EL Pensamiento Español del 8 de abril de 1873, nº 4025

advertisement
M ARTES, 8 D E ABRIL D E 1873.
AÑO X IV .-N Ú M . 4,025.
DIARIO CATOLICO, APOSTOLICO, ROMANO.
Vobis etiam m érito acepta referim us qui ta m stren u e reh g io n is, e t
ju stitiae p a rte s tu e n d a s su sc e p is tis......
nt, vY'QrBicioN.-En M adrid, 12 rs. al m es.—E n P rovincias, 17 rs. a l m e q y 5 0 por trim e stre en casa de los
15 r s el m es y 4 2 al trim e stre en la .A d m in istra c ió n .-E n el E xtranjero, 7 0 rs.—E ñ U ltram ar, 9 0 reaS ' r i S ^ s t r e ’- L a A dm inistración no responde dé los sellos que se le re m ita n en c a rta sin eertiflcar.____________________
•
. ?
,
OEREND.AS -A SU SANTIDAD.
S um á an terio r. . . . . . . .
D. M anuel Mencio, P resbítero, B a r-
. bastro. ¿ t -
62,479
...........................
^
Un católico de T arifa...........................
D. Francisco D u ra n , Jerez. . . .
D. José Checa, Párroco de C a ste lld are n s...................................................
D. M iguel M iguel, id. . . . .
.
D. A.
Z ., M oraleja de Enm edio.
D. y . G. B.................................... • •
D. F rancisco G utiérrez, F u en te s de
A n d a lu c ía .
.
c
9
fO
300
19
8
10
4
4
10
2
80
20
4
20
.... ...............................
i). C ayetano G arcía, id ......................
D. G uillerm o Poyo, id.........................
D oña Isabel G arcía, id ......................
D. A ntonio G arcía, id. ^, . . . .
D. E ugenio de C astro, id ....................
U n católico de S ev illa.........................
O tro id ..........................................
D. M ariano L a c o rta , P o rtilla d a. .
D. F ernando Perez, V egrafria. . .
te ro .........................................................
D. C ristóbal Sánchez P astoriza. . .
ü . F . T., P resb ítero ...............................
D oña M ariana P asto riz a......................
D. J o s é B rito . . . . . . . . . .
D. F rancisco A., P resbítero. . . .
D. J . M. J ., P re sb íte ro ..........................
D. A ndrés S .............................................
D. M.anueLC., Pcesblterp. . . . .
D oña M. del Rosario Sánchez P asto ­
riza .........................................................
D. R afael V., P re sb íte ro ......................
D. J . M., P resb ítero ..............................
D. Ju a n B. . .
...........................
D. F rancisco A. G utiérrez. . . .
Doña A na A. G. de M ora....................
D. José T ..................................................
D. José L. C .............................................
D. J. O...........................
D. H erm enegildo Cachero. . . .
D .C .R
.
Total. .* .
.
.
50
oO
20
10
I
30
20
20
4
20
20
10
^
20
40
^
20
j4
10
. 51,797
(Sigue abierta la suscricion).
S um a............................
63.007
(Signe abierta la suscricion).
SUSCRICION f
I
r
A F A V O R D E L O S C A R L IS T A S .
S um a an terio r. . . 50.632
40
D. F .X . S.
.......................................
2
C uesta, M adrid......................................
D. N orberto Paulino H erm osa, Va20
líadolid.................................................
D. Joaqüiu S án ch e z,‘P uebla de Ca18
z a lla r.....................................................
2
D. T. B. ................................................
20
D. Ju a n Clímaco Roda (tercera vez).
D .' F rancisco Llano .Alvarez, V illa20
franca del Vierzo...............................
20
D. A ntonio L lano A lvarez, id. . .
20
D. M iguel A rias, id ...............................
20
D. M iguel G arcía, id ...........................
20
D. José A lvarez V alcárcél¡ id. . .
20
U na carlista de esta villa, id. . . .
10
D. F élix Cotado, i d . ...........................
U n católico <ie F ueiltés de A ndalu­
40
cía...........................................................
4
D. M iguel Ayuso, Sau Leonardo. .
7
D. M ariano Lacosta, P o rtillad a. . .
12
D. Pedro Barrios, V ega de Jerez. .
2
D. Blas A. Rogel, Segovia..................
D. G um ersindo de la M onja, Nava20
res de Enm edio...................................
10
U na sirv ie n ta, M adrid..........................
10
p . Cándido C arrillo, El R edal. .
10
D. T iburcio G arcía, C orera. . . .
10
D. M anuel F ernandez, R e d a l.. . .
10
U na c a r lis ta ............................................
D. L uis Sim ón, M iranda del Cas­
6
ta ñ a r ......................................................
•20
D. P. T., P am p lieg a..............................
20
D. M. C., Ídem ........................................
22
Una persoua piadosa............................
8
D. J u a n S oldivila, V alladolid. . .
20
Un católico de Q ucl..............................
D. F r. M anuel Alonso Cam ino, P res­
39
bítero de A viles................................
D. Francisco Ram ón N avarro, Bien­
00
v en id a................................... .....
D. Casim iro C alab ia, P resbítero de
12
F u en tecen ............................................
D. A quilino Jim énez T oba, Presbí­
20
te ro de A drada. . : ......................
2
D. A gapito C a ta lin a , de Ídem.
..
4
D. Benito Ju a rran z , de idem . .
..
2
D. P. C., de ídem ...................................
10
D. Luciano Ca l vo. . . . . . . .
6
Doña M aría F o n ta n e t F r ix a s ..
. .
D. G regorio Gordo C alvo, sem ina­
4
r is ta .......................................................
120
D. José R. G...........................................
D. Pedro Sánchez y N aranjo, Presbí-
FOLLETIN.
DOCUMENTOS HISTÓRICOS
SOBRE EL PRINCIPIO T EL F IN DE LA COMMUNE,
p o r el P r e s b íte r o M. L a m a z o u .
Traducción de D. Cárlos M aría Perier.
(Continuación.)
E sto no debe ex tra ñ arse, pues la palab ra m otin
p ara los obreros desm oralizados que á P arís
acuden en ta les ocasiones, equivale átfow ír bien,
beber mejor y no trabajar nada (1). Esta.bau indo­
len tem en te sentados y recostados co n tra la ver­
(1) E l ciudadano L ullier, uno de los hom ­
bres de la Commune que de cerca h an visto á la
D em agogia, nacional é intern acio n al, enseño­
reada d e " P arís po r u n m om ento, ha hecho so­
bre ta l extrem o e sta declaración, en verdad
edificante:
• «Fué la verd ad era causa de que d ec reta ra mi
arresto el com ité ce n tral, el te n e r yo u n pror a m a algo m ás m oderado que el suyo. Ellos
ijeron: él nos b a rré rá ; barrám osle, pues, nos­
otros prim ero. D ecían que yo era ex a lta d o , por­
que no m e «costaba y alm orzaba y com ía con
café calien te; pues ni tiem po habia p ara com er
n i dorm ir. A eílos parecíales cosa lla u a el te n e r
sa n g re fría; pasaban en la m esa su tiem po; y
jóvenes ca n tin e ra s, con esm ero elegidas, les es­
canciaban á cada m om ento el vino del triunfó.»
(Tercer consejo de g u e rra , audiencia del 18 de
Agosto.)
Ün juicio análogo habia expresado en la au ­
diencia del dia 16;
«Una noche, hallábase todo preparado en tre
m uchos de la legión para d errib ar la Commune
y al com ité ce n tral, p ara lo que contaba yo ta m ­
bién con veinte caballos ensillados, tíra cosa
h echa, si hubiese ten id o 5,000 francos p ara ca­
lentar las gargantas en los arrabales; porque es
ireeiso saberlas rem ojar, si en P arís h a de salir
lien u n m ovim iento. E l q u e esto no sep a, de
p in g u n modo conojie á París.»
f
AÑO X IV .-N Ú M . 4,025.
MEMORIAS SECRETAS DE NAPOLEON III.
Con este títu lo v a á publicarse en F ran cia un
curioso libro del cual da noticia en u n larg o a r­
tícu lo , el diario francés Le Fígaro. A p arte de
alg u n as cosas que este artícu lo nos da á conócer, y que no tien en gran d e interés ni- im por­
ta n cia , h allam os al final del misnjo el sig u ien te
relato, que, aun q u e contiene hechos no ig n o ra­
dos, creem os digno de ser reproducido:
«Mr. de la Chapello d eclara que el folleto p u ­
blicado hace alg ú n tiem po con el títu lo de Las
fu e rza s m ilitares de Francia, aunque firm ado por
él, h a sido escrito por el em perador.
Al rep ro d u cir Mr. de la C hapelle este folleto,
lo enriquece con u na reseña com pleta de la
ca m p añ a de 1870, desde S arreb ru ck h a s ta
Sedan.
El em perador no quiso que viera la luz este
trab;ijo lia sta después de .su m uerte.
Rl p rim er capítulo tie n e u n a afirm ación te r­
rible.
E l 6 de Ju lio anunció al em perador el m aris­
cal Le boeuf que podía disponer de un efectivo
de 588,000 com batientes.
E xam in an d o bien esta cifra, quedaba red u ci­
da á 400,000 hom bres próx im am en te, d isp u es­
tos á é n tra r en cam paña.
C uando se procedió á la clasificación de los
cuerpos p ara em pezar el m ovim iento, no resul­
ta ro n m ás que 385,000 liom bres. Por ú ltitn o , al
cabo de tíe s sem anas, cuando el ejército sé h a­
llab a en la fro n tera, se vió la realidad; esto es,
supo el em perador que no contaba m ás que
cou 220,000 hom bres. Al mismo tiem po lleg ab a
á su no ticia que el ejército alem ail, al que se
suponía un efectivo de 300,000 hom bres, conta­
ba 900,000. E l em perador confiesa el am argo
desengaño que sufrió, y al ex p licar ías causas
que le m o tivaron, rev e lan p articu larid ad es des­
conocidas, como van á ver los lectores. «Esta
inconcebible d iferencia, dice, e n tre el núm ero
de soldados que se h allab an bajo las banderas y
el de los qne debia h ab e r, es el ejem plo m ás
deplorable del defecto de n u e s tra organización
m ilita r. P a ra com prenderle es preciso saber
que, á pesar d e las disposiciones to m a d as por
el m ariscal N iel desde 1868, loe soldados de la
reserv a, obligados á dirig irse á los depósitos
ja que rodeaba la colum na de V endóm e m uchos
g u ard ias nacionales, á los que iba sirviendo di­
feren tes licores u n a can tin era: el m ás jóven
de ellos de seguro no te n d ría au n diez y ocho
años. A l ap ro x im arm e, unO que h a b ría sido sin
d u d a m onaguillo de a lg u n a iglesia, hizo con la
cabeza in stin tiv a m e n te u n respetuoso saludo:
otro, que sin d u d a creería saber h acer u na b u r­
la fina, m ostróm e la p u n ta de su sable con u n a
sonrisa m ás bien estú p id a que m aligna: el te r ­
cero, tom ando las cosas de u u modo m ás serio,
m ontó, ó fingió m o n tar, su fusil de cazoleta,
m anteniéndolo asestad o co n tra m í, á la vez
que la ca n tin e ra le im p u lsab a á d isp ararlo con
rep u g n a n tes p alab ras, que n in g ú n esp íritu de­
licado m e co n sen tiría rep e tir. E n siete me.ses
hubo m uchas ocasiones en que debí encom en­
d ar mi alm a á Dios; y ju z g u é oportuno hacerlo
n n a vez m ás en esta. S in em bargo, y p ara no
to m ar siem pre las cosas por su aspecto m ás lú ­
g u b re , recordé la resp u e sta chistosa que oí de
labios de u n san to varón del c u a rte l de San S u lpició, á q u ien felicitab a yo por la p ro n ta reso­
lución que hab ia tom ado de ven ir á b uscar un
refu g io en el b arrio de la M agdalena, después
de los tre s dias de bom bardeo por los prusianos
de la o rilla izq u ierd a d el Sena: «Efa imposibe
dijo, obrando én razón, seg u ir pasando todas las
noches en en com endar m i alm a á Dios.»
Por fin llegué á la am b u lan cia á donde m e d i­
rig ía ,.sin m ás percance que u n a emoción p asa­
je ra . No hab ian llevado á ella n in g u n a de las
v ictim as de la descar'ga; y en co n tré á m is am a­
dos heridos de los días añ tcrio res ad elantando
m ucho en la curación, pero llenos de tris te z a
por lo que en su to rn o v eian, y "abatidos sobre
todo p o r la defección incalificable de u n a p arte
de la tro p a en la jo rn a d a deplorable del sábado
18. Q uedaba con lo hecho concluida y a m i sa­
g rad a m isión de Sacerdote; y al atra v esa r por
ú ltim a vez la p laza de V endóm e, de regreso á
m i p u n to de p.artida, n in g ú n objeto presencié,
n i incid en te alguno m e ocurrió, dignos de m en­
cio n arse.
D eum que, cujus causam ag itis, ro g am u s u t vos in proposito oonflrm e t.—P ió IX al director y redactores de E l P ensamiento E spañol .
P u n t o s d e s u s c r i c i o n . - -ífadríí.- E n la A dm inistración, Pelayo, 38 y 40, p rin cip al de la d erech a.—PropíM cíaí; E n los
pu n to s que se an u n cian él ú ltim o dia de cada m es.—París.- A gencia franco-española de D. C. A. S aav ed ra, 55, ru é T aitb o u t.—Mañila: D. Cirilo R iv era, calle de A nda, núm ero 5.—No se devuelve n in g ú n m an u scrito .
N a tu ra lm en te, la am istad y la procedencia
nos m ovieron á p edirle noticias de la célebre
cap ital d el fu tu ro E stado barcelonés. Sabido es
el h a b itu a l retraso con que el Sr. S aballs hace
lleg ar á M adrid los diarios y las ca rta s de su
dom inada C a talu ñ a. Por su p a rte el telég rafo ,
que e s tam b ién un reaccionario, parece que n e­
cesita del permiso, oficial p a ra decirnos a tie m ­
po algo in te resa n te. Uñ recién llegado de B ar­
celona es, p ues, u n a v erd ad era m ina, u n a perM ua in te resa n te por el m ero hecho de v en ir do
donde viene. P reguntárnosle, en su v irtu d , ccn
to d a la avidez in dividual de que disponem os,
y hé aquí, en resú m en , lo p rin cip al de sus res­
p u estas,
«Nunca, dijo, me h a parecido M adrid ta n h a­
b itab le, ta n ag rad ab le, ta n h o sp italario , ta n
consolador, ta n inabandonable como ahora. Us­
ted es, los que creen que la situ ació n de la ca­
p ita l de E spaña no es un encanto, son unos so­
lem nes in gratos. Yo he visto y a en M adrid co­
sas po rten to sas, yo he visto aquí soldados sin
gorro encarnado, que salu d an en la calle á sus
oficiales; yo lié visto aq u í coches p articu la re s
en acción, g en te bien v estid a en paseos y con­
ciertos, señoras en la Ca.stellana, b illetes de
Banco y h asta m onedas do oro en las tien d as.
S acerdotes eon m anteo á la luz del dia, y, en
fin, h a s ta tem plos abiertos al cu lto católico. En
B arcelona no se ve nada do eso hace m es y
medio.»
»¿Qué m ás quisiéram os en B arcelona quo uo
te n e r otros m otines, otras vergüenzas, otras
p ertu rb acio n es , o tras m a n ifesta cio n es, otras
p rácticas de federalism o que las que Vas. tie ­
n en ep este ejem plar Madrid? Vds. se quejan
h asta cierto p u n to de uu Gobierno que uo go­
b ierna, do un Sr. F ig u eras que parece acep tar
con fruición e l papel de prim er dem agogo do l a .
P enínsula. Pero si Vds. vieran aq u ella D ip u ta­
ción provincial y aq u ellas auto rid ad es, proólam a rian á F ig u eras hom bre dé Esta/j,) de p rim er
orden. V ds lian presencia/’o eon doloroso rubor
la m anifestaoinn 'e m e n in a que pidió aq u í el
di»
excarcelación de sus_deudos en p re ­
sidio. Pues si Vds. v ieran el señorío que co n sti­
tu y e la m uchedum bre m an ifestan te de Barce­
lona, estas m ad rileñ as callejeras les pareeorian
figurines.
»A(iní, p or ú ltim o , los trajes, los aspectos, las
transacciones, las d iversiones, las oficinas, la
v id a .social en tera, d em u estra la ex isten cia de
los intereses conservadores, la p resencia de la
pro p ied ad , de la in.struecion, del trab ajo paci­
fico, de la c u ltu ra . Pero allí... Vds. no saben lo
que allí pasa. ¿Creen Vds. que allí cuando so
cierra b ru talm en te u n a iglesia, el sen tim ien to
ó la indignación son ta u g en erales y ta n vivos
que produzcan reclam aciones num erosas y v i­
gorosas eu contra? Pues sepan Vds. que allí u u
tem pló cerrado es p rin cip alm en te cuestión do
derribo, cuestión del ca p ita l qué ve u n b uen n e­
gocio en el te rren o próxim o á venderse; qu e
allí, p ara concluir, h ay la peor de las dem ag o ­
g ias, la demagogia in d u stria l, u u a dem agogia
in sp irad a por algo peor que la pasión fan ática,
por la sordidez positivista!
