Aun 369 F. X. C. AUDITIVO. Epiteto

Anuncio
Aun
369
uno contra otro. (Véase IMÁN.)
El Imán que atrae al hierro
y al acero en su estado
natural y aunque esté desnudo, tiene sin embargo una fuerza atractiva mucho mayor quando se halla armado. Larazon de esto consiste en que quando el Imán está desnudo y
sin armadura,
la' virtud decada uno de sus polos ocupa
demasiado espacio,
puesto.que se halla distribuida
en todo
el lado del Imán en que está situado el polo; lo que disminuye considerablemente
su potencia:
al paso que quan..,
do el Imán está armado,
la virtud
magnética
penetra las
piernas de la armadura,
y obra por sus pies; con lo que,
se consigue,
1.° concentrar la virtud de cada polo en un
corto espacio.Io que la hace obrar con mas fuerza; y '2.0 ha ...
cer que los dos polos obren á un mismo tiempo sobre un
mismo y único hierro que se quiere levantar.
(Véase ARMADURA
DEL
IMÁN.)
, ,
No todos los lmánes , aunque estén a rrna dos , atraen al
hierro con igual fuerza. Ni esta fuerza depende ,tampo,e.e;(
de su grosor,
pues es bastante comun hallar Imanes pequeños mas fuertes y vigorosos á proporción
que los grandes:
es decir, que se hallan lmánes pequeños de peso de una onza, que levantan
'20 , al paso que otros Imanes de una '1ibra no serán capaces de levantar veinte veces su peso.
El Imán atrae únicamente
al hierro y al acero r y si es
que al parecer atrae á algunas otras substancias,
es porque
estas contienen hierro.
(Véase IMÁN, primera propiedad. )
F. X. C.
AUDITIVO.
Epiteto que se da á aquella
porción .de
que empieza en la concha, se extiende hasta la membrana del tambor,
y, forma un conducto
por el
que llegan los sonidos al oído,
y que' por esta razón se
llama Conducto Auditivo. (Véase CONDUCTO AUDITIVO. )
Llárnase tarnbien Auditivo un nervio que partiendo
del
cerevelo va á parar,
ramificándose,
á diferentes partes de
la oreja, y por cuyo medio se transmiten
al alma las impresiones
hechas por los sonidos sobre dichas diferentes
par-
la oreja externa
® Biblioteca Nacional de Colombia
AUR
I 370
partes. (Véase NERVIO AUDITIVO. ) F. X. C.
AUMI1NTAR.
Término de Optic a, Hacer que un objeto parezca mayor de lo que es en realidad.
En este sentido se dice que un Microscopio
aumenta los objetos. (Véase MICROS20PIO.)
,
Los instrumentos
de Catóptrica
y de Dióptrica
üu-«'
mentan los objetos; 10 que proviene en general de que el
espejo ó el vidrio
reflecta ó refracta los rayos,
de modo
que los hace entrar en el ojo, baxo de un ángulo mayor
que si vinieran
inrriediatamente
del objeto mirado con la
vista simple: 'pero este' ángulo no basta para determinar'
quánto
aumenta el instrumento;
por 10 que seria preciso combinarle
con la distancia
aparente
del objeto,
y
por consiguiente,
conocer
el lugar de la imágen. (Véase
DISTANCJ.A,.t\PARENTE.') Luego no hay regla segura
para
conocer este 1ugar con cerrid umbre. C. C.
L A:UR:fG A:~'Nombre que se da ea la Astronomía
á una de
JasJG:oi.15telacio(Ie's de la parte Septentrional del Cielo, que
está colocada al lado de Perséo. Es una de las 48 Constelaciones
formadas
por Tolornéo.
En esta Constelacion
hay una estrella
de primera magnitud
llamada Cabra, que
siempre queda sobre nuestro horizonte,
y nunca se pone para nosotros.
La Constelación
del Auriga contiene
tambien los Cabritos.' (Véase la .Astronomfa
de la Lande, .
c.
p(¡g. 171. ) C.
AURORA.
Luz q!,le aparece hácía el Oriente poco ántes de salir el Sol. Es 10 mismo que el crepúsculo
matutino,( Véase CREPÚSCULO. ), conocido tarnbien baxo el nombre de Alba,
'
I
AURORA AUSTRAL.Nombre
que se puede dar á un fenómeno luminoso,
que produce hácia el Súr ó el Polo austral los mismos efectos que la Aurora boreal hácia el Norte
Polo boreal. (Véase AUItORA BOREAL.) Décimos 'mas
abaxo en el Artículo
AUI'o'ra boreal, que segun iJ.1airan , laAurora boreal es producida por una porcion de la atmósfera
solár , que desciende en ciertas circunstancias
á las regiones
ó
® Biblioteca Nacional de Colombia
-:7 .. : .•
AUR,
87~'~-::-·le
nes superiores de nuestra atmósfera
terrestre' , y _que ~~t
virtud del movimiento diurno de la Tierra y de su atmós~'~i"
fera ,
de su roracion sobre su exe , debe ser rechazada
del Equador hacia los Polos: de donde debemos concluir,
que hácla la parte del Polo austral hay Aurora! australes;
así c':)ITIOlas hay boreales hácia el Polo boreal. Así se' habia conjeturado,
y con bastante fundamento á la verdad;
pero no se tenia certidumbre
alguna del hecho.
,
D. Antonio de ULlóa, Capitán de Navío del Rey de
España, y uno- de los dos Oficiales nombrados, pOI:su Magestad Católica pa.ra que acompañasen en el viage del Equador á los Académicos Franceses,
al tiempo de .doblar el
Cabo de Hornos,
hizo varias observaciones que nos dan
en esta parte la certidumbre que nos faltaba, y que se hallan depositadas en una Carta que con fecha de 2,8 de
Abril de 17)0 escribió d icho Observador desde Ruán á
Mairan, quien la insertó en su. Tratado jisico é histórico de
la Aurora boreal, segunda Edicion ; pág. 439- En esta Carta
dice D. Antonio de Ulléa , que quando se disipaban las nieblas por la parte del Súr , habia visto en el Cielo una gran
claridad, que algunas veces subia hasta 30, grados' sobre
el horizonte, muy semejante, á la dé la Luna quando está para salir, algunas veces mas encendida' , y otras mas blanca
ó resplandeciente. Añade que estas apariencias casi .no duraban mas de tres ó quatro 'minutos, porque solia interponerse una niebla que las ocultaba;
y aunque tal vez ·el
viento la disipase, inrnediatamenteJe
sucedía otra que le
impedia ver el horizonte. Esta gran claridad no- podía se-r
otra cosa que- uña Aurora austral. Yo opino, añadé tarn"bien el citado Ulléa , que estas apariencias deben de ser
"freqüentes
en el invierno en este hemisferio;
porque
_',siempre q-ue las nubes.lo perrnitian , y el Cielo estaba des"cubierto
por la parte del Polo., veía algun rastro de
." ellas."
Las observaciones de D. Antonio de Ullóa nos aclaran
también - instruyen acerca de la naturaleza de aquella
ó
(C
é
® Biblioteca Nacional de Colombia
luz
-
'
AUR
luz de que habla Frécier ; en su Relacion del mar del Súr;,
pág. 34, Y que dice haber observado al tiempo
de doblar
el Cabo de Hornos, el día 18 de Mayo de 1712. ce Creía"mos estar, dice, á los 5'7-&' grados de.Iaritud
, y 69 ó 66
r» de longitud ( occident ales ), quando con un viento recio y
brumoso, á la una y media de la noche,
el quarcentinela
de babór vió un metéoro desconocido
á
"los Navegantes
mas antiguos
que se hallaban
presentes;
"esto es , un resplandor .distinto del fuego comúnmente
Ila'" mado de Sunt elmo , y de un relámpago
que duró cerca
"de medio minuto,
&c". Segun todas las apariencias,
este resplandor
era una Aurora austral.
Estas Auroras australes, si es que existen , como hay
motivo para creerlo así , son indubirablernente
producidas
por la misma causa que las Auroras boreales.
AURORA
BOREAL. Llamase
de este modo un fenómeno
luminoso que suele aparecer
hacia el lado del Norte, ó la
parte boreal del Cielo, y cuya luz , quando está ce¡;ca del
horizonte,
se asemeja á la del Alba ó la rlurora;
[Los
Antiguos
conociéron
ya este fenómeno,
cuya.
descripcion
se halla en Aristétetes ( Meteorol, Lib. 1, cap.
