Dos Reflexiones

advertisement
CALENTAMIENTO
GLOBAL
¿UN MITO
O UNA REALIDAD?
El ignorante afirma….
el sabio duda y reflexiona
Aristóteles.
Dos Reflexiones
La edad de la tierra fue un misterio durante siglos. La clave fue no buscar en
el planeta, sino en el cielo. Si se acepta que la tierra se formó por un
conglomerado de meteoritos, entonces los meteoritos excedentes serían
igual de antiguos. Fue en 1956 que C.C. Patterson recogió restos del
meteorito que se estrelló en Canyon Diablo en Arizona. Aplicó un método
basado en un sistema de fechado radiométrico mediante isotopos de la
cadena de decaimiento, uranio-plomo. El resultado; 4,555 millones de años.
Entonces, después de saber que la humanidad apenas tiene 8,000 años
habitando la tierra en forma organizada, esto es, construyendo ciudades y
practicando la agricultura y la ganadería. La primera reflexión sería: ¿Es el
hombre un depredador tan eficaz para modificar significativamente la vida
sobre la tierra, con tan solo habitarla 2 millonésimas partes de su existencia?
La tierra en estos miles de millones de años ha sufrido enormes
transformaciones. En la anterior época a la actual, el pleistoceno, que
comienza hace 2.59 millones de años y termina hace 12,000, han ocurrido al
menos 6 épocas glaciares. Antes de revisar mejor el tema y terminar nuestras
reflexiones, habría que atender lo dicho, apenas el pasado 13 de Febrero de
2011, por el Dr. Víctor Manuel Velasco del Instituto de Geofísica de UNAM,
quien afirma que ya entramos en una mini-edad de hielo, donde la
temperatura bajará entre 0.2 y 1.0 C. Quizá eso explicaría lo atípico de los
efectos del presente invierno (Heladas tardías en el norte de México,
Norteamérica y Europa). Lo más relevante es que no tiene nada que ver con
los gases efecto invernadero, asegura el Dr. Velasco, sino con la disminución
de la actividad solar. Entonces la segunda reflexión sería: ¿Los cambios
climáticos se darán independientemente de la actividad humana sobre la
tierra? ¿Es el sol el gran elector?
Calentamiento Global
El efecto invernadero de gases en la atmósfera es un fenómeno que siempre
ha existido desde la formación de la tierra. Es algo natural. Lo que importa
saber es qué tanto influye ese efecto en el cambio climático, y qué tanto
influimos los humanos en el aumento o disminución del fenómeno. La
comunidad científica mundial no se pone de acuerdo en estas interrogantes.
De lo que parece no haber duda, de acuerdo a la gráfica de las últimas cuatro
glaciaciones y cinco interglaciares (Petit J. R., 2001 Vostok Lce Core Data for
420,000 años), es que se observan períodos glaciares de entre 80,000 y
120,000 años. También vemos que las épocas interglaciares duraron entre 10
y 12 mil años. Entonces si la actual época interglaciar, llamada holoceno, lleva
ya cerca de 12 mil años, es racional pensar que la siguiente glaciación iniciará
muy pronto, máximo en 200 ó 300 años más.
Persistiría la pregunta, ¿y si ahora la presencia humana provoca el
alargamiento, digamos por miles de años, del holoceno? Algunos opinan que
ese es el caso, al cooperar el hombre para que el calentamiento global se
incremente. Sin embargo todo parece indicar que las causas recurrentes de
las glaciaciones tienen que ver con situaciones astronómicas. Fue el científico
serbio Milutin Milankovich, el primero que puntualizó esta teoría. La tierra en
su giro alrededor del sol tiene ciclos con tres variaciones que explican el
cambio climático. Estas son: Excentricidad en la órbita (la distancia tierra-sol
varía hasta en 5 millones de kms.); Precesión, que es el cambio cónico del eje
de rotación de la tierra (que provoca el corrimiento de los equinoccios); y por
último, el cambio en el ángulo de inclinación del eje terrestre (actualmente
tiene 23.4° y ha cambiado a un máximo de 24.5° y un mínimo de 21.5°. Esto
provoca mayor o menor insolación). La conjunción de las tres situaciones
astronómicas de la órbita de la tierra y su recurrencia en ciclos del orden de
100 mil años, explican los ciclos glaciares que se han producido.
