Gadir y el Círculo del Estrecho revisados Propuestas de la

advertisement
Gadir y el Círculo
del Estrecho revisados
Propuestas de la arqueología
desde un enfoque social
JUAN CARLOS DOMÍNGUEZ PÉREZ (Ed. cient.)
mHA
MONOGRAFÍAS
Historia y Arte
.
Universidad
de Cádiz
Servicio de Publicaciones
Esta obra ha sido cocditada por la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa de la Junta de Andalucía, según Resolución de
la Secretaría General de Universidades, Investigación y Tecnología por la que se conceden incentivos a actividades de carácter
científico y técnico individuales de las universidades y organismos de investigación de Andalucía, en su Convocatoria 2/2009.
Esta obra ha superado un proceso de evaluación externa por pares.
Motivo de cubierta: Esfinge alada de mármol, hallada por Tarradell en Lixus y actualmente expuesta en el Museo de Tetuán
(foto del autor).
Primera edición, 2011.
Edita: Servicio de Publicaciones de la Universidad de Cádiz
C./ Doctor Marañen, 3
11002 Cádiz (España)
www.uca.es/publicaciones
publicaciones@uca.es
© Servicio de Publicaciones de la Universidad de Cádiz
© Los autores
I.S.B.N.: 978-84-9828-344-0
Depósito Legal: MU 844-2011
Fotocomposición e impresión: COMPOBELL, S.L.
Impreso en España-Printcd in Spain
Reservados todos los derechos. Ni la totalidad ni parte de este libro, ni sus ilustraciones, pueden reproducirse, transcribirse o
transmitirse por ningún procedimiento mecánico o electrónico, incluyendo fotocopia, grabación magnética, difusión a través
de internet, o cualquier almacenamiento de información y sistema de recuperación, sin permiso previo y por escrito de los
titulares del copyright, bajo las sanciones establecidas por la legislación vigente.
El archipiélago canario en el horizonte
fenicio-púnico y romano del Círculo del Estrecho
(circo siglo X a.n.e. al siglo IV d.n.e.)
PABLO ATOCHE PEÑA1 Y Ma ÁNGELES RAMÍREZ RODRÍGUEZ2
'Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.CEFYP
investigadora, colaboradora del Proyecto «Canarias: colonización humana protohistórica,
bioadaptación insular y transformación medioambiental»
RESUMEN
Los más recientes hallazgos arqueológicos
producidos en Cananas, principalmente en los
sitios de El Bebedero y Bucnavista en Lanzarote
y El Descubrimiento en La Graciosa, confirman
los prolongados y estrechos lazos que existieron
entre las islas y el Mediterráneo occidental desde
fechas muy antiguas situadas en torno al siglo
X a.n.e. y hasta el siglo IV d.n.e. Se pone así de
manifiesto el trascendental papel que fenicios y
púnicos primero y romanos más tarde jugaron en
el proceso de colonización del archipiélago canario y la profundidad y lejanía que en el Atlántico
africano alcanzó la influencia cultural del Círculo
del Estrecho.
1. INTRODUCCIÓN
La etapa protohistórica canaria se ha estudiado durante mucho tiempo desde posiciones
inmovilistas fijadas inicialmente por historiadores
románticos del siglo XIX, quienes concibieron
unas culturas insulares caracterizadas por su aislamiento y primitivismo, su cronología tardía y
unos paralelos que se intentaban rastrear entre las
poblaciones bereberes norteafricanas contemporáneas. Se ha tenido que esperar una centuria, hasta
la década de los años 90 del pasado siglo XX, para
que la actividad arqueológica comenzara a constatar que los primeros humanos que colonizaron el
archipiélago canario lo hicieron desde un contexto
cultural en el que eran frecuentes los elementos
asimilados de las culturas fenicio-púnica y romana
establecidas en el sur de la Península Ibérica y el
norte de África. De esa manera, y en paralelo al
paradigma tradicional, entre algunos historiadores y arqueólogos se ha ido abriendo paso poco a
poco un nuevo modelo interpretativo en el que se
han comenzado a plantear las cuestiones de otra
manera, pasando de considerar la protohistona
canaria como una etapa de total aislamiento cultural ante cualquier influencia externa que no fuera
la beréber, a entenderla como parte integrante del
devenir histórico de una extensa región en la que
confluyeron los intereses de las poblaciones del
Círculo del Estrecho a lo largo de casi un milenio
y medio (circo, s. X a.n.e. al s. IV d.n.e.).
A ese proceso de renovación científica nuestro
equipo de investigación ha contribuido durante
las dos últimas décadas con un elevado cúmulo
de datos arqueológicos que, entre otros aspectos,
han confirmado la permanencia en el tiempo de
navegantes mediterráneos en Canarias. La información se ha recuperado a lo largo de ocho campañas arqueológicas centradas en yacimientos de
la isla de Lanzarote (El Bebedero, Caldereta de
Tinache, Buenavista,...), los cuales han proporcionado amplios contextos crono-cstratigráficos
y permitido la realización de análisis medioambientales y estudios de registros materiales en los
que no han faltado las analíticas petrológicas a las
cerámicas, los exámenes metalográficos a los artefactos metálicos y de componentes a los elementos vitreos. Esos trabajos han permitido que nos
230
EL ARCHIPIÉLAGO CANARIO EN EL HORIZONTE FENICIO-PÚNICO Y ROMANO DEL CÍRCULO DEL ESTRECHO
pudiéramos alejar de las tradicionales e incompletas síntesis basadas casi exclusivamente en
las fuentes literarias etnohistóncas, permitiendo
asentar la reconstrucción histórica de la realidad canaria sobre sólidas bases científicas. Pero,
además, la combinación de esos descubrimientos
arqueológicos con los notables avances producidos en el conocimiento del mundo colonial fenicio-púnico y romano del Círculo del Estrecho.,
han propiciado que un grupo de investigadores
hayamos desarrollado a lo largo de los últimos
años un modelo explicativo que interpreta el inicial poblamiento de Canarias en el marco de la
expansión semita al otro lado del Estrecho de
Gibraltar (Balbín et al., 1995; González et al.,
1998; González, 1999; Atoche y Martín, 1999;
Atoche y Ramírez, 2001; Atoche, 2002; Mederos
y Escribano, 2002; González y Arco, 2007).
La nueva situación también ha propiciado
que la investigación fuera adquiriendo progresivamente mayor conciencia del conocimiento que
en el I milenio a.n.e. poseían las culturas mediterráneas acerca de la existencia de islas al otro
lado de las Columnas de Hércules, en el Océano
occidental, uno de los confines de su mundo en el
que la geografía mítica situó algunos de sus más
conocidos Ítems (Jardín de las Hespérides, Islas
de los Bienaventurados, Campos Elíseos, Atlántida,...). Lejos de esa visión legendaria, las Islas
Canarias constituyeron una realidad tangible para
las poblaciones del Bronce Final del Círculo del
Estrecho y para los fenicios establecidos en esa
región desde finales del II milenio a.n.e. (Atoche
y Ramírez, 2001; González y Arco, 2009; Atoche
y Ramírez, e.p.), si bien los intereses económicos
de estos últimos alentaron la visión mítica que
durante mucho tiempo rodeó la realidad existente
al otro lado del Estrecho. Esa situación se mantuvo
hasta el cambio de era cuando aparece una visión
más real propiciada por el pragmatismo romano y
su interés por situar y reconocer geográficamente
las Canarias, patente en la expedición enviada por
Juba II al archipiélago (Santana et al., 2002: 232 y
ss.), la cual se enmarcó en un contexto histórico
que revela cuáles fueron las auténticas razones
que propiciaron la presencia de gentes romanas o
romanizadas en las islas, sintetizadas a mediados
del siglo pasado por J.J. Jáuregui (1954: 271-272),
quien señaló que Juba II
[...] advertido por sus subditos de Lixus, cuyos
antepasados no habían podido navegar hasta
Cerne, en el río de Oro, sin tocar en las Islas
Cananas, subvencionó un reconocimiento de su
archipiélago [...] por este crucero reanudó las
relaciones que la marina púnica había mantenido
clandestinamente con ellas y nos ha dejado, de las
más próximas, una descripción que Pimío el Viejo
recopiló abreviándola, y que no es despreciable en
absoluto. [...] y nos da noticia muy exacta sobre
la distancia que separa las Canarias de Mogador y
sobre las direcciones sucesivas y, aparentemente,
incoherentes, que deben seguir los veleros desde
Mogador a las Cananas para utilizar la deriva de
las corrientes. [...] podemos permitirnos pensar
que este viaje tenía finalidad diferente a la del
simple descubrimiento geográfico y que estaba
ligado [...] a la política de enriquecimiento que
practicó en todas partes y cuyo éxito no parece
pueda ser discutido en Marruecos.
Sin duda, en el siglo I d.n.e. los núcleos marineros del sur de la Península Ibérica poseían un
amplio conocimiento de la costa occidental africana resultado de vanos siglos de frecuentación de
un itinerario marítimo que, como señalara Estrabón (Geog. II, 3, 4), recorrían los pescadores que
navegaban hasta el río Lixo.
A partir del siglo III d.n.e., coincidiendo con
la crisis que afectó a la estructura político-económica establecida por Roma en la Mauretania
Tingitana, se trunca la presencia en el archipiélago de los navegantes procedentes del Círculo
del Estrecho, comenzando para las poblaciones
paleocananas una nueva etapa histórica caracterizada por el espaciamiento de los contactos
exteriores y el aislamiento. El olvido que parece
aquejar a partir de entonces a las islas no finalizó hasta que se produjo su reconocimiento por
navegantes musulmanes (circa s. XI d.n.e.) y su
definitivo redescubrimiento en el siglo XIV d.n.e.
a cargo de marinos bajomedievales.
2. CANARIAS Y EL MEDITERRÁNEO OCCIDENTAL
ANTIGUO
A lo largo del siglo XX diferentes investigadores defendieron el conocimiento de las Islas
Canarias por navegantes fenicios procedentes del
Círculo del Estrecho, apoyando sus aseveraciones
en el estudio de las corrientes y los vientos de la
zona o en la cita de una serie de textos antiguos
(Plutarco, Estrabón, Pomponio Mela, Salustio,
Diodoro, Plinio el Viejo, Ptolomeo...) en los que se
PABLO ATOCHE PEÑA Y Ma ÁNGELES RAMÍREZ RODRÍGUEZ
hacía patente la existencia de unas islas atlánticas,
si bien rodeadas por un halo de misterio. También
se ha propuesto la navegación tartésica, púnica y
romana por las aguas de las islas, no teniéndose
dudas en la actualidad acerca de la capacidad que
fenicios y púnicos poseían para navegar por el
Atlántico hasta alcanzar las islas y, si aceptamos
el hallazgo producido en 1749 de un tesonllo de
monedas púnicas de los siglos IV y II a.n.e. en
Azores (Blázquez, 1977), su potencial naval alcanzaba igualmente para adentrarse en el Atlántico.
Esas travesías estuvieron motivadas por factores
económicos: la búsqueda de recursos agrícolas y
pesqueros para los asentamientos costeros, materias que transformar en las factorías y mercancías
potencialmente intercambiables en los mercados
del Mediterráneo. En esa labor de rastreo no pudo
pasar desapercibido el archipiélago canario, unas
islas deshabitadas con amplios recursos naturales intactos, las cuales habrían sido visitadas en
busca de fondeaderos y bienes de todo tipo y cuyo
aspecto era sensiblemente distinto al que presentan en la actualidad, de manera que hacia el inicio
del I milenio a.n.e. su virginidad mostraría a los
ojos de los navegantes mediterráneos una cubierta
vegetal mucho más extensa y frondosa de la que
hoy se conserva, con presencia en las islas más
orientales de formaciones arbóreas de laurisilva
(Atoche, 2003). A lo anterior cabría añadir que los
recursos freáticos se hallarían en niveles óptimos,
por lo que sería frecuente la presencia de cursos de agua estacionales o, incluso, permanentes
en islas como Tenerife o Gran Canaria. Estaban
presentes las vegas de tierra fértil aptas para el
cultivo, así como los buenos fondeaderos, especialmente en las costas este y sur de todas las islas.
Los fondos costeros albergaban especies que hoy
se encuentran mucho más alejadas de la costa o a
mayor profundidad. Las características anteriores
se verían potenciadas por un clima moderado y sin
grandes oscilaciones térmicas, dándose en general una situación medioambiental similar a la que
por entonces encuentran esos mismos navegantes
semitas en algunas islas mediterráneas como Ibiza
(Gómez Bellard, 1995). En suma, las islas dispondrían de una gran variedad de recursos explotables
entre los que pueden enumerarse:
2.
3.
4.
5.
1. La pesca, y muy especialmente, como han
señalado algunos investigadores (Ponsich y
Tarradell, 1965; González et al., 1995; González y Arco, 2007; Mederos y Escribano,
231
2008), la captura de túnidos y escómbridos. Los primeros atraviesan el archipiélago
durante los meses de abril a julio en sus desplazamientos reproductivos anuales desde el
Golfo de Guinea hacia la cuenca occidental del Mediterráneo (Ponsich y Tarradell,
1965: 94), mientras que de los segundos
existen cardúmenes residentes en las aguas
insulares todo el año. A lo anterior se une
la proximidad del banco pesquero canariosahariano con multitud de especies explotables en diferentes momentos del año. Este
recurso es considerado por algunos investigadores razón suficiente para poner en marcha la colonización semita del archipiélago
canario (González y Arco, 2007: 67).
La producción de sal marina de buena calidad, un elemento importante de cara a la
conservación del pescado y/o productos cárnicos de origen terrestre (Arco et al., 2008).