N uestros lectores com prenderán sin esfuerzo
qué debe h ab er m ucho dé v erd ad en la an terio r
triste .p in tu rá . Nosotros la olmos con verdadero
te rro r, y desde que la olmos estam os p re g u n ­
tándonos: ¿es que el personal de la Commune
fran cesa se h a tr .sladado á la fam osa Ram bla?
¿Es que h an em igrado de Barcelona, todas las
g en tes racionales? ¿Es q ue la p rim era de n u es­
tra s cap itales de provincia se resig n a á ta n m i­
serable, á ta n rep u g n a n te disolución? Bien m i­
rado, sin em bargo, hay m otivos p ara lo que allí
pasa. Con escritores ta n cuerdos Como el señor
Mané y F laq u e r, y con gobernadores q ue dan
vivas p articu la re s á la federación u n iv ersal, no
Do E l D ia rio Español to m a m o s lo s si
es ex tra ñ o que B arcelona sea lo qu e es. Así se
(jompreude la sonrisa de espeotacion d el c a ta lan
g u íe n te p á r r a f o s :
Sr. F ig u eras, Pprque, no hay que dudarlo: crean
LA DEilAdOOLV INDUSTRIAL.
u stedes que á cada n o ticia nú éy á dé sú país, el
señor F ig u eras sigue sonriéñdó.
«Ayer tuvim os el gusto dé volvér á Ver eñ lóá
ólpcñlo's políticos á cierto re sp e ta b le g e n e ra l y
ex -d ip u tad o , que llegó an teay er de Barcelona.
p a ra ser desdé allí enviados á sus respectivos
reg im ien to s, em plearon m ucho tiem p o en re ­
u n irse á sus .cuerpos.
Por o tra p a rte , se n otaron los efectos de la
in sisten cia de la A sam blea le g islativ a en p edir
a l m in istro de la G u erra la concesión de perm i­
sos á los soldados de la reserva p a ra co n traer
m atrim onio. Muchos de los casados consiguie­
ron que los com andantes geneíaleá de los de­
p arta m en to s loá declarasen exentos del servi­
cio, á pesar de oponerse form alm ente á esta
m edida las órdenes del m inistro.
El em perador hab ia dispuesto m uchas veces
que se distrib u y esen á las tro p as de u n a m ane­
ra p erm a n en te los objetos y utensilios necesa­
rios p ara la cam paña. Sus deseos no se hablan
realizado; los carros de los reg im ien to s, que en
tiem po do paz debían estar preparados en p u n ­
to s escogidos próxim os á la fro n tera, se h alla­
ban aglom erados en 1870 én V ernon y en C h a to ry .
Los cuerpos de in fan tería no h ab ian recibido
él núm ero de fusiles correspondiente al efecti­
vo de g u erra. T enían como m áxim um 2,000 fu­
siles, cuando debían habex recibido de 4 á 5,000.
Lo m ism o sucedía con las m uniciones. R esul­
tan d o de afiuí considerables retrasos an tes de
que los cuerpos p u d ieran p resen tarse en pié de
g u erra.
T am bién se com etieron otros m uchos errores.
Uno de Iqs m ás grave.» fué el no h aber enseñ a­
do á l o s soldados d é la s q u in tas an terio res al
año de 1869 el m anejo de los nuevos fusiles; de
aquí resu ltó que la s reservas, que sólo cono­
cían el an tig u o arm am ento, a l lleg ar á sus re­
gim ientos en 1870 necesitaron renovar su ed u ­
cación m ilitar,
El servicio de am etrallad o ras dejó tam bién
m ucho que desear. Solo conocían esta nueva
a rm a el m ariscal Loboeuf y algunos cap itan es
de a rtille ría , que con el m ayor secreto e s tu v ie ­
ron en M cudon en 1869 estudiando el m ejor ser­
vicio de dichas piezas; pero por u n a culpable
in ad v erten cia, al estallar la g u e rra , en vez de
confiar las am etrallad o ras á los oñciales de a r ­
tille ría que las conocían, se dió su m ando á
otros que las desconociau por com pleto. Las
consecuencias de este error fueron g raves. E n­
gañados lo.» T1U0VÓS oficiales por el nombre^ cre­
yeron que debían u sar la» am etrallad o ras á
c o rta distan cia, cuando por el contrario, p a ra
que sean eficaces sus disparos es m en ester qüo
esten lo m énos á 1,800 metro.» de d istan c ia del
blanco.
. Todas estas causas y o tras m ás que p u d iera
en u m erar, diflcultaudo el cam bio de pié de paz
á p ié de g u e rra de u n a m an era inconcebible,
fueron el p rin cip al m otivo de todos estos
desastres.
La h isto ria, oyendo á Napoleón, le a trib u irá
seg u ram en te to d a la re.sponsabilidad por no h a­
ber sabido buscar hom bres leales é inteligente.»
p ara g obernar á la F rancia.
P arís no te n d rá riada que tem er de las rev o ­
luciones y la anftrqriía; la F ra n c ia no oscilará
e n tre los fun esto s exceso.» de la licencia y el
despotism o, desde aquel dia ta n .solo en que las
g en tes de ó rden d ig a n al p artid o d el desórdeu,
en érgica .y ten azm en te, como Dios á las olas del
Océano: «No p asareis de aquí.»
E sta n arració n im parcial y sencilla tie n e por
objeto ac la ra r uno de los episodios m ás doloro­
sos y execrables de la revolución del 18 de Mar­
zo. Y habrá realizado uno de m is m ás fervientes
deseos, trab a jan d o en mi n a tu ra l te rren o por la
cou.solidacion del órden público y dcl edificio
social, pro fu n d am en te conmovidos, si lo g rare
resultado llam ar eficazmente la atención da los
hom bres conservadores y am an tes de ese órd en ,
de cu alq u iera honrado partid o y de cu alq u iera
nación que seaii, hácia las tenebrosas m anio­
bras de esas sociedades dem agógicas in te rn a ­
cionales, que con m áscara de asociaciones obre­
ra.» y so color de intereses económicos y p ro tec­
ción recíproca, se dirigen en verdad á l a n eg a­
ción de Dios, de la fam ilia y de la p a tria , á la
ex tinción d el ahorró, del ca p ita l, de la g era rquía dom éstica y politica, y , en fin, á la su p re­
sión de^todos aquellos principios en que la so­
ciedad dé.scan.sá; y si adem ás consiguiera con­
vencer á todos los hom bres honrados de P arís y
de las g ran d es ciudades de F rancia, de qu e el
p artid o de la an arq u ía, d iariam en te reclu tad o
en tre las heces sociales de E uropa, no es fu erte
sino por n u e s tra pereza y egoísmo, que b a sta rá
q u e la s g en tes de bien se cu e n ten , se o rg an icen
y por la u n ió n se fortalezcan, p a ra red u cirlo á
la im potencia y la nada.
Cuando volví á m i casa, eran cerca de las
seis.
Y aq u í acaba m i p rim era n a rra c ió n , re d a c ta ­
d a á fines de Marzo.
Poco m ás de tre s cuartos de h ora pasó en tré
los in su rre c to s y heridos de la plaza de V ead o -
m e; m as.sólo Dios sabe con qué fervor y em o­
ción le pedí qu e no g u a rd a ra p ara m i corazón
de S acerdote y de francés o tra p ru eb a, á esta
sem ejan te. In ú til es que a d v ierta que ta l sú ­
p lic a no fué oida; habíase fundado la Commtme
sobre el te rro r y la s a n g re , y h ab ia de acabar
en u n cáos in fern al de crím enes é insensateces.
E l espeso cordon de in su rre c to s, que por el
lado de la Calle de la Paz Custodiaba la e n tra d a
de la plaza, me abrió paso siu la m enor dificul­
ta d , y la p a tru lla , que recordaba h aberm e dado
perm iso p ara en tra r, ni u n a p re g u n ta siq u iera
m e dirigió p ara p erm itirm e salir. E n co n tré á la
e n tra d a de la calle N ueva de las G apueliinas u n
individuo qué con a re n a cu b ría u n a v erd a d era
balsa de sangre. Por lo dem ás, n in g u n a v a ria ­
ción h ab ia en la disposición de las p a tru lla s; y
la calle seguía, pareciéndose á u n cem enterio.
Ün com erciante de buen p o rte e n tre a b ría á la
sazón eon tim idez u n a hoja de la p u e rta de su
alm acén, casi en fren te del crédito T errito rial,
y p ed ia á la ú ltim a p a tru lla de la p a rte del
boulevar, que dist.aba como 50 m etros, perm iso
p a ra p asar. T an desconcertado estab a, y con ta l
palidez en su rostro, que la p a tru lla , lle n a de
o rgullo al v er el miedo que inspiraba, aprove­
chó la ocasión de d iv ertirse á costa de este des­
dichado, d irig ió le con afectación y solem nidad
v arias p re g u n ta s, de las que con g u sto en tie m ­
pos m énos acerbos h ab ríam e reido; enderezóle
u n a a u s te ra y p rolongada am o n estació n ; y
cuando él v o lv ió la esp ald a á los in su rrecto s,
p a ra g a n a r, m ás m u erto que vivo, el boulevar,
el m ás jó v en de aq u ella chusm a trocó su se v era
g rav ed ad de presidente de los .\ssises ó de ju e z
de instrucción por la picaresca h ila rid a d del p i­
llo de plaza: cogió en alto su fu sil, lo encaró
co n tra el m ercader, que por su fo rtu n a no vió
y a este m ilita r saludo, y dió á e n ten d e r con su
gesto y adem anes que pensaba esto p a ra sí:
«¡Ah! ¡si todos los h a b ita n te s de P arís son como
este, P arís es nuestro!»
A cerca de la p a rte que to m a n en los m otines
los v erdaderos h ab itan tes de P a rís , tién en se en
Ayuntamiento de Madrid
PARTE
OFICIAL.
M INISTERIO DE LA GUERRA.
DECRF.TO.
Rl Gobierno de la R epública, asintiendo á lo
propuesto p o r el m in istro de la G uerra en Con­
sejo de m in istro s, y de conform idad con lo acor­
dado por el Consejo de E stad o , d ecreta lo si­
g u ien te:
A rtículo 1.° Se a u to riza al m in istro de la
G u erra p a ra ad q u irir 50,000 fusiles del modelo
de 1871, co ntratándolos por gestión d ire c ta con
las fábricas e x tra n je ra s con sujeción á los plie­
gos de condiciones fac u ltativ as y económ icas
p rév iam en te aprobados,
A rt. 2.° Los 50,000 fusiles que h an de con­
tra ta rs e h ab rán de ser su m in istrados en el p re ­
ciso térm in o de tre s meses.
A rt. 3.° En el pliego de condiciones econó­
m icas se fijará el precio de ca d a fusil con su ba­
y o n eta y vaina.
A rt. i . ” Por el m in isterio de H acienda se
ab rirá el oportuno crédito á favor del de la
G u erra p a ra lle n a r este servicio con cargo á
los recursos acordados por la A sam blea N a­
cional en la ley de 18 de Marzo del presen­
te ano.
A rt. 5.° E l m in istro de la G u erra d ará cuen­
t a en su dia á las C órtes del cum plim iento de
e sta autorización.
M adrid siete de A bril de m il ochocientos se­
te n ta y tre s.—Rl p resid en te del Gobierno de la
R opiibliea, E stanislao F ig u eras.—E l m inistro
de la G uerra, Ju a n A costa.
P or decretos del m in isterio de G racia y J u s ­
tic ia se declara cesante á D. José Perez Gim é­
nez, p resid en te de sala de la A udiencia de Se­
v illa, Y se repone en dicho cargo á D. G regorio
R ozalcm , quo fué ju b ilad o .
Por decretos del m in isterio de F om ento uo se
ad m ite la ren u n cia que del cargo de recto r de
la U niversidad de V alencia h a p resentado don
Eduareio Perez Pujol, y se a d m ite laxiiraision
que lia presentado D. M anuel P rieto, oficial de
la clase de prim eros del m ism o m inisterio.
E L PENSAMIENTO ESPAÑOL.
M a d rid , 8 d e A b ril d e 1 8 7 3 .
A PU N T E S SOBRE LA CUESTIO N SOCIAL,
T res proposiciones tenem os ofrecido de­
m o strar (véase m iestro núm ero del 18 del
próxim o pasado M arzo), á saber:
Que la R epública en E spaña, es n e cesaria­
m ente socialism o;
Que la form a p rá c tic a del socialism o en la
R epública española, no puede ser sino el co­
m unism o;
Que de hecho este m ónstrun lleva y a an ­
dado largo cam ino en E sp añ a p o r v irtu d de
la s trasform aciones sociales y a h oy realiza­
das á favor do la revolución p o lítica.
De todos estos asertos, pero especialm en­
te de los dos prim eros, pudiéram os a h o rra r­
nos dem ostración, pues h arto evid en te, por
d esg racia, re su lta ella de todo cuanto e stá n
viendo n u estro s ojos y palpando- n u e stra s
m anos. Pero cabe que h a y a quieri de b u en a
provincias y en el e x tra n je ro ideas algo equi­
vocadas; el defecto del v erdadero p arisién es
m archarse al campo é en cerrarse en su casa.
M aterialm ente considerado, es este él p ártiilo
m ás desastroso; y bajo el aspecto m oral no es
la resolución m ás h eró ica ni le v an ta d a. P o r
desgracia, nu n ca se h a visto m ás ju stifica d a es­
t a observación que en el tris te reinado de la
Commune. En el Diario O ácial h a podido le er
todo el m undo m ás de u n a vez los nom bres de
los cu atro ciudadanos qu e por b a s ta n te tiem po
h an dirigido las operaciones m ilita re s; de ellos
dos eran polacos, uno ilaliano, y otro am erica­
no n atu ralizad o .
T an ta triste z a m e in sp iré el ver el ab a tim ien ­
to y desconcierto de la m ayoría do los h a b ita n ­
te s del cu a rtel invadido, dom inados m ás bien
por el estu p o r que por la in d ig n ació n , y el no­
ta r que á duras penas se a tre v ía n a p rese n tarse
en las p u e rta s de sus casas, y q u e, tem erosos de
com prom eterse , h ab lab an c-autelosam ente en
voz b aja, como asom bro m e produjo en la plaza
de Vendóme el descoco, la osadía y la arro g an ­
cia de los obreros de los arrab ales, de los perse­
guidos por la ju stic ia , de los in fractores de con­
denas y de los revolucionarios cosm opolitas.
T al abdioaoíon de los am igos del órden, daba
nuevo pábulo á la au dacia y en erg ía de los ene­
m igos de la sociedad; y este proceder cobarde
hacíam e com prender por vez p rim era, por cual
modo logró en 1793 un p u ñ ado de facciosos
a terro riz ar y diezm ar á las g en tes h o n rad as,
diez veces m ás num erosas qu e ellos.
INTRODUCCION A LOS SUCESOS DE LA HOQÜETTE.
D iré algunas p alab ras que sirv an de tr a n s i­
ción desde m i n arració n p rim e ra referen te al
san g rien to d ram a de la plaza de V endóm e, es­
c rita en fin de Marzo, á la seg¡umla p a rte de m i
penosa ta re a , qu e es la descripción, red a cta d a
on fin de Mayo, de lo acontecido con relación á
la invasión de la iglesia de la M agdalena, á m i
encierro en la p re fe c tu ra de policía y en la cár­
cel do Mazás, y á los g ran d es aten tad o s de la
Commune.
E L PEN SA M IEN TO E S P A Ñ O L .-M a rte s, 8 de A bril do 1873.
de aseg u rarse que ap licará so b re todo sus
é te n g a los h ech o s p resen tes por anorm ales,
fuerzas á transform ar in m ed iata y violenta­
crey én d o lo s, no una consecuencia n a tu ra l
m ente la propiedad. ¿Por qué? Porque la
dc la republicanizacion de E sp a ñ a , sino un
m asa, siem pre”n atu ralm en te violenta, de to ­
trasto rn o adventicio y pasajero, como ocur­
do partido de acción, ha de te n e r como pri­
ren siem pre en to d as las trasform aciones
m er objetivo lo qué m ás de cerca y m ás cla­
políticas dé cualq u ier E stado.
ram ente ve ser adecuado á sus a p etito s do­
Im porta m ucho, por o tra p a rte , in v estigar
m in an te s.
las causas íntim aé de n u e stra h orrenda si­
Ahora bien: el prim er ap etito dom inante
tu ació n a c tu a l, pues sin conocerlas bien,
es im posible buscarle rem edio adecuado. La AA proletariado, que co n stitu y e el g raude
violencia m ism a de n u estra situación dice
ejército del socialism o, es lo que llam a él
d e stru ir la tira n ía del capital-, m ás claro,
que no ha de d u ra r, porque uada violento es
en trar, por fuerza, en p articipación de goces
durable; la reacción h a de v en ir, y b a de
con el propietario, y aun despojarle violen­
ven ir pronto; pero si no sabó el p unto á que
tam en te para vengarse del tiem po en que le
debe aplicar su fuerza re sta u ra d o ra, será
ha debido, dice é l, escaso pan á costa de lar­
m eram ente un trasto rn o m ás, ta n to m ás per­
nicioso cnanto ella cre e rá de sí m ism a que
g a fatiga.
