LA REFORMA POLITICA
39
del Estado, de los partidos políticos o de las empresas financieras. Diario como \ L'Univers, Le
l'emps, Le SoleiI, y algunos más, serán con el
tiempo la excepción, no la regla general.
Si en países ilustrados como Francia, indebida
tolerancia oficial permite a la prensa degradarse
lastimosamente, a pesar de los severos castigos
con que a veces la justicia le recuerda que todavía se encuentra bajo el ojo vigilante de la ley;
si en Alemania, y aún en Inglaterra, los órganos
de publicidad ,se mantienen dignos y decor'osos
sólo por efecto de restricciones inflexibles; mal
puede comprenderse que en naciones atrasadas se'
pida- para ellos la inmunidad completa. Los malos instintos humanos son unos mismos en todas
partes; pero donde la cultura y la educación política adolece nde imperfección lamentable, es en
extremo peligroso e inexcusable poner el gobierno y las autoridades, la sociedad y los individuos,
a merced de gentes sin lastre moral, quienes, por
manejar, bien o mal, una pluma, secren con el
triste privilegio de hacer conocer sin reserva3 su
malevolencia o enojo. La prensa que se envilece o
se torna en vocero de las malas pasiones y en heraldo de la calumnia, es corrupción y escándalo;
y ninguna sociedad cristiana está en el caso de
prestarle amparo alguno. Esta verdad elemental
no debe jamás olvidarse entre nosotros, para enmienda saludable de los mismos que se empeñan en volver al desborde de otros tiempos.
BIBLIOGRAFIA
,i
JUAN JACOBO
Como más de una vez lo hemos hecho notar en
estas columnas, el fin de este siglo parece ser
de general reacción respecto de hombres y cosas.
Hoy le toca el turno a Rousseau. Como precursor de la revolución y del romanticismo, hasido el héroe de un doble culto en Francia: po-
40
RAFAEL NUÑEZ
lítico y literario. Para unos es el ídolo de Robespierre, el modelo de Saint-Juts; para otros, el
predecesor de Chateaubriand, Vigny y Lamartine.
Aún en Inglaterra se pusieron de moda Las confesiones, después que George Eliot, dijo que era las
más fascinadora lectura literaria que podía encontrarse. Pero el juicio, ya lejano, del célebre doctor
Johnson, quien comparó a Rousseau a los más perversos rematados, comienza a hacerse camino de
nuevo. En un ensayo reciente de M. Ferdinand
Brunetiere antipático a la literatura del Ego, le
dio una buena tunda. Y ahora M. Arthur Chaquet,
en su "J. J. Rousseau" sin la mayor atención habla para dejar en el espíritu del lector una impre8ión marcadamente desfavorable al gran hombrecito de Ginebra.
Fuera de duda nos parece que este hombrecito,
ante todo, fue un mentiroso sin tasa. Sus Confesiones,con todos sus humos de sinceridad, no pasan de novela.
El retrato de sí mismo es pura petulancia. Mintió con referencia a Mm. de Warens, mintió acerca de Teresa Vasseur, mintió respecto de sus
. funciones diplomáticas en Venecia. De vez en cuando aún reconoció que había mentido, que había
confundido hechos y lugares y narrado sucesos
no por haber ocurrido sino por parecerle verosímiles. Sus Confesiones no son sinceras revelaciones de sí mismo, sino fantasías.
El hombre, por otra parte, era grotesca e insensatamente vano. No tuvo empacho en decir que
toda Europa estaba asombrada con el vigor de
su pluma; que sus libros eran los únicos que habían conmovido corazones; que ningún filósofo
había meditado más profunda y provechosamente, o publicado más libros en tan corto tiempo;
que ciertas partes de la Nueva Eloísa, son obras
maestras de estilo; que deben levantarse estatuas
al autor del Emilio; y que "cuando yo muera, el
poeta Juan Bautista Rousseau será ciertamente un
~an poeta, pero no ya el gran Rousseau."
LA REFORMA POLITICA
41
Aun en su propia exhibición, fue conjunto de
contradicciones. Tímido e impertinente, vergonzoso y cínico; atacaba a los grandes y pasaba la vida
con ellos; celebraba la delicia de ser independiente
y vivía de ordinario a expensas del prójimo; elogiaba la vida de las cabañas y prefería vivir en
palacios; exaltaba la alegría del hogar doméstico
y rehuía cumplir sus deberes de padre; acariciaba a los hijos de los otros y enviaba los suyos al
hospicio; mostraba entusiasmo por el sentimiento
de la amistad y no era amigo de nadie.
Pero algo, en justicia, debe decirse a su favor.
No tuvo madre, fUe abandonado por su padre, y
recibió educación de una mujer completamente
corrompida. Si gustó en demasía de chismes de
baja escala y careció de buen gusto, hay en equidad de recordar, como defensa, la circunstancia de
que fue lacayo en su mocedad y nunca pudo por
entero emanciparse de ese pecado original. La moraleja de esto y el resumen es que fUe un hombre infortunado más digno de lástima que de odio.
"Me preguntáis -dijo Federico a Voltaire- ¿ qué
pienso de Rousseau? Os contesto que debemos
tener compasión de los infelices. Solamente los
duros de corazón se la niegan." Los literatos particularmente deben tener indulgencia con su memoria por otro motivo: que fue maestro de estilo,
de sentimental estilo. ¿No ha dicho alguno que la
música de Chopin sólo conviene a las neuróticas
duquesas? Tal podría acaso decirse también de la
prosa de Juan Jacobo. M, Chuquard agrega que
los sustantivos favoritos de esto son ternura, atractivo, delicia, emoción, expansión, éxtasis, felicidad, goce; sus verbos: afectar, enternecer, ablandar, suspirar; sus adjetivos~. cariñoso, celeste, encantador, dulce, delicioso, expansivo, lánguido,
arrobador, tierno, patético ...