En Gadir la sal fue la base de un amplio
comercio que abarcó a todo el Mediterráneo,
utilizándose como moneda de intercambio
para el pago de los metales obtenidos de los
pueblos del noroeste peninsular.
Puertos naturales y fondeaderos seguros
desde los que llevar a cabo tanto labores
pesqueras en el área próxima como de efectuar viajes más al sur. Serían puntos en los
que se refrescarían las embarcaciones, aportando agua y comida a quienes faenasen
en el banco canario-sahariano durante el
tiempo que durase la pesca, sirviendo a su
vez de zona de descanso para unos hombres
cuyas actividades debían prolongarse a lo
largo de varios meses.
Maderas de muy buena calidad, algunas utilizadas históricamente para la reparación o
fabricación de las flotas que faenaban en el
banco pesquero canario-sahariano o de las
que hacían la ruta de Indias. También cabría
la posibilidad de obtener pez, brea o grasa
de determinadas especies animales, como la
pardela (Calonectris diomedea, Puffinus assimilis o Puffinus puffinus) o el aceite de pescado, para las necesarias labores de calafateo
e impermeabilización de las embarcaciones.
Grandes posibilidades de obtener recursos de gran interés comercial durante la
Antigüedad, como los elementos tintóreos
del tipo múrex u orchilla, este último un
liquen de calidad tintórea media que crece
232
EL ARCHIPIÉLAGO CANARIO EN EL HORIZONTE FENICIO-PÚNICO Y ROMANO DEL CÍRCULO DEL ESTRECHO
en los acantilados marinos de las islas
(Medcros y Escribano, 2006).
6. Posibilidad de recoger la carne, piel, grasa y
el ámbar gris de los numerosos cetáceos que
tradicionalmente han varado en las playas
insulares. A los anteriores se une la importante colonia de focas monje atlánticas asentadas en las islas más orientales.
7. Un recurso que no se encuentra en el archipiélago, pero para cuya obtención las islas
debieron constituir una plataforma especialmente indicada, fue el oro africano.
Tradicionalmente se ha especulado sobre
si fenicios, púnicos y romanos conocieron
los importantes yacimientos auríferos localizados entre el río Senegal y el Golfo de
Guinea; es cuando menos posible que los
colonizadores del Mediterráneo tuvieran
constancia de ese recurso y comerciaran con
los pueblos de la zona para obtenerlo, no en
vano fue Herodoto quien, al referirnos las
características del comercio a la muda establecido por los púnicos en la Libia occidental, afirma que la mercancía más solicitada
por éstos era el oro. Si ello es así, como han
defendido distintos investigadores (Jáuregui, 1954; Mahjoubi, 1983: 497), las islas
serían la base ideal para dirigirse hacia las
rutas auríferas del sur y paso obligado para
hacer el viaje de retorno.
8. Por último, cabe pensar en la atracción
que pudieron tener determinados productos exóticos, como el drago, cuya savia fue
usada como medicina desde la Antigüedad.
Plinio el Viejo, en su Historia Natural (VI,
37), se refiere a ese producto «...vulgo sanguinem dracor is apellant», también llamado
crinabaris, y a sus propiedades, el cual era
obtenido en las Insulis Fortunatis. R. González y colaboradores (1995: 34), ofrecen una
cita de Posidomo sobre el árbol de Gadira,
que podría ser, afirman, la descripción de
un drago trasplantado desde Cananas a la
mismísima ciudad de Gadir.
Así pues las Canarias estaban en el corazón
de una rica zona económica susceptible de ser
explotada en un amplio abanico de posibilidades adquiriendo así consistencia la hipótesis que
propugna que el archipiélago fue frecuentado, al
menos desde los inicios del I milenio a.n.e., por
marinos fenicios primero y púnicos más tarde.
En realidad, y atendiendo a las dataciones cronométricas disponibles (Atoche, 2009; González y
Arco, 2009; Atoche y Ramírez, e.p.), el arranque
de la colonización humana se produciría en la primera mitad del siglo X a.n.e., afectando a las islas
de La Graciosa, Lanzarote y Tenerife. En esos
momentos el archipiélago estaría sometido tanto
a un proceso de frecuentación y valoración de sus
posibilidades y recursos (El Descubrimiento. La
Graciosa) como al establecimiento de los primeros grupos humanos tal y como se atestigua en el
sitio de Buenavista (Lanzarote) o la Cueva de los
Guanches (Tenerife).
A partir de esa fecha inicial y hasta el siglo
IV d.n.e., resulta posible reunir diferentes noticias
que narran viajes marítimos por el entorno de las
islas; ese es el caso del viaje exploratorio de circunnavegación de África a cargo de los navios fenicios
fletados por el faraón Necao, un periplo que, al
remontar el Atlántico y sus corrientes desde el
Golfo de Guinea, debió llevar a sus protagonistas
hasta las aguas del archipiélago canario. Algo más
tarde, en el siglo VI a.n.e., se inició la expansión
cartaginesa por el Mediterráneo occidental y el
Océano, fenómeno que debió traer consigo una
reactivación del proceso colonizador en las islas
comcidente durante la segunda mitad de ese siglo
con el Periplo de Hannón y el establecimiento de
libiofenicios en la costa marroquí (López Pardo,
1990: 61-62); algunos autores antiguos vieron
como algo normal que, con anterioridad a su
enfrentamiento con Roma, Cartago instalara ciudadanos suyos y poblaciones libiofenicias fuera de
Túnez (López Pardo y Suárez Padilla, 2002: 116).
Durante el siglo V a.n.e. se recrudeció la lucha por
el control de rutas y mercados en el Mediterráneo
lo que condujo a Cartago a lanzarse al dominio de
amplios territorios africanos. Ese es el momento
en el que la ciudad nortcafncana provoca el cierre del Estrecho a otros navegantes, reservándose
con ello el monopolio de los mercados atlánticos
(Gozalbes, 1988: 773), una actitud de la que ya
haría gala la metrópoli norteafricana en la segunda
mitad del siglo VI a.n.e., como han indicado F.
López Pardo y Suárez Padilla (2002: 115), para
quien el control hcgemónico cartaginés se aprecia cuando una vez descubierta por los fenicios
occidentales una isla en aguas del Atlántico, Cartago impide colonizarla, según una información
recogida de Timeo por Diodoro (5, 19-20). Implicaciones semejantes tendrían para el citado investigador la gestión del comercio atlántico con los
PABLO ATOCHE PEÑA Y Ma ÁNGELES RAMÍREZ RODRÍGUEZ
viajes de Hannón e Himilcón, considerando muy
verosímil que se debiera a Cartago la reocupación
de la isla de Mogador en el siglo IV a.n.e. (López
Pardo y Suárez Padilla, 2002: 116).
Con el final de la Primera Guerra Púnica, en el
siglo III a.n.e., la política de los Bárquidas supuso
el empleo de población africana aculturada como
colonos en la Península Ibérica y zonas de control económico exclusivo, inaugurándose así un
nuevo período de intensificación de la actuación
cartaginesa en el África bajo su dominio, el cual
se interrumpió tras la caída de Cartago. En esos
momentos se liberalizan las prácticas piráticas
en todo el Mediterráneo occidental impidiendo
que la navegación por el Estrecho sea segura al
menos hasta el Principado de Augusto, circunstancia que afectó negativamente a las comunicaciones y relaciones comerciales entre Hispama y
Mauretania (Gozalbes Cravioto, 1988: 769). Ya
en el siglo I a.n.e. la desaparición de una Cartago independiente, así como el surgimiento en la
Mauritania occidental de un reino mauro bajo los
auspicios de Roma, suponen la llegada al trono
del mismo de un monarca helenizado y criado
en la metrópoli latina, Juba II, el cual envía al
menos una expedición a Canarias y lleva a cabo
una política de fundación y reactivación de factorías de tratamiento de púrpura (Desjacques y
Koeberlé, 1955) y de salazón de pescado en la
costa occidental de Marruecos (Ponsich y Tarradell, 1965), valiéndose para ello del potencial
técnico, económico y humano de las antiguas
fundaciones fenicias y púnicas de la zona africana del Estrecho hasta Mogador, así como de las
poblaciones a ellas vinculadas, por entonces en
un período de bonanza económica tras los años
de guerra con Roma.
Con la romanización del norte de África los
contactos con Cananas no se interrumpieron ya
que no desaparecieron las razones que atrajeron
a las islas a quienes decidieron su inicial colonización. La presencia de navegantes romanos o
romanizados en todo el archipiélago es un hecho
constatado arqueológicamente, la cual no finaliza
hasta el siglo IV d.n.e. en coincidencia con la crisis
del Imperio y el abandono por éste de buena parte
de la provincia Tingitana, así como el fin de las
actividades de un amplio número de factorías de
la costa atlántica marroquí (Ponsich y Tarradell,
1965: 116-117). A partir de esos momentos, las
referencias escritas o arqueológicas de contactos
de Canarias con el mundo mediterráneo o afri-
233
cano, hasta la llegada de nuevos europeos a partir
del siglo XIII, son escasas y poco estudiadas.
Como vemos, Canarias no es, como se ha
venido considerando, un reducto del Neolítico
africano preservado milagrosamente durante toda
la Antigüedad hasta desembocar en el final de la
Baja Edad Media y el inicio del Renacimiento;
por el contrario, constituyó un componente real y
activo del mundo mediterráneo antiguo cuyo desarrollo quedó sometido desde sus inicios al yugo de
la insularidad alcanzando el siglo XV d.n.e. en la
plenitud de su propia especificidad cultural.
3. LOS DATOS PROCEDENTES DE LA
ARQUEOLOGÍA
La hipótesis mediterránea que mantenemos
para explicar la inicial colonización del archipiélago canario se asienta en un amplio conjunto de
registros arqueológicos, en el que un primer grupo
está integrado por diferentes manifestaciones culturales conocidas desde antiguo en los distintos
contextos arqueológicos definidos en las islas aunque solo en los últimos años objeto de una adecuada interpretación. Ese es el caso de un tipo de
escritura identificado en Lanzarote, Fuerteventura
y Tenerife, que en un primer momento se consideró erróneamente como «cursiva pompeyana»,
pero que R. Muñoz identificó como un corpus
«de inspiración púnica» (Muñoz, 1994: 27) y que
correspondería a lo que J. L. López Castro (1992:
54) denominó como «libiofenicio». Con ella se han
elaborado inscripciones que, traducidas, revelan un
lenguaje cargado de elementos religiosos semíticos.
En el ámbito de los rituales funerarios se han
hallado numerosas similitudes culturales con el
mundo fenicio-púnico. Así, en casi todas las islas
está presente un tipo de rito que solo aparece en
el norte de África tras el contacto con los colonizadores fenicios: la inhumación en decúbito
supino sobre armazón de madera (Lancel, 1994:
61). Por otro lado, en Gran Canaria y Tenerife
se han registrado inhumaciones infantiles en recipientes cerámicos, un ritual similar al observado
en los contextos fenicios de Ibiza, Huelva -donde
sobrevive hasta época romana (Alcázar Godoy et
al., 1994: 36-47)- o la necrópolis de Kerkouane
(Túnez) (Fantar, 1988: 59). En la isla de Gran Canaria R. de Balbín Bchrmann y colaboradores (1995)
consideraron el denominado Cenobio de Valeren,
la Cueva de Cuatro Puertas o la Cueva Pintada
234
EL ARCHIPIÉLAGO CANARIO EN EL HORIZONTE FENICIO-PÚNICO Y ROMANO DEL CÍRCULO DEL ESTRECHO
de Gáldar como elementos de clara filiación fenicio-púnica, identificándolos como estructuras
funerarias (hipogeos) con paralelos en las colonias
fenicias de Occidente. Un último ritual funerario
objeto de préstamo cultural y que debemos leer
en clave de prestigio lo constituye la momificación
practicada por las poblaciones paleocanarias, en
realidad una reinterpretación del ritual funerario
fenicio-púnico norteafncano, el resultado final de
un largo proceso de adaptación y con él de pérdida de los significados originales egipcio-fenicios
(Atoche et al., 2008).
En el ámbito de los artefactos más cotidianos,
las islas de Tenerife, La Palma y Fuerteventura
han proporcionado un amplísimo conjunto de
anforoides modelados a mano que imitan ánforas elaboradas en los establecimientos del Círculo
del Estrecho entre los siglos VI y III a.n.e. (tipos
Tinosa y Carmona) (González et al., 1995: 170).
Por otro lado, la denominada Piedra Zanata,
artefacto pisciforme que contiene una inscripción
mágica (Muñoz, 1994), se ha relacionado con la
presencia fenicio-púnica en las aguas de las islas
y con el objeto que consideran les llevó a ellas, la
pesca (González et al., 1995). Con esa presencia
también se ha vinculado una serie de grabados
que representan toros, animal totalmente ausente
de los contextos arqueológicos indígenas (Balbín
et al., 1995; Atoche y Ramírez, 2009). Por último,
la isla de Lanzarote ha proporcionado algunos elementos muy significativos, como es el caso del
signo de Tanit grabado en el acceso a uno de los
pozos de Rubicón (Lám. I), la representación de
la diosa egipcia Tueris hallada en Zonzainas, las
numerosas estelas, alguna de gran tamaño grabada
con un motivo solar o una gran representación
zoomorfa que representa un carnero, elementos
todos de una innegable procedencia cultural fenicio-púnica. Son en general registros que muestran
la presencia en las Canarias protohistóricas de
una comunidad que poseía numerosos elementos
culturales fenicio-púnicos, de los cuales algunos
afectaban a la superestructura ideológica hasta el
punto de determinar las formas funerarias o las
creencias religiosas.