¿Cómo viene, preg u n tam o s ahora, e l so­
es un rem edio, uo sieudo, en rig o r sino un
cialism o á E spaña? ¿Viene como escuela,
p aliativo á favor del cual se e x tie n d a y afian­
como secta para proclam ar una d o ctrina que
ce el virus morboso en las en trañ as del or­
se proponga ir realizando en la p ráctica por
ganism o.
Con estas indicaciones parécenos dejar I medio de reform as graduales? No, sino que
viene como p artido de acción, y obligado
bien asentados el objeto y el fin que nos pro­
adem ás á ser ta n to m ás violento cuanto m a­
ponem os.
yor sea la resisten cia que sus in te n to s han
E n prim er lu g a r hem os dicho que la R e­
de b ailar en la constitución íntiiu i de la so ­
pública en E sp a ñ a no puede ser sino socia­
ciedad española.
lism o. ¿Por qué? Porque en E sp añ a, m ás que
en n in g u n a o tra de las naciones contem po­ ) A gréguese á esto la n a tiv a en ergía de
rán eas, la form a republicana, no y a solo por ' nuestro génio m eridional; agrég u en se los
h áb ito s m ism os creados eu la intelig en cia y
lo que es en sí m ism a, sino por los c a ra c té res especiales que hoy la d istin g u e n , rep u g ­ en la v o luntad de n u estro pueblo por la edu­
cación m ism a relig io sa que h a recibido del
na invenciblem ente á todos los elem entos
catolicism o, relig ió n em inentem ente
c o n stitu tiv o s de n u e stra nacionalidad.
ca, que no deja lu g a r á los distingos é in­
Por lo que es en sí m ism a la R epública,
consecuencias de otras religiones raénos ab­
se opone rad icalm en te á la M onarquía, que
solutas en sus principios y m énos concretas
es la form a p o lítica bajo la cual E sp añ a fué
c o n stitu id a desde el p rim er in sta n te de su eu sus preceptos; ag rég u ese el m ism o espí­
ritu dem ocrático engendrado en todas nues­
ser como nación, siu que en n in g ú n período
tra s clases sociales por todas.las condiciones
de n u e stra h isto ria , propiam ente hablando,
políticas y económ icas de n u e stra h isto ria
nacional, h ay a estado políticam en te re g id a
m ás que por la forma m onárquica. Lo cual nacional; ag ré g u ese e l horrendo desnivel
equivale á decir que toda especie do forma que existe en n u estro m ovim iento econó­
mico entVe las diversas especies de in­
p o liárq u ica, y por con sig u ien te eu prim er
lu g a r la R epública, que es el opuesto radical du strias, y au n m ás que esto, el que h ay
e n tre n u e stra s necesidades ficticias y nues­
de la m onarquía, rep u g n a al principio misino
tro s recursos p o s itiv o s , desnivel quo es
orgánico do n u e stra nacionalidad.
la causa p rim era del quo ex iste en nue­
Si de lo que la República es en sí m ism a,
stro presupuesto público; tén g ase todo esto
pasam os ah o ra á ex am in ar los caractéros es­
en cu en ta , y se h a lla rá esplieado el có­
peciales que h o y la d istin g u e n on toda E u ­
mo y el por qué el socialism o h a tom ado en
ropa, la hallarem os sieudo, no ta n to expre­
n u estra E spaña desde luego la form a comu­
sión política de todo un estado social qué la
nista.
h a g a necesaria para arm o n izar los derechos
De propósito, uo hem os indicado el influjo
é in tereses de todas las clases, como arm a
que
en estos hechos h ay a ejercido n u e stra
de g u e rra de u n p a rtid o , ó si se quiere de to ­
revolución
política; porque este es punto
da u n a clase social, que eu la in stitu ció n re­
ap
arte,
que
m
erece tra ta rse en artícu lo es­
p u b lican a cree v er el m edio m ás adecuado
pecial.
p a ra m onopolizar la dom inación. Y como,
por o tra p a rte , sabem os que el fin próxim o
del m onopolio á que asp ira esa clase, es la
ÓRDEN PÚ B L IC O .
destru cció n com pleta del organism o social
Se
hacen
curiosos com entarios sobre los
v ig e n te ; y como el p rim er fundam ento de
m óviles á que hau obedecido los in tran si­
e ste organism o quo esa clase quiere d e stru ir
g e n te s, quo ta n ta im portancia daban á la
es la religiou; tenem os ta m b ié n que, m irada, m anifestación anunciada para el dom ingo
últim o, para suspender esta solem nidad re­
la R epública por este especial aspecto, ha de
publicana. No hem os de a c larar nosotros las
rep u g n ar ta n to m ás á la sociedad española
dudas que pudiera su g e rir en los lectores lo
cuanto eu ella, m a sq u e en o tra n in g u n a , la
antedicho ; pero en tie n d an que, según de
relig ió n es verdad eram en te y de todo punto,
público se dice
el Gobierno ha logrado
prin cip io , medio y térm in o de n u estro sér a b lan d ar la fiera tenacidad de los in tran si­
g e n tes.
nacional.
Mas si la m anifestación no se celebró en
E n rcsúm en, la R epública, m irada en sí M adrid en dicho dia, en el mismo tuvieron
m ism a, y nada m ás que como u n a de ta n ta s
l u ^ r otras en g ran núm ero de capitales y
poblaciones de im portancia, siendo de notar
form as de G obierno que pueden ser le g íti­
m as, y por ta n to , ju s ta s y convenientes en que, seguu La Epoca, se a trib u y e á g estio ­
nes de personas elevadas la q u e ha tenido
determ inados tiem pos y lu g ares, se opone á
lu g a r eu Toledo, tam bién co n tra las corpo­
las bases cardinales de n u estro organism o
raciones populares de d ich a ciudad, en lo
'politico propio. M irada luego esa form a con que se ve una contradicción ex tra ñ a , puesto
que los m ism os á quienes M adrid debe quo
relación al fin próxim o del p artid o que la
se a g u a ra la m anifestación del dom ingo,
preconiza y sostiene hoy en toda E u ro p a, es
aparecen como fautores de la de Toledo.
la oposición m ás rad ical y absoluta que cabe
La de H uesca fué a lg ú n tan to num erosa,
concebir á lo s fundam entos sociales de nues­
.y los co n cu rren tes pidieron la república fe­
tra católica E sp añ a.
deral, ia d estitución de to'dos los ay u n ta­
m ientos ileg alm en te elegidos, y la en treg a
Lo cual equivale á d ecir que en E.spaña,
de arm as á los voluntarios. Reinó por su­
m ás que en otra nación a lg u n a de E uropa,
puesto el m ayor órden, y algo han logrado
la República es u n a in stitu ció n anóm ala, y
aquellos fedérales, puesto que la com isión
como anóm ala, vio len ta. A hora bien; por vir­
provincial d im itió , y fué su stitu id a por
aquellos.
tu d de esta^ m ism as condiciones, esa forma
Lo m ism o ha ocurrido en V alencia.
h a de en c o n tra r en E sp añ a resisten cias, ac­
La
Oorrespondencia dice que en todas, las
tiv a s ó pasivas, m ás fu ertes que en nin g u n a
poblaciones donde se verificaron an teayer
o tra nación: lo cual equivale á d ecir que los m anifestaciones públicas cp p tra las quiqtas,
republicauos en E sp añ a, necesitan m ás que
fueron quem adas las ta lla s y dem ás utensi­
lios del sorteo.
'
en o tra nación a lg u n a, c o m b atir radicalm en­
E
n
Alcoy
y
A
licaute
los
m
anifestantes
so
te los fundam entos de la sociedad.
reunieron en las plazas llam adas de la Cons­
De aquí resu lta, como p rim era é inevi­
titu c ió n con ánim o de rom per la piedra de
ta b le consecuencia, que en E sp a ñ a los re p u ­
la idem : no sabem os si lo conseguirían en el
segundo punto; en A lcoy, no obstante las
blicanos indiv id u alistas, ó llam ém oslos auto­
rita rio s, es decir, los que en la R epública am onestaciones de las autoridades, la pie­
dra fué arran cad a y deshecha. Así pasan to ­
no desean n ip re te u d e n sino u n a nueva tra n s­
das las cosas de este m undo.
form ación política, sou necesariam ente una
A yer dim os una ex ten sa reseña de l a m a­
d éb il m inoría en e l p a rtid o republicano. La
nifestación c o u tre rista celebrada en B arce­
lona y sobro la cual nos llegan nuevos por­
m asa de los que lleven en com ún e ste nom­
m enores. D espués de h ab e r estado los m a­
b re , no puede ser, y no es en efecto, uno de
n ifestan tes en el gobierno civil se d irig ie­
ta n to s partidos políticos, sino una secta ene­
ron á la diputación, donde el coronel ó co­
m ig a dc la co n stitu ció n ín tim a de la sociedad m andante Maza dirig ió la palabra al pueblo
en un sentido ta n exagerado, que proclam ó
española.
la necesidad de que los in tra n sig en tes se
L a cual equivale á d ecir que en E spaña,
hicieran dueñosde lasitu acio n , se ad hirieran
m ás qpe en n in g u n a o tra nación, la m ayoría
á C outreras, echaran de allí á P atiño y aun
d el partid o republicano es necesariam ente
recibir á tiro s al Sr. V elarde, pidiendo por
últim o á la diputación que se pusiera de
socialista.
parte de estos propósitos.
Pero el socialismo es dos cosas, á saber:
E l ciudadano Lafont dijo entonces que no
prim eram en te, es u n a d o ctrin a, y luego es era n estos los propósitos de los m anifestan­
u n p artid o de acción. A llí donde predom ine
te s, de lo que se déduce que uo sabian lo
que querian, y en sentidos opuestos h abla­
en el p rim er concepto, cabo que p reten d a
ron otros in tran sig en te s, h a sta el punto de
realizar su teo ría con c ie rta prud en cia siste ­
que la diputación les ofreció uua sala para
m ática, á favor de la cual vaya trasfo rm ando
que se pusieran de acuerdo. Al fin convinie­
m oderada y g rad u alm en te los fundam entos
ron todos eu p resen tar las sig u ien tes p e ti­
sociales, y que no tan to so encam ino á la to­
ciones: 1.®. que C ontreras siguiese en su
puesto; 2.®, que se revocasen los nom bra­
ta l abolición de la relig ió n , la propiedad y
m ientos de V elarde y P atiño; 3.°, que se
la fam ilia, como á s u s titu ir con nuevos or­
uniese el elem ento n iilita r con el civil para
ganism os el ser actu al de estas in stitu c io ­
d irig ir y p ra c tic a r las operaciones de g u e r­
n e s. Pero a llí donde el socialism o aparezca
ra. Tam bién se dice que por haberse m ani­
p rin cip alm en te como partid o de accioQ; pue^» festado contrarios á la perm anencia d« C o u '
trc ra s algunos diputados provinciales p s e
acordó un voto de censura á la diputación,
pero en cam bio e sta no tom ó resolución a l­
gu n a respecto á los deseos de la gen te d iri­
g id a por el Sr. Maza.
C ontreras, desem barcado en V alencia, no
en A licante como se decia ayer, lleg a rá hoy
á M adrid, y esperam os que los periódicos
m in isteriales nos d irán a l ^ sobre las expli­
caciones qne el buen getieral dará acerca de
su breve pero funesto m ando en C ataluña.
E l g en eral V elarde continúa en Reus, y
sea porque las tropas estén cansadas de el
bullicio-en que han vivido, sea ponpie aun
no han em pezado de nuevo los alardes de
indisciplina, sea porque conviene decirlo así
para reanim ar ol famoso y desm ayado espí­
ritu , los m inisteriales suponen y aseguran
que las m edidas de dicho g eneral está n pro­
duciendo el m ejor efecto en el estado g e n e ­
ra l del ejército, cu y a disciplina m ejora os­
te n sib le m e n te.
E n dias an terio res dim os á conocer á
n u estro s lectores la situación del pueblo de
Alora (M álaga). L as tu rb as de dicha pobla­
ción d e stitu y e ro n al -ayuntam iento, que al
fin fué repuesto no sin grandes esfuerzos y
reiterad as órdenes del Sr. P í y M argall; pe­
ro los concejales se lian negado á volver á
un puesto erizado de peligros.
Dados ta le s an tecedentes, com prenderáse
bien este consiguiente:
«Anoche á las nueve y m edia ocurrid en la
y alarm an te e.scándalo.
de los Vecinos de Alora
con las cuestiones políticas que e n tre d istin to s
bandos se su scitan en aq u ella localidad, n i aun
se resp etan fu era dc ella, pues al en co n trar
anoclie eu la p laza uno de ellos al diputado
provincial Sr. M orales, alcalde que h a sido de
dicha v illa, le disparó á boca de ja rro tre s tiros
de rew ó lv er, de los que solam ente le dió uno,
hiriéndole en la cara.»
u n lam en tab le
glaza
¡andentes los ánim os
P or supuesto quo el agresor no fué coo-ido.
E n cuanto á M álaga, cada dia peor.
E n Lora del Rio h a sido asesinado en su
propia casa un hacendado, cuyo trág ic o su­
ceso h a llevado la m ayor alarm a á dicho
lueblo, cuyos in tra n sig e n te s están m uy so )re sí.
En G ranada hubo anteanoche alg u n a ag i­
tación, y eso que la m anifestación que debia
te n e r lu g a r en aquel din se suspendió.
H a negado un diario m in isterial los a tro ­
pellos, dem oliciones y dem ás pequeñeces
acordadas por el ayuntam iento de A bdalagis;
la m anera de negarlo inspira á un periódico
lo sig u ien te;
«Resultados. P rim e ro : lo que se hace por
acuerdo do un ay u n tam ien to es como si no se
hiciera. Segundo: un ay u n tam ien to p u ed e m an­
dar dem oler la casa de un vecino, siem pre que
le dé gana. Tercero: el sentido com ún de cier­
tos m in isteriales corre parejas con el órden, la
lib e rtad y la ju stic ia de los republicauos en ge­
n eral, y del ay u n tam ien to del vallo de Abdalajís, h ech u ra reciente de un delegado del gober­
nador de M álaga, en p articu lar,»
Allá vá una cosa que p in ta la fan ática ig ­
norancia, por no decir otra cosa, de ciertos
republicanos. líl ayuntam iento, para ev itar
irreverencias y desacatos, h a suprim ido las
irocesiones de Sem ana S anta, mas los repu­
lí i canos de la M acarena h a n acordado sacar
en procesión la im agen do N u estra Señora
de la E speranza, porque esta, dicen os repu­
blicana (no añaden -si federal ó u n itaria),
Aun m ás, so e stá bordando m agnífieam ento
un gorro frigio que su stitu irá á la corona de
la sagrada im ágen, profanada con este fana­
tism o incalificable.
A hora se le ocurre á un periódico m inis­
te ria l el recordar los artículos de la ley, que
prohíbe á las diputaciones y ayuntam ientos
el d iscu tir ó to m ar acuerdos sobre cuestio­
nes políticas, Tiene g ra c ia la ocurrencia, so­
bro todo, tra íd a á cuento con motivo del con­
flicto provocado por el gobernador de Ciu­
dad-R eal, Pero au n m ás gracioso que esto
es que el mismo periódico. La Correspon­
dencia, ase g u ra h ab er oido á personas alle­
gadas al G obierno que ol gobernador h a
procedido dentro de sus facultades, y «dado
m uestras de uu ca rá c ter severo y enérgico
que deberá satisfeccr á los que desean fir­
m eza qu las autoridades.»
E l pueblo de C iudad-R eal no se encuen­
tra , sin em bargo, m uy satisfecho de este
ca rác ter, y m énos aun el ju ez de prim era
in stan cia, cuyo prim er acto, instruifia Ir su­
m aria, h a sido el poner en lib ertad á los di­
putados y concejales apresados.
La com isión que de Beiuosa fué á B urgos
á pedir arm as al capitán general; pero se
volvió con las m anos vacías, lo que dió lu g a r
á una lig era alteración del órden.
A nteanoche, al tolevarsé" la guárdiá de la
m ilicia en el Prirtnipal, estuvo á puntío de.
provocarse un conflicto entro un batalton de'
a m ilicia a n tig u a y otro de la in'oderna, a l
relevar este á aqueli_á cuyos individuos, he-:
mos oido decir que se les llam aba carlista^^
de D . A kia d io .
' '
'
E n V illafraiica (C ataluña) h a ocurrido no
sabem os qué desórden, y el com andante m i­
lita r ha abierto una sum aria, con la preven­
ción de c a stig a r severam ente á los culpa­
bles.
bido c a rta de su ad m in istrad o r en Logroño, con
fecha de 5 del co rrien te. E n ella le dice que,
hallándose en u n a dc sus fiucas, situ ad a poco
m ás de un a leg u a de la población, estuvo oyen­
do un vivo fuego de fu sileria y a rtille ría desde
las nueve dc la m añ an a h asta las seis de la
ta rd e del dia 4. Creíase que debia h aber alg ú n
encu en tro h ácia la p a r to de N av a rra; pero fal­
ta b a n ab so lu tam en te detalles.
El 5 por la m añ an a llegó el g en eral L a g u n e ­
ro con dos b a ta llo n e s, saliendo acto continuo
en tre n ex p res con dirección á M iranda.
E n M iranda es donde se su p o n e , quizás sin
fu n d am en to , que sus tropas se habían insubor­
dinado.
