Análisis y Modificación de Conducta, 2007, Vol. 33, NIJ 147
RELEVANCIA DEL GÉNERO y DE LAS VARIABLES
SOCIODEMOGRÁFICAS EN LOCUS DE CON"rROL y EN
FACTORES MOTIVACIONALES RELATIVOS AL ÁREA LABORAL
M.P. Matud
J.M. Bethancourt
M. López
l. Ibáñez
Facultad de Psicologla. Universidad de La Laguna. Tenerife. España
RESUMEN
En este artículo presentamos los resultados más
importantes del análisis de la relevancia del género y de las
variables sociodemográficas en ellocus de control yen factores
relativos a la motivación en el área laboral. La muestra estaba
formada por 215 hombres y 319 mujeres de la población general
de edades comprendidas entre 18 y 65 años (edad media =
28,7; DT 10,5). Las interacciones entre el género y el nivel de
estudios, el género y la ocupación, el género y el estado civil
(soltero frente a casado) y el género y el tener o no hijos no
fueron estadfsticamente significativas ni en los factores
motivacionales ni en los de locus de control. Una vez controlados
los efectos de la edad, solo encontramos diferencias
estadísticamente significativas en función del género en dos de
=
Este trabajo forma parte del proyecto de Investigación SEJ2004-00749/PSIC, subvencionado
por la Dirección General de Investigación del Ministerio de Educación y Ciencia.
Correspondencia: M. Pilar Matud. Facultad de Psicologfa. Universidad de La Laguna. Campus
de Guajara, 38205 La Laguna, Tenerife. Espal'ia. e-mail: pmatud@ull.es.
52
M.P. Matud, J.M. Bethencourt, M. López, l. Ibáñez
los seis factores motivacionales y en dos de los ocho factores
de locus de control. El tamaño del efecto de las diferencias en
dichos factores fue pequeño, excepto en el factor de reacción
de inhibición ante el estrés que fue moderado, presentando las
mujeres una mayor reacción de inhibición ante el estrés que los
hombres.
El nivel de estudios presentaba un mayor poder diferenciador
que el género, mostrando las personas con estudios
universitarios menor indiferencia laboral, menor reacción de
inhibición ante estrés y menor locus de control externo e interno
de autocrítica. Una vez controlado el efecto de la edad y del
nivel de estudios, no encontramos diferencias estadísticamente
significativas en los factores motivacit;males ni de locus de
control entre las personas soteras y casadas, entre las que
tienen y las que no tienen hijos, ni entre las personas con distintas
ocupaciones.
Palabras clave: GÉNERO, NIVEL DE ESTUDIOS, MOTIVACIÓN LABORAL,
LOCUS DE CONTROL.
SUMMARV
This study analyzes the relevance of gender and
sociodemographic variables on locus of control and motivatíon
in the workplace. The sample was comprised of 215 men and
319 women from the general population, between 18 and 65 yearsold (mean age = 28.7; SD = 10.5). We did not find statistica/ly
significant interactions on locus of control and motivational factors
between gender and educationallevel, gender and occupation,
gender and marital status (single vs. married) and gender and
having or not having children. When we controlled for age effect,
we only found statistica/ly significant gender differences on two
of the six motivational factors and on two of the eight factors of
locus of control. Furthermore, the effect-size of the differences
was small, except on the factor of inhibitíon as a reaction to stress.
Women showed moderately increased inhibition as a reactíon
to stress compared to meno
Relevancia del género y de las variables...
53
We lound that the effect 01 educational level was more
pronounced than gender on locus 01 control and motivational
factors in the workplace. People with university-Ievel studies
showed less indifference to work, less inhibitíon as a reaction to
stress, and less self-critical external and internallocus 01 control.
When age and educationallevel were controJled, W9 did not lind
statistícally signilicant differences in either motivational, or locus
01 control lactors between single and married people, between
people with and without children and between people with different
occupations.
Key words:GENDER, EDUCATIONAL-LEVEL, WORK MOTIVATION,
LOCUS OF CONTROL.
