de
muestreo tendremos la posibilidad de seleccionar aquélla que mejor se acomode a nuestras necesidades.
Hay además otros aspectos interesantes
que pueden ayudar a elegir una adecuada
unidad de muestreo. Como norma general se
puede decir que se obtiene un nivel más alto
de precisión (para el mismo coste) tomando
más unidades de pequeño tamaño que menos
y grandes. La única desventaja del muestreo
por unidades pequeñas es el número de ceros
que resultarían cuando las densidades fuesen
bajas, lo cual podría dificultar el análisis de
los datos.
Otra advertencia es que una unidad de
muestreo puede ser útil cuando la población
cumple ciertas condiciones, pero que puede
no serlo cuando esas condiciones varían.
Como compendio y ampliación de lo hasta
aquí expuesto, Monis ha establecido seis
criterios para la elección de una unidad de
muestreo:
1. Debe ser tal que todas las unidades del
universo tengan igual probabilidad de
selección.
2. Debe ser estable, y en caso contrario
sus cambios deben ser fácil y periódicamente medidos.
3. La proporción de la población del insecto que utiliza la unidad de muestreo
como habitat, debe permanecer prácticamente constante.
4. Se debe poder medir en unidades de
superficie.
5. Debe ser encontrada fácilmente en el
campo.
6. Debe tener un tamaño tal que proporcione un equilibrio razonable entre la
varianza y el coste.
Un caso particular de elección de unidad de
muestreo es aquel que se presenta en los
estudios que pretenden conocer la repartición
espacial del insecto. En estas ocasiones se
tiene que buscar una unidad de muestreo,
independientemente de las varianzas, que nos
indique de forma fiable si la población se
distribuye regular, aleatoria, o agregativamente. Para resolver estos problemas existe
una abundante bibliografía que puede ser
consultada.
El tamaño de la muestra, tanto en el caso
de hacer estimaciones a nivel de planta o a
nivel de huerto como a nivel más amplio, es
una función del error máximo que estamos
dispuestos a admitir y de la varianza. El error
dependerá del tipo de objetivo que nos propongamos. En el caso de los extensivos, que
prácticamente se encuentran subordinados a
resultados económicos, el error se establecerá
de acuerdo con el perjuicio económico que
ocasione la toma de una decisión equivocada.
Para los intensivos este error no está claramente definido y se tiene la tendencia a
obtener unas precisiones altas a costa sobre
todo de restringir el universo muestral.
Como la varianza es la única variable
desconocida en el cálculo del tamaño de la
muestra, ya que el error se establece «a
priori», todos los métodos que existen para
determinar dicho tamaño intentan conocer
previamente el valor de esa varianza, aunque
sea de forma aproximada. Uno de los métodos se apoya en un muestreo previo al definitivo, deduciendo de él cuál puede ser la
varianza y en consecuencia el número de
muestras que se elegirán.
Otro consiste en efectuar muéstreos preliminares exhaustivos en parcelas que tengan
diferentes intensidades de población. Con los
datos obtenidos, se calcula en cada una de
estas parcelas el número de unidades de
muestreo necesarias para alcanzar la precisión con la que se quiere realizar el trabajo.
El mayor de todos esos valores que así se han
obtenido se elige como número de unidades
de muestreo que habrán de ser tomadas en los
sucesivos muéstreos. Con este método nos
ponemos en el caso más desfavorable, por lo
cual, en algunas ocasiones, tomaremos más
unidades de muestreo de las necesarias, pero
siempre se tiene la seguridad de estar dentro
de la precisión que deseamos.
Otro método de reciente introducción se
basa en ios mismos principios que el muestreo secuencialjKuNO, 1969). En éste también
se efectúan muéstreos previos exhaustivos
con la finalidad de encontrar, si
una relación que ligue a la media y a la
varianza. En cuanto esto se ha conseguido, la
varianza interviene en función de la media y
se pueden aplicar reglas análogas a las del
muestreo secuencial. Este método tiene la
ventaja sobre el resto de que con él siempre
se toman las unidades de muestreo que son
suficientes para conseguir la precisión con
que queremos trabajar.
Estos métodos que he citado para determinar la unidad de muestreo y para calcular el
tamaño de la muestra son aplicables tanto
cuando se persiguen objetivos de tipo extensivo como intensivo. A partir de aquí los
caminos son diferentes. En los intensivos el
diseño ha de estar supeditado al análisis que
se pretende hacer de los datos recogidos,
análisis que en la mayoría de las ocasiones
será multivariante.
En cambio, en los extensivos, la distribución
óptima del tamaño de la muestra dependerá
del tipo de muestreo elegido, que como ya se
expuso anteriormente suelen ser aleatorio,