Los que estas líneas trazamos acogiendo juicios hasta cierto punto ajenos, tuvimos por primeras lecturas, entre otras pocas, como las Ruinas
de Palmira, los Pensamientos de Rousseau. D~ las
42
RAFAEL NUÑEZ
Ruinas nada absolutamente nos quedó impreso;
pero de los Pensamientos, conservamos, a través
de medio siglo, numerosos recuerdos. El capítulo
dedicado a Dios se nos grabó con caracteres indelebles, y podríamos trasladarlo en este momento
íntegro al papel. Es un capítulo lleno de unción
y elocuencia. . .
~
Rousseau no improvisaba. Era, pues, pensador
profundo, serio, exacto hasta donde lo permitía
su exceso de imaginaci6n y su sensibilidad de mi·
mosa púdica. Se sabe que copiaba repetidas veces
sus manuscritos antes de darlos a la imprenta, y
aún entonces' se notan en ellos emiendas numerosas. Lo mismo se asegura de Renán, también
maestro de estilo, y de Víctor Hugo el poeta coloso. M. Thiers, jamás dejaba publicar sus largos
.discursos sin corregirlos prolijamente en la oficina de los taquígrafos.
La influencia que Juan Jacobo ejerció en la sociedad y en las letras fue incalculable. Su Contrato
Social dictó el programa íntegro de los jacobinos,
y fue el Sagrado Texto de la Revolución. En 1840
nuestros "gólgota s" lo citaban con frecuencia, pues
en 1849 comenzó para nosotros una época de ja~
cobinismo sin guillotina, pero no incruento, de la
cual no hemos salido enteramente.
En el libro del Contrato Social no hay declamaciones, como es costumbre en Rousseau. Es un libro austero, implacable, punzante como un florete.
Su estilo es sobrio, grave, cuajado de máximl:'.s
frías, impersonales a manera de revelaciones de
oráculo. La sensibilidad no figura allí por nada
-todo es esfuerzo de razón-o "Nada parece que
este libro haya sido escrito en Francia -dice un
francésporque tiene un aroma extranjero, salvaje aún. Podría tomarse por un producto de La
Esparta de Licurgo, o de la Ginebra de Calvino,
que fue donde nació el autor. Na~ido republicano,
condecorado por segunda vez, y ruidosamente,
con la categoría de ciudadano de dicha ciudad, fan.ático lector de Plutarco quien glorificó a los Li-
LA REFORMA POLITICA
curgos, a los Cleomenes, a los Brutos, y a los Gracos, ¿ podía él contentarse con las tímidas reformas propuestas por Montesquieu '! Desde las primeras líneas del Contrato lo dice todo: El derecho
política está aún por nacer, y es probable que llunca aparezca. , .'~
Quiso decir que jamás se haría a la masa popular
justicia, "porque ella nada tiene que dar". "¿ Cómo
habrán de sostener sus derechos tales gentes ?" Referíase a Hobbes, a Gracia, a Mont~squieu, nada
menos,
Se sabe cuáles la doctrina del Contrato Social.
Una especie de socialismo, como punto de partida
de los gobiernos o fuente de su legitimidad.
No acepta ni la inspiración divina como causa de
las asociaciones, ni la patria potestad ensanchada, ni el derecho del más fuerte; y se refugia en
un contrato voluntario como si se tratara de compañías anónimas. No se fija en el instinto social
innato en los seres destinados por Dios a la vida
colectiva, aunque haya ejemplos semejantes en el
mundo animal que obedece ciegamente a leyes naturales. El instinto en su aplicación y desarrollo
da n~cimiento y perfección a la ciencia y al arte
de la política. El más hábil para dirigir y defender la tribu toma el mando, y es obedecido de
hecho. Como en los movimientos populares, o los
casos de grandes desastres, surgen en las colectividades los hombres de más aliento y de más abnegación en cuyo alrededor se agrupa la muchedumbre que nada substancial puede hacer sin
guía. La herencia y la elección vienen posteriormente; pero Dioses siempre la suprema causa;
así todo gobierno puede exactamente llamarse de
derecho divino.
Pero la época era de renovación, y el Contrato
Social vino a ser la fórmula necesaria para dar
impulso y sentido al movimiento revolucionario;
y de ahí la gran boga que obtu~o casi desde su
aparición el fantasioso libro cuajado de paradoju.
RAFAEL NUÑEZ
es hoy en las bibliotecas lo que el papiro egipcio
donde nada alcanzó a leerse.
El crítico de la obra de M. Chuquard, se da
cuenta del enorme efecto del Contrato Social, y
habla asimismo del producido por la generalidad
de los escritos de Rousseau. Encuentra en el Emilio
las animadas opiniones de todos los educacionistas teóricos desde Froebel hasta Herbert Spencero Le atribuye las inspiraciones de Bernardin de
Saint-Pierre, Chateuabriand y George Sand en lo
concerniente-a pintura de la naturaleza. El Werther, de Goethe, surgió de Eloísa. Cita como trabajo que no ha envejecido, la Carta sobre los es·
pectáculos, dirigida a D'Alambert contra el proyectado establecimiento de un teatro en Ginebra.
Según Rousseau, el teatro lejos de mejorar las
costumbres las empeora, lejos de edificar, desmorona. En esto hay exageración, como en todo lo
demás del célebre misántropo.
Para su época Rousseau puede considerarse un
espíritu profundamente religioso aunque independiente de ritos. El fue quien creó la frase Religión
Natural, el culto directo, la oración sin intermediario, pero no la oración que pierde. Antes bien,
que solicitud debe elevarse a Dios un himno de
reconocimiento. Cree en Jesús: "Si la muerte de
Sócrates fue la de un sabio, la muerte de Cristo
fue la de un Dios", citamos de memoria del libro
de los Pensamientos. El terremoto de Lisboa que
inspiró al autor de las Ruinas, lo turba, pero sin
emponzoñar su conciencia. El enigma del mundo
le parece amargo y cruel, pero sin sumergirlo en
las tinieblas del escepticismo.
El orgullo y el amor propio lo dominaban por entero, y tal vez la envidia. Alma hondamente apasionada, sensible, móvil, es la contradicción y versatilidad permanentes. No se puede sacar de sus
palabras un cuerpo de doctrina bien definido. Siente, sufre, descqp.fía, parece amar, pero no ama.