O tras ca rta s an u n cian haber.se oido anim ado
fuego h ácia eL p u en te de A rquijas, pocas horas
después de h ab e r salido el g en eral N ouvilas de
E stella; pero es súm am eiite estraño—y esto da
lu g a r á los m ás exagerados rum ores—que d a­
tan d o y a dc tre s dias las noticias que antece­
den, el Gobierno se m anifieste ig n o ran te del
paradero del g en e ral en jefe y de todo lo que
está aconteciendo en el te a tro de la guerra.»
La P olítica:
sH ace cu atro dias que no se sabe n ad a del ge­
n eral N ouvilas, y su silencio, unido á o tras cir­
cu n stan cias, es causa de los m ás g raves y p ro ­
b ablem ente absurdos rum ores.
C a rtas de E stella del dia 4, llegadas por la
vía de Logroño, ú n ica no in tercep tad a, dicen
que en la ta rd e del dia an terio r se oia fuego de
fu silería y de cañón hacia el p u en te de A rq u i­
ja s, por la p a rte de S an ta Cruz de Cam pezu.
Ese p u en te, de difícil paso yendo de E stella,
es célebre en los fastos de la g u erra eivil por
u n a acción poco afo rtu n ad a que sostuvo en sus
inm ediaciones el g en e ral D. Luis F ernandez de
Córdova con las fuerzas carlistas, después do
d a r u n a no m énos célebre órden del día, ta n
lacónica como expresiva: «Punto de reunión, el
cam po enem igo; de re tira d a , la eternidad.»
Como el g en eral Nouvilas, con sus fuerzas,
salió de E stella el 3, supónese que á las cu atro
de la ta rd e po d ría estar en el pu en te de A rqui­
ja s,.y allí ser esperado por las facciones carlis­
ta s, siem pre d ispuestas á aprovechar las v e n ta ­
ja s que les b rin d a el terren o , p ara lo cual habriau tenido que d eten er su m arch a h ácia Pe­
ñ acerrad a, eu cuya dirección iban, si bien no
h ay n oticias de su lleg ad a á aq u el punto.
La p rim e ra noticia de que por esa p arte se
oia fuego de fu silería y cañón la dió ayer el go­
b ernador civil de Logroño, y por cierto que en
el prim er m om ento fué objeto de bu rlas, que
han dejado Je hacerse desde que las c a rta s de
E ste lla la confirm an. ■
E n vez de b u rla s , e lla in s p ira a h o ra sé ria s
p re o c u p acio n es por e l é x ito de la b a ta lla q u e se
cree e m p e ñ a d a en e l p u e n te de A rq u ija s ,b a ta lla
q u e no p a re c e á m u ch o s im p ro b ab le, d a d a la
situ a c ió n de los b e lig e ra n te s , pero de la q u e no
h a y m ás n o tic ia s q u e e l v ag o ru m o r q u e d e ja ­
m os co n sig n a d o .
E l Diario Español:
»Segun se h a dicho esta ta rd e , el g e n e ra l
N ouvilas h a m archado h ácia Z úñiga, lo cual
algunos lo califican de un m ovim iento de re ­
troceso.
E n los centros oficiales se nos dice que no se
h a n recibido noticias.
—Una c a rta de Logroño del 5, an u n cia que el
dia 4 se oia en V iaiia fuego de cañón. Esto h a­
cia creer, que eu aq u el m om ento debia estarse
librando a lg u n a acción.
E l 5 en tró en Logroño el g en e ral L agunero
con 600 in fan tes y .cuatro piezas de a rtille ría , y
aquel m ism o dia salió p a ra M iranda.
Dícese que al lleg ar á este p u n to , se notaro n
en las tro p as síntom as poco satisfactorios.
E l g en eral L agunero llegó anoche á V itori a
—H a seguido esta tard e la im paciencia por
saber noticias del N orte; los am igos del G obier­
no h au continuado diciendo que no se sabe n a­
da de aq u ella p arte de la P enínsula, y los for­
jad o res de ■victorias y d erro tas han podido pro­
seg u ir su ejercicio y despacharse á su gusto.
¿Cree el Gobierno que g an a algo con esto?»
E l Tiempo;
«Nos llen a de adm iración la n o ticia de q u e el
paradero de las p a rtid a s de N av arra y A lava
era ayer desconocido p ara las au to rid ad es de
las provincias respectivas,»
L a C orrespondencia:
«En la Bolsa h a producido hoy cierto pánico
y la consiguiente te n d en cia á la b aja el inven­
tad o rum or de que h ab ia sido derrotado y m u e r­
to el g en eral N ouvilas, ru m o r que no está au ­
torizado por n in g ú n parto directo n i indirecto,
y que es á todas luces inverosím il, to d a vez que.
el g en eral en jefe no h a podido lleg ar, n i con
m ueho, al sitio donde se creia que se h allab a la
faueion,
—El G obierno, que debe saberlo, niega los
rum ores, que desde ayer se h acen circ u lar con
c ie rta in siste n c ia , de h ab e r ocurrido u n e n ouentro desgraciado en el Norte. Lo que se cree
m ás seguro e.s que la facción de P eñ acerrad a
hay a regresado á N avarra.
—Se hti d ispuesto la rem isión a l ejército de
operaciones del N orte de 50 cam illas y 40 bol­
sas de socorro.»
— T am bién son de los periódicos oficiosos
las sig u ien te s noticias: ••
«■Entre los^rauclios pasajeros q u e' sé encuentr a u detenidos- en V itoria, á causa de la in te r-!
ru piáon de la vía férrea por los carlistas, se
cu en tan los Sres. Otoiza, p resid en te de la comi•sioií'rte H acienda de E spaña eñ el ex tra n jero , y
* Flore.s, v icepresidente de la m ism a.
CRÓNICA DB L A GUERRA.
V.'i.scoxG.kDAS Y N.vv.v e r a .— Corren graves
rum ores acerca de la g u erra en el N orte, di­
ciéndose, en tre otras cosas, que ha sido der­
rotado N ouvilas. E l silencio del Gobierno
trae alarm ados á los liberales: hé aquí lo
que dicen sus periódicos:
E l Debate-.
«A la h ora avanzada de la ta rd e en que e.scribinios, to d av ía no se tienen noticias de n uestro
ejército del N orte.
En las regiones oficiales rein a gran d ísim a in ­
tra n q u ilid a d por el obstinado silencio del gene­
ra l N ouvilas. •
_
.
Sábese de él ú n icam ente, á lo que en tende­
mos, que después de .?u salida de Pam plona, se
detuvo tre s dias en E stella; pero desde el 3 ó el
4 por la m añ an a todo se ignora.
Se nos aseg u ra tam bién que el gobernador dc
Logroño au n no h a contestado al te leg ram a
que se le dirigió en esta m a d ru g ad a p reg u n ­
tán d o le si es cierto que en la ta rd e del 4 se oye­
ron cañonazos hácia P eñacerrada.
U na c a rta de V iana, N avarra, lleg ad a hov,
dice lo mismo que anunció el gobernador de
Logroño, que el 4 se oia fuego de canon hácia
el sitio que ocupaba D orregaray.
La ansiedad es inm ensa.»
L a E p o ca :
«Una persona autorizada de Madrid, ha reci­
Ayuntamiento de Madrid
—I.os pasajeros que, procedentes dc M adrid,
se liallan detenidos en V itoria, se ven im posibi­
litad o s de co n tin u ar su viaje a San S ebastian ó
retro céd er á Bilbao, S an tan d er ó V alladolid, á
causa de las facciones que están sobre la vía.
—Dícese e n tre los carlistas, que acaban de
a d q u irir 20,000 fusiles en el ex tran jero . T am bién
dicen que D orregaray ú Olio (que en esto hay
divergencia) tie n en tres piezas de a rtille ría y
ocupan ventajosas posiciones en el punto donde
e.speran el ataq u e del g en eral N ouvilas.
—E l gobernador civil de Bilbao h a pedido con
u rg en cia fondos al Gobierno p a ra p a g a r sus h a ­
beres á las colum nas que operan en aq u e lla pro­
vincia.
—Los ca rlistas am enazaban e n tra r e s ta m a­
ñ an a en G oizueta, á donde á m arch as forzadas
se d irig ía n las colum nas.
—L izárrag a con su g en te sigue sobre Lesaez
y M onte A recliilegui.
—S egún despachos telegráficos recibidos esta
ta rd e , m a ñ an a tendrem os en M adrid cu atro ex ­
pediciones del correo de F ran cia, que h an lle g a ­
do esta m añ an a á M iranda por la ca rre tera.
E n el m ism o p u n to .se h allab a n d eten id as
o tras cu a tro expediciones de M adrid, que h ab rá n
salido hoy p a ra H endaya, tam b ién por la car­
retera.
De aquí se deduce que los ca rlistas d om inan
todo el te rrito rio de la p arte a llá d el Ebco, que
sou com pletam ente dueños dé la línea del Ier­
ro -c a rril y que si pasan algunos correos p o r la
c a rre tera, eso no puede d u ra r m ucho tiem po, el
necesario p ara que los carlista s .se en teren dc
que vau por tie rra y tom en,las m edidas o p o rtu ­
nas p ara in tercep tarlo en cu alq u iera ae los
m uchos p u n to s en qne dom inan p o r com pleto.
¿Qué »e d irá de n u e s tra situación en E u ro p a,
con la que estam os casi del todo incom uni­
cados?
A hora, p ara que la au dacia de los carlista»
lle g a ra al ú ltim o térm ino, no faltaba m ás sino
que e l im petuoso, pero poco precavido g eneral
N ouvilas, hubiese sufrido alg ú n revés en el
p u en te de .Arquijas, como se suponía esta t a r ­
de, aun q u e á n u estro juicio, sin o tra razou q u e
la de los triste s presen tim ientos que inspiran
las calam idades que de alg ú n tiem po á esta
p arte llueven sobre la d esgraciada España.»
C ata luña .— dice La Correspondencia:
«Con referencia á u n su b ten ien te de carabi­
neros á quien los ca rlistas habian hecho prisio­
nero en Ripoll y que en R ivas logró fugarse, se
sabe que h an llegado á la facción de S aballs,
procedentes de F ran cia, once titu la d o s b rig a ­
dieres y coroneles, todos con barba blanca y que
se m o strab an m u y confiados en que el ejército,
en el estado en que hoy se en c u en tra , no podría
dom inar la insurrección carlista.
—E l com andante de franco.» D. José F o n ta n als, en un reconocim iento hecho en u n a m asía
d istan te m edia hora de V ilasar de D alt, h a
aprehendido á u n abogado llam ado D. B uena­
v e n tu ra P alau y á un capellán del mismo ape­
llido, ocupándoles 6000 rs. en oro, alg u n as a r­
m as y m uniciones.
E n L a Política le e m o s:
«En el arrab a l de las F errerías de T ortosa ha
sido preso por lo.» v oluntarios de la R epública
u n cabecilla carlista, al que se le hau encon­
trad o papeles de g ran im portancia. Se dice es
uno de los jefes de la p a rtid a de V alles que ib a
á ag reg arse á la dc Cucala.
T am bién fué reducido á prisión el dueño de
la casa donde aquel se hallaba. Los dos toerou
ia m ed iata m en te conducidos por los mismoá vo­
lu n tario s al castillo de San Juan.»
E l Tiempo dice:
«Un conocido carlista, am igo p a rtic u la r n u es­
tro , recibió hoy u n a c a rta de C a ta lu ñ a en la
que le aseg u ran que .sólo hubo cu atro fusila­
m ien to s de resu ltas de la e n tra d a en B erga de
los p artid ario s de D. Cárlos; y que estos recaye­
ron en cu atro que, habiendo sido carlistas en
arm as, se pasaron después á los v o lu n tario s de
T argarona.»
S a n t .v x d e r . —Dice
La Correspondencia:
«En V illaverde de Trucios, provincia de S an ­
ta n d er, e n tró ayer u n a p a rtid a y sacó ^ r a ­
ciones.
—E l dia 3 se presentó en el pueblo de Soba
(Santander) un a p a rtid a c a rlista com puesta de
once hom bres, a l m ando del cabecilla José Ma­
n u el Solana. Secue.straron al alcalde y secreta­
rio, y á u n as dos leguas y m edia de dicho pue­
blo los pusieron en lib e rtad , m ediante la e n tre ­
g a de 2,240 rs., y un p ag a ré que les obligaron
a firm ar por valor de 8,000 pesetas, á e n tre ­
gan en el térm in o de seis dias en Espino.sa de
los M onteros. H an salido fuerzas en su persecu­
ción.»
P
a l e .x c i a
. —Leemos
en E l Tiempo:
«.Asegúrase que las p a rtid a s c a rlista s de la
provincia de F alencia tu v ie ro n ayer u n ligero
increm ento.»
Tam bién se han levantado p a rtid a s en S e govia ^ B ürgos.
L a Gaceta dice hoy en su p a rte oficial:
« C a s tilla l a N u e v a .—R] te n ie n te del re g i­
m iento de E sp añ a, con fu erza de la G uardia ci­
vil, alcanzó y batió en el p u erto de A lberqui11a a la p a rtid a de F ranciscp C ariño, d isper­
sándola y cogiéndola siete caballo.», arm as y
efectos de g u erra.
_ C a tp J u ñ a .—Los m u e rto s causados á la fac­
ción por la colum na M artínez Campos en la F.orza fueron 10, en vez de los seis que anunciaron
ayer. Eli fuego duró b astan te; pero el enem igo
huyó al verse próxim o á q uedar cortado, y las
tro p as no p udieron p erseguirlo ponjue acababau de h acer u n a peno.sa jo rn a d a por elevadas
m o n tañ as y no se hab ían detenido ni aun á co­
m er. P arece ser que S aballs no estuvo en la ac­
ción, au n cuando hicieron correr la voz de que
m an d ab a á los facciosos.
E l cap itán g en eral d a por restab lecid a por
com pleto la d isciplina en cazadores de R eus y
M adrid.
G a lic ia .—La fuerza al m ando del te n ien te
coronel A lvisúa, dc la g u ard ia civil de L ugo,
b atió anteanoche en el ay u n tam ien to de Lam ora á u na facción de 15 hom bres m andada por
D. José R odriguez, logrando h acer p risionera á
to d a la p a rtid a con sus arm as y efectos de g u e r­
ra; resu ltan d o heridos de g rav ed ad dicho cabe­
cilla y tre s facciosos m ás.
B ú r g o s .—U na com pañía del reg im ien to de
Z aragoza alcanzó y dispersó u n a facción el dia
3 en V alle de A strana, hiriendo y haciendo p ri­
sionero al segundo de la partida."
La facción del C ura A vala ha sido rechazada
al q u erer e n tra r en Belgrado, perdiendo arm as,
uiunicionos y,dos caballos. /■
V a s c o n g a d a s .—Paseando an tea y er ta rd e en
Jjljgueta u n oficial do m iquelétes y otro del
'é jé rc itó , réCíhiéron u n a de.scárga que les d iri­
gió u n grupo de carlistas que estab a em bosca­
do, m uriendo e l prim ero y sienfio hecho pri.sionero el segundo.»
Ya decíam os nosotros que no h ab ian sido
las tro p a s de Saballs las que h ab ian ten id o
el en cuentro con el b rig a d ie r Campos. Si a sí
se dijo, esto es prueba de la iufluéncia del
nom bre de Saballs.
•
E n la sección de noticias y rectificaciones
que h a abierto la Gaceta , leem os lo si­
g u ien te:
«La p a rtid a c a rlista de Itu rra ld e , que fué la
que in tercep tó hace dias la línea te leg ráfic a y
el ferro -carril eu tre M iranda y V itoria, .se h a
corrido á S ubijana.
—La del cabecilla L lórente h a salido do Q uinta n a r con dirección á San V icente de A rana.
—E n ü lib a rri de los Olleros, u n a p a rtid a c a r­
lista, cuyo cabecilla se ignora, ha .sacado 500
raciones de vino y 55 de cebada, bajo la m u lta
do 500 pe.scta.s.
—E n la m a ñ an a de ayer h an salido con direc­
ción al p u erto de V i p los prisioneros ca rlistas
de la, p a rtid a Carballo, siendo conducidos por
fuerzas del ejército.
—En la Carolina (Jaén) se presentó ayer el
cabecilla carlista Guarroman con 20 individuos
a las autoridades de dicho punto.
E l cabecilla M anuel T rillo sitió el pueblo
de A ldea de A ltica, exigiendo 12,000 rs. a l a i calde pedáneo, los qxie le negó, organizando
fuerzas que salieron en su persecución.
.
aparecido en la P u eb la de Ca.stilleJp d_e Mesleon ¡Segovia) u n a p a rtid a ca rlista
de 1.0 hom bres, habiendo salido eu su persecu­
ción la G uardia civil.
- A y e r se decia en C astellón que, á conse­
cuencia de la h erid a que recibió C u cala en la
b a tid a de
G alera por la colum na del b rig a -
EL PEN SA M IEN TO ESPA Ñ O L.—M artes, 8 de A bril de 1873.
b ie r V illacam p a V los v oluntarios de la Repúalica que m anda P ed ra, ha fallecido: nada se ha
veriguado de cierto siu em bargo.
, —Por los tele'gram as recibidos anoche se sabe
que el gen eral N ouvilas 'e stá preparando un
plan de ataq u e con objeto de envolver á los ca r­
listas. No ha tenido au n en cuentro alguno con
la facción, y por ta n to carecen de fundam ento
los rum o res que co rriero n ayer.
