ANÁLISIS DE FACTORES (Capítulo 2)
CONTEXTO
POBLACIÓN
AFECTADA
ORGANIZACIÓN
DE AYUDA
DEFINICIÓN DE
ESTRATEGIA
DE
PARTICIPACIÓN
(Capítulo 1)
PARTICIPATIVOS
(Capítulos 3, 4, 5 y 11)
EVALUACIÓN DE
ESTRATEGIA
DE
PARTICIPACIÓN
(Capítulo 6)
Elaboración de una
estrategia para implicar a las
personas afectadas por las crisis
en la respuesta humanitaria
¿QUÉ?
¿POR QUÉ?
¿QUIÉN?
¿CÓMO?
La Parte 1 ofrece una guía sobre la elaboración de una
estrategia para la participación:
IMPLEMENTACIÓN DE ESTRATEGIA DE PARTICIPACIÓN
MÉTODO Y HERRAMIENTAS
P R I M E R A P ART E
PARTICIPACIÓN A LO LARGO
DEL CICLO DE PROYECTO
(Capítulos 7 hasta 10)
¿QUIEN ha participado?
¿CÓMO han participado las poblaciones
afectadas?
¿Han sido estratégicamente cumplidos
LOS OBJETIVOS de participación?
•Los conceptos básicos: Qué es la participación y sus
beneficios (capítulo 1).
• Los factores que influirán en la forma en que participan
las personas (capítulo 2).
• Establecer respeto mutuo (capítulo 3).
• Desarrollar y utilizar diferentes técnicas de comunicación,
tanto informales como formales (capítulo 4).
• Hacer que las asociaciones funcionen (capítulo 5).
Al final de la Parte 1 se invita al lector a revisar su estrategia
para la participación (capítulo 6).
La participación es como un caleidoscopio:
cambia de color y forma según quién lo utilice.
Philip White, 1994.
Capítulo 1
#1
El qué, el por qué, el quién y el cómo
de la participation
Definiciones
#1
de la participación para los actores humanitarios
Cómo mejorar la implicación de las poblaciones afectadas por las crisis en la respuesta humanitaria
#1
El
qué, el por qué, el quién y el cómo de la participación
a cambio de programas de trabajo). Esto puede tener muchas
ventajas: reducción de costos, aumento de los recursos disponibles y promoción de la economía local. Sin embargo, esto
no se considera “participación” a menos que la población en
sí intervenga en los procesos de toma de decisiones y ejerza
una influencia sobre las decisiones que le afectan.
Este manual analiza de qué manera las
personas afectadas por las crisis pueden
desempeñar un papel más importante en
la acción humanitaria con el fin de optimizar su participación. Las situaciones
de ayuda humanitaria presentan dificultades particulares:
la necesidad de respuestas rápidas; los riesgos de trabajar
en situaciones inseguras y la posibilidad de manipulación
en entornos altamente politizados. En estos contextos, a las
personas les resulta a menudo difícil participar tan activamente como podrían hacerlo en otras situaciones, y es por
esta razón por la que la definición de participación que aquí
se utiliza es bastante amplia.
Con el fin de garantizar que las personas afectadas por las
crisis desempeñan un papel en la respuesta humanitaria,
existen diversas herramientas para planificar y gestionar los
programas humanitarios que los profesionales humanitarios
pueden utilizar. En la Parte 2 se describen algunas de estas
herramientas y en la Parte 4 se pueden encontrar referencias
a recursos adicionales para la participación. Sin embargo, la
participación es mucho más que un conjunto de herramientas. La participación es ante todo una actitud, un estado de
ánimo, que considera a las personas afectadas por las crisis actores sociales con habilidades, energías, ideas y un
conocimiento profundo de su propia situación. La respuesta
humanitaria debería hacerse con las personas, en lugar de
para las personas.
En este manual, por participación se entiende la implicación
de las personas afectadas por las crisis en uno o más aspectos de un proyecto o programa de respuesta humanitaria: las
valoraciones, el diseño, la implementación, el monitoreo o
la evaluación. El grado de implicación variará en función de
las circunstancias y siempre existirá un debate sobre lo que
constituye participación “real” o “significativa”. No obstante,
este manual adopta un enfoque muy pragmático cuando se
habla de participación, animando al lector a implicar a las personas afectadas por las crisis en las respuestas humanitarias
en la mayor medida posible y a buscar constantemente nuevas
oportunidades para aumentar el nivel de participación.
Las situaciones de crisis varían en función del tipo, la causa,
la velocidad de inicio, la escala y el impacto. Estas situaciones de crisis tienen diferentes repercusiones dependiendo
del contexto en que se producen, es decir, urbano o rural,
país en vías de desarrollo o desarrollado, en tiempos de paz
o durante conflicto, etc. Muchas situaciones son complejas y puede ocurrir que varias crisis afecten a las mismas
poblaciones de manera simultánea o durante un período de
tiempo, por ejemplo, un terremoto en un país donde existe un
conflicto armado prolongado. En situaciones de emergencias
prolongadas se puede llegar a prestar ayuda humanitaria en
la misma región durante años, a veces durante décadas.
Es importante definir lo que no es participación: las actividades que se realizan a cambio de un salario o pago “en especie”
se consideran empleo en lugar de participación puesto que
la población en sí no interviene en los procesos de toma de
decisiones y es la organización humanitaria la que retiene
el poder. Muchos proyectos implican a las personas en la
ejecución de actividades operacionales a cambio de dinero,
semillas, alimentos, etcétera (por ejemplo, dinero en efectivo
Así pues, la respuesta humanitaria se ha ampliado para incluir
las intervenciones posteriores a la crisis y las actividades de
prevención y mitigación tanto dentro de los sectores “tradicionales” (salud comunitaria, por ejemplo), como en los nuevos
sectores (como programas de educación y psicosociales).
Esto se ha traducido en un creciente énfasis en el vínculo
entre ayuda y desarrollo y en la necesidad de aprovechar las
capacidades locales para responder a crisis recurrentes.
I.1 ¿Qué es la
participación?
24
25
Definiciones
Manual
de la participación para los actores humanitarios
Cómo mejorar la implicación de las poblaciones afectadas por las crisis en la respuesta humanitaria
Ejemplos
I.2 ¿Por qué poner en
marcha un proceso
participativo?
