PARTO Y CESAREA-1

Anuncio
Cuando usted y su bebé realmente lo necesitan,
La cesárea es la mejor forma de
nacimiento.
Aunque la cesárea debe realizarse sólo si existen
riesgos para la madre y el/la bebé; desde hace
algunos años es cada vez más frecuente, varias
razones explican esto:
Piense cuáles son sus temores,
inquietudes y creencias sobre el
parto normal y la cesárea, convérselas con su médico/a desde
las primeras consultas prenatales.
Evalúe si la información que
recibe es completa, imparcial,
científica y oportuna, porque
usted tiene DERECHO a la más
alta calidad de atención.
Desde los/as médicos/as:
Puede ser más cómodo porque les permite
programar el momento del parto, fuera de su
horario de consultas y dura 45 minutos a 1 hora,
mientras un parto normal requiere más tiempo.
Y su bebé tiene DERECHO
a nacer de la forma más saludable y gratificante.
Desde la embarazada, su pareja y familiares:
Presiones hacia los/as médicos/as para que se
realice una cesárea. Hay personas que planifican
una cesárea para que su bebé nazca el día de su
gusto. También la solicitan para evitar los dolores
de parto o, erróneamente, piensan que es más
segura y sencilla que el parto normal.
Desde las instituciones de salud:
Cuando por falta de protocolos de atención,
permiten aquellas prácticas hospitalarias que
llevan innecesariamente a terminar un parto en
cesárea.
APROFE
CLÍNICA DE PARTOS Y CIRUGÍAS
Noguchi 1516 y Letamendi
PBX 2402984
Guayaquil - Ecuador
SERVICIOS DE CALIDAD CON CALIDEZ
Todas las mujeres tienen capacidad para dar a
luz, ya que el parto es un proceso involuntario,
natural y fisiológico que sucede espontáneamente, sin intervención externa y en el momento
preciso.
Permanecen vigentes prácticas que siempre han
favorecido el parto, como:
Para la relación madre-hijo/a:
Hacia el final del embarazo:
- Caminar y cambiar de posición buscando lo
más cómodo y evitando permanecer acostada o
inmovilizada.
La pronta recuperación de la madre favorece un
contacto inmediato con su bebé y lograr un
vínculo más cómodo y placentero para [email protected]
- El acompañamiento a la mujer, porque disminuye su ansiedad y temores, los cuales pueden
inhibir las contracciones y detener o enlentecer el
parto.
Para la familia:
- Y ya durante el parto, las posiciones que lo facilitan son aquellas en las que la espalda se mantiene erguida.
“Deben existir razones muy válidas para
interferir en el proceso natural del parto”
(Organización Mundial de la Salud, 1996)
La mujer, su pareja y familiares deberán estar muy
[email protected] a señales de peligro como dolor, sangrado o cualquier pérdida de líquido amniótico
por vía vaginal; ya que, aun con todo previsto
para un parto normal, pueden presentarse complicaciones impredecibles que obliguen a una
ce-sárea en ese mismo momento, como:
1 - Placenta previa.
2 - Desprendimiento de placenta, lo cual corta el
flujo de oxígeno al bebé.
3 - Ruptura prematura de membranas: Hay pérdida
de líquido amniótico o agua fuente por la vagina antes de las 37 semanas de embarazo.
La cesárea es necesaria si la cabeza fetal no
está encajada o si hay riesgo de infección
Por eso, sólo cuando realmente amerite se
emplearán métodos y procedimientos obstétricos
que ayudan al proceso natural del parto, a la
madre y el/la bebé.
Por ejemplo, usar sustancias para apurar el parto
y para la analgesia sólo beneficia cuando se lo
hace correctamente; caso contrario, inhiben las
contracciones y pueden llevar a una cesárea que
pudo evitarse.
Otros procedimientos y prácticas, hasta hace
poco considerados beneficiosos; según últimos
estudios, NO deben realizarse DE FORMA RUTINARIA:
1 - Rasurado del vello púbico
2 - Enemas (“lavados”)
3 - Sueros endovenosos (goteo de oxitocina o pitocín)
Para su bebé:
Las contracciones del parto comprimen la caja
torácica del bebé, hacen que su tórax trabaje y
se activen sustancias que preparan sus pulmones
para la primera bocanada de aire. Por eso, [email protected]
bebés nacidos/as por parto normal presentan
menos dificultades respiratorias.
Los procesos hormonales asociados al parto
normal, continúan naturalmente, estableciendo
más rápidamente la lactancia natural, fundamental para la salud del bebé y la recuperación de la
madre.
6 - Ruptura artificial de las membranas
7 - Episiotomía o corte en el periné
La cesárea se realizará sólo si existen condiciones
que pondrían en riesgo la vida y salud de la madre
y el/la bebé, si se tuviera un parto normal.
Durante los controles prenatales: Pueden identificarse ciertas condiciones de riesgo que llevarían
a programar una cesárea con anticipación.
En el caso de la mujer con:
- Su primer embarazo a los 40 años ó más.
- Enfermedad cardíaca
- Preclampsia, eclampsia.
- Herpes genital activo, verrugas genitales o
condilomas al final del embarazo
- Infección por el virus del VIH/SIDA
- Cesáreas anteriores.
Para la mujer:
O del/la bebé, cuando:
4 - Monitoreo fetal electrónico o Cardiotocograma
5 - Mantenerse sin ingerir alimentos (ayuno)
Los costos económicos de un parto normal siempre serán menores.
El tiempo de recuperación es my breve; el funcionamiento de sus intestinos y vejiga urinaria no se
alteran, no habrá exposición a anestésicos ni
dolores posteriores o necesidad de cuidados
extras por una herida quirúrgica; todo lo cual
hace menor su estancia hospitalaria y más rápido
su retorno a casa.
- Presenta anomalías como hidrocefalia.
- Está en una posición anómala dentro del útero:
transverso, de nalgas o de pies
- Tiene un ritmo cardíaco anormal
- Hay múltiples bebés dentro del útero ([email protected] y
algunos embarazos de gemelos/as).
Al inicio o durante el trabajo de parto:
Podrían presentarse complicaciones de último
momento que ni el/la más experto/a de los/as
profesionales podría predecir; sin embargo, sí
debe estar preparado/a para identificar a tiempo
el problema y tomar la decisión oportuna de una
cesárea, en casos de:
Desproporción céfalo-pélvica:
Cuando al momento del parto, la cabeza del
bebé resulta muy grande o la pelvis materna,
demasiado pequeña.
Problemas con el cordón umbilical:
Prolapso del cordón umbilical, que es cuando el
cordón sale a través del cuello uterino.
Trabajo de parto prolongado o detenido:
Pasan entre 8 y 12 horas y las contracciones uterinas no dilatan suficientemente el cuello uterino
para que el bebé pase.
Sufrimiento Fetal:
Cuando la disminución de oxígeno pone a el/la
bebé en riesgo de muerte, daño cerebral o de otros
órganos.
Descargar