CNT : Boletín Interior del Movimiento Libertario Español en Francia

advertisement
INTERIOR DE LA
Cs&o
"lt"H
L
Ssgutvio época
-
Numero 6
í
21 de Abiil de 1945
jgsag^saaE^ 'aptjtxg x m m B rj
EDITORIAL
LOSBCiliEiTiL VLOPERMUTE
tapiaEspañol
El próxim o Congreso de Locales del M ovimiento Li­
bertario Español en Francia m arcará, indudablem ente,
una de las etapas más trascendentales en la m archa del
p ro leta riad o ’ español organizado.
Si bien los acuerdos tomados en el exilio están condi­
III Y ILTlMO
cionado? por las resoluciones ulteriores de la organiza­
ción en España, no hay que olvidar que en F rancia se h a ­
Antes de tem in.!r esta peq :eña s e ­
lla actualm ente una gran p arte de la m üitancia activa
rie de articules ras interesa hacer una
d" la C. N. T.. probablem ente la llam ada a tom ar sojire
declarac’ó n : Cua- dn les he escrit* me
«? la m ayor r a r 'e de resoonsabilidnd en la trayectoria or- I he propuesto hablar clara y sincera­
mente, exponie-Qo sin rodeos y sin
ganica fu 'n -a. Las d~cis;ones del Congreso, pues, estarán
vacilaciones a lg ) q íe estimaba justo
revestidas de un valor, al menos sintomático, considerable.
y necesario dec'r. Sé que no tod* el
El m ás delicado de los aspectos a resolver es, induda­
mundo puede estar de acuerdo con
blem ente, el nue tiene relación con la posición del Moellos; sin embargo, me. he esforzado
en no herir a nadie, ni en sus per*
vurtiepto ante los problem as d~ la reconstrucción de Es­
sonas ni en los puntes de vista que
polia. No se puede negar truc las opiniones se hallan di­
puedan ser contrarios a los m:os. Esta
vididas en chanto a l™ conveniencia o no de adoptar de­
mesura y este esí 'e zo de cord:ali Jad
term inadas fórm ulas de actuación.
me ha valido también ser catalogada
Una p arte de la opinión lib ertaria estim a que hay que
cono centrista. Mi posición, por en­
cima de tirios y trova ios, he o.uerido
volver al anoliíicism o puro y revolucionario de antes de
cu? fres? la d» |a serenidad y la del
la guerra. Otra cree indispensable la adopción de nuevos
equilibrio, hicienc o caso aniso de
me Iodo? de com bate que, d n enajenar el derecho de
muchas cosas. Y creo que esta oosinuestra organización a reivindicar la plenitud de sus pos­
C’ "n es U ún"ca oue puede poslbihitulados, b ajan , sin em bargo, posible una convivencia con
tar ?1 movimiento m co vp ’ eto con­
los dem ás sectores de la democracia española y perm itan
trol de foJ*s sus fue-ras y una coheel aprovecham iento de todas las posibilidades de íaejoració- roi-icHr··nie de MJo? sus aflli’ dn,;
bso’ a »n fin común- el ensrsTrieri.m iento parcial.
rr>i“nto v nonra'idariín de la C N T .
En el Congreso se defenderán seguram ente con la pa­
como ?ran cr', ani7ac'dn de c'ase y la
sión que nos caracteriza, basta a veces pecar por exceso,
ooristl'ucidri «e un bloque ma izo de
esos dos punios de vista. Sin embargo, pese a los somla? tres c 'r rie v e s ro ia'istas ácratas
dr-n—> del detiomjnoijvo común de
brios. augurios de los interesados cu que nuestra organi­
A'ovimlent* Libertario fdeurm'nativo
zación te escindiera, el M ovaiiénlo L ibertario saldrá de
ave me es -m-v qreit-lo y que me rrél robustecido y más com pacto que nunca. Los diferentes
rul a muy gra'o), fc'ooue dest'nadr a
criterios, sentidos, profundos y defendidos con calor en
feriar el instrurren'o de lucha y de
toda circunstancia, h an hecho siem pre, precisam ente, la
realización puesto en roanos ael pue­
blo para su rnsniin’sión como clase
vitalidad de nuestras organizaciones y les han im preso
y
su superación errno hombres.
su sello característico.
Ccnride.ro oue, una vez producida
E l M ovimiento L ibertario, federalista pox excelencia, se
la caida d« Frauiu — que doy por
basa en una variedad de opiniones que Ge acoplan para
descontada, esrinúndd’ que de n¡n*
form ar un mosaico armonioso. Y, aim que no lo parezca,
pfm modo nuede ?oV evi"ir al hunt l M. L. es la más y m ejor disciplinada de las organizadiroi-nm intern c’i val dri fascismo —
el Movimiento l ibertario oue habrá
eiooe.- politices y obreras de E spaña: porque nuestra dis­
ayudado v debe ivudar al resableciciplina no se basa en la im posición, sino en el acatam iento
m ‘cnto
uní r< úb!'"a lo más soct’ l
por cada uno de los acuerdos tom ados después de consi­
v lo más fe era' cosible, ha de ten­
d erar y exam inar la opinión de todos, desde el prim ero
der a ’a re" i-a ión de un plan conr
r le fo y rri nio. Podemos ir clrcunsel ultim o de los m ilitantes.
tanciamcni; de' braco con las demás
Del Congreso, pues, tiene que salir y saldrá la orga­
or-eni-Rciu es y parti-V* de ca-a a
nización robustecida, prestigiada, más anta aun a ofre­
'onso'i lac'd-.i de lar libertades púcer a lo* españoles del exilio y de España el ejem plo de > b'i as ,, d» la; -a-ant’qs W iv'duales
-'ousnhs r c’ a' s con todo réc'men deu na un id ad orgánica invulnerable, maciza como bloque
mocrá' ic o ; la acción o 'munta con la
de g ra fito , puesta al servido de la liberación de España,
T’ G.T. ::s al o 'tpuv ©st'roable para
prim ero, del m ejoram iento y la em ancipación del prole­
coasegi.ir
: savia di; aciones de tipa'
tariado después.
económico c e la e]a»yttBb*}a¿>rj£-,»
pero t- do «1 o no puede ser tbc*o pára
la C-N.T. y el Movimiento Liber­
tarle.
Nosotras tenemos un idearl* prop-#
y una misión específica a realizar,
como la tienen politicamente los pee
publícanos y los socialistas. Todos
podemos trabajar en aquello que los
intereses del pueblo español y de la
humanidad en general exigen de co­
mún a todos los hombres de ideas
libérales ; u lueco. ai lado de esta en­
tente v más alia de ésta entente ha
de rrosacui-se la labor propia d!el
Movimiento Libertario, de cara al
macana v con la vista fila en el Ideal
que no podemos renunciar a realizar,
en bloque o por etapas, según las cir­
cunstancias y los acontecimientos nos
permitan.
Otra de las objeciones que se me
han formulada es la de que subesti­
mo la labor de nuestros pjen$aa*res,
su esfuerzo cor elabora- teóricamente
una soñedad srn gobierno, cuando
digo oue toda la obra de un Krepotkine, de un Faure, de un Grave, han
resu’ tado inútiles y pueriles ante la
realidad.
No. Tamooco ha habido en mi ese
prurito irre-’erencista, tendente a mi­
nimizar la división piofética y la con­
cepción antiestatal de nuestros pre­
cursores. Lo que yo he querido doeir
es que l#s he h*s (y Krep# Wn*, Faír
re y Grave hubieran sido los pri­
meros en reaccionar sobre la marcha,
extrayendo todas las experiencias o#
la realidad y háciéndo'a fecunda) non
han demostrad> que las teorías c a r
nómicas y políticas cada día son re­
basadas por la superes ruc.tura d ú ca­
pitalismo, por el conjunto de modifi­
caciones que el propio progreso cien­
tífico introduce constantemente en el
ritmo de la vida y en la organizaciói
de la producción y del consumo. La
obra formidable de Faure, «Mi Co­
munismo», permanece como algo ma­
cizo, cartera de denda hemos de ex­
traer los ma eriales rara cirren a- las
bases d» una sociedad organizada
prescindiendo del Esta o ; «El Es ado
Modecno y la Anarquia», «La Coiquista del Pan» y <«Ca evos, fábreas
y talleres», de K r o io k h e , sera ;
siempre la base sobre b ual puede
le amarre la mei r y aun no sup raJa
crítica dol sistíjna actual, como «j’ l
a r ,« $ « r & a £ a n t q e m &
(Ptóa a Ja-tefieerá pígipú.)
saz
flr t É r io
D e l m u n d o e n f le t a r e
ta de asegurarse una posición deter­
Como Alemania, el Japón cometió
minante en la Conferencia, que le
la torpeza de encuadrar en el marco
e:trecho de un nacionalismo intranpermita hacer prevalecer su criterio
r ‘gente y ae una teoría política de e al menos de contemporizar.
l í brutalidad todo «1 contenido de su
La opinión de los Estados Uni­
programa reivindicativo y expansiodos al respecto es la de, que se im­
nista.
pone la creación de un «trusteeship»
Sin embargo, ahora que el Japón,
internacional para la administración
encerrado en un implacable círculo
de los pueblos que, a criterio de las
d« fuego, se consterna en la con­
Naciones Unidas, «no estén en con­
templación de su increíble fracaso,
diciones de regirse por si mismos»,
se ponen de relieve los elementos
«orno, por ejemplo— siempre a cri­
que hubiesen podido constituir la pla­ terio de ellos, que no nuestro— , la
taforma de un movimiento pan-asiámayoría de los países del Africa
t co del cual el Japón hubiera debi*
central y de las islas del Pacífico.
c.3 constituir el cerebro, y que se h u - a Para los demás, América preconiza
1 -ese ganado las s'mpatfas de todos." la independencia absolut® Desde
1 s oueblos del ando.
lue«o, ni Inglaterra, ni Francia ni
Efectivamente, los pueblos orienta1
Holanda, países emine-temente co­
K s están convencidos de que alborea
lonistas. ven eon buenos oíos esa
el día de su emancipación, seguros
proposición, aue rie aceptarse pro­
de oue esta guerra les ofrece la opor­
ducirla una revolución profunda en
tunidad tan buscada de realizar sus
su estructura económica.
suefíos de independencia. L» que es
Lo oue no vemos es cómo es-s
i n principio político fundamental de
potencias podrán eludir el problemalas Naciones Unidas en el Oeste,
Su criterio parece ser el de sa’ lr
derecho de cada nación pequeña o
de' paso con soluciones de compro­
grande a su soberanía, no puede de?