INTRODUCCiÓN Y OBJE1"IVOS
Dentro de la investigación psicológica, el estudio de las diferencias
entre mujeres y hombres es una de las áreas más controvertidas y
sujeta a cuestiones ideológicas. El estudio académico de tales
diferencias fue promovido por la corriente funcionalista (Shields, 1975)
y ya desde sus comienzos se planteaba la existencia de diferencias
psicológicas entre mujeres y hombres que surgían de las diferencias
físicas entre ambos sexos. Aunque han pasado muchos años y son
muchas las investigaciones realizadas, tanto los profesionales de la
psicología como los de la sociología mantienen puntos de vista muy
divergentes (Hyde, 2005). Algunos defienden la denominada hipótesis
«de las diferencias» que plantea que las mujeres y los hombres son
muy diferentes a nivel psicológico. Por el contrario, otros sostienen la
hipótesis cede las similitudes de género~~, que postuta que mujeres y
hombres son semejantes en la mayorra de las variables psicológicas,
aunque no en todas. En una revisión de 46 meta-análisis que evaluaban
variables cognitivas, estilos de comunicación, variables personales y
sociales, algunas relacionadas con el bienestar, con conducta motriz
y otras tales como razonamiento moral, Hyde (2005) encontró apoyo
para la hipótesis de las similitudes de género, si bien algunas
54
M.P. Matud, J.M. Bethencourt, M. López, l. Ibáñez
diferencias dependían del contexto en que eran medidas y su magnitud
podía variar de forma substancial en función de la edad. Yen un metaanálisis recientemente publicado (Roberts, Walton y Viechtbauer,
2006) se encontró que el efecto del género es mínimo en los patrones
de cambio de los rasgos de personalidad a través del ciclo vital.
Aunque se han analizado las diferencias entre mujeres y hombres
en múltiples variables, son pocos los estudios que se han centrado
en la relevancia que el género tiene en el mundo motivacional
relacionado con el trabajo, quizá porque se seguía considerando que
lo <cnatural» en la mujer eran los roles tradicionales de esposa y madre.
Así, por ejemplo, la mayoría de las investigaciones sobre estrés laboral
se han centrado en los hombres y no han tenido en cuenta la relevancia
del género en tal área (Baruch, Biener y Barnett, 1987). Pero los
cambios sociales de las últimas décadas han hecho que, al menos
en nuestro país, la incorporación de las mujeres al mundo laboral sea
un hecho para la mayoría de las mujeres, por lo que analizar tal cuestión
parece muy relevante.
A la hora de analizar la motivación relativa al trabajo parece sumamente
adecuada la conceptualización realizada por Pelechano, quien diferencia
entre (i) componentes realistas relacionados con la motivación positiva
hacia la acción y el rendimiento, tales como la motivación general hacia
la acción. la autoexigencia, la tendencia a sobrecargarse de trabajo y la
respuesta de afrontamiento directo de situaciones estresantes; (ií)
componentes realistas relacionados con un rendimiento escaso tales
como la reacción de inhibición ante el estrés, el miedo a la novedad, la
búsqueda de ocio y diversión al margen del trabajo y la búsqueda de
recompensas concretas; y (iii) componentes fantasiosos y de formulación
extrema de la valía personal (Pelechano, 2000). Tal formulación la ha
plasmado en dos cuestionarios, uno de motivación y ansiedad realista
relacionada con el mundo laboral y otra fantasiosa.
Aunque en sus primeras formulaciones el locus de control se
presentó como una expectativa de control generalizado, que es interna
cuando se responsabiliza al autor de la acción del resultado de la misma,
y externa cuando tales expectativas se sitúan fuera del propio sujeto.
formulaciones posteriores han reconocido la multidimensionalidad del
constructo. En España, el grupo de Pelechano ha generado y validado
cuestionarios de locus de control para adolescentes, adultos y ancianos
Relevancia del género y de las variables ...
55
con ítems referidos a relaciones interpersonales, trabajo, salud y control
del medio, habiendo encontrado en todos los casos una estructura
multifactorial (Pelechano, 2000). Este autor propone que el Locus de
control se refiere a la expectativa acerca de la responsabilidad en el
control de las acciones y sus consecuencias y distingue entre a) control
externo impersonal, que se refiere a la expectativa de que el control de
las acciones está en el destino, los echados» o las estrellas; b) control
externo-otros, que se refiere a la expectativa de que el control de las
acciones y sus consecuencias están en manos de los demás, siendo
los que realmente gobiernan la vida personal del sujeto; c) control
interno, que consiste en la expectativa de que es en el propio individuo
que realiza las acciones donde reside el control y de quien dependen
las consecuencias de tales acciones.