La participación proporciona
la base para un diálogo con
las personas afectadas por
una crisis no sólo acerca de lo
que se necesita sino también
de cómo proporcionarlo de la
mejor manera. Puede ayudar
a mejorar la efectividad de la respuesta humanitaria identificando, por ejemplo, las necesidades prioritarias y garantizando
que se tienen en cuenta las capacidades locales. Puede reforzar la
En Colombia, la participación se
calidad de la asistencia mediante
considera tanto un deber como un
el fomento del intercambio de
derecho del ciudadano. La sociedad
civil (como las organizaciones de
opiniones y reacciones entre las
base comunitaria, las organizaciones
agencias de ayuda y las personas
eclesiásticas y los comités desplazados
afectadas en todas las fases de la
internos) interviene de manera activa
intervención.
en la acción humanitaria, ya sea
promoviendo y diseñando sus propias
intervenciones o participando en las
intervenciones de actores externos.
Se sabe que algunas comunidades
se han negado a aceptar asistencia
de organizaciones internacionales de
ayuda humanitaria en casos donde no
se les había consultado.
Cuando los refugiados llegan por
primera vez a los campamentos
provisionales no se espera que
participen en el suministro de
ayuda, ya que el objetivo de las
organizaciones de ayuda humanitaria
en ese momento es tener los
campamentos acondicionados con
el fin de acoger a los refugiados que,
a menudo, llegan traumatizados y
exhaustos. Sin embargo, algunos
refugiados que llegaron a Guinée
Forestière propusieron ayudar a
montar las tiendas de campaña. Tal y
como explicaba un refugiado:
26
“Si alguien hace algo por ti, tú
también tienes que hacer algo
por ti mismo”
Los métodos participativos también proporcionan una estructura
para hacer frente a las reclamaciones en el caso de que las
personas consideren que no se
están satisfaciendo sus necesidades, se están satisfaciendo de
manera incorrecta, o que se les
está perjudicando al mismo tiempo
que están recibiendo asistencia.
La participación forma parte integral de la responsabilidad asumida
por una organización humanitaria
hacia aquellas personas que se
supone se van a beneficiar de sus
operaciones.
#1
El
qué, el por qué, el quién y el cómo de la participación
ción Internacional de Responsabilidad Humanitaria [Humanitarian
Accountability Partnership – International (HAP-I)], Synergie Qualité2, etc., destacan la importancia de la participación.
Los compromisos y las aspiraciones de estas iniciativas y del
Código de Conducta de la Cruz Roja, de la Media Luna Roja y de
las ONG en materia de socorro en casos de Desastre, sólo se
pueden conseguir si las organizaciones de acción humanitaria
están dispuestas a escuchar y asumir los deseos e inquietudes
de las personas afectadas por las crisis.
La participación tiene su propio valor inherente pero no es un
objetivo en sí mismo; en las crisis humanitarias cumple un propósito más amplio. Existen muchas posibles razones y causas
para implicarse en procesos participativos con las poblaciones
afectadas.
I.3 ¿Cuáles son los objetivos
de la participación?
Objetivo n°1
Prolongar el impacto de la asistencia humanitaria
Los proyectos de ayuda humanitaria aparecen y desaparecen pero, a menudo, las personas tienen que enfrentarse
a situaciones de crisis con el paso del tiempo, ya sea porque se prolongan en el tiempo, porque son recurrentes o
porque sus consecuencias perduran más allá de la crisis.
Además, las organizaciones humanitarias internacionales,
normalmente, funcionan separadamente de las instituciones y estructuras locales y, sin embargo, el fortalecimiento
de la capacidad de estas organizaciones es crucial para
prepararse para futuras crisis y para vincular ayuda y
desarrollo.
La participación puede beneficiar en:
Todas las iniciativas de calidad que
existen para las organizaciones
humanitarias, como el Proyecto
Esfera, Quality Compas, la Asocia-
•Consolidar la capacidad de recuperación de la población
Más informaciones: www.sphereproject.org,
www.compasqualite.org, www.hapinternational.org,
www.coordinationsud.org.
•Reforzar la estructura social y así sentar las bases para
2
mediante el apoyo a estrategias locales.
•Intensificar la capacidad local mediante la colaboración
con los participantes locales.
futuros proyectos de desarrollo y acciones colectivas.
27
Definiciones
Manual
#1
de la participación para los actores humanitarios
El
Cómo mejorar la implicación de las poblaciones afectadas por las crisis en la respuesta humanitaria
•Animar a las personas afectadas por las crisis a que participen
de manera activa en los proyectos para su propio beneficio y
de esta manera invitarles a que miren hacia el futuro y superen sus traumas o sentimientos de impotencia.
•Empoderar a grupos e individuos marginalizados.
•Fomentar la sostenibilidad de proyectos mediante la legitimación de los mismos, por parte de actores locales y población.
Ejemplos
Objetivo n°2 Hacer que
el proyecto sea más relevante
Las organizaciones implicadas en
un programa de reasentamiento en
la Provincia de Huambo, Angola,
llevaron a cabo extensas consultas
con las personas que habían sido
desplazadas. Estas organizaciones
descubrieron que los criterios
principales de las personas con
respecto al reasentamiento incluían
la posibilidad de vivir junto a
miembros de su comunidad original
en condiciones que se asemejaban
a aquellas de sus aldeas natales y
el acceso a la tierra de cultivo con
el fin de producir alimentos. Estas
personas estaban dispuestas a
vivir en zonas que no eran del todo
seguras con el fin de evitar vivir en
los campamentos.
Las organizaciones de acción
humanitaria ayudaron a estas
personas desplazadas a negociar el
acceso a las tierras de cultivo a fin
de construir “aldeas provisionales”.
Esta experiencia fue considerada
un éxito si la comparamos con los
campamentos más grandes ya que
las “nuevas aldeas” no requerían
una gestión externa, tenían menos
problemas sociales y producían
algunos alimentos propios.
28
La participación de las personas
afectadas por las crisis puede servir para que las organizaciones de
acción humanitaria entiendan mejor
sus necesidades y prioridades y
para que se eviten los prejuicios o
las presunciones en los que suelen incurrir las organizaciones e
individuos externos. Además, la
participación continua durante todo
el proyecto supone la observación
constante de reacciones sobre el
proyecto y la realización de los
ajustes necesarios para garantizar
que el proyecto sigue siendo fiel a
las necesidades reales de las personas y que los métodos son los
más apropiados para satisfacer
dichas necesidades.