miso. con parches y medias tima®.
lar de serlo en el Este. La Carta dél
Pero los pueblos interesados en con­
Atlántico es u~a profpslón de fé antiseguir su completa independece'a
imrerialista, que los países sometidos
no es probable que se de'ei conven­
■ 'urente tanto tiempo a la Indeseada
cer fácilmente. Ya después d° la
■ líela de las potencias europeas tie­
guerra del 14 se levantó una en or
nen interés en tomar al pié de la le­
me oleada nacionalista en le- países
tra: cuando el momento llegue, no
orientales, que recorrió rápidamente
rielarán de recabar su cumplimiento,
— y virulentamente— Egipto y S’ria.
i la Gran Bretaña, Francia, Holan­
Persla y el 7-ak, la India y Afga­
da, etc., se verán obligadas a ceder,
nistán, BirVania y las islas neer­
si no quieren provocar un levanta­
landés» . Y entre aquél’ a y esta gue­
miento indignado de todos los pue
rra, los p ia d o s nacionalistas han
blos orientales, que precipitaría las
cobraCo w»l considerable Incremento
cosas v tendría neores efectos que loá
y sus líderes adquirieron un enor­
de una concesión voluntarla
^
me prestigio. Recordar a Oandbi y
La guerra en el Pacífico fia mi­
a la India d( no hace mu-ho tiem­
nado terriblemente el prestigio de
po, es señalar un síntoma caracte­
los «sabibsn. En China, en Indochi­
rístico del estado de espíritu actual,
na, en la India, en la Malasia y *n
que, una vez la gue-ra terminada,
las Indias neerlandesas no se olvi­
las potencias occidentales no tendrán
dan las fulminantes victorias de los
pretexto fácil para ahogar, como lo
japoneses al principio de la contlenhan tenido con las «necesidades mi­
t,i. F erí difícil que íamás vuelcan
litares».
a creer en la suoerioridad racial inHay la voluntad determinada de
diseutible de les blancos.
les ptieblos erientales de cara a li­
P eí etra parte, existe una eferberarse de la explotación de Occi­
'•seeneta eleduante en el cercano
n-Sgr-t» * nr»riA*;tn -’e est# el »X dente; la simpatía moral de las ma­
sas populares de todo el mundo; el
snbaetretarlo de Estad» de l»s Es­
apoyo de ciertas grandes potencias,
tada* Uniries. Sumtrqr W e l’ es «i-e
c.n une de sus articulas : «'Las Re­
públicas d« Siria y del Liban no
estarán dispuestas a «eced»r a la
continuación de una infiuenala fren
cega exclusiva. Egipto ha anuncia­
do v a su propósito de exigir la aj¡c
lición de toda apariencia de control
Se ha puesto a la venta el inte­
tyi«Sni<'n. La creación de la Federesante folleto
-ación Pan-árabe, attnrme favorecida
«Los tros pilaros tJe la Revolución
•i princlp’o nor lngla‘«ira, eet® des­
lsoafiola» p<jr Víctor Sanr
tinada a aonfimr los «Caernos le
5» roeuer.ts mi» el beneficio In­
f»d«s ln« Estadas fr*bes ï fin t é w
tegro de (t nata de este foïïWo
sis»'r a r ’einnipr fnt'nTl nfff p*bL
W 1«rfnsdo 9 en«rosar la sussftpr
I» !■ >* •'"tendas europeas í e e»ntl“
clón Aro-Espafía.
•«.•ar *u beasmont* irr^I-tonal »
Háganse los cerd o s, qne se re­
T,« eri'is actual en el seno de las
mitirán «-entra reembolso. * R IbáVacien»* TTn'rtaS en vie-era® ■Je la
fiez, 2$ Place Marengo. Toulouse.
*•!»rt£Íí» 4 *
Pf qtlf'lçf'O t^ r,€
Precio «o francos A partir o’e
s.i ori e". pr^ncip’ lmente. en e-te
10 e'emrlaerse, a q francos.
candente prob’ema de las eoíoniás
Para los pedidos de menos de «
S» ruega al «Me 3¿i
y loq países bajo protectorado C aía :
A V I S O
tfc&i tf tarta C'rapo íq Swmv»f, ta ­
interesadas en mermar la influencia
de otras en zonas que ofrecerían li­
bres posibilidades de mercados prós­
peros y de canteras de maerias pri­
mas . el compromiso en que las Na­
ciones Unidas se han puesto al ver­
se obligadas a dar a esta guerra un
carácter ideológico; todo ello hará
que, indudablemente, el signo de lá
postguerra sea el de la desaparición
definitiva de los imperialismos di­
rectos— si no de los Indirectos— por.
ua proceso pacifico, por la adopción
e* las Conferencias de la Paz del
criterio americano o de medidas
análogas.
S i no ocurr» así, no nos cabe
duda cue los puebles «inferiores»,
víctimas de las apetencias del mer­
cantilismo europeo y hasta america­
no durante tantos años, conseguirán
tamb7én su Independencia. Aunque
eatonces les cestará el tributo de sul
sangre, s'n el cual, después de toao,
pocos pasos se caminan en el empi­
nado y espinoso sendero de 1* li­
bertad.
En todo caso, el Japón— ya qu»
de éste hemos empezado hablando—
ha malogrado un destino glorioso,
como podía y debía haber sido el de
ser el paladín de este movimiento
de resurgimiento oriental.
E duardo C . ERRA.
NO ES VERDAD LA TRINIDAD
Acababa de nacer la ««niña», aque­
lla Ingenua segunda República espa­
ñola que murió aperas cumplidos ios
cinco años.
En Cariñena, provincia de Zara­
goza, era tradicional la procesión
del «Santo Cristo d e Santiago», a
qu'en los carcas y las meonas de
la ciudad (!) paseaban en andas por
la calle Mayor y hacían ciertos ho­
nores de excepción faz a la casa del
AyuntamientoPero, recién venida la República,
los republicanos «de siempre», tiagacuras de siempre también, quis’er
ron oponerse, en prestigio de aquí
lia, a que se rindieran al Cristo tiz­
nado honores de «deputao» en v'ajv
por el distrito.
Y, amenazadores, pero serenas,
pretendieron obligar a la procesión
a que se diese la vuelta por las
afueras, sin «prevocar» en el cen­
tro del conglomerado urbano.
Y claro, la urbanidad en litigio,
los devotes y devotas «enseñaron la
ore’a». Y se armó una marimorena
de Cristo y muy señor mío.
Pero lo más curioso fué la acti­
tud del cacique de las derechas, un
labrador rico apodado «El Botas»
(ni más ni menos como él y los su­
yos apodaban a Alcalá Zamora), que
llevaba las andas del Cristo Sobre,
sus hombres, y, con una pistola en
la mano y enarbolando un garrote
en la otra, oponía, estentóreo, a los
silbidos v aritos de los republica­
nos s«s júramenos «sagrados»;
— 1 Me cagu’n D ios!... ;Viva el
Santo Cristo «e» Santiago 1
Pro España oprimida
M. L. E. en Francia, suma anterior ........... 5 15.058R egional
num ero 3 ........................................
5.000, Reg. nám . 3, F. L. AuriUac (Cantal) ...........
1.348,J. Soler Moral»*, de Alm azora (Castellón)
español antifascista no refugiado ...............
1.000, E nrique F errer. Dangé (Vienne)
100
Miguel Foz Pellicer, de Torrecillas de Alcañiz
700,R egienal
num ero 8, Nevers .......................
200
Reg. n° 8, Comité D epartam ental de la Niévre
1.303,Reg. nüm . 9, Cté. Deptal. del Indre. 1 día de
jornal de los compañeros de este Depto
4.500.Reg. nüm . 10. F. L. de Le Mans (Sarthe) . . . .
1.000,Lucas Caro. St. Remv (SartRe) ...............
60,50.A ntonio M artínez Paredes. La Salvetat (Ctal).
Luis Campo, Louber (Lot et G nne)...................
100
Varios comp. de A rtigat y St. M artin (Ariége)
290,150.Granado. Olivan y Casado. ViRcneuve S. D.
Antonia Fanadellas, B annv (Loiret) ...............
40.Llasat. Benavent», Laf a rta y ORva, de P a­
460,rta n (Ande)'.......... . . .
,,-
,-
T o ta l.......................
M. L. E. en Africa del N orte: suma an terior
Tétal general en 15 de abril de 1945...»
531.359.—
230.000.-
761.359.—
■
Las Asambleas de conjunto
En
i&'gr=•!«?«
BÍ domingo, 18 í e marzo, convo­
cada por el Comité de Enlace local,
-*e reunieron coniuntamente en su lo­
cal Social, los afiliados de ambas o r
{¡anizactenes sindicales ba'o la pre­
sidencia de José Vecín.
Leídas las actas del Comlité ole
Enlace, fueron anrobadrs, así como
las gesttenes realizadas por aquél.
Sobre la base del man'fiesto-circu3er aue remite el Comité de Enlace
di Satetes fChcrente MarHme), se
abre discusión ron la int^rvienrión ce
diversos ccm^afieros oue exoon^n
sus ooin’on^s acerca de la conve­
niencia v posibilidad dé la unión ate
las dos Sindicales para la acción co­
mún aue habré de íes»rrollarse en
Es-rfij, frente a ’os problema° eco­
nómicos v sociales oue la vida y
e' f"turo de nues'ro país tiene plan­
teados.
Se arerró nrofocer al Comi*é de
Enla-e Deaaramental y al Nacio­
nal oue se estudie la posibilidad de
cenvo'ar reuniones plenarias de
«oniunto en el orden Departamental v
Nacional, a fin de discutir y resol­
ver cuestiones de inte-és común a
las dos Sindica'es.
Se acuerda proponer al Comité d©
Enlace Na"Ton°l la edición de un
paródico o B'lerin aue oriente la
alian-a obrera.
Fi'ó rntrecada en concento de so­
lidaridad la suma de 670 francos re­
ca” Jada entre todos los militantes
con de'tino a los compañeros ’NeH
mesio Alecérep, rnu'üado de guerra
y Antonio Lope-, Inválido en atro­
pello de moto de las fuerzas db
ocupación nazis.
E s o o n o la
en Cahuzec s-Vore
E' día T 0 de abrí se celebró una1
gran lorn-da española en Cahuzacsur-Vare (Tarn).
Por la mañana, el compañero Six­
to Gil, por la U.G-T., y el compa­
ñero Roces Avelino, ror la C.N .T .,
hicieron dos magnificas disertaciones
sobre temas actuales.
