ADVIENTO: DESPIERTA EL SEÑOR ESTÁ CERCA

advertisement
ADVIENTO: DESPIERTA EL SEÑOR ESTÁ CERCA
CANTO DE ADVIENTO
Abre tu tienda al Señor,
recíbele dentro,
escucha su voz.
Abre tu tienda al Señor
prepara tu fuego
que llega el amor.
El adviento es esperanza,
la esperanza, salvación,
ya se acerca el Señor;
preparemos los caminos,
los caminos del amor,
escuchemos su voz.
Que se rompan las cadenas,
que se cante libertad,
el Señor nos va a salvar;
sanará nuestras heridas,
nuestro miedo y soledad;
El será nuestra paz.
Por la ruta de los pobres,
va María, va José;
van camio de Belén;
en sus ojos mil estrellas,
en su seño Emmanuel:
Él será nuestro Rey
Abre tu tienda al señor
http://www.youtube.com/watch?v=7v1_a1c2X54
Carta de Dios al hombre y la
mujer en Adviento
Querido hombre y mujer:
He escuchado tu grito de Adviento.
Está delante de mí.
Tu grito, golpea continuamente a mi puerta.
Hoy quisiera hablar contigo para que repienses tu llamada.
Hoy te quiero decir: ¿Por qué Dios preguntas? ¿A qué Dios esperas?
¿Qué has salido a buscar y a ver en el desierto?
Escucha a tu Dios, mujer y hombre de Adviento:
"No llames a la puerta de un dios que no existe,
de un dios que tú te imaginas...
Si esperas... ábrete a la sorpresa del Dios que viene
y no del dios que tú te haces...
Tú, hombre y mujer, todos, tenéis siempre la misma tentación:
hacer un dios a vuestra imagen.
Yo os digo, yo Dios de vivos,
soy un Dios más allá de vuestras invenciones.
Vosotros salís a ver donde está Dios... Os dicen:
"aquí está” pero no lo veis, y os sentís desanimados
porque Dios no está donde os han dicho...
Y Dios está vivo. Pero vosotros no tenéis mentalidad
de Reino:
no descubrís a Dios en lo sencillo.
Os parece que lo sencillo es demasiado poco para que
allí esté Dios.
Sabedlo: Yo, el Señor Dios, estoy en lo sencillo y
pequeño...
Hombre y mujer de hoy y de siempre:
deja espacio a tu Dios dentro de tu corazón.
Sólo puedo nacer y crecer donde mi palabra es acogida.
Qué tranquilo te quedas, haciendo -lo que hay que hacer- porque haciendo las cosas de siempre- evitas la novedad del Evangelio.
Pero yo te digo que tu corazón queda cerrado,
y tus ojos incapaces de ver el camino por donde yo llego.
No te defiendas como haces siempre.
No te escondas bajo ritos vacíos.
Hombre y mujer, si me esperas, deja de hacerme tú el camino
y ponte en el camino que yo te señalo por boca de los profetas.
Abre el corazón a mi Palabra.
Yo, tu Dios, te hablo
LAS VELAS DEL ADVIENTO
MARÍA NOS CONTAGIA SU ALEGRÍA Y SUS RAZONES DE VIVIR
1.- María, Madre del «sí», tú has escuchado a Jesús
y conoces el timbre de su voz y los latidos de su corazón.
Estrella de la mañana, háblanos de Él
y cuéntanos cómo es tu camino para seguirle por la senda de la fe.
2.- María, que en Nazaret viviste con Jesús,
imprime en nuestra vida tus sentimientos,
tu docilidad, tu silencio que escucha
y haz florecer la Palabra en opciones de auténtica libertad.
1.- María, háblanos de Jesús, para que la frescura de nuestra fe
brille en nuestros ojos y caliente el
corazón de quien se encuentra con
nosotros,
como lo hiciste al visitar a Isabel,
que en la ancianidad se alegró contigo por
el don de la vida.
2.- María, Virgen del «Magnificat»,
ayúdanos a llevar la alegría al mundo y,
como en Caná,
lleva a todo joven, comprometido en el servicio a los hermanos,
a hacer sólo lo que Jesús diga.
1.- María, dirige tu mirada al Ágora de los jóvenes,
para que sea terreno fecundo de la Iglesia italiana.
Reza para que Jesús, muerto y resucitado, renazca en nosotros
y nos transforme en una noche llena de luz, llena de Él.
2.- María, Virgen de Loreto, puerta del cielo,
ayúdanos a elevar la mirada.
Queremos ver a Jesús. Hablar con Él
y anunciar a todos su amor.
CONTAGIADOS POR LA ALEGRÍA DE MARÍA
1ª ALEGRATE por haber sido tocado por Dios desde el día de tu Bautismo.
Eres hijo suyo y, además, en Belén te demostrará una vez más su gran amor:
JESUS
2ª ALEGRATE en medio de las contrariedades. Sonríe, aunque a veces, estés
llorando por dentro.
3ª ALEGRATE aunque la suerte no te sonría. Dios te acompaña y, tarde o
temprano, te dará respuesta
4ª ALEGRATE porque Dios sale a tu encuentro. Se hace hombre por
salvarnos, para que le veamos, para romper las distancias existentes entre la
tierra y el cielo.
5ª ALEGRATE para infundir alegría a nuestro mundo. El pesimismo no se
combate con más kilos de tristeza y, por el contrario, sí con una buena dosis
de alegría cristiana.
6ª ALEGRATE aunque, aparentemente, no consigas los efectos deseados.
Tampoco Dios, en Belén, se hizo sentir con mucho éxito sino todo lo
contrario.
7ª ALEGRATE en el trabajo. Que se note que eres cristiano. Que irradies la
alegría de la próxima Navidad: Dios en medio de nosotros
8ª ALEGRATE porque, como Juan Bautista, también tú puedes ser
pregonero del nacimiento de Cristo, de su fuerza y de su Palabra
9ª ALEGRATE esperando en Dios y, sobre todo, trabajando y optando por su
inminente llegada: ¡El Señor está cerca!
10ª ALEGRATE y, lejos de pretender que cambien los demás, cambia un
poco tú. Que el Señor, cuando llegue, encuentre por lo menos tu camino
limpio y bien preparado para su nacimiento
ORACIÓN FINAL:
Señor, abre mis oídos a tu Palabra.
Señor, despierta mi corazón a la esperanza.
Tú vienes, vienes siempre a mi encuentro.
Tú vienes siempre con amor.
Haz que me ponga en camino para recibirte.
Te abriré la puerta de mi vida.
Nos daremos el abrazo entrañable.
Y al oír los pasos de tantos caminantes del mundo,
me sentiré hermano de todos
y compartiré con ellos mi paz y mi esperanza. Amen
Quiero decir que sí,
como Tú, María,
como Tú un día,
como Tú, María.
Quiero decir que sí,
quiero decir que sí,
quiero decir que sí,
quiero decir que sí.
quiero negarme a mí,
como Tú, María,
como Tú un día,
Quiero negarme a mí...
Quiero entregarme a Él,
como Tú, María,
como Tú un día,
como Tú, María.
Quiero entregarme a Él...
Quiero seguirle a Él,
como tú, María,
como tú, un día,
como tú, María.
Quiero entregarme a Él...
como Tú, María.
Descargar