IV, 5',.) ; en Plinio (Hist. nato Lib. 11, cap. XXVI.) en
Séneca (,Qu~st.nat.,Lib.
1, cap. XV.), yen otros que floreciéron posteriormente.
Mairan nos ha dado una lista
exácta de estos Autores
en su Tratado de la Aurora boreal; Obra llena de investigaciones
curiosas,
así históricas
'Como fisicas y geométricas,
y la mas completa
sin disputa
que se ha publicado
sobre esta materia,
Estos fenómenos no aparecen
ordinariamente
en aquellos paises de Europa
que están algo apartados
del Polo septentrional;
pero ya en el. día se han hecho muy comunes en los países del Norte.
Es muy cierto,
segun las
observaciones
'de Burman y Celsio , que las Auror,aI boreales muy resplandecientes
jamás habían sido tan freqüentes
en Suecia, como desde el año de 1716 en adelante:
mas
no por eso se ha de creer que DO las hubiese habido án"tiempo
n to Ó
® Biblioteca Nacional de Colombia
AUR
373
tes de esta época" supu-esto que LeopolJ'reñere en su Viage de ;SueCia, hecho en 17°7 ,que había visto' una de estas
Auroras, cuya-clar idad era muy grande. Este rnismo Autor, despues de darnos la descripcion de la luz que acabamos de decir, cita un pasage sacado del Cap. XII. de la
Descripcian de la antigua Groenlandia ; por Tbormodus To.,,fOJus, con el que se prueba que la Am'0I0¡¡,bOl'ea! y a se conecia enrónces , y aun en dicha Obra se encuentra unafi ..
gura de ella sumamente curiosa. Pero como este fenómeno era muy poco conocido y bastante raro antes de{ afio
de 1-7'-1-6, el. célebre Astrónomo Celsio resolvió entonces
observa r lo exacramente , y notar el.número.de .veces _que
aparecia. ~,y aunque' este Autor-no dióeprincipio ,á sus
observaciones hasta después del año de 171 ó.; no dexó sin
embargo de averiguar que ya habia aparecido esta luz 316
veces en Suecia, y compuso un Libro en que se' -hallan
reunidas estas observaciones.
'
Muchas, v.eces se han vistotambien esta especie' de'Aiiro'"
ras boreales en Inglaterra y Alemania': en Francia ~fian sido ménos freqüentes, y todavía ménos en Italia, donde casi nadie 1J.s había visto ántes del año de 172 i , Y aun
después-de- este tiempo solo 'se han visto por dos- 6 tres vecesen Boloaia. -La que apareció en J 726 fué'Ia primera
que se observó con alguncuídado
en Itália¡,JComent. Bonon, pág.!28).
Finalmente, desde el año de 1716 se empezáron á ver ya con tanta freqüencia en Holanda, que q uizá desde entonces acá han podido observarse tantas veces , como en todo eJ tiempo que habia precedido 'á esta
época" subiendo basta ¡el, diluvio.
Hay dos especies de --Auroras boreales; es á saber, unas
que tienen una luz tranquila y apacible, y otras que la:
tienen .muy resplandeciente. Estas dos especies de. Auroras
boreales no siempre van acompañadas de los mismos fenómenos; ántes bien se pueden observar en ellas muchas: variaciones. Las principales son las siguientes. En la reglon
'del ayre que está
directamente hácia el Norte, ó que se
® Biblioteca Nacional de Colombia
AUR
374.
extiende
desde el' Norte hácia el Oriente, 6 háciael OC~
cidente , aparece' lo- primero una nube horizontal
que se
eleva algunos, grados,
pero rara vez. mas. de 40 sobre el
horizonte,
del que algunas veces, está separada ~ en cuyo.
caso se ve en medio el Cielo azul y muy claro. Esta nube
ocupa en longitud una parte del horizonte,
extendiéndose
en algunas. ocasiones. desde 5 hasta 100 grados, y aun mas
todavía, Unas. veces es, blanca. y resplandeciente,
otras. por
el contrario, negra. y densa .. Su. borde superior es paralelo,
al horizonte,
y forma como una. larga ráfaga. iluminada"
cuya. altura en ciertos, lugares, es mayor que en otros, y
que tambien, aparece encorvada
á modo de. arco parecido,
á
disco. orbicular- que, se eleva .. UD poco sobre el hort-zonte, y tiene su centro encima .. Algunas. veces se advier ...·
te además una ancha faxa blanca ó reluciente "pegada
al
borde superior', de. la nube. negra, cuya parte obscura suele rambien convertirse
en una nube blanca yfuminosa,
quando yA' la .!lU~óra: boreal ha brillado. pOl" espacio de 011gun tiempo. ,.¡y~despedido, muchas varas de luz' encendidas.
y brillantes .. Del borde superior
de 'la nube: parten· unos.
rayos, baxo la. forma de vástagos,
que unas veces. son en
gran. número, y 01 ras en corto ,. Y'. ya se. hallan. unosinme-,
diates á. ovos"
ya están. á algunes grados, de distancia.
Estos. vástagos despiden
una luz muy brillante , como si
un licor encendido,
y resplandeciente saliese con ímpetu
de una geringa ;; advirtiéndose
en. general que el vástago,
brilla mas, >: tiene ménos. anchura en. el lugar' del borde
de donde: parte ~ al paso. que se; dilata y obscurece á medida ques~ aparta de su origen ...Finalmente"
elévase de una.
espaciosa abertura. de. la nube ,. una columna, luminosa co-,
mo un huso,
perol cuyo movimiento
es lento y unifor-,
me, y que se va. ensanchando
á. medida.' que. se' ade-«
un
lama.
.
Las. dimensiones. y' duración de, las A,uro,.a~' boreales va ..
rian e su. luz.es blanca ,.:roxiza , ó de color de sangre ';. si "
bien quando se adelantan, mudan. alga los colores, y for-'
® Biblioteca Nacional de Colombia
roan
-.
AUR
375
man una especie, de Arco Iris. Quando
muchas columnas
que parten de diversos
lugares, se encuentran
en el Zenír,
se confunden
unas con otras ;y forman de este modo una
nubecilla muy densavque encendiéndose
de improviso , ar-de con mas violencia,
y despide una luz mas fu-erte que la
que ántes despedlacada columna separadamente.
Esta luz
se vuelveentónces
verde, azul y de color de púrpura;
y
abandonando
su primer lugar, se dirige hácia el Súr baxo
la forma de una nubecilla
clara. Por último, quando
no.
salen ya 'columnas, la nube comunmenre aparece como el
crepúsculo
de la mañana,
y se disipa insensiblemente.
( Véase todo esto con mayor individualidad
en Musschenbroek ; Ensayo de Física, pág. 165" 8 Y sig.)
,
,
Este fenómeno d ura jilgunas- veces toda la noche, y.
por lo comun se ve dos ó tres veces consecutivas.
'Mus-«
cbenbroek lo observó mas de diez dias y diez noches de
seguida en r 734 , Y desde el 22 hasta el 31 de Marzo de
1735'. La nube que sirve de materia á la Aurora boreal;
dura icomunmenté muchas horas 'consecutivas,
sin' 'que se
advierta
Ia menor' alreracion;
porque no 'Se ve enrónces
que se eleve sobre el horizonte,
ó que descienda debaxn
"deél, Algunas veces se mueve algo de Norte á Esteó:á
Oeste; otras también se extiende
mucho mas léjos de cada,
lado , esdecir. .;.h2Ít;:ia" elJI.!st~" y el Oeste
un .mísmo .tiem-,
po, en cuyo caso despide ~l.l<;has~t- las columnas lumine-,
sas deque hemos ,h¡Wla:do',;T,uppi.en se [a. ha visto" elevarse sobreel hor izbnte 'J_y tr~n,sfonJ1arse:enteramente
en una
nube, blanca y luminosa.' Finalrnente , algunas veces -nace
y desaparece la, Iuz en pocos minutos. ] ,'" .,'
,
Para dardeeste
fenómeno una descrlpcicn.todavfa-mas
~~:ácta", nos, '~~f,~~r§mo.s
'4eL'~l':~~~.ept~~llrat~P';,jiú,t'(ié.,histót;i4'o d,e Ml du.~pr~ ;[email protected]¡·fí.¡¡i'''DPu~lica,d9' por .M.a~rfltl;!,:Ala ver-,
dad, seria, dificil.trajac esta.mater.ía
'con mas valentía "y al
mismo tiempo con mas claridad ;y sabiduriaque
.este :Fí~j,co "cie quien se puede decir 'l'lle laapuróen.cierro modo,
Dificilmente , pueh podrlamos encontrar m~jQr,guiá;; p.or
.