Por la tarde tuvo lujar una gfsr
representación teatral, a careo de
Grupo Artístico de los compañeros
de la Alianza Democ-dtica de Cor­
des, con su «Primero í e Mayo», sus
poesías y cantos regionales.
Por la noche, en la velada recreaíva . la famrsa orquesta Moreno, de
Albt. cuedó a la altura que se me­
rece ror su maestría y acierto en la
ejecución de su rererto-io musical.
De los beneficios de es*a jornada,
una parte ha sido entregada para los
prisioneros franceses y españoles,
vtra para S .I.A . y nuestro Comité
Pro-Ayuda Departamental.
El C ogité íe Enlace CNT-TTGT
de r ahuzac da las más exnresivas
gracias a todos los comnañeros que
se desalagaron de Albl, Carmaux,
Gafilcc v otras localidades v que
con*ribu” Pron al gran é-Hto de esta
jomaba espa” o’a, de íificfl olvidoEl Comité enlac° CNT-Tir.T óe O
Huzfce cu* M ep ÜTimfl, Ha hecho tu
ínreifro de í'btx fim os pare SM»
En una atmósfera de cordialidad
comn'·net'·ac’ó’i mutu-s. y coferviente deseo de repetir a menudo
Usías reuniones, se did por termi­
nada la oesión-
En Escaro (P. O.)
Reunidas en asamblea- .general ©1
día 8. a las cuatro de la tarde. las
organizaciones locales CNT-UGT, se
abre el acte después del nombra­
miento í e Ja Mesa, que recae en los
compañeros Félix Vitoria (UGT),
fosé Díaz v José Barber (CNT).
El presidente, Vitoria, da cuenta
a la asamblea del significado y Unes
da esta reunión.
A continuación intervienen varios
compañeros de ambas organizacio­
nes- aue abocaron todos por Ja unión
de las dos Sindicales y 'a intensifi­
cación n’e las buenas relaciones va
existentes, así como la repetición de
estas asambleas, de las cuales la
clase trabajadora obtendrá grandes
beneficios.
A-to seguido se procede al nom­
bramiento de! Conuté de Enlace, reeavendo en los comnañeros José Be­
lla. presidente íTJGT!: secreterio,
Jasé Díaz (CNT 1 : Jasé Vá-rmez
(UGT) v Patricio Fernández ÍCNT)
Conferencias
¿Cómo morirà
Rooseve’t?
El próximo viernes, día 20, a las
ocho y media de la tarde, en la sala
Sénéchal (17, rué Rémusat, Toulouse), Francisco Carreño disertará
sobre el tema «Lo que hizo y lo que
debe hacer la República»..
Festival en Pamiers
a beneficio de nues­
tros motilados
En 1940, después de la
reelección del Presidente
que acaba de fallecer,
u n a revista publicaba,
bajo es© título, él ar­
tículo siguiente, que parecera de gran oportunidad
a los que hoy ha-en cé­
balas sobre la «veríadera» forrra de la muerte de
Roosevelt:
Besde 1840, los Presidentes
son elegidos p o r cuatro años,
p o r lo cual los afíos 1860,
En el Cinema Familia, el día 21
1880, 1900, 1920 y 1940 han
de marzo v organizado por el Comi­
té Departamental del Ariége, tuvo
tenido que ser testigos de
lugar una velada artística francoepas giigaftiteiecasí contiendas
española a beneficio de los mutila­
políticas que tan to apasionan
dos de la guerra de España, con el
a los yanquis.
concurso del cancionista Luis Cas­
E n esta) casualidad num é­
tells en sus creaciones í e actualidad;
Alfonso, fantasista español-francés,
rica, q u e no tien e n ad a de
con su gran éxito la «Chupeta» yi
p articular, concurre una cir­
otros números; M. Billac, exhibi­
cunstancia
verdaderam ente
ción d» saxofón: señorita Pura, en
sus diferentes interpretaciones do curiosa. Y es la de que n i »
bailes, v canciones • compañero Sanz,
gimo de los Presidentes ele­
recitación de poesías de Máximo
gidos en u n año term inado
Lore.a, y la or~uest’ ni «Touteurs
en cero, h a m uerto de m eerte
Avant», en sus magníficos números
natural.
de müs’ ca, c~n el gran éxito «El si­
tio de Zaragoza».
E n 1840 fué efegido W illiam H arry H arrison. Un
mes después de su elección
m urió repentinam ente, sospe­
chándose que fué envenena­
do.
Se a este Comité íe Relaciones, a
En 1860 fué elegido Abra­
nombre de Palmlro Farrán: 12, rué
ham Lincoln. La Guerra da
S\-Bruno, Toulouse.
Secesión estalló seis semanas
Por la presente se in,,!t- * todos
desnués, v el P residente p s los comnaSe-o» oue en España neo¡rió
asesinado p o r J. V .
tenee'an al S;n Jic*to de Luz v Fuer­
za fCNT). oue resTd-n en Toulmis© Brooth.
y en sus al-edeteres. a la reunión!
E n 1880 fué elegido Jam es
rué tendrá lu»ar el dte 22 de ah-q,
A braham Garfield. Pocos días
a tes nueve í e la mañana, en el Bar
después fué m uerto a tiros en
de la Onera. Place du Capitole, para
el m om ento en que se dispo­
tratar asuntos de interés.
nía a to m ar u n tren.
Publicado en el «Boletín» de la
E n 1900 fué elegido W iC.N T., número 7, segunda época,
lliam Mackinley. F u é asesina­
el fal'ecimiento del compañero Mel­
do al siguiente año pop CzeL
chor Plana. Perteneciente al Sindi­
cato de Petróleo* (CNT!. y por tanto
gosz.
edf-eriío a la Fede-a-ión de las In­
Y en 1920 fué elegid» Wa­
dustrias de Agua- Gas, P*Cjtricidad
rren
Gam aliel H arding. M u­
v Combustibles do España, se reco­
rió duran te un viaje en 1923,
mienda a todos los compañeros de
intoxicado p or h ab er eom ide
»sta Federación nue «o olviden la si­
tuación en oúe se bella su anciana!
cangrejos en m alas eopdiciomad-e con cuatro nietos, hijos del
nes.
Malogrado compañero.
Roosevelt ha sido reelegi­
Para llevar a cabo vuestro acto so­
do en 1940, otro año term ina­
lidario dirigirse a Candelaria P la ia :
o . avenue de la Gare, Lezignan
do en cero. ¿Cómo m o rirá
(Aude).
Roosevelt?
O
©linO
* ro
m
p
a
n
p
p
Ma o
tl*0
$
Olvido Rionía, domiciliada en
Cavrac, par Realville (T. et G . ) ;
desea cono-er el paradero de Aníta
GiK«ert, de Badalona; de Gabriel
Julián v Mar-arito de la Torre, los
dos del Pía ie l Besós, y de Clara
Putei.
— Magdalena Castells, í e 13 años,
desaparecida de-de el •» de agosto de
io¿u. en circunstancias desconocidas,
habitante en Ansson (H. G.). ■Su
madre, Jnsefa Castells, enferma ehí
el Hotel Dieu í e Toulouse, solicita
informes. Dirigirlos a la Sección
Local de S I.A-, Bolsa del Trabajo,
Toulouse.
— Va'ero Lamiel, domiciliado fh
La Tcmarde, par Réalville ÍTaru et
Garonne). \ aquero, de Baroelona.
drrea ponerse en relación coa los
vnoueres de la misma.
Ponemos en conocimiento de los
compañeros meta’ ürgicos de la locar
lidad de Touloure. pe-terer'entes a
este Sindicato, rué el domingo día
22 de abril se celebrará una reunión
extraordinaria, a las íie z de la ma­
ñana, en la Bolsa del Trabajo.
Al mismo tiempo, ponemos en c*r
nocimien'o de los demás compañero?
residentes en el resto de Francia que
tenemos en nuestro poder la circu­
lar aprobada en principio por la úl­
tima reunión de los metalúrgicos de
este Siníicato que se encuentran en
Toulonse, la cual está a disposición
de todos.
A este efecto, les recordamos que
deben enviarnos sus direcciones para
que podamos remitirles dicha circu­
lar, con el fin de oue pueía ser dis­
cutida, ampliada, npetifleada y apro­
bada por iodos l^reompañeros exi­
lados en Franela■
L« oÉWtRrptmtfwfpla puede g iftfc-
— La delegación departamental del
Aveyron de la A«runación Militar de
excombatientes de la Repúb'ica Es­
pañola. Jnvita a todos los afiliados A
la Asamblea general del íia 22 de
abril, a las emin-e horas treinta mi­
nutos. en el loca] del café Tellier.
Orden del día: Informe de la Dele­
gación Departamental; Informe de
los delegados corresponsales; Dimi­
sión V j£mbMmteirto «Sel Secretario
di lí
Afctftíïoe diversos,
Se comunica a todos los compa­
ñeros del Sidieato de Industrias
Químicas de Barcelona, que al ob­
jeto de relacionamos, manden sil di*
reeción al compañero Pablo Bravio,
¿7, Jules Verne, Toulouse.
—Se ruega a los compañffos de
Mollet del Vallés (Barcelona), se pon­
gan en relación con les hermanos
H t& fn & ii& j e sp O h O t asa!
I
Nipones... ni pones nï quitas nada
a tu s'tuación declarando la guerra
a ios japoneses, Los comentarios de
Prensa son, una vez mas, desiavoraoles a ese prestidigitauor que ayer
ieiictaba a los filipinos p-r haber
sido liberados por ios japoneses y
hoy deciara la .guerra a ésios por ha­
ber «liberado» a los filipinos de unos
cuantos españoles molestos.
Pensad que, hasta h«y, España re­
presento los intereses del Japón en
ios países que se hallan en guerra
co» él.
ï >o me pregunto: ¿cuál es y
qu.én es aquí el «ponto... filipino» ?
Pero Franco ya no engaña a na­
die, ni a Anión/ Eaen. «Qu¿ España
deciare o no ia guerra ai Japón— ueCia aquel— , esto no cambial á en
ñaua uucSira pontea a la vista del
Eob.erno español. Ño es.á en la in­
tención aei Gobierno biitánico innuenciar al Gobierno del general
Franco en la ocurrencia y su deci­
sión, cualquiera que sea, no nos
alectará lo más mínimo»
Pero no, Euen. Franco enviará
ahora la «D-visión azul» al Imperio
amarillo. i rusos y españoles mena­
ran 'juntos por la misma causa, ya
que stalin acaba de entera.se ae que
ei japón era aiiado de Alemania.
II
Francia se está lavando de culpas
pasadas.
