ALZA DE ALIMENTOS

advertisement
ELMERCURIO.COM
http://diario.elmercurio.cl/2011/03/01/economia_y_negocios/_portada/noticias/impresion93E
A4C02-A1E5-4657-A9CE-70A7E15B29B9.htm?id={93EA4C02-A1E5-4657-A9CE70A7E15B29B9}
http://diario.elmercurio.cl/2011/03/01/economia_y_negocios/_portada/noticias/93ea4c02a1e5-4657-a9ce-70a7e15b29b9.htm
Estimaciones de Libertad y Desarrollo (LyD) para 2011:
Alza en alimentos subiría en 5,7%
el IPC de los más pobres y 3,6% el
de los más ricos
La alimentación equivale al 37% del gasto mensual de las
familias con menores ingresos del país.
LINA CASTAÑEDA
Con las fuertes alzas que registran los precios mundiales de los alimentos
en los últimos meses, no sólo resurge la preocupación por su efecto en la
inflación, sino también porque más personas caigan en la línea de la
pobreza.
La División de Alimentos de la canasta del IPC tendría un alza de 11,3% en
2011, según cálculos del Bci. Jorge Selaive, economista jefe de esa
institución bancaria, proyecta un IPC de 3,9% para el año con un sesgo al
alza por el aumento del precio del petróleo, a raíz de la situación en el norte
de África.
"La inflación es regresiva, afecta más a los pobres que a los ricos, porque en
general la gente de mayores ingresos tiene más facilidades para protegerse
de la inflación a través de instrumentos financieros", apunta Selaive.
Análisis que comparte Paulina Henoch, investigadora del Programa Social
del Instituto Libertad y Desarrollo (LyD).
Con una inflación proyectada en torno al 4% para el año y asumiendo que el
precio de los alimentos sube un 11,3%, Henoch estima que el costo de vida
para el 20% más pobre subiría 5,7% en 2011, y para el quintil de mayores
ingresos el aumento sería sólo de un 3,6%.
De acuerdo con la última Encuesta de Presupuestos Familiares (EPF)
realizada en 2007, el 20% de los hogares más pobres destina el 37,4% de sus
ingresos al gasto en alimentos, mientras que el 20% de los hogares de
mayores ingresos destina un 14,5%.
En el anterior shock de precios de alimentos ocurrido en 2008, el costo de
vida del quintil más pobre aumentó 11% en junio respecto a igual mes de
2007, y para el quintil más rico el incremento fue de 8%, según cálculos de
LyD.
Si bien en las últimas cifras del IPC de enero el precio de los alimentos y
bebidas no alcohólicas tuvo una caída de 0,8%, los reportes de la
Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura
(FAO) revelan una situación que, según la economista, resulta preocupante:
la producción de los cereales se ha visto presionada al alza por una
reducción importante en la oferta, como el caso del maíz, que fue
seriamente afectado por las inundaciones en Australia.
En 2010, la División de Alimentos y Bebidas no Alcohólicas aumentó un 5,6%
y, según la FAO, en el mismo período el índice internacional de alimentos
subió un 28%.
La inflación de los alimentos y su efecto en la pobreza ha cobrado más
importancia, especialmente después de los resultados de la Encuesta Casen
2009, que arrojó que 2 millones 564 mil 32 personas estaban en condición
de pobreza.
Si la línea de pobreza se hubiera mantenido con el mismo valor que tenía en
2006, en pesos de noviembre de 2009 ($53.850 en la zona urbana y $36.308
en la zona rural), el aumento de la inflación de alimentos habría hecho que
805.483 personas cayeran en la pobreza con la medición Casen 2009, dice
Henoch.
En opinión de Selaive, el Banco Central no debió detener el alza de 50
puntos base en la tasa de política monetaria, dado que el alza de los
alimentos es un tema que retomó fuerza desde mediados de 2010.
______________
PROYECCIÓN
"Los ingresos de los pobres tendrían que crecer sobre 11,3% para superar
la condición de pobreza", dice Paulina Henoch, investigadora de LyD.
Bci vislumbra efectos compensatorios
En el análisis del Bci, si bien el alza en los precios internacionales de los
alimentos tiene un impacto significativo, también es acotado.
Al revisar lo ocurrido en 2008 concluye que el traspaso de las alzas, en el
caso de Chile, demora en torno a tres meses. Por otra parte, hace notar que
la magnitud de las alzas, en términos porcentuales, no son similares. Ello,
porque el commodity tiene una participación reducida en los costos totales
del bien final; por el establecimiento de límites o precios máximos a los
consumidores; la reducción de holguras o márgenes de los productores y
distribuidores locales, y por algún grado de sustitución por factores de
menores costos de producción, entre otros.
Su estimación es que si los precios internacionales del arroz regresaran a su
máximo de 2008 (alza de 90%), el precio a consumidores subiría un 29%.
Pese a que durante el shock de precios de 2008 en Chile se observaron alzas
más pronunciadas en maíz, leche, arroz y pan, en términos porcentuales,
con posterioridad los márgenes se recuperaron de manera más intensa que
en otros países como México, Colombia, Brasil y Singapur. E incluso
mantiene precios relativos más bajos que otras economías.
"La posición de Chile en un ranking de precios para estos productos, da
cuenta que desde 2006 nos hemos mantenido en niveles de precios
relativamente bajos. Esto es un argumento adicional a favor de un traspaso
acotado hacia precios locales de las alzas externas que estamos viendo en
esta coyuntura", señala el reporte del Bci.
Considera que habrá factores compensatorios: un traspaso incompleto de
las alzas externas, como en 2008; márgenes aún con espacio para absorber
alzas externas, y mercados con un grado de competitividad que fomenta la
mantención de precios en nivel acotado respecto al resto del mundo.
_________
IMPACTO
En 2008, Chile tuvo alzas más pronunciadas en algunos alimentos, pero más
bajos que otras economías.
Descargar