Que reforma el artículo 29 de la Ley del Impuesto al Valor Agregado, a cargo del diputado
Carlos Manuel Joaquín González, del Grupo Parlamentario del PRI
Con fundamento en los artículos 71, fracción II, y 55 del Reglamento para el Gobierno
Interior del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, se somete a consideración
del pleno de la Cámara de Diputados la presente iniciativa con proyecto de decreto, por el
que se reforma el artículo 29, fracción VII, al tenor de los siguientes
Antecedentes
En diciembre del año 2002 el honorable Congreso de la Unión modificó la fracción VII del
artículo 29 de la Ley de Impuesto al Valor agregado, la cual permite que los servicios de
hotelería y conexos realizados por empresas hoteleras a turistas extranjeros que ingresen al
país para participar exclusivamente en congresos convenciones, exposiciones o ferias a
celebrarse en México sean gravados con una tasa de cero por ciento.
En un afán de incentivar el turismo de negocios, la ley de Impuesto al Valor Agregado,
sufrió en su artículo 29 Fracción VII, dos grandes modificaciones mismas publicadas en el
Diario Oficial de la Federación, la primera el 15 de Diciembre del año 1995 y la segunda
publicada el 30 de diciembre del año 2002, quedando como sigue:
Artículo 29. Las empresas residentes en el país calcularán el impuesto aplicando la tasa del
0% al valor de la enajenación de bienes o prestación de servicios, cuando unos u otros se
exporten.
Para los efectos de esta Ley, se considera exportación de bienes o servicios:
...
VII. La prestación de servicios de hotelería y conexos realizados por empresas hoteleras a
turistas extranjeros que ingresen al país para participar exclusivamente en congresos,
convenciones, exposiciones o ferias a celebrarse en México, siempre que dichos extranjeros
les exhiban el documento migratorio que acredite dicha calidad en los términos de la Ley
General de Población, paguen los servicios de referencia mediante tarjeta de crédito
expedida en el extranjero y la contratación de los servicios de hotelería y conexos se
hubiera realizado por los organizadores del evento.
Para los efectos del párrafo anterior, se entiende por servicios de hotelería y conexos, los de
alojamiento, la transportación de ida y vuelta del hotel a la terminal de autobuses, puertos y
aeropuertos, así como los servicios complementarios que se les proporcionen dentro de los
hoteles. Los servicios de alimentos y bebidas quedan comprendidos en los servicios de
hotelería, cuando se proporcionen en paquetes turísticos que los integren.
Los contribuyentes a que se refiere esta fracción deberán registrarse ante el Servicio de
Administración Tributaria y cumplir los requisitos de control que establezca el reglamento
de esta Ley, en el cual se podrá autorizar que el pago de los servicios se lleve a cabo desde
1
el extranjero por otros medios. En dicho reglamento también se podrá autorizar el pago por
otros medios, cuando los servicios a que se refiere esta fracción, se contraten con la
intermediación de agencias de viajes.
En la exposición de motivos, de la iniciativa presentada en la última reforma supra citada,
hace mención sobre la importancia del turismo de negocios, ya que este genera una derrama
económica por el evento en sí.
Es importante mencionar, que dentro del turismo de negocios, están incluidos los viajes de
incentivo; los cuales consisten en que las empresas premian el desempeño de sus ejecutivos
y empelados a través del reconocimiento en especie como son los viajes a distintos destinos
turísticos del mundo, los cuales tienen la característica de ser pagados por el Corporativo
que los contrata.
La Secretaría de Turismo, señala que anteriormente el turismo de reuniones de negocios se
denominaba solamente “turismo de negocios”, en virtud de que estaban contemplados dos
tipos de turismo en un mismo segmento, el turismo individual y el grupal.
• El turismo de negocios individual, se entiende por la persona que se desplaza y visita un
destino turístico específico en función de las actividades laborales y profesionales que
desarrolla, además de realizar actividades basadas en el negocio (trabajo), por el cual viaja,
frecuentemente llamados viajeros de negocios.
• Se diferencia del turismo de negocios grupal entre otras cosas, porque en el caso del
turismo individual, el destino es seleccionado por el mercado o producto que es el principal
interés del negocio a realizar, mientras que en el turismo de negocios grupal se tiene la
posibilidad de seleccionar el destino turístico donde se realice un congreso, convención o
viaje de incentivos, siempre y cuando cumpla con los requisitos para su organización.
Sin embargo, la dinámica de la actividad turística y la misma operación y desarrollo de las
políticas, estrategias, acciones y mercadeo de los segmentos, requieren de una clara
interpretación y conceptualización de un turismo de grupos que atiende diferentes
variantes; tales como: congresos, convenciones, ferias, exposiciones y viajes de incentivos,
actualmente denominado de manera integral ya que este, Es un conjunto de corrientes
turísticas cuyo motivo de viaje está vinculado con la realización de actividades laborales y
profesionales llevadas a cabo en reuniones de negocios con diferentes propósitos y
magnitudes.
El que suscribe, propone que haya de modificarse la fracción VII, del artículo 29 del la Ley
del Impuesto al Valor Agregado, a fin de contemplar el turismo de incentivos al tenor de la
siguiente:
Exposición de Motivos
El sistema tributario es un mecanismo para garantizar la sobrevivencia del Estado mismo,
al igual que las obras de inversión social, influyendo también en el desarrollo de la
2
actividad empresarial privada. Esto desde el punto de vista, en que la actividad empresarial
es un sujeto activo dentro del sistema tributario.
En el desarrollo de un país, la política económica que un gobierno estipula, es de vital
importancia. Dentro de la planificación económica, existen sectores que son estratégicos
para el desarrollo integral de la nación.