Frente al grupo de manifestaciones descritas se
hacía notar la ausencia de asentamientos prolongados en el tiempo cuya antigüedad y contenidos
materiales refrendaran no solo la arribada de gentes fenicio-púnicas a las islas sino su participación
activa en el proceso de colonización del archipiélago. La carencia anterior finaliza a partir del año
2006 cuando iniciamos excavaciones arqueológicas en el sitio de Buenavista.
Lámina I. Representación grabada de Tanit. Pozo de la Cruz. Rubicón (Yaiza. Lanzarote).
PABLO ATOCHE PEÑA Y Ma ÁNGELES RAMÍREZ RODRÍGUEZ
3.1. El sitio de Buenavista (Teguise, Lanzarote)
(Lám. II)
Buenavista (Atoche, et al., 2009) constituye un
asentamiento integrado por una amplia estructura
habitacional de planta de tendencia cuadrangular levantada con manipostería, inmersa en una
secuencia estratigráfica y artefactual con unos
límites cronológicos fijados por el C14 que discurren entre los siglos X a.n.e. y III d.n.e. Si ya de
por sí las fechas anteriores suponían una novedad
con respecto a las cronologías que se poseían para
la protohistoria canaria, no resultaba menos novedoso el hecho de que parte de esas dataciones se
hubieran obtenido de restos orgánicos asociados
a diferentes registros materiales de procedencia
fenicio-púnica, en concreto fragmentos cerámicos modelados a torno pertenecientes a ánforas y
otros elementos (recipientes, terracotas,...), varios
objetos fabricados en cobre y bronce y una cuenta
vitrea; todo ello junto a cerámicas modeladas a
mano y diferentes detritus alimenticios.
La estructura recuperada presenta una planta
de tendencia cuadrangular, irregular, la cual ocupa
una superficie aproximada de 42 m2 (Fig. 1). Solo
se conserva un zócalo de entre 0,30 y 0,60 m de
Lámina II. Sitio de Buenavista (Teguise, Lanzarote).
235
altura, desconociéndose si el alzado se completaría con rocas, tapial, adobe u otros materiales
perecederos, hoy desaparecidos. La estructura
exhumada está constituida por un muro exterior
de manipostería irregular de entre 0,70 y 0,85 m
de espesor, el cual encierra a su vez paredes bajas
de menor grosor (de entre 0,22 y 0,50 m) que
conforman tres recintos alargados y estrechos,
de planta rectangular (con 2,70 x 0,86 m, 2,08
x 0,72 m y 1 x 0,43 m respectivamente), cuyos
suelos se han excavado unos 0,40 m por debajo
de la cota exterior de la roca base, hallándose
recubiertos por un sedimento rojizo bien consolidado. El recinto de mayores dimensiones, adosado al muro oriental, contenía en el momento
de su exhumación un nivel de abandono que fue
datado en el último tercio del siglo IV a.n.e. y en
el que se registraron diferentes artefactos in situ
(Lám. III).
Además de esos recintos, en los extremos sur
y oeste de la estructura se encuentran dos habitaciones cuadrangulares (de aprox. 4 y 7 m2 respectivamente), la segunda de ellas abierta hacia el
exterior, donde se comunica con un amplio espacio circular (de aprox. 6 m2) bien protegido de
los vientos dominantes por sus extremos norte
236
EL ARCHIPIÉLAGO CANARIO EN EL HORIZONTE FENICIO-PÚNICO Y ROMANO DEL CIRCULO DEL ESTRECHO
L_J
Estructuras de combustión Sedimento orgánica
55S
Hoyo de poste
Figura 1. Planta de la estructura. Buenavista (Tegu¡se,Lanzarote).
y oeste mediante un muro alto y grueso, mientras que el resto de su desarrollo está delimitado
por una alineación de rocas bajas hincadas en
el suelo las cuales describen un semicírculo casi
perfecto. Estos dos últimos espacios encerraban un potente estrato que contenía abundantes sedimentos orgánicos (cenizas) asociados a
varias estructuras de combustión. En esa zona
y adosado a lo largo del extremo interior del
muro oeste se encuentra un banco bajo de piedra
construido siguiendo las mismas técnicas que en
el resto de la estructura.
El material constructivo utilizado en la parte de
estructura conservada fue la roca volcánica local
(basaltos), de tamaños variables, empleándose
algunas piedras de dimensiones superiores a los
0,50 m de largo; se han aprovechado las caras planas aunque sin que hayan sido aparentemente tra-
bajadas. Rocas de menor tamaño se usaron como
cuñas entre los bloques o para rellenar el interior
de los muros. La técnica de traba fue la arcilla bajo
la forma de un relleno de tierra y ripios, consiguiendo darle así consistencia al muro.
La técnica empleada para levantar los paramentos fue de dos tipos; mientras que los muros
exteriores se construyeron con un doble lienzo de
manipostería relleno de tierra y pequeñas piedras,
los tabiques que delimitan los recintos internos
se levantaron con lajas hincadas en el sucio. En
ambos casos los muros se asentaron directamente
sobre el suelo (la base del estrato II) o sobre la
roca base, siendo inexistente la cimentación. El
suelo interior, excavado unos 0,40 m por debajo
del nivel exterior, está constituido por una fina
capa de tierra rojiza batida colocada sobre la roca
base.
PABLO ATOCHE PEÑA Y Ma ÁNGELES RAMÍREZ RODRÍGUEZ
En el ámbito cultural púnico existen netas diferencias entre el habitat rural y el urbano (Díes
y Matamoros, 1991), de forma que mientras en
el segundo se pusieron en práctica técnicas constructivas más depuradas (muros trabajados, paredes cubiertas de arcilla,...), en los asentamientos
rurales, como sería el caso de Buenavista, presentan unas dimensiones más reducidas y se hallan
asociados a una actividad económica concreta, la
explotación de recursos agrarios. En este último
caso las estructuras constructivas son bastante toscas ya que las rocas rara vez se cantean, siendo
la técnica de traba siempre la arcilla, con escasos revestimientos, por lo general muy groseros.
Los suelos son de tierra batida y no existen las
cimentaciones o éstas son someras. Su reducido
tamaño solía responder al hecho de que se trataba de lugares habitados por pequeños grupos
familiares. Comparado con los tres tipos básicos
de asentamientos que J.L. López Castro (2008:
152) diferenció para los siglos VI a III a.n.e. en
el poblamiento rural fenicio del sur de la Península Ibérica, Buenavista se correspondería con una
granja o centro productivo primario, integrado
por construcciones rurales aisladas destinadas a
la producción agrícola y ganadera, o a la explotación de algún otro recurso. Se trata de pequeñas instalaciones rurales con menos de media ha
de extensión orientadas a algún tipo de actividad
concreta o a vanas actividades productivas pero
sin que ello suponga la presencia de instalaciones
de transformación de los productos o de elaboración industrial. Los artefactos recuperados en
su conjunto apuntan a la existencia de procesos
de producción y transformación de alimentos y a
su almacenamiento en amplios contenedores con
formas de tendencia cilindrica o troncocónica y
bases planas, modelados a mano.
Las referencias cronométricas proporcionadas
por Buenavista (Atoche y Ramírez, e.p.) indican que la estructura se construyó en la segunda
mitad del siglo X a.n.e., ocupándose a partir de
entonces el asentamiento hasta el último tercio
del siglo IV a.n.e., fecha en la que la estructura se
abandonó. El lugar fue de nuevo visitado a partir de la primera mitad del siglo II a.n.e. y hasta
mediados del siglo III d.n.c., una etapa cuyo
desarrollo final coincide con un momento que, a
nivel de la protohistoria insular, se corresponde
con un período de expansión en la ocupación del
territorio (etapa de los mahos) como atestiguan
los numerosos asentamientos pertenecientes a
237
esos momentos distribuidos por la totalidad de
la superficie de la isla. Para entonces, la estructura llevaba ya varios siglos fuera de uso, de ahí
que en realidad lo que se reocupó fue el espacio donde se hallaba el antiguo asentamiento y
no la estructura en sí misma, por entonces ya
derruida. De hecho, comparada con la primera
ocupación esta segunda fue de menor intensidad,
probablemente estacional, tal y como lo demuestran los registros materiales presentes que, en el
caso de los elementos cerámicos se caracterizan
por presentar una gran fragmentación. La probable estacionalidad de esta segunda ocupación
de Buenavista debió estar directamente relacionada con el pastoreo de ovicápridos y el aprovechamiento por parte del ganado del depósito
de agua temporal que aún en la actualidad suele
conformarse durante la estación de las lluvias en
el extremo occidental de la hoya donde se asienta
la estructura. Para entonces la actividad en el área
basculó hacia el cercano sitio de El Bebedero,
asentamiento que a partir del siglo I a.n.e. concentró una gran actividad ganadera centrada en
la producción de cecinas y cueros derivados de
ovicápridos, vinculada a la expansión económica
romana por el occidente africano puesta en marcha durante el reinado de Juba II.
Entre los numerosos registros materiales
recuperados en Buenavista destacan las cerámicas modeladas a torno, representadas por casi
cincuenta fragmentos, que en algunos casos han
podido identificarse con los recipientes u objetos
originales de los que procedían (Lám. IV). Ese es
el caso de un fragmento de pasta rojiza con engobc
de color beig perteneciente a la boca de un ánfora
púnica identificada con la forma Maná D, tipo de
contenedor del que se conoce otro fragmento en el
asentamiento fenicio-púnico de Mogador ( López
y Mederos, 2008: 198). Un segundo fragmento,
amorfo, presenta la superficie amarillo rojiza con
estrías marcadas, cocción irregular, superficies
exfohables de escasa calidad y corazón oscuro,
perteneciente a un ánfora púnica de fabricación
hxita. Hay vanos fragmentos amorfos de superficies amarillo-rojizas con estrías anchas, a uno de
los cuales se le ha calculado un diámetro aproximado de 25 cm, correspondientes posiblemente a
un ánfora del tipo Cádiz A4. También está presente un fragmento de la contera de un ánfora de
pasta muy fina y color rojizo, posiblemente de
origen griego, además de un fragmento de borde
perteneciente a un pequeño cuenco semiesférico
238
El ARCHIPIÉLAGO CANARIO EN EL HORIZONTE FENICIO-PÚNICO Y ROMANO DEL CÍRCULO DEL ESTRECHO
Lámina III. Nivel de abandono del estrato II de Buenavista (Teguise, Lanzarote).
elaborado con torno lento. Finalmente, hay un
fragmento que se corresponde con la esquina
redondeada de una terracota de pasta rojiza del
estilo de las pequeñas figuras votivas del sur de la
Península Ibérica o Baleares.
De ese conjunto de cerámicas se seleccionó
una muestra que fue sometida a estudios litológicos mediante la elaboración de láminas delgadas
analizadas con microscopio petrográfico (petrografía óptica de luz transmitida). Los resultados
permitieron comparar las muestras teniendo en
cuenta varios parámetros texturales (tamaño de
grano del desgrasante, relación pastardesgrasante)
y composicionales (mineralogía y proporción
relativa de ésta en el desgrasante, grado de anisotropía de la pasta, etcétera), realizándose la
discriminación en grupos con similares características. La adscripción geográfica de las muestras se efectuó mediante la comparación de su
mineralogía con la existente en las Islas Canarias
además de con los resultados del amplio análisis petrológico efectuado en la colonia fenicia de
La Fonteta (Alicante). Finalmente se estudiaron
las composiciones y se efectuó el Análisis de
Correspondencia Corregido. Como resultado,
las muestras se caracterizan por su riqueza en feldespato alcalino, plagioclasa, piroxeno y olivino,
y por la ausencia de otros minerales frecuentes
en las cerámicas como zircón, chamota, distena
o micaesquisto,...
Por tanto constituyen, desde el punto de
vista mineralógico, un grupo de cerámicas relativamente homogéneo que, comparado con los
grupos considerados por los estudios de caracterización cerámica efectuados en la colonia fenicia
de La Fonteta (Alicante) (González Prats, 2008),
pertenecientes a diferentes talleres de las colonias
fenicias meridionales mediterráneas, presentan
notables diferencias con respecto a los grupos
CAM-3, CAM-4, CAM-5 y CAM-6. Por el con-
PABLO ATOCHE PEÑA Y Ma ÁNGELES RAMÍREZ RODRÍGUEZ
239
Lámina IV. Fragmentos cerámicos modelados a torno pertenecientes a varias ánforas y una terracota. Buenavista (Teguise,
Lanzarote).
trario, son semejantes a los grupos CAM-1, CAM2, Cartago, EM-0, ES-1, ES-5 y MC-2, mostrando
una afinidad intermedia con los grupos ES-2, ES-3
y ES-4. Por tanto, la caracterización petrográfica
de las pastas de las cerámicas de Buenavista pone
de manifiesto las grandes semejanzas que presentan con varios de los grupos cerámicos definidos
en la colonia fenicio-púnica de La Fonteta, una
circunstancia que no solo confirma la procedencia
fenicio-púnica de las muestras de Buenavista sino
que también atestigua su antigüedad, en correspondencia con la que inicialmente proponían las
dataciones radiocarbónicas del yacimiento lanzaroteño, en especial para las muestras de los grupos
CAM-1 y ES-5.
Las anteriores cerámicas modeladas a torno
aparecen en un contexto estratigráfico en el que
dominan las cerámicas modeladas a mano. Para
fechas situadas entre los siglos X y IV a.n.e.
