/~
••
__
HOJAS DE LAUREL
-- .~.:
... :~
:-~.~
-
-
--
_.~--'~-
-
--~,-~
-....---.
-
F . .JIMENEZ ARRAIZ
',.
\,
HOJAS DE LAUREL
Contribución
a la celebración
del Centenario
de la Batalla de Carabobo - 24 de Junio de 1921
..
CancaI
bANCO
- Imprenta Bolívar • MCMXXI
Dé LA REPUBLiCA
&IBlIOTECA lUiSANG':'L
ARANGO
"En la historia se mezclan avelltllrw¡ bulones('as, Sllcesos de cocina, es('('nw¡ df' carniceria y manicomio,
c()Jn('(Jias, frases, odas, dramas,
tragedias".
TAINE.
AlSeñor.1
DON JUAN VICENTE (iOMEZ,
,
&&~
¡Ior
entusiasta
Cl/ya
forzada
y patriÓtica
labor gubernamental,
('ado.<;tan insólitamente
iniciativa
y e:~-
han ,o;ido glorifi-
y de modo
tan e.<;plen-
doro.w, d{,l/lro y fuera dPl pals, las fechas y los
hombre .••más nolabl('s
de hte
('11lanC'ipacz'(¡n,!j presentada
1'1/ Sll
flU;S
d" riqueza
,
nuestra
brillanfr' culminaciÓn
Venezueln
de desarrollo"
inl{'rior !I de honorabilidad
dito ('f {'divo
c-_
•
en la era de .m
y de ('rp-
en P.l exterior.
(;ari/iosaml'nte.
F . .fIMENEZ ARRAIZ.
r ..
Caracas: 2~ de julio dI' W21.
~,
.~~
~
!
'.'_:'
.-
:l.
""
. -,,,.... :7
Y
•
-
j
j
1
l
PROEMIO
Cuando bajo el título de "Bolívar triunfador" publiqué (~n "El Universal" las f)(í[}Í1/as q/w
COIl.~titU!Jf>/lel primer capítulo de este tibro.
dije' que ('1'all {1'a!lmentos de lÍno que preparaha. ('/ ('/tal (!r'Ma cOlltener, según mi [JenMlmi(>nto, Cl/at1'O capítulos:
Esbozos del Paladín, Campai'iu de Carabobo, Tratados de Truji]10, Ca:m]H\llU d(' .\yacucho;
pero muchos y val i((dos motilJus me han imposibilitado
para (~ondl/ir/o; eU.I)/·imp1' Il/[Jllr, la {alta de Ull tranquilu
'·P[JO.Wde. mi vida. Hoy, aproximándose
la C('fr'hradcJn del primer l'entenario de la batal/a de
(;a['((lwbo, .~ímbolo de la indepel/(lenl'Ía
de Colombia, me>resiflno a destruir la unidad que qui.w' dar a mi pro!f('do,
trayendo a e.~ta (~diciÓIl
dos dp esos capítulos para dar cuerpo a este libro, que por (~.~tar constituido
de diversos arUn/los J¡islc;ri('o-litaario.~. lo intitulo Hojas de
Laurel: (;¡ ps mi contribución intelel'.tual a la ('('_
/rhradón
que d Gobierno d(~ mi país prepara para el glorio.w centenario de la gra1/ fecha. l)(írti<~ode la independcncia
hisparlOameri(alla.
L
_
ESBOZOS DEL PAL.\Dl~
En los mOIlIt'ntos ell que est:1S ]laglllas escriho drculan por el mundo tres solemnes .iuidos acerca (IPI Lilll'rtador SimÚn Bolíval'. TI'l's
esplendOl'osas intdigL'neias h' cantan
el IJimno
glorificador de l:t posteridad: .Jules Mancini, .José Henri«ue Hodc') y F. (;arcia Calclc-rc'ln.~o son
ya los hijos de Venezuela, pues, quil'nes ddlk:lIl
:1 su compatriota
mÚximo, rodl,Úlldok ck las
maravillas de la leyenda en su olímpica apostura de inmortal: son la Franeia, el l'ruguay y el
PlTÚ, que en el lenguaje esplendoroso de tres de
sus mÚs notables cerebros de selc'ccic'Jn, cantan
la gloria de Bolívar,
Lo que yo me propongo escrihir ahora no
('5 tampoco
un canto triunfal: ('S un simple recuerdo
decliversos
sucesos Y un <'studio
(Id plan de' campaña
que dic'J origen a la
batalla de C:arabobo, determinante
de la indep~ndcncia de Venezuela, C:undinamarca y Quito. unidus bajo el nombre de Colombia. sin cuyos laureles, que consolidaron el triunfo de Bo-
-7-
F.
JI:llENEZ
ARRAIZ
yad, no hahría sido la independencia
dd PerÚ,
los ejércitos republicanos
no habrian podido
moverse hacia el campo de Ayacucho, habrían
~ido insostenibles
los triunfos de Chile y Buenos Ail'('s: en una palabra, no ha'bría sido posihle la independencia
sur-americana.
(*)
Es hoy cuando se empieza a estudiar reela
y hond,lIlH'nil' la obra de aqucllos tiempos, alejados cnmo estamos ya del disolvente ardor rle
las pasiones de otros días, menos dominados
por esa nJ('zquindad
regional ante la cual sólo
('s mt'.Íor lo que nos die) bajo su cielo el terruño
en que nacimos y lo mÚs bello y adorable lo que
en el dulce candor de su coradm nos enseñÓ a
:ln1:\r el amor de nuestras madres: el paso del
tiempo transfOlima y a veces destruye d concepto de las cosas.
Pero esil' tnlbajo no puede sel' una nalTaCiÓll
silllplemente
pintoresca de esos sucesos, sino un
n'cuento histÓl"Íco carga(lo de fechas, de nÚmeros, de Ún!encs militares, de fragmcntos
documcntados,
de tradidolH'S y :1I1¿'cdotns.. \si se
(*)
El hislorindol'
go de Bolívar,
escribió
Torrenle,
en aquellos
"Si ('/ reino de Ouito
//0
apflsionado
enemidías lo siguiente:
pe1ldlÍ/I
de
Castilla
Supo éste resistil'
a lOS emhales
de ro(los los revolucionarios
del mislllo
l
PerÚ, Chi (' ~" RII('nos Aires, pero su<,umhiÚ fI Ifls fuel',
zas qlle Bolívnr sfleÚ en g¡'f1n pflrte de este reino, ineOI'))orando
yoluntada
o forzadamente
las mismas
de
los realistas
~' J'eellllanrlo
otras con igual violencia.
Fut, Quilo finalmente
el paso de los vencedores
de
Boyae:' para ¡\elitrui¡' en Ayaeucho
los fiel'os leones de
Castilla" .
-R-
"1
se hubie/'a perdido, tal
tl'('f/lolw';1I
alÍ/l al f!/'es(,1Itl'
el
SO"/'I'
torlo ('1 /I;/'l'e;1II1to
dt'! PerlÍ.
1'(':
\
...
flOJAS
J)
E
L A U
U.
E L
verá en él en todo su vigor la grande alma de
SimÚn Bolívar, l'n las dos manifestaciones
máximas del alma de su raza: el ensueño y la tenacidad; se verá al legislador, al tribuna, al diplomÚtico, al escritor, al guerrero que todo lo prevé y todo lo atiendl'; alma fuerte qUl' ank nada S(' UlT('(h'a, divino IllÚgko cuya "oluntad indÚmita haep fl'cundo el 10rp(' vil'nft'c de las dificultades:
al hablnr
de l'l t'S imposiblc no
{:scapal'se
(kl
tema
pI"Ílllordiul
pam
citar
In al1('Cdo[¡l, la máxima profunda,
el pl'nsamÍt'nto volador, la frnsl' hrilluntc que brota (1:.:
la trihunn como dd ,dio nidul UIl vuelo dc {tguilu, la ductihilidad
(kl diplÚmaln,
la ardi(kz
<ll'l pstratega, la sutilidad <ll'1 IllUl1<lano.
...
Holinlr flll" !'('conocido como .Tde Supn'mo de la Hl'pÚhlicu eJl la .\suIllbl(,H qm' Sl' cf('c11lÓen Margarita al arribo de la 1~ expedidÚn de
los Cayos, y pOI' primera H'Z vu a figura!" ('n un
libro l'1 docu<Il1l'nto respee!ivo, o sea t'l aeta que
se lcvantÚ con moli,'o de dicho n'conocimiento,
d(' lan :1I1a imporlancia
pnra l'l juicio d(' eÍ('.'·
las cosas l'n los SUCCS(,S de aquellos días: hallado pOI' mi ('n copia l'1l un arehi\'o de la isla dc
:\largarita.
!"tu', lll:lndado a la .\cadl'lllia ~aeio!lal de la Histol'ia.
"En 1<1Yill:l del ~orte d(~ la Isla de M:lrgarila a seis <lt' nlnYO de mil ochot'Íentos diez y
seis reunidos en Ú Iglesia Parroquial
de dieh~l
Villa los EXllIos. SSl"es, CnpitÚn (;('ncral SimÚn
Bolív:lr como P!"esidentp, (~l'nel'all's
(>11
Xc fe
-9-
F.
ARRAIZ
JIMENEZ
Santiago Mariño y Juan Bautista Arismendi, el
de DivisiÓn Manuel Piar, el de Brigada Greg'?
Mac-Gregor, el Intendente
General
de Exto.
Franc" Zea, los Gefes del Estado Mor. del Exto.
de Margarita Comandante
Gral. Tente. Coronl.
Fnmc" Estehan (;omez, el Mayor General Tente.
Coron\. Pahlo Huiz, el Sargento Mayor de Infantería Tente. Coron\. .Jh. Maneyro, el Comandte.
(;en1. de Caballería Tent\:'. Coronl. José Cele donio Tubon.'s, el ;\1<Iyor Gral. de la mismfl Teniente
Coron1. Franc·
Morales,
el Sargento
l\fayor Policarpo Mata, y d Presidcnte
del Gohierno Político PI'O\'isorio Francisco
SÚnchcz,
y los cOl'one\('s t':qwdicionarios
:\ianuel VaIdes,
Luis Ducoudray,
Pedro María Freytes. Srbfl<;tían BOl" Vicellte Landaeta, Carlos Soublett, Miguel Marconies y Pedro HamÓn Chipía, abrió la
sesiÚn ('1 EXlllo. SI" Capitán General exponiendo en un discurso que sin embargo de que el
EXlIlo. Sr. (;eneral en Xefr Juan Bautista ArislIlendi gl'lH'rosanH'nte le hahia cedido la PI'rsi<lPncia de la .Junta. sí esta tenía él bien elegil'
otro. El Gcnrral Arismendi \'otÓ el primero
confirmando
la Presideneia
en .el Capitán General y d resto de la .Junta siguiÓ unánimcmente su \'oto.
El EXlllo. Sr. Presidente
manifest<') en seguida a la .Junta que el objeto principal
para
que se habia reunido ('ra elegír un Xct'e Único
que fuese reconocido como Supremo de la HepÚhlica y de sus Exél'citos y se nombrase un segundo que deba sustituirlo en caso de muerte.
En d mismo discurso hizo una ligera rdach'JIl de los sucesos que le obligaron a abandonar por algÚn tiempo el su país; de la generosa
;n'ol('cciÚn con que k acoRiÚ el Presidente
dé"
Ha ity, }){'rmitiéndole
reuniera
en aquella HcpÚhlica los restos dispersos de Venezuela y Car-
-10-
l
]
[
HOJAS
D E
L
A
lJ R
E
L
lagenapara
venir a auxiliar a esta Isla con
expedieicin, cuyo mando
y dirección
se
k confidÚ por acuerdo de una Junta celebrada
('n los Cayos: concluyó deponiendo
en manos
de' la Junta la autoridad
que ha excrcido y pidiendo Se' le p(~l'llliti('se retirarse
de la sesión
p"ra que los lJ1iclJ1bros de la Junta tuviesen en
sp ausenl'ia
una mÚs ph'na libertad.
El EXl11o.
Sr. (ieneral Juan Bautista Arisnll'ndv tomó en!cnCI'S la palabra:
demostr(', que era innecesaria la sl'paraci('lJ1 y que todos los Xefes prcsenÍl's podian lihr(,lJ1l'ntc exponer sus opiniones.
La Junta se adhiri() lo(fa a ('ste volo y el
EXlllO. Sr. Presidenll- IH'l'IlW!H'ci() en la Sala. El
(:('I1('ral ArislllC'l1d\' continuando
su discurso
lI1:lIIif"estÚ a la .Tu-nta que t~l había cedido ya
('1 mando al EXlJ1o. SI'. Presidente
y ratificaba la
sl'siÚn rl'conH'lHIÚndolo de nUevo como Xefe Suprl'11l0 de la HepÚblka de VC'nl'zucla; protestÚ
que en lo sucesibo deberá ser aquella una e indivisible, con desconocimiento
de la anterior
divisiol1 dl' Orienlc y Occidente, y se desnude')
cll' la autoridad
depositando
su bastón en manos del Presidente
quien no lo admitiÓ hasta
que los Xeft'sdl' Estado Mayor del Exército de
esta Isla y los expedicionarios
huhiesen dimitido y acordado quien dehía (,xCl'cer esta Suprema Magistratura.
Después de haber oido a los
primeros y exigido la yotaci<'m de todos, quedó
sancionado unÚniuH'll1ente que la HepÚblica de
Yt'ne7.uda sed una e indivisible, que el Exmo.
Sr. Presidl'ntc
Capitán General Simon Bolivar
sc elige y reconoce por Xefe Supremo de ella; y
el Exmo Sr. (icncral en Xefe Santiago Mariño
por su Segundo. El Sr. Presidente aceptl') la elección que hacia en él la Junta para el honroso e
importante
encargo de Gefe Supremo:
protestó
(ltle la salud de la Patria era su único objeto y
que a ella consagraría
sus desvelos y fatigas.
tina
-11-
F.
JI.lIENEZ
ARRAIZ
Igual aceptaciÓn hizo
el Segundo.
Resolvió
luego la Junta <\ propuesta
del Sr, Presidente
que habiendo en el exército y en las varias partidas de guerrilla que sostienen la causa de la
Libertad
en el interior de VenezlIcla muchos
Gefes y Oficiales de los cuales algunos no tielH'n su nombramiento.
ú origen legítinno. mientr'as qu(' otros esta n privados por moderación
(le lo que justamente
merecen. S, E. el Xefc
Supremo debel'Ú legitimar á aquellos y recompensar a estos segun d mérilo de ambos. Pero
lllUY parlieulal'menl('
r('solviÓ con unanimidad
la Junta que ('1 Entlo. St'. Genl. Adsmendy
sea
a~cendido al car{¡del' de General en Xefc. los
Comandantes
Zaraza, Scdcño, Hoxas. Monagas
al de Generales de Brigada. y los Xefes de Eslado Mayol' de Margarita al de Coroneles, quedando el Seíior Arismendy
encargado
de proponc!' al Xefc SUJl!'cmo los demás Gefes y oficiales dd ExeJ'('ito de ('sta Isla para que sean
Jll'cmiados Jlor éste' conforme a sus méritos.
El Seiiot' Presidcnte
del Gobierno Provisol'io de la Isla J)I·cs(·ntÚ a la consideración
de la
.Junla un eXIH'dit'nll' que leído por mi el Secrctado de orden del Scilor Presidente de la Junta,
('olltenía un decl'cto del Exmo. Sr. Gral Arismcndy l'stahlecientlo
un Gobierno Político ProvisiollZtl para esta Isla compuesto de tres individuos
removiblcs cada tres meses, y encargado ademÚs
<1('la subdclegaciÚn de las rentas nacionales, La
Junta. (IPspués de oido el contenido del expe·
dientl' v lo que s(' ('XPUSO en discusión. aprobÓ
esll' t'slahlecimiento
Y lo sancionó
en el carácle!' de 1)J'ovisorio, recomendando
al mismo
tiempo a S. E. el Xefe Supremo el arreglo de los
(;ohiernos
Políticos provisionales
que deberán
illstalm'se al paso que se vayan libertando
las
Provincias .
..,..-.12 -
HOJAS
D E
L A U R E L
La Junta terminó la sesión dando las gradas al (.obierno Provisional de Margarita por
su huena administración
en el exercicio de sus
funciones.
Con lo que se concluye esta acta que
fh'maron los dichos Señores Presidentes y vocalf's ank mi el Secretario de que certifico.
Sim<Ín Boliyar.--Suntiago
Mariño.-Juan
BautislH AdslIH'ndy.--l\lanuel
Piar.-Gregorio
Mac-Grcgor.--Frandsco
Zea.-Francisco
Gonzi,lez - Pahlo Huiz.- -José Maneyro.---Jh.
Seledonio Tuborcs. - Fmncisco
Morales.-Policarpo Mata. ----Juan FnlI1cisco Sánchez.--ManueI
\' aldez.-- -Luis Ducoudray.- -Pedro
Frcytps.-Sehastian Boé. - Vicente Lanuaeta.---Carlos
Souhletll'.- -Miguel :Vladinez.-Pedro
Chipia.-Pcdl'O Briceílo :\1t"ndez Secrctario.
Es copia. CarÚp:lI1o .Junio H dI' lR16.- Rri('('lio .llhulr:: St·cretnrio".
* * "
Traslad<Íse a Carúpano Holi\'a1', pero no
pudo inkl'nar allí la expedid<Ín y pasÚ a OcuJllare.
Yo 110 \'(,0 un fracaso de Bolívar en los suqu(' se desarrollaron
cn el desembarco de
Ocumarc. XingÚIl movimiento hay alli que se
haya heeho fuera del plan fijado por Bolívar en
CarÚpano: Mariiio debia atacar a Cumuná; Piar,
sosknido por Hojas y Monugas, ocupar los Llanos y a\'anzur sobre Barcelona; Arismendi, ocupar a Margarita; y mientras tanto la expediciÓn
de Bolívar debía marchar sohre Caracas, (*)
Ocurri-do el suceso de Ocumare, Bolívar, reClTI('('SOS
(*)
La provincia.
-13-
.F ..
J
1 M E N E Z
ARRAIZ
barcado ya y a la voz con Brión, volvió a la Costa y se acercó a Choroní y luego a Chuao, e informado de que la expedición había seguí do hacia los valles de Aragua, según 10 convenido la
noche anterior con Mac-Gregor y Soublette, se
dió a la vela. Treinta días después volviÚ de nueYO a la costa en busca de Mariño, a quien habL.\
dejado en Giiiria como a Piar en Maturin, para
apoyarse en él e internarse hacia los Llanos en
pos de los invasores de Ocumare. Desconocido
allí por Mariño y por Bcrmúdez, a la sazón hon- <lamcnte enconado con él, no le (IUedó más camino que r(~tirarse a las Antillas, cO'Jno lo hizo, a
reorganizarse para invadir de nuevo. (*)
(*)
"El (,en('ra]
Piar siguiÓ de GUiria para "u
destino d(' los Llanos ('1 20 del corri('nte,
\J('vando las
ann~lS, lIluniciones
~. dMnÚs elementos
qUe le he proporcionado,
necesarios
para obrar por aquella parte.
Sus operaciones
\'an a reducirse
a marchas, puesto que
los <,nel\ligos han retirado
todas las fuerzas que podian
opon¡"rsele".-O/icio
de Rolívar a Arismendi desde Cal'lÍpar/()
el 23 de
JUTlio.
"Jamás
pudo concebirse
plan mÚs difieil
ni de
Ilwyor('s riesgos l(U(' el que t'l Jefe Suprelllo /¡a confiado (l la dil!isilín
del centro: pero al mismo tiempo, lit'!lo decido
('n su honor, tamiÍs
podrún
enconlra¡'se
hombres
mils capac('s de ejecularlo".-IJoletín
lllÍmero
1 de la
DivisiÓll
d;>l
Centro.
"El 3 se continuÓ
la marcha:
el 6 entramos
en
Santa .:\Ial'Ía de Ipire. en donde ya nos aguardaba
el
(~en('ral Zaraza, con toda su caballería.
y ('] 10 llegamos a San Diego de Cahru!ica,
lugar señalado
por el
Gcneral ('n .Tefe para realizar las Órdenes e instl'ncciones del .ft'fe Supre1ll0 ... "-Roletin
nlÍmero
a.
"Vprilicada
la reuniÓn de los Cuerpos
de los Generales :\Ionagas y Zaraza, confol'me
a la.~ Órdenes del
Jef(' Supre1llo, se puso la divisiÓn en mareha
del Cuartel General de San Diego de Cahrutíca
el 25 de Agosto
1>01' la mañana,
con la dirección
de Aragua".-Rotetin
l/lÍmero
4.
-14-
.----------------------------------
HOJAS
D E
----
L A U R E l.
Piar llcgcl a Maturín
y allí reunÍ(í los
elementos
que pudo y se accrccl a Barce.
lona;
pero
aqui
cambió
de conducta,
y
en momentos
en que se dirigía
hacia
Cedrño, que le había propuesto
la invasiÓn de
(;uayana,
primera
iniciativa
de esa campañn.
recibi() avisos de la División del C~nlro, que ya
traía en sus banderas los laureles dd valle de
Onoto, Clwgunramas,
Quebrada Honda, AlacrÚn
y Píritu. Jwbiéndosl'le
sumado en el tr{¡osito JuJiÚn Infante, Zaraza y l\1.onagas; fué reconocido
como jefe dd ejército, en virtud de su antigiicdad, y se di(') la batalla del Juncal, después de
la cual C'mprendi() la intc[TUlllpida invusi(¡n del
Orinoco.
* * *
Después de lns numerosas
díficulta(ks
l(W'
tun) l(ue n'nCl'r Bolivar IHll'a org,lJIizar y conducir una 2" eXlwdicic'¡n de los Cayos,
debía
lrOIH'Zar con la IllÚS grande de todas: la compactaciÚn de lns voluntades
en l'l scno de la
n'voluei('~n y d ['cconocimiento
d(' un solo c('ntro director dl' la gue[Tn, sin lo clIal era imposible alcanza)' un triunfo definitivo.
y a ('sa
unic'¡n ('l'nn ad\'C'rsos la mayor parte de los Jl'fC's
de Ori('ntc, los cuales surgieron, se desarrollaron, I)\'l'pondernron
y l'L'uliznron su oh"a pnrticular en d Sl'IlO de la anarquía mÚs torpe y de
las mÚs c1esalpntadas ambiciones.
Mariilo era
uno dI' ellos, de (Juicn decia Z<,a: "Por fin todos
estos males se han cortado,
J>PlO
no el de
-- 15 -
-
--~-~~~~~~~~---------------]:.
A
JIMENEZ
RR
A
1 Z
m'antener a la cabeza de un ejército
hombres
positivamente
incapaces de mandar un destacamento.
Su nombre sólo es una
invitaciÓn
CJue se 11:lce al enemigo para invadir el territorio confiado a su defensa.
Yo sé muy bien que
un Dios preside las deliberaciones
del Estado
:\'layol' de Orien te; pt'ro no es el Dios de los héroes y de las batallas ...". BermÚdez era otro; de
l'l dice O'Leary: "También
se encontraba
alli
d General Bel'lllÚdcz, hombre
sin educaciÓn,
hrusco en sus modales, feroz por inclinaciÓn y
lIIuy inconstante",
Bolívar acababa de cmnbiar el salón aristocrúlico por la pklH'yn ranchería del guerrillero,
~ la mayor parte de aquellos hombres, como
Cedei'io y PÚcz, venían de las rudas faenas del
llOtrero; como Bt'rmÚdez y Piar, de la intemperie de la nUlI'Í1\(-'I'ía; lodos rehaeios a la disciplina, ('01110 al rejo (Iomador el potro
bnlVio de
nuestras sabanas;
de alma ríspida
como los
agresi\,(ls peí'iascalcs de nupstras costas.
Hay una anécdota que pinta
a nHlrayilla
<iqueIIos hombres:
lkspués
de la batalla del Juncal habianse
unido Piar y Cedeí'io para emprender
la ocupaCic'1Ode Guayana y ambos contribuyeron
a las
sangrientas
peripecias de San Félix y Angostura. Separado
Piar del ejército después de la
toma de Angostura, en todos sentidos dueño de
Guayana
el Libertador,
tanto por la adhesión
de las tropas como por la hábil dirección de los
asuntos de la guerra, y amorosamente
echada
-16-
1/ () .1 A
S
D E
L.AlJUEL
sus hrnzos ahora la Fortuoa,-diÚse
Piar el la
!:lI'I';! de insubordinar
el Ejército:
l'l
Libcl'[¡¡dm' lihrÓ orden dI' reducirlo
a prisiÓn y enjuidcll'lo, y 10cÓ a Ce(kílo
dar con su paradero
y
reducido,
.\colllpailalwll
a l.edeiío
los COllwn<!:lIlles .Juan Fr:lIll'isco
S:'tndH'z y .Juan Antonio
~tina, con UIl escuadJ'('ll1 de carabineros,
y a Pi:ll'
,,1 COI1l:l nda n 1<' Fra Ilcisl'o Cal'lllOnH, con su cab:dlería.
SI' ('IH:onlrnron
('11 Al'agUH
de :\1alurín,
(')
- - Vengo a huscarlo,
COIlllwíkro,
de ordell
<Id .Jefe Supn'lllO.
dijo a Piar l.('(kiío.
:'\ada I<'ngo yo que hat'l'I' con el Jefe Supl'('IllO- -resjlondiÓ
Piar.
<:('(I<'ilo no le l't'plkli,
jlero. dirigit'ndwil'
:tI
.-\yudank
de PiHr. 11' dijo:
---T(·niente.
IIlÚndde
H ellsillar
la mula
(; eHenll.
- Yo no ol)('d('zco sino las ('Jl'deD(''; que a ...
-:\1:Is no lo dl'jÚ concluir
<>deíio:
I'Úpido ('0¡llO d Zarj1aZO de un ligrc, echÓ Hl sUl'lo d(' Ull
",;¡hlazo un hl'nzo del Teniente
...
En aqud momento
se accl'cahan
al luga!' de
esla escena Cm'inOll:l y sus compaííeros,
pero el
Comandank
SÚndH'z,
arisco
gucrrillero.
sinliÚ
los pasos (k la caballeria
y saltc') vdoz al ('ami·
110 precisa
llH'n 1(' cU:lIldo los d ragolH'S se :di lH'aJ.an frente a In eaS:l, n la (JI'(lPn dI' su Comall'
,'!J
,,1
dnnll'.
(' ) Se lIalllaha l'1l10nCl'S .\raglla de Cllllwnú. por.111('pl'rll'lll·(·ja a l'sta l'ro\'in('ia
junto ('on ('1 mismo :\lalllríll. La ulra Aragua )H'r1ellt'eÍ:' a la Provincia
de Harn,lona.
:'\0 ('xistía la Provincia
(le Matllrín,
2
-17-
I
l
F.
ARRAIZ
JIMENEZ
~Compañcro-le
dijo Sánchez,-qué
es lo
que usted intenta! ... Cómo es posible que usted contribuya a que se derrame nuestra sangre por culpa de un delincuente como Piar? ..
El .Jefe Supremo ha dado al General Cedeño la
orden de arrestarlo.
Sin darse cuenta de lo que decían aquellas
palabréls, el nombre de Cedeilo ejecutor
de
aquella orden, pronunciado
por SÚnohez, era
mucho sonar en los oídos de Carmona ...
--Pues no hay más que hablar, compailero,
--eontestÚle a SÚnchez,-~y volviendo las riendas de su brioso corcel, gritó a sus soldados:
-·EsclIudríÍll:
por grupos d(' a cuatro, columnas a la d('f'('c/w! ...
1 las pisadas de los caballos resonaron
\'ez en el suelo de la pampa, apagándose
co a poco ('n la silenciosa lejanía. (*)
otra
po-
* * •
El arríbo de la 2~ eXIH'(liciÚn de los Cayos
tiena americana era por si solo un notable
triunfo, pt'I'O el Libertador veía que todo all'l'dedor le era hostil: hombres y cosas.
1 cÚmo \TnCCr tan poderosas
dificultades? .. Era necesario llevar muy hondamente
arraigado en el alma el alllor a una idea y sentirse absolutamente poseído por ella para hombrearse de ese modo con tan poderosa conflagración enemiga. Mas el derrotado de Puerto
Cabello. el dC'scngaiíado de Cartagena, el perseguido de BovC's, el fugitivo de Ocumare, indut.
(')
Helal'ÍÓn del Cap. Juan José Conde.
-18-
HOJAS
D E
LAUREl
.•
dablcmente
que era irreduclible:
accic'Jn dc sccretas lcyes naturales bajo las cuales la voluntad
del hombre, encaminada
a un fin, no es sino un
signo exterior que apenas indica a nuestra mente la ruta por donde ellas van en fecunda actividad en el seno misterioso de las cosas.
V'dil'nk COIllO el (Iue mÚs, CO/110 lo dC'IllOstrc'J en yarias ocasioncs en el curso de la guerra,
l'l necesitÓ un día que lo dijesen aquellos titapes como ArisllH'ndi, Hermílllcz, Monagas. ZarHza, Freyll's, que quizÚs al Yel' sus ll1aIH>Shechas panl el gUHllk y la cadda.
sus pies qUt'
liodían juntos asirst' con lIna sola mallO, su estatura pequeña y su escaso bigotr, llegaron n
figural'se que en l'l se hallaha oculto t'l pdillll'lre
de Caracas y no el IllÚS varonil de los Capilanrs
de :\mt'\'Íca.
La ocasiÚn St' presentÓ:
fué Pl
combate de Clal'Ínrs, en los primeros días de
lXt7. El pr'()\'oc<'>la pmbada fiereza
de Arisll1endi. t'l denuedo dt' Monagas, la intrepi(kz
dt,
F¡'cytes, consultándoles
la opel'UciÚn, y él mismo la refiere así:
" ... La situucÍÚn dd enemigo crn formidahlP; estaban fortificados
en llIedio de un bosque impel1dra}¡le
por donde no podían pasar
ni aun partidas de gUl'rrilla, sino dt'sfilando por
un sendero practicado al frente de sus trincheras, guarnecidas
de artillería y fusikría,
El Coronel HernÚndez, cegado por su propio valor y
por su urrojo inconsiderado,
condujo nuestr·u
vanguardia.
que era seguida del centro, haslu
el píe de los parapetos del cantÚn ell la formaeiÚn de colUlllna Illaciza, sin disparar
un tiro
de fusil.
-19-
.J
¡.',
J 1M
E .V E Z
ARRAIZ
"A la cabeza de {'sta columna
marchaha
una ph'za de artill<>ría, que no hizo muchos tiros
sin desmonhlrse.
El enemigo empezó sus fuegos asi qU(~ pudo aprovecharlos
de un modo
IIm"I'ihle. LUt~go que obsel'vé la tempestad
de
este a taqu(' mand(~ l1anquear eon guerrillas
al
elll'migo; pero en vano, porque nada se podia
{'feduaI', si no e)"a escalar de frente la trinclH'ra encmiga.
La metralla y la fusilerÍa hacían
tales estragos en nuestra columna que (~sta cmIWzÚ a vacilal", y al tin se desmoronÚ.
Muchas
n'ces inf('ntamos a la bayoneta tomal' c1IHl(~sl().
Yo mismo puse el pie en tielTa y condu,k e~la
columna al asalto.
El general Arismendi y el
Estado Mayor hicieron otro tanto.
~ada pudo
("onseguirse a pesar de nueslra resoluciÓn.
La
cOIlf'usiÚn Sl' introdujo
de un modo espantoso,
hahkndo
JH'nl'll'ado la caballería
en('miga en
Jll('dio de nuestra columna.
Todos los .I\'I'es
l"sfnhan a la cabeza d(' ella y si todos no perceÍ('ron, fUt~}l0l' un prodigio del cielo y del valor
de t:ln bravos oficiales.
El coronel Hel'IlÚndez
quedÚ en d campo.
El coronel Meza perdiÚ su
cahallo de una lanzada, al lado del g('IH'1"a1ArisIIlcndi, (JlH' escapÓ por milagro ... "
1
•••
Tan pronto como Bolívar s(' yiÚ en Bal'celona, después dd escarmiento
de Clarin('s, no
p{'nsr) ya lllÚs sino ell realizar esa uniÚn de los
delllentos
l"l'yolucionarÍos
disl)('rsos,
anarquizados y ]H'rseguidos
en el Oriente,
y no precisalllcnte por el escarllliento
dicho, que no fi.H~
sino un ac('idente sin trascendencia
alguna, sino
porque ese fué su propÓsito desde su primer
movilllipnto )Jara la primera expcdici('l/l de los.
Cayos. Bolívar los llamó a todos .
-20-
•
J)
E
Al (~l'neral en Jefe del Ejéreitode
la Nueva (;ranada y al Comandante
de la Vanguardia
granadina
les escribe:
"lk la rcuniÓn de esle ejército con d del
Gl'ncral Zaraza depende la libertad de Venezuda.
Obrando independientcmente
aventuramos. no sc)\o la sw'rte de estos P,iércilos. sino la
de la HepÚbliea.
Yo. pues. invito a V. E. del
modo más encarecido. a cfectuaI' lo más prono
to posible la reuniÓn que propongo a V. E. pm';(
realizar la libertad de Venez ud a v de la Nueva (;ranada" ..
A Zaraza:
"Obra ndo separadamente,
la suerte de la
Hl'pÚbliea estÚ muy expuesta y podemos ser batidos en detal".
A Piar. el 10 de enero:
"Pel{lH'Iias di visiones no pueden
e.i('cu tal'
grandes planes. La dispersión de nuestros cjérci los, sin st'r Úti l. puede hacer perecer la repÚblica .....
AÚn no es liempo de tomar a (;uayana. L!egarÚ t'ste y con suceso".
1 lllego el 1():
"En mi oficio dd lO del corriente. que conduce el General Arismendi.
destinado
por mi
cerca de USo y demás (;enerales de la Hepúbliea. con el importante objeto de formar una r('uui('lIl geneml de todas las divisiones {Iue eslÚll
ahora separadas
por grandes distancias.
y en
la necesidad de obrar parcialmente'.
expuestas
a ser batidas y a aventurar
la salvaciÓn de la
Patria. exponia a CS. las poderosas razones quc
me sugirieron
esle plan, el Único en mi concepto capaz de anancar
nuestro país de llH1110!de sus opresores.
"Ahora repito a CS. la misma invitaciÓn.
por el Teniente Coronel Salceda, que debe tam-
-21-
J
j
J
F.
JIJJENEZ
ARRAI7.
hii·n imponer a USo de mi plan de operaciones,
luego que reunidas nuestras fuerzas contemos
con masas disponibles, capaces de obrar de un
modo cierto, después de bien calculadas y comparadas con las enemigas, y de.<;pub de consultaelo.'> l().~ .Tc>fe.'>para proceder de comÚn acuerdo.
"En el entretanto que se verifica esta reuniÓn general, yo permaneceré
en esta ciudad,
donde he fortificado perfectamente
el convento
de San Francisco y tengo una divisiÓn suficiente para defenderme de un poderoso ejército esp:lliol" .
.. .. .. ..
.. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. ..
"Creo <fue cs. ('S el (lue estÚ m{ls apto para
dectuar la reuniÓn con los granadinos. USo es
el mÚs abundante de 'armas y pertrechos.
Es
mÚs fÚcil. pues. que los I'ocibande USo que no
de esta plaza. que siendo tan distante no cuenta con bestias para bagages.
Encargo. pues, a
CS., esta importantísima
operación y no dudo,
conociendo perfectamente
a US., que tendré
muy pl"Onto el placer de ver a OS. formando
con su respetable división parteclcl gran cjérdto libertador de Venezue1a".
A Cedeño:
"El Exmo. seJior General Arismendi pasa
en persona cerca de CS. con la importantísima
comisiÓn de imponer a USo del estado de nuestras fuerzas, de las enemigas, de nuestros recursos, de nuestro plan y sobre todo oe la absoluta necesidad de reunirnos todos para salvar
nuestra Patria.
"Este juicioso proyecto es el único que puede salvar nuestro país. Mientras cada divisiÓn
obr(' separadamente,
no obtendremos
muchas
y('lllajas, y los enemigos
pueden
dcstruírnm;
sucesivamente.
Cnámonos y seremos invencibles. Los espn i101es reunen todas sus fuerzas;
('s índispensable opon<'rJcs igual{'s. Incorporán-
-22-
l
HOJAS
D E
L.AUREL
<Ionos todas nuestnlS divisiones,
forma¡'clllos
un gran e,ié!'cito, y juntos conv('ndrcmos
en un
plan de OIWl'llcÍoncs". (*)
1 mientras
todos, inclusive Mariño y IkrmÚdez, ve\lian hacia él, o se disponian a hace\']0, o se lo prometían,
Piar le escribe:
"Yo no puedo persuadirmc
qtH' la orden d('
V. E. sea lIn decreto de muerte COl1t!":l('stos infelices inocentes (se refería a los habitantes dd
Caroni, donde él se esforzaba en (Tear una nueva hase a sus aspiraciones).
V. E. la librÓ ignorando mi situaciÓn; impuesto (k (·!Ia no !lodrÚ
;llenos que aprobar mi l'Pso/llcitÍn
IIp
/)('l'l1Wl1l'r'l'r <'11 ('sta provillC'hl hasta libel"Íarla del todo .•...
El trastol'no que para Bolivar tuvo en Ocunwr(' la t'! expedieiÓn de los Cayos. que no k
i}ermitiÚ guiar él ('n )W!'sona la campailu hecha
;)ol'\a lJilli .••iÓlI lid CI'lItro, In cual quedÓ al mando de Mac-(~regor hasta la incol1JoraciÓn de' Piar
y su reconocimiento
como Jefe d(' ellu, diÓ a
':'ste, con el triunfo dd .Juncal, la preponderancia en que lo hallÓ Bolívar a su arribo a HarceÍO!J[l
('n la 2" expediciÓn del mismo nombre y
cambiÚ por completo el orden y la naturaleza
de los acontecimientos
de 17 y 18,
* * *
En estas condiciones resolviÚ el Libertador
su marcha al Orinoco.
Bolívar, derrotado en Clarines por .Iillll'lIl·Z.
incapacitado
('11 Barcelona
por I-leal. descollo<:ido y suplantado
('n Cariaco
pOI'
:Marhío. y
(')
El propÓsito
dércitos
cn los Llanos
Chaparro.
ue
Bolival' cra J'cunil' tOllos los
y el punto (le reunión
cra El
-23--
]:,
.1 1 :ll E N
B Z
ARRlllZ
;1I101'n peregrino
hacia el Orinoco; nu\s inteligenle y m;Ís astuto que Piar. mÚs diestro que él
cn el man('jo <le los hombres y en el mecanismo
de' lns cosns en la política y en la guerra. de
mÚs hondo mirnr en el fondo de los acontecimientos. <le mÚs amplio sentido y mÚs vastos
horizonll's en los i(leales de la HevoluciÓn. que'
eran sus propios idealcs,---veia,
oía y callaba,
mientras asi conv('nia a SllS planes de defensa
coutra el temible rival. Pero hacia él veía irsde
Piar valiosos elcmentos cuya posesiÚn habia avi\a<lo su ('S!H'ranza: estaban bajo su obediencia
Mon;lgas, Pal'do. Barrdo, Zara¿~l, Infante, Frcytes, Hojas, dt'sde antes de salir
de los Cayos
la segunda expcrlieiÚn; destruid-a la intriga del
Congreso de Cadaco, habían vuelto sobre sus
pasos BdÚn y otros de los principales
congrcsistas;lo
acompai'iahan
ahora BcrmÚdrz. Valdez.
Zaraza.
Montilla;
Arismcndi
estaba
convertido
en su emism'io
de uníÓn; Páez.
au/HIUP sin salir (le sus dominios.
se 'haIIah;1 en In mejor' disposiciÓn
de secundarIo;
Cedeiio se ponia a sus Órdenes eon CllHnto estuviese a sU alcance; y lIhol'a vucltos a su centl'O natural los elementos «UI:' hicieron la gloriosa campaí'ia <Id Centro (Soublette. AnzoÚtt'gui. Torres, Sa/oIll. <'le.). con los cuall's <liÓ Pial'
la batalla dd Juncal, y hajo su mano la plaza
<le Angostura y la pospsiÓn del Orinoco,-Pia¡'
!lO viÓ ank
sus pies sino un solo camino: la dcf('('ci(indel
lado dd homb/'(' a quipn so!pmIH'mcnte había reconocido como Jefe SUpl'C/llO. Su
s('pal'adÓn dl'! di'lTito lo J"('vclÚ todo. y lo qlH'
-24-
l/OlAS
J)
E
hizo dt'SIHlés no fui' sino da r traspiés. tl'aspii's
dc quien anda a obscuras y a tientas por ca1miJlOSextnlviados. En tal estado. ya no le qu('daba
sino una {·SIH'I'anza. y era Mariiio;hacia
él se
fué y esto lo acabÚ de IWrde¡': la IÚgica de la
HevoluciÚn no podía aceptar la suma de estos
dos ardientes focos de anarquia en el JII0lllcnt ••
mismo CIJ quc ('staha ya para realizarse definitiva y fuert('nwnt(· la unÍ<ín qUl' buscaha. como
fuente Única de los futuros grandes triunfos.
De modo pues que Bolivar.
al Ilegal' al
Campu'IlH'nlo patriota en (;uayana y asumir el
mando en Jl'fe. no se alzó con el mando dd
l.'jl'rcilo, como ('ITadamente se ha dicho, y como
lo asentaba clmismo Piar: simplemente
las cosas volvieron fI su verdadero
lugar,
Qut'~ quÍt'rell. ('n lances. que hubiera hecho
Holívar.
cuando ya tenia en sus manos
el
hilo <1(' las cosas? Ponerse a las órdencs
de
Piar?, .. COllservarse en un incalificable
stafu
fll/O,
cn 1<111 apremiantes
circunstancias,
ante un
cOlllendo¡' tan temible, a tiempo que In plana
Illayo!' de ('sic no pellsaba sillo en Bo\h"ur y el
mislllO Cecll'flO, sitiador c\P Angostura,
ofreda
Sil sllJllisiÚn al hl"ioso 1H1ladín de l~l:l?"
(*)
El verdadero usurpador. sin eluda. del malldo d(' ,HJud ejt"l"l'ilo fui' Piar, Cuando S(' supo t'n
La PI'jl!)('J"a l'(~unión de Bolívm' ~' Pi:w ell el
fué l'l ,1 tle ahdl; allí l'onfe!'encial'on
por llri1l1l'¡'U H'Z después
del desl'IllIHI\"l'o de Carúpano
10 I\ll'Sl'S :Intl's,
EI;¡ murchó Piar hacia ('1 Caroní v Boliva¡'
j)I'¡'mancciÚ
en la :'Ilesa de .\ngoslura,
en cOlllpuñía
de
CI'dl'lio, \' allí l'stuvu hastn el I\lOIll('nto de repasal' el
Orinol·o.'
J)eslle ('se día no tuvo va Cl'dello 011'0 ideal
<{lit' no flll'SI'
del l.ibt'rtadol·.
(')
Orinoco,
-25-
j
F.
JIMENEZ
ARRAIZ
aquél la aproximaciÓn de Bolívar se fueron muchos a incorporÚrsele;
los que quedaron lo reconocieron luégo, y fueron los Tenientes de Piar en
San Félix y en Angostura quienes intervinieron
en su prisiÚn, su enjuiciamiento,
su condena y
su fusilamiento.
Quod scripsi, scripsi.
Cuando Bolivar pasÓ el Orinoco pudo decil' con mÚs razÓn y mÚs briosa sangre fría que
César al pasar el Hutbicón: La suerte e.~td echada! Bolívar la jugÚ toda alli, mÚs que en' -hin~;una otra parte.
Mi amigo don B. Ta\'era Acosta, entusiasta
defensor de Pial' que lleva hasta el fanatismo
su pasiÓn por el Héroe de San Félix, extremando pOI' consiguiente sus reproohes al Libertador,
como .Jerjcs azotando
al mar, impugna
estas
aseveraciones
respecto de la conducta de Pial"
pero la historia
no se escribe
con el eoraz()n; la pluma del historiador
no debe tener ni
Hmor ni odio, ni piedad ni rencor, inerte crist~ll
purísimo a través del cllal debe pasa¡' sin refracciÓn alguna el rayo de luz de la verdad hacia la
~ombra de los siglos,
De que Piar se dió a la insubordinaciÓn
y
fomcntÓ la sediciÓn y la anarquía,
eso es un
hecho, tanto !más punible cuanto que él había
reconocido solemnemente
a Bolívar como .Tefe
Supremo d(· la HepÚblica y centro de la RevoluciÓn, y ahora procedía de ,Hluel modo cuando
más importaba
la unión de los elementos de ésta a los primordiales
intereses de la independencia nacional.
Piar oculhl cuidadosamente
su violento deseo de predominio, velado ba.io un
-26-
J
HOJAS
D E
LA
UREL
mal urdido velo diplomático mientras se halhí
d{~bil e impotente
pnra dar vuelo franco a sus
nnhelos; apenas se sintiÚ con fuerzas, que erradamente creyó las suficientes para alcanzar ('}
colmo dt, su ideal, cegado por los n'splandores
de hrillantes triunfos, cual lo fueron el .Juncal
y San F¿'\ix, empezÓ a dar el frente.
Hay tres documentos que por sí solos son
suficientes parn dar fundamento a lo que a Piar
se le imputaba para juzgarlo y condenarlo.
lJno es aquella carta en que Arismcndi le
dice a Bolívar (20 de febrero de 1817) :
"Ya V. E. habrá recihido mis oficios y las
respuestas de los (;encrales Cedeño, Monagas
~.M.arÍlio. despu{'s de la ch-l (ieneral Zaraza, que
fué d primero con quien traté.
"El (;encral Piar. quiero dccirsclo reservado, me da mala espi1lCl.
HA este patdota le ha soplado mucho la
fortuna, y quil:n sahe ad(')lIdc va a parm' esto,
porque como que l~l no piensa como nosotl'Os.
En fin, v':?a V. E. lo que Pinr le ha dicho en los
oficios con el Coronel Vélcz y después con el Comandante Salceda, de que estoy informado, y
V('él lo que a mí me dice en el corto original
que
le adjunto; es cle 16 de este mes",
Otro es In del Padre BlrlOco, par:'\ Piar (2R
de mayo) :
"General: en cuanto a que mande o autorice
un dato duplicado, acoJ1lorlalicio, que diga una
('osa de oficio y otra ('n privado, ha de pf'rmitirme que no Ir. ofrez('.(l hacer lo que no pUf'do. ~i
)lar la patria 'haría yo un engaño, si tal nccesitarn ésta de mí. No puedo obrar como V. me lo
eÚge en su carta que contesto, cualquiera qne
-27-
1:.
JIMENEZ
ARRAIZ
sea el motivo que tenga para aquella exigencia".
"Y.es todavía mÚs grave y menos aceptable
n mis ojos lo que deduzco de lo que con medias
palabras me ha comunicado el oficial portador
de su carta, quien parece tener para hacerlo encargo eSl)('cial Y reservado de U. No he querido
franquearme
en esta materia con aquel, aunque
no dudo de su discreción, ni de que merece su
confianza: másbi{'n le he disimulado el juicio
(Iue he formado del grado de gruved·ad del asunto. :\'ada le he contestado, ,reservlÍndome
para
cuando 1I0S veamos hace/,Ie mis observacion~s
(l U. :wlamente. pues sobre este punto guardaré
la reuJ'va más absoluta y' entonces le demostraJ'f; u U. cuun perjudicial
ser:a para la causa pública un desacuerdo que nos llevaría a la anarquía. y ({ los godos al triunfo sobre nosotros.
"No, Genera:, cuando yo serví y ayudé al
héroe de San Félix, aun en más y mejor 0POI'tunidad de lo que él me exigió en momentos
supremos, fué sirvictl{lo ·a la puh'ia por el órgano del General Piar que dirigía las operaciones en aquella jornada, 'Pues asi es que sirvo
al10m por el órgano del General Bolívar que
del'ce la autoridad suprema que lwmos r('colloddo".
El tercero es ('1 informe que sobre el fusilamiento de Piat, le <liÓel General Salom al historiador O'Leary.
Ya había muerto el Libertador:
Salom. que había
sido el Jefe de la
Artilkria
en la 1~ expedici611 de los Cayos y
('n la campaña
realizada por la DivisiÓn del
Centro, siguiÓ en ella cuando ésta se puso al
mando ckl General Piar y acompañó a éste en
Angostura y en San Félix; y habla así el austero milit:ll':
-28-
J
/lOJAS
D
E
L A V R E L
"Este Jefe estaba en sus principios en muy
llUen sentido con el Libertador. pero como h0111l)1"e algo escaso de talento y un tanto ambicioso. con el agregado de ligero. lo hicieron lt'aslahillar varios jefes, sus amigos, con el objeto de
tumbado a lq o al LibertadOl', agregÚndose ellos
l'l1 todo e\'('nto~d lugur a donde sc inclinara la
lHllam:a del podel'; ya han lllU('rto dos y aun
viye llllO de ('sos jefes,
Así fué que desput's
que lo preeÍpilaron y <[ue conocieron que la balanza s(' inelinaba al Libertador, lo desampararon ;.' se pusit'l'oll d(,\ partido pudiente,
"Pim', yit'l1c!osl' solo en la arena y perl(,lwciendo " la el¡¡se de pardos. partido respetable
('ntre nOSO!I'OS,no tUYO otro rcmedio que haCl,\,~(' corifeo
de ('sta clase y trahn' de armarIos
¡)<II'a ohtener ('1 triunfo que dcs('aha; por fortuna no lo consiguiÓ ;.' no tUYOotro recurso que
fugarse. Este ('s su delito.
"Por a hora diré a Ud, que lllel'eci del Gelw¡-¡ti Piar haslanks
distinciones. y llna d(· ellas
pu('d(' \'('rs(' ('111" Ol'den que di(') después de la
:IcciÚn d(' S¡m F¡"lix, en donde me nombra jefe
de su gua!"(lia <1(' honor; que jamÚs, ni remotaIllen!(' 111('llt-~Ó a hablar contra el Libertador.
pero ni :¡ sondearllll" subiendo que éslc mc creía
tI(· su purlido, y que por esta ruztÍn nw hahia
h('cho ¡tlgul1os d(·saj¡·(·s; t('sligo el Sl'I10r (;enelal SDuhldk . .;\0 crea Cd. que yo quÍl'ro sal\'ar a Piur d(' su l'ITOl'; fue al fin criminal y sul"¡'iÚ(,1 condigno castigo .. ,"
1 ('n cuanto a la apreciaciÓn histÓrica de
('sic importante asunto, ya quc cl setlor Tuvera
..\cos!;¡ piensa qlH' torlo el (!UC como yo opina
aC(,I'ca de d cs porque se inspira en l'l juicio
parcial
d(' vidos
historiadores,
apasionados
can tOl'es dd Libertador, inspiraclos en los enemigos (k Piar y apegados a la vieja escuela his- - 29 --
/
JI,UENEZ
ARRAIZ
tÓricu, es bueno que yo reproduzca aquí el juido de un moderno historiador,
hombre
eminente ,de mi pais como pensador, como escritor,
como jurista y como sociólogo de primer orden, el 'doctor J. Gil 'Fortoul.
