Percepción del consumidor sobre calidad a través de la etiqueta de
alimentos pre envasados. Implicaciones de la legislación en la Unión
Europea
Azucena Carmelina Alarcón Osollo1
Introducción
Uno de los objetivos de la industria alimentaria es ofrecer productos de calidad que satisfagan
las necesidades del consumidor quien a su vez busca ciertas características en los productos,
para lo cual utiliza la etiqueta como medio de información. El etiquetado de alimentos es
regulado por organismos nacionales e internacionales para proteger a los consumidores de
información engañosa. Sin embargo, se ha demostrado que es necesita mayor claridad en la
etiqueta, por ello se ha publicado el reglamento 1169/2011 del Parlamento Europeo y del
Consejo sobre la información facilitada al consumidor, el cual requiere agregar información
sobre nutrición, ingredientes y país de origen del producto. En este proyecto se plantea una
investigación basada en un análisis sobre dicho reglamento y sus implicaciones en la
comprensión de la información por parte del consumidor europeo.
Información en la etiqueta
En la industria alimentaria, uno de los medios de comunicación entre productores, detallistas
y consumidores es la etiqueta que brinda información sobre el contenido del producto y en
algunas ocasiones, el proceso de producción (FAO, 2007). Dicha información es utilizada al
momento de la decisión de compra por el consumidor quien percibe la calidad del producto
mediante señales que se encuentran impresas en la etiqueta, las cuales varían desde marca,
precio, país de origen, hasta información nutricional como calorías, azúcares, entre otros
(Northen, 2000; Caswell, 2006). Estas señales comunican ciertos atributos en el producto, lo
cual se refiere a las características que los consumidores buscan al comprar. Por ejemplo, se
puede inferir la frescura de un alimento mediante la fecha de caducidad, en este caso
“frescura” es un atributo y la “fecha de caducidad” una señal en la etiqueta. Sin embargo, las
señales no siempre son fáciles de entender por el consumidor promedio pues todavía existe
una necesidad por información más clara para inferir atributos (Bernués et al., 2003)
1
Natural Resources Institute, University of Greenwich, UK
1
Durante la última década se ha encontrado que algunas preocupaciones del consumidor se
relacionan con llevar una vida más sana; por lo tanto prestan especial atención a la
información nutricional (Berning et al., 2010) así como los ingredientes causantes de alergias
(Hefle et al., 2007; Voordouw et al., 2011) pues se estima que entre el 1 y 3% de adultos, y el
4 y 6% de niños sufren algún tipo de alergia o intolerancia a ciertos ingredientes (EFSA,
2004).
Además, en los últimos 20 años, los avances en ciencia y tecnología han traído consigo la
inclusión de técnicas como la irradiación, nanotecnología y la modificación genética de
alimentos tanto para preservarlos como para mejorar su calidad lo cual ha creado
preocupación e incertidumbre en el consumidor debido al desconocimiento de dichas
tecnologías y sus consecuencias en la salud (Caswell, 2006; O’Fallon et al., 2007).
De la misma forma, información sobre la procedencia de ciertos alimentos de origen animal
como carne y productos lácteos se ha vuelto más importante, por ello se ha sugerido incluir
indicaciones sobre el país de origen en la etiqueta así como un sistema de trazabilidad que,
mediante códigos de identificación, permita rastrear los productos en la cadena de suministro
desde el punto de venta (detallista) hasta su punto de origen (granja) (Dinopoulos y Livanis,
2010).
Legislación internacional sobre etiquetado
La información en las etiquetas de productos alimenticios está regulada bajo varios esquemas
nacionales e internacionales como las normas establecidas por la Comisión del Codex
Alimentarius de la FAO o la directiva 2000/13/EC del Parlamento Europeo y del Consejo
sobre etiquetado, presentación y publicidad de productos alimenticios. Esta última presenta
directrices para que sean aplicadas por cada Estado Miembro de la Unión Europea dentro de
sus legislaciones nacionales. En Reino Unido, por ejemplo se aplican los reglamentos de
etiquetado de 1996 (Food Labelling Regulations 1996) establecidos por el anterior Ministerio
de Agricultura, además de la directiva antes mencionada.
