El giro epistemológico
de la imagen
(e-image)
Resumen
SILOGISMOS DE INVESTIGACIÓN | Representación y problemas de la imagen
The image’s epistemological shift
RECEPCIÓN: 03.05.14
ACEPTACIÓN 23.05.14
EDILBERTO LASSO CÁRDENAS
¿En qué podría radicar la diferencia entre señalar que antes
girábamos alrededor de las imágenes y que ahora giramos
dentro de ellas? A lo mejor, hemos abandonado la concepción
pasiva, del espectador frente a las imágenes, en el sentido que
la imagen era parte de una élite cultural, una empresa comercial
o una ideología que se obstinó en colonizar, saturar o invadir al
sujeto, sin la posibilidad de reflexión.
Brea y Gubern no ven a las imágenes como objetos inmóviles
o fijos. Al contrario, tienen un valor epistémico y simbólico.
Asimismo, son un constructo mental dotadas de movimiento y
existencia propia. Al parecer, estas imágenes tienen algo que
decir por sí mismas. Ellas también atraviesan por sus propias
eras (memoria archivo, el film y la e-image). Por tanto, el
hombre, ya no es el amo e intermediario privilegiado de lo que
ellas son. Asistimos a una relación y comunicación más fluida
entre hombre e imagen. Es posible que ambos se entremezclen y
penetren mutuamente.
edilnous@gmail.com
Magister en Educación de la Pontificia Universidad Javeriana.
Palabras clave: Realidad virtual, memoria archivo, film,
e-image, imagen-laberinto.
Tutor de la Fundación Universitaria Luis Amigó; es docente y
coinvestigador en el Grupo Ubuntu de la Universidad Nacional Abierta y
a Distancia (UNAD). Categoría D, Colciencias.
Abstract
Where may lie the difference between noting that before, we
turned around images and now we turn inside them? Maybe, we
have left the viewer passive conception in front of the images, in
the sense that the image was part of cultural elite, a commercial
enterprise or an ideology that colonized, saturated or invaded
the subject, without the possibility to reflect. Brea and Gubern
don´t conceive the images as stationary or fixed objects. Instead,
they think they have an epistemic and symbolic value. They are
also a mental construct equipped with own movement and
existence. Apparently, these images have something to say by
themselves. They also go through their own eras (file memory,
film and e-image). Therefore, man is no longer their owner and
privileged intermediary. There is a smoother relationship and
communication between man and image. It is possible they both
be mutually intermixed and penetrated.
Keywords: Virtual reality, file memory, film, e-image, imagemaze.
“Hablo del profesor Von Braun de oídas, por lo que de él se leen las biografías
de las revistas ilustradas; si la imagen que me he hecho de él es una
deformación de mi fantasía, lo siento…” Umberto Eco (1988). Diario Mínimo.
Ediciones Península. Barcelona.
COLOMBIA
Revista semestral de investigación de la Corporación Internacional para el Desarrollo Educativo - CIDE
Vol. 1. No. 13. Año 8 | Enero - Junio de 2014.
ISSN 1909-955X
Introducción
Relaciones que las personas establecen con
las imágenes
Los cuentos infantiles están ilustrados con imágenes;
las empresas se empeñan en diseñar la imagen
virtual para persuadir y fomentar el consumo de un
producto; un académico recurre a las imágenes para
soportar una investigación; los periódicos buscan
afanosamente la imagen más impactante del día;
los científicos están atentos a la toma de la mejor
imagen, que puedan capturar con su cámara, los
movimiento de un insecto o la selecta caza de un
animal salvaje.
Todos tenemos que ver con las imágenes, de hecho,
las portamos, las definimos, las imaginamos, las
creamos, las copiamos o las ubicamos en distintos
espacios reales o virtuales según el interés o uso
que nos suscite la ocasión. Una o más imágenes
pueden estar convenientemente expuestas en el
hogar, en la oficina, en un evento académico o en un
encuentro casual. Recurrimos a ellas para conquistar,
seducir, sentar posición, convencer, respaldar una
idea, ventilar una convicción o una propuesta. Hay
imágenes que perduran por el tipo de impacto
que causan en las mentes; otras, las olvidamos
fácilmente. Muchas más pasan inadvertidas, porque,
a lo mejor, no nos interesan o porque son tantas
que no alcanzamos a dar cuenta de ellas.