Este ultimo 14 de Abril, vivido
aún por nosotros en ei destierro, na
tenido acentos de libertad, sol y auras
ae ia uerra sagrada perdida.
Toua Francia, el buen pueblo fran­
cés, tía firmado para nosotros y con­
tra Franco. ioda rrancia se ha maudestado conira el pequeño dictador,
'ioaa Fiancia ha hecho justicia a eso6
héroes anonenos de España que su­
pieron morir pard que Francia reco­
brase su vida y cayeron allí donde la
Uueitad del mundo había de levan­
tarse.
—
El Monumento a los Muertos, Jean
Casoou, el español honorario; pan­
cartas, mítines, multitud emocionada.
Y todos con el corazón en un puño.
Con uecir que hasta J u lo íuv.irej
se detenía llorando... ■
Pe. o ei marqués de W tiim , ro*
deado de legiones de guardias 5* aü
gado de mieuo, aguanta e) npo«ano le ha dicho que prepme iicü
vos golpes de magia.
ni
Y este es el ultimo. Franco, que
na enviado su pésame hipócrita por
la mueite de Rooseveit, acaba de pu­
blicar un comunicado según el cual
los españoles residen.es en el ex­
tranjero podran entrar en España si,
después de. examen de su caso por
las O..CUU.S espe.iaús.as ïnsraia«as
e« tus Consulados, pueuen s«r con­
siderad-» como no lucurrentes en
graves responsabilidades a título de
ju gccr.a c w ‘i, «dcpuiación» que coíneii^a. a üfc.uio ae po.o» días.
Por otia paite, ei uomemo «soidiaaiii» tspauoi na aejiuido la supre­
sión uei ínounai ae responsabilida­
des pouticas, y los d.iuos de . opi­
nión cenan asi— según ios medios vri­
ciales autorizados— ae s-r reprensi­
bles en España.
Es.o es 10 que se llama tirarse un
«rentoy» a tiempo.,
¿Q ue espera.s para hacer cola an.e
los consulados tronquistas i- Tomad
vuestro Do.e.e de ida y esperad allá
el ae vue.ta. id, 'asistid a los fune­
rales de Franco... si Franco no asís'
te antes a los vuestros.
Franco es tan torpe que deja ver
su juego. ¿Por qué los delitos de
opin.on qúe lueron tales hasta hoy
en España dejan hoy, precisamente,
de ser taies delitos?
¿ y u é griios histéricos son esos de
Franco que. en medio ael vacío, lla­
ma hasta a sus propios enemigos?
¿ Y quién, habituado a sus traicio­
nes, podrá creerlo?
HUun&tto UUu h o Uo m I
i
i
Un gran complot de la «quinta co­
lumna»— uno mas— abonado en Fran­
cia. Falsos aviadores, p.opaganda en
el Ejército, elementos milicianos in­
filtradas... Se proponían «apiolar» a
De Gaulle.
Era el momento. La llamada de
nuevas quintas. Y toda esa «quinta»
pasó á los servicios auxiliares.
¡ Quinta de inútiles 1
Que se mire Francia en nuestro
espejo, y que haga su revolución de
una vez para siempre.
II
Greenwood, líder de la oposición
#8 los Comunes, ha dicho de Churen ill: «Yo le rindo homenaje como
gran jefe de Estado; pero no lo con­
sidero corno un gran arquitecto del
porvenir.»
Por tanto, después de todo lo que
la guerra ha destruido en el mun­
do, es un gran arquitecto, y no un
gran jefe de Estado, lo que nos hará
falta una vez terminada aquélla.
ni
Se tirata de constituir un nuevo
Jribyptl de Justicia Internacional,
cuyo proyecto será presentado en la
Conrerencta de san Francisco, y al
cual servirá de base de discusión el
estatuto del Tribunal Internacional
de La Haya.
Un Tribunal de Justicia Internacio­
nal. presidido alternativamente por
ios tres «grandes», no puede ser más
que el Tribunal ae la Injusticia, en
el que dichos . «grandes» tomarán
siempre la parte del león, en perjui­
cio de los «pequeños».,
¡ Camelos, camelos y camelos!
¡ Un fracaso más, y «ín hombres camo Briand I
IV
«La nacionalización*—ha dicho el
Consejo nacional del Movimiento
Republicano Popular— no debe ser
dictada por consideraciones teóricas,
sino que hay que atender a cada caso
en particular.»
De acuerdo, si quien decide estu­
viese animado de un claro sentido de
justicia. Pero preferimos la imposi­
ción del principio a rajatabla antes
que la desigualdad, la Influencia, la
injutflcia, etc,, lo echen todo 1
rodar.
En torno n 5 .1 .9.
n ¡r-
¡üjiki■mmayxx&i
El domingo, 25 de marzo, en Toulouae, t a et ni-liid o.guuUaüu paT
>. 1. 1-1., tuvimos el jdácer de coluc, .ar voces ai.tor.zadus que des­
menuzaron hasta er átomo la mis.on
de s . 1. A,
Una asistencia numerosísima siguió
no por gene.osiuad, sino por el te­
mor de utos, ai que se compra asi,
a plazos, uu lugar en ei uicio. cari­
dad den-grantc y especulada quo no
na evitado ta miseria, y cuyos do­
nantes nunca nan necuo nada para
lucnar contra la riqueza mal repar
emocionada el relato ce las miserias
tija, pero si nan civaao un ejercito
e.i.genaiadas por ei fascismo, e hizo
pesar soure ta muchedumbre la ex­
traña congoja de tanto sutrimiento,
que se ha clavado en la carne dei
pueblo ibero y de todos los pueblos,
como uña de cristal..
Más de una lágrima de dolor o de
ira veló los ojos de hombres recio s:
más de una madie, de una esposa,
Sintió cor.er ei escarnecimiento do
ta tragedia presentida.
«bouoarídad» y «caridad», desnu­
das ante los ojos de nueotra inteli­
gencia fueron descompuestas estas
aos ooucepeones del apoyo. «Can­
dad», — dijeron— es dar 10 que uno
tiene de m as; es la limosna mezqui­
na que humitia y degrada ai poore
que la necesita. «Solidaridad», por
ei contrario, es el principio proiun*
damente humano ae ayuda n.utua. No
es dar lo que a uno le soora, sino
compar.ir lo único que se posee.
Quién no recuerua España, país oo
caridad, país de los mendigos? País
donde las casas señoriales y de me­
nos moma recioen a días y horas de­
terminadas a toda una caravana de
pordioseros- Caridad que se les dá y
V.
La paz cuesta cara, casi tan cara
como la guerra. Y hay «aprovecnadores de paz», coaao nubo «aprovechadores» de lo contrario.
Los preparativos de confort para
la conferencia de San Francisco va­
len 62.500 dólares. No es mucho.
Pero ¿cuánto saponchán ios «en­
chufes» y gastos de los enchufados?
VI
Fanklin Rooseveit ha muerto. El
Destino es caprichoso, y la Muerte
se lieva a los hombrea cuando alar­
gan la mano para coger el fruto de
sus estuerzos. Esa muerte es una
connrmación más de esa misteriosa
ley general de la Naturaleza.
Después de esto, nada en particu­
lar cabe decir aquí ael «granan» que
viene a ser tan pequeño como ios
otros en el nivel igualitario de ia
tumba.
Rooseveit era demasiado «grande»
y demasiado «pequeño», como iodos
ios conductores ae pueblos, para que
podamos encerrar su semblanza— una
semblanza he.ha a nuestro modo—
en un tan breve espacio. Y cuando
todos hablan de él y con sistemá­
tico elogio, no sería oportuna nues­
tra voz de verdad a todo precio.
Entre ios actuales humores de Es­
tado fué, sin duua alguna, el mejor,
en todos los aspectos. Demócrata,
mvemor de un sistema ecor.umico (el
New-Deal), fracasado e incompleto,
pero que significaba un anhelo de re­
forma y superación, tué ante todo la
encarnación de la América inglesa.
Ser el prototipo de uaa gran raza
y aspirar a una major justicia so­
cial, eso ya es mucho en un polí­
tica.
I Reposo y p u l
de vagos, de ex homures, de guiña­
pos sin moral, de seres sospecnosos
y mezquinos como la limosna que
a.eptan, y nan saoido construir ari­
tos nauseabundos como c.cacas y
sombríos como •prisiones 1
tjem pio lammen, .a coacción de
las n e. manas de la Caridad «n los
hospitales con ios que no comulgan
Con ei dios -OmoiClntKe, a»anuou<inao a, moi'tounoo a su ursino auento,
ai gilíeiino ai za.pazo ue ra cnreimodaa y ai muuiadu, ai aeseopeio ae
ver sus micnwros uuucaaos.
lia solidaridad lio tiene mas que
un camino, el aei cerebro al cora­
zón : una soia rey, ia iiiconmenouiabie de la naturaleza. Es Como ei sol,
que mas ano que las mas artas mon­
tanas, vierte soore ia uerra sus ra­
yos ae áureo poivo, y desde la njsroa que se doo.a al respuar de una
rnaiiposa üasta e ‘ lome centenario;
desae el inseaio microscópico ai pa­
quidermo y uesue el u.no que por
prirneia vez desaíra la ruz nasia el
nolnore, uer.cn uereCno a ei. toaos
son pu. te der i d d d universal e in*
nntto.
Ea ¡Solidaridad es ia interpretación
de un scinrirriemo iioo-c
se manmesia nas.a en er mas ru.n de ios
honiDroS- ¿v^U'eii no socorie.ia al ni­
ño que eu ei sueio, iroroso, torpe­
mente se deoate /ara levantarse r
tque semim«.n.o es oste que nos con­
vulsiona y nos rmpuisa instintiva­
mente, como tocados por un resorte,
a socorrer ai aeoil t e s de este sen­
timiento sin nomDrg que lo defina tu
ley que lo contenga, que emana ló
que llamamos «Souaariuad».
S.
1. A ., sin exageración ni des­
varío, es ia soia Organización que
se ha inspirado en este principio, da­
do torma y vida a este sentimiento
solidario, eu carácter internacional
es ei sentido Universal; Su matiz
antifascista es la afirmación de que­
rer som reposar en ei seno de la
iibe.tad. suiriion kiD A D I in i E kina U O N A L AN TIFASCISTA podría
hamarse tamo*én c-ON f RATE k NÍD.-.D UNIVERSAL DE APOYU
M uTUO.
Fero si verdad es que este senti­
miento es innato en el hombre, v e r 1
dad es que existe otro sentimiento
diametraimente opuesto: el egoísmo.
