"Telefónica de Argentina SA c/ CNC y otros s/ proceso de conocimiento" –
CNACAF – 01/09/2011
TELECOMUNICACIONES. SERVICIO BÁSICO TELEFÓNICO. Infracción a los arts. 34, 37 y 40 del
Reglamento General de Clientes del Servicio Básico Telefónico. ROBO DE CABLES DE COBRE.
Interrupción del servicio. FUERZA MAYOR. Reiterados reclamos de clientes. Hechos de fuerza mayor
invocados no impedían cumplir las obligaciones previstas en los arts. 34, 37 y 40. Deber de brindar
información y respuesta acerca del alcance la incomunicación, duración y obras a realizar. Obligación de
los prestadores de suministrar a la Autoridad de Aplicación la información requerida. Deber de establecer
transitoriamente un servicio público que permita a los clientes de las zonas de catástrofe o emergencia
comunicarse. CONTROL JUDICIAL. MULTA. Reducción
“… El control judicial es siempre un control de legitimidad, comprensivo tanto de la legalidad como de la
razonabilidad del acto, que comprende el examen de su eventual arbitrariedad. En tal sentido, es cierto
que -conforme a doctrina del Tribunal Superior- la circunstancia de que la administración obre en ejercicio
de facultades con un cierto ámbito de discrecionalidad no puede constituir un justificativo de una conducta
arbitraria, pues es precisamente la razonabilidad con que se ejercen tales facultades el principio que
otorga validez a los actos de los órganos del Estado, y que permite a los jueces, ante planteos concretos
de parte interesada, verificar el cumplimiento de tales presupuestos (CSJN Fallos 313:153, sus citas, y
muchos otros).”
“Telefónica de Argentina alega que la a quo no tomó en consideración que los eventos que dieron lugar a
las actuaciones administrativas encuadraban como causales de fuerza mayor, así declaradas por la
propia Administración. Contrariamente a lo que sostiene, en la sentencia fueron valoradas esas
circunstancias. (…) Cabe destacar que la autoridad pública no responsabilizó ni aplicó sanciones a TASA
por la interrupción del servicio como consecuencia de los robos de cables telefónicos sino que, ante la
interrupción del servicio no originada en factores que se encontrasen bajo responsabilidad del cliente, en
el marco del reglamento respectivo y dentro de un plazo más amplio que el establecido en las normas
(conf. art. 33 del RGCSBT), la Autoridad de Aplicación requirió a TASA el restablecimiento de dicho
servicio y el cumplimiento de las obligaciones propias de su calidad de prestadora del mencionado
servicio, cuya continuidad, regularidad y generalidad debía ser asegurada.”
“Las sanciones impuestas a Telefónica de Argentina S.A. fueron motivadas en el incumplimiento de los
artículos 34, 37 y 40 del RGCSBC. Los hechos de fuerza mayor invocados por la prestadora en modo
alguno impedían cumplir las obligaciones previstas en los dos primeros (arts. 34 y 37), y la obligación del
artículo 40 está establecida, precisamente, para supuestos de excepción: esto es, en zonas donde se
produjeran catástrofes o emergencias, o se presuma que la incomunicación de grandes grupos de,
clientes se prolongará por más de 10 días corridos.”
“El mencionado precepto [artículo 34 del Reglamento General de Clientes del Servicio Básico Telefónico]
atañe al incumplimiento de obligaciones establecidas en el Reglamento distintas de las contempladas en
los Capítulos I ("Reclamos por facturación") y II ("Reclamos por averías") en el caso, no haber dado -la
empresa- respuesta adecuada y oportuna a los innumerables reclamos presentados por los usuarios,
afectados por la interrupción del servicio, que requerían de la prestataria información y respuesta acerca
de los alcances de la incomunicación, del tiempo que duraría y de las obras que se realizarían para
subsanar los problemas que sufrían. Las actuaciones administrativas dan cuenta, en efecto, de la
existencia de numerosos reclamos de información y de respuesta formulados por los usuarios sobre el
particular (ver folios 507, 785, 1025, 1071, 1080, 1143, 1226 de las actuaciones administrativas, entre
muchos otros). (…) El caso fortuito o la fuerza mayor no le impedía a Telefónica de Argentina SA dar la
respuesta requerida; al contrario, más que nunca debía hacerlo, de manera circunstanciada, adecuada y
oportuna.”
“Asiste razón a la [prestadora] en cuanto a que la derivación normativamente prevista en el artículo 37 del
reglamento -ante la falta de remisión a la Autoridad de Aplicación, en el plazo estipulado, de la
información requerida por dicha autoridad- es resolver con los elementos obrantes en el respectivo
trámite. En función de ello, y al ser aplicada a Telefónica Argentina SA, con fundamento en el artículo 37
citado una consecuencia distinta de la allí prevista y por cierto no contemplada en el precepto, se violó el
principio de legalidad y la específica previsión del artículo 17 de la LNPA.”
“Debe destacarse que no bastaba para cumplir con la obligación impuesta por el artículo 40 del RGCSBT
la mera denuncia que hizo Telefónica Argentina SA de los teléfonos públicos y semipúblicos que se
encontraban en la zona, sin brindar siquiera detalle concreto de la distribución de esos aparatos y sus
condiciones de funcionamiento, pues aparte de que tales equipos ya se encontraban colocados con
anterioridad a los delitos perpetrados y sus consecuencias (por lo que su instalación no respondió al
cumplimiento del deber establecido en la norma bajo análisis), dicho precepto exige de manera específica
implementar transitoriamente un servicio telefónico público que permita la comunicación interrumpida, lo
que implica instalar transitoriamente o montar una nueva infraestructura transitoria de aparatos de
telefonía pública aptos a ese fin.”
“… La actuación administrativa debe ser racional y justa, y la circunstancia de que la administración goce
de un cierto poder de apreciación de la gravedad de la conducta y de imposición de la sanción dentro de
un máximo y un mínimo establecidos por la ley no constituye justificativo para una conducta arbitraria,
pues es precisamente la razonabilidad con que se ejercen tales facultades el principio que otorga validez
a los actos de los órganos del Estado y que permite a los jueces, ante planteos concretos de la parte
interesada, verificar el cumplimiento de dicho presupuesto (conf. doctr. C.S.J.N. en Fallos: 304:721,
305:1489, 306:126; y esta Sala, con otra integración, in re "Ballatore Juan Alberto c/ E.N. -M° de Justicias/ empleo público"[elDial.com - AH1438], 13/06/96).”
“La sola invocación -por la CNC- de aquélla regulación (RSPSBT) en la Resolución 983/02, cuya
aplicación y validez no ha sido materia de discusión, importa un límite reglamentario al monto
sancionatorio y lleva a declarar ilegítima -por exceso de punición y falta de sustento normativo- la sanción
impuesta por incumplimiento al artículo 40 del RGCSBT en cuanto excede de 1.000.000 unidades de
tasación (conf. art. 8º del RSPSBT). En consecuencia, corresponde reducir dicha sanción de multa a la
cantidad equivalente a 1.000.000 U.T.”
Citar: elDial.com - AA712B
Publicado el 18/11/2011
Descargar

leer - ADDUC