Son muchos los estudios acerca de las diferencias de género en
locus de control y, aunque en algunos se ha encontrado que las
personas del género masculino puntúan más alto en locus de control
interno y las del género femenino en locus de control externo, en otros
se ha encontrado la tendencia opuesta y en otros muchos estudios
no se han encontrado diferencias significativas lo que ha llevado a
Feingold (1994), tras realizar un meta-análisis de las diferencias de
género en personalidad, a afirmar que no hay diferencias sexuales
notables en locus de control. Quizá tales discrepancias en los
resultados estén generados por no tomar en cuenta la
multidimensionalidad del constructo y no tener en cuenta otras
variables que pueden ser relevantes en la percepción de control. Así,
en un trabajo con adolescentes, Pelechano de Miguel y Pastor (2002)
encontraron que la influencia del control percibido en el rendimiento
difería no solo en función del género sino también de la edad, la
capacidad intelectual y el propio rendimiento escolar.
El objetivo del presente trabajo es analizar la relevancia del género
y de las variables sociodemográficas en las variables motivacionales
relativas al trabajo y en ellocus de control. Espec(ficamente queremos
conocer si en tales variables el género interactúa con el nivel de
estudios, la ocupación, el estado civil o con el hecho de tener o no
hijos. Un segundo objetivo específico es el análisis de la relevancia en
las variables motivacionales y en ellocus de control tanto del género
como del resto de las variables sociodemográficas citadas.
56
M.P. Matud, J.M. Bethencourt, M. López, l. Ibáñez
MÉTODO
Sujetos
La muestra está formada por 534 personas de la pOblación general
que aceptaron de forma voluntaria participar en este estudio, de las
cuales el 40,3% son hombres y el 59,7% mujeres. Sus edades están
comprendidas entre 18 y 65 años, siendo la edad media de 28,7 años
y la desviación típica de 10,5. En la tabla 1 presentamos los principales
datos sociodemográficos y las comparaciones entre mujeres y
hombres en los porcentajes de cada categoría. Como puede
observarse, predomina la variabilidad. tanto en el nivel de estudios
como en la ocupación, si bien es algo menos frecuente que las
personas tengan únicamente estudios básicos y son más las que
tienen estudios universitarios, aunque la tercera parte eran estudiantes
de diplomatura o de licenciatura y, por tanto, no habían concluido tal
formación.
En cuanto al estado civil, predominan las personas solteras, aunque
algo más de la cuarta parte están casadas o tienen pareja de hecho,
siendo menos común que estén separadas. divorciadas o viudas,
sobre todo en el caso de los hombres. Pese a ello, los porcentajes no
son estadfsticamente distintos, sucediendo lo mismo en el nivel de
estudios, aunque sí lo son en la ocupación ya que únicamente son
mujeres las que, careciendo de empleo, se autodefinen como «amas
de casa».
Instrumentos
Además de una hoja de recogida de datos de las variables
sociodemográficas se utilizaron dos cuestionarios diseñados y
validados por Pelechano:
Motivación y ansiedad de ejecución (MAE, Pelechano, 1975). Está
compuesto por 72 ítems que se agrupan en 6 factores: Tendencia a la
sobrecarga de trabajo, Indiferencia laboral y separación entre mundo
privado y laboral, Autoexigencia, Motivación positiva hacia la acción,
Reacción de inhibición ante estrés y Reacción de facilitación ante
estrés.
57
Relevancia del género y de las variables...
TlIb11l1. Principales características sociodemográficas de la muestra y
comparaciones de los porcentajes en cada categoría
Hombres
(n 215)
Nivel de estudios:
Primarios
Secundarios
Universitarios
Sin dato
Mujeres
(n "" 319)
N
%
48
90
77
22,3
41,9
35,8
N
%
70
117
130
22,1
36,9
41,0
2
,,/}
1,70
Ocupación:
Amas de casa
Estudiante
Empleo manual
Empleo no manual
Profesional
Sin dato
O
59
63
43
47
3
0,0
27,8
29,7
20,3
22,2
26
94
70
57
66
6
8,3
30,0
22,4
18,2
21,1
20,87"'''
Estado civil:
Soltero
Casado
Separado/divorciado/viudo
Sin dato
155
54
5
1
72,4
25,2
2,3
202
91
19
7
64,7
29,2
6,1
5,74
Edad
N° hijos
Media (O. T.)
28,7
(10,5)
0,4 (0,9)
Media (D. T.)