Al igual que el primero se patentiza
en el ser más bajo, el segundo se
mamnesta en el ser más noble, y ro
que es desgraciadament* más ver­
dad todavía es que el egois.r.o prima
a la generos-daa, he aquí *1 monta
da giaiiito que se opone a la marcha'
de S- I. A., y como en la fábula,
S. I. A. tiene que ¿er la gota pa­
cienzuda, persistente y lenta que tra­
ta de quebrar la roca.
P. VAQUE.
(Seguirá).
L a Comisión de Cultura y Propa­
ganda dg Ja Federación Local de
Touiottse presentará en breve lf obra
«Nuestra Natacha»,
El M éé Mario ysusproblemas Espectáculos
(Viene de la primera página),
Capital» de Carlos Marx permanecerá completa renuncia del Movimiento
tivar una müitancia de élite, capaci­
.Libertario a sus hnaUdades: la des­ tada y preparada para todo evento.
como ed-ucio analítico ’dei régimen
y de ia economía burguesa- Y remon" trucción uei estado y ei eátaDleci- Labor ésta a realizar durante la tre­
micnio de un oraen social basado gua ODUgada que deberá concederse
tañadnos aun más, ¿quién negaiá el
suore ia Yibenaa política y la igual­ a ia República, cuando se restablez­
valer de «La Ciudau del Sol», de
L-ampaneiia, de la «btopia», de To* dad económica, SuDre la federación
ca en españa.
mas moro y de ese augusto princi­ y el iüore acuerdo, y sobre la orga*
Creo sinceramente que, sobre es­
nizacion de iá producción y del con­ tas líneas generales, podemos llegar
pio de socialismo contenido en toda
sumo por las masas productoras y
ta obra de Samt-Sunon y de Fourier ?
a una coincidencia total ; que, apar*
No nacemos hoy. Filosófica, econó­ sus organismos propios: los Sindi­ te aquellos guiados por simples aor
mica y politicamente tenemos unos catos.
bidones peí «males, lo* militantes tú
ic»i mo que el Movimiento Liber­ momento desorientado* y que han
orígenes quu hemos de reivindicar y
a ios que nomos de vOiver la vista
tario ha ce consolidar su unidad in­ creido indtspensaoie con L V \j ia >
siembre, t.nr qucc-éndo..ost como ín'
terna, «matizando las inquietudes ae nea política imdaua en 1 ^
vei” «sus multantes nacía tarcas construc­ rán de su posición y se saut'v<o-.
niviQuos j como idea», con .Ouas «ís
,e cmnes u.ariHs ue la experiencia y
tivas, tauzanao tas gt andes lincas de como me siento yo, con el ttm* Jouna uODie acción srmunanca, que in­
Úw xa realidad.
brecogida y aDrumada p o la gian, es por esa capacidad magnihea
terprete y resuma lo que noy es as­ deza y ia dignidad de la tarea que
piración general: un pian de retvin*
oe observan ón, de asimilación y de
nos incumbe y que debemos impo­
enriquecimiento constante y perma­ dicaciones posib.es e inmediatas,
nemos: nacer de la C .N .T . y del
nente, por ta que yo s.ento una tan, soore cuya realización condicionar
Movimiento Libertario e-j>añoi una
gran admiración hacia Bakunin, cada
nuestro apoyo circuns.ancíal a la Re'
fuerza y, un instrumento ejemplares
ata mas actuauzaao por la realidad y
puolica y nuestra entente con los de­ para las masas oprimidas del mun­
por Ma.atcsia. su heredero directo.
mas sectores obreros y democráticos, do, irradiando una influencia tan de­
¡ Cuántas vece6 t.e pencado: ¿ Cuales
y un programa para el establecimien­ cisiva como tuvieron las FW * ema­
habrían sido las reacciones de tsaKU- to de un nuevo orden social en un nadas de la Revolución Francesanm y de Mal atenta an.e el momento
futuro que no puede determinarse en
Firmeza y segundad en los pasos
i^ue vivimos? Y siento su falta, el
ei tiempo, ya que su proximidad o
vacio que su ausencia nos deja, aun­ su lejanía dependen cíe innumerables que demos; claridad en la visión de
que en oíros nomotes (.Nettlau, Koc" facones, pensando siemr re que nos- los problemas; sentido de responsa­
bilidad en ei planteamiento y solu­
ner, Co.neüssenj, reviva aun hoy
Oltos podemos y debemos intervenir
su espíritu. No obstante, como sien o activa e internacionaimente en fa ción de ios mismos. Ni fuerza ¿jtr
también lo que podernos llamar mu­
creación del clima que posibilite el mesticada y encasillada dentro V*.
las prácticas reformistas, ni movi­
dad de la esp ecie, e digo que como triunfo de nuestros ideales.
miento expuesto a la provocación y
ei niunao no empezó con ellos, con
Lonsmero que La l .N.T. y el Mo
los saltos de humor de unco y
euos tampoco asacará y que otros
vimiento Libertario, largamente ma
Otios. Una disciplina interna s a w a ;
nombres, o jo s valores, aún inéditos
duradas por las lecuiones de la His
una metodización de las «tipas uta
o aún no nacidos, continuaran su ooia
t-ria y de la experiencia directa, no
innextoiiidad en la linee a -egoir,
y atesó.aran ras m‘sn.as cono.clones,
deoen ser hoy juguetes de nadie, y
fiei
a io petenne nuestro, 1 -o mor
promanándolos y prolongando el
que deoen sei fuerza efectiva y dé­
te, minante en los destines de Espa­ es la t-erra sobre que Se apoya y
luealcreo haberme expresada con bas­ ña, representando e interpretando se levanta nuestra fuerza: 'a deienmás auténticamente que nadie el sa y la interpretación 'e ios dere­
tante cianuad Sin embargo, resumiré
nu pensamiento, la mea madre de es­ pensamiento y la voluntad populares. chos y los annelos de la* jn » s* pre-"
tos tres artículos, en una Drevo sín­ Para el.o precisa crear una fuerte ductoras.
conciencia en la masa obrsra y cul­
tesis :
F ederica MONTSENY.
Estimo que el Movimiento L íb e r
taño, y al oecir esto me refiero por
igual a sus comités que a sus indi­
viduos, debe mantener una posición
de fidelidad a los principios que le
dieron vida y a las tácticas con ‘las
cuales se ha hecho su fuerza y que
son su tuerza. Y lo estimo csi, p o r
que considero que nuestras ideas no
«PROBLEMAS DEL SINDICALISMO Y DEL
han iracasado, por cuanto no han po­
ANARQUISMO»
dido ser ensacadas, y núes,ras tác­
Por
JUA!\ 'PEIRO
ticas no tienen por qué modificarse,
por cuanto los hedi-s nos han de­
Se lia puesto a la venta esta o b ra que liace tiem po es­
mostrado que todo movimiento popu­
taba agotada y donde se reflejan las ideas fundam enta­
lar, de masas, ha oe ser un movi­
miento de oposición y de lucha, si
les de nuestro m alogrado com pañero Peiró, asesinado por
quiere ser eficaz y mantener vivo el
los
fascistas, uno de los valores m ás firmes que La t e ­
espíritu revolucionario del pueblo.
nido la C. N. T.
Todo cuanto nosotios hemos venido
El volumen, de 64 páginas, va enriquecíd* p o r un
propagando y practicando desde hace
casi un siglo, ha tenido que poner
prólogo de Felipe Aláiz y u n epilogo de ViUaverde, tam ­
se en práctica en todas los países
bién vietima del fascismo.
en dondo ha habido u»a fuerza po­
Su preeáe, 15 francos ejem plar
pular dispuesta a llevar un poco
auelame ios esfuerzos reivindi.ado­
res y los anhelos ae ¡ustiaia de ras
«EL MOVIMIENTO LIBERTA RIO EN ESPAÑA, FRA N­
masas explotadas,
CIA, AFRICA Y AMERICA
Conskiero que el Movimiento L i­
bertario ha de superar el dilema de
Precio: 10 francos
intervención o no intervención en la
vida oel Estado, reconociendo unáni­
«EL MOVIM IENTO LIBERTARIO A TRAVES DE
memente que las circunstancias que
SUS
PLENOS Y CONGRESOS DE LA COMEDIA, ZA­
determinaron esta intervención en
RAGOZA, VALENCIA Y BARCELONA#
19.,6 j9 lian desaparee, do y que nada
justifica y aconseja la continuidad de
Precio: 6 francos
v
una posición que, dadas las caracte­
Editorial M. L. E.
rística* actuales, representarla la
Pago adelantado o a reembolso oon el 20 % de descuento
eo pro de la
Espasa «pina
Organizado por la Delegación es­
pañola en el üonsejo Nacional ae
8 . 1.A. y en conmemoración de i*
República español*, tuvo lugar ei
domingo t* de abril «i primei es­
pectáculo «En Ero ae -a Laxans
svpruuica», a, abjeto ce retamar .011ÚOo con este »n tSeuc-at u c nueSt gestión eu el deotteiiO,
La LLmpauia utam-aca ae leca
ío ivieuge regiese uta, cu el taajil „
de ta Luisa uet iraca,o uc I oulu.
Se, et- drama popular ae juaquin 1.
cenia «yuan yose» y, como fin ce
fiesta, el juguete rom-co uc Euriq. t
iviauuei «Los Lon idos».
¡s‘ admuaole tue el trauaje de
Moage como actor, no lo es menos
el que na realizado como director,
logranuO organizar un grupo uramí
tico dunde a lo» artista» profesiona­
les acopio un pequeño grupo da atfc onauos que actUanuo por vez pri­
me, a, vitgenes ue prejuicios artísti­
co», uau ya ut seus-acion «e píete
siona.es y de tos ouenos.
m on.e y tian Jonéj arrancó, cen­
en esposa rts.ension jm aau, un nu’fcaan de aplausos que intcrrumpic
-un su actuación en varias escena,t'ero «ue otro gtan éxito suyo, ra­
llado y aumude, de directo, p_cit 1
te debe quedar ce iStieve an.e tod
Ascensión ju.auo ti» lira, u-zu utu
creación, l. s un rjemprn ae n a s a l i ­
dad— esa pretina an poco usaua ne­
ta nuestro teatro—, de tacilioaa a>
itcit, ue dominio de todos ios ins­
tantes de su papel. Cuida «1 detalle,
amás se ausenta de ia escena y hace
le su trabajo la pertecc.un del artí­
fice. Ni una disc-epancia al juzgar
su arte por el púi-tco, que la aplau­
dió a rabiar.