En general, los reglamentos y directivas establecen que la información obligatoria en
etiquetas debe contener: nombre del producto, lista de ingredientes, contenido neto, fechas de
2
caducidad, nombre y dirección del fabricante. Además se pueden incluir instrucciones de uso
y país de origen del producto cuando la ausencia de esta información pueda confundir al
consumidor (Cheftel, 2005; FAO, 2007). Existen otros reglamentos y directivas en la Unión
Europea que se refieren a información específica en la etiqueta la cual no había sido cubierta
por los reglamentos generales, por ejemplo la directiva 2002/67/EC sobre alimentos que
contienen quinina y cafeína, y el reglamento 1924/2006 relativo a las declaraciones
nutricionales y propiedades saludables en los alimentos, entre otros. En suma más de 100
legislaciones incluyen información sobre etiquetado (Comisión Europea, 2008).
La Comisión Europea (2008) realizó una evaluación de las regulaciones y directivas sobre
etiquetado y encontró que existen varios problemas sobre aspectos específicos que presentan
incongruencias y crean confusión en el consumidor tales como: la ilegibilidad del texto, la
falta de información sobre alérgenos, la no clarificación del origen de ciertos productos e
inconsistencias en las listas de ingredientes.
Reglamento 1169/2011 del Parlamento Europeo y del Consejo sobre la información
alimentaria facilitada al consumidor
Con el propósito de condensar en un solo documento el gran número de legislaciones
referentes al etiquetado de alimentos y brindar mejor información a los consumidores se ha
publicado el reglamento 1169/2011 del Parlamento Europeo y del Consejo sobre la
información alimentaria facilitada al consumidor del 25 de octubre de 2011. Dicho
reglamento entrará en vigor en diciembre de 2014 y durante este periodo la industria está
sujeta a realizar los cambios necesarios para cumplir con esta legislación.
Los cambios más sobresalientes que se establecieron en el reglamento se refieren a 1) la
declaración obligatoria de 14 ingredientes causantes de alergias e intolerancias (“cereales que
contengan gluten, crustáceos y productos a base de crustáceos; huevos y productos a base de
huevos; pescado y productos a base de pescado; cacahuetes y productos a base de cacahuetes;
soja y productos a base de soja; leche y sus derivados incluida la lactosa; frutos de cáscara:
almendras, avellanas, nueces, anacardos, pacanas, nueces de Brasil; apio y productos
derivados; mostaza y productos derivados; granos de sésamo; dióxido de azufre y sulfitos;
altramuces y productos de altramuces; moluscos y productos a base de moluscos”), 2) el país
de origen en productos de carne (de origen porcino, ovinos, caprino y aves), 3) la información
3
nutricional como información obligatoria, y 4) el tamaño mínimo de letra para facilitar la
legibilidad.
La aplicación de dichos cambios requiere en algunas ocasiones la modificación de etiquetas
de ciertos productos, lo cual afecta a las empresas fabricantes. Hasta el momento, las
reacciones de la industria alimentaria han sido controversiales; mientras algunos
representantes de asociaciones de productores afirman que la aplicación del reglamento no
coadyuva con un consumo de alimentos más saludable porque se requiere todo un cambio de
cultura (Melchett, 2012), otros miembros de asociaciones médicas aseguran que el cambio en
la etiqueta sobre contenidos nutricionales es una gran ventaja para lograr que el consumidor
comprenda la información (Nathanson, 2012). Existe incertidumbre en cuanto a los
beneficios que traerá consigo la implementación del reglamento en la comprensión de la
información en la etiqueta por parte del consumidor para elegir alimentos más saludables, por
eso es importante estudiar su punto de vista y analizar si el reglamento se ha adecuado a sus
expectativas.
El objetivo de este tema es realizar un análisis del nuevo reglamento y su función como
apoyo al consumidor mediante varios estudios sobre la percepción, comprensión y
requerimientos de información en las etiquetas de productos pre envasados para luego
comparar y determinar las implicaciones de la aplicación de dicho reglamento en la
comprensión de información. Se plantea una metodología mixta mediante cuestionarios que
incluyan información cualitativa y cuantitativa al momento de la compra en el supermercado.
De esta manera se monitorea la aplicación del reglamento y se concluye si la legislación es la
más apropiada.