Respondía sin duda a la secreta necesidad un profundo cambio social y político. Pasada su hora,
LA REFORMA POLITICA
45
Puede ser que las inexactitudes de las Confesiones
sean obra de su imaginación y no de la mala fe.
En el fondo hay egoísmo implacable, y sus hechos
a cada paso desmienten sus palabras. Era adversario del teatro, y sin embargo, todo en él es escénico, teatral, enfático. Así pudo ejercer vasta y poderosa acción, en su agitado siglo, como él, desequilibrado y neurótico. Las mujeres, sobre todo
devoraban con avidez sus escritos donde la pasión
febril transpiraba como el contenido de porosa
ánfora. Madame de Stael y Madame Roland fUeron
subyugadas por aquella plétora de sentimiento indomable. La primera decía no consolarse de. no poder aliviar semejante corazón. MadameRoland,
más enérgica, lo tomó por ideal de su república.
La Asamblea Constituyente le decretó en 1790 una
estatuta de piedras de la Bastilla, y en 1794 sus
restos se trasladaron al Panteón, de donde fueron
sacados y arrojados ignominiosamente en 1815.
Se cree que murió suicidado, y el terror en que
vivió en sus últimos años, presa del "delirio de la
persecución", hacen verosímil tal conjetura.
Para el concienzudo análisis su obra toda fue de
circunstancias, perecedera, y el mayor título a qUé
puede hoy aspirar su memoria, concediéndose mu. cho, es el de loco sublime.
No se comprenden hoy los versos entusiastas de
Bachaumont:
Rosseau, prenant toujours la nature por maitre,
Fut de l'humanité l'apotre et le marlyr.
Sin embargo, durará como objeto de curiosidad
para las letras; y como símbolo de una época
de conmoción para la historia.
LAS MISERIAS DE LA OPULENCIA
Así podemos expresarnos con motivo de los hechos que han sido puestos en claro en el reciente
Congreso Agrícola de Londres. Figuraron allí como
dos mil miembros entre propietaHos teritoriales,
hacendados, delegados, etc., siendo muchos de ello.
46
RAFAEL NUÑEZ
o grandes señores y ricos inteligentes dueños de
predios, o arrendatarios de éstos.
Púsose en claro, sin discrepancia, la decadencia de la industria rural en el Reino Unido. M.
Chaplin -presidente
del board de agricultura en
el Ministerio de lord Salisbury -hizo la exposición de los sufrimientos. El valor de la producción agrícola británica ha disminuído en más de
400 millones de pesos. El quarter de trigo que se
vendía a 50 francos, se vende hoya 31,50 y pronto bajará hasta 25. Así se explica que dueños y
arrendatarios vengan desde 1889 perdiendo como
un tercio de sus habituales ganancias y la mano de
obra un 10 por 100 del salario que antes recibía,
y era ya muy módico como es sabido. Los hacendados están por lo mismo viviendo de su capital,
y los landlores, que no tienen otros ingresos, declaran hallarse en apuros para subvenir a sus necesidades ordinarias. El cultivo de pastos sufre
también como el de cereales, y dentro de poco
habrá que abandonar las tierras que no sean muy
feraces. No se trata de lo que haya sucedido en
uno o ds años, sino en todo un ciclo de labor
rural.
He aquí -a mayor abundamientouna lista
de las importaciones de productos agrícolas en
1891:
Queso
.
Mantequilla ..
Manteca ....
Aves
.
Jamón
.
Cerdos
.
Papas
.
Huevos
.
Manzanas
.
Varios
.1:
.
4,813,404
11,591,183
1,720,051
743,960
9,441,761
598,657
1,196,824
3,505,522
1,033,997
3,558,203
Estos artículos podrían haberse producido dentro del país, y llegan del extranjero. Importan
LA REFORMA POLITICA
47
por junto más de 38 millones de libras, y 3e calcula que este valor excede en mucho al valor de las
exportaciones británicas para Australia, Nueva Zelandia, Tasmania y América del Norte. E!lta es
observación de un competente y titulado escritor
en la Nineteenth Century. Sabemos -agregade haciendas devueltas a los propietarios porque
no compensan los gastos de producción y que se
convertirán de consiguiente en predios inútiles.
¿ Por qué depresión tan marcada, cuando los productos del tamo sí tienen excelente demanda?
¿ Qué se diría de un gremio de manufactureros
que, teniendo a manos obreros competentes y materias primas, no acertara a fabricar lo que encuentra salida amplia en los mercados 'internos?
Hay artículos que se venden mejor que antes, y,
a pesar de esto, se importan hoy, en gran parte,
de otros países como se ha visto.
¿ Cuáles son las causas del mal? M. Chaplin indicó varias; pero se detiene en tres: el precio
de los arrendamientos, el régimen del libre cambio y el sistema monetario monometalista. Al primero no se atribuye empero por conocedores de
mayor importancia, puesto que el precio de los
arrendamientos ha tenido generalmente una reducción de 50 por 100, y a veCes aún se ha concedido la tierra por nada. Lord Leicester, que es
autoridad, ha formado la estadística del asunto, y
demostrado que él y sus predecesores han invertido más de 25 millones de francos en mejorar
sus dominios para recibir en 1891 una renta equivalente a 575.000 francos anuales, mientras que
en 1878 esa renta era de un millón. De donde se
sigue que sólo casa el 21/2 por 100 de lo gastado
en mejoras, y cero por la tierra.
El peso de las contribuciones, mayor en Inglaterra que en los países que le hacen competencia,
es, parece, factor deci!¡ivo o uno de los principales.
Se vuelven loe ojos a la protección aduanera
para que disminuya la. competencia, y M. Chaplin
41
RAFAEL NU~EZ
no vacila, con todos sus inconvenientes, en prefe-.
rirla temiendo más que a esa palinodia a la ruina
de la agricultura nacional, bien que comprende
las dificultades de gravar artíclllos alimenticios.
(Aflicción al afligido). Todos los grandes diarios
se pronuncian contra la enorme herejía.
Cierto es que cualquier medida encaminada a
elevar el precio de los alimentos -trigo, cebada,
avena, etc.-, es contraproducente, pues, que la
ganancia del producto rural significa entonces escasez para la masa general de consumidores; y el
más elemental desapasionado criterio tiene que
reconocer lo falso del arbitrio.