Ascensión Monge (Rosa) domini
la mímica, y t* lástima que una c i.
sis de afonía hiciera dolorosa t -.
actuación. Agradezcámosle su sacri­
ficio en favor de nuestra obra de c ilidaridad.
José Ramos (Andrés) y Solé Rui ’
(Toñuela) dieion vida a una pareja
llena de simpatía. Comienzan su ca­
mino teatral por donde otros no lo­
graron terminar. Y lo mismo Láza­
ro Ezquerra, que encarnó el «Cano»
a la perfección.
Loe demás ceatríbuysren, «ebria i
y acertadas, al resultad# fie con­
junto.
En «Loe Cerrifioo» 1* famiMs Mon­
ga alcanzó «tro fixite. Aquí fiestac:
Teodoro Moage, ereande un pape«bohemio» de «ana comía.acd, s.
abandonar la buana escuela, sin car'
un Suio instante en la grosero a l ar
lo ridicu-. \ Demostró, pues, au can
dición de actor completo.
Presentó el a-to nuestra compafiero Gregorio divánLos beneficios recaudados han sida
entregados pata Ayuda a España.
El publico salió muy contente.
Esperamos ver de vez en cuando
está* mueJEtraa del buen arte popu­
lar dramático español,
6
ü
t
Los escritos postumos de Juan Peiró
EL F E U iQ DE USER E l EL F E S I S
1
¿Se ha m lexitnado acerca de cual
va a ser La situación de España, s.n~
guiarme ate la de las clases laboi ,osas, si termina,- út guerra ¡> Las c'.ifieuhedfcs de atora aeran abismos en­
tonces. ¿iluten r.u lo ve asi ?
Ea güeña ue.oia. hunde, de tru/e
impiauabiememe lo que tiene (le uá'
sico y ae vi.al ei complicado ipa ato
ae nuesua Economía. En el oí don in­
dividual se dan casos en que uu in­
dividuo empoureue ver.i-a.n ente, p-10 os a menuao que ese ín' ivierno
liada inmediamente su cen io de gra­
zn ad y rehace su eco ñora.; con rapiue¿ vert,gin-sa; todo os cuestión
de suerte o de la cantidad de escru­
pulós de ese individuo. Fn el orden
colectivo la rapidez do empobrecer
esta en relación ‘m e r a a ‘a posi­
bilidad de re..aceise. on país que
tía consumido la ma o.‘ parte o la
totalidad de su pat..mcn‘o en una
guerra como la nue t a, es como un
cueipo enferma cuya i onvaiccenua es
mas peuusa que la mutna enfermedad.
LaS guerras tienen ta v.rmd, cuan­
do no qc destruirlo todo, de desor
ganizar todo t quedo que no forma
paue ue ia „uerra misma. Las irr
duSixias civi.es, tan mués a la guerra
como ias que se dotucau a la pro­
ducción ce material bélico, tienen
una economia destinada a arruinarse
en su base en holocausto a la guerra
y a las industrias que le son comunes.
¿Para qué argumentar sobre fenó­
menos que no son tal, p_esto que sen
fatalísimo resul.ado de todas las gue­
rras? ¿Queréis decirme cuál de las
naciones autoras de la gran .guerra
se libre del empourecimlento económ.co al Salir de e.la ? Las vencedoras
salieron casi tan arruinadas como tas
vencidas, y es que un país en gue­
rra, por mucho que improvise y cons­
truya industrial y económicamente,
destruye muchísimo más..
loa perspectiva de une España en
la paz es mucho mas negra que la
que >(i o¡,'«-.ce durante la guerraEsta lo absorL.e to_o; no se piensa,
no hay que pensar más que en ella
y sacrificarlo todo a ella. Pero cuando
la guerra termine, haará que pensar
en la reconstru.ciin de la que ella
es.á destruyendo. Las industrias lle­
garán al final de la cruenta ¡ornada
sin bases económicas para recomen­
zar la etapa de reconstrucción. Como
la poMUa del Comercio de exporta­
ción no tiene raíces, porque es una
planta que siempre se cultivara a
precario, la baja de nuestra divisa
carecerá de compensación tn el ex­
terior y la importac ón de ma.erias
prima6, por consiguiente, hará mas
angustioso y d ficii el períoco da re­
construcción ce n es ra Economía.
Per otra lado, de pace a de nada hab a
de servirnos la baratura de la mano
és abra de es a u aque.la industria por
cuanto sus similares del extranjero,
por hal arse enclavadas en la misma
zona productoras de las materias pri­
mes necesarias, podrán saturar nues­
tros mercados interiores de produc­
tos más ta"5tí’S que los do produc
«ióp Bacterial, U paratassen ««usi
nas de ellas habrán de desfilar em ­
de nuestras industrias, que, aparte ce
la restricción de .os pt opios merca­
dos interiores, no tienen otra causa
quo las dificultades monetarias que
sa oponen a la iir;poitsc»ón de ma­
terias primas, en ia yaz no lograre­
mos darle una inmqd‘a a solución de
continuidad. i,a ueprecia.ión de mies
tra peseta sera una d.flcuitad para
largo piazd. Para los artículos de piro
duecicn nacional 100%, la baja de la
potenc.a adquisitiva de nuestra pe­
seta será apenas tnlperc^pcio-e, al re­
ves de lo que ocurriré, c-mo ya su­
cede ahora en cuanto se trate de
importaciones, ya Sea de ma.erias pri­
mas o de productos maim.actu. auos¿D e que pueden se. v.m es las ri­
quezas na.uia.es ce ..ue.tro subsuelo,
que es inagotable, si carecemos de
eLmentos paia su ..a sío.n.aoiou t Es
evidente que esos e.ementos ex.sten
en España, peiu no es menos cierto
que pertenecen a Empresas extran­
jeras, el ínteres de las cuales no tras
ce nde de la órbua oe e.las mismas
como entidades industriales y como
representantes de capitales de otros
países. Da economía na.ional naaa
gana, artes al con.ia.io, p.erde muerro
-aa ia ralla da esos e.ement.s de
transofima.ton oe n-es.ras íiquc-as
mineras, ya que una buena par.e de
ias mater.as primas que España ha
de importar de allende las fronteras
son oriundas de nuestras minas. Los
productos bás.cos se pagan aquí <-ual
corresponde, según fuerza de la cos­
tumbre, a los países «emicotoniza-,
dos, en tanto que la importación de
esos mismes productos, ya transfor­
mados. hemos de paparla con diferen­
cias extraordinariamen e contrarias a
nuestra Economía.
¿Para qué continuar señalando !«s
fallas de nuestra Economia, si algu­
éritamente por estas páginas?
Yo trato de prever desde ahora lo
que luego habrá de ocurrir. El gi­
gantesco esfuerzo ce levantar la Eco­
nomía nacional seguirá uu paralelo
de sufrimientos, de privaciones, in­
cluso de hamore, y se trata de adop­
tar todas las previsiones con vistas
a que ia etapa sea lo mas breve po­
sible y, sobre todo, para evitarle al
Pueoo la ca.da en un régimen con­
tra et cual lucnamos cesde hace dost
años.
— O —
L a vieja creencia en que los pucr
btej namoricn.os ton ios mejor prepaiauos para ia ope.ac.on de tevuiuC'Oi.es de upo toc aUaa, ha taliauo
es.rcp.to.amei.tc. Eso era una veraad
muy relativa en la era del premaquinis.no. En ei s g ‘o de su Majestad la}
maquina, da Ja s auaaru.z.cion, ue 1.1
grai producción en strie, los pruabios,
hambrientos son la materia prima de
que se .o.nian y nu..tn los tis.emas
fascis.as. Con dec-r e-«o no hago más
que repetir lo que ya se ha dicho y
comp.obaco hasta .a sac.eda.:. M í li­
mito a re c j.d a i.j si., tie.esteaa de
reforzar mi tes.s con las eocuentis*ntas experiencias por que pasan Ita­
lia, Alemania y otros países de amDOs
continentes. Los regímenes fascts.as
Úenen una única base : la penuria eco
nómica de los Estados y el hambre
de los pueblos. Nada tan fácil de
explotar corro la sensibilidad de un
pueblo famélico ; Cualquier aventu­
rero a s.e'cio del ca, itali.mo es capaz
de llevar ¡as masas populares a su
propia esclavitud. Basta que su dia­
léctica logre hacer comprender que
el pan se con ••.lista con la renuncia
de la persona dad y de la dignidad
EL C O N G R E S O
de Locóles no ha sido
■*
• J•>■. . • •■ »-/' , >> . V I•L>
*•. •
.».'•> *i< • •. ■ -
.
aplazado
A pesar de que el Secretariado del C. N., en vista de
las dificultades surgidas a ultim a hora, se vio precisado a
com unicar a las Regionales el aplazam iento de la celebra­
ción del Congreso, se siguen realizando gestiones tom ando
como base la fecha anunciada en p rincipio; lo único que,
tal vez, hqbrà que modificar es el lugar. No obstante, se
recom ienda a todos que, para k >9 efectos de desplazam iento
y todo lo concom iente al Congreso, se esperen nuestras in­
dicaciones.
EL COMITE NACIONAL.
Touíou&e 19 de Abril de 19-45.
1
individúalas y colectivas, y zse, re­
pite, e s lácil de conseguir en los
puentes cercados por ei hambre y ia
misaría.
Y este peligro lo tiene en puerta
el proletariado español, y yo digo q .e
sólo en éste yace el remedio centra
ese peligro.
Ei ínteres de la guerra, máxime si
se trata de una guerra por la U ner
tad, prepone toda suerte de aecesidí.aes materiales de tipo mdivruual.
El haniu.e y L s priva-iones de todo
géneio son ahogauas por el impera­
tivo espi.iti.ai que nos empuja vale­
rosamente na.ia el trienio y a la conqu-sia de los valores superiores y
universales, t ero teiminada la guer­
ra, y aunque e..o imp.ique .a mas
cruel de las paradojas, ia vida de 1-s
españoles no tendrá ut.o ob.eto su­
perior a la muterialicad de su propia
vioa. Aunque resude dura la com­
paración, el común de loa españoles
narán lo que los caoallos, que, des­
pués de una larga y penosa jornada,
llegan al establo sin más preocupac-un que iá de conseguir un repleio
pesebre • . .
Si ia víoa de los españoles, en la
etapa de reconstrucción, ha de ser
reculada por «as instituciones estata.es ai margen de un conc erto muy
estrecho con los Organismos úei pioieta.‘ ado, por oten que aquellas io
hagan, siembre haorá un di «ore.o en­
tre ambos estamen.os de la vida na­
cional ; y es eso lo que habremos ao
evitar mañana, pues ue ese divorcio
sq aprovech-n los aventureros a suel­
do ael capitalismo pata llevarse ae
ca.ie a ras masas populares y hun­
dirías en ia esclavitud política y en
el embrutecimiento m.ral, e.onónu-o
y social.