28,7 (10,6)
0,5 (1,0)
t
0,05
-1,78
.. '" P < 0,001
Percepción de control (LUCAM, Pelechano y Báguena, 1984). Está
formado por 87 rtems que forman 8 factores empíricos de primer
orden: Control externo en relaciones sociales con componentes
depresivos y fatalistas, Control interno de autoconfianza y Control
verbal, Control externo de suerte situacional, Control interno de
responsabilidad decisional y previsión de consecuencias, Control
interno de autocrítica valorativa en trabajo y en interacción social,
58
M.P. Matud, J.M. Bethencourt, M. López, l. lbáñez
Control externo de despreocupación en la planificación de objetivos e
insolidaridad pasiva, Control externo de exculpación y recelo y Control
externo de sentimiento de falta de control.
Procedimiento
El pase de pruebas fue autoinformado en la mayoría de los casos,
si bien en las personas con menor nivel de estudios se hizo mediante
entrevistas llevadas a cabo por alumnado de psicología. El acceso a
la muestra fue a través de centros laborales y/o educativos así como
a través de personas conocidas del alumnado que realizó las
entrevistas. Para conocer si había diferencias en función del género y
de las variables sociodemográficas y si el género interactuaba con
éstas, realizamos análisis de covarianza multivariados y univariados
tomando como variables dependientes cada uno de los factores del
MAE y del LUCAM y como variable independiente el género y el nivel
de estudios en el primer grupo de análisis; el género y la ocupación en
el segundo; el género y el estado civil en el tercero; y el género y el
tener o no hijos en el cuarto grupo de análisis. El covariado fue la edad
en el primer análisis y la edad y el nivel de estudios en el resto. Los
análisis estadísticos se han realizado con la versión 12 del programa
SPSS para Windows.
RESLlLTADOS
En el MANCOVA en que las variables independientes fueron el
género y el nivel de estudios (agrupado en primarios, secundarios y
universitarios) la interacción género X nivel de estudios no fue
significativa, F (28, 830) 1,16, P > 0,05, pero sí lo fueron los efectos
principales del género, F (14, 405) = 4,10, P < 0,001; del nivel de
estudios, F (28, 830) 2,50, P < 0,001; Y del covariado edad, F (14,
405) 2,34, P < 0,01. Para conocer entre qué factores concretos se
daban las diferencias estadísticamente significativas realizamos
análisis univariados de covarianza, tanto en función del género como
del nivel de estudios, manteniendo la edad como covariado. En la
tabla 2 presentamos las medias y las desviaciones tfpicas de mujeres
y hombres en cada uno de los factores, junto con los valores F y el
=
=
=
Relevancia del género y de las variables...
59
porcentaje de varianza explicado en los factores en que las diferencias
son estadísticamente significativas. Como puede observarse, solo se
dan tales diferencias en cuatro de los catorce factores mostrando las
mujeres mayor reacción de inhibición ante el estrés y menor
indiferencia laboral y separación entre el mundo privado y laboral que
los hombres, si bien el porcentaje de varianza no alcanza el 5% en
Tabla 2. Medias, desviaciones t(picas y valores F en función del género en
los factores de Motivación de rendimiento y Locus de control
Hombres
MAEl
MAE2
MAE3
MAE4
MAE5
MAE6
LUCAMl
LUCAM2
LUCAM3
LUCAM4
LUCAM5
LUCAM6
LUCAM7
LUCAM8
Mujeres
Media(DT)
Media(DT)
F
4,01 (2,92)
5,54 (2,09)
7,68 (2,59)
5,54 (2,25)
6,46 (3,48)
6,60 (2,83)
21,83 (7,00)
11,06 (3,11)
9,48 (2,74)
18,83 (3,16)
12,94 (5,74)
9,82 (2,99)
8,98 (3,27)
-8,56 (3,04)
3,65 (2,74)
5,08 (1,94)
7,45 (2,59)
5,90 (2,03)
8,01 (3,12)
6,33 (2,86)
23,45 (7,65)
11,16 (2,75)
9,25 (2,87)
18,77 (3,18)
12,06 (5,13)
9,68 (2,85)
8,27 (3,02)
8,41 (2,84)
2,61
7,60"
1,49
2,03
21,72***
2,02
5,23*
0,07
1,15
0,08
2,37
0,22
5,47*
0,09
rI parcial
0,017
0,048
0,012
0,013
MAE1: Tendencia a la sobrecarga de trabajo, MAE2: Indiferencia laboral y
separación entre mundo privado y laboral, MAE3: Autoexigencia, MAE4: Motivación
positiva hacia la acción, MAE5: Reacción de inhibición ante estrés, MAE6:
Reacción de facilitación ante estrés. LUCAM1: Control externo en relaciones
sociales con componentes depresivos y fatalistas, LUCAM2: Control interno de
autoconfianza y Control verbal, LUCAM3: Control externo de suerte situacional,
LUCAM4: Control interno de responsabilidad decisional y previsión de
consecuencias, LUCAM5: Control interno de autocrítica valorativa en trabajo y
en interacción social, LUCAM6: Control externo de despreocupación en la
planificación de objetivos e insolidaridad pasiva, LUCAM7: Control externo de
eXCUlpación y recelo, LUCAM8: Control externo de sentimiento de falta de control.
