GILERA, DOS ANILLOS EN LA HISTORIA DEL MOTOCICLISMO

advertisement
GILERA, DOS ANILLOS EN LA HISTORIA DEL MOTOCICLISMO
La historia de Gilera se remonta a los primeros años del siglo XX: el primer vehículo
que lleva su nombre, el VT 317, nace en el año 1909 de la mano de Giuseppe Gilera.
Durante los años siguientes al primer conflicto mundial, Gilera produce vehículos de
500 cc con válvulas laterales con las que vence las más importantes competiciones
internacionales. Hacia la mitad de los años treinta, llegan los modelos con
distribución por válvulas en cabeza como la "Quattro Bulloni 500" y la "Otto
Bulloni".
En 1936 nace la aventura de la Rondine, motocicleta de carreras con compresor y
motor de 4 cilindros en la línea de 500 cc. Este vehículo consigue numerosos records
mundiales (274,181 km/h en el kilómetro lanzando en el 1937: primacía mantenida
durante casi 20 años) y permite a Dorino Serafini la conquista del Campeonato de
Europa de 1939. Después de la guerra, Gilera presenta la nueva Saturno 500, con una
gama de versiones de cilindrada mediana - pequeña. Sobre los circuitos de
competición, las nuevas 4 cilindros de 500 se convierten en dominadoras de la clase
reina del Motociclismo Mundial, con duelos épicos con Norton, Moto Guzzi y MV
Agusta, y conquistando seis títulos entre 1950 y 1957. Umberto Masetti fue campeón
del mundo en 1950 y 1952, seguido por Geoff Duke (tres veces seguidas) y Liberto
Liberati (un título). Asimismo, llegarán otros seis títulos mundiales, Costruttori con
tres victorias en el Tourist Trophy, siete títulos italianos y una impresionante victoria
- record de Bruno Francisci en la Milán - Taranto.
En conjunto, Gilera, antes de la retirada de las competiciones en 1957, consigue 44
Grandes Premios Mundiales. Es fuerte también el empeño en el segmento de campo,
con la Gilera que ha dominado en varias ocasiones los Seis Días Internacionales así
como las competiciones de Regularidad. En la producción en serie, son las motos
turísticas de mediana cilindrada -Giubileo, Rossa, Turismo, Sport- las verdaderas
matrices con grandes números de producción; en la gama alta, además de la Saturno
(fabricada también para las Fuerzas Armadas) nace la 300 Bicilíndrica.
En 1969 Gilera entra a formar parte del Grupo Piaggio que emprende el realce de la
histórica marca de los dos anillos, apostando por una producción de cilindrada media
y mediana - pequeña, así como una gama de modelos de calle y campo. La
participación en las competiciones de Cross y Regularidad también muestra los
intensos deseos de innovación como la realización de la novedosa Bicilíndrica 125
Cross.
En los años Ochenta se desarrolla un nuevo motor monocilíndrico de 4 tiempos con
distribución por doble árbol - en un primer momento en las versiones de 350 y 500
cc y sucesivamente 600 cc - que encontrará su máxima expresión en los vehículos
Enduro de la serie RC (600 y 750 cc), que consiguen dos victorias de clase en el
París - Dakar y un absoluto en el Rally de los Faraones. En el segmento de 125 cc,
las propuestas Gilera más vanguardistas son la potente SP02 y la novedosa CX125.
En los años 1992 y 1993 Gilera vuelve al Motociclismo Mundial en 250 cc. En 1993
la producción es trasladada a Pontedera y la marca Gilera se focaliza sobre el
desarrollo del scooter deportivo como Runner, una innovadora propuesta de motoscooter que ahora aparece también en las versiones 4 tiempos con modernos
propulsores de 125 y 180 cc.
En conjunto, los vehículos producidos con la marca Gilera desde 1993 hasta hoy
rondan las 700.000 unidades. En el segmento de pequeña cilindrada destacan los
modelos enduro H@k y Surf, y el supermotard GSM, y en 1998 gilera vuelve a la
moto 125 con el custom Coguar dotado con motor de 4 tiempos. A estos modelos,
hay que añadir el revolucionario DNA del año 2000, un naked con motor automático
que representa a fondo la interacción entre el mundo de la moto y el del scooter.
En 2001, la marca de los anillos, adelantándose a las expectativas, participa en en
Campeonato del Mundo de 125 cc. Una vuelta a las competiciones hecha posible
después de que el Grupo Piaggio hubiera adquirido a la española Derbi. El Director
General Giampiero Sacchi constituye un equipo contando con la experiencia del
Director Técnico Harald Bartol y el Jefe Mecánico Mario Galeotti. El equipo es
coordinado por Claudio Verna, responsable de Gilera Racing. La estructura,
completamente italiana, logra alcanzar metas prestigiosas, gracias especialmente a la
apasionada dedicación de todos los miembros del equipo.
Confiando en el joven piloto Manuel Poggiali (República de San Marino), Gilera se
convierte en una de las protagonistas en la clase 125. Es el 20 de Mayo de 2001
cuando, sobre el circuito de Le Mans, Manuel, dominando un vuelo impresionante,
llega el primero a la meta del Gran Premio de Francia, colocando a Gilera en el
peldaño más alto del podium. Al final de la temporada, Poggiali conquista otras dos
victorias (GP de Portugal en Estoril y GP de la Comunidad Valenciana en España) y
gracias a su constante rendimiento (11 podiums conquistados) se convierte en el
Campeón del Mundo de 125 cc regalando a la marca de los anillos un nuevo título.
Habían pasado 44 años del último premio mundial de Libero Liberati en la gama de
500 y 4 cilindros. La historia de Gilera ha retomado su carrera.
Descargar