Monitor Semanal
Tributario y Legal
El contrato de transacción en material laboral
Una sentencia de la SCJ del 2 de
diciembre analiza los elementos de
la transacción y la posibilidad de
realizar un reclamo posterior
contra el empleador.
En la sentencia número 315 de la Suprema Corte de Justicia se analiza
el caso de una serie de trabajadores que habiéndose acogido al
régimen de renuncia incentivada creado por el Instituto Nacional de
Carnes (INAC) percibieron un sustancial beneficio que ascendía al
pago de hasta 28 mensualidades, habiendo firmado un acuerdo
voluntario celebrado con intervención del Ministerio de Trabajo y
Seguridad Social el cual fue homologado por el mismo organismo,
luego reclaman diferencias salariales en la liquidación de los rubros:
prima por antigüedad, licencia, salario vacacional, aguinaldo,
actualización, interés, multa, y 10% por daños y perjuicios preceptivos
entre otros.
En primera instancia el Juzgado Letrado del Trabajo de la Capital de
12° Turno falló rechazando las excepciones de transacción y de
prescripción interpuestas por la demandada, acogiendo parcialmente
la misma, condenando de este modo al demandado a pagar los rubros
indicados. Luego, en segunda instancia el Tribunal de Apelaciones del
Trabajo de 3er Turno confirmó la sentencia impugnada en todos sus
términos.
Finalmente la Suprema Corte de Justicia anuló la sentencia del
Tribunal, haciendo lugar a la excepción de transacción interpuesta por
INAC, desestimando la misma básicamente por los fundamentos que
se indican a continuación.
Tal como surge del Código Civil “La transacción es un contrato por el
cual, haciéndose recíprocas concesiones, terminan los contrayentes
un litigio pendiente o precaven un litigio eventual. Cualquiera que sea
la entidad del objeto u objetos sobre que verse la transacción, se
requiere para su validez que conste por acto judicial o por escritura
pública o privada. “
En este mismo sentido, y tomando como referencia la definición
referida, Cristina Mangarelli ha indicado que es posible identificar
cuatro elementos propios de la transacción laboral: 1) un litigio
(pendiente o eventual); 2) concesiones recíprocas; 3) debe referirse a
derechos dudosos o inciertos; y 4) el trabajador debe contar con el
debido asesoramiento.
De acuerdo con los hechos que surgen del proceso indicado, los
miembros de la SCJ entendieron que todos los requisitos se
encontraban presentes en el mismo.
Asimismo, también se hace referencia al hecho de que las cláusulas
que conforman los contratos constituyen normas que vinculan a las
partes como la ley misma, por lo que corresponde admitir la excepción
de transacción teniendo en cuenta que en el contrato se indica que:
“los comparecientes manifiestan que han llegado al siguiente acuerdo
voluntario…”. Esto significa que los actores prestaron su
consentimiento para arribar al acuerdo celebrado, quedando obligados
de este modo a respetarlo.
© 2015 KPMG Sociedad Civil, sociedad civil uruguaya y firma miembro de la red de
firmas miembro independientes de KPMG afiliadas a KPMG International
Cooperative (“KPMG International”), una entidad suiza. Derechos reservados.
18 de diciembre de 2015, N° 652
Monitor Semanal
Otro elemento que se tomó en consideración para la resolución es
que la jurisprudencia laboral ha entendido que no hay concesión si el
empleador se limita a pagar lo que manda la ley al egreso de la
relación laboral, por lo que ante un supuesto en el que se paga un
monto sustancialmente mayor al que está obligado por ley, como es
el caso del incentivo por retiro anticipado, esto constituye una
concesión trascendente, lo que ameritó como contrapartida que los
trabajadores renunciaron a reclamar cualquier tipo de rubro derivado
de la relación de trabajo.
Por otra parte, y de acuerdo con la definición indicada, habiendo sido
los trabajadores debidamente asesorados, e instruidos acerca del
alcance y efectos del acuerdo transaccional no es posible sostener
que en el caso de referencia existió vicio del consentimiento, siendo
válido el acuerdo transaccional celebrado.
De igual manera, también corresponde tener presente que la
sentencia tuvo un voto discorde de la Dra. Elena Martinez por
entender que en realidad las partes no celebraron una transacción,
sino que se trató de una simple y llana renuncia voluntaria incentivada
por el empleador. Sostiene la Ministra discorde que en realidad no se
abonó el dinero porque estuviera pendiente un litigio o se previera un
reclamo laboral futuro con lo cual no existe una verdadera transacción
laboral.
© 2015 KPMG Sociedad Civil, sociedad civil uruguaya y firma miembro de la red de
firmas miembro independientes de KPMG afiliadas a KPMG International
Cooperative (“KPMG International”), una entidad suiza. Derechos reservados.
18 de diciembre de 2015, N° 652