• p < 0,05; •• P < 0,01; ••• P < 0,001
60
M.P. Matud. J.M. Bethencourt. M. López. l. lbáñez
ninguno de los factores. Además, presentan mayor percepción de
control externo en las relaciones sociales con componentes depresivos
y fatalistas que los hombres, mientras que estos tienen mayor
percepción de control externo de exculpación y recelosidad, si bien el
porcentaje de varianza no llega al 2%. E1 tamaño del efecto de tales
diferencias calculado mediante d (Cohen, 1988) es de -0,47 en el
factor de Reacción de inhibición ante estrés; de 0,23 en el factor de
Indiferencia laboral y separación entre mundo privado y laboral; de 0,22 en el factor de Control externo en relaciones sociales con
componentes depresivos y fatalistas y de 0,23 en el factor de Control
externo de exculpación y recelosidad.
Las medias, desviaciones típicas y los valores más relevantes de
las comparaciones en función del nivel de estudios se muestran en la
tabla 3. Como puede observarse, se encontraron diferencias
estadísticamente significativas en ocho factores, mostrando que se
dan diferencias en función del nivel de estudios en la mitad de los
factores de motivación y en cinco de los ocho de percepción de control,
si bien el porcentaje de varianza no llegó al 10% en ninguno de los
factores. Para conocer entre qué grupos de nivel de estudios se daban
las diferencias significativas se hicieron comparaciones post hoc con
ajuste de Bonferroni, encontrando que las diferencias estadísticamente
significativas no se daban entre los grupos de nivel de estudios básicos
y medios, sino entre estos y el universitario. Como puede observarse
en la tabla 3, las personas con estudios universitarios se diferencian
de las que solo han cursado estudios básicos o medios en que
presentan una menor indiferencia laboral y separación entre el mundo
privado y laboral; su reacción de inhibición ante el estrés es menor
que la del resto de los otros grupos, tienen una menor percepción de
control externo en las relaciones sociales con cornponentes depresivos
y fatalistas y menor control externo de exculpación y recelo. Además,
tienen menor control interno de autocrítica valorativa en el trabajo y en
la interacción social y menor control externo de despreocupación en
la planificación de objetivos e ¡nsolidaridad pasiva que las personas
que han cursado estudios medios.
