La soberanía y la independencia tecnológica

advertisement
La soberanía y la independencia tecnológica
Parece que recientemente la búsqueda por debatir acerca de la soberanía
tecnológica ha cobrado interés en algunas listas de distribución electrónica sobre temas
de software libre que he podido ver, así como también el debate técnico siempre
inacabado sobre el software libre y si una distribución X ó Y de Linux es o no 100%
libre al posibilitar a sus usuarios que descarguen software privativo, aunque esto sea
sólo una condición de posibilidad en algunos casos. En especial, esto último parece
presentarse de un modo casi cíclico y como respuesta aposiciones emanadas desde la
Free Software Fundation o alguno de sus representantes frente a la decisión de
distribuciones como Debian y Ubuntu de incluir en sus repositorios acceso a software
no-libre, aunque su software core sí lo sea.
Volviendo al tema de la soberanía tecnológica aunque pareciera a veces estar
acaparado en dedicación por referencias al software libre, es importante entender que va
mucho más allá de consideraciones, por demás válidas sobre los distintos sistemas
operativos y el software libre. Si es improcedente limitarla a lo técnico, la definición de
la soberanía tecnológica no puede hacerse tampoco desde una óptica exclusivamente
económica o derivadas de opiniones sobre los distintos bloqueos económicos que
ocurren en el planeta. Pero esto último buscaré explicarlo mejor.
La búsqueda de la soberanía tecnológica, puede debe entenderse desde varios
puntos de vista. Por ejemplo definida en términos de posibilidad de construcción local
de decisiones y de autogestión sobre temas tecnológicos, y en una época signada por el
uso indiscriminado, irreflexivo y casi exclusivamente instrumentalista de la tecnología y
lo tecnológico, justo esto último: lo tecnológico (el hecho tecnológico) no puede
abstraerse de la también necesaria reflexión sobre los por qué, los para qué y los cómo
de la tecnología y su sentido en nuestra construcción social.
Política exterior, soberanía en integración de Venezuela al contexto mundial
La política exterior, también puede ser definida como una política ejercida por el Estado
en función de los intereses nacionales con respecto a las relaciones con los demás
países. La política exterior, desde esta perspectiva, el estado es considerado como el
actor principal y básico de las relaciones internacionales y las decisiones son tomadas
generalmente por la rama ejecutiva del gobierno que incluyen, el jefe de estado (por
ejemplo un presidente) o la cabeza de gobierno (por ejemplo un primer ministro), el
gabinete o el vice-presidente
Integración de Venezuela al contexto mundial Se entiende aquel proceso dinámico que
posibilita a un país que está excluido a participar en el bienestar socio vital, bien sea
económico, político, y cultural.
o
La creación de empresas regionales de petróleo, como Petroandina,
Petrocaribe y Petrosur, con facilidades de pago, y el llamado Gran
Gasoducto del Sur, con la incorporación de Venezuela, Argentina, Brasil
y Bolivia, para lograr la liberación energética de América Latina,
grafican la expansión de las ideas contenidas en esta forma de
integración.
o
o
La Operación Milagro también se hizo presente en Bolivia, uno de los
países más pobres de América, Como muestra de que la integración gana
más fuerza en el continente, hasta Bolivia viajaron 3 277 pacientes
argentinos y 1 938 peruanos, para dejar atrás la terrible ceguera.
Nuestro país se beneficia de la compra de petróleo a Venezuela sobre las
bases del Pacto Energético de Caracas, cuyos fundamentos se aplicaron
en la constitución de Petrocaribe, para el suministro a naciones caribeñas
de muy escasos recursos con precios y condiciones de pago
preferenciales.
La integración entre Venezuela al contexto mundial va mucho más allá del
aspecto comercial, apunta al desarrollo pleno, endógeno de las naciones
latinoamericanas, Constantemente se habla del proceso de integración en el Continente
Americano. Día a día incrementa el número de convenios de carácter multilateral que
arropan el esquema geopolítico interamericano bajo una estructura económica regional
colmado de vectores comerciales comprometido a las necesidades de los países que se
suscriben a los distintos acuerdos de la región.
Esta ola de propuestas comerciales en las Américas ordena un nuevo diseño en
la política exterior entre los vecinos inmediatos a las fronteras nacionales, lo que invita
a explorar nuevas iniciativas de orden binacional impregnadas de conceptos de
desarrollo mutuo. Venezuela ante el mundo converge en una coyuntura que refleja la
diligencia que se le imprime al proceso de integración donde el clima de paz y armonía
en que reposaban
Venezuela y su Actual Política Exterior
Cada día observamos como es necesario el que los gobiernos se concentren en
consolidar una buena política de comercio exterior en pro de actuar positivamente en los
escenarios internacionales, que le favorezcan, ayuden en su desarrollo, en el intercambio
que les genere beneficios en su economía, en el logro de una buena integración y
alianzas.
La importancia que tiene el buen desempeño de las relaciones internacionales
en el desarrollo, político, comercial, cultural es fundamental hoy en día para alcanzar el
desarrollo integral de las naciones. Actualmente, no hay una nación en el mundo que
pueda considerarse autosuficiente y que no requiera del apoyo del resto de los países
incluso hasta las naciones más ricas necesitan recursos de los cuales carecen y por
medio del comercio exterior y los acuerdos internacionales logran suplir sus
necesidades y carencias en otras zonas.