(estrato II) (Fig. 2), encontramos un primer
grupo de vasos caracterizado por presentar unas
capacidades muy superiores a la media, integrado
por recipientes con formas de tendencia cilindrica, base plana y asas de lengüeta, vasos de
tendencia troncocónica invertida y base plana,
tendencia al casquete esférico, base plana y
amplio diámetro de boca. Junto a los contenedores anteriores se recuperaron además otros tipos
formados por vasijas con capacidad pequeña o
media y formas de tendencia al casquete esférico,
en algún caso con la base plana, de tendencia
semiesférica ocasionalmente con cuello corto de
tendencia troncocónica invertida, de tendencia
cilindrica con paredes rectas, el arranque de un
asa de lengüeta y la base plana y vasos de tendencia troncocónica. También hay formas esféricas y alguna forma semiovoidal con arranque
de asa, destacando un recipiente de tendencia al
casquete esférico elaborado con una pasta cerámica de gran calidad con la superficie exterior
de color negro homogéneo. La lista de formas la
completan varios micro-recipientes, en un caso
de tendencia al casquete esférico, semiesférica,
de tendencia esférica y ovoide con perforación
en la pared. Resulta significativo el predominio
casi absoluto de los recipientes sin decorar; no
obstante, se encuentran algunos motivos en los
labios realizados con trazos transversales incisos
o impresos. Los vasos presentan mayoritariamente paredes finas o medias.
240
EL ARCHIPIÉLAGO CANARIO EN EL HORIZONTE FENICIO-PÚNICO Y ROMANO DEL CÍRCULO DEL ESTRECHO
Figura 2. Formas cerámicas modeladas a mano del estrato II (siglos X a IV a.n.e.) (Buenavista.Teguise).
En el estrato I, para fechas situadas entre los
inicios del siglo II a.n.e. y mediados del III d.n.e.
(Fig. 3), las cerámicas modeladas a mano corresponden en la mayor parte de los casos a vasijas de
cocina con capacidad pequeña o media y formas
de tendencia al casquete esférico, en un caso con el
labio plano-redondeado y engrosado al exterior, de
tendencia semiesférica y labio plano engrosado al
exterior, posible tendencia esférica con cuello corto
cilindrico correspondiente a una pequeña olla de
cocina, y vasos con forma de tendencia cilindrica.
Junto a las anteriores también se registra algún
ejemplo de vaso de morfología compuesta, con la
base de tendencia al casquete esférico y el cuerpo
de tendencia troncocónica, labio plano y decorado
con impresiones. Son frecuentes los vasos altos con
ligero perfil en «S» y también los pequeños recipientes con formas de tendencia al casquete esférico,
semiesférica, esférica con cuello corto cilindrico, de
tendencia troncocónica invertida con la base plana
o con una forma compuesta con la base semiesférica y el cuerpo superior troncocónico.
PABLO ATOCHE PEÑA Y Ma ÁNGELES RAMÍREZ RODRÍGUEZ
241
Figura 3. Formas cerámicas modeladas a mano del estrato I (siglos II a.n.e.a mitad del III d.n.e.) (Buenavistajeguise).
En este estrato vuelven a estar presentes los recipientes con una alta capacidad, muy por encima de
la media, caracterizados por presentar bases planas
y el cuerpo cilindrico o troncocónico invertido.
Como norma general, los recipientes cerámicos del
estrato I presentan paredes altas, con espesor medio
y ocasionalmente grueso, labios planos o redondeados, a veces engrosados al exterior o decorados con
impresiones finas o pequeñas impresiones transversales de tendencia circular o incisiones. Hay bordes
rectos con labios planos, ocasionalmente decorados
con una ancha acanaladura longitudinal. Los cuellos son cortos y responden a íormas de tendencia
troncocónica invertida o de tendencia cilindrica.
Las decoraciones se localizan tanto en las superficies exteriores, donde se han desarrollado motivos
simples conformados por trazos incisos lineales o
en zig-zag, como en los labios donde se localizan
series de incisiones transversales al mismo.
Junto a lo anterior también se contabilizaron
varios elementos metálicos, de cobre, bronce y
hierro (Lám. V), además de un abalorio vitreo.
242
EL ARCHIPIÉLAGO CANARIO EN EL HORIZONTE FENICIO-PÚNICO Y ROMANO DEL CÍRCULO DEL ESTRECHO
Lámina V. Elementos metálicos de cobre, bronce y hierro. Buenavista (Teguise, Lanzarote).
3.2. El sitio de El Descubrimiento (La Graciosa)
(Lám.VI)
Los cambios climáticos acaecidos tras el último
interglaciar generaron oscilaciones en el nivel del
mar de Canarias que quedaron reflejadas en las
islas orientales del archipiélago en depósitos litorales sedimentarios situados entre los O y +1,5 m,
caracterizados por contener una abundante fauna
malacológica marina. F. García-Talavera (2003)
estudió un depósito de esas características en la
Bahía del Salado (La Graciosa), puerto natural
situado en la vertiente sureste de la isla frente a
los acantilados de Famara (Lanzarote). Se trata de
un cordón litoral discontinuo con una elevación
de entre O y +0,2 m cuyas características morfosedimentarias y paleontológicas permiten correlacionarlo con el cordón litoral Holoceno del norte
de Fuerteventura y Lanzarote, datado por el C14
en el 3.100 B.P. en Caleta Bajo del Mejillón (Fuerteventura).
En La Bahía del Salado los sitios estudiados
fueron Punta de los Corrales y El Descubrimiento,
hallándose en el primero fragmentos de cerámica
incluidos en el cordón litoral aunque en menor
cantidad que en el segundo, donde un pequeño
relicto del cordón Holoceno proporcionó casi dos
decenas de fragmentos de cerámica modelada a
torno, un hueso de ovicáprido y un hueso de ave,
restos que venían a demostrar la presencia humana
en el lugar desde fechas muy antiguas. Los registros se recuperaron en posición secundaria como
resultado del desmantelamiento de un depósito
original de ubicación hoy desconocida. La actividad antrópica sería además la responsable de que
más del 90% de la fauna malacológica que contiene el cordón en ese lugar esté constituida por
conchas de una sola especie, Thais haemastoma,
fuertemente fragmentadas de forma artificial y
consolidadas junto a los restos arqueológicos. Lo
anterior sería indicativo de la llegada a La Graciosa de gentes mediterráneas relacionadas con el
comercio de la púrpura en una fecha muy antigua
situada por una datación realizada por el método
OSL (Universidad Autónoma de Madrid) sobre
un fragmento de cerámica en el 3.090 B.P.
Estudios posteriores de R. González y Ma.C.
del Arco (2009) centrados en los restos arqueológicos de El Descubrimiento han permitido
contextualizarlos desde la perspectiva cultural y
cronológica. Los registros fueron objeto de distintas analíticas; a nivel cronológico se consiguieron
PABLO ATOCHE PEÑA Y Ma ÁNGELES RAMÍREZ RODRÍGUEZ
243
Lámina VI. Sitio de El Descubrimiento (Bahía del Salado, La Graciosa).
tanto dataciones radiocarbónicas como de termoluminiscencia. En el primer caso se analizó una
muestra de Thais haemastoma y otra del hueso
de ovicáprido, obteniéndose unas fechas dispares (130 a.n.e. y 830 d.n.e.) (op. cit.: 79) extremadamente discordantes entre sí y sobre todo con
la fecha geológica atribuida al cordón litoral en
el que estaban insertas las muestras, lo que hizo
descartarlas (op. cit.: 13). Las dataciones por termoluminiscencia se efectuaron a dos fragmentos
cerámicos fabricados a torno, obteniéndose unos
resultados más acordes con el contexto del que
procedían (1096 ±278 a.n.e. y 950 ±277 a.n.e.).
La gran fragmentación de las cerámicas impidió reconocer sus tipologías dificultando su adscripción cultural, la cual se intentó a través de la
caracterización petrográfica. Así se dedujo que el
número mínimo de recipientes representados en
la muestra analizada era de diez, una cantidad elevada indicativa de una actividad antrópica intensa
(op. cit.: 16), las cuales fueron cocinadas a temperaturas relativamente altas (entre 600° y 800° C);
presentan unas morfologías que en la mayor parte
de los casos se corresponde con recipientes contenedores de tipo anfórico. En suma, se trata de un
conjunto cerámico que por la composición que
presenta no pudo relacionarse con producciones
locales gadiritas o del Bajo Guadalquivir, proponiéndose un origen mediterráneo (op. cit.: 17).
Junto a los elementos anteriores destaca la gran
cantidad de Thais haemastoma que aparece en
el mismo contexto. Se trata de una especie muy
frecuente en el canal que separa las islas de La
Graciosa y Lanzarote con un potencial aprovechamiento en la industria de tintes (Mederos y
Escribano, 2006).
En conjunto, los hallazgos producidos en El
Descubrimiento parecen el resultado de la frecuentación de antiguas navegaciones por el Atlántico meridional las cuales recalarían en Canarias
durante el Bronce Final, abriéndose nuevas perspectivas acerca de la antigüedad del conocimiento
de las islas elevándola a tiempos muy anteriores
a los que hasta ahora se consideraban para enclaves coloniales de la cercana costa africana, tales
como Lixus o Mogador. El sitio de El Descubri-
244
EL ARCHIPIÉLAGO CANARIO EN EL HORIZONTE FENICIO-PÚNICO Y ROMANO DEL CÍRCULO DEL ESTRECHO
miento sería la puerta de entrada a un espacio más
extenso, Lanzarote, en el que como hemos visto
los trabajos arqueológicos más recientes han evidenciado la presencia de un asentamiento estable
en Buenavista con dataciones carbonométricas
muy cercanas a las propuestas para el yacimiento
de La Graciosa.
3.3. Los sitios de El Bebedero y Rubicón
(Lanzarote) (Láms. Vil y VIII)
En Canarias los primeros registros materiales de procedencia cultural romana comienzan
a recuperarse hace casi cinco décadas en aguas
de La Graciosa; se trataba de varios recipientes anfóricos que fueron considerados bajoimpcriales (Serra, 1966 y 1970; Pellicer, 1970) e
identificados con la forma Beltrán 74 (Beltrán,
1970: 575-576). Con posterioridad J. M. Blázquez (1977: 48-49) cataloga un nuevo conjunto
de piezas recuperadas en similares condiciones a
las anteriores como ánforas romanas de los tipos
Dressel 30 y 33 y Pelichet 47. Si bien algunos de
estos primeros hallazgos se han descartado como
romanos tras analizar la composición de sus pastas cerámicas (Atoche ct al., 1995: 75-76), en la
actualidad se cuenta con un nutrido conjunto de
hallazgos procedentes tanto de las costas canarias
como de tierra firme.
En tierra firme las evidencias romanas se han
registrado en dos sitios de Lanzarote, El Bebedero y Rubicón; en el primero de ellos aparecieron contextuahzados en una amplia secuencia
estratigráfica (estratos V y IV) casi un centenar de
fragmentos cerámicos modelados a torno pertenecientes a grandes contenedores anfóricos (Lám.
IX), vanos artefactos metálicos elaborados en hierro, cobre y bronce, y un abalorio de vidrio. La
posición estratigráfica que ocupaban, las dataciones radiocarbónicas, el estudio tipológico, además
de las analíticas petrológica, metalográfica y vitrea
efectuadas (Atoche et al., 1995), nos permitieron
asegurar su adscripción a la cultura romana, con
unos límites temporales enmarcados desde finales
de la República a los inicios del Bajo Imperio; en
concreto, la serie de dataciones que se les asocian
sitúan a esos elementos en un marco cronológico
que discurre desde el último cuarto del siglo I
a.n.e. hasta el primer cuarto del siglo IV d.n.e.
(Atoche, 2009), determinándose así que la presencia de gentes romanas y/o romanizadas en Lanzarote se prolongó durante cuatro centurias.
Para los artefactos metálicos la analítica demostró (Atoche et al., 1995: 80-88) que en unos casos
correspondían a objetos de cobre (una aguja
o pasador de broche, una anilla o arete y una
lámina o fragmento de brazalete), a objetos de
bronce (dos fragmentos de clavos de sección cuadrangular y un pequeño eslabón de cadena) y a
objetos de hierro cuya avanzada oxidación imposibilitó identificarlos. El abalorio vitreo presenta
una composición propia de los vidrios romanos
altoimperiales (op. cit.: 88-96), identificándose
con una pequeña cuenta de perfil cilindrico y sección circular (Guido, 1978: 91-102) que, por su
tamaño y forma, perteneció a un abalorio de los
utilizados en joyería (Dusenbery, 1967: 48, fig. 50;
Alarcao, 1976:211).
Aunque los datos anteriores son de por sí
determinantes para certificar la presencia continuada en Lanzarote de gentes romanas y/o
romanizadas, han sido la variabilidad formal, la
diferente procedencia y la amplitud cronológica
de los hallazgos anfóricos los aspectos que nos
han facilitado una información más precisa. Si
bien no se recuperó ningún contenedor completo
sí pudo determinarse que en el casi centenar de
fragmentos cerámicos modelados a torno estaban
presentes partes de un mínimo de once ánforas
que, una vez sometidas a análisis petrográficos
(Atoche et al., 1995: 44-71), permitieron comprobar la existencia de varios grupos cerámicos
determinados por sus características htológicas
y texturales, las cuales a su vez determinan tres
distintas áreas geográficas de procedencia para las
materias primas con las que fueron fabricadas las
ánforas. La petrografía permitió además correlacionar las muestras cerámicas analizadas con tipos
anfóricos concretos de la clasificación propuesta
por D.P.S. Peacock y D.F. Williams (1986). En síntesis, se identificaron contenedores fabricados en
la Campania, correspondientes a las formas Class
3, 4 y 5 (Dressel 1A, IB y 1C), datadas entre el
siglo I a.n.e. y los inicios del siglo I d.n.e., los cuales originariamente servirían para el transporte de
vino campano (Peacock y Williams, 1986: 86-92).