Aceptamos la protección com~ medio temporal
de implantar industrias desconocidas -yen
esto
conviene un economista de vuelo tan libre como
Mill- pero la protección de que ahora se trata
en Inglaterra, según se ha dicho, es a toda luz
indefensable, y, de seguro, que no tendrá acogida
en el parlamento, aunque los ingleses hayan puesto, en estos últimos tiempos, más de una sordina
al tambor libre -cambista, tan sonoro hace cerca
de medio siglo- es decir, cuando nada temían de
las fábricas extranjeras, ni se había pensado en
ley Mac-Kinley.
El mismo M. Chaplin presiente la improb~bilidad de que se adopte el gravamen aduanero/indicado, y se fija más seriamente en el bimetalismo,
que es para gran número de ingleses otra enorme
herejía. (No para nosotros desde luego).
El Spectator, que es principista, conviene, en
globo, en que hay poco volumen de oro para el
ensanche y actividad de las transaciones en la
esfera, cada día mayor, de los intereses económicos; pero el respeto a derechos adquiridos, tan
relacionados con la estabilidad de la moneda, será
eterno obstáculo para la aceptación en Inglaterra
del doble tipo. Se presient« si que a fuerza de excluír la plata el oro encarece realmente, y toda:
operación de crédito se hace más onerosa para
los deudores que constituyen la gran mayoría. l?dr.
.
LA RJ:FORMA POLITIeA
lo primero ee ve más que lo segundo generalmente. Así, entre nosotros, los adversarios sistem&ticos del papel moneda se detienen en las fluctuaciones de éste -aunque
sean moderadas'1
cierran los oj os' herméticamente respecto de las
que sufre notoriamente el metal blanco.
Desde 1872 o ·1873 este metal ha perdido 14
puntos, es decir, que de 62 peniques la onza ha
bajado hasta 38 o poco más, que es su último precio en Londres.
En meses pasados pudo creerse que Inglaterra adoptaría el bimetalismo, pues su comercio con
la India así parecía, y aún parece, exigirlo; y entendemos que M. Goschen --el ex-Ministro del
Tesoro- era de esa opinión; pero las palabras de
l\I. Rothschild, delegado del actual gabinete británico en la Conferencia Monetaria de Bruselas, no
dejan campo a la esperanza. "Se propone -dijoque se abran todas las casas de moneda o una
parte de ellas de Europa a la libre acuñación de la
plata, y también que se establezca la relación de
valor entre los dos metales preciosos; pero, ¿ los
bimetalistas han pensado en lo que de ahí resultaría? Evidentemente resultaría que el billete del
Banco de Inglaterra dejaría de representar piezas de oro y sería pagadeto, con el metal depreciado, porque ese Banco no podría jamás pagarlo
con oro teniendo al propio tiempo que comprar una
ilimitada cantid8.d de plata. En otros términos:
los 25 millones de libras esterlinas que componen
la reserva metálica del Banco desaparecerían para
Ber remplazados con plata ...
Si se tiene en cuenta que el conjunto del comercio de Inglaterra y una gran parte del comercio de
los otros países giran letras de cambio sobre Londres pagaderas naturalmente en oro, tendrá por
necesidad que convenirse en que la generalidad del
globo hace sus transacciones con oro, y que realmente el doble tipo no funciona, en sustancia, ni
aún en loe países que pretenden haberlo aceptado."
50
RAFAEL NUI'tEZ
Francia ciertamente -a quien se dirige la alusión de preferenciacualquiera que sea el carácter de sus leyes monetarias, es en verdad prácticamente monometalista; porque la plata no es allí
más que moneda fracionaria, y ya no se acuñan
piezas de ese metal. Alemania, Austria, Hungría
y los países escandinavos siguieron en la Conferencia la impulsión de Inglaterra. Se teme a la instabilidad de la rata de los cambios, más aún que
3, la constante alteración del precio de las mercaderías, según parece. Inglaterra, conservando el
tipo único, deseaba no obstante, agradar a los Estados Unidos, que no saben qué hacer con el "elefante blanco", de los millones de plata .que tienen
comprados por la influencia de sus poblaciones
mineras; y deseaba, asimismo, naturalmente, me.i orar la situación monetaria de la India. .. y M.
de Rothschild presentó, al efecto, un plan destinado a impedir la progresiva depreciación de la
plata por compras periódicas y aumentos de la
suma d~ recibo obligatorio del metal blanco; 5
libras, por ejemplo, en lugar de 2; pero todos los
expedientes fueron desechados, y, como es sabido, la Conferencia nada hizo, aplazándose -acaso
por mera cortesíahasta el mes de mayo. En
los Estados Unidos, que iniciaron la Conferencia,
no se forjan ilusión ninguna, considerando el fracaso definitivo; y el mismo autor de la ley de
compra mensual de plata por el Gobierno -que
lo fue en 1890 el Senador Chermanha manifestado ya que la derogación de esa leyes indispensable, una vez que la plata sigue depreciándose cada día, como se han depreciado otros metales -níquel,
cobre, hierro-.
El primero, que
valía un peso 30 centavos la libra, vale hoy 30 centavos. Los métodos de elaboración han venido simplificándose y perfeccionándose, y la baratura comparativa es, por tanto, natural. Salvo que ocurrencias geológicas intervengan, la plata no podrá ser
empleada sino para la moneda divisionaria. Si rodas las grande! naciones eomerciales resolvieran
LA REFORMA POLITICA
51
destinarla a reserva metálica para respaldar la
moneda fiduciaria,. y formaran en consecuencia
en convenio de larga duración en tal sentido, la
tendencia a la depreciación tendría entonces suficiente contrapeso;. y entrando el oro en la circulación efectiva, en vez de continuar estancando
los sótanos de los establecimientos de crédito, BU
actual tendencia al encarecimiento tendría también contrapeso. Es decir, que aumentando por
una parte la demanda de plata aumentaría por
otra la oferta de oro.
Pero está visto que las grandes naciones comerciales no se atreven a aventurar un pelo en asunto de tal magnitud. Time is money, se decía antes.