Eee 2
lo
.á
® Biblioteca Nacional de Colombia
AUR
lo que exrractarémos
de dicha Obra lo que nos queda que
decir sobre este Artículo.
Comunmente
empieza el fen6meno dos, tres,
6 qua,
I
tro horas a lo sumo despues de pOll.erse el Sol; es decir,
que casi siempre sucede por la noche, y casi nunca por la
mañana después de medía noche,
quando
las noches son
algo largas.
Las grandes AtmJ,'as boreales ordinariamenteempiezan temprano,
poco después del fin del crepúsculo"
y algunas veces ántes.
.
La AUY'Of'a boreal empieza por una especie de niebla bastante obscura,
que se descubre
hácia el Seprentrion
, con
algo mas de claridad
hacia el Oeste que en lo restante del
Cielo , esto es, mas de lo que conviene que baya, con respecto á la hora del crepúsculo
, si es que toda vía está .sobre el horizonte.
.
La niebla septentrional
se dispone
regularmente
poco
mas 6 ménos baxo la forma de un segmento de círculo extendido
sobre el horizonte,
ó al que sirve de cuerda el
horizonte.
La-pacte
visible de su circunferencia
se ve luego ribeteada de una luz blanqueclaa
, de que resulta
un
arco luminoso,
ó muchos .arcos concéntricos,
quando
el
primero
se halla ribeteado de una parte de aquella mate-'
fía obscura del interior
del segmento,
y esta 10 está de
una ,¡;hateria luminosa;
as! de los demás hasta dos ó. tres.
y
(VéCfJe
Lám .. hXXIV:,
, , Despues
fit~2.) "
de ésto vienen
10&vástagos'
'J;,.
y:ta:y{)~ de luz di":
versamentecoloridos
, que-palten
del arco ;có por mejor
decir,
del segmento obscuroy humoso', donde easi siempre se abre alguna 'brecha luminosa,
de donde-al
parecer
saletn .estos' ra y:O'8. " ~,'," ¡
, ,¡
,
"
Observase
entóncss ;.quando"é1 'fenómélÚY se\¡aumetita~
y debe dilatarse
mucho'v '1rn>mov'itíJieato"\g'ei'le1"al
l' túl'a:
especie 'de turbacion
en toda su masa ~ 'lasi á causa delas
freqüentes
aberturas
que se forman
y destruyen
sucesivamente en el segmento obscuro y en el arco, como por las
vibraciones
de luz, 'i Iosreíámpagosque
van desdé -alH á
he® Biblioteca Nacional de Colombia
AUR
377
herir trémulamente
á todas las partículas y todos los copos
de la misma materia
inflamada,
ó no inflamada,
que se
hallan en el hemisferio
visible del Cielo.
Despuesde
este incendio,
y por una grande extension
de la materia boreal,
se ve en el Zenit una especie de corona,
un punto de reunion ,en el que al parecer concurren todos los movimientos
de al rededor,
y que viene : á
ser como la clave de una bóveda,
como la linterna de una
cúpula,
ó segun lo han expresado algunos,
como el remate de un pavellon
ó tienda.
Este es el momento
de la
mayor magnificencia
del fenómeno,
así por la variedad de
10·s objetos,
como por la hermosura
de los colores de que
algunos
de ellos se ven pintados.
(Véase Lám, LXXi V,
jig.
I.)
Desde este punto empieza
ya regularmente
el fenómeno á disminuir,
á calmar y extinguirse,
aunque
repitiendo
y. renovando
algunas
veces con corta diferencia
todo lo que se habia visto ánres , los vástagos
de luz, los
relámpagos,
la corona,
y los colores mas ó rnénos vivos,
ya hácia el un lado del Cielo,
ya hácia el otro:
pero al
fin cesa el movimiento,
y la luz se aproxima mas y mas al
horizonte,
y abandona
las partes meridionales
del Cielo, las
del Oriente y las del Occidente,
para pasar y detenerse hácia el Norte,
que viene á ser su punto de reunion. El segmento obscuro
se disipa,
y se vuelve luminoso.
Su luz al
principio es una claridad
bastante densa cerca del hO'tizOl'lté; mas rala algunos grados sobre el, y" q"ue sé' pierde- hl';;'
sensiblemente
en el Cielo: unas "veces disminuye
con fa pidez , otras con lentitud,
y al fin 'se extingue
toralmenté, si
río Se junta con el Crepúsculo matutino .
. De este modo con corta diferencia
se presentan
las
grandes .duroras-boreales , y con todo esteresplandbr
se dexó "ver 'la del 19 de Octubre de 1726 : pero las mas de las
veces solo se manifiesta el fenómeno baxo álgunó' de lbs as:"
pectos que acabamos de indicar. Véamos, pues, ahora quál
esJa causa .á que se atribuye.
Su
® Biblioteca Nacional de Colombia
AUR
Su verdadera causa, segun MiJit·an , es la luz zodiac ál,
(Véase Luz ZODIAcÁL.) Es muy cierto que la Atmósfera del
Sol, considerada en calidad de luz zodiacal, llega algunas
veces hasta la órbita terrestre, y aun pasa mas adelante.
( Véase ATMÓSFERASOLÁtl.) En este caso, como la materia que compone dicha Atmósfera, encuentra las partículas superiores de nuestro ayre mas acá de los límites donde Ia pesadez universal empieza á obrar con mas fuerza
hacia el centro de la Tierra q ue hácia el Sol, cae en la Atmósfera terrestr-e á mayor ó menor profundidad, segun es
mayor
menor su peso especifico cqn respecto. á las capas
de ayre que atraviesa, ó sobre que se sostiene, Y como por
otra parte no hay apariencia alguna de que esta materia 6
este ayr~ solár sea de diferente naturaleza que el nuestro,
esto es, t aa perfectamente homogéneo, que 11_O baya diferencia alguna de figura, gr0sor, contextura y peso en
las partículas que lo componen; se sigue que debe descender á mayor 6 menor profundidad en la Atmósfera terrestre , en razon del diferente peso de sus partíeulas, y juntarse allí sobre unas capas de diferente altura, Así pues,
1as capas mas baxas y mas pro/,,'~,
Xl mas a nosotros,
esraran
cargadas de las partículas
mas gruesas y ménos inflamabies; y de allí resultarán aquellas nieblas espesas, pero.
comunrnente transparentes,
y aquella especie de humo que
de ordinario acompañan á la Aurora boreal ; nos la ocultan en parte , y casi siempre son, digámoslo así, sus pre.cursoras; unas veces baxo la forma de un segmen:to de drcu-'
lo, que sirve de borde al horizonte por el lado ¡¡¡_elNort~;.
otras como simples nubes esparcidas aquí y allá,
en rodo el Cielo, sombrías y humosas por el lado q ue d irigen
hácia nosotros; pero blancas y luminosas por su lado superior .. Luego sobre la materia obscura y humosa hay unamateria mas leve y mas inflamable , y actualmente infl.1ma-da, ya por sí misma, ya por la colisión con algunaspar-«
tículas aéreas, ó por la fermentacion que causa allí la mezcla del ayre: y esta materia, .átlte~.mot~vo de la 1~z·;7-q7'
)
diaó
ó
® Biblioteca Nacional de Colombia
AUR
l.