Un segundo grupo se fabricó en la Bética; se trata
de contenedores correspondientes a las Class 25 y
26 (Dressel 20 y 23) (op. cit.: 137-141) y a la forma
Almagro 51C (Bost et al., 1992: 146 y 198, fig. 42,
n° 2), datadas entre el siglo I y el siglo V d.n.e.,
y destinadas originariamente a contener aceite y
salazones del sur de la Península Ibérica. El tercer
grupo se fabricó en el norte de África (Túnez) y
PABLO ATOCHE PEÑA Y Ma ÁNGELES RAMÍREZ RODRÍGUEZ
Lámina Vil. Sitio de El Bebedero (Teguise, Lanzarote).
Lámina VIII. Sitio de Rubicón (Yaiza, Lanzarote).
245
246
EL ARCHIPIÉLAGO CANARIO EN EL HORIZONTE FENICIO-PÚNICO Y ROMANO DEL CÍRCULO DEL ESTRECHO
atienden a la Class 40 (Benghazi MR 1) (Peacock
y Williams, 1986: 175-176), de la que se desconoce
cuál fue su destino explícito, y probablemente a
la forma Africana I (pequeña), identificada con la
Class 33 (op. cit.: 153-154) y destinada sobre todo
al transporte de aceite. Estas ánforas de origen
tunecino se difunden por el Mediterráneo a partir
del siglo II y hasta el siglo V d.n.e. La presencia
de ánforas de tipología bética no solo es muestra
de una continuidad en los circuitos comerciales
sino que revela a todas luces la existencia de una
perduración en la unidad económico-cultural que
ya existía en época prerromana.
El contexto arqueológico en el que aparecieron
los elementos anteriores, con una fuerte presencia
de restos óseos de ovicápndos, permite asegurar
que la permanencia romana en Lanzarote respondió a un fenómeno de intensificación económica
que se desarrolla entre los siglos I a.n.e. y IV
d.n.e. centrado en el aprovechamiento de recursos insulares (cecinas y/o salazones de carnes de
ovicápndos, cueros curtidos,...). En ese sentido,
tanto El Bebedero como la Caldereta de Tinache
constituyeron factorías ganaderas, activas estacionalmcnte, en las que durante los meses de febrero
a abril se sacrificaba y procesaba la carne y cueros de un número elevado de cabezas de ganado
menor (cabras y ovejas) (Atoche et al., 2007),
obteniéndose unos productos con destino a los
mercados mediterráneos, probablemente a través
del puerto de Gades, el cual durante más de un
milenio canalizó gran parte de las producciones
de la Mauritania occidental (Martínez y Carreras,
1993: 102).
Durante esa fase de intensificación económica
la colonización de Lanzarote se caracterizó por
una limitada presencia humana, distribuida por el
territorio de manera dispersa, como muestran los
asentamientos localizados tanto en la costa (Rubicón) como en el interior de la isla (El Bebedero,
Caldera de Tinache, Buenavista,...) adscribibles
a la fase I de El Bebedero (Atoche et al., 1989).
Un modelo de ocupación del territorio que refleja
tanto el tipo de actividades económicas implantado en la isla en esos momentos como los muy
localizados recursos hídricos con que aquélla contaba para el desarrollo de esas actividades.
A los anteriores hallazgos de El Bebedero
se une Rubicón (Atoche et al., 1999), un asentamiento localizado en el extremo meridional de
Lanzarote, zona caracterizada por presentar una
costa abierta y protegida donde se suceden las pla-
yas aptas para el fondeo de navios. En una de esas
playas, denominada de Los Pozos, se encuentran
vanas estructuras objeto de una continuada rcutilización desde la Antigüedad tardía y vinculadas
a un punto de recalada inicialmente establecido
por navegantes fenicio-púnicos y posteriormente
reutilizado por marinos romanos (Atoche et al.,
1999; Atoche, 2003), reproduciéndose el modelo
de asentamiento establecido para otras factorías
púnico-romanas fundadas a lo largo de las costas
de la Mauritania occidental en diferentes momentos del I milenio a.n.e.
El asentamiento se sitúa a muy pocos metros
de la línea de costa, ocupando la desembocadura
de un pequeño barranco, tanto el cauce como la
ladera de una elevación situada a 15 m.s.n.m. En
esta última se han localizado los restos de una
estructura habitacional rectangular abierta de
unos 13 m2, levantada con muros de piedra y
mortero de barro. A escasa distancia, en el cauce
del barranco, se abren dos pozos de características
arquitectónicas muy diferentes; en ambos casos se
trata de construcciones subterráneas con muros
de bloques de arenisca, la mayor de las cuales se
denomina Pozo de San Marcial y presenta dos
cámaras perpendiculares cubiertas por bóvedas de
cañón a las que se accede por una rampa escalonada flanqueada por sendos muros de contención. El segundo pozo, denominado Pozo de la
Cruz, es de menores dimensiones y posee una sola
cámara con cubierta adintelada, a la que se accede
por una larga y estrecha escalinata cubierta con
una falsa bóveda lograda mediante aproximación
de hiladas. La presencia en uno de los bloques
de la pared que sostiene el dintel del hueco que
da acceso a la cámara de un motivo grabado que
reproduce el signo antropomorfo empleado para
representar a la diosa fenicio-púnica Tanit (Arco
et al., 2000) (Lám. I), señala con claridad al ámbito
cultural de la protohistoria magrebí, región en la
que la apertura de pozos y cisternas de similares características al que analizamos constituyó
una actividad cotidiana en los ambientes culturales marcados por la colonización fenicio-púnica.
Su estructura conjuga elementos arquitectónicos
ampliamente conocidos por púnicos y griegos,
un esquema constructivo que se repite de forma
continua en las tumbas púnicas con cámara subterránea y acceso escalonado, repartidas por todo
el Mediterráneo occidental y reutihzadas en más
de una ocasión para el almacenamiento del agua
de lluvia. Pero además, la presencia del signo de
PABLO ATOCHE PEÑA Y Ma ÁNGELES RAMÍREZ RODRÍGUEZ
247
Lámina IX. Fragmentos cerámicos modelados a torno pertenecientes a varias
ánforas. El Bebedero (Teguise, Lanzarote).
Tanit, una representación religiosa indiscutiblemente púnica, en el dintel del hueco que da acceso
a la cámara señala directamente hacia la autoría de
la misma: gentes púnicas o punicizadas, quienes
lo levantarían en fechas coetáneas o posteriores
a la segunda mitad del siglo V a.n.e. en base a las
cronologías estimadas para la presencia de Tanit
en el Occidente mediterráneo (González Alcalde,
1997: 330).
Por el contrario, los paralelos del pozo de
mayores dimensiones se encuentran en las cisternas romanas, el sistema de almacenamiento
de agua más difundido en todas aquellas zonas
del Imperio con un régimen irregular de lluvias.
Construidas mayoritariamente bajo tierra, cons-
tan de una, dos o más cámaras cubiertas siempre con bóvedas de cañón. Cisternas de este tipo
están presentes en todas las áreas romanizadas
del Mediterráneo (Ain Mizeb, A'in-el-Hamman,
Bararus y Sutunurca II,...), sin embargo es en la
Mauretania Tingitana donde las encontramos en
mayor número, por lo general vinculadas a factorías romanas de garum y salazones (Ponsich,
1988). La presencia de unas estructuras como éstas
en Lanzarote y su vinculación a un asentamiento
de las características descritas refuerza la presencia
de gentes romanas y/o romanizadas atestiguada en
El Bebedero, además de ponernos sobre la pista
del papel que las Canarias debieron representar
en los circuitos marítimos y económicos en los
248
El ARCHIPIÉLAGO CANARIO EN EL HORIZONTE FENICIO-PÚNICO Y ROMANO DEL CÍRCULO DEL ESTRECHO
que se hallaban integrados los establecimientos de
las costas atlánticas del actual Marruecos fundados por navegantes fenicio-púnicos y más tarde
ampliados por Juba II y el Imperio Romano.
Rubicón y algún otro sitio de similares características localizado en Fuerteventura representan un
tipo de asentamiento con unas estructuras paralelizables a las que se hallan en las factorías ubicadas en la cercana costa africana, manteniéndose
en funcionamiento durante casi todo el periodo
romano-mauritano explotando los abundantes
recursos marinos y terrestres de esa región atlántica. Globalmente analizado, en Rubicón se reconoce el paisaje de los fondeaderos fenicios, cuya
existencia se explica por las óptimas condiciones
portuarias y pesqueras de la zona, lugar de paso
y permanencia de escómbndos y túmdos, además
de punto estratégico dentro del itinerario más idóneo para acceder o salir del archipiélago desde o
hacia las cercanas costas saharianas. Rubicón se
constituye, junto con Buenavista, en la evidencia de una temprana y continuada presencia de
infraestructuras de origen mediterráneo, feniciopúnicas primero y romanas más tarde, en puntos
estratégicos de Lanzarote y Canarias.
Además de los sitios en tierra firme descritos,
la arqueología canana también dispone de un
amplio conjunto de ánforas romanas recuperadas
en las costas, las cuales permiten ampliar el área
por la que se movieron los navegantes romanos
y/o romanizados a la totalidad del archipiélago
(Mederos y Escribano, 2002). Los recipientes se
han localizado en la Playa de Los Charcos (Lanzarote), un fragmento del tercio superior de un
ánfora del tipo Almagro 51C; en El Río (La Graciosa), un fragmento del tercio superior de un
ánfora del tipo Dressel 7-11; en Fuerteventura, sin
.localización exacta, un fragmento del tercio superior de un ánfora del tipo Dressel 30; en Mogán
(Gran Canaria), un fragmento de ánfora del tipo
Dressel 1; en la desembocadura del Barranco de
Guiniguada (Gran Canaria), un fragmento del tercio superior de un ánfora del tipo Keay XXXI; en
Punta de Guadamojete (Tenerife), un fragmento
del tercio superior de un ánfora del tipo Dressel
2-4 y un ánfora casi completa a falta del tercio
inferior del tipo Benghazi MR; en Punta de Teño
(Tenerife), un fragmento del tercio superior de un
ánfora del tipo Africana II; en El Pris (Tenerife),
un cuello y boca de un ánfora del tipo Dressel 1A.
Las referencias cronológicas disponibles para
los anteriores registros materiales romanos son
de dos tipos: las dataciones C 14 aportadas por El
Bebedero y las referencias cronológicas derivadas
del tiempo de pervivencia que se le reconoce a
cada uno de los diferentes tipos de ánforas fabricadas por los romanos. Estas últimas son menos
precisas debido a la longevidad que se dio en el
uso de algunas formas, como son los casos de las
Class 25 y 26 o de la Almagro 51C, utilizadas
entre los siglos I y V d.n.e. Sin embargo, la sene de
fechas C ] 4 d e El Bebedero permite delimitar con
más precisión los momentos iniciales y finales de
la presencia romana, los cuales pueden ponerse en
relación con dos momentos históricos que marcaron el punto de partida y el momento final de un
extendido fenómeno económico desarrollado en la
cercana costa africana: el periodo de revitalización
y ampliación a cargo de Juba II de la actividad
productiva en las antiguas factorías de salazones
fundadas por los navegantes fenicio-púnicos en el
litoral de la Mauretania Tingttana (siglos I a.n.e.-I
d.n.e.), y el momento marcado por la crisis político-económica que afectó al Imperio Romano en
el siglo III d.n.e. A partir de finales de ese siglo
la presencia romana al sur de Volubilis fue solo
testimonial, finalizando de forma definitiva hacia
mediados del siglo V d.n.e., en un instante coincidente con el abandono del establecimiento de
Essauira-Mogador y el declive final de la industria
de salazones, la cual irá decayendo lentamente en
todo el Occidente mediterráneo hasta alcanzar, en
algún caso, el siglo VI d.n.e. Más al sur, a lo largo
de la costa atlántica subsahariana, la presencia de
elementos culturales romanos perdura hasta el
siglo IV d.n.e., como lo atestiguan entre otros los
hallazgos monetarios de Costa de Marfil (Picard,
1978: 22-24).
En consecuencia, la fecha en la que se produjo
la expedición enviada por Juba II de Mauritania
a Cananas (entre el año 25 a.n.e. y los años 12/7
a.n.e.) (Santana ct al., 2002: 243) puede considerarse el punto de partida oficial de la presencia en
las islas de gentes romanas y/o romanizadas, una
presencia motivada por razones que sin duda hay
que rastrear en la prosperidad económica alcanzada por la Mauretania Tingitana tras su incorporación al Imperio, la cual concluye en la segunda
mitad del siglo III d.n.e., coincidiendo con la profunda crisis que afecta a todo el Imperio y que trae
consigo la anarquía militar, invasiones, revueltas
indígenas y graves problemas económicos. Tal
estado de inseguridad general dificultó las comunicaciones y propició la crisis del aparato produc-
PABLO ATOCHE PEÑA Y Ma ÁNGELES RAMÍREZ RODRÍGUEZ
tivo así como la tendencia hacia una economía
autárquica; consecuentemente, decreció la producción y el comercio, los productos escasearon y,
como resultado, se estanca la actividad ciudadana
y muchos centros urbanos reducen su superficie,
despoblándose amplias zonas fértiles (Remonden,
1973: 36-37). En el norte de África, esa situación
alcanzó su punto álgido en tiempos de Diocleciano, cuando se evacúa el extremo meridional de
la Tingitana, el más próximo a Canarias, haciendo
que a partir del siglo IV d.n.e. el río Loukus sea
la nueva frontera (Rebuffat, 1987). Como resultado, durante el Bajo Imperio se produce la práctica desaparición de la amplia actividad comercial
anterior y con ella uno de sus soportes principales, la industria de salazones. Las factorías de la
costa atlántica de la Mauritania reducen drásticamente su número y el volumen de la producción,
la cual se orientará a partir de entonces a cubrir
casi exclusivamente las necesidades locales. Esa
situación de crisis y posterior transformación de
las estructuras económicas mauritanas debió ser
sin duda la razón del cese de la actividad romana
en las islas v el consecuente aislamiento de éstas.