F¿ Im parcial p u b lic a la s n o tic ia s q u e co ­
p ia m o s á c o n tin u a c ió n :
«Al fin so h an recibido noticias del general
en je fe del ejército del N orte, que a.seguran no
haberse realizado encuentro alguno _uun con
las facciones. E l g eneral Nouvilas añade que
no puede dar detalles de n in g u n a esimcie, su­
puesto que se prom ete ¡msitivos resu tados del
iilau m ilita r que se propone d esarro llar, y so­
bre el q.ue cree necesario g u a rd a r u n a g ra n re"^m^fuego que se oia desde Logroño y V ito­
ria, ha debido ser sin d u d a el efecto de las vo­
lad u ras hechas por la facción en el puen te de
A rquijas.
—El gen eral N ouvilas se h allab a ayer en Con­
tra sta .
— La facción D orregaray se encontraba ayer
por la m añana en S an M artin. A unque h ay va­
rios pueblos del mismo nom bre en los alrededo­
res tle Reinosa, suponem os que el p unto en que
se enoU entra aquella facción es en un lu g a r de
ao vecinos á 9 leguas de P am plona y tre s de E.ste lla , eu la provincia de N avarra.
ni regresado á G inebra, y que, por el contrario,
el carlism o seg u ia aum outando en E spaña, pi­
dieron 50,000 libra.» esterlin a s p ara com pletar
el arm am en to de las fuerzas de D. Cárlos, des­
p u é s de recib ir u n a sum a ig u a l de los leg itim is­
ta s franceses.»
Leem os en E l Tiempo:
«En la m a d ru g a d a de hoy parece que en tró
en T arazona u na p a rtid a ca rlista , y sacó r a ­
ciones y dinero, sin n in g ú n género de co n tra­
tiem po.
Dudamos que sea cierta la noticia, atendida
la importancia de esta población.»
E n La Imprenta de B arcelona del dom in­
g o leem os;
«G uiu y S aballs estab an atacan d o ayer ta rd e
á San Celoni. Rl tr e n de G erona qu é tom ó la
lín ea del in te rio r, no h ab ia llegado aun á las
nueve de la noche, h ora en que escribim os es­
ta s líneas. A es ta h ora se carecía de noticias.
Desde A renys á S an Celoni exi.ste u n a soberbia
c a rre te ra , que en dos horas p erm ite conducir
refuerzos á los atacados. La persona que nos da
esta no ticia c u e n ta que se creia que C ab rin etty
m archaba en aq u ella dirección, pues se había
visto que u n a colum na tom aba dicho cam ino.
—Tenem os á la v ista u n a c a rta de Ig u alad a,
fechada el viernes de esta sem ana, y es ta l eí
re tra to que contiene flefestad o de la población,
qu e no podem os re.sistir al deseo de tra sc rib ir
algunos de los párrafos m ás im portantes: «E.scribo rendido de sueño. Hace cu a re n ta horas
que estam os rodeados por T ristan y , C am ats
N astallat y M iret, divididos en dos "grupos, eí
m ás próxim o á tres cu arto s de hora, en el pu e­
blo de O dena. No tenem os m ás g u arnición que
dos com pañías de ingenieros, que h an erizado
las boca-calles de b arricadas; pero sin d istin ­
ción de clases la población cum ple con su de­
ber. E sta noche, rendidos de sueño, y confundi­
dos en pelotones, se veian echados en el suelo á
los com erciautes, obreros y fab rican tes, jóvenes
y viejos m ezclados unos con otros, y el heroís­
mo que se despliega infunde valor al m ás tím i­
do. D u ran te la noche los m ás v alien tes salen
v o lu n ta riam e n te á p a tru lla r por las afuerás de
e sta villa, p a ra e s ta r seguros de que se v igila
debidam ente.
A las siete de esta m a ñ an a m e hab ia retirad o
á descansar y á la m edia h ora el v igía del cas­
tillo h a dado la señ al de que el grueso de la fac­
ción se d irig ía á e sta villa. Se le v an ta la cam ­
pana m ayor tocando á som aten; los cornetas to ­
cando g en erala por estas calles y á la carrera;
me avisan m is hijos de lo que ocurre; salto de
la cam a; m i esposa tirán d o m e por un lado, yo
)or otro, m e escapo en m edio de los chillidos y
ág rim as de mi fam ilia y acudo al p u n to desigL
nado. Corre todo el m undo en tro p el á su lu g a r
V en m énos de diez m in u to s h a u quedado cu­
b ierto s todos los p u n to s de defensa. L a facción
ha tom ado la c a rre te ra do S an ta Coloma de
Q u eralt, lo que nos h a tran q u ilizad o algo.»
—El brigadier Salcedo, qué se h allab a ayer
en A guilar, h a recibido órden de m archar en.seguida hácia el Vallo de A llin.
—Hace dos dias que indicam os la posibilidad
de que el grueso de la facción que descendió
liasta P enacerrada, tra ta s e de m a rch ar hácia
las Amescuíi.s. Por o tra noticia que publica­
m os,.com prenderán n uestros lectores que nues­
tr a suposición h a resu ltad o ser un hecho in d u ­
dable.
— El g eneral L agunero llevaba carabineros y
operarios al dirigirse á V itoria p ara rem ed iar
los desperfectos causados en la vía por los car­
lista s que estuvieron en A rganzon.
—E l b rig ad ier Salcedo aseg u ra que se h a re a ­
nim ado n o tablem ente el esp íritu lib e ra l en la
Rioja alavesa, y desde La G uardia se propone
.p e r s e g u ir á D orregaray, cu y o p a ra d e ro .se ig ­
nora.
—H a llegado á P am plona sin novedad nn
convoy de efectos de g u e rra procedente de Tafalla.
— L izárraga recorría ayer el te rrito rio de
Cinco V illas (N avarra), m archando en su per­
secución por diferentes p u n to s las colum nas
Morales, Lom a y C uenca.
—Tiénese c! tem o r de que L izárrag a ataq u e
á G oizueta, donde tien e noticia de que no hay
m ás guarnición que dos com pañías y algunos
Una c a rta de B erga, d irig id a á l a Inde­
m iqueletes.
pendencia por el diputado provincial Penina,
dice:
— Las tro p as que operan en Vizcaya se en ­
c u e n tra n sin recursos, así como la teso rería de
«Por p arte de los que em puñam os las arm as,
aq u e lla provincia. Las autoridades han pedido
no h ay que decir que estam os decididos á hacer
fondos con u rg en c ia -porque consideran p eli­
u n a g u e rra sin c u a rte l ni piedad, u n a g u erra
groso que puedan faltarles sus haberes á aque­
como la que nos h an enseñado, g u erra de fieras.
lla s fuerzasNo hay otro medio.
A este efecto, se h a enarbolado en el castillo
—A las diez y m edia de la uoche del dia 4
u n a colosal bandera n e o r a , que m añ an a se
nueve ca rlista s (proeedcutes de la p a rtid a de
cru zará de rojo p a ra que nO ad m ita d u d as con
T ristan y , vecinos de B arreal, e n tra ro n en este
respeto á su significación.»
pueblo sigilosam ente, apoderándose del sereno
al que no soltaron ha.sta las tre s de la m a d ru ­
Leem os en l a Provincia de G erona dol
gada, visitando d u ra n te este tiem po á .sus res­
sábado:
pectivas fam ilias, sin que se apercibiesen de
«Ayer S aballs se en co n trab a en R ie lls , y
ello s los voluntarios que h acian g u ard ia en el
U guet que estab a á hora' y m edia liabia pasado
fu e rte .
por P ala u to rd era, en donde pidió raciones de
— E1 cabecilla Tri.stany, con unos 900 hom ­ , cebada p ara la cab allería qu e llev a consigo.»►
bres, .se en contraba a y e r ta rd e en las ininediacione.s de Arbeca, p u n to hácia el que m archaba
el coronel R odríguez Bravo con la colum na de
De E l Im parcial tom am os ,los sig u ie n tes
cazadores de Alcolea, 400 voluntarios, 50 cara­
párrafos:
bineros y dos piezas de a rtille ría .
«■Varios lab rad o res de A lbuixech h a n llevado
—E l cabecilla P eret del C hot, con 300 in fa n ­
pre.sos á V alencia á dos jóvenes que habian ido
tes y 25 caballos, estuvo anteanoche en A rbeca
a aq u el pueblo con intención de asesinar al Vi­
(Lérida), donde exigió la 'c o n trib u ció n , que no
cario
el serm ón del m iércoles por la
cobró; quem ó los libros del reg istro civil y se
noche" seg u ” confesión de los mismos presos.
llevó cu a tro caballos, m archando ayer por la
P are :é "que ‘ estó5 fueron inducidos por otros
m a ñ an a hácia Belianes.
m ed ian te c ie rta cantiu.?^*
—Por u n a com pañía dcl regim iento de Z ara­
—L a d ip u tació n provincial ele B arcelona
goza fué alcanzado el dia 3, en el valle de Asga.stailo, ap a rte de lo in v ertid o en huiuP; 2,496
tra n a , u n grupo c a rlista que, al dispersarse,
p esetas y 12 céntim os en gorros frigios.
dejó prisionero y herido en poder de la tro p a al
El gorro de los 12 céntim os será sin duda
segundo jefe d e 'la p artid a.
p ara alg ú n reciennacido.
—El g en e ral V elarde debe lle g a r hoy con su
—S egún vem os en u n periódico de M álaga
lleg ad o ayer, habiendo tenido noticia la noche
colum na á M artorell.
del 4 el jefe de órden público de que h ab ia lle­
—L a p a rtid a c a rlista com puesta de 80 hom­
gado á aq u el p u e rto u n buque con cargam ento
bres, al m ando del cabecilla Polo, pernoctó
de arm as, se apresuró á hacer las investigacio­
an teay er en C astelfo rt, y ayer en el pueblo de
nes necesarias que, á p esar de ser infructuosas,B enasal, habiendo exigido en el ú ltim o de d ile ocuparon desde las ocho á las tres de la m a­
clios pueblos 50 duros.
d ru g ad a.
—A cousecuencia de una noticia falsa anun­
Si á esto .se ag re g a, como afirm a u n colega,
ciando la proxim idad de los carlistas, hubo
que el b u que regi.strado es prusiano; que corrió
anteanoche alguna alarm a en Zaragoza. Los vo­ ^ r M álaga la voz do que llevaba 2,000 fusiles
luntarios se reunieron y ocuparon los puntos
jiara lo.s ca rlistas, y qu e con el inspector fueron
más im portantes de la ciudad; pero reconocida
á h acer el reg istro 40 ó 60 v o lu n tario s de la Reesta p o r el gobernador y el alcalde y convenci­
niblica, no es ex tra ñ o qu e al Sr. C astelar no
dos de lo infundado d e'la noticia, so restable­
e lleg u e la cam ish al cuerpo, pensando en el
ció la tranquilidad y se retiraron los volun­ ju ic io que se fo rm ará en E uropa del Gobierno
tarios.»
de que form a p a rte p rin cip alísim a, y sobre todo
en la probabilidad de que sus correligionarios
—T res parece que son las p artid as ca rlistas
que se h an levantado en la provincia de Palennos m etan el dia m énos pensado en u n a cues­
eia, cuyos vo lu n tario s piden arm as con u rg en ­
tió n in tern acio n al, de la cuaj sólo Dios puede
cia, porque las pocas que tie n e n se h allan in­
saber cómo saldrem os á p esar del ta le n to y de la
servibles.
elocuencia del se ñ o r m inistro de E.stado.
—Las autoridades loc.ales de R einosa h an de—P arece que el gobernador de Sevilla piensa
cliuado to d a responsabilidad si la población es
en d im itir su cargo, uo por razones políticas ni
ata c a d a por los ca rlista s, como se supone, to d a
de salu d , sino por la im posibilidad de resistir al
vez que no se les fa c ilita el arm am ento que h au
y a célebre ay u n tam ien to de S ev illa, que su p ri­
reclam ado.
mió la caridad en uno de sus prim eros acu er­
dos. E l iiltim o proyecto del m unicipio consistía
—Por el m in isterio de la G obernación se ha
en d e rrib a r la p arro q u ia del S ilvador y cons­
pasado al m in istro de la G u erra u n a com unica­
tr u ir en el solar un paseo público.
ción pidiendo con u rg en c ia 400 fusiles p ara los
v o lu n tario s de P eñ ara n d a de B racam ente, por
—TÍicen algunos colegas que se calcu la en
suponerse próxim o u n le v an tam ien to carlista
muchos millones el valo r del contrabando que
en los alrededores de aq u e lla localidad. Los fu­ h a en trad o y sig u e introduciéndose en E spaña
siles se m a n d arán d irec tam en te al gobernador
p o r el p u erto de M álaga la iiiftependiente.
de Salam anca.
Esto se lla m a «á la fed eral rogando y con el
m azo dando». ¿Qué le parece de esto a l m inistro
—A dem ás de la p a rtid a de la provincia de
de H acienda?
L ugo, se ha p resen tad o o tra de 16 hom bres y
aparecido o tra en C astroverde. Los voluntarios
—Personas dignas de entero crédito aseguran
se p re p a ra n á sa lir en p ersecución de estas fac­
que el gobierno actual va perdiendo sensible­
ciones.
mente Tas sim patías y confianza de las gentes
de órden de Zaragoza, á causa dei aliento y pro­
—H a v u elto á reap arece r en el pueblo de Cas­
tección que se presta á los elementos intransi­
tillejo , en la p rovincia de Toledo, el cabecilla
gentes, en perjuicio de los elementos de verdaMoc ion, al fre n te de 15 liom bres arm ados. Ha •dero valer que, por medio de n n a política atrac­
salido fuerza de la G u ard ia civil en su perse­
tiva, apoyarían sin diflcnltadí á la República.
cución.
—E n G uarrom an, provincia de Ja é n , se h a
C ontinúan las reuniones de los hom bres
presen tad o u n a p a rtid a ca rlista de 20 hom bres
políticos de los diversos ñartid o s, que han
arm ados al m ando del cabecilla T rillo, que exi­
g ie ro n 12.000 rs. de aq u el ayu n tam ien to .
creído sin duda alg u n a salvar por este m e­
H an salido fuerzas ed su persecución.
dio al p a ís , cada vez m ás perturbado y re­
vuelto. Al m ism o tiem po quo los rad icales
— Según la Pall-Mall-Oazette, periódico in­
se reu n ían en el C ongreso, lo h a c ia ir tam ­
g lé s b astan te acreditado, hace algunos dias tu ­
vo lu g a r en N o rtu m b erla n d -S tree t, calle de
bién los conservadores constitucionales en
de L ondres, que tom a su nom bre del palacio de
casa del Sr. T opete, donde después de con­
e.sta ilu stre c a s a , u n a reunión de m uchos
tin u a r la discusión sobre el consabido tem a
m iem bros influyentes de la nobleza, en la cual
de acu d ir á las u rn as, se ratificó e ste a cu er­
se debieron oir los inform es de varios em isarios
do a n te rio r, d eterm inándose tam bién el que
enviados p o r D. Cárlos. De.spues de afirm ar es­
se nom brasen c u a re n ta y nueve delegados
to s quo el d uque de M adrid ni h ab ia abdicado
é n tr e lo s q u é b an ) sido diputados y senado­
res, con-.el en carg o de v ig ilar á las a u to ri­
dades y dar c u en ta de la coaducta-^que ob^
serven en la p ró x im a lucba-eleoíoral, prqponiéndo.sé á la com isión lo qne crean conve­
n ien te on vista de los atropellos; ilegalida­
des y coacciones que se com etan en sus de­
m arcaciones respectivas.
D espués de ésta d e term in ació n , m ás fácil
de acordar qne de llevar á cabo, se habló
tam bién, al decir do, algunos periódicos, de
la cuestión de a rtille ría y de alg unas otras
íntiip am en te ligadas con la situación por que
actu alm en te atrav iesa E spaña, sin que se­
pam os que so tom ara sobre ellas providencia
alg u n a . .
Al finalizar la tarde se disolvió la reunión,
cuyos acuerdos consideram os com pletam en­
te infructuosos, toda vez que el partido con­
serv ad o r de la revolución, como todos los
partid o s d o ctrinarios, no puede te rc ia r des­
de la oposición en las lides electorales, por
no te n e r cuerpo electoral ni m asas algunas
en donde ejercer su influencia, nula por
com pleto cuando no la ayuda el poder con
sus infinitos recursos.
L a discipliua y el órden público, dicen los
m in isteriales, m ejoran ostensiblem ente en
C ataluña y otros puntos.
E l Im parcial se encarg a de glosar esta
afirm ación narrando lo siguiente:
«En T arrasa h a ocurrido un bocho el dia 3,
que m erece ser conocido, por cuanto confir­
m a n u e stra s indicaciones respecto a l estado
de C atalu ñ a, á pesar de lo que- se em peñan en
sostener los am igos oficiales y oficiosos del Go­
bierno.
H abiendo sido detenidos en las afueras de
aq u ella v illa dos C uras forasteros, uno de los
cuales se sospechaba que fue.se ag en te ca rlista ,
se les condujo al juzgado, delaute del c u a l se
estacionaron d u ra n te tres horas num erosos g ru ­
pos, profiriendo tod i clase de am enazas y ges­
tos, habiendo m om entos eu que se tem ió seria­
m ente por la vida de aquellos hom bres, que es­
tab an ya bajo la presión de la ley y al am paro
de la auto rid ad .