I
•
379
diacál , será en este estado causa de 10 que hoy se llama
la luz ó la rlurora boreai.:
A esto podria oponerse, dice Mairan, que
el globo
terrestre y su Atmósfera encuentran en el camino á la
Atmósfera solár , y si por lo cornun se hallan enteramente
sumergidos en ella; parece que todas las partículas de nuestro ayre y de nuestro hori!onte deberían cargarse igual é
indiferentemente de esta materia: lo que sin embargo no
vemos que por lo, común suceda; pues la Aurora boreal casi
siempre ha-ocupado la parte superior del Polo Boreal, ó
de la Zona que la rodea, con 'preferencia á qualquiera
otro lugar del Cielo. Y si bien.es verdad que la luz de las
Auroras boreales. ha aparecido algunas veces en otros lugares del Cielo que hácia el Norte, y se ha esparcido al re·
dedor del horizonte, y aun en todo el hemisferio superior. del Cielo; siempre sin embargo es; cierto, que generalmente empieza el fenómeno por el lado del Norte;
y
que. si 'alguna vez -se manifiesta .prlrneroen otra p:rrte, casi ·nunca dexa de fixarse hácia el Norte, y de finalizar
allí su aparicion. Este efecto 10 produce el movimiento
diurno, de la Tierra ,. ó su rotación
sobre su exe ; porque
si la materia, de las. Auroras boreales, como pretende Mai-: .
r.an , no. es. otra cOS:J;que una parte de la Atmósfera solár , que desciende á las regiones. superiores de nuestro
ayre; apenas se encuentre mas acá. de los límites de la pesadez ó fuerza central qualqulera que sea de nuestro globo , y de. la. del Sol,. debe ser rechazada por las partículas
de este ayre que tengan rilas movimiento, Y' resaltar hácía las. que tengan rnénos ,. es. decir, del Equador hácia
los Polos. Porque esta materia no. tiene fuerza algunacentrífuga relativamente al exe de la Tierra; al paso que tropieza y choca. con un flúido. que participa de la rotacion
al rededor de este exe .. Este flúido, pues, tenderá á des-.
viaria en este sentido, Y' 'por consiguienreIa
materia pasará en parte por junto. á. los lugares en que es mayor la
rotacion , y se reunirá en mayor cantidad en los que ,es
si
® Biblioteca Nacional de Colombia
3::io
AUR
menor, esto es ,. hácia los Polos. Lo que- debe hacer creer,
que concur r iend o las mismas circunstancias físicas hacia el
Polo opuesto al nuestro, habrá tarnbien , segun los" mismos principios, Auroras australes en el hemisferio Austral,
como las hay boreales en el Boreal.
• Aunque' la AW'or,'J boreal ocupa casi siempre la parte
. superior del Polo boreal, muctas veces sin embargo se ve
. desde la Zona templada,
y desde lugares muy distantes
del Polo. La causa de que estos. fenómenos sean visibles á
tanta distancia, es la enorme altura de la region que ocupan en "el ayre; altura qU)!está comprobada, y aun determinada hasta cierto punto por la para laxe sensible, y el
descenso aparente y regular de los arcos y del segmento
obscuro , segun se halla colocado el Observador á ma yor
distancia del Polo y en latitudes decrecientes. De donde
se sigue, que 6 la Aurora boreal consiste en una materia
m.1Sraja y mas leve que las partículas superiores de nuesHO ayre , por muy ralo ,·leve y suríl que sea á tajes distancias; 6 que la Atmósfera terrestre está mucho mas elevada. de lo que hasta aquí se ha creido.
" .
La rlurora boreal, como acabamos de decir, casi siern.pre aparece hácia el lado del Norte;
pero rara vez se observa que su medio corresponda exáctamente
debaxo del
Polo ,Y mucho ménos todavía que se halle en el lado del
Oriente: y el fen6meno, comprehendida toda su masa, declina por lo comun de 10 á 12, Y algunas veces de 1) á
20 grados hácia el Poniente,
con especialidad quando empieza á manifestarse. La razón de esto, prosigue Mairan,
es muy sencilla, y al mismo tiempo muy del caso para dar
á conocer la. causa general que hemos dicho produce el
fenómeno. Al fin del día, se halla hácia el Poniente la última porción de nuestra Atmósfera que ha encontrado á la
Atmósfera solár , y se ha impregnado .de la materia que la
compone. Lo que de ella ha caído por el lado del Orlente desde el crepúsculo de la mañana y el .orro del Sol , ha
tenido tiempo de disiparse y consumirse en parte, 6 .de
co® Biblioteca Nacional de Colombia
AUR
colocarse mas cerca del Polo. Y'asl , come toda~es~a_'masa,}
de materia de la ; ...nnésfera SQI{u;, mezolada- '~ÓJ1;'ml~tíO,ayre en sus regi'ones superiores,
y qUi:!.es ca usa. de _la Aurora boreal ; se halla en mayor cantidad hacia elOccidente y mas :kjosdel
Polo, alguna~ horas después de :poner~e'
el 5Gl, que en ninglloa otra parte t no ~s,.exHi!ñ!il c¡¡ue la
.durera: bor,eül.l(lcQstumq,re ,á decl inar hácia ..el. QQcjd~n:te;
con especialidad -en sus principios , quecasí.síempre -Se: venifican á dichah0ra.
.1;
.
Esta es p0r mayor la opinion de Mairon acerca de la
Aur.or.á .boreal y. su. causa general. El .q.ue;.quisiét:f saber
~as, sobre este 'punte); yi':CQl).(}¡;er. lasicausas
á que .dicho..
sálit.o;,latrib.u:ye. las dife;ren:tes,partkuhüid'ades.
:que se act_",:,)
vierten en este fenóroen0 ,así come tarnbien .las del seg-.
mento ObsQU'9 que sirve de, borde al horizonte en la. ma-;
yor p_a,ne de las.duroraLbQreales.; del -areo ~ó,amQs}umi-¡
o_OSQS.q ue las a,Gompaúan;:cie: las, almenas que 'algwfias ve:':
ces iaterr(umpe,n:, suJirnbo ; de las,cQluQlpa.s .;<,de_loscra,yos,
ó víÍstagos de luz; de las' brechas . del segmento obscuro;
de las.abertUl:as,_del arco luminoso ; de los .relámpagos ;. de
Ias vi,bradones de luz ; 'de las _,ºll<i1l1~ciones.,;(del humo;
del -mOyitlüento
real. 6. apar:e.n~~c8ii$'l~as. aoompafia; .cid:
concurso de los rayos ycde::·l~ .1Jl~tr¡¡(, del.fenómeno .en.el
Ze¡aí~, 4 .cerca del Zenit .,yde, la especie ~.cle"c.o·rQn~que
de ahí resulra ; de los diferentes,color.es
:que se advierten, &c.; el que quisiere , re pi ro, saber mas, á fondo las
c~usas-de' todas estas particularidades;,;
debe, consultar . la:
excelente Obra de donde; heJllos.ex~racita;d~:¡e,st~Artkulo~
y en ,.1a ,que se ,hallarán las .expllcaelones.q ue. parecen mas.
satisfactorias á qualquiera que admite SU principiQ.,
[Muchos :FHósofoscr.e~n· qu,e.Jamateria
la Aurora·
boreal está en nuestra Atmósfera»: Fúadaase pan 'Opi-.
nar asJr;¡ l.5) en que la .!Juró,r.a .flor:e,a! 11parece por .la tarde
baxo. Ia-forraa de una nube ~ qlJe:·,nQ se djferenc.ia· de' .las
demás.' lJ!llbes~quevemos comuQmente ;, ni 'es en efecto.mas
que: una ol;ll¡),ecQlpcada á la misma altura que las demás, en
Tom. l.
- Fff
qua n-
de
® Biblioteca Nacional de Colombia
<
,1
AUR
quanto puede juzgar la vista. Tambien se la puedeobsetvar en el discurso del dia; en cuyo. caso se parece á las
nubes tempestuosas,
á excepción de que es ménos densa,
de un color azul que tira á ceniciento, y fluctúa apaci-.
blemente en el ayre. Quando se ve una nube de esta especie al Norte, al Nordeste 'Ó :11 Norueste, parece seguramente una,Aurora boreal. 2.° Como la nube luminosa se
mantiene muchas horas consecutivas á la misma altura sobre el horizonte , debe necesariamente moverse al mismo
tiempo que nuestra Atmósfera;
porque supuesto que la
Tierra gira cada día al rededor de 'su' exe , esta nube lu ....
minosa deberia elevarse al.parecer sobre el .horizonte , y
descender debaxo del mismo, si fuera superior á 'la Atrn6sfera. Luego' siendo arrastrada
dicha nube al mismo
tiempo que nuestra Atm6sfera,
hay' sobrado fundamento
para 'creer que se haUa encella efectivamente: '3'.0 Hay mu ...
chas Auroras boreales que no' podrían. 'verse' á un mismo
tiempo de dos lugarespeco
distantes uno de 'otro ; .lo que
prueba que no siempre se hallan á una .altura.oonslderable , y que seguramente están en nuestra Atmósfera. Algunos célebres Matemáxioos han' intentado dar reglas para
determinar esta alníra;;;.pm la porciori de la nabe: luminosa, vista en un soro', tthgar :: otros han recurrido á la altura del 'fenómeno visto en diversas lugares á un mismo
tiempo: pero no es muy cierto' si la Aurora boreal que fué
tancomunen
los años deI716,
1726, 1729 'y 1736,
Y que apareció en la mayor parte de los lugare-s' de-Europa, era siempre la misma .luz que se mantenía y brilla-:
ba en el mismo sitio; de suerte que no se podría determinar con, segurtdadIa paralaxe , ni por consiguiente la verdadera distancia de este metéoro , por la altura en que se
le vió desde diversos lugares.