De am que yo estimo que los go­
biernos de Upo nacional, si pr-cLos
son dorante la guer.a, íuu.hisímo m .s
lo son en la etapa qne la s g u e ; es­
to es, si la C .N .T . puede justificar
plenamente su posición gubernamen­
tal, será Cuando colabore incondicioca.men.e, un.vernalizando sus activi­
dades, en los Gobiernos llamados a
reconstruir la Economia nacional.
'i amo más que áho.a, entonces seran
necesariamente precisos ios Gobier­
nos ae treme Popa ar.
La reconst.ucc.cn de España nq
debe ser in.entaua -on procedimien­
tos uui.aterales, a cuenta dei prole­
tariado íeaucteo a bestia de1 carga.
Ha de hacerse a cuenta de todas lad
clases sociales y a beneficio de todo»
ios españoles, estableciendo uaa
especia de xenofobia racional par»
aplicarla inexorablemente a toda» las
t u...as y en toaos ms aspectos ce .a
Econom.a. S i así no se h.ciera, no»
hallaría ..'Os iumed.atameme e.i pre­
sencia de los glandes conflictos so­
ciales, los cuales, cuisifcóue o no,
liarán más larga y penosa para todos
la etapa de vecon'.tracción y trillarían
el cambia que fatalmente nos habría
de co.iuucir a un régimen de d.ctadura
totalitaria, el mismo o peor que el
que propicia Franco con la ayudp de
los .grandes bandidos internacionales, ,
y
i n
e g r s ii f i
r e
p
o
r
t a
g
e
c fi@
O
r e
n
i e
r
No parece que los A liados quieran
precipitar la calda de Franco
Publicamos este repor
taje aparecido en «Com­
ba;», continuación de o ros
dos también interesantísi­
mos y que la taita de es­
pado nos obliga a omtt r.
Frontera española, abril.— Hemos
hablado del aislamiento en que se
encuentra la España de Franco y
cómo busca evadirse de él por todos
los medios. No hay mas que los es­
pañoles del interior que sutren pm
en so,ejad a la que su país les con­
denaron. Los actos de los emigrados
revelan la preocupación de íomper
este silencio y de hacer oír una voz
española en el condeno de las na­
ciones.
LA
LLAM AD A
DE
DON JUAN
Desde Londres, don Juan ha lan­
zado una llamada invitando a Fran­
co a que se vaya. Se puede pensar
que es;a voz no sea cualificada para
tomper el silencio de España. El
manifiesto del pretendiente ha ocu­
pado las lineas telegi afleas durante
Qos días; pe o cuito no ha encon­
trado eco en su propio país, no ha
podido tener una impo,tancia inter­
nacional.
No p.dia ser de otro modo. Si se
le tuvo descartado desde 1939, don
Juan se de-calificó por su conaucta
durante la guerra civil. Combatió en
la-Marina franquista y llevó la ca­
misa de Falange. Dos errores difí­
cilmente reparables. De otra parte,
los partidarios españoles de la mo­
narquía no han testimoniado nunca
un gran fervor por defender su cau­
sa. Se puede recordar, que cuando la
proclamación de la República en
1931 sólo se encon ró un hombre ca­
paz de no renegar del rey: el conae
de Romanones.
Los republicanos, ellos mismos,
sutren el aislamiento- Tratan de ob­
tener un reconocimiento oficial. La
partida de Prieto, líder socialista,
para San Francisco, donde será es­
pectador de la Conferencia, es la
más reciente manifestación. En efec­
to, si los republicanos dicen por dig­
nidad que quieren resolver la cues­
tión por sí mismos, ellos saben muy
bien que los aliados, por su sola
acción diplomática, pueden conseguir
que se haga en España la economía
de una nueiva revolución.
L O S ALIADOS Y ESPAÑA
¿Q ué ha sido hecho haaa ahora y
Reconozcamos que las divisiones de
los republicanos españoles dificultan
una acción diplomática. Se cuentan
en la emigración treinta y cinco p ar
tidos u organizaciones, al menos, y
que están muy lejos de entenderse.
Rehusar a Franco un puesto en
las Conferencias internacionales y
proponerle un reemplazante: tal pa­
rece ser la conducta de los aliados.
So pueden observar don hechos, In­
glaterra, a quien lo» aliados parecen
haber dejado tola inicia,‘va de la
cuestión española, s© muestra favo­
rable a una restauración monárqui­
ca. Se ha visto que este proyectó
se.á difícilmente aceptable para los
españoles.
l o s Estados Unidos, si bien no
han mvitaao a España a San Fran­
cisco, se han opuesto en la Confe­
rencia Pan-Americana ce México a
que .os países de América rompían
ton tranco.
Esto indica que el plan de los
aliados, si bien condena el régimen
a.tual, entienden no precintar nada.
No precipitar nada. Es a fué Jal
consigne propagaba por Negrin en su
v,a;e a F,ancia. Loin_> e. eo,tor pasa
por tener la simpatía de; Gobierno
soviético, aparece a les ojos de al­
gunos que ia U.R.E S. So adhiere a
los planes ingleses y americanos «n
su modelación misma.
CONTRA EL ESCEPTICISMO
Dicho esto, ¿cuál será el Gobier­
no del porvenir?
cepticismo— dijo é l — ; hace falta,
por tanto, continuar la lucha, inclu­
so si se ha perdido la fe, para los
No carece de interés considerar ot os. Se puede haber perdido toda
la confianza en los hombres. Pero
que numerosas personalidades espa­
queda alguna cosa: la idea.
ñolas refugiadas en Francia queaan
V añade un poco después:
voluntariamente borradas desde hace
seis anes. ¿Se rescivan ¿ara el ul­
— Les hombres que nos opongan
timo momento? ¿Han sida ganadaásu escep.icismo, los abatiremos.
por el cansancio y e: escepticismo^
Estos propósitos parecen ser un
que yo he creído discern r en Espa­
poco demas’adó a lo Malraux pa a
ña, que nosotros conocemos bien 'en
ser completamente ciertos. Con ios
T . ancta, y que t.ende su desolación, españoles ias palabras son siempre
soore todos ios países que han vi­
bellas. Pero mi compañero tenía una
vido «el tiempo del desprecio»?
sonrisa de amargura y una mirada
He aqui una confidencia qua mje
harto sincera para que no hubiera
hijo un es, anoi .0 más paiecido a más que literatura en su caso. Cuan­
lo que nosotros llamamos un resis­
do mas, se podría decir que tenis
reacjior.es de intelectual- Pero ellas
tente. Hablamos de esta burguesía
íepuulicana, c.n.e.vaao.a, poca detierden al mismo s-ntido que los
.seosa de camoio, escépt ca ante
sentimientos de este pueblo ago.adí­
todo.
en el cual bro.an |já y a‘ lá algunas
— Es fácil dejarse tocar por el es­
llamas de esperanza.
ta£Be£S8SBBCS3X3 t5B33i&a
«Monarquia? Hipflbiíco? Catalunya!»
La célebre frase de don Francisco
Cambó vuelve a reflejar el sent.miento político, totalmente aldeano,
de algunos catalanes.
¿ Repübl ica ? ¿Monarquía ? ¡ Cata- '
luña!
Torpe expresión, propia de un
deslían apado espiritual al servicio
de todos los in.eresss bastardos.
Y es que a don Francisco Cambó,
oportunista y egoísta como nadie, no
le preocuparon nunca ios recios va­
lores espirituales del pueblo cata­
lán : su ün.ca preocupac.ón, mas
que preocupación, obsesión, tue
siempre ser el amo y señor de Ca­
taluña. Y lo consiguió. Consiguió
dominar a Cataluña desde el ocaso
de don Alejandio nenoux hasta el
14 de abril de 1931.
¿Y qué suced.ó en Cataluña du­
rante la dominación de con Francis­
co Cambó?
Sucedieron muchas cosas vergon­
zosas, trágicas, espantosas, que, por
lo visto, han olvidado algunos repu­
blicanos catalanes, cuya personali­
dad fué acreditada, en momentos de
entusiasmo popular, por el pueblo
de Barcelona, después de haber te r
minado con la dominación de Cam­
bó. ¿N o os acornáis? Nosotros no
lo hemos olvidado..,.
El espectáculo era emocióname.
For todas las calles de la gran Ciu­
dad Condal, que es orgullo de Ca­
taluña y de toda España, afluían a
las Ramblas miles y miles de ciu­
dadanos gritando: ¡Visca Maciái
¡Mori Cambó 1 (¡Viva M ad ál ¡Mue­
ra Cambó 1) Y así bocas y horas, dias
y días... Y e* <¡ue el pueblo barcer
lonés, al terminar con el poderío de
la Lliga Regionalis.a y de sus agru­
paciones satélites, vió rotas las ca­
denas que le a enazaban al egoísmo
impla:ab-e de ia burguesía cataiana
de aquella burguesa sin esciúpulos
y sin entrañas, que un día organizó
los «Sindicatos Llores» y otro dia
entregó toda la tierra catalana a la
voracidad de los generales Martínez
Anido y Arlegui.
¿ L o habéis olvidado? Así pare­
ce cuanao, en estos momen.es de­
cisivos para la reconquista de nues­
tras libertades, enarooiá s la bande­
ra de la unidad politica da todos los
partíaos catalanistas.
¿Q ué pretendéis? ¿Pre.endé.s re­
sucitar a los que fueron muertos y
enterrados por er pueb.o de Catalu­
ña en ias gloriosas jomadas dei 14
ae aurd y del 19 de julio?
¿N o veis el peligro que supone
pa.a vosotros, repuDiicanos de Es­
querra Catalana, e¡ pretender resu­
citar a los hombres de los partidos
reaccionarios que no sirvieron jamaí
otros intereses que los ae la igle­
sia, intolerante y b.utal, y los üei
capitalismo patibulario?
¿ C s habéis olvidado de que las
libertades de Cataluña desaparecie­
ron al desaparecer la República, y
de que los hombres de. la Esquerra
Catalana lucharon el 19 de Julio
junto a los hombres de la C .N .T .,
en Atarazanas, en el Ebro, en el
Segre y en tierras de Aragón y de
Castilla ?
¿N o comprendéis que pr.ra que
Cataluña recobre su libertad hay que
recobrar la República?
¿República? ¿Monarquía? ¡Cata
luña!