Las técnicas participativas pueden
atraer a redes locales, aprovechar
C ita
“El extraño ve lo que
conoce” Proverbio africano
qué, el por qué, el quién y el cómo de la participación
y apoyar las capacidades locales, teniendo en cuenta la cultura
local. Es esencial que los proyectos humanitarios eviten que se
dupliquen o se debiliten las estrategias y capacidades a nivel
local que sirven para hacer frente al impacto de una crisis.
Objetivo n°3 Evitar o reducir los impactos negativos de las respuestas humanitarias
Los procesos participativos ofrecen oportunidades para que
las personas afectadas por crisis planteen temas sobre protección que puedan tratarse de manera colectiva, identificando
y desarrollando “métodos para protegerse a sí mismas y hacer
efectivos sus derechos de asistencia, reparación, recuperación, seguridad y compensación”3. La participación también
sirve para establecer relaciones con las poblaciones afectadas
quienes, a su vez, pueden garantizar el acceso a información
importante sobre seguridad y mejorar la gestión de la seguridad para las organizaciones de acción humanitaria.
Normalmente, las personas afectadas por una crisis son las
que mejor pueden hacer el análisis del impacto de una operación de ayuda en su entorno. Su conocimiento del entorno
ecológico, económico y sociocultural puede servirles para
prever posibles impactos negativos que pueden pasar desapercibidos para unos ojos extraños.
Objetivo n°4
Mejorar la efectividad del proyecto
Uno de los beneficios más evidentes de la participación es
que puede servir para que un proyecto logre sus objetivos de
forma más eficaz. La participación posibilita que un proyecto
funcione con conocimientos, capacidades técnicas y recursos a nivel local para apoyar la ejecución y, en particular,
para localizar y después gestionar mejor las restricciones
características del contexto particular.
Asimismo, la implicación de las personas afectadas por las
crisis puede servir para que las organizaciones de acción
Slim, Hugo & Bonwick, Andrew; Protección: Una guía ALNAP para las agencias humanitarias,
p. 53 (version anglaise).
3
29
Definiciones
Manual
#1
de la participación para los actores humanitarios
El
Ejemplos
Cómo mejorar la implicación de las poblaciones afectadas por las crisis en la respuesta humanitaria
Cuando las autoridades guineanas
y el ACNUR se acercaron a la
aldea de Lainé en Guinée Forestière
para establecer un campamento
para refugiados en la zona, se
inició un proceso de consulta
dentro de la aldea. Se delegó la
toma de decisiones al consejo de la
juventud ya que “ellos representan
el futuro de la aldea”. Se firmó
un acuerdo entre el ACNUR y
el distrito de Lainé, en el que se
establecieron las condiciones de
los habitantes de la aldea. Antes
de que llegaran los refugiados,
los ancianos pidieron que se
respetaran las tradiciones locales
de modo que se hizo un sacrificio
que las autoridades facilitaron.
“Necesitábamos pedir a nuestros
antepasados que nos protegieran,
que mantuvieran el conflicto lejos
de nuestra aldea, ya que íbamos
a recibir a personas que estaban
huyendo de la guerra.”
humanitaria obtengan acceso a
las comunidades. La delegación
o participación en asociaciones
con miembros de las poblaciones
afectadas o estructuras asociadas
puede ser una manera de obtener
acceso a áreas o grupos que son
inaccesibles para las organizaciones extranjeras. No obstante, la
participación no significa enviar a
los actores locales a zonas peligrosas con el fin de proteger a los
expatriados o al personal de una
organización internacional.
Objetivo n°5 Ayudar a
establecer una relación
basada en el respeto y el
entendimiento mutuos
El diálogo e intercambio de ideas
son fundamentales en cualquier
estrategia participativa para fortalecer la relación entre la organización de ayuda y la población.
Para ello, es primordial que exista una buena comunicación,
transparencia y que se tenga una actitud y comportamiento
adecuados. Respetar las costumbres y las creencias tradicionales de una población es especialmente importante.
Objetivo n°6 Hacer que el proyecto responda
efectivamente a necesidades cambiantes
La flexibilidad es esencial para asegurar que los proyectos
se adaptan continuamente al contexto y a la población
según las necesidades. Esto significa tener capacidad
para revisar las prioridades a través del diálogo y estar
abierto a todo tipo de comentarios y sugerencias a través
de un seguimiento y una evaluación participativos.
30
qué, el por qué, el quién y el cómo de la participación
Objetivo n°7 Aumentar los recursos
disponibles para el proyecto
Muchos proyectos (rehabilitación de la agricultura, reconstrucción de carreteras y de refugios, establecimiento y
mantenimiento de campamentos para refugiados) requieren
abundante mano de obra. Así pues, la contribución por parte de
los miembros de la población de materiales, mano de obra, al
igual que de conocimientos y experiencia profesional, es esencial para lograr que el proyecto tenga una mayor efectividad y
cobertura. Aunque ya hemos establecido que el hecho de ofrecer incentivos a cambio de trabajo (por ejemplo, el salario) no
es de por sí “participación”, una vez que se utiliza un enfoque
participativo, las personas afectadas por una crisis, a menudo,
contribuirán con sus propios recursos y capacidades para complementar aquellos otros proporcionados por la agencia con el
fin de lograr un objetivo pactado de mutuo acuerdo.
C i ta
“El campamento para refugiados de Lainé es un ejemplo
de la rapidez con la que pueden cambiar las necesidades y de cómo deben adaptarse los programas. Aquí,
la primera oleada de refugiados llegó de comunidades principalmente rurales y las prioridades de estos
refugiados consistían en una educación básica, lectura y escritura. Cuando llegó una segunda oleada de
refugiados al campamento, éstos tenían necesidades
totalmente diferentes. Estos refugiados tenían ya conocimientos técnicos y sugirieron actividades tales como
teñido anudado y elaboración de jabones, entre otras.