Le. Monnier 1 en sus Instituciones Astronómicas, cree que
la 'formacion de -Ias Auroras boreales sé debe á "una materia que 'se exhala de nuestra Tierra, y se eleva en la At ....
mósfera á una altura prodigiosa. Observa tambíen , co® Biblioteca Nacional de Colombia
mo
AUR
IDO MtlfJperfuis, que en Suecia' no hay noche alguna de
invierno en que no se vean entre las Constelaciones estas
Auroras, en todas las regiones del Cielo; circunstancia esencialísima púa formar juicio acerca de las explicaciones
que se pueden dar de este fenómeno. Cree: finalmente,
que la materia de. las Auroras boreales es bastante análoga
áIa que forma las colas de los Cometas.]
Pero la mayor parte de los Físicos modernos opinan,
que la Aurora 'boreal es producida por la inflamacion de la,
materia eléctrica ,que. segun el dictamen general reside
en grandísima cantidad en. todos los cuerpos, y aun en el
ayre , y que se supone capaz de inflamarse con el menor
choque. Yo á la verdad estoy muy inclinado á arrimarme
á este .dictárnen ; mas no por eso me atreveria á decidir
que está: opinion es la verdadera.
Se ha observado sin embargo, que la Auror.a boreal hace .
yariar sensiblementeIa direcclon de-la aguja magnetizada,
y que electriza las puritas aisladas, colocadas en tubos de
vidrio;
y aun Messier asegura haber oído un estallido ó
ruido 'semejante- al' de las' chispas, eléctricas, Sábese además. hoy.Jdía-; que rha;YJmucha .relaclen entre la, materia
eléctrica y la del imán. i~o podríapues declrsevque 'la materia eléctrica se dirige hácía el Norte,
á conseqüencia
del :movimiento de la Tierra, y sale por los Polos, espeéialmenre 'por, los Polos del Equador magnétícol Por otra
pacte ,.la aguja .mageetlzada
declina .2o~grados hácia el
Poniente ; y 'las rluroras.boreales parece tambien que se inclinanal mismo lado. Esta:s son casicontínuas
en las Regiones septentrionales,
donde tambien la electricidad
es
mucho mas sensible: en una palabra, todo anuncia aquí
relaciones', que una série de "observaciones no interrumpidas podrá' darnos á conocer 'mejor con el tiempo, '
,
La fig."I. (Lám. LXXIV.) representa la famosa Aurora boreal de 1726, segun 'apareció en París el dia 19
de Octubre de dicho año, á las ocho de la noche, en todo el hemisferio. septentrional ;'.y la jig •. :1. .represeata otra
. ..
Fff~
que
® Biblioteca Nacional de Colombia
t,
AUR
que se vi'6 en Glesen , ciudad de Aleman-ia ,'el día l¿ tde
Febrero de 1731 , pero despojada de los rayos y vástagos de luz.
Maupertuis , en' la Relación de su Viage al Norte, describe de' este modo las Auroi-as boreales que aparecen' por el
invierno- en la Laponia, (,('Si la Tierra,
dice, es horrible
"en aquellos climas, también presenta el Cielo á la vis ....
»ta los espectáculos mas deliciosos, Apénas empieza á
»cerrar la' noche, quando Inmediatamente a-parece el Cíe...
" lo iluminado de una infinidad de fuegos de mil colores
".y' figuras diferentes,
que al parecer quieren recornpen»sar á aquella Tierra , acostumbrada á estar alumbrada
",continuamente,
por causa de la. ausencia del! Sol que la
"abandona. Estos Juegos .en.aquellos países 'no; tienen una
" situacion constante como. en nuestros países, meridionaleS(;
"y 'aurrque comunmenre. se" vea un arco.ríe.: una Iua'fixa
"báda: él Norte, esto.no obstante casi- siempre parece-que
,,-ocupan indistintamente todo el Cielo. Algunásvecesrem..,;
"piezan formando una gran ráfaga' de. una: luz: clara :y
»rnevil , que rieae isus- extremidades', 'eri.vel 'hociseare,'
y
»-corre rápidamente' los. .cíelos q. cerri un- movimiened muy
» semejanee al .de.la red dé- Ios. pescadores ~ coaservando
"sin embargo en - él sensiblemente. Ia ' direceion perpendi" cular al meridiano. Por lo'. general, despues de estos -pre" ludíos , ltegarr todas -aquellas luces ,árellnir-se hácia.vek
» Zenft,
donde forman-el remate-de una especie a'e. c-oro»na. Muchas veces 'se .ven situados hácia el Mediodía- unos:
»arcos semejantes á los q:ue vernos- en'Franeia hácía el
"Norte;
otras se ven hácía el Norte Y' hácia el Medió,_,día á un: mismo tiempo; y sus vértices se aproximan,
"a'l .pasoi cj_ ue: sus extremidades se a partan. descendiendo
,; hácia ef1-horizonte •. YfYhe visto- algunos de ellos opu.e-s~
",tes .de -este modo, cuyos vértices se tocaban casi en el
l '
,
,l Z emt e. pero.a5M unos como otros sue en tener mas allá
»rnuchos rarcos.lcoheéntricos. Todos ellos tienen sus vérti"ces ''b.acia')WdiE.ecsiQnl del .meridiano , aun_q,ue con algu® Biblioteca Nacional de Colombia
"na
. t
I
'
,
/Í."
o
AUS
i,na declinación." occídental,
que no siempre parece una
"misma, y que algunas veces es insensible. Algunos de es"tos arcos, despues de haber tenido su mayor anchura
"sobre el horizonte,
se estrechan acercándose, y forman
»encima mas de la mitad de' una. grande elipse: En fin,
"seria nunca acabar el querer referir todas las figuras que
"toman estas luces, y todos los movimientos que las agi"tan. Su movimiento mas ordinario las asemeja á las ban»deras que seenarbolan y desplegan al ayre ; y al obser;, var-Ios matices' de .Ios, colores de que están pintadas, pu"diera 'creerse que eran unas faxas anchísirnas de aquellos
"tafetanes que llamamos de llamas. Algunas o,.veces cubren de
» escarlara algunos lugares del Cielo."
•
, . El mismo Maupertuis vió el dia 18 de Diciembre de
]'736 , ' en Ofwer- Tornea, un espectáculo- de esta especie
que excitó su adrniracion, á pesar de lo acostumbrado qu~
estaba á. ver estos fenómenos. Veíase hácia el Mediodía una
dilatada region del Cielo teñida de un encarnado tan subido, que parecia que toda la Constelacion de Orión estaba bafiadaen.saagre. Esta luz ,fixa al principio, se volNió inmediatamente movil ; y' después de haber tomado los
:colores violado' y azul, formó una cúpula, cuyo vértice
(distaba poco del Zenit hacia el Sudueste; sin que la ma yor
claridad de la, Luna obscureciese en manera alguna este
espectáculo .. A lo que añade Maupertuis, que solo habia
visto dos de estas luces roxas , las que son muy raras en
.aquél país ,'donde las hay de tantos colores; y que por
10 mismo se las teme como señal de alguna terrible ca.Iarnidad, Finalmente, quando se ven estos fenómenos, no
.es de extrañar que los que los miran con otros ojos que los
.Filósofos , vean en ellos carros de fuego, exércitos que
pelean, y otros infinitos prodigios.] F. X. C.
AUSTRAL. Epíteto que se da á todo lo que viene del
Súr
del Mediodía, ó se halla en· esta parte del mundo. El Polo Austral, por exemplo-, es el PoJo Súr ó Meridional. Asimismo, los signos del Zodíaco que se hallan
sió
® Biblioteca Nacional de Colombia
AUT
situados hácia
Meridionales.