Algunos autores indican que estamos inundados,
invadidos, penetrados, colonizados o saturados de
imágenes. Lizarazo (2007) alega que las imágenes,
en exceso, han llevado al “cercenamiento del ser y el
desarraigo del sentido”. Agrega que: “Una cultura
de imágenes sin encuentro produce una invalidez
icónica, una inhabilidad simbólica” (p.47). Ese
encuentro con las imágenes puede requerir de las
personas, filtros (toma de conciencia, discernimiento,
crítica, silencio y pausa) para dialogar con ellas.
Frente a las preguntas: ¿Las imágenes están distantes de nosotros? ¿Estamos distantes de las
imágenes? Lizarazo (2007) nos podrá decir, respecto
al primer interrogante que: “…nuestras imágenes
resultan cada vez más horadadas, desnudas de
pertenencia; nuestras imágenes alardean su
orfandad y su lejanía (p.33). La segunda pregunta es
respondida por este investigador cuando afirma: “La
sociedad contemporánea no parece dar tiempo a las
imágenes. Producimos imágenes con una asombrosa
precipitación…hemos perdido una imagen serena…
nuestro desbocado afán icónico” (p.46).
Otro punto problemático tiene que ver con la
neutralidad o intencionalidades que subyacen a las
imágenes. De ser neutras, las imágenes no se mueven
por inclinaciones o intenciones de ningún tipo.
Simplemente estarían “ahí”. Ahora bien, respecto a
las intencionalidades, las imágenes dependen de lo
que el autor dispone de ellas con su creación o de
si están sujetas al vaivén del desprevenido o culto
espectador. Si se trata de un creador de imágenes,
éstas responden a múltiples intencionalidades
relacionadas con una ideología, una confesión, una
visión empresarial o una creación estética. Respecto
al espectador, las imágenes están a su alcance e
interés; ahí encuentra afinidades lúdicas, estéticas,
existenciales, virtuales, políticas o pedagógicas.
Ahora bien, las imágenes también podrían explicarse
a partir de dos hechos; lo que las personas perciben
o conciben de ellas, y lo que las imágenes pueden
decir de sí mismas. En lo tocante al primer hecho,
habría que examinar la concepción que las personas
y las culturas tienen de las imágenes al momento
de percibirlas. Adicional a esto, tendríamos que
detenernos a revisar los criterios con que estas
personas o culturas avalan o censuran una imagen
determinada conforme con las comprensiones e
interpretaciones que le son propias de un contexto
local o global. Desde esta perspectiva queda claro
que las imágenes requieren, para ser entendidas,
de intermediarios, llámese cultura o la misma
palabra. Respecto al segundo hecho, hay que
señalar que probablemente la imagen no está sujeta
exclusivamente a lo que las personas digan de ellas;
el hombre no es el amo de las imágenes; es tan sólo
un lugar de las imágenes. Podemos estar asistiendo
al momento según el cual, las imágenes hablen
autónomamente de sí o por sí mismas, sin necesidad
de mediadores.
En el pasado, girábamos alrededor de las
imágenes, ahora giramos dentro de ellas
Por lo general, las imágenes fueron concebidas como
entes distantes y fijas de los sujetos. El espectador,
en términos estéticos, no ha hecho otra cosa
que mirarlas, a la distancia de un famoso museo.
Permanecen inmóviles en las paredes celosamente
vigiladas. “Prohibido tocar”, reza en las advertencias
e indicaciones de un guía, durante la visita ocasional.
Cada quien las observa con el ánimo de satisfacer
una curiosidad, un requerimiento académico, un
momento de ocio o un gusto estético por un artista
famoso. Pareciera entonces que cada imagen se
queda inerme, rogando no pasar inadvertida.
Otra versión frente al espectador tiene que ver con
la que expone Bellido (2001). Asevera, respecto al
arte, que en el mundo contemporáneo, se asiste a la
reproducción mecánica de las imágenes, lo que ha
incidido en la pérdida de la imagen original (su tinte
Cite este artículo como: Lasso Cárdenas, E. (2014). El giro epistemológico de la imagen (E-image). Revista de Investigación Silogismo, 1 (13), 14-20.