4. EL CONTEXTO CRONOLÓGICO: LAS
DATACIONES RADIOCARBÓNICAS
Entre los arqueólogos canarios el método de
datación basado en el C H ha generado una cierta
desconfianza, llegándose en algún caso incluso a
desaprobar su uso; esa actitud sin embargo no ha
impedido que algunos lo empleáramos con cierta
frecuencia y mucho espíritu crítico lo que nos ha
permitido detectar pequeñas alteraciones y contrastar su validez (Arco et al., 1997; Atoche, 2009).
En suma, admitiendo que las dataciones isotópi-
AC cal.) (CSIC-189) y la otra de la propia Cueva
de los Guanches (575 AC cal.) (Gak-14.600). A
partir de ese instante son vanas las dataciones que
existen para el siglo III a.n.e., igualmente para
asentamientos del norte de Tenerife (Cueva de Las
Estacas 1 y Cueva de Las Palomas) (Beta-127.932;
Gak-13.087), las cuales se pueden relacionar con
el dato cronológico más alto conocido para La
Palma, isla donde la fecha registrada en la Cueva
de La Palmera (203 AC cal.) (GrN-13.753) marca
por ahora la primera presencia humana ahí. Para
las islas de El Hierro y La Gomera las referencias radiocarbónicas existentes son extremadamente escasas, mientras que para Gran Canaria
las dataciones disponibles presentan una irregular
distribución espacial y cronológica contribuyendo
muy poco al ajuste cronológico de los procesos
culturales a nivel insular y mucho menos regional.
La isla de Fuerteventura no presenta un número
elevado de dataciones si bien éstas corresponden a
una serie muy homogénea obtenida en la Cueva de
Villaverde donde se sitúa por ahora la más antigua
ocupación de la isla en el siglo III d.n.e. (275 DC
cal.) (CSIC-556). En la isla de La Graciosa como
ya hemos visto el yacimiento de El Descubrimiento ha proporcionado dos dataciones obtenidas por termoluminiscencia que sitúan el inicio de
la presencia humana en esa isla en la transición del
II al I milenio a.n.e. (1096 ±278 a.n.e. y 950 ±277
a.n.e.); la antigüedad de esas dataciones unida al
contexto arqueológico del que proceden permiten
situar en el arranque del I milenio a.n.e. el instante a partir del cual debió iniciarse el proceso
colonizador del archipiélago canario. Finalmente,
Lanzarote cuenta con una amplia serie de fechas
que han permitido confirmar una cierta preeminencia temporal de la isla en el proceso de colonización del archipiélago. La cercanía de esa isla
'\C Ti_u 'vlrlIiCiC/íTa ~tli CUirciiiuilLL ufmcainj, la nia^ vji
que cualquier análisis histórico acerca de la colonización del archipiélago canario debe tomar en
consideración las referencias cronológicas disponibles, casi 200 dataciones procedentes de unos 70
yacimientos, de las cuales el conjunto más amplio
procede de Tenerife, isla donde las series de fechas
proporcionadas por algunos enclaves habitacionales (cuevas de La Arena, Las Palomas, Don Gaspar y Los Guanches), permiten situar el momento
más antiguo de su colonización en el arranque del
I milenio a.n.e. (950 AC cal. Cueva de Los Guanches) (Gak-14.599). A esa fecha le siguen otras dos
del siglo VI a.n.e., una de la Cueva de la Arena (600
antigüedad de las fechas que han proporcionado y
varios de los registros arqueológicos recuperados,
vendrían además a confirmar el modelo preconizado por la biogeografía insular (González, 1999),
el cual da mayores posibilidades a ese tipo de islas
de cara a su más pronta colonización en relación
con el resto del archipiélago.
Las referencias radiométricas disponibles
para Lanzarote se han obtenido en cuatro sitios
(El Bebedero, Caldereta de Tinache, Buenavista
y Valle de Femés) (Atoche, 2009). Son un total
de 32 dataciones, entre las cuales el grupo más
amplio lo forman 17 referencias obtenidas en El
250
EL ARCHIPIÉLAGO CANARIO EN EL HORIZONTE FENICIO-PÚNICO Y ROMANO DEL CÍRCULO DEL ESTRECHO
Bebedero, en su mayor parte relacionadas con
la presencia de gentes romanas y/o romanizadas
en la isla. A la anterior le siguen en número las
series de la Caldereta de Tinache, constituida por
siete referencias (Atoche et al., 2007) y de Bucnavista (Atoche ct al., 2009; Atoche y Ramírez,
e.p.), constituida también por siete referencias,
las primeras acordes con los contextos romanos
y/o romanizados de El Bebedero y las segundas
en parte contextualizadas con un conjunto de
artefactos de procedencia fenicio-púnica. El total
de dataciones se completa con la obtenida en el
Valle de Femés, en un perfil estable sin evidencias arqueológicas. En su conjunto las dataciones
de Lanzarote se correlacionan con varias de las
etapas y fases que hemos establecido para sistematizar la protohistoria canaria (Atoche, 2008),
de modo que la fecha más antigua aportada por la
Caldereta de Tinache data un momento anterior a
la primera presencia humana en la isla debiendo
trasladarnos a Buenavista para encontrar el nivel
arqueológico más antiguo fechado entre los siglos
X a.n.e. (960 BC cal.) (Beta-251.322) y IV a.n.e.
(380 y 330 BC cal.) (Beta-230.885 y Beta-237.340)
con una fecha intermedia ubicada en el 530 BC
cal. (Beta-237.341). El hecho de que la datación
del siglo X a.n.e. proceda de una muestra orgánica
recogida en la base de uno de los muros exteriores
que integran la estructura habitacional atestiguada
en Buenavista permite asegurar que en ese siglo
ya está presente en la isla un grupo humano, el
cual a su vez marca el inicio de la presencia cultural fenicio-púnica en las islas que parece perdurar,
a tenor de las dataciones proporcionadas por el
mismo asentamiento (180 BC cal.) (Beta-251.323)
y Femés (190 BC cal.) (Beta-172.350), hasta un
momento cercano a la fecha de la destrucción de
Cartago. En definitiva, las anteriores dataciones
señalan que la primera presencia humana en Lanzarote se produjo en el siglo X a.n.e., momento en
el que la isla sería frecuentada por marinos fenicios
quienes llevarían a cabo una primera colonización
con un contingente de población afín, fenómeno
del que el sitio de Buenavista constituye un ejemplo del patrón locacional que se puso en práctica.
A partir del siglo VI a.n.e. el proceso colonizador insular debió reforzarse coincidiendo con la
expansión de Cartago (Fantar, 1988; Frutos Reyes,
1991; Aubet, 1994), ciudad que en esos momentos
se lanza al dominio efectivo de amplios territorios
de África y al cierre del Estrecho de Gibraltar a
otros navegantes (López Castro, 1992). En con-
secuencia, en Buenavista nos hallamos ante una
comunidad muy antigua que posee evidentes elementos procedentes de la cultura fenicio-púnica
del Mediterráneo occidental, los cuales sabemos
que perdurarán con posterioridad en el ámbito de
las poblaciones insulares, determinando aspectos
tan fundamentales como los ritos funerarios o las
creencias religiosas.
Al periodo temporal que va desde el siglo X
a.n.e. al siglo II a.n.e. debe corresponder al menos
una de las infraestructuras hidráulicas presentes
en el sitio de Rubicón, el denominado Pozo de la
Cruz, un punto estratégico de la costa del sur de
Lanzarote en los itinerarios marítimos que sirvieron de entrada y salida del archipiélago, resultado
de un fenómeno de frecuentación marítima que,
en opinión de García y Bellido (1942: 177), pudo
haber sido iniciado por la cultura tartésica. La ruta
marítima que recorre la costa atlántica de los actuales Marruecos y Mauritania es conocida cuando
menos desde el Neolítico cardial, momento a partir del cual se establecen unas fuertes relaciones
culturales entre el sur de la Península Ibérica y
el noroeste africano las cuales se hicieron muy
evidentes durante el Bronce Pleno y Final. A las
fechas anteriores les siguen otras que sitúan estratos de El Bebedero, Buenavista y la Caldereta de
Tinache en distintos momentos ubicados entre el
siglo I a.n.e. y el siglo XIV d.n.e., en este último
caso en un instante muy próximo al inicio de la
conquista normando-castellana responsable de la
finalización de la protohistoria en el archipiélago
canario.
En torno al cambio de Era se inició la explotación intensiva del territorio de Lanzarote, fenómeno que se sustentó en un tipo de asentamiento
que respondía a un modelo de factorías agrarias
(El Bebedero, Caldereta de Tinache,...) vinculadas a los intereses económicos del mundo romano
(Atoche, 2006). Hasta ese momento la isla solo
había sido objeto de una colonización de baja
intensidad, representada tanto por algún enclave
en la costa como del interior, dicotomía que también se refleja en la manera diferencial de ocupar el
territorio insular: hasta el siglo IV d.n.c. mediante
un patrón disperso basado en asentamientos de
pequeña entidad y funcionalidad orientada a la
realización de actividades agropecuarias y a partir
de ese instante mediante un patrón concentrado
en núcleos urbanos de diferente entidad.
En suma y en el marco de la fasificación de la
protohistoria canaria (Atoche, 2008) esta primera
PABLO ATOCHE PEÑA Y Ma ÁNGELES RAMÍREZ RODRÍGUEZ
etapa del poblamiento de las islas abarca casi un
milenio y medio, espacio temporal durante el cual
se sucederían el inicio y posterior desarrollo de la
exploración de los recursos del Atlántico africano,
el descubrimiento de los archipiélagos canarios
(Santana et al., 2002; Atoche, 2003), su colonización y el posterior establecimiento de los primeros grupos humanos. Los iniciales asentamientos
establecidos en la isla de Lanzarote debieron estar
ocupados por gentes íntimamente relacionadas
con los marinos fenicio-púnicos que fundaron la
amplia serie de factorías comerciales existentes a
lo largo de la cercana costa marroquí. A partir del
siglo I a.n.e. cuando arranca la presencia romana
y/o romanizada en aguas cananas, se incrementó
la actividad propiciándose un cambio profundo en
el modelo de explotación de los recursos insulares.
Hasta entonces, el territorio interior de Lanzarote
no parece haberse puesto en explotación o, si ésta
se había producido, no tuvo la suficiente intensidad como para modificar el paisaje de manera
perceptible. En ese sentido, las columnas polínicas y la adecuada ubicación cronológica del registro polínico han permitido establecer una clara
correlación entre las diferentes etapas y fases del
poblamiento protohistórico de la isla de Lanzarote y el impacto medioambiental que las distintas
variables socio-económicas de ese proceso generaron como resultado de las estrategias económicas
puestas en práctica en cada etapa (Atoche, 2009).
Así, y de una forma general, hemos constatado
que los cambios hacia una mayor aridez se produjeron en la isla pasados algunos siglos desde el
establecimiento definitivo de los primeros grupos
humanos, hecho indicativo de que las transformaciones medioambientales, cuando tuvieron lugar,
fueron generadas por nuevos intereses económicos que incrementaron considerablemente la presión que hasta entonces ejercía el hombre sobre el
medio insular (Atoche, 2003).
Tras la caída de Cartago en el 146 a.n.e. los
datos suministrados por la arqueología indican
que a partir del siglo I a.n.e. la intensificación
económica que se produce en el Atlántico canario-norteafricano, del que fue responsable Juba
II, mantuvo la presencia efectiva en Canarias de
gentes ajenas a las islas. Navegantes romanos y/o
romanizados procedentes del Círculo del Estre'üíYe; Vr^TíSYiíiTüTi \as aguas canarias 'nasia íina'ies áe'l
siglo III o comienzos del IV d.n.e. (Atoche et al.,
1995; Atoche y Paz, 1999; Atoche, 2006), en coincidencia con la crisis del Imperio Romano y el
251
abandono por éste de buena parte de la provincia
Tingitana, lo que puso fin a las actividades de un
amplio número de factorías de la costa atlántica
marroquí (Ponsich y Tarradell, 1965: 116-117). A
partir de ese instante en las islas discurre la fase
de abandono, con un desarrollo cronológico muy
corto (área siglos III-IV d.n.e.) y marcada por el
final de la dependencia económica externa resultado de la crisis político-económica que afectó
al Imperio Romano en el siglo III, un fenómeno
ajeno a las islas pero que sería el responsable de
su aislamiento y de la consecuente crisis socioeconómica de unas formaciones sociales hasta
entonces volcadas al exterior. Se inicia así uno de
los procesos culturales más interesantes de la protohistoria canaria al generar en las islas el desarrollo de endcmismos culturales determinados por el
aislamiento y que permiten explicar muchas de
las diferencias que son observables en las culturas
insulares al final de la protohistoria. El desarrollo
de esta etapa supone la paralización de la actividad de las factorías agrarias existentes en Lanzarote (El Bebedero, Caldereta de Tinache,...),
interrupción que en el caso de Tinache supone
su abandono durante un periodo de tiempo que
discurriría entre las postrimerías del siglo III o
las primeras décadas del siglo IV d.n.e. hasta los
inicios del siglo VII d.n.e. (Atoche et al., 2007).