Este eminente historiador dice, comentando el proceso de Piar:
"La cuestiÓn de raza en los sucesos de Guayana puede considerarse como secundaria; hinto más cuanto que el mismo Piar, ¡aunque se
creyera mestizo, aspiró siempre a figurar, y figuró desde 1811, entre los oligarca s criollos,
promo\'edores
de la Independencia.
La única
cuestiÓn capital fué el conflicto entre la ambición a mayor influencia de un Jefe de División
y el Poder Supremo representado
por Bolívar;
y cn semejante conflicto se jugaba nada menos
<fue el lwrvenir de la patria.
Si Bolívar no se
apresura a ponerse a la cabeza del ejército que
ti'ÍunfÓ en San Ft"lix, Piar se hubiera
alzado
con el mando absoluto de Guayana, suprimiendo de hecho la autoridad de su Jefe, imitando
In insubordinaciÓn dc Mariño y BermÚdezen
Giiiria y la disidencia de Mariño en Cariaco. Es
mÚs: dce8to hubiera surgido al punto la anar((IIÍa. con nuevos conflictos entre Piar y Mariño,
que estaba resuelto a adueiiarse del Oriente;
cntre Piar y Arismendi, que cra sellor dc Margarita; entre Piar y ,PÚez, que campeaba por
cucnta propia en los Llanos del Suroeste. Bolívar supo medir toda la magnitud del peligro, y
tuvo la suprema audacia de conjurarlo, quehrantando primero la influencia de Piar en el
c.ih·cito, somctiéndolo luego a un Consejo dc
Guerra,
lo que ya equivalía
a condenarle
a
muel·te. ¡,A qué invocan aquí todos los historiadores la nociÓn abstracta de la justicia, para
sincerar los unos al Libertador, para inculpar-
-30-
\..
ARRAIZ
JIMENEZ
le los otros? Si la justicia moral es diosa en la
paz, en los campamentos no pueden reinar mi\s
que la fuerza y el éxito; ni para un emancipador de pueblos, capitÚn de rebeldes conh'a el yu~
go extranjero, podrÚ haber nunca un interés superior al triunfo de la propia emancipación, por
todos los medios a su alcanoe. Y si excepcionales circunstancias
exigen medidas violentas,
(:a qué otras pudiera
humanamente
apelar?
"Es un desatino-cscribió
cinco años antes a
Miranda el sabio Sanz-cs
un desatino <!uerl'r
cosas cxtruordinal"Ías
por medios ordinarios",
En otras ocasiones, Bolíyar cometió errores imperdonables, tal su proclalllaciÚn de guerra a
muprte, que debía producir resultados contrarios a los que se proponía; pero en la presente
ocasión, con su serenidad de alma, con su audacia sin escrÚpulos. y si se <luieren tiTminos
mÚs duros. con su falta de piedad para el rival
Y<:ncido, salvÚ de un nucvo desaslrt' a la nacicnte HepÚblica. ;\0 habia entonces otro jefe
capaz (1<- lkvnr a buen fin la Ilwgna ellllH'csa.
Si l'l'a n todos pa 1 riotas insospcclwhks.
ni nguno
[('nía. CO\110 él, a un tiempo el gl'nio político
y el genio dc la guelTa, (') Piar y Marií10 podían
nW!Hlar ('n un ('oll1bale, y mÚs de una YCZ le
coronÚ la vidoria; pero c'arecían de la eslralc(')
Tn\'l'ra
,\('osl:t en sU apasionado
elogio (le •
('n Sll obra ".1 traués de la His/oria
de l'ene::uela",
líell!.'
la siguiente
alirnHlción,
apoyada
!.'11 la llis/oria
de Sall .11llrtin ~. la Emi/llcipuc:"Ón
de SI//' América
por
:\Iitt,(' y t'11 l:¡ llisto/'.Il1 de Colol/lbia
)lOI"
Vl'l"g:t1'u ~. Vc¡azeo:
Piar
"Pia/',
S('{/Úll criticos
mili/ares
i1,lspllllo-llmericlllIUS, {!le el ÚI/ico qellio mili/a/'
ql/e t/wierun
los pa/rio/l/S uelle::olallos
hasta ¡Xli, () el prime/'
talen/o
milj~llr
¡I/'Odllcido
por llíS¡}(ll1o-América".
Pero ya sabemos ('n .\mérka,
y fuera de América.
lo que significa
mé :\lilt'c sobre
y lo que vale
el Libe!'tauor.
-31-
)
nn juicio
(le
Bartolo-
l/OlAS
]) E
L A U R E L
gia necesaria
para dirigirlal'gas
campañas.
Arislllendi y BermÚdez, hombres (k escasas doles intdecluales,
sÓlo se distinguían
por su impl'tuosa bravura; y hasta puede decirse que apenas se distinguían
en esto, porque la heroicidad
{.'l'a cntonces virtud de todos. Monagas y Zaraza y CedeilO y Anzoátegui y el mismo PÚez, crall
simpl0s guerrilleros,
Sucre, el Únko que años
desJlués dehía emular a su jefe
en aptitudes
hi'lÍ<:as, ('staba empezando
su carrenl.
En resunll'n, y sin pel'lkr tÍl'mpo en consideracioncs
de importuno
s('ntimcntalismo,
si Bolívar
no
se decide a dnde un golpe mortal a la ananIuía,
sUj>l'imi('ndo l'I mÚs indtÍmíto de sus tenientes,
la IndejH'ndeni:Ía fracasaba otra vez () se rclardaba por tiempo indefinido, ,Es vcrdad que ('11 los
meses y aun :1I10s subsiguientes
se not'aron nU0vas vekidades
de insubordinacitÍll----de
ArisJlI('Il<li en Marga¡'ita y ('J1 Angostura, de Nlarii10
CumanÚ, de PÚez en los L1anos,--m-pero fué
tal eJ telllor que en todos infundiÓ la muC'rte de
Piar. que si intC'uhhall
rehelarsC' cuando BolíVar andaba lejos, no persistieron
yn nUllca en
Sil pres('ncia
('Jl plancs
subn'rsh·os". (*)
(']1
(')
lld){]
:!(!\.(' l' 1i 1', :lel'l'ca
de lo qllt.' dC' Píal' dejo dic'j¡o, qUl' COIl llloli\'o de la n\plÍ<'a qlle a lo qUe puhl:qul'
('n ('1 !le1'¡Údil'o l':lraqul'ilo
HI l'11i/1l'l'sal
me hizo (,' SC'ilCll'Ta\'c'l':l '-\('osla Cll la n'visla
HOl'i::on!es y
• ('n ('1 libro A /I'I(/JI;,~
de 1(/ lI¡,~/()l'i(/,
he re>('ti!icat.!o aigUllOS punlos de riglll'osa necesidad;
que no he hecho
menciÚn ni cita de ningullo
de los doculllentos
de la
n'collilaci{¡n
lIe O'l.eal'Y tachados
por ·la comisiÓn de la
.-\ca{)elllia .:\'acional d(' la Historia nomhrada
para examillal' los dOl'IIlIH'ntos rel;lIivos al gé'llt'r:tl ,:\fanllt'! Pim',
~. qlle de los 1)0nllllC'lltos de la rcco¡)i1aC-ÍÓn Blanco
\' .\Z»lIn'1ll sÓlo he mencionado
el 1311, tomo VI, pág.
H, que reallllt'llte,
como lo infor111Ú la comisiÓn dioha.
(·sl:'. !!c'no dt' IJl/I/.Vacio11es, aItCl'(JciOlll'S.
añadidllra,~,
SlIfJl'l'sinlll'S,
el c .• ~- qllt' sÓlo he h('('ho una paráfrasis
.1•.1 ado de la apn'llt'nsiÓn
de Piar. t'n lo qlle relat3 la
p:í¡.¡. HUi, 2" columlla, ~. eso a la vista de) original
aufÚgrafo,
-32-
II
o
.1 .1 S
D
E
L A U U E L
•••
CÚmo sel'Ía la dl'sesperacil'lIl
del Lilwl'tador, acorralado
pOI' todas las hostilidades,
CIlllH'zando por la de sus propios compmieros, después dC' halwr lognl<lo eehar en tierra su costosa C'xpcdiei('lll y un!l' la suprema
nccesidad
de l'OIlSlT\'ar a toda costa a Barcelona como cC'n!ro es!ra!i'gico que le daría una fÚcil cOJl\unicadÚn ('on l'I exil'riol' y le haria fuerll' para ('1
triullfo si lograba d decidido concurso de los
Jefes de Ol'Íl'nk pam ohrar sobre los Llawl" y
Caracas!
y cÚmo dl'jarsl' urrancar
dc sus brazos la
Fortulla después de hal>C'r logrado introducil' cn
l'I t('ITilorio aquel cuantioso parque;
ll'ni<'IHlo
ahierta su cOlllunic:l('iÚn con el exterior y un:1
l'SnW(!I'a l'n aptitud de defe11dcrla y de Clllpre11dCI' ('ualquiera 0pcrHciÚn cuando llegal'a d Jl\OIllento; hallÚndosl' tan c('rea dc Margarita, celltro lihcl'lario, y d(' los llunos dc Ran:l'!olla y
:\lnturin, gralll'!'os dc provisiones
para la gucrra, ('n 11'(' c1 Oricllte insurrecto y el Occidellll'
insUlTl'cciollabll'?".
Bajo tales impresiOlJ('s k
<'scrihe a Zar'aza, l'l 1lll'.Í0r gUl'rrillero (k la ln<lependcnda:
" .. , Estoy /,p,wf'/[o
d(' (',~ta ciudad,
J'/lintl,~
J1l11';P]'('S !/ h)s Iliiios,
las
(( '<¡(~IJ/llt(J1'l1l('
(,lIl/'('
!/ a
h((,~t(1 l((,~
allft',~
('0111 P1'l1l t'
que
lllmlldollorla
...
"Vuelva usll'd sin dilaci()1I a contrihuir
a
la sU!VUciÚll de la IkpÚhlica,
salvando a Ral'n'lona",
:1
,....-----~----I
F.
J
1 '.11
¡.; N
E
Z
En d mismo propÓsito, con certera visiÓn
('stl·att·gica, k dice tamhién a Santandp)"
que
l¡ahí<l entnHlo en los Llanos de VenezllC'la:
"Incorporados
los granadinos
con nuesll'3s
dh'isiIJl1es, podn'Jl)os acordar un pl<ln general
(k O!H'I'<lcÍlJl1es seguras en razÓn de nuestros
!.!I·;lndes lIH'dios. Dueiios de esta ciudad, su pro
\'illei;l y la <le CumanÚ. excepto su capital, que
sitia rI gelleral ;\'lariílo con suceso, aseguran mis
COJlllllliea('iollcs con losextranjcros,
y estoy en
;>plilud d(' recihir los frecuentes auxilios de todas clases qUl' me he proeurado;
mientrns que
(lellpando los Llanos con el gran ejército que
dd)(' <larllos esta reuniÓn, se v('rÚn los espaílo]\'S en l'i ('aso dI' \'IWelTarSC d('otro de Caracas
o
los Valks de Aragua y nosotros
podremos
ohrar lihl'('IlH'llle ('11 un terreno inmenso ahastecido de vín'I'cs. y atacarlos dcspu(~S de consult<ld<ls nUl'stras fuerzas y combinndos
nues\I'OS Jl)()vimÍt'ntos
y operac'iones",
(*)
y a Piar:
J
"Ln snh'al'ÍÓll de uuestm Patria, señor geIll'l';t1. d('pc)HII' de la reuniÓn de todas las fm'I'zas 1ll1pstras, diseminadas
ahora y separadas
por grande~ distaneia~",
.\qul'llos hombres, aun el mismo Piar, que
l'!'n 1'1 tlt' espíritu más amplio y de mÚs hondo
Illirar l'nln' 1'1Ios. no se daban cuenta de nada
de eso: Jwgntlos dUI'<Ullente al pedazo de suelo
en qUl' hahían nacido, o en donde hahian concebido SlI Jwqllello ideal de predominio,
no eran
sino jl'ft's de horda: su escena, la tierruca; su
afÚn.su caUdillaje en ella,
-;
(*)
.\si
1ll1S11l0 slIcediÓ
ClI
--- ;w ---
1818.
II
o
.1 .\
Tenia
rosamente
fllero!l
.'-l'
L
A
e
H. E
/.
en esta frase ~lIya, rigul-lmismo:
"/lombres
'lllr.
(jobl'l'!la(/o,'1 pOI' /loUf'S !J SIlS compaií('l'olí,
/lO adl1lilf'fl
razÓn
hccha
/) E
olro
Piar
para
//'('IIU
'lile
f'i 'lllf
f'ilo,'! le,'i [JIl-
SipI'OIl",
Si Pilll', :\-lal'ilio. BcrmÚdez.
se
hubiel'an
n'unido
al LilH'I'I:llloL' ClI<llldo él los 1l1lmllha ;\
\'OZ ('11 grilo
tksdt'
aquel
propicio
;lsidel'O tlL
la lilwl'lad. cuÚnla s;lngrc, cuÚnlas \'idas y l'uÚntos l'kllll'ntos
de glHTl'<1 Sl' habrían
economizado! L<1 C<1sa-Fu('l'k,
Sllll F(·'lix .. \ngoslul'a.
La
Hog<1za. Cal:lIlOzo. San F(,(,l1antlo. El Somun'l'o,
~l'llH'n. Ortiz. Hindlll de los Toros, San Carlos ...
y 1<1misma vida de Piar: otro era
d eHmil1o,
aconsejado
por la IÚgica. sin t:'lnto sacrifirio!
Todos
des\'iaron.
kci/lli('ntos
csos pOrlll('1I01'1'S
de m¡ul'ilos dias
Iwturallllcllle.
el rumho de los acony las condicioncs
de la IIIl'ha.
P('ro el gt'nio dc aqul'! hombre
asistía a to,do.
l)¡ocía cosas que aun hoy son nuc\'as
en
l'I estudio
cipntífico
de la acri('lIl indi\'idual
del
IlOmbl'(' ('n e( seno d(' las eokcti\'idades:
"Es lI'W ('slllpi(J<oz maligna
atribuir
a lo .•
J¡omhn's
pÚblil'os
las \'idsilud('s
que (,1 orden
de ]<1SCOS<1Sproduc('
l'n los Estados",
C('IIllO eshoza (,1 1<1futura
patria. y cÓmo Sl'
lnlza 1<1nIla de sus propios
destinos'!:
"Yo os juro, amados
t.'ompatr'iotas.
que estl'
augusto
titulo que vucstra
gratitud
me trihutÚ
cuando
os \'ine a 11lTunca¡' las cadenas
(el de
"Lihl'rt:.Illol·").
no será en vano. Yo os jUl'o que
-- :~3-
,j
~~'.l,~,
·
.--'-'
'
. .•.
F.
J 1 JI E .Y E Z
ARRAI7.
libertador o muel"lo, mereceré siempre el honor
que mehabi'is hecho, sin que haya potestad sobrl' l<l tierru que detenga el curso que me he
propuesto seguir hasta volver ,<;egundamellle a
/ihf'/,[al'()s por la spnda del Occidente regada
~)Jl
tÚnl'a sangl'c Y. adornada con tánlos laureles". (.)
He aquí el suciio de Carahobo signado, como un punto luminoso, en la oscura vaguedad
infinita del arcano!
"La :\ueva (;ranada se unirá a Venezuela,
si llegan a convenir' {'n formar una repÚblica
('entral, cuya capital sea Maracaibo o una nuc\ a ciudad que con el nombre de Las Casas, en
honor decste héroe de la filantropía, se funde
l'lltre los coniines de ambos países, en el soberhio jHlrrto de Bahía-Honda ... "
Esr fué el sueño de Colombiu!
"~ada falla a mi felicidad sino el placer de
abrazar a UC.
"Este día será siempre para mi memorable;
sobre todo, si conservando tántos I~lureles ~dquil'idos, miadl'lI los de venc"dore.<; u1ibl'rtadorPs de
(;llllYÚII(/,.
Esta empresa tan sublime como im)lortanll', asegunlrÚ las anclas de la repÚblica,
si nw'\'as tempestades
vuelven a combatirla". (*)
He ahi cÓmo se destaca en sus pensamientos la ocupaciÓn del Orinoco, aorta de la Indel,elHlcncia.
y véase cÓmo en el incesante vertiginoso
movimiento dc su alma, una secreta luz oculta
(.)
(.)
Manifiesto
de Carúpano.-Año
,Así lo 1·.ealiJÓ cabalmente
14.
en 1321.
(' ) Cal'la dirigida a Briceño :\féndez y a los BJ"avos de los Bravos de Venezuela, desde Ba1'('.elona, al
arribo de la expedición.
"'~
-,36-
1
;,
----'-
-,
,-
.. ,'.
•
u
-
[{OJAS
L A
e
R E L
qui{~n sube en qu{~ invisible
rcpliegue
de su ce1'ebro, lwcÍale
Yel' más
aBÚ de los horizontes
reaks
la senda qUl' lo ('spcraba,
.\ndantc
Cahallero de la Libertad:
"Pero,
hecho ésto ¡,no yo!vl'rÚn
ustedes
a
rOlllpl'J' tos ~dllos
de los otros hennanos
que
sufren
la tiranía
enemiga?
Si, si. lI,~/edes uolarlÍn ('()[Il1Ii{JO hos/(/
(7/ rico fJ{'l'Ií.
Sllt',~/ros
des-
tinos n().~ llaman ((
••.• ¡Qut'
cId
/{I,~ (':r/r('lllíd(/(/!'fi
{l111(71'i('(///I}
p/
1ll1íup/,so
nos
mlll!do
contemple
('on ;ldmiradÚn,
lunto pOI' nuestros
clesastres
l'OlllO pOI' Jluestros
heroismos!
La fortuna
no
1(¡o1H' }¡!clw!'
\'l'I1l'l'dora
('ontra quil'lH's la mu('rle no intimida,
y 1<1vida 110 tie!le precio sino ('n
tal1to l{lH' l'S gloriosa."
II:JI,ia UIl:l clara visiÓn de las cosas, inexplicnhll'
y hO!lda, l'n (>1 alma (k (>ste hombre .
.\silll iSllIO pro!losticÓ
u Ayacucho:
cuando
el
Virrey
Don .JOSl' dl' Lasl'rna
tuvo en l'l Cuz('o ]¡¡ l10tida
de la (il-rrota
de CanÍl'r<lc
el1
la hrilllllltl('SC,II';lllluza (k .Junin,
lIamÚ precípit;\(I;lll1l'lltln V:d:ll'z,
organizÚ
Sll ('jército.
y pllsundo
n'vista
a 1~, 000 soldados,
se puso al I'rente tll' sus kgionl's
pal'<I salir ~l v('n~fll'
el ultra,k
de aqu('l encuentro,
.\sí lo cOIHullicÚ
Suc!'C' ni 1.il)(' rta <lo1'. l!uiL'!1 k rcspolldiÚ:
''.\'i
eso:; se¡/of'('.~
('[ {'lh'('rlo,
sí dan allrí
[J{>T'o
/líCW'll
!)r)Jl(inill
(( la ("o.~/a [Jercl('J'<ÍTl
en salIJo Sil pe/"wnlt:
ba/alla la p('nl(,rlín, y ps muy
I'aif/(/ll prisioneros."
.
El mayO!' anhl'lo
dd Libertado!'
d(,s:!l' !'i
prillll'l" IlI011H'nto (k ln l'Cvolucil')n fUt, hacl'l' 1;,
111liÚll de Iodos sus cOlllpatriotas
con!t'¡j el Jl'lde!' de la nwdre-patria.
A l'se pt'()]lÚsito :¡juslaha todos SlIS actos, a liempo <JUl' iracIIIl:!o U7.II-
lla/u}"a{
I/T/((
que
-, ,,-
,)(--
F.
.1 1 Jl
E S
E Z
ARRAIZ
zaha sus huestes libertadoras,
alTeuatadas
de
su propia pasiÚn épica, al ext('rminio
del contrarío, cuyo símbolo, por una dolorosa fatalidad no era ya posible concebir sino tras la si1Ul'la pavorosa de Bov('s y Antoilanzas, bajo f'l
molde horl'('Il(I~) de Yáñez y Zuazola; y al enemigo lo pintaba con tan cruelrs rasgos de su
pluma. clIal si cayese sobre dla un sinieslI'o
soplo dd Dante en una negra hora del infi(·rno.
Decia:
" ... nos Iwlhu1JOS autorizados
por la religiÓn, por la poliliea. por la razÚn y por la nect'sidad para anolwdar a los españolf's nuestros
l'lH'migos .
••
o'
••••
,
••••
o'
o •••
'O
••
,
•••••••••
'
••
•
o.
"Los tigres de Hircania. las serpientes
de
la Libia. los cocodrilos del :\ilo son tihíntro»os
y son nuestros amigos, ,en comparaciÓn
con los
('sp:llio!('s, En lIna palabra, ('s un sacrificio de
la raza anH'rÍl'ana el perdÓn dt, un espaííol. La
indulge1Jcia con estos monstruos
('s una conspiraeiÚn contra la Aml'rica.
Y si el Legislador
Divino mandÚ (kstruir hasta lo inanimado
de
las ciudades sordas a su voz, ¡. por qué nosotros
no debemos de hacer perecer a los (Iue destruyen hasta lo inanimado
entre nosotros?"
Trelllt'nda l'uraciÚn de un llIal con otro
mal! ...
Es cuestiÚn de l'pOL"as: 'eso mismo, a la mislll:l hora. casi l'OIl las mismas palabras,
deÓan
los tercios dd call1po elH'migo.
" ... Compatriotas,
cubierto
mi roslI'o (le
\,('rgi'lclIza y lIeBo mi l'orazÚn de amargura,
de
COUfllSi(')l1y d!' dolor. me dirijo a \'osotros los
ljW' 110 ('ompullhs
la gavilla del Bárbaro l1acído
•••
-~J
1) E
l/O];!S
LA"
[T
U
E
1•
••
,el
~
I
l11/1lldo
1)(/,1'(( oprobio
de 1/(l('slro f/()J1lh/'{,.
(Bolívar)" ... Xo deben ser hijos de Venezuela
los
que no la han tnJtndo
con pJ dccoro,
h01lor y
I'('spl'lo de una 1lwdre ni los que debieron
IHll'e\'
,'11 111edio de los desiertos
del Arriea, ell donde
,') tigre y la hielH' tit'lll'n su principal
\'esi(kll-"
da,
Xo debl'\'
ser eOlllpalri:1las
ll11t'slms
los
('Ue 11:1n sl'lialado
su vida eOli tantos
delitos,
J;lS lfl\{' IJ:ln dl's¡'onnlllo
nuC'stro nombre.
los in¡fralos v t'x'l'e\'abks
:lsesinos
de los inoccntes,
dt, SllS bienlll'c!1Ol"(,S, de sus amigos.
de sus parient<'s y de sus padres.
Xo Jlu(,(\ton serio. no lo
son, llO lo serÚn". (')
Era que soplaba
un poderoso
aliento
de
\'ol'Úgine y la ti('rra lllisma pedía rat'Í('l1l de s:lngn' y l'xil'nllinio.
Xo eran Boves y .\ntoíianzas, :\1o)':lles y Zuazola
la reprcs('ntacÍ('lI1
de Espmb, el símbolo
d(' la noble y grande
alma dc
In madl'e patria:
hijos de la anonimia,
creatu¡'as de la hastanlía
moral,
inconscientl's
voluntades sumisas
a \'('cÚndítos
impulsos
de ann's:ral at.'umulacÍÚn,
llamados
ahora a ohrar COIllO
la Jl()I\'ora en explosiÚn
o C0l110 una desoladora
fuJminaciÚn
de rayos.
Las atrot.'idades
la siguientl'
drcular
I
~
dc Hoyes
suya:
S('
manificsl:1II
en
"D. JOSl' TomÚs Boyl's, COllwnd:lI1l<' en .Tcr(~
dl'1 ('jl'reilo
d(' Barlovento,
ek. Por la pn'sl'nl<',
doy eOlllisiÚn al CapitÚn .JOSl· Hufino Torn'alhll
¡Wl':l ((Ul' pueda reunÍr qUllnta gell!l' s("'a Útil P:l1':1 el s:'I'\'ieio,
y pUt'sto n la l'ah('za de e!los, JH)('<In IH'l's('gllil' :1 lodo traidor
y castigarlo
eOIl t'¡
Último suplieio;
('11 la inlt-ligt'llcia
que solo 1I1l
(')
:'''~;l(),
j
CarIa pÚhli('u de D. ,Tosí' ))omingo
de O('lllOrl' dp lHJ.t,
- au --
Diaz.
Cll-
F.
.f
1 .lf
lO;
.v
E
Z
,.\ R U .:\ I
Z
(,'J'('O SC h· dal'Ú para
que encomiende
su alma
,11 Cri,l<lol" JlI'eviniC'I1(Jo quc los intereses que
sc recojan <le estos traidores serÚn r('partidos
('l1ll'e los soldados que defiendan la justa y sanla callsn, ..••
y ('11 posdala de otra carta dC'cia:
"Se fueroll dest'rlados
la mitnd de los que
Y. lIlaIHI('¡; es una pkan\Ía.
Los pasarÚ por las
<lrl1ws. y si no parecen lllC mandarÚ pl'esns SllS
l':1I1li lins p':1rahnc('1' un ('.klllpln r. ~ o nn<!e flojo
Y. con ('slos inf:lI11es·'.
y cuÚn<!o rUl~ el salvaje el simholo de la
piedad yel amor'? Y cuÚndo fUl~la ludw el simholo de fa civilizaciÓn'? Y cuÚndo aprobaron
la
l'azÓn y la justkin el ado de abl'ogarse un homhl'e l:l l'l'IH'('senlaciÓn de un pud)lo, en nombre
del suplido, de la sangr<o y de la muerte'? ...
Es <¡I!l' ¡¡sí COIllOen la hora {{(> las tiniehlas sa\ton dl' Sil eseondd,io el l'sl'ol'piÚn y la sierpe.
l<lI11hi¿'n los ílllpetus salvajes. la inclinaci{'m al
lIlal y el dl's~o l'xterminador
surgen del alma,
Iwsl<l ('n los sercs cuya vida es dechado de dulce Ill;II1Sedlllllhre. en la hora aciaga dd motín
y (;1 "('\'I1<,lIa. que son noches del alma, y bajo
('¡ pot!l'1' de incol11l'nstahles fuerzas secretas de
la natul'all"za. son ellas la Illano que empuja,
{JU(' alTcllHla.
<¡II(, ohra y aniquila;
por lo que
luyo raÚlIl aquel que dijo:
"ClIlpa {lié di' lus ti<>I1l[>os, no di' Espfl11a" .
•\('¡¡SO
Holí\,¡II'. para impedir a los suyos
¡od,¡ l'dira¡\n. (,()111OCorll's, <[uiso pon('r Ulla valla infl'anqtlC~lhle elltre l'l y su cncllligo.
Fué
'así, <[lIiz¡;'s, ('OIllO hajo la influencia tic hondos
-'10-
l
H
o
.T
.\
!.,.
n
E
L.\FREL
deseng:lIios
y crueks
ideas. expidiÚ en CarÚpaJIO la siguit'nle
OI'dcn general:
":'\olÚndose
la repugnancia
de los Iwhitallll'"
de CarÚp:lllo pam servir a la HepÚhlic:t. y que kjos del(ul'J'er
contrihuir
al J'l'stabkcimil'nlo
de
la lilH'l'l:d dl' sU p:lÍs. Sl' :distan volulltariamcnte
t'n las handeras
lIl' los tiranos
espaiíolcs
y cooj>L'rall dl' Ull ll1odo l'i mÚs afeduoso
a nuestra
destrucciÚn.
sin l(Ul' hasta ahora
ninguno
haya
tomado
las arm'as l.HljO las nllesh'ns.
a I)('sal'
dl' las muchas
cOllvocatorias
con que han sido
Ilallwdos
por t'spacio
de 21 di'as, hl' vl'nido
t'l\
dcadar.
como por la Pl'l'St'nle decrl'lo:
"Arliculo
1" Por la Última Vl'Z sc invita a
los hahitanles
de CarÚpano-Arrih:\.
para qut' se
restiluvan
a sus caS:lS, presl'l1tÚndosellll'
en l'slt,
CWlrlel (;elll'ral
dl'l1tm del término
preciso
de
2·1 horas, qUl' se darÚn por cumplielas
mañana
a las dos de la tarde.
".\rticulo
2"
El cortijo u guarida
de CarÚP:lllo-.\rriha
serÚ l(lll'Ill:lClo v destruido
absoluliI!lll'llk.
COI\ cuanto
Pl'l'lellZ,zca
a sus hahitanll-s <¡ue Pl'I'judiqul'n
al sl'l'\'icio pÚblico, dos horas dl'Splll"S de cUll1plido el término
que se seJ-I:t!:l, sah':lI1<\O la vida de los que alli se Iwllcn,
~ill l[Ul' jalllÚs pueda ser rl'stahkt:ido
si no CUIllplil'l'l'1l ('on el knor
de esll' ekcl't'to".
Bolívar
ll'nía que ha(,l'l'lo todo.
hasta
el
\'si'lI('I'ZO ello in('ulear
l'lI el alma de las masas
Jl()Pll~.II·l s la nol'iI'Jll dl' la liherlad
y l'l ideal de
1:\ ill:kIH'IH\¡>IH'ia,
En lXl{) escribía
l'l dl'sde CarÚpano
en una
cad:! :
"11l' proclamado
1:1 libertad
:1I..lsoluta de los
l'sl'l:lvos. La lir:mi:l dC' los esp:\Iioles
les ha puesto l'lI tal estado de l'stupidez.
e illlprimienelo
l'n
~;lIS a !J)I:IS t:In gl':ljl(k senti1l1iento
ele ll'rror, qut.:
,11 -- -
F.
J
1 .11 E S E Z
ARRAIZ
J
hall
chos
han
que
perdido hasla el deseo de ser libres!!! Mude ellos han seguido a los españoles, o se
emhareado
a bordo de los buques ingleses,
los hall vendido <>nlas colonias.
"St' han prescntadoélpenas
un centenar de
ellos, cuando el nÚmero de hombres libres que
yolullla!'i:IIl]('lIll' tomaron las a1'mas es conside(·ahk".
y t'J) 1R17 Ir eSlTibia Morillo desde Caracas
:1 n. Juan Bta. Pardo, Pl'esidente de la Hcal Audiencia:
" ... la csforzada
defensa que hizo la ciudad (J¡. (;uay:uw en sus Últimos apuros, se ha
debido solamente y en la parte mÚs considerahk. :1 h constancia, lealtad v firnH'za de los eselavos, que en premio de sil libertad han sostenido la Causa del Hey, y se han ofrecido contentos al sacrificio de su vida, acreditÚndolo
COII
su va lor y decisiÓn ... "
Qué contraste!
Esta diYlTsa apreciaciÓn de lo que estaha
sucl'diendo t'n el alma popul:u', n'vela, no precisanH'nle que era la lihertad lo que' atnlÍa hacia
('stos caudillos el contingenll'
de los n:tlurales
del país. sino que hahin a!·go mÚs hondo que
los :uT:lstraha dI' modo inevitahIP
hacia
las
handl'l'as y 1'1 ,lmo!' dl'l Hey. La independencia
no fut, un movimiento
popular dd suplo amerÍLano.
El alma popular no intervino
en ese
proccso.
Para las clases elevadas de la Colonia, que
fueron las iniciadoras
de lél ReY(lluciÓn de Ind('pend('nl'Ía y qm' ('n aquel proceso de astucia
y disimulo del l!l de ahril. en el cual. y en sus
-U;:¡Il:1 U;) lIo.1:l!.\nl
ou
-
'!';H1HlP,lH!U! !';lq;)U;)lI.),)SUO;)
42 -
J
El
O
J
A
,lo,'
JJ
E
LAUREI.J
ta al pueblo
para nada, sino como \lna simple
masa inertl',
o COJllO simple
llluclH'dumhre
igIlara y sllmisa n la voz y aun ,ti gesto de sus hnhiluales
amos, directorcs
o capol'aks,
lleg(') tln
JllonH'nto
en que tuvieron
necesidad
de halag,lr y nlralT, l'OJllO colaboradora
de la obra en
ci(Tlll'S, a esa Jllnsn informc
(I\ll' ellas
habíall
mnnknido
en l'l mÚs deprinH'nll'
Jll('1l0SI)\'Cl'IO,
lJ¿lI11Úndoln ¿¡hora al gOl'e (J¡- unos derechos
.Y al
ejercicio
(!lo Ullas facultades
que ellas mismas
!l0l'O a1lll's k hahían
negado
e impedido
ignominiosameI1Ic,
sobre todo
l'uando
se tratÓ
de
haccr l'fedi\'a
la Cédula
Real de "(;['((ci(/s
(/1
S({('ar",
:\qul'l
principio
de
autoridad,
aq\lel
Hey :Il'sap¡trecido
bajo la bota
napokÓnica
y
nquelln
monarquía
('n nehulosa
que hahían
sido l'i ID de abrill'l
cubilete
bajo el nwl se oClll¡;lba n ojos profanos
la trama dd ardid, vl\'Ían
ya n su propio sl'r y era impC'riosallH'ntc
necc!"nrio sos!l-l1er pOI' Illcdio (le las arnws
la posl'siÚn del gobi('l'llO, la domilwcÍÚn
del
país,
"]a tinll1ia ncti\'a",
que dijo Bolívar,
nhol'a en
sus mnllOS, y (lCl'l'Sario que la masa ignara,
sin
(!t-rel'llOS y sin \'olunatd,
\'iuiese a cmpuiiar
las
nrlllus y a \1loril' por la c.:allsa en peligro.
nna
ea lisa qnl' si hien era a la postre la suya pl'Opi(1
('n 1'l'cÚndilos (' instinti\'os
anhdos
d<' Sil a)nw.
JlO la sl'nlian
palpita¡'
y \,jyir sino a 1(1 sombra
y al al1lpal'O d(' aqlld 11l01w\'ca <¡lIe se trataha
de hacer desnpnrecel'.
Pl'l'O CÓIIlO luchar
y Illorir por
linos
de)'l'!:]¡OS qu(' nunca habían
posl'iclo, \l1 sotlac\o si-
F.
ARRAIZ
JIMENEZ
quil'l"a al lado de dichas clases elevadas. sino
que, por el contrario,
ellas se los habían mezquina do, negado y aun arrebatado?
.. Ahí la
obra de 1811. en ('sta segunda etapa de aquella
labor dt:' astucia y disimulo:
había <fue proclamar y sostener lo mismo que quince años antcs
había sido Illotivode
escándalo y causa de las
más antinÚmicas declaraciones
y procedimientos en comparaciÓn con lo que era necesario
hacel' ahora: los derechos ciudadanos,
la soberanía popular en el seno de la igualdad social,
pOI' cllos tan fu('rtenwot('
combatida.
A ('se pueblo no podía escapársele la comprcnsiÚn, o la sosp('cha siquiera. del Pl'ocedímiento. tan cel'ca como estaba el anverso de las
cosas. De ahi que cuando Monteverde, Hoves.
Morillo. llamaban a ese pueblo a sus banderas.
bajo <,1grito de "¡ Viva el R<,y!". a ellos se iba
ansiosa la masa ignara, antigua víctima de los
engreídos linajudos
(k la nobleza criolla, Padres d(' la Indcpcn(h-ncia;
y cuando igual cosa
hacían Miranda, Bolívar, Ribas
y er<lancta.
llalllÚndoln a sus filas. les respolHlinn
a tiros
los de la masa igl1al·~l. de pnrdos. quinttTolws y
cllarterones.
fuyor('cidos d(' la r.édula Real de
"(i/'{(cias al Sw'a}"",
Esa fui', il1dl1dabl(~ment('. la causa principal (h· la oposici<'1Il que en hlS masas popularcs
encoutrÚ b Independencia
en su pirmcr mo])}('nto y aun mueho (lesPUt's.
-- H--
j
I
I
I
,1
D E
llOJA.S
L .4. lJ R E l •
...
La moral excusa y justifica el mal de úno
cuando es necesario el bién de los demás, y el
Cristi.anismo como causa militante ticne en sus
anales muchos ejemplos de semejante aserto.
Asentado ésto y cOllceptuada como causa del
l.it,u una reyolucÍÚn como la de la Independencia, proceder de otro modo era ponerse en camino de derrota. C)
Cuántas Yl'CeS l'n el alma dd Libertador
:Ihri¡'ia su corola, C0l110una blanca rosa perfumada, l'i amor y el perdón, y cuántas \'eces, al
mismo til'I11I)(),dolorosas y siniestras reflexio1ll'S eclwl'Ían soplo agostador sobre la flor mi!,,'l'ieorcliosa de su alm3! Hay muchos actos antitéticos de su "ida que así lo indican,
En su proclama de Ocumare, en julio de
ll\lli, prím era expedición de los Cayos, declar:l
qUl' por parte d(' los patriotas cesa la gu(~rr(l (I
(')
Bolívar
di,') el grito de (,uerra
su JlI"Ol·'alllól t'l 15 dI' jUllio en Trujillo:
a JIuerte
en
"J:'sJlIIlioil's
!I Canarios,
contad con la muerte, aun
siendo indi{ere/ltes,
si no obráis activamente
en olJseI/II:() a la lilJertad
de /a América,
Americanos,
contad
('On
/(1 l,ida
/lIIn
cuando
seais culpables".
E' Lihel'tador
110 se arrepintió
lIunca de la guerra
l1Iul'rtl', aUllque cambió
de Pl'OPÓSitos a ese rl'speeto, pues en earla de 24 de mayo de lR21 le decía a Pelialver
dl'sdr
Guanare:
"De )0 demás
110 digo
nada
porque
el corrl'o lo dj¡'á; y si 111¡~ cuenta.~ no me en;1
!flllian
l'l 1;) de junio estaremos
en Caracas celebrando
l'l alliversario
de la guerra
a muerte,
QUE ES L.\ QUE
:"OS
H.\
)).\00
I'A1'III.\, LIIIERT.\O
y
\'IDA",-(O'I.Clll·Y,-
C:lrtas XXIX. -2(3),
Birn miradas
las eosas, no fui' HoIivar quien priml'ro dijo !/III'rra a muerte, ni tampo<.'o Antonio
Nil'o];lS Bril'I'lio.
rn p] {'ampo de los patriotas;
fué un civil
-43-
r.
JIJIENEZ
A R R .t1 1 7.
JIIW'r/1'
que les habían hecho
lo!! espai'ioles;
que se lHTdonaría a los que se ríndiesen, aun
~iendo espaÚoles. y que ningún espai'iol sufriría
la muerte fuera del campo de batalla y ningÚn
,1merícallO el menor perjuicio por haber seguido las handeras del Hey o cometido actos hostiles contra los patriotas; y ('1 17 de julio de 1820,
en El Rosario. habiendo dispuesto un mes antes
qlle se publicasf' un hando en La Grita impouil'ndo pella de IllUlTle a los que supieran cual(lllier movimiento
del enemigo y no lo denun('i asen a los pa tI'iotas. dicl6 la sigui en te orden
para el J{'l'e d{' su (iuardía, (ienel'al {'rd,llH'ta:
" ... hahiendo íncUlTi<lo en la pena del bando todos 'los Iwbítanll's de La Grita, si ha sido
y un hombre justo. cU~'o nombre es por Iodos conc"plos venerable:
Camilo Tones,
en nombl'e del Congreso
de ~ueva
Granada:
" ... Venezolanos:
unid
vuestros
esfuerzos
a los
que hacen vueslJ'os libertadol'cs
pant rcdimiros
de la
infame
cautividad.
Reuníos
ba!:o las bander'as
de la
:-':u('va Granuda
que tremoJan
ya en vuestros
campos,
y que deben lIenal' de terror a los encmigos
del nomhl'(' <lml'rÍ<'ano.
Sacrificad a cuantos se opongan a la
libertad I/U(' Iw proclamado
l'ene:wela y ha jurado
defender
con los dcmÚs pueblos
que habitan
el universo dc Colón .....
, , . , ..
, . , ..••..••
¡';l odio dl'lJe haberse encendido en /luestros corazol/es 1)(11'(/ perseguir hustu ('1 escarmiento, 11 la muerte
misll/a, a los que hacen profesiÓn de tiranizar pueblos
IJU('
la distancia parecía
poner al abrigo de sus
persecuciones.
Acosados
del
hambl'e
y la miseria,
cllos abandonun
sus lugares
nativos,
atraviesan
los
mares y secxponen
a todo jénero
de peligros,
para
\'cnil' a lIesnu<laros,
a imponeros
un yugo degradante
que os saca dc la esfera de hombt'es,
hacíéndoos
desprel'iahles
e inferiores
a los demás de vuestra especie .•.••
(AlocuciÓn
del Presidente
de la L"niÓn Granadina
a los venezolanos.-Tunja,
20 de mayo dl' 1813).
--16-
/l
()
.T .1
S
JJ
E
ptlhliL'ado
COlllO sc supone.
t'n\'ic CS. un d,'slaCnlllell(O fUt'l'Íl' dt, dos cOlllpní'ííns, para que \'a.\"\
H l'jet'ul<lI'
aquella
disposiciÓn,
casligando
de
1l1ilfTIc a cuanlos
hombrcs
enCUt'lIlt'C y 11'a\Tndo en prisiÚn t'on s('guridad
al cura, :1 ias lliujl'!'('S y !':llnilias
hao.;tn ('sl(' cuarld",
r.rC'eri:l q uizÚs el 1 iber!:Hlo¡'
fJlIt'
ese C1'a
el ¡'¡nico lIJedio de asegurarse
cont1'a un;) SOi'presa, ('n mOIlH'nlos
tan delicados
como los dc
('S('
:Ilio, obrando
Cll un país ostt'nsibkmcn['~
('11l'1lligo?
Indud,lblt'nlt'nll'
que Bolí\'al"
('11 lllucha"
l"ÍrclIlls!:\lIl'ias
d(' su vida. quizÚ las mÚs, se sinliÚ arl'l'lwlado
por superiorcs
imJlulsos,
de los
('wt!es 1\0 SI' daba ctlcnta
sino dCSjlUl'S dl' sus
l'f'('dos, siefllp\'e
!'l'liees a la postrl';
y quil'n sabe si, ,1 sel' posiblt- un íntimo anÚlisis de lo qur'
Iloy lIalll<lI\JOs sus er\'ores.
resultal'Ía.
en eonSl'CUl'IIÓ:¡ filial. que t'n la t'jecw:il'lIl de su obra el
t'ITO\' hahrin
cOllsistido
('1\ haher
hecho lo I'on{¡'ario :k lo qut' hizo.
A pensar así indl\tTll llluchos SlItTSOS de s(t
"ida que la igllorHnl'ia
y la supel'lieialidad
juzgall obra de la c,lsualidHd
o de In fodun:l.
porqm' ('SCapHn a SlI anÚlisis
las leyes natul'all'"
<jlll' guían la :trt'ÍÚn dd homhre
1'11 t'¡ curso dI'
los :lc~)Il[ecimiel]tos.
En .Jamaica,
disgustado
con su
)lntI'OTW,
nhlndolln
inl('nl)lesti\'anlt'nll'
l:t habitaci('lI1 quo'
oeupn
y SI' nsila en otra.
Lu('go
un amigo
va ('n su busca a la habitaciÓn
:tbandonada,
y
(' /1 nu el1('on trÚ ndolo.
SL' determina
a t'sJ)(·rarlo.
St' ¡'t'l'li/la ('1] su hamaca.
se dllt'rllH" y duran!;'
-17--
F,
JIME.VEZ
ARRA!?-
el sup¡io un negro esclavo, que había sido sohornado,
lo asesina, crcyéndolo
el Libertador.
(*),
Y('¡Hlo ('n solicitud de Piar el año 17 y en
la Úllic:l l'oIllPatiia <.k 130 oficrales y sus asistenII'S. d oficial
Parl'jo, qne iba delante, sorprendil'l ('U las eel'CanÍas de Quiamare una celada
dd elH'lllígo, y echando pié él tierra empuñó sus
:l!'lllaS y le <liÓ fu('go, Apenas habían sonado
los dispal'Os cuando se Pl'esentó el Libertador,
a pié, con el cahallo cid diestro y gritando :-Cazadores, ({ Í':qlllt>rda y d,.l'echa"." .. Ante
aqud ¡'('JIl'lIlino grito bélico, revelador
de un
1Il,(')ximo y fuerk -;.lla<¡u(', creyeron
los (k la
cdada que SObl'(' dios venía un podel'oso cuerpo de ('j<"l'cito que ;H.'HSOlos cercaría, y a los
prillll'l'OS dispm'os se pusic¡'on el eSl'alH', dejándok fr:llll'O el paso al Libertador,
HallÚlIdose en Casacoinia,
salit'1 un dL.l
:\l'lII1lpaiiado de Soubletlc,
A1'isnH'ndi, Lara y
olros de su Estado Y1ayor a hacel' decut-ar en
el OrinoclI una operación
interrumpida
por la
in tel'posiciÚn dc IIn piquete en cm igo que habÍ1-l
h('c:1O rucgo a los buques a los cuall's estaba encOlllcndada,
ohligÚndolos
a ['elroceder,
y pOi'
-andar IlIÚS presto ocurdÚsek
internarse
a pié
1.:11':1 buscar !l1l rodeo,
:\1 mismo tiempo el ene(')
EI';¡ un lilH'rto del LiJ.¡~rl;¡d()r, '1:\1l1ad •• Pio_
La dclim:t fui' don Fi'1ix .\mestoy,
venezolano.
El Lih(,I'I;l(~';1'
Lahía buscado
infructuosamente
11 Pio
para
qlle :c mUllase l'¡ equipaje a la (':!sa de llna seílora frau("l'S;\' I'n ca'idad
dI' hlli'spl'd, acompañado
de Sll criado ,Iosto,
-48-
HOJAS
J)
E
L.tlURRL
Illlg0, ]¡a}¡iell do
d('semlHIl'Cado
IlIÚS arriba,
¡I'aía la mis]}]a vía ()Ut' él acabaha
de ahdlldo1i:lI', y al Jlegm' a aquel sitio apoderÓse
de las
!H'stias y de los que las custodiaban,
t' informados de quil'nes
cr,lll sus ducÍlos, ¡('S CCITÓ d Jl"110 p,ll'a
aprdH'ndcrlos.
Tu\'o tiempo de sahcl'lo ('1 Lilwrtador,
y comjH'c]Hliel1do
el peligro
CI1
que sc ]¡,dl,tlJn, ],lI1Z(')Sl' al ngua dc \;¡ c¡¡'!lega
par:1 JlO rl'lr'ol'l'deI'
y dar ('Jl ]n emhoscada,
Si
¡d Libl'l'ladol'
Jl() S(' [¡o oeurr(' nquel int('mpl'stiYO
y l'Jl ap,lril'llcin
dcscalH'Ilado
¡'l'CUrso, por
/lIedio de) cllal puso
entre l,l y sus
l'Jll'll1igos
,Hlue!ln rl'iwlsa
del ()1'Ínoco, sin duda CJUl' buhiel'n cnido l'n su pode]',
En ('sIn misma
l'poea, yendo
('n busca de
PÍ<lr, rUl' npresada
pOI' un piqul'll'
csp:l\\ol
h
cUt'iarn l'n que n y su Seeretnl'io
Il:Ibían pasado
el ()rinoco
('n ('1 sitio del Jobito
UJlOS 1I1inutos
,111!es, los suflci('Jl!l's
para al('jars('
de la orilla
linos cuantos
m l'l ros,
En lXlX, deSJlUl's (flo la dnl"ot<l de La Puerta, ]¡allÚhnst'
<ll'amp,\(!o eJl el halo dd Ui¡¡('lín
de los 10/'0 ••• y l\ul'dÓsl'
rÚpidallll'nil'
dot'mido
ap('sat' dd so!JSl's,dto qlll' pOl'O anles \1) ill1plls¡¡I)a " tOtllnr las Jl¡¡\Y0l'l'S pn'l'aul'jolH'S;
descu}¡ri('t'oll [os espaClO[¡os Sll campallll'lllo
y l'l .)'(/nlo !l SI'Úa y l¡ast,l el lugar donde !cnía colgada
SlI 1I:lIlIac:l, po!' la lflofecl'ÍÚn dl' UlI sarg('nto
y
la c,lp[urn
de un soldado
('), y sorj)l'l'¡Hlido
a
(*)
jl!'l'sJ¡ill'¡'O
E' :tsísll'llt('
d('1 Ca¡H'IlÚn
d('l
Lilw\,t:lllo\',
('radu,
(jU(' junto
('un los ('orolll'll's
(i;dindo
:- Sakl'do, fUl'ron las "idilJl:1S de aqlJl'I!:¡ SOI'p¡'l'sa.
4
-w--
f'.
JIJ/ENEZ
ARRAIZ
1m; YOC('S de Santander que lo llamaba, víctima
(lel ardid enemigo, sin darse cuenta de lo que
hada corrió hacia su caballo. no lejos ensillado, y al intentar echarle la pierna sonaron a su
l'spalda las descargas enemigas y a sus pies cayÚ muerto el noble compañero
de sus bélicas
aycntul'as; el blanco de los disparos había sido
1<, hamaca del Libe!'tador.
¡. S('rú <[ue la naturaleza cuida la vida de
ciertos homJJI'cs, como pone coraza formidable
en tOI'110de la blanca perla en el fondo de los
lIJaI'CS, al mismo tiempo que abandona el guijarro ~,su pleheya desnudez'! .. ,
* * *
Transcurridos
tres meses de su arribo:l
Barcelona, el Libertador pasa al Orinoco y confCI'C'ncia :pJ 4 de abril (1817) con Piar ('); Soeda
( • ) Esta reunión
Se e·fectuó entre
cl Hato de
San .José y cl desclllba¡'cadro
del Jobito,
rilbera dere('ha del Orino('o.
al amaneer
del 4 de abril.
AcompaJiaban al Libertador
·dos edecanes
y cl coronel Parejo.
y ;l! genCl':1l Piar su Estado
Mayor y un piquete
de sus
Carabincros.
Esa noohe, rcunido
al gene¡'al Cedelio,
que riel asedio
de AngostUI"a habia
venido
a encontrarlos,
durmieron
en el sitio denominado
el Juncal,
a legua y mecHa de la ciudad, donde estaba acampado
el eji'I'l"ilo.