No. Esa no puede ser vuestra di­
visa. Esa es la divisa de los ene­
migos del proletariado y, por lo tan
to, de los enemigos-de 1O3 más sa­
crosantos in.ereses efe Cataluña.
No hay duda de que es seductora
la sugerencia de Londres: «¿Se
opondrían ustedes al restaDiecimiento de ia monarquia, si ésta recono­
ciera de antea,ano el Estatuto otor
gado por la- República a Ca.alufia?»
Seductora es ¡a proposición para
los que ciiran sus esperanzas en vi­
vir para ver-., yero no 10 es para
les republicanos, ni para los s-cialistas, ni para ios hombres ce ia
Comederacicn Nacional del Trabajo
y de la Unión General de Trabaja­
dores, que luchan hoy, unidos, en
Cataluña por el restablecW en.o ae
la República, con tanta o más fé y
heroísmo que lo hicieran el 19 oJulio.
Por otra parte, ¿de qué serviría
vuestro beneplácito ?
Cuidado, amigos. <
A la hora de la verdad, es si pue­
blo el que otorga poderes o los anu­
la. Y la hora de la verdad se aprc
xima...
¿República? ¿Monarquía?
Para los hombres amantes de la
libertad, ^no hay dilema.
Ni lo .uo para el millón de ciu*
dadar s que derramaron su sangre
en .-.a.ocausto de la República es
pr.ñola.
Fernando PINTADO.
C M T
El callejón sin salida I Las
M ientras la cuestión de Polonia suscita de día en
día más difíciles divergencias entre los aliados, hasta no
divisarse la m enor posibilidad de acuerdo, la d» Es­
paña se diría que ha tenido la virtud de inspirar a to­
das las potencias una actitud curiosam ente sem ejante:
la indiferencia fría y el olvido voluntario.
Estos días ha iniciado sus tareas la Conferencia de
San Francisco, en quo van a debatirse al propio tiem ­
po. en una mezcolanza extraña, los principios políticos
v los apetitos económicos de los diferentes países im ­
plicados en la contienda actual. La Argentina estará allí.
La Argentina, que ha dem ostrado am pliam ente, sin dcis r lugar a ninguna dnda, sus sim patías p o r la Alema­
nia nazi. P ero no estará Esnaña, la verdadera Espa­
ña. la rpte eontnvo durante tres años la avalancha ger­
m ano-italiana; la que dio tiem po a las democracias,
al nrecio de un generoso tributo en sangre, para prep a­
rarse con vistas a contener el asalto que debía seguir
al aplastam iento d 'j pueblo español. No estará España
T es m u r posible que ni se bable siquiera de España,
i
En el mundo, sobre todo en Enrona. Turban dos' in ­
fluencias' potentes: la que quisiera ver estabilizada una
situación nolPiea de tono moderado, a ser posible baio
el sim o de las coronas, v la míe se emneña tercam ente
en im poner sistemas de gobierno cortados al natrón so­
viético. V la «desgracia» del pueblo español le viene
de no ser ni m onárquico ni comunista, de pretender mo­
d u lar su vida serum principios, ideales y formas ajenas
o dictades extraños.
La indiferencia, el vacío que se hace a la tragedia
española, no es en el fondo más que un elaborado intento
de ab atir el orgullo español, convenciéndonos de (pie
necesitamos someternos a la tutela de unos y otros—o de
los unos o los otros separadam ente— si queremos salir
de este anarente callejón sin salida del fascismo espa­
ñol y la sordera internacional.
. ' A fuerza de re p etir—como liemos hecho v debíamos
hacer—que deseábamos evitar una nueva guerra civil,
bay por lo visto quien ha, creído que lo sacrificaríamos
todo, basta nuestra independencia y nuestra-‘dignidad.'
n una solución pacifica. Es el eterno erro r de los que
quieren inz■'*>••
carácter español secón premisas ge­
nerales. obsliiiáudooB en uo darse cuenta que bav algo
peculiar en nosotros, que im n ír^ a Cervantes y forjó e! :
alma de Ribero, del Em pecinado, de D u m iti.
Hemos deseado una solución pacífica, y creimos—y se­
guimos creyendo—m íe '1 era posible evitar a. Esnaña una
nueva efusión de sangre, ya míe a nesar de las lecciones
confitantes de la historia, confiábamos en míe el honor
tenía para todos la misma calidad inflexible. que tiene
nara Esnaña. Pero ningún español ni en las rreñstnlas
de Franco ni en tierras ex trau ieras. com prará iamán sn
bienestar al preçio de concesiones que puedan hum illar­
le u obligarle a doblegarse ante soluciones indeseables
y turbias.
I
Y sin embargo, nada podrá evitar qué España v u e l­
va al
camino
del que
desviada
Pero
entonces
no fué
se podrá
reppor
ro chel
ar fascismo.
a EspañaPorsi
Ç ’s si g¿ nos niega el apoyo del m undo democrático,
se reafirm a aím más en su escepticismo frente a las de­
si
se nos quiere
condenar
perm anencia
claraciones
de hum
anism o,a una
de liberalism
o y indefinida
de anti­
en este punto m uerto actual, el pueblo español apelará
fascismo de las Naciones Unidas, v si trata de re h u ir
a sus recursos propios, aunque éstos representen un nue­
mañana- una am istad que h a b rá brillado p o r su ausencia,
vo v abundante derram am iento de sangre.
t üiiífeiwalii^BW ç «3 I w lö s a r e B ie r 'a »
Asambleas de conjunto
Les Clavaux (ísére) ,
M a u r i a e (C a n to !)
El domingo, 25 de febrero,
s* celebró an Le» Clavaux
(Isére) una reunión de con­
junto C. N. T-TJ. G. T, or­
ganizada y presidida por d
Com ité de Enlace Comarca]
del Valle de la Romanche, a
la que asistió la casi totalidad
de afiliados' de ambas sindi­
cales.
El Comité te propone inten­
sificar estas reuniones, qu»
además de estrechar los frater­
nales lazos que nos unen, sir­
ven de base educativa.
U. G T. en M auriac (Cantal)
nara 'a formación del Comité
de Enlace, después de mías
breves palabras del com pañero
lu en g o , mío preside el arto,
exponiendo ]n necesidad y con
veniencia de la formación de
dicho Comité, y la interven­
ción de algunos compañeros,
se pasó al nom bram iento ctél
mismo, quedando compuesto
como sigue:
Otarlas L'.‘
Luengo y Celestino Vega,
TJ. G. T .; Suárez y Antonio
H eredia, C. N. T.
Lo (pie se pone en conoci­
m iento de las dos Organiza­
ciones y de todos los com pa­
ñeros.
El muchacho tenía alma de círioc©. Todo el ene lo conocía d» ver­
dad le pso'esaba l’onda estimsc'ón.
í^u v’ da era un leiMo de «sufrimien­
tos’ v nrivariones. Sí n·, "de en pgn_
tim!entns, erende, asimismo en con­
vicciones. El dolor l o hizo fuerte y
la honradez i-co r,·i<otï'rie. Muchos
intentaron araSar’e. pe-o ñadí» lo-ró
cuo noasf-o héroe fv ie s e eí mía Ii_
cero rnS"uñr>. Su estantía Cristina
v clara como gi R-l producía ful co­
re- túmionaoa. Pero cierto día se
traslarfó a un lunar env-el’o en tec't-'o-í^adeo rPohr- hermano nues­
tro 1 Eí ereía e” eontrarre e-'t-e hom­
bres v se h'hñ rodeado de r” flanv.s.
Pitee no tuvieron en c"en‘a u p vir­
tudes v lo ataea-ori sin piedad. He­
raldos de 'a ealumnla, rceroenarios
c'c la erial” e":etos de la más inde­
seable nrncedencí» llenaren el amhicn>» de es'f!rnJas in'a”rias. AL
"ide” crevd a los agentes de 'a mal­
dad. y lo nue no pudieron lograr las
remisorias de p»'icía v el hambre
estuvo a pun‘.o d* conseguirlo la e s­
tulticia v la niinoad
T,a atmósfera do arme1 centro dosfi«tirado. oue otrora fué crisol de pure’ a. favoreció roomen»áne'hien e los
flanes de' servilismo entrecruzado
con la amb""'ón. Desde l 0s tres vér­
tices Se lanzaron las flechas enven-_
cadas. Habla are asfixiar al rebelde
insometido- Era preciso desmelenar
al león. ¿Con ciué fin se h;zo todo
crio 0 Yo no he nodido averiguar Si
'as flechas llevaban marca. Poioue
el secreto v la consigna son como
los hilos bastardos y espúreos; son
como Don Juan, hábiles instrumen­
tos del poder, siervos incondiciona­
les del zorro rubio o del oso tccolo.
rau». Pero, i albricias!, la sunerchefía es’á en tren de descubr:rse.
Pronto es'aremos entre gente cono­
cida. Y. como es natural, entonces
ya no habrá .gente extraña en nues­
tra casa Ese día nuestro héroe vol­
verá a-, recobrar su grand eza.,^
,s1etiipTo.
. , '»■
wetlos.
R eunidas en asamblea gene­
ral las organizaciones G. N. T —
St. Eti»nne (Lo!re)
Gon verdadedo entusiasmo
se ha celebr udo la asamblea
de conjunto U .G. T.-C. N T,
presidida p o r dos compañeros
del Comité de Enlace, sobre
el tem a «A ctitud de la clase
obrera ante laB m ejoras obte­
nidas en España d u rau të 'e l
periodo 36-39».
Después de la acertada in­
tervención de varios com pa­
ñeros. se acordó p o r unanim i­
dad dirigirse a las Ejecutivas
Nacionales respectivas in fo r­
m ándolas del sentir general do
la num erosa m ilitancia da St.
Etieim e, de que sea negado
por las dos sindicales todo
apoyo m oral v m aterial a cual-q uier G obierno que pueda
constituirse si éste no prom ete
cum plir y h acer respetar las
m eioras sociales y económicas
logradas p or lo s trabajadores
legalm ente, cuando éstos-, con
la- arm as defendieron la Itepíiblica.
Todos los compañeros, en
su intervención, hicieron re ­
saliar la necesidad de estar
unidos hoy y m añana, como
herm anos de clase y lucha,
sin zancadillas n i segunda in ­
tención, p ara im pedir con
p ro ntitu d y energía todo in­
tento de quien pretenda con
m aniobras de bajo estilo m a­
lograr *el triunfo que corres­
p o n d a a lew trab ajad o res en
¿sus detfspïfoa ïegftïïöOfl.
Descargar