A lgunos republicanos, el juez y el coronel del
reg im ien to de San F ernando aren g aro n á la
m u ltitu d , y ía m ayor p arte de los alborotadores
no ta rd a ro n eu obedecer; pero u n grupo de pai­
sanos V unos veinticinco soldados de dicho re g i­
m ien to , desobedeciendo á las auto rid ad es y á
sus jefes, perm anecieron allí alborotando h a s ta
que u u a sección de caballería, despejando los
alrededores del juzgado, dejó á este en lib e rtad
de obrar.
¿No .seria m ucho m ás p atrió tico , dice la per­
sona que nos com unica estas noticias, que esos
ex altad o s soldados desahogaran su indignación
persiguiendo á los earlist.as en la m o n tañ a y
vengando á sus com pañeros, en vez de prom o­
ver estériles y escandalosos tu m u lto s en un a
población pacífica?
—Con p ro fu n d a pena vemos en los periódicos
de aq u ella localidad que el Obispo de M álaga
ha dirigido u n a circular á los Párrocos y en­
cargados de las iglesias de los pueblos, reco­
m endándoles la m ayor v ig ilan cia y precau­
ción p ara ev itar sacrilegios como lo.s com eti­
dos eu Gomares, M acharaviaya,. Cerro, Cagis y
Pizara.
Dice en la circu lar que de noche no se conser­
ven en aquelíos m ás p la ta que el copou que
co n tu v iera las S agradas Form as y las ánforas
de los S antos Oleos, depositando todo lo dem ás
en las casas de los C uras ó en la de los felig re­
ses que inspirasen m ás confianza, pues era p re­
ferible la m olestia de tra e rla s y llevarlas, á la
exposición de que fuesen rolxidas.
P osterio rm en te h an sido robadas las iglesias
de C h u rrian a y Torre del Mar, y las de Alli;turin y B anarrahá.
E Í carácter religioso de la situación fé.deral
so lam en te se revela, como se ve, en el apropiam iento de los objetos sagrados.»
Todos los periódicos conservadores g u a r­
daron gran reserva respecto de lo ocurrido
cu la prim era reunión que celebraron en ca­
sa del duque de la Torre los hom bres im por­
tantes del partido conservador de la revolu­
ción, para tr a ta r la cuestión de alianza elec­
to ral con las dem ás fracciones conservado­
ras tí''
Cám ara; pero uno de Ips asisten tes,
cn oicraa edes pCoanta
s alu;éñ-"
" V <ioscorndo
T ‘'®’
a ,5 nC
algo el velo
de lo que en aquella reunión ocfirnó, d án d o ­
nos los sig u ien te s porm enores:
«Presidió el señor duque de la Torre y expusó
que la reu n ió n te n ia por objeto aco rd ar si eJ
p artid o debia acu d ir á la próxim a lu ch a electo­
ra l. V en caso afirm ativo, st debia coligarse con
los antiguos conservadores, de cuyo partido había
recibido excitación para ello.
H abló después el Sr. Romero O rtiz, defen­
diendo la conveniencia de que el p artid o lu c h a­
se en los comicios, pero com batiendo to d a coalición con el p artid o m oderado.
^
E n co n trario sentiflo, aun q u e con poco éxito,
habló el Sr. Romero Robledo.
E l Sr Sa'>-asta se dem ostró conform e con la
opinión em ilid a por el Sr. Rom ero O rtiz, soste­
niendo la conveniencia de que el p artid o apo­
y a s e lealm ente la República, y SI es ta lograba
h acer el ó rden y realizar una solución salvadora
p ara E sp añ a, presentar.se an te esta diciendo:
«Nosotros, an tes que m onárquicos somos es­
pañoles, V puesto que con la nueva form a se
puede te h e r órden y v erdadera lib ertad , somos
decididam ente con serva d o res de la RepvMica,.»
E l Sr E lduayeu tam bién hablo en el sentido
(iel Sr. R()mero Robledo, y después de hacerlo á
su vez varios de los concurrentes, prevalecieron
ios acuerdos que y a conocen nu estro s lectores.»
L a im portancia de las an terio res declara­
sar de no haberse reunido aun las Córtes
C o n stitu y en tes m uchas ciudades andaluzas
han decretado y a la feder.il y está n decidi­
das á no revocar su acuerdo por nada nijpor
nadie.
C(úno V(‘n nuestro s lectores'la situación de
E spaña no puede ser m ás deliciosa; debem os
dar g racias á los que á e ste trance nos han
_____ ■ • • ;
- ■
•■
traillo.
E n el salón de presupuestos, se reunió
ay er tard e á las cuatro, los diputados que
cóm pónian.la m ayoría radical de la .Asam­
blea, para ocuparse eu la cuestión de elec­
ciones.
Hó aquí la relación que de esta reuninn
hace E l Imparcial;
«Ayer á la» cu a tro ménos cu a rto do la tarriCj
conyocadós con an terio rid ad por el p residente
dcTa A sam blea, se reu n iero n ciento v ein tiú n
rep resen tan tes de los que form aron en las Cá­
m aras el an tig u o partid o nuiieal.
Bajo la presidoucia del Sr. S alm erón \don
Francisco), se ce le b ró la reunión.en el salón de
presupuestos del Congreso. Rl p resid en te hizo
uso de la p alab ra, explicando el objeto de la
convocatoria, que no era otro sino el de tr a ta r
de la ciie.stion electoral y lle g a r á un aciiprdo
que fu era la norm a de conducta 'q u e ' fodos
debían seguir:
Iniciado así el d ebate, el Sr. G uardia se le­
v an tó á defender el retraim iento,., fimdáuiiosc
en ías críticas, excepcionales y dificiles' circu stan cias por que atrav iesa el país, y qne no
son las m ás á propósito p ara lu c h ar en las elec­
ciones, en fren te ó poco m enos del Gobierno.
E l Sr. Calvo Asensio defendió, por el co n tra
rio, la necesidad y la conveniencia que tie n e el
p artid o ex-radical de-acudir á la.s urnas.
E l Sr. Vázquez Gómez explanó desunes y defen lró el pensam iento de proponer ,al Giibierno
le re losicion de los ay u n tam ien to s d estituidos
por decretos en nom bre de la República, cre­
yendo ver en esas d estituciones la falta de g a­
ra n tía s p ara los radicales, hoy republicanos.
E l Sr. M artos (D. Cristm o) defendió la polí­
tic a conciliadora en las elecciones, pero conci­
liad o ra con todos los elem entos de órden que
ex isten en el p.aís. Oponiendo un v allad a r con
esta conduccta á todos los elem entos dem a­
gógicos.
E l Sr. Diaz Crespo -se lam entó am arg am en te
de la co n d u cta del gobernador de C iudad-R eal
con la d iputación y el ayu n tam ien to .
El Sr. Salm erón 'D. bVancisco), creyendo f}jie
el p u n to estab a suficientem ente discútido, pre­
g u n tó si se acordaba lu c h ar en las próxim as
elecciones, ya.sí lo acordaron los convocados sin
m ás discusión, nom brando u n a ju n ta directiv a
(jue pida g a ra n tía s de lib ertad al Gobierno, di­
rija los trab ajo s electorales y hr- r a lleg.ar a los
hom bres del m inisterio las quejas de íos can­
didatos.
L a ju n ta nom brada la com ponen los señores
S alm erón, F ig u ero la, Becerra, M artos, Izq u ier­
do, B eranger, Sardoal, Echeg.aray y Mosquera.
Sobre las facultades que debia te n er esta
ju n ta se abrió u n nuevo debate, en el que in te r­
vinieron, y en d iferente sentido, varios d ip u ta­
dos, acordando después rev e stirla de ám plias y
absolutas, levantándose la sesión á las seis.»
p ita l, considero un deber de g ra titu d despedir­
m e de vosotros y m anifestaros m i recoim cim iento por las pruebas de cariño y adhesión
que m e habéis dem ostrado. N adie meion qpe
vo.sotros sabe el estado en que h allé e'-t'- ejér­
cito cuando me encargué de su m ando, y el de
subordinación y disciplina en quo íe (lejó, debi­
do á v u estra ciega obediencia, no .solo de m is
m andatos, sín o Jiasta de m is lig eras indicacione.s del servicio. C o ntinuad en é l, prestando
con la subordinación que ta n ta s veces m e h a ­
béis dem ostrado el apoyo d e b id o 'á las nu ev as
auto rid ad es que el Gobierno de la nación ha
nom brado p a ra su stitu irm e , como única m an e­
ra de afianzar m ás la R epública, el órden y la
lib ertad , y de com placer á v uestro genera'L—
Contreras.
B arcelona, 5 de Abril de 1873.
T^iia noticia recibida ay e r de V itoria, h a
dificultado m ás y m ás la ya difícil posición
en qne so encu en tran los oficiales del c u e r­
po (le a rtille ría , á quienes cierto s g e n e ra le s
y brig ad ieres se h au em peñado en volver a l
servicio, para los fines que n u estro s lecto res
podrán m uy bien com prender. E l consejo de
gu e rra al cual estaba som etido el b rig a d ie r
B lengua,por haberse negado á p re se n ta rse al
señor H idalgo cuando fu(5 nom brado cap itán
g en e ra l de ías Provincias V ascongadas, h a
dictado y a su sentencia condenándole á un
mes de a rre sto , á pesar de la en érg ica de­
fensa de que fué objeto.
E ste hecho eü los m om entos pre se n te s, h a
de influir de una m anera d irecta en el a rre ­
glo que se preten d ía llevar á ca b o , dificul­
tando m ás de lo que estaba la solución p ro ­
puesta.
S egún todos los periódicos, el plazo seña­
lado por la ju n ta d irec tiv a h a espirado y a ,
de modo que los oficiales del arm a p ueden
considerarse libres de todo com prom iso, y
tom ar la determ inación que ju z g u e n m á s
oportuna.
>
A pesar de e s to , l a Correspondencia se
ob stin a en que todavía se lle g a rá á uu a rre ­
glo en e sta cuestión.
Hem os recibido una hoja firm ada por los
concejales de C iudad-R eal que h a u sido ap re­
sados por el gobernador, hoja d irig id a á Tos
h a b ita n tes de aquella ciudad, y en la que se
da c u en ta de lo ocurrido con la autoridad
civil y de las com unicaciones m ediadas en­
tre el gobernador y el ay u n tam ien to .
P or cierto que aquel escribe el castellan o
con la m ism a pureza que resp eta las ley es, á
ju z g a r por la siguiente com unicación;
«Gobierno de provincia.—Ciudad-Real.—Es­
pero que tan pronto reciba esta comunicación,
tenga la bomfad de manifestarm e si el ayunta­
miento (le su presidencia ha celebrado una re­
unión esta noche, interesándole, ca.so que se
haya verificado, me rem ita inm ediatam ente
una nota donde consten los acuerdos que se ha­
yan tomado y ol objeto para que ha sido con­
vocado dicho' ayuntam iento. Dios guarde á us­
ted muchos años. Ciudad-Real, 3 de Abril de
1873.— Francisco Giménez de Guinea.—Señor
alcalde de esta capital.»
S egún parece, algunos fabricantes é in­
d u striales de Barcelona, cu v ista de que sus
dependientes eran m ás cuidadosos de la sa­
lud de la R epública que de la suya propia,
E s indudable que la salud del Sumo Pon­
por cuanto se pasaban dias enteros sin pa­
tífice no ofrece por ahora cuidado alg u n o ,
recer por el ta lle r ni por la fábrica, estando
puesto que la pequeña novedad qne h a sen­
en tre tan to con el fusil al hom bro, acorda­
tido
c u e s to s dias, no le h a im pedido el reci­
ron despedir á los que no se p resentasen á
bir la v isita del g ra n duque W landim iro de
cum plir con su obligación, lo cual h a hecho
R usia, quieu m anifestó á Pió IX los s e n ti­
que a autoridad tom e ca rta s en este asunto,
d irigiendo á un periódico de aquella cap ital • m ientos de respeto y benevolencia que le
profesa el czar.
la sig u ie n te y curiosísim a epístola que reco­
Los m édicos, siu em bargo, h an aconsejado
m endam os á los am igos d é la revolución.
á Su Santidad que no reciba en au diencias
D ice así esta carta:
públicas, ni salga de sus habitaciones.
Ciudadano director de La Independencia:
C onceda Dios una cabal m ejoría al g ra n
B arcelona , 5 de A bril de 1873.— La escasez
Pontífice.
de tropas con que cuenta actualm ente esta ca­
p ital para su guarnición, con motivo de liaber
Segiin dice l a Gaceta P opular, a y e r se
saíüío la mayor parte do ellas á campaña con­
firmó una órd en -circu lar del G obierno, dan­
tra los carlistas, y la necesidad de m antener el
órden y la trancjuilidad en la misma, obligan á do instrucciones á los jefes de fuerza y de
la autoridad popular'á llam ar en determinadas
colum na sobre el modo de tra ta r á los car­
ocasiones á los voluntarios de la república, al listas 011 arm as y á los c a rlista s pacíficos.
objeto de que llenen tau im portantes como ineParece que la circular e s tá e sc rita en té r ­
ludihíes servicios.
m inos nada suaves. Y y a debe d ar sus re su l­
Y como ha llegado á noticia de esta alcaldía
que algunos, sibieu poco», fabricantes y dueños tados ium ediatos cuando eu B arcelona, se »un vem os eu los periódicos de aquella p o (le talleres han despedido, de su» rc.specitivos es­
ilacion, se e stá prendiendo á todo el q u e ,
tablecimientos á los operarios qué lian dejado
de concurrirá los mismos, eñ (jiertosy determ i­ por a b rig a r ideas carlistas, es ten id o bomo
nados días al objeto da licuar ta n imprescindi- sospechoso por aquellos ín te g ro s rep u b li­
cometido, espero que haciéndose u.sted car­ canos.
go cou su reconocida Oustraciou de la injusticia
E n la noche del 3, al decir d el D iario de
que entraña tal procedimiento, .»e servirá exci­
ta r en el digno periódico de su dirección, el pa­ Barcelona, fueron presas tre s personas, en­
triotism o de todos los fabricantes y dueños do tro ellas el farm acéutico do la calle del H os­
pital, Sr. M arqués,
talleres, á fin de (jue perm itan á los operarios
La R epública e stá reproduciendo h a sta la
ocupados en los mismos, eme presten sus servi­
cios á la causa de la República, que es también
loy de sospechosos, c o n tra la cual ha clam a­
la del órden, sin que el cumplimiento de ta n le­ do tan to on la oposición.
vantados, como ineludibles deberes, les sirva de
perjuicio en el mode.»to salario que perciben y
que es el único medio con que cuentan para sú
E l Boletín oficial eclesiástico dé la d ió ­
sustento y para la subsistencia de su familia.
ce sis . de B a rc elo n a p u b lic a e l s ig u ie n te
Aprovechando e.sta ocasión, tiene el gusto de
a n u n c io :
repetirse de Yd, su afectísimo amigo y atento
«Leemos en el B oletín oficial eclesiástico;
seguro servidor Q. B. S. M.—:.V. B uxá y Prats,»
«Gobierno
eclesiástico de la Diócesis de B ar­
Ya lo saben los fab rican tes, no solo se les
celona.—Eu atención á las ac tu a les circ u n sta n ­
pide que rebajeu las horas del trabajo y au cias y á la p en u ria en que se h allan la m ayor
m eiiteii el jo rn a l, siuo que tam bieu so exije
parte de los Sacerdotes de esta Diócesis, veni­
de ellos que paguen á los que se pasan el mos en dispensar por el tiem po de u n año los
exám enes Sinodales; en su v irtu d prorogam os
dia con el fusil al hom bro.
por u n año m ás las licencias m in isteriales á to ­
No puede ser m ás d iv ertid a la situación.
ciones s a lta á la vista; por eso hem os creído
ú til reproducirlas, para quo sean conocidas
de n u e stro s lectores.
E l partido unionista, por no perd er la cos­
tu m b re , preten d e ahora ex p lotar á la Repú­
b lica como an tes explotó á la m onarquía.
Según p arece, el gobernador de Sevilla
e stá decidido á p resen tar su dim isión en vis­
ta de la im posibilidad de poner coto á los
infinitos desm anes del ccílebre ay u ntam iento
de aq u ella ciudad, que no pasa dia sin que
se em peñe en p lan tear u n acuerdo cada vez
m ás dem agógico y m ás avanzado en contra
de los in tereses sociales y en co ntra de la re­
lig ió n cató lica.
D espués de haber profanado el cem enterio
y h ab e r abatido el signo de n u e stra reden­
ción, se o b stin an ahora los concejales sevi­
llanos on d errib ar la ig lesia del Salvador y
co n stru ir en su solar un paseo público; son
otras providencias á cual m ás pronunciadas
c o n tra la relig ió n y contra el culto católico.
In ú til es que exhortem os al G obierno á
que ponga coto á estos desm anes, que por
m uy b u en a voluntacl que tu v ie ra estam os se­
guros de que no seria obedecido, pues á pe­
Ayuntamiento de Madrid
H é aquí las proclam as con que se h a des­
pedido el g en eral C ontreras de su m ando en
el principado catalan:
« C a ta la n e s: Razones p articu lares me h an
obligado á d im itir el cargo de cap itán g en eral
de este P rincipado, y án tes de au sen tarm e de
esta cap ital, deseo dirigiros mi voz, p a ra daros
gracia.» por las prueba.s de afecto y le altad que
me habéis dem ostrado.