5. EL ITINERARIO MARÍTIMO HACIA CANARIAS
Frente a las dificultades que tradicionalmente
se han asociado a la navegación por el Atlántico
africano durante la Antigüedad, las numerosas
evidencias arqueológicas con que contamos en la
actualidad ponen de manifiesto que desde fechas
muy tempranas de inicios del I milenio a.n.e. navegantes mediterráneos frecuentaron un itinerario
marítimo suratlántico que les permitió alcanzar el
archipiélago canario. Ese itinerario sería utilizado
con frecuencia por marinos fenicios y púnicos a
lo largo del I milenio a.n.e., manteniéndolo activo
con posterioridad marinos romanos y/o romanizados al menos desde el siglo I a.n.e. hasta el
siglo IV d.n.e., contextualizado en un fenómeno
de mayor amplitud geográfica que aseguró la presencia romana a lo largo de la costa occidental
africana 'hasta más allá del sur del actual Marruecos (Rebuffat, 1987; Euzennat, 1989).
Los hallazgos materiales realizados durante
las excavaciones de la factoría fenicio-púnica y
252
EL ARCHIPIÉLAGO CANARIO EN EL HORIZONTE FENICIO-PÚNICO Y ROMANO DEL CÍRCULO DEL ESTRECHO
romana de Essauira-Mogador muestran el prolongado establecimiento de gentes mediterráneas
en una zona muy alejada de aquel mar desde al
menos el siglo VII a.n.e., en época fenicia, y en el
siglo V d.n.e., ya en época tardorromana (Jodin,
1967; Amadasi, 1992; López y Mederos, 2008),
momento en que el sitio se abandona definitivamente. Esa ocupación y su posición extrema cercana a Canarias convierten a esa factoría en un
buen punto de referencia a la hora de reconstruir
el itinerario marítimo utilizado para alcanzar las
islas. Una cuestión a cuya solución también contribuyen los datos procedentes de algunas fuentes
literarias latinas, en especial los que recoge la Historia Natural de Plinio el Viejo sobre la expedición
enviada por Juba II a las Islas de la Mauritania.
La ciudad de Gadir/Gades fue el punto de
origen y de término del itinerario que discurrió
por la costa occidental africana tanto en época
fenicio-púnica como romana. La importancia de
esa urbe ubicada en el Extremo Occidente a partir
del Bronce Final resulta indiscutible (Schubart y
Arteaga, 1986); su puerto centralizó gran parte
del comercio generado en los circuitos comerciales del Mediterráneo centro-occidental, convirtiéndose en la statio aduanera que controlaba
el tráfico naval hacia el Mare Cantabricum, el
Mar e Britannicum (Martínez y Carreras, 1993:
102) y hacia el Atlántico africano tal y como nos
muestra el Periplo de Hannón. En ese sentido,
M. Ponsich (1969: 234) no dudó en afirmar que la
industria de las salazones de pescado creó claros
vínculos «... entre el sur de la Península Ibérica y
la región de Tánger desde la época púnica ...», una
actividad de la que sabemos, a través de Estrabón,
qué al menos desde finales del siglo II a.n.e. los
pescadores gaditanos faenaban en la costa mauritana e incluso más hacia el sur (Ponsich y Tarradell, 1965; García Moreno, 1973; Blázquez, 1977;
González et al., 1995), utilizando embarcaciones
de reducido tonelaje, los hippoi. F. López Pardo
también asegura que la actividad comercial gadirita alcanzó
...un lugar tan lejano como es el valle del Sus,
a partir del islote de Mogador, donde se han
encontrado contenedores, seguramente signados en Gades, en una fecha muy temprana,
siglos VII y VI a. C. Habiéndose constatado el
comercio con los indígenas del Cabo Ghir. (...) la
presencia gaditana sigue siendo viva en la Mauritania Occidental aún en el siglo I a. C. y I d. C.
(López Pardo, 1988: 742-743).
Hacia las islas existió un itinerario de acceso,
al que hemos denominado la ruta de las factorías
(Atoche, 2002: 345), el cual seguiría un derrotero
costero propio de la navegación de cabotaje y del
que tenemos una buena referencia a través del
relato del Periplo de Hannón y de la expedición
organizada por Juba II a Canarias. Esa ruta tiene
su origen en el puerto de Gadir y a partir de ahí
realizaría un recorrido paralelo a la costa africana
hasta alcanzar Lixus, lugar considerado (Aubet,
1987) como el punto de partida de la vía meridional que conducía desde la colonización fenicia
hasta las Islas Purpurarías (Essauira/Mogador)
(Desjacques y Koeberlé, 1955), punto desde donde
Plinio el Viejo hace arrancar la ruta hacia uno de los
archipiélagos mauritanos, el de las Afortunadas (La
Palma, Gomera, Hierro, Tenerife y Gran Canaria).
A partir de Essauira-Mogador la navegación
podía dirigirse con dirección oeste hacia mar
abierto buscando enlazar con las Islas Salvajes,
para desde ahí arribar por el norte a las Afortunadas, o bien podía seguir paralela a la costa
hasta alcanzar el Cabo de luba (Cabo Jubi), punto
desde el cual se adentraría en alta mar con dirección oeste para contactar con las islas de las Hespérides (Lanzarote, Fucrtcventura y La Graciosa).
El itinerario de las factorías debió establecerse
con anterioridad al siglo VII a.n.e. si tenemos en
cuenta que existe constancia de su pleno funcionamiento en la segunda mitad de ese siglo, momento
en el que mercaderes fenicios ya están establecidos
en Essauira-Mogador, una colonia integrada junto
con otras factorías en una amplia red dedicada
a explotar los recursos de la costa noroccidental
africana. Es posible incluso que ese itinerario se
estableciera sobre una ruta más antigua, anterior
a la presencia fenicia en Occidente aunque serán
estos últimos los que finalmente lo rentabilicen.
Así, a partir del siglo VI a.n.e. los cartagineses
trabajaron por reforzar su presencia en esa vertiente del continente africano, fortaleciéndose
la ruta de las factorías mediante la fundación de
nuevas colonias, el objetivo más evidente encomendado por Cartago al almirante Hannón. Un
periplo que también debió perseguir otros fines
menos confesables en un documento que debía
quedar expuesto a la curiosidad de todo el mundo
en el templo de Baal Hammón, con toda probabilidad relacionados con el comercio del oro africano, una de las razones que para W. Huss (1993:
20) motivaría gran parte de las actividades fenicias
en el actual Marruecos y que permitieron durante
PABLO ATOCHE PEÑA Y Ma ÁNGELES RAMÍREZ RODRÍGUEZ
mucho tiempo que Essauira-Mogador se mantuviera en ese itinerario como baluarte en el comercio del oro procedente de África occidental. Con
posterioridad Juba II aprovechó las infraestructuras fenicio-púnicas de los islotes de Mogador para
instalar una floreciente industria tintorera.
Una vez en aguas cananas, el trayecto que
seguiría la ruta estaría avalado por la existencia de
una serie de jalones, representados por diferentes
vestigios arqueológicos, tales como los hallazgos
submarinos de ánforas, las representaciones grabadas de naves localizadas en puntos costeros del
norte de La Palma (El Cercado, Garafía), sureste
de Tenerife (Barranco Hondo), noreste de Fuerteventura (Barranco de Tinojay) o sitios costeros de
recalada como Rubicón (sur de Lanzarote). Este
último presenta la importancia de la situación
geográfica que ocupa, de gran valor estratégico
dentro del itinerario que tradicionalmente ha servido para entrar al archipiélago desde la cercana
costa africana o salir de las islas siguiendo tanto
la ruta anterior como la ruta de entrada norte.
La posición extrema que ocupa Lanzarote en el
archipiélago, relativamente próxima al continente,
junto con los inagotables recursos pesqueros con
que cuenta, constituyeron sin duda razones de
peso para que en su extremo meridional Rubicón
se convirtiera en paso obligado en la ruta de las
factorías, tanto si se accedía al espacio marítimo
de las islas siguiendo la costa norte de Lanzarote
como si se hacía por la costa sur. En ese hecho
geográfico radica la razón que explica su elección
para ubicar en él un punto de recalada, su continuada utilización desde fechas muy tempranas
por parte de navegantes fenicio-púnicos y que
en época romana se decida mejorar y ampliar sus
infraestructuras mediante la construcción de un
nuevo pozo-cisterna que multiplicó la capacidad
de captación de los recursos acuíferos del sitio y
su potencial para contribuir al tráfico marítimo
hacia y por las islas desde el Círculo del Estrecho.
AGRADECIMIENTOS
Este trabajo se inscribe dentro de los estudios que estamos realizando en el marco del proyecto HAR2009-08519, «Canarias: colonización
humana protohistórica, bioadaptación insular y
transformación medioambiental», financiado por
el Ministerio de Ciencia e Innovación. IP: Pablo
Atoche Peña.
253
BIBLIOGRAFÍA
ALARGAD, J. (1976): «Les verres». Fouilles de
Conimbriga, VI. París: 155-224.
ALCÁZAR GODOY, J., SUÁREZ LÓPEZ, A. y ALARCÓN CASTELLANO, KJ. (1994): «Enterramientos
infantiles en ánforas: Estudio antropológico de
un hallazgo excepcional». Revista de Arqueología 164: 36-47.
AMADASI Guzzo, M.G. (1992): «Notes sur les
graffitis phéniciens de Mogador», en Lixus.
Actes du colloque organisé par l'Institut des
sciences de l'arcbéologie et du patrimoine de
Rabal avec le concurs de l'Lcole Francaise de
Rome, (Larache, 8-11 de noviembre de 1989).
Ecole Frangaise de Rome. Roma: 691-704.
ARCO, Ma.C., GONZÁLEZ, R., ARCO, Ma.M. y
ROSARIO, C. (2008): «La explotación de la sal
en los mares de Cananas durante la Antigüedad. Las salinas y saladeros de Rasca (Tenerife)», en R. González, F. López y V. Peña
(Eds.), Los Fenicios y el Atlántico. IV Coloquio
del CEFYP. Grupo Mirazul. Madrid: 297-316.
ARCO, Ma.C., ARCO, M., ATIÉNZAR, E., ATOCHE,
P., MARTÍN, M., RODRÍGUEZ, C. y ROSARIO, C.
(1997): «Dataciones absolutas en la Prehistoria
de Tenerife», en A. Millares, P. Atoche y M.
Lobo (Coords.), Homenaje a Celso Martín de
Guzmán (1946-1994). Universidad de Las Palmas de Gran Canana. Madrid: 65-77.
ARCO, Ma.C., GONZÁLEZ, R., BALBÍN, R., BUENO,
P, ROSARIO, Ma.C, ARCO, Ma,M. y GONZÁLEZ, L. (2000): «Tanit en Canarias». Eres
(Arqueología) 9, 1. OAMC. Cabildo Insular
de Tenerife. La Laguna: 43-65.
ATOCHE, P. (2002): «La colonización del Archipiélago Canario: ¿un proceso mediterráneo?»,
en World Islands m Prebistory. International
Insular Investigations. V Deía International
Conference of Prebistory. B.A.R. International
Series n. 1095. Archacoprcss. Oxford: 337-354.
ATOCHE, P. (2003): «Fenómenos de intensificación
económica y degradación medioambiental en la
protohistoria canaria». Zepbyrus LVI: 183-206.
ATOCHE, P. (2006): «Canarias en la Fase Romana
(circo, s. I a.n.e. al s. III d.n.e.): los hallazgos
arqueológicos». Almogaren XXXVII: 85-117.
ATOCHE, P. (2008): «Las culturas protohistóricas
canarias en el contexto del desarrollo cultural mediterráneo: propuesta de fasificación»,
en R. González, F. López y V. Peña (Eds.),
Los Fenicios y el Atlántico. IV Coloquio del
254
EL ARCHIPIÉLAGO CANARIO EN EL HORIZONTE FENICIO-PÚNICO Y ROMANO DEL CÍRCULO DEL ESTRECHO
CEFYP. Centro de Estudios Fenicios y Púnicos. Madrid: 317-344.
ATOCHE, P. (2009): «Estratigrafías, cronologías
absolutas y penodización cultural de la Protohistoria de Lanzarote». Zephyms LXIII, I:
105-134.
ATOCHE, P. y MARTÍN, J. (1999): «Canarias en la
expansión fenicio-púnica por el África Atlántica», en // Congreso de Arqueología, Peninsular (Zamora, 1996), vol. III. Nuevo Siglo.
Zamora: 485-500.
ATOCHE, P. y PAZ, J.A. (1999): «Canarias y la costa
Atlántica del N.O. africano: difusión de la cultura romana», en // Congreso de Arqueología
Peninsular (Zamora, 1996), vol. IV. Nuevo
Siglo. Zamora: 365-375.
ATOCHE, P. y RAMÍREZ, Ma.A. (2001): «Canarias
en la etapa anterior a la conquista bajomedieval
(circo, s. VI a. C. al s. XV d. C.): colonización y
manifestaciones culturales», en Arte en Cananas: siglos XV-XIX. Una mirada retrospectiva.
Gobierno de Cananas. Dirección General de
Cultura. Madrid: vol. I, 43-95 y vol. II, 475479.
ATOCHE, P. y RAMÍREZ, Ma.A. (2009): «Manifestaciones rupestres protohistóricas de Lanzarote:
viejas y nuevas iconografías en un diferente
contexto cronológico, cultural e interpretativo», en R. de Balbín Behrmann, P. Bueno
Ramírez, R. González Antón y C. del Arco
Aguilar (Eds.). Rock Carvings ofthe European
and African Atlantic Fagade. B.A.R., International Series n° 2043. Archaeopress. Oxford:
187-209.
ATOCHE, P. y RAMÍREZ, Ma.A. (e.p.): «El yacimiento de Buenavista, un asentamiento fenicio-púnico en Lanzarote (Islas Canarias) (circa
960-360 a.n.e.)», en VIIhnc Congrés International des Eludes Phéniciennes et Puniques.
Túnez (2009).