bietápico, polietápico o sistemático. Para
cada uno de ellos existen expresiones que
permiten- calcular para la precisión que deseemos el número de plantas que se tienen
que muestrear y el número de unidades de
muestreo que se deben tomar por planta
(AUTORES VARIOS, 1969; AZORIN, 1972;
CoCHRAN, 1972; KUNO, 1976; SÁNCHEZ-CRESPO,
1971).
CONCLUSION
Todas las consideraciones que he hecho
sobre el muestreo de poblaciones en entomología han tenido como finalidad principal la de
mostrar al técnico de una forma concisa una
serie de métodos que empleados convenientemente le suministrarán una información fiable sobre dichas poblaciones, y le permitirá
adoptar en consecuencia decisiones que tendrán un alto porcentaje de probabilidades de
ser acertadas.
No obstante, el técnico al tratar de llevar a
la práctica un programa extensivo tropezará
con serias dificultades. Refiriéndome a España, todos sabemos que sus ciudadanos son
altamente individualistas, y esto también se
patentiza en la labor que realiza cada agricultor en sus huertos, y en particular en el
régimen de tratamientos fito sanitarios que
efectúa, ya que suele ser totalmente diferente
de unos a otros. Por este motivo la intensidad
con que se presentan ciertas plagas será muy
variable, siendo necesario observar huerto
por huerto para valorar debidamente si es
conveniente utilizar cualquier medida de tipo
fitosanitario para combatir la plaga. Como
esto es realmente imposible no queda otro
remedio que educar al agricultor, tarea por
otra parte muy ímproba, para que él mismo
sea, debidamente aconsejado por el técnico,
el que tome las decisiones.
Aunque el agricultor en muchas regiones no
se ha dado cuenta todavía que tiene esta
responsabilidad, y aun dándose cuenta, en
algunos casos, no dispone de la maquinaria
que le permita realizar los tratamientos en el
período en el cuál las eficacias serían más
altas; no creo que estos sean motivos suficientes para que el técnico, al no ver traducidos sus esfuerzos y resultados en realizaciones prácticas por parte del agricultor, se
desanime y no desee continuar en el camino
emprendido. Este camino, sin duda, le llevaría
a obtener conclusiones muy interesantes, que
serían aprovechadas rápidamente por los
agricultores, en el momento en que esos
problemas que actualmente tienen estén más
o menos resueltos; sin tener que esperar a
que los técnicos emprendieran y conluyeran
una marcha que antes habían paralizado.
ABSTRACT
R. MORENO, 1979.—Revisión de las técnicas de muestreo en entomología aplicada.
Bol Serv. Plagas, 3: 207-217.
A comparative analysis is made of the different sampling techniques used in the
field of applied Entomology, establishing criteria which enable the advantages to be
appreciated of each of the methods currently known. With this, it is sought to give
an opportunity for experts in the field to apply in each case those techniques which
are most advisable for a given problem. In the same way, it is intended to furnish a
series of guiding data, which can also serve to advise farmers generally of the
permissible work thresholds in insect treatment techniques.
On the other hand, it has been endeavoured to avoid irritating aspects of
mathematical expositions, which would prove somewhat out of place for laymen.
REFERENCIAS
ALLEN, J.;
GONZÁLEZ, D.,
y GOKHALE, D. V.
1972:
Sequential sampling plans for the Bollworm, Heliothis
zea. Environmental Entomology, vol. l,n.°6: 771-780.
ANDERSEN, F. S. 1970: Simple elementary models in
population dynamies. Proc. Adv. Study. Inst. Dynamics Numbers Popul. 358-365.
ANDREWARTHA, H. G. 1970: The concept of local population and the mechanisms of negative feedback in
natural populations. Proc. Adv. Study. Inst. Dynamics
Numbers Popul. 189-198.
ATKINSON, P. R.: Preliminary analysis of a field population of citrus red scale, Aonidiella aurantii (Maskell)
and the measurement and expression of stage duration
and reproduction for lifetables. Bull. Ent. Res. 67,
65-87.
AUTORES VARIOS. 1971: Biological Control. (Proceedings
of an Symposium on Biological control, held at Boston, Massachussets. December 30-31, 1969). Plenum
Press, London.
AUTORES VARIOS. 1969: Problémes d'écologie: léchantillonnage des peuplements animaux des millieux terrestres. Mas son & Cía.
AZORIN, F. 1972: Curso de muestreo y aplicaciones.
Aguilar. Madrid.
BARDNER,R., y FLETCHER, K. E.: Insect infestations and
their effects on the growth and yield of field crops: a
review. Bull. ent. Res. 64, 141-160.
BENJAMIN, D. M., y otros. 1968: The determination of
irregularly —shaped— areas of leaves destroyed by
chewing insects. Ann. appl. Biol. 61, 13-17.
BINNS, M. R. 1976: A sequential counting procedure for
estimating the total number of randomly distributed
individuals. Journal of the American Statistical Association. 74-79.
