Subido por Gustavo Abel Bancayán Cortez

Formato Politica

Anuncio
POLÍTICA ECONÓMICA
UNIVERSIDAD NACIONAL MAYOR DE SAN MARCOS
FACULTAD DE CIENCIAS ECONÓMICAS
TÍTULO DEL SEGUNDO TRABAJO PONER AQUÍ
Política Económica
Bancayán Cortez, Gustavo Abel
Humpiri Yupanqui, María Estefa Anita
Lima – Perú
2019
FCE - UNMSM
1
POLÍTICA ECONÓMICA
AGRADECIMIENTOS
Este trabajo va dedicado a todas aquellas personas de las cuales recibimos su apoyo, de
alguna forma, hasta el momento en nuestra vida universitaria. A la Universidad Nacional
Mayor de San Marcos por ser el alma mater y que nos ha brindado una sólida base en la
formación como universitarios. A los profesores que se ha tenido hasta la fecha, todos
ellos han aportado sus conocimientos, su apoyo y su calidad como docentes que ha
servido mucho para ser el día de mañana ser mejores profesionales que el país necesita.
A los compañeros de clase, con los que se ha compartido grandes momentos y a su vez
han enriquecido nuestros conocimientos. A todos los familiares por su apoyo y su
constante deseo de superación. A todos aquellos que siguen estando cerca de nosotros y
que le regalan a nuestra vida una parte de ellos. A todos ellos muchas gracias por el apoyo
para poder salir adelante en esta dura vida como universitarios.
FCE - UNMSM
2
POLÍTICA ECONÓMICA
PREGUNTA GENERAL:
Expongan los criterios sobre los cuales de trata de identificar las causas de
la crisis inmobiliario financiera de los Estados Unidos
CRITERIOS PARA LA CRISIS HIPOTECARIA:
-POLITICOS: Cuando en el 2002, el entonces presidente de los EEUU George W. Bush,
mencionaba que parte del sueño americano era tener una casa propia y es así como pidió
ayuda al sector privado, el propósito era que el mercado de capitales facilite el
financiamiento hipotecario a personas de ingresos bajos.
Luego de ello vino el atentado terrorista a las torres gemelas, cabe mencionar que antes
de ello la crisis puntocom del 2000 que había hecho colapsar a las empresas de internet.
Después del anuncio de George Bush, la Reserva Federal bajó las tasas de interés de 6%
a 1% en algunos meses. Esto permitió que el dinero fuese tan barato que los miles de
agencias bancarias e hipotecarias comenzaran una expansión del crédito hipotecario.
Debido a este crecimiento de créditos que alcanzó a personas que no debió alcanzar
(personas sin ingresos, activos y sin empleo) se crearon las "hipotecas subprime", que en
otras palabras eran los activos con mayor probabilidad de impago.
Las tasas de interés reales tan bajas durante un periodo tan prolongado (cinco años), en
combinación con la desregulación de la banca de inversión de 2004, hizo que el
apalancamiento de estos bancos se disparara absurda y peligrosamente. Además, en la
economía estadounidense hubo un aumento de liquidez derivado de una mayor
disponibilidad de recursos provenientes de la economía china y de los productores
petroleros de Medio Oriente. Esta abundancia de recursos alimentó el mercado
inmobiliario y bajó a cero las tasas de ahorro interno.
-ECONÓMICOS Y FINANCIEROS:
La crisis hipotecaria, al contrario de aquellas que surgieron en la década del 90 en los
países emergentes (México, Este de Asia, Rusia), tuvo su origen en los Estados Unidos.
La crisis se originó en las llamadas hipotecas subprime, y estalló el 9 de agosto de 2007,
si bien sus causas surgen de años anteriores. Estas hipotecas son de un tipo especial
orientadas a clientes con escasa solvencia, por lo cual tienen un riesgo de impago mayor
al de los otros créditos, como ya se había mencionado anteriormente.
FCE - UNMSM
3
POLÍTICA ECONÓMICA
El mercado aportaba grandes beneficios a los inversores, y contribuyó a una elevación de
precios de los bienes inmuebles, y, por lo tanto, de la deuda. Así, se empezó a crear una
burbuja inmobiliaria en los Estados Unidos en los primeros años de ésta década.
Hacia 2005, los precios de las viviendas en algunas regiones de los Estados Unidos
empiezan a caer y la burbuja inmobiliaria empieza a desinflarse (sin realmente todavía
estallar). Todo esto hace aumentar la tasa de morosidad, y el nivel de ejecuciones, y no
solo en las hipotecas subprime. La crisis sería una de las típicas de las que se leen en los
libros de texto: cuando la situación económica es buena, los inversores están dispuestos
a aceptar cierto riesgo. Al continuar el crecimiento económico, toman aún más riesgo.
Pero cuando empiezan a haber indicios que la economía está por frenarse, se dan cuenta
que tienen demasiado riesgo en sus portafolios, momento en el cual empiezan a
deshacerse de sus activos más riesgosos, iniciando la crisis.
Para el 2006, la crisis inmobiliaria ya había llegado a la bolsa, y el índice bursátil de la
construcción cayó un 40% ese año. Para mediados del 2007, el mercado empezó a darse
cuenta que importantes entidades bancarias y grandes fondos de inversión tenían
comprometidos sus activos en tales hipotecas de alto riesgo. A pesar de que las hipotecas
de baja calidad estaban dentro de paquetes llamados CDO (por collateralised debt
obligations) que supuestamente reducían el riesgo por estar diversificados y respaldados
por activos físicos, el mercado empezó a entrar en desconfianza durante la primera mitad
de este año.