Hoy debe decirse: all is money.
No hay, pues, que pensar en bimetalismo como
medio de atenuar los sufrimientos de los intere-'
ses agrícolas británicos; y toda la dialéctica de
M. Chaplin ha sido y será letra muerta. Lejos de
eso, el mercado de Londres se manifiesta espasmódico en previsión de las perturbaciones futuras
procedentes del fracaso de la citada ley Sherman,
porque desde que deje el Gobierno americano de
comprar plata es muy probable que siga la baja
del metal acentuándose en proporción geométrica,
y en tal eventualidad habrá necesariamente una
de esas crisis que no podrían menos que afectar
toda la delicada maquinaria económica.
La Conferencia Agrícola decidió optar por el
bimetalismo, así como por la protección de la
agricultura doméstica, sin embargo, de las graves
objeciones que a cualquier espíritu despreocupado
ocurren, y que hemos ligeramente insinuado. Pe11.élopecontinúa su labor de fin de siglo: desba, ratando la obra de los últimos años del siglo anterior, y Adán Smith, si pudiera resucitar, preferiría volver a dormir el eterno sueño para no
presenciar la dolorosa palinodia.
En la Conferencia se habló mucho de fair trade
(comercio razonable), como fórmula opuesta a la
antigua clásica de free trade (comercio libre).
52
RAFAEL NUÑEZ
Los partidos ingleses tomarán probablemente
nuevo hálito y nueva bandera para sus futuras
controversias. El liberal presistirá en el free trade
de que ha sido tradicional campeón su jefe M.
Gladstone, y los conservadores adoptarán el fair
trade, del que en otro tiempo se apartaron, no por
sincera convicción, sino para ceder a la corriente
creada hace cerca de medio siglo por Cobden y
Bright. Entre nosotros -sin discernimiento y sólo
por automática imitaciónse entró también en
aquella corriente por los años de 1847 y 1848
siendo presidente el general Mosquera y secretario de hacienda el doctor Florentino González.
Ideas más correctas no vinieron a adoptarse sino
por la valerosa iniciativa del presidente Núñez
en 1880.
Hoy -j quién lo hubiera pronosticado!en la
misma tierra clásica del comercio y de la industria
se propone el cambio de bandera.
La Conferencia Agrícola trató de otros puntos
relacionados con el tema de su deliberaciones, y
pidió, además del bimetalismo y de la protección,
la reforma de las antiguas leyes agrarias, de manera que la condición de los arrendatarios sea
más llevadera y la producción resulte a menor
costo que actualmente. Tal vez esto sea más decisivo que el bimetalismo y la protección, y, contándose con el patriotismo y cordura de la aristocracia territorial, debemos pensar que, a la larga,
será pacíficamente y por común acuerdo, realizado.
LA CAUSA DE LAS CAUSAS
Los recientes lastimosos sucesos ocurridos en
Bogotá nos hacen claramente 'comprender que el
flagelo socialista -para darle el técnico nombrereside también entre nosotros, aunque no haya
en Colombia ni monopolios, ni privilegios, ni mayorazgos, ni manos muertas, ni esclavitud, ni aristocracia, ni bolsa ... ninguna forma, en fin, de ori-
LA REFORMA POLITICA
gen de miseria procedente de tradición secular o
de instituciones escritas.
No hay tampoco esas grandes manufacturas o
empresas de minas que someten a régimen de vida peor que la servidumbre a centenares de obreros. Ni tenemos problemas de horas de trabajo
con sus accesorios. La caza es libre, la pesca es
libre. No hay servicio militar obligatorio. Las contribuciones son llevaderas. Tierras baldías se regalan a quienes quieran cultivarlas ...
Más aún, todos los colombianos son llamados sin
distinción de raza, ni de nacimiento, a los puestos
públicos; y hombres de todas las razas que pueblan a Colombia han ocupado sus más altas magistraturas.
,
Los establecimientos oficiales de educación están de par en par abiertos a cuantos quieran allí
habilitarse para alguna profesión o carrera provechosa.
Gobierno más paternal que el del señor Caro, no
lo ha habido, ni lo hay, ni lo habrá en parte alguna.
¿ Por qué, pues, ha prendido en Colombia la venenosa planta del socialismo anárquico que tanto
viene medrando en las viejas estructuras políticas
de Europa?
No es obra del hambre, ni de la exclusión injusta, ni de la opresión en ningún aspecto apreciable.
En los Estados Unidos -donde también ha principiado a florecerhay siquiera monopolios comerciales, sindicatos absorbentes, millonarios que
f;lljuego de bolsa, u otras combinaciones equívocas, pueden engendrar, por el estilo de Jay Gould,
por ejemplo; pero en Colombia todavía no se han
desarrollado escandalosamente tendencias semejantes, que la opinión combate ª-iempre. Hay ricos
y pobres relativamente hablando, como los ha habido, y los habrá en todas partes hasta la consumación de los siglos, pues no existe, ni existirá
jamás eficaz medio de nivelar las situaciones personales que son inevitablemente movibles.
RAFAEL NU~EZ
Tenemos que recordar de nuevo el ibro clásico
de M. Leroy-Beaulieu, Papado, Socialismo y De·
mocracia, pues que hay allí apreciaciones magistrales de aplicación universal, especialmente para
los países católicos, aunque el libro haya sido escrito para Francia. Se sabe la manera desdeñosa
con que en las altas esferas políticas se vieron los
actos explícitos y expresivos del Papa a favor de
aquella República, actos verdaderamente heroicos, si así nos permitimos decirlo, pues que el Padre Santo podía comprometer en aquel trance delicado sus tradicionales relaciones con el partido de
las creencias inmutables. El desdén fue inurbano
en demasía, y decimos poco porque fue grosero.