Disponible en http://www.cide.edu.co/ojs/index.php/silogismo.
15
SILOGISMOS DE INVESTIGACIÓN | Representación y problemas de la imagen
sagrado y único de la obra). El resurgimiento de la
copia (lo que algunos llaman democratización de las
imágenes) conduce a concepciones según las cuales
la masificación de las imágenes denota que éstas no
son prerrogativa de unos expertos privilegiados. El
espectador ahora se siente agente partícipe de su
creación o interpretación.
Pero qué sucede cuando quien establece la
comunicación con la imagen (una pintura o una
e-image) no solamente contempla la imagen sino
que la penetra, la atraviesa y se adentra en su interior.
La persona y la imagen se funden y confunden;
la persona siente que está dentro de ellas, es una
imagen más. Entonces, todos los sentidos se integran
como en la película Los sueños, de Akira Kurosawa.
Por eso mismo, ahora no hay centro ni colonizador
de la imagen.
Aproximación
imágenes
epistemológica
de
las
El hombre ha hablado y escrito sobre las imágenes.
Posiblemente la imagen tiene mucho que decir
sobre sí misma, pues como lo atestigua Stoichita
(2006), ella tiene una existencia propia. Esta visión
se acopla a la percepción de Conill (2007) según la
cual estamos asistiendo a una: “nueva “revolución
copernicana”, porque si antes girábamos alrededor
de las imágenes, ahora giramos dentro de ellas”
(p.79). Revuelta (2009) afirma además que la
importancia que representa hoy la imagen para
un sinfín de estudiosos, confirma el paso del giro
lingüístico del pensamiento del siglo XX al giro
icónico.
Por lo anterior, al tratar la imagen o la percepción
visual, algunos autores emitirán su concepción
epistemológica. No conciben a la imagen como
objeto pasivo sino como una compleja elaboración
mental o cognitiva. Al respecto, Brea (2005)
explica que: “En cierto modo, lo visual se ha
convertido en pensamiento y no es ya meramente
su resultado, medio o lenguaje” (p.131). Añade
este investigador: “He defendido que la imagen
no representa un objeto. Más bien, los objetos
están en la imagen, no en su totalidad, sino como
una imagen-trazo del instante único…” (p.158).
En igual sentido, la percepción visual, enfatiza
Gubern (1996), no es un automatismo sensorial, sino
una compleja elaboración cognitiva de los datos
sensitivos recibidos. Lo que quiere decir, el ojo no
es un perceptor neutro, pasivo, automatizado e
inocente, sino un instrumento condicionado por
la sociedad y la cultura. También Eco, (citado por
Gubern, 1996) declara que una cosa es la imagen
como signo parecido al objeto que representaba
tradicionalmente y otra con el perceptor visual
del objeto. Esa percepción humana está filtrada
por la subjetividad, la cultura. De igual modo,
Arnheim (2002) revela que la visión es un “acto
de inteligencia” que implica capacidad cognitiva
para descifrar mediante jerarquía de estímulos,
relevancia informativa. Ante una misma escena, el
indígena cazador lee mejor los datos visibles del
bosque que el turista que lo visita transitoriamente.
El dermatólogo, expondrá Arnheim (2002), lee con
mayor detalle los signos de la piel que el lego.
Las imágenes que impactan
Lo que las imágenes continúan provocando en el
espectador. Algunas imágenes que enseguida se
exponen se mueven por tintes políticos, religiosos
o científicos. Siguen suscitando en los espectadores
una serie de reacciones, juicios y construcciones
epistémicas.
Imagen No.1 Innumerables familias buscan
desesperadamente a sus seres queridos, que han
sido desaparecidos, secuestrados y masacrados en
Colombia.
Imagen No 1. “Desaparición forzada: tomada del Palacio de Justicia”
Imagen No. 2. El pintor italiano Piero della Francesca
pintó una obra muy famosa llamada La Resurrección
(1463). Esta obra se convertiría, durante la Segunda
Guerra Mundial, en la imagen que salvaría a la
población de San Sepolcro, Italia, gracias al soldado
británico AntonyClrak. Éste se dispuso a entrar,
1944, a San Sepolcro, población ocupada por los
alemanes. Manifestaría luego, que solamente había
conocido esta obra de arte por la lectura (el poder
de la palabra sobre la imagen) del libro del escritor
Huxley, titulado la pintura más bella del mundo. Se
negó a cumplir con la orden de atacar y bombardear
a San Sepolcro, pues sabía que ahí reposaba la
bellísima obra. El bombardeo se rindió ante la
imagen (el poder de la imagen ante la palabra).