FCE - UNMSM
4
POLÍTICA ECONÓMICA
Contenido
I.
Introducción ............................................................................................................... 6
1.1
Principales problemas encontrados al desarrollar el tema .................................. 7
1.2
Breve descripción del procedimiento de investigación ...................................... 7
1.3
Descripción del tema .......................................................................................... 7
a.
Papel como primera ministra del Reino Unido .................................................. 7
b.
Economía ............................................................................................................ 8
c.
Relaciones con la industria ................................................................................. 9
d.
Asuntos Exteriores............................................................................................ 10
II. Ubicación Espacial .................................................................................................. 12
III. Características Principales ....................................................................................... 14
IV. Principales planteamientos y teorías ....................................................................... 15
a.
Punto de vista ideológico, creencia e instinto .................................................. 15
b.
Punto de vista empírico: conjunto de medidas políticas .................................. 16
c.
Punto de vista crítico: estructura represiva....................................................... 16
V. Situación actual del tema ......................................................................................... 17
a.
¿Sigue vivo el thatcherismo? ............................................................................ 17
VI. Análisis de la situación ............................................................................................ 18
VII. Conclusiones y recomendaciones ............................................................................ 18
a.
Conclusiones..................................................................................................... 18
b.
Recomendaciones ............................................................................................. 19
VIII. Perspectivas ........................................................................................................... 19
IX. Bibliografía .............................................................................................................. 19
X. Video relativo al tema ............................................................................................. 20
XI. Entrevista a una persona sobre el tema .................................................................... 20
FCE - UNMSM
5
POLÍTICA ECONÓMICA
I. Introducción
Margaret Hilda Thatcher (13 de octubre de 1925-Londres, 8 de abril de 2013) fue una
política británica que ejerció como primera ministra del Reino Unido desde 1979 a 1990,
siendo la persona en ese cargo por mayor tiempo durante el siglo xx y la única mujer que
ha ocupado este puesto en su país. Su firmeza para dirigir los asuntos de Estado, su
estricto dominio sobre los ministros de su gabinete y su fuerte política monetarista le
valieron el sobrenombre de «la Dama de Hierro». Como jefa de gobierno, su llegada al
poder supuso una completa transformación del Reino Unido al apoyar la privatización de
empresas estatales, de la educación y de los medios de ayuda social. Sus políticas
conservadoras llegaron a ser conocidas como thatcherismo.
En las elecciones generales de 1959, Thatcher se convirtió en miembro del Parlamento
(MP) por Finchley, desde donde juzgó duramente la política fiscal del gobierno laborista.
Edward Heath la nombró ministra de Educación y Ciencia en 1970 y en 1975, venció a
Heath en las elecciones del Partido Conservador, tras lo cual pasó a ocupar la presidencia
del partido, convirtiéndose en líder de la oposición y la primera mujer en dirigir una de
las principales organizaciones políticas en el Reino Unido. Después de triunfar con su
partido en las elecciones generales de 1979, Thatcher se convirtió en la primera ministra
del Reino Unido. Luego de su llegada al número 10 de Downing Street, Thatcher
introdujo una serie de iniciativas políticas y económicas para revertir lo que percibía
como un precipitado declive nacional en el Reino Unido. Su filosofía política y
económica hicieron hincapié en la desregularización del sector financiero, la
flexibilización en el mercado laboral, la privatización de empresas públicas y la reducción
del poder de los sindicatos. Durante sus primeros años de gobierno, la popularidad de
Thatcher disminuyó en medio de la recesión y el alto desempleo hasta que la recuperación
económica y la victoria en la Guerra de Malvinas de 1982 le brindaron un aumento en su
popularidad, que se tradujo en la reelección en 1983.
Thatcher fue reelegida para un tercer mandato en 1987, pero su impuesto a la comunidad
conocido popularmente como poll tax fue muy impopular y otros miembros de su
gabinete no compartían sus puntos de vista sobre la Comunidad Europea. En noviembre
de 1990, renunció al cargo de primera ministra y líder del partido luego de que Michael
Heseltine desafiara su puesto como cabeza del mismo, y fue sucedida por John Major.
FCE - UNMSM
6
POLÍTICA ECONÓMICA
1.1
Principales problemas encontrados al desarrollar el tema
Al ser un tema conocido a nivel mundial, abunda la información en internet, quizá algunas
con poca información o con escases de ahondamiento sobre el tema, así como otras
verdaderas, las cuales se priorizaron. Hubo muchas opiniones sobre el periodo que ejerció
como primera ministra Margaret Thatcher, lo cual dificultó que se mencionaran a todas.
Sin embargo, se mencionaron algunos puntos de vista, los cuales consideramos los más
relevantes.
1.2
Breve descripción del procedimiento de investigación
En primer lugar, se buscó variada información mediante internet (principal motor del
presente trabajo) como artículos periodísticos, opiniones de reconocidos personajes y
especialistas en el tema, hasta noticias actuales de cómo va Gran Bretaña tanto e aspecto
social, económico, político, etc. Toda esta información a través de portales web de
destacados medios periodísticos como El Comercio, BBC News, LeMonde, RTV,
France24, The New York Times, etc.