Respondióse sin demora con hacer suprimir la
cruz de la cúpula del Panteón, y dar cumplimiento
a la ley sobre las asociaciones en términos vejatorios para el clero católico. El ilustre economista
ve el porvenir tenebroso y cuajado de problemas;
pero llega a algunas hipotéticas conclusiones. En
su concepto, Francia está perdida a menos que la
democracia vuelva los ojos a la Iglesia, o la Iglesia
logre evangelizar nuevamente a la democracia. La
sociedad no puede existir sin un principio moral,
y este principio moral se ha evaporado con el sentimiento religioso en los pueblos modernos, dejando hondo vacío que sólo podrá llenar un cristianismo práctico. Si en toda Europa el vacío no se colma, ella puede ser avasallada y barbarizada por
nuevos Atilas. La horda de anarquistas hambrientos de goces crutales, ignorantes, desenfrenados,
buscando un Paraíso terrenal que ni la religión,
ni la ciencia, ni gobiernos, ni partidos podrá procurarle, romperá valledares y diques en su furioso
desencanto, y la civilización latino-germánica, como la greco-romana de Atenas y Alejandría, caerá en oprobioso eclipse. M. Leroy-Beauneu puede
ser que acentúe la nota pesimista pero aguijado
por la imaginación la subordina seguramente al
razonamiento científico. Sin duda es su criterio
de un eatólico pero también el de un filó.ofo
,,1
LA REFORMA POLITICA
55
que contempla y analiza con suficiente frialdad
el curso de las cosas. Inglaterra cuenta felizmente con el sentimiento cristiano de su chusma, sentimiento que sobrevive y crece. En Francia esa
misma chusma no sólo no es cristiana en sus adentros,sino que profesa odio al cristianismo, no obstante ser la obra del "descamisado Jesús".
La horda cuya polvareda precursora comienza a
columbrarse a lo lejos desprovista de fe, lo será
-lo es ya- también de todo lo que no sea apetitos y pasiones feroces. A este amenazador elemento se dirige al Padre Santo con la esperanza de regenerarlo y renovar así las antiguas glorias civiles
del Papado. Parece, pues, que, a pesar de todo,
mientras menos poder visible se deja al sucesor de
Pedro, más se agranda su influencia efectiva en el
vasto dominio moral. El prisionero del Vaticano
quisiera hacer del mismo amenazador elemento
base de salvación común, separándose de alianzas
sospechosas con los gremios y clases que en Europa pueden ser tildados y denunciados corno, en
mucha parte, responsables de la desigualdad excesiva, fruto no de la ley natural, sino de leyes
humanas imprevisoras e injustas. N o se presta ya
el Papa fácilmente a ser la "policía" del potentado
empedernido; y corno Balam contestó al Rey de
Moab, dice: "Es mi misión bendecir." Pero el proletariado,empedernido
también, nada escucha de
lo que pudiera regenerarlo. En la Francia democrática pudiera decirse que el Evangelio es letra
muerta corno si nunca se hubiera traducido a lengua común.
La ola revolucionaria -incesante
en su laborha causado al fin el tremendo estrago. Fuerzas sanas existen sin duda; pero cada día se observa que
las otras preponderan, a lo menos en los decisivos
trances, en la marcha ostensible de las cosas.
Indicios de reacción benéfica asoman; pero tal vez
sean demasiado lentos.
A Colombia alcanzó también la inundación revolucionaria, pues ella ha vivido más del ejemplo
56
RAFAEL NUIiiEZ
de Francia que de ningún otro país del mundo,
España inclusive. Hemos tenido un 89 y un 93, con
formas atenuadas porque la atmósfera social y los
distintos precedentes históricos así lo exigian.
No ha habido guillotina en permanencia ;pero sí
guerra civil permanente.
'Se proclamaron "derechos del hombre", o sea
libertades individuales absolutas, que excluyen
deberes correlativos.
Entre esas libertades absolutas tenía, como es
demasiado sabido, lugar prominente el ariete tremendo de la prensa ...
Luégo se implantó el sistema de elecciones continuas, sin que hubiesen Pericles ni Demóstenes
que pudieran desde la tribuna encauzar el torrente ...
La proclamación de "los derechos del hombre"
en Francia, cuando esto se hizo, obed,eció probablemente a cierta lógica del movimiento politico
y social, y otro tanto podríamos decir de la reproducción de aquel acto revolucionario en la época
en que la hizo Nariño entre nosotros, cuando el
régimen colonial pesaba con yugo férreo sobre los
pueblos del Virreinato pero nuestra éra de jacobinismo, a que queremos aludir, no se explicaba o
atenuaba por animosos precedentes. En Francia
estos precedentes eran el absolutismo cesáreo que
se inauguró en el Renacimiento, y vino en desarrollo hasta inspirar a Lui-s XIV sus conocidas
arrogantes palabras: El Estado soy yo. "Quod
principi placuit, logis habet vigorem." Un sano escritor inglés dice: "La Revolución Francesa fue
una protesta de los naturales e imprescriptibles
derechos del hombre .. :" "La vieja creencia de
que la riqueza era más bien causa de deberes que
de soberbia se había debilitado, y los poderosos hacían de ella alardes como si su posición fuera incondicional ... "
Nuestro jacobinismo principió gratuitamente,
fue imitación trasnochada, y ninguna compensación ha venido a justificarlo siquiera parcialmente.
LA REFORMA POLITICA
57
El espíritu anárquico caló hasta la médula de nuestros huesos, y cada esfuerzo de redención ha encontrado con obstáculos parecidos a montañas
abruptas. Uno de esos obstáculos desgraciadamente ha sido, y aún es, el candor de muchas gentes que peinan ya canas y fueron, más de una vez,
víctimas del d~sorden sistemático.
.
Pero la causa mayor de la desmoralización que
se ha ostentado en la capital durante los infaustos
días de 15 a 17 de enero, ha sido la propaganda
antirreligiosa, propaganda que principió con la exclusión del nombre de Dios de la misma Constitución de la República. Esta exclusión apareció en la
de Ríonegro -1863que es la que más pudo durar en la apariencia a lo menos, porque en ella,
reputada infalible, se pusieron babas casi infranqueables a cualquiera reforma.
La propaganda no se detuvo en esta omisión,
smo que tomó cuerpo efectivo y directo en las
leyes -sobre todo en las de instrucción pública-y pasiones y apetitos quedaron campeando a sus
anchas sin el menor contrapeso, ni de autoridad
temporal, sustancialmente abolida, ni de sanción
religiosa.