¡Algunos refugiados estaban acostumbrados a utilizar
teléfonos y enviar correos electrónicos! A las mujeres de la ciudad les interesaba la moda y querían tener
salones de peluquería y por lo tanto solicitaron un curso
de formación en peluquería. La gente joven solicitaba
clases de informática e ingeniería eléctrica. Cada curso
de formación que ofrecemos responde a una petición
de la comunidad, y por eso hemos tenido que cerrar
algunos cursos y abrir otros.”
Trabajador de ayuda humanitaria, Guinée Forestière.
31
Definiciones
Manual
de la participación para los actores humanitarios
Cómo mejorar la implicación de las poblaciones afectadas por las crisis en la respuesta humanitaria
Una cosa es tener los recursos y conocimientos especializados necesarios y otra muy distinta es tener la capacidad para
gestionarlos adecuadamente. Compartir la responsabilidad de la
gestión del proyecto con socios, comités u otras partes a nivel
local puede ayudar a gestionar el proyecto, mejorar la transparencia y desarrollar técnicas y conocimientos especializados.
Objetivo n°8
Mejorar la efectividad del proyecto
La efectividad y la rapidez son factores fundamentales de la
cultura humanitaria, debido a las presiones asociadas con las
situaciones de emergencia. A menudo, se mencionan estos
términos como razones por las que la participación resulta
imposible en situaciones de crisis. Sin embargo, se pueden utilizar también para mejorar la efectividad. Por ejemplo, se puede
recabar información en un plazo corto de tiempo a través de
métodos participativos de evaluación que, a menudo, proporcionan una información más detallada y específica del contexto
que otros estudios cuantitativos interminables. La calidad de la
información recopilada a través de métodos participativos sirve
para proponer proyectos específicos dentro del contexto y evitar
soluciones que a la larga pueden resultar irrelevantes o imposibles de implementar. Las aportaciones de los actores locales
y de los miembros de la población afectada pueden servir para
reducir los costos del proyecto, mejorar la cobertura y hacer un
uso más eficaz del tiempo.
Objetivo n°9 Ayudar a todas las personas a
adquirir conocimientos prácticos
32
La participación es un intercambio: Una experiencia de
aprendizaje para todas aquellas personas implicadas. En
particular, las lecciones que aprendemos de las experiencias de otras personas, incluido lo que aprendemos
de previos proyectos de ayuda, pueden servir para evitar
que se repitan errores cometidos en el pasado. Un diálogo
continuo durante todo el proyecto puede servir para
aprender del proyecto, crear su memoria y evitar que se
repitan en el futuro los errores cometidos en el pasado.
#1
El
qué, el por qué, el quién y el cómo de la participación
Aquellas personas que trabajan para organizaciones de
acción humanitaria adquirirán nuevos conocimientos
prácticos y obtendrán nuevas perspectivas sobre sus
trabajos y las personas afectadas por las crisis tendrán
la oportunidad de aprender acerca de cómo trabajan las
organizaciones de acción humanitaria además de adquirir
conocimientos prácticos muy concretos sobre la gestión
e implementación del proyecto.
Objetivo n°10 Respetar los mandatos y principios
de la organización
Muchas organizaciones consideran la participación uno de
sus principios más importantes a la hora de estimar su trabajo en situaciones de crisis humanitarias, además de un
requisito de los códigos de conducta o controles de la calidad
de evaluación con los que se han comprometido. Además,
la participación puede respaldar otros principios, tales como
los principios humanitarios de independencia, neutralidad e
imparcialidad. Las técnicas participativas pueden servir para
identificar mejor las necesidades reales de diversos grupos
de personas y, de ese modo, respaldar la imparcialidad de la
organización. Si la participación se realiza con cuidado puede
reducir el riesgo de que la ayuda se desvíe. Mantener buenas
relaciones y contactos con un grupo variado de participantes
locales puede servir para que éstos conozcan y entiendan
mejor el contexto institucional y garantizar que comprenden
los mandatos y principios y así reducir los riesgos que puede
suponer para el proyecto el que los participantes tengan intereses divergentes.
Los objetivos potenciales de una estrategia para la participación son numerosos. Puede que se quiera centrar en uno o
más de los aspectos mencionados anteriormente o en todos
ellos ya que se refuerzan mutuamente. Independientemente
de lo que se decida, es importante que tanto el evaluador
como el equipo tengan claros los motivos y objetivos a la
hora de implicar a las personas afectadas por las crisis en
las respuestas humanitarias.
33
Definiciones
Manual
#1
de la participación para los actores humanitarios
El
Cómo mejorar la implicación de las poblaciones afectadas por las crisis en la respuesta humanitaria
I.4 ¿Quién participa?
La participación significa la
implicación de las personas
afectadas por las crisis en uno o más aspectos del programa o
proyecto de respuesta humanitaria. Sin embargo, no todas las
personas afectadas por una crisis pueden participar. Todas
las comunidades tienen estructuras y representantes; aún
cuando una crisis humanitaria puede destruir o cambiar las
estructuras previas a la crisis, rápidamente se establecerán
nuevas estructuras y surgirán nuevos líderes. Las organizaciones de acción humanitaria tendrán que trabajar siempre
con las estructuras existentes y gestionar las relaciones de
poder dentro de las mismas. No obstante, si estas estructuras
excluyen o marginan a determinadas personas, es necesario
pensar más allá de las estructuras formales para garantizar
que las personas más vulnerables puedan participar en la
medida en que esto sea seguro y adecuado para ellas.
Al utilizar enfoques participativos es importante decidir quién
participa: si las organizaciones de acción humanitaria sólo
trabajan con líderes locales, algunos de los cuales pueden no
ser necesariamente representantes legítimos de su circunscripción, existe el riesgo de que sencillamente no se llegue a
las personas más marginalizadas y vulnerables, quienes, por
la misma naturaleza de su marginalización, no se encuentran
bien representadas por estos líderes.
Esto no significa que las organizaciones de acción humanitaria
deberían, como rutina, evitar las estructuras locales, sino que
se deberían buscar oportunidades para mejorar la capacidad
de las estructuras locales al objeto de satisfacer las necesidades de las personas más marginalizadas que a su vez son las
personas que se ven más afectadas por situaciones de crisis
y desastres.
A menudo, la utilización de enfoques participativos implicará
la creación de un comité o grupo de proyecto y esto ofrece una
oportunidad para atraer a una amplia gama de actores locales, incluidos aquellos individuos que no están normalmente
representados en las estructuras locales como individuos de
diferentes castas, clases sociales, grupos étnicos o raciales,
per sonas discapacitadas, mujeres, ancianos, niños y jóvenes,
etcétera.