Posteriormente, se compiló información relevante al tema. A partir de todo esto, se
ordenó la información punto por punto para seguir la “columna vertebral” indicado por
el docente.
Finalmente, se buscó información vía YouTube para obtener el video pertinente para su
posterior envío junto a una pequeña entrevista sobre el tema que se expone.
1.3
a.
Descripción del tema
Papel como primera ministra del Reino Unido
Thatcher ocupó el cargo de primer ministro del Reino Unido el 4 de mayo de 1979.
Thatcher fue líder de la oposición y primera ministra en una época donde se
incrementaron las tensiones raciales en Gran Bretaña. The Economist comentó sobre las
elecciones locales de mayo de 1977 que «la marea de conservadores barrió con los
partidos más pequeños. Eso incluye específicamente al Frente Nacional, el cual sufrió un
claro declive en comparación al año anterior». Su popularidad en las encuestas se elevó
en un 11 % después de la entrevista que concedió en enero de 1978 a World in Action,
en la cual mencionó: «el carácter británico ha hecho mucho por la democracia, por las
leyes y ha hecho tanto por todo el mundo que si existe algún temor que pueda inundarnos,
la gente va a reaccionar actuando de manera hostil con aquellos que vienen [...] en muchas
maneras, [las minorías] añaden más a la riqueza y variedad de este país. En el momento
en el que la minoría amenaza en convertirse en un grupo grande, la gente se asusta».
Gracias a eso, en las elecciones generales de 1979 los conservadores atrajeron los votos
del Frente Nacional, cuyo apoyo casi desapareció. En una junta en julio de 1979 con los
ministros Peter Carington y William Whitelaw, Thatcher se quejó del número de
FCE - UNMSM
7
POLÍTICA ECONÓMICA
inmigrantes asiáticos, limitando a poco menos de 10 000 el número de vietnamitas
asentados permitidos en el Reino Unido.
Como primera ministra, se reunía semanalmente con la reina Isabel II para discutir
asuntos del gobierno y su relación fue objeto de un análisis exhaustivo. En julio de 1986,
el Sunday Times publicó ciertas afirmaciones atribuidas a los consejeros de la reina
acerca de una «ruptura» entre el palacio de Buckingham y Downing Street «sobre una
amplia gama de problemas nacionales e internacionales». El Palacio publicó una negativa
oficial y eliminó los rumores sobre una posible crisis constitucional. Después del retiro
de Thatcher, una fuente fidedigna del Palacio desestimó como «sin sentido» la «idea
estereotipada» de que la reina y ella no simpatizaban o que hubieran reñido a causa de las
políticas thatcheristas. Thatcher escribió más tarde: «Siempre encontré la actitud de la
Reina hacia al trabajo de gobernar absolutamente correcta... las historias de la lucha entre
"dos mujeres poderosas" eran demasiado buenas como para ser un invento». Durante su
mandato, Thatcher mostró una gran frugalidad en su residencia oficial, al punto de insistir
en pagar por su propia tabla de planchar
b.
Economía
La política económica de Thatcher fue influenciada por los movimientos monetaristas y
por economistas como Milton Friedman. Junto con el canciller Geoffrey Howe,
disminuyó los impuestos directos sobre la renta e incrementó los impuestos indirectos.
También aumentó las tasas de interés para desacelerar el crecimiento de la oferta
monetaria y así disminuir la inflación, introdujo límites en efectivo de los gastos públicos
y redujo las inversiones en servicios sociales como la educación y la vivienda. Sus
recortes en los presupuestos de educación superior hicieron que se convirtiera en la única
primer ministro graduada de Oxford en la posguerra que no recibiera un doctorado
honorario de la Universidad de Oxford después de una votación de 738 contra 319 votos
de la asamblea del gobierno y una petición estudiantil. La fundación de los City
Technology Colleges no tuvo mucho éxito y se debió establecer la Agencia Fundadora
de Escuelas para controlar los costos del cierre y apertura de escuelas. Además, se creó
la Social Market Foundation, un think tank de derecha, a menudo descrito con «una
extraordinaria gama de poderes dictatoriales».
Algunos conservadores del grupo de Heath en el gabinete, los llamados «húmedos»,
expresaron ciertas dudas sobre las políticas de Thatcher. Las protestas de 1981 en
Inglaterra resultaron en una discusión entre la prensa británica sobre la necesidad de un
giro de 180° en la política. En la conferencia del Partido Conservador de 1980, Thatcher
afrontó el problema directamente con un discurso escrito por el guionista Ronald Millar,
el cual incluía la frase: «¡Gira tú si lo deseas. La dama no se va a girar!». Mientras la
recesión de principios de la década de 1980 se agravaba, la mandataria incrementó los
FCE - UNMSM
8
POLÍTICA ECONÓMICA
impuestos pese a las preocupaciones expresadas en un documento firmado por 364
economistas líderes, impreso a finales de marzo de 1981.