Los gobiernos de las distintas naciones del mundo y en el caso particular de
Venezuela, con el objeto de mantener excelentes relaciones comerciales, deben adoptar
adecuadas políticas de comercio exterior que les permitan mantener un buen
funcionamiento de su servicio exterior y de esta forma, oxigenar al país con relación a
los compromisos internacionales.
La política exterior de Venezuela ha supuesto cambios de gran avance, según
Varinia Dugarte, observamos como las relaciones internacionales han tenido un carácter
prioritario con Colombia, la Comunidad Andina, el Brasil, Caribe y Centroamérica, y
los estados del MERCOSUR; con la República Federativa de Guyana ha poseído un
carácter de cooperación y solidaridad. Con Norte América, la Unión Europea y Asia, ha
supuesto un carácter altamente estratégico. El esfuerzo fundamental de la política
exterior del gobierno es el de la adecuada inserción de, Venezuela en la comunidad
internacional como un actor autónomo e independiente, capaz de promover sus intereses
nacionales.
El ministerio de Relaciones Exteriores se ha propuesto redimensionar la política
exterior de Venezuela, acorde con los cambios políticos, jurídicos y de poder que se
suscitan en el país y frente a los que dicta una dinámica mundial globalizada. Con el fin
de atender a estos desafíos la política externa venezolana ha buscado ser más audaz y no
ocuparse solamente de lineamientos políticos y protocolares, sino que esté adscrita a un
esquema más realista, que sin dejar de cumplir con la naturaleza de esas funciones, le
permita a Venezuela responder con propiedad a sus intereses políticos y económicos y
aferrarse a un espacio más digno en el actual contexto internacional.
En este sentido, es fundamental para la política exterior venezolana los procesos
de integración en Latinoamérica y el Caribe, con miras a la constitución de un solo
bloque regional que consolide la Unión Latinoamericana; ya el programa de gobierno
actual tiene como eje axial el fortalecimiento de la soberanía en pro de la integración
multipolar.
Demostración de ese interés ha sido la participación constante del gobierno
venezolano en las distintas reuniones que se llevan a cabo entre los países miembros de
los distintos bloques de integración. El presidente de la república aboga por una mayor
integración regional y sostiene que los países en desarrollo deben trabajar unidos para
salir de las crisis que afrontan.
Con la mira en la integración regional, Venezuela ha dado importantes pasos en
materia bilateral que están arando el camino para la cristalización de importantes
proyectos de cooperación. Entre los más resaltantes se pueden mencionar:
-Los acuerdos efectuados con Guyana referentes a la suscripción de un tratado de
cooperación ambiental, que permitirá la colaboración mutua para la protección de la
selva en la frontera así como un acuerdo que establece la creación de un Consejo
Binacional Empresarial.
-
-
-
El acuerdo con los Estados Unidos de América para evitar la doble tributación,
tras un efectivo impulso en las negociaciones, efectuado por el Ministerio de
Relaciones Exteriores.
Las relaciones con Colombia continúan en el primer plano del interés nacional y
no obstante algunos escollos que han logrado subsanarse, a razón de buenos
entendidos, se destaca la voluntad de ambas partes en la consecución de
acuerdos en materia limítrofe, económica y comercial. Parte de la política
emprendida por el Ministerio de Relaciones Exteriores, en cuanto a Colombia,
incluye un aspecto de gran relevancia, como lo es el de sacar el tema del Golfo
de la agenda colombo-venezolana.
Animado por la necesidad de entendimiento y de paz en la región, la Cancillería
adversa totalmente el bloqueo a Cuba, ya que en lugar de mejorar la situación en
-
la isla la empeora. En ese sentido, Venezuela se ha ofrecido a ser factor para
limar asperezas y alcanzar acuerdos, con miras al bienestar de los cubanos.
El gobierno iraní anunció negociaciones con el gobierno venezolano, para la
firma de un acuerdo de triangulación del suministro del crudo para que cada país
abastezca a sus respectivos clientes en Europa y América Latina, con la
consecuente reducción de gastos de transporte.
Dugarte agrega, que aún cuando para el gobierno, la política de comercio exterior ha
tenido como objetivo promover, facilitar y consolidar la inserción de Venezuela en la
economía internacional y así propiciar el desarrollo de la economía nacional. De esta
forma, ha tratado de profundizar la relación económica y política latinoamericana y de
promover en el área de su competencia acuerdos para la integración del Comunidad
Andina y el MERCOSUR.
Se ha profundizado la política de cooperación fronteriza y comercial con el
Gobierno del Brasil. La Cancillería ha favorecido escenarios de encuentros entre países
demandantes y oferentes de energía. El gobierno ha desarrollado una participación
activa en la Cumbre Hemisférica, el Grupo de Río, el Grupo de los Tres (Colombia,
México y Venezuela), el Grupo Latinoamericano de las Naciones Unidas, en las
Cumbres Iberoamericanas de Jefes de Estado y Gobierno, en el Movimiento de los No
Alineados y en la Organización Mundial de Comercio.
Una de las principales debilidades es que el actual programa de gobierno se plantea
la exigencia de crear un polo alternativo de poder que desplacen la hegemonía
estadounidense lo que implica cambios importantes en el sistema internacional
prevaleciente y una confrontación constante.
Descargar