Años más tarde, el soldado conocería a la imagen, y
ante la cual caería absorto.
Revista semestral de investigación de la Corporación Internacional para el Desarrollo Educativo - CIDE
Vol. 1. No. 13. Año 8 | Enero - Junio de 2014.
ISSN 1909-955X
Imagen No 2. “La Resurrección (1463), obra
de arte de Piero della Francesca”
Imagen No. 3. Freedberg (1992) destaca que en 1972,
un hombre llevado por sus impulsos mesiánicos,
como lo trata este autor, atacó una imagen, la
imagen de la Virgen de la Piedad de Miguel Ángel.
Según el vándalo, la imagen era demasiado hermosa,
despertaba el deseo y los instintos de la carne como
lo hacían las mujeres. La imagen sufrió daños en el
brazo y la nariz, causados por el martillo que empleó
el atacante. La pregunta que deja planteado el
autor es: “... ¿Qué peligro habría en dejar el cuadro
intacto si partimos de la base de que es un objeto sin
vida?” (p.466).
Imagen No. 5. Simon Schama (2013) aprecia la
tempestuosa fuerza de la imagen del Guernica.
Comenta que en febrero de 2003, la delegación de
Estados Unidos, en cabeza de Colin Powell, en las
Naciones Unidas persuadió, a los presentes, acerca de
la necesidad de convencer alrededor de la imperiosa
necesidad de una intervención armada en Irak. Esta
intervención concluiría con una rueda de prensa. En
ese momento, cuando la televisión estaba dispuesta
a cubrir el evento, algunos periodistas constataron
un imprevisto que podía distraer la atención en la
transmisión; una reproducción del Guernica que
estaba colgando en una de las paredes. Pidieron
afanosamente que cubrieran la imagen. Pues el
Guernica fue envuelto en una sábana. Añadió
Schama, en un documental El poder del arte, Picasso:
“Ese fue el máximo halago involuntario al poder del
arte. Eres el país más poderoso del mundo, puedes
enviar ejércitos a todas partes, pero… no te metas
con una obra maestra”.
17
Imagen No 5. “El Guernica, Obra de arte de Picasso”
Imagen 6. En el año 2005, un artista caricaturizó
al profeta Mahoma con un turbante en forma de
bomba. Los musulmanes condenaron abiertamente
esa imagen. Revueltas (2009) agrega que ese hecho
causó muertes y choque de civilizaciones.
Imagen No 3. “Virgen de la Piedad. Obra de arte de Miguel Ángel”
Imagen No. 4. La nave ‘Pioneer 10’ abandonó el
Sistema Solar el 13 de junio de 1983, hace ahora
25 años, en busca de seres de otros mundos para
entregarles un mensaje del Hombre que puebla el
diminuto planeta Tierra.
HYPERFINE TRANSITION OF
NEUTRAL HYDROGEN
POSITION OF SUN RELATIVE TO
SILHOUETTE OF
SPACECRAFT
BINARY EQUIVALENT
OF DECIMAL 8
PLANETE OF SOLAR SYSTEM
Imagen No 6. “Imagen del profeta
Mahoma con un turbante”
Imagen No 7. En el mes junio de 2013, la BBC,
publicó una foto en internet, a propósito de una
cumbre en la que estaban presentes el Presidente
Chino Xi Jinping al Presidentes Obama. En dicha
foto aparecen las imágenes de los dos presidentes.
Paralelamente, y de forma correspondiente a esta
imagen, se observan las imágenes de Winnie the
Pooh y su amigo Tigger. Mientras muchos vieron
estas imágenes como una broma, en China causó
mucho disgusto. Censuraron esas imágenes.
Imagen No 4. “La nave ‘Pioneer 10’”-
Cite este artículo como: Lasso Cárdenas, E. (2014). El giro epistemológico de la imagen (E-image). Revista de Investigación Silogismo, 1 (13), 14-20.