A lo largo de la década de 1980, los ingresos del impuesto del 90% sobre la extracción
de petróleo del mar del Norte fueron usados como una fuente de ingresos a corto plazo
para equilibrar el presupuesto y pagar los costos de la reforma. Para 1982, el Reino Unido
comenzó a mostrar señales de recuperación económica; la inflación disminuyó a 8,6%
desde un pico de 18 %, pero por primera vez desde la década de 1930, el desempleo se
ubicaba en más de tres millones. Para 1983, el crecimiento económico general se
fortaleció y la inflación y las tasas hipotecarias alcanzaron sus valores más bajos desde
1970, aunque la industria cayó en un 30 % desde 1978 y el desempleo permaneció en
valores altos con un pico de 3,3 millones en 1984.
Para 1987, el desempleo fue disminuyendo, la economía se estabilizó y se fortaleció, y la
inflación bajó. Las encuestas de opinión mostraban a los conservadores con una amplia
ventaja y los resultados de las elecciones locales también habían sido exitosos para ellos,
lo que llevó a Thatcher a convocar a elecciones generales para el 11 de junio de ese año
que concluyeron en su reelección por un tercer periodo consecutivo.
Thatcher reformó el sistema de impuestos local al reemplazar los impuestos domésticos
basados en el valor nominal de renta de una propiedad con el cargo comunitario o poll
tax, en el cual todos los adultos residentes pagaban una misma cantidad. El nuevo
impuesto fue introducido en Escocia en 1989 y en Inglaterra y Gales al año siguiente, y
pasó a ser una de las políticas más aborrecidas durante todo su mandato. El descontento
público culminó en una manifestación de más de 70 000 personas en Londres el 31 de
marzo de 1990; las huelgas cerca de Trafalgar Square acrecentaron las protestas por el
poll tax con un saldo de 113 personas lesionadas y 340 detenidos. El cargo comunitario
fue abolido por su sucesor, John Major.
c.
Relaciones con la industria
Thatcher estaba decidida a reducir el poder de los sindicatos ya que acusaba a sus líderes
de debilitar la democracia parlamentaria y el desarrollo económico mediante las huelgas
y protestas. Varios sindicatos entraron en huelga como respuesta a la nueva legislación
creada para disminuir su poder, pero la resistencia luego colapsó. Solo el 39 % de los
trabajadores sindicalizados votaron por los laboristas en las elecciones generales de 1983.
De acuerdo a la BBC, Thatcher «logró destruir el poder de los sindicatos por casi una
generación».
La huelga de los mineros de 1984-1985 fue la confrontación más importante entre un
sindicato y el gobierno de Thatcher. En marzo de 1984, el Consejo Nacional del Carbón
(NCB) propuso el cierre de 20 de las 174 minas propiedad del estado, con el despido de
FCE - UNMSM
9
POLÍTICA ECONÓMICA
20 000 de los 187 000 mineros. Dos tercios de los mineros británicos, liderados por la
Unión Nacional de Mineros (NUM) bajo el mando de Arthur Scargill, dejaron sus
herramientas en protesta. Thatcher se negó a cumplir las demandas de los sindicatos y
comparó las disputas con los mineros con el conflicto de las Malvinas, al declarar en un
discurso en 1984: «Tuvimos que luchar con el enemigo en el exterior en las Malvinas.
Siempre tenemos que estar alerta del enemigo interno, el cual es más difícil de combatir
y más peligroso para la libertad». Después de un año en huelga, en marzo de 1985, el
líder del NUM cedió sin lograr ningún acuerdo. El coste para la economía fue estimado
en al menos 1500 millones de libras y la huelga fue responsable en gran parte de la caída
de la libra esterlina frente al dólar estadounidense. En 1985 el gobierno cerró 25 minas
de carbón y para 1992, la cifra ya ascendía a 97; aquellas que permanecieron activas
fueron privatizadas en 1994. El cierre eventual de las 150 minas de carbón, pese a que no
todas perdían más dinero del que producían, resultó en la pérdida de 10 000 empleos y el
efecto económico devastó comunidades enteras. Los mineros habían contribuido a la
salida de Heath del poder, por lo que Thatcher estaba dispuesta a triunfar en lo que él
falló. Su estrategia de preparar provisiones de combustibles, el nombramiento de Ian
MacGregor como líder no sindicalizado de la NCB, y el entrenar y equipar
adecuadamente a la policía para reaccionar ante las protestas, finalmente contribuyó a su
victoria.
En 1979 el número de paros laborales en todo el Reino Unido ascendió a 4583 y se
perdieron más de 29 millones de días laborables. En 1984, el año de la huelga de los
mineros, hubo 1221 paros con la pérdida de más de 27 millones de días laborables. Sin
embargo, el número de los mismos descendió constantemente a lo largo del mandato de
Thatcher; en 1990 se presentaron 630 paros con la pérdida de menos de 2 millones de
días laborables y continuaron con la tendencia negativa después de que Thatcher
abandonara su cargo. El número de trabajadores sindicalizados también disminuyó de
13,5 millones en 1979 a menos de 10 millones para 1990.
d.
Asuntos Exteriores
Thatcher subió al poder en el último período de la Guerra Fría y con el tiempo se mostró
a favor de las políticas del presidente estadounidense Ronald Reagan, basadas en su
compartida aversión por el comunismo; no obstante, ella se opuso firmemente a la
invasión de Granada por parte del ejército estadounidense, ocurrida en octubre de 1983.