34
qué, el por qué, el quién y el cómo de la participación
La necesidad de lograr una participación amplia y representativa debe encontrar un equilibrio con la factibilidad de
trabajar con un grupo amplio de personas, la necesidad de
apoyar de forma continuada la participación de las personas más marginalizadas y la necesidad de evitar un enfoque
“tokenista”.
La colaboración con las personas afectadas puede suponer
trabajar con una gran variedad de participantes. La participación de las poblaciones afectadas puede ser tanto directa
como indirecta.
I.4.1
Participación directa
La participación directa significa que los miembros de
la población afectada participan como individuos en las
distintas fases de un programa de ayuda: por ejemplo,
asistiendo a grupos de debate, suministrando mano de
obra para la implementación del proyecto, votando o participando en la toma de decisiones, o proponiendo ideas
para intervenciones. A menudo, será necesario ofrecer y
facilitar oportunidades concretas para que las mujeres y
los grupos socialmente marginalizados participen en los
procesos de toma de decisiones y en la implementación
del proyecto. Si las restricciones socioculturales prohíben
que existan grupos de trabajo mixtos, o que las mujeres
se expresen en las reuniones a las que asistan hombres,
será necesario llegar a acuerdos especiales para garantizar que no sólo se escuchan las voces de los hombres.
I.4.2 Participación indirecta (o participación
mediante representación)
Las estructuras que representan a la población afectada o
que se desarrollan dentro de la misma (como las organizaciones basadas en la comunidad y los comités de aldeas)
participan en las intervenciones humanitarias de distintas maneras, por ejemplo, organizando foros de debate,
encuestando a los habitantes de la aldea y seleccionando a
los beneficiarios.
35
Definiciones
Manual
#1
de la participación para los actores humanitarios
El
Cómo mejorar la implicación de las poblaciones afectadas por las crisis en la respuesta humanitaria
I.4.3 Trabajar con personas afectadas por las crisis
Con quién se colabora y cómo se hace dependerá de la situación, teniendo en cuenta que los contextos humanitarios, a
menudo, implican dinámicas políticas complejas, donde el
riesgo de manipulación y desvío de la ayuda es alto, y donde
la colaboración con determinados participantes (locales e
internacionales) puede comprometer la imagen de imparcialidad e independencia de un individuo u organización, así
como la seguridad de la organización y de las personas a las
que se pretende asistir. Por lo tanto, la identificación de quién
es quién es un paso esencial en el análisis que dará forma al
diseño y a la implementación de la estrategia para la participación. El Capítulo 5 ofrece una orientación específica sobre
asociaciones: Hacer que las Asociaciones Funcionen.
Trabajar con personas afectadas por las crisis puede significar que se tenga que interactuar con un grupo amplio de
partes implicadas. El gráfico 2 muestra cómo los límites entre
la “población afectada” y las “organizaciones de ayuda” no
son inamovibles. Por ejemplo, el personal nacional representa
la mayoría del personal de la agencia de ayuda humanitaria
incluso en organizaciones internacionales de ayuda. Además,
es probable que los miembros de las poblaciones afectadas
pertenezcan a varios de los grupos identificados: que hayan
sido afectados personalmente, y que pueden desempeñar un
papel activo en organizaciones de base comunitaria o en Instituciones Gubernamentales responsables de la entrega de
ayuda.
Or
ON
es
on no
ci ier
itu b
st go
In de
G
Co
o n es
aci
niz
ga
one
Dona
ntes
Or
Int gan
er iza
na c
cio ion
na es
les
Internac rnaNo Gube
mentales
ayuda
les de
Poblac
i
i
ias
enc les
Aglatera
i
t
l
Mu
aciones
Organiz ionales
cales
mités lo
Personas afectadas por las crisis son aquellas personas que
han sido víctimas directas de un desastre natural o provocado
por la acción de la actividad humana y aquellas otras que han
sido víctimas indirectas, incluidas las poblaciones receptoras
o “anfitrionas” de personas desplazadas. Las situaciones de
crisis afectan de manera diferente a los distintos grupos e
individuos en función de su género y de sus circunstancias
socioeconómicas, medioambientales y culturales.
I.4.4
ona
aci
ern
Or
de gani
(OB basezacio
C) com nes
uni
tar
ia
Organ
iz a
cio
ne
s
nt
s
da
uos
ivid ias
Indfamil
y
sa
fec
ta
Con el fin de facilitar la participación de las poblaciones
afectadas, ya sea directa o indirectamente, las organizaciones de ayuda humanitaria pueden colaborar en distintas
asociaciones, entre ONG locales e internacionales, entre
organizaciones gubernamentales y no gubernamentales,
entre organizaciones de desarrollo y de emergencia, etc. Las
posibles combinaciones son numerosas. Sin embargo, para
garantizar que dichas alianzas sean efectivas, es importante
realizar un análisis de los participantes, prestando atención a
la circunscripción, la afiliación y el modo de operación de las
estructuras con las que se va a colaborar.
Gráfico 2
Tipología de actores
en procesos
participativos
Nacionales de ayud
a
36
qué, el por qué, el quién y el cómo de la participación
Dinámica de Poder
Existen muchas interpretaciones diferentes sobre el significado de participación, sin embargo, la dinámica de poder es
un elemento fundamental en todas ellas. La mayor dificultad
es llegar a las personas más marginalizadas, indefensas y
pobres, y animarlas a que participen en las respuestas humanitarias.
La participación significa empoderar a algunas personas y, por
lo tanto, siempre afectará a las relaciones de poder previas.
Mientras que las relaciones de poder son, hasta cierto punto,
inevitables y necesarias, la clave consiste en reconocer,
entender y aceptar las mismas, y a continuación gestionarlas y moderarlas. Resulta fácil trabajar con una dinámica de
37
Definiciones
Manual
#1
de la participación para los actores humanitarios
El
Cómo mejorar la implicación de las poblaciones afectadas por las crisis en la respuesta humanitaria
poder que beneficia y empodera a aquellas personas que son
pobres, débiles y marginalizadas. Sin embargo, en la mayoría
de los casos el simple hecho de que sean personas pobres
y marginalizadas significa que la dinámica de poder no está
trabajando a su favor y que, en algún momento, tendrá que
ser cuestionada.
