Un voto por la ciudadanía
SONÁRIDA 21
(columna izquierda no. 7)
Con el número 21, iniciamos una nueva década de la Revista de encuentro entre Sonora
y Arizona, Sonárida, totalmente renovada, en imagen y contenido, pero confirmando el
mismo objetivo de tender un puente de comunicación entre ambas entidades, a través de
la difusión de nuestros logros y preocupaciones.
Este número también es especial porque rinde un homenaje póstumo a nuestro
compañero y amigo, el profesor Helio Aganza Moreno, miembro fundador de Consejo
Editorial; su trabajo e impulso fue fundamental en el nacimiento y consolidación de la
revista; muchas gracias Helio, te extrañamos.
En estos tiempos caracterizados por el surgimiento de una amplia gama de
movimientos sociales en ambos lados de la frontera, es importante tomar en cuenta que
éstos son producto del ejercicio de la ciudadanía de comunidades e individuos que a
través de su participación activa, pretenden alcanzar una vida más democrática y con
oportunidades para todos.
Por ello, uno de los ejes temáticos de este número es el de ciudadanía abordada desde
diversos puntos de vista, y que se entrecruza con otros temas como la educación. Por
ejemplo, Norma Tapia, del Tec Campus Sonora Norte, se refiere a “La educación para
la ciudadanía” y afirma que la responsabilidad de las instituciones que educan,
primeramente la familia y la escuela, es formar individuos con conciencia de sus
deberes y derechos y con el valor para ejercerlos, que además, hagan una sinergia entre
el desarrollo personal y el de la comunidad en que viven. Por su parte, José Luis
Delgado López de ITESCA, presenta una experiencia educativa exitosa en dos sentidos,
uno, por la integración a la educación superior en esa institución, de personas con
capacidades diferentes y dos, por la colaboración binacional para lograrla, pues han
trabajado conjuntamente en este proyecto con Desability Resource Center de la
Universidad de Arizona. Así, estudiantes con capacidades diferentes han podido ejercer
su derecho ciudadano a la educación.
Miguel Manríquez de El Colegio de Sonora, analiza educación y cultura en el ámbito
fronterizo. Partiendo de datos empíricos sobre la percepción que alumnos de primarias
de Nogales tienen sobre sí mismos y sobre los del otro lado, muestra el papel central de
la escuela en la conformación de la identidad, no para el enfrentamiento con los que son
distintos sino para propiciar el diálogo y el intercambio para el entendimiento mutuo.
Se identifica con ciudadanía el derecho a elegir a nuestros gobernantes a través del voto.
Hemos sido testigos de cómo en América Latina, y especialmente en México, se han ido
consolidando los sistemas electorales pero, al mismo tiempo, hemos visto crecer una
nueva una ola de movilizaciones sociales relacionadas con las campañas electorales.
Esto lo afirma Mario Velásquez de El Colegio de Sonora, en su artículo en el que hace
referencia a los discursos de los movimientos sociales, la moral de sus líderes y lo
cambios que se producen cuando acceden al poder. También sobre el voto pero de
mexicanos en el extranjero, reflexiona Tere Ortega de Friendly House quien a través de
una crónica, expone sus dudas sobre los beneficios o perjuicios para México de votar
1
por proyectos y personas que desconoce, y de cómo las dificultades de la vida de los
mexicanos en Estados Unidos, los alejan cada vez más de los asuntos de su país de
origen. Al abordar el mismo tema, Iván Barrios López analiza todos los aspectos
referentes a la implementación del voto de mexicanos en el extranjero, especialmente en
estados Unidos, producto de la presión ejercida por grupos de migrantes en la Unión
Americana y por las cámaras de senadores y diputados de México, lo que propició que
tanto el IFE como Relaciones Exteriores tomaran decisiones apresuradas. El resultado
fue que el registro de votantes no fuera el esperado. Sin embargo, señala que a pesar de
todo, este es el principio del camino que es preciso recorrer.
También se aborda el ejercicio de la ciudadanía por las mujeres a través de su
participación en la vida pública. Mercedes Zúñiga de El Colegio de Sonora afirma que
desde el feminismo y el movimiento de mujeres, en México, se ha luchado porque se
fortalezca la presencia de las mujeres y se valoren sus contribuciones. Para ello, se han
impulsado acciones afirmativas en cuanto a paridad en candidaturas y ocupación de
cargos públicos, así como la creación de organismos que impulsen políticas públicas
con perspectiva de género. En este mismo tenor, Aracely Esquer del Tec Campus
Sonora Norte, por medio del estudio de la obra literaria de Sandra Cisneros, y centrada
en su novela La casa en mango street, muestra cómo las chicanas para ejercer la
ciudadanía plena deben enfrentar una doble discriminación: el ser mujer y chicana en
Estados Unidos.
No podía faltar en este número la colaboración de Plinio Sosa de la UNAM, que con su
atractiva prosa nos expone aspectos de la Química, en esta ocasión el proceso de
desecación de las momias. De ciencia también hablan Alejandro Salinas y Rafael
Cabanillas de la UNISON, quienes refieren como causas del cambio climático a las
emisiones de bióxido de carbono por el uso intensivo de combustibles fósiles, y
proponen como solución la utilización de energías renovables como la solar o la eólica,
que por las condiciones de nuestra región podría aprovecharse mejor.
Se incluyen, además, un relato de Luis Chamorro y dos reseñas, una de Francisco
González sobre el libro más reciente de Gerardo Cornejo, Microbios de Luz, y otra de
Juan Manuel Romero sobre la novela histórica Morir matando de Abelardo Rodríguez.
* Coordinadora de del Departamento de Difusión Cultural de El Colegio de Sonora,
[email protected]
2
Descargar

Con el número 21, iniciamos una nueva década de la... Sonárida mismo objetivo de tender un puente de comunicación entre ambas...