Durante su primer año como primera ministra, apoyó la decisión de la OTAN de
desplegar varios cruceros y misiles balísticos nucleares en Europa Occidental, además de
permitir a los Estados Unidos estacionar más de 160 misiles de crucero en la RAF
Greenham Common a partir del 14 de noviembre de 1983, decisión que dio lugar a
protestas masivas de la Campaña para el Desarme Nuclear. Además, adquirió un sistema
de misiles trident para submarinos elaborado por Estados Unidos para remplazar el
FCE - UNMSM
10
POLÍTICA ECONÓMICA
sistema Polaris, que triplicó las fuerzas nucleares británicas a un costo final de más de 12
mil millones de libras en precios de 1996. En enero de 1986, la preferencia de Thatcher
por los acuerdos de defensa con los Estados Unidos se demostró en el caso Westland,
cuando ella y sus colegas alentaron al fabricante de helicópteros de combate Westland a
rechazar una oferta de compra por parte de la firma italiana Agusta, para seguir la opción
preferida por el director y crear una alianza con Sikorsky Aircraft Corporation. El
ministro de Defensa, Michael Heseltine, quien apoyaba el trato con Agusta, renunció a
manera de protesta.
A pesar de posicionarse en contra del apartheid, Thatcher se opuso a las sanciones
impuestas a Sudáfrica por la Mancomunidad de Naciones y la Comunidad Europea, y las
calificó de «inmorales», porque dejarían a miles de empleados negros sin trabajo. Intentó
mantener un comercio constante con el país africano mientras persuadía a su gobierno de
abandonar el apartheid. Esto incluía «actuar como si fuera una buena amiga del presidente
P. W. Botha» e invitarlo a visitar el Reino Unido en junio de 1984 pese a las «inevitables
demostraciones» de rechazo en contra de su régimen. Por otro lado, Thatcher no era
partidaria del Congreso Nacional Africano (CNA) y Geoffrey Howe recordó que en
octubre de 1987 lo calificó como «una típica organización terrorista». El gobierno de
Thatcher apoyó a los Jemeres Rojos para mantener su asiento en las Naciones Unidas
luego de que fueran derrocados del poder en Camboya como consecuencia de la Guerra
Camboya-Vietnam. Aunque lo negó en esa época, también envió al Servicio Aéreo
Especial a entrenar a los Jemeres Rojos para que lucharan en contra del gobierno de la
República Popular de Kampuchea, que era apoyado por los vietnamitas.
La antipatía de Thatcher hacia la integración europea se volvió más pronunciada durante
su mandato, particularmente después de su tercera victoria electoral en 1987. Durante un
discurso que pronunció en 1988 en Brujas, subrayó su oposición a las propuestas de la
Comunidad Europea (antecedente de la Unión Europea) de crear una estructura federal y
un incremento de la centralización en la toma de decisiones. Thatcher y su partido
apoyaron la entrada del Reino Unido a la CE en un referendo en 1975, pero creía que el
papel de la organización debería limitarse a asegurar el libre comercio y la competitividad
efectiva, y temía que el enfoque de la CE fuera en contra de sus planes de disminuir el
poder del gobierno y la desregulación. En 1988 remarcó que «no hemos retrocedido
exitosamente las fronteras del poder del Estado en Gran Bretaña, solo para volverlas a
ver impuestas a un nivel europeo, con un super-Estado europeo ejerciendo un nuevo
dominio desde Bruselas». Thatcher se oponía firmemente a la membresía del Reino
Unido al Mecanismo de tipos de cambio, un precursor de la unión monetaria europea,
con la creencia de que constreñiría la economía británica, pese a la presión hecha por el
canciller Nigel Lawson y el ministro de Asuntos Exteriores Geoffrey Howe. En octubre
FCE - UNMSM
11
POLÍTICA ECONÓMICA
de 1990, fue persuadida por John Major para unirse al mecanismo, lo que resultó tener
un costo bastante alto.
II. Ubicación Espacial
Fig. 1: Mapa satelital de Reino Unido (Google Maps)
FCE - UNMSM
12
POLÍTICA ECONÓMICA
Fig. 2: Mapa satelital de Londres (Google Maps)
Fig. 3: Mapa satelital de 10 Downing Street (Google Maps)
FCE - UNMSM
13
POLÍTICA ECONÓMICA
III. Características Principales
Tuvo decisiones principales con las cuales cambió la economía británica y, también, la
europea por lo que el rastro de las decisiones de Margaret Thatcher todavía es claramente
visible en Reino Unido y en el conjunto de Europa.
1. El gobierno de Margaret Thatcher destruyó y creó. Sus tipos de interés súper altos
y una libra fuerte devastaron la industria, y después la reforma de 1986 destruyó
la City de Londres. Pero la reducción de tasas de impuestos marginales y la derrota
de los sindicatos restauraron la vitalidad económica de Gran Bretaña.
2. Thatcher no fue criada como conservadora. Su padre, un exitoso alcalde de
Grantham, era un liberal que apoyaba al Gobierno Nacional de 1931. Ella no
compartió ni el paternalismo de Disraeli ni la creencia de Lord Liverpool de que
la economía de libre mercado debería ser atemperada con el respeto a las
instituciones clásicas.
3. La reforma de la City de 1986 se basaba en una ideología que no tuvo en cuenta
los tres siglos de historia financiera de Gran Bretaña. Socavó los bancos
comerciales de Londres y con ellos la ventaja comparativa del país en servicios
financieros. Tuvo otros fracasos: el acuerdo de 1979-1980 de Rodesia/Zimbabue.
