De las necesidades que satisfacen a los destinatarios

Anuncio
[[email protected] CONCYTEG(9(114)): Diciembre, 2014]
ISSN: 2007-2716
Evaluación de programas sociales
desde la perspectiva del beneficiario
por mencionar algunas-. La pregunta que se formula se refiere a los significados que están presentes
en esas valoraciones.
Las valoraciones están relacionadas principalmente, con las posibilidades de sobrevivencia de quienes
fueron entrevistados y sus familias; hecho que lejos de resultar atractivo, vistoso o que justifique el
quehacer del diseñador de programas, constituye lo requerido, necesario o esperable para familias en
situaciones de extrema vulnerabilidad o riesgo.
Las expectativas, que aparecen reconocidas como legı́timas para algunos sectores sociales, no son
incorporadas como básicas a la hora de diseñar. Por lo anterior, se propone incorporar la perspectiva
cualitativa de evaluación, donde se identifican las necesidades y satisfacción del receptor. Lo que se
busca es una construcción de un medio más hacia una sociedad que se fortalezca en su democracia,
en el entendido de que las personas son mucho más que una fuerza de trabajo, donde se comparta la
visión de una vida integralmente mejor.
De las necesidades que satisfacen a los destinatarios
El beneficiario potencial recurre a una organización por una necesidad que se supone fácilmente identificable como: alimentación, desempleo, sed, salud, recreación, etcétera. Algunas personas solo acuden
para solicitar dinero, que también es ineludible. Pero no se puede pasar por alto el hecho de satisfacer
otras necesidades no menos importantes como la seguridad, sentirse parte útil de la comunidad, la
autoestima y autorrealización. No solo se satisfacen necesidades para conformar la fuerza de trabajo.
Un estudio de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) sobre las polı́ticas y programas sociales del Gobierno del Distrito Federal del 2011, concluye que la mayorı́a de los programas
sociales consisten sólo en la transferencia de recursos monetarios o en especie, más allá de atacar los
problemas de fondo.
Raggio (2000) en su ponencia denominada “Evaluación de programas sociales desde una perspectiva
cualitativa”, presentada en el Congreso Internacional de Polı́ticas Sociales, realizado en el 2000 en
Chile, define las necesidades a partir de los beneficiario. A continuación se presenta un resumen que
permite identificar esos requerimientos:
1. Las condiciones cotidianas de la reproducción material. Las respuestas se expresan en función de la
prestaciones en bienes, alimentos o dinero, lo que no siempre se alcanza al satisfacer las necesidades
de las familias, lo que constituye “una ayuda”, que con el despliegue de otras estrategias (combinación
con otros programas) representan la posibilidad de reproducción material de estas familias, en torno
de un mı́nimo de satisfacción de sus necesidades más elementales.
2. Ciclo vital del destinatario. En este sentido existe una evaluación positiva por parte de los beneficiarios en relación con los programas de empleo en los del inicio y el final de la edad productiva. Para los
jóvenes que estudian o se integran al mercado laboral, la ayuda monetaria representa una colaboración
para su familia. Para los adultos mayores que carecen de ingreso o con problemas severos de salud,
tienen una valoración positiva, que no es ası́ en personas en edad productiva, porque además de ser insuficientes para mantener una familia, se tiene la percepción de que no es verdadero trabajo, donde se
carece de estabilidad y de prestaciones. Donde no se toman en cuenta las capacidades, conocimientos
y experiencia que han logrado a lo largo de la vida laboral las personas, ello refleja frustración y un
sentido de desvalorización social.
3. Pérdidas afectivas (muerte, separaciones, abandonos). En este sentido, es importante la relación
59
Descargar