El:> se separaron:
Piar marchó
hacia el
Caroni,
donde lo e!;peraba
la gloria de San Félix;
el
Liberladnr
qUl'dÚse para repasa¡" el Orinoco
cn soli('itud de las tropas l/ue creía le tenía reunidas
'l\tari,io: lo hizo el 7" En el Pao, bajo la ruda pena de la
)l(>l'llicla de Barcelona
y la 2~ defección
de !\fariño, se
t'1I(,()lltrÚ ('on el coronel
F. de P. Santander
y el Teniente
corollel
:\tanrique
y en el Chaparro
con las
tropas
del general
Hc¡'mÚdez,
con lo que regresó
a
.\nMostura,
frcnte a la cual se juntó de nuevo a Piar
el 2 de mayo,
--fíO---
l
r
I
l
r
I
r
r
I
i
LA.UREL
D E
el 11 la ha talla dt' San Félix; se n~Úne 81\('V<lJllcn te a Pia l' d 2 de mayo y se estrecha
por
mar y tierra f'l sitio de :\ngostllra;
evacua la
plaza La Torre el 17 <le julio y la ocupa BermÚdel': el 18; destruye la labor
conspiradora
de
Piar, orrlenando
su prisión el 23; se le rinde
(~uayana la Vieja el :~ oe agosto; aprueba y firlila l'1 1:i :k octubre la sentencia de Piar y S('
('.iet'uta
ésta el 1{j,
.\ntc la IH"rdida de la Casa Fuerte ('\ 7 dt~
abril, la segunda defecl'ÍlÍn (k Mariiio (~n es,'
mismo IlH'S y el Cony!"esil!v de Caria('o el 8 de
muyo, celltro de mala fe, de ambición y anarquía, BolivH\' desconoce éste, deponc a Mariño 'J
ordena :cnj uiciar a Madariaga.
(*)
Al mismo tiempo, sin abnndollnr ni un solo
instante el idC'all(ue lo alienta e impele <le 11l0(*)
"Las intrigas
e impostlll'as
ron que el Canónigo .Iost' Corlt·s ,:'Iladariuga
vino u turharel
Úrdcn y
trastornar
el (;ubi('mo
estahlecido
en la República,
han
produeido,
no sÚlo dolorosos
males, que nos agitaron
en los meses pas¡l(jos, y que CS. ealrnÚrn
parte, sino
que saliendo
del interior
del Estado han ido hasta los
pólÍSl'S ('xlranj(>¡,os a obrar SllS perniciosos
efectos.
El
J'l'l'ul'rdu de aquellas calamidadcs,
el eonocimienlo
que
te11¡.(o dr su aulo!' y la íntima
convicción
de que en
todos lil'lllpoS y ei!'cunsI1l11<'Ías I'Il que ¡legue a pl'eSl'ntarSl' 11 alguno de nuestros
puertos,
no tracrá
otro
objeto que repelir
sus sediciones,
me obligan
a pre\'I'¡IÍ¡' a CS. lJUC ('11 el mOlllento mismo en que sepa que
cl Canónigo
.!os¿' Cortt's :'Iladariaga ha arrihado
a cual.
((uil'ra de los pUl'r!os o IJIlL~hJos de esta Provincia,
)0
haga l~S. asegur'al', y eonservándo[o
privado
de eOJl1Unieaeit"ln me (\t· pnrle,
sin I)(~rdida de tiempo,
para
eOll1unie<l¡'ll' ('1 l1\odo Con que debe ser tratado
y I'emitÍllo a la capital
¡)al'a ser juzgado".-Olieio
del Libertador al (;o]¡e!'nlHlor y Comandante
Genera) de Guaya·
11:1.- -s. I>iego: :i de didembre
IIe 1817,
BANCO
-- 31--DE. LA R[f-\Jbi..:CA
BIBLIOTECA LUIS ANvc
l
ARANGO
CATALOGACION
¡:.
J 1 ,l! E N E Z
ARRAIZ
do fOl'lniduble e indómito, crea
los Estudo,;
:\1:Iyores, somete 11 ordenanza
el ejérci to, dicta
l.:
l.a nlUC~tll tÚctka de las armas 1 republicanas,
~,
fU¡H a 1\ aestranza,
l'l'glamcnta
os secuestros
y confiscaciones,
dispone 1'.1S primenls
r~com~_.•
jlensas de los hcneméd tos <le la Pa tria, agrega
f.' ,,\.
la Provincia dc Guayana al Territorio d(' la Rp.-~!~~.- )líiblil:a
y una estrella a las;) que ]leva la
'bnnd(,l'a nacional; OIWlIliza Gobierno, creando
<d Coniwjo de Estado y el Canse,io de Gobierno,
la A.dministracilÍn de la ¡'enta pÚblica, las pro\'cc<lUl'Ías dd Ejército, los Tribunaks
de Justicia
- ~'--l:l;Policía Municipal; funda la Armada nacio·
Hal y establece SlIS obligacioncs
y dercchos,
contrtÚa la vcnida de extranjeros
a las banderas rrpublicanas,
expande la rC'ci¡'n nacida Entid·ad abriendo rdaciOlH'S con otros paises para
ácar su diplomacia y abre el Orinoco a la' na\'e~aeión y comercio de todas las banderas del
111111Hlo
y a \lna carii'íosa
amnistia
su cOl'azón. (") y clw\lllo así se manifiesta, rigido. rudo.
implacable,
le dicl' a BermÚdez:
l'
r
r
"
(*)
"Esp:lIio)es
europeos! ...
.\b<lllllon:ld, pues, sus h:l1lderas (Ins I'spaiio]as)
y
¡:bl'azad al fin la ('alisa de la ];usticia, de la libertad,
de
I¡¡ indc¡wl1delleia ... Venid a estreeharos
('{Jn los mis·
mos que hasla ahora han sido vuestros
enemigos:
la
uniÚn ser;'¡ nuestra
divisa v vosotros
ser('is tratados
C0ll10
aIlH'rieanos" . ...:Proc!aina
de Casacoima,
:H de
;ulio.
El Libl'rtadOl' diÚ su (1(,(Teto de amnistía despuí's:
eOIllIHI'!lIlía ('n olvido general
de todo lo pasado
a
aml'rÍl'anos
~. ('spmioles «Ut' l'indiel'an
sus armas, se
}lresl'ntaran
voluntariamente
o se pasaran
a las banderas patriotas
~' a los eml>l~aoos cív1les que abandolJasen el lelTitorjo
en(,1l1igo para asilarsl' en el rl'vo]udonario
o contribuyesl'/1
a alguna insurrección,
-52-
I
~
HOJAS
D E
LAUREL
"US. que goza de una l'eputaciÓn W'lll'l'al
en toda la Provincia de CumanÚ por sus triunfos, su valor y su fortuna; que es amado de todos los patriotas por su generosidad
y desinteI'l'S; que tieul' un cnnlctl'r fil'lllc y obediente. y
que ama ,el Ol'den y IltllC(pH1co:di~l;C~; es el Jt'fl'.,;J
que COIlVH'l1ea aflue a ronnCIa, , ,
y a Hojas le t'scril)t':
"Por fin terminÓ la guerra l'Ívil en '('sa Proyiucia, CS. ha manifestado
dUl'anle el curso de
lu facciÓn Ull ('arÚl'ter fiel y constante
al (;0-'
hiel'llo Suprenl\l, l:S, ha hecho a la Patria Ull'
sl'iialado scrvido, CS. sel'Ú visto sielllPl'l' como
uno de los Benellll'l'itos de VCllezuela",
y a Ccdeiio:
"La l))'udencia. el tino, d valor. la sagacidad. todo se ellcuentra a la vez etnpll'ado 0POI'tunanJentc pOI' l'S,"
y a PÚez:
"Xohleza
(!l,
senlimientos.
gencrosidall,
energía. patriotismo.
todo brilla en estas contestaciolles (de P/H'Z al Libertador
y al Congresi110), Así es que CS, a la vcz s(' hace aerccdor
a
la consideraciÓn
del Gohh'rno \' ~I reconocimiento de sus conciudadunos.
p()r sus virtudes.
)lor sus servicios, pOI' su constante adhesi('11l a
la autoridad
constituida
y por Sil pronta obediencia para ejecutar sus Ónll'nes",
y a Monagas:
"El Gobierno Supr('lllo, de la IkpÚhlica de
Venezuela. al encargar a
<Id (;obierno
y
Comandancia
(;cneral <ft' la Provincia dl" Harcdona. tiene la mÚs alta ,Ñlllfianza dt· qu<.' d patl'Íotismo. el valor, l'llino y virtudt·s dl' CS, no
stílo purgariln su bello país de las handas t'spañolas y de las faydoncs que la siglU'll, sino
{(ue también hará. jls~
Aelicidacl oe ¡l. Jlor Illedio
<le una r('cla y j~~: administraCIÓn",
eS.
.•.
,
.~ :/.'
•~
~
....
'' '
... ...
:¡
;;;l .
I
"
.
..
.~~
F.
JI.HENEZ
~
..
ARRAIZ
Lkgl', el Illompnto
en que el Libertador
creyÓ oportuno entrar en campaila, no seguros
todavía, aunque puestos en su lugar los resortes de In obedi('IH:ia, pues aun cada un,6 de los
primitivos caudillos
insumisos--Pácz
Mariño,
ArisIlH'ndi, BermÚd('z--se juzgaha fuerte y capaz pOI' sí solo para alcanzarcl
triunfo de la re. voludÚn, y a pesal' de que bien comprendía el LiJwrtador que no era la cantidad de elementos
de gunra que poseía lo s\lficiente para el desarrollo <{(> \In vasto proyecto militar.
Su plan
el'a reunir la infantería que iba a sacar de An~;ostura a la caballel"Ía de Monagas y a las tropas de Zaraza para hatil' a los realistns, que por
El Calvario y El Somhrero se acercaban a Bell'n, siu ¡)ldarsc de la rih<'ra ,del Orinoco en caso de que las fuerzas de aquellos fueran inferiores, panl lo cual Za¡'aza retrO'gradaría de
Chaguaranms a ocupar a Santa Clnra sohl"t.' el
Mnnapíre y d Lihprtador
ocuparía a Ospino,
de donde, ya rpunido a Zaraza, abriría opcracio¡;es contra La Torre para batirlo y venoerlo; por
lo qUl' Zaraza debia ce¡lil'se a la siguiente disJlosÍl'iI'))l estratégica para evitar un ~ncuentro:
"HarÚ usted uso de todas las estratajemas
posibles a fin de engañar al enemigo y a traerlo donde podamos reunidos dar sobre él. sin que
SlIS movimientos destruyan o debiliten la opiniÚn de sus tropas.- -Para alentar al enemigo o
jnspirarle
confianza. puede usted introducirIe
algÚn espía (llIe, fingiendo ser pasado, le aseglll"e haber lwrdido usted,pOl' la deserciÓn, la
mayor parte de sus tl'oIHIS,que exagere nuestros
-54-
-.
,
.1
I
I
I
j
1
i
I
~
J
II
()
.1 .-1
.",'
]) E
J,
.1
r:
H
F:: J,
,'/11lwr:lzos,
d;sllJinu\'u
Ilucs[rus
fuC'rzas y oculle SO}I\'(' lodo Illi Ill'g,lCla, l/II(' podría hal'.¡:¡-Jo d(',,¡sl;r de sus intf'ntos",
Era (;11l11l;{"n Ill'OJl(')sito dd Lih{'rta<!ol',
{'n
('aso <ll' l/11{' 1:Is fuerzas
elH'llligas
fucscn supcrion's por 1:1 uniÚll d{' :V{orillo y La Torrc, {'\'il<tr
~u l'Ill'Ul'l1tro {' ir;¡ \'('ullirsl' a PÚl'Z {'n ,\richlln:1
o pOI' l'l (;uayahaL
mientras
la I'S{'ua<lra
hlo<[ul'aha a San Fl'l'n:llldo,
.\penns
du/'l') 1D días esta C:llllp:liia
(kl :t~
dc llo\'icmhr'{' :tI 11 de diciemhre,
pOI' la dcrrota y disp{'rsi('J1l de la Br'ignda
de' Z:¡raza {'n el
combat{' de la Hogaza ('\ 2 de dil'ielllhl'{"
!JU{' l{'
<¡lIitc') al LilH'rlador'
las H'nlnjas
que ha podido
:'llqllil'Ír
sohre' La Torrc y sohre ('1 mismo \{orillo, despul's
lit- unido a Znraza, pues un triunfo alli sohre aquél, r:kil d(' aknllznr,
\¡o lwhrí:l
dado
pl'l'f)O)J(lcraneia
sobre
C'l C'l1ellligo, nuge
,'l1lre los patriotas,
muchos
recursos
de gUL'lTI,
la inutilizaei('lll
de un Jefe como La Torre y d
],aso fnlnco pal'n m:\I'dwr
sobre San Fernnndo,
Cal,d)()zo y Caracas,
pregonado
por las dianas
tiC' la yidoria,
Zarnza
no S{' diil') nI mandato
sUpL'riOl', y
rUl' un destrozo
el (lfosncicl'to; con tal motivo le
diL'{' ('1 Lihel'!ador:
",\yel'
J)('
\('nido
el dolor' de sahel' pDr el
COJ,lHn'dnlltl' Monll's el SUC{'SO del 2 {'n la 110~:tza,
Por evitar esta desgl'al'ia,
que todos prl'n,íall, aballdolll'
mi 1'lllpreSa sohre San F{'l'nnlldo y \'il1<' yo mismo a auxiliar
a usted, Iksobe{I<-eiendo mis Ún\¡ones. usted ha sacrifil'ado
la
divisiÚll
(1<- illfanll'ria
que había
/>lH'slo bajo
:-;u mando,
pon/ue
jurllÚs pud{' pl'rsU'ndil'Illl'
qUl'
.- 5;) -
..
],',
.TI:l1ENEZ
AURAI?'
usted dejase d(' ('jecutar su debel', Ahora, pues,
de ustcd depende curar las hel'idas que le ha
inferido a la HepÚblica,
y espero
que usted
ajJl'('lldf'rtÍ
ri('1/('¡a",
a obpd('('('I',
PIl!wliado
por
la
px/)(>-
(')
:\'0 perdia
el Lillt'rtador oportunidad
algugUIJa pnra eIlseiiar a sus suhalternos y acostulllhrarlos a la disciplina y al más estricto régimen
militar,
En esa misma comunicaciÓn, I'uda, n la
vcz q\ll' t:ariiio~a y henévola, por cuanto si se
l'l'flTÍ<l a una falla de disciplina tllmhii'n S(' trataha de un Jefe muy difícil de sustituir, }l' dice:
"FS, tend",', cuidado de enviar espíns ni
('JJ('migo panl ((ue ohserve sus movimientos,
y
diari:lIlH'nte me dará CS. l><lrte de ellos, como
tallJhil'n un estado de las fuerzas que reÚna o
aunll'nlt', teniendo entendido {Iue estos estados
dehell n'nir todos los dias, nnotándosl'
en ellos
las allas y bajas y las causas <IUl' las producen,
Yo ('SI)("'O tel}{,I' los pa rtes ((ue dl'S{'O y del modo
qlll' dl'I){'1l dllrs(''',
y los cuadros y estados que manifestaban
diarj~lIlJ('ntt' la fuerza rlel Ejé('cito, a cuya paula quel'Ía d Liberlador
que se ciñesen los rliV('('SOS
Cuerpos, era un verdadero
modelo de
(.)
El incl'ndio
de la Sabana,
que lodo lo cooStllll iÚ. Cl!ti ipajes, pa r<JUl', llIul'rlos
y heridos.
impidió
quP P\ enemigo
se aprovechase
de su triunfo,
El Libl'l'tador
se COll\'cn<'ÍÓ después.
o simulÓ COIIn'J]cersp,
dp <JUl' Zaraza J]O habia sido culpable,
sino
<¡lIl' se habia
visto oblif(arlo
pOI" la necesidad
a pre~
Sl'ntar batalla,
.
De Zaraza
dice el General
Soublettl':
"Zaraza
iglloraba
t'ompletamentl'
el :u'le militar.
y como
era
IllUY sagaz como guel'rillero,
era caprichoso
y algo obstinado;
sin embargo,
fué lino de los Jefps más obedientes a la autoridall
llel Libertador",
f)
flOJAS
<lrk
militar
ea m pa
E
l'1I d rt'gimt'n
[J
,t
interno
(J
II E l.
de tropas
en
Íl"l.
la
vida dl' eampaiia lwhia variado
por
completo,
~o l'ra ya la horda des{'nfrenada
l'
inH'l'l'Cuntla ¡>"l'sla skmpl'l' al desafuero
y ¿ti
,lsn!to como 1,IS avalaneh<ls de Hoves, a quien
1'] Libertador
en otras cosas dese'" y aconsejÚ
imitar. (*) Em[>l'zaba ,1 destacars(> 1,1 (;randl'
Ejl'rdto aquel di' quien (01 mismo dijo (ll'SPUl's
dt' ..\yacucho:
"Soldados! lIaut'is dado libt'rlad a la Aml~rica Mel'Ídiollal y una cuarta partC' del mundo
es el mOl1llllH'llto de vuestra gloria!:. ,"
Era tal 1<1disciplina estahlecida
dl'sde An~ostu\'a por el Libprtador,
SI'\'{TUnH'nte secundado por Soublctlt' como Jeft' dI> Estado Mayor
('eneral. que elmísl1lo Sucl'e. que era de los más
entendidos
C'n asuntos de régimen cuartl'lario,
se viÚ en el caso. un día d(' apn>mio de lxtx,
de dirigl'sC' al .h>fe de Estado Mayor Gt'lleral pidi(ondole un Adjunto que conociese P} servicio
,lelivo de Estados Mayores. que le era casi d<,sconocido. (*)
(')
EI:W IIP noviembre
de 11117 It- \lirl' al mismo
Zaraza dl'sdp San niego:
"1/ aga l' (1. ('sfuerzos
extraordinat'ios
por aumen1:'1' Sil di\'isiÚn
('on ClIantos hombres
haya en el pais
llIandando
("omisiones
a todas partes a }'ecogerlos,
sin
l'xcl'j)('iÚn
de ¡l('rsona,
Debemos imitar a llaves en
(slas ('ireunslanl'ias;
porque
si no, los cnerni/(os
10gr"rÚn las ventajas
de combatir
con mayores
fuerzas,
,. (1I1izÚ la de dl'slrui I'nos, por falta de aetividacJ y enel"~i'l"
••
"( *)
.SIlCI'(' CI''' l'ntonces
.TeCe de Estado
Mayor
DivisionuJ'Ío
en Orirnte,
eon BCl'l11úde:r.,
F,
J
1 M
¡.; S
I~' h
.1 U
R
A
1 Z
J
I
I
El se propuso poner mano fuerte n todos
los t'XC('SOSy SOIlH'tel' la Hevolución y sus homIn'('s a los p1'ec('p1os de una fuerte y benéfica
disciplina. poniendo cortapisas a todos los abusos de la fucrza y la vanagloria;
y así le dice
al Coronel Rang<'I:
" ... ,'0 le \'('comiendo
con el mayor encarcdmien1o' que s(' ohs('1"\'(' el más exacto orden y
(Jisciplina cn las tropas, qut' se prohiban los rollos, violencins, "ejaciOlH's y torlo exc.eso que
JHH'da concÍtal'llOS (,1 odio de los pueblos; y que
tra1e a los <[U(' usted ocupe con dulzura. bondad
y justicia".
YaPÚez:
"El Sargento del escuadrán
Atrevido, Anlonio Moncada. se me ha presentado
reclamando h' haga restitui)' del Alférez Espinosa y seis
compai'ieros más, la ropa y prendas de su mu.1('r, <Iue ha sido saqueada en este pueblo. SegÚn
('sto'y informado, el Sargento Moncada es un antiguo soldndo de la RepÚblica, digno de todas
las consideraciOlws
del Gobi~rno;
lwro
aun
l'uando no lo fuese, cs1anrlo prohibido con pena
de muerte el robo y las vejaciones de los vecinos, el Alférez Espinosa y sus socios si se les
califica el delito, deben ser castigados;
además
de esto ha cometido la misma partida otros 1'0hos sCIlH'jant('s. La eiudadana
Rafaela Padrino, que ha sido conocida siempve por pntriota,
ha quedado reducida a la indigencia.
Yo ~spero que VS. tomará el mayor interés en descuhd!' y calificar las acusaciones
propues1as contra {'I Alférez Espinosa y sus socios, que serán
castigados conforme a la Ley publicada
en el
('jércilo, para que sirva de escarmiento
y freno
a los dcmÚs".
-58-
I
l
l
!/O.TAS
]) E
LA.UREL
y \'('as(' ccímo .se d('splkga
el político,
faJ¡ricando
hombres
háhiles
e idlinros
en medio
de las montoneras
ignaras,
y clÍmo aprovecha
toda coyuntura
para atraerse
a si Cllanto podLt
ser p!'opieÍo
a los fines que huscahan
sus band('ras:
unas \'('ces el castigo de una falta, otr:1S
la suave amonestacion,
el halago de la vanidad
n la satisfacciÚn
de la justicia .
.\1 CorOlwl .TuliÚn Inf.ante' le dice:
"COIl la mayor
satisfacciÓn
}1('. sahido
que
;1 los extraordinnrios
esf'url'zos
v \'alor
de OS.
dehe J:¡ Patl'Ía las reliquias
de iñ'fantcl'Ía
sal\'adas del ('ampo de la Hogaza, es. ha acreditado
('11 esta desgrndarla
jomada
que si ('11 In fortuna se' ]];l('\' tl'I11('I" ('\1 la nd\'l'rsidad
gana admiraciÚ\I y aplausos.
Le doy a LTS. las grneÍas PO!'
los distinguidos
se!'vicios
con que ha confirmado al (~ohierno \' a sus conciudadanos
en el alto
concepto
y esti¡lwt'ÍÚI1 a que sus repetidos
tJ'ÍUIIfos, sus sacrificios
y constancia
lo han C!eVfido",
Al coronel
Hangel:
"La conducta
de CS. en la hatalla
de la Hogaza. de que 11('.sido informado
por varios condudos,
ha aUIlH'ntado
el aprrcio
y consid('radC'1I1 que' sus distinguidos
servicios
en otras oeaSÍOIH'S habían
I1H'!'ecido dd (~obicrno ...
. . ,CS. es h'stigo de los funestos
SUCl'SOS
(flJ(> t<'ndrÚn si('mpre
nuestras
armas
mÍl'lltras
no se' ('jecutt'n
J'digiosa
y l'strictamel1t('
mis círc!c'l1es. En la guerra ,IlO se cometen
faltns imlJlllH'lJlC'nll', y la (lPsolH'díC'ncia,
.. "
Prepan'tlwsC'
a suhi!' el Bajo Apure ('n solicitud de PÚez, en cuyas (kdsion('s
Ínf1uin, par:l
('lItone('s, pod('rosHmenle,
el doctor ~Ícolás
Pumar, y el Lib{'rlador
le escribe
al que después
se lIam(') el !.rÓ/l d(' Pa!llll'll:
- 59-
1:,
JI:lIENEZ
ARRAI7.
"Los importantes
servicios que el doctor
~icolÚs Pumar ha hecho a la Patria, en lu Pro'vjuda de Harinas y en el ejército del mando de
CS., le hacen acreedor a la recompensa del Gobkrno,
Este, pues, le oondecora con el grado
de Teniente Coronel de los ejércitos de Venczuda, y con los empleos de Teniente de Gobernador, Asesor (¡cnrral de hl Provincia de Barinas y Asesor de Guerra del ejército del Bajo
Apure, cuyos despachos incluyo para que se
sirva ponerlos en sus manos".
y a BermÚdpz. a raíz de la segunda defección <le Mariiio:
" ... la conducta de USo ha templado la indignaciÓn que clt'bi<i causurme el escandaloso
procedimiento
del Coronel Montes, del Teniente-Coronel Carrera v de las tropas
seducidas
por ellos. CS. ha desplegado en esta ocasión tal
Jlrudencia. celo y valor, que bastan por si solos
para inspil'ar confianza y admiraciÓn al Gobiet'no y ))llra ntraerse los aplausos de sus conciu<Indanos",
Estos brpvcs dclalles revelan c<imo era de
ardua, incesante y amplia la obra que habia
concebido :ulul'l hombre. y ((ue él resumía en
esta breve palabra: ¡Patria! Solamente así poseído, absolutamente
poseído de un ideal al'roba<101'cuyos fuertes asideros }>el'ciba a cada in!\tan te, y en todas sus palpitaciones.
la conciencia. nomás puede un sér consagrar 14 años de
los días floridos de la vida n una lucha como
ésu, en que, sin momento de reposo, había que
déstl'uil'lo todo para reconstruirlo de nuevo junto a la sangre de la Última hecatombe, sobre
los <Icspoj().s de la reciente devastación.
-- no --
HOJAS
D E
LA.UREL
Tenia raz('m cuando antes de Junín le deda a Sucre:
"Estoy pronto a darlc una batalla a los csJ!,uioles, p,lra lt'rminar
la guerra dc .\m('l'ica;
1'<'1'0no mÚs. MI' hallo cansado, <,stoy "iejo y ya
110 lt'ngo <¡Ul' I'SjHTéll' nada
de la suerte","
Tenia ra¡dl!l cuando en lR21 le escrihia a
Santander:
"Mi glorb
consisle ahora en no I1Inl1<lar
IllÚS \' ('11 110 sahl'l' dI' nada sino (It- mi mismo;
Sil'lllj)\'I' he teJlido I'sta resolucil'lIl, pero de día
en día se aumenla
I'Jl j)rogl'<.'siÚn gl'omi,t¡·íca.
:\Iis alios, mis maks, y el d<,sl'ngafío de todas
1m; i1usiol1es .iuH'l1iks. no mc Iwnnitcn
l:onl:ehir ni l'jl'l'ular otras l'l'solucÍones",
Tenía razÚn l:ual1do en trÍslt's horas de 1'a¡jyjlca gemía:
"C d, no Jl](' COllocl'l'ía porque estoy lllUY
;Il'ahado y muy "i('jo, y 1'11llll'dio de una 101'11ll'llla como ¡"sla rl'pr<,scl1to la senectud".
-
ti 1-
r~-------------------------------_
~
I
I
I
~
•..
I
(.ROLIVAR
o
SUCRE'?
H <lee a]gu nos a ,ios que en El c:niversal de
Caraeas puh]ic<'J el Sr. Lino Duarll' Levcl un esl'l'i~o hist<'Jrieo )'l'fel'enll' a ]a e:uup:lIia que tuvo
]lor famoso corolario ]a batalla que independizÓ
definitivamnete
a VeIlezuela,)' eomo en l'l dijesl'
vI lIH'neionado hislori\Ígrafo
que el plan de esa
e<llllpaiía era obra del :Vla!'isca] Suere, negué la
:ls('Y('1'aC'i('ll),en tl'es articu]os que a mi vez publíqUl' I'n el mismo JH'!'i(')(lico, y llle quedé es]Jl'r:llldo la eontnll'l'éplica
que el sC'Iiol' ])uarll'
1.(,\'(,1 HIl' hahía anunciado desde mi segundo arIÍt'u]o: el'a natural creer CJue se realizaría
el
:llluneio, pues cuando se hace una aseveraciÓn
SL'IlIl'.i:\I1k ('S porque se tiene hien respaldada
]a
p<l1<l})l'a, pero pas(') el tiempo y ]0 que apareció
fUl' el libro Historia Patria. en que e] sClior
Duarte Levd reproduce su escrito Campar1a de
1821, sin modificación
ni anotación
alguna, lo
I
l.. __._._...
6:~--.-
F.
JI,UENEZ
'IUI' rcvela que el scñor Duarte
CJl
L~vcl persistiÓ
su erren' (*).
La ascvcraciÓn
guieJlte
de Duarte
L~vcl es la si-
:
"F':l h'i/o de la ('wn[Jafia de 1821 no ¡lié el
fl/'odudo de la fOl'lul/a o de la blIella slIerte. ni
d,' la oudw'ia romo la df' 1819, Ella se esiudiá
('(H/ fl'i((ldad,
se Jlu'dilÓ en todos SIlS detalles, se
l'}e('IlIÓ ,mb/'(' 1lI/ plan fijo, con término !/ objeto
indicados df' antemal/o, COll movimientos
combillados cin/lí/ira1/1ellie,
U basla sr' indicá rllll!lal' ('11 q/le se dal'ia la balalla fillal."
"COl1ll)J'('/uli() «(,1Libl'l'Iador)
q/ll' babía pasado 1'/ (iemlJO de la q/ll'/Ta primitiva
y qu(' era
JI('('(>sario !u(('('rla ('Ol/ I'Írl/ria
/luís qll(, con valor: q/ll' IW/r'w' a ('irgas, /lwl'r!wl'
a la vel/iura,
('rall a,l'io/1/(/s de oiro liempo: que /lO era grnrfal de un !'jh'cilo ('[ ql/(' I)('leab(( ('omo Ull ('0Ilil<ÍlI de ('Oml)(uiío, sino el que dirigía el com!Ja/e, .I! lo ¡[iriqia ('OJl fJe/'l'('i((: que era la rienda
I1 la in(eliw'/u'ia
los qllr quiaban a la espada. U
/lO d l/(/Iol' I)('rsol/al,
, ,"
l'()
Todo ('SO )lUCdl' pasar así. l'slÚ hien así; pe!'o qlll' sí !lO Jlul'dt' pasar cs lo siguiente, final
"l'
1:1
/'1';I ,l' :
"SIII'/'('
!ra::() /l1aqis/l'alm(,lIle la ('amlJajia de
18:21, nolílmr
,(/ ".i('('/li(; ('(J/l [!l'('('isi()n miliial',
1'(//'(/
(/({/I(:I la ylol'ia de la ('o1/('('/)('irí1/ !I d(,[ genio, {I((l'a (:sle los !Wl/Ol'es del iri/lnfo","
(')
I.t'\'p}
!a
(';IS:l
Supongo
n:l('jonalidad
['ditoJ'Ía!
que
PS
un crror,
U I'llllcími/'ll/O,
.\!r('",
('11 1111 lj,!}!,o il1lilllla(!o
dI' fll .lmt:l'icll
del Sllr flor
C.lll(' ri nll/IJS,
J>Únt!o!e a Dual'lc
l'cpl'odlU'I'
II\l'jie:llla,
de ~ladJ'Íd
S;mÓlI. Bo/íp(11'
su
pS(,l'ilo
y Ruenos
L'il)('J'/lldol'
los más {Jr(/[I(ir,~ e:;cri!ores
-{)4-
J
flOJA.
S
D
E
L A U lt E L
SegÚIl Duarle Leve!, pues, sill la pericia y el
genio guerrero
de Sucrc, no se le habría oculTido
al Libertador
la cHlnpmia
de 1821, que condujo
las banderas
de la HepÚblica
al campo glorioso
de Carubobo,
y sin el alecciollamicnto
estratégico del futuro
Mariscal
de Ayacucho,
aqul'i
conduelor
de hombrcs
en 8 años dc lucha fundadora
dc Patria
habría
,~('gllido sinldo el tldoCl'IHlt!O militar
cOllliado
a la audacia
y' la fortuna. el il\l[lulsi\'o
sargentlín
[fl\(' impele
a sus
soldados
;t\ saCl'íficio
y a la lIIuerte sin plan y
sin concierto:
ni mÚs ni menos.
PCl'O Bolívar
('I'a el primer
eslratégico
de
Colombia.
1 no porque
Si' lastime
('[ sentimiento
ni
ponlU(' se n'sienta
el patriotismo
allte los golJ)('S que
iITC\"l'rl'n!es caen sohrl' sus ídolos, sino
simplemente
porqlle aquella aseveración
es fals1\,
la rcbatían
mis ml'ncionados
tn's artículos:
a la
Historia
110 la inspira
el corazÓn, la aconseja
el
<..'l'I'cb,'o; no liene simpatías,
ni hogar, ni patria.
voz trasmisora
d<..' la verdad
en el curso f;lIal
dc los acontecimientos
humanos.
En esos trcs artÍl'ulos
dcmoslt'(\
fundado
('n
la copiosa
doclIllH'nlaciÚn
rdl'n'lIle
a esos días,
lo siguicntl':
Desdc el ;\110 de' 18Hl no pl..'ns¡') d Liberlador con mÚs 'lhilll'O l'n otra eosa lIllC ell conducir los 1\SlllltOS de la guerra
al logro dl' una hntalla ~ampnl que decidiese
de ulIa vez la Slll',"tl'
de' t'sla (*).
(*)
Documento.s 607, GO!), 610, 615, 802 \' 809,
Tom, XVI tle las :\Iemorias del General O'Leary.·
;;
-- - fi;,
1--- F.
ARRAIZ
JIMENEZ
Entre el Libertador
y Sucre. cuando naciÓ
el plan de campaña de 1821. apenas habia un
redente
trato, pues Sucre habia venido sirviendo en Ori{'nte, Últimamente como .Jefe de Estado
Mayor de BermÚdez. y apenas se habían juntado y tratado unas dos o tres veces, a todo andar, en el movimiento
vertiginoso
de aquellos
días de 1817 a 181!), lo que no le daba a Sucre
ni ocasiÓn ni autoridad para inmiscuirse en las
,decisiones de la guerrn, tanto menos euanto
{!II<' se hallaban
a una gran distancia d uno del
otro, y Sucrc no tenía carÚcter ni cargo alguno
en el ejerdto del mando inmediato de Bolívar.
La Última vez que el Libertador
se viÓ con
SUl'rc, anles de dade plaza en esk Ejército, fut,
e! 16 de enero de 1820, en San .Juan de Payara;
no Sl' volvieron a ver hasta el 21 d(' setiembr('
{'n CÚcuta. y ('n ese interregno,
durante el cual
Sucn' desempeilnha
('n Santomas
la comisiÓn
de comprar
un parque, d plan de campaiia
que Dual'l(' Levl'l le atribuye fué concebido, estu(liado y ordenado a todos los Cuerpos. y ya
para realizarse
a fines (k 1820. como
se
rl'alizÓ en el primer sel11('stre de 1821. fué interrumpido en virtud de poderosas razones, princípahn('nte
la negociación
de los Trata'dos <1('
Trujillo C).
SUCl'e J'{·gres{')de SantomHs a Angostura el
17 <1(' abril de 1820, pero no llegÓ ti Guasdualito
hasta el 1'.' dt' agosto; de al!í le escribió al Liber( .)
Documentos
Torn. H de ~arra('ion.
20 y 23, Tom. XVII y pág. 67~
de O'Leary.
___
. f)(j -
D E
IIO.lAS
LA
UREL
tado!' el 2, didéndok
que todo el mes de julio
Jwhía estado esperando Úrdenes panl su "dil'P(,cián !I demlÍs"
y que se vt'Ía en la JH'L('sidad de
seguir ('sJlerando; el ~ de agosto dispuso el Liht'I'tador desde San CristÚbal. en marcha para
Ca rlagen a. da rle sel'vicio a sus inllll·d ia las Úrd('nt·s y al efedo ordenÚ a l'rdanda • .Jefe dI'
J~I (;[/(/]'(Iío,
([Ut' formase una divisiÚn con los
lwtallones Bogotá. Val'gw; y Tllnja y la cahallería de aquella y la pusÍt'se hajo su nWll:lo,
parn «Ut' mardwst' el 15 clt- octuore hacia ;\Jt"rida. por donde se movería desJlul's el resto de
la (j Ilo/'dío .. IkgÚ Sucn' a Sa n CristÚba I el 2X
dt' agosto. (: instruido pOI' l'rclallda de las c'lI'd('lH'S dd Libertadol" que Sl' hallaha t'll Tur!wt'O, a val'ios días de San CristÚh~l!, k eserihiÚ 11
l'sle el mismo día 1X, díeiéndok:
"'o,. ('.';!)('l'O
la l/e[Jodo el(' los C[U'l'POS
quP M' m(' el/('W'YOll
¡)(/l'a d"dÚ'ol'
mí po('(/ utilídad
a Sil il/.~ll'l[('('ián
!J al nu'jol' s('l'/JiC'io; f'll tanto anlír'ípo
a U. las
Yl'o('ias. pspecialmente
!J()/'
('sial' ,Wllisfp('/IOS mis
d('sPos de ,'wyuil' la ('om¡}(IÚa en d Pjh'cilo
qlU'
1', manda ¡wl'.wnalmen!e",
El LilH'rtador. de regreso de Cnrtagt'lla. 11t-gÚ el 21 de sdiembre H CÚeuta, y entollt:t's flll'
{'uando \'ol\'iÚ a nT a Sucl'e. lo CIUC' Jll'ut'bn que
no t'l'H posible que antes- de esa f('cha hubiese
podido influir éstl' en los planes militares <[lIl'
SC' dcsarrollnban
en un ('jl'rl'ito t'n d cual no Íl'nia st'l'vit:ío acti\'o. siendo. ac!cmÚs. casi desconocido l'n 1'1 C),
(")
lfí.
'1'0111.
J)O('ulI1t'nlos
11, itl.
1:-17. :H2, aM,
Tom, XVII
y p<Íg.
'f'.
ARRAIZ
JIMENEZ
A pesar de las inevitables reformas y modificaciones a que con frecuencia se ven sometidos los planes militares en los movimientos activos de la guerra, por la conformación del terreno, por los accidentes de la naturaleza. por
los lllovimientos y el estado del enemigo, por la
eondiciÚn y poder de los sucesos
nacidos
de la lllisma lucha, cte., el plan de campalia
que el Libertador
traía.
sometido al
crit('I'io más
claro.
a la prudencia
más
estricta, a la regularidad
más
escrupulosa,
se conservÓ intacto
en sus condiciones fundmllentales en todo el año de 1820, a través dI'
innumerables
Órdenes y contraórdenes,
engendradas de los varios problemas que el LibcrtadOl' tenia bajo su mano en aquellos momentos:
invasi('l\1 d(' Santa Marta, rcndiciÚn de Cartagena, ocupaciÚn de Maracaibo, cmnpalia de Quito, llegociaciÓn de Tra tados con Morillo; y asi,
antuoe
marchars(> ('1 Lib('rtador a Cartagena.
hallÚndose Suere en Santomas, el plan era el
siguiente:
E::rpediciÓn
¡llolJimien/o
marítima
sobre Jlarocaibo;
de fuerzas
sobre (,'a/,w'as,
Orifl/co
o po/' Sabana de OClllnare;
Invw;iÓn
de Coro, después d('. ocupado
pOI'
.\fa-
racaibo,
/w/'a obrar :-¡obre el r.enf.ro;
Rf'uniÓn
de la "(rllordia"
al Ejhcito
df'
Aplll'f'
('11 Harinas,
Calabozo,
(iuana/'e
o San
Carlos,
para
('(Imlml
(*).
i *)
:!·IX,
decidir
la
{jllerra
ll1Ul occiÓn
72., 121. 122, 148, 184, 210, 215,
XVII de O'Lí'llry.
)}o('uml'nlos
~(¡(), TOIll.
en
-68--
])
flOJAS
LA
E
UREL
y duranll'
su t'Xl'urSllln a Carlag('lla
y Santa Marta. o s('a dt'! 8 de agosto al 21 dt' sl'liemhn'. era el siguicl1lt':
IlllJwdúJ/
dd fo.'F/'('it(J (Ir- ()ri('11t(', al 17wm/O
d" nermÚd(,::,
1)(/l'a tomol' o (.'al'a("(/s Iwr la I'S-
dd
Jla/da
l'llfmiy();
¡:.l'fJedi('/'(íll
d(' Al'i."1)l('lHfi,
E.l'fJ('dil'Í(ín
d(/lIda,
lwr
U<'llflifÍlI
"\1)///"(',
de
marítima
()riellir'.
lit JlH/llclo
so!J/,(> la costa dI' ClIl'í('I)(';
de J!af'{/('oil)(),
al )1H111d(JdI'
Ual'fjllisimf'lo;
(k la "(;//al'dio"
('011 PÚfZ
!I
al
¡';j':/'t'i{o
l'/,dI'
Cedr.í'io, (*)
Todo esto fUl' antes de estar Sucn' l'n sel'"ido militar
adi\'o
al lado (\d Lilwrt;lclOl' y haJlÚlldos(' I\IllY distante
dI' él: Cl'eo quc 110 hay
pura qlll' pregunt;lr
si fUt' l'se o 110 l'! plan (k
C;lm¡l<ll1;¡ qlle ('11 lX¿l t('rnlil1(') ('11 la hat;dln
de
Carnboho.
cUJllbre Jllilitar
de la indcpl'ndel1cin
e1e Colombia,
«llt'
el Sl'i10r Duartl'
L('\'d juzga
"('(}lI('cJ)('ifÍll
d('[ fII'llio"
y dil't' que t·s "onra d,'
S//c['(''',
Demostré
asimismo
que taJllp0l'o
inspiJ'(')
SULTe al Libel'tadOl'
el plan de Campmia
:k l.ar;lboho
dcspués
que éste 1(' di(') ser\'ido
a Sil
lado, pUt's si asi hubiera
sucedido,
dicho plun
hahría
sido distinto
del que
aeabo
de esbozar, y éstl', pOI' e) contrario,
se conserve') intacto
dcsput'S
de la incorporacic'Jn
de SUCI'(" COI\IO 10
dCJll uestl'an
los sucesos
siguie/1 les:
El 21 de setil'l1lbrc
rcgres(') ('1 Lilwrtndor
a
San Cristóbal
y al <Imancccr del 22 ('11l!H'ZÚ l'1
1°)
J)O(,lI11H'lltos
349, :~:;O,35!). 360, 361, :{R1. 3!lO,
:W:!, :{!I;;, ·J(J3, 409, ·11!), Tom.
-
XVII, irl,
{)!I--
F.
ARRAIZ
.TIMENBZ
movimiento
dt' los Cuerpos en ejecuciÓn del
plan de l'Hmpaila. y con tal motivo le dice B1"Íceilo Mén<kz al Vicepresidente
de Cundinamarca. el 21:
"El 21 del COlTÍentt' llegÓ S. E. a elite Cuartel (~eneral. donde encontrÓ preparadas
las tro}HlS, ('onfOl'lllP
ti las Órd(,ll(',~ qllP tpuía libradas.
Ayer emlH'zaron a moverse los Cuerpos. saliendo ('1 batallón GrwwdP1'os y los escuadrones Lall("N·OS. J)ragones y C({zad()rp.~ (1 ('abailo a reunirs(' a TÚriba con <'l hatallbn VrIU'edor. Hoy marcha tamhién eon la misma direcciÓn el batallÓn
Timdon>s. La fuerza de estos cuerpos asciende
a 2.200 hombn's. El sei'\or Coronel Plaza. corno
segundo .Tefe de la Guardia. tiene el mando de
esta divisi('ll1, que no puede ir mandando
el s{'¡'¡or (;cIIeral CnlanC'ta por hallarse C'nfermo. El
objeto ,de este movimientocs
ocupar a Mérida
y Truj illo, <lesalojn ndo al enemigo de las posiciolWS que ocupa en la primera
oe aquellas
P¡'ovincias, Plc." (").
J al Vic'l'presidentede
Venezuela le oice el
mismo dia:
... "Elltl'(~tanto. me manda S. E. que eOlllunique a V. E. las Órdelws sigiPnles:
1" -- Quc impuesto
de las dificultades
que
sc presentan pa¡'u c.iecutar la expediciÚn marítima sobre la costa de La Guaira, conviene S.
E. (>11qilf' las tropas '1"(> se destinaball a ar¡lIdla
ope/'(/('icí1/, reforzadas ('llanto sea posible ('Oll todas las que hay disponibles pn el Orie.nte de V f:'(" )
Donlll1ento
-132, id.
--70-
J
r
-
,
I
I
L
F.
JIMENEZ
ARRAIZ
nezuelll. ejeculen el nuevo plan que V. E. propone de invadir a Caracas por e/Tuy y Ocumare.
S. E. quiere que el señor General Bermúdez
mande en jefe el ejército que debe ejecutar esta
invasión, y V. E. le dé sus instrucciones
con
arreglo a lo que V. E. mismo propone y a lo
que ahora se previene,
"2~-qllC en el mes de octubre prOXUHO debe ese ejército prepararse
para moverse en todo el de :\'oviembre, que es (>llip/lIl)() en que ('sil"
('jé/'('ilo y ('1 de AIJllN' ,'ir' aC'prcarcín a VlllpIlrlll
y IlumarÚn pOI' l'sta parll' la atcnciÓn del enemigo.
";~.! que el sL'i'ior (;'cneral IkrJJlÚdcz no debe conformar.'i(' ('on amenazar ([ Cara('as. sino
'l/l(~ la o('uparcí, cstl'echando
al cncmigo cuanto
seH posiblt-, P('I"Opl'ocurando sicmpre l'vitar una
hatalla contra fucl'zas supl'l'iol'es y sin pl'ohabilidud <It-SllC('SO.
••-t~ --qm' V. E. cstÚ autorizado
pal'a sci'ialal'.
con conocimiento
dc las circunstancias,
de 11Is
fll('I'/.as dd ejéJ'cito quc emprenda la opcraciÚn
y de las posiciones (lue ocupc d enemigo, la dil'cl'l'ión que debe llevar el seiiol' Genel'al Bel'mÚdez, .'ii obrurlÍ por Oritw'o () I}()r utra dirr'('rián, ron lal que lomp a Carw'a.'i IJor la espalda
del ejérrito e,'ipaíiol,
"5~'-que el selior (;'('n<'ral Ced('lio deje d
mundo de la divisi()n ('n que sirve y venga inmediatamente
a prcsentarse
en el Cuartd
G('-·71-
D E.L
JlOJAS
ncral
de S. E .• donde
A
U R E L
recibirá nuevas Órdenes
cte." (').
Esos documentos contienen en todo su conjunto y ('n casi todos sus detalles el plan de Calnpai'ia que como un señuelo atraia la imaginaci{m del Lib('rtador.
con una pequeña diferencia: la expl'dh'il'))l de {;J'danela, qu(' ahora. o('u~
pa'do Maracaiho e incorporado
Rl'yes Vargas en
Sil{llisiqlll', iha a hac(')'s(' en 'otra forma, entrando por Coro.
En los nsuntos de la guerra hny que 1<'111'1'
en cuenta en todo momento un importnnte fac101', siempre
inesperado:
los incidentes,
qll(, a
\'('ces tienen \Iodl.'r incontrastahk.
L1egl) el mes de novicmbre y las ncgociacioJH'S promovidas
('ntl'(' el Lihertador
y Morillo,
para la regulaJ'izacilln
de la gueIT<l. intelTIJlllpieron la entrada en campai'ia. De modo pues
que hasta el 2() de cste mcs (1820) dicho plan
no' sufriÓ ninguna variaciÓn; vino luego el lapso de armisticio, que ,debía <Iu!'ar hasta el 26 de
mayo de 1821, Y ('1 21 de CIwro fUl' Suc!'l' despac1wdo para l'! Su!'.
Es oecesllrio. pues. po!' amol' a la vl'rdad
histÓrica y por el nombrl' del Libertado!'. en estos momentos en qu(' s(' celebra insólitament('
\lnn de las efemérides
más gloriosas de su vida
militar. insistir en la réplica al aserto del aludido historiÚgrafo
Duarte
LeveI. tanto más
('uanlo quc el editor del citado libro, al insertnr su trabajo, lo reputa como uno de "los más
y s(' le darÚ otro d('stino,
(')
Documento
434.
-
72 ----'
1:,
ARRAIZ
.TIMENEZ
escrit()r('.~ de .\mél'ica," colocándolo
así en fraternal
conjunción
con .Tuan MontalYO • .José Enrique
Ro(l<), .Tosé Martí, Francisco (iarcía Calderón.
Chimborazos
de la mentalidad nmericana;
y llevar el mentís, para Sll
inmortalidad
en el tiempo, a los páginas de
otro libro, que sp(\ como la YOZ de un siglo en
In sandc'>n de la Historia (')
Bolívar es ('1 prinH'r ('stratl'gico
de Aml~rica!
!J1'tl1ld('s
(')
Este> escrito
(1(' C:lracas.
ri as rccti ficac,ioncs .
(',,¡pcrsa/
puhlicado
en el periódico
El
aparece
ahora con las necesa-
. 7~ - .
r--- -
- -~~~-------------~-~-~----
CARA
BOBO
1
Desde qm' el Lil)('['tador Sl' moviÓ de Sanlafé. después de BoyacÚ, traia ya en la llH'llte
el plan a que debía sugetar sus olH'raciones. a
qUl' tenían
que ceñirse todos los movilllient()~
de sus tropas:
es lÓgico pensarlo :.lsi. ~o se
l'lllldl)(' de otro modo en un milita!' de su alta
l'onlurll: hllbría sido un loco de la guerra y el
m'aso el Úrbitro dl' los destinos de América en
los días de la emancipaciÓn,
Tres veces habia intentado
el LiIH'rtndut"
¡JOIIl'I' en el ccnt!'o del país el campo de sus OJWradones. y dos \'('c('S la mano de la derrota lo
habín echado fuern: convencido ahol'a de lJUl'
Ja vida de' In RevoludÚn PO!' ahi era insosll'lIihIt', se huscÓ b periferia:
d Orinoco, el Apure,
el :\rnuca. se abrieron ante l'l como ancll<ls
uH'nidas
tl'iunfales;
apoynndo
lIn, pie en las
Queseras del Medio. puso el otro en BoyaCÚ, y
MarHcuibo cerrÓ el casquillo con que la FortuIla
signÓ el eHmiIlo de sus victorias,
- 71-
F,
.1 J .\1 E N E Z
ARR
..4IZ
Pero BoyacÚ extendía hacia Nueva Granada d ('scenario de la guerra. y él tenía que auJlH'nhll' sus medios de acción y los resortes de
la lucha, forzado a ('nlazar sus operaciones
en
I/na dilatada exlt'nsiÓn de terreno donde todo
era un obstÚculo: por eso tenía a Soublette en
Angostura, a l'\'daneta y a Montilla en Oriente,
a AnzoÚteguí en el Xorte de Cundinmnarca.
a
Salom. Lara. Plaza, Carrillo y otros en la Cordillera: enll1 SilS }¡ombJ'f's.'
"Yo pknso marchar
dentro de muy pocos
días a activar las oJleraciones en Venezucla"le decía a Soubklte d :~de setiembre desde Zípaquirá.
CuÚI enl el plan de esas operaciones?
Dt's(}t' anlt's de las Q"P!;('ras del Medio venia el Libertador
I)('nsando ('n una acciÓn campal sobre' MorilIo en un punto de los Llanos.
con ej('rcítos de Oriente y Occidente, en combinaeilÍn 1..'011CJ'(laneta. que había sido despachado desde febrero con Órdenes de organizar una
('x¡H'diciÓn con la Legión Irlandesa y fuerzas de
)Iargarita.
que mllenazarían
y tomarían a Caraea por f'1 Xorte (O'Leary, Tomo XVI, Doc.
fi91 y 6ml). Es esto ya un embrión
dc lo que
al cabo sllcedili, concebido
ell términos
mÚs
precisos, amplios y estratégicos,
Pel'o Pl'escindamos de lo que entonces acont('cill y ocuphnonos
de los sucesos que se desarrollaron
después del 7 de agosto de 1819, día
df' BoyaCÚ, que son los que lógicamente
tienen
eonexilin con este asunto (*),
~;:-~.