Falló en su escepticismo sobre las estimaciones de los costes del túnel del Canal,
dejando a Gran Bretaña con una limitada conexión continental en lugar de un
enlace mayor y generador de economía.
4. Thatcher fue acusada de ser excesivamente confrontadora. Sin embargo, su
combatividad le permitió mantener su gabinete en línea con los difíciles primeros
años 80, cuando un tipo de cambio sobrevalorado y unos altos tipos de interés
estaban destruyendo gran parte de la capacidad de producción de Gran Bretaña.
5. Jugó un papel de apoyo importante para el presidente de EE UU Ronald Reagan
en la derrota del Comunismo soviético y tensó al presidente George H. W. Bush
en el período previo a la primera guerra del Golfo. Su voluntad de enfrentamiento
era un punto clave. Sin él, no podría haber derrotado a los poderosos sindicatos,
especialmente a los mineros, algo esencial para la supervivencia económica
británica.
6. La perdurable fortaleza económica británica le debe mucho a Thatcher. Ella fue
una inspiración para sus sucesores, y demostró que las políticas de libre mercado
allanan el camino hacia la mejora de los niveles de vida.
EL TATCHERISMO
Pretendía minimizar el papel del estado, promover la baja inflación y el libre mercado a
través de un estricto control de la oferta monetaria, las privatizaciones y las limitaciones
en el movimiento obrero. A menudo es comparado con la reaganomía en Estados
FCE - UNMSM
14
POLÍTICA ECONÓMICA
Unidos, la política económica de Roger Douglas en Nueva Zelanda y el racionalismo
económico en Australia, y es considerada como una parte clave del movimiento liberal
en todo el mundo. Nigel Lawson, el ministro de Hacienda de Margaret Thatcher desde
1983 hasta 1989, clasificó los ideales de Thatcher como:
La libertad de mercado, la disciplina financiera, un firme control del gasto público,
reducciones de impuestos, el nacionalismo, “los valores victorianos” (de la variante de
autoayuda de Samuel Smiles), las privatizaciones y una pizca de populismo.
El thatcherismo se describe a menudo como una ideología liberal. Thatcher se veía como
la creación de un movimiento liberal, rechazando al tradicional conservadurismo
británico (toryismo). El thatcherismo está asociado con el liberalismo dentro del partido
conservador, aunque uno de los extremos liberales se logró mediante el uso de un
liderazgo a veces fuerte y autoritario. Andrew Marr ha llamado al liberalismo la
característica dominante, no oficial, del thatcherismo. Sin embargo, mientras algunos de
sus herederos, sobre todo Michael Portillo y Alan Duncan, han adoptado este liberalismo,
hubo otros en el movimiento thatcherista, como John Redwood, quien se hizo más
populista.
IV. Principales planteamientos y teorías
a. Punto de vista ideológico, creencia e instinto
Se define el thatcherismo como el conjunto de ideas, más o menos cohesionadas, que
orientó las políticas de los Gobiernos presididos por Margaret Thatcher. Peter Riddell se
fija más en el liderazgo de la persona y en los valores morales que profesaba. En
definitiva, se trata de establecer las ideas, ya fuesen políticas o morales, que perfilaron y
sustentaron la política emprendida por Margaret Thatcher. No se definía como tory, sino
como liberal; lo que más tarde se ha calificado de neoliberalismo
Así, el thatcherismo es la ideología que adoptó el partido conservador durante el mandato
y el liderazgo de Margaret Thatcher. Esta se definía por la idea del Rolling Back The
State por la que el Estado tiene que replegar su intervencionismo en virtud del desarrollo
de la libertad individual. Dicho planteamiento se veía reflejado en la teoría económica
por el monetarismo. Por lo que se apoya la iniciativa privada sobre la pública, el Estado
debe limitarse a regular mínimamente el mercado, pues este es capaz de crear orden y
justicia. Esto iba en consonancia con los valores victorianos que profesaba la Primera
Ministra por los que se defendía la cultura del esfuerzo y el trabajo individual. En cuanto
a su concepción de la sociedad, su marcado carácter individualista se expresa en la famosa
frase: “No hay alternativa, la sociedad no existe, solo existen los individuos. Solo son
pobres los que quieren serlo”. Estas creencias iban en total oposición al socialismo, que
fue duramente criticado por el gobierno de Thatcher, ya que su idea de sociedad como
FCE - UNMSM
15
POLÍTICA ECONÓMICA
colectivo chocaba frontalmente con su propia idea de sociedad. Su moralidad se definía
por su carácter conservador, por el que se prima el orden social y las costumbres
tradicionales de Gran Bretaña. Un ejemplo claro de esta tendencia lo encontramos en la
respuesta de Thatcher a los disturbios producidos en disturbios de Brixton argumentando
que el desempleo no justificaba esas revueltas, sino que estas se produjeron por una falta
de disciplina y orden. Es decir, no se contempla los problemas sociales como colectivos,
sino que los conflictos se producen por causas individuales de cada sujeto.
b.