Ya conocéis m is opiniones y la en tereza de
m i carácter p ara sostenerlas y m orir por ellas.
C uento siem pre con vuestro'apoyo, y ten g o la
ín tim a convicción de que triu n fa rá n u e stra
causa, que es la de establecer en este país u n a
rep ú b lica que represente el órden y la 'ju s ­
tic ia , y asegure los deberes y los de'reclios de
todos.
P ara esto son absolutam ente necesarios la
calm a y el m ás elevado p atrio tism o , y las segu­
ridades que tengo de' v u estra s' v irtu d es cívicas
m e responden de ello.
P re stad obediencia á las n uevas autoridades
que el Gobierno de la R epública h a designado
p a ra su stitu irm e , y con ello daréis u n a prueba
m ás de aprecio y de consideración á vuestro
co m p atrio ta y am igo, Juan Contreras.
B arcelona, 5 de A bril de 18T3.
Soldados: el Gobierno de la R epública h a t e ­
nido á bien ad m itirm e la dim isión de los cargos
de g en eral en jefe y cap itán g en eral de este
(iis tr íto , que por razones p articu la re s h ab ia
presentado, y an tes de au sen tarm e de e s ta ca­
dos los Sacerdotes que por h ab erlas concluido,
iiabian de p resen tarse á los sínodos sig u ien tes
h a sta Abril dol año p ró x im o , entendiéndose
esta p róroga desde el d ía en que term in en .
Barcelona, l.^ d e A bril de 1873.— J u a n d e P aLAU y S ó l e 'h , Vicario capitular.»
Según E l Im parcial, la e n tre v ista que
ay er celebraron los señores d irecto res del
Consejo de redención y e n g an ch es y el d el
Tesoro, Sr. Manso, no tuvo por objeto, como
dice uu periódico, ponerse de acuerdo p a ra
fijar la cantidad necesaria p ara o rg an izar los
80 hatalloues de voluutario s, sino p ara con­
venir la forma en que el Tesoro h ab rá de fa­
c ilita r los 45 m illones á que asciende la li­
quidación de los 18,000 reen g an ch ad o s, qua
(lebe practicarse á fin dol co rrien te m es.
E l 'I’esoro, seg ú n p arece, e s tá com pleta­
m ente exhausto, y será m uy difícil poiier re u n ir esa cantidad sin desaten d er o tra s obli­
gaciones tam bién m uy peren to rias.
SEGUNDA
EDICION.
Al recibir el Papa á los príncipes de H e sse -ü a rm sta d , les m anifestó el (lolor que le
causaban las persecuciones de que son víc­
tim as los católicos alem anes.
EL PEN SAM IENTO E SPA Ñ O L.—M artes, 8 de A bril de 1873,
E l dia 30 de Marzo tuvieron lu g a r a lg u ­
nos desórdenes, prom ovidos cerca de la ig le­
sia del G esu por los buzurros rom anos. Tres
d istin g u id o s jóv en es católicos fueron heri­
dos g rav em en te, sin que la policía in terv i­
n ie ra en lo m ás m ínim o. L a can alla com etió
dicho crim en y otros excesos cuando los fie­
les sálian de la ig lesia. Los jóvenes heridos
son nn sobrino del Cardenal A ntonelli, el
conde Brazza y M. V a u s itta rt, in g lés.
A ñ a d a m o s, jiara com pletar este relato ,
que los sectarios culjjaii á los católicos de
ser ios provocadores del suceso.
Seguu com unica e l te lé g ra fo , el caballero
in g lés h a enviado la conveniente p ro testa al
m inistro de su ]>aís en Roma.
Los heridos han sido visitados por el cu er­
po diplom ático acreditado cerca de Su San­
tid a d y por el p atriciado rom ano.
H a fallecido el señor Obispo de A m iens.
M. A rm ando P aillo t, de T royes, ha v isitádo al Sumo P ontífice, á cuyos piés deposi­
tó la sum a de 12,000 francos, como óbolo de
su am or filial.
Los católicos suizos han ab ierto u n a su sqricion nacional p ara su b v en ir á las necesi­
dades de. la Ig lesia ca tó lic a , p erseguida fe­
rozm ente en aquel país.
P a r a ello se e stá n organ izan d o cen tros y
com ités eu to d a s p artes.
H oy h a y falta com pleta de noticias del
te a tro de las operaciones; ni en C ataluña ni
en N avarra, á ju z g a r por lo que ¿íce el Go­
b iern o , h a ocurrido cosa que sea d ig n a de
m ención.
Los c a rlista s de e ste últim o punto h abian
operado un m ovim iento liácia las Am ézcuas.
H oy h a o currido nna cu estió n e n tre varios
soldados de a rtille ría y a lg u n o s voluntarios
de la lib ertad , rep u b lican o s, de los que se
en co n trab an de g u a rd ia eu la Plaza • M ayor.
L a cuestión fué ag rián d o se de ta l m anera,
que hubo m om entos en que se tem ió que lle­
g asen á las m anos, calm ándose por fin, m er­
ced á la m ediación de alg u n o s oficiales, que
lo g ra ro n calm ar los ánim os.
Se a.sogura que cuude el d isg u sto e n tre los
republicanos tem plados, en v ista de la c o u d q c ta d e lS r . F ig u e ra s y de los pocos es­
fuerzos del m in isterio p ara re sta b le c er el
ó rden, tan p ertu rb ad o en to d a E sp añ a.
D ícese con este m otivo que no seria difícil
que desengañado por com pleto, dejase su
c a rte ra el Sr. C astelar, á q u ien seg ú n p are­
ce h a causado p rofunda im presión el poco
éx ito que han tenido sus g e stio n e s p ara a r­
re g la r el asunto de los a rtille ro s.
DESPACHO S T E L E G R .ÍFIC O S.
!Dt la Agencia Fabraj.
R O M A , 7 .—L o s m ó d ico s h a n a c o n s e ja d o
a l P a p a q u e p o r a h o r a s e a b s te n g a de s a l i r
d e s u s h a b ita c io n e s .
E l g r a n d u q u e W la d im ir o d e R u s ia , c e le ­
b ró a y e r u n a l a r g a c o n f e re n c ia co n el P a p a
en s u d o rm ito rio .
E l g r a n d u q u e m a n ife s tó q u e el C z a r de
R u s ia a b r i g a p o r él s e n tim ie n to s de l a m ay o rib e n e v o le n c ia .
N U E V A -Y O R K , 7 ( v ía F a im o u t li) .- U n
b u q u e esp añ o l h a a p re sa d o c e rc a de S an
A n to n io ( is la d e J a m á .ic a ) á u n a ¿ o l e ta de
lo s in s u r r e c to s c u b a n o s , q u e c o n d u c ía c o n ­
tr a b a n d o d e g u e r r a .
L o s o b r e r o s d e la s f á b r ic a s d e g a s de
N u e v a -Y o rk se h a n d e c la r a d o e n h u e lg a .
L a c iu d a d e s t á á o s c u ra s .
P A R IS , 7 .—E n l a B o ls a se h a n c o tiz a d o :
E l 3 p o r 1 0 0 f r a n c é s , á 5 6 -1 5 .
E l 5 p o r 1 0 0 íd e m , á 9 1 - 8 7 l i 2 .
E l e x t e r io r e s p a ñ o l, á 2 2 l i 2 .
C o n so lid a d o s in g le s e s , á 9 3 l i l 6 .
B o l s in .— E l e s t e r i o r e s p a ñ o l v ie jo , á
22 li8,
E l d e 1 8 7 2 , á 2 1 1 3 il6 :
E l i n te r io r e s p a ñ o l, á 18 l i 8 .
P A R IS , 7 (n o ch e).—E n la s e le c c io n e s m u ­
n ic ip a le s s u p le m e n ta r ia s d e M a rs e lla , N a n te s y O ix, h a n tr iu n f a d o p o r c o m p le to lo s
c a n d id a to s r e p u b lic a n o s .
E n P a r ís h a n sid o e le g id o s u n r e p u b lic a n o
y nn c o n serv ad o r.
L O N D R E S , 8 ( v ia F a lm o u th ).—C á m a r a de
lo s C o m u n es. E l p r im e r m in is tr o , G la d sto n e, c o n te s ta n d o á u n a in te r p e lá c io n d e l s e ­
ñ o r H a p p le to n , s o b r e la s q u e ja s d e E s p a ñ a
re c la m a n d o c o n t r a el a n u n c io in v ita n d o á
u n a s u s c ric io n en f a v o r d e lo s c a r l i s t a s ,
d ic e q n e lo s ju r is c o n s u lto s d e l a c o ro n a
c o n s u lta d o s a l e fe c to h a n d e c la r a d o q u e d i­
c h a s s u s c ric io n e s en la f o rm a en q u e s e lle ­
v a n á c a b o no so n u n a c to Ile g a l.
BOLSA D EL DIA 8 DE ABRIL.
R e n ta perpe'tua al 3 por 100, publicado, 19-15,
05 y 10; pequeños, 19-25 y 10.
R e n ta p erp e tu a ex terio r al 3 por 100, publi­
cado, 24-25, 20 y 10.
O bligaciones m unicipales al portador, de 1,000
reales, no publicado, 35-00.
B illetes hipotecarios del Banco de E spaña, se­
g u n d a serie, publicado, 101-90.
Bonos del Tesoro de 2,000 rs., 6 por 100 in te­
rés an u al; publicado, 6 240, 30 y 93-00; no pu­
blieado, (53-15 d.
R esguardos al p o rtad o r de la Cájai de Depósi­
tos; publicado, 72-50.
üblig acio u es g enerales por ferro-carriles, de
2,000 rs., publicado, 37-80, y 70.
í S E
G
G
I O
I S r
Idem d e 20,000 rs., publicado, 37-00; no p u b li­
cado, 37-40 y 15.
Acciones del Banco de E spaña, publicado,
154-OÓ; no publicado, 155-00.
NOTICIAS GENERALES.
L a te m p e r a t u r a m á x im a fíié a y e r en M a ­
d rid , á la som bra de 174 v al s o l de 28‘5.
S eg ú n los p arte s recibidos, ayer llovió en
S an tan d er.
L a r e c a u d a c ió n d el a r b i t r i o s o b r e a r ­
tícu lo s de com er, beber y ard er, im pprtó a n te ­
ay er en M adrid, 22,149 pesetas, 57 céntinios.
L a d ire c c ió n g e n e r a l d e l a C a ja d e D epósitoá h a acordado p ara el dia 9 del corriente los
sig u ien tes pagos:
In tereses de depósitos en efectos públicos,
segundo seme.stre de 1872, n ú m . 109 de sorteo,
carp etas núm eros 3,271 á 80 de señalam iento.
L a s o c ie d a d f r a n c e s a , p a r a e stim u lo d e l a
in d u stria , h a recibido com unicación de. u n niedio sencillísim o y poco dispeñdióiib em pleado en
A u stralia p a ra te n e r con-stantem ente ag u a fre.sca, m edio q u e , puede aplicarse útilm .ente. en
iaises ta n cálidos como el n u estro , ta n to p ara
os trab ajad o res de las obras públicas, los de
ta lle re s, los segadores y otros, como p ara las
tro p as en oam paña.
E ste medio consiste en em plear gran d es saco.s
de fu erte lona, parecidos en su construcción y
ha.sta por su form a, á lós baldes^ ó cubos que se
úsán p ara las bom bas en el m a teria l dC incen­
dios; pero de_ un m etro 20 dé a ltu ra y ceró m e­
tro 40 de diám etro ó m ayores dim ensiones, En
la p a rte -éiiperior de este saco, u h a fra n é lá ésftésa hace á la v.ez de cubierta, y de ce<iazo al lle­
narlo de agua. E sta se saca) á m edida qne se
necesita, por medio de un sifón, un grifo de
m ad era en la p arte inferior, ó sim plem ente por
u n tu b o de la m ism a te la, cuya salid a sé baja
m ás que el nivel del ag u a del s'aco, siem pre que
se h a de sacár.
E n .áu stralia estos aparato s de te la se c u e l,an o rd in ariam en te de las ram as de un árbol; á
á som bra, y su superficie, siem pre híiméría,
está ex p u e sta á u n a fuerte evaporación, ac tiv a­
da por la brisa, que producen u n a te m p e ra tu ra
in te rio r m ucho m ás baja qué la del am biente.
Como se vé, cl sistem a es sum am ente sencillo
y económico; es, aunque muy rnejorada por la
m ayor porosidad y m ayor m asa de agua, la m is­
m a te o ría de las vasijas porosas ta n g en e ral­
m en te usadas en E spaña, con las circu n stan ­
cias de re su lta r así m ás eficaz y m ás b ara ta
su aplicación, prestándo.se á m ayor facilidad en
el trasp o rte , pues el saco se dobla reduciéndo­
se á m uy poco volúm en, no pesa, ni está ex-:
puesto á rom perse como las gran d es vasijas de'
arcilla.
Í
L a C om isión g e n e r a l e s p a ñ o la c e r c a d e l a
esposicion de Viena h a recibido de Mr. S o h w art
Sem born el reg lam en to de los alojam ientos p a­
ra dorm ir, liabilitados por la dirección a u s tría ­
ca, pidiendo al m ism o tiem po al gobierno n o ta
del espacio que necesita nue.stra nación y por
cu an to tiem po. E l precio de cada cam a én las
habitaciones de pi.so bajo, p rincipal, .segundo,
tercero y cu arto , será el de siete reales diarios,
y el dé cinco reales en los ])isos q u in to y .sesto.
Por lo curiosas m erecen citarse las siguientes
disposiciones reglam entarias* que p rueban ía
severa m inuciosidad au stríaca. •
Los adm itidos pre.sentaráii al mayordom o de
la casa los docum entos que lo acred iten , y le
pag arán , ad elan tad o el im porte de un a sem ana,
I D
E
H echo e l pago, se les en tre g ara un b ú lete de
d orm ir (S clílarhartel, el cu al íes serv irá p ara la
e n tra d a en fes habitaciones y p ara ocujiar el lu ­
g a r que ie corresponde anotado én el mismo.
E l que por cu alq u ier m otivo perdiese el bille­
te , no te n d rá derecho á reclam ación ni abono
alguno.
S in este b illete .se prohíbe ab ro lu tam en te á
nadie la e n tra d a en las habitaciones.
Los huéspedes p odrán conservar á m ano la
p a rte de sU eq u ipaje que les convenga, e n tre ­
gando 1er dem as al conserje de sala p ara que lo
te n g a bajo su custodia en el g u ard aro p a que
h ab rá en cada d ep artam en to ó dorm itorio, abo­
nando al referido.,.CQnserjft2 k reu tzers ¡unos 2
cuartos) dferios por cada p ie p .
Los dorm itofiok sé ab rirán a las seis de la ta r ­
de, y los huéspedes deberán m archarse antds de
las nu ev e de fe m añana.
Los huéspedes enferm os, súcl® ó ebrios serán
de pedidos.
Los huéspedes pueden e n tre g a r al acostarse
sus vestido.s al conserje p ara que los conserve
d u ra n te fe noche en los g u a rd a ropas d estin a­
dos á este objeto.
Q ueda prohibido rig u ro sam en te fu m ar y te ­
n er luz p a ra el uso p a rtic u la r en los dorm ito­
rios. Los co n trav en to res á esta disposición se­
rá n despedidos en el acto,
E n los dorjnitorios, deberá rein a r la m ayor
q u ie tu d y liiúpieza, y quedp ¿ o r ta n to severa^
mefite próhibido panitar, h ab lar en voz a lta , y
todo lo qué púede p e rtu rb a r cl descanso.
Lo.s húé.spedéS observárap las órdenes del
m ayordom o, obédecíéndolé en todo, so pena de
reéógérseles el b illete.
re n ta g u ard ia s éiviles. qué perm anecerán én
ellos d u ra n te la tem p o rad a de baños.
D ic e se q u e d e n tro d e q u in c e ó v e in te d la a
em p ezarán á circ u lar nuevas m onedas con el
em blem a de la república.
E l 2 8 d e l c o r r ie n te se c e le b r a r á n en l a d i­
rección g en eral de A duanas los exam é nes de
oposición á v arias p lazas periciales de la escuela
inferior que resu ltan v acan tes en dicho cu er­
po, adm itiéndose solam ente las solicitudes b as­
ta el 25 del actu al.
De u n C a le n d a rio d e l a e x p o s ic ió n de V ie­
na qu e publica' la Ogceta.de lo.s caminos de h ie r-
florcs; expósicion de fru ta s de .invernáculo y
fru ta s conservadas n atu ra lm e n te.
1873 Mayo 31 b a s ta Ju n io 9. Exposicrpn de
g an a jo vacuno, la n ar, m oreno, cabrío _y á^ual.
1873 J.ulip 1;)—25. S eg u n da exposición de
flores; exposicioú dé. fru ta s de p ep ita ¡fresas,
frambúesaS) y de céfeza.s'.
18T3 A gosto 20—30. T ercera expo.sicion de
flores ; expo.sicion de ciru elas y p e ra s te m ­
pranas.
