Cátedra
Guía
Redacción General
Profesor
Iván Pizarro
Aproximaciones a una tipología textual
APROXIMACIONES A UNA TIPOLOGÍA TEXTUAL
FUNCIONES DE LA ESCRITURA
TEXTO FUENTE
SERAFINI, María Teresa, “ Funciones de la escritura” en “Cómo redactar un tema”, Paidós, 1995, pág. 197.
- Escritos con función expresiva. La personalidad del escritor está en el centro de la atención: quien escribe
pasa de la narración de los hechos a sus propias especulaciones, a anécdotas personales, a sus propias emociones.
Estos escritos constituyen el primer grupo: monólogo, diálogo, diario, carta, autobiografía.
- Escritos con función informativo-referencial. El escritor presenta los hechos y los datos, y su preocupación
fundamental es la controlar su corrección. Cumplen la función informativo-referencial los escritos del segundo
grupo: informe, telegrama, notas, esbozo, resumen, crónica, declaración, definición, reglamento. Es posible indicar
una subclasificación en el interior de este grupo: hay escritos en los que se cuida sólo la corrección de la
información, como el informe y la crónica, y otros en los que se tiene muy en cuenta el rigor y la no ambigüedad
de la exposición, tales como la definición y la ley.
- Escritos con función poética. No se debe necesariamente describir la realidad, ya que se pueden utilizar
elementos fantásticos. Desarrollan la función poética todos los tipos de escritura creativa, por su forma o por su
contenido, que están incluidos en el tercer grupo : poesía, cuento, fábula, decálogo, proverbio, epitafio, chiste,
guión.
- Escritos con función informativo-argumentativa. El escritor defiende una tesis tratando de que sea
compartida, utilizando técnicas de tipo argumentativo y estrategias persuasivas. Esta función la cumplen los
escritos que componen el cuarto grupo: editorial, ensayo, comentario.
GÉNEROS TEXTUALES Y PROSAS DE BASE
TEXTO FUENTE
SERAFINI, María Teresa, “Géneros textuales y Prosas de base” en “Cómo redactar un tema”, Paidós,
1995, pág. 193.
Los escritos pueden ser agrupados según el género textual al que pertenezcan. Al género textual le corresponden
características específicas, tales como el tipo de información presente, la elección del lenguaje y la organización
estructural.
A continuación se expone una lista de géneros textuales:
monólogo, diálogo, diario, carta, autobiografía, informe, telegrama, nota, esbozo, resumen, crónica, declaración,
definición, reglamento, ley, poesía, cuento, fábula, decálogo, proverbio, epitafio, chiste, guión, editorial, ensayo,
comentario.
1
Escuela de Periodismo
Cátedra
Guía
Redacción General
Profesor
Iván Pizarro
Aproximaciones a una tipología textual
En muchas de las palabras que aparecen en la lista se pueden encontrar diferentes subtipos textuales que tienen
características específicas. Por ejemplo, el término cuento se puede especificar como cuento policial, cuento de
ciencia ficción, cuento humorístico, etcétera.
La lista que se da es completamente indicativa y sin pretensiones de ser completa y científica. Por eso los términos
no se definen y se dejan a la intuición del lector. A veces se adjudica un tipo textual a un escrito también en
función del contexto en el que se encuentra, además de hacerlo en función de sus características. Por ejemplo, es
difícil indicar el género textual de un telegrama que contiene una poesía, ya que el contexto creado por el papel
del telegrama contrasta con el estilo de lo que está escrito.
Prosas de base
Un texto no es una unidad indivisible, ya que puede ser descompuesto en sus partes. Para una didáctica de la
composición es muy útil determinar los diferentes tipos de prosa o formas del discurso que constituyen el texto. La
retórica, entendida como la ciencia del bien decir con el fin de persuadir al oyente o al lector, se ha preocupado de
analizar, a través de los siglos, las partes de las que debe estar constituido un discurso para que sea eficaz. De
forma particular ha podido determinar la presencia de algunos tipos de prosa que coexisten en un texto
persuasivo. Estos son:
1.- La descripción: es una prosa que hace la presentación de objetos, personas, lugares y sentimientos,
utilizando, en la medida de lo posible, los detalles concretos. La descripción pone en evidencia la percepción que
tiene el autor de los objetos y de los sentimientos, a través de sus cinco sentidos.
2.- La narración: es una prosa que presenta una historia, expone un suceso o una serie de sucesos en un sentido
amplio. En el caso de que se trate de más hechos, éstos se relacionan por medio de un hilo conductor (que puede
ser, por ejemplo, el tiempo, el protagonista, un lugar, etcétera).
3.- La exposición: es una prosa que presenta y explica ideas, sujetos y argumentos, aclara los fines y muestra la
organización. Utiliza diferentes métodos retóricos, tales como la clasificación, la comparación, el contraste, la
analogía, la definición y el ejemplo.
4.- La argumentación: es una prosa que presenta hechos, problemas y razonamientos de acuerdo con una
opinión, que normalmente es la del autor. En general, es posible determinar los cuatro elementos siguientes:
a)análisis o, por lo menos, presentación de un problema;
b)presentación de hechos y discusiones que constituyen la base de la argumentación;
c)planteamiento de una solución o tesis y su desarrollo a través de la exposición de hechos y de argumentaciones
lógicas;
d)crítica de otras soluciones o tesis alternativas.
Los diferentes tipos de prosa se pueden encontrar, en diferente medida, en cada texto (y no sólo en los de tipo
persuasivo, que son los que la retórica estudia en particular). Un ejercicio académico útil, que afina la capacidad de
lectura de los estudiantes, es la determinación de estas prosas en los textos, partiendo de simples textos de tipo