Punto de vista empírico: conjunto de medidas políticas
Se promulgaron diversas medidas con la que se fue produciendo el repliegue de la
actividad del Estado (“Rolling back the state”) con el fin de aumentar la libertad del
individuo:
i. Reducción de los impuestos, con lo que incentivar la reactivación nacional
ii. Equilibrio presupuestario
iii. Desregularización del sector financiero
iv. Control del gasto público como consecuencias de lo anterior. Esta no podía exceder
de los ingresos, pues se entendía que el presupuesto público era la medida de dependencia
del Estado que impedía a los individuos desarrollarse.
v. Flexibilización del mercado laboral
vi. Privatización de empresas públicas para confinar el papel del Estado en la economía
vii. Reducción del poder de los sindicatos
c. Punto de vista crítico: estructura represiva
Punto de vista acogido en gran parte por la izquierda política que habla del Thatcherismo
como un movimiento que implanta un autoritarismo social que se opone a los avances
conseguidos por la clase trabajadores, desmantelar el Estado de Bienestar y el desarrollo
de la economía de mercado. Califican al thatcherismo de antidemocrático. Los diferentes
intelectuales de izquierdas dan opiniones diferentes, pero coinciden en una serie de
puntos esenciales: el fortalecimiento de la autoridad (Thatcher abanderó la causa de la
Ley y el orden, y aumentó el papel de la policía) y la defensa y expansión de la economía
de mercado. Para llevar a cabo su programa, contó con el importante apoyo de la clase
obrera especializada e identificó rápidamente los sectores contrarios a sus ideas y les
obligó a jugar en su terreno. Hirst opina que es la usencia de un oponente capaz dentro
del Partido Laborista lo que permitió a Thatcher gobernar, y no la expansión del credo
liberal dentro del electorado. Estas críticas se apoyan en los siguientes datos del gobierno
de Thatcher:
FCE - UNMSM
16
POLÍTICA ECONÓMICA
• Al término de su mandato, la cifra de niños que vivían bajo el umbral de la pobreza era
del 28%, llegando a ser la más alta de Europa en 1997 con los gobiernos sucesores de
Thatcher
• El coeficiente de Gini, que refleja la desigualdad de ingresos en la población, pasó del
0,25 en 1979; al 0,34 en 1990.
V. Situación actual del tema
a.
¿Sigue vivo el thatcherismo?
Han pasado más de tres décadas desde aquel binomio político que enarboló con orgullo
la bandera del capitalismo de libre mercado. Reagan murió en 2004. La URSS y la
economía planificada dejaron de existir mucho antes. El mundo ha cambiado de forma
tan vertiginosa y profunda como para que Thatcher, el propio Reagan o Gorbachov, quien
todavía vive, fueran ya poco más que carne de manual de Historia Contemporánea. En
cambio, el thatcherismo, como demuestran las reacciones tras el fallecimiento de la Dama
de Hierro, sigue despertando adhesiones furibundas y odios congénitos. Y, por encima
de todo esto y en mitad de una crisis económica de la que no se ve el final, sobrevuela la
duda: ¿está el thatcherismo de vuelta? ¿Acaso se fue alguna vez?
Para Jorge Fonseca, profesor de Economía Internacional de la Universidad
Complutense, que la idea que, el culto al individuo y al mercado en detrimento del Estado,
es precisamente la que subyace en las políticas de recortes que las instituciones europeas
(BCE, CE, FMI) y la mayoría de los países, la Alemania de Merkel, la España de Rajoy,
la Italia de Monti, vienen aplicando para hacer frente a la crisis económica.
"Vivimos", asegura Fonseca, que también es miembro del Comité Científico de ATTAC,
"la reactualización de las políticas de Thatcher, que al fin de al cabo fue la pionera del
neoliberalismo". Para Fonseca, la obsesión con el déficit, los recortes de gasto público y
las políticas netamente monetaristas que prevalecen hoy son la plasmación de que el
"discurso dominante" en economía, al menos en el Viejo Continente, sigue siendo el
thatcherismo.
Rafael Pampillón, profesor de Economía Aplicada de la Universidad CEU San Pablo
coincide en este análisis, aunque con matices. Pampillón cree que "el legado de Thatcher
lo ha recogido hoy la derecha merkeliana" sí, pero, al contrario que Fonseca, considera
que la senda correcta es esta, "y no la vuelta a políticas de corte más sociademócrata".
En prácticamente toda Europa, y también en EE UU, el culto a lo privado, la denostación
de las actitudes demasiado políticas, el escepticismo frente a las ideologías, fueron las
posturas correctas durante las últimas décadas del siglo XX. Y, aunque no todo, gran
FCE - UNMSM
17
POLÍTICA ECONÓMICA
parte de este imaginario político está asentado en la visión particular que Thatcher y los
suyos tenían de la vida en sociedad. En un mundo más amenazador, materializar los
propios intereses cobra más importancia que luchar por causas comunes.
El thatcherismo no sólo sirvió de evangelio a los partidos políticos de la derecha europea
y estadounidense. También, aunque en menor medida, logró marcar la agenda de la
izquierda durante al menos varias décadas. La desconfianza en el Estado llegó a ser, en
algunos momentos, casi una obligación para casi cualquier partido que tuviera
aspiraciones de gobernar. Privatizaciones de sectores clave, desregulación financiera...
características propias de los gobiernos de Thatcher que, poco a poco, fueron siendo
incorporadas en los programas electorales de la izquierda, primero británica (el nuevo
laborismo del que fuera primer ministro Tony Blair, la denominada Tercera Vía) y luego
al resto de países, entre ellos España. La crisis de la izquierda, causa y consecuencia a la
vez de la crisis económica actual, tiene en parte su origen, según la gran mayoría de los
politólogos, en esa 'traición' a las ideas del socialismo clásico y la socialdemocracia de
posguerra que los sucesivos gobiernos de izquierda de los 80, 90 y del cambio de siglo
pusieron en práctica.