Disponible en http://www.cide.edu.co/ojs/index.php/silogismo.
propias de la cultura, de cada época, de cada género
y de cada escuela pero no es una pura arbitrariedad
social pues hay aportaciones simbólicas de tipo
intelectual, propias de la cultura.
SILOGISMOS DE INVESTIGACIÓN | Representación y problemas de la imagen
Imagen No 7. “Imágenes: el Presidente Chino Xi Jinping
y el Presidentes Obama. Paralelamente, se observan las
imágenes de WinniethePooh y su amigo Tigger”-
Preguntas que suscita la reflexión en torno a las
imágenes. En el transcurso del escrito aparecen
preguntas de orden epistemológico, estético o
virtual relacionadas con la imagen. Enseguida se
presentarán algunas de ellas, tendientes a motivar
el debate no agotado sobre las imágenes:
¿Es el hombre el único destino de las imágenes?
¿Qué hago con las imágenes que observo o imagino?
¿Con qué criterios observo, juzgo, elijo o rechazo
las imágenes que se me presentan? ¿Qué es lo que
vemos de una imagen? ¿Vemos la imagen en sí o
simplemente tenemos una percepción de la imagen?
¿En qué radican las diferencias entre las distintas
imágenes percibidas en la naturaleza, un museo,
en una institución educativa, en la televisión y en
el ordenador? ¿Qué hace que me detenga absorto
frente a una imagen y haga caso omiso a muchas
otras? ¿Qué pasa con todas las imágenes que
percibo consciente o inconscientemente y que, por la
velocidad con que transcurren, no logro detenerme
a reflexionarlas o discernirlas? Lizarazo (2007)
se cuestiona: “¿podría emerger esa sociedad de
imágenes sin hombres?” (p.38). Finalmente Méndez
(2007) provoca otras preguntas sobre la imagen:
¿Algunas imágenes ocultan una parte de sí mismas?
¿Hay imágenes que surgen de otras imágenes?
Las eras de la imagen según brea: memoria
archivo, el film y la e-image
Memoria de archivo. El debate más prolongado
acerca de la naturaleza de la imagen, asevera Gubern
(1996), se hace cuando se inclina por dilucidar si la
imagen es una representación nacida y motivada
por una voluntad imitativa, que pretende copiar
las apariencias ópticas del mundo visible, o, por el
contrario, se trata, como lo atestigua de Goodman
(citado por Gubern, 1996), de una representación
enteramente arbitraria, producto de una convención
social, en la que: “cualquier cosa puede representar
cualquier cosa”. No obstante, Gombrich (citado por
Gubern, 1996) no niega que las representaciones
icónicas estén formalizadas con convenciones
Alusivo a la imagen, Brea (2007) sostiene que la
cultura ha dejado de comportarse paulatinamente
como una memoria de archivo o memoria de
consignación, esto es, una memoria documento, un
almacén, un disco duro, una memoria de retención
o identidad. Desde esta perspectiva, la imagen ha
sido concebida como un ente congelado frente al
tiempo; es re-presentación. A esta fase, Brea (2007)
la denomina imagen-materia, puesto que es una
imagen producida, “inscrita” en su soporte y soldada
a él. Añade: “Es indisoluble el apego de la imagen
a la materia o sustancia a la cual está incrustada –
cuadro, grabado, dibujo, bajo relieve o escultura-”
(p.11). La imagen materia, ratifica Brea, es: “una
imagen “encarnada” “para la duración” (p.12).
Permanentemente está fija, inmutable y unida a su
objeto-soporte. Esta imagen-materia se deteriora, se
erosiona o se desgasta. Para estas imágenes, no hay
tiempo o el tiempo ha dejado de pasar. Ellas nunca
atienden al presente, vienen siempre del pasado,
traen memoria. El tiempo de la imagen, en efecto,
es un tiempo estático. Ahí proceden entonces, los
recursos para restaurar la imagen.