"-:,;¡
(' )
Para esta (eella Se hallaba
-
75 --
Sucrc entre Adi'"
HOJAS
D
E
I.J A
U R
E
L
An::liiceIllO!l los movimientos
militares
de
aquellos días y asi se sabrá si debemos atribuir
al Libertador solamente la símple mecánica militar ell las maniobras
de la campaña que condujo a Carabobo, o le corresponde
también la
glol'iade
haberla concebido;
es decir. si aUIl
6ubsisLc admirable
en el Padre dc la Patria el
caudillo poderoso, el hOlllbl'C fuerte, d luchador incansable.
al mismo tiempo que (,1 genio
de la guernl. o es necesal'Ío poner ya en otJ'a
frC'nÍl' l'l nimbo dc C'sa glol'Ía.
Cnrabobo no es una de esas acciones que
fOI'íWSlImp))Íl' tienen que ser en un lugar preciso. como BoyacÚ; ni en un dia determinado.
como las Queseras. producto de cil'cunstancias
inl's]w/'aclas;
ha podido S('/' en Occid{'nte, en
los llanos
de Porlugucsa,
(k Cojedcs,
de
:\pure; .Y dd mismo modo en IX!!). en todo d
1~2(1, o 1'0 el HIlO 21, como lo ful'.
De BoyacÚ a Caraboho InIllSClIITI'n 22 mcSI'S. <¡lIl' no fueron pro(lucto del sÓlo C(¡\ellJo militat' el1 d movimknto
cil'nUfica de un ejl'rcito
<¡ue quierc y busca combatir. sino también el
l'l'sultado dl' nllH:hos incidentes quC' t:ln lllego
hustrahan
como ¡"('vivían el plan esLl'atégieo bn.io el cunl ('volucionaba
el Ején:ito Libertadol"
P:ll'a Bolívar Ja rapidez (,I'a ll('l'esi:lad primaria.
JlllCS el tiempo Jlndía aumcntar
la fuerza d(' Sll
uua
cll' Barcelona
\' CUll1anacoa.
(ll'sl'll1príiando
la Jcdl' I¿slado :\Iayor division;lrio
d~ Bl'l'IllÚde7. elesde el :{ dl' julin.
Era corollel.
Poco antes peeHa un
;lUxili"r porque
casi no (,o!1ol'Ía el set'vil-io adivo
de
E~¡ados ;\layon's.-418.
r,ltll}'a
·76 ---
IlOJAS
DE
L A U R E L
contrario.
pero habiéndose
extendido
considcrablemC'nte el terreno conquistado
al enemigo.
es decir. el campÓ de operaciones.
y estando
ahora forzosamente
di\'ididos y separados
los
ejl;rl'itos republicanos.
tenía que adquirir
ple!las sl'gurida(\C's de triunfo para arriesgar
la
Slll'rt(· de los pueblos libertados con tántos salTificios y poder :\\'enturarse
en solicitud de una
gran batalla cuyo plan <le operaciones
prdimillares era ya para ('1 como un delirio constante
y l'llloqlH·cedor. Así, confiaa
Anzoátegui la dcfl'I1SiI dd ~orte dc :\"uc\'a Granuda; dispone el
;) de sl'lielll!wc d('sde Santafé que el eoroncl AIcÓnla!'a a\':lIlce hasta CÚcuta y d resto dd cj('rcito se prepare
a mal'char hacia Guasclualito
(XVI, 7:~~i). y el lB de octubre desde P<llllplol1a.
lc da a Soublelte las brdenes siguientes:
"qut' despache con el eoronel Briccño los
cuai!'o batallones
d(' la columna <1(' su mando
a IInirsl' a PÚez;
"quc a\'ill1ee él a informar al genel'al Páez
dl' toclo y de SIlS r!psir/Ilios para la prÚxima campm"ia;
"qllc siga con toda J'apidn al Cuartel GeIleral clel ejército de Orient(' a durle ordenes
liara reunirlo al de Púez por Cabruta o Caicara
y Bajo Apure, quedando
en el Oriente Monagas
y Zaraza;
"que' ésto y lo demás que le ordenaba
<1('hiu estar
ejecutado para el 15 dc noviembre,
en que unido a Púrz en Achagu:ls o San Fernando, ('mprrnderia
operaciones".
(XVIJ-302).
-- n--
J
F.
JIMENEZ
ARRAIZ
Esta es la primera faz de la campaiia decisiva de la emancipaciÓn
de Venezuela.
Sigamos las IH'ript'cias de ese plan y Yl'Hmos cÓmo aquel hombre nervioso, inquieto, violento. rodeado de dificultades. luchando con los
mayores obstÚculos. venciendo arrogante un illlinilo nÚmero de incollvenientes,
moviéndose en
una pampa desierta, manejando
un Ejército no
('n su totalidad veterano, sino en gt'an parte hiSOllOY muchos de cuyos jefes vivían ('Jl incesallte rivaIída(I,- -veallJos cc'1I110ese homhre llIantenía en !Ina ím(ll't'turlwhk
unidad Sil allísim:1
personalidad
moral. por lo <[ue SIIS det'isiolH's
t('nían el sello de lo irn'vocahk
y SIIS simples
o[liniollPs se destacahan
con los (lerliles cI(' lo
ahsolutanH'nll'
[lt'cl'Íso (' indiscutible. :\0 era e1
¡il'ano: era el genio.
El 2D d(' octubn', desdc Pamplona. le ratifica a Souhldte sus Órdc'llcs y k dice quc entn'gue a PÚcz la divisiÓn d(' su JJwndo. que past' ,1
Odellle a hacer el movimiento
del cjl'l'cilo 11:1da el Bajo Apure "para quc, !"l'montÚlldose allí.
elltl'en a obrar sobre [os !-[:I110S d(' [a Provillcia de Caracas y [Ol1l('l/ la (·{(fJil(/l. si l('s [tu'!'('
]Josih/e"
(X VI - 819).
Así iba la direcciÓn de la guerra cuando
:\lol"Íllo desocupe) a San Fernando
de Apure, lo
clue hada pensar que no estaha ('n condiciones
eJe conservar sus posiciones y por <.'onsigniellltJlIucho menos de emprender
(,<lmpa ík( sohl'l'
Cundinnmarca,
cuya defensa era primordial como base de la independencia
de aque\l.as Pro7X---
HOJAS
D
E
LAUREI.¿
vincias, y el 28 de noviembrc ya estaba en Arauea Bolh'ar, camina de Angastura, sañanda, quizás, que bastaría su presencia, y sobre su frente
el laurel de Bayacá, para que la tierra vamitase
ejércitos y de eSDS ejércitDs cada pasa fuese un
triunfa, El 11 de diciembre
llegÓ a Angastura, (.)
El 12 nDmbró a Valdés CDmandante General de la infantería
del ejércitO' quede
Oriente
iba a hacer remantar
SO'ublette en San FernandO', y a Ce{leí'ía Camandante
en .Jefe de la Caballería; dispusO' que Managas y Zaraza CDn pet}ueiios cuerpDS vDlantes (Iuedasen en las Provincias de Caracas y Barc.elDna
Drganizando
trDpas, y autO'rizó a MO'ntilla para que en Margarifa tO'mase el mandO' de las fuerzas británicas, si aun nO'había llegadO' D'Evereux, O'desempeñase la Jefatura
de EstadO' MayO'rde
éste,
cO'n las instrucciO'nes siguientes:
"que si la Legión ll'landesa pasaba de 2.000 hambres tomase
(( Cararas por Catia. OCllman~ o CllOroní y en
scguid.a a La Guaira, aumentara
allí sus tropas,
arganizara
el GO'biernO' políticO' y militar y expcdíciO'nase sO'bre Ría Hacha y Santa Marla.
(*)
El Libertador se encontró COn Sucre entre
San Juan de Payara y Achaguas del;; al 8 de diciemhn' (181\1); se lo llevÓ a Angostura, v el 13 lo despachÓ a preparar trasportes y carne 'salada en Santa
Cruz, Parmaina y Caicara para el ejército de Oriente
que iba a remontar en esos di aso Sucre era ya general de B¡Oigada, ascendido por el doctor Zea, y venía
de servir en el Oriente. Al encontrarse con el Libertador iba en comisión del Gobierno <le Guayana en
l'ompañia del coronel Francisco Ca¡'abañoo
.
-79-
J
r
llOJAS
L A U R E L
D E
1)('1'0 ¡¡Ul' debí •.• e51>(,I'a1', para I'l'('mbarcarse,
es[a/' ('¡"rto de la dPJTola del clU'rjW principal
del
(-Nrl'ito de ;l/urillo, debiendo
conservar
a Cara(::IS, en caso
contrario,
hasta la úllima
('xtr(,llli·da,d, y que en C:1SO de no alcanzar
a mil 11omhI'l's las trop:ls irlandesas,
obrar;¡
des.d.e Papa1'0 H C:Il'Úpano,
l'xtl'IHlil~IHlose
ha$!a Clll'iej)(~ si
se jJudía hurer alyo sobre Gllarenas !I (Tllatí!'t'.
Ikl'llludez.
siendo
posible.
entregaría
a Motilla
~us fuerzas y pasal'Ía a tomar ellllando
del cjt"rcilo Orienlal"
(X\'J--8;)0);
y con tal Illotivo cled:tlc ;tI gell<'ral Francisco
EsleJ)¡ln (~ÚllIez, el 11
dl' diciclIlbre:
"La oJll'l':lción
que va :1 I'jl'l'uhll'
el scilor corond
Mariano
Montilla
dehl' comba¡ir pod('rosamente
:1 la re:l!izaciÚI1 d('{ pll/l1 qur'
JIU' he' [J/,O¡JlU's!o" (X\'l--Rfíl),
1 a J)'EVl'l"l'lIx:
¡))·lí.ril1la
p.lz¡¡do
"Concebido
algunas
ya sus Illovimientos"
l'a/ll¡Jllli((,
!la
('{¡J{aT/
divisiolH'S
Iwn
(XVJ - ~()~).
dl,'fa
l'llI-
1 a PÚez el ~~: "Dentro
de tl'l'S días 11Ial'l'IJO
a ínl'orporarl1ll'
l~on l',S. el1 el lugar qlle k hl' indieat!o,
Allí eS!;lI'(' dentro de 1,") días sin faJtn
con el cjl'rcito,
" ,\ llIí lkgada
al lugm' lfUl' 11<'
indica·do
:1 t '. S, dl'lH' ('S!;\I' todo pl'OlIto, para
(,!11pn'IHIl'}' las opl'l'nl'Íol1esde
la prÚxima
l':IlllIHlii:t, el1 1:1 que podelllllsdispolIC'1'
de X a !l.(l(l()
}¡oll\bn's l'xl'cknles
y 1'11la Cfue I1lIt'stI'os illlJ('J/ciMt','; {hw('/'osdeIH'1I
l'xlel'lllinal'
los rl'stos
de
J\iOl'i!lo" (XVII---0),
Fin:dl1ll'\lk
('1 gl'IH'I',rl Aríslll('ndí
fu(' 110111hr:l(lo (rC'nl'l';¡} ('n .T('fe dc lo que Cfucdaba del
6
- 81 ---
1
F.
1 JI
J
E N E Z
ARRAIZ
(·.ii·rcito
Odentl" "para defender el terrilorio lílwrlado y libertar el ocupado por el cnc(\(>
Jll
igo."
JI(', aquí. pues, pcrfectamente
,destacado
el
plHll de (,~lIllJ)Hiia
que se proponía realizar
el
LiJwl'ludor
p;lr<l hatir
a Morillo en acl'ÍÚn calllp~ll.y qw' podemos resumir así:
I)¡of(·nS¡1
(l'ojl:)S
que
dd :\orle
de :\Ul'ya
al mismo
aml'll:\zaeall
(tranada,
con
tÍ(>mpo a Mo-
rill,) 1Jl))' Occide)J!l';
Firme
dI' Ol'ienk
a Costa
chnli' P'll' vi Oriente
de Canicas;
lll\'<lsiÚll
Jll\';<sil',l1 marítima
por el :\orte
di",idil'S(' h atención
jl('¡;!l'l'
la Capital;
([Ul'
H('eonccntraciÓn
<keidellk
('11
r<lr a l\loriJlo
de
un punto
de Morillo
fuerzas
de
pam
d(' Caracas.
o le hicil'sC
Oriente
dc los Llanos para
y
ata-
('n accÍÓncampal.
J todo se movía ya a eSe fin con C'sl'l'upu1osa regularidad;
pero Montilla,en
Margarita,
s(·)lo Jlll'dia disponc!" de :iOO reclutas en .Tuang!"ie-
go: desnudos, dC'scDJzos, hambrientos
los soMados; bisoños los oficiales, los cuerpos en disC'usiÚIl.
L1('ga el Libertador
al Cuartel General
(íe PÚC'z y l'ncuentra, bajo el rigor de una estaciÓn incleIlH'lItc,
indisciplinado el ejército, escasas las bestias, fatigadas las tropas, exhaustos
los depÓsitos de guerra; y tiene que suspender
sus operaciones, aplazándolas para mayo o ju1110.
--- 82 -
,-
-
------------------
¡¡OJAS
--
D E
--
L
.t U R E L
1L¡sla esk 1110111('1110no es po'Sihlc ni siquiera suponCl' (fUt~ sea SUtTC el in<;pirador
de l'Sl'
p]an, PUl'S Sll posidúIl
en los acontecimientos
llIililal'l's
y SllS recielltes
relnciol1es
con el LiJ¡Pl'tador
lo poncll 111\1)" clis[all!c' de poder
inJ1uil' ('¡¡ l'! plan de e<llllpaiia cuyos cIdineami"Il[os prinl'ip~I!PS
hemos "is[o ya y que cada día
lwhr:"!J de pt'l'fcccioflnl'Se
mÚs segÚn
los mo,,¡llIil'lJ[os
:](,1 (,1JCllJigo y ]ns pr'cscripciont's
(k
in ('s[l'alegia.
L;:~;:\p[i[udes
militares
cId fU[ll1'1: ;'\lul'ise:lI
(]¡- .\Y;lcl1eho
no eran todavía
('Oll()ei([l,s (Itol P:\t!re de la Patrin,
euyo :Vlinis[l'o dl'
ClI('I'I'a el'n 13l'icl'r10 :VI('ndez; sus .Jl'fesde
Estndo ~'¡ayor (;cllcral.
Soublcllc
y Sal(lI11; y qm'
('uando !lcl'l'si[(') un gelleral
experlo
que dirigiesp In guel'r'a en Allgostura
pensÓ ('n Soubll'th'.
por sohre PÚez, Ikl'mÚdez,
Mal'iño y MOllagas;
I~ce('sil(') 0[1'0 capaz de (,x[l'llder las alas (le la libertad
mÚs allÚ de 1<1parroquia
naliva, y pcns(')
en {·I'danl'la.
]lO!'
sobl'l' (;c'lI1leZ y ¡\l'isl11('IHli;
Ilecl'si[(') otro, inlt~]igl'nle y aguerrido,
que (ll,rendil'Sl' la índl'jlcndenl'ia
{le! nort(' dI' Xueva (;nlIlnd a, y IH'nS(') ,en A nzoÚ ll'guí, por sobre Salol11.
Plaza y Lnra; muri(') :\nzoÚtegui,
y pens(') l'n SH10m, por sobre Plaza. Yaldés,
Lara. Carrillo
y
Cnrrt'llo,
y l'll {'I'danda
pOI' sohre Saloll1; neel'sito l'Xlwdieional'
sobre el X. de Caracas.
sobre
Cnrlagl'nn
y Hio-Hacha,
y pcnsÓ ('n Montilla. En
Suc\,(' pellsÓ el Libertador
para algo moralmente más ,distantl'de
in Yrlng\\al'diu
que aquella
retaguardia
que tanlo l(~ molestó
en 1821; y el
ti. de diciembre, desdl' Caic.ara, le dice a Sanluu-
- - R:l- -
JIMENEZ
ARRAIZ
<le l' : "lVIi primer paso al llegar a Angostura seni rl'mitir a V. E.cuantos
fusiles plw(Ja, que los
conducirÚ personalmente
el general Sucre, que
Jl(·vo ('onmigo ('Oll este objeto ... " (XVI-840).
El Lih<,rtadol' no eonocia a Sucre to,davía.
II
En funza
d(' ,las circunstancias,
pues, el
Lihel'lador rf'gl'csÚa CÚcuta en enero de 1820,
y mientras llegaba el mOlllcnlo de poner ('n ejecuciÓn su plan <1(' campaíia, aplazado por f:alta
de l'l1'J)1C'ntos de gm'ITa y ·de Iropas vetl'l'anas
suficientes y po\' la imperiosa n('eesidadck
for1 a! (,(,l'I' la (/I'fl'nsa lIrl :\o\'t(' ·de Cundinamal'ca
}Y"lrapodel' expedicionar
en los oll'OS puntos del
ll'rI'Ílol'io, se consagraria
a un nuevo orden de
OIH'l'neiones: todos los cuerpos ·debían actuar
oportullallH'llk
en la n'alizaciÓn
de cs(' plan,
que (,1 eslabn resuC'lto a no variar sino en c'l
casoexc('pciona
1 en que ;WorilJo reconc('n tI',1ra
SllS
J'Ul'I'ZaS sohl'(' la cordillera
por pJ Tocuyo,
pUI'S ('nton('es PÚC'z debía "arrostrar
por to-'o.
batir los l'UCI'pOS que había en la Provincia de
Car;ll'as y ('ntrar por Tl'ujillo y i\i('l'ida, tomÚndole- '" ,pspald:l al ('Il'('J)1igo".
"Yo han:' I'r('ntl' - k decía d Liherlaoor,--nml'nazH\"(" yd('stl'uin', a Morillo, si puccto; si no,
espcran" b cooperaciÓn de V. S. para ej,C'('utltl'Jo", (XVII - R7),
En caso d(' quP el enemigo SI' dirigiera hncia Orienle, PÚez dehía entoncl'S "ob¡-ar dd Illis--81-
HOJAS
D E
LAUREL
mo mono variando sólo de direcciÓn, pero ocu}la n<lo sil'm ¡>re a Caracas.,."
Llega a San Juan de Payara el 11, Y reincorporado
Sucre, lo denLClve el lli con instrucciones pura que, con)j; 180.000 que ha de recibir,
puse a las Antillas a comprar un parque y lo
conduzca él Cundinamarca.
El 2:¿ retira a Arislllendi a Margarita l1lir'lltras llega d tiempo dI'
obrar, y le ·dice a BC1'mÚdez: ":'\0 siendo la estaciÚn pre-sente la mÚs oportuna para obrar sefJÚll rl pla1l dr c«l1lparl« fjllP n1(' había propw'slo, !lc dispucsto qm' usted tOllle t'1 mando dc las
Provincias
dc CUlllanÚ, Barc.:clona y LI:\l1o!'i dI'
Camcas, mientras tanto se le ordena otra cosa"
(\..VII -28).
Al Vicepresidl'ntedp
Ven('zlll'la desde Guasdualilo, hablÚndolede
la necesidad de arm:llllcnlo y de que las tropas uprendan a mUJl('jurIn, lt' dil't,: "/:'sl(( (,«l1lp1l11<lno se ha rmprPlldido
!la ('((si por ('.'l/a ('((WW, pues en tanto no se cubra 1<1:'\ul'va (;ranada y disciplincn los hatnlloI¡L'Sdc .\Jlurt', nada se puede hac(>r" (\..VIl---12)
C).
Pel'o hay nlgo dondl' aun Il1ÚS daraml'nte
se revela qtW las O!H'I'aciolH'S dt>duadas
desde
que el Libertador
St' moviÚ dc Santafé hasta
('sIt' rnOIlH'nto, no son sino 1111mismo plan; las
siguientes COl11ulJicadollt's:
A Salltander,
;11 informado
de los movi(')
Tanto en el capítulo
anterior
COlllo
('n ésk
y 'los ((lIl' sigul'll, jlongo ('11 bastardilla
tOII:! fl":!se qu~
conC'urra a jlatentizar
lo que quiero ('s<'lan'('('r t'n ('ste trabajo histÚrieo.
Varias de estas dtas est{¡n n~suJ1l idas.
-. Kil--
F.
.1 1 .11 E
.v
E Z
AB.RAl.2
lllil'n(os <1(' :\Iorillo, que justifican
(>1 aplazamknlo
tll' las o!>ecaeiones: "Todas estas noticias ('(jntil'll1:m 1(/ /Jrlldf'1/('ia
dd plan
'lllP
¡w
¡)(1m el inuiprllo.,,"
(XVII---l:38).
A L:ll'n ('! 10 <1(' marzo:
"Tomado
Maracniho, fOl'lllHI'Ú •.. S, alli un grande cjércitn
C!dlljJ/l'cl()
Curo. o sobre el lugar que se
(XVII---172) .
.\1 lllismo PÚt'z. el 22 de junio, desde el Rosario: "S. E. pref('rirín d movimienlo sohre Barinas y (tuanare
porque asegura y ¡¡brcvia las
comullicacioll('s
de C. S. con S. E. ac(>rcanclo lo~
dos ('.i<"1'l·ílosy LlciJílando 511 rcunít'ln para s0r
socorrÍ'los
lllulunnH'nlc"
(XVIJ----2:>O).
Dr' nllt'YO d '.27 :11 Vicevresident!·
(jp Velle'zuela: ".\,deIllÚscle la {'xpcdícit'ln marítima «ue
elehe mandal' d seil0r gl'neral Berll1Údez, si es
j)osihle. «lIier~' S. E, que el se¡lor general Cede¡io, COII el n'slo dt' la fuerza que haya en d
OI'Íl'nk. o pOI' lo menos con la divisit'ln que
1ll:1I1da. haga por la I)(u'f(> oriental d(> Caf'{u'({s
lIn adi \'lTsi('lIJ al t'lwmigo, il}ya diendo lodo ('1
ji:lÍs «ue pueda ocupar sin eXJlonerse a un mal
suceso, hiell St'a )l0l' los Llanos
de Calahozo,
h;('ll ¡lO,. OrillW() !1Sahana de ()Clllllo!'e"
(XVII:2Wi) .
PITO efel'lÚas(' el prinllT
armisticio en julio
y S(' suspendell las hostilidades.
Llega el lJ]es de agosto y el Libertador
parte para Ocaiia.
De San Cl'islÚbal le dice a Crdaneta
que
ponga al mando (le SUCl'(, la Caballería
d(' la
Ii([ra
le
obra/'
sohre
jl¡·('\'('nga.,."
-86-
flOJAS
J)
L
E
A
l'
R. ¡: 1,
no·
y ]OS h:l Llllolles ,r((/'[fliS,
TI/lljll
!f
y]e llolll}¡rc un Jcfe de Eslado :YIayor (").
ClCllp:l<1a :VI{'l'id:\u :lgn'gaha d Lihntadol'
111:11'C]¡:lI'Ú a] lbjo
,\plIl'('
l)()l'
1:1 "ja q!le
k ¡HlI',';;:':;¡
!IlÚS cO!1\"t'lli('lllt',
c¡'¡moda y segur'l.
dicieJldo
¡¡lIl'
\':1 n reul1íl's(' ('n lJarin:w
eon eJ !~('I1"I':l1 p;')('z.
lllil'n!¡'ns yo entro ]lor el OCC;11(o1llc
1'0]) hs di"iSiOlll'S
df' Monlilla,
Lnra y ~l!Cl'l'
(:>-:\'11 ~:,íO).
(;lIu}'(liu
¡.'(i('lÍ,
y desde El Ros:ll'io,
da ]¿IS Órdenes sigllif'ntes:
"En adiciÓn
hn' movimiento
c:llllpai1a,
f'l Si de a¡.:oslo
a mis 111slrucLion('s
~. opel'acioncs
cn
que sl'I'Ún
('s{ril'fllJ]l('lIfr>
('),
11'
dI' aYl'I' soh1 pn'lxim<l
('lIllljJlidlis,
Ol'llello a C. S.: que si ll:lra el ÚltiJl10 día de octuh¡'c pJ'('lximo no ]mhicrc yo Ilf'gado nI CU:ll'tl'l
(';{'l1e1'a]
¡\purr,
ni tuvirrc
C. S. unn noticia
positi"a
comunicada
pOI' mi (} por
011'0 .Id'(' dI'
la !\epÚhlic':!, de que deho illmedial:lIl1ellll'
lleg:I!' ,1 ('1, pasad
C. S. l'! río .\pl\l'e ]lOl' .\pllrilo,
y se dil"iginí. a 1:1 dudnd
de (;IJ:lnnn',
1'11 dOllill'
sc r('unirÚ a 1'. S. la divisil'1I1 de] gl'IH'I':d SUCI'l'
y la dd gencral Lara.
oe
(')
Esta ordl'n
tll\'O IllllChas 1I1lldilit'al'illlll's
\.
P:lI'l'('l' «UP :11 /in no SI' pf('('lllÓ, a .iuzgm' PUl' los IlI';'
\'¡mientos
d(' esos batallolles
~. ]lor los '\JJl/llf(lJII:(,IIJ'),~
d(' 1'rdan('t:l,
Este s(')lo IlIl'nl'Íoll:t a Su {'!"l' en ;ISUlltllS
dI' Ol'Íentr ('11 los ,1Iios 17 r I !), ('\1 Sll prilll{'\' ('I1('Il,'))'
t\'O ('011 ('1 Libertador
y en los tratados
dI' Trujil¡o,
(')
El 9 rle agosto se hallaha SIl!'!'P !'Il (;II:1Srlll:'¡¡to: \'('IIÍn de Angostlll"a
con p1 pal'qlll'
~' ('s]ll'raha
(n'dl'n!'s del l-i'h('rtador,
de quien no \'('('il>ía ('IlJlI('sl:¡('1011, L1Pge'l a San CristÚhal
('1 '27 d!' agosto,
f('ch:¡
i'Jl
qUI' ('1 Lihl'I'I;Il!or
('slaha por Harranquilla.
El Li·
))('1'1,11101' r(,¡{I'!'s!') de Oralia
a San CristÓhal !'I 21 d!' S("
1¡(,lllhr!'.
~87-
P.
ARRAI7.
JIlIENEZ
He S. se mo\'erÚ del Apure con todas las
lropas que he expresado
en Illis instru~cion('s
de nyC'r, eon todas las que componen la divisiÓn
dd Sr. gelleral PÚez y con todas las que hayan
Ik~udo pura ('nlonces al Apure de la parte Orienhd (k Venezuela ... Si ll<'gado a Guanare yo no
l'stl\\'il'sl' allí, ni l". S. tu\'iere noticia eO\llunicada por mí. u otro Jd'e, de que deho Ikgm' 1\
n<¡uPlla ciudad innH'diatamenk,
elltonces olH'Ul'Ú l". S. eon el l'jl'rcilo sobre lns fuerzas eneJ])igas q\le oeupan la parte Occidental de Venezuda, hllsc'(/[/do (( .l/orillo y d('sll'llyhldolo.
pura (,()\llpll't,n' la lihl,J'tad de esa parte de Colombia.
'T. S. lonlal'Ú el mando ('n .Jefe del Ejército.
"Así qucdan (ll'c\'('nidos todos los uconlel'Í\llil'ntos <[uc IHlcdan ll'ner lugal' en el or{len naIUI',tl d(' los S\lel'SOS. y ni una enfel'medad, ni mi
llllll'rtl', ni mi prt'sl'ncia en otra parte, 'donde lo
t'xijll ;dgÚn grande interés de la })atria. poclrÚ
impl'dir que se realicen las o/Jf'I'(I(';01H'S que l/U!
111' p/'o}J1/c'sfo
y que confío a C. S.en los casos
díchos l'n la prÓxill1:l ('ampaña"
(XVII--·:1;-);).
lkspul's de esa Ol'den definiti\"H, lIege'J a (iallinazocl
12 y allí yariÚel
punto de reuniÓn
<.'OllPÚez, fijÚndolo en CiuHnare, e hizo algun~ls
indicacion('s
de rl'gillH'11 interno en el malll'jo
d(' tropas: los suhalternos
dd Libertador
fue1'011 {'Il todo
sus discípulos, aun para enCarÚl"~l'Ie a la d('sgmcia en los 'oías de derrota y desde d modo de montar una gual'dia hasta el de
<.'ollcchir una campaila y lle\'ar la mano a los
,-8X--
f·
,
~
D
HOJAS
laureles
de Ayacueho.
porque
entonces
no se
sabia sillo ser valientes,
~illgllno
otro de los tcnil'ntl's
dd Li!wrt:ldOl' tun) jamás (')l'(knes tan amplia,..,. l'acuIt:1{les
tan "hsolulns:
SU(Tc. en pos
de \':lIl!L'r,lc l'l1
lX~(j, no Ins tuvo.
En \'iJ'lud de esas ()rdenl's
le (kda
a SOllhll'ltl' el ¿l. desde Bnrrnnql1illa:
"El geller:li el'·
dalll'!a ha redhido
1,IS ('Jl'delll's mÚs krmillallte~
y dl'!alla:las
sobre sus opl'radol1es.
plles dl'Splll'S de haber 1'(·f1exiOlwdo IllUY de{¡ollidHIll(,l1tl~
sobl'l'
el p[(/II fJlI(, 111(' he P1'O[JlI('stO. LE HE O.\1l0
r-;:-.: :\11
:\1.\ 1\C 11.1
.\QI'¡:\TI
FIX.\L
HESOIXCIÚX,
no me-
nos que al gelleral
PÚcz (*), Al general
{'rdaIll'!:l prl'\'illl'
illstruyese
,l V. E. de lo que J'l1l'Sl'
l:('('('sario ¡}(/m [(/ ('jl'{'lIci{)/I
dI' mi 1>[(//1" (XVll
~1~~).
Pero todo Sl' :lplnza de IlUl'\'O: el Libc'l'tado!' lo dispo!le
asi desdC' Oeaña,
ordl'lIal1do
a
t'r:Ialll'la
que sllspenda
el cumplimiento
dl' las
(')]';j('lICS l'l'cibidas,
¡Il'rO que todo dd)(' l'star listo ¡r,lra ll1O\'l'rsc IUl'go que l'l llegue a CÚclltn.
para entrar
de lkl10 en su pl:ln (h' eampañ:l;
l'sll' el'a. en resunH'n,
l'l siguil'llte:
Expcdiei('lI1
m:lrítillUl
sohl'e la costa :k Cn1 :leas;
~IIl\'il1liel\lo
d(· fuerzas
sobre Cnrnl'ns
por
los [Jallos (feo Cnlahozo.
o por Ol'jtUCO y S"klll:¡
de ()clllllaI'C';
(*)
'1':\
I:¡]J:I ('sil'
('11
111
S~
~'
!lO
s:t1Jl'1l10S
(1LI('
Barr:lOquilla,
h:lbia visto
l'llflnllo
('on
-89-
I
..
1'1 I.ihl'r1ador
dic('slaha ('/1 (;uasdualiel Libl'rt:Hlot'
sino do-
Su('r¡'
\'1'('l:'S.
I
l__
L A U R E L
E
F.
.1 1 M
¡;; .\'
E
Z
.4
R
R
A
1 .%
FIHTZ<lS(k (keidl'lIle por Coro y d To('uyo
L'l centro;
H('lIniÓn dl'l Li]H'l'lador al ejércilo del OcL'id(,lIte ('n BariIJas o (;uanarc
para buscar al
('Jh'illigo y hatido.
COIllO SI' \"(', SlIcre estaba gcogrÚficalllcnte
lllll." disl:l1lte del Liherlador
cuando éste (I<'s]llegaha asi sn plan de campaiía.
1 si aun no
('J'a oído ('11 los ;lltos COIISl'.iOSde la guerra ¡.cÓ1110 podían
sus illdicaciones hacer
desfilar
los
,1colJtecimieutos en UII rumbo delerminado'?
..
1
!-;oJJf"('
111
Se iIH'o¡'por(') Sucl'e a la (~uardia el 28 de
agosto en San CrislÓbal, haIlÚndose ausente d
Libertador, que estaba en Ocaria, yel mismo 18
le rserihiÓ,dici¿'udole:
"Me ha instruido
Crdaneta
de mi deslino
y eS]ll'ro la llegada de los cuerpos que se me
eneargan
para dedicar mi poca utilida.d a su
instruccic'm y al ml'jor servido;
en tanto anticipo a usled las gracias, ('s}lecÍ:llm'l'nte POR EST.\H SATlSFE!: IIOS
)IJS DESEOS DE SEGUm
~A E:-; EL E,"~HC:ITO QCE P. S. )<L\~n.\
LA CA\JP..I.-
PERSO:-;AL)JE~-
TE",
El 21 de setiembre regl'esó el Libedador
a
San Cristóbal, ('] mismo 22 'empez!aron activa)}lcnte los movimientos
dd ejército, y el 2·. le
deCÍa BriCl'lio Méndez a SoubleUe: "Conviene
S. E, en que las tropas que se destinahan a aquclIa operación, reforzadas cuanto sea posible con
--00-
••
II
o
tod,lS
.1 .1 .c.,'
las
qlle
Yl']H'ZlIdn,
¡'nl¡u/II(,
/11(1)'(' •••
J)
r;
L
Iwya disponiules
('1 nl/('Vo
('.i('('lIlrJ/
de i1!u((([i1' (1Cal'({('as
el! el mes de octubre
U R
.1
en el
¡da1!
E
L
Ol'ÍCl1ll' de
r¡lW
E.
,r.
el 1'11[/!l O('IlprÚximo (h'ul' ese
IllOYCTS('.
('n todo el de
¡101"
¡>l'epnrarSt'
para
l1o\'irlllure.
que es l'l tiempo
cn que este dc!'cilo y el d(' ;\pul'e se ,lcelTarÚn
a Valenei:a
y
llalllar;'¡1l por esla parlc la atenci{'l!
cll'l t'n,'l11i!-i0.,. y, E, ('stÚ ;llItorizado
para señalar
b dil'C't'l'Í(')ll que
rkhcllc\'ar
el seiior g(,Ill'I':d 1~l'1'1'1 "1<kz. es df'cir.
si obrorá ¡)(}f Orifw'o () POI' otra
,/irr'('cicíll,
('011 tal '11/(' lOl1lf'
SÍr'111¡}r('
(( C(/J'flC((S
IUiJ'
lus ('s¡)(/Idas lid ('jrln'ifo
('sp((íiof'
(X\'JIl:~1), (*)
:'\Ut'\':lnH'nte
a Souhleltc
el 1~ de octubr<':
ljt··I"t~ilo
"Todos
los
('II('I'¡JOS
lic'Il('1I
(írdf'!1('s di'
y para aSl'gUl'ar el suceso.
la utilidad dc ulla expedicióll
sob]'l'
hl'
¡¡¡i('lIlos,
(; IIl'i('
l({.~
J1lovi-
lH'lls;\(lo
('ostas dl~
]JI' , , ,
", , ,Al genl'ra] Arisllwndi
St' h· confinrá
mando y la organizaeiÚn
d(' esta eXjledieiÚn,
(X\'lI-- In) .
el
, ."
.\1 corolH'1 C;Úmcz d :W: ":vranda el Lilwrladol' que {l, S. prepare
Toeuyo, hacicndo
correr
tocIo pnr<l 1l1'archnr al
la voz de {¡ue vn todo
el C'jército a su cargo, pnra r('unirse en Valencia
(O\l 1'1 gt'l1l'1'al PÚCZ" (XVII-t92)
.
.\ PÚl'Z el 2 dt' noviembre:
"Si los cspaiioles no pasan
rncÍoI1es
(*)
mismo
del Tocuyo,
dl' {;. S,
s(,l'fín
Sou'blettc
comunicó
ticmpo se amcnazaría
ni nos atacan,
lw; 'lile
fllllf'S
l<.1s
lirl/I'
0J)Cdl~-
al Libcrtado)'
que
al
al enemigo ])01' los valles
dc Caul'agua, Capaya, ctc. (XVII-446).
-- ~1-
l·'.
ARRAIZ
JIMENEZ
talladas y de cIue la he hablado ayer, reducida a
1ll0Vi.TSe sobre (iuanarc
el r de diciembre"
(XVlI--505) .
..\proximÚndose
Morillo al Cuartel General
LilwrtadOl', situ.ado t'n Trujillo,
el Libertador
pensÚ intidentahnenll'
en la n'concentraciÓn
de sus fuerzas en un campo propicio
al desarrollo de una gran ba talla decisiva. si era atacado por el ejército enemigo. y se fijÓ en Sabana Larga. c('rcanías de Tn¡jillo, camino de Vakra.
SUtTe fué nombrado Jefe de Estado Mayor Gl'lwral
el Hi de noviembre
en Sabana
Larga. caJ'Úct",r con l'l cual, hajo su graclo
de (;ellt'ral
di.' Jkigada,
debía
firmal., die?
días
despul's,
l'l Tratado
de regularizaciÓn
de la gurrJ'a.
En los ;)() días que transcuITen desde
que SUCl'(' se reuniÓ al Libertaclol' hasta ('sir nombl'~lllliento, hay varios documentos quc le hu('en aparecer como Ministro:>
de (iuerra y Marina interino, pero nada acerca
~k ('sto dice d Libertador
en sus notas biográflcasde
Sucre, nada Crdaneta
en sus Apunt-adones.
La ambigiiedad
que se nota en esos doCUlllentos, por otra parte, cs notable.
Ppro si eji.'rciÚ inkrinaml'nte
el J\-linislerio
de (;uerra y Mal"ina, pues asi lo dice Briceño
Mt."ndez al Vicepresidente
de Cundinamarc\.l
en
nota de 28 de noviembre
(XVIl--i160).
Las negociaciones
de paz tomaron mayor
incl'emenlo y se firmÚ el tratado de regulurizadÚn de la guerra el 26 de noviembre de 1820. y
el plan de campaña
(IUNIÓ en los siguientes
términos:
--- 92 -
]) B
HOJAS
L A U R E L
Invasión (](>l ejército de Oriente, al mando
,¡e BermÚoI'z, para tomar .a Cnracas por la espalda dd enemigo;
Expedici()11 de Oriente, al mando de Aris1}wncli, sobre
la eosta
de CUricIH';
Expedición
de Occidente,
con lJrdancta,
por Barquisimeto;
Rcunión
del ejército de Occidente
a la
Guardia, con PÚez,Ccdeño
y Plaza.
Queda pucs
dt'llwstrado
que rl plan
de
c'llnpaña
con <¡lit' el Libertador
intentÓ
)lonrr
('n movimiento
los !'.it;l'citos de la He'pÚhlica en
las din~rsfls oC:lsiones t'n que ('stuvo a punto dc
(,lItral' en ope¡'nCiO)H'S adi,'as
CIl 1820 fu{~ sic\1lpn' igual, y rl mismo (salyo la amplitud quc l'~
¡liÓ el curso de los 'll'ontceimientos),
con ql\l' en
1RHl j)rllsó sellar la libe'rtad dc Venezuela. Veamos si es o no talllbil'\l
el mismo con que' cntrÚ
lriunranlt'
a Vnkneia
el 2-1 de junio de 1821, r5
d('eir: \'camos si (,1 pJ:lll de eal1lpaib
qUt' quiso
ponel' en prÚdi('a
alllt's del Armislieio,
en 11()vit'mhn',
o sea dUl'anlr
el aíio de 1~20, es igu,lI
o no al qur rt',didl despu('s del ,\rlllislkio,
o
SI',I
ell
1~21.
})esjlUl's Yl'I'PIllOS qué
lÍC'lll'll
ciertos
dOt'llIlH'ntos.
signifkaeil)1l
real
* * *
Fl 21 de ('r1eI'O (\l' 18:21 fué' (h'spac1wdo Sun(' ;¡j Sur del Ikpar!al11enlo
de Quilo,
donde
(k1Ií:\ expedil'ionm':
es ahora .cuando
ya a clt's1;)("::,' su csc1arC'cida
exis!C'ncin el GC'llcral.
],',
J
1 Jl E N
E
Z
ARRAIZ
El 11 de febrero, en virtud de que :\laracaihahía r{'conocido las handeras
liberladoras
el 2S d{· enl'I'O y unídose a Colomhia, el Libertadol', {'n jH'pcnuciÓn de lo que podía sobrevellir, <liÓ sus instrucciones
})l'cventivas:
.\ Souhlelle, d 16 de febrero: ", , . en el caso <le rl'nO\':<lI'S{'.]as hostilidades,
p] ejlTcito de
Ol'ipnte y la expediciÓn de Margarita deb(,ll ('j('cl/[al'
f'/ (~ICO I'J..\" Ql'E SE II.\BÍA :\-tEDITADO y co:\n:;\,IC.\DO .\ V. E. ,\XTES DE CEI.EllH.\H EL .\11\T1STlC10,
}JO
(X\'lfI-
tfl).
A RprIllÚ<lez ... '·S. E. el Yicepresident{·
de
\'l'llezurla
estÚ l'ncargado
<le dirigí,' la gurrra
por {'sa parte y autorizndo
pnrn comunicar
a
C. S. lns Órdenes e instrucciones
convenientes
eOllforJ1lp.rl plan que sr le ha dado, y en el cual
tiene l'. S. por objeto principnl y cnsi exclusivo
oel/pal' a CaNl('aS por la espalda del ejército
enemigo dislraÚlo en Calabozo y Occidenf(' por
lus sf'iior('.~ g(,llerales Urdalleta y Páez ... con este motivo se recomienda a lT. S. LO Ql'E SE LE DIJO
.\"TES
DE CEI.EBH.\HSE
EL ..\H~lISTlCIO
eox RESPECTO
,\ S\'S OPEH.\CIO:'o;ES"
(XVII 1---52) .
A PÚez e'] 19
"Quiere S. E. quP reuna y
concentrc C. S. sus fucl'''US cuanto sea posible
en Achaguas o sus inmediaciones,
de modo que
el primer aviso o acto de hostilidad pueda U. S.
mover el ejército todo y ocurrir a donde sea
I1ccesal'io, conforme al pla1l q/1P SP comunicó a
U. S, ANTES DEI. ARMISTICIO" ••. (XVII-54).
A Santander
el 3 de mayo ... "Esta divisic'm (la de Maracaibo)
debe o flanquear al ene-94-
1/
O J
si
11l!ffO
A
Sl'
S
i!lkl'!w
,,1 Occid(,!11e
11.,
n
E
('1\
('slu
L A U R E L
Y('1l(';I,ll(>ln
Pj'()yjnei:l,
o inyadir
por Com, si los e5-
)l;ll~oll's
toman
o
COI1Vil'rlt'!1
Sll
;':f',1(:iÚn
SO]¡l'('
In ddel1sivn
el Lhno,
como
:¡'11¡]l"· .. , (XVIII
-iD).
es natur:lI y
pl'O-
el;1
UC'g,\ el 10 d(' marzo ('J Lihertudol",
renl111l;lS 11OstilidalÍl's y da orden n iodos los ('ll('('-
pos qU(' se f'stl'll
lislo,> el 1'.' dC' muyo
}>:lra ('nll';lr
Con 1:11 motin)
le di('(, a Crd:llll'1:1 dl'S:!P Bal'in';1s:
"Co!1viclIe
inJinito que e, s,
~'slt', eOI1 toda su divisiÓn el1 H[ll'f{uisilllcto
:l la
lllnyO!' hr('\'('<lad
!)osiblc, :k.inndo nSl'gul'ada
SlI
esp;llcl:1.
::'st(( O!JI'l'w'i<in (',<; 11/ jJi'in1f'f'(/ !1 {lln(1llml'lllfil
!)![/'(/ forJa l(( ('llIn !)(JÍia.
Sin ,,!la nada
,\:ííir/o ¡)//('d(,/I
<'.Í(>('llfa/'
los otro!;
(;1/('1'/)0.'1
de
en eH1l1jl:lll,1.
('F ",.¡,' o
!)/)l'
!'sh
y pn'J:\imos
¡wrf ('''.
(X VI Il
1 :m).
C'utrnr
LJlIl' ihan
f'n movimiento
los di\TI'SOS
l'lIC'I'[)()S
<l decidir
1<1 sll<,rte
<le
CO!Olllhi:t, y ('11 prl'sel\cia
ya de lo invari:tbk.
el
!.iJ¡('J'ln<loJ· le hac(' S:thlT a Soublí'lll'
lo sigui('I1lt-:. , . "Si V. E. logra :t{¡'<.H'r sobre d l'jlTdto de
()¡'iellll'
('n C:tl'Hl'nS, ('n los Vallt's dc Al'agua
o
l'n los de ()cUlllnl'l' (el1 caso extrelllo)
y t'ntrl'Íl'lll'J'
por algÚn
¡¡
til'mpo
alguna
blbl(' <ll'l enC'migo, la campwia
Jlll('sff'()
{o por,
porf[ut'
el resto
di"isión
rcspe-
('sld dif'idida
del ejé-rcito
«
('S-
pucdl' resistimos .. ," (XVIII -1 !lO).
Tl'llÍ¡¡ rHzllll l,l Libertador,
pues súlo asi,
I)~l'i()l
l10
('O!1 lIna hÚl>il f'slratcgia
que
le pl'l'senlasc
1'01'-
mi<lable,
arrollador,
compacto por todas parIl'S por donde
pl enemigo voltease a mirar, 110mús podía él "e!lccr en campo decisivo aquella
--95--
1:.
JIMENEZ
ARRAI'l.
\',cz al (fue sí era formidable;
al que, derrotado
al fin, pudo hacer gloriosa su <lerrota conduciendo }¡.eroÍcnmentc izada la bandera cien YCces \'cncedora
de la }>atría vcnc.ida.
El 24 dc ahril le había dicho a Páez Hricciio :\1élldez d('sde Barinas: "El objeto de S, E.
es: que este ejército sea ,.la reserva y se oeupe
sÓlo de llamar la atenciÚn del cncmigo )lor est~1
parte. l/llsla r¡IW llr'(Jlle d caso de aprolJf'chal'
¡¡l/a lJiclOl'íll r¡1I1' Ohlpl/gll cwtlqllif'ra
de los otros
,'lIl'r!)(JS dr' O!u'l'w'io!les
lll't¡'¡J(lS".
(XVIII-172).
y l'l caso llegÓ. El Lilwrtador supo en GU;111:11'('1'12:> de mayo, por la correspondellcia
qu('
k lwb:':l illterceptado
al ellcmigo el ('scuadn)n
f)l'((f!OllI'S de la (;lllll'dia,
<fue ('ra la ckscubicrt:l
lil)('rl<:dor¡¡. que La Torre había abandon¡¡do
a
,\r;1uJ'{' y eontramarchado
precipitadallH'nte
:1
V:llellci¡¡. y dedujo innwdiatanwnle
que aquello Na la COIlSl'l'lH'[I('ia de 1<1acciÚn de HermÚdl'Z sol)['(' C::I':I('<lS y que ésta se halbha
t'n Sil
poder (*),
El Libl'l'hdor
110 {'sl)('rÚ IIIÚS y S(' pllSO cn
march:l.
El 2~ Ill'gÚ a Ospino, el :10 entrÓ ell .\raure y el ;~ de junio, tras la )'etaguardia
en('miga
quc se iha, oCllp<'l a San Carlos. a la cnlH'za de
ei('n ginl'les dd ('sclwdrÓn D]'ayoll(>s d(> la Guardia.
(')
Cuando
('.1 Lihcrtador
!erlllinÓ la ,lr('\nrll cle
(",as '('l1ll1unical'iolll'S,
ex(']alllÚ:
"Ahora
nadil' nos dcti('ne", y ulla /lodl'l'(Jsa cx('lamacíÓn
llenÓ los aires:
¡Viva Colomhia!
--- Hf)--
/J
o
J
,,\
S
D E
L A U R E L
Hatificada allí la noticia de quc había sido
úcupada Caracas por el ejército de BcrunÚdez y
de la aproximaciÓn triunfal ,a Barquisimeto de
las fuerzas expedioionarias
de Urdaneta, proclamó el 6 a I3ennÚdez y a Urdaneta
Genel'ulcsen Jefe de los ejércitos de Colombia.
El 7 se incorporó PÚcz con mil gínetes de
YUllguardia y resonó en la pampa, henchida de
heroísmos. la primera diana a la gloria de Carabol>o!
* " *
La lIluy nohle figura histÓrica de Sucrc no
necesita que se le escatimen méritos al Libertador para brillar alta y majestuosa.
como no
necesitan las cumbres del Pichincha, para dominar los horizontes, que se aplnuen ante ellas
las cumbres del Chimbornzo.
Sucre tiene su~
perfil('s propios. definídos,
y tiene
SH
obra
}l¡'opía,
POI' eso no me
explico la rara tendencia
a alI'ibuirle h('chos que no le pertenecen .
.\si como con Carabobo, sucede tumhí{"n
con los Tratados de Trujillo,
La obra de 10<:
Tratados de Trujillo no fué de Sucre: él no flIé
sino un intermediario,
como ha podido serIo
l:llalqllier otro de los militares
de Colombia
{lile hubiese reunido
el dón de gentes y la clara
comprensiÚn de las cosas que en él tánto se distinguían y por lo que figuraban, en In ComisiÓn
que representaba a Colombia, Bl"Íceño Méndl'z y
José Gabriel Pér~z; y si la presidía Sucre. ¡;:.e
debía tal distinción a la categoría que en ella l~
7
-··97
J
F.
JIMENEZ
AllRAIZ
daba su grado de General sobre aquellos simples Coroneles, de la intimidad del Libertador.
Acaso el Libertador habría llamado a Soublette. sustitllyéndolo
provisionalmente
con
Sucre en Angostura, pero en aquella época no
cra SUlTe el hombre para sobreponerlo a Mariflo, Arismendi, BermÚdez, Monugas, Cedeño, Zaraza. en el Ejl~rcito de Ol'iente. Santander ejerciu la Vicepresi,dcncia de Cundinamarea, Urdaneta se ha'lIaba enfermo en CÚeuta .. , SUCI'C era
{'l hombre de la prcstancia que se requeria ante
la sekda representaciÓn del Ejército español, y
simplemente eso era lo que d Libertador necesitaba. pues la obra que se ejecutab.a la tenia él
en si y los hilos íntimos de las cosas los tenían
{'n sus manos los íntimos de la Secretaria. (fue
no eran otros que Briceí'io Méndez y Pérez.
Sucre, en aquellos tratados, tenia que ceñirse al bien meditado plan diplomático-militar
dd Libertador y a su imperativa voluntad, y lo
{lUC allí se hizo se destaca perfectamente
y con
los mÚs daros perfiles en lo que vamos a citar.
El 7 de julio de 1820 le decía el Libertador
al Viceprl'sidente de la República. desde San
CristÓbal, lo siguiente:
"Reitero. insto y reencargo a V. E. que no
se l'nlre en tratado alguno con ningÚn Enviado
{'spaiiol. bien emane su misión del Rey o Gobierno de España. bi!:'n de Morillo o cualquier
otro Jef!:' t'spaiiol. Nada debe hacerse sin mi
('ullurimi(>llto U pr(>spncla estando yo en el territorio de la RepÚblica, (>n el centro de nuestras re!ariolles !I ('n disposiciÓn de ocurrir
a
donde quiera qll(>{une n(>c(>.mrio.