En situaciones de emergencia, los objetivos del proyecto
raramente se centran en empoderar a la población afectada. Por definición, los programas de emergencia intentan
dar respuesta a necesidades inmediatas de monitoreoa. En
este contexto, la participación, normalmente, se limita a ser
un medio para conseguir los objetivos de emergencia de un
proyecto de una manera más eficaz y para proporcionar una
mejor respuesta a las necesidades de las poblaciones afectadas, aunque esto signifique tratar con las estructuras de
poder que crearon y perpetuaron la marginalización social
en primer lugar.
La frase “participación del beneficiario” significa que la participación no es posible si no se han identificado previamente a
los beneficiarios a los que va dirigida (normalmente utilizando
un conjunto de criterios selectivos tales como “hogares presididos por mujeres”, “niños menores de 5 años”, “hogares
con una renta inferior a X por persona”, etc.). Sin embargo,
la participación puede tener un impacto significativo al principio del proceso de evaluación e influir en esta “selección
del beneficiario”.
38
La participación de una población afectada en los inicios
de la fase de evaluación resulta esencial para garantizar
la relevancia del proyecto. No obstante, el hecho de sólo
consultar a los beneficiarios que ya han sido seleccionados
puede ocasionar que un proyecto “deje fuera” a otros grupos afectados. A través de la participación de las personas
afectadas en la definición de los criterios para la selección
de beneficiarios, una organización puede mejorar sus mecanismos de rendición de cuentas y transparencia, el respeto
al conocimiento y las opiniones de las personas afectadas
por la crisis. A su vez, esto ayudará a crear una relación
más sólida que puede desarrollarse en etapas futuras de la
respuesta humanitaria.
I.4.5
qué, el por qué, el quién y el cómo de la participación
“Comunidades”
Sabemos que las comunidades no son entes homogéneos ni
armoniosos pero el uso del término comunidad, normalmente,
denota una identidad o unos valores comunes. En realidad, las
comunidades suelen dividirse en subgrupos siguiendo criterios
económicos y de poder. La imagen que se tiene de ellas en su
contexto local, o cómo se ven a sí mismas, se basa muchas veces
en la historia que comparten, parte de la cual puede basarse
en el sometimiento por parte de algunos grupos sobre otros. A
menudo, los enfoques participativos se centran en la “participación comunitaria”. Esto requiere que se entienda que:
•Identificar una comunidad específica para fines de participación puede tener consecuencias políticas.
•Normalmente, un enfoque comunitario significa un enfoque
colectivo y la participación no necesariamente significa trabajar con grupos.
•Un enfoque comunitario puede sugerir que los miembros
de la comunidad tienen las mismas necesidades, metas y
cultura, pero en situaciones de crisis, al igual que en condiciones normales, este puede que no sea necesariamente el
caso.
•La existencia de una comunidad implica un mínimo nivel de
estructura y de tejido social, y es lógico que para fomentar
la participación se recurra a estas formas de organización
social. Sin embargo, en situaciones de crisis, estas formas
de organización pueden perderse, debilitarse, deformarse
gravemente o sufrir cambios.
•Dentro de una comunidad, ciertas personas pueden identifi-
carse como portavoces o representantes de dicha comunidad
y afirmar que pueden hablar en nombre de la comunidad y
representar sus intereses. A menudo, dichos representantes
son hombres que pertenecen a una casta, clase, grupo étnico
o lingüístico dominantes. Por consiguiente, puede que tengan un conocimiento limitado de las necesidades e intereses
particulares de las personas más vulnerables o marginalizadas, o de las habilidades y experiencias que estas personas
pueden aportar a la implementación del proyecto.
39
Definiciones
Manual
de la participación para los actores humanitarios
Cómo mejorar la implicación de las poblaciones afectadas por las crisis en la respuesta humanitaria
•La participación sirve para entender los distintos programas
de trabajo entre sectores de un grupo y para encontrar un
consenso colectivo, aceptable para todos, sobre una respuesta a los efectos de una crisis.
I.4.6
“Grupos minoritarios”
Con frecuencia se utiliza este término para referirse a
aquellas personas que tienen menos ”voz” en una sociedad,
incluso a veces para referirse a indígenas, mujeres y niñas
que pueden constituir de hecho una mayoría numérica. El
punto principal es que las sociedades están compuestas
por muchos y diferentes intereses y pueden “trocearse” de
muchas maneras, tanto de acuerdo con las propias definiciones de las personas sobre sí mismas y sobre otras personas,
como de acuerdo con categorías impuestas.
Consejos Prácticos y Advertencias
Puede suceder
que deba repetirse
el proceso de
“conocerse
los unos a los
otros” durante el
transcurso de un
proyecto. El tiempo
y los recursos
deberían dedicarse
a la creación de
relaciones y, si
la rotación de
personal es alta,
debe asegurarse
de que no es un
único miembro del
personal el que
mantiene lazos
con los actores
ya que la relación
podría resentirse
si dicha persona se
marchara.
40
En el contexto de la participación y en su implementación resulta esencial:
•Desagregar los datos según el género, la edad,
el origen étnico, la casta, etc.
•Intentar garantizar que aquellas personas que
están siendo consultadas o que están participando en las acciones humanitarias no sean
solamente las personas con liderazgo y de
fácil accesibilidad.
•Encontrar maneras de descubrir y más tarde
utilizar las clasificaciones que las propias personas hacen de sí mismas.
•Tener apertura a todas las personas, no sólo a
que ejercen liderazgo.
I.4.7 La importancia
de las relaciones humanas
La participación trata, fundamentalmente, de establecer una relación entre distintos individuos o
#1
El
qué, el por qué, el quién y el cómo de la participación
grupos como, por ejemplo, entre los actores humanitarios
y una población afectada por una crisis. La participación
establece el nivel de confianza que permite entendernos los
unos a los otros y tener en cuenta las ideas, las necesidades y los planteamientos de la otra persona. Dentro de
una población, la participación puede ser, además, un medio
importante para reconstruir la estructura social que suele
verse debilitada como consecuencia de la crisis.