Se fundó la estructura nacional íntegra sobre
desnuda base de utilidad perecedera, a estilo de
maquinaria destinada únicamente a cosas materiales; no de ningún modo como organización ética que toma su savia de los eternos, inajenables
principios de justicia, que sólo la religión afianza y consolida, como lo demuestra el grande ejemplo de Inglaterra donde la próspera estabilidad,
semejante a "los caminos que andan" de Pascal,
avanza cada día a la par del cristianismo que se
convierte, cada día también, en catolicismo, forma definitiva de aquél.
Escenas oprobiosas como las que nos ocupan
han sido por tanto perfectamente lógicas, pues
son obra necesaria del caudaloso torrente desequilibrado a que no se ha puesto límite. Estamos seguros de que los artesanos serios de Bo-
58
RAFAEL NUÑEZ
gotá ninguna parte tomaron en el desborde, porque esos artesanos son 'creyentes. Respecto de la
ignara muchedumbre cargada de apetitos y malas pasiones y falta al propio tiempo de fe y esperanzas en lo invisible, lo que debe sorprendernos es que no haya ocurrido antes tal desborde,
y, que en el reciente escándalo no se hubieran
causado males infinitamente mayores. "De la naturaleza de una cosa nada se sabe mientras no vemos el resultado" -dijo Aristóteles-.
"Por sus
frutos los conoceréis", dice el Evangelio. El régimen de la "anarquía organizada" está ya juzgado;
y la regeneración solemnemente afirmada. El dilema es perseverar en elal y desarrollarla, o prepararnos para social catástrofe. Que piensa más, a su
vez, los que se han impuesto la ingrata tarea de
difamar lo que existe, porque no ofrece, ni ofrecer
puede en poco tiempo la perfección; ni puede extirpar la 'codicia, purificar los corazones, cambiar
en pocas horas el virus arraigado,en
elixir de
vida.
No con cólera, sino con lástima, no informamos
de los detalles de los infaustos sucesos. Aprobamos cuanto severidad hayan empleado los responsables del orden social -i responsabilidad tremenda e ineludible !~, pero así como los antiguos
bárbaros no cayeron con éxito sobre el Imperio
Romano sino por la decadencia moral de éste,
que comenzaba a remediar el incipiente cristianismo, los bárbaros modernos -según
los llama
M. Leroy-Beaulieuno serán enfrenados eficazmente sólo con el castigo corporal y cerco de bayonetas. A la torpeza de las capas inferiores hay
que oponer principalmente la caridad de los que
están en la cúspide. La caridad amplia, grandiosa, que no sólo conforta, sino que ilumina. No
la simple limosna ocasional, ni el favor intermitente matizado de soberbia, sino la avasalladora,
la irresistible, la religiosa caridad del ejemplo!
La codicia de arriba puede no justificar, pero
sí explica muchas de las tempestades de abajo.
LA REFORMA POLITICA
59
LA CRISIS BANCARIA ITALIANA
Hay en Italia seis bancos de emisión, el nacional con seis millones de libras pagadas y dos pendientes; el nacional toscano con 840 mil libras pagadas y 360 mil pendientes; el romano con 600 mil
libras pagadas; el toscano de crédito con 200 mil
pagadas y otras 200 mil pendientes. Además, existen el banco de Nápoles y el de Sicilia que no funcionan como compañías anónimas.
Estos bancos no tienen obligación de cambiar
sus billetes por dinero, aunque se diga que en Italia fue abolido el 'curso forzoso, establecido en
1866 cuando la guerra con Austria, que terminó
en Sandowa, con el triunfo de los prusianos aliados de Italia.
Los bancos, por la circunstancia dicha de no tener que pagar con dinero sus billetes, dependen
Virtualmente del Gobierno, y en compensación
prestan algunos aventurados servicios oficiales o
semioficiales.
Se comprende, pues, que estos bancos no gocen de situación confortable.
Se cre que el banco nacional está bien administrado; pero no los demás. Como se ha visto, el
curso forzoso existe prácticamente en Italia; pero
los billetes de cada banco no se reciben obligatoriamente sino en los lugares donde ellos funcionan directamente o por medio de sucursales. El
recibo en tales casos se impone por el apremio
del código penal y multa de 50 francos si ocurre
resistencia.
El banco romano, que no inspira confianza a los
particulares, goza empero, de la especial protección del Gobierno.
Se han anotado en una publicación oficial re·
ciente, relativa a la circulación del banco nacional,
las partidas que siguen:
.
"520.000 libras (francos) del banco romano;
150.000 libras por avances hechos a la provincia
/
60
RAFAEL NUREZ
de Cagliari; 2.000.000 de liras por subvención a
los bancos turinenses."
Estas partidas recargan ilegalmente la emisión
del banco nacional y constituyen abuso y delito
justiciable; pero el Gobierno se ha encontrado en
la necesidad de infringir la ley. El parlamento, en
consecuencia, ha legitimado este exceso de emisión.
Los que hemos hace poco llamado (en la cita de
las partidas ilegales) bancos turinenses se concretan al banco tiberino. Este banco se comprometió, con imprudencia, en las especulaciones de
'Construcción de edificios en Roma; y para salvarlo de bancarrota el señor Giolitti -hoy Primer Ministro y entonces Ministro de HaciendaJuzgó indispensable proporcionarle un socorro de
2.400.000 libras. Otras operaciones semejantes se
hicieron luégo en los otros bancos de emisiones;
y así la suerte de ellos quedó también comprometida. Estímase, por junto, el déficit -que tal
calificativo merece-en
8.800.00 liras. El banco
toscano de crédito se libró de la red y conserva su
'Capital intacto.
A las sumas erogadas, como se ha visto, debe
agregarse respecto de la generalidad de los bancos, "el portafolio político", esto es, lo que deben
los diputados, u otros personajes, a quienes no
se pusde decir "no" tan fácilmente. La deuda de
estos sujetos se renueva a cada vencimiento y jamás se realiza en mucha parte.
Todas estas cosas se conocían o sospechaban
desde hace ya tiempo pero no había habido un
",epfant terrible" que las denunciara, hasta que
los señores Colajanni -de la extrema izquierday Gavazzi -de la derecharesolvieron levantar
una punta del transparente velo.