)
II
o
J
11 S
D E
L A U R E L
"Sc\'Ú muy COllY('llienle que se impriman
l'n d COJ'NO del 01'illoCO las copias que jnclu~
yo a V. E. con algunas nolas o ilustraciones
que
conv('n7.:nn de la justicia nuestra, sin ofender
la dl'licndl'za y dignidad con que el enemigo ha
hablado
l'sta \'ez, y con que ¡he cont'esta(Ul.
(XVII-- 2R2).
El mismo día le escribía BrÍl:eño Ml'nc1e~
;11 Vicl'J)l'('sidcnll'
de Cundinamarca
y le decía:
"Los enviados de Morillo cerca de S. E.
son llur\H'
y LinÚrez
y han
tomado
la
direel'ÍÚn del Apure, que era donde suponian
d Cuartel General Libertador.
Se asegura que
han sido escogidos con mucho cuidado, procura ndo fucsen los mÚs gra tos n S. E. Al mismo
tiempo ha ido DlIarlc para Guayana.
[.(( misión de hle qlledarlí
sin ('f('do. pOl'qlLC S, E. se
Jltl J'('s(,l'vudo las ('on{ prem'ias
!I toda especip. de
[l'Il11s(I('ci';/I ('01/ la Espwlu",
(XVII- -283).
1 el :~ de noviembre, 2~ días antes de la ratifkat'ÍÚn (1<>los Tratados pOl' Morilla, le escrihía
H l's\(' el Lihertado!'
desdl' su CU~lrtel (;l'lwral dl'
Canlche:
"Considerando
que los señor('s Diputados
I[U(, V. E. envía a mi Cuarlel
General, son bien
dignos de l'mplear sus buenos oficios en favor de'
la humanidad,
tIprOlJCc'JIO
de e.sta oportunidad
para .<¡¡(plicor tI V. E. Sf' sirva autorizar/o.o; fJ"~namentf',
para q/lf' ('o/lrluyan
ron el Gohir/'no
de la R('l}/íbl¡'~u lJ1Ii TRATADO VERDADEIlA1\fENTE
SA1IiTO.
qlU'
rpgularirp la guerra de horrorp.'1 Ij
aím(,/le.s que ¡wsta ahora ha inundado
de lágrimas !J sangre a Colombia, !J que sea un momWl('nto ('n/re las /la('iones mcís (,/lltas, de ('ivilizaciÓn. liberalidad
!J filantropía".
(XVII---506),
Ese' fui' col molde, el prototipo que Bolívar
prl'scntÚ a los ojos de' Morillo, directamente,
y
_J
l
F.
ARRAIZ
JIMENEZ
que puso en manos de los Comisionados
de
Colombia para elaborar los Tratados de TmjiHo,
que el dirigiÓ en todos sus momentos y ponnellores, de 'los cuales dice el historiador O'Lcary
al reseñar aquel notable acontecimiento,
Único
en su gl~nero en la historia de todas las guerras
del mundo. lindero eminentísimo entre las dos
grandes etapas de la magna guerra de la Independencia sur-americana.
lo siguiente:
"Aunque impulsados por causas
diferentes, C0l110 ambos partidos deseaban
con igual
ahinco llegar al mismo resultado, no se pro10ngal'On las conferencias con inÚtiles debates.
y el 2;) de Xoviembrc se concluyeron dos tratados igualmente favorables para la causa de la
humanidad,
pero más que todo para la inde¡)pndencia de AmÓrica. En el primero se ajustÚ un armisticio
por el término de seis meses;
cada uno <k sus artículos favorecía a los colombianos.
El segundo. que se titu')ó "Tratado
para la rcgularizaci<)n de la guerra", hace tanto honol' a los sentimientos
humanitarios
de
Bolívar, qllt> {lIé quien lo propuso
y redactó •
como a Morillo que lo aceptó y ratificÓ. Merece
este singulal' documento un puésto especial en
estas Memorias, por S(>1'obra de Bolívar ...•• (*).
De modo pues que el Libertador no hace
sino encomiarse a si mismo cuando en rasgos
de la mÚs noble generosidad de su grande alma. para Icvantar ante el mundo la inmaculada figura de Suere, dice:
"E.~tt>tratado ('s digno del alma del General Sllrrc: la bcnignidad. la clemencia, el genio
de la bencficencia
lo dictaron: él será eterno
(*)
O'Leal'Y,
Narr-:H~iÍ>ll. Tomo 11,
-- 100 --
jHíf{,
52.
1
J
•
..-----------------
-
-
L
D E
HOJAS
A
lJ R
E
L
('()/I/O
('[ más bdlo monumento
de la piedad
apli('ada a la [J1U'lora ••. " (')
Este paréntesis
era necesario:
es un punto
histÓrico de la mayor importancia
que debía
ponerse a 8al,,0 de las interprclaciones
y de los
~'onH'ntarios
simplistas
de pre"enidos
histo:riógrafos,
....
\'ol"all1os a Cn1'abobo.
Delll()stré ([ue el plan de campniia (IUC condujo los ejércitos libcrtadorcs
al campo de Ca1'ahobo, que naci(') en 1819 y se conse1'''<> intacto
dUr¡lIltc todo el ailo de 1820, es el mismo que
Se realiz<'J ('11 1821. como sc patentiza ell los hedIOS siguielltes:
El 21 de enero de 1821 fué despachado
Sucre por el Libertador
(5 meses antes de la batalla de Ca rabobo) a ponerse
al frente
del
Ejérl'i to del Sur. que ex pedicionaba
sobre Quito, y el 1(j de febrero. desde ChitagÚ, le dice
Briceño Méndez al Vicepresidente
de Venezuela. de ordell dd Libertador,
lo siguiente:
"Que en el caso de renovarse las hostilidades, el Ejército de Oriente y la expedición
de
Margarita deben Pj('.('utar r.l Único plan que se
había llu'ditado !I comunicado a V. E. anfe.~ de
"('[('''1'(/1'
('[ armisticio".
(XVIIl--49).
1 al general BermÚdez le escribe:
"S. E. el Vicepresidente
de v.enezuela (Soubletll') está encargado de dirigir la guerra por
esa parte y autol'Ízado para comunicar
a U. S.
----~
( ')
O'Ll'arr. Narradón,
IISUOTECA
Tomo l. págs. 9 a 15.
101 --LUIS-AN-J~L AI<Ai,f.jQ
CA.TALOGA.CION
.\
.TI.UESEZ
F.
las Ónknes
e instrucciones
R U A
convenientps,
1 Z
(·onfol'-
h(/ dado, y en cual tit'lH' USo
'principal y casi exclusivo ocupar a
mf' al pl(/n qllr'
.'1(' 11'
pOI' objdo
Caracas por la espalda del Ejército enemigo distraído ('11 Calabozo y Occidente por los señol'es
generah's Crdanela y Pácz. ~o perderÚ U. S,
nunca de vista este impOl'tante objeto, del cual
dependc d éxito de la campaña y quizás el término de la gUPl'ra. Con este motivo se recomip)Hlll a r. S. lo '111(' .'1(' Ir dijo nnfrs dI' celrbl'al'sr
d (/I'misfiáo
con rl~spec(o a .ms opera-
quP deben extendel'se a ocupar todo el
]>aís posihle después de libertar a Caracas. distl'ayendo y llamando vivamente la atención del
clwmigo sin aventurar
nunca una batalla en
qne no tenga r. S. la probabilirlarl
de alcanzar
el suceso". (XVIlJ--52).
1 a rÚez le rlice el 19:
••... y además quiere S. E. que reúna y
conccntI'(· e S. sus fuerzas cuanto sea posible
en Aehagnas o sus inmediaciones.
de modo que
nI primcl' aviso o aclo de hostilidad puede U. S.
mover ('1 t'jército todo y concurrir a donde sea
nccesllrio, con{ol'm(' ni plan qlU' sr comunicÓ a
ciolles.
F .r.,'.
(/lIt(',~
drl armi .•;licio". (XVIII-·-54).
1 al Presidt'nte d(' Cundinamarca
1(' dice el
:3 (It' !lIal'XO Brkeño Méndez, desde Truji\lo:
" ... el sei'1or G(,IH'I'al t'rdandll
sak hoy para Mal';lC;\iho a formar allí una dh'isiÚn con
Tirador('.~, Rifl('.~. Caw.doJ'f's (l ('a !Jall(), un fuerte hatallÚn de Maracaibo y los 800 reclutas 1)('didos al señor Coronel Mantilla por mis Ór<lpfH'S de 1i y 16 de feurero,
de que oportunamente instl'Ui a V. E. Esta DivisiÓn debe, o flanquear
al enemigo si s(' interna en ('sta Pro\'incia, o i/lvadir
f>/ Oc6d('/I(f'
d(' V (,lH'zupla
- - 102--
por Coro. si (().~
D E
/lOJAS
L
.1 U R
E
L
espatiules toman la de{.ensiva o convierten
.'W
atención .'Iobre el Llano, cumo es natural y probable.
El seiiol' General Páez eOIl el Ejército
de su mando !J el de Ori(>nte, reforzado COI/ unll
división de Margarita,
deben al mismo tiempo
invadir a Caracas (*), y todos tienen ya Órdenes
r
I
I
I
r
I
de ·eslar prontos para mo\'el'se al primer
(XVIII
aviso".
·79),
Queda JlUl'S absolutalllenlc
delllostrado de
lsll- modo, qUt' lIi anlt,s ni despul~s dd .\rmistido. es dedr. que ni allll'S ni después de rl'unirse SUCI'(' a 1 Libertador t'lI setÍl'ml)J'(' de 1820. pudo aquel inspil'al'k a éste C'\ Plan d(' Campaña
d(' Caraboho.
I de dÚndt, se ha sacado lal ase\'el'aci('lIl de
«ue el Plan d(' C:ull¡Jatia de Cambobo ('S obra
de Sucrc'? es lo que sc le ocurrÍrÚ preguntar al
que cstas pÚginas lea.
"Vid (>l platl de cam/)«(';{l tnc:ado 1HJr Sucre
- ·dic(' ])I/arte Leo!'l,
lo comparó con ('[ '1tu' ¡,.
PJ'f's(>nlú JJri('cfio .l/énde: •..'W inleli(Jctlf'ia
le 11Í:0 adivitlar el ~Jenio de SI/CI'(" !J ahol'a Sl' confir11Iuba este /)atif'il/io.
Sólo Bolívar podía (·¡¡tOtl('p,'1 llevar
a cabo lall estratégica cance pf'iún ...
Sucl'e trazó nWflistralmente
la C(lm/mIlu el,'
1821. Bolívar la l'jecutó COI/ p1"l~dsiún milifar.
Paru aquél la gloria dl' la COl/cepciÓn El del ge/lio, paf'(( éste los honores del trillnfo ...
A una sola cosa puede atribuirse semejan-
te insostenible tergiversaciÓn hisl<'lrÍca: a que
Duarle Lcvel es cUl1lanés y el amor de la [Jlltri('La Provincia.
l
"
- - lO:l - -
p,
JIMENEZ
ARRAIZ
cita ('olllla su vanidad
de historiador
... "
Eso
scr¿i !
Ha habido indudablemente
cn el ánimo de
Duarte Level, así ofuscado, un claro error de
apreciaciÓn o falta ,de estudio de los acontecimientos con vivo deseo de [la verdad, que fácilmente lo llevaron a satisfacer
en su ánimo
aquel amor, antes que a buscar en ]a crítica histól'Íca la ¡'calidad de los hechos, y como lo que
surgí(', ('n su llJC'nle fué realmente lIIla cosa rara,
abso!u!mll(,l/[p
rara, pues aUi! va a los vientos
d(' la publicidad:
('sa co.w rara es nada menos
quc Bolh'Hl', l'l p/"ÍnH'r militar de Ami'rica, eonvf'rtido ('n un .Jos{~ Antonio Páez, en un .José
Franeisco Bf'rlllÚclf'z, en un Pedro Zarazu, ejeCilla ndo p la nes (/(> calll paila cl'e~Hlos por sus
ofieiules suhalternos,
('n los IllOnH'n tos decisivos
de la guerra y d(' la independencia
de Venezu('lu ...
De <lÚn<le sueÚ {'SO Dual'le Lev('I?
\amos a dcsenh'aiiar
en seguida.
"
S<, lo
Hesulla que ('n el lomo XVIII de la obnl de
0'1.1' a 1')'. en las pÚginas :l, n, 7, 8 Y 9 existen dos
dOCIIIlI<'Il{OSmarcados (l.-Ol'iginal)
y (2.-0riginal), y ambos bajo el siguiente títu]o: PLAN
DE (:,"1 I'.\~,\ PAllA EL A~O DE 1821, AL (:VAL DEBEllÁN
AIIHEGL.\ H S es ÓI\DEXES
J.E~TíSL\fOS
J'l:BUC..\,
y
LOS
DlSPOSICIOXES
VJCI-;PIIESIDENTES
DE VENEZUELA
OPJ:JIACIOXES
DEL
SE~ORl';S
y
SE~ORES
E.T1~nr.rro O DI\'JSIÓN
LOS EXCEJ>E I,A
DE CUNDlNA)t:ARCA-Y
CO)fANDANTES
A QUIENES
-104-
RE-
sus
ES JEFE
CO~fPRE~nA.
IJO.1.!tS
D E
L A U R E L
Estos documentos tienen las siguientes notas: el primero, Este original está de letra del
Coronel Pedro Bricf'Ízo Jléndez:
el segundo,
Este original está de letra del General Sucre.
A primera vista rC'salta que este título comprC'nde ambos documcntos, por tratarse de una
misma materia principal, y ante el m:1s ligero
(;X<lmcn se 'ocstaca para cualquier observador
la nwlr'ria a que cada 1l11O se contrae, sin ne(:C'sidao de lecrlos, con sÚlo ycr con ojos claros
(licho mote.
Primer documento: " ... al ('ual deberán
wTPglllr sus árdenes y disposiciones
los Exce¡"ntí/dmo .••seí/ores Vicpprpsidentes
de la RepÚblica, de Vrnezul'ia y de Cundinamarca".
Segundo documento: "] sus operaciones lo .••
.<¡eñorr.••r.omal/(lanles
en .Tefe de E.iércifo () División a quien('s comprenda".
De modo quc en el primero se trata de Órdem~s y dispo .••idone .••que han de dar tres autoridades civiles; y ell el segundo de operadone'i
que han de ej('cutar diYersas autoridades mililal'CS.
¿Lo que trata d primero podrá ser igual a
lo que trata ('} segundo?
Tmposible, aunque se trate de un mismo
:lsunto: luego 110 son dos planes de campaña.
Esto en cuanto al texto del mencionado título. En cuanto al contenido de los documentos la cosa es más precisa y clara: el primero
contienl' lo fundamental
e imprescindible;
el
-
lO:-i -
F.
JIMENEZ
ARRAI7.
!\egundo lo variable, pues se l'cficre a movimientos y maniobras.
El primer documento se ,dirige y refiere únicamcnte a lo que haile hacer el Vicepresidente
de la Hepública en virtud ile la "comisión e,'ipecial ill/Pl'1Iaciollal" que respecto del Jefe de los
Ejcr'citos enemigos se le han connado, según lo
(,oll\'enido 'en el Armisticio, y respecto de -los
Jefes Departamentales
y los Generales 'cn Jefe
de la Guardia, de Oriente y de Occidente para
que se pre'paren a ejecutar las órdenes que ya
tienen recibidas en lo militar, que les son exclusivas, y en virtud de las cuales "estarán prontas
y pl'l'venidas"
para moverse el 16 de abril, si··
tuarse en los puntos que ya 'ellos saben y romper las hostilidades el 27 de mayo; y lo que han
<le hacer en su carácter administrativo
,para el
(J.ebido aprovisionamiento
de los ejércitos, pues
"para es/(~ día debe estar prevl'l1ido todo. Nada dehl' faltar de lo necesario para la (,<ll1lpaiia.
Los cuerpos estarán vestidos, armados, equipados !I municiolwdos
compelt'ntI'11lpnte.
Estm
prep«J'{ltivos y disposiciones
debl'lI gelll'1'almPIIte toma1'se ell los días intermedios
I'nt1'P el Hl di'
ahril y el 27 de mayo".
También indica ese documcnto al Vicepn'sidente de la RepÚblica las precauciones con (fUI'
se debe obrar, la cautela que hay que tener. la~
estratagemas
que por medio ,de noticias falsas
bien pensadas hay que poner ante la mente del
enemigo para que no sorprenda
lo que por
otra parte y de otro modo han de ejecutar los
<',iércitos patriotas, etc.
-- 106--
1l0JAS
D E
l. En qut" Se aSl'meja
pbn de campaila?
...
LAUREL
éste por sí solo a un
El segundo documento es (le un orden COIllpldamente
distinto: contiene la indicacic>n del
,n'iso previo cIe ruptura de hostilidades
que a
los .Jefes del Ejército y de las Divisionesespailolas deben dar los Comandantes
Generales de'
eji'reí to y dí visiones. el movimien to militar partitular y combinado. de cada cuerpo, con sus respectivas instmccic))1C's, su dj¡'eccic;n fija, d orden
eJe sus movimientos,
el modo de su Illutua proIC'CcÍ('l/l,la ddc'rminacic>n
de su acci(;n individual y de su aduacÍ('lI1 en concierto, y las inclic'aciones particulares
para hacer frente a las
c'YCl1tua'lidades: le habla al Ejército dc' Oriente.
;11 mando
de B('rmÚdez. bajo la direccÍc;n de
So uhIette; a la Expcdicic>n ma rÍtim a al ma ndo
de Arismendi;
al eji'reito ck ApUl'(', al mundo
(le- PÚez; a las milicias de Mérída y Truji'llo al
mando de Carrillo. al concurso de Rl'yes Vargas y a la expedieíC>I1 de Río Hacha al mando
de Carreilo.
Xinguna de estas disposiciones,
instrucciolll'S, c')rdenes, o como se las quiera llamar, dalan
dd ;~ det'ncro
de 1821: ellas sc cncuentl':.lll cn
documentos
fcchados de cllero a junio de 1820,
COIllO se puede cOlllprobar,
asi:
respe'cto (IPI
E.i érci to de OrÍt'n te', dOClll1ll'ntos H). 117. 121. 231,
218. 2(:i(i.2(j7. tomo XVII de O'Leary (~); respeclo del Ejl~rcito dl' Apure, dOCUIlll'lltos 59, 60, 87,
21.\ 2.8, 2;;0; respecto del Ejército de Maracai(. )
Vi·ase.
adl'lII;'lS,
el Doc.
107
4!J. Tomo
XVIH.
f,
J
1 JI E N E Z
ARRAIZ
¡'o y Coro, docllm en t~s 5·1, 1U, 115, 122, 126, Hi8,
172; Y respecto de la U'uardia, documen tos 2-18,
2,jO. 26li. resumidos en los documentos 350, 3.~5.
y :~61, de R. !) Y 12 de agosto: todo esto antes d('
haherse incorporado
Sucre, que se haHab[l des('mpeilando
su comisi()n de Santomas;
y respecto de Reyes Vargas en particul[lr. docunH'lItos 48:~, 4R7.t!15. de octubl'e, que fué cuando d
I'econoci(í las banderasdC'
Colombia.
El mencionudo
documento que dejo analizado, cuya primera parte, o sea el ~'.' 1, est:'!
d(' [('Ira d(' Bl'iceiio Méndpz.estando
la segunda
de [elra d(' Sllcr(', no tiene fecha: probablemente ~ué colocado en el tomo XVIII de O'Learv
por el hecho (k que la cmnpaña sedesl:lrl'oll;')
('n 1821. El estal' firmada por Sucrc esa parte
del documento
nada prllt'ha ('n el sentido de
que ese sea UII plan de éste. pues Bolívar dictaba a ·diversos escribientes, v muchas veces a varios a la vez. (")
Seguramente
Sucre cuando se cncarg(') de
la .Jefatura de Estado M[lyor General del Ejér('ito Libertador,
d 16 de noviembre de 1820, se
llizo un resumen
memorandum
·de las dispo!-icionl's que ya se habían dict[ldo, guiándose por
d Archívo, para conservar la unidad necesarid
('n la direccit'm de la guerra, precaucÍ('m muy
cuerda, medida
muy inteligente,
dignas
del
hombre que había sido el símbolo del orden .Y
la disciplina entre a{IUellas montoneras
insumisas de Oriente
cuando
desempeñaba
la J ('fatura de Estado Mayor de BermÚdez, muy dignas del gallardo milit!lI' que presidiÓ la ComisiÓn de Colombia en los 1'rat3dos de 1'nljillo.
muy dignas (kl futuro MadscHI d(' AyaclIeho.
~
°
(' .)
Llama la aleneiÚn
el párrafo
59, pero confirma esta inlel'()I'elaeión
el »oe. 4!), del 101110 X\'IH,
.párrafo 3°
-1M
••
.,
J
ROJAS
D E
L A U R E L
Puede también habérselo dictado el mismo Libertador, al mismo tiempo que le dictara a BriceIÍO Méndez, Ministro de Guerra, la primera
parte,
Una modificaciÚn
nomás
sufriÓ la organización de estos movimientos,
10 meses anles d(' efectuarse.
Solamente Soublette se atreviÚ a modificar, ('11 lIna respetuosa
indicación,
<.se plan.
Puedc dccirse (!ue Souhlctte era uno de ;108
dos o tres amigos del Libertador que se atrevian
hacl'rle indicaciones
una vez que él habia
l'mitido una opinic'Jn o d'-,sarrollado un plan, (l
un pensamiento.
El dia 2 d(' agosto de 1820 le ·decía de AngostUl'a ('n cOITespondcncia particular': "Cedeño mc
jJropone como muy segura la operaci('1I1 de ocupar la sahanade
Ocumal'e al mismo tiempo que
C. cmpezase sus ojlt'r'aciones, .Ya mí me parece
It)('go que r. obtuviese
ventaja, por lo menos
estuviese en Occidcnte, y Pál'z sobre San Carlos.
La columna que entrase por la Saban:.! de Ocuma)'(' podrÚ ocupar' la Capital y hacer un tras101'no inmcnso cn las operaciones
del enemigo.
Esto lile parecc mÚs seguro que la operación
sohl'l' la costa sin buques de guerra:
piénselo
.(1., mi (;cncral, y demc sus Órdenes".
El Libertador
aceptó desde luego el nuevo
movim ien to cstra tégico, a unqu(' Cfl'SPUl'S sicllIj>I'CordC'nÚ lo primero.
~I
Debe tenersc
plan de campaña
" " " que una cosa es un
en cuenta
y otra cosa son los movimien--109
1-'.
JIMENEZ
ARRAl~
tos; entendámonos. El plan de campaña tiene delt rminaciones perfectamente
definidas, previstas, precisas e invariables, como que encierra
los caracteres primordiales de un propósito militar exclusivo, hacia un fin único, y se concibe
y eshoza dentl'o de lo clara y precisamente
previsto. Los movimientos no siempt'c tienen estas
eondiciolles: no hay plan de campaña sin mo"imil'ntos pre('oncebidos que lo desarrollen, pero·t'slos son los que están dentro de lo fundamenta·l del plan que se ejecuta y dentro de los caracteres de previsiÓn de aquel; y hay otros, y
~oll las más, que requiC'I'('n. se conciben,
se ordcnan y t'jl'cutan frente a lo imprevisto, pues
son hijos dd acaso, producto de las circunstancias. t'OIllO<Iue depcnden dc las conformaciones
del krrcno, de los aceidcntcs de la naturaleza, de
los movimientos del ('n('migo, de las condiciones mismas cn que se hace la propia movili;-~aeiÚn.
En un plan de campaña, los diversos Cuerpos de l'jército concurrentes
a la consecuciÓn
dd fin que aquel sc proponl' no pueden dejar
de ejp('utar lo quC' se les ha ord{'nado, dt>llllodo
como se \es ha prescrito, dentro de los términos
genera les, pUl'S SllS movimien tos lIl'van un e!llace determinado. aunque no siempre lo que haya ek hacer el uno dependa de lo que ha de hacer el otro, yeso constituye el plan de operaciones, () el plan de campaña particular de cada
Cuerpo, Pero hay otros movimientos u operaciones que no pueden someterse a plan alguno
pr{·vio, hijos del acaso como son, y estos son los
--- 110 -- -
lIOJAS
D E
LAUREL
movimientos imprevistos.
En un plan de campaila los Jefes de los diversos Cuerpos. ceñidos
pasivamente al plan que se les ha ordenado.
que es punto de honor, tienen la libertad de acciÓn para el movimiento imprevisto. en cuya
concepción. ejecución y éxito van comprendidos su pericia, su genio militar. su honor y su
gloria.
Ordrnar un movimiento imprevisto no es variar UIl plan. pues virtualmente debe estar dentro del plan mismo; es simplemente una ruptunI aparente en cuya concrpciÓn dehe conservarse. como punto de mim, la ejecuciÓn del
plan en que ha nacido. Estos mencionados movimientos los ordena algunas veces el General
en Jefe, otras el .Jefe del Cuerpo que los ejecuta,
srgÚn las circunstancias.
En ,ese mundo de órdenes
militares
que
constituyen la Campaña de Carabobo, o sea de
los arIOs de 1820 y 1821, es necesario tener en
Cllenta que hay una multitud de ellas que aparenkmcnlC' desvirtúan o cambian el plan de
dicha eampaña, pero que no es así; por el contrario. lo ratifican. lo mejoran
y consolidan.
'lUnque detrás de la última disposición, que parecía ya la disposici('ll1 definitiva. venga otra de
contraorden.
de adición o de restricción.
Por
lo que al decide a un Cuerpo que se ha variado el plan de campaña debe entenderse que
('s d plan o rol particular correspondiente
a los
movimirntos de ese Cuerpo, mas no al plan de
{'mnpaña general. a menos que asi se exprese.
-111-
F.
JI,UENEZ
ARRAIZ
Hay también otras que acaso no tenían más
objeto que desorientar
al enemigo, bien haciéndolas caer en poder de éste, bien llevando al
rumor publico su contenido.
En el Plan de Campaña de Carabobo SiC movían cuatro líneas principales,
que oportunamente debian reducirse a tres: aqueHas eran la
de Oriente, que conducía Bermudez
y dirigia
Soublette; la de Maracaibo y Coro, que conducían Carrillo, Hangel y Reyes Vm'gas y dirigía
Urdaneta;
la de Apure.
que conducía Páez;
la de La Guardia, que dirigia, como la anterior,
el propio Libertador:
estas debian reducirse a
la de Oriente, la de Occidente
y la que dehía resultar de la reunión de Bolívar y Páez,
Por lo que podemos decil" en síntesis, que el
Plan de Campaíia de Carabobo se reducía a lo
siguiente:
a distraer y debilitar el ejército español por medio de la diversión ejecutada pOI'
el ejército de Oriente, que debía no sÓlo amellUZ'.ll' a Caracas
sino ocuparla, y de la ejecutada por el c.iército de Maracaibo y Coro. que debía amenazar
a Valencia, y a reconcentrm'
el
ejército de Apure y la Guardia para lanzarlos
contra el enemigo, que tenía su campo de operaciones desde Barinas hasta la sabana de Carabobo, por lo que dicha reconccntración
podía hacerse en Barinas, en Guanare, en Ospino,
en Araure, en San Carlos, segun
las cÍl'cunstancÍas.
Finalmente,
comprueban
los técnicos que
la batalla de Carabobo se dió bajo los preceptos más rigurosos del Arte militar, no menos
-
112 -
H
o
J
.\
S
D E
L
A
U II
E
L
qu~ como se realizÓ la campaíia que a ella condujo los ejércitos libertadores, inspiradas ambas en las doctrinas militares de la época, como
las mÚximas estratégicas de Montecucolli,
el
vconcedor de Turena, y lo que enseñaban la~
deslumbradoras
campañas de Napoleón,
Dice Montecucolli: (')
"El principal objeto de un General l'n Jl'fe
en el momento de una batalla, debe ser asegurar los flancos de su ejército".
"Si un (}eneral desea batir la izquierda
dd enemigo con su ala derecha, o la derecha
con su izquierda, debe reforzar el ala que ataca
con la flor de su ejército. Al mismo tiempo la
otra ala no dehe entrar en acción, y debe lanzarse rÚpidanwnte el ala agrrsora para abrumar al enemigo".
"Si se descuhl't~n en el enemigo muestnl!\
dl' temor, como cuando se le ve confuso y aesol'denado, ddw perseguírseIe inmediatamente
sin <I1\1'letiempo a restablecerse.
'1'OC:1 entonces a la caballeria entrar en accibn y cortar la
cnhallerÍa y bagaje del enemigo".
"Cuando unn marcha se haet' con el objelo <1<'forzar un paso ocupado por el enemigo.
hÚgase un ataque fingido sobre un punto. y drspués con un rÚpido movimiento dirijase un ataque verdadero al otro".
"Cuando es preciso atacar con toda la fuerza, es necesal'io comenzar la batalla cerca de
(.)
jJo!eón
8
Ml'11lorias.
oráxima!i y Pen!iamicnto!i de Na-
1.)
-- 113 --
F,
JIMENEZ
ARRAIZ
]a tarde, porque entonces, cualquiera
que sea
el resultado,
]a noche llegará para separar a
los contcnrlores
antes de que las tropas cedan
al cansancio. Así también se presenta una oportunidad de hacer una retirada
ordenada
si el
resultado de la ha talla lo exige".
"Ha tido el enemigo hay que perseguirlo inmcdiatamcnte,
sin darle tiempo a replegarse",
"tina <liversi('lll debe hacerse con vigor y en
aquellos puntos en que se calcula hacer mayor
daño al enemigo".
"S<'Jlo aplicando
rectamente
las cualidades
]H'I'sonalcs :1 sus l'('S[wctivos objetos, es posible
ohl<'nel' I'l'sultados en la guel'ra",
"Panl lograr un completo éxito ha de estar
1¡I'onlo a operal' con tropas frescas i'n aquellos
plintos ('n que d enemigo abra paso, y también
para reforzar su propio cuerpo
en cualquier
parte en <¡lIe aquel esté ya inclinado a ceder".
1 SOIl mÚximas de ~apoleÓn [as siguientes:
'Tn ('.ién~ilo ddw tener solamente
una lílH'a (k opel'aciones.
Esta debe conservarse con
cuidado y nunca abandonarse
sino en último
('xlt'enlO",
"Cuando resolvÚis entrar en acciÓn, reunid
todas vueslt'as fuerzas.
~o economicéis
nadn.
t'n súlo batallÓn decide a veces ]a jornada".
"Es mÚxima aprobada en la guerra no ha('('1' I1l1llCalo que el enemigo
quiere que se haga,
JlOl' lo mismo que se desea. Vn campo de bataJl~l, por lo tanto, que él ha previamente
estudiado )' I'l'conoeido, debe ser evitado, y debe
114 -----~
J
I
I
i
J,
I
1
j
1/
()
.1 .:l S
D E
L A V ~ E t
10111n rSl' doble l:uídado
donde
él haya tenido
ticmpo de J'ol'tificarse
y al\"Íncherarse.
De aquí
se deducc
que no (It'he :tlal'arse
(h~ fI'l'nk una
Jlosil'iÚn que puede l1anqu(>arse",
"\)ehe selltal'Sl' como principio.
que no ha
de ahandoJlar's('
la I¡ne'a d(' ojH'raeiones,
pero
('~ UIJ:l
de ],IS lIlaniohras
más dil'slras
d(' la guerra el sahel' eC'llllo ('nll1híarla
l'uando
las cirCUllsln neias lo exigen
y hacen
lll'e'('sario,
t:n
1 jl'J'eilo
quc call1hia
diestl"llllH'nk
SlI linpa de
oj>ITacionl's,
l'ngai'ía
a[ e'lH'lI1igo, que llega a
igllorar
a d(')I)(le dehe akndel'
para ase'gul',lI' Sll
rdagunrdin,
o en <tuL' punto es alacahle",
"Exisl<' UII 1Il01lll'IIlu ('n qut' la mÚs pcque¡ía maniohl'a
decide de la suerte de un e~ombnte
~. da In SlIIH'!'iol'jdnd.
Es [a gota de agua quP
hal'<' derr:llIlar
e'l ,,:¡SO",
"Cunndo
no lellle uno a la mUI'r!e la lIll'tp
('n Ins fi\;¡S ('JI('lIl ig:1s",
:'\OT.\.
;), lí'a~t': .\ Lal':! e) 111
Heunión del
Ej>e.'l'ilo dI' (kl'idl'n!e
al de ApUl'('. En la pÚI(. !m, Jí11l'a 8·', (í';lSt': HellniÚn (itol Ejí>rcilo de Apul'(' a la Guardía.
En la pÚg. 101 I¡'ase la llamada así: O'Leal·~'. (;0J'J'(·S/HJ/IIIl'J1('ia.
TOll1o l. pÚgs, !l a 15.
de
ll1a~·o.
En la pi'lg, Ii(i. línea
En
la
pÚg.
90. línea 3~. Ji'ase:
. - 11;¡
COSAS
VIEJAS
y
PALABRAS
NUEVAS
Hahia ¡kgado la hora de ColoJl1hia: el sol
de BoyacÚ ('xpkn'i ia en el horizonte.
El LilH'l'tndol' Jwbia hecho su l'ntrada cn
S:llllllft', ('1 lO d(' agosto: II'C's días ,l1lles había
sido
BoyacÚ.
Sanlnft'~ quiso d<ll' al triunfador
('1 lllÚS allo tt'stinlOnio <Iv Sll patriotis\llo y de su gr;t1itud
y t'l !) ell' sl'!il'lIlhrl' una asambka
compuesta de
las personas lIlÚS notables de la ciudad mt'tropolit<lll<l así lo dispuso, acoI'dÚndole "11/1 triunfo
!J 1/1/(/ ('or()/I([
de [allrd",
Er<l el IX tk setiembre'.
El Lihertador y Sll Estado ~laY()l' hahían l'S¡>l'l'ado en las af'uen.ls de la ciudad la comisic'lJl
que debía conducirlos,
compuesta
de las autoridades, las CorporacionC's y los ,'ceinos
mÚs
distinguidos,
todos a cahallo.
La ciudad e('11(') a la calle ese dia todo su
alhol'Ozo, y en las boca-calles, en las puertas y
en las vcntanas sc aglomeraba
la multitud
en
- - 119-
F.
JIMESEZ
A
R R A
1
r~
10(:0 moyimiento
de admiración para ver la proCl'sión triunfal, Únien en los fastos (le Nueva
(;ranada.
Ocho batidores a caballo despejaban la calTera; ('uall'o clarines rompían la marcha, anunciando al Vencedor; detrás marchaban, solemlH'mentc. los maceros del Cabildo, la Alta Corte de Justicia, las Corporaciones,
los empleados, los particulares,
en tres largas
filas; al
cabo de éstas, entre Anzoátegui
y Santander,
Bolívar, 'de riguroso uniforme y al pecho la Orden de Libertadores;
en seguida
Soublette.
con el Estado Mayor; el cuerpo de edecanes, y
finalmente el Ejéreito, en marcha lenta, arrogante y solemne, acompasada por el són de las
bandas mareiales cuyos épicos acordes vihrantes llenaban de una extraña sensación los '1 !1,hitos y los COr3zones.
Las calles de la pobladól1 rceil'n pintadas y
gradosameutc
de-<.'oradas; las ventanas y balcones tapizados dI' encajes y damascos y vistosos
festones, ('nll'(' handel'olas y gallanklt's;
sit'k
:ll'('08
de Iriunfo dI' Ires puertas proe!mnando la
gloria de los \·(·\H:e<!orl's. y mi('nll'as pasan altos los pechos de los Héroes; fulgurantes las espadas el1 los pU110s (\p los genrrales; hrillantes.
;;c.'lldas \' erguidas ('n la 11'Olllpelilla de los fusiles las bayon<'las; chispas de fuego los negros
(íos de los j('J\'('IH'Ssoldados 1'11las caras curtidas y l'lwrkadas por d sol y por el frío; enhieslas JlIS lanzas quP fueron de Mucuritas; rudos y
;~I1t"h()slos cascos de los cahallos que se batic-- 120-
!lO.T.1S
D E
L A U R E L
ron en San Félix; vibrantes
los clarines que
cantaJ"OIl el amanecer de Araure,--la
ovación
(T('da, y crccia, cada vez más, intensa, delirante,
enardecida,
fundiéndose
en inefables armonías
los aplausos y los vítores y la bulliciosa alegría
de las mÚsicas marciales, y una lluvia de flores
caía inccsantt'mcntc
sobre el ala trémula de las
handeras
y el pecho de los Héroes,
mientras
cantaban
también su himno sonoro en las to!T('S las viejas
campanas españolas.
De la plazadc
San Diego nI convento rle
San Agustín; del convento de San Agustin, por
la calle del monasterio
dc Santa Clara, a la Catedral, a cuyas puertas esperaban
el ProvisOl'
de -la ArquidÍllc('sis,
el Cabildo Metropolitano,
d Clero, el Cuerpo Universitario,
los Colegios,
los Prelados de las cinco órdenes religiosas y
los Síndicos "(le los Monasterios.
D('SPUl'S d('l Te-Del/m,
al lugar de la apoteosis: la Plaza Mayor,
En t'! centro de la plaza un tablado de 5
gradas adornado
de estatuas simbólicas de las
vil,tudesdcl
Héroe; en el centro del tablado un
sítial bajo un dosel tricolor; rodeando el sitial un
.lrco de asientos
para las mntronas
bogotanas y detrÚs de sus espaldares los del resto del
cortejo: ('n el sitial Bolívar; a su derecha Anzoá tegui; a Sll izquierda San tandel'.
Al són de un himno 20 señoritas trnjeadas
de blanco. de la alta aristocracia
de Santafe, se
acercan a Bolívar, y luego, cuando volvió rl
silencio, le dice una, Dolores Yargas, pendiente
dc una de sus manos una corona de laurel :
121-
N E Z
A
R R A
1
T.
". , . Ya 110 /Jeremo.~ arranl'llr
de 11lle,IItros
IJrll::os (/ /llle.~/ro,<¡ padres y a nue.'ftros Izel'má/lO.,,: ya no oiremos el ignominioso
rugido de SIlS
('((d('//((.'1ni los vrr('mos caminar para el cadalso.
1 lodo ('sto ({ vos lo debpmos ... " (*)
La nii'ía, haiíada de lÚgrimas, puso la. corona sohre la fl'('nte del Libertador,
mientras las
demÚs repartían
las medallas:
la Cruz de B()!f((Ccí.
E.l Libertador hesÚ las manos de la niña,
indinÚndosc
ante ella vivamente
emocionado,
('n medio del l'stl'Uendo de los aplausos, y cuando al (Tguirsc y mirar hacia la multitud que lo
adanHlha le impuso el silencio más profundo,
lluitÚ d(' Sll sieJ\ la corona de laurel, ln puso so1>I'ela ca})l'za de AnzoÚll'gui, luego sobre la C,\hl'za dt' Santander, y haciendo el panegírico (1<'
sus hl'roes y el ('logio dc la Libertad, la a1'1'oj<'l
hacia d IlIÚS cercano de sus BataHoncs, exclamando:
"SO/l ('1/0.'1. los soldado,~ lib('rllldore.;,
los (jU(' lIH'I'('(,(,lI ('S(' la/lro!"
El t,oll1an(],lIlte dd Balallún Riflt's recogil"
la })(,l'lIlosa pr<'s('a y la t'ngarZl')en ('] lista d(' su
bandera ...
T l'ntoncl'S todo el ámbito s(' IlenÚ de lIP}ausos y lloraron de clIlo('Íún todos los corazones!
l después'? ..
. . . Cal'ahoho
BomuonÚ.,.
Pichincha ...
Junín. " Ayacucho
l'n bosqut' d(' laureles a
(')
Esta niña fué dl'SPUl'S la dignisillla
matroesposa del (lent'l'al HaCllcl l"rdaneta,
Presidente
de
b ('.'an Colombia,
11[1
-122-
r
D E
HO.Tr\S
L ..•.U R
E
L
cu)'a somhra
descansan
los ll'oncs
de la (;rall
Colombia ... 1 América
libl'(~!
1 después?
..
Era un <lia <le dicirmhre
.. " EstÚbamos
en
lx:m.
Cn viejo butacón
de Clll'I"O daba asiento
al
Libntador,
y t'ste, lriste, macilento,
apoyado
el
codo izquil'rdo
l'n la mcsa <[Ile le servía de escritorio
y ('n el puilo apoyada
la frente. Al lado
lit'! Libel"lador,
\P dialogahn
t'! dodor
Hevl'l·af)(1.
d nohle l'rnncés,
Iloble y n1l0 como
su
grnn
PHlri~l.
Se lwhlaha
<le viajes ...
- -1 usled <¡Ut' vino a husca!' H eslas li"r!'lls'?
1(' prcgull tÚ e \ Libertador.
La Lilll'l"la(l!
le cOllteslÚ ('1 Dodo\'.
1 In lJ:l l'llCOl1trado USll'll?" ..
Si, mi
(i('IH'I"'ll.
Es llsll'd Ill:'ts al'ol'lul1ndo
que yo, lJUl' [Ildaví:\ no 1:1 11(' l'ncontrado!
...
{ll'ro ocho díns lksput's
:lllUIH.'ialwn
la.;
l':lI11pallnS y el caií.Ún 1,1 Último suspiro
d('\ [ladrr
tlt' la })(/Ir;(/.
(')
AzpllrÚa.
(.)
\latos de llll:! l'elal'i,'1I1 de la l'p,,,·;t.
B~arl<'" .v
Y,-\LE~TI~
VALIE~TE
SOVI'(' las riberas del Arauca, cuyas ondas
IIIUl'llIl11':lhan todavía con espanto después de
las Queseras, disponíase el Libertador
a seguir
t'n persl'cuci()n de ;\-Iorillo, que se replegaba sobl'l' .\e1wguas, cuando un inei<ll'ntl' de esos <¡Ut'
lllTfiI:lnla suerte de un hombre, el pOrYC'nir de
Ull p ((('hlo, dekrlll inÚ)'onle n (,1111)1'e)1<k)'
la G)'an
CaIIlJlai'í:1.
I rompe la peligrosa marcha a tra\'t'~s de lu
pampa solitaria;
el'uza l:l~ estelws inundadas;
llega a POl'e; se UIH' a Santan<lC'r; organiza 1,1
E.it'·reilo; se en/'r('nla a la forl11idable cOI'(IHl<>ra,
:'1SPl'I':I, l'oealIosa, helada, rugi('nle, inlI'an.-;iL\b 1<>, Y 1re!>:l SOUI'l' sus lomos nevados; bUl'la 1,1
Pisha, l/l)(' S¡lCU<lCsobre ('1 sus ('nOI'IIlI'S alas
fl,jas, COIllO las alas de la
muerte, y batiendo
HaITI')'I'O donde ((uicl'a que' lo l~ncuenlra, ha('1' que Paya,
(;ÚIIll'za y Pantano de Vargas ll'\"aIl1¡'ll a Sll paso un palio de laureles.
.!
-- 125 -
.TIMESEZ
.4 El R
A
1 Z
Las fuerzas granadinas
con Fortoul, Can('¡no, Obando, Arredondo, Guerra y París llevan
la vanguardia:
Santander ala cab~z¿l.
Las invasoras
con Sanues, Cruz Canillo,
.-\mbrosioPlaza,
Hook, Hermelwgildo
Mujica,
Infante, Honrlón y Mellao llevan la retaguardia:
la manda AnzoÚlegui.
Entre las dos, grímpola de la Lílwrtad. vn
el Libertador:
en Sll Estado Mayor. SouhIPllt"
{'on Lara, Salom y otros.
Oespul;s de Pantano
de Vargas. Barreyro
:1I..'ampa en Motabita, Bolívar en Tunja. Ambos
!-,(' oll'an
y se preparan:
BalTcYI'o «ue busca
unÍ¡'sde al Vírrey SilllHlno en Santafé para
caer los dos sobre d invasor que se ha entl'ado
tocando dianas en el ajeno campamento;
Bolívar que comJlrl'¡l<\(' la intenciÓn del contendor.
y viendo que se juega allí la sue¡'tc de la América. se ap¡'esla a cClTarle el paso.
Hay un punto que une. como un broche.
los dos caminos que de ambos campamentos
van a Sanlafé:
el Puente de Boyacá.
Bolívar
y Ba¡'¡'('yro lo contemplan
como un reto l:.lIlzado entre los dos, y con poderoso denuedo se
bnzan hacia aquel señuelo turbador.
ena pequeña serrania
los separa
en su
marcha sigilosa, hasta el instante preciso.
Poco a poco se aeel'can ¡mis los dos l'jércÍtos.
Ya las vanguardias
presienten
(la el instante supremo ...
El momento se acerca ...
---126-
que no tar-
Il
0.1.4.
S
D
E
LAUREL
Las avanzadas anllncian la proximidad
dd
1'1H'llligo y ('1 Lihertador
da brdelH's ...
Santanclcr redohla la marcha, avanza con
resolucic'»1 triunl':l!, l'mpu.ia sus "Cazadores
de
Yangardia"
y k disputa el paso a la realista.
"Bravos d(' Páez", "Barcelona"
y "Lanceros ·dd .\lto Llano" coronan la altum inll'I'nJedia.
B:IITC)TO ti{'mllla de cor¡¡jl', manda a cargar' (\(. firllll' al cco de sus clarines, y con lodo
l'] hrro Iq~l'lldario de la heroica alma castellana, se ¡:\lIza sobre el puente en definitivo l'111Jlu.i1'; 1)1'1'0"Hith's" y "A lbión" tienden sus hayondas. rOlllpl'n l'n dos aquella masa fOl'll1icbllk y arrojan la una parte a la ribera Opuc:i'.a;
y mientras abajo el río, teñido de rojo, sigue in(¡ifl'r,'n{¡> c:lIlfanc!o su l'gloga, arriba, sobre el
Fuent("
al st>n de los clarines riman
aquellos
IlOll1bl'l'S la epopeya.
En una pequeña altura eslÚ Bolíyar sobre
SlI COl'cr! de glH'ITa, cuyos músculos In'men bajo los muslos dd guerrero, cual los de uno de
la BdÍt:a ('abalgado por un héroe homérico.
Santandcl'
sobre ¡la j¡¡;quierda ahora: suyo
el pUl'nll'.
En el centm y la derecha Anzoútctgui:
suyo
cuanto puede ser campo de gloria a las filas de
}~alTeyro.
y ya es ulla compaiiía
que cede el paso,
ulla altura que amenaza, un potro que atravie~a clispar'ado y sin jinete; ora un cañón que €nllluclC'cc, un clarín que tañc, una bandera que
- . 127 - -
1 ------------------~---~
F.
ARRAIZ
JIMENEZ
cae ... y por clesfuerzo
heroico de Barreyro,
que hace temblar las ramas en los árboles y las
piedras en el suelo, una altura nomás resiste ...
Ya va a ceder ... Sólo hace falta en ella la
proximidad
de un hombre, el empuje de un
solo pecho, el eco de una voz, el aletazo del
Condor: tan aina llegue, la cumbre es suya. 1
allá va .. , allá va él ... allá va Bolívar ... aquel
es Bolívar!
neja la llanura, se mete en la cañada, gana el cerro, se tapa en el matorral, asoma en un
l'ecodo, sube, llega, refrena su caballo, se empina sobre los estribos para mirara
la Hanura
que está delante, y al voltear a la derecha para
requerir el anteojo, ve que allí cerca un oficial
levanta el sable y le saluda.
Erguido, radioso, fulgurante el General.
Jadeante, sudoroso, cubierto <le sangre y
fango el Capitán: su compañía toda allí tendida
en tierra: él es un despojo de la muerte.
Bolívar se le acerca y le dice:
-Como se llama Ud., Capitán.
--~.valentín Gurcín, mi general- ~c()1I1('slÚI{'
éste, cuadrado en firme y saludando con el sable al Libertador.
--Pues desde hoy no se llama (;<1. Valcntín
García: Ud. se llama Valentín Valiell/r.'
1 hacia el heroico eumanés bajaron los hrazos del hidalgo Libertador, como un glorioso
mmo de laurel.
- 128-
r
1..\ P.\i\lP.\ EPIC.\
Se ostentaba ondulante como el mar la gl'illl
sabana, impropicia en no lejanos dias a los vítores de la Patria, rebelde e indomable,
Sobre la línea azul que demarcaba el horizonte deslacábase la bandera de aquella otra
patria, también nuestra, que tenía entrc franjas
escarlata el guulda de su hande¡'u, como (lue
rIla había visto nimbado por la sangre de sus
Jlijos d oro de su estirpe, y cuando uun no se
ponía el sol en sus domínios, habíasc ido ella
sembrando por todos los Úmbitos del mundo civilizaciÚn y heroísmo.
Como la línea que diseíiase la corriente argentina de un río ('n el Yl'rde esmcl'alda de la
sahana, serpcaba el ejét"cito español, hrioso, al[ivo, palpítante el cOl'a;;;Ún de Zal'agoza, ft"es('os los laureles (\P Baíl(~n, poderosos aÚn .los
pechos qlle c1olllciiaron las furias del .\tIÚnlico
paru ('nsanchar el mundo.
"Maiiana scr(·is invidos en Carabobo !". hahía dicho un día antes a sus tropas el Lib('r!)
---12n--
JIMENEZ
ARRAIZ
tadol', en su verbo de vidente, y en los oídos de
cada soldado seguían vibrando fervorosas y sugestivas, como el eco de las predicaciones mosaieas en los de las l'Cgiones bíblicas del desierlo, la.s palabras del Héroe. Estaban bajo la mirada del Ticmpo, de' la Patria y de la Gloria. y
(;omo el esbozo de un ensueño ondeaban las enselías cmancipadoras
ante sus ojos Henos de la
sublime locura del triunfo.
PÚez al frente de la 1~División, con Farriar,
Conde, CasteUi, Mllñoz, Silva, lribarrcn, Borrás,
FarfÚn, (ibnH'z, Escalona, Hosales;
Cedeño al frente de la 2", con Piiíango, Hangel, Flores, Heras, Heinibol, Flégel, Smith, Gravek;
Plaza al fr('nte de la :l:, con Manri{IUe, Urreta, Sandes, L(,('lIl,Vélez, Cclis, Uzlar, Pulido, .\1'guindegui, Cala. HondÓn, FiguN'edo, Mellado,
Pr('senciando en lH'ráldka apostura de cÓn<lores aquel homl'rieo desfik de leones Bolívar.
BrieeilO ]'vléndez, Mariíio, Salom, Ibarra, O'Lear)'.
Enfrente, el Ejércilo Espailol, vestido de
blanco lodo él, cual ha'bía sido blanco el e'nSlle'Jío de aquella Isabel, reina, que cambió la gloria
de sus gemas por la ge'ma de la gloria y le diÓ
al mundo un mundo IlUCVO.
Había llegado la hora decisiva.
De pie en el caballete de una c.asa de paja,
(,1 campo enemigo bajo el campo de su 'anteojo,
d Libertador ordena los primeros moviminetos,
rápido y decisivo, como que SHb(' quiénes cs- 130-
HOJAS
D E
J>crau de pie firme
colinas.