Esta relación humana es un componente importante de la
calidad de la participación y de la calidad de un proyecto
en su conjunto. Para crear buenas relaciones, el elemento
más importante (y a menudo infravalorado) es la conducta
del personal de una organización de acción humanitaria y
su conocimiento de la cultura, comportamiento y creencias específicos de la población con la que está tratando.
En situaciones de emergencia, la participación requiere
una inversión en la creación de relaciones y en el reconocimiento y aceptación del poder. En muchas situaciones de
emergencia, la clave para conseguir intervenciones exitosas ha sido la relación de confianza previa entre los actores
que participan en situaciones de emergencia y los actores
y líderes locales.
La creación de un entendimiento mutuo supone reconocer las formas existentes de organización y comunicación
social y proporcionar información acerca de los actores
humanitarios y de sus actividades. La participación requiere
un proceso de “llegar a conocerse los unos a los otros” que
puede llegar a perderse si existe una alta rotación de personal o cuando el proyecto está en marcha y los participantes
están centrados en actividades.
La participación es, sobre todo, una demostración de respeto hacia los miembros de las poblaciones afectadas. Se
trata de reconocer su derecho a opinar sobre temas que
afectan a sus vidas y de mostrar el debido respeto hacia
las capacidades, ideas y potenciales locales. Es fundamental, si se desea respetar la dignidad de las personas
que ya han sido víctimas de acontecimientos, a menudo,
traumáticos.
41
Definiciones
Manual
El
Cómo mejorar la implicación de las poblaciones afectadas por las crisis en la respuesta humanitaria
Tabla 1
Una tipología de
Participación
(adaptada de
Pretty, J 4.)
42
Tipo de participación
Descripción
Participación
pasiva
Se informa a la población afectada
sobre lo que va a suceder o lo que ya
ha sucedido. A pesar de ser un derecho
fundamental de las personas afectadas,
no siempre se respeta.
Participación
a través del
suministro de
información
La población afectada proporciona
información en respuesta a preguntas,
pero no ejerce influencia alguna sobre
el proceso, ya que los resultados de
la encuesta no se comparten y no se
comprueba su veracidad.
Participación
mediante consulta
Se pregunta a la población afectada su
opinión acerca de un asunto determinado,
pero ésta no tiene poder sobre la toma
de decisiones ni tampoco se le ofrecen
garantías de que sus opiniones vayan a
ser tenidas en cuenta.
Participación a
través de incentivos
materiales
La población afectada suministra algunos de
los materiales y/o mano de obra necesarios
para poner en funcionamiento una
intervención a cambio de una retribución
en efectivo o en especie que realiza la
organización de ayuda humanitaria.
Participación a
través del suministro
de materiales,
dinero en efectivo
o mano de obra
La población afectada suministra algunos
de los materiales, dinero en efectivo
y/o mano de obra necesarios para una
intervención. Esto incluye mecanismos
de recuperación de costes.
Participación
interactiva
La población afectada participa en el
análisis de las necesidades y en la
concepción del programa y tiene poder
en la toma de decisiones.
Iniciativas
locales
La población afectada toma la iniciativa
y actúa independientemente de las
organizaciones o instituciones externas.
Aunque puede recurrir a organismos
externos para que apoyen sus iniciativas,
el proyecto está concebido y dirigido
por la comunidad; es la organización de
ayuda humanitaria la que participa en los
proyectos de las personas.
qué, el por qué, el quién y el cómo de la participación
I.5 Participación:
¿Cómo?
Existen muchas y diversas opiniones
sobre lo que es “participación”. Este
manual reconoce que, en situaciones de
ayuda humanitaria, a menudo el punto de
partida para la participación es muy pobre, particularmente en
situaciones de desastre de súbita aparición donde la prioridad
es salvar vidas de una forma rápida y donde puede que no
sea posible ni conveniente la utilización de algunos métodos
participativos.
La participación significa cambiar la idea que tenemos de las
personas afectadas por las crisis y en lugar de considerarlas
“víctimas”, “beneficiarias”, o “destinatarias”, habría que considerarlas como dinámicos actores sociales con habilidades e
ideas propias y capaces de desempeñar un papel activo en
las decisiones que afectan a su seguridad y bienestar. Este
cambio en la consideración de las personas es fundamental
para aumentar la implicación de las personas afectadas por las
crisis en la respuesta humanitaria.
La Tabla 1 describe una tipología de
participación que refleja las distintas
formas en que las organizaciones
humanitarias interactúan con personas afectadas por situaciones de
crisis, desde simplemente informarles acerca de una respuesta
humanitaria hasta ofrecerles apoyo
para iniciativas locales.
Un análisis de la práctica actual
muestra que estas diversas formas de participación se utilizan
de manera diferente a lo largo de
todas las fases de un proyecto.
Aunque existen variaciones obvias
entre las agencias y los contextos,
surgen las siguientes pautas:
“Sistemas alternativos de consulta para una
agricultura sostenible”, en el Institute of Development
Studies Bulltein, vol. 25, (Brighton: Institute of
Development Studies, 1994), pp. 37–48.
4
En los campamentos de
refugiados de Guinée Forestière
se utilizan diferentes formas de
incentivos económicos tales como
los “contratos de colaboración”,
mediante los cuales se contrata
a refugiados o a personas de
aldeas cercanas para tareas
específicas; Alimentos a cambio
de Trabajo o Dinero en Efectivo
a cambio de Trabajo por tareas
de limpieza o mejora de la tierra
para programas de agricultura
o tareas relacionadas con
los huertos y la plantación
de árboles para programas
medioambientales; pagando a los
refugiados que realizan tareas
en nombre de la comunidad
en general por ejemplo los que
trabajan como vigilantes de
seguridad o son miembros de
ciertos comités.
43
Definiciones
#1
de la participación para los actores humanitarios
Ejemplos
Manual
de la participación para los actores humanitarios
Cómo mejorar la implicación de las poblaciones afectadas por las crisis en la respuesta humanitaria
•Las consultas son muy habituales en la fase de evaluación,
pero lo son menos en la fase de diseño. Las personas afectadas por las crisis raras veces participan en la toma de
decisiones sobre el diseño del proyecto.
•La participación a través de incentivos materiales es uno
de los métodos más comunes en la fase de implementación, especialmente a través de programas de Dinero
en Efectivo a cambio de Trabajo o Alimentos a cambio
de Trabajo, o a través de la aplicación de acuerdos de
subcontratación.
