Oftalmólogos y ópticos deben trabajar de la mano
Los niños o personas con algún tipo de enfermedad ocular deben de acudir a
consulta una vez al año según aconsejan desde la Policlínica
IBIZA, 6 de noviembre (IMAM COMUNICACIÓN)
Los oftalmólogos y los ópticos deben trabajar conjuntamente, es decir ir de la
mano, “para asesorar a los pacientes ante posibles problemas oculares”, manifestó la
responsable de este servicio en la Policlínica Nuestra Señora del Rosario, Margarita
Serra. “Ambas profesiones tienen un nexo en común, la visión, aunque el nivel de
estudios y la capacidad que tiene cada uno de ellos difiere”, aseguró Serra. El
oftalmólogo es un licenciado en medicina y cirugía que posteriormente se ha
especializado en oftalmología, motivo por el que “es el único capacitado para el
diagnóstico y tratamiento final de las enfermedades oculares, tanto con fármacos
como con intervenciones a través de láser u otro tipo de cirugía”, explicó. En cambio,
los ópticos “están capacitados para realizar un examen de las condiciones ópticas de
los ojos, pero su trabajo se confiere para prescribir la corrección óptica mediante gafas
o lentillas”. Por este motivo, la oftalmóloga Margarita Serra recomendó acudir siempre
a un especialista en cuanto se tenga la mínima molestia en el globo ocular. Asimismo,
sugirió que aquellas personas mayores de 40 años o con una enfermedad
diagnosticada acudan, al menos una vez al año al oftalmólogo para hacerse una
revisión.
La visión es uno de nuestros de los sentidos más importantes que tiene el ser
humano, por ello es vital su cuidado, sobretodo, en edades tempranas. Los padres
deben de comenzar a llevar a sus hijos a un especialista para comprobar cuál es el
estado de su visión a partir de los tres años o con anterioridad si el pediatra detecta
cualquier anomalía visual. Además, manifestó que es adecuado acudir a una revisión
al inicio del curso escolar, especialmente en épocas de cambio y rápido crecimiento.
Asimismo, Margarita Serra indicó que han de realizarse revisiones anuales aquellos
pacientes que tienen algún tipo de alteración en la presión ocular, así como en los
casos donde haya una situación de riesgo como diabetes, síndrome de
inmunodeficiencia o personas con antecedentes familiares con deficiencias visuales
severas.
HIGIENE OCULAR Y PROTECCIÓN EN EL TRABAJO
La higiene es fundamental en nuestra vida para llevar una vida saludable, y lo
mismo le sucede a nuestros ojos. En este caso, se entiende como “un conjunto de
principios y reglas que tienen por objeto la conservación de la salud de nuestra visión”,
explicó Serra. Para que esta sea “perfecta”, según la experta, “el cuidado debe
comenzar con una alimentación adecuada mediante una dieta equilibrada que aporte
todos los nutrientes conocidos”. Asimismo, aseguró que es muy importante utilizar
una correcta iluminación y no hacer uso de sustancias de tipo antibiótico y/o esteroides
que no estén indicadas bajo prescripción médica; y, sobretodo, “no tocarse o presionar
el ojo cuando este irritado”, instó. Para Margarita Serra es conveniente hacerse un
examen oftalmológico cada año o en el momento que se aprecie fatiga visual, dolores
de cabeza, modificaciones en la visión de lejos o de cerca o una disminución del
rendimiento en los estudios o el trabajo.
Por otra parte, la experta aseguró que una parte muy importante para el
cuidado de nuestros ojos es la utilización de unas gafas para cada momento. Por ello,
instó a que aquellas personas que las requieren a que “durante la conducción las
lleven porque existe una estrecha relación entre la vista y la seguridad vial”, matizó.
Además, recomendó utilizar unas gafas de sol para protegerse del deslumbramiento
de los rayos solares mientras se va en el coche. En esta línea, la oftalmóloga de la
Policlínica Nuestra Señora del Rosario aseguró que gran parte de las patologías
relacionadas con el trabajo son debidas a que no se ha protegido los ojos de manera
correcta. Entre los traumatismos oculares más frecuentes que atiende el centro
médico por motivo de accidentes laborales se encuentran las salpicaduras de
sustancias potencialmente peligrosas como el cloro, la lejía o el cemento; por
quemaduras de chispas de soldadura o de aceite; o por lesiones producidas por un
cuerpo extraño. En todos estos casos, la doctora Serra insistió en que “deben seguirse
escrupulosamente las normativa de riesgos laborales en donde se indica la obligación
de utilizar gafas de protección e ir con el máximo cuidado cuando se usan sustancias
cáusticas o ácidas”.
ABUSO DEL ORDENADOR
Por último, la oftalmóloga de la Policlínica, Margarita Serra, aseguró que, hoy
en día, existe un creciente temor acerca de las posibles consecuencias que pueden
sufrir nuestros ojos cuando están expuestos durante demasiadas horas a la pantalla
del ordenador. “Lo cierto es que no existe ninguna evidencia científica de que el uso
prolongado del ordenador cause daños permanentes en el órgano de la visión”,
explicó. Sin embargo, “si pueden aparecer ciertos trastornos visuales y molestias tales
como la fatiga visual, sequedad ocular y lagrimeo, irritación y enrojecimiento de los
ojos o dolor de cabeza”, matizó. En estos casos, Serra agregó que lo recomendable es
utilizar unas gafas bien graduadas, situar el monitor a unos cincuenta centímetros de
distancia en una posición baja respecto al usuario, evitar los reflejos en la pantalla,
realizar breves descansos y utilizar colirio de lagrima artificial en casos de sequedad.
Descargar

Oftalmólogos y ópticos deben trabajar de la mano