AUSTRAL.
AUSTRAL.
AUSTRAL.
AUSTRAL.
AUSTRAL.
F. X.C.
el Mediodía,
se llaman
signos Australes 6
Aurora) (Véase AURORA AUSTRAL. )
(Corona) ('léase CORON.A AUSTRAL. )
( Hemisferio) (Véase HEMISFERIO
AUSTRAL. )
( Pez) ( Véase PEZ AUSTRAL. )
(Triángulo)
(Véase TRIÁNGULO AUST~AL.)
(
o
,
,
AUTOMATICO.
Epíteto que se aplica, segun Boerbaa»
ve, á Jos movimientos que dependen de la estructura) del
cuerpo, y en los que no tiene parte la voluntad. 'Tales son la circulacion de la sangre, la respiracion , &c. F. X. C. :
AUTÓMATO. Llárnase así una pieza mecánica que juega por medio de resortes, 6 de pesos, 6 de qualquíera
otra potencia, y que tiene en sí misma el principio- de Sil
movimiento. Tales SO 11 , por exempló , nuestros .reloxes y
muestras, las esferas y figuras de movimiento ,'&c.... .
Otros Autómatas bay ele un género mas perfecto, ea quanto representan los movimientos y operaciones de los
animales. Entre estos últimos debe colocarse.aquel
famosó
pichon, construido antiguamente por Ar'luitas', que, €Op la
ayuda de cierto resorte dispuesto con artej'y oculto en el
interior del cuerpo del animal, volaba del mismo modo
que un pichon natural, sostenia el vuelo bastante tiempo,
y se echaba 6 dexaba caer á tierra despues sin ningun esfuerzo.
"
A esta misma clase de 'Autómatas debe tambien 'referir'"
se aquella famosa cabeza de bronce, 'construida con un
mecanismo tan ingenioso, que tenia la facultad. de pronunciar muchos sonidos articulados,
y cuya invención
arrlbuyen algunos á Alberto Magno, y otros á:Rogerio Ba:.COrl.
El gallo del relox de Leen de Francia, y el del redcx de Strasburgo , .son también dos Autómatos muy cu-riosos de la misma especie que el antecedente.
Pero las obras mejores -que se ,han construldo ea-este,
® Biblioteca Nacional de Colombia
ge.
AUT
387
género, son los Autómatos inventados y executados For el
célebre Vuucanson , de la Academia Real de las Ciencias de
París; á saber, el Flautista, que tañía diferentes tocatas
con la flauta travesera con una exactitud maravillosa, haciendo uso de los labios para la embocadura de la flauta,
y de los dedos para la modulacion de los tonos; el Provenzal, que sirviéndose de la boca y de la una mano, tocaba el caramillo, y con, la otra se acompañaba con el
tamboril; finalmente el rlnade ; que tomaba el grano con
el pico, lo tragaba, lo trituraba, y lo arrojaba despues por
las vias ordinarias en el estado aparente de un grano dígerido.
Por 10 que r,espeta al Flautista, véase el Artículo ANDR6IDE. En el rlnade representa
Vaucanson el mecanismo de
las vísceras destinadas para las funciones del comer, del
beber, y de la d igestion , imitando con la mayor exactitud el juego, de todas las partes necesarias para estas acciones. El Anade alarga el cuello para tomar el grano de
la mano, lo traga, 10 digiere, y lo arroja por las vias ordinarias enteramente digerido. En él se hallan copiados al
natural todos los gestos de un Anade que traga con precipitacíon , y que redobla la velocidad en el movimiento de
su garganta,
para hacer pasar la comida hasta el estómago, donde se digiere el alimento, como en los animales
verdaderos, por disolucion , y no por trituracion. Digeaida
la materia en el est6mago, es conducida por unos tubos,
corno en el animal por sus intestinos, hasta el ano, donde
hay un esfinter que le permite la salida.
El Autor no da esta digestion por una digestion perfecta , capaz de hacer sangre y sucos nutritivos para el
mantenimiento del animal. No se le puede ciertamente hacer este cargo sin una notoria injusticia, supuesto que solo
pretende imitar el mecanismo de esta accion en tres cosas,
que son, 1.° tragar el grano; 2.° macerarlo,
cocerlo ó
disolverlo; y 3.° hacerlo salir visiblemente mudado.
Sin embargo, los medios que indispensablemente debié® Biblioteca Nacional de Colombia
AUT
biéron ser necesarios
para estas tres acciones,
merecerán
quizá alguna consideracion
de parte de los que exIg,ies(.'u
mas todavía. Porque fué p;redsO. emplear varios expedientes para conseguir que el Allade artificial
tomase el grano,
Fara hacérselo aspirar hasta el estómago , y para construir.
en tan reducido espacio un laboratorio
químico,
donde se
descompusiesen
las principales
partes integrantes
del gran<l,
haciéndolo
despues sallr quando ee quisiese por medio de,
circunvolucionesde
rubos, por una extremidad
enteramente O.puesta de su c¡¡crpo.
En quantO. á la consrruccion de las alas del Anade, no
creo que tengan nada que desear los Anatómicos.
En ellas,
se imitáron
hueso pO.r hueso todas 1<1$eminencias
que la
Anatomía Ilarna flpójtsis, las que se hallan regularmente
observadas,
así como también los diferentes
goznes,
las
cavidades , y las curvas, Los tres huesos que componen
el.
ala, se distinguen perfectamente
e el primero que es el hu-'
meral ; tiene su movimieato de rotación en todos sentidos"
con el hueso que hace el oficio 'de omoplato ; el segundo
que es el cúbito del ala, tiene "Su movimiento con el bumeral por medio de un gowe, que los Anatómicos llaman por
ginglimo ; ei tercero finalmente, que es' el radio, gira en una
cavidad del humeral; y se ata por los demás-extremos
á los'
-huesecit0s de la extremidad
del ala, del mismo modo que
en el animal,
Para hacer ver que los movimientos
de estas alas no
se parecían
á los que se advierten en las grandes obras,
maestras del g-::l1o del relox de Leon y de StraJburgo,
.s!,!,
manifestó al descubierto
toda la máquina
del Anade artificial ; si ndo mas bien el ánimo del Autor demostrar
una
máquina,
que enseñarla simplemente,
Es de creer que las persO.nas reflexivas conocerán
la ..:
gran dificultad
que hubo para hacerle hacer á este Autó~urt J t: ritos movimientos
diferemes;
como por exemplo,
c¡_uandO. se pO.ne en .pie , y vuelve el cuello á derecha é izquierda.
En ~l advertirán
todas las mutaciones
de los
di® Biblioteca Nacional de Colombia
'j'JA,UT
(";r3,89
-diferenres puntos de-apoyo-; verán tarnbien que.lo que servia de punto de apoyo á una parte móvil, se vuelve al-ternativamente móvil sobre dicha parte, la que se convierte
_en fixa.; final mente, descu brirán .una infinidad cle ~O:!TI bina.cioriesimecánieas.
- ,_: .', '-"
. ",,''',
-1
- Toda; esta- máquina,
una-vez..que se .halla montada,
-juega sin que se la toque. Olvidábaseme
decir, que el
animal beoe , zambulle la cabeza en el agua" y grazna
.como el Anade natural; en una palabra" el Autor procuró
-imitar todos losgestos del-animal .vivo., al que. ~bswyó con
el mayor cuidado.j.
': ' : ,;,
-,
El ségundo:'A-utómato .es el Tamborilero Prouenzal ; que
está de pie derecho sobre un pedestál , vestido de pastor,
y tañe unas veinte tocatas. diferentes ,minuetes"
rigodones
6 contradanzas. '_-;::
-.,;i: ':: :,_ ¡' ,,;[;
'Podria parecerrá -primeta¡vis.ta,
,que las- .díficalrades
para l.a consrrucolon- de 'este,rAutómtit.o fuéron. menores ql,le
para la del Flautista;' pero sin pretender encarecer el. lino
para rebaxar el mérito del orro, .conviene reflexionar+que
se trata del instrumento masr-desagradable :)!, falso-por, si
mismo ; que :fué =necesario ihacen anricular' luna' ill1utq_ ¡.de
tres agujeros, cuyos tonos dependen-de la',may,OlHÓ menor
fuerza tdel viento, y: de.agujeros
'medio tapar.;-,~y, que
fué preciso comunicar .los diferentes vientos con 'una ¡Y,.dó:","
cidad quereí oído no puede' seguir sin .mucho trabajo , r
dar' gol pecitos de "leng'~a.-, á Joadas;nota , hasta en .las li~,.
mícorchéas ,porque, este dqsbtrument6. no; es agradable de
otro 'modo. El" 2'1utómat_f)'_exoede._,en-esta parte á todos
nuestros tamborileros,
que no .pueden menearla
lengua
con bastante ligereza- para' hacer, un: compás entero de semkorchéas todas a:r.tkuladas,; por cuyo-motivo .saltan la
mitad ::pero este tamboril Autómato'tañe unatocata entera
con golpecitos de lengua á cada nota'
. i,Qué combinacion de v-iento no se necesitaría encontrar
para este efecto! El Autor hizo tarnbien descubrimientos en
que jamás sei'hubiera
pensado.. Porque i.quién hubiera¡
Tom, l.