(')
<1el lado
LAUREL
allá
de las prt)ximas
y el Ejército
se mucn'
con e.l majestuoso
aVU\H.T de una onda solitaria
qlle simbolizase
l'lla sol<l una 1('IIIIH'stad en uUa m<lr desierta
y
si !encíos<l, mil'n tras el EdcCÚ n O'LeaI~',
('n'cI:>,
cual \'ecíén arlllado
caballero,
sobrl'
d lomo
temblante
<le su caballo
da a cada Cuerpo
que
llega la eonsigna
que le confiÓ e] Lihertador:
"Hilr'ras ([ la izquiprda; pasilrolp".
1 mi('ntnls
desfilan
los Cuerpos
buscando
]<1 ('stratégica
garganta
que les ha dc permitir
el tlan<¡uco por ·la izquierda,
suenan
por la dl'n'clw los prilllcros
disparos,
lÚgubres,
<ksolado\'('s, como un \'oceo (k la llIuel'lc;
y es «lIl'
el Lilwrtador
l'U persona,
al frente de 10 zaflado!'cs rOlllpe los fuegos en vanguardia,
eIl ('Straf("gica
silllul<leiÓn
de ala<lue.
1 IUl~go e] \'('cio trepid<l" d(' J<I llIontaila
hajo
l'! (·lIIpuj(· dc la onda aérea, rompida
:d ('slampido dd caiiÚu; y una nulw <..k humo
ll'udi¡j,t
sohl'c la colina como Ull:l bl:l!l<'a IllOl'tajll sob/'('
el negror
dl' un férl'lro;
y 1<1 eJ('gí<l d(·] dolor
]HToieo al unÍSOllo con ('1 cbrin
d(' guerr<l, CHntllndo (.J dÚo del h('mísmo
y d(~ la IlIUlTte; y
una bandera
ehispe<lda
de sangre,
tod<l hecha
girol1<'s, COIllO UIl<l ala herida,
que UIl grupo jadeante de vencidos
ddienden
eon ]1I CllL. VIH'lla
al ocaso y a ]a derrota,
lIlicntrlls
el oro de los
(.)
Datos
d~ Una relación
en 18iO en el pel'Íódico
.1=flllJ'lÍl/.
TOIll.
VII,
DoC'.
publicada
en Bogotá
"La Ilustración".-Blanco
1815.
131
y
l
F.
ARRAIZ
JIMENEZ
Últimos arreboles del poniente simulan cien ban(Ieras castellanas, grímpolas de gualda sobre el
rojo del crepÚsculo.
Después contuvo la alegría de su yuelo el
canto ,de los clarines, prendieron
los luceros
su oro luminoso, plegaron sus alas las bander<ls,
y sobre el campo dd holocausto, empurpurado
de sangre, como dos cirios yolivos aparecieron
los cueq)os de dos mujeres disfrazadas de hombre, suhlimando COIl la consagración de su heroísmo o de su' amOl" aquel supremo sacrificio.
Así quc(h> escrito en los anales del mundo
CARA BOBO !
h
I;~:!_
J
j
EL lIEHOE
DE LOS Il()IU~():'\ES
Después de su brillante \'iclori:l Vil los 1101'sigui,') Hib:ls a B:lrquisimdo,
pOI' dondl'
I¡;¡hia p:lsado la crud d('solacÍÚn dd Il'ITl'llwto
y dv la glH'l'l'a, Ya ('11 la dudad, ddÚ\,os(' V1\ la
Jll:l)l;:1del ll'lllplo dl' la Paz, y ~><ll)l'dord(' qUl'
('1\ l's\¡' sv h:lllaban
r('fugi,tdas algunas I';¡¡nilias
patriolas,
[('m('rosas (kl l"l'grl'so triunl'ador
lIl'
Ob(,l"to, S(' dl'slllonlÚ COll su Est:\(lo :\layor bajo
los es('ombros de una casa situada ('n lo alto (\¡>
la cu('sta qu(' conduc(' al ¡,jo: lllr..:iente banda
t.'kolor cruzada al pecho del l'pico ;\«¡t1id. ('11
glol'iosa quietud IH'l'lllli(hl al cinlo la espada,
si dl'sn uda, \'el1ccdora .pOI' los san tos I'ueros (k
la Patrin. AcercÚsc a la )lm'rta lakrnl (kl'('ch<1,
cuyas hojas, medio inclinadas,
ha llenado l'l
ti{'mpo de grietas y arrugas, y ('on el pomo de
la espada StH) \,('l11ellte gollW<l sobre ('Has exdnmando:
j Es el General José Félix Ribas!
Al resonar en la ancha nave silente"
1)('Jlumbrosa la palabra del héroc y el golpe (Iel
('OIH'S
-133-
p,
ARRAIZ
JIMENBZ
sable \'('Jll'edor, las damas asiladas SI' apiilaroll
detrÚs de los confesonal"ios y altar0s, amcdrentadas y 0n el mayor sobresa.lto, »1'1'0 ,¡JguicJl
qm' atishaha por las rC'n<lijas de la puerta conocia al hl'roe, y cuando ésll' llamÓ por segunda \'('z, rcchinÓ la ,cC'rradura, vibraron los gozn('5 y sc abriÓ <le par en par la puerta ...
Hibas sc ((uit(') d somb,'cro, doblÓ una rodilla e indinÓ 1:1cabeza en medio dd sokmlH'
silcncio <Id ,'ecinto: el inmenso altar azul resplnnd('cía en la )lenuml)J'a de la nave a la luz
de las alllOl'clws.
POI'() dI'SJ>Ul~S
volvían a sus hogares las dallI:lS refugiadns
y ('ada \lila llcvaba prendido
al
)lecho un lll'dazo (le aqudla hun<la tricolor <[lIC
tÚntas V('I'eS habia s('Jltido palpitar,
al s<ln dI'
las dl'st'aJ'gas y d darín, aqud :llti\,() cOJ'az(ín
de lebn! «)
(')
La señora madre de Emiliano
Snteldo,
gún rel'a('j(ín dI' éste, conservaba
en 11197 lino de
fr'al{mentns. <'OIllO un precioso
le~ado.
-
134 -
seeSI)S
EL .TlmAME~TO
DE A~ZOATEGUI
De los hombres
<le Orienll'
en la i~l'a de la
lndependencill
el ([Ul' dl' modo mÚs candoroso
deslaca
su .persol1alidad.
descartado
el (;ran
1\'h1risca 1. es AnzoÚ ll'gui, en su ad IwciÚn l'OIlScienk
el1 la gu l'I'l'a , en l,l profundo
sentil1lil'nto
<le los \Tnladl'ros
ideales
<le la l'volllCi('lI1 Jloli·
lica quP se desarl'oll:llla,
en S!I adhesiÚn
ÍIHluel>ranlahle
y abnl'f.{il(ln al homhre que cnln' Iodos
S!lS con tl'm I)()!'ÚIH'Os s¡' Ic,'a !lIaba como el simholo m{\s allo de la HcvoluCÍÚn:
Bolivar.
POI' la l'slir¡H' dd hogar
de donde
surgía
:\ las actividades
de In guerra;
por su l'dUCildÚn. la más aVllnzada
que en aquellos
días podía poncr la provinda
en el alma de S!lS nucvas
gelH'raciones;
por su gallarda
aposlura.
<{Ul' hacía de sus 20 años el regocijo
de las LPrtulias y
un poderoso
centro
de atl'HcciÚn de la juv('nlud; por su palabra
sugestiva,
su gesto caulivador y sus arrestos
retadores
a la lucha bajo
el sueño de un seguro
triunfo,
- él tenía traza00 visiblemente
su ,destino glorioso.
-135 -
F.
.1 1 .11 E
N
E
Z
ARRA1Z
SUI'gi(', en Bm'celona con los primeros movimientos de 1810 y estu\'o prision('I'o en Las
BÚvedas de La Guaira en 1812: y cuando se
constituyÚ el gobierno republicano, habia hecho
juramento (\e consagraciÓn de su vida a la Libertad, asi:
"Por vlI('slro oficio que en esta fedla acabo
(k recibil'-Ie
escl'ibc al Secretario de Estado-quec!o ('n cucnta del nombramiento
de Gobe1'Iladol' :\1.ilitar de Ius fuerzas de la Provincia que
el H. P. dd E, se ha dignado hacer en mi persona, cuyas funciones ofrezco ,(ksempeÚar con
la integridad y pureza que es debido sin emhargo C!!'mis cortos conocimientos, jurando al
.Wr Supremo
morir NI defenza d(} la Patria y
consel'\'ar los derechos de Libertad (' In(kpen(it'neia, con lo que os contesto, -Dios os PI'olej",--Barcdona
Colomhiana.-Junio
11 de 1812.
2" de la HepÚblica de Venezuela", (*)
1 cÓmo cumpliÓ .-\nzoÚlegui su juramcnto? ..
El paseÓ su juventud COIllOuna bandera al
I"do de Miranda, al lado de l\fariiio, al lado de
Piar, ,,1 lado dd Libertador.
El ailo 13 y ('1 Año Tcnible supieron de él
('/1 Mosquitel'O, Bocachica,
Arao, San Maleo, Carabobo y Anlgua.
La ~ueva-Granada
lo vió llegar al lado de
Crdaneta, llevando los despojos sagrados de las
armas libertadoras
vencidas; entrar triunfante
(n Snntafé proclamando la Unión Granadina
(' )
Arehi"o ~acional.
- 136-
flOJAS
y huir
L A .U R E L
D E
dl'SIH1l'S a poner
l'as playas su ideal.
al abrigo
d~ extranje-
Los Cayos lo contemplaron
snliendo a la
conquíst;¡ de la Libertad a tiempo que rclam}iagueaban las espadas mÚs vigorosas y las más
I"ucrtt's lanzas de la loca empresa:
HermÚdez
venía como ~('ptuno; Mariilo, Píar, Mac-(tri'gm',
Brion, Soubklte,
naveg:lban al frente
de los
fjltillÍf>lltos;
Al'islllcndí, i\lonagas, Zaraza, ·cspc¡'aban en la playa bravía d ,HTiho de los .\¡'goIlautas; Bolínll' guiaba l'! timón y meditaba en
1:1 intlUl'lleia de la hora".
Hompían el silencio
de aquella lIoche-patI'ia,
como fÚlgidos relÚlllpagos, los nombres de PÚcz, Cedci'lo,
Hojas,
Freites, "
Fui'
hcroico ell Quebrada-Honda,
.\lacrÚn
coront'¡ su frente el l:mr.cl esplendoroso de San Félix; a la cabeza de la Guardia
dr llOIlO/' del Libertador,
estuvo en El Sombrero, Scnwn, Ortiz y Cojedes y pOI' (.Úmeza )' Pantalla de Vargas lIegÚ a In cumbre de su gloria
la tarde de Boy.acá: en el horizonte se destacaba
el sueño de Colombia dilatando
sus frontel'a8
hacia los nevados del Sur,
y el JUllcal;
Cuando se acercaba Carabobo, se le fué la
yida ... "Imaginese D, S. -dccíale el Libertador
al general Souhlette---qué
efecto me habrá .produddo esta noticia, En el momento no me atreYO a decidir
lo que debo hacer. Si continúo mi
marcha para Venezuela,
queda el ejército sin
un general que lo mande ... "
-:--137
-=
F.
JIMENEZ
ARRAl.1:
Más cerca de Santander
y más cerca de
Páez que de Soublctte, el Libertador llama a éste; p·ero los momentos
apremian
y titubea:
Arismendi,
Mariño, Urdaneta,
Bermúdez,
Se·
(It>ño, están muy distantes;
Sucre no ha nacido
todavía en el coraz{'lIl del Grande Hombre ....
Qué hacer? ..
Hecucrda a Cruz Carrillo:
"El coronel Carrillo--le
sigue escribiendo a
Soublette--es
el mÚs valiente Ofkial
que se
puede desear'; Jl{'ro nunca ha mandado un ejét·dto, y no sabemos euúl será su fortuna en ulla
acciÓn general". 1 Carrillo se ha/bía batido en los
mÚs encarnizados
combates de la HcY{)lueÍÓn!
Hecu(Tda a Ambl'Osio PInza:
" ... a quien corresponde
d mando dd
<:'jél'cito es al coronel Plaza, por más antiguo,
pero In Única vez que nwndÚ una acciÓn ell
Cartagena,
tuvo la desgracia
de perderla,
sin
duda por ser dcmasiado joven y no tener la experiencia del mando; pues por lo CJue respecta
a \'alol', disposici">l1 y conocimientos
militares
tiene como el que n1:-\5". Plnza no podia quedarse en la ;\ucva Granada:
su gloria estaba en
Carabobo.
Recuerda
a Bal'tolomé Salom:
"El corQnel Salom es más antiguo que los
otros y además es prudente
y activo hasta C'l
extremo, y valiente como el primero. Este oficial
podría mandar
el ejército; pero cuál será su
suerte en la guerra, .. El. a,demás de las virtudes que he expresado,
tiene sobre todos nues-
-138 -
,..--------------
-
flOJAS
-
D E
LA
UREL
tros oficia1cs, la de St'r el más exacto y puntual
('n el cumplimiento
de las Órdenes que se le colllunican ... "
H.ecuerda a La1'a:
"Al fin, después de Pl'Ilsarlo y meditado
mucho tiempo, he venido a decidirme por este
Último partido.
El cOl'olwl Salom
vendrá a
mandar ('n Jefe ('1 ejl'rcÍh? del ~ortc, y con ('sta
misma fecha le libro el nombramiento
de lal.
El co!'ond Lara S('I'Ú .Jefe (\(> Estado Mayol' dd
t'jl'l'(.'ilo, y unido este Jef(' ('on C'! ot!'o, nada me
qurda (Iue <1ese:lI', POI'(Iue tengo la más pIPlla
confianza ('n su cálculo y ex!)('riellcia militar,
('\1 SlI cdo y aelividacl ('n l'l servido".
J le escribe a Salom:
"Encargo a c. S. que oiga COIl atl'l1ciÚn los
:'visos (h-! sei10l' coro\1l'! Lara, .Tefe (kl Estado
Mayo!' (kl ejl~l'dto.
Este oficial es en mi COIl('('pto Illuy sagaz, ('xpcrÍllIentado,
y lil'n0 el 111;1yor in[nl's por (,1 servicio de la HepÚhli('a". Ahí
('slÚ )HTfilado el ll'Ún de Corpa)lll<lÍl'a.
En lug,ar d(' Snlolll rnt!'() a poco ("nlanel:,
n mand,lr d <',iéreilo dd Xorle y Snlom pasÚ :d
(jC:'rl'Íto dd Sur. La lll:1no dd (kstillo lo l'IllIHIjaba lwcia ('1 Callao.
J dl'lTa sus dubitacionrs
el Librrlador:
" ... con resIwclo a la conducciÓn <1e reclulas para Vell('zu('la, y rcmisiÓn ¡{e dineros a mi
Cuarh'1 (;en('ral, que rs a lo que se reduce la dirlw comisiÚn, cada día mÚs importante
y mÚs
l1l'('('saria para remediar en parte los males 4tH'
nos va a causar la muerte de An~oát{'gui. que
-
139 -
F.
.TIMENEZ
A.RRAIZ
seguramente
Jlueden Ilegal' a ser muy gnln·s.
Dios quiera que no lo sean!"
Seis nH'ses después, el a de lllayo de 1~2(l,
le escribe (k San CristÓbal a la desolada viuda:
"Para perpetuar
no la memoria ni el nOIlllJre del Gent'!"al Anzoúlegui,
pues t'l durarÚ
micntnls dun' el n'cuerdo de BoyacÚ, sino par:]
perpduar
el aprecio .lan merecido y eminente
quc el (;obiel'no hace (1<>sus cenizas, he consagrado su nombre al BatallÓn prilllero de la S('gunda Brigada de la Guardia, COIllIHH'sto por
todo d Ejército de Oriente y mandado por su
hermano (le Cd. (')
"Si este tributo de justicia y de gl'atítud {'S
agradahle a la desconsolada
viuda, yo \He congratulo por hnhel' encontrado
un merlío lllUY
ac{'rlndo de hacerlc (Jc.nHllwr IÚgrinws IlH'nO'i
Ilmargas.
"Tenga la bondad de hac('!" mil cadí'íos a la
linda Calixtita. Dígale Ud. siempre que ella es
la imagen de su padre, para que siempre siga
la misma senda que él siguiÓ, la scnda del honor".
('.)
El Coronel Arguindegui.
-140-
LA ESPADA
DE BEHMCDEZ
y EL DL\ DE
CARA BOBO
En momentos en que las tropas del Brigadier Don Fl'ancisco
TomÚs Morales,
2'! .Jd\~ lid
Ejl..;rcito de operacÍones,
se disponía
a mal'char
sobre el Liber(ador,
que se acercaba
al campo de Cnrabobo,
recibiÓ el DeÚn y Cabildo
de
la 19ksia
Ml'Iropolit:IIHl
la siguienlteomuníeaÓÚn:
"En oficio de ayl..'l' nll' dice l'l seiior brig:ldi!'r don Fl'nndsl'o
TomÚs i\']ol'all's, :¿" Jel't' dl'l
l..'jél'eito de OIH'racionrs,
lo q, copio:
":VII..' deho ponl'I' ('11 marcha
en busca
<id
enemigo
q. se I\;dla ell el OecÍ(knlc:
pa. yel'il1(',11'10 l1e('esito
de auxilios
J!l'l'lllliarios:
la Iwdenda
pÚblie:l no los (i('I\('; por
(,ollsiguienlt'
deben
propol'cioll<-ll'Se
de los vrcinos
cnpilalistas (It- ('stn cilldnd, quienes
hall snlvado
sus inh'I'l's('S, que se hallaban
ya en po(kr de los ('Jll'Illigos. ('n razÚn de' los sncl'ificios
q. ha conlt'aI:ido la divisi('lI\ de mi m:lIdo
rescatÚn:lolos.
Por ('1 del'l'cho
de guerra
dehían
de' ha!J('rSl'
-141 -
--l
P.
JIMENEZ
ARRAIZ
apoderado
mis tropas de los intereses que se
l'ncontraban
en esta ciudad; pero la consideraciÓn que me deben sus vecinos me han constituido a someter a estos, y cooperar a la consCI'\"adÓn de sus intereses; por cuya razón espero q.
Cds. me facílitarÚn ~n el término de seis u ocho
días setenta él ochenta mil pesos q. son (Jp absoluta necesidad pa. el Socorro de la tropa a mi
mando y poder continuar
en las operaciones
:\1ilitares, bien sea el1calidad
de empréstito
o
n'integro ti descuentos de derechos, o en cualquiel'a otra forma, bien entendido
q. sin este
preciso auxilio no puedo continuar
las. ()pl'r.ldones (r. debo emprender
con la mayor Úefivi-dacl".
"Trascribo lo a Vds. para Sll inteligencia y q.
por su parte Sí' sirvan contribuir
con lo q. !P,;
Sl'a posible a tan interesante
auxilio, .para 1I1l:1
divisiÚn q. no lo desmcreCl', mucho meno:~ (k
(·ste pueblo a quien aenha de n'sentar del pod('"
de los enellligos; y ('sl)('ro qll(' l \15. Ille dl'lI :1\'1so lid I'l'sultado.
Dios gue. n l" ds.
11I8.
as.
Canicas,
.Junio 1" de 1821.
R. .lla. Correa". (*)
Pero ¡¡In-dedor pasab:lI1 las cosas dI' otro
modo y daba su fruto otra simiente.
(*)
En otra comunicación
IlIs dice: " ... las órdenes con q. me hallo son de I>l'dil' voluntariament{)
o a la fUl'l"za, porq. es imperiosa
la 'nec-esidarl y porq.
debemo..<; a toda costa atender a ella pu.es son t['aseendentales sus malas consecuenrias".-(Archillo
del Cabildo Metropolitano).
- 142-
J10JAS
D·E
LA
UREL
El Libertador
le había ordenado al ínclito
BermÚdcz el1 cOl11unicaciÓndel
16 de fcbn'l'o:
••... el Vkepresi<lente
de Vel1ezuda
(SOllbletk) estÚ encargado de dirigir la guerra por
esa }lurte y autorizado
para comunicar
a C. S.
-las Órdcnt's e instrucciones
convenientes conforme al plan que se le ha dado.
ell
el/al liell~!
y
,.z
ll. S. por objC'to principal U casi exclusivo f)(,llpUl' U Caracas pUl' la espalda <id ('jército ell('l1ligo distraído en Cala buzo y Orcidente por los
seiioI'es (;('II('ral(,8 ['rdaneta y póez. No perdel'(¡
fT. S. llllflCa de vista este importante obj{'to, del
(,llal d{'p('Tld(' ('{ é.rilo de la campaña y ql/iuís I'l
término de la gllerra".
y 'ti Soublelte habíale escrito Briccilo :\ll~n<lez. en nombre del Libertador:
" ... contando S. E. con qut' se ll10verÚn todas ('sns tropas l'I día sei'íalado :.IlTiba (:¿X (k
ahril), l'alcula «UI' para d 13 de mayo n más
t¡¡rtlnr. de\)eD haher lH)('rtndo a Caracas o estar
t'n sus inlllt':lial'Íoncs
¡¡mennzÚndo)a l'strechn e
in/llinclltelllcnk
... Si C. S. logra atra('/' sob/'I~
d ('jl:l'l'ito d(' 0I'i('lIle ('n Caracas, t'n los Valles
de Aragun o ('n los de Ocumare
(en un caso
extremo) U f'lIlr('/('Tler por algÚn til'm/)() algulI((
dioisitÍlI r(,sfJPlabll' del enemigo,
la ealllpaña
t'stÚ dt'eidida a nUt'stro favor, porque ('\ resto
del cjércitoespañol
no puede resistinos".
1 Bermúdez bate al enemigo el día 8 de mayo en el Guapo. el gen Chuspita. el 12 en Guanape, l'l 1:3 en Guatirc y entra lriunfantecn
Caracas ('1 14. víspera del día fijado por el Liber-
--143-
-
lIMENEZ
ARRAIZ
tador. (') llevándose de pecho aguerridos cuerpos. Hoslal/'ich y 2? de Vlllencey, reforzados por
iodos los que se habían levanhHlo en estos valles; avanza el 18 sobre los Valles de Arugua
con los restos que le quedabun, en persec.uei/m
del Brigadier Correa, lo ataca y dermta el 20
en elConscjo,
le hace prisioneros,
le toma bnllderas y pertrechos y lo persigue hasb San ~,'fntea; provoca con altivo gesto ,al Brigadier :Y!orales, cuyas fuerzas se preparabun
a reforzar
las que con el Mariscal La Torre debían ('SIl«!'.!"
al Libertador,
lo a trae hacia las alturas, lo ba te
y rechaza en el Lim<'ln, y retirÚndose en fOl'mi·
dable repliegue, arrastrando
tras si buena parte
del enemigo, lo lleva por entre los rc})('('hos de
la montaña, sobre valles y hondonadas,
cruza
con él las calles de Caracas el 26, lo sube a las ásperas sinuosidades
de la cuesta de las Allymnas,
lo atrae a (~uatirc. lo llama a la altura del Hocico, lo incita, lo bate y empuja otra V('Z sobre
la llanura ; deja aHi una descubierta,
vuela y
se bate en Santa Lucía el 1,1 de junio. se vienc
por Chul'alIan'
sobre la retaguardia
de P(·reil'a,
lo encuentra en la (lllC'bracla dc Caisa, lo COlllbate. lo ponc en retirada, lo persigue y lo ataca el 23 ('n el Calvario y en las pl'opias calles
de Caracas ... Pero era lllucho I'('sistir, y cansadas y diezmadas sus fucrzas, casi todas coleetidas, y ncobnrdndas
por la dC'sC'spcranza de
rC'fuerzos, se desbandan,
y ni el plan de su ('5(')
El General Soublette,
Vicclll'esidenle
de Venezuela y encargado
de la dir'ccciÓn de la ¡,(uerra en
l'l OrÍrnte, entrÓ a r:a¡'l\('as el 22 de mayo .•
-
---------,
[) E
}JO.lAS
pada, Ili el filo de aquel sable que no kmbl(í
IlUI1Ca ('n su mano, pudieron detel1erlas ... Sigui(j él la retirada,
(') y cuando ya repuesto s('
disponía de nuevo a la interrumpida
brega, s('guro su honor de qu(' no había faltado un punto
a su consigna, supo el triunfo de Carabobo.
El Libertador
le había escrito a lkl'mÚd('z:
"Es una operaciÓI1 que darÚ a L S. la mayor gloria y que darÚ el golpe mortal al enemigo; por tanto la conrio a la eficacia y resoluci(')11
de l:. S. el1 <'stns ('llJ.pr('sas, con la seguridad
del suceso".
1 al gell(Tal Soubldte,
Bricei'ío :\1él1dl'z:
"S. E. exime al seÚor general BcrlllÚdez, o
a cualquicnl
otro .h-fe que mande el ('jt'rcito
tle Oriente, de toda l'cspoIlsahilidad
flOI' (" bUl'11
o /lIal suceso qw' tenga ('n la l'lIlpl't'Sa, COI1tnl
qUt' a(,I'edite Iwbel'la l'OllClucido )' ('j('('utado COII
audacin )' valor".
1 al t('I1('I' noticia l'l Libcrtador ('n San Carlos d(' In ocupucilÍn de Car:H'as pOI' lkrtIlÚdl'z.
le ('scribe:
"11(' sabido COIl la mayor sntisfacciÚn qU('
l'. S. onlpÚ la ('api!:ll de Caracas dd 1:3 a] 11
de nl:l)'o, desput's de Iwh('r triunfado d(' los batnllol1es de (.'((.',tilla )' \'o/{'l/(,f'I!.
Doy a C. S.
las gracias a 110 IlIb I'l' de la J{t'pÚhliLa, pOI' ('Stos importnnks
servicios, que e\la I'l'COIll]H'nsarÚ ('OIl ('1 empll'o de (;elll'ral ('n .Jefe.
(')
.\ \'('/1
lO
Plll"
/:1
(':i1It' qut'
St'
11:1111<'1
ida Eslt'.
- 1 J:í -,
de los
/J1'(t1l(J.~,
hoy
F.
JIJJENEZ
ARRAIZ
Xo dudo que U. S. haya cumplido el tenor
de mis instrucciones, y ahora las recomiendo
de nucyo. Obrando con audacia hasta dar con
el enemigo, y con pru<kncia luego que esté a su
frente".
Est, fué ,,¡ derrotado de Caracas la yispera
tIe Carahoho: al'] sc (It'hc en parte la gloria de
('ste día.
-l~j-
L1BEln.\
1)0 H () :\Il'EHTO!,
,.
"Si d,' Bo!íyar la 1l'l ni ('Oll <lue ['mpieza
:llfUl'lIa ('011 (fue a('aha le quitamos,
O/iI't1
de la p:IZ, sí mhol0 h¡¡gamos.
Esto lfuien' d('['ir que del tirano
La ('abeza y los pies corlar
debemos
Si ('S (fUI' ulla paz durable
apl'te('PJllOS",
Dict' D. :\rístidt's
Hojns el1 sus L"!lf'nd((,';
lli.'ltcíri('((.'I qu(' ('SOS \'('rsos apan'Lit'!"(lll
una Ill:llialla ('n Caracas
('11 los días
de la (;().'Ii((f((,
di'
1ll'IlOSn l'('Cord:lci('lll,
el1 que los 1ll;l!qlll'I'icl1il's
clel Libert:ldor
y los aS]liJ'anks
nI ]ll"l':lolllÍnÍo,
dil'('doft's
de aqul'l mo\'imiento
político,
110 L'('s:lbnIl de lll'l'irlo pOI' cunlllos medios pudo e!'l'm'
la intriga,
la mala fe y la J'uindaJ,
anhl'losos
<le deslignr
n \'('lll'Zueln
de Colomhia
y t'Iltl'l'garla al poder sel\'ático
de PÚez, aS('gul':IIHlo 'lsí
dI' lIlodo indiseulihll'
Sll prepond('!'allci;¡
al ,llllparo de aquel sÍmholo
de la fW'l'za, biell lhmado el Centauro
dc' los Llal/os y des(Ju(',S 1'1
Lp(¡n d p P(I!lll]'((,
117·
,------------------------------------~
Fo
.JIJlt:.Vl~Z
1
ARRAIZ
Eslo quien' del'Ír que del lirano
La ('a¡){Oza y los pies cariar debemos
Si es que IIna paz durable apctecemos".
¿EscJ'Íbiría eso la mano de los vcnezolanos
que abl'iel"(lIl la pJ'Ímcra herida en el corazÓu
de la Patria y cn'al'on el semillero de nuestras
discordias, despul~s de lacerar el alma ,d<' aqud
que cn'ía moril feliz si su muerte contrihuía
11
la uIliÓn de sus compatríotas?
Sería Caracas
,lutora de esos versos que pOlwn cn el alma un
dejo alJwI'go de profundo
deseIlcanlo?
.. ::\'0:
Cal'acas pudo ser inocentcllH'nll'
pecadora, bajo l'i violento empuje de las pasion('s exaltadas
(le aquella época, c('gada por la poderosa intrig,l de
influ!I('ntes y el desco (ksatcntado
de
los advenedizos,
que no sabían (kl dolor de la
l1aeÍenll' Patria; pero ella, Caracas, gcnitora lid
ncgro lH'nSaIlliento ('11 cuyas entnlllas iha ('1 CI'ilIu'n nlÚs atroz qU(' hubiese cometido la ingratitud y la lH'rlidi,¡; ella homicida dd Libertador,
del autol' de su IlIÚS pura y alta gloria'!
o
o
"
l()o~
o
o
•
Desde que por primc'ra vez leí esa sexlilla
llC'faria y torpe, no se quitÓ de mí cse lH'nsamiellto: era yo elltol](,(,S estudianll'
de la l'lIivcrsidad; l'OITÍ<\n días l'eivindicatol'ios;
('1\ Cal aeas Iwhía sido echada de su pedestal la estatua de Do AntoIlio L. (;uzmÚn, "uno de loseol'ifl'llS dl' la l'aeeiÚn l'n V(,Hl'zuda", yell
\'akl1l'ia la del Doctol' 'liguel PClla, "consejlTo (IcPÚez en aquellos ticmpos", y esa amarg,l vcrsificaciÓn ,t1rihnidn a Caracas hnbia crcado en mi
1-t8-
J
I
Jl
()
.f
A,)'
J)
1::
/.
1\
T' R
F. 1.
alma
ulla ohsesiÚll
que S(' robllsll'l'iÚ
nWlldo.
consagrado
11 l'sludios
hislÚril'os,
JlIl' ('nl'ontn',
(') al11argo sl'dinll'lllo
dc 11Is siguÍ('nlt,s
palahras
dd Libel'tadol'
a PÚt'Z ('n ('arln dl' ('sos días:
••~o es posible, (;l'n(Tal,
que usll'd quier:l \'('1'111('
humillado
por ('allsn de lIna b~lIld:J d(' trÚllsfllgas qlll' IllllIl'n hemos vislo cn los l'olllh:tl('s.
So
fJl'r'/('1uJa
ll.~/ed
d(,~J¡()nl"al'
a Ctl/'(/(·((,~.
la a/JllI"('('('1" como d padrÓn
llldibrio
de [a il/(Jl'lllitlld".
de
//(/('i(;n(/()-
[a infamia
!I I'l
IkjÚsl'
\'l'l' la Illal disimuladll
Ill'l'id,l el Li})('l'l:l<lol' ... ! Tenia
rnz¡'lIl: ClIraeas
no rUl' illgrata. y se lo dl'l\1ostrÚ l'I 10 dl' ('I\l'ro d(' lX~7
:11 I'('cihirlo l'nloqul'cidn
de nl\1OI' y entusiasl\1o:
si lo f'U('l'on ,t1gUllos tlt- sus políticos,
y t'slos
mislllos
no 1I('\'al'oll su f)('I\S<llllíl'nlo
inSlIl'I'('('donal
hasta ('! homicidio
de! Lih('I'I,ll(OI',
FracasÚ
('1\ ('sos días
de asonnd,l
fntll'iddn
d plall nntiholiviano
llevado
a In Asamhlea
d('!
1" lit- lloyi(,lllbre
pOI' el PrOl'ur,ll(or
:vIlInieipn!
D . .José de 1l'ihn l'1'('n, l{llC l'esl1'It(') rOl'lll idahh .•
lllTollatlol'
el ailo 29, y fundaba
lriharn'n
su
t1cusaÓÚn l'onll'a el Libertador
('n las siguÍt.'nll's
razones:
"La ConstituciÚn
holivinna
suhvi('rlC' aquel'{'glas ¡>l'imítiYHs declaradas
yn
inaHel'nhlcs pOI' los ,cÓdigos constituciollaks
«ue hnsla
ahorH st' han formado
por la voluntad
liJw(' dI'
los J>Ul'b'los americanos.
Hay también
de 110I,able qut' el primer
homhre
dt' nuestra
rl'volullas
H9--
¡,',
JIMENEZ
ARRAIZ
cicin nos propol1c )' recollliel1da
como Úllico lIIedio <le sah'uciÓII
:HluL'llu
misllla
COllstituciÚn
que deslt'uYl' l:ts lilwl'!udl's
pÚbJiLas y el ohjeto
Ik la J n<ll'jH'Il<!elH:i:l ",
llahía
sido, al pan'lTt',
la intriga
de (;U7.mÚII quil'1l Iwbíu hccho lIa,ce1' cn el ánilllO <le
IribalTcll
tales ideas, a I){'sal' de que el Lihl"'tado)' casi aeahaba
de dlTirk
al 1l1'opio (;(,lIl'I'al
PÚ('z, Iksde l'l PerÚ:
"He recihido
la lIIuy illlportanll'
carta
de
USll'!! del 1" de octnbrc
del alío pasado
(18:¿;j),
qUl' IIIc Ilwll(lÚ po/' medio del S(>IlOl' (lllzmÚn, a
quiel1 IH' \'isto y oido no sin sorpresa,
pues su
lIIisi,')11 ('S extraordinaria,
" .. , Cn 11'0110 espantaría
lanto por su altura eomo por su bl'ilIo.
La igualdad
sería rola
y loseololllhianos
vet'ían
perdidos
todos sus
dl'¡'l'chos
pOI' UII,) IlIH'Va arisloeraci;l.
En fin, mi
a 11Iigo. yo !lO puedo lH't'suadirtl)('
de que l'l proyecto que IllC ha cOlllunkado
(iuzmÚ!l sea SC!lsato
y CITO tambil'n
<¡ue los que
lo han
sugerido
son hombres
de aquellos
qlle ekvaron
a ~apol(,()!l
y a Iturbidl'
para gozar dl' Sll pt'osIH't'idad y ab:llI<lolwl'los
l'l1 el pl'ligro .. ,"
Cil'I't:lIlJC!llL' !lO fUl: a (;uzmÚn ¡¡ quie!l PÚl'Z
('on!i(') la earl:t Illo!larquista
del 1" d(' odubn'
d,' 18:2.) panl IwC'er!;) Ikgal' a 1ll:1110S dd LiIH't'lado\', sillo H Bl'icl'\io l\lt'ndez, que iba para 1:1
('¿¡pilal de Colombia;
pero del mismo modo I'S
ciel'lo, \¡ist,')\'icHIl1C'nle comprobado,
qllt'
(lll'~1I1Ún rUl' l'l comisiol/ado
/'sfJt>dal
que con las
ins[l"lIc("ÍOI1,'s <Id CasO y "P01' jllz(Jal'lu
((si e//'
-- 1:>0-
D
HOJAS
E
L
i~
U R
E
L
más importancia",
segÚn Púez, eligieron
éste
y Mariño para conducir el duplicado de aquella
carta y tratar verbalmente
el asunto:
Jl,arccc
que a Briceño Méndez le escociÓ las manos y el
alma esa carta, y como había ido a quedarse
l'Il BogotÚ en funciones pÚblicas y aeert(') a verse oportunamente
con el eomisionado
lIlonarquistu, se la pasÚ a éste, porlador del duplicado,
(xuzmán ('ra l'edador
del l\ruos. vivia con
PÚcz y era "su Secretario Privado", Bolívar lo
devolviÚ con la \.onstituciÚn
boli\'iana.
('IH'argándolo de' lweerla conoef'r y aceptar,
y diee
()'Leary que "el Libertador
quiso al)l'o\"('elwrse
del influjo ({lI(' supuso tendría sobn' ('1 Gelleral PÚez, por la gran eonfianza que ("sk acabaha de h:le('\' d(' t,1 ('l\viÚn(\olo con un proyeelo
que \li SlI honor ni Sll d('})('r dehicrol1 perll1itirle proponer".
¿. Pretcnderian,
aeaso, que
el Libertadol'
ae,eptase la pn>posidÚn d(~ monanluia
Y se lanzase en aquel abismo, para darle la t'spalda e\ltoncf's? Los SlIcesos y la docllIllentadÚn
de esos
días, nll'ditÚndolo bien, no dicen otra cosn.
¡\(luello lo propalaba
(;uzmÚn en sus 1('1'tulias, segÚn lribarren, y \10 ('S de dudars(': P<lrcce <]lH' la clara inteligcncin, la abundosa \,('\'hosidad y opulenta fantasía de Guzmún no le
drjaban pensar dllllO qurdaría
des¡JlIt:·s d(' Sil
silencio la vcrdad. ¡.I no se podI'Ía clecir qur crn
ese el papel que le eorrrspondía
eIl la gran coJ)1rdia? GuzmÚn había
escrito en sus COIlH'11lados al proyecto
de COllstitucit'Jn holi\'i:II1:I,
..
- -101-
b••..•.
l'kv
Lk LA 1,C.Puik,C;\
118110TECA LUIS·AN~"'-
ARAi,G8
CA T ALOGACION
1,'.
.1 1 .11 E
.v
E Z
ARRAIZ
ésta no era una ConstitueiÚn, "sino P[ rnllmel/
d(' lodo lo b/1('110 que [os hombres hall sabido ('11 mate/'ia d" Gobierno, y el 'gf'r]))(')} ne
lInn felicidad
inme)}sa (fue se desarrolla ('n mc<Iio dC' las sociedades que tuvieran la dicha <i<'
ndoptarla ... " Sin embargo de lo cual firmÚ
aquella Illalhadada
Acta <It>la Iglesia de San
Francisco
de Caracas el 2() de noviemhre
dd
,l/jo 29. mal llamada ]'l'Olllllll'iami('l/lo
de (;([_
[([('(ISo
y que enh'C' otras cosas {Iict,:
(JIIt'
"Ta l a t('11lado parecía UIl sueil0; pero m u~·
lu('go huho <¡ue cOI1Venil' en In v(,\'llad d(' los
JH'chos y
('1/
la
('.t'isl('l/cifl
elp la
pro!j('r!([d([
mo-
Canicas firme ('n los principios
que
}ll"oelan\(í al romper sus vínculos con la Espai'i:I,
(kspués de una madura y rdlexi\'él delihrraciÚn, sa nciOlI:l :
[/arquía.
P.'inHTo: S('paraci('lIl del (;ohiel'llo
gotÚ y descollocimiento
<le-la autoridad
I/P/,(([
<le Bodel (¡e-
Boliv((r ... "
* * *
CanIcas
no lanzÚ ~\(Juella blasfcmia.
Lna ('oineicIencin puso en mis manos una
Hl'vista de BogotÚ, Colombia Illl.~lrada, {le 1891.
en momentos en quc lcía de nuevo las leyendas
de Arísticles Hojas, y allí he encontrado
la dt,mostraciÚnde
que ('sa sl'xtilla vino adulterada
:1 VeHezuda y de que -adulterada llegó la inforlll:tei('lI1 de SlI origen a conocimicnto
de Don
- 152-
l
j
Il
o
.1 A
,\ríslidl'S,
,1,;
/J
E
LA
URHL
Es ulla narraci<'1O n'ferentl'
al mio
PrÓspero Pl'rl'ira
una llamada que
JO q lit' hael' d seiior Don
(;amha. y en ella se encuentra
dice:
"El desd('n con que aquel hombre ecll'hrc
(l' I Liberta dor) p¿lI'eC'Ía !I'a lar :d Pbro, Ra mÓn
(;:II11h:l,
naciÓ de UII .1l1g/(('/(' !)oéti('() dt' ('sil',
(¡ue cOIlH'l1zaha así:
"Si alnoll1hre
dr Bolívar sr le priva
De la letra inicial y la postrera
Se lendr{l 01' la pn la Santa (Hilla;
'las si se dd'a la palabra en lrra,
E.o,¡ híl'n
difícil que esa paz reyiva",
Basta Ull'a ligl'ra confrontal'i()n de cstos \"('\'sos con los anteriorC's para sah('" cuÚI (1<' las
estrol'as es la original.
Sí l'S vcrdad que él, que entrÓ triunfante {'n
c'araeas después de esOs sucesos, bajo los víto1'l'S de las multitudes
ell delirio que lo envolvían
en una onda dl' ,ardiente frenesí C'l 10 d(' e!ll'ro
(le 1827, casi solo se alejÓ otra yez de su ciudad
{luel'ida, y 'al pasar por d frentl' de la Capilla
(le la Trinidad, camino d(' La Guairu, le dijo a
su edecán Ferguson. volteando
a mirar
con
infinita tristeza y por Última vez la cal k (Id
10 de enero, en la silenciosa soledad que 10 ro~
deaba: "Oh! inst'abilidacl
cle las cosas humanas!, , ."
4--153-
U
F.
.fIMENEZ
ARRAIZ
El'a el 4 de julio; ya amanecía;
en una de
las ventanas ·de su casa, esquina d{~ Las (iradiHas, brillaba
una linterna;
su familia
estaba
todavía en el portón; exhulél un suspiro, pcnsÚ
en su hermana María Antonia y recordó su palabra inspiradora:
Libertador o muerto,' (*)
(*)
":\Ii hermana
me (\in' que ('11 Canlca~
hay
trC's -partidos:
lI\ooÚn!uicos,
demócratas
y pan(ó('I'atas,
QUl' Sé'a yo Libertador
o muerto {'S su consejo.
Este
sed
el que yo seguiré
aU1I ('uando supj·e¡·c <¡ue pOI'
seguirlc
!H,'r('('('rÚ ((,>do el gl'/1l'\'O humano".-(Carta
a
Sal//andcr)
.
- 15<t-
l
L\
L\PILL\
DEL LIBEHT.AI>OH
El import:lntl'
escrito
dl'! senol' D. Fdipl
Francia,
Origen remoto de la familia Bolíva{',
publicado
ell el nÚmero 3.100 de El Tiempo, ha
<lado OI'igell a diversas
dise¡·taciones
y l"Cllll'lllbr,lI1zas relacionadas
con ('se glorioso
apellido,
¡lll(', si hil'n no pasc') (k minima
import<llwia
Cl'
historias
de n'motos
o rl'cienlt's
anll'pasados,
l'l
Lil>l'I'tadol'
supo gallarda
y nobkmcnlt'
l1aclTlll
jll'rílustl'l',
hasta llenar con i~llos fastos de .\ml'ric", y que la l'sterílidad
y la bastardÍ<¡ han COll~I'l"Y;¡;j{) ell una bil'llaventurada
y gloriosa
alltoIIOIll,ISi,l: Bolí\',ll' l'S él, antes y después.
(')
Esta
seril'
d!' Jlublicnciolll'S
·de
Frumja.
dl' .\Ibulo
1.. Crhalll'ja,
de Laudal'l,l
Hos:dl's
han ll'llido su ¡'('sullado
patriÚtico,
\'l'rda(h-n1l1l'1llc' pbusiblc-:
el Congreso
al'ordÚ, c'U \'irlud
el!' 1I11;1 (ll'oposil'iÚn
dd seilor W']H'ral .\kjandn¡
(')
('c'nclLllcia,
El Lihel'l;)dor,
su
COlJlO es sahido,
1tl'l'I1IallO
.Juan
apellido,
por P;II'tl' de sus hcrlJl;lllas,
1l"l'lI!i 1\0, pl'ro ilustre y !lolJo]·ab]('.
-
135 -
no tuvo
Y¡cenft, fui' célibe
pasÚ
desy
('~
a sl'guntlo
I
/.'.
J
1 JI
E S E Z
ARRAIZ
I
:
Ihal'l'a, la ~OI()nlcí('lIl de una lápida Cll la Capilla (le la Santísima Tl'inidad de la 1. Metropolitana, que di!'Ú a los que por alli pasamos bus('ando cosas qll(' hablen de ll!les[ras glorias:
J)eteneos:
aq/lí ,~ih'llcios(/11l(>llt(>duerll1en
los JJadres dell.Jh('rtadol'.
¿.CÚmo se' llamaban,
quiénes f"·un'! ... Im~)()l'la poco: los padres (IPI Lilwrtadol'. :\0 hay
f1'ase silllhÚIi~a dc patrio linaje s('cular, de ho1101"de glol'ia, qUe' se apl'oxillle siquif'ra a esa
('xp,'csiÓn,
Se sahe de esa Capilla lo que dice O\'Íl'do
y Bailos en su Historia d(' la conquista !I fJob/ac'iÓn de [a Prollillcia
de Vnwzue/a,
ai'los
después
repetido
por DOll Arislides
Hojas
en SllS L('Y"1Idas lIislÓricWI:
i:slas tienen
una
errata al decir que la Capilla de la Santísima
Trinidad
data de los primeros
a¡íos del Último siglo, es fkeil"del
siglo 18; ('S mits vieja
todavia: data de los Últimos ailos del antelwnÚItillJo siglo, es decir, del siglo 17, año de 1689.
Don Pedro .Jaspe d(' M<>ntenegro (parece
que no firmaba Pedro de Ponte J,as!>" de MOI1tenegro, COIIJOlo dice el estudiogcIH'al()gíco
del
señor FrancÍa),--hu('1l
devoto, creyente adinerado y persona de altas infulas, que además de
t'sta fama tenia la de ser bienhechol'
ostenloso
de la IgIC'sila Catedral, era C'xh'cmacJamenle adicto al culto de la Santísima Trinidad.
Ya avanzado de edad para 1689, seguramente pensaria
--- 156 -
lJO.TA5i
[) F.
L
,\
e
R
E L
<¡uizÚs ('n cosas de ultl1alumba. y como en esa
('poca. y todavía un siglo después. se C'nlelTabu
('n el recintodc
los templos a las personas notables y a los esclavos de pro. juiciosaI\lcnte
pCIISC"
Don Pcdl'o en asegul'ase un lwdnzo de
ti('ITa digno de él y eajHI1: para él y stlS esclavos
dOlllésticos. y ell tal sentido dirigiÓ a la Autoddad eclesiÚstica l'Il'csjH,cti\'o lH'dimento. (*)
El Cabildo dispuso quc esa solicitud pasa"·
se al Pl'elado, a la sazÓn el SC'lio!' D. Di"g<' lIl'
Ha rios .YSo lonl<lYO!', :tu loI"ÍzÚndolo pa!'n que 01'(')
El Provl'l'dor
Pedro
.Jaspe de :\!onll'nc¡.¡ro,
!lollorablt,
Hegidol' ]ll'l'pl'!uo
familiar
~.. \I¡.¡uadl
mayor el1'1 Salllo O/ido
de esla l'iudad,
como más COIl~'enl"!a pan'sl'O al1ll' \'. S. Ilma. y digo: que yo por de'"()l'j(')11 !fUt' Il'l1go ul Sll\o. :\!islt'rio dt, In Santísill\a
TriI:idad, a hOl1ra ~" glo!'ia suya, l'on el hl'lH'plÍll'ito
tle Y.
S. I1uslrísima
!lrC'lt'l1do fabril'ar}¡o ('11 1:1 Sanla Iglesia
C:lieLÍl'al dl' esta dil'ollH ciudad,
ulla l'apilla
a su sall1isitl1o \1(II11hl'l', l'n LJlll' Sl' l'olo!ful' un ('uadro
de madl'r:1 l'll llll'día t:III:1 qUl' para d efL'l'lu hÍl'l' IraL'I' t\¡aJ
1:1'~"\10lit, la :'I/uL'\'a ES1J:lJia, y que l'1l dicha capilla si no
muduJ'L' dI' \'olul1lad, SL'U mi I'llliL'ITO \' dt' mis dOlllrsli('os '" ('sl'la\'os, \' Y. S. lIuslrísillla
11I(' tiPlll' mandado
fuhri(ÍlIC' dil'ha ('<¡pilla ~" haga dkha
l'olal'Í('lIl l'n dicha
Santa Igll'sia Call'dI'al por SL'I' dl' SU \'olulltad
y dl'siKrl:llldo l'll ella la mía, por st'!' l'ollf()l'1I1t' :1 1I1i dC'vol'iÚn;
para l'jI'('Ut:tl'!o Y. S. Iltlslrísilll:1
S(' ha dl' sl'l'\'il' dt,
1II:lI1dar SI' 11\1'sl'Úall' ~" d¿. sitio ell Lli('ha Santa Iglesia,
l'n !fUI' f:¡\l\'íqlll' ~' h:lga la Ilbra de dicha l'apilla,
que
]lOI' 11lla \'I'Z estoy pronlo a dar la lill)osrl:l qlll' St' 1I1l' st'·
11:I'arl', .'" hahiendo
dI' Sl')' dI' J11i olJljgaciÚIl la obnl dt'
dil"ll:l ('apilla .'" adornar/a
dl'Sl'nl l'1I11'1lte, por lo l'lwl a
V. s" pidll "'" slIpli('1l sea Sl'l vido t1l:1ndar SI' 11I[' sellall'
1'11 dil'ha Salll:l rgil'sia, ~" dl' sitio para la fábrica
dI'
tli,'h:r ('apilla pm'a los t'fl'('(OS qul' III'\'o I'l'ft'¡'idos, !fUe
('si!).'" pl'olllo a la paga dI' 1:1 limosll:l qllt' SI' lI1e lila 11":rrl' 110)' dkho
sitio, y l'n tOllo rt'eilJil'l' 1I1erced de la
g),:1.11dl'Za dI' V. S. Ilusll'Ísíl1l:l,
con Í'uslil'ia
l'!c. - Pedro Jns/H' dI' .11o/lI¡'IlI'{!ro. --Al'chivo
dt,] Cabildo
:\retl'opolitano.
- 157 -
1",
.TIJlESEZ
ARRAIZ
([el1ase lo que tuviese a bien, y el scÍ10r Baños
y Sotonwyor
tlietÚ auto asintiendo
al otorgamiento tll' la gnlt.ia solicitada.
C)
Esto ('s ('11 cuanto al origen de la Capilla
(IU\' dCSpUl~SpeJ'lelleciÚ a la familia BO'líyar,
PC/'O lo Jl];ís importante
de cuanto se r('ladona con ('S,1 Capilla ('S lo que d Lib(Ttador
dispuso aecl'ca de ella y los restos de SllS padres
y tI(, Sil l'sposa.
Homhr(' ti\' cOraZI')n l'I Pad¡'(' de la Patri:l.