periodístico y continuando con textos de tipo literario.
2
Escuela de Periodismo
Cátedra
Guía
Redacción General
Profesor
Iván Pizarro
Aproximaciones a una tipología textual
En la tabla se puede ver la distribución predominante de las cuatro prosas de base en los géneros textuales,
mencionados en la parte anterior. El círculo negro indica la aparición frecuente de una prosa básica, mientras el
blanco indica una presencia más rara. Cuando no se encuentra ninguno de los dos es porque la prosa básica es
muy rara o ausente. En el diario, por ejemplo, con frecuencia se encuentran narraciones y a veces descripciones,
mientras en los editoriales se encuentran los cuatro tipos de prosa.
Tomando como base la aparición de los cuatro tipos de prosa, los géneros textuales se pueden subdividir en cuatro
grupos. En el primer grupo, del monólogo a la autobiografía, prevalece netamente la presencia de la narración,
seguida inmediatamente por la descripción. En el segundo grupo, del informe a la ley, aparecen los cuatro tipos de
prosa, con un predominio neto de la descripción, la narración y la exposición. En el tercer grupo, de la poesía al
guión, predominan nuevamente la descripción y la narración. En el cuarto grupo, que sólo incluye el editorial, el
ensayo y el comentario, están presentes en igual medida las cuatro prosas básicas. El segundo y el cuarto grupo
utilizan especialmente las mismas prosas básicas, pero se diferencian por otras características”.
3
Escuela de Periodismo
Cátedra
Guía
Redacción General
Profesor
Iván Pizarro
Aproximaciones a una tipología textual
GÉNEROS DISCURSIVOS
¿Qué clases de textos existen?
TEXTO FUENTE
AEBLI, Hans, “12 formas básicas de enseñar”, Narcea, S.A. de ediciones, Madrid, 1988, pág. 129 y 130.
¿Qué clases de textos existen?
“(...)Efectos de los textos en los lectores: sobre la teoría de las clases de textos
Si nos desprendemos de la idea de que los alumnos en la escuela han de aprender, sobre todo, a hacer ejercicios
de redacción y en lugar de ello comprobamos que de lo que se trata es de la creación de textos, se plantea
inmediatamente la pregunta sobre qué tipos o – como dicen los lingüistas – qué clases de textos existen.
Una ojeada a los textos que las personas adultas redactan en su profesión y fuera de ella, ofrece un cuadro
sorprendentemente variado: los periodistas y redactores de diarios formulan noticias, artículos, editoriales; los no
periodistas redactan anuncios, formulan avisos oficiales, informes meteorológicos.
Los técnicos escriben instrucciones de uso, los comerciantes, declaraciones de garantías. Una gigantesca industria
publicitaria produce textos para reclamos de todo tipo. En los tribunales se pronuncian discursos de acusación y de
defensa, se formulan y dan a conocer juicios. En las bodas se despliegan liturgias, se pronuncian discursos de
felicitación.
Los profesores escriben conferencias y libros, los estudiantes trabajos de seminarios y examen. En las empresas
industriales se escriben ofertas, se formulan contratos, se anuncian envíos, se hacen estados de cuentas, se
remiten avisos. Algunas personas escriben poesías, obras teatrales y novelas.
¿Cómo ordenar y dividir en categorías esta multiplicidad de textos? Grimm y Engelkamp (1981) afirman: “No existe
aún una tipología de textos universalmente reconocida”. Y seguramente seguirá siendo así en el futuro, pues la
multiplicidad de los textos es como la de las plantas de un prado en verano y su ordenación depende del punto de
vista desde el que lo consideramos. Nosotros opinamos que preguntar qué efectos producen los textos en el lector
proporcionaría una perspectiva más fecunda.
Con respecto al efecto que ejerce en el lector, no se puede pensar en el texto aisladamente; más bien lo
consideramos como una mediación entre un autor y un lector. El texto transmite un “mensaje”, el mensaje es el
contenido transmitido.
Redactar significa formular por escrito un mensaje para un lector, de modo que lo comprenda. Llamamos lectura
del texto al proceso de comprensión. Si este proceso se consigue, decimos que el mensaje ha cumplido su misión,
en
inglés
:
“The
message
gest
across”.
Así, al menos, lo considera la teoría de la comunicación. Tiene logros y límites. Su misión consiste en incluir al
autor y al lector en la investigación y esto es lo único que tiene sentido en la creación de textos. El texto en sí,
aislado, deja indiferentes al científico, al profesor y a los alumnos.
Según este enfoque no se puede obtener ninguna teoría de las clases de textos: todo texto tiene un autor y cada
texto ha de ser transmitido a un lector. ¿Cómo derivar de aquí las diferencias?
4
Escuela de Periodismo
Cátedra
Guía
Redacción General
Profesor
Iván Pizarro
Aproximaciones a una tipología textual
Para ello es necesaria una teoría de la acción. Una acción desea ejercer algún efecto sobre lo que tiene delante.
Surge de una intención y apunta a convertirla en realidad. El que está “delante” es el lector del texto y el efecto se
desarrolla en su pensamiento, su conducta y su vivencia. Las diversas intencionalidades definen las diversas clases
de textos.”
5
Escuela de Periodismo
Descargar

Época de las Luces

Época de las Luces

Lírica y narrativa neoclásica e ilustradaLiteratura española del siglo XVIIIIlustración

Literatura romántica española

Literatura romántica española

RomanticismoMovimientos literarios europeos del siglo XIXPoesíaEstiloTemas literariosTeatro y prosaGustavo Adolfo BécquerMariano José de LarraForma

Ángel Ganivet García

Ángel Ganivet García

RomanticismoRealismoVida y obraEscritor y diplomático españolPrecursor de la Generación del 98Novelista, ensayista y dramaturgo