COCHRAN, W. G. 1972: Técnicas de muestreo. Compañía
Editorial Continental, S. A. México.
FAO. 1971: Crop loss assessment methods. FAO Manual
on the evaluation and prevention of losses by pests,
diseases and weeds.
FARRINGTON, J.: Economic thresholds of insect pest
infestation in peasant agriculture: A question of applicability, Pans, 23 (2): 143-148.
GIUSTINA, DELLA W. 1972: Etude sur les fluctuations des
populations d'insects vivant dans les serres légumiéres
de la region parisienne. Ann. Zool. Ecol. anim., 4(1),
5-33.
GONZÁLEZ. D., y otros. 1967: Population assessment of
cotton bollworm in relation to pest control practices.
California Agriculture, 21 (5): 12-14.
HARTSTACK. A. W., y otros. 1971: Determination of trap
spacings required to control an insect population.
Journal of Economic Entomology, vol. 64, n.° 5,
1.090-1.100.
KRAMBIAS. A.: Climatic factors affecting the catches of
potato tuber moth Phthorimaea operculella (Zell.)
(Lep., Gelechiidae) at a pheromone trap. Bull. ent.
Res. 66, 81-85.
KUNO, E. 1969: A new method of sequential sampling to
obtain the population estimates with a fixed level of
precision. Res. Popul. Ecol. XI; 127-136.
KUNO. E. 1976: Multistage sampling for population estimation. Researchs on Population Ecology. 18 (1):
38-56.
LEFKOVITCH. L. P. 1966: A theoretical evaluation of
population growth after removing individuals from
some age grops. Bull. ent. Res., 57: 437-445.
MANLY. B. F. J., y SEBER. G. A. F. 1973: Animal life
tables from capture-recapture data. Biometrics 29,
487-500.
MORRIS. R. F. 1960: Sampling insect populations. A. Rev.
Ent. 5, 243-264.
MORRIS. R. F. 1965: Contemporaneous mortality factors
in population dynamics. Canad. Ent. 97: 1.173-1.184.
MOUNTFORD. M. D. 1966: Relation of temperature to the
duration of the development of insects. Nature, vol.
211.
ONILLON. J. C. 1971: Contribution a l'étude de la dynamique des populations d'homopteres inféodés aux
agrumes: I. Estimation de la surface d'une feuille en
fonction de ses deux plus grandes dimensions. Ann.
Zool. Ecol. anim., 3 (2), 183-193.
ONSAGER. J. A.: The rationale of sequential sampling
with emphasis on its use impest management. Technical Bulletin No. 1.526. Agricultural Research Service,
U. S. Department of Agriculture.
PIELOU. E. C. 1969: An introduction to mathematical
ecology. Wiley-Interscience.
PIETERS. E. P., y STERLING. W. L.: Sequential sampling
cotton squares damaged by boll weevils or Heliothus
spp. in the coastal bend of Texas. Journal of Economic
Entomology, vol. 68, n.° 4: 543-545.
REDDINGIUS, J. 1970: Models as research tools. Proc.
Adv. Study. Inst. Dynamics Numbers Popul., 64-76.
ROYAMA. T. 1970: Evolutionary significance of predators
response to local differences in prey density: A theoretical study. Proc. Adv. Study. Inst. Dynamics Numbers Popul, 334-357.
SÁNCHEZ-CRESPO, J. L. 1971: Principios elementales de
muestreo y estimación de proporciones. I.N.E. Madrid.
SEVACHERIAN, V.,
y STERN, V.
M.
1972:
Sequential
sampling plans for Lygus Bugs in California Cotton
fields. Environmental Entomology, vol. 1, n.° 6: 704710.
SKIYOMI, M., y otros. 1976: A rapid estimation of animal
population density on the assumption of negative
binomial distribution. Researchs on Population Ecology. 18 (1): 28-38.
SOUTHWOOD, T. R. E. 1971: Ecological methods. Chapman and Hall, London EC 4.
STRICKLAND, A. H. 1961: Sampling crop pests and
their hosts. A. rev. Ent. 6: 201-20.
SYLVÉN, E. 1968: Threshold values in the economics of
insect pest control in agriculture. Pans, 14 (3), 356-366.
SYLVESTER, E. S., y Cox, E. E. L.: Sequential plants for
sampling aphids on sugar beets in Kern County,
California. Journal of Economic Entomology, vol. 54,
n.° 6: 1.080-1.085.
WARD, F. R.: 1974: Determining a formula relative
cumulative frequency of ages in a given population.
Ann. Zool. Fennici, 11: 237-239.
WESTIGARD, P. H., y CALVIN, L. D. 1971: Estimating mite
populations in Southern Oregon pear orchards. Vol.
103.
WESTIGARD, P. H. 1975: Population injury levels and
sampling of the pear rust mite on pears in Southern
Oregon. Journal of Economic Entomology, vol. 68,
n.° 6.
WOLF, W. W., y otros. 1971: Proposed method for
determining density of traps required to reduce an
insect population. Journal of Economic Entomology,
vol. 64, n.° 4: 872-877.
WOLFENBARGER, D. O., y otros: Control and sequential
sampling for damage by the tomato pinworm. Journal
of Economic Entomology, vol. 68, n.° 4: 458-460.
Descargar
Fichas aleatorios
tarjeta del programa pfizer norvasc

0 Tarjetas joseyepezsumino

notas de enfermeria

0 Tarjetas Karen LCHB

sistemas educativos

17 Tarjetas Lizbet Sánchez Licea

Sunotel S.L

15 Tarjetas JOHAN Eriksson

Médicos de Alemania del siglo XVII

15 Tarjetas Mr. Card

Crear fichas