<1(' espíritu
Plllilll'lltCJl]Cnte rdinacto
y ('n ex"EII J:¡ ciudad
de S:lllliago
,lc LeÚn tic <::1dil'Z días del mes de junio de mil seiscientos
, ('r'hen!a ~' lIUl'\"l' a¡ios, el Ilmo. se/ior DI'. don ))je¡;!ll
d:' B:lIios ~' S()':lIl1a~'()r, Ohispo
de ('ste Obispado
{le
\'l'l1l'zlH·1a ~' Caracas.
dd COllsejo de Su :\fakstad.
Sll
pn'dicador
~' Cal}('llÚlI de honor,
cte., habiendo
visto
III
pedido
pOI' parll- de] I'ro\'(;~dor
Pe(I1'O .Jaspe de
\1 111' 'n['~'ro. \'(Tino,
f{egidor perpetuo
familiar
y Al¡[liadl
IIlayo)' d!'l S:1Il1l1 ()Iil'io de la In{fuisieiÓn
dl'
;'sla d;c11;1' ciudad,
sobre Que Sl' Ir conceda
y dé sitio
p:lra fabricar
una capilla
ell ('sla S. Iglesia Catl'dral,
1.:lra ('n {"a
('()'()(,:I~' 1111C'1I:¡dro dl' lIIarlrra
de medi:l
(;111" 1'11 '111'_' :'st:, ('s"II'')ido
('1 ~fist('ril) de la Santísima
Tr'il1idad, \ que la dicha capilla sea para su sepultura
~'
IL' '"IS ('s"!:¡\'OS \' dOll1l'slícos,
of"cC'i,en¡(o dar la li'''OSlJa IIU:' si',ia';¡SI' por dkho sitio. E habiendo
d(' eol'!'('r pOI' su padl, ~. gaslo, el l'oslo 01' la fábrica,
:ldorI'(¡S ,\' a!11ajas ti •. d¡¡'ha
capilla ~' la l'('spursta
dada lIor
,.] IlllJ\' \"'Ill'rab'('
Oeal1 \' Cabildo
d,,, ('sla dicha
S,
lplesia Call'l!ral,
ell que p()r lo (IUl' le loca cede a S. S.
I'llIa. la disposiciÚn
de la dala ~' eonn'siÓn
de (Iieho "itio "l'p¡'cs('nlal!o
haber sido ~' sel' rl sllsodieho
hienhedlOr de esla dich:¡ S. Iglesi:1 Calrdral,
procurando
el1
lodas I:IS ocasiol1es Sil luslre COIllO I'S Ilotorio \' a 10(los
('onsta, S. S. I111l1:1.dijo: quc se le señalaba
al dicho Pro\'eulor Pedro Jaspl' de \folllel1egro,
1:1c:1pilla inlllediata
al pÚ"lieo del eCll1entl'rio de la die.ha Santa 19l1'sia Catedral, qlle es Ul1:1 dc las que a Sil cosla h:1 fabricado
S.
S. Ilma. con el sitio que le corres.ponde
de la parte de
<lic,ho {'ell){'nlerio,
hasla ,igualar COII la que tiene (n(')
r;I~':IS "
-- 158 -
llO.TAS
n
E
LA
UREL
Iremo amoroso con los suyos, cuando vino a Cnl"<ll:as csa vez, no ya el triunf,udol' dd mio 1:~,
no
el \'cnceoor en Royucá y Carabobo como el año
21. ('ra el C1'cador de Colombia, el libertador
del PerÚ, el fundador
de Bolivia, cantado por
las l1lusas, ensalzado ]lar el ditirnmbo, ya mordido por la cnvidin, y a quien la mente popular
(,olltemplaha
inconmcnsurable
a trn\'l"s de la
leY<'JJda. Bolh'ar no olvidÓ el rincón de In \'icj<! Ca ll'dI1:d e lIY:1S¡:ul11]lanas le cnn laron el prillllT canto, dondl' reposaban
los huC'sos de sus
padl'C's y lns cenizas de su primer amor, y allí
brit':lda
S. S. lima, pllra si !I los de Sil familia,
y para
qUe en l" Plll'da fa~)ri('al' y alargar dirha Cnpilb.
de cu~'O sitio sr hace gracia por parte de In <lieha S. Iglesia
Call'dr;¡l,
!'omo a uno <le los principales
bicnhechon's
ql1P ha feniclo ~. tiene di('!la
S. 19lrsia
Cated¡'al
~'
"11 rt'ml1llerac͡'lIl
de los especiales
beneficios
que
ha ¡'ecihioo
y exppril11pnla
de su gran zelo y devo('¡<'lIl,
de los ql1e adelante
pspera
r·l'cibír y qu,e a su
!'j¡olllp]O s: fl'rVol'i('('11 aÚn los ánilllos más tibios, y <¡IIl'
('11 r1il'lw cHpilla ]lueda ser sepultauo
rl suso!lidlO,
SI/S
¡'sdl/Pos !J <i(}/llé,~licos,
sin pngm' limosna nlguna de sepultura.
~. nHllluaba y mandÓ al ~Iayo1'llomo
de dicha
S. I!!'l's;;¡ Calt'dt'al,
Ot01'gUC l'scritura
de ¡licha capilla
y sitio para dicho
deelo
al lIidlO
Prov('pd01'
Pcdro
J ;ISP~' di' :\llJlltellegI'u,
con toda la Hrmeza y requisitos
IOcc('s;¡rios pnra su validaciÓn
y perpetuidad,
por cu~.;¡ razÚn
ha~'a ~' goce del derecho
y nrción de ])atl'ono
de dicha rapillaell
todos los vinculas
y firmezas
IlC('J's;lrias, y manllaba
y mandó
se¡' metido en poseción
dI' ella y S(' le ¡{uarden todas las preeminencias,
ecepciolJJ's y pr('ITogatívas
que como a l'nlrono
le corresponden,
y este auto se haga saber
nI :\[uy Venerah'e I)e<ln y Cabildo,
,en cuyos )ibms se copie con la
pctición
presentada,
y de tollo se le dé testimonio
al
dil'1lO :\Iayordomo
~le la S, Iglesia Catedral,
y al dicho
I'ro\'t'('dor
Pedro Jaspe de :\Jontenegro:
y así 10 ])rove~'lÍ, nlllndÚ y firmó.-JDiego,
Obispo de Caracas.-Ante
mi: Félix dp .\cuñn, ~ot~ 1. Sec~", (id.)
- 159 --
F.
J 1 JI E N
E
Z
AURA/X
('stu\'o el 12 de febrero del año 27 el srmidiÓs
<l cubrir' aqu('lla eml)()lvad'a losa funeral con el
glorioso resplandol' de sus laureles.
Cuando salía el Lib('rtador,
el templo estaha repleto de espectadores,
como sucedía dondequiera
que él estaba.
Heinaba un silencio
profundo.
El Libertador
andaba de unifornw
y de vez en cuando le tintineaban
al cinto la espada de .Tunin y sobre los botones de la casaca
la estrella de los Librrtadores,
la Cruz de Boyad, el Sol del PerÚ.
Al llegar al atrio del te'"mplo, dondl' de las
manos de Elllparan oayÓ aquel bastÓn que ya
no podía sostenerse en ellas, un grito estruendoso
vibrÓ de ex(¡'emo a extrl'IllO dela Plaza Mayor,
hoy Plaza Bolh'ar: ¡Viva t'l Libertador!
El Lihel'lador
cOI'respondiÓ quilÚndose
el
~ol\Jhl'l'ro, y ll'ntanH'nte, seguido de sus edecalIes, bajÓ hada Las Gradillas:
una multitud lo
esperaba en l·a puerta de su casa.
Inmediatamente
el Vicario Capitular
del
Arzobispado,
Sede vacantt', dictÓ ('1 siguit·ntc
Decreto:
"Caracas, 12 de fd)rcro de 1~27... -Vista la illsinunde'lIl qlll' nos ha hecho el ExnlO. selior LilJcrtador Pr('sidentc de la lkpÚblica
de ColollllJia, SinH'lIl BolíVHI", con el objeto ello erigir un
lllonunH'nto en la Capilla de la Santísima Trinidad, cita en la S. I. Meh·opolitana.
cuyo patroHato dere(' S. E., y trasladar
a l'l los restos de
sus kgílimos
pad ['('s los señores .J lIa n Vicen te'
Bolíval" y María de la Conc('pci<.'lI\ Palacios y los
-- 160 -
1
HOJAS
[)
E
LAUREl.
de su esposa la seíiora María Tl'I'eSa Topo, los
cuales estÚn sepultados en la bóveda de la misma Capilla. segÚn se patentiza ,de las partidas
de 'cutierro que se hallan agregadas:
despáchenSI' las cOl'respUll<lieut('s letras
en forma para
que PO!' el Venerable Cura Bcetor Semunero del
Sagrario de la S. 1. MclI'oJ>olitana y con ,arreglo
all'Ítual rOllJano, exhullJe los restos de los ellundados seiiorl's y los traslade al Mausoleo que
en la J)J'opia Capilla se erigierc, pasándose
copi,a de este decreto con el oficio de estilo al M,
V. señor ])ean y Cabildo para su intdigencia
y
ct'Pl'!os quc sean oonsiguien tes.--/)ucfo/'
S/lfÍ/'n.-- Asi lo dCtTl'tÚ el señOl' Vicario
Capitula!'
tic ('stC' Arzobispado,
Sede vaca u te, y lo fiI'IllÚ.
de que ccrtifico.- ,Dudu/' .Iph. Fmll{'"
/)íl'S/)((,
SC'crdal'io. (*)
Falta, pues, algo. ;\0 basta ulJa losa en
aqm'l lugar.
Es Ilecpsario honrell'la
mel1loria
dI'! Lihertador
cumpliendo
sus <lf's('os de aqut'!
día, en aquellos dias ncl'andos de la patria (/a
Cusía/a);
es necesario hacer su voluntad en lo
Único que pidió para los suyos, cuando ya SI'
despedía para siempt'e de la tierra que le \'iÓ
nacer: levantar C'n la Capilla un mausoleo qU('
re~iba los huesos de sus padres y las ceniz,ns dI'
su pt'ime!' amor.
Es necesario que ex isla alli un altar destinado a recibir' la oraciÓn de nuestros hogares
por la Lihertnd y Jlor la Patria. un mausoleo ql\l~
(*)
11
Archi vo del Cabildo~Ietropolitnno,
. 161-
F.
JIJIENEZ
ARRA.IZ
perpetÚe la voluntad del Libertador y que reciba en la ofrenda de nuestros hogares, junto
con las flores <h>nuestros jardines, el reconocimi('nto y la \'('lleral'Í()n de la posteridad".
···w~-
l
-1
I
C~ SOLDADO
DE
AYAC,CCHO
El Balall(íll ;\'I/Jllw/('iu,
constantc de 800 plazas para abril de l~lii en Harinas, todos granadinos y \,('n('zol:lI1os, al mando dd l'onulIJ(lan·
danh' don TomÚs de Ilen's, hizo hajo bs handeras realistas tnda la campa!i,1 que panl ('se
ailo di(') el triunfu a España en t'stos SlIS dOlllillios. Llegado al p:lÍs el general Morillo, lo destinó ,\ obrar en (,olllbinaeie'>n COIIlas tropas qlH'
(\(,bía n si tia r a Cartagena, pel'o luego lo mnvíl i('n diversas operaciones en el \'irreinat{), y
yu en febrero de 18HI, lo (kspache'> al PerÚ:
Jll'gÓ a Lima (,Il julio, después de una nTolTid,\
(!l' 1.200 leguas,
sin contar las diversas rl'tl'ogmdaciolH'sl'\'oluti\'Hs
(\(' sus marchas. HallÚndose en d Callao recol1ocie'>las ba n<l('ras J'('puhlicunas el ;~ de diciell1brl' de 1820, Jlor virtud
de trabajos secrdos del (;cneral San Martín, qUl'
hábilmente hnbía \'('nido introduciendo la disoluciÓn en el l'jért'Íto enemigo hasta pode!' ]'.\('('1'
osll'nsibll' sus tl'aba.ios en una sugesti\'a pl'oelam:1 que ('/1 ocluhn:
dil'igiÓ ala Oficialidad del
Z(·)
.- 16:~·
F.
.lIJIE¡VEZ
ARRAIZ
Xllmal/ria,
excitándola a "e nil' a la sombra de
~lquelJa bandera que como un pedazo d(; cielo
americano se abría sobre su erguida cabeza de
rebelde e invasor.
Incorporado
el Batallón a las tropas del
!)ro{e('tor del PerÚ, expidió éste una Orden General en su Cuartel General de Supe, disponiendo
qUl' el aguerrido
Cuerpo conservase su nombre
de Numallcia, pero con el subtitulo de Leal a la
Patria ..que Sl' considerara el Cuerpo más antiguo
~II el Eji'l'cito Libertador
del PerÚ y que se le
cOlIstituYl'Sl' <kpositariode
la bandera de éste
mientras durase la campai'ia elll'anci.padora: a
la verdad que no hubiera podido idear el ilusil'eargenlino
honor mils alto pal~a premiar ~.
l'slimula¡', a 1.200 leguas del patrio-hogar, aqu('Hos hombres cuyas marchas iban a ha~erle cada Yl'Z mÚs corta, desde aquel inst,ante, la distancia que lo separaba de los gloriosos arcos
triunfales de ,los hijos del sol.
Oespués de su derrota rle Ambato, pidióll'
nI (ienc¡'al San Martin el G(,ll'eral Sucre le enviase ,algunos auxilios para asegurnr sus movimientos contra el ejército realista,
y aun
le
hizo saber la complacencia con <fue veda entrar
~:n sus filas n sus compa triotas ,dd NII manria,
(Iue nI mismo tiempo propendkm al mismo ohjeto de diverso modo; el 'hidalgo argentino ntentHÚ en seguida al futÚro Mariscal :de sus viva:ques- salieron ('n gallardo desfrle 1.100 soldados
que ~uiaba hacia donde fl~\ll1("aban los eslandades tricolores d coronel don Andrés <le San-
164 --
1I0.fAS
j)
E
L
A
l'
R
E
/.
ta Cruz, 1)('1'0 rl'se1'vÚsc San :\'Iartin los veteranos numantinos,
gonfalonicros
del oriflama
azul y blanco junto al cual, como un signo de
.}os fUtUl'OS destinos lit' Amé¡'ica, se dabnn al
viento, cual rabiosas alas de clindor, las bandcras de Colombia, de Chile y del PerÚ, (')
IllcorpOI',H!O m:ls tarde el XIIJ1loT/('ia
al E.il'rdto de Colombia, ya en Guayaquil el Lihcrtador, por julio de 1822, éste diclÚ el siguiellt¡, dc('1'(,to en d Palncio Dictatorial:
"Atendiendo
a ·Ia heroica conduela que ha
ll'nido el antiguo BatallÓn de Nllmll1U';cl,
hoy
fiel a la Patl'Ía, en defensa de nuestroshcrmanos del PerÚ, manifestando
mucho valor y disciplina. decreto lo siguiente:
"1':.-El antiguo Uo!allÓu de XIIJ1l01lf'Ía,
fiel
:l la Pat¡-ja, toma desde hoy l'l llomhre de Uafr(lldu di> Vollígeros,
"2': ;Con ese Hombre queda inco¡'pora<lo a
la primera Brigada de infanteria de la Guardia".
El ]/afalltÍn
Vo{!ígpJ'os hizo toda esa gloriosa e·amJ>aña que selIÚ la indt'lH'ndeneia
litAml'ric:l con los laureles 1\P AYUClICho, glorioso re\'l'rdecimienlo,
eclosiÓn gloriDsa dd laun'l
(le Carabobo, y después 'l'nlazÚ sus sen'idos
('O
las campañas
posteriores,
.\ ese BatallÓn Jll'rtent'cín el gl'IH'I'ul .J. Bautista Hodríguez, naturaldl'
Quíhol' dd Estado
Lnrn, como simple sargento abanderado
el día
(')
Cada Cuerpo de Ej¿'l"('ilo Iluxilia," lIt'valla Sll
bandl'I"" nacional,
pero NUfllallcia lll'v:lha en sus ¡wrras la escarapl'la
de Colombia.
-- 163 -
F.
.1 1 .lI I~' .Y I~' Z
"1 R U .-\ 1 Z
de su incOJ'IHlraci¡'lll al Eji'rcito dd (;I'lwral Sall
:\Ial'tíll, \¡¡tjo el Ilomhre dt' U(lIllisl(/ Uodrifl/l!':,
y fl\l' asct'ndido a Suh-Il'nil'nte,
gra<!uacÍÚn ~'Oll
la ClIal SI' IwllÚ l'n la batalla de ..\yacucho,
EmIH'¡¡;Ú dI' soldado raso en el Eji'l'cito Esy así comba tiÚ ('n la acciÚn de l(),~ II 01'('(;/U',~, y ya casi anciano,
pudo ostentar brillante
hoja dt' seryicios: despuÚs de Ayacucho, sus gnldos posleI'Íol'es los obtuvo en los Batallonf's Val'y(/S,
V('Jl('('dol',
Qllilo y Li{Jp.J'o N.' ;).
1);\ ilol.
.\co\)1}laiíÚ al MaI'ÍsclII en el Pol'lctc de Tal"
qui; fUl' siti,ll!or de Cartagena al mando del gelIeral LU([lIt'; hizo la campaña ,del Istmo hasta
P,IIl,lllIÚ; l'onscI'vÚ vcnerada la ,mcmoria del Lí,·
lJl'rladol' a traYl's de todas las iniquidades
que
se desatal'on contra l,l hasta sus amargos díllS
del m-lOde :~O; hizo campaíia ell~ al mando del
W'lHTal Flort'llcio Jimél1cz, tal11bi{'n dl' los tel'·
cios de .-\yaclIcho, y fué cabecilla revolucionario e\1 la 1'e!H'liÚn refOl'mistn dd 5t, a lo que
(kbiÚ su IIlll('rlr.
Vl'IH:ido el gelH'l'al Hodrígul'7.
en la pl'lea dd Chaparral
por l'! gen('l'al Laurcnl'Ío Silva, ge\1eral de Ayacucho, hallÚhas(' ('s('ondido, y confiado. quizÚs, en Sll viejo eomlH\jicrismo con éste. <lejóse ver y conocer de aIguiell
quC' lo denunciÓ a las autorida({('s
<le
Quihor; reducido a prisÍlín y conducido a Rarquisimeto fu{~ fusilado el1 el camino, en el sitio
denominada
Laguna dl' la Píedm,
el 8 de
úgosto: se sospechaba que Silva estuvi('sl' comprometido
en la revolución
y se supuso que
- - 1f)f)
--
l
I
lIOJ11S
]) R
LA
UR
E
ampararía
a H()driguez,
PerÚ, si llegaba primero
su cOlIlpañt'l'o
en
a aquella capital.
Su hoja de servicios
le gloriosa trayec!o¡-ja:
comprende
l'l
la siguien-
Sargento de Morillo,
Subteniente
dc San Martin,
CapitÚn de Sucre.
Coronel dd Lihertador.
Sus ginl't,ls dl' Sargento
I,IS latitudes de SUI'-.\ml'rica
L
.,
recorrieron
tod,\s
por la lib¡'I'tad;
Sus cordolles (k Subknienll'
sintieron
el
Jiuj,lIl11' ,1ll'teo de la IHllldel'a azul y blanca. que
('OIllO un pedazo de cil'io de la mlden!(' patri,l
11:1111C<'> ('Jl las plaY:ls de Pisl:o el héroe \'('nl:edor eJl Clwc;¡buco;
Sus galones de CapitÚn se rozaron
bUl'l,\t's de AY:lcueho;
con los
Sus l'sl>oldas de Coronel fueron puestas sohre SllS homhros al sÓn dt' los himnos triunfales <[ue la admiraciÓn
de un mundo can!(') al
primer (ieneral de América.
J)t'sl:¡'ndienles
<le este benemérito.
CIU(' de
modo
t,1I1 heroico
eSlTibiÚ su nombre
('n
los anales de 7 nado!lPs,
son las honorables
damas larensl's
Cclsa de Murrida
y Carmen,
Bafaela y Antonia de Liseano.
El presbítero
doctor .José :\'taría Hal<líriz,
el scílor Sabina CadeviUa y mi padrc--ToI1lÚS
Jiménez,- -recogieron
-el cadÚvcr en 1as prime--·167 -'
F.
J 1
"1
E N
E Z
ARRAIZ
ras horas de la misma noche, pues la O('den se
supo antes de ser cumplida, y en sus hombros
lo condujeron al "Ccmentel"io de San José" de
Barquisimcto, amparados por el escondite de
los matorralC's y la intensa lobreguez de la hora.
- H;~-
l
•..
LAS GLORIAS DEL A~O 13
Bajo cualquier aspecto que se considere él
Simón Bolívar, cualquiera que sea el rasgo de
su vida que se observe, el espíritu tropieza siem}>rc con los pasmosos caracteres de aquella inmC/lsa alma dcslumbradora,
ya se trate del derrotado del año H sorprendiendo al Arcano los
laun~ks de Carabobo (1); ya sea el 1kspecti\'0
triunfador en la brillante escaramuza de Junín
}Hlctando con el Destino el soberbio gesto de
.cundurcunca y las dianas <le Ayacucho. (2)
Alma blanca (\e pocta ceiiida a un épico
destino de Cid, como una floraciÓn de lirios
sembrados en un rojo campo de sangre, él supo
darlc poesía aun al ritmo siniestro del hurac:ín
cabalgado por la noche: Espaíi.ol('s, contad con
~
I
ra
(1)
"Va yolyeré seguidall1ente a libertaras
por
s,'nda de Occidente".
-.Proclama
dc Carúpano.
(2)
"Si esos señol'cs yiencn a la costa perderán
el ejército pero pondrán
en salvo su versona;
si dan
una batalla ahí la perderán
y es muy natural que caigan prísioneros".-Carta
a Sucre.
- 169-
JIMENEZ
/.0 muerte aUll cuando seáis inocentes! .lmerico/lOS, cO/ltad COII la vida aUII cuando spÓis cu/pa-
bll's!
A este grito desafiador del Averno surgiÓ 1,\
sinieslra conflagraciÚn de cuanto es rudo en el
alma de la natura)Pza,
de cuanto es negro en
el allllade
los hombres.
El infierno abdÓ una
hoca, y por ella salió la Guerra a muertp. Pero
por sobre el inc('ndio propiciatorio
pasÚ SimÚn
Bolívar agitando ,los aires ~omo las alas de un
condor sobre el crÚler ignescente de un volcán.
El espedÚculo
de la devaslaciÓn,
del in··
cendio y de la muerle, si encoraginaba
mÚs I'!
rudo fierro de su brazo de soldado, al mismo
tiempo mÚs hacía vibrar la lira délfica, vanamente oculta dentro rle su alma: página lírica es
su (\¡ocrdo dd :lO de setiemhre de 1813 en honor
de (;ir:n'dot:
"Su coraz('1Il serÚ llevado el1 triunfo a la
Capital de Caracas donde se le harÚ la reCL'JId('ln de los libl'I'ladores
y se depositarÚ en un
mausoleo que se erigj¡'Ú en la CalE.'<lral :\11'11'0politana.
"Sus huesos s('l'Ún transportados
a su país
nativo, la ciudad de Antioquia en la ~ueYa (;ranada.
"El cuarto BatallÓn de linea, instrunH'nto
de sus glorias, se titulará en lo futuro "BatallÓn
Girardot".
"El nombre de este benemérito
ciudadano,
se inscribirá
en todos los registros públicos de
- 170-
HOJA
. .'>
/) E
L
A
las Municipalidades
de Ye!lezuela,
llH'r bienhechor d(' la patria.
[.' R
como
l~' L
1)\'1-
En cumplimiento
de este decreto, el Ejércilo Libertado!' condlljo en procesiÚn solemne. d::
riguroso cl'l'elllonial
mililar.
desde
y:t1l'ncia
hasta Caracas, el \'aso cinera!'io «lIl' gtwl'dah:¡
el corazÚn dd brioso tenien!t' liu(Tlador.
cual
ulla procesiÓn 1H'll'nica hacia d lemplo d(' P;das
A kl1t'a.
;VIÚstank. una mai'iana dI' cn('ro dI' IXI.),
IwllÚndose el (;('Ill'ral en S;llIlaft" pI'eSl'llÍÚsl' ,1
las puertas dd l.uartd
Libertador
un a!lcian/)
cuya canl nwcile!lta
y tl'isll' contrastaba
con
lu duk(' akgríu de \'i\'ir que COIllO una blanca
!lo!' dI' p!'inwH'!',¡ ahría en la faz rislll'iiu del
niilO qw' lo a{,Oll1lH1iialw, anhdoso
de sul\'nr l<1
dislallci:l qUl' lo sl'!):lr:llw
dd
(;elll'rul cuyo
110mh!'(' le sonu!la ('n los oídos con un extraiío
rilmo sugeJ"('Illl' y dominador.
E!':l el tl-n'('r hijo d(' :lqucl hombre de al1l1n 11l'\énicH; y ('ra su krcl'l'a ofl'cnda a la Putda. uhor:¡ otr,¡ n'z baiiada ('n sHng!'e y ('xkl111nda y c<llllino dd nu{'\'o sncrificio.
Cuundo d ancinno
hubo
Illu!lifestudo al
Li!lertndor d ohjeto de su \'isitu, el Padre de la
Putrin, acariciHndo
d cnbello ensortijado
dd
('feho ('namorado
de JÚpite!', le preguntÚ:
-CÚIlIO te llamas?
- --Miguel (;irnnlot.
mi (;ellerul.
- 171 - -
lo',
JIMESEZ
.4RRAIZ
El Libertador cruzÓ los brazos y clavando
él los ojos, aquellos negros ojO!; que fulgian
dominadores, exclamó:
---So; pues desde hoy serás llamado el Suh·
teniente Girardot. (3)
ell
----
(3)Ciuoadano
Secl'etario
de la Guerra del -Go¡'ienlO Central:
Cuartel Genel'al de Santaf¿.., enero 2 de 1815.
Los servicios tic! Coronel Girardot
no han quedado bien n'compensados.
Toda la Nueva Granada
y
Venezuela llol"an su muerte y veneran su memoria:
mas
las conc('sioncs
que se hicieron
en favor de su familia
han sido I'enundadas
generosamente
-en bien de la
Patria.
Su padre, a ({uicn la pél'dida de dos hijos en el
('ampo dr batalla podda hacer desear la conserYación
del reslo drsu familia, lile ha presentado
luego que llegué el único varón (IUe le quedaba,
con la esperanza
{'n {¡ue este jovencito
pueda
imitar
sus virludes,
y
re·('llI.plazal' nI Héroccle
Bárbula.
He apreciado
cuanto debia la generosa
oblación
dc estc padre patriota;
y para
manifestar
la consideración
a que sc ha hecho acreedora
su ilustre familia, he dado el gl'ado de Subteniente
al joven .Miguel
t;iranlot,
y lo he mandado
agregar al invicto
Batallón
¡le Barlovcnto.
Confío en que 3prob:índolo
el Gobierno (;cuera!, me pE'rmita .¡Je.scargal" asi una deuda sagrada de la P8tría".
-- 172 --
DrAS DE L\
f)01ia
.JoS('fa
J)orla
J)mia
.lla/'ía
.lIaría
COLO:\!IA y (;LOHI.\S
BELLO SEXO
dp[
To/'o,--J)ur;a
.Joufa
DEL
Ponlp.--
.lla/'ín
de NO/'/JlÍez.-- ·Doria .IuWIa !.'
d(> Vil/da.
- Escuela.
l/O ('OlllH'll/O.
Lo
Xohle verdad
siguienll's palauras
qlle
('S
hizo
I'l Ue!!.
aqm'Ha IJtll' l'llcil'l'l'an las
cid Libl,!'tador: "5,'i hay I1lW
uiolt'n<'Ía
';lIs/a ('s aqlll'l[a
que .~p ('lllp[pa
('11 ha('('1' a [os hOJllhres
bU('l/oS !! por (,ol/sifllllr'n/('
fe[i('cs:
!I l/O !¡ay' [iher/ad,
[eflílima
si1lo ('/Wl/do
hla
s(, dirifJf> (( hon/,(//, (( la hUJlIanidad
y a !Je/'Sil ,')/I(>rlp".
Si el rey Carlos III huhiera lenido los arreslos del general GuzlllÚn
Blanco, segul'anH'1l1l' r¡lll' habría obrado, ('n el
caso que voy ;1 conlar, de ('se modo ('(HilO tO
aiios después pensaba el Liherladol'.
Se Imla de un bello rasgo d(' liberalidad
nacido de una candorosa alma de mujer. de
una desde allí inlllortal y bclla híja del Avila;
¡'asgo por el cual va a quedar asimismo demos·
f('('('iol/ar[e
-- 173 ..-
F.
JIMENEZ
.4RRAIZ
lrndo que si "Las ilusiones que pre,~la la forluna valen a veces mlÍs que el mérilo"-como
decía el mismo grande hombre,-en
cambio, las
ilusiones que presta la fortuna, digo yo, ViVe!l
lo que Ins mal"iposns y súlo perdura en la coneiencin de los pueblos, aunque por mucho tiempo pase olyidado ·<lelos hombres, el mi'rito, qw'
('s médula <le la humanidad
y espina dOl"sal de
la gloria.
Trá tase ·del ideal de una obra pía en una
bella alma de mujer, pensamiento
({ue hay quc
cOllsidl'rar a lraYes de las ideas de In epoc:l:
para entonces el rasgo de mayor cultura era ir
a la igll'sin; el acto mils chic, una fiesla religiosa; la obra más re,'dadora
de arislocrÚlica
ciYilización, la cOllslruc.ciÓllde
una capilla, la
l'receión de un convento:
lo que se 1l!lmaba /((
noblrza, se disputaba
el derecho de llevar la
vara dp palio en las procesiones del Santísimo;
de ('xt('nder más ampliamente
wbr(' d padmento de las naycs la rameada
alfombl'u de
fluccos (J¡> eslambr{\ dondl:' las seiloras cuidddosumenle
r.ecogían sobre los ~Iros de las criIlolinas los crugi('ntes p'liegues de sus ostentosas
faldas; de ir delante en Ins procesiones, lo más
cerca del pÚrroco, ,. cil'io 1:'11 mano.
y sin ('mlw rgo ('ril y.a d año de 178:~: ('1
:dio natal del Ub{'rladoT.
TI'niHIl, Pu(~, las damas ricas de Venezuela,
('ntonces, la illon'nÍ<' costumbre de hacer brillar su nombrl' promoviendo
y N'alizando obras
miS{'ricordioSns ~; útiles, .cU<ilftdo no dl'flicaban
~ 174-
/lOJAS
D
E
LA
UREL
lIna parte o la totalidad
(le su patrimonio
a
~,imples votos religiosos, l\(.'ollseja<las por el sacerdote en las postdmcrias
de la vida eomo actos volivos o como simplc sufragio antiripado
/JOr la .~a[lJ(l(·i(¡n dr sus ((['n1a.~. El convcnto
dI'
Jas monjas Concepciones,
"Vagf'/ df>:perf/'('('ioIIP:, y rigarra[
dr virtudes", fué obra de doña
.Junna(k
Villela y su hij,a doi'ía :\'laría de Villela, en 1617, ql1iplles lo dotaron con todo su patrimonio, y cuando Caracas tuvo COlTeccional
lué 01>1"11 dI' lllujer: doña María :\1arín (k :'\arvÚez o0dicó todo su p~ltrimonio a la fundaci()n
de un Hospital de Caridad "donde (decía Oviedo y Bailos) se curan mujeres enfermas, sirviendo tic reclusiÓn a las que por escandalosas
necesitade
castigo su liviandad".
Asimismo quiso doña Josefa (1<>1 Toro dedicar sus bienes "al aumcnto y reparo Illah'rial
del Convcnto (k las Carmelitas",
pero éstas se
negaron a complacer a su presunta protectora.
)H)J'fJue <l ello se oponian las constituciones
del
instituto, y a su negativa fUl'ron VlUJOS todos
los esfuerzos el1 contl'ariode
la rica dama, quien
JlI'n) el asunto
hasta Su :llajf'.~lad, solicitando
allanar obstáculos y logrando que el Monarca
tomara cartas {'n él a ese fin ; pero las monjas
110 cedieron
un punto, a pe~lr ,de cuantas COIllUnicaciones huho al caso, y como ooi'111 Josefa
insistía <.'n el deseo ,de aplicar a estc fin su patrimoniQ, y el Hey se neguha a permitir la erccci('ll1 dI' otro convcnto .de Carmditns
descalzas.
sugirióh' l'l (iob<.TI'Hdnr que no hahiM o1ra ('osa
-175-
F.
JIMENEZ
ABRAIZ
necesaria y Útil ({ue la fundación de una casa de enseñanza de niñas; lo aceptó ella, y el
Gobernador. que lo era don Manuel GonzálC'z,
hizo IIrgar al He)' la idea, y éste, en vista de que
existían dos dotaciones más con igual destino.
una de las cuales em de doña Josefa de Ponte
y alcanzaba a unos veinte mil pf'.~os, y a que se
hallaban suspensas porque aisladamente no alcanzaban a cubrir la erogación que Fequeria el
objeto ,a que se destinahan, ordenó al Obispo de
Caracas, Monseñor Martí, lo siguiente:
JIlÚS
" ... teniendo por mlÍs Útil U laudable
el
pensamiento propuesto por el referido mi Gobernador. en cuanto al <:'slablccimiento de la
casa de enseiianza
de niñas, respecto de lo
Útiles que son estas obras piarlosas al pÚblico y
al Estado. que cuando no hubiera otros fondos
las promovería mi real Hrrario, por lo que se
in teresnn la religión y el Estado en la educación y crianza de los jóvenes de ambos sexos;
que con estas escuelas se ,destierra la ociosidad.
evitan vicios y forman buenos republicanos que
sirvan a Dios en loahl<.>sejercicios y oficios, a
la Patria en buenos artesanos y a mí en vasallos Útiles; he teni,do asimismo pOl' conveniente
confiaros este asunto. con total expreshín, y al
referido Gobernador, a fin de que. de conformidad y acuerdo, pongáis en movimiento esta
i<lea, ~xaminando ante todas cosas la voluntad
de las dos hijas de la Marquesa del Toro y demás herederos, que pretenden tener derecho al
quinto de sus bienes, practicando igual diligen-176 -
1
11 O
.T .el
;.;
[) E
1, .1
U El E
L
da con los ink¡'csados
en las otras l'antidLldcs
y dotaciones que se expresan; y que examinando y viendo, por reconocimiento
de arquitectos.
dÚnde podría erigirse el edificio y si con las
cantídades
fixas que se descubran,
podn'\ construirse una casa sufieien te y acomodada para el
exprcsudo objl'lo, IIlC informéis
sobn' todo lo
que os aparezca y resultc, para en su visla poder detcl'minar fO\"ll1a COIIY('lliel1Íl' en esk aSunlo ....
" (*)
C('diÚ, pues, el Monarca a la illsinuHciÚlI
dd (iobemadol'
antc la resislclIci:\ de las Monjas él Ins propias y diredÚs w'slioncs
reaks,
dcsjJul~s de IwlH'rse llegado a In elTcciÚn de
otro C0I1\'(,1110 de la misma ol"lkn y para ClJl1lplacer a doña .Josl'f'a, que galallll'llH'nll'
supo
salvar la situaciÚndc
modo tan hOl1roso para
Sll JIIcmoria,
Es esa una de las tantas tOkl':Il1<:Íasde aqud :Ylonéll'ca, Ull sano sentimiento
rl'ligioso. o un nlto 1'{'spl'lo :1 la lilwl'lades pÚhlicas ... Entol1ces, mÚs que despw;s, se l'rl'Ía <¡tIl'
pOI' estos
míseros trigos de Dios :lI1daha l'sk
<111><'I'SOl1a
y qut' era nll'nos peligroso prdcrmitir las I'('glus di\'inHs, que 1l1andan "enseñar ni
que 110 sabe", que las constituciones
humana ••
de un ('011\'t'l1to, un\!' el candoroso deseo f<'1l1l'nino qUl', allll ell l'1 caso de que no Sl' haya I'e:\lizado, l'S C01JlO ('sas ricas llores d(' d¡\iz lodo
l~1un perfume arrohador
que dejan por mucho
ticmpo flotando el1 tm'no de sus pt"talos marchitos ('1 alma de sus corolas.
(' ) Ih',des Cl;dulas
(l'brero de t 7Xi>, fce.hadas
1'~
tlc :!2 ctc maYO
en el Pnldo. '
---177 -
r
d~ 21i de
F.
ARRAIZ
Guzmán Blanco, en uno de sus gestos de
reformador, dispuso la clausura de los convenlos: P0/'{JW' .~i,scgÚn unos; porque no se explica, según olros, qué objeto tiene esa cobarde
substracci6n de fuerzas a la lucha de la vida,
bien sea ésta un "castigo del cielo" o una ingente necesidad de la Naturaleza; y, finalmcnIP, porque si los eOl1\'cntos son silenciosas recOllcl'ntracionf's dc luz, "no sc enciende ésta,
segÚn el dulce Nflzareno, pam ser puesta dcbajo del celC'lllín, sino para que puesta en alto lo
alulllbre todo",
Es ral'O que a Guzmán Blanco no se le huhiel'a lB'escntado ocasi6n de convertir en escuela algún convenio; lo habría hecho y lo habrían
justificado las palab1'as del Libertador:
"Si hay 1lI111violencia jll,~ta es aquella que
S(' ('mplea
en hace]' a l{),~hombres buenos y por
COI/siguiente {dices .. y no hay' libertad leultima
sino cuando ésta ,~e dirige a honrar a la humanidad y II per{('ccíollllr su suerte",
-- 178--
1
EL L1BEHT.\DOH DES.\H\f.\DO
Pec)¡'o LC('1I1 Torres, (;('neral de Colombia,
se incorporÓ a las filas patriotas al ¡>:1S0 (\col
:\Iarc¡ut's dd Toro por Carora ('1] su marcha l'onIra los coriallos,
disiclellks
desde el lB dc ahríl
,ti mando cld Brigadier Cl'l);¡llos, y luego contiIIUÓ Sil glorios,l cal'/'('I'a h;¡jo las Órdc'lll's
dd (icIH'l'al Mil'<lIIdll, dI' Piar, y finalllll'J)k
el('l LiIH'I'laclor hllsta su mu('d\', a cllllsecul'llcia
de sus
lll •••idas
CII la hatalla
de BOlllho/lÚ.
Cuenta
(,1
historiadol'
LalTazÚbal
In siguiC'nk
anc"cdota:
", .. un ('1'1'01' o mala intf'ligcnci;¡ de pad('
dd intrépido Torres compromctiÚ la suerlt' (\p
nuestr~ls armas, si bien diÓ ocasic'Jn a un rnsgo
de gcntileza y pah'iolismo quc hará honor siempre' a la dulce' m(,llloria<le
tan ilustn' .r('fe: el
Libedaclor, que \'('ia con ¡>r<,steza (](o [¡guila, conocic') la importancia
de tomar sin tnrdanza cÍrrta nItul"H <!rs(](' cuya
posicic'Jn
pocHa h;¡cersl'
lllU-
cho daño al enemigo.
"Sin que almul'l'ce la
tl'opa, dijo a Ton't's, tomc usted aqllrlla altura
179
F.
A R R .t1 1 Z
JIMENEZ
y yo vuelvo volando con las fuerzas que están
en la reserva",
Por desgracia Torres entendió
mal,pm~sentendiÚ
lo contrario, y mandando
a
hacer pabellone~, dispuso que la tropa almorzase lo que traía en la mochila.
Cuando volvió
el Libertador y lwllÓ la tropa en <lescanso lllil'J)tras que Valdez se ellllH'i'íaba aisla<lament·e ell
el cumplimiento
de lo que le tocaba hacer y los
(·spaÚoks tenian tiempo de distribuir mejor su
gente, se incomodÓ y dijo por extremo a Torres:
"E!ltregu(' usted el manoo al Coronel Bando,
que segllrallll'ntl'
cumplirÚ lllejor que usted las
('¡nlcrll's qUl' SI' le den". Entonces Pedro LeÓn
TOlTI'S, <!esmonlÚndose del caballo y tomando
un fusil.- Lihertado!', le dijo con una decisiÓn
sublillle, si !lO soy digno de servir a mi patria
como (;enl'ral, le servil'l' al menos como granatlero, Bolívar', ({tI<' tenía 1'1 alma sl'nsibk ¡wra
todo lo que era noble y grande', se desmonl<', y
cOITiÓ a ahraz:11' a Torr('s, de\'olviéndole
el mando de su divisiÓn y }lenándolo de justas y muy
mt'lTcid~IS alabanzas, Torres <lió ln voz de mando y se InnzÓ fnrioso sobrl' el e[¡('migo: así colllcnzÚ la acciÚn de Bomboná".
Pero ('11 Colombia ¡,cfiel'en esta ant'cdot:1
de ot )'0 1Il0do:
,-\nll' e\ trellH'ndo apÚst)'o('e dd LiIH'rtndol',
palideci¡'¡ di' coraje lIuestr'o héroe. dl'SIlUd(', su
espada. con una de sus rodillas In hizo pedazos, y n¡l0{\l'rÚlldosr de un fusil. rep!ic¡'¡ al Li}iC'di.tdol': "[Jibpr!lIdoT',
si 1lO SO!! (liUno di' SI'T'pi!' (( la jJatria como (;1'111'T'(tlla seruii'é ('01110 sol180 -- .
HOJAS
E
f)
1, A
r
U E
/,
dado", l' ineol"porÚndose a sus tropas se preparÚ
:.\ marchar.
El LibtTlador, arrepentido
de su violt>ncia
y profundamellte
conmovido ante la caballtTesea actitud de aquel valiente, se lanzÚ de su cab:lllo, abriÚ los hrazos al paladín, quitÚk ('1 fusil. y c!t>sciñi'll<!osc'la espada. S(' la ('nlrpgÓ diciéndole:
"1~'1lmallO .••dI' Il.'itf'd I'starcí lan bi('1l ('O/1l0
[a.'i
mías ...
y
.'U'l'(í il/Vf'/H'ib/I'''.
-
181 .-
('TI
BESOS DEL IlEHOE
Cuando eIl CÚcula se supo la apl'oximHclOn
del Lihertadol', cntonces simplemente
Brigadier
SimÚn Bolíval', sin demol'a promovieron los principa\c>s vecinos (k :HlucHa dudad In formaciÓn
de una .Junta de reccpcic'lII, la cual quede'> cncabezada pOI' don .Jose'· Quintana y don .Juan B. SÚIIchez, personas de ln mÚs conspicua rC'prl'scntaciÚn social y acaudalados
seilores.
lnlllediatamenk despu(~s de constituida,
la .Junta deIeg(',
ante el valeroso c<lraqueilo una comisie'>n compuesta d(' los seÍlol'cs A n tOllio Quiu tero Ca po k,
Manuel E. Trigos y .Juan de Francisco
(tal'cía,
los cuales habían de acompmiarlo
hasta la ciuda,d en representación
del puehlo.
t'n grupo de
damílS debía of¡-endar una corona de Oorcs l1atur~lles al glorioso hu(~sped y fucron elegidas
las señoritas Juaníl de Dios y Barbarita LmTIus,
MaTía de JesÚs y Saturnina
Paliño y Eusehia
Surabia, de la más distinguida
sociedad cucuteña, y correspondióle
a la segunda, ('scogida
por su singular hpIlcza, exprC'sivu gracia y (\(>s-
Fo
JIJ/ESEZ
ARRAIZ
pejado tal~nlo, la presentaciÓn de la ~Ol'ona que
Ja ciudad de Cúcula ofrendada al afortunado
soldado caraquefíoo
El Libeloladol' llegÓ a Cúcuta el 25 de febrero a las 5 de la tarde. El entusiasmo era delirante. la concurrencia
popular
inmensa y lo
mÚs notable de aquella sociedad
llenab.a las
JHH'lotas.balcones y ventanas, de donde volaban
en torno del Héroe vítores y flores. al són de la
JlJlIsica militar que encabezaba la glorios.a. entrada triunfal.
1 clIando Barbarila hubo terminado su bella arenga, el Libertador tomó la corona, la puso ('n lllanosde sus ayudantes. y dirigiéndose a
la dulce niña- radiante él de gloria y ella radiante d(' b('Ueza.--tomó entre
las suyas sus
};lancas manos, tomblorosas de emoción. y bc!\<Í ndoselas. exclamll:
"Vaya ('n un heso mi gratitud a vuestra noble patria!"
- 18t --
LUCH.\. DE CF..•..
'\TT AUROS
La nrrogante figura de Aranwndi se destacaba entre sus compañeros de n.rmas no sólo
}lar ('1 l)l'cstigioso valor del guerrero, sino tamhién por su vigorosa conformación, en las gruesas pantorrillas,
en las manazas como garras
yen aquel pecho broncíneo, alto y fuerte, como
vaciado en molde de la vieja Greda, y luego
]lar su intensa pnsÍón por el caballo, al cual,
como d Santo de la Cmbría, él llamaba "her1I]nno"; y el noble bicho apenas le hncía sentir,
formidahle, la salvaje IH'otcsta dd corcovo al
e0harle por primenl yez la pierna sobre sus lomos el lancero, cuando ya se hcrmnnaba con
(-l. de tal manel'a qlH' no eran los dos sino cl uno
J>,~rael otro y por el otro. en la vida montaraz
de la gloriosa campaña.
Tan luego como se reunieron el Libertadol'
y Pitez el año de lR. empezó a sentirse' en el ealllIHllllcnto lIallero la poderosa influencia sugestiva dl'l primero. suma de las más altas predcslinaciol1rs de su rnza y de su cstÍl1)e, capaz
- 1 R'")
-
F.
ARRAIZ
JIMENEZ
de cuanto estuviese al alcance de los hombres.
quienesquiera que fuesen, y hasta por sobre las
fronteras de lo humano;
y se vió naeer una
intensa emula'cibn cntr€ aquellos luchadores,
causa de las acciones más heroicas.
Acaso no creian los de Ocddente que hubiese otros tan valiente como ellos, que habían
arrostrado, venciendo, todo cuanto puede llamarse empl'csa ante la ,audacia y el valor de
los héroes; acaso era ímpetu rabioso de verse,
si no superados, reproducidos
en 'los que -del
Oriente traían las 11aos tlibertadoras, dominadoras del Orinoco; y ante sus ojos pasaba admi¡'able y gentil Anzoátegui. arrogante y atractivo Cedeño, y el nombre de BermÚdez sonaba
en sus oí·dos eomo un lejano eco de clarín, ante
el cual erguían las orejas los caballos y a ellos
les soplaba intensamente adentro el corazÚn.
La ojeriza rle Aramendi a Ccueño era ya
conocida, y un dia no se ,la ocult6 Arwnenrli mÚs
a él: COllYc¡'saban en sitio no lejano al campamcnto; a pie tonos los del amistoso
grupo y
acaso circulando entre ellos <'1 sabroso tnl(Jllillo.
Hablaba
el "de Bolíyar" de lo que hahía sido
capnz su sangre fria y su nesprrcÍo dr la vida
ante los hombrcs y ante las cosas.
---¡Pero si yo Ir meto el hrazo sr eac -díjole
el "de Páez".
-Es amenaza o dcsafío?---TPsponcliÚ\r rÚpido Cecleño.
---Amenaza no ... Lo que yo sé es que se cae,
General---rcsponrlic'l, sonriénrlole ArnmrncH.
1 no tardél la prueba.
-- ] 81) -
~
I
;
I
~
.,
I
1/
U .f
.1 S
f)
h'
L
.\
U U
t: /.
Cna palabra, un desliz, Ulla ironía, cualquiel'
cosa hubo enh'c los dos: y luego el uno frcnte
:d otro, a cualmÚs arrogante, a cual mÚs gallur<lamente épico."
1 cra una mañana encantadora,
sólo dl~ la
pampa, y la pampa brillaba con la dl'slumhradora hermosul'a de un naciente verdor primaveral, y el andIO ,\pure, sohre el cual halanceaban sus velas flácidas las liaOs lihl'rtadoras,
1'011Ipía sereno, allí cerca, la grave monotonía <k la
Il<llllpa.
Aramendí fué cl primero:
vígol'OSO y rudo,
recogido sobre el pecho d ImiJo izquierdo
y
contraido él hacia atrÚs, para mayor vigor, lanzó el dc¡'cc1lO recto a la cara de Cedcño. Cl'dl'fío
"se. al'l'asó", con los puños ccrrados y fijos I()~
pjos, intcnsanH'nle
negros y hl'i1lantes, ('11 los
ojos dc Aramcndi,
... Pero no tuvo tiempo: ya ('sta!>a sobre Sll
pecho el pecho formidahll'
de Aramclldí,
qUt'
lo agmTÚ por la cintura, lo Hl'ranC(j del suelo, lo
íz(¡ cuanto pudo y lo dejÓ C:H'l' sohl'l' el l'SIH'.~(l
pajol1ul
...
La historia dice lo <kmÚs,
l.as ,lguas del .\pUl'C y la ínl1ul'llcia dI.' PÚI.'Z
s:!lvarOll la vid:! <lt' :\raml'll:li.
lX7
EL S.\CHIFICIO
DE HICACHTE
Acerca del illcompara!Jli'
heroico sacrificio
de Hkaurte ('n San 1\1al('o. el general 1.. Peru tll'
Lacroix. en Sll Diariu de Ulll'aramul1g(l. publicado !H)[' Cornelio Hispano (Ismacl LÚpez) en
París. pone ('11inbios dd Libedadol' las sigui{,lIks palabras:
" ... ¡. QUi('I'('ll ustedes que ks diga IIIÚS. y
qUl' les haga m:'ls conf'esio!1(,s que muestran,
al
contrario,
U1W
J)l'otl'ccit\1I parcial e illjusta litmi parte para con varios lllilit;\I'('S granadinos
({ue sÚlo lll(' diell') la política y llO mi de!Jl'l' ni
la justkia?,
¡>lll'S c'¡iganlas. Padilla. Forloul y
Pey nunca huhicl'an sido llo!llbrados pOI' mí gl'lH'I';l!l's de divisit'>n si no hllhil'ran sido gran:l¡linos. Morall's HiI'lIX, .\ntonio Obando. (;Ol1zÚkz. ;\bnlilJ¡¡ y otros cslal'í,ln todt"'ía t'n los gl'ados inferiores :k la milicia y llO hubil'[':ln lll'gado hasta el grado de gell('r:ll de hriga.da,.,i
fU('rall \,t'll('zolanos.
Ser grtll1adillos. PUl'S, Il'S
ha l'c¡uivalido ;1 ser\'Ícios, !lll"rilos. aptitud \' valor; final!llente. SllS aSCP[1SOSy los de I1ll~chos
189
0 0
•
F.
.\RRAIZ
.lI,UESEZ
(ol'ondes y knicntes coroneles de la Nueva Granada, han sido dados ('n fuerza de una razón
de Estado y de un motivo IlOlílico que hicieron
callar mi deber y mi justicia.