Ggg; de Colombia
creí® Biblioteca Nacional
>
_-
"
_:.:_
';
-,
1)'
á-
e,
AUT
creída que esta ñautllla es. uno de
tos instrumentos, de ay-
re, que fatigan. mas el pecho de los. tocadoresé Con efecto,
los. músculos de su pecho hacen un esfuerzo equivalente
4 un peso de 5'6 libras,' puesto, que se necesita esta misma
fuerza, de ayre, es. decir, un viento impelido por dicha
fuerza ópesadez; .para,formlll:el
sí de. la tercera octava,
'que es la' última;' nota 'á. donde puede llegar este .instru-.
mento: al paso que por el contrario sola una onza basta,
'para formar el mí, que es la primera nota. Imagínese. pues.
quédivision-de
áYJ:~ seda necesaria.Iiacerpara
correr to;"
da la exrension del caramillo provenzal,
..
Como- hay tan: pocas posiciones. de dedos diferentes"
quizá . habrá. quien crea que no fuéron necesarios, diferen·(es. vientos ,. sino. en quanto hay diferentes. notas. Pero nada.
ménos que. eso ; el viento que. hace articular, por exemplo, el
re en seguida.deYut"no.' lo,·hace sonarabsalutamente quando
el mismo, re: se. slgue al. mi. inmediaro , y: así de las, demás. notas. Calcúlese , pues ,. y se verá que fué preciso el doble de
diferentes víenros, sin contar- los. sostenidos" para los. que
siempre es, necesario, un, viento particularvEl
Autor' mis.mo se pasmó' al ver que. un Instrumentillo semejante: necesitaba, de una. combinaclon tan. variada', y. mas> de una
~ez estuvo. y:t pata. deses-perar del buen éxíto ; pero toda
al fin. se. venció con el valor y la. constancia,
. Hay mas. todavía ; el caramillo, ocupa solo una roa,Do;,y
el A,u.tómatiJ. tiene en l~otra.unJ.palillQ, con, 'd que toca
'el tambor de: Marsella; da. golpes> simples. . y dobles: ;; hace
redobles variados
cada toeata , y -accmpaña á compás.
todas, las sonatas, que toca con el caramillo, de la otra; mano,
Este movimientono 'es. ciertamente uno, de los. mas. fáciles
de la¡ máquina ';: porque se trata de herir unas. veces: con
maafuerza ,. otras. con. mas velocidad" y. de dar siempre' un
golpe· seco, para. hacer' que suene el tamboril .. Este: mecanismo. consiste en una combinacioa infinita. de pa lancas y
resortes diferentes , movidos, todos. con bastante: igualdad
para seguir el compás i 10 que seria .muy largo de expli® Biblioteca Nacional de Colombia
car.
á
AXI
391
ca r. Últimamente,
esta máq uina . tiene alguna semejanza
con la·,del·Flautista, pero se construyó
por medios muy
distintos. (Viase Obser», sobre los Escrit • modern, 174\')
El P. Sebastian Trucbet de la Academia Real-de Ias
Ciencias de Panís , inventó también. y executó
unamáquína de movimiento que representaba
una Ópera en cinco
Acros , en cada uno de los qualesse mudaba la escena , y
variaba la decoración. Constaba esta máq uina de un número prodigioso. de figÍJras;,q.ue~omo .si fueran unos verdaderos pantomimos, expresaban con sus gestos y rnovimientos, .las.accionés de que se.trataba, Estas figuras eran 'sumamentepeqneñas
; porque la máqulna ieaterano tenia sino 16 pulgadas Y4-Hneas .de .longitud ,sobre
13 pulgadas
y 4 lineas de altura ., y 1 _pulgada y. . 3 .Iíneas, de. espesor.
F. X...c..~· .v . ,.~, ....;
AUTUMNAL.
ilám~~~~1?1JntoAfJtumn:al ·~l punto de
la Eclíptica -en 'que: el SQh.télJl.~za .:á descender '·debaxo del
Equador. Hállase este punteral princípio-del signo de ·Libra 'para el hemlsferio- septeutrlonal. del.~" loboquehabltamos ;" y entónces comienza nuesrba ;Qtflñp{ V;éa-gQ~Ñ_b •.) ~
pero respecto del hemisferio meridional, se halla,~liprjn.,.
oipiodel signo .de -Ari~.f .• Quand,Q¡~lcSoJ,,¡Jega -este punto,
empieza el Otoño. pará, los 'que. habitan esta parted'el
mundo.
...
_
.
i
,l
(
)
.•.
~
.á
,
<.,
EI·Ji'unto .autumnal se .llama tamblen J't(r.Jto ,~e9,uin.occial.
·F X ·:C \
,.' .. , .,.,. - 1
e'"
"1-'
,:,Jr,:'
l'
·I
--,,:AXIFUG A.rEpiteto:q_.\i,e s~d:a, á~Yn~ pote.n.ci~\,pFuerza,
por laque
un cuerpo 'tiende á. alejarseró huir -delexe al
rededor delqual
se.imueve. Todo-cuerpo que hace su revolucional rededor ',de, un.~xe",liene_,_J.l(la: fuerza, AxíftJ-;
ga, así corno un ·cuer,pO·;'<j.ue 'gi(l} alred~d~i~\dec!urvcentrQ,
tiene una.fuerza -eentr:Jfuga •.;F.:JL.;C.·, ... (·!~.1 c.]oh i. " '.
:. AXI QMA •. Llámase.rasí ~I!l~ ~OPQ~jci(m -tarn "~l;l1\a 1:
evidente por sí. misma, :q.ue .no;podda ·pegaf,.~e."slnadmirir.
los. absurdos' mas monsmuosos, De, esta naturaleza son .l~s.
proposlcíoges.slguienress;
[¡;~
J, '.';~!.
. .. i ".',."
® Biblioteca Nacional
Gggdel Colombia
El
•
•
'fI.
••
,':"
~
\o.
"j"C' e
~,
~,
..
-,
J.
...
, ..
~\.j<_
(~..
•
'AYR
El todo es 'mayor que cada una de.sus partes.'
., ')
Todas las partes de un todo, tomadas jtmttlmen"De!, son
iguales á su todo.
,
Dos cantidadt., iguates á una tercera; son iguales entre si,
Si, de dos',carttidad~siguales
.se quitan .canti dades igu{¡,..
ter; los residuos serbn ig'uales.
~';" f':, ' li "¡.I' ,,1, ':1
Si de dos cantidades iguates sequit a» cantidades desiguales', los wesiduos serán desiguales.¡"':"
t',:) " "
'., S.i, de-dos carttiJades¡de;s.igua¿qS fe:!ljuitan'.llantida:tfes igua~
les, losresiduos se,'án2desiguaks;"
,';)'
:';,;:;r, ':; ',••.
,:;,
" Si. á, cr.mtidades'iguhlé's 'se :al'íaden:,cl1.nti'dades;) igunles:" sus
1umaS serán iguales.
'
,,1
,1 - ,n",
-!
1';"
":
,-,
Si á cantidades iguales- se aña:den:,cant~dade$: 'flesiguale$~
$'US sumas- ,set+:á:frdesi'guit.les>~"
l.:,
e ;':'<~JJi., :..:; <.;:~,Ul~"
':
Las cantidades qUe son duplas, triplas ó 'luádr.upla-s de
c,flntidades Iguate'i'\;\l'so"tz igtiái.ettn'lefSIJ,J
.., ) .,lJ'/,I_:, ;!