•La participación de las personas afectadas por las cri-
sis en la fase de monitoreo y evaluación de programas
es mucho menor. Aunque el monitoreo y la evaluación
participativas tienen cada vez más importancia y las personas son consultadas con mayor frecuencia, pocas veces
reciben estas personas información sobre los resultados
de la evaluación y sobre el uso que se va a hacer de sus
aportaciones en etapas posteriores.
•Existen pocas pruebas del apoyo a iniciativas locales.
C i ta
“Nuestro mayor obstáculo es la falta de apoyo por parte
de las ONG internacionales. No entendemos por qué no
nos apoyan cuando estamos realizando actividades que
complementan sus proyectos y algunas veces hasta
hacemos su trabajo.”
Representante de una asociación para refugiados (Guinée Forestière).
La experiencia demuestra que un enfoque participativo
resulta más efectivo si se utiliza de modo consistente a lo
largo de todo el proyecto. La Parte 2 ofrece una guía sobre
la forma de implementar una estrategia para la participación a lo largo de todo el ciclo de un proyecto, teniendo en
cuenta las restricciones y oportunidades características de
las situaciones de crisis y resaltando la necesidad de trabajar con capacidades e iniciativas locales.
44
#1
El
qué, el por qué, el quién y el cómo de la participación
Este Manual utiliza los términos “implicación” y “participación”
muy a menudo y sin que en apariencia existan diferencias
entre ambos. La tipología de la participación (arriba) demuestra que la participación no es algo estático sino algo dinámico
y cambiante, el nivel de participación en respuestas humanitarias de carácter urgente puede ser bastante bajo al principio,
pero puede ir aumentando y mejorando con el tiempo. Es
posible cambiar de un enfoque a otro durante el transcurso
de una respuesta humanitaria. Algunas partes de la tipología
detalladas anteriormente pueden describirse mejor diciendo
“implicar” a las personas, otras en cambio se considerarían
“participación”. No existe una división perceptible entre estos
dos términos y cada individuo tendrá una opinión diferente
sobre lo que es la “participación”. El objetivo de este Manual
no es el de quedar atrapado en definiciones estrictas, sino
ofrecer una orientación para lograr una mayor implicación y
participación de la manera que se considere más adecuada y
viable en cada contexto particular.
Los diferentes enfoques e ideas sobre el propósito de la participación determinan hasta qué punto será posible implicar a
las personas en las respuestas humanitarias. Los enfoques se
pueden clasificar en:
El Enfoque Instrumental ve la participación como un medio
para conseguir los objetivos de un programa. Si se emplea de
una manera apropiada en todas las fases del ciclo del proyecto
y de tal modo que se respeten los ritmos y las capacidades
de la población afectada, puede conducir al fortalecimiento de
dichas capacidades, pero hacer esto no es un objetivo en sí.
Se debería tener cuidado de no pasar de un modo instrumental
a una manipulación absoluta de los actores locales, que podría
resultar en el debilitamiento de un proyecto y de las capacidades locales o en la aparición de problemas de seguridad
para los trabajadores humanitarios. Asimismo es importante
no confundir este enfoque con la responsabilidad local de un
proyecto o programa.
El Enfoque Colaborador se basa en un intercambio donde
ambos actores agrupan sus recursos con el fin de conseguir
un objetivo común. La organización de ayuda aspira tanto a
desarrollar la capacidad de las poblaciones afectadas como a
45
Definiciones
Manual
#1
de la participación para los actores humanitarios
El
Cómo mejorar la implicación de las poblaciones afectadas por las crisis en la respuesta humanitaria
aprender de la misma. Esto presupone al menos una mínima
estructura social dentro de la población afectada. La colaboración puede ser informal, por ejemplo, la delegación de ciertas
tareas, o formalizada como asociaciones entre estructuras.
En el Enfoque de Apoyo, la organización de ayuda apoya a
la población afectada a llevar a cabo sus iniciativas. Puede
tratarse de un apoyo material, financiero o técnico a iniciativas ya existentes o de un fortalecimiento de la capacidad
de la población para emprender nuevos proyectos. Es crucial que la organización de ayuda busque y reconozca la
capacidad y potencial existentes a nivel local dentro de la
población afectada.
Existen puentes entre estos tres enfoques. Pasar de la colaboración al apoyo de iniciativas locales es lógico y relevante. Sin
embargo al pasar de un enfoque de apoyo a uno instrumental se corre el riesgo de minar la confianza entre los socios y
puede poner en peligro el futuro de la relación.
El desarrollo de una estrategia para la participación supone
fundamentalmente responder a las tres preguntas siguientes:
•¿Por qué intervenir en un proceso participativo? ¿Cuál es mi
objetivo a la hora de hacerlo?
• ¿Con quién se trabajará?
• ¿Cómo se llevará a la práctica esta estrategia participativa?
Los elementos relacionados con el contexto, las personas
afectadas y la organización de ayuda humanitaria forjarán las
decisiones que se tomen. Estos factores serán presentados y
tratados en el Capítulo 2.
46
qué, el por qué, el quién y el cómo de la participación
En Resumen: Capítulo 1
El qué, el por qué, el quién y el cómo de
la participación
1
En situaciones humanitarias, la “participación” es un
proceso que trata de involucrar a las personas afectadas
por las crisis en la respuesta humanitaria de cualquier
manera y en la medida que sea posible en cada contexto
particular
2
La participación puede hacer que una respuesta humanitaria sea más efectiva y eficaz, más aplicable a las
necesidades reales y que ayude a identificar la manera
más adecuada de satisfacer esas necesidades.
3
Las personas afectadas por las crisis pueden participar
directamente en las respuestas humanitarias así como participar a través de representantes, pero en cualquier caso
se deberá tener especial cuidado con el fin de garantizar
que las personas más vulnerables y marginalizadas socialmente participen.
4
Existen diferentes maneras de implicar a las personas
en las respuestas humanitarias y se pueden utilizar distintos enfoques para mejorar la participación de una forma
continuada a lo largo del ciclo de vida de un proyecto.
47
Definiciones
Manual
Descargar

Capítulo 1: El qué, el por qué, el quién y el cómo de la participación