Al analizar la relevancia del género y la ocupación en las diferencias
en motivación y percepción de control no incluimos el grupo de «amas
de casa», ya que estaba formado únicamente por mujeres. Así, la
Media (DT)
3,76 (2,75)
5,48 (1,99)
7,61 (2,59)
5,86 (2,14)
7,65 (3,06)
6,19 (2,77)
23,62 (7,19)
11,49 (3,06)
9,45 (2,85)
18,77 (3,31)
13,28 (5,46)
10,12 (2,99)
8,89 (3,31)
8,66 (2,96)
Media(DT)
3,75 (2,81)
5,74 (2,15)
7,92 (2,66)
5,36 (1,96)
8,29 (3,37)
6,12 (2,65)
24,79 (7,.27)
11,12 (2,93)
9,77 (3,.24)
18,46 (3,44)
12,69 (5,35)
9,99 (2,92)
9,.22 (3,11)
8,95 (3,18)
3,88 (2,92)
4,79 (1,86)
7,27 (2,52)
5,84 (2,.21)
6,47 (3,48)
6,91 (3,00)
20,65 (7,25)
10,73 (2,66)
9,00 (2,47)
19,02 (2,83)
11,39 (5,01)
9,18 (2,74)
7,86 (2,86)
8,00 (2,68)
Media (DT)
Universitarios (3)
0,74
9,95*"
2,38
0,46
12,88*··
3,39*
13,94**·
3,02
2,30
1,66
4,90**
5,55*·
8,30···
4,07·
F
0,022
·0,025
0,037
0,019
0,057
0,016
0,061
0,044
2>3
2>3
1> 3; 2 >3
1> 3; 2> 3
1> 3; 2> 3
1 <3; 2 <3
'¡parcial post-hoc
Comparaciones
MAE1: Tendencia a la sobrecarga de trabajo, MAE2: Indiferencia laboral y separación entre mundo privado y laboral, MAE3:
Autoexigencia. MAE4: Motivación positiva hacia la acción, MAE5: Reacción de inhibición ante estrés, MAE6: Reacción de
facilitación ante estrés. LUCAM1: Control externo en relaciones sociales con componentes depresivos y fatalistas, LUCAM2:
Control intemo de autoconfianza y Control verbal, LUCAM3: Control externo de suer1e situacional, LUCAM4: Control interno
de responsabilidad decisional y previsión de consecuencias, LUCAM5: Control interno de autocrrtica valorativa en trabajo
y en interacción social, LUCAM6: Control externo de despreocupación én la planificación de objetivos e ¡n solidaridad
pasiva, LUCAM7: Control externo de exculpación y recejo, LUCAM8: Control externo de sentimiento de falta de control.
" p < 0,05; "" P < 0,01; ,,"" P < 0,001
MAE5
MAE6
LUCAMI
LUCAM2
LUCAM3
LUCAM4
LUCAM5
U,rCAM6
LUCAM7
LUCAM8
MAE4
MAEI
MAE2
MAE3
Medios (2)
Básicos (1)
de rendimiento y Locus de control
Tabla 3. Medias, desviaciones típicas y valores F en funci6n del nivel de estudios en los factores de Motivación
Ol
.....
~
<D
i·
tr
al
CII
¡¡¡¡
~
"c:
(3
Q)
'&
::s
~
~.
~
Ql
;:¡
<D
62
M.P. Matud, J.M. Bethencourt, M. López, l. Ibáñez
variable ocupación incluyó cuatro categorías: estudiantes, empleo
manual, empleo no manual y profesionales, agrupando en tal categoría
a las personas cuyo empleo requiere un título universitario, ya sea de
diplomatura o de licenciatura. Los covariados en estos análisis fueron
la edad yel nivel de estudios. Los resultados del MANCOVA mostraron
que la interacción género X ocupación no era estadísticamente
significativa, F (42, 1155) = 0,90, p> .05, ni tampoco el efecto principal
de la ocupación, F (42, 1155) = 1,29, P > 0,05; pero sí lo fueron los
efectos principales del género, F (14, 389) = 3,95, P < .001; Y de los
covariados edad, F (14,389) = 1,86, P < 0,05; Y del nivel de estudios,
F (14. 389) 1,93, P < 0,05.
En el MANCOVA en que las variables independientes fueron el
género y el estado civil limitamos el análisis a las personas solteras
frente a las casadas o que vivían en pareja, ya que eran muy pocas
las personas separadas, divorciadas o viudas que participaron en
nuestro estudio. Los resultados mostraron que, tras controlar el efecto
de los cava riadas edad y nivel de estudios, la interacción género X
estado civil no era estadísticamente significativa, F (14, 398) = 0,63, P
> .05; ni tampoco el efecto principal del estado civil, F (14, 398) = 1,
37, P < 0,05. Finalmente, en el MANCOVA en el que las variables
independientes fueron el género y el tener o no hijos, tampoco fue
significativa la interacción género X tener o no hijos, F (14, 416)
0,28, P > .05; ni tampoco el efecto principal de tener o no hijos F (14,
=
=
416) = 0,93, P < 0,05.
Para profundizar en la relevancia, en cada género, de la edad y del
número de hijos en las variables motivacionales relacionadas con el
área laboral y de percepción de control realizamos análisis
correlacionales de forma independiente para la submuestra de mujeres
y para la de hombres. En el grupo de hombres no encontramos
ninguna correlación estadísticamente significativa, mientras que en la
muestra de mujeres la edad correlacionaba menos -0,26 con la
motivación positiva hacia la acción (p < 0,001) Y 0,13 (p < 0,05) con el
factor de control externo de despreocupación en la planificación de
objetivos e insolidaridad pasiva. Además, el número de hijos
correlacionaba -0,24 (p < 0,001) con el factor Motivación positiva
ante la acción y -0,16 (p < 0,01) con la reacción de facilitación ante el
estrés.