1873 Setiem bre 18—23. C u a rta exposición de
flores; expusioion de ciru elas, de peras de otoño
y de m anzanas.
1873 S etiem bre 18—27. Exposición de caba­
llos, de aves j e corral, de palom as, de perros,
d e gatos,- peces, etc,
18T3 S etiem bre 21—23. C orridas internacio­
n ales de caballos.
1873 Q c tu b ré l.* —-15. Exposición de los produefos dé ios -vívéres y dé los viñedos.
1873 O ctubre 4—6. K tposicron de caza.
1873 O ctubre 31. C lau su ra de la Exposición.
18T3 D iciem bre 31. Plazo p ara recoger los
objeto.s.
1874 Ju n io 30. V enta de los objetos no reco­
gidos y que so alm acenan por cu e n ta de la d i­
rección general.
D e u n a M e m o ria q u e el có n s u l g e n e r a l de
K spaña en A rgel h a rem itid o al m in iste rio de
Estado sobre las condiciones del caballo de
g u e rra del d esierto, re su lta que los m ás supe­
riores provienen de la trib u de los N edjeds, c a ­
yos salvajes los em barcan en g ran d es cantwlaflcs p ara los p u erto s del golfo Pérsico é In d ias
o rientales. Al lle g ar á C alcu ta y Bombay valen
estos caballos de ÍO á 12,000 pesetas, llegando á
p ag arse por ellos después de arrendados y
am aestrados, tre s y cu atro m il duros.
U n a o b r a q u e r i v a l i z a r á con e l f e r r o - c a r ­
ril de P anam á y cpn, ql tú n e l gig an tesco proyec­
tad o e n tré F ra n ciá é In g la te rra , es el cam ino
de. Ikicrro ideado,enfre Mospo\y y P e tin , cap ital
de.la .China. Se n ecesitan p ara su eonsírucciou
diez años y 6.000 m illones de reales, y si llega á
realizarse, el h a b ita n te de V alencia podrá ir en
doce dias á la c a p ita l del celeste im perio.
L a D ire c c ió n d e l a d e u d a lla m a p o r t é r ­
m ino de 30 dias á co n tar desde el 31 de Marzo
ú ltim o , á las personas quo se crean con dereclio
á los efectos sig u ien tes, que jior h ab er sufrido
estrav ío e l resguardo prim itivo h a sido recla­
m ado u n duplicado.
Dos cupones 3 por 100 in terio r, série C, n ú ­
m eros 18.288 y 89, de 30 escudos y u n cupón de
ig u a l re n ta , serie F, núm ero 29.468, d e 150 es­
cudos.
L a Gaceta Popálar re fie re e s t a m a ñ a n a lo
siguiente:
«Ayer ta rd e en la ca rre ra de San G erónim o
ocurrió u na escena desagradable. Uu vo lu n tario
de la R epública fué lanzado de la silla por el ca­
ballo, que m ontaba, á consecuencia de liaberse
esp an tad o de u u coche; de alq u iler. Pasado el
prim er m om ento, el volu n tario sable en m ano,
arrem etió eon el cooliero, h a s ta in ferirle, á lo
que parece, alg u n as h erid a s en la cabeza. A fea­
da su conducta por algunos espectadores, a rre ­
m etió tam b ién co n tra ellos, siendo, jior ú ltim o
detenido por do^ ag en tes de fe au to ri ja d .»
H a n lle g a d o á lo s b a ñ o s d e A r c h e n a c u a ­
PARTE
RELIGIOSA.
S antos de hoy . San Dionisio, obispo y el
beato Ju liá n de San Agustín.
SAN-ros DE MAÑ.^N.c. Siiilta M aría Cleofé y
Santa Casilda virgen.—N'o se debe com er carne.
CULTOS.—Se celeb rará Misa m ajm r del oficio
del dia, en San Isidro ó en San Ginés.
Por la ta rd e se ca n ta rá n las T inieblas en las
p arroquias, San Isidro, ítaliano.s, San A ntonio
de los P ortugueses y otros tem plos.
T erm in arán los Q uinarios de la Pasión de
N. S .J ., que p red ic ará en la capilla del S a n tí­
simo C risto de la S alud, D. Pedro Carrasco.sa,
y eu San Ignacio, D. Jo aq u ín C arrion; en am ­
bas iglesias se ca n ta rá e l Salm o M iserere.
V isita de la C órte de María . Nue.stra Se­
ñora d el Ro.sario en S an ta Cru-z, ó en S a n ta C a­
ta lin a de Sena.
IMPRENTA DE D. ROQUE LABAJOS,
á cargo del misnio.
Calle de P elayo, núm . 34.
- A . 3N r X J P Ñ T G I O S .
E X A M E N CRITICO
H I E R R O
Q U E V E N I V E
AUTORIZADO
APROBADO
M R LA
lOH
i««d. áe Heáieiu
G k i Iu eepeeitl
OU. IIIISTM
El ■ ■ ■ & « • «VBVBMim M MDBlM ea toáo» los etaoi em q«e
ferrugiooMt
Mtea iieicad st: m eDB«(reee U eeitadura; ei It p r ^ a e i t a f«rru|iao»a m u
tetlTi, maa agradable ; m u ««onemlea; b u ta u a freciaaeia un fraaM para «orar
naa «loreiia.
a La esperieada me ba demodrada gae aiaguaa preparadaa feimgiaaaa m
> mejer tolerada que al n u m B** dvBYEBifB, sin salir
sslfr da
d» taa
tea liBítsa
liBít»» de tu
ta
BoDCHAsatT, Anuario d* terapéutica,
> dosis Boderadas. »
“ IMS.
SI B le rr* 9aéT «B M W» vend» ea fraseo» d» 100 Bodida», k S Ba. M e.
■“ *** Í T ^
rvwTifi —
“
MO gragea»,
»
¡M n» MSI»
CJBWTIQ,—
_
toe gragea», •S
>
Deposito general ea casa de E m i l i GENEITOIZ, lA, r. dos Beaux-Arta, a m ns, y a i
todu
aa las ftrroaeiaa. Exilaae el t$Ua Quevenn» j la Marea de fabrica arriba iodiuda.
En Madrid, por mavor. Agencia franco-española, Sordo,-31; por m- ñor, aiñorea
Moreno Miquel, Borrell hrrinaoos. Escolar, Ssncb. z Ocaña j O rtega.— En proviLciás, loe depositarios de la Agencia franco-española.
^2.
EMULSiOH DE BREA VEGETAL LE BEUF.
fALQUlTRAN PURIFICADO DEL PINO MARÍTIMO.)
ÓSICá FREPASAClOa COSTESIKXDO LA BKKA SIS ALTERACIOK SI HODIFICACIOS ALSCXA.
La E m ulsión de b r e a v e g e ta l L e B eof, de la cual el olor c«racteiUtico prurba
que la brea no tiene modiflcaciun ninguna, constituye el m e jo r m edio de adm inistrar
al interior dicha sustaacia.
Esta preparación ha sido experimentada con muy buenos resultados en los hospitales
de París y Burdeos en los catarros de los bronquios y de la vejiga, en las afecciones cu­
táneas, del pecbo, etc. Precio, 42 rs.
Francia (Biyone) L. Le Bauf, ex-farmacgutico de los hospitales civiles de Parts.—
Ifadrid, por mayor. Agencia franco-española. Sordo, 34 ¡ pormenor, Sres. Borrell hernaaaes, M. Miquel, .Sanche* Oo»ña, J. Sinaon, Hernández, Escolar y Ortega.
M ESTRA SEÑORA
DE LOURDES.
NOVENA.
RELACION
DH MILAGROS Y ORACIONES PARA OIR MISA EN
HONOR
DE LA SANTÍSIMA VÍRQEN.
Forma un librito de 128 páginas. Se vende á D O S
R E A L E S en Madrid en las librerías de Aguado, Olamendi j
Tejado, j en la administración de E l P e n s .a m ien to E s p a ñ o l .
Los pedidos de provincias pueden hacerse al administrador de
este periiídico, remitiendo seis sellos de 10 céntimas de peseta,
y sn equivalente.
ESTAMPERIA REIIGIOSA, ESPAÍiOLA \ EXTRANJERA
DE JUAN PEREZ Y SACANBLL, EDITOR,
Rambla de Estudios,
número 1 2 ,
Barcelona.
Bstampas para la primera Comunión.— Evi fólio m ayor, grabada en acero, á 48
reales docena.
En 16 ®, grabada en acero, 6 ra. docena; con calado ó p n n tilla, á 8 ra. docenaa
de trece estam par.
En 4.® mayor, grabada en boj, con orla de color, á 40 rs. ciento.
L a m ism a, «in orla, á 30 rs. el ciento. Hay una para niños y o tra para niñaa.
Se rem iten francas de porta i toda 1a Península. No se sirve n in g ú n pedido qua
no vaya aaompañado del im porte.
En la m ism a estam pería hay n n gran su rtid o de estam pitas españolas y ex tra n geras.
DEL P R E S B IT E R O D. FRANCISCO DB A S ÍS AGÜILAR,
RECTOR DE LOS ESTUDIOS CATÓLICOS, Y ELECTO CHANTRE
DE BARCELONA POR SU SANTIDAD.
Yida del Exemo. é lim o. S r. D. Antonio M aria Claret.— Ho tto io dé 453 p ágine».tn 4-“, ‘le • ie,f»i.tt; impresión, adorundo con el ro t-a ta do! virtuosó Prelado,
DEL GOBiLH.^0 WmW
ÉN LA S O C I E D A D M O D E R N A .
POK KL
LUIS T.ARAUELUI.
RSVKRENDO P A D R 8
DE
la
COMPAÑIA DK JE8U8.
16 ivr 1-h.
¿De qué sirven las manjas?,—Ha tomo. 4 r<. pfi Madrid y 5 en prcviceiae.
Libertad eclesiástica en- la .censura é impresión de los libros de rezo, 2 reales.
,¿ E l hombre es hijo del mono? Obéi-rvacioo o adbro la mutáb.lidá-J de )»a espacies
orgrnic^i. y ^el , u -vViolo I.u V; rs
Oraciones para rogar p o r las necesidades presentes —Medio real un ejaoiplai;
40 re. si í l nt.
E l ríionaguillo in stru id o .—% i» cuartos el «jrrnplar; 6 rs. docena.
Se hall» ll obla» priuoipaUe lib-eria?, Diri riéniose al u to r, Cuesta de Santo
Dominí-ii, 8. y r-m itiando o' im p -rta «a haca «1 lO por 100 de rebaja, si e s to m a
por valor de 100 r»«ies, y el 25 por 100 en pas-indo d» 300 reales, Aunque el pejido
sea da dift-r«nt“<" obras.
l aSMJs/b<otgiotA,níl¥
línseñañza Católica, rnVIC'Ml
ruvieta IIJUJ
muy úULll
til á t^ d»- las pareonas que han de tom ar
M
,L. eii U oducacion
. ---------- -fe la juvea.lud.
;— : . . . j Praciu
......-----alguna
parta
Precio da aiiaerieion,
aiieerieion. 10 reáles.—La
a'jmiiii-:tracibé d-i !a revista i-etá en 1» calla de Carreti
Carretas, 31.
Snf- rm ed a d eq c n p o d s s; D r.
C u ració n r a d i c a l , p r o n ta y se
g u r a p o r el
VINO DE ZARZ.AP.4RRII.LA: llRga».
escrófula.», granos, empeines, vicios de
la pariere, debilidad
■ÜL0.-5 DE .ARMENIA: lérdidop, co­
lores pAiidos, flojos aetiguosó rocírntes, etc.
Depósito enlodas las farrnacfasy ins­
trucción gratis. París , rué Monforgueil, 49.
Depósito por mayor. Agencia fran­
co-española, Serd o, 34; por menor, se­
ñores Borrén, M. Miquel, Escolar, Sán­
chez Ocaña y Ortega.
ENFERMEDADES
garganta
Las PASTILLAS do DETHAN curan loo
padecimientos de la garganta, las e x tin ­
ciones de la vm , las inflamaciones de la
boca y las que provienen del tabaco y
del mercurio Son útilísimas á los predi­
cadores, oradores y cantantes.—En París;
DETDAN, faubourg Saint-Denis, 90.—Ea
Madrid: Agencia franco-española , Sordo,
34.—Por menor; J, Simón, Borrell herma­
nos , Moreno Miquel , Escolar, Sánchez
Ocaña.y Ortega, farmacéuticos.
A loa qu e tie n e n l a d e s g r a c ia d e N E G A R LO S O B R E N A T U R A L , le a
ro g a m o s q n e le a n a te n ta m e n te la o b ra I n titn la d a
NUESTRA
señora
TOMO PRIMERO.
Introducción.
El principio heterodoxo.
El.sufragio universal.
Posesión de le autoridad.
Emancipación de los pueblos adultos.
, Libertad.
Libertad de imprenta
Teorías sociales sobre le enseñanza
Naturalismo.—Felicidad inicial
División de los poderes.
TOMO SEGUNDO.
El ejército según las constituciones
Lá nación á la moderna.
modernas.—El poder judicial
Poder legislativo — Poder ejecutivo.
La administración en sus teorías.
según tas mismas constilucíones.
Epílogo.
La administración en la pátria.
Dos tumos de cerca do 600 págs. cada uno. Véndese en la administración dé Ul
P b n s á m i k n t o E s p a ñ o l . Precio
rs. en Madrid y 32 en provincia», franco dé po'rlé
LA BANDERA CARLISTA
EN
1871.
Terminada esta publicación, que contiene la historia del partido legitimistu español
desde Julio de 4868 hasta el ministerio Ruiz Zorrilia, es do suma utilidad, no solo por la
doctrina que encierra, sino porque en ella, además de las biografías y retratos de lo» «cluales senadores y diputados carlistas, se hallan todos los documentos importantes, todos
los datos que más interesan al partido; se bace uoa reseña de los folletos que hac visto la
luz en los tres últimos años, y se publican las listas de la mayor parte de 'es juntas eatótíco-monárquicas establecidas en España. La obra consta de nn grueso vólúmen dividido
en dos partes; la histórica tiene 648 páginas, la biográfica 320, y está adornada además
con 80 retrato» on litografía.
. . .
iO r e .
Su precio es.
Poesías de D. Luis de Góngora y
Eistoria de D. Ramón Cabrera, ter­
Argote............................................ 40 ra.
cera edición, aumentada con los
La predicación popular, por monúltimos acontecimientos, dos to­
íeñor Dupanloup, Obispo de Or­
mos................................................. 40 rs.
leans, con el retrato de su autor;
Vida de Santa Teresa de Jesús, es­
forma un grueso tomo................. 40
crita por ella misma.................... 40
Cárlos Vil ei Restaurador ó la cues­
•b ras selectas de Fray Luis de
tión española, folleto. . . . . . . .
León............................................... 40
Biografía y retrato de D. Vicente
Teatro selecto de D. Juan Ruiz de
Manterola..
Alarcon.......................................... 40
Se hallan de venta en las librerías de Madrid, Olamendi, Tejado y D. Leocadio Ló­
pez, y en casa de nnestros corresponsales de provincias, ó on esta administración, R- La
bajo», Cabeza, 27. Madrid, remitiendo sn importe en libranzas ó sello».
EL DESPOTISMO
EN
DE LOURDES, LA DEMOCRACIA
O L l POLITICA D E M AQLIAVELO
escrita en francés por Enrique Laserre, y traducida
al castellano por D. Francisco Melgar.
Este libro es la historia interesantísima, admirablemente escrita y BA.CIONA.LHENT
COMPROBADA.de taa repetidas apariciones de la SANTISIMA VIRGEN en 4858 á u n
pobre niña de Lourdes, pueblecíto francés á la falda de loa Bajoa Pirineos, y de las cura
sobrenaturales verificadas por intercesión de la Madre de Dios con el agua que brotó
milagrosamente en el lugar mismo de la aparición y que todavía no ha dejado de
manar.
Es obra muy divulgada en Francia, donde hay apenas una familta católica que no
la tenga, y cuenta en aquel país y en otros del extranjero numerosas ediciones.
La española que ofrecemos al público consta de do* tomitoa de una» 300 páginas
cada uno, y ambos se venden
Ínfimo precio de AO reales «m ifo d rid y 43 sn yiroot'jtCfeí, á donde se enviarán por ei correo francos de porte.
^
Unico punto de venta, administracioD de E l P bnsam ibnto E sp a ñ o l, calle ds
Pelayo, números 33 y 40, cuarto principal, Madrid.
Ayuntamiento de Madrid
EN
EL
SIGLO
XIX.
E l 60 por lo o de rebaja á los señores suscritores de E l P b n s a m iíñ to E s ­
p a ñ o l que deseen adquirir esta interesante obrá, recientem ente d ad a á luz
al precio do 20 reales.
A los suscritores de E l PKjfSAMiEirro E s p a ñ o l solo costará este libro,
encuadernado en rústica, y franco de porte, OCHO REALES en to d a E sp añ a,
mediante el anticipo de esta cantidad en libranza ó letra de fácil cobro.
Form a nn tomo de 330 p áginas, en 4.® m ayor, y elegantem ente im preso.
Los pedidos se dirigirán a i señor adm inistrador de este periódico, P elayo,
18 y 40, á las librerías de Olamendi, D. Leocadio López, Agnado y T ejado,
yen casa de D. Boquo Labajos, Cabeza, 27, M adrid.
Descargar