ATOCHE, P, RODRÍGUEZ, Ma.D. y RAMÍREZ,
Ma.A. (1989): El yacimiento arqueológico de
'El Bebedero' (Teguise, Lanzarote). Resultados
de la primera campaña de excavaciones. Secretariado de Publicaciones. Universidad de La
Laguna. Madrid.
ATOCHE, P, RAMÍREZ, Ma.A. y RODRÍGUEZ, C.
(2008): «La momificación o 'mirlado' en la
Protohistona canaria: ¿un rito egiptizante asimilado?», en P. Atoche, C. Rodríguez y Ma.A.
Ramírez (Eds.), Mummies and Science. World
Mummies Research. Proceedings of the VI
World Congress on Mummy Studies. Academia
Canaria de la Historia. Santa Cruz de Tenerife:
143-158.
ATOCHE, P., PAZ, J.A., RAMÍREZ, Ma.A. y ORTIZ,
Ma.E. (1995): Evidencias arqueológicas del
mundo romano en Lanzarote (Islas Canarias).
Cabildo Insular de Lanzarote. Col. Rubicón,
3. Arrecife.
ATOCHE, P, RAMÍREZ, Ma.A., PÉREZ, S. y TORRES,
J.D. (2007): «Primera campaña de excavaciones
arqueológicas en el yacimiento de la Caldereta
de Tmache (Tinajo, Lanzarote)». Cananas
Arqueológica (Arqueología/Bioantropología)
15: 13-46.
ATOCHE, P., RAMÍREZ, Ma.A., TORRES, J.D. y
PÉREZ, S. (2009): «Excavaciones arqueológicas
en el yacimiento de Buenavista (Tiagua, Lanzarote): primera campaña, 2006». Cananas
Arqueológica (Arqueología/Bioantropología)
17: 9-51.
ATOCHE, P., MARTÍN, J., RAMÍREZ, Ma.A.,
GONZÁLEZ, R., ARCO, Ma.C., SANTANA, A. y
MENDIETA, C. (1999): «Pozos con cámara de
factura antigua en Rubicón (Lanzarote)», en
VIII Jornadas de Estudios sobre Lanzarote y
Fuerteventura, (Arrecife, 1997), vol. II. Cabildo
Insular de Lanzarote. Arrecife: 365-419.
AUBET, Ma.E. (1987): Tiro y las colonias fenicias de
Occidente. Ed. Bellatcrra. Barcelona.
AUBET, Ma.E. (1994): Tiro y las colonias fenicias de
Occidente. Ed. Crítica. Barcelona.
BALBÍN, R., BUENO, P., GONZÁLEZ, R. y ARCO,
Ma.C. (1995): «Datos sobre la colonización
púnica de las Islas Canarias». Eres Arqueología
6, 1: 7-28.
BELTRÁN, M. (1970): Las ánforas romanas en
España. Diputación Provincial. Institución
«Fernando el Católico». Zaragoza.
BLÁZQUEZ, J.M. (1977): «Las Islas Canarias en la
Antigüedad». Anuario de Estudios Atlánticos
23: 35-49.
BOST, J.P., CAMPO, M., COLLS, D., GUERRERO,
V. y MAYET, F. (1992): Uépave Cabrera III
(Majorque). Echanges commerciaux et circuits
monétaires au milieu du lile siécle aprés JésusChrist. Paris.
DE FRUTOS, G. (1991): Cartago y la política colonial. Los casos norteafricano e hispano. Ed.
Gráficas Sol. Ecija.
DESJACQUES, J. y KOEBERLÉ, P. (1955): «Mogador
et les lies Purpuraires». Hespéris XLII: 193202.
PABLO ATOCHE PEÑA Y Ma ÁNGELES RAMÍREZ RODRÍGUEZ
DÍES, E. y MATAMOROS, C. (1991): Introducción
al estudio de la arquitectura púnica de Ibiza.
Atti del II Congresso Internazionale di Studi
Fema e Puma 2: 817-824.
DUSENBERY, E.B. (1967): «Ancient glass from the
cementeries of Samothrace». Journal of Glass
Studies 9: 34-49.
EUZENNAT, M. (1989) : Le limes de Tingitane. La
frontiére méridionale. CNRS. Études d'Antiquités Africames. París.
FANTAR, M. (1988): «Carthage: archetypes et specificité», en Carthage et son territoire dans
l'antiquité. Actes du IV Colloque International
sur l'Histoire et VArchéologie de l'Afrique du
Nord, vol. I. Strasbourg: 53-65.
GARCÍA MORENO, L.A. (1993): «Egipto y la circunnavegación de África en la Antigüedad».
Boletín de la Asociación Española de Orientalistas XXIX: 61-75.
GARCÍA TALAYERA, E (2003): «Depósitos marinos
fosilíferos del Holoceno de La Graciosa (Islas
Canarias) que incluyen restos arqueológicos».
Revista de la Academia Canaria de Ciencias
XIV, 3-4: 19-35.
GARCÍA Y BELLIDO, A. (1942). Fenicios y cartagineses en Occidente. C.S.I.C. Serie C, 1. Madrid.
GÓMEZ BELLARD, C. (1995): «The first colonization of Ibiza and Formentera (Balearic Islands,
Spain): some more islands out of the stream?»
World Archaeology 26, 3: 442-453.
GONZÁLEZ, R. (1999): «El primer poblamiento de
Canarias. Nuevas perspectivas en la investigación arqueológica», en VIH Jornadas de Estudios sobre La.nza.rote y F%e,rte,<vent%r&; yol, II.
Cabildo Insular de Lanzarote. Arrecife: 305-338.
GONZÁLEZ ALCALDE, J. (1997): «Simbología de
la diosa Tanit en representaciones cerámicas
ibéricas». Quad. Preh. Arq. Cast. 18: 329-343.
GONZÁLEZ PRATS, A. (2008): «Avance de los análisis de caracterización de las cerámicas de La
Fontcta». Cuadernos de Arqueología Mediterránea 18: 53-79.
GONZÁLEZ, R. y ARCO, Ma.C. (2007): Los enamorados de la Osa Menor. Navegación y pesca en
la protohistoria de Cananas. Canarias Arqueológica. Monografías, 1. Museo Arqueológico
de Tenerife. OAMC. Cabildo de Tenerife.
Tenerife.
GONZÁLEZ, R. y ARCO, Ma.C. (2009): «Navegaciones exploratorias en Canarias a finales del II
milenio a. C. e inicios del primero. El cordón
litoral de La Graciosa (Lanzarote)». Cananas
255
Arqueológica Arqueología/Bioantropología 17,
I: 9-80.
GONZÁLEZ, R., BALBÍN, R., BUENO, P. y ARCO,
Ma.C. (1995): La Piedra Zanata. Museo
Arqueológico de Tenerife. OAMC. Cabildo
Insular de Tenerife. Tenerife.
GONZÁLEZ, R., ARCO, Ma.C., BALBÍN, R. y BUENO,
P. (1998): «El poblamiento de un archipiélago
atlántico: Canarias en el proceso colonizador
del primer milenio a. C.» Eres Arqueología/
Bioantropología 8: 43-100.
GOZALBES, E. (1988): «La piratería en el Estrecho de Gibraltar en la Antigüedad», en Congreso Internacional 'El Estrecho de Gibraltar'
(Ceuta, 1987), vol. I. UNED. Madrid: 769778.
GUIDO, A. (1978): The Glass Beads of the prehistoric and Román Periods in Britain and Ireland. London.
Huss, W. (1993): Los Cartagineses. Ed. Credos.
Madrid.
JÁUREGUI, J.J. (1954): «Las Islas Canarias y la
carrera del oro y la púrpura en el Periplo de
Hannón», en / Congreso Arqueológico del
Marruecos Español. Tetuán: 271-276.
JODIN, A. (1967): Les établissements du roi Juba
II aux lies Purpuraires (Mogador). Editions
Marocaines et Internationalcs. Tánger.
LANCEE, S. (1994): Cartago. Ed. Crítica. Barcelona.
LÓPEZ CASTRO, J.L. (1992): «Los libiofcnicios:
una colonización agrícola cartaginesa en el sur
de la Península Ibérica». Rivista di Studi Fenici
XX, V. 47-tó.
LÓPEZ CASTRO, J.L. (2008): «El poblamiento rural
fenicio en el sur de la Península Ibérica entre
los siglos VI a III a. C.» Gerión 26, 1: 149-182.
LÓPEZ PARDO, F. (1988): «Apuntes sobre la intervención hispana en el desarrollo de las estructuras económicas coloniales en Mauritania
Tingitana», en Congreso Internacional «El
Estrecho de Gibraltar» (Ceuta, 1987), vol. I.
UNED. Madrid: 741-748.
LÓPEZ PARDO, F. (1990): «Sobre la expansión fenicio-púnica en Marruecos. Algunas precisiones
a la documentación arqueológica». AEspA 63:
7-41.
LÓPEZ PARDO, F. (1991): «El Periplo de Hannón
y la expansión cartaginesa en el África occidental», en V Jornadas de Arqueología fenicio-púnica (Ibiza, 1990). Govern Balear. Ibiza:
59-70.
256
EL ARCHIPIÉLAGO CANARIO EN EL HORIZONTE FENICIO-PÚNICO Y ROMANO DEL CÍRCULO DEL ESTRECHO
LÓPEZ PARDO, E y SUÁREZ PADILLA, J. (2002):
«Traslados de población entre el norte de
África y el sur de la Península Ibérica en los
contextos coloniales fenicio y púnico». Gerión
20, 1: 113-152.
LÓPEZ PARDO, E y MEDEROS MARTÍN, A. (2008):
La factoría fenicia de la isla de Mogador y
los pueblos del Atlas. Canarias Arqueológica.
Monografías, 3. Museo Arqueológico de Tenerife. OAMC. Cabildo de Tenerife.
MAHJOUBI, A. (1983): «El período romano y postromano en el Norte de África», en Historia
General de África, vol. II. Tecnos/UNESCO.
Salamanca: 474-507.
MARTÍNEZ,], y CARRERAS, C. (1993): «Ánforas de
salazón y navegación comercial vía atlántica en
época romana. La conexión Baetica-Bntannia»,
en XXII Congreso Nacional de Arqueología
(Vigo, 1993). Xunta de Galicia. Vigo: 101-110.
MEDEROS, A. y ESCRIBANO, G. (2002): Fenicios,
púnicos y romanos. Descubrimiento y poblamiento de las Islas Cananas. Dirección General de Patrimonio Histórico. Viceconsejería de
Cultura y Deportes. Gobierno de Canarias.
Estudios Prehispánicos, 11. Madrid.
MEDEROS, A. y ESCRIBANO, G. (2006): «Mare Purpureum. Producción y comercio de la púrpura
en el litoral atlántico norteafncano». Rivista di
Studí Fema XXXIV, 1: 71-96.
MEDEROS, A. y ESCRIBANO, G. (2008): «Pesquerías púnico-gaditanas y romano republicanas
de túnidos: el Mar de Calmas de las Islas Canarias (300-20 a. C.)» en R. González, E López
y V. Peña (Eds.), Los Fenicios y el Atlántico.
IV Coloquio del CEFYP. Centro de Estudios
Fenicios y Púnicos. Madrid: 345-378.
MUÑOZ JIMÉNEZ, R., (1994): La Piedra Zanatay el
mundo mágico de los guanches. Museo Arqueológico de Tenerife. OAMC. Cabildo Insular
de Tenerife. Santa Cruz de Tenerife.
PEACOCK, D.P.S. y WILLIAMS, D.E (1986): Amphorae and the Román Economy. An introductory
guide. Longman Archaeology Senes. Logman.
London and New York.
PELLICER, M. (1970). «Ánforas de importación
halladas en Canarias». Anuario del Instituto de
Estudios Canarios, 14-15: 43-56.
PICARO, G.C. (1978): «Les romains en Cote
dTvoire». Arcbéologie 116: 22-27.
PONSICH, M. (1969): «Nouvel aspect de l'industrie
préromaine en Tmgitane». Bulletin Archéologique 4 : 225-235.
PONSICH, M. (1988): Aceite de oliva y salazones
de pescado. Factores geo-económicos de Bélica y
Tingitana. Universidad Complutense. Madrid.
PONSICH, M. y TARRADELL, M. (1965): Garum et
industries antiques de salaison dans la Méditerranée Occidentale. PUF. París.
REBUFFAT, R. (1987): «L'implantation militaire
romaine en Maurétanic Tingitane», en UAfrica
romana, Atti del IV Convegno di Studio sur
L'África romana. Publicazioni del Dipartimento
di Storia dell'Univ. de Sassari. Sassari: 31-78.
RÉMONDON, R. (1973): La crisis del Imperio
romano de Marco Aurelio a Anastasio. Col.
Nueva Clío. Labor. Barcelona.
SANTANA, A., ARCOS, T., ATOCHE, P. y MARTÍN, J. (2002): El conocimiento geográfico de
la costa noroccidental de África en Plinio: la
posición de las Canarias. Hildesheim-ZünchNew York: Georg Olms Verlag. Spudasmata,
Band 88.
SCHUBART, H. y ARTEAGA, O. (1986): «El mundo
de las colonias fenicias occidentales», en Actas
del Congreso «Homenaje a Luis Siret» (19341984) (Cuevas del Almanzora, Junio 1984).
Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía. Madrid: 499-525.
SERRA, E. (1966): «Ánfora antigua en Canarias»,
en IX Congreso Nacional de Arqueología,
(Vallaclolid, 1965). Secretaría General de los
Congresos Arqueológicos Nacionales. Zaragoza: 373-377.
SERRA, E. (1970): «Más cerámicas antiguas en
aguas de Canarias», en XI Congreso Nacional de Arqueología, (Mérida, 1968). Secretaría General de los Congresos Arqueológicos
Nacionales. Zaragoza: 428-430.
Descargar