CALOR, GRES Y SAL - carlos runcie tanaka

Anuncio
CALOR, GRES Y SAL. Cerámica escultórica y utilitaria se presenta en La
Galería.
Luego de haber realizado estudios de cerámica en el taller “El Pingüino” y
en el Centro Piloto Artesanal de Miraflores, Carlos Runcie viajó al Japón
en 1979. Universitario de la Facultad de Filosofía de la Pontificia
Universidad Católica y acostumbrado a una vida urbana, su mundo cambió
totalmente. En este lejano país habitó en una zona rural donde debió
realizar una faena forzada. Así fue aprendiendo los secretos de la técnica de
cerámica tradicional Minoyaki en la que se utiliza hornos de leña para
cocer las piezas de arcilla. El amasado en espiral, la elaboración de los
esmaltes, el uso de las herramientas, en suma, el aprendizaje práctico se
enriqueció sustancialmente con una filosofía de vida en comunión con la
naturaleza. El año y medio que permaneció aquí fue decisivo en su
formación y evolución como ceramista y artista. Más tarde realizaría cursos
de especialización en Italia y Brasil así como trabajos en proyectos de la
FAO para el mejoramiento de cocinas de cerámica de la región de Huaraz.
Radicado en el Perú desde hace tres años, conversamos con él en su taller
lleno de piezas recién salidas del horno. Para empezar, la especialidad de
Runcie es el gres salado y esmaltado. Este material, que es una pasta
cerámica (elaborada por él mismo), se caracteriza porque puede resistir
altas temperaturas (1300 grados centígrados). Para cocer las piezas en el
horno de gas utiliza una técnica europea que consiste en insertar, durante la
cocción, pequeñas cantidades de sal. Estas. Al convertirse en sodio por la
acción del calor, se funden con el gres, dando como resultado una textura
especial, una superficie de vidrio agrietado y un material irrompible.
“En realidad – nos dice –, siento que al hacer cerámica reproduzco un
proceso similar al de la formación geológica. La lava que sale del volcán –
en donde ha estado en ebullición – se convierte luego en roca y más tarde
en polvo; de esa manera cuando las piezas entran al horno se funden y al
sacarlas y enfriarse adquieren una textura semejante a una piedra”.
Creando piezas utilitarias (platos hondos y tendidos del estilo japonés pero
recreadas para el uso peruano) y también escultóricas (que nos recuerdan
milenarios fósiles), el artista no cesa de investigar con el fin de sacarle
provecho a su materia prima “…el ceramista produce en cantidad y por eso
cuenta con un grupo de personas que lo ayudan”, explica.
En lo que respecta a lo escultórico, su actual reto es la elaboración de
piezas sólidas y compactas, bloques que permitan construir un muro, una
estela, una instalación móvil. Así pues, definitivamente vital, original y
aludiendo a un espacio prehistórico queda en sus manos esta muestra que
vale la pena ver. Conde de la Monclova 255, San Isidro (Cdra. 7 de Av.
Conquistadores).
Anónimo.
Revista SÍ. Lima, 28 de octubre de 1990.
Descargar
Fichas aleatorios
Prueba

4 Tarjetas Arthas Quinzel

tarjeta del programa pfizer norvasc

0 Tarjetas joseyepezsumino

tarjeta del programa pfizer norvasc

0 Tarjetas joseyepezsumino

notas de enfermeria

0 Tarjetas Karen LCHB

free fire garena

1 Tarjetas Rene Jonathan Ramos Reyes

Crear fichas