Las 'cantidades, que $01'1 Mi{_culi1.9te'reio.r- p1JUartios:. de -cafJ4
t¡aades, ig-ualeh!so,dguales
ent;f1;t:1sí, &'e., F.Jlt:<r •. '
" "
" .AXIP ETA.' Epíteto! q'lre: -se da¡i- una ~potencia ,Ói fuerza;
pÓl"Já' que Ull>:,cu~l'lftn,i~nde'áljace¡OOlise'Yal~::e.xe,de. 154 J!e:-fi
vo.]ú¡;:iOfl.L,I¡"í::l'
(,;r N¡jt ..' :)r(t
Oi1;';Ú[~~_:¡'!¡o
OJ~:iq"').
(/1';'[
,Sí 'él''',tórben~nóvdel ':fm¡t~titi~.1l1\l-y.Stltf.lcimaginado. por;
De scsrtes.; y' en é~ que-este' ¡FHósoft1 rsuponia.uáa .grandÍ-sima velocidad,
hubiera sido causa de la pesadez. de ,105
cuerpos :~'-como ..q¡d 'h~1:jf¡llc.l!61dd; r.®M-O~~I.lOS.o~o~,)sublunares hubieran tenido una fuerza Axípeta ,y no.' ceo'trl'ipe:t:i ,/tOrnri'·1bl ¡fta¡rétl1tis};veF (':i'l1éUi'qolJ
hablefuos -de!' los:Torhellirtos. -( Veasé FfdR1U:l-LtNO. y.F~(iX,(C~!'Ji,'
' o',
. ',',"
- AYRE.
Substanola.material.;
pesada'; flúida, €ompresible., 'elást·i:C-a-'1 t-íttil1spar.énte 'VS'Ín color ~.jnv~,sible , é incon ..
densable: ~n:'H<fúido 1'<*,; el ¡friC)i~:;qQ\f¡:([)dea por 'todas. pa(;.,
tes al globo terrestre,;Jy~e:i;i¡:-v.e. r.~nlJalg.un '\IIlotlo de.cus
b'iefNi.: ''Fddav:l~ 'éstáJft0'S RW¡Iy lé§o~d~rsah~r corr'exáeritud
quá'lle-s elespesor-jde ~'sáoc¡ubierta:~
ahcabo-de.un .sin nú ....
mero 'de Je-",perirl1e;nt0s',:...que '8eJ,bain .hecho..con
.el r.fin de'
averiguarlo,
únicamente se ha podid:of.cóng_Iaír qlil:e:á(J;'~l1a_'l
¡
~
,.. "~"':t Nacional de Colombia
® Biblioteca
'Qo
~
:AYR
de-ménos
quince
veinte.
dad,
para que
.ó
39'3.
de. seis leguas,
y,que
podía extenderse'
hasta
La diferencia
es muy grande á la verpodamos
suponernos
instruidos
en esta
parte.
,
Nadie
duda que+el Ayre sea una substancia
material , pues que -tiene todos los 'atr ibutos que caracterizan
á los cuerpos;
és á saber, exrension , divisibilidad,
movilidad , .resistencia , impt;netrabllidad,
&c. El .rlyre es
extenso ;lp.orq:ue á qualqúiera
lngarque'el
hombre se traslade 'sobre la .Tierrai; ya mude de clima" ya descienda
á:
los lugares imas profundos,
.ya .suba -á las mas elevados,
siempre se halla sumergido
en.Ayre
Lamenor fuerza puede idividirlo.- Es capaz de recibir el movirniento , y de
transmitirlo
á otros cuerp~s •. Su, resistencia es fácil de per-'
cibirse., y Ia.del viento, basta-para
demostrárnosla
; porque
es.-de éad:ver:t~r queeí-vvienro noes.masque un rlyre sgl-.
tado.. "Ni', tampoco
es mas difioil pnobar, surimpenetrabllidad. Suménjase sino perp.enciicularmente
el-vaso. AB (LfimJ
XXI:, fig"-4¡.), cuidando de tener. su abernurahácla
aba-l
~1E>..,:ele. suetJe, qlll,ec.:eJ ,Ayr? que 'contiene no pueda esca-í
pa,,1'se';'i s,u~t:ja~e!~, V,lle1vo'~ decin ,""'perpell;dicula.rmente-:Jeti
otra 'vasijaI!ll~n~ d,lt.agua' ,tan, profundamente
'como se q úid~
ra ,. y I se 'vet.á ,q ue _el agua no llegará hasta el fondo B;
p,or lo qué. después -de sacado
el vaso, se hallará
-dicho
f~ndP,'muy,sec:Q*
(EJl, una; palabra,
pt>r mucha-fueraa
'lúe
se,\éinip1.ee}para;~:QmprÜnir
-una porción de Ayr'e: encer,ra¡...I
!li¡¡ideri .un 'Yaso'~;nu:nease
la podrá neducir á cero•.' Luego
,eLd)lre "es impenetrable e luego es materia.. ( ':: .- - . :¡
. Siendo e},Ayre una substancia
material,
como acaba=
mos ~e decir,
se sigue que sus partículas
reunidas Jot:'
man :\\lma:.ma'S3'resistente ';'qapaz·.de,ser:,mo\úda'
,.-y;(de .mover, á- ,ot&bS'·otl¡eq>os.; ,De-'aquLpues,debemoSl€onduir
,. que
e .
el' Ayr'e'Je1 í ur flúida 'tpe'farJo:-, y ~que eseroe: sa..presion m"z¡N-!
dos sentidos, ,al modo de los 'demá:sfiúidrú ó ¡{quidos: pu~~
aunqueJa pesadez no sea un atributo esencial á la mate!J
ría- y podamos __concehirla sin: esta tendencia al centro de
® Biblioteca Nacional de Colombia
I~
394
AYR
la: Tierra; 10 cierto' es que no conocemos substancia alguna sublunar que no sea pesada, y carecemos de razones
para exceptuar al Ayre de una ley comun á todos 10s cuer-.
pos sublunares.
t
Los Filósofos antiguos sin embargo noaonoCia'n
la
pesadez del Ayre, y admitian dos especies de: cuerpos 'en
la Naturaleza ; á saber, cuerpos pesados, como por exemplo , una piedra, un metal, y generalmente todos los
cuerpos que abandonados á sí mismos, se dirtgeaatvíu-e
gar mas baxo ; y .cuerposleues ; como el'Ayre, la 'llama, 10i
vapores ,&c. porque estos .cuerpos al parecer .se elevan
á las regiones superiores. En una palabra, 'pensaban .que
el Ayreestaba
dotado de una ligereza absoluta;
y todo.
los efectos q ue-provienen de: su 'P!!sadez, los arrlbuíanat
horror .que la Naturaleza renia nl. vacío•. :Esta pretendída ligereza del Ayre .tuvo' .á la verdad un .reynado 'muY'
largo, pues no hace mas de ciento y 'cincuenta años' que se
conoce su pesadez ydebiéndose en gran parte á la casualidad este descubrimiento.
El hecho fué, que deseando los
Fontaneros -áeCosmede Médicis, Gran.Duque deFforencia,
hacer subir el agua: á 50.6' ,60 pies de . elevaclonu-por ttle-+
dio de una bomba atractiva ,: advlrtléron <.lúeíúnicamenre
subía dicho líquido hasta cierta altura, .pasadalaqual
se
reconciliaba la Naturaleza con -el vado. (}ue allí se hallaba " 6,á 10 ménos 'sufria este defecto sin'.q uejarse, 'L.os-Fontaneros comunicáron esrecaprtcho'deJa.Nataraleea
á:.Gali ...
léo , .quien inmediatamente
se puso
observarlo 9. 'si ibiett
hasta ent6nces habia vivido muy satisfecho , como. todos Jos
demás , con .el horror del vacío ,:sín haber visto sus límites.
Aseguróse ·pues.; mediante pruebas reiteradas,
.aeque el
.agua -subia solo.áeerca.de.
32. pies en las bombas, atraetlyas,.,_ qnedando-aacío.Ie .restante del' tubo" quando. 'era mas
largo~ No necesirémasesre ~isi¿o para indignarse-contra
el, horror .del·vacío.,· y léjos de <creer 'que este tenia sus límites , mas allá. de Ios qua les se converriaen
indiferencia,
empezó á sospechar '1ue esta. especie de fenómenos tenlan
una
á
® Biblioteca Nacional de Colombia
Descargar