Conclusión
La calidad es el principal componente de la industria alimentaria, sin embargo los
consumidores la perciben de manera diferente. Al ser la etiqueta un medio importante de
información es necesaria su concreta aplicación para que el consumidor pueda tomar
decisiones de comprar productos saludables. Además es importante investigar las necesidades
específicas del consumidor (que cambian constantemente) e incluirlo en la toma de
decisiones legislativas pues al final es el consumidor quien decide las tendencias de la
industria alimentaria.
4
Referencias
Berning, J.P. et al., 2010. Identifying consumer preferences for nutrition information on
grocery store shelf labels. Food Policy, 35, 429–436
Bernues, A., Olaizola, A. and Corcoran, K. (2003). Labelling information demanded by
European consumers and relationships with purchasing motives, quality and safety of meat.
Meat Science, 65, 1095-1106
Caswell, J.A. (2006). Quality assurance, information tracking, and consumer labeling.
Marine Pollution Bulletin, 53, 650-656
Cheftel, J.C., 2005. Food and nutrition labelling in the European Union. Food Chemistry, 93,
531–550
Commission of the European Communities. (2008).Summary of the impact assessment report
on general food labelling issues.
Dinopoulos, E. and Livanis, G. (2010). Country of Origin Labeling (C.O.O.L.): how cool is
it? International Review of Economics and Finance, 19, 575–589
Directiva 2000/13/CE del Parlamento Europeo y del Consejo de 20 de marzo de 2000 relativa
a la aproximación de las legislaciones de los Estados miembros en materia de etiquetado,
presentación y publicidad de los productos alimenticios
Directiva 2002/67/EC de la Comisión de 18 de julio de 2002 relativa al etiquetado de
productos alimenticios que contienen quinina y productos alimenticios
que contienen cafeína
European Food Safety Authority. (2004).Opinion of the scientific panel on dietetic products,
nutrition and allergies on a request from the Commission related to a notification from IFF on
mustard seed oil pursuant to Article 6 paragraph 11 of Directive 2000/13/EC. EFSA Journal,
157, 1-6
Hefle, S. L., Furlong, T. J., Niemann, L., Lemon-Mule, H., Sicherer, S. and Taylor, S. L.
(2007). Consumer attitudes and risks associated with packaged foods having advisory
labelling regarding the presence of peanuts. Journal of Food allergy, anaphylaxis,
dermatology, and drug allergy, 120, 171–176
Melchet, P. (2012). Implementation of food labelling policy: challenges for industry. Del
seminario Next steps for food labelling policy: consumer information and priorities for food
manufacturers Westminster Food & Nutrition Forum Keynote Seminar, 7 de noviembre de
2012
Nathanson, V. (2012). Nutritional front‐of‐pack labelling: the public health case. Del
seminario Next steps for food labelling policy: consumer information and priorities for food
manufacturers Westminster Food & Nutrition Forum Keynote Seminar, 7 de noviembre de
2012
5
Northen, J.R. (2000). Quality attributes and quality cues: effective communication in the UK
meat supply chain. British Food Journal, 102, 230 – 245
O’Fallon, M. J., Gursoy, D. and Swanger, N. (2007). To buy or not to buy: Impact of labeling
on purchasing intentions of genetically modified foods Hospitality Management ,26, 117–130
Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y Alimentación. (2007). Etiquetado
de los Alimentos. Quinta Edición. Codex Alimentarius
Reglamento (CE) no 1924/2006 del Parlamento Europeo y del Consejo de 20 de diciembre de
2006 relativo a las declaraciones nutricionales y de propiedades saludables en los alimentos
Reglamento (UE) no.1169/2011 del Parlamento Europeo y del Consejo de 25 de octubre de
2011 sobre la información alimentaria facilitada al consumidor
Voordouw, J., Cornelisse-Vermaat, J.R., Pfaff, S., Antonides, G., Niemietz, D., Linardakis,
M., Kehagia, O. and Frewer, L. J (2011)Preferred information strategies for food allergic
consumers. A study in Germany, Greece, and The Netherlands. Food Quality and Preference,
22, 384–390
6
Descargar

Azucena Carmelina Alarcon Osollo