Relevancia del género y de las variables...
63
DISCUSiÓN
En este trabajo hemos analizado la relevancia del género y de las
variables sociodemográficas en el locus de control y en una serie de
factores motivacional es relacionados con el trabajo. No encontramos
interacciones significativas entre el género y el nivel de estudios, la
ocupación, el estar soltero o casado, y el tener o no hijos en ninguna
de las variables. tJna vez controlado el efecto de la edad, solo
encontramos diferencias en función del género en dos de los seis
factores motivacionales analizados y en dos de los ocho factores de
percepción de control. Las diferencias entre mujeres y hombres más
acusadas se dieron en el factor de reacción de inhibición ante el estrés,
que era mayor en las mujeres, y cuyo tamaño del efecto es medio
según la clasificación de eohen (1988). Además, las mujeres
declaraban menor indiferencia laboral y separación entre el mundo
privado y laboral, mayor percepción de control externo en las relaciones
sociales con componentes depresivos y fatalistas y menor percepción
de control externo de exculpación y recelosidad que los hombres, si
bien el tamaño del efecto es pequeño en las tres variables. Estos
resultados parecen ir a favor de la hipótesis de las similitudes de género
(Hyde, 2005), ya que se ha encontrado que hombres y mujeres, al
menos en lo que a variables motivacionales relativas al trabajo y de
percepción de control se refiere, son más similares que distintos,
existiendo pocas diferencias significativas y siendo, además, el tamaño
del efecto pequeño, excepto en un solo factor en que el tamaño del
efecto ha sido moderado.
Encontramos que el nivel educativo ten ía mayor poder diferenciador
que el género, dándose diferencias entre las personas con estudios
universitarios frente a los que solo han realizado estudios básicos y
medios, no solo en los mismos factores en que encontramos
diferencias entre mujeres y hombres, sino también eh e~ factor de
autocrítica valorativa en el trabajo y en la interacción social, en el de
control externo de despreocupación en la planificación de objetivos y
en la insolidaridad pasiva y en el factor de control externo de sentimiento
de falta de control. Por el contrario, y una vez controlado el efecto de
la edad y deJ nivel de estudios, no encontramos diferencias ni en
motivación ni en percepción de control entre las personas solteras y
64
M.P. Matud, J.M. Bethencaurt, M. López, l. Ibáñez
casadas, entre las que tenían o no hijos ni entre las que tenían diferentes
tipos de empleo.
Al analizar la asociación entre la edad y el número de hijos con los
factores motivacionales y de percepción de control encontramos que
eran independientes en el caso de Jos hombres, mientras que en las
mujeres se encontraba una ligera tendencia a una menor motivación
positiva hacia la acción en las que tenían más edad y/o número de
hijos. Además, aunque el porcentaje de varianza común era muy
escaso, encontramos una cierta tendencia a una mayor percepción
de control externo de despreocupación en la planificación de objetivos
e in solidaridad pasiva en las mujeres de más edad y de menor reacción
de facilitación ante el estrés en las que tenían más hijos. Ello sugiere
que, aunque se trata de diferencias escasas y que se restringen a
muy pocos factores, aún persisten algunas diferencias entre mujeres
y hombres en la relevancia de los roles sociales clásicos, siendo las
mujeres con más edad y mayor número de hijos las que parecen
tener algunas condiciones más negativas.
En conjunto, los resultados de este estudio muestran que, frente
a los estereotipos tradicionales que plantean la existencia de múltiples
diferencias entre mujeres y hombres, cuando se realizan análisis
empíriCOS se encuentra que ambos géneros se diferencian en un
número muy restringido de variables, datos que coinciden con los
meta-análisis más actuales (Hyde, 2005; Robert et al., 2006). Aunque
nuestro estudio se ha restringido al análisis de variables
motivacional es en el trabajo y de percepción de control, hemos
encontrado que, en los pocos análisis en que las diferencias son
estadísticamente significativas, la magnitud de las diferencias es baja,
excepto en la reacción de inhibición ante el estrés, que es media,
siendo las mujeres las que presentan en mayor medida tal reacción.
