LLEVAR LOS PRINCIPIOS AL MUNDO
por Ricardo Toledo
Los principios del Counseling Psicocorporal pueden ser una maravillosa guía ética de
práctica para tener en cuenta más allá de nuestro rol profesional.
Brevemente quiero reformular los “principios”, de cara a la vida personal y cotidiana de
cada uno, y de cara a nuestra interacción con el mundo.
Atención Plena
En verdad creo que no es posible ningún cambio profundo, ni personal ni social, sin una
práctica de “toma de conciencia”, sin una práctica que cultive nuestra atención y nos
vuelva más despiertos hacia nuestra vida. Una atención desarrollada nos permitirá
reconocer y eventualmente desmantelar los patrones de respuesta habituales que
generan sufrimiento propio y ajeno. Atención Plena no es un tecnicismo propio de un
contexto de Counseling o Psicoterapia, es estar atento y abierto al momento presente,
conciente de la experiencia propia y del entorno. La Atención Plena puede ser la fuente
desde la cual cuidamos a nuestro medio ambiente y a la vida en todas sus formas.
Necesitamos formas de cultivar y profundizar la Atención Plena. La meditación es una
de ellas. Si le dedicas media hora diaria a cultivar la atención tu vida puede cambiar
radicalmente.
Unidad
Este principio desafía nuestro modo condicionado de pensar dualísticamente. Este modo
de pensar está muy arraigado por nuestro funcionamiento cerebral mismo y por la
estructura de nuestro lenguaje. Sin embargo el principio nos invita a reconocer y
“recordar” la unidad de la vida. Nuestro pertenecer al Universo. Unidad es que,
esencialmente no estoy separado de todo lo demás. Lo que mantiene la ilusión de
separación son nuestras ideas fijas acerca de nosotros mismos y el mundo. Los cuentos
que reiteradamente nos contamos. Cuando dejamos caer estas ideas fijas, Yo y Otro se
vuelven Uno. Y si yo soy los otros, si yo soy el mundo y el universo mismo, esta
conciencia nos lleva naturalmente a evitar dañar y a querer contribuir con el
mejoramiento de la vida. La realización de la Unidad abre las puertas a la Compasión.
Ayudamos al prójimo, no porque nos de lástima, sino porque el otro soy yo. Ya no
puedo quedarme en casa de brazos cruzados. Los sufrimientos y los gozos del mundo
me llaman por mi verdadero nombre.
No Violencia
La sociedad y el mundo actual piden a gritos caminos que detengan la proliferación de
la violencia. En nuestro país ésta se ha multiplicado de manera dramática los últimos
años. Necesitamos cultivar relaciones despojadas de violencia; relaciones de tolerancia,
respeto, consideración y comprensión. Necesitamos desarrollar habilidades para
enfrentar a la violencia y detenerla. Transformarla. Con gran fortaleza y firmeza detener
la violencia. Un buen punto de partida es la propia casa, por supuesto. Se necesita gran
coraje para mirar la violencia en nuestros propios juicios y opiniones. Desmantelar
sistemas de pensamiento y actitudes que perpetúan modelos de dominación y
sometimiento, premios y castigos, juicios y culpas. Desarrollar integridad personal para
abstenerte de sojuzgar a otros o a vos mismo es poner en movimiento una verdadera
revolución.
Tendencia Actualizante
Como agentes de cambio necesitamos una gran confianza en la vida misma, en algo más
grande que nosotros. Este principio nos devuelve esperanzas allí donde comenzamos a
separarnos con ideas de “imposibilidad”. Si nos relacionamos de manera tal que
permitimos que la vida misma tome las riendas, ésta sabrá enseñarnos qué es lo que
necesita. La noción de que la vida, las personas y el universo tienden natural e
intrínsecamente hacia el crecimiento y la evolución si se dan determinadas condiciones
facilitadoras, nos relaja en nuestros intentos por controlar los procesos vitales y nos
ubica en un paradigma de confianza y no en uno de miedo y defensividad. Nuestra tarea
es crear las condiciones facilitadoras, lo demás ya no depende exclusivamente de
nosotros. La tendencia actualizante, la tendencia al crecimiento quiere desplegarse en
todo momento ¿Podemos abrirle la puerta en nuestra vida personal? ¿Podemos
facilitarla en otros, en nuestra comunidad?
Holismo Cuerpo-Mente
Cuerpo y Mente son Uno. Si caemos realmente en la cuenta de esto veremos con
estupor una civilización entera construida a espaldas de esta visión holística. Cuerpos
descuidados en las escuelas, en las universidades, en las calles, en las oficinas, en el
trato cotidiano, en los hospitales. Cuerpos destrozados por la explotación y la injusticia
social y por todos los flagelos emocionales y afectivos de nuestro tiempo. En la calle los
cuerpos tienen frío, sin trabajo los cuerpos colapsan, sin dignidad el cuerpo-menteespíritu-persona se empobrece. Este Principio de Holismo Cuerpo-Mente te da una
visión de completa sensibilidad y compromiso hacia el cuidado de la vida, escuchando
el dolor que grita a través de los cuerpos. Además le empezás a poner el cuerpo a todo:
gozando, amando, riendo, llorando, expresando, danzando, tocando, despertando tus
sentidos… Y abrazando el cuerpo de tu hermano.
Organicidad
Si te detenés a contemplar la Naturaleza, con sus ritmos, con sus cambios, con su
diversidad, con su organización para que cada ser ocupe su lugar, lo podés ver: hay una
sabiduría en toda esta belleza. Organicidad es el reconocimiento de la sabiduría de la
vida y todas sus creaciones. Podemos ir con el flujo natural de los acontecimientos. Es
como una danza. Sólo necesitás relajarte, entregarte y dejarte llevar; por la música, el
ritmo, los movimientos, los impulsos, los sentimientos y emociones… Es como una
refrescante relación amorosa. Como una obra de arte. Si vivís una vida con organicidad,
tu presencia, espontaneidad, vitalidad y gracia serán de gran inspiración para otros. Con
organicidad las partes de una totalidad están en armonía, se comunican y cooperan
espontáneamente para mantener la salud de todo el organismo. Viví orgánicamente y
disfrutá tu vida.
Descargar

LLEVAR LOS PRINCIPIOS AL MUNDO