La apnea del sueño, más peligrosa de lo que parece

advertisement
La apnea del sueño, más peligrosa de lo que parece
El Dr. Alexandre Abreu, codirector de UHealth Sleep Center, muestra a Belkys Veloz cómo funciona una
máquina de presión continua de aire.
DANIEL BOCK / FOR THE MIAMI HERALD
LIDIA DINKOVA
ESPECIAL/THE MIAMI HERALD
Belkys Veloz tiene miedo a morirse mientras duerme. Esta mujer, de 41 años de edad y
madre de tres hijos, tiene apnea del sueño, una condición que provoca interrupciones en la
respiración durante el sueño debido a la restricción de la entrada de oxígeno causada por
una obstrucción en la tráquea.
Los médicos, sin embargo, dicen que Veloz no va a morir de una interrupción temporal de
la respiración. Les preocupan más otros problemas de salud generados por el desorden
del sueño: presión sanguínea alta, una condición del corazón de la que padece y un
pequeño derrame que tuvo hace cinco años.
Los estudios han demostrado que la apnea del sueño está vinculada a la diabetes, a
la presión sanguínea alta, a condiciones del corazón y accidentes
cerebrovasculares. Más recientemente, la apnea del sueño se ha relacionado
también a un mayor riesgo de desarrollar cáncer. Un estudio de 5,600 pacientes en
siete clínicas del sueño en España, indicó que aquellos con apnea del sueño severa tienen
el doble de riesgo de muerte causada por cáncer que las personas que no la padecen.
“Pensábamos ‘que el sueño era necesario para sentirnos renovados y rejuvenecidos’. Pero
ahora sabemos que si algo interrumpe el sueño durante la noche además de estar
cansado y de mal humor, también estará a mayor riesgo para todas esas condiciones de
salud”, dice el Dr. Timothy Grant, director médico del Baptist Sleep Center en Sunset.
Las interrupciones de la respiración hacen que el cerebro envíe una señal de que no está
recibiendo suficiente oxígeno, provocando que el corazón bombee más sangre. Eso eleva
la presión sanguínea, dice la Dra. Belen Esparis, directora médica del Centro de
Desórdenes de Sueño en Mount Sinai. Mientras que la presión sanguínea es usualmente
más baja en la noche y en la mañana, en los pacientes de apnea del sueño es mayor en la
mañana, y se mantiene alta durante el día.
La presión sanguínea alta, a su vez, puede provocar la ruptura de pequeños vasos
sanguíneos cerebrales y producir un accidente cerebrovascular. Cada vez que un
paciente de apnea del sueño es sacudido de un sueño profundo, el corazón se tensa,
provocando condiciones cardíacas.
“Ese sube y baja cada noche pone tensión en el corazón cuando debería estar
descansando”, dice Esparis, añadiendo que esas interrupciones del sueño pueden ocurrir
hasta 50 veces por hora.
Esparis dice que la apnea del sueño es la segunda causa más común de desorden del
sueño después del insomnio. En el 2009 se cree que entre 50 y 70 millones de adultos
norteamericanos padecieron de algún tipo de desorden de sueño o insomnio de
acuerdo con el Centro de Control de Enfermedades y el Informe de Prevención de
Morbilidad y Mortalidad publicado en el 2011.
Indirectamente, los desórdenes de la apnea del sueño pueden provocar el aumento
de peso. Ese fue el caso de Veloz, una paciente de UHealth Sleep Program de la Escuela
de Medicina Miller en la Universidad de Miami.
Veloz fue diagnosticada con apnea del sueño leve al tener 11 interrupciones de respiración
por hora. No recibió tratamiento para su condición por muchos años, lo que condujo a
problemas de salud más serios.
“No tengo energía. Siempre estoy con sueño o cansada. No puedo jugar con mis
hijos”, dice Veloz, residente de Homestead.
Las cosas tuvieron su peor momento hace cinco años. Pesaba 252 libras, fue despedida
de su trabajo en una fábrica de Miami por quedarse dormida en su turno y la presión
sanguínea sistólica llegó a 220. Además de ganar peso, desarrolló presión sanguínea alta,
una condición del corazón y sufrió un pequeño derrame, derivado de la apnea de
sueño.
El ganar peso ha sido vinculado a los casos severos de apnea del sueño debido a los
depósitos adicionales de grasa en el cuello y mejillas que también obstruyen el paso del
aire.
‘Se levanta en la mañana y está cansada’, dice el Dr. Alexandre Abreu, de UHealth
Sleep Program y médico de Veloz. “Usted no puede realizar la actividad regular con la
familia. Se deprime y algunos antidepresivos provocan obesidad. Es un círculo que no
termina”.
Veloz comenzó recientemente a utilizar una máquina CPAP (dispositivo de presión positiva
constante de las vías respiratorias). La máquina empuja el aire a través las fosas nasales,
abriendo las vías respiratorias hasta la tráquea.
Abreu le llama a CPAP, “el estándar de oro” del tratamiento de la apnea del sueño.
Veloz dice: “Ahora podré ir a la playa y hacer ejercicio. Me arrepiento de no haberlo
utilizado antes (CPAP) porque ahora ‘ya tengo problemas del corazón’.
Descargar