El paso de la imagen-materia (que se puede acoplar
con la mirada petrificadora de Medusa de la
autora Úbeda) a la imagen-movimiento (la cabeza
degollada de la Medusa), que trabaja Brea (2007),
podría compaginar con lo que Úbeda (2006) escribe
sobre Medusa:
“En el siglo XVI la Gorgona o Medusa encarnaba el símbolo
del triunfo de la razón sobre los sentidos. Pues la razón y la
memoria son capaces de fijar la realidad en una abstracción,
en una imagen fija, en re-presentación. Medusa, con su
mirada abyecta y repulsiva, convertía en piedra a todos
aquellos que osasen mirarla frente a frente. La mirada
de Medusa encarna el símbolo de la representación
de la realidad en una imagen fija e intemporal que
igualmente detiene la movilidad del espectador y que se
ve derrotada por la crisis del ocularcentrismo y la crisis de
la representación. La inteligencia fue el arma con la que el
héroe Perseo se enfrentó a ella superando el poder mortal
de su mirada. El reflejo de su escudo fue la táctica con la
que pudo localizar su posición sin mirarla y darle muerte
con su espada. Según la mitología clásica, Medusa era un
monstruo con cuerpo femenino y cabellera compuesta
por serpientes venenosas. Su mirada petrificaba a los
que osaban acercarse a ella. El héroe Perseo la decapitó y
empleó su cabeza petrificadora como escudo, al tiempo
que de la sangre del monstruo mortal de su mirada. El
reflejo de su escudo fue la táctica con la que pudo localizar
su posición sin mirarla y darle muerte con su espada. Según
la mitología clásica, Medusa era un monstruo con cuerpo
femenino y cabellera compuesta por serpientes venenosas.
Revista semestral de investigación de la Corporación Internacional para el Desarrollo Educativo - CIDE
Vol. 1. No. 13. Año 8 | Enero - Junio de 2014.
ISSN 1909-955X
Su mirada petrificaba a los que osaban acercarse a ella. El
héroe Perseo la decapitó y empleó su cabeza petrificadora
como escudo, al tiempo que de la sangre del monstruo
nacía Pegaso, el caballo alado. La cabeza degollada de
Medusa bien podría simbolizar el triunfo sobre la metafísica
de la representación, pues vence a la mirada que fija en una
imagen lo contingente y dinámico” (p.5).
El film (imagen-movimiento). Brea (2007), le da
importancia, en este siglo, a una memoria de
procesamiento, de interconexión de datos –y sujetosde conocimiento. Esta es la memoria red y una
memoria constelación. Memoria que se reproduce
y distribuye, deslocalizada en una multiplicidad de
no-lugares. La memoria RAM –usuarios establece
conectividad; es puente de enlace y apertura a
las redes de distribución. Es una memoria de red
en permanente flujo o incesante movimiento.
La imagen, continúa manifestando este autor,
se vuelve presencia y transcurrir; se mueve en un
terreno movedizo, sometida a la caducidad, a la
contingencia y a la temporalidad. Las redes son
puertas virtuales de un hiperespacio surcado de
autopistas ciegas, no visibles, similar comprensión
a la que Gubern (1996) expone sobre el laberinto.
Estas características aplican para dos fases o eras
de la imagen denominadas el film y la imagenelectrónica. A esta fase de la imagen Brea (2007) la
denomina film (imagen-movimiento).
El Film tal como lo trata Brea (2007), tiene que ver
con una máquina capaz de capturar y reproducir
imágenes mecánicamente. Éstas son producto de
esa máquina gracias a la aparición del ojo técnico.
A diferencia de la imagen-materia, donde el
tiempo era un tiempo interno exclusivo y estático,
la imagen-fílmica es volátil y flotante; se separa
del soporte, de la materia en la que venía inscrita;
está en constante devenir-diferente. Por ejemplo,
la fotografía, como insiste Brea “no retiene el
tiempo-ahora en lo intemporal suspendido: se hace
testigo del instante –que su forma por excelencia
se designe instantánea, no es casual-, pero para
registrarlo como momento y memoria, en efecto,
de la duración (exactamente igual que lo hace el
cine (…) una fotografía no es más que una película
de muy corto metraje). La fotografía no es imagen
estática, sino imagen situada en el tiempo, señalada
y señalando al tiempo, imagen temporizada, nunca
atemporal” (p.43).
La e-image, su condición fantasmal. Respecto a la
e-image, Brea (2007) considera que las imágenes
electrónicas: “poseen la cualidad de las imágenes
mentales, puro fantasma. Aparecen en lugares –de
los que inmediatamente se esfuman-” (p.67). Estas
imágenes electrónicas se caracterizan porque: “están
en el mundo yéndose, desapareciendo” (p.67). El
autor complementa diciendo que las imágenes no
transitan por el mundo: “para quedarse” (p.67).