Aunque los resultados no son totalmente coherentes y parecen
depender de variables tales como la situación o el nivel de estudios
(véase, por ejemplo, Ben-Zur y Zeidner, 1996; Felsten, 1998; Goyen y
Anshel, 1998; Stern, Norman y Komm, 1993) son muchos los estudios
que muestran que la respuesta ante el estrés es menos adecuada
en las mujeres que en los hombres (Billing y Moas, 1981; Endler y
Parker, 1980; Matud, 2004; Pearlin y Scooler, 1978; Ptacek, Smith y
Dodge, 1994).
Relevancia del género y de las van'ables.. ,
65
Aunque este estudio tienen una serie de limitaciones, tales como
el tratarse de un estudio transversal, por lo que solo puede hablarse
de asociación y no de causación de variables, y de que no se ha
realizado un muestreo aleatorio, por lo que los datos no pueden
generalizarse a la población, consideramos que los resultados pueden
ser útiles tanto para ayudar a eliminar estereotipos sexistas como
para detectar las áreas en que las mujeres parecen tener mayores
dificultades en el desempeño de roles familiares y laborales ..
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
Baruch, G K., Biener, L. y Barnett, R. C. (1987). Women and gender
on research on work and family stress. American Psychologist,
42,130-136.
Ben-Zur, H. y Zeidner, M. (1996). Gender differences in coping reactions
under community crisis and daily routine conditions. Journal of
Persona lity and Individual Differences, 20, 331-340.
Billings, A. G y Moos, R. H. (1981). The role af coping responses and
social resources in attenuating the impact of stressfullife events.
Journal of Behavioral Medicine, 4, 139-157.
Cohen, J. (1988). Statistical power analysís forthe behavioral sciences
(2" Edición). Nueva York: Academic press.
Endler, N. S. y Parker, J. D. A. (1990). Multidimensional assessment
of coping: A critical evaluation. Journal of Pe rsona lity and Social
Psychology, 58,844-854.
Feingold, A. (1994). Gender differences in personality. Psychological
Bulletin, 116,429-456.
Felsten, G (1998). Gender and coping: use of distinct strategies and
associations with stress and depression. Anxiety, Stress, and
Coping, 11, 289-309.
Goyen, M. J. YAnshel, M. H. (1998). Sources of acute competitive
stress and use of coping strategies as a function of age and gender.
Journal of Applied Developmental Psychology, 19, 469-486.
Hyde, J. S. (2005). The gender similarities hypothesis. American
Psychologjst, 60, 581-592.
Matud, M. P. (2004). Gender differences in stress and coping styles.
Personalíty and Individual Differences, 37, 1401-1415.
66
M.P. Matud, J.M. Bethencourt, M. López, l. Ibáñez
Pearlin, L. l., Y SChooler, C. (1978). The structure of coping. Journalof
Health and Social Behavíor, 19, 2-21.
Pelechano, V. (2000). Psicologfa sistemática de la Personalidad.
Barcelona: Ariel.
Pelechano, V. (1975). El cuestionario MAE (Motivación y ansiedad de
ejecución). Madrid: Fraser.
Pelechano, V. y Baguena, M. J. (1984). Un cuestionario de Locus de
Control (LUCAM). Análisis y Modificación de Conducta, 20, 5-46.
Pelechano, V., de Miguel, A. y Pastor, A. (2002). Datos de validación
del cuestionario reducido de Locus de Control para Adolescentes
(LUCAD-R3). Análisis y Modificación de Conducta, 28, 813-865.
Ptacek, J. T., Smith, R. E. Y Dodge, K. L. (1994). Genderdifferences in
coping with stress: When stressors and appraisal do not differ.
Personality and Social Psychology Bulletin, 20, 421-430.
Roberts, B., Walton, K. E. YViechtbauer, W. (2006). Patterns of meanlevel change in personalíty traít across the life course: A metaanalysis of longitudinal studíes. Psychological Bulletin, 132, 1-25.
Shields, S. A. (1975). Functionalism, Darwinism, and the psychology
of women: A study in social myth. American Psychologist, 3D, 739754.
Stern, M., Norman, S. y Komm, C. (1993). Medical students' differential
use of coping strategies as a function of stressor type, year of
training, and gender. Behavioral Medicine, 18,173-180.
Descargar

RELEVANCIA DEL GÉNERO y DE LAS VARIABLES