Pérgamo

Anuncio
Siglonuevo
nuevo
Siglo
nuestro mundo
Pérgamo
Pilar Díaz Rivera
S
e llega a Turquía por la costa norte
del mar Egeo. Esta región es tradicionalmente famosa por sus trigales,
huertos, higueras y olivos, villas de pescadores y lugares de recreo. El pueblo de
Dikri es la puerta de entrada a Pérgamo.
Únicamente en la mitología se conocía la gran historia de la fama y riqueza
de este lugar, pero en realidad su preponderancia comenzó cuando Piletarus,
un comandante regional, se apoderó del
tesoro que se le había confiado en resguardo y se autonombró rey.
Más adelante, siendo gobernado por
Lysimacus, Pérgamo se convirtió en la
capital de un pequeño principado. Años
después varios reyes griegos de Asia Menor redujeron el poder de Pérgamo. Por
otra parte, la influencia romana empezaba a sentirse en el Este. Tal situación
la aprovechó Atalos I, el actual monarca,
e hizo alianza con Roma y compartió su
bonanza. Además continuó siéndoles
fiel durante sus guerras contra Antioquía y Persia y su reino se extendió hasta gran parte del oeste de Asia. Con ello
Pérgamo se convirtió en la capital política y cultural de un extenso territorio.
Al rey Eumenes se le atribuye haber
construido la biblioteca que constaba
de más de 20 mil volúmenes y que fue el
símbolo social y cultural de la preponderancia de Pérgamo. Únicamente la biblioteca de Alejandría la superaba en ejemplares. Cuando los alejandrinos quisieron eclipsar la bonanza de libros de
Pérgamo, limitando las remesas del papiro del Nilo, los escolares de este lugar
simplemente inventaron el pergamino
hecho de la piel de ciertos animales (corderos, cabras y becerros). Sin embargo el complot se agravó cuando la biblioteca de Egipto se incendió; Marco Antonio saqueó con toda alevosía los estantes de Pérgamo para presentar las colecciones a su amada Cleopatra.
Pérgamo fue el centro principal del
culto a Ascelpius, “el salvador” también
conocido como “el trono de Satanás”. De
igual manera más tarde fue sede del cristianismo y de las “siete iglesias”.
Bajo la dirección de Galeno, discípulo de Hipócrates y él mismo considerado
una eminencia en la historia de la Medicina, se construyó el Asclepeion (centro
médico). Se decía que nadie salía de ahí
sin haber recuperado la salud. Su escuela de medicina se especializó en los sistemas nervioso y circulatorio.
¶
Habiendo sido una de las
más ricas y civilizadas
ciudades de su tiempo,
es considerada como
uno de los más interesantes
sitios arqueológicos
del Medio Este
y civilizadas ciudades de su tiempo, es
considerada como uno de los más interesantes sitios arqueológicos del Medio
Este.
LUGARES DE INTERÉS
La Acrópolis, con asombrosas estructuras como la biblioteca -reconstruida a
su antigua gloria con ayuda de Alemania del Este. El Gran Teatro con sus 10
mil asientos, construido cuesta abajo de
la colina y con una arquitectura diferente al estilo helenístico del redondel. Lo
más sobresaliente de la Acrópolis son
sus jardines reales.
* El altar de Zeus, del templo dedicado a
Atenea, a un lado del teatro; tan sólo queda su base.
* El Asclepeion (centro médico), una gran
parte de su estructura se mantiene en
pie, incluyendo una columnata, un anfiteatro y cuartos de curación, complejos
de clínica y baños termales, hoy conocidos como baños turcos.
* El templo de Telésforo; se decía que era el lugar donde dormían los pacientes
esperando que el dios de la medicina, Telésforo, les enviara su curación o al menos un diagnóstico en un sueño.
* Arkeoloji Muzesi, el Museo Arqueológico, con una colección de piezas y una
excelente sección de etnología.
Correo-e: [email protected]
net.mx
La ciudad decayó bajo el reinado de
Atalos III. Después de su muerte, el reino
se convirtió en una provincia de Roma
en Asia. En el siglo XIV d. C., Pérgamo
junto con Éfeso y Esmirna pasaron a manos de los musulmanes -un complejo
otomano. Una parte de Pérgamo fue reconstruida y en los siglos XVII y XVIII
se convirtió en el feudo principal de la
familia Derebey de Kara Osman y no fue
sino hasta 1825 cuando el poder pasó a
los otomanos.
Habiendo sido una de las más ricas
Sn • 49
Descargar