La situación geográfica de México, le concede un sin número de recursos con atractivo
turísticos susceptibles a ser visitados, por tanto es necesario para impulsar estos atractivos,
una serie de normas especificas para esta actividad, y más aún una serie de beneficios o
facilidades; intentando lograr la atención de la inversión y darle un marco jurídico de
seguridad, con los procedimientos administrativos y fiscales adecuados, de la misma
manera que se hace con otras actividades de primer orden económico.
El desarrollo de este sector tan importante, debe sostenerse en una política económica
adecuada, por lo que el actual Marco Jurídico debe ser sujeto de estudios que determinen
objetivamente su eficiencia.
Por lo sensible de esta situación, es necesario estudiar cómo ha evolucionado el marco
jurídico regulador de los incentivos turísticos, y más aún, poder monitorear su desarrollo.
Esto nos dará un instrumento para poder observar si en los hechos la ley cumple su función,
y si no, lograr identificar los principales obstáculos metodológicos y de fondo que lo
impiden.
En las leyes que fomentan la actividad económica del turismo, el objetivo intermedio que el
Estado persigue es que los particulares inviertan en dicha actividad para que ésta se
desarrolle y genere divisas al país, por ende, elevación en la calidad de vida de los
ciudadanos; generación que se obtendrá solamente a largo plazo y de forma indirecta, pues
no es el Estado quien realiza la actividad económica, sino los particulares fomentados.
Incentivos económicos para el desarrollo
El contenido de esta figura, es la motivación, acentuación y en cierto modo el
acrecentamiento de una actividad predominantemente económica. este constituye
necesariamente un carácter económico. Estos son los rasgos predominantes en los
incentivos.
Todo beneficio económico que se confiere, directa o indirectamente, a alguien, por el
Estado, con la finalidad de acentuar una actividad predominantemente económica, tendiente
al desarrollo económico y social del país, actividad que de algún modo concierne a el
turismo de incentivos.
Evidentemente, existen conceptualizaciones variadas, entre ellas tenemos la de la
Asociación Latinoamericana de Libre Comercio, que los define: toda forma de motivación,
mediante el otorgamiento de algún beneficio. La CEPAL por su parte los define como:
aquellas ventajas económicas cuantificables otorgadas a las empresas con el propósito de
3
alterar su comportamiento. Estas medidas están dirigidas a elevar la tasa de rendimiento de
la inversión o a reducir costos o riesgos.
Desde el punto de vista del Estado, estas medidas, estos alicientes constituyen parte integral
de la política tributaria, financiera e incluso monetaria y su origen se encuentra en el deseo
desarrollista del propio Estado.
La Organización Mundial del Turismo, establece que evaluados los costos de mejorar la
competitividad vía precios, se pusieron en marcha políticas alternativas que, a través de
incentivos financieros y fiscales, asegurasen la estabilidad del tejido empresarial. En
especial se fomentaron programas de apoyo a: pequeñas y medianas empresas; la calidad de
medios de alojamiento y de otras empresas del sector; la formación de recursos humanos; y
la participación de las comunidades locales.
Cabe señalar que el Consejo de Promoción Turística de México, ha hecho una ardua labor
para incentivar al turismo de negocios, través de sus campañas de promoción internacional,
como hemos mencionado; dentro del Turismo de Negocios; también se incluye el turismo
de incentivos, el cual no está actualmente contemplado en el artículo 29 fracción VII.,
Por lo fundado y motivado, se somete a consideración de esta soberanía el siguiente
proyecto de
Decreto que reforma el artículo 29, fracción VII, de la Ley del Impuesto al Valor Agregado
Artículo Único. Se reforma el artículo 29, fracción VII, para quedar como sigue:
Artículo 29. Las empresas residentes en el país calcularán el impuesto aplicando la tasa del
0 por ciento al valor de la enajenación de bienes o prestación de servicios, cuando unos u
otros se exporten.
Para los efectos de esta ley, se considera exportación de bienes o servicios:
...
VII. La prestación de servicios de hotelería y conexos realizados por empresas hoteleras a
turistas extranjeros que ingresen al país para participar exclusivamente en congresos,
convenciones, exposiciones , ferias y viajes de incentivos grupales; a celebrarse en México,
siempre que dichos extranjeros les exhiban el documento migratorio que acredite dicha
calidad en los términos de la Ley General de Población, paguen los servicios de referencia
mediante tarjeta de crédito expedida en el extranjero y la contratación de los servicios de
hotelería y conexos se hubiera realizado por los organizadores del evento.
Para los efectos del párrafo anterior, se entiende por servicios de hotelería y conexos, los de
alojamiento, la transportación de ida y vuelta del hotel a la terminal de autobuses, puertos y
aeropuertos, así como los servicios complementarios que se les proporcionen dentro de los
4
hoteles. Los servicios de alimentos y bebidas quedan comprendidos en los servicios de
hotelería, cuando se proporcionen en paquetes turísticos que los integren.
Los contribuyentes a que se refiere esta fracción deberán registrarse ante el Servicio de
Administración Tributaria y cumplir los requisitos de control que establezca el reglamento
de esta Ley, en el cual se podrá autorizar que el pago de los servicios se lleve a cabo desde
el extranjero por otros medios. En dicho reglamento también se podrá autorizar el pago por
otros medios, cuando los servicios a que se refiere esta fracción, se contraten con la
intermediación de agencias de viajes.
Dado en el Palacio Legislativo de San Lázaro, a 19 de octubre de 2010.
Diputado Carlos Manuel Joaquín González (rúbrica)
5
Descargar

Que reforma el artículo 29 de la Ley del Impuesto al Valor Agregado