El parlamento se ha opuesto a la idea de investigaciones, por el estilo de las de Francia, y entrará más bien en camino de prudencia, siguiendo
cierto consejo de Sancho.
LA REFORMA POLITICA
61
El curso obligatorio continuará seguramente por
tiempo largo, pues, ¿cómo se improvisará metálico
para rescatarlo? Escoger entre males es casi siempre, sino siempre, la obligada regla, y el más sabio
estadista será aquel que no escoja lo peor. Lo óptimo es impalpable.
Harían bien nuestros impacientes "economistas"
en estudiar a fondo esta crisis bancaria del reino
de Italia.
LA REFORMA MILITAR ALE;MANA
No obstante las declaraciones del Canciller alemán de ser tan necesario a la seguridad del Imperio el proyecto de reforma militar y el apoyo expreso que a él ha dado el Emperador, el telégrafo
no ha comunicado todavía que haya sido aprobado.
El sistema parlamentario no es, pues, allá comedia
sino cosa efectiva, mucho más que en cualquiera
de nuestras repúblicas, con pocas, excepciones.
Es lo primero que nos ocurre decir acerca del
asunto.
La resistencia al proyecto, que al cabo será vencida probablemente, por medio de alguna transación, no es de capricho, sino que se funda en que
la reforma impondrá muy gravosa carga adicional al pueblo alemán. Se trata en efecto de convertir en soldados, en el hecho y no en legal teoría
como hasta aquí, a cada individuo capaz de manejar el fusil. Esto es, en verdad, lo que ocurre ya
en Francia; pero no es ello mucho consuelo para
los alemanes. Alemania es muy pobre y su población, ya enormemente gravada, crece con rapidez.
A partir de la guerra de 1870, sus gastos militares han subido a tres mil millones de pesos, que
sólo en la tercera parte pudo cubrir la indemnización que pagó Francia, y según el cálculo que hace
la Gaceta de la Colonia, lo que ahora se propone
implica una erogación. inmediata de 17 y medio
milones de pesos, y aumento del presupuesto anual
de guerra (ya tan considerable), en una suma casi
63
RAFAEL NU¡q-EZ
igual a dicha erogación inmediata. El régimen preparatorio disciplinario, por otra parte, distraerá,
durante dos años, a cada hombre apto de sus ocupaciones civiles, y esto en sustancia otra carga económica, indirecta a lo menos.
Témese, al ,propio tiempo, que nuevos experimentos ,en materia de medios de ataque y defensa,
acarrearán progresiva e interminable necesidad de
mayores gravámenes.
Los sacrificios de Francia se elevan a más todavía. Sin contar los cinco mil millones de francos
pagados por la indemnización, ni los gastos navales y de ferrocarriles estratégicos, Francia ha gastado en ejército como tres mil millones de pesos, y
600 millones en fortalezas. Respecto de régimen
disciplinario, el gasto es indefinido. Todo esto no
()bstante un déficit normal de cerca de 15 millones
(siempre de pesos y no francos).
Tal competencia de armamentos infla naturalmente el monto de la deuda pública, y pone en peligro el crédito por grande que éste sea. Lo que
debía Alemania en 1890 excedía a 310 millones de
pesos, y desde entonces este guarismo ha venido en
crecimiento. En los Estados particulares del Imperio sucede otro tanto proporcionalmente sin perjuicio de la general alza de impuestos. Las finanzas sufren en consecuencia, y el malestar económico trajo lu~go el sistema de protección, que originando retaliaciones ha complicado las cosas. Se
clama por tanto en favor de tratados internacionales -con Rusia especialmentepara que puedan
tener salida los productos de la Nación.
Entretanto que así obran los gobiernos de dos
naciones que representan la civilización cristiana,
armándose mutuamente y creando una expectativa
de guerra destructora como ningunl.l otra de que
habla la historia moderna, los elementos anárquicos del bajo fondo social se organizan rápidamente,
y todos los hombre5 pensadores contemplan horrorizados la posibilidad de un cataclismo social irre-
~ra~.
-
LA REFORMA POLITICA
Se realizará, en tal infausto caso, una vez más,
el Quos' vult perdere Jupiter prius de mentat, de
que en otras ocasiones hemos, aquí mismo, oportunamente hablado.
HORAS D~ PRUEBA
Tiempos difíciles son los actuales para todo Europa; y en la Gran Bretaña, el país de los consumados estadistas, los arduos problemas se acumulan a semejanza de nubarrones espesos. Aunque
pasó en el primer debate el escabroso proyecto de
horne rule para Irlanda, esto es poco, o nada, en
comparación de la lucha que habrá de trabarse en
los debates posteriores, que serán de detalles y desarrollo del principio general.
La Independance beIge, decía no há mucho que
basta revistar la Cámara de los Comunes, recientemente elegida, pará estimar el heroísmo de M.
Glasdtone al emprender, con 84 años a cuestas, la
tarea de hacer aprobar el home rule. La oposición,
que está formada por el partido conservador y el
grupo de liberales disidentes que tiene por jefes
a MM. Chamberlain y Goschen, cuenta unos 315
miembros estrechamente unidos por el vínculo de
su odio a la reforma, y hará cuanto pueda para que
fracase el sueño dorado de M. Glasdtone, apelando
aún hasta la violencia de los protestantes irlan..:
deses y ultra algófilos de Ulster -la Vendée de la
Isla de Esmeralday si eso no bastare, empleará
su influencia para anular la ley de emancipación
por el voto negativo de la Cámara de los lores,
en la cual es omnipotente la reacción. El partido
liberal tiene, en conjunto 355 miembros, o lo que
eR lo mismo, una mayoría de 40 votos que sería
suficiente si fuera homogénea. Desgraciadamente,
se compone de tantos elementos diversos, que se le
ha podido irónicamente comparar con el manto
de Arlequín. Sin duda ninguna, casi toda esta mayoría está animada de sentimientos profundamente democráticos, pronta a tomar las más au(iaces
Descargar

PDF (La reforma política - La reforma militar alemana)