Ellas son: “apenas temporales e incapaces como
tales de dar testimonio de duración” (p.67). Por lo
demás, estas imágenes ya no serían mediadores o
emisarios de otras imágenes o textos; ahora tendrían
su propia: “autonomía operativa” (p.72).
Frente a las imágenes que se producen por
las imágenes electrónicas (e-image), como lo
propone Brea (2007), Belting (2007) formula
algunas preguntas pertinentes y sugerentes para
las discusiones e indagaciones: ¿las imágenes
virtuales escapan de nuestro concepto de imagen
o establecen un nuevo concepto de imagen que
rehúye cualquier comparación con la historia de
la imagen? ¿Somos solo portadores de imágenes
o también somos productores de imágenes? Otra
pregunta que se infiere de sus preocupaciones por
las imágenes es: “¿Por qué podría afirmarse que
la crisis de las imágenes comenzó quizá cuando las
imágenes en cine y video aparecieron cargadas de
sonido y movimiento?” (p.24).
Por lo anterior, hay que considerar que las imágenes
están jugando un papel determinante en el siglo
XXI. Ellas están presentes, por doquier, en todos
los espacios y momentos íntimos o públicos en los
que acontecen las personas. Nos invaden, colonizan,
dialogan o simplemente se encuentran con nosotros.
Unos y otros podemos estar frente a ellas como seres
pasivos o reflexivos. Las creamos o las consumimos.
Hablamos de ellas o ellas hablan por sí mismas.
Las siguientes preguntas quedan abiertas a nuevas
comprensiones de la imagen: ¿Con qué motivaciones
establecemos contactos con las imágenes? ¿Giramos
alrededor de las imágenes o giramos dentro de las
imágenes? ¿Qué dicen las imágenes de sí mismas?
¿Cuál es el valor agregado de las imágenes virtuales
respecto a la imagen-materia?.
Notas
1. Fuente: “Guerrero, J (2012). Imagen de una niña que está gritando”.
Disponible en http://tomapalaciodejusticiacolombia.blogspot com/2012/04/
desaparicion-forzada-en-colombia_17.html
2. Fuente: Disponible en
http://4.bp.blogspot.com/-ZVBPOUWt3Ds/
T0FndQPu_wI/AAAAAAAAEmM/uyC9v8iTOFo/s640/LVDS-PF3.jpg
3. Fuente: Disponible
jpg?t=1369964689
en
http://www.aica.org/images/6649.
4. Fuente: Disponible en
http://3.bp.blogspot.com/-ElSU2i5ez_0/
UYGRuKCPDzI/AAAAAAAA-IM/jLnx7DfXvi0/s320/pioneer_plaque.jpg
5. Fuente: Disponible en http://4.bp.blogspot.com/-n4Jyz_qrsXw/TyxnhhLoxI/AAAAAAAACVQ/AXumuuXeEFg/s320/guernica+de+picasso.JPG
6. Fuente: Disponible en http://www.losandes.com.ar/fotografias/
fotosnoticias/2008/2/13/int-187141.jpg
7. Fuente: Disponible en http://img195.imageshack.us/img195/7126/1306
12114622xiandwinnie.jpg
Cite este artículo como: Lasso Cárdenas, E. (2014). El giro epistemológico de la imagen (E-image). Revista de Investigación Silogismo, 1 (13), 14-20.
Disponible en http://www.cide.edu.co/ojs/index.php/silogismo.
19
8. Mattelart, Armand. La Comunicación-mundo: historia de las ideas y de
las estrategias. pp. 46.
9. Nieto G., C.E. (2011). El ferrocarril en Colombia, la búsqueda de un país.
Apuntes 24 (1), 62-75.
Horrocks, C. (2004). Marshall McLuhan y la realidad virtual.
Encuentros contemporáneos. Barcelona: Editorial Gedisa.
Marchán, S. Comp. (2006). Real/Virtual en la estética y la teoría
de las artes. Barcelona: Ediciones Paidós.
10. El Tiempo. 20 de noviembre de 1974.
11. Nieto G., C.E. (2011). El ferrocarril en Colombia, la búsqueda de un
país. Apuntes 24 (1), 62-75.