Ya desde el ailo
1:~,en que meditaha la uniÓn de ~ue\'a (irana.la y Venezul'!a, mi política tendia a hacenne
valel' y qU('I'CI' de los gl'unadinos, y después del
aÚo 19 seguí d mismo plun l>al'a la COIlSCl'vHdÓnde
la uniÓn <11It:había logrado.
Yéasc mi
decl'do de :lO sdh'mhre
del ailo 1:l, dado en Valencia, par'u honrar la memoria
del coronel
At:Ulusio (;iranlol:
fué un hravo, seguramcnte;
JlllIriÚ como un valiente en el campo dd honor
l n H:irhula
y ('.omo hahía combatido
en Pulac{~,
pero ese es el dplwl' d(· todo militar', y sin un
motivo político tal como {'l que me movía no
hllhkra
dacio el decl'c1o mencionado.
HicauJ'tl'.
otro f1rallfldi1lo, figura ('11 la historia como 1111
miÍrlir
polu1ltario de la lil)(~rtad. como /111 hé/'oe (jIU' saai{icd Sil uida para .mluar la d(' sw;
('ompañ('ros !/ ,<¡('morar d espanto ('Il medio d,'
los (,Il('migos, pero .<¡um/l('r1(' 110{/l(: ('WlIO apa¡,(','(', (lO ,<¡e
hi:::o sallar con llfl /wrril de pÓlpo/,a
l'll la ('w;a d(' ,)'(lJl ,lTa{('o, qu(' había d('{('fldido
CO/l palo/'; yo :wy d auto/' dd Cl/ellto, lo Ido'
para elltusiasmar a mi.~sold(ldo,~. para aterroriza/' a los ('/l('migos y dar la más alta id('({ de los
milifal't'.'\ granadinos. Uicaurlp. muriÓ pl 2:l de
marzo dd (l/lO 1-1- (,Il /a bajada dt' San .l/ateo,
rpfi/"(;Ildo.~(' con los SllY'O.,,;muriÓ de un balazo
y mi lanza:::o, !llo t'llcolllré en dicha bajada tendido hoca abajo. ya 11111erto,
!I las espaldas qllf'-
moda." por rl sol".
--100 ---
llO.lAS
n
E
1, A
[: R
E 1,
Pura glorificar
el nombt'c
de Girardot,
JJlIH'\'to de un hulazo al coronar la cumbre de
Hárbula cn el comhate del 20 de sdiembre
del
año 13 dispone, entre otras cosas, el Libertador:
"Su corazÓn serÚ llevado en triunfo a la
capital de Caracas donde se le hará la recepciÓn de los libe\'tadores
y se depositará
en un
mausolPo que Sl~ (·dgirá en la Cat('dral :MC'tropolitana",
"El ,nombre rlc estc benemérito
ciudadano,
!>e inscdhirá
en todos los registros públicos de
las MunicipalicladC's de Venezuela, como primer
hiellh('chor
de la patria",
Fué toda una glorificación
aquel decreto y
su realización esplendorosa!
GUflrdado d Co}'uzón ('n un vaso de cristal
y (.s\e ('n una IWl'ciosa urna, salió de Valencia
el 10 (k octuhrl' en marcha triunfal:
1" Los batidores;
¿<.\ la urna conducida
por d Vicario ('rt,,IH'l'al del ejército;
3'.' la gUflrdia de carabineros
nacionales:
4~ Bolívar y su Est..')(lo Mayor,
sl'guidos
por la guardia (le>honor;
59 trcs compañías
de Dragones,
Ourantc los tres días de la marcha se llcnal'Ol1 de espC'ela·clorcs los caminos y ]ns calles
<1(' los pupblos, cuyos templos. al pscucharse el
cco cI" las bandas marciales,
echaban a vuelo
las campanas, y el cortejo desfilaba por entre
;Ircos, hand{'ras y festoncs.
191 --
F.
ARRAIZ
.lIMEXEZ
El cañón y las campanas anunciaron
su en...
trada ,a Caracas el 13, donde fué recibido pOI'
el Libertador y su Estado Mayor, que se habían
anticipado, de riguroso uniforme; por el Arzobispo, el Cabildo y el ,Clero Metropolitano, con
todos los atavíos de una gl'Hn solemnidad; por'
el ejército existente en Carac.as, que le hizo los
honores cn gran parada, mandada por el general .José FéHx Ribas, y por el pucblo.
La carroza en que se colocÓ .la urna apareda conducida y tirada por 8 niños, vestidos de ángeles,
y rodeada de oficiales generales recorrió hasta
In r.nlNlrnllas
calles, que numerosos ~ruDos de
niñas cubrian de flores.
No se concilian, pues, esos conceptos del
J)iario de lJucaramallga
con las austeras y
breves palnbras del Boletín del Ejérrito Libertador en que 01 Secrelariode
Guerra ¡\'ntonio
:\luii.oz Tébar hace la rt"laeiÓn del combate. que
son las siguientes:
"La p(~J'(Hda del enemigo ha sido illlllC'nsH;
pues sin contar los dispcJ'sos, ha tenido mÚs de
KOOhombJ'cs entre muertos y lH'ridos. La IlllCStra no pasa de nove'nla C'ntre muertos y IH'ridos. De los primeros lo han sido P[ c((pitlÍll di!
in T'niÓn, Ric(lurte, que hizo solo frente (/1 enemigo en nuestra (/la i::quierda •. !/ qu(' rode((do
por todas partes no pudiendo sulIJar los [>('1'fr('dIOS, los incendiÓ !/ volÓ con ('Uos [>(/1'(/que no
Sf' afJroIJ('('harllll
los contrarios •.... "
~o se halla aqui d vocablo relampaguea ntc, la hipérbole sugerente, la bclísona frase que
- 192-
rI
110.l'AS
D E.
1..,11
UREL
Bu 1í \'ar usaba cuando quería, como ell el suceso
dc BÚrbula, llletcl'Seen
p} corazÓn de los homhres \' ndueiw¡'sl' (k ellos, (')
lÚorir de un balazo elJ el pecho I'IJ el asalto de llna posicil')1l enemiga'?, ,. CuÚ IJdo 110 IH'11I0Ssabido Iwcer eso '!
POllerk fuego al dcpÚsilo (1<> pÚI\,ora qUl'
HI cxplosionar
debe destruir hasla la huella d('
l:uestras plantas'!, .. Quii'lJ lo hizo antes? quil'n
lo rcpitiÓ después?
.\nte aqul'llo, acciÓn silllple11\(,llte heroica.
el cn tusiaslJlo a rreba lador y el di lirumbo cantando gloria en los oidos de los homhres por los
¡,iglos de los siglos .
.\nk (~st(), al'l'ÍÚll Única I'n la historia de la
humanidad,
el silencio del cspanto. el alurdi(' ) El lJit/l'io
tic ll/lCUI'IlJllallffll,
que se forjÓ o se
Jllllllí/kÚ l'n ('POC" de )H'rseeut'Íones
de eolombianos
a
colomhianos,
tuvo un ol>jl'to politieo
o de handel'Ía"
El gl'lwr:¡) Luis I'crll de L:HTOix mostraba
en
183.1 a sus amigos cn Caracas,
una que otra tir" de
papd,
escrita
pOI' él, en que deda
que había recojid"
algunas
('olllidenl'ias
del Libertado/',
(jUI' "quéllos,
:d
nlblllo
tiempo
('opart.i<!:.lrios
bolivianos,
le indujeron
:1 I'xlellller
en forma de diario.
L:ll'I'oix era un [ranc"s
dI' instrucciÓn,
vivo 1'11
SUl1lo gl'<ll!O, inquieto,
tle pasiones
politieas
muy activas. las «Ul' guiaban
SllS procederes
('OJllO hOlllbl'l' de
partido
tanto ptll'a enaltecer
al cop3rtídario
y ullligd,
l'OlllO para atacar al antípoda
o adversario.
·\P:lI'I'Cil'!'On,
pues, prÓximamente
al movimiento
1"('\'olll(',jol1ario <ll'l X de julio de 35, algllnos euaderniIlos lit, Illllio y letm ¡f,(' Lacroix,
oajo el titulo de Diario
tic UIICllr(/J/lllllga,
<¡lit' se haoiaIl escrito
en la casa del
:lla¡'qllés dd Toro, alojamiento
de aquél, siguiendo
]a
inspiradÚn
o accediendo
a las exigencias
de Jefes
co!olllhia1los
<¡lIl' COlllo Lacroix
se vil'ron luego enca-
- .. Hm,--
ARRAIZ
JIMENEZ
}.'.
ll1i~llt() de lo inconcebible, el recogimiento del
'alma hablando como arrodillada 'ante la arrohndo['a nwuifestaciÚn
de lo extrahumauo!.
..
Para mí sigue SiCIHlo una absoluta verdad,
así en su untural desnudez, el heroísmo incomp<l1'ablc de San Matco:
rodeado por todas partes. no pudíendo
salvar los pcrtrec.hos, los incendiÓ y volÓ con
dIos
El Libertador
no hallÓ en su lengua. y la
IllalH'jahn como la suya Esquilo, palabras que
IllÚS inlt'nsall1entc
presentaran
a la admiraciÓn dI' los hombres aqudla suprema consagraeiÚn al i(kal de Patría.
"
••
o
••
o
"
b¡'zando
o impulsando
la rcvolución
de jltll.io. Cual
IP,\S cual
menos indicaba
O exigia
que el diarista
es(,l'ihíl'Sl' 'l'n sus l'Ullllernillos
lo que se anhelaba
tener
1'(!,lllO
uprl'l'iaeiones.
ideas y sentimientos,
o palabra!
del U/1I'1'tlldol', nloa en sl'ntido
favorable
y hasta infaJ1ll1nll' (11'1 antípoda
o ya en buenos términos
para con
('! amigo.
deudo
l)
copartidarioo
y Lacroix
condescendía:
aumentaba
p{¡lCinas. rasgaba
nt,ras que sustituia. duplil'aha
varias,Que
l'I fin era hacer Un volumen
que se tuviese
como Diario llevado
en Bncaramanga
durante'
la lllansiÚn
allí del Libertador,
quien
debía
apaIOl'!'I'!' difamando
:J varíos
de sus teníentes,
y cnalt('delldo
a otros. se~Ún lo qUe algunos v.ivientes
ne-eesil,Óall para SllS miras, o lo imponían
sus pasiones .. ,
(DoclIlIIentos
para la Vida PÚbTiea del Libertador..losl' Félix Hl:IIH'O ,. HamÚn Azpurúa.-Carta
de
HalllÚn
Azpurua .. --t 870).
n.
--194 .-.
BI..\SO:\' FA:\lILI.\R
El ¿:~de abril de 1812 cayÓ don JOSl~ Manud
Arntiz prisiont'ro del Comandante
de las tropas
l'l'ait's, don .JOSl' Antonio Betancoul'l, y fué remitido por YÚñl'z a Coro para ({ue de allí lo en"iase el Teniente Justicia Mayo!' a MaracailJo, a
la orden del Comandante
General de la Provincia: AITaiz había sido nomhrado Teniente de la
Com)lHliía de Burusay por el Cnpitán don Fernando de Mendoza, COII ordl'n de permanecel'
allí el1 uniÓn de 9 mÚs, armados de pistolas y
~~ll'1'ClTolas, hasta que llegase el auxilio de Trujillo, y habiéndose pasado a los "Piel(',~ de (;(l/'(l('hf'" el c'apÍtÚn de su Compaí'iía, don Rafael Uz('<'Itegui, lo acompaí'iÚ hasta Santa Ana· y pudo obtencr de él permiso para volver a Burusay,
el1 donde fué apl'e}¡eudido por las tropas reales,
halJÍl'ndo l1('gado éstas primero que las insUl'gentl's. Fué condenado a 10 años de s'ervicio en
los ejércitos del Hcy, en Europa,
a destierro
perpetuo de AnH~rica e islas adyacentes, al pago
de ~ 200 por gastos de conducciÚn, alimentación,
U
- - 1!}-;).-
J
1 .11 E N E Z
ARRAIZ
rebeliÓn y costas procesales y pena de la vida si
quehrantaba la condena". Enviado al Castillo de
Puerto Cabello, consultada a la Heal Audiencia
y vista la causa por el Fiscal de S. M. en Valencia y cn consideraciÓn a que sólo estaba justificado que había sido sorprendido con las a1'nHls
en la mano y a (lue YÚñez lo habia calificado
.!e reo de muc!w consideración
sin expresar los
flln·danH'nl{)s, se repuso la causa a estado sumario pa1"<1que tanto Yáñez como otras personas
declarasen. Fué trasladado a Trujil'lo, y en virtud de dedal'adones
favorables, se sobreseyÓ
y se puso ('n Iihcrlad el 14 de abril (le- 181:t Era
agricultor, vecino de Trujillo y tenía 22 ai'íos.
Bolívar se hallaba ese mismo día en San
CristÓhal y pocos días después se le íncorporr')
el audaz muchacho, a quien se le diÓ de alta en la
/JillisiÚn de Val/guardia,
al mando del Teníenk-Coronel (;iral'dot, en la cual hizo la Campaiia admirabh> y pdeÚ en Taguancs y en Búrbula.
HonrosalHentc ascendido, hizo la eampaÚ;¡
de 181 1 hasta el 25 de marzo--día
de Hicaurte--y cayÚ herido como Teniente del batallÓn "5~ de
la f'niól/",
ni mando del Teniente-Coronel
Félix
CzcÚtegui, ahora compuesto del 5~'de la Nucya
(~rannda y los restos del 3" y 4
0
PermancciÓ escondido,
que pudo reincorporarse
a
doras, h<.lciéndolo en las de
~iguientl'.s combates: Mata
fl'tal, ]-Jalital.y Rabanal en
curándosc,
hasta
las fuerzas libcrtaPÚez. y asistiÓ a los
de la Miel y' el }'a.1816; Jl.fu('uritas en
- 196-
j
j
1I
o
.T .l S
D
E
UREL
1817; Calabozo, Sa/1 Femnado,
O,rtiz y Cojedes
en 1818.
Cuando el. Libertador
llegÓ a San .Juan dt'
Payara el 13de enero a dar principio a la campaña de 1819, lo condecoró ese mismo día con
la Ordr'll de 10.<;Ubertlldore,'i y le expidió el siguiente diploma:
••~., uQuartel General de Sn. Juan de Payara a IX de enero de 1819. ~}'.'
Sillll'lI1 Bolívar, Jefe Suprell10 de la HepÚhlica. CapitÚn-(ieneral
de los Ex('reitos (le Yl'l:c'zlIela y de la :\'uc'va (iranada,
('te .. ctc., cte.
Al BelH'll1érito Tc'nicutl'-Corouel
Cuo. MapUl'1 .\rraiz.
Atcndiendo
a los Il1l'l'ilos y servicios de {'.
he venido t'U uOll1brarlc :\'licll1bro de la Or,ku de
los Lilwrladorcs;
autorizÚudole para ,[ue lIse (Itla n'Ut'm lllien!I'as recibe la estrella.
Dios gUl'. a P. ms. as.-ROLIV AR".
- -Lleve csa insignia, seiior Teuipnte-CoroIle\. ('011 el Illismo houo!' con que ha llevado ('1
sable.
Así s('rÚ, mi (;cucral."
contcstÓle ('1 joyen hÚsar, ínlllÚvil aute el Libcrtador,
la mauo
dcrecha cn la viser<l, recta hacia el zl'nit la ];111za en reposo, firme como él, junIo al l'OSI,H!O
d('r('cho.
El 2 de ab!'il de l'se mismo aÚo fu(~ de los
LíO de las QIlPSe1'(ls del .l!ediu, dondl' sa¡lió herido.
Curado, yolvi,') al servicio tres meses después, y herido nuevamcnte
('n el combate de
~
I
LA
- - lD7
F.
JIMENEZ
ARRAIZ
el 22 de junio, permanedó
curándosc en
Arauea hasta dicicmbre:
se presentÓ al Libertador a su paso para Angostura despu~ de Boyacá y éste lo destinó, ya 'Comandante,
a la instrucciÓn y organiz·ación de reclutas para nuevos
Cuerpos, en compañía de los Corondes
Alcántara y :\1aeero y de los 'Comandantes
Piñango,
Flores :r Pan'de~.
Entr(') ('n la sabana con el BafalllÍn Apure.
la J.d>gión Brilúnira y parte de la Guardia de
Ho//or eomo Ayudante (le Estado Mayor de la
] '.' DivisiÓn ell la Batalla de Carabobo, y cayÓ
mortalmente
herido ell momentos
en que el
!Jar!Jas{¡o les rendía sus armas.
(')
De regreso a ::\"ueva Granada el Lib('rtador,
](' expidi(') en Maracaibo el siguiente J)l'spacho:
"HepÚblica de Colombia.-Sim<Ín
Bo]ivar,
Prl'sidenh' <1(' la Hepúbliea, &. &. &.---P01' quan10 atendiendo
a ;los servicios y méritos del ciudadano Manuel Arruiz, TenÍcnte-Coronel
Pt'('('tivo dl' caballería,
he venido en ckclararlc
]a
111ltigiiedad de diez y sietc de Septiembre de mil
ocho<:Íeuto·s diez y side,,-Pol'
tanto. ordeno y
mando a la Autoridad
a quien corresponda
dé
la orden eom'cnientc,
para que SI' le ponga en
poscsiÓn del referido empleo.
g\.1.ardándole y
hacicndo (fue se le guurden y cumplan las honrUf>, gradHs. exenciones
y preeminenciai
que,
J~l CI'/lZ
como o fal, le tocan. ete."
Por Decreto
dido
cn BpgQtiÍ.
(')
los muertos
de 15 de enero de 1823, expe)f fué owrgud9 De,pai"/w de
En la Autobiografía
de Cm·aboba.
de Páez apareee
- 193-
entre
]
i
1_ .ti
[) E
/lOJAS
['
n
E
IJ
de la (;1'an Cololllhia, con el f/o("(' eJe fuero, llniforme
y p('lIsi()n.
CasÓ el ;) de clH'ro dt, l~Z~ en San .JU<1Ilde
los ~lolTOS con Doi'1a Isabel Mella, viuda de Don
Carlos Pulido.
MuriÓ en San Luis dt, Cunl d:'W
de setielllbre de IR2(j.
Su nombre figura en el )ledesLll del .lIUllOfito de (;arClboOo,
t'n la Plaza Bolívar lit- \';1n'tiro
por el Viccpresidl'lltt'
knda.
y es timhre de allisimo hono\' pnra el Ilombrl' de esk Bl'lH'nll~'rito Pr¡')cel' el siguiente docUlllento:
"Como Profesor de :Vledicilla l'l'rtitiLo: qUl'
;Isisti al Tcni('nlC'-CorOl1el .José :\1nnut'1 .\rr,liz
l'n su ÚltinJa l'nl't'rnll'dad,
qtH' fui' UIl<l hl'l'ida
dl' hala profunda qUl' l'ecihiÚ CI1 cl pecho l'n el
;ltaquc de Caraho])o, y l/C. tuho abierta .Il-sde
entollt'l'S hasta el !wink y lluevc dl' sl'ptil'mhre
cid aoo de lwintl' y seis l'n t¡e. falleri('), (le un
delTallH' entre el pericardio
y cornzÚn dc 1'('sullas de la herida fistulosa; y para que conste
lo firmo.--·Vid'\
Agto. IR 0(' lR1;l.--Licd? .l. B.
BJ<:};Ín:z",
Así f-undic'l su nombre estc PrÓccr en la gloria de Carabobo, fundaml'nto
de la Indepen(ll'l1da SuranH'rical1a.
(*)
(' ) La espada
qtle cs\.e Prócel'
usÚ en sus días
de Apurl' la l'egalé :-:0 al Museo Boliviallo,
siendo Director
de éste el señor Cristián
Witzkc,
de grata mcmoria:
(>s '('xactamente
igual a la de Hondón,
propiedad de ¡¡kho señor. Está registrada
hajo l'l N~ 2.:H8.
no -
_.-.1
EL PHECrnSOH
El movimiento
independizador
rUl' h('cho
('1 mismo lI1odelo en todos los p¡¡Íses de Hisll:lno-.\l1Iérie¡¡, y general, lInÚni 111(',simultÚnco
t'll todo,; ellos, medbntc
el necesario acuerdo
cntr(' los e1ell1entos que lo promovieron
y sus!t'n!;¡ron hasta 'iU triunfo definitivo.
Los que cr('cn qu(' no hubo ese acllt'r<lo Pl'l'vio elltre los países hisp¡¡nO-,1I1H'I'icanos
pan\
11¡¡('('I"1,1r('\,o]udÚn d(' indq}('ndencia,
como ({Ut'
cstÚn e11 un ('rror: dc otro modo ('S inexplicahle "la IH'\"feclu igualdud
de procedimi('ntos,
<1('conceptos y aun d(' los términos mismos" cn
tll\(' los aétores de la prim('ra etapa <le la independencia expr('saron su aspiracilÍn (Jc.sde :Vll'xico hasta BUellos .\irt's,
Esto me' lleva a r('cordar (Iu(' el historiado!' Mancini, en su libro
pOI'
B()-
[¡val' !J la EmancipaciÓn d(' lw; Colonias E,~paJ!o!as, al tratar de los orígenes de la rl'voluci('lIl
hispallo-amerieana,
narra que
f'ué :\'1iranda
qui('n ('n el Sf'no (le una inmensa labor, casi
ullivCl',;al, Ilev(') ¡¡ una vigorosa unidad el pro-
. ¡\NCO
201 - -DE LA REPUBLlCA
111L101ECA. LUIS-ANGEL
ARANGO
P.
JI:llENEZ
A. R R .1 1 Z
Jl<'lsitoindepcndizador,
palpitante,
aun{Iuc en
('mbrión, ('n el pensamiento de aquellos hOlllhrps de Hispano-américa quedesJlués fueron los
l:orifcos del gran movimiento insurreccional.
Dicc Mancini:
" ... no ('S mcnos cierto que las nntinomias
I'('sultanlesde
la desemejanza de las condiciones geognllicas y ,hasta políticas
particulares
de los colonos cspaíloIes, sus rivalidades intestinas y de castas, la extremada dificultad o la ausencia de todo medio de comunicacÍlín recíjlroca, habrían debi,do contrariar, si no illlposil:iIitar, la espontaneidad,
la precisi(ín de conjunto, características
evidentes del movimiento
l'l~voIucionario. Así pues, quedarian éstas inexplicables, si no se admitiera la intervencÍlín (1<una voluntad superior y directora.
"A Miranda corresponde este papel, cuya
111agnitud, unidcl a la habilidad que fué ncceS:lria para desempeñarlo, hacen del Precursor un
tnlllloyista épico. En la penumbra en que, rn
acecho durante tántos años parcce querer dejade la Historia, sin duda por la costumbre que
ti('He de vcrIc así, Miranda habia sido el aulor
invisible del formidable prólogo, en punto ya
para S(,l' representado en cada una de lns esce¡'as del inmenso teatro cuyo conjunto abarcaha él con sólo una mirada. Su largo apostolado, sus geniales intrigas, sus instancias {le continuo N'JH'tidas, durante un cuarto de siglo, en
todas las cancillerías,
contrariadas
siempre
- 202 -
HOJAS
D E
LA
UREL
Jlor las 11d'eceÍonl's y la mala fortuna. sus fur¡ivas apariciones
en las costas ,de América, su
incansable paci('ncia, tuvieron por fin, ('sta vez,
el resultado perseguido.
"Sólo óe una manera
imperfecta
conocc~
mos el método complejo empleado por Miranda el1 la elahoración
subtclTÚnea
<IC' aquella
obra magna; 1>(,1'0sabemos lo bastante acerca
de ci('dos trabajos del Precursor para reC0110t'cr, en -lo que realizaron
sus mandatarios,
su
1Illiv('rsal instigac.iÚn.
El principal
instrumenlo de propaganda
de quc sc sirvió parec(' haher
sido, en ef('cto, la vasta asociación S('ITeta, que,
hacia 1797, fundó ('n Londres, y cuyo papd fUt,
eonsiderabk
sohre los destinos de la emancipa(iÚn.
"lnieiado
C'll las pnkticas
de la franc-n1:lsonería en una ('poca en que los dogmas igualitarios y lilH'rlarios en que ella se inspira C{)lI1<'nzah[ln :: SOC,l\"ar los cimientos dd ,\ntiguo
:\'rundo. Miranda lwbía asistido y contrihuido
por sí mismo a los prodigio.sos comienzos
dI'
aquella transformadón.
Desde aqud 1ll01lH'1lto. d nntiguo compañero de los Filad('/foR alllhicionÚ formar una legión de acleptos que a sn
vez esparcieran
en Sudamérica
'las luces (h'l
puevo espíritu.
Tomando m{)dl'1o dC' la orgaIlización de las Sociedades
de' los iluminados,
reuniÚ el1 torno suyo a todos nqul'llos de enlr!'
sus compnlriotas
3 quiC'l1C's animahan
l:ls mismas espcraznns, y se instituyó Gran Maestro de
una l..
ogia Amf'1·icallQ .
.--- 203
F.
JIMENEZ
AllRAIZ
"La Asociación, modesta al principio, no
tardó en agrupar la totalidad de los criollos que
acudían a Europa para perfeccionar su educa<:ÍÚno para ayudar a la Hevolución.
Dicha Logia tuvo filiales en París y en Madrid, con el
(Ilombre de Junta de las Ciudades !I P/'olJindas
de la América Meridional;
en Cádíz, con el de
Sociedad de Lautaro o de los Caballeros racionales. Los criollos afluian a Cádiz, su principal
puerto de llegada, motivo por el cual fueron
Jlluy numerosos los Caballeros racionales, sobre
todo en 1808, año en que según documentospublicados por pl'Ímel"a vez por el seíior Mitrl' ('),
hasta contaban, entre sus adhercnles, a varios
miembl'Os de la aristocracia española.
Sin embargo, de Londres era de donde salí~m -las órdenes ·del Suprcmo
COllsejo para las Logi:1s
Conlinenloles.
El Tall('/' se hallaba en la casa
de (lrafton S{IUare, en (londe, hosta 1810, Miranda dió personalmente
la lu:: a todos los
apÓstoles de la H('\'olución americana.
"O Higgins. Montúfar
y TIocaruerte.
de
Quilo; dcl Valk, dp Gualema'la; Monteagudo,
del PerÚ; Caro, de Cuba; Servando Teresa Micl',
de l\I¡'~xico; Carrrra, de Chile; Mariano Moreno.
de La Plata, desfilaron sucesivamente
ante d
P,'ccurso]', llevando luego la palabra dI' ¡"ste a
sus patrias de origeu. Bolívar acudiÓ tambh~J)
a ¡'('Ilovar ante el Gran Maeslro el juranwnto
pronunciado
hacia poco, así como ~ariilo en
CÚdiz. cuando su segundo viaje a Europa.
San
(.)
1li.~t(¡1'Í11
de Refg/'ano,
- :2()l---
JI
O.T
.4
S
D r;
LA
UREL
.Martín fué asimismo iniciado en Londres. en'
l~Hl, con Alvt'al' y Zapiola, sus compatriotas.
en
(;rafton Squart' también, de donde acahnba de
salir Miranda
dejando
allí instalados.
eomo
pronto \'(,1'l'1Il0S. a los Diputudos de Caraeas,
"San Martín, r\l\'eal' y Zapiola,
los tres
principales
protagonistas
de la l'mancipaciÚn
de las principales
provincias
de la Plata, f'undrlJ"()I1el mio siguientr, ('n Buenos Aires. la ct~lebre ¡.•ogiu de Ltlllla/'o, la cual sil'Yilj de fl'r1lll'11to deeÍsi \'0 pa l'a la lle\'ol ueÍÓn Argel1 tina,
y de paladio para SllS discordias.
La Logia de
Lautaro fUt', en realidad, la sola asociaciÓn <le
('st(' gén('ro <-'11la América del Sur; pem, si
hiel1 no Iwhía log¡'ado el Supremo Consejo encender o[ros foeos apan'ntl's
a las Colonias,
('ontaba allí. no ohstante, con un \'(,l'dadcro
ejt,l'ci to de adeptos Hislados ('11 quienes subsistia, i¡H'xtinguibil',
alguna chispa dd fuego sagmdo (k Miranda.
"Adl'Il1Ús, aunque el Precursor hubiese inspirado súlo a Bolívar, ti San Martin y a O'Higgil1s, bastaría
ésto para justificar
d titulo de
Pac/l'{' de la llldepend('llda
que en su tardía grntitud le prodigan hoy los SudnnH'ric:lnos.
Pucs
no sello fueron los esfuerzos directos, y, si nsí
jluedl' decirse, conc¡'ctos, de Miranda, los qUl'
dl'tl'l'I11iIlHl'llll d nacimiento
de la Independellda aml'rí(,~\lla: su pensamiento
mismo" al !ll'<'sidír ~'lnHcimÍl'nto
de las lH'¡CVJ1S ,nacionalidades, vÚ a pel'pl'tua.rsc. en l'stt, gran aconteeimielllo. Y la victoria consagrada
por 'c'~tc acontcci-
- 205-
F,
J 1 .ll E N E Z
ARRAIZ
miento ('s la fle la nepy/w:iÚn prt)}>ia-meDte d'i~
cha--de la cual ha de ser cons.iderado Mi.ran~
.Ia en el ~uevo Mundo como su Hep.reseutantc
~ su personificación
misma---sobre I~)s' pri.nci,pios seculares del Antiguo Régimen",
1 este recuerdo de Mancini, que se inspim
principalmente
en publicaciones del historiado!'
Mitre, me induce a traer a las páginas dc este
libro, a manera de nota iIuslI'a ti va, la copia dl~
un fotograbado que ahol'a dias recortÓ un amigo mio (*) del periódico argentino Caras y Caretas, segÚn palTCe, l'n el que l'stá Mintnda tomando a San Martin el juramento pOl' d cual SI'
(.hlígaba éstt' ante la Logia Americana de Londl'CSa promover la revoluciÓn en su país. Concurre a fortalecer lo asentado un magnífico dato de
reciente fecha y de la mayor importancia:
el
"disnio, en ('olores, de la bandera que usaba
Don Francisco Miranda en su corbetá" (**), del
cual obtuvo un facsímil el señor don Manuel
Segundo SÚnchez. historiadol' y bihliÓgrafo patrio, Director de la Biblioteca Nacional.
SÚnchez, al reproducir dicho facsímile ('1) d IwriÓdico El Univer,~al de Caracas en 1917 (u.), escribió al,gunoo comentarios, y para f'xplicar la
presencia de dicha bandera en el alto mastelc1'0 del barco
insurredo' y dem()6Itrar que ésta
no obs.taha a la presencia en ~ de la bandera
trieoIor creada por el mismo Miranda como
(.)
])r, "{ario Caprilcs.
(H)
Catálogo de DocumenlosconserlJados en
ArchirlO de Indi08, 'Por D. Francis;e() Torres. Lanzas,
(. • .)
N? 2..910 .
.- 200 __
o
el
lIOJAS
D E
LAUREL
~
....•
~
;...
:;.¡
,-<
t
;¡;
::.
-..
::;)
-= oC
o
::"1
c:;' ~:::
:::
tJ;
~:-:
--..
...-:
::::
:n
-.
v
-.
-
..•
-
.;;
-- 207 -..
~
F.'
T 1 .U E X E, Z '
A R R A 1 Z
símbolo tiC' la Patda naciente>. pie>osa que> aquclla no era sino una simple insignia, a usanza de
las que> estilan los países en sus naves de guerra,
Pero si acertado estuvo el juicioso historiador SÚnchc7.; en sus al)l'eciaeiones críticas, no así
(n cuanto al significado de dicha bandera y a su
()hjelo en la nave mirandina,
dehido
a que
cuando nuestm erudito histodador
diÓ ('so a la
puhlicidad
no Í('nÍa por qué estar al cabo de
saher que la AsociaciÚn lIlélsÚnica, a qw' se refll'r<, Maneini. tiene una handera. () estandarte
~illlhÚlico, y que éste no es olt'o que e~sa insignia azul de la corbeta de Miranda, suyas el11IlI'csas o ('Illblemas son todas masÓnicas,
Era natural qlle l\Urandn al mismo tiempo
que izaha en la popa de Sll corbeta de guerra
la handl'l'a. dcspul;s tan gloriosa. que Bolíyar
II(·\'Ú triunfadorn
hasta el Potosi y que todavía
tlanH'il desde el A\,iln hasta d Chimhorazo,
presentase talllbii'n en los mares y en las playas de
.-\mérica, como una convocaciÓn. como un n'damo SC'(Tdo (' imperativo,
la insignia particulaI' bajo la clwl hahían jurado los pronwtol"es
de la HeyoluciÓn Hispano-anH'rican:l
la IiIwrt:ld
dd :'\uevo Mundo,
EstÓ explica lamhii·n la guerra crutla y t(,lIaz {fU(' P} Clero hízo a Miranda primero y a
Bolívar drspués. y que (-.sIc. que un <lía llUb~
(ho encararse
contra a{lu\?l vocinglero predica~
dor tluc, aUll no ('xtillgu-i,~IÓ todavía el temblor
de ías'¡;hnas ani~ los cor~~bos dC'Ía tirrr-a.-Ili·o- -"
clamaba como un castígo del cido contra los
-208~
II
o
.f
.(1 S
D E
LA.UREL
I
i
~
~
".::1
.......,.
".)
:;...
¡:;. ~
"~-'''''
(
.-----
,
209 --.
F.
ARRAIZ
JIMENEZ
patriotas el terremoto de 1812, logró al cabo debilitar y dominar en parte por medio de hábiles
estratagemas
y ardides políticos, en decretos,
Ill'odamas y cartas que atestiguaban
su más
IH'ofundo y sincero fervor l·eligioso. Una prueba de esa oposiciÚn tenaz y fU('rte del Clero se
halla en un documento que por primera \'('Z vió
la luz pÚblica ('11 HH1 en un periÚdico que para
entonces se redactaba en Caracas, cuya colección
cmpastada 8C encuentra en la Biblioteca ~acional, titulado [.,a Nación (*), y del cual resulta el
Arzobispo con y Prat, cuya conducta ambigua ha
dado motivo a diversas polémicas en val"ias ocasiones. en que han terciado cscrilores como don
Aristid,l's Hojas y el doctor Ildcfonso Hiera
Aguinagaldt·. seriamcnte comprometido en una
contm-revolución
en 1811, movimiento que Miranda y algunos de los patriotas acluantes en
aquel gran muvimiento cmancipador sospechahan vehementemente.
pero cuyos hilos no pudieron conseguir: era una contra-revolución
de
~acristía, ocult:.t bajo el velo de las venerables
ropas talan's: CoB y Pml era el candidato para asumÍl' la Gobernación y Capitanía General
tlt' VellezlIda, en nombre del Hey. acHala por
virtud dd derroeamiento
de Emparan el año
H n teríor.
El Arzobispo con y Prat llegÓ a Venezuela
l'l l() de julio de 1810, y habiendo
salido de
España. seguramente,
antes de saberse allí
lo del 19 de abril, fué para él una enor(.)
NÚmeros 101 a 105.
- 210-
lfO.!...!S
]) E
L
A
U N F: 1,
IIJ(' sorpl'csa
la relación
de aquellos acontecimientos
a Sll arribo a La Guaira, donde,
indudahlclllente,
cayÚ en 1I1<1nos del ka'lisl1lo
realisla y por tanto bajo su influjo reaccionario,
con tÚnla lllÚS razÚn cuanto que era un prl'iado del Hey, Ya illstalado en la Sede vacanil',
situado en el pl'Opio escenario principal
de l:t
J'evolucÍÚn y <.:on suficil'nte talento y no es<.:asa
J}¡'eparacit'll1 para saher manejarse
eJl el sello
de los conflidos, poseyendo, ndcmÚs, relevantes
vil"ludt's de hombre y de sacerdote, tuvo que illterv('nil' en diversos sucesos de t'se /IIismo aiio
y de lR12, 13 Y H, ell quc alternaron
en la posesít'llJ de Caracas, Miranda y Monteve/'dt, lll'illlel'O, y lut'go BoliYlIr y Hoves, circunstancias
que pusieron al Prelado cn los mÚs difíciles l'OIlflietos: tOIlU') parfto en aquellas rumboslls n'/'t'monias dc gloríficaciÚn que Bolívar hizo a (;irardot al tmsladal' Sll corazÚn a Car:lcas p:lra
sepultado
('1] la Calcdral
mt'lropolilana,
y. co/110 const'cuencia.
('n el (Jpsagravio qUl' l,J Clel'o.
por lal parlkipacilín,
tuvo que haClT a Hoyes
triunfante
1'11 la Capital.
HlIbicndo sido llamado :1 Espmia a /'t'ndir cuenla de su conduela, l't'lTilllinadll anll' el Hey. Ievanlt'> un justificativo
:lOlP ('1 Capitulo Mell'Opolitano antes de ellllH'l'lltlcr la Ilwre1w, .Y hasla St' juzgll y t's casí S('gu1'0 que
St' lIevtí 1,1 corazr'lIl de C;irar'dol para
cOlllproh:tl, :1/1(l' la Corte que todo aquello 1]0
hahía sino lIlla pHn(omima dt, Sil parte, obligntio pOI' 1'1 impt'l'io il1t'vitahIP d(' las circullstalldas, y que todo haLía Ilt'eho l'!. /Jl('J]os ()l'ol'n-- 211 --
F.
ARRAIZ
JIMENEZ
nar el recinto de la Catedral dándole sepultura
allí al coraz<'lll de aquel monstruo rebelde, pues
sÓlo lo había conservado en el cementerio de Catcdml de modo Citeil de presentarlo en -el caso de
¡¡lguna averiguaciÓn de los insurgentes, como
ahora lo comprobaba proscntándolo tal cual. (.)
En este urdid terciaba el 'Canónigo doctor D. Rafael de Escalona, que lo acompañó como su Set'retario y su defensor.
De esto se ha escrito
algo y yo no hago otra cosa que reproducir de
memoria, y por tanto &in una formal precisiÓn,
lo qu<:'lei hace tiempo en publicaciones del co·I1ocido historiógrafo
Landaetu Rosales,
cuya
erudiciÓn histÓrica es indiscutible: esos escritos
deben de eslaren
poder de la familia de ('ste
honorable compatriota,
De ('se justificativo de CoIl y Prat consta la
mcncionada candidatura, por la cual, en triun,.
(')
En ,('\ altar mayor de Catedral, del lado de la
Epistola, CCITa (Iel ángulo anteriol' de la primera grada. una d(' las lozas azules del pavimento tiene grahadas dos pallllas enlazadas ;por sus tallos: vflrias ve(';es lile dijo Lantlaeta Rosales que alli está enterrado
un corazón ell un vaso de cristal que fué traído de
Espaiía, mucho después d(' muerto Col! y Pral, por
vil'lutl de qu(' al1á, haciendo
el inventario
de 10
dejado Jlor el A¡'zobispo, hahían encontrado un corazÚn dentro de un f¡'aseo de cristal, que debía ser el del
J>l'rlado.
C(uipn hahía dispuesto que su corazón fuese
cnterrado ('n su 'Catedral; pero observaba Landaeta
Hos"ll's qUe \lara cuando mm'iÚ Coll y Prat estaban
pr(~hibj(las l')} Espaila las autopsias, sin hacer ninguna alirnwcibn categÓrica, De aquí, natm'almente, na('e una sospecha: (;no será ése el corazón de Gírardot'!
IJlevado a España COn el objeto referido, 10 natural
('S que los defensores
!l-e Coll y Pral, qU/e estaban en
el secreto, hayan mantenido vigente el ardid de su
defensa.
-- 212 --
110.1..4
S
LA
]) E
UREL
fando la cOlltra-rc\'oluciÚn,
id quedaria
('ncar~'ado dcl gobil'l'lIO "eclesiástico,
politico, militar
y dI' hacienda", qUl' es como decil', de .Tefe, Ccn11'0 y Directol'
de la Contra-l'l'\'oluciÚn:
de aquí
que sobrada razón tenia Miranda, quien, segÚn
lns manifestacioncs
hechas por el Prelado al }>I'OnlO\'l'l' el jusliflcativo, lo espiaba y perseguía teIl:!Zlllcntc, micntras Coll y Pral ocultuba su actunción del modo más sigiloso bujo lns a¡wricllcias de aparatosa
:l<lhesi"lIl ('n lns pl'ligrosas alll'J'llati\'as l'!l qUl' la épocn lo ponÍ;I, cualldo tOI't'>
ti los patriotas
lwccr resonar el cco de sus hilllnos t ri unfa ll's en 1as callcs de Cn l'aC:1SinsuI'J'CI'la. pues cuando locÚ a los_ l'l'alistas, tu\'o estos
('o!lt'cplos: "Si dUl'<lIlk Ulla rebeliÚn In mÚs <le!'Hstl'osa qUC' tantas lágrimas !lOS ('osl(') nos yiskis obedil'nll's y simples como la paloma, s,lh¿,i-.;
qlll' no nos fallí') !;\ :lslllcia de 1;1 sf'rpienk".
C)
país
(')
J>;dahral.
en 181G,
de
Sll
pasloral
--- 213--
(le
deSlledi(la
ucl
SOLO ESTEVEZ
Cuando el Lil)('l'lador vino a Caracas dcspues dl' Cara bobo, fué, como es bien sabido,
objeto <le ruídosísimos festejos, y uno de ellos
el gran baile que k (liÓ doila Iknigna Palacios,
sohrina:kl
LilH'rtador y esposa del Coronel Pedro Briceiío Méndez, su Secretario, primcro, sU
Ministro de (iuprra después,
Todas las llorcs (kl Avila y sus mujeres
mÚs bellas se hallaban allí en fastuos.a emulaciÓn. <le beIll'za en llelTe,dOl' del Héroc, una d<'
ellas doña JacÍnta Valclez, esposa (lel célehre
marino Felipe Santiago Estl~vez, de la Ordell de
l.•ibt'rtadores y CapitÚn de :\avio
en la Armada de .colombia,
En uno de los inlcrlllcdios. ocspm;s dC' una
contradanza
que había puesto cl Libertador.
sentáronse éste y su bella pareja doña Jacinta
bujo un vcrde ["oll¿ljcdel jardín. un pequC'ño
soto cubierto de jazmines blancos y campánulas azules, y algo dijo muy paso y no muy grato
-215 --
F.
J¡.vENEZ
a la dama
lo airada,
ARRA./Z
el Libertador,
le
cuando
ella. mirÚndo-
contestó con marcado énfasis:
--Es que usted .ha creído, Bolivar, enconIrar en mi otra mujer y no aquella misma del
¡lJio 1:l. que después
de Jwhel' t:ubicrtn de Ilorcs
el camino triunfal
·dd héroe le negc'J su alllor al
hombre; 1)('1'0 lIslcd es!¡'¡ en un elTOI' y es I}(,CCsario que ...
- Jacin!a! ...
-le> intl'rI'umpiÚ
d Lil)('\'tadOl', dirigiendo
sus llI:lnos hada ella, , .
---y es !lecesario que usted sepa qut' pOI'
aquí sÚlo Est(',\'l·z. " - pl'osiguiÚ
~;alldo en su 1)('cl1o la punla
del
Un criado
de librea
Llamahan
al
la dnlll<l.
abanico.-
interrumpió
logo.
:lIl1higÚ.
- 216 ---
el
apo-
diá-
EL )\"EGHO ~IC()L\S
ESQrIYEL
Del señor Manuel A. Prados publicó El HemIdo dc la Costa, de Barranquílla,
un bren~
esbozo de cste soldado de la Indcpenrlcncia
cuyo nombre pusa desconocido de la generalidad
y que tanto por sus méritos como por su origPll
reclama nuestro reconocimiento:
nach') en (;iliria, a fines cId siglo XVIII.
Dice Prados que Esquiye}, mal'ino (ksdc sus
primeros años, cayó prisionero (le pimtas y carsaríos f'rancesps, y cnrolado en las huestes 1][1polcónicas, militó cn Prusía y España; que yudto a su país en llJomentos en que aquí se lucha··
ha por la indepcndencia,
se aliste) en las filas revolucionarias
dl'! (icncralísimo,
hasta el rlcsastrc rle sus handeras;
que en seguida acompañó
a Bolívar a las playas granadinas,
hacicndo con
él la Campaíia ArImirablc
y pal'ticipando
así
del brillante laurel rle aquellos triunfos; que sigui() al Libertador
y fué de los de Boyncá. Carabobo. BomhonÚ y .Tunin, y luego de los de
-
21 i --
--
l",
JIJIENEZ
ARRAIZ
Ayacucho y el Callao; que terminada la independencia hisp.ano-americana volvió a su vida
de marino, encerrándose en "La Vnlerosa". hasla su muerte, ocurrida el 20 de noviembre de
1875 en Mompox, ya anciano, donde existen descendientes suyos.
-218--
- -
----------..
;\IOTlVOS DE PSIQL'lS
Indudablemente
que el amor ha hecho y
llélce cosas muy buenas, como aquella a que
atribuye la fantasía de un romúnlico la salv:lciÚn del Libertador
en Kingsloll bajo el puiíal
del impío negro Pío; pero tambii>n l'S y{'("(lad
l/ue hace cosas muy malas, como la pade qUl~
tomÓ l'n t'l rccllIhan.'o dd mismo grande hombre en ()cumal'C' el aíin 16, que crra en la iJlJaginuciÓn (h> SoublPlle rC'miniscenl:Ías de :\nlonio
:'il lado de Cleopatm:
bendito sea el nmo}' de
la hella ingll'sila Luisa C.'Óocr, de Kingston, «l'
ojos azule's y piel de azuccna; lwndi lo sca el
\TllllSino amor de dorla Manudita SÚcnz la nlll'Ill' dd 2:> de seticmhl'e, mÚs fuerte que la espuda del b\'tlyo Férguson, con ser tan digno l') ,Id
bronce ('staluario!
y aunque
nada de C'xlraÍlo tielw, IHlt'slo
qUl' de médico,
poeta y loco todos lenemos un
poco. hasla ahora yo sÓlo sabia del doctor Angd Muda Alamoquc
fué un honoruble servidor
pÚhlico, un político honesto y hÚbil, un dislin-
219 - .
F.
.4RRA/7.
guido jurista, un gnlVC sCll0r y un cumplido cahallero; pero no sabía dc sus relaciones con las
)-fusas. Jurisconsulto,
naturalista,
hombre
de
Estado, literato, escritor pÚblico y periodista,
siC'mpre gnllardo
en el pensamiento
y en la
apostura, dice de (,1 un malogrado
cscl'itor nadonal de Occidente, honor de su época, Roselldo Pr'rdo11lo: "El l'scl'ihía sobrc todo, y con la
misma fa61idad con que engarznba un nlegato
jurídico, echaha a \'01<11' por el mundo un esnito sobre Agronomía
o sobre cualquier
otra
mall'l'in de esas qw' él se sabía a cabalidad, esfableciC'IHlo algunas H'ces cierta nfinidad en las
Jc.yes de difcrcn tes materias científicas, que no
l'neUl'utl'a uno qUl; admira¡' más, si la clnrovidl'neia de su talento esplendoroso,
o lo analítico de su espíritu asimilatívo
y profundamente
investigador".
~o sahia de las relaciones del doctor Angel
:\laria Alamo con las Musas, dije: me lo vielH'
a J'('\"('lae Psiquis cn un bello motivo de amor,
en pÚginas inéditas del notable m('dico venezolano don Jo"é de nl'ic('llo, oe flquel grupo dC'
se!el'los Ministros y Gobernadores
que tuvo Gu~. m:'m Blnnco. Cuenta Briceño que el doctor Alamo, siendo Secretario del Gobierno del Estado
Al'agua e.] año de 18(){), sorprendiÓ un día él un~1
señorita empolvándose
con la mota d(· su tocador en el cuarto que él habitaba en una casa de
familia de La Yictoria, y para saber si aquel tan
grato abuso no pasaba de ser un mero antojo
f('m('nino od momento,
el doctor la avizorÚ
-- 220 00-
LAUREL
D E
HOJAS
desde lucgo euidadosamentc:
así pudo con indecible agrado cerciorarse <le que, si no era un
hábito. por lo menos no hahia sido la unicu
aquellu vez; y el doctor, hallando ahora má:?
suave el blanco vellÓn de cisne y más oliente el
fino polvillo de arroz de su dichosa POIVC1'U,
c!pspojÚndos(' transitoriam('nte
de su cen'll1oniosa gravedad
gubel·IHlJ1H'ntal. escribiÓ y colocÚ
(\('bajo de la motu. dc modo que al hacer uso
dc l'lla tuviese indefectiblemente
qUl' \'edos la
lx'Ha dama. los siguien ks \'ersos:
Esff'
/wllélll
de
s/uwe
Ilievr,
(/r1Jl 1I/IJ ,
.Acaricia tu tt'Z U la embalsama,
r sin desdoI'o cf(' tu buena fama,
Te
]Jl'odi[Jíl
J/il'Jf'('f'S
t' 11 Sl'CI'f'lo
más {('tiz
Sil
qlll'
('arÚi.o,
qllif'll
tI'
A .l\I.. \.
Las conSeClll'lIl'Ías dd hallazgo 110 las l'l~tk{'c d doctor Briceño. ni qué otros motivos cre")
.Ia inquieta Psiquis cntrp el doctor .\lall1o y su
fUl'tiva visitante.
- - 2'21 -.
lNDICE
Páf{.
Proemio.
Esbozos
7
d!'1 Paladin
Holíyal' o Suerc'?
li:J
.
Carahobo
í;¡
.
y P.\L.\BHAS
COS;\S \'IEJ.\S
:\TEV.\S
llora Triunfal
\ all'nlin V<llienll' .
La l' a ll1 Jla Epica .
E! H~rot' de los JIorcones
El Jura1l1l'nto
d(' AnzoÍlI('~ui
J.;¡ ESJlad;¡
d,' Rertlllllkz
y el (lia 11[' C<lra1l01l0
I.iI)(Tlador
o :\Iu('rlo! . '.
La C;¡pilla (!l-I LiberladO!'
('n Soldado d(' '-\Y3('u('ho .•
,
!.;¡S (ilorias
<.lel año 13
lli;¡s de la Colonia y (ilorins
d('1 I>l'Il0 sexo
El Li IIt'rlndor
desarmado
Besos del Héroe
Lue1la dc I.('ntnuros
, ,
El sanifieio
de Ricaurlc
l~!:tsÚJ1
F<ll1Iil;nr
¡.;" ~rw()
'~!lJli\'os
~Íl"ol;Ís
13;}
1-11
In
1;):í
16:~
1ti!1
1n
ti!)
183
1R:í
1H!)
l!HI
.
Ei !ln'curso¡'
SÚ'o Eslr\'l'z
11!)
12;)
12!J
133
,
", .•...
"
Esquive!
,
..
de Psiquis.
-- 22.1 -
' ..
,
201
21;)
21í
219
Descargar

Hojas de laurel : contribución a la celebración del Centenar