Permanece la cuestión: ¿Qué tanto influye el ser humano en el cambio
climático? No lo sabemos. De lo que no cabe duda, es que si es
antropogénico el aumento o disminución de los efectos que la humanidad
resiente en los desastres causados por el cambio climático.
Qué hacer…
Ante el cambio climático, tenga implicaciones antropogénicas o no las tenga,
que inevitablemente impactará a nuestro planeta en el futuro. Para
responder correctamente, primero es importante subrayar lo reciente de la
aparición de la humanidad sobre la tierra. La última glaciación terminó hace
doce mil años y no había ninguna ciudad construida. ¿Qué significa? Que en
términos históricos la humanidad nunca ha vivido épocas con condiciones
climatológicas extremas a nivel global. (Débase a la posición de la tierra
respecto al sol, a la actividad de éste, a eventos volcánicos de gran escala, a
impactos de grandes meteoros o a enormes acomodos de la corteza
terrestre).
¿Qué hacer en este futuro predecible? Un correcto diagnóstico es de gran
utilidad en la estrategia a seguir. Cito de nuevo al Dr. Víctor Velasco: (Boletín
oficial del pasado 29 de diciembre de 2010) “El Instituto de Geofísica de la
UNAM desarrolló una tecnología que prevé la periodicidad, condición, zonas
y trayectoria de huracanes categoría cinco en la escala Saffir-Simpson. El
geofísico explicó que la innovación de este modelo físico es que anticipa, con
un margen de error de un año, que la siguiente temporada de huracanes de
ese nivel empezará en 2013 y concluirá en 2017.Explicó que los huracanes no
son aleatorios, sino que se presentan cada 10 años cuando ocurre la fase
positiva de la oscilación del Atlántico ‘decadal’ que es la que detona este tipo
de fenómenos, los cuales se desarrollan fundamentalmente cerca de Miami,
en las costas del Golfo de México, el Caribe, frente a las costas de Quintana
Roo y un poco más hacia el sur en Nicaragua”.
Ante esta información surge la siguiente pregunta: En términos de
construcción, ¿Qué conviene más, invertir en obras preventivas o en obras
reconstructivas? No sería sorprendente que resultara más económico invertir
en construcciones de carácter preventivo. Sin contar lo más importante: que
es la disminución del dolor y muerte de la población afectada.
Conviene ahora trasladarnos a 1987, al Informe Brundtland en la ONU, fue
ahí donde se acuñó el término Desarrollo Sustentable. Y lo definieron así: “Es
aquel que satisface las necesidades del presente, sin comprometer las de las
generaciones futuras”. Sin duda las actividades productivas de la humanidad
están estrechamente relacionadas con los temas del uso racional de los
recursos naturales y de la contaminación ambiental. Dejando de lado, sin
cuestionar su importancia, las emisiones de gases efecto invernadero y el
mercado de Bonos de Carbono; y concentrándonos esencialmente en el
concepto del Desarrollo Sustentable, entonces parecería más pertinente
hablar de Bonos Sanitarios, Bonos de Ahorro Energético, Bonos de
Racionalización del Agua o Bonos de Forestación y Reforestación.
Calentamiento Global, Mito o Realidad. No tiene importancia. Lo que importa
es respetar globalmente los principios del Desarrollo Sustentable. Lo que
importa es contar con la información correcta y a tiempo en cuestión de
clima y desastres naturales. Realizar diagnósticos adecuados que nos lleven al
diseño de las estrategias más eficaces, esto, en materia de construcción, de
políticas ambientales y de organización civil. Así podremos manejar de la
mejor manera posible las contingencias que inexorablemente vamos a
enfrentar.
El sol, el aire y el agua significan vida. También pueden significar muerte, si
no aprendemos a convivir racionalmente con ellos.
Descargar