Miró L, F. (2012). El cibercrimen. Fenomenología y criminología
de la delincuencia en el ciberespacio. MARCIAL PONS. Madrid:
Ediciones Jurídicas y sociales, S,A.
Bibliografía
SILOGISMOS DE INVESTIGACIÓN | Representación y problemas de la imagen
Arnheim, R. (2002). Arte y percepción visual psicología del ojo
creador. Madrid, España: Alianza Editorial.
Alighieri, Dante. (2006).
Ediciones Cátedra.
Méndez M. Baiges (2007). Camuflaje. Engaño y ocultación.
Madrid: Edición Siruela.
Mitchell, W. J. T. (2009). Teoría de la imagen. Ensayos sobre
representación verbal y visual. Madrid, España: Ediciones Akal.
Divina Comedia. Madrid, España:
Bellido, M. (2001). Arte, museos y nuevas tecnologías. España:
Ediciones TREA, S.L.
Belting, H. (2007). Antropología de la imagen. Buenos Aires:
Katz Editores.
Brea, J. (2007). Cultura _RAM. Mutaciones de la cultura en la era
de su distribución electrónica. CIBERCULTURA. España: Gedisa.
Brea, J. (ed.) (2005). Estudios visuales. La epistemología de la
visualidad en la era de la globalización. Madrid: Akal.
Brea, J. (2010). Las tres eras de la imagen. Imagen materia, film,
e-image. Madrid, España: Ediciones Akal.
Carrillo, J. (2004). Arte en la red. Madrid. España: Ediciones
Cátedra.
Moreno, L. & de Mingo, A. (editores) (2007). Filosofía y realidad
virtual. Zaragoza, España: Prensas universitarias de Zaragoza.
Instituto de Estudios Turolenses.
Revueltas, J. (2009). Imagen. ¿Signo, ícono o ídolo? De la imagen
a la representación política. México: Siglo XXI Editores.
Schama, S (2013). El poder del arte, Picasso Archivo de video).
Disponible en http://www.youtube.com/watch?v=qLXvmnydIJo
Schultz, M. (1998). El golem informático. Buenos Aires: Editorial
Almagesto.
Stoichita, Víctor I (2006). Simulacros. El efecto Pigmalión: de
Ovidio a Hitchcock. Madrid: Ediciones Siruela.
Úbeda F. M. (2006). La mirada desbordada: el espesor de la
experiencia del sujeto estético en el marco de la crisis del régimen
escópico. (Tesis Doctoral. Universidad de Granada. Facultad de
Bellas Artes. Departamento de pintura). Disponible en http://
hera.ugr.es/tesisugr/16165664.pdf
Chordá, F. (2004). De lo visible a lo virtual, una metodología del
análisis artístico. Barcelona: Anthropos Editorial.
Cibergolem (2005). La quinta columna digital. Antitratado
Comunal de hiperpolítica. Cibercultura. Barcelona: Editorial
Gedisa.
Echeverría, B., Lizarazo, D & Lazo, B. (2007). Sociedades icónicas:
Historia, ideología y cultura en la imagen. Madrid, España: Siglo
veintiuno editores.
Freedberg, D. (1992). El poder de las imágenes. Estudios sobre la
historia y la teoría de la respuesta. Madrid: Cátedra.
Gálvez M, A. & Tirado S, F. (2006).Sociabilidad en la pantalla:
un estudio de interacción en los entornos virtuales. Colección
Nuevas Tecnologías y Sociedad. Barcelona: Editorial UOC.
Gubern, R. (2002). Máscaras de la ficción. Barcelona: Editorial
Anagrama.
Gubern, R. (1996). Del bisonte a la realidad virtual: la escena y el
laberinto. Barcelona: Editorial Anagrama.
Hernández S. D. (2003). Arte, cuerpo, tecnología. España:
Ediciones Universidad Salamanca.
Revista semestral de investigación de la Corporación Internacional para el Desarrollo Educativo - CIDE
Vol. 1. No. 13. Año 8 | Enero - Junio de 2014.
ISSN 1909-955X
BARCA - Pianguita, Colombia
Banco de Imágenes Abierto Pixabay
Descargar

Imprimir este artículo - Corporación Internacional para el Desarrollo