VI. Análisis de la situación
Indagar en un momento crucial en la reciente historia del Reino Unido: los once años y
medio en los que Margaret Thatcher ejerció el cargo de Primera Ministra, es muy
complejo por su política económica y sus pensamientos. Éstos fueron años de
convulsiones y de cambios radicales en la vida de este país por lo que, además de recorrer
los principales acontecimientos del periodo, se valoran las consecuencias que tuvo el
Thatcherismo en las distintas áreas de la vida nacional. Como no podía ser de otra forma,
se presta una especial atención al estado de la cultura durante la década de los ochenta y
se analiza el extremismo de los intelectuales británicos con respecto a la nueva clase
dirigente. El discurso oficial del Thatcherismo, finalmente, es objeto de un
pormenorizado estudio.
VII. Conclusiones y recomendaciones
a.
Conclusiones
La profunda transformación experimentada por la sociedad y por la economía británica
en la Era de Thatcher proporcionaron cuatro victorias consecutivas a los conservadores
y, lo que es más importante, se forjó un nuevo consenso que se desplazó del estatismo al
liberalismo. Major, por supuesto, pero también Blair fueron los hijos y herederos de
Thatcher. El New Labour blairita no alteró en nada sustancial el modelo económico
legado por los conservadores y eso explica sus tres triunfos electorales y la alta tasa de
FCE - UNMSM
18
POLÍTICA ECONÓMICA
fase de crecimiento experimentada por el Reino Unido desde el ascenso de Blair al puesto
de primer ministro. Sin las políticas de la Dama de Hierro y, por supuesto, de otro gigante
de la época, Ronald Reagan es inexplicable la extensión de los principios de la libertad
económica por todo el mundo sin la cual hubiese sido imposible la dilatada fase de
crecimiento y de progreso social experimentado por la economía global en los últimos
veinticinco años.
b.
Recomendaciones
Thatcher mostró como las ideas liberales convertidas en un proyecto de gobierno y
apoyadas en un liderazgo fuerte son capaces de cambiar las cosas a mejor y para todos
aun con la hostilidad del status quo. Esta es una lección a aprender por todos aquellos
políticos y partidos de centro-derecha cuya oferta se limita a ofrecer algo menos de lo
mismo, esto es, socialdemocracia sin cafeína. Sirvan unas palabras de la Dama de Hierro:
“Gran Bretaña y el socialismo no son la misma cosa. Les daré mi visión: el derecho del
hombre a trabajar como él quiera, gastar lo que genere con su esfuerzo, disponer de sus
propiedades, tener al Estado como sirviente, no como amo. Esta es la esencia de un país
libre”.
VIII. Perspectivas
Thatcher ha hecho surgir, casi como una ley de opuestos, a una especie de estadista que
nada tiene que ver con la política. Se trata de Carlos, príncipe de Gales, que está
demostrando un genuino interés por el bienestar de una nación que, en poco tiempo, le
reconocerá como su monarca. Ha criticado, de manera eficiente, la horrible arquitectura
típica de una época utilitaria. Está contra la fealdad y a favor de la compasión.
Naturalmente, no tiene más poder que el del ejemplo o la persuasión. No obstante,
defiende el lado decente, tolerante y responsable de los británicos: el lado orwelliano, si
se prefiere. Para algunos fue una mujer que dividió a una nación y están en contra, y
proponen que para que el neoliberalismo que ella creó solo sea un negro recuerdo, se debe
hacer lo mismo que hicieron los sindicatos británicos: no amilanarse jamás, levantarse
una y otra y vez, por muy duro que sea el golpe recibido.
IX. Bibliografía





http://mamvas.blogspot.com/2013/05/el-legado-del-thatcherismo.html
http://dcpa.wikidot.com/wiki:thatcherismo
https://www.elcato.org/la-era-de-margaret-thatcher
https://es.wikipedia.org/wiki/Margaret_Thatcher#Primera_ministra_(1979-1990)
https://cincodias.elpais.com/cincodias/2013/04/08/economia/1365444652_20502
4.html
FCE - UNMSM
19
POLÍTICA ECONÓMICA
 https://elpais.com/diario/1989/10/10/opinion/623977206_850215.html
X. Video relativo al tema
La crisis financiera de EE.UU 10 años después – Foro Global
XI. Entrevista a una persona sobre el tema
FCE - UNMSM
20
Descargar
Fichas aleatorios
Prueba

4 Tarjetas Arthas Quinzel

tarjeta del programa pfizer norvasc

0 Tarjetas joseyepezsumino

tarjeta del programa pfizer norvasc

0 Tarjetas joseyepezsumino

tarjeta del programa pfizer norvasc

0 Tarjetas joseyepezsumino

notas de enfermeria

